• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Francisco Javier Anguloguridi,...
 I
 II
 III
 IV
 V
 VI
 Back Matter
 Back Cover














Title: La Fantasma de Higuey
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/CA00800019/00001
 Material Information
Title: La Fantasma de Higuey
Physical Description: Book
Creator: Angulo Guridi, Javier
Publisher: Manatí
 Record Information
Bibliographic ID: CA00800019
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: isbn - 99934-974-0-1

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Francisco Javier Anguloguridi, 1816-1884
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
    I
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
    II
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
    III
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
    IV
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
    V
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
    VI
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
    Back Matter
        Page 159
    Back Cover
        Page 160
        Page 161
Full Text
LA FANTASMA
DE HIGUEY
FRANCISCO JAVIER ANGULO GURIDI


- -A





Francisco Javier Angulo Guridi


LAFANTASMA

DE HIGUEY


EDITOR MANATI
OBRAS CLASICAS DOMINICANAS
Santo Domingo, Reptblica Dominicana
2003








LA FANTASMA DE HIGOEY

Autor: Javier Angulo Guridi
0 Editor Manati

Primera edici6n: 1857
Imprenta de la A. M. Davila. Aguiar, ndm. 49, La Habana, Cuba

Edicci6n facsimilar
Sociedad Dominicana de Bibli6filos, Inc. 1981

Ediciones de la Fundaci6n Corripio, Inc. 2002

De este libro se han impreso otras ediciones
con fechas desconocidas para esta editorial

Composici6n
y Diagramai6n: Yissel Casado / Editora Manati
Disefo de
portada: Miguel de Camps / Yissel Casado
Impresi6n: Editora Manati
Calle 37 No. 40, Cristo Rey
Tels.: (809) 565-3280 / 328-9021 Fax: 227-0368
E-mail: editoramanati@codeteLnet.do
Santo Domingo, Republica Dominicana

Somos miembros de la Camara Dominicana del Libro, Inc.

Hecho en Repdblica Dominicana
Printed in Dominican Republic

ISBN 99934-974-0-1






FRANCISCO JAVIER ANGULO GURIDI
(1816-1884)


Lafantasma de Higiiey, es hasta ahora, probablemen-
te, la primera novela dominicana publicada por un es-
critor native. Su autor, afamado hombre de letras que
ocupa puesto prominent en la literature national, vi-
vi6 en la mitad del siglo XIX en la blasonada villa de
Salvale6n de Higiiey.
Era hijo de don Andres Angulo Cabrera y de su es-
posa dofia Francisca Guridi y Leos-Echalas Heredia.
Naci6 en la ciudad de Santo Domingo el dia tres de
diciembre de 1816; y a los seis afios, en 1822, emigr6 a la
isla de Cuba con sus padres a consecuencia de la inva-
si6n operada por Boyer, Presidente de Haiti, sobre esta
parte dominicana de la Isla. Antes de radicarse en Cuba
estuvieron de paso en la de Puerto Rico, en donde na-
ci6 su hermano Alejandro, jurista y literate de fama que
vivi6 siempre errante y falleci6 en Nicaragua en 1906.
En Cuba se educ6 en el Colegio Real de San Francis-
co, como alumno gratis a quien no le era dado aspirar a
conocimientos superiores, retirandose a los catorce afios
al seno de su familiar, donde con obras prestadas conti-
nu6 sus studios, en particular el de las bellas letras a
que tuvo desde temprano la mis decidida inclinaci6n.






A poco tiempo comenz6 a publicar algunas composi-
ciones en los peri6dicos de La Habana, bajo el anagra-
ma de Lugaio por miedo al diente de la critical.
En 1836 fund con otros j6venes el peri6dico La Pren-
sa. Despuds que La Prensa pas6 a manos de los sefiores
Lira y Riego, pas6 a redactar con el senior don Buena-
ventura. Fue secretario de la real junta de estadistica
judicial de la isla de Cuba y professor de humanidades
en diversos colegios.
En 1843 public su primer libro, sin embargo de to-
dos estos antecedentes, consigna don Jose Castellanos,
coleccionista de la Lira de Quisqueya, primera antologia
dominicana dada a luz en 1874, nada se sabia de estos
trabajos de Angulo Guridi hasta que vino a conocer su
patria.
A consecuencia de la descubierta conjuraci6n del afio
1855, que tuvo ramificaciones en Higiiey, en El Seibo y
en esta Capital y que llev6 al patibulo a Duverg6, a To-
mas de la Concha y a otros, lo juzgaron complicado en
ella y tuvo que emigrar por segunda vez a La Habana,
donde continue su carrera literaria colaborando en el
Diario de la Marina, hasta el afio 1860 en que volvi6 a la
patria, estableci6ndose esta vez en Santiago de los Ca-
balleros. En esta iltima ciudad fue Vocal de la junta
Sanitaria y fund el peri6dico El Progreso, propulsor de
la construcci6n de un ferrocarril de Santiago a Puerto







pronto a evaporarse, o un punto pronto a oscurecerse...
iOh! iCuan grande, cuAn inmensa y perfect seria nues-
tra felicidad! Podria decirse entonces que como nues-
tros primeros padres, antes del pecado, viviamos en el
paraiso terrenal, ensayando delicias que mas luego en-
sanchariamos en la vida de los escogidos. Pero lejos de
ser asi, la memorial se apodera del pasado, lo recorre
todo y al fin hace alto en el mas fuerte de sus latidos, es
decir en su dia mAs memorable. El alma entonces se
abstrae de mil maneras diferentes: o el amor ocupa para
ella todo el period de ese dia segin el genero de sus
ocultas impresiones, o la gloria se mece en sus perfiles
como una flor suspendida al lado opuesto de un abismo
impossible de vadear, o la vision del desengafio se levan-
ta con la aurora y la persigue, hasta el ocaso, arrebatAn-
dole la voluntad de tender una mirada al porvenir.
A esa impremeditada y vaga excursion de la memo-
ria, emprendida generalmente en el religioso silencio
de la noche le da el mundo el nombre de recuerdo en
todos sus idiomas, si bien con diversas articulaciones.
Nadie, pues, existe, ni existir pudiera sin recuerdos; para
unos son expiaciones verdaderas, ruedas de tormento
que no cesan de girar a impulso de la conciencia; para
otros sombras melanc6licas de una felicidad desvane-
cida que evoca el dolor en sus horas de suspiros y de
lagrimas por medio del esteril silogismo, y para muy







Los recuerdos, pues, a que me abandon en este ins-
tante son unos recuerdos relatives: viven en mi memorial,
pero no proceden de mi mismo: se enlazan con mi ayer
que personifico en un dia, pero sin renegar de su origen.
Veamos, por fin, de d6nde vienen estos recuerdos.
El amor, muchas veces funesto, de la patria, me arre-
bat6 a la capital de Cuba, por los afios de 1853 para tor-
narme al suelo desventurado en que naci a penas y en
el que penas mayores que las ya pasadas me aguarda-
ban. Largo y enojoso de narrar seria el fundamento de
esta declaraci6n que hasta cierto punto parece una blas-
femia: solo dire que acontecimientos de una naturaleza
exceptional e inauditos en la historic administrative de
identicos gobiernos, hicieron que contra todas mis es-
peranzas trocara alli a poco tiempo la vida del ciudada-
no por la vida del montafiis; afrontando ejercicios que
si honrosos y halaguiefios no por eso dulcificaban su
incompatibilidad con las fuerzas vacilantes de mi cuer-
po y de mi espiritu. Por consecuencia de estos mismos
ejercicios, tan pronto vivia en el solitario y pacifico inte-
rior de las montafias, como en el pueblecillo de Higiiey,
cuyos habitantes nunca olvido, como en las desiertas y
tendidas playas. Es decr, que levaba una vida verdade-
ramente n6mada, una perfect vida de gitano: mAs cla-
ro, que de patriota profundo o de coraz6n, pero repudia-
do por la tirania del cruel exclusivismo, vine a convertir-






La verdadera felicidad es el resultado de las almas pu-
ras, asi prende y florece su semilla dondequiera que
aquUllas tienen buen cultivo.
-Asi sera, -repuso el just anciano- o por lo menos
asi se cree, y Ud. sabe que la fe es la base en todo.
-Cierto: Ud. se cree feliz y es lo bastante. 'El hombre
verdaderamente libre -ha dicho Fenelon- es aquel que
en la esclavitud presume serio". Del mismo modo Ud.,
privado de los encantos exteriores de la vida, sonrie en
la soledad de su retire y nada envidia y por nada se
atormenta.
-iPor nada, don Javier! -exclam6 con entusiasmo
llevando al cielo los ojos y las manos: luego continu6-.
Treinta afios ha que vivo en ese rancho, recorriendo mi
pasado, sin que en todos ellos haya tenido que aver-
gonzarme de una mala acci6n que declinara en dafio
de otro, o bien de un extravio que inicamente me hicie-
ra responsible de mi mismo.
-ZPero estas soledades no le aburren, tio Bartolo?
ZNo ha legado alguna vez a fastidiarse de ver todos los
dias ese horizonte, de visitar los mismos lugares, de
emplear el tiempo en las mismas ocupaciones?
-No sefor. No me fastidia el horizonte que al lanzar
cada mafiana al sol como un anillo de fuego se engala-
na de celajes azules y doradas nubecillas; porque sus
caprichosos-grupos son la delicia de mis ojos, que los






observan y los siguen hasta que liquidos se evaporan
por el ancho firmamento Tampoco me fastidian estos
lugares donde nadie me importuna, donde tengo mi
choza para dormir sin sobresaltos, ni menos el ejercicio
a que tengo librada mi existencia. Cierto que la vida del
pescador tiene algo de salvaje.
Desterrado por su voluntad, por las vicisitudes, o
por las barbaridades de los hombres, que a veces son
peores que aquUllas, porque no solo afligen sino que
tambidn insultan... desterrado, digo, en estas costas so-
litarias, ni oye misa los domingos, ni come came fresca,
si no es la que se procura ahi debajo de la mar con la
tarraya, la nasa o el anzuelo. Aqui la vida se desliza en
una especie de encanto o sonambulismo venturoso a
favor del cual solo es possible percibir y adorar a Dios
en la naturaleza, en el poema de la creaci6n: lo demas
ni se siente ni se desea. Bien puede el Viejo Mundo des-
quiciarse en el orden politico o moral, bien puede su-
mergirse un continent trastornando los derroteros con
peligrosos canalizos: el barco portador de una u otra
nueva pasa por ahi, a menos tal vez de un cable de dis-
tancia, sin que el pescador pretend averiguar la orden
por que se pasea misteriosamente en estos mares. Con-
quistas, descubrimientos, adelantos en las artes y las
ciencias; -todo se opera en silencio para el habitante de
las playas, no pareciendo sino que su existencia en ellas






es el simbolo de una expiaci6n secret y terrible de la
que solo la muerte pudiera redimirle. Pero en cambio
de este divorcio con la sociedad, de que parece ser un
miembro mal querido, el pescador tiene compensacio-
nes de alta estima que dinicamente su alma comprende
y aprovecha. AdemAs, don Javier: nosotros no tenemos
quien nos espie a todas horas envuelto en el raido do-
min6 de la amistad y con la sonrisa de la perfidia sobre
el labio, que a la vez modula palabras deliciosas; no
conocemos el lujo, origen de la torpeza y de la ruiia
total de mis de una pujante dinastia: no nos prostitui-
mos con tal de arrastrar una carroza o hacer un pape-
loncillo de tercer orden, que dura mientras el fruto de
la prostituci6n a que se debe no es acedo para el mismo
que la explota. Cuando departimos con otro hombre de
mar, sea paisano o sea nacido en Groenlandia, no le son-
deamos maiosamente para ir luego a desollarlo en el
rancho del comin vecino; y si sabemos que Dios le gui6
en sus exploraciones a punto de permitirle descubrir
un buen pesquero, ni se lo disputamos roncando de
egoismo, ni siquiera echamos en el nuestras potalas.
Aqui todos somos iguales, rayamos a una altura:
nadie presume de saber mas que los otros, nadie hace
alarde de riquezas; nadie, en fin, tiene clavado a la puer-
ta de su rancho un lienzo antiguo con castillos y lises y
leones. La igualdad es nuestra divisa: nuestra legisla-






tos ostiones, que cogi allA junto al Caucedo recordando
que a Ud. le gustan much.
-Gracias, amigo mio.
-En cuanto a mafiana, tendremos que comer sala-
do: ahi hay en el rancho pAmpanos y macarelas; busca-
remos plitanos por los conucos que estAn a la vera del
Soco y nos arreglaremos como Dios lo quiera. Esta no-
che al rayar la luna levant las nasas y no halle en ellas
ni aun siquiera una sardina. En pasando la corrida del
carey voy a fijar mi pesquero en vuelta al Cabo.
-jTan lejos, tio Bartolo?
-Tan lejos, si senior. Ya en estos placeritos de por aqui
no se coge ni un cardumen por semana.
-Pero, Zno tiene Ud. ahi al frente la Saona?
-iLa Saona! -repiti6 melanc6lico el anciano mien-
tras me presentaba hasta una docena de ostiones abier-
tos con la punta del cuchillo.
-Sin duda. Su proximidad es tal que hasta con la
luna se divisa.
-iToma! iPues si estA a un currican de nosotros...!
-Aquello oscuro que se destaca al Sureste...
-Ya la veo...
-Como una roca...
-iValgame la Virgen! ZPues necesito yo que Ud. me
de el rumbo de la Saona?
-ZY bien?






-El caso es que estando ahi, a media legua de la
punta de Palmilla y a poco mas del Guaraguao, y no
habiendo que atravesar mAs que un canalizo para l e-
gar a ella, ni hecho cuartos amarro mi bosa en el calet6n
de la Saona.
-Eso es diferente. Pero no creo que en la travesia
reinen malos vientos.
-Aunque pudiera ir por mis propios pies, repito que
no iria.
-ZY se puede saber, tio Bartolo, la causa de esa re-
pugnancia?
-No es un misterio para que lo oculte a Ud. sino
una historic que se columpia en el pasado; pero horri-
ble, toda salpicada de sangre...
-iTio Bartolo!...
-No tiene que ver con mi familiar ni con la de nin-
giln amigo: puede Ud. tranquilizarse, y recorder que
ahora poco hice alarde de la pureza de mi conciencia...
-Es verdad.
-Esa historic me la cont6 mi abuelo cuando yo esta-
ba en mis mocedades y yo voy a contdrsela a Ud. tan
luego como hayamos dado fin a los ostiones, torado
un buen coup' y prendido la cachimba.
'. El inmediato contact en que por largos aflos han estado con los franceses
los habitantes de Santo Domingo hace que usen las frases de aquel idioma
como propias, sobre todo en la conversaci6n familiar, sin reserve de condi-
ci6n ni jerarquias. (Nota de la edici6n de 1981).
28






el largo de la costa; pero a media que se alejaba volvia
la noche a derramar su claridad reverberante, y la natu-
raleza sonreia. Era, pues, una transici6n momentanea,
operada sin duda para darnos una idea aproximada de
los encantos magnificos de la gloria junto a las h6rridas
tinieblas de la condenaci6n.
El tio Bartolo, que como dej6 dicho se habia aban-
donado a los recuerdos, levant de nuevo su frente se-
rena y majestuosa cual Abraham la suya en el monte
elegido para el sacrificio de su hijo, y sacudiendo la pipa
cuyo tabaco estaba ya trocado en cenizas.
-Ahora -dijo- presteme toda su atenci6n, sin inte-
rrumpirme; porque voy a explicarle los motives que me
asisten para no grabar mi huella en el ancho arena de
la Saona.

III

Nuestra isla de Santo Domingo estaba por los aios
de 1656, rodeada de esos pirates espantosos que usted
habra oido mentar o conocido en la historic con los sig-
nificativos nombres defilibustiers y boucaniers; siendo
tal el nimero de ellos que los mares del Norte y Sur se
veian constantemente coronados de sus finisimos ali-
geros bajeles. Todas estas posesiones se forman alrede-
dor como una especie de cadena, esto es, la Beata, la






Tortuga, la Catalina, la Saona, el Pafiuelo Cuadrado, la
Inagua &.&. servian de guaridas a esas hordas de cha-
cales, sin que nadie se atreviera a hostilizarlos, en el te-
mor justificado de una derrota inevitable. Ocultos, pues,
en los defendidos caletones de aquellas islas, no dejan-
do ver un rancho sobre las crestas de las rocas, ni a lo
menos el humo de sus hogueras subiendo en espiral
hasta las nubes, Ilegaban a presumirse nuestros navie-
ros que estos pirates operaban sus terrible excursions
a caza de press en otras apartadas latitudes; pero la
verdad era que desde ali se mantenian en un constant
espionaje, reduciendo a estado de sitio nuestras costas
desde el cabo Espada al Este, al del Mulo al Oeste. Asi,
desde el moment en que salia de estos puertos una
carabela cargada de riquezas, porque era esa la epoca
en que se beneficiaban las minas de oro, de Sta. Rosa y
Buenaventura; brotaban de sus escondrijos las artilla-
das chalupas, estrechabanla en un estrecho circulo, acri-
billAbanla a balazos, y por iltimo ponian en ejecuci6n
el barbaro abordaje en que el saqueo, la matanza y el
barreno eran la verdadera consagraci6n de aquella ho-
rrible lucha.
En medio de esos hombres sin humanidad y sin con-
ciencia que tenian convertido el mar en un cadalso, ha-
bia uno laamado Morgan y jefe de los otros, el cual ja-
mAs aceptaba la parte que le correspondia del botin,






tras costas y penetraba en las vecinas poblaciones con
el fin de satisfacer las exigencias de su brutal sensuali-
dad a viva fuerza, sin miramiento a estado o condici6n;
y ya tornaba solo, ya arrebatando alguna al lugar do-
mestico para conducirla a cualquiera de esas islas de-
siertas, donde a poco fastidiado, la abandonaba en bra-
zos de sus groseros militants. Unas al fin morian mAs
tarde de dolor, otras menos felices eran lanzadas a las
costas cubiertas de infamia y de amargura; porque no
obstante ser indias casi todas, no por eso conocian me-
nos el alto precio de la virtud y la vergiienza de una
vida moralmente maltratada.
Por lo dicho se comprende que Morgan era el azote
de esta preciosa mitad de nuestra especie: desde el mo-
mento en que se divisaba una vela en los bordes de la
isla o bien en los apartados horizontes se volvia a sus
dignos ac6litos y exclamaba con el despotismo de su
autoridad:
-iCompafieros! No hay que olvidar el pacto: el bo-
tin para vosotros, las mujeres para mi, los hombres para
la bala y el barco para el oceano.
Y en efecto; asi era como se distribuia la presa entire
aquellos forajidos, sordos siempre a los ruegos de los
unos y a las lagrimas de las otras, las cuales pronto adi-
vinaban todo el horror de la suerte que con la vida les
estaba reservada.






Estos cuatro personajes se Ilamaban: don Ricardo
Fonterrama, antiguo ingeniero y director de minas de
esta isla; pero destinado entonces a las obras de fortifi-
caci6n que la de Puerto Rico demandaba. Isabela, de
cuya hermosura solo dejo hecha una ligerisima resefia,
era su hija y el encanto de sus tasados dias, sobre todo
desde que la fiebre amarilla le habia arrebatado en la
capital a su fiel esposa. El mancebo, un joven indio he-
cho prisionero en las terrible iltimas luchas de la con-
quista, y a quien mis por afecto que por el lujo barbaro
de entonces levaba consigo don Ricardo; aunque a de-
cir verdad ni de una manera ni de otra le levara si 61
hubiera querido sacudir la servidumbre, si bien sopor-
table en que vivia. Ya se vera mAs adelante por que se
avino tanto a ella, sin embargo de haber nacido y cria-
do no menos indomable e independiente que los vena-
dos en el interior sombrio de nuestros bosques. El otro
personaje era, como he dicho, un fraile dominico que
pasaba por la fuerza al convento de su Orden en Puerto
Rico; medio empleado por el Comendador, para poner
un termino radical a las diferencias borrascosas que
continuamente mantenia fuera de toda raz6n con su
prelado.
El barco, pues, navegaba con rapidez entire las tinie-
blas y las olas, atravesando como de huida el canal que
forman de aqui al Este la Punta de Palmillas y allA la






ciones, y otro suspiro vo16 goteando amargura en el
espacio.
-Parece que sufre... -le observ6 el expresado sacer-
dote.
-Un poco, padre mio.
-Y su sufrimiento viene del espanto que le infunde
Morgan...
-Lo habeis adivinado...
-No me puedo explicar ese amor ciego a la vida
cuando la cubren ya los hielos. Sea mds sensato, don
Ricardo.
-Sin que imagineis en mi la intenci6n de faltaros al
respeto, os respondere con vuestras mismas palabras
que tampoco puedo explicarme ese amor en vos, a quien
nada liga con la tierra.
-La vida es en mi una necesidad bajo el punto de
vista en que el sacerdocio me coloca.
-Otro sacerdocio me impone el deber de amar la mia,
que si vos sois padre spiritual yo lo soy natural, y la
voz de la sangre grita tan alto en el fondo de mi alma,
como en vuestra conciencia puede gritar la del deber.
Ni vos ni yo podemos esperar cosa alguna de este mun-
do; casi debemos ansiar la muerte como principio del
descanso eterno a que aspiramos todos en esa edad de
hielo que decis... pero no somos nosotros dos los unicos
que aqui nos encontramos...






-zY bien...?
-Temo a Morgan, y a la noche tempestuosa, y me
estremezco hasta con la ola que se desenvuelve lejos de
la nave; porque en todo veo un peligro de muerte para
mi Isabela y ese generoso joven que me sigue. Ambos
comienzan a vivir: ya veis que...
-Tranquilizaos, don Ricardo, repuso el fraile con
acento enfAtico: m~s alla de estas sombras y estos ma-
res, de ese viento que ruge y esas nubes que se agru-
pan, hay una vida sin dolores para las almas que no
han perdido su pureza. La de vuestra inocente Isabela
entrara sin estorbos por las puertas de esa vida, que es
eterna: la de vuestro siervo esperara.
La joven estrech6 convulsivamente la mano de su
anciano padre, al mismo tiempo que se oy6 un gemido
sordo algo separado de la popa, que era el lugar en que
se hallaban los tres actors de esta escena. De subito un
relampago bai6 en luz toda la cubierta y el fraile vio al
joven indio de pie, con los brazos cruzados sobre el pe-
cho y la amargura en la frente, mientras miraba a la parte
en que se escondia la doncella, con los ojos arrasados
en lagrimas. Hubi6rase dicho por otros que no le cono-
cieran que Tuizlo (este era su nombre) estaba encarga-
do de representar elocuentemente la estatua del dolor.
Su gemido, que al vibrar void en alas del recio viento
que soplaba, reson6 en el alma sensible de Isabela y avis6






bela, don Ricardo y el fraile se habian entregado simul-
tineamente a un suefio profundisimo.
Los relampagos se sucedian los unos a los otros
iluminando el mundo desde la altura, y descubrien-
do en medio de la inmensidad al bergantin que, como
una vision, seguia a lo largo del canal y muy pr6xi-
mo a la costa. El piloto silbaba por lo bajo una can-
ci6n patri6tica. Tuizlo, con la cabeza sepulta desde la
frente arriba entire su mano derecha, recorria silen-
cioso todo el campo del pasado, buscando algfin
motive para justificar las desgarradoras sospechas
que contra don Ricardo le habia forzado a concebir el
lenguaje del dominico. Nada, sin embargo, concurria
a su prop6sito: don Ricardo le habia educado esme-
radamente a par de Isabela y como a ella le consagra-
ba un carifio entrafiable; y si las falsas creencias de
Tuizlo en material de religion habian sido parte a que
con 6ste sostuviese mas de una tesis encendida, ja-
mas llev6 su fe al punto de siquiera exasperarle, es-
perando que el tiempo y los buenos consejos le traje-
sen a una saludable conversion.
Pero si estas verdades caian como un bAlsamo so-
bre el fogoso coraz6n del joven indio; si a la luz de
ellas se desvanecian las negras sombras que rodea-
ban el cuadro de su suerte venidera recogiendo del
pasado mAs de una prenda de seguridad en el buen






afecto de don Ricardo; lay! su alma suspiraba de do-
lor apretada por el tormento de una pasi6n frenetica
si bien inc6gnita. Si, inc6gnita; porque amando a Isa-
bela con ese amor gigante que se engendra y desa-
rrolla arbitrariamente en los primeros afios de la vida:
con ese amor inico indomable -amor de borrascas
que desde el pedestal del espiritualismo parece de-
safiar las decepciones humanas- no habia tenido 61
bastante denuedo a descubrirselo. Y contenido de este
modo por los diques del respeto no menos que por la
idea de que su condici6n primitive de salvaje le va-
liese algdn reproche en los dulcisimos labios de Isa-
bela, el arrebatado Tuizlo sentia rugir un volcin den-
tro su pecho, volcan cuyas irrupciones, sucedidndo-
se sin tregua, le tenian igualmente incendiada la ca-
beza...
Un rumor acompasado y no muy lejos de la nave
estall6 de moment en sus oidos... Tuizlo levant la
hermosa frente con una inquietud indefinible y Ha-
m6 al piloto a media voz para no alarmar a los de-
mis; pero el piloto no respondi6 porque a semejanza
de aqu6llos se habia dormido un minute antes ama-
rrando la cafia del tim6n. El ruido continuaba, y cada
vez que se levantaba de las olas anunciaba avanzar
cuatro brazas, segin la intensidad de que parecia re-
vestirse.







mento y el viento disminuy6 su intensidad. Tuizlo ob-
serv6 que este Altimo soplaba del Poniente y dijo a
Morgan:
-jQu6 rumbo levamos?
-El de la Saona -respondi6 aquel- allidaremos fon-
do y cuando quieras escribiras a tu padre lo que tene-
mos acordado. Mientras tanto, ni faltan buenas chozas
ni sabrosas frutas, ni riquisimo pescado. Estardis todos
en complete albedrio, hasta que hecho nuestro arreglo
volvAis a seguir tranquilamente vuestro viaje.
-Asi lo espero -repuso el joven indio.
Un ruido sordo, y otros hasta trece seguidos con muy
cortos intervalos, se oyeron sobre las crestas de las on-
das: el bandido rugi6 sordamente y sus dientes rechi-
naron a compas de la azotada arboladura.
-ZQu6 es eso? -pregunt6 con sorpresa don Ricardo.
-Una desgracia -respondi6 Morgan- que no me ha
sido dable evitar. -Y reflexionando un instant como
quien acaba de cometer una imprudencia, afiadi6: -pero
una desgracia comin en este element que me agita
desde algunos afios, aunque sin poderme acostumbrar
a ella.
-ZY se puede saber que genero de desgracia es esa
que decis?
-Por fuerza habreis de saberla: se dice generalmen-
te que entire cielo y tierra nada hay oculto.






como yo, y siendo hombre, podreis asegurar que nun-
ca morderan vuestro coraz6n las pasiones a que el mio
esti sujeto?
-Yo no pertenezco al mundo, que es su dnico ele-
mento...
-Pero en el mundo andais, senior; y con mi propia
forma y con mi espiritu, veis lo que mis ojos ven, juz-
gais lo que mi juicio juzga, y sentis y desedis lo que mi
coraz6n siente y desea. De vos a mi no existe otra dis-
paridad que la del traje; pero a trav6s de 1l... iah! icuAn-
tas veces habrdis sentido latir vuestro coraz6n en pre-
sencia de una hermosa!
-Tal vez... -dijo el fraile con despcho- pero ese lati-
do pasajero no engendra una pasi6n nefanda, ni ofende
a la sociedad, porque su vibraci6n no tiene timbre y se
pierde desconocida en el vacio... Un latido, ademAs, no
es un desborde...
Y sonri6 con malicia.
-Sin duda... -contest6 Tuizlo comprendiendo el epi-
grama- pero un latido suele a veces ser mAs vitupera-
ble que un desborde... Supongamos, por ejemplo, que
yo, triste siervo, sin tener en cuenta mi condici6n me
atreviese a requebrar de amores a la angelica Isabela...
El dominico frunci6 las cejas de enojo, adivinando
sin duda la manera con que Tuizlo iba a glosar esas pa-
labras; este continue:






traviaros en unos anAlisis fisiol6gicos ajenos del momen-
to y de lugar.
-Si senior -dijo el pirata- ahora me acuerdo haber
contestado que pronto se sabria la causa de aquel ruido
que oisteis en la mar; pero Tuizlo se enred6 de palabras
con el padrecito, y juro a Dios que el mozo se explica de
lo lindo...
-No jurdis, senior Morgan -repuso el fraile- se pue-
de career en vuestra palabra sin invocar el santo nombre
de Dios.
-jQuia! Dios es bueno y perdona: ojala perdonAra-
mos como el aca en la tierra... Pero... dime Tuizlo:
zquien es esa hermosa Isabela que hace poco nombris-
teis?
-Es la hija de este caballero -repuso aquel seftalan-
do a don Ricardo.
-.Y, por supuesto, viene aqui?
-Sin duda.
-Sera joven...
-iMucho!
-Y como hermosa, sensible...
-En alto grado, senior Morgan -dijo don Ricardo arre-
batando la palabra a Tuizlo que iba a responder, y colo-
candose al lado de su hija- pero Zquerdis explicarme
qu6 significant esas preguntas...?
-Ningdn peligro amenaza a vuestra hija, caballero.






Morgan dijo estas palabras con inesperada dulzura
calmando la inquietud que como una inmensa oleada
rodeaba el coraz6n del buen anciano.
-Pero en suma -repuso 6ste- por lo menos algin
misterio envuelven...
-Si sefior... para ella por ahora y para todos... el mis-
terio del ruido aquel...
-iAh, sil El de aquellos golpes repetidos...
-Precisamente.
-ZY cuAndo pensgis revelarlo?
-En el moment de saltar a tierra.
El piloto, que se habia quedado dormido inmediato
al gallinero, dio una vuelta murmurando algunas fra-
ses. Morgan dijo a don Ricardo:
-iHe aquf un hombre que ha de nacer al despertar!
El anciano mird al pirata, a favor de la luna que ya
hacia rato iluminaba al mundo; pero nada pudo leer en
su semblante, que endurecido por el gdnero de vida que
le azotaba desde luengos afios se habia rebelado a toda
expresi6n tiema o compasiva.
Tuizlo entretanto se habia acercado a Isabela apro-
vechando un moment en que el dominico se habia re-
costado a una de las bandas de la nave, y aquel en que
don Ricardo departia con el terrible Morgan. La joven
se estremeci6 al verse casi sola con el hijo del cacique,
sin poderse explicar el origen de aquella extrafia sensa-







-iSiempre desgraciado!
-ZDesgraciado...? iAh, si! Por los peligros que en este
instant nos rodean...
-No, Isabela hermosa: mi desgracia procede de otra
causa muy distinta... Tiempo hace que en nada de lo
exterior se detienen mis miradas, sino que se vuelven
inicamente al coraz6n, porque este sufre un dolor agu-
do dificil de combatir... El mundo se levanta cada auro-
ra con el mismo manto de preocupaciones que le sim-
boliza desde su origen, y el hombre despierta con su
lumbre y sus rumors a devorar amarguras, a perder
ligrimas y evaporar suspiros... iAh! Mi desgracia, her-
mosisima Isabela, se remonta a un element muy dis-
tinto del que ahora nos rodea, si bien es cierto que en 61
he venido a comprenderlo...
-Tus palabras, Tuizlo, encierran un misterio que
no puedo penetrar; pero un misterio que me ofende.
Has dicho que en nada de lo exterior se detienen tus
miradas, y... esa confesi6n vale para mi alma por todo
un desengafio. iAh! Cuando te he visto renunciar tan-
tas veces a los brazos carifiosos de tu padre: cuando
has ensordecido al amor de la patria a tu libertad por
vivir bajo nuestro techo soportando con heroismo el
injurioso epiteto de esclavo... en fin, cuando aqui, esta
misma noche has sido el inico que Ieno de valor ofre-
ciste tu pecho a la bala del pirata por defendernos de






nera de gigantes contra esa alma misma y le vedan ren-
dir un tribute al sentimiento?
-iCalla, Tuizlo! -exclam6 con dificultad la conmo-
vida Isabela; pero el apasionado mancebo continuaba
sin escucharla:
-Nada importa a la verdad... Ese sacerdote mismo
no cesa de justificarme en sus creencias con sus repeti-
dos sarcasmos desde el moment en que ambos pisa-
mos la cubierta de esta nave... iOh! iCon cuAnta cruel-
dad me ha destrozado el coraz6n! jY por qud? Porque
mAs sagaz que austero en la observancia de sus votos,
ha penetrado mi interior, y ruge de celos al ver que si
no soy feliz, tampoco he renunciado solemnemente
como 1e a la esperanza...
-Y bien, Tuizlo: puesto que esperas no eres del todo
infeliz...
-Hay genero de esperanzas, Isabela, que en vez de
abordar a su prop6sito se estacionan y hacen vegetar la
vida entire el deseo y la agonia... Yo no concibo cuAles
sean las ventajas de semejante situaci6n... Ademis, si
tengo el derecho de esperar, no me atrevo a tanto... Sd
que vivo en medio de un paraiso; pero; jay! No soy yo
el que puede aspirar el aroma de sus flores...
Isabela llev6 el pafiuelo a sus ojos y comenz6 a Ilo-
rar con sigilo para no avisar a su padre de la emoci6n
que la embargaba: necesitaba de aquel desahogo natu-






poner la plant sobre el seguro arrecife, suele suceder
que el marino desciende a las entrafia; insondables de
la mar.
-iEl cielo no lo permit! -Exclam6 aquel con supli-
cante acento.
-No temAis, padrecito: aqui viene un angel con no-
sotros, y los angeles ruegan a Dios por los mortales.
-Un angel...
-La sefiorita Isabela es mas que mujer, segun su pa-
dre.
-Sin embargo, Morgan... este angel no esta en la en-
tera gracia del Sefior, ese angel se comunica con un id6-
latra a quien hace poco jur6 amar etemamente, y por lo
mismo antes que participar de tu confianza temo mAs
bien que nos acontezca una catAstrofe.
Morgan midi6 al fraile de una mirada y el piloto,
que sin prop6sito habia oido las anteriores frases, se
estremeci6 ligeramente.
-zY se puede saber -pregunt6 Morgan con indife-
rencia, -que id6latra es ese que decis?
-El hombre que amartill6 esta noche una pistola re-
suelto a poner termino a tu vida...
-iAh...! ZTuizlo? -y los ojos del pirata se inyectaron
de sangre.
-Ti lo has dicho, Morgan: el siervo de don Ricardo,
que fingi6ndose hijo de un magnate de su raza para






gu6 despues de cinco dias de camino. Mi primera dili-
gencia fue presentarme al obispo y entregarle mis pa-
peles.
-Bienvenido seas; -me dijo despues de leerlos y colo-
carlos sobre un velador- pero te prevengo Carlos, que no
vengas a turbar la paz de mi rebafio. Tus ideas maquiav-
licas te han valido este destierro y esta suspension en el
ejercicio de tu character; no quieras con nuevas impruden-
cias acumular penas mayores sobre tu espiritu...
Comprendi que el verdadero fraile venia por casti-
go a La Espaiiola.
-Sefior -dije a mi prelado- el cielo me ilumine y ten-
ga en su gracia para no causaros mortificaci6n alguna.
-El te oiga, hijo mio, y te traiga a verdadera enmien-
da. Por ahora estaras un afio sin celebrar el sacrificio de
la misa, sin oir culpas de otros pecadores ni adminis-
trar los santos sacramentos. Viviras en el convento de
tu Orden con austeridad, y haras constant penitencia
en expiaci6n de tus errors. Tal vez, si te haces digno de
mi lastima, te rehabilite antes del afio.
-Dicho esto me volvi6 la espalda y tuve a bien reti-
rarme a mi convento.
Alli me dieron una celda y un lego, que me acompa-
fiaba principalmente por las noches. Gracias a su edifi-
cante vocaci6n por el sacerdocio pude ponerme al co-
rriente en menos de dos meses de todos los deberes, los






El buen Pablo habia tendido a la espalda su capu-
cha: su rostro estaba iluminado por un rayo de fe y de
mansedumbre que me impuso. No obstante tuve valor
para seguir en el camino de las explicaciones, las pri-
meras que habia provocado durante siete meses, y las
primeras palabras que, fuera del lego, habian resonado
en los oidos de un miembro de la comunidad.
-Segin eso -repuse- vos, hermano Pablo, me tennis
por delincuente, olvidAndoos que la calumnia no ha
renunciado aun en el mundo el derecho de dafiar.
-Os tengo, hermano Carlos, por un desgraciado y
nada mAs.
-Bien: creeis que pequd...
-Asi viene escrito de Sevilla...
-Eso puede proceder de odios engendrados en la
juventud y desarrollados luego con el auxilio de una
ventajosa posici6n.
-Tengo entendido, hermano, que vuestra culpa ha
sido posterior a vuestra juventud.
-QuizA.., -murmur6 turbado recordando que en los
papeles del pobre fray Carlos entregados por mi al obis-
po se le declaraba mal interprete del dogma, y que por
lo mismo mi argument me habia puesto en evidencia.
El hermano Pablo quiso aprovechar mi confusion
para retirarse, acompafiando con una humilde cortesia
estas palabras:






-Dios os guard.
Pero oponiendome a su march le dije resueltamen-
te:
-iUna palabra!
-Os escuchar6; pero sed breve.
-Habeis dicho que vuestro espionaje procede de mi
ayer...
-Y bien?
-No creo, hermano, que sea necesaria tanta severi-
dad para una culpa...
-Esa es queja que debris enderezar a nuestro pas-
tor.
-Privado del ejercicio de mis funciones, que es bas-
tante, la debilidad de ayer queda expiada: vuestra vigi-
lancia es un abuso insoportable para la vida austera que
hoy soporto.
-Yo no entro en esas distinciones.
-Pero yo si; para conocer que vos, hermano Pablo,
traslimitais vuestras facultades en este moment.
-iHermano! -exclam6 el pobre viejo rebosando en
amargura.
-La ambici6n del priorato sin duda os impele a opri-
mirme, creyendo recomendaros de esta suerte a los ojos
del prelado para inclinar su animo a vuestro favor.
-iFray Carlos! -grit6 el religioso fuera de si- ved que
me calumnimis injustamente y eso os puede traer morti-






mi, un temblor no interrumpido circulaba por todo mi
cuerpo revelando la rabia de que me hallaba poseido.
El soldado iba volviendo del letargo que hacia siete
meses le embargaba. Fray Pablo enjug6 el sudor de su
rostro con un pafiuelo que extrajo de la manga del ha-
bito, me fulmin6 una mirada terrible y me dijo:
-iFray Carlos! Nadie mas que yo ha podido oir vues-
tros insultos a traves de estas sagradas galerias, donde
nunca hasta este moment resonaron. Si a pesar de vues-
tro caricter turbulento guardais un atomo de juicio, no
sera dificil que muy pronto comprendais que habeis
faltado a la casa del Seiior faltando a uno de sus mas
humildes siervos, y esto solo por desfogar enojos que
nada tienen de comun con el. Retiraos, pues, a vuestra
celda, y nunca volvdis a procurarme: yo os perdono en
nombre de Dios vuestras injuries, pero esquivo vuestra
palabra para el porvenir.
-iSea! -le contest con frenesi- dejadme libre de la
vuestra que desmiente tan bien vuestro hip6crita exte-
rior, y haced que nunca se encuentren vuestros ojos con
los mios.
-Pudiera ser si no militaran en contra vuestra mas
que los excess de Sevilla, y eso por obra de mi volun-
tad; pero esto que acaba de pasar aqui lejos de inclinar-
me a la indulgencia solo servira para redoblar mi vigi-
lancia.






-Acaso sea funesto el exceso de vuestro celo...
Y esto diciendo mi mano derecha se cerr6 con tanta
fuerza que senti penetrar las ufias en la came.
-Antes que tal suceda -repuso con reposo el pobre
anciano- Dios se habra servido traemos al arrepenti-
miento y la vergiienza en la soledad de cuatro paredo-
nes.
-iC6mo!... MMe amenazais con la prisi6n?...
Y abridndose mi mano de improvise descarg6 sobre
el rostro venerable de fray Pablo una bofetada tan recia
que el eco la repiti6 por las espaciosas b6vedas del claus-
tro. Otro fraile que pasaba a lo lejos vio mi arrojo y acu-
di6 en auxilio de su hermano, quien con el rostro en-
cendido por el golpe me contempl6 un moment y dijo
a su compafiero retirandose -compadecedle como yo le
compadezco, hermano mio: ifray Carlos estA loco!
Poco tiempo tuve de reflexionar en la enormidad
de mi atentado que como religioso me sometia a las mAs
terrible pruebas, pues a poco de entrar en mi celda se
present a la puerta el guardian acompafiado de cuatro
legos intimandome la orden de seguirle. Le obedeci
despues de recoger mi breviario, seguro de que habia
llegado el moment de expiar la culpa que el verdade-
ro fray Carlos cometiera en Sevilla, pero agravada en
La Espafiola por la bofetada del veteran que en mal
hora tom6 su nombre y su carActer. Bajamos una esca-






lerilla secret cuya claraboya daba al jardin, y despuds
de atravesar diversos corredores oscurisimos, donde por
efecto de la humedad corria un airecillo sumamente frio,
legamos a una habitaci6n solitaria. El guardian intro-
dujo la Have en la cerradura hacdndola chirrear aspe-
ramente, luego empuj6 las hojas de la puerta, me hizo
serial de que entrara y volvi6 a cerrarla. iLa noche no es
comparable en lobreguez al interior de aquella horrible
habitaci6n! El guardian y los legos se alejaron despuds
de instalarme en mi calabozo, no oy6ndose a poco tiem-
po otro rumor en todas aquellas galerias que el silbido
o el aleteo de los murcidlagos.
La puerta tenia un postiguillo, casi a flor de tierra,
de modo que por este era que me introducian diaria-
mente la comida. No habia, pues, esperanza alguna de
fugar al horror de aquel encierro, en que para mayor
angustia ni podia leer a efecto de la oscuridad que pe-
rennemente me rodeaba. Dos meses habian corrido a
contar desde la tarde de mi encierro, cuando senti pa-
sos en la galeria mientras flotaba sobre el techo la lum-
bre de un biand6n: luego oi que sonaba la cerradura:
era evidence que venian en busca del criminal para juz-
garle. iOh amigo Morgan! iQu6 terrible moment en una
conciencia acusadora! iConfieso sin rubor que me es-
tremeci yo, soldado que entire mis camaradas tenia fama
de imperterrito ante la lanza y el cafi6n...! Abri6se por






fin la puerta y el guardian me dijo mientras uno de sus
acompaiiantes me alumbraba el rostro con la antorcha:
-iFray Carlos! Nuestro prelado se digna redimiros
de la prisi6n a que perpetuamente estabais condenado
a causa del escandaloso hecho que por lAstima de vos
mismo excuse el recordaros; pero os lanza de su di6ce-
sis, como un ser funesto al orden y la concordia que ha
reinado siempre en ella. En cuanto a fray Pablo os acuer-
da su perd6n.
-iSefior...! -me atrevi a balbucear.
-iSilencio...! -Exclam6 aquel con imperio- no os co-
rresponde hablar sino obedecer. Vuestro equipaje todo
se encuentra en estas horas a bordo de una carabela que
con las primeras horas de la noche debe partir para
Puerto Rico, y s6lo falta que os embarqueis. Seguidme,
pues, sin dilaci6n y sin aventurar una palabra que seda
de todo punto initil. Una cosa os recomiendo, fray Car-
los, y os la recomienda a su vez nuestro prelado: cuan-
do al legar de Sevilla y presentaros a 1l os previno que
fueseis humilde como digno siervo del Sefior, respon-
disteis que no le causariais linaje alguno de mortifica-
ci6n: habeis sido inconsecuente a esa promesa que os
debia valer en cambio el perd6n de vuestras pasadas
culpas, habeis levantado la diestra para descargarla so-
bre el rostro venerable de un hermano cuya vida ador-
nan tantas virtudes como canas su cabeza... iFray Car-






mas feroz de las sonrisas murmur estas palabras en
que ese revelaba toda su ira:
-iAlerta, senior pirata! iMe hab6is obligado a revela-
ros lo que s6lo Dios y yo deberiamos saber...! iAlerta os
digo...! iPorque ese secret ha de volver a mi, aun a pre-
cio de vuestra sangre, tan luego como hayais servido
de instrument a mi venganza...!
Dicho esto ech6 la capucha sobre su cabeza y fue a
recostarse junto al palo mayor, sirvi6ndole de almoha-
da un rollo de lona que se empleaba como toldo duran-
te las horas dei medio dia.
Hay un efecto delicado que brota en el coraz6n de
los mortales con la presteza M relampago y se radica en
el hasta tomar las gigantescas proporciones de la amis-
tad o del amor. En efecto: si la mujer es quien despierta
ese sentimiento que como tantos otros reposa hasta su
dia, inalterable bajo el velo del olvido, necesariamente
se dilata y esponja a manera de las plants con la hu-
medad saludable de la noche, y cual ellas ofrece agra-
decida a la aurora sus frutos y sus flores -el alma brin-
da a la mujer, que es la aurora de todas sus esperanzas,
un mundo de pasi6n y de ternura que siempre terminal
con la muerte precedido de hechizos o, acaso de pesa-
res. Una mirada sin studio basta a inflamarle, y una
ocasi6n favorable le desarrolla o una contrariedad le
debilita; pero nada de este mundo le arrebata a su cuna






ora nace de la admiraci6n de lo bello, ora del denue-
do, y lo que es mis comin del infortunio; Morgan ha-
bia simpatizado con Tuizlo: fcil seri deducir con cuAn-
ta indignaci6n oiria las proposiciones del relajado Ca-
yetano, las cuales a la vez de conspirar contra la vida
de un hombre noble y generoso, le repugnaron alta-
mente, porque el pirata no era un asesino; y si era ver-
dad que muchas veces su mano se habia humedecido
en la sangre del desapercibido navegante, no era me-
nos cierto que eso siempre tuvo lugar a efecto de la
lucha en que aventuraba el mismo tesoro que su victi-
ma.
El piloto habia participado de todo el diAlogo soste-
nido por el supuesto fragile y el pirata, quienes en la pre-
ocupaci6n de sus diversos prop6sitos le creyeron suje-
to al imperio de un suefio profundisimo, y no tuvieron
reparo en comunicarse libremente. Mas Sotero (este era
su nombre) se habia impuesto de todo, segiin queda
dicho, desde su donnitorio de popa, habiendo tenido
la precauci6n de exhalar de vez en cuando algiin gemi-
do, o de murmurar palabras inconexas, o de revolverse
con el embarazado movimiento de una voluntad inac-
tiva, para no despertar sospechas en aquellos dos hom-
bres, ambos al parecer enemigos de otro a quien 61 de-
bia la vida, y powder contrariarles la consumaci6n de sus
acuerdos.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs