• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Front Matter
 Title Page
 Half Title
 Foreword
 Constitucion de la Republica de...
 Tratado de paz entre España y Los...
 Errata






Group Title: Constitución (1901)
Title: Constitución de la República de Cuba
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00001483/00001
 Material Information
Title: Constitución de la República de Cuba
Uniform Title: Constitución (1901)
Physical Description: 160 p. : ; 23 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba
Vivanco, José Clemente
Spain, 1898 Dec. 10
Publisher: Impr. San Ignacio num. 58
Place of Publication: Habana
Publication Date: 1902
 Subjects
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: comentada por José Clemente Vivanco.
General Note: "Tratado de paz entre España y los Estados Unidos de América, firmado en París el 10 de diciembre de 1898 y ratificado en Washington en 11 de abril de 1899": p. 147-160.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00001483
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000927460
oclc - 14930011
notis - AEN8179

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
    Front Matter
        Front Matter
    Title Page
        Title Page 1
        Title Page 2
    Half Title
        Half Title
    Foreword
        Page i
        Page ii
    Constitucion de la Republica de Cuba
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
    Tratado de paz entre España y Los Estados Unidos de America firmado en Paris el 10 de Diciembre de 1898 y ratificado en Washington el 11 de Abril de 1899
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
    Errata
        Page 161
Full Text


~. jJ~.


GONSTITUGION

DE LA




REPUBLICAN DE CUBA

COMENTADA

POR
P() 1fa




Licencindo en Dereeho de la Facultad de Ia Habana; ex-Representante y
Secretario de la Asamblea Coustilli.ycuto de .linmagayii; ex-Secre
tario del Consejo dce Ulbie'ntl de lit RevolonCion Cublana; ex-
Secretario de la Comision Ejecutiva dc la Asatmblea
de Represettantes de Santa Cruz del Sur, y
Secretario, el Ia actualidad, del
Gobierno Civil de la Pro-
viucia de Ia IIabana.


HABANA
IMPRENTA Y ENCUADERNACION
SAN IGNACIO NUM. 58
1902












(orNSfIIU(IoN

DE LA



REPUBLI(K DE (UBA

COMENTADA

POR


Jose Clernenie 2ivanco
Licenciado en Derecho de la Facultad de la Habana; Ex-Representante y
Secretariode la Asamblea Constitnyente de Jinaguayui; ex-Recre
tario del Consejo de Gobierno de la Revolucidn Cnbana: ex-
Peeretario de la Comisidn Ejecutiva de la Asanmlea
de Representantes de Santa Cruz del Snr, y
Secretario, en la actualidad, del
onbierno Civil de la Pro-
vincia de la Habana.


HABANA
IMPRENTA Y ENCUADERNACION
SAN IGNACIO NUM. 58
1902



































CONSTITUTION

DE LA

REPUBLICAN DE CUBA























9(o eJ un nuae Iro el que I/abla; ni jiquiera un
aJpirante d jerlo: ej tan /zuntilde a/icionaclo d los eJ-
trdioi de Oerec/ho Tolitico, que pretende, con Jii
atrevimiento, pwovocar d /lo compelenled d que iltd-
tretn a opinion publica, e.plicando, cienlilica y polt-
ticamente, el verdadero valor de cada tuw de /lo pre-
ceploJ que fornaIn inueJ/ra e./ finadanzental.
.Lod coiceplo. que, en mi inJu/iciencia, emito,
pueden Jer crroneoj; niiJ apreciacione., piueden. Jer
equiivocadaa; pero conw no edtoy iol, en J. Joateni-
miento, patriotico dert'a que lo/ attorizadoi para ello,
nod alejaran del error en que padieranwt eJtar, y aji
reJtablecer y afianzar, el mnerito die nute.,troJ il trej
con.tituyentee .










53te a/i, porque lie emprendido ejta obra; lie
a/li i m lnico o/jetivo.
Ji, cono eJ de cJperar, laJ competcnted petro-
nalidaded que component niuedtro peque/io nandco cien-
tifico y politico, oyendo mi iniinuacica, ie preJtan dc
Jerivir, c el/eaiindo, d nuet/ro poke pueblo, tabrd con-
.eguido el mayor triin/fo a que aJpita.



JkAana, alzif 28 a 3902.






















DE LA


R15BUBRMIA DBE WUBA


Nosotros, los Delegados del pueblo de
Cuba, reunidos en Convenci6n Constituyen-
te, A fin de redactar y adoptar la Ley funda-
mentul de su organizaci6n como Estado in-
dependiente y soberano, estableciendo un
gobierno capaz de cumplir sus obligaciones
internacionales, mantener el orden, asegurar
la libertad y la justicia y promover el bie-
nestar general, acordamos y adoptamos, in-
vocando el th.vor de Dios, la siguiente cons-
tituci6n:
La frase in voeando el favorde Dios, di6 lugar & un extenso
debate entire los Delegados Sres. Cisneros y Morda, que pedian
se suprimiera, y los Sres. GonzAlez Llorente y Sanguily que opi-
naban debla subsisir en el preAmbulo. Con el triunfo de es-
tos iltimos, triunf6 la prudencia sobre la raz6n. Razonable-
mente no era necesario, political, literaria ni juridicamente
eonsiderado, el incluir aquella frase en el pre.mbulo de la Cons-
tituci6n political de un pueblo.













Es verdad que 6sa 6 frase parecida existe en niuchas Cons-
tituciones de paises adelantados; pero ello obedece de seguro A
tradici6n, por seguir las de sus mayors que le servian de base;
y en 4stas, porque en los tiempos en que se dictaron era consi-
derado pecaminoso emprender cualquier obra liumana sin an-
tes impetrar el auxilio divino.
;,Pero era un hecho cierto que aquellos seiiores Delegados,
antes de coneenzar sus trabajos habtan invocado el favor de
Dios? Probablemente no: el inico que alli manifesto haberlo
hecho en su fuero interno, fu4 el Sr. (onzelez Llorente. El se-
ifor Sanguily que defendia la susbsistencia dela frase demostr6
que no lo habia fiecho; pero que por prudencia debia hacerse.
Los sefiores Zayas y Juan G. (G6mez, que explicaron su voto en
pr6 de esta idea, inanifestaron, el primero. que votaba en ese
sentido porque se trataba de una formula que podia satis-
facer las aspiraciones de todos, aunque manifestando que 41 no
creia en Dios ninguno; y el segundo, por estimar que una vez
puesta esa frase por Ina ma.yoria de la Uomnisi6n, ern herir el sen-
timiento de la mayorfa de nuestro pueblo reclaman r la Fupre-
sidn, aunque creia que no era necesario hacer dicha invocacion.
He ahf porque hemos dicho que triunf6 la prudencia sobre
la raz6n. La prudencia aconsejaba que una vez traido el nom-
bre de Dies no debfa retirarse, y el triunfo de esta idea es el ine-
jor exponente de la religiosidad de aquellos hombres que cons-
cientemente reflejaban la religiosidad de nuestro pueblo.

TITULO I.

De la Naci6n, de su form de gobierno y del
territorio national

ARTiCULO 19

El pueblo de Cuba se constituyeen Esta-
do independiente y soberano, y adopt,
como forma de gobierno, la republican.
No han sido todos los pueblos los que, al forinular sus
Leyes fundamentals, se han visto precisados A cancer id4ntica
afirmaci6n 6 la contenida en este articulo, en cuanto se refiere















A la declaraci6n de independencia y soberania. Asf se explica
que la mayor part de lasConstituciones del mundo omitan di-
cha declaraci6n. Un pueblo que se declara soberano, necesita
serlo; y si6ndolo. no ha menester declararlo.
El mismo pueblo de los Estados Unidos de Am6rica, que se
hizo independiente y soberano mediante una guerra con su
Metr6poli. al redactar su Constituci6n entendi6 que no era ne-
cesario hacer aquella declaracidn. L:, bastaba serlo y hacer
oso de las ficultades que conio tal le correspondfan, cual era
la de dictarse su Ley orgAnica y en ella atribuirse todos los
Poderes.
Pero dadas las condiciones polfticas de nuestro pueblo en
los moments de redactar su Coustituci6n, en que ni era inde-
pendiente de heclo ni dejaba de serlo de derecho, pues desata-
dos los lazos con su antigua Metr6poli. se eneontraba unido
temporalnente por una ley de intervenci6n A otro (Gobierno
extranjero que Af su vez Ie reconocia el derecho de soberania,
estimaron ne'-esario nueitros legisladores comenzar su obra
con una declaraci6n express de aquel derecho, ya que todavia
no lo gozaba, estando considerado unicainente como patrimo-
nio trasmisible de otras naciones.
Sucedi( A nuestro pueblo lo que aconteci6 A la nacidn
espaiola cuando su Constituci6n de 1812, donde, segfin la ex-
presi6n del erudito historiador Orodea, "'haba necesidades
especiales que obligaban, no solo A que se declarase que la
Naci6n era soberana, que la soberania residia esencialmente
en la Naci6n, que era libre, independiente, y que ni es ni puede
ser patrimonio de ninguna fanilia ni persona, sino Aqueasegu-
rase su independencia, porque acababa de ser tratada, no
como Naci6n libre. sino como propiedad trasmisible de una
familiar desgraciada que el pueblo espaiol sac6 del cautiverio."
Esto no obstante, creemos que la tal declaraci6n hubiera
bastado consignarla, como ya se hace, en el preAmbulo. Ello
hubiera indicado que se reconocfa como un principio absolute,
como una mAxima de derecho pfiblico, que no como un objeto
de gobierno prActico, como result con su proclamacidn en un
articulo.
Verdad es que se trata de uu principio abstract, pero que,
principio al fin, es reconocido colmo tal por todas las naciones
del Orbe; y que aun cnando al llamarse el pueblo soberano
empieza A ponerlimites A dicha soberania, restringiendo los de-














rechos del hombre, habida cuenta de la libertad primitive, ]o
hace, oomo dice el tratadista espafiol Juan Miguel de los lfos,
dando sabias y justas leyes para templar la fogosidad incons-
ciente y el espfritu de facci6n, como para restablecer la necesa-
ria harmonica social y consolidar el ejercicioprudentedeaquella
misma libertad.
En cuanto se reflere A la proclamacid6 de la forma de go-
bierno, somos de opinion que tambi6n pudo omitirse, tanto
mnis, cuanto que ya se hacia menci6n de ella en el preambulo.
AdemAs, entendemos que la Repfblica no es una forma de
gobierno, sino un sistema de organizacin 'del Estado.
Un Estado organizado en Repfblica, so gobierno, que nece-
sariamente sera republfeano puede adoptar forms distintas:
puede ser unitario, puede ser federal; y dentro de esta clasifica-
ci6n, puede ser presidential, y puede ser parlamentario. De
manera que para especificar una forma de gobiernio, no basta,
A nuestro juicio, decir: gobierno republican: es necesario agre-
gar qnu clase de gobierno republican, y 6sto es lo que viene
A determinar su forma dentro del Estado.
Gobierno republican es el de Francia, y notoriamente se
diferencia muy much del gobierno republican de los Estados
Unidos: aquel es unitario y parlamentario; fate es federal y
presidential; entendiendo por este termino, A falta de otro mas
apropiado, lo que el publicist Burgerss, en su clasificaci6n de
las formas de gobierno, define de la manera siguiente: "aquella
en que el Estado, el soberano, hace al Poder ejecutivo indepen-
diente del legislative en cuanto A la organizaci6n y a la funci6n,
y le da medios suficientes para impedir las intrusions del
segundo en la esfera que el Estado mismo le asigna 61l;" a di-
cia del parlamentario que dicho auto define: "la forma de
gobierno en que el Estado confiere al Poder legislation una
intervencidn complete en laadministracidn."
Ahora bien. en nuestro caso, dadala organizaei6n que se le
dd & la Repfblica, su forma de gobierno no estd incluida en
ninguna clasificaci6n cientiflca de las que se han hecho del
sistema republican. No es federal, pues no participa de las
cualidades que esta forma require; tampoco es unitario, por-
que para que esta exist es necesario iqe no haya gobierno
independiente en las localidades, lo cual no sucede en esta
Constituci6n con el funcionamiento de los organiamos provin-
ciales y municipales, tales como se les organize. No es presi-














denial, porque este regimen require que el Poder ejecutivo
resida finicamente en el Presidente, haci4ndose, porese solo
echo, finico responsible, sin que los Ministros 6 Secretarios de
Despacho sean otra cosa que meros consejeros y auxiliares,
por lo cual se les exime de responsabilidad en sus actos como
tales; y tampoco es parlamentario, porque el Legislativo no
intervene en la administraci6n, ni el Ejecutivo, por medio de
sus Ministros, tiene asiento en las C(maras para explicar sus
actos y defender cuantos proyectos de Ley tuviera a bien pre-
sentar.
Tal vez, pues,'debido A todo 6sto, es decir, A que la forma de
gobierno que se proponian nuestros legisladores, no estaba
comprendida en ninguna clasificaci6n cientfflca, ha sido la cau-
sa del por qu6 estimaron mAs convenient proclamarla en la
form abstract que consta en este articulo.
Por nuestra part, mejor la hubidramos omitido, dejando
al articulado que en su desenvolvimiento la diera A conocer.

ARTICULO 2'

Componen el territorio de la Repfiblica,
la Isla de Cuba, asi como las islas y cayos
adyacentes que con ella estaban bajo la so-
berania de Espafia hasta la ratificaci6n del
Tratad ( de Paris de 0 de Diciembre de 1898.

Este articulo se encuentra modificado por el 6.0 del Apkn-
dice A la (onstituci6u, quedando fuera de los limites del terri-
torio de la Repfiblic, la Isla de Pinos, la cual serA objeto de un
futmno tratado con los Estados Unidos, en done se fijara A
quien pertenece.
No nos explicamos que se haya aprobado por la Asamblea
el artfculo 6.0 del Ap4ndice, dejando intacto este que anota-
mos, dada la contradicci6n que entire ambos existe.
Bien es verdad que todo el Apendice fuM impuesto por el
Gobierno de los Estados Unidos; pero ello no empece A que una
vez aceptado, se modificara todo lo que en la ConstituciOn le
fuera contradictorio.
ZEs que se espera, acaso, que en el future tratado A que se
hace referentia en el Apendice na4a se oponga & la redacci6n












de este articulo 2.? Basarse en esta esperanza para dejar en
su propio estado dicho articulo, demuestra poca previsi6n por
part de la Asamblea, que no podfa, que no debha flar A lo por-
venir la veracidad de una de sus afirmaciones. ;,Estaba 6 no
resuelta la Asamblea, A que la Isla de Pinos forniara parte del
territorio de la Repfiblica? Si lo estaba. jnmAs debi6 aceptar
el dejnr la decision A un future tratado; y si no lo estaba. esto
6s, si dudaba de su pertenencia 6 se le obligaba A dudar, cono
aquf sucedia. ya que A un future tratado dejaba la decision.
no debi6 dejar redactado, como estA, el articulo que comen-
tamos.
Si los Estados Unidos no aceptan que In Isla de Pinos for-
me parte de la Repfiblica de Cuba, 6 imponen su criteria como
acostumbran en muchos casos, .c6mo queda el buen sentido de
nuestros constituyentes cada vez que se lea el artficlo 2.0 de In
Constituci6n?
Opinamos, asi, pues, que la Asamblea, una vez aprobado
el Ap6ndice, y dado que afn no estaba promulgada ia Consti-
tnci6n que habia adoptado, debi6 modificar en 6sta los artlcu-
los que estuvieran en abierta contradicci6n con dicho Ap6ndi
ce; y.de esta manera pudo hab6rsele adicionado A este artlculo
lo que sigue: "exceptuAndose la Isla de Pinos, cuya. perte-
nencia serfi objeto de un tratado especial con lis Estados
Unidos."

ARTiCULO 3'

El territorio de la Repfiblica se divide
en las seis Provincias que existen actualmen-
te, y con sus mismos limits; correspondien-
do al Consejo Provincial de cada una deter-
minar sus respectivas denomin aciones..
Las Provincias podran incorporarse
unas a otras 6 dividirse para former nuevas
Provincias, mediante acuerdo de los respec-
tivos Consejos Provinciales y aprobacioi
del Congreso.
Prolongadisimo fu6 el debate que se suscit6 con motive de
lo consignado en este artfculo. En el Proyecto de Bases se pro-














ponfa que el territorio de la Repfblica se dividiera en seis pro-
vincias cuyos limited y denominaciones serian los de las que
actualuiente existent, mientras no se modifiquen por las eyes.
A esta Base present el Sr. FernAndez de Castro una enmienda
en cl sentido de que fueranfsiete las provincial, haciendo dos de
Oriente, cuyos limits entire sf serian los que separan los t6rmi-
nos municipales de Holguin, Jiguani, Bayamo y Manzanillo.
de los de Mayarf, Palma Soriano y el Cobre; y el Sr. Nfifez
present otra proponiendo que dicha Base quedara redactada
en esta forma: "El territorio de la Repdblicase dividird en pro-
vincias cuyo nfmero, limits y denominaciones sparAn los de las
actuales mientras no se moditiquen por las leyes."
Dividida estaba la Asamblea en lo que se referia & este par-
ticular: mientras que unos, principalmente los Representantes
de Oriented, Camagiiey y Villas, inspirados en el principio del
federalisno que querian traer A la Constituci6n, defendian la
existencia de las seis provincins actuales, con excepcein de Fer-
nAndez de Castro que queria siete; y otros poco se cuidaban
del nfimero, sustentando que ello debia ser objeto de una ley
del Congreso, habia tambi6n quieu opinaba, como el Sr. Giber-
ga, que tanto la division, como el nfimero y lfmites no debfa
ser material constitutional.
Estas distintas opinions dieron lugar A qn6 fueran recha-
zadas en la sesi6n que se trat6 por prilnera vez la cuesti6n,
todas las meniendas presentadas y la Base juntamente con
ellas; por lo que en la siguiente sesi6n fuW presentada otra
Base propuesta por el Sr. Quesada y apoyada pot los sefores
Morufa, AleniAn, Betancourt y Fortun, que despu6s de una lar-
ga discusidn fuW aprobada, y enyo texto era el'del articulo que
anotamos.
A nuestro entender, si bien cbnsideramos que es material
contstitue,.nal el dividir el territorio en Providcias, si ed que ha
de reconocerse su existencia como un organismo administrati-
vo, como sucede con el Municipio, entendemos tambien que la
fijaci6n de su nmfiero y limits, asi conto su nomninaci6n, es
material legislative, que solo puede corresponder al Congreso,
despu6s de un studio concienzudo de la situaci6n geogrfifica y
econ6mica de todas y cada una de las parts en qne se quiere
dividir el territorio.
Es sabido que la existencia itil de la Provincia, asi coino
a del Municipio, depeude de muchas circunstancins, entire las













quo predominan las econ6micas; y si 6stas, por raz6n de su na-
turaleza son esencialmente modificables, raz6n hay para pen-
sar que la existencia fitil de una provincia hoy, resultarA ma-
fiana infitil y por ello perjudicial, aconsejando entonces su
supresidn. Y nada que por su esencia sea modificable, debiera
ser objeto de una Constitucidn, dada la estabilidad que sus
preceptos deben revestir como Ley fundamental de unaNaci6n.
Por ctra parte, en el articnlo que comentamos se nota
manifiesta contradicci6n entire el segundo psrrafoyel primero.
LComo es possible que divididndose el territorio en seis provin-
cias, conservando cada una los limits que en la actualidad
tienen, puedan mariana incorporarse unas A otras 6 dividirse?
0 no debiera dividirse el territorio en seis provincias con deter-
minados limits. 6 no debiera facultarse A dichas provincial
para que el dia de mariana puedan dividirse eu cuantas parties
quieran, de acuerdo con el Congreso. Lo que result, con esa
contradicci6n, es que viene A ser letra muerta lo consignado en
el primer parrafo.
Por esoestamos mins conformes con la emnienda presenta-
da por el Sr. Nifiez, aunque haciendole una pequefia modifica-
ci6n: esto es, donde dice: "cuyo nfimero, limited y denomina-
ciones serAn los actuales mientras no se modifiquen por laa
leyes," hubi6ramos puesto, cuyo nfimero, limited y denomina-
ciones se fijarAn por el Congreso, oidos los respectivos Consejos
Provinciales.
No creemos necesario decir que subsistiran los mismoslimi-
tes y denomiuaciones mientras no se modifiquen por Ins leyes,
porque estimamos que estA demas el deirlo: todas las situa-
eiones jurfdicas de un pueblo legalmente creadas, no se pierden
sino legalmente; aparte de que siempre habia lugar A deeir, en
tdrminos generals, como se hace constar en la Disposici6n
septima de las Transitorias, que todas las leyes. decretos,
reglamentos y demAs disposiciones que estuvieren en vigor al
promulgarse esta Constitucidn, continuarin observAndose, en
cuanto no se opongan & ella, mientras no fteren legalmente
derogadas 6 modifleadas.















TfTULO II

De los cubanos

ARTICULO 4

La condici6n de cubano se adquiere por
nacimiento 6 por naturalizaci6n.

ARTICULO 5)

Son cubanos por nacimiento:
1" Los nacidos, dentro 6 fuera del terri-
torio de la, Repiblica, de padres cubanos.
29 Los nacidos en el territorio de la Re-
publica de padres extranjeros, siempre que.
cumplida, la mayor edad reclamen su inscrip-
ci6n, como cubanos, en el Registro corres-
pondiente.
39 Los nacidos en el extranjero de padres
naturales de Cuba que hayan perdido la na-
cionalidad cubana, siempre que, cumplida la
mayor edad, reclainen su inscripci6n, como
cubanos, en el mismo Registro.

Como se ha visto, en esta material se ajustaron nuestros
constituyentes A los sanos principios de la Ciencia juridica.
La nacionalidad de origen, esto es, la condici6n de national
6 cindadano por nacimiento, es en el hijo la de sus padres.
'En el instant en que el nifio viene al mundo-dice Mr. Felix.
respectable tratadista deDerechoInternacional-la ley A la cual
eatAn somecidos su padre y madre 6 su madre si naci6 fuera de












10

matrinonio (1) se apodera de 61, le hace sentir sn poder y le
imnprime la cualidad de miembro de la naci6n de que aquellos
forman parte" De ahf que no encontremor ajustado A dere-
cho el articulo 1. de la Constituci6n de Espafia en tanto en
cuanto dice que son espaRioles las personas nacidas en territo-
rio espafol. i.C6mo puede ser ciudadano espafiol el hijo de un
frances. 6 de un ingl6s, 6 de un norte-americano, solo por el
echo de haber nacido en territorio espailol, y cuando Francia,
Inglaterra y los Estados Unidos tienen declarado que son
franceses, ingleses y americanos los hijos de 6stos aunque naz-
can en territorio extranjero? El inismo articulo de la Consti-
tuci6n espaiiola en su inciso 2.0 l11ce el propio reconocimiento;
(on lo cual no se explica esa dualidad de criteria. AMas acerta-
da A nuestro juicio, era la Ley 7a. titulo XIV del libro primero
de la Novisima Recopilacint, que declaraba espaiioles, Sotros, A "los nacidos en territorio national, hijos de padres
,espafioles 6 por lo menos de padre espafiol."
Los nacidos en territorio cubano, hijos de padres extran-
jeros, asi cono los nacidos en el extranjero hijos de padres cu-
banos que hubieran perdido su condici6n de tal cubano, serAn
considerados nacionales si cumplida la mayor edad reclainan
su inscripci6n coino cubanos, pues hay presuncion legal ei
favor de la conservaci6n de la cindadania de origen hasta que
el cambio se verifique, lo cual no puede suceder en el estado de
minoria del hijo, porque durante este perfodo, no hay legal-
mente hablando, voluntad algonia.
Lo que ha sido objeto de controversial entire los autores
que han tratado sobre esta material, es lo reterente a la ley que
debe aplicarse para determinar la mayor edad del individuo:
si la del pais cuya nacionalidad desea adquirir 6 la del en que
venfa flgurando desde su nacimiento. Mr. Felix estima que
lebe ser esta iltima, pues dice que "mientras el individuo no
ha sido deelarado francs, permanece sometido alla ley del pais
de su nacimiento y esta es la que lehacecapaz 6 incapaz de dis-
poner de su.persona."
1 A no ser que el hijo fuera natural reconocido, en cuyo caso, aunque
nacido fuera de matrimonio, sigue la condici6n del padre, segdn lo estable-
ce en otro lugar el mismo Mr. I'elix, y lo reconoce como buena doctrine
Mr. Demangeat, en contra de la opinion de aleunos jurlseonsultos franceses,
que siguiendo la regla de Derecho Romano (Ulpiano Fragment, tit. V.) nflr-
man que el hijo natural debe seguir siempre la nacionalidad de su madre,
So teniendo en cuenta sin dude, como hace observe Demangeat, q e los
Romanos no tenian, en principio, nada equivalente t nuestros actos de reco-
nocimlento para hacer constar la paternidad natural.











Nosotros, respetando, como es natural, la autorizada opi-
ni6n del ilustre tratadista, creemos que deben tenerse en cuenta
las dos leyes. Nnda import que por la ley del pais & que esta-
ba sujeto, se le declare mayor de edad, si al ienir A ejercitar su
derecho reclamando su inscripci6n en el Regimtro de otro pais.
estA incapacitado por la ley de 6ste para hacer ejercicio de tal
derecho; cuyo acto inicamente podria tener fuerza legal, si por
la ley del pais jonde lo practice tiene capacidad bastante para
ello.

ARTfCULO 6'.
Son cubanos por naturalizaci6n:
1?. Los extranjeros que, habiendo per-
tenecido al Ej6rcito Libertador, reclamen la
nacionalidad cubana dentro de los seis me-
ses siguientes & la pronulgaci6n de esta
Constituci6n.
2". Los extraljeros que, establecidos
en Cuba antes del 1Q. de Enero de 1899
hayan conservado su domicilio despu6s de
dicha fecha, siempre que reclamen la nacio-
nalidad cubana dentro de los seis meses si-
guientes i la promulgaci6n de esta C(onsti-
tuci6n, 6, si fueren menores, dentro de un
plazo igual, desde que alcanzaren la mayoria
de edad.
39. Los extranjeros que, despu6s de
cinco aflos de residencia en el territorio de la
Reptiblica, y no menos de dos desde que de-
claren su intenci6n de adquirir la nacionali-
dad cubana, obtengan carta de naturaliza-
ci6n con arreglo a las leyes.
4. Los espafioles residents en el terri-
torio de Cuba el 11 de Abril de 1899 que no
se hayan inscripto como tales espafoles en














los Regisros correspondientes hasta igual
mres y dia de 1900.
W-. Los africanos que hayan sido escla-
vos en Cuba, y los emancipados comprendi-
dos en el art. 13 del Tratado de 28 de Junio
de 1835, celebrado entire Espafia 4 Ingla-
terra.

Muy ainplio fuO el espiritu que informed A la Convenci6n
Constituyente al legislar, conio se ha visto, sobre naturaliza-
ci6n.
Ningfin pals, si se exceptfia A Francia en su period revolu-
vionario en que por el art. 4o. de su Constituci6n de 1798 de-
claraba ciudadano francs hasta al extranjero de edad de 21
afios entnplidos, p)or el solo hecho de estar domiciliado en
Francia durante un afio viviendo alli de su trabijo; con esa
excepci6il, repetimos, que solo dur6 dos ailos, pues en 1795 ya
fuN reforlnada aquella Constituci6n. no hay Estado alguno
que haya sido mAs liberal en este punto (qe Cuba. Pero las
razones han existido. Era necesario considerar ciudadano cu-
I)ano al extranjero que hubiera forniado parte del Ej6rcito Li-
bertador, sieimpre que asf lo reclamara, porque nadie con mis
derecho y deberes para con Cuba que aquiel que contrihuy6
personahnente A coonstituirla en Naci6n: A darle personalidad.
Y si se exije que aquel extranjero haga reelinmaci6n n e ee Ren-
tido, es finicamente por respeto A los principios que regular la
nacionalidad de origen. No puede imponerse una ciudadania
extrafia A la de nacimiento. Es netsario, y eso es bastante
en este caso, la expresifn de su voluntad.
En enanto a los demas extranjero, asi comno con especiali-
dad A los espanoles, se hl tenido en cneuta en aquellos el hecho
.d star unos presents y domic-iliados, en el moment en que
Cuba nace 6 la vida national, no pudiendo por consiguiente
exigirles determinados aiios de residencia com lo hace con
otros (inciso 3o.) que vengan despues de constituida la Repi-
bliea, al igual que otras naciones, entire ellas los Estados Uni-
dos que exigen los mismos requisitos; y en cuanto a los espa-
iioles se ha basado la Convenci6n al redactar el inciso 4o., en
el art. IX del Tratado de Paz entire los Estados Unidos y E*-















pafia. (I) El inciso 5o. no es m6s que una ampliaci6n de la
doctrine sentada en el 4o.
A nuestro juicio debi6 adicionarse al articulo que anota-
iios el caso de la iujer extranjera qu se cse se (on iculano. 'En
este sentido fu6 presentada una enniien(la por el Sr. J. G. (46-
mnez, la cual fu4 ree.azada sin discusi6n.
Realinente creemos que el principio de qne la imujer casada
sigue la condici6n de su marido, debe ser nateria. constitucio-
nal. Tal es la consecueunia del fntiino vinculo que une A los
esposos, consagrado por casi todas las legislaciones y admiti-
do tambien como principio en el Derecho international.
Asi. pues, llama nuestra ateneion que habiendose inspira-
do la Comision redactora del Proyecto de Bases. en el Estatu-
to personal, segfn el decir de uno de sus inieinbros. el Sr. Bra-
vo Correoso, al comibatir varias enmiendas presentadas al
Proyecto. se haya olvidado que ese mismo Estatuto personal
reconoce que la naturalization individual del marido Ileva en si
la de la mujer, y es de sobra conocido que la ley personal de-
pende de la nacionalidad.
De la misma manera que por respeto al Estatuto personal
reconocieron nuestros constituyentes, que el menor de edad si-
gue lacondicion juridica. del padre, y por lo tanto, que los naci-
dos en territorio de la Repdblica, de padres extranjeros, ten-
i1idn la misma naiionalidad de 6stos, mientras no se inscriban
como cubanos al arribar A la mayor edad, de la misma mane-
ra, repetirnos, creeinos que debi6 expresarse en nuestro C6digo
fundamental el principio analogo reconocido por la Ciencia ju-
ridica de que la lmujer in.sada sigue la naturalizaci6n del
mnarido.
En Austria, en Prusi en enBa viera es precepto constitucio-
nal que la mujer extranjera se convierte en national por el
hacho de casarse con un austriaco, un prusiano 6 un b&varo.
Y si en los Estados Unidos, en Inglaterra 6 en Espaila noes ma-

[1] Por el articulo citado, despius de reconocerse que los sdbditos espR-
floles, naturales de la Peninsula, podian permanecer 6 marcharse del terri-
torio, cuya soberanla renunciaba 6 cedia Espafia, se declalaba que ,en el
caso de que permanezean en el territorio, pndrAn conservarsu nineionalidad
espaflolb. haclendo ante nna ofncina de registros, lentro de un ailo despues
del cambio de ratificaciones de este Tratado, una declaraci6n de sn prop6si-
to de eonFervar dicha lnaionalidsd: t flt ta de esta declaraci6n, se conside-
rarn que ban reuuncipdo dicha nacionalldad y adoptado la del territorio. en
el cual pueden Tesidir,.--Tratado de Paz entire Espaila y los Estados Unidos
de America firmado en Paris el dia 10 de Diciembre de 1898 y ratificado en
Whashington en 11 de Abril de 1898.














teria constitutional ese reconocimiento, es porque en dichos
paises se dA la facultad, en sus respectivas Constituciones, de le-
gislar sobre naturalizaci6n, al Congreso, al Parlamento 6 A
las Cortes respectivamente; lo cual no sucede en la nuestra.
que sq deterniinin expresivainente quienes pueden ser cubanos
naturalizildos, y A cuya declaraci6n, sin aunientarla ni disui-
nnirla, tiene que concretarse la legislaci6n civil que nos dicte
nuestro Congreso.
La Constituci6n de Espala dice que "sergn espaioles los
extranjeros que hayan adquirido carta de naturaleza;" dd al
Congress la facultad de hacer las leyes, y luego el C6digo Civil,
al tratar de los espafioles y extranjeros dice en su art. 22. "La
lmujer easada sigue la condici6n y naciolinadad del marido.'
Pues bien, tal como estA redactada nuestra Coustituci6n.
entendenos que nuestro Congreso no podrf hacer id6ntica de-
claraci6n; con lo cual, la mujer extranjera que se case con cuba-
no, seguiri para, nuestras leyes siendo extranjera, dAndose el
conflict de quedar sin nacionalidad, si acaso por la ley de su
pais de nacindiento ha perdido su ciudadania con el hecho del
casaniento con un extranjero. Para adquirir la cubana, ne-
cesita llenar las condiciones exigidas para cualquier otro ex-
tranjero.
Nuestro Congreso, en material de ciudadanif, podrh dictar
reglas que sefialen los casos y determine la. forma en que se
puede recolbrr In nacionalidad, conform se dice en el art" 8 ;
pero en ]o que se refiere A la naturalizacion por vez primer.
dado que en este articulo se enuineran los casos en que inica-
meute podrA adquirirse, lo pue no sucede en el 8o., su misi6n
debera reducirse A regular el procedimiento que ha de seguirse
A ese objeto, (inciso 9 F del art. 59) no & sefialar nuevos casos
A los ya expresainente reonocidos.
V6ase ademAs lo que respect laI p4rdida de la condici6n
de cubano, decinos en el articulo siguiente, donde tampoco se
hace menci6n de la inujer cubana que se casa con extraujero.

ARTICULO 79

La condici6n de cubano se pierde:
1" Por adquirir cinddadaua extranjera.
2" Por admitir empleo 6 honors de
otro Gobierno sin licencia del Senado.












15

:39 Por entrar al servicio de las armas
de una Naci6n extranjera sin Ia misma li-
cencia,
49 Por residir el cubano naturalizado
cinco afios continues en el pais de su naci-
miento, A no ser por raz6n de empleo 6 co-
misi6n del Gobierno de la Repiblica.

Siguieron nuestros constituyentes en esta material A lia
Constituei6n espafiola, si bien agregando una causa mAs, la
4a., que aparece consignada en algunas Constituciones anti-
guas, como ]a de Baviera y la de Austria, y la cual obedece, se-
gfun se express su vutor a. proponerla, A una presunci6n legal
que debe hacerse de renuncia por parte del individuo naturali-
zado que pasa A residir A su pafs de origen; con cuya doctrine
nc estamos de acnerdo, pues opinamos con Mr. F(elix que la
ausencia temporal no basta para formal la prueba de un cam-
bio de nucionalidad; y ademAs, porque entendemos que en el
earabio de nacionalidad. solo deben tenerse en cuenta declara-
clones express y no presunciones, que, como tales, caben estar
sujetas & errors graves.
La Constituc.idn espaiolba no contieneexpresanmente el caso
3. 0 que se contiene e e este articulo; pero parece que lo contie-
ne en el 2.. estimando que inmplicitamente estA envuelto en la
anrmisin de empleos el servicio de Ins arms Asi se explica que
en el C6digo Civil espafiol, explanando los preceptos constitu-
cionales, diga en su articulo 20 lo que sigue: "La calidad de
espahol se pierde por adquirir natu'aleza en pafs extranjero, 6
por adinitir enpleo de otro Gobierno 6 entrar al servicio de las
armas de una potencia extranjera sin licencia del Rey."
El precepto consignado en algunas Constituciones de que
la mujer al casarse con un extranjero, pierde su nacionalidad
de origen, al ser omitido en la nuestra, niega la existencia del
principio que envuelve; no pudiendo, A nuestro juicio, hacerse
a declaraci6n queen el C6digo (Civil de Espafin se hace especto
A este particular, ann cuando exist el precedent de que dicho
C6digo se aparta de la Constituci6n.
Consideramos que es inconstitueional la declaraci6n del ;U6
digo Civil al preceptuar que la nujer espafiola que se casa con















extranjero deja de ser espafiola, porque tal precepto que apa-
refa en vigor desde las Partidas, fu6 omitido por la Constitu-
cidn vigente, que A su vez expresamente determine en que ca-
Mos se pierce la calidad de espafol. No cabe aquf inter-
pretacidn cono la que puede admitirse respect a la adrmisidn
de empleos, donde pueden, sin gran esfuerza, comnprenderse la
prestaci6n de servicios.
Y en esta situaci6n. y atendida la omisi6n que tambi6n he-
inos sefinlado en el articulo anterior, quedamos al igual que
Inglaterra, donde tamnpoco se reconoce el aludido precepto, y
lo cual sirvi6 al ilustre jurisconsulto Denmangeat, al comentar
los artlculos 12 y 19 del (6digo Napole6n, para que se expre-
sara en los siguientes t6rminos:
........la inglesa que se casa con un francs queda inglesa
para los ingleses, por mAs que para nosotros se haga fran-
cesa.-Viceversa, el articulo 19 del inismo C6digo puede con-
ducir al resultado de que una persona ue halle en el caso de no
pertenecer A nacionalidad alguna. Af, Ia francesa que se
casa con ingl6s, cesa de ser francesa; pero 4se hace inglesa? En
Inglaterra no se consider como que ha cambiado de naciona-
lidad:entonces surge la cuesti6n de saber si nosotros, al menos,
heinos de tratarla coino inglesa. Yo creo que en principio y
seglin los termninos del articulo 19 debe estarse por la afirmati-
va: y por lo tanto decidiria que, para deternminar el estado y
capacidad de esta rnujer, deberfamos consultar la ley inglesa.
Mas si por acaso se hubiese conclnido ( ajustado entire Fran-
cia 6 Inglaterra uno de esos tratados A que alude el articulo
14; y seglin los t6mininos de ese tratado los ingleses debieran
ser mnejor tratados en Francia que los extranjeros en general.
.seria diffeil admitir al goce de esas prerrogativas A la nmujer de
quien se trata, porque & no dudarlo, al estipular Inglaterra
parasus nacionales, nohabria de modo alguno estipulado para
una mujer A la cual no consideraba como inglesa." (i)

ARTiCULO 8s

La condici6n de cubano podrA recobrar-
se con arreg'lo A lo que prescriban las leyes.

1 V~nse ,Tratado de Derecho Jnternacional Privado por Mr. Foelix, 34
Edici6n, corregida y aunientada por Mr. Demangeat, tomo 1.0 pAg. 53.












17

Dfjase por este articulo al Congreso la facultad de legislar
sobre las condiciones que son nienester y el procedimiento que
debe seguirse para poder recobrarse la ciudadania cubana; A
diferencia de la naturalizaci6n por vez primera que, como
hemos visto. en el art. 6.0 se enuineran los finicos casos en que
puede ser ndquirida, reservindose solamente al Congreso la
facultad de seilalar las reglas y el procedimiento que debe
emplearse A tal efecto, seglin se deduce de su inciso .0, en rela-
ci6u con el 9. del art. 59.
Queda, ines, & las leyes el determinar en que casos podra
recobrarse lt condici6n de cubano, y si se necesitan mns requi-
sitos para el que lo sea de nacinmiento y haya perdido la ciuda-
dania por algunas de las causes enumeradas en el articulo an-
terior, que para aquellos extranjeros de origen que fueron cu-
banos por alguuas de las causes citadas en el art. 6.0 y perdie-
ron despu6s su condici6n de tal.
En principio, somos partidarios de que para recobrar la
ciudadania, que solo puede haberse perdido por las causes de-
terminadas en el art. 7. :, se requieran las mismas condiciones
que para adquirir la naturalizaci6n por vez primera;pues colo-
cado el cubano, al perder sN condici6n de tal, en el concept de
un extranjero cualquiera, natural es que como eualquier ex-
tranjero sea considerado parn los efectos de adquirir nuestra
ciudadanla.
Pudieran, no obstante, hacerse ulgunos excepciones: cuan-
do se reflerl al cubano qtie entrara al servicio de las arrmas de
una Naci6n extranjera en abierta hostilidad contra lanuestra;
en cuyo caso, juzgado como traidor, jamins le deberia ser per-
initido recobrar su condici6n de cubano; y el caso de un ex-
trangero naturalizado que por residir einco afios continues en
su pals de nacimiento, hubiera perdido aquella condici6n, en
cuyo extrenio podira recobrarla con solo hl declaraci6n, en el
Registro correspondiente, de continuar .residiendo en territorio
de la Repfiblica y solicitar su inscripci6n como cubano.
Enel primer caso se explica la excepci6n, porque se trata de
una excepci6n como result con un cubano que abandon su
patria para ir 6 hacer la guerra al lado del enemigo; y en el
segundo, no se hace mnAs que imitar la presunci6n legal ya
establecida en el caso que original la excepci6n. Si es just
presumir que el extraujero naturalizado que reside continua-
Inente en su pais de origen durante cinco afios, ha hecho renun-













cia de la naturalizacidu, no em una exhorbitancia presumir
tambi6n que al venir A residir de nuevo al pais done estuvo
naturalizado, desea recobrar la ciudadaufa, con solo hacker
declaraci6n express en ese sentido.
De todas maneras, coino la nateria se presta A distintas
reglas y excepciones, creemos que muy bien hicieron nuestros
constituyentes en dejar al Congreso ]a facultad de legislar
libremente sobre ella.

ARTICULO 9?

Todo cubano estA obligado:
1 A servir a la patria con las armas, en
los casos y forma que determine las leyes.
2? A contribuir para los gastos p6blicos,
en la form y proporci6n que dispongan las
leyes.

Este articulo parece copiado del 8o. de la Constituci6n es-
pafiola, que dice: "Todo espafol estA obligado A defender la
patria con las armas, cuando sea Ilamado por Ia ley, y A con-
tribuir, en proporci6n de sus haberes, para los gastos del Esta-
do, de la Provincia y del Municipio." Y afn cuando ella. agre-
ga: "Nadie esta obligado A pagar contribuci6n que no est6
votada por las Cortes .6 por las'Corporaciones legalmente
autorizadas para imnponerla," esta misnia adici6n se vB des-
pu6s, aunque algo reformada, constituyendo el articulo 34 de
esta Constituci6n.
Lo que no encontramos ajustado A I itodo es que se trate
en este titulo de esa material, en la form en que se hace.
Las obligaciones, como los derechos, son de double caracter:
ya se trate del cubano como ciudadano, ya se le consider
como individuo, habitante del territorio. En uno y otro caso
debe hacerse constar su indole.
En este articulo que comentamos, las dos classes de obliga-
ciones se confunden: la primer es propia del ciudadano: la se-
gunda es comun & todos los habitantes, incluso & los extranje-
ros. (V6ase si n6 lo expresado en el airtculo siguieute en cuan-
to se refiere al inciso 6o.)
Y si no se tuvo en cuenta esta clasificaci6n: esto 6s, si se












quiso determinar en este articulo todas las obligaciones del
cubano sin establecer diferencins del ciudadano y del individuo
no se explicit entonces porque se redujo el nfimero de obligacio-
lnes a ]as dos expresadas. El cubano, no ya como ciudadano,
sino comro habitante del territorio, tiene otras obligaciones,
comlo son: observer y cumplir lasleyes, decretos y demAs dis-
posiciones que est6n en vigor en la Repfblica, y someterse A la
potestad y A las resoluciones de los Tribunales y demAs auto-
lidades de la Repfblica.
Tan es asi que la mismia Asamblea reconoce esas obligacio-
nes sefialAndoselas A los extranjeros, diciendo previamente que
en ellas quedan equiparados A los cubanos.

TfTULO III

De los extranjeros

ARTICULO 10

Los extranjeros residents en el territo-
rio de la Repuiblica, se equiparan A los cu-
banos:
1' En cuanto A la p)rotecci61 de sus
personas y bienes.
2? En cuanto al goce de los derechos
g'arantizados en la Secci6n 1" del Titulo si-
guiente, con excepci6n de los que en ella se
reconocen exclusivamente 6 los nacionales.
3? En cuanto al goce de los derechos ci-
viles, en las condiciones y con las limitacio-
nes que establezca la Ley de extranjeria.
4? En cuanto A la obligaci6n de obser-
var y cumplir las leyes, decretos, reglamen-
tos y deml s disposiciones que est6n en vigor
en la Repufblica.
5? En cuanto 6 la sumisi6n A la potes-













tad y a las resoluciones de los Tribunales y
demas Autoridades de la Repuiblica.
6? Y en cuanto a la obligaci6n de con-
tribuir a los gastos publicos del Estado, la
Provincia y el Municipio.
Pudo haberse omitido este Tltulo, con solo haberse adicio-
nado al anterior un articulo comprensivo de las obligaciones
del cubano como individuo, expresando que los extrajeros resi-
dentes quedaban equiparados a ellos en las tales obligaciones.
Respecto A los derechos, no creemos necesario su consigna-
ci6n aqui, porque estimamos que ellos estAn comprendidos en
la Secci6n la. del Titulo que sigue, pues Idgico nos parece que si
allf se dice. por ejemplo, que "nadie podrd ser detenido sino en
los casos y en la forma que prescriban las leyes," (art. 15) 6
que "nadie podrd ser privado de su propiedad, sino por autori
dad competent" y mediante ciertos requisitos, (art. 32) ha de
sobreentenderse, sin necesidad de que aqui lo digan los incisos
1. 0, 2. 0 y 3. 0, que lo mismo favorecen dichos derechos A los
nacionales que A los extranjeros, pues no se refleren exclusiva-
mente A los cubanos, como result con el reconocido en el ar-
ticulo 30

TfTULO IV

De los derechos que garalatiza esta
Constitucion

SECCION PRIMERA
DERECHOS INDIVIDUALS
ARTiCULO 11
Todos los cubanos son iguales ante la
Ley. La Repfblica no reconoce fueros ni
privilegios presonales.
Varias son las clasificaciones que se han hecho por los tra-
tadistas de derecho Politico respect A los derechos del hombre











21

con relaci6n al Estado; pero la principal que ban seguido la
mayoria de los autores modernos, es la que admit dos classes
de derechos: los individuals que algunos llaman civiles 6 na-
turales, y los politicos. Aquellos son los que correspondent al
hombre, como individuo natural, sin distinci6n de sexo, edad,
6 ciudadania; y 4stos son los que pertenecen al hombre como
ciudadano.
Y admitida esta clasiflcaci6n, como parece haberlo hecho
tambidn la Convenci6n Constituyente, decade el moment en que
reconoce nno de sus extremes para adaptarlo como titulo A es-
ta Secci6n, nos vemos obligados h censurar el que tratfndose
aquf de derechos individuals, se haya hecho en este articulo
especial menci6n de los cubanos, hablando, nada menos que del
derecho de igualdad. Tal parece que no se reconoce ese derecho
en los que no sean cubanos; es decir, que pueden, ante la Ley,
no ser iguales los extranjeros; y nada TmAs extranio, sin duda,
al espiritu de aquellos liberals constituyentes. Lafrase que si-
gue, no obstante, atenda en algo el efecto de la primer, pues
es claro que si la Repfblica no reconoce fueros ni privilegios
personales, lo mismo ha de suceder respect al cubano, que res-
pecto al extranjero.
Ahora bien, si lo que quiso expresarse con la frase "todos
los cubanos son iguales ante la Ley" era qne en muchos casos
la Ley establece diferencias entire un national y un extranjero,
y por tanto no podia incluirse en aquella afirmaci6n 6. los ex-
tranjeros, entonces no debi6 consignarse este reuonocimiento
pntre los derechos individuals, sinoincluise entire los politicos
(i omitirlo. lo cual hubiera sido mnAs 16gico, ya que la igualdad
no necesita que se le express para que exista, siendo si menes -
ter consignar expresamente la desigualdad para que 6sta pue-
da ser reconocida.

ARTICULO 12

Ninguna ley tendra efecto retroactive,
except las penales, cuando sean favorables
al delincuente 6 procesado.

ARTiCULO 13

Las obligaciones de character civil que













nazcan de los contratos 6 de otros actos f
omisiones que las produzcan, no podran ser
anuladas ni alteradas por el Poder Legisla-
tivo ni por el Ejecutivo.
BAsase este artfculo en el espiritu que inforna el anterior:
las obligaciones hacen nacer derechos, y los derechos adqniri-
dos han de ser respetados: por ello, no se dh efecto retroactive
A las eyes, y por ello, ni el Legislativo ni el Ejecutivo pueden.
por leyes 6 actos, lastimar ningun derecho adquirido, siempre
que haya nacido de un acto, 6 contrato fi omisin., que tengn
el carActer de licito, y cuya condici6n aunque se oinite, vb
envuelta con Ia ealificacidn de civil que se dA al character de la
obligaci6n.

ARTICULO 14

No podra imponerse en ning'in caso, la
pena de muerte por delitos de caracter poli-
tico, los cuales serdn definidos por la Ley.
Motiv6 este articulo, el hecho de haber sido rechazada unit
moeidn presentada por various sefiores Delegados, donde se
proponfa la abolici6n complete de la pena de muerte; y cuya
moci6n se hubo de votar dos veces por haber resultado empa-
tada la primer votaci6n. De manera que por un solo voto
no se consigna en esta Ley fundamental el inis sagrado de los
dereehos naturales del hombre: el de que su vida sea respetada
per today as l leyes y por todos los gobiernos.

ARTfCULO 15
Nadie podri ser detenido sino en los ca-
sos y en la forma que prescribari las eyes.

ARTiCULO 16

Todo detenido sera, puesto en libertad 6
entregado al Juez 6 Tribunal competent











dentro de las veinticuatro horas siguientes
al acto de la detenci6n.
ARTfCULO 17
Toda detenci6n se dejard sin efecto, 6 se
elevard a prisi6n, dentro de las setentay dos
horas de haber sido entregado el detenido al
Juez 6 Tribunal competent.
Dentro del mismo plazo se notificarA al
interesado la providencia que se dictare.
ARTICULO 18
Nadie podrd ser preso, sino en virtud de
mandainiento de Juez 6 Tribunal compe-
tente.
El auto en que se haya dictado el man-
damiento se ratificard 6 repondrd, oido el
presunto reo, dentro de las setenta y dos
horas siguientes al acto de la prisi6n.
ARTiCULO 19
Nadie podrd ser procesado ni sentencia-
do sino por Juez 6 Tribunal competent,
en virtud de leyes anteriores al delito y en
las forms que 6stas establezcan.
ARTiCULO 20
Toda persona detenida 6 presa sin las
formalidades legales, 6 fuera de los casos
previstos en esta Constituci6n 6 en las leyes,
seri puesta en libertad a petici6n suya 6 de
cualquier ciudadano.













Los seis articulos que preceden son copiados al pi6 de la
letra de los phrrafos que componen el 4.0 y el 5.0 de la Consti-
tuci6n de Espafia. Ellos son fire garantia de la seguridad
personal, derecho sagrado del hulmbre que le es menester parm
poder, con tranquilidad de Animo, dedicarse A los fines de In
vida.
Nada mAs just, queunaley anterior deterinineen quecasos
yenqueforma puede el hombre verse privadode sulibertad;nas
como el asegurarle que en cualquier caso que sea, siempre ha-
brA de ser juzgado prontamente, en tvmrinos fijos, por Tribn-
nales competentes, A quienes de antemano concede la Ley jris-
dicci6n.

ARTfCULO 21

Nadie estA obligado a declarar contra
si mismo, ni contra su c6nyuge 6 sus parien-
tes dentro del cuarto grado de consangui-
nidad 6 segundo de afinidad.

No existia este precepto en lo que se refiere a la declaraci6n
contra si mismo, en la Legislaci6n espafiola. Por el contrario,
la Ley de Enjuiciamnient6 Criminal decfa en su art. :385 ]o si-
guiente: "El Juez, de oficio 6 t instancin del Ministerio fiscal
6 del querellante particular, h]arA que Jlo procesados preston
cuantas declaraciones consider convenientes para la averi-
guacion de los hechos;" y en el 387 se agregaba: "No se exi-
girA juramento A los procesados, exhortandoles solamente 6
decir verdad, y advirti6ndoles el Juez de instrucei6n que deben
responder, de una. manera precise, clara y conformes & Ia ver-
dad, las preguntns qne les fueren hochng'.
En lo que respect A la declaraciin contra su c6nyuge y
denies parientes, si lo dispensaba la Ley espafiola.
El art. 416 de la Ley de Enjuicianiento citada, declare que
estAn dispensados de la obligaci6n de declarar, entire otros:
"Los parientes del procesado en line direct, ascendente 6
descendente; su c6nyuge, sus hermanos consaguineos 6 uteri-
nos y los colaterales consaguineos hasta el segundo grado













civil, asi como los parientes naturales A que se reflere el nfim. 3
del art. 621. (1)
La obligaci6n de deelarar el procesado, subsisti6 en Cuba
hasta que por una Orden del (robierno interventor de 13 de
Julio de 1899 se modified aquel precepto de la Ley de Enjuicia-
miento Criminal, en el sentido de que no era obligatorio al
pr'cesado el declarar en su propia causa.

ARfifCULo 22
Es inviolable el secret de la correspon-
dencia y demas documents privados, y ni
aquella ni 6stos, podrnri ser ocupados ni
examinados sino por disposition de Autori-
dad competent y con las formalidades que
prescriban las leyes. En todo caso se guar-
darA secret respect delos extremes ajenos
al asunto que motive la ocupacion 6 exa-
men.

ARTfCULO 23
El domicilio es inviolable, y en conse-
cuencia nadie podrA penetrar de noche en el
ajeno, sin el consentimiento ide su morador,
ai no ser para auxiliar 6 socorrer vfctimas
de delito 6 desastre; ni de dia, sino en los ca-
sos y en la forma determinados por las
leyes.
Desde muy antiguo viene consagrAudose en las Constitu-
ciones el principio de la inviolabilidad del domicilio. El reco-
nocimiento y respeto A la paz domestica era una de las ideas
juridicas consagradas por el derecho germiAico. Dentro del
recinto de su casa debe creerse cadacual completamente seguro
de todo poder extraflo. "La casa-dice Bluntschli-abraza y
(1) Los hijos naturales respect de la madre en tdo caso y respect del
padre cuando estuviereu reconocidos, usi como la madre y el padre en igua-
lea casos.













defiende al individuo y f su fanilia, como el cuerpo al alma; es
en cierto niodo como el cuerpo del hombre artificialiente
dilatado:"
Sin embargo, varias son las forms que se estableeen en
las excepciones creadas al principio universal. Espafia no es-
tablece diferencia entire el dia y la noche para penetrar en do-
micilio ajeno: declare la inviolabilidad, pero deja A las leyes
que expresen las excepciones y que determine la formia en que
puede tener lugarlaentrada. En Portugal, que iiita A Francia,
solo puede tener lug'r lan exception durainte el dia, en la formal
qui la Ley determine; prohibi6ndose ia entrada de noche sin el
consentimiento de su morador', i no ser en casos determinados
y analogos A los que por este articulo se citan.
Nosotros creenlos, que trat6ndose de la persecucidn de ni
delincuente infraganti, asi conio de la evitacidn de un delito,
debia., mediante determinados requisitos, como el mandanmien-
to de Juez comnpetente, motivado y previo juramnento de la
certeza de la causa, poder penetrarse en un domicilio, lo mismo
de dia que de noche, sin el consentimiiento de so morador. Li
santidad del hogar no debe ser confundida con el refugio de on
delincuente 6 el reeinto de depravados enemuigos de la tranqui-
lidad social; y nada mAs fAcil para burlar la aecidn de la justi-
cia, que escojer la noche para la realiza.ci6n de delitos 6 faltas
en su propio domicilio, cuando se tiene la seguridad de no ser
molestado por Ia Autoridad que no puede traspasar su ulmbral.

ARTi('ULO 24

Nadie podra ser compelido m ni dar de
domicilio 6 residencia sino por maildato de
Autoridad competent y en los cisos previs-
tos por lns leyes.

ARTiCULO 25)

Today persona podra libremente y sin
sujecion A censura pr6via, emitir sn pensa-
miento, de palabra 6 por escrito, por medio
de la imprenta 6 por cualquier otro procedi-














miento, sin perjuicio de las responsabilida-
des que impongan las eyes, cuando por algu-
nos de aquellos inedios se atente contra la
honra de las personas, el orden social 6 la
tranquilida d pfiblica.

No corresponde perfecamente este articulo A la Base del
Proyeeto, tal como fi6 aprobada; debiendose la variacibn A li
Comision redactora del articulado.
La Base que sin discusibn fu6 aceptada, por la Asamblen,
decfa: "La emisi6n del pensamriento sera libre, ya de palabra,
ya por escrito, valibndose de la imprentao de otro procedi-
niento cualquiera, sin unjecibn 6 la censura previa. y bajo la
responsabilidad que las leyes determinen" Comio se vr, la Co-
mision redactora del articulado sa estraliinitO agregando 6 ln
Base, los casom en los que las leyes pueden exigir aquellns
responsabilidades.
Mucho es de lamentar la poca iinportancia que A esta adi-
cion dis la Asamblea, cuando al leerse el articulado, dej6
pasarla sin discusibn; y con cuya tolerancia sancion6 a llimi-
tacion que en dicho articnlo se establece para determinar los
easos que las leyes debpn prefer al sefialar las responsabilida-
des A que puede dar lugar la libre emisibn del pensamiento.
Segfn la Base transcrita. que fuM aprobada por unanimi-
dad, se dejaba A la]s leyes amplitud para determinar aquellas
responsabilidades; y el articulo que anotamos cohibe A las leyes
que puedan sefialar otros casos que no sean por atentados
contra la honra de hs personas, el orden social y la tranqnili-
dad p6blinc. Y en este estado no puede exigirse responsabili-
dad cuando por aquellos medics se atente contra algo que no
sea lo expnesto.
I na falta & la moral, 5 una injuria leave que puede conside-
rarse por el menosprecio de una persona, y con lo cnal no se
ataca ni la honra personal, ni el orlen social ni la tranquilidad
pfblica. dejarian de ser puuibles. si se interpreta literalmente el
artfculo que conentamos; I no ser, como debiera suceder, dado
el espfritu de la Asanblea, que el Congreso d6 tal amplitud A
los tres casos constitucionalea. que no sea possible dejar fiera
del alcance de las leyes, ningrin acto que por su naturaleza
deba traer aparejada cientfficamente responsabilidad.













ARTiCULO 26

Es libre la profesi6n de todas las religio-
nes, asf como el ejercicio de todos los cultos,
sin otra limitacidn que el respeto i la moral
cristiana y al orden ptiblico.
La Iglesia estard separada del Estado,
el cual no podrd subvencionar, en caso al-
guno, ningfin culto.

Objeto de un gran debate fu6 la Base que origin este artf-
culo, en lo que se refiere A la separacidn de la Iglesia del Esta-
do. La Base del Proyecto contenia la frase, que despuns Iu6
retirada A virtud de una mociAn del Delegado Sr. J.. (4omnez;
por lo que. haci6ndola suya el Sr. Nfilez la present como
enmienda la Base que result con la supirsi6n; y cuya en-
mienda fu6 aprobada.
Los que defendian la supresibn de la frase opinaban, unos,
que no era necesaria su existencia dada la redaccian del primer
pArrafo; y otros, que era nins convenient dejar en complete
libertad al Estado A fin de que en el mniiana estuviera habili-
tado para tomar la resolucian que en ese sentido tuviera A bien
en defense de los interests nacionales. En cambio los que corn.
l)atian la supresiAn. estimaban que por razon de conveniencia
debia subsistir la frase. para evitar, en todo tiempo que el Es-
tndo se uniera A determinuada Iglesia. "Si algo bneno, si algo
prActico. si algo fitil ha realizado la [ntervenci n en ('uba, es
separar la Iglesia del Estado"--decia el Delegado Sr. Nfiiez.
agregando: "La mayor calamidad que ha pesado siempre
sobre los pueblos latino-americanos. ha sido la unibn de la
Iglesia con el Estado."
Nosotros, que de no haber surgido en aquella Asamblea de
honmbres cultos In idea de que en el mafiana pudiera convenir
la uni5n de la Iglesia con el Estado, estableciendo relaciones
concordatarias 6 otras analogas, hubibramos creido queobvia-
ba la presencia de aquella frase, atendida la situacibn pre-
sente, estamos de acuerdo con el Sr. Nifiezen que la separacibn
de la Iglesia del Estado, figure como precepto en la Constitu-
eifn.
La Rcontingencia de que en el mafiana puedn repetirse en












Cuba el sistema empleado, en este punto, por el (robierno espa-
fiol, de sostener oficialmente un culto, realizando la grau injus-
ticia-como decia el Sr. banguily-de pagar con el diuero de
todos las creencias de los que no son la totalidad del pais. es
necesario preverla para evitarla, ya que ello constituye la ma-
yor de las arbitrariedades; 6 coino decia el Sr. Sanguily: "Esn
si que es absolutamente iliberal, eNo si que es ind:scntiblemente
tiranico." "Aqui todos tenemos que cumplir una mnision pro-
fundamente educadori--agregaba el ilustre Delegado-y no
me parece que acertamos abriendo las puertas 6 todo lo que
hasta ahora en la Historia ha significado opresi6n E igno-
rancia"

ARTiCULO 27
Toda persona tiene el derecho de dirigir
peticiones A las Autoridades; de que sus pe-
ticiones sean resueltas y de que se le comuni-
que la resoluci6n que a ellas recaiga.
ARTfCULO 28
Todos los habitantes dela Repiblica tie-
nen el derecho de reunirse pacificamente y
sin armas, y el de asociarse para todos los
fines lic itos de la vida.
AntTICULO 29
Toda persona podrA entrar en el territo-
rio de la Repfiblica, salir de 4l, viajar dentro
de sus lfmites, y mudar de residencia, sin ne-
cesidad de carta de seguridad, pasaporte fi
otro requisite semejante; salvo lo que se dis-
ponga en las leyes sobre inmigraci6n, y las
facultades atribuidas A la autoridad en caso
de responsabilidad criminal.
Es decir, que salvo siempre lo que se disponga por la Ley














de iiniiigraciAn. cudquier persona, national 6 extranjera, po-
drA libremente entrar 6 salir del territorio de la Repfiblica
excepci6n del extranjero que hubiese sido condenado A la pena
de extrafiamiento, duraute el tiempo de la condena;y asimismo
dentro del territorio, po:]rl liliremente cualquier national 6
extra.jero mudar de resideiuii. y viajar dentro de sus limites
sin necesidad de ningul requisito, limitando esta libertad, (ni-
camente, una sentencia judicial, 6 un decreto del Presidente de
la Repfiblita cuando por virtud de estar en suspense las garan-
tfas constitucionales, haga uso de la facultad que, en atenci6n
al articulo 41, puede concederle ln Ley de Orden Pfiblico.

ARTICULO 30

Ningdn cubano podra ser expatriado, ni
a ninguno podra prohibirsele la entrada en
el territorio de la Repfblica.
Por virtud de este articulo A ningfin cubano podrd aplicAr-
sele la pena de extrafiamiento de que habla el C6digo Penal
vigente, cualquiera que fnera el delito que realizara. "Esalta-
inente inmoral-deefa el )elegado Sr. N6fiez, author de la Base
que di6 origen A este articulo,-que un Gobierno lance un cri-
minal, nacido en su Naci6n, sobre otra extrafia"; aparte de
que entiree los derechos sagrados que tiene el hombre, ninguno
lo es imAs que el de vivir y imorir en la tierra donde nacib."
Ahora hien, la abolicin de In referida pena no reza con los
extranjeros. Aunque incluido el precepto, entire los dereehos
individuiles, se lice especial mencioli de los cubanos; con lo
cual se excluye al que no lo sea.
(Cando se discuti6 la Base que einmeraba los derechos y
obligaciones de los extranjeros fuW aprobada unan mocibn del
Delegado Sr. Ferndndez de Castro por la que se preceptuaba
que la Repfiblica, tenia el dlerecho de expulsardelpaisal extran-
jero que considerate pernicioso; acuerdo que mis tarde fu6
revisado despu6s de un extensisimo debate, quedando por con-
siguiente fuera de la Constitucion.
En verdad que no se necesitaba tal declaraci6n sobre todo
si habia de existir un articulo comno el que comentamos. El
extranjero para que sea pernicioso, esto es, gravemente perju-
dicial A la sociedad en que vive, es porque deliberada y conti-












nuadamente realize actors perjudiciales, y por tanto punibles,
(1) de lo contrario no se concibe el danio que pueda realizar.
Pues bien, en ese estado, cae ba.jo el peso de la Ley que castiga
a los deliucuentes, (on la circunn-tancia de poder ser castigado,
si el delito lo amerita a juicio de la Ley Penal que nos dicte el
Congress, con la pena de extrafiamiento, que puede ser tempo-
ral 6 perpetuo; pues alolida esta pena para los cubanos, por
las justas causes expresadas, no 10 estA para el extranjero con-
formne se ve en este artfulo.

ARTfCULO 31

La ensefianza primaria es obligatoria, y
asi esta, conto la de Artes y Oficios, seraii
gratuitas. Ambas estarAin cargo del Es-
tado, inientras no puedai sostenerlas res-
pectivamente, p)or career de recursos sufi-
cientes, Ips Municipios y la.s Provincias.
La seguinda ensefianza y la superior esta-
ran a cargo del Estado. No obstante, today
persona podra aprender 6 ensefiar libremen-
te cualquiera ciencia, arte 6 profesi6n, y
fundar y sostener establecimientos de edu-
caci6n y de ensefianza; pero correspond al
Estado la determinaci6n de las profesiones
en que exija titulos especiales, la de las con-
diciones para su ejercicio, la de los requisitos
necesarios para obtener los titulos y la ex-
pendici6n de los misnios, de conformidad
con lo que establezcan las leyes.
Consfgnase por este articulo que ]a ensefianza primaria A
Ia que se le dd carActer de obligatoria y gratuita correspond
al Municipio, y la de Artes y Oticios que sin ser obligatoria es
gratuita, correspond A la Provincia; haeiendose, no obstante,
1 Del latin pernicies, perdici6n, perjuicio, exterminio; de per extension,
v nex, nexis, muerte alevosa. [Roque Barcia, Diccionario General Etimo-
16gico.]














cargo de ellas, iutertanto no puedan anmbos organismos soste-
nerlas por carencia de recursos, el Estado, que sufragara los
gastos necesarios. Esta filtima disposicibu, dado el caracter
provisional que reviste, niejor qne aquf, debib haberse consig-
nndo conio disposicitn tl .nsitoria al final de la Constituci6n
entire otras que le son id6nticas. El hecho de que el Estado haya
de sostener dichas ensefianzas durante muchos afios, dadas las
coudiciones econimica actual de nuestras Provincias y Mu ni-
cipios, cuya consideracitn hizo al Sr. Sanguily defender la con-
signacibn aqui de aquel extreme, no creelos sea bastante cau-
sa para hacer desaparecer el earActer de transitoria de dicha
disposicibn, y por tanto su impertenencia en este lugar, donde
como decia muy bien el Sr. Bravo Correoso, solo debe figurar
lo que tenga carecter fundamental, y no envuelva problems
propiamente de gobieruo.
En lo que se refiere al segundo pArrafo se ha querido dejar
al Estado el sostenimiento de la segunda ensefianza y la supe-
rior, las cuales ni son obligatorias, ni gratnitas; permitiendo,
sin embargo que cada cual pueda aprender 6 enseiar ]a profe-
si6n que elija donde lo tenga A bien, exigiendose tan solo, para
el ejercieio de aquellas que el Estado declare que les son indis-
pensables titulos especiales, que 6stos sean expedidos por el
Estado, quien A su vez determinard las condiciones que se
requieren para. la obtencidn de dichos tftulos y requisitos para
una vez obtenidos, ejercer Ins profesiones A que se refieren.
De esta manera se ofrece mayor garantia A la sociedad, en
el ejercicio de determinadas profesiones, pues como deefa el
Sr. Berriel. auto de este artfculo, no se explica "que un indi-
vidno que tenga su titulo expedido por una escuela particular,
regida por la voluntad mnAs 6 menos inteligente, mAs 6 menos
ilustrada, de su propietario, quien puede estar principalnente
domninado por un propdsito de lucro, pueda ofrecer 6 la socie-
dad garantfas suficientes en lo que respect al ejercicio de la
profesi6n para que titulo tal le habilite."

ARTICULO 32

Nadie podra ser privado de su propie-
dad, sino por autoridad competent y por
causa justificada de utilidad puiblica, previa












la correspondiente indemnizacidn. Si no pre-
cediese este requisito, los Jueces y Tribuna-
les ampararin y, en su caso, reintegrardn
al expropiado.
ARTICULO 33
No podrA imponerse, en ningiin caso, la
pena de confiscaci6n de bienes.
ARTfCULO 34
Nadie esta obligado a pagar contribu-
ci6n ni impuesto que no estuvieren legal-
mente establecidos, y cuya cobranza no se
hiciere en la form prescripta por las leyes.
ARTiCULO 35
Todo autor 6 inventor gozard de la pro-
piedad exclusive de su obra 6 invenci6n, por
el tiempo y en la form que determine la
Ley.
Se lerivan los cuatro art:culos que anteceden del sagrado de-
recho de propiedad, y que considerado por la Cieucia political
como uno de lo( de rechos individuals del hombre, c'omo la ex-
tensi6n de su persona, al igual que sucede con el domicilio y la
correspondencia, se ha creido convenient consagrarlo como
tal derecho en las Constituciones political, A fin de garantizar-
lo contra, la arbitrariedad del Orden P6blico.
"El cumplimiento de los fines del Estado-dice A este res-
pecto el professor Santamaria- exige 6 veces la limitaci6n de
la propiedad individual en favor del mismo; pero esta limita-
ci6n ha de fundarse en los principios generals del Derecho,
que tienden A hacer compatibles los fines del individuo con los
de la sociedad, sin que los unos absorvan los otros. La Cons-
tituci6n political debe consignar la garantfa de que el ciudada-
no no estarA obligado a pagar contribuci6n que no se haya im-
puesto legalmente, ni podra ser privado del dominion 6 pose.
si6n de sus bienes sino por sentencia judicial, ni tampoco ex-










34

propiado de ellos por causa de utilidad piblica, sino concu-
rriendo ciertos requisitos por ciiya observancia deben velar los
tribunales."

ARTiCULO 36

La enumeraci6n de los derechos garanti-
zados expresamente por esta Constituci6n.
no excluye otros que se driven del principio
de la soberanfa del pueblo y de la forma re-
publicana de gobierno.

ARTICULO 37

Las leyes que regulen el ejercicio de los
derechos que esta Constituci6n garantiza,
seran nulas si los disminuyen, restringen 6
adulteran.
Lo determinado en este artfculo, asi como lo consignado en
el anterior, complementan hermosamente el prop6sito de nues.
tros constituyentes, en el reconocimiento de los derechos indi-
viduales. Nada mds just, despu6s de la consagraci6n de tales
derechos, que declarnr su inalterabilidad; asi como nada mAs
elocuente ni bello que la prevenci6n de que el reconocimiento
express de ellos,no envuelve la negaci6n de otros no Inenos sa-
grados, que correspondan al hombre en la march evolutiva
de la sociedad, A la vez que se reconocen y respetan las futu-
ras conquistas del Progreso en su desenvolviiniento de avanee,
so consigna como consecuencia que la omisi6n de un derecho
no envuelve su negaci6n.

SECCION SEGUNDA

Derecho de sufragio

ARTICULO 38

Todos los cubanos, varones, mayors de












21 aflos,tienen derecho de sufragio, con ex-
cepci6n de los siguientes:
Primero: Los asilados.
Segundo: Los incapacitados mental-
mente, previa declaraci6n judicial de su inca-
pacidad.
Tercero: Los inhabilitadosjudicialmen-
te por causa de delito.
Cuarto: Losindividuos pertenecientes
las fuerzas de mar y de tierra, que estuvieren
en servicio active.
ARTfCULO 39
Las leyes estableceran reglas y procedi-
nientos que aseguren la intervenci6n de las
ininorias en la formaci6n del Censo de electo-
res y demn s operaciones electorales y su
representaci6n en la CAmara de Representan-
tes, en los Consejos Provinciales y en los
Ayuntamientos.
Creemos que lo preceptuado en este articulo no es material
conscitucional. Y lo que mAs llama la atenci6n es que su
autor el Delegado Sr. Quesada, habia votado en contra de la
Base que declaraba el sufragio universal, por entender que di-
cha declaraci6n no debfa ser inateria constitutional. No nos
explicamos esta contradicci6n.
El sufragio universal es un principio concrete, es un dere-
cho conquistado por el hombre en las luchas por la libertad y
el progress; y conmo tal ha de conservarse Integro, rodeado de
las mayores garantfas. Como el derecho politico de soberanfa
y el individual de libertad. debe ser defendido contra todas las
contingencies del future: de ahb que se le consigne en los C6di-
gos fundamentals de las Naciones que los han conquistador.
Y lo propio no sucede con el derecho de las minorias que, si
bien se vB, es una alteraci6n del espfritu que inform el mismo
sufragio universal, en el que parece ampararse.














En efecto: el sufragio universal es el recurso que sirve A los
pueblos para hacer uso de su soberania; y de nada valdria ese
recurso si, estableci6ndose restricciones, conio las de limitar A
cada individuo el derecho de votar por todos los Ilamados A
representarle en el Gobierno, se le obliga A .ceptar otros Repre-
sentantes que no son de su agrado, por el solo hecho de desear-
lo una minoria mas 6 menos insignificant.
Aparte de que 6sto lo consideramos antidemocritico, no
obstante las valiosas opinions en contrario, lo estimamos
tambi6n ineficaz para el logro que se proponen los que tal
doctrine defienden.
Cuando una mayolra respectable desea imponerse, no valen
cuantas garantfas quieran establecerse en pr6 de las minorfas.
En las luchas electorales mis de una vez se ha probado este
aserto.
De diecisiete Representantes que puede elegir una Provin-
eia, restrinjase & cada e'ector el derecho de votar para que solo
pueda hacerlo por once: ello no serA obstAculo a que, si consi-
deran que hay candidates hostiles A sus principios, pongan en
juego cuantas combinaciones crean convenientesA fin de repar-
tir los 17 de su agrado en toda la Provincia. con la recomen-
daci6n A cada elector de su filiaci6n, de que vote por los once
que en la combinaci6n le correspond, A fin de que los 17 sean
votados, en el resultado final, por la mayoria de la Provincia.
Y si, pues, no es &sta la manera de realizar lo que se preten-
de con el irrisorio reconocimiento de las minorias; si solamente
es una ficci6n nacida del detalle de la elecci6n, ,A qu6, entonces,
hacerlo un precepto constitutional, que, hasta cierto punto, ni
estA ni puede estar sujeto A reglas fijasy cientificas? ,Qu6 base,
cientificamente just puede servir para sefialar el nfimero que
correspond A la mayorfa y A la minorfa? Solamente nn capri-
choso clculo.
Bajo otro aspect examinada la cuesti6n, tenemos, en el
misino ejemplo que hemos citado, que si la minoria llega a
alcanzar el triunfo de los seis individuos que por Provincia le
ha sefialado caprichosamente la Ley, bien pudiera resultar
alguna vez que, disponiendo de los seis con que cuenta, y nece-
sitAndose para la adopci6n de un acuerdo la presencia de la
mitad mAs uno, que en este caso serian 9, triunfaria indiscuti-
blemente en una votaci6n en que solo concurrieran, tres, cua-













tro 6 eineo de la mayoifa. Exti4ndase este cilculo al total del
Congreso,y tendremos la posibilidad de estar algfin dia gober-
nados por una minoria: esto 6s, anulado el derecho indiscuti-
lle de la mayorfa del pueblo, y con ello, el sufragio universal y
el sistenia representative.
No creemos, por tanto, ni podemos presumir que en las ti-
tAnicas luchas sostenidas, ya por la evolucidn, ya por las revo-
luciones, para la adquisici6n del sufragio universal, se haya
tenido present que la minorfa deberii star siempre repre-
sentada, no olstante la opinion de la mayoria.

SECCION TERCERA
Suspension delays garantias Constitucionales

ARTfCULO 40
Las garantias establecidas en los articu-
los d6cimo quinto, d4cimo sexto, decimo sep-
timo, (dcimo nono, vig6simo segundo, vig4-
simo tercero, vigesimo cuarto y vigesimo
s6ptimo de la Secci6n primer deeste Titulo,
no podrdn suspenders en toda la Repfiblica
ni en parte de ella, sino temporalmente y
cuando lo exija la seguridad del Estado, en
caso de invasi6u del territorio 6 de grave
perturbaci6n del orden que amenace la paz
piiblica.
Quisieron nuestros constituyentes en esta materla ser mis
conservndores que los niondrquicos nias prudentes. En Blgi-
ca y en Rumania no pueden snspenderse nunca, legalmente, las
garantfas individuals que consagran sus Constituciones. No
liagamos menci6n de los Estados Unidos, donde solo puede sus-
penderse el habeas corpus, y eso por las finicas causes de inva-
si6n 6 rebelidn. Pero nuestros legisladores, tomando sin duda
como ejemplo EspaFla, exceden 6sta en el poco escrfpulo de
respetar los derechos individuals, y como ella, permiten la sus-
pensi6n de un gran nfmero de garantias en situaciones deter-
minadas.












38

Y decimos que exceden a Espafia en ese poco escrdpulo, por-
que en aquella naci6n monarquica, donde no se reconoce la so-
beranfa popular sino A media, y los Suberanos irrespoisables
atan mi.s y nms A sue sfibditos ccmuo temerosos de que 6.rtos,
con plena convicci6n de sus derechos, les hagan abandoner el
sitial donde se consideran investidos del don divino para ahe-
rrojar la libertad y legalizar la tirania; finico inodo de seguir
explotando A los que por ceguedad sumisoN les obedecen; en
aquella vieja monarquia, repetimos, no estd, sin embargo, en
tre las garautias que pueden ser suspendidas, la inviolabilidad
de la correspondencia, y en el articulo que anotamos esti in-
cluida, por mencionarse en el vig6simo segundo. La Constitu-
(i6n espaiola no perinite que pueda suspenders la garantia
que establece su artlculo 16, que dice: "No podrtA ser procesado
ni sentenciado ningdn espafiol sino por .Juez6 Tribunal compe-
tente, en virtud de eyes anteriores al delito y en la form que
6stas prescriban," y aqui en la nuestra se permit la suspen-
sidn de eRe precepto, contenido comio esti en el artIculo 19).
Es verdad que por la Constitnei6n de Espaia, se pueden
suspender, en cambio, otros derechos, coluo el de reuni6,, el de
nasociaci6n y el de libertad del pensainieuto, cuyos derechos ja
min, por nuestra Constituci6n podran ser suspendidos; pero no
es esto bastante A atenuar la conduct de nuestros constitu-
yentes, que no debieron limitarse A cambiar algunos derect.os
de los que en Espafia pueden ser suspendidos, sino A destruir
esa facultad. aventajando, como en todo lo demAs se hace,
A aquella vieja monarqufa en el respeto A la Libertad y al I)e-
recho.
Pero aparte de estas consideraciones, que no tienen otra
importancia que la hist6rica., al establecer coniparaci6n entire
los pueblos A que se refieren, no creemos que existan fundamen-
tos cientificos ni politicos que aconsejen tanto celo por part
de nuestros legisladores en prD de la seguridad del Estado con-
tra el ejercicio de deteriinados derechos individuals.
Por ejemplo: seg6n el articulo que nos ocupa. puede ser
suspendida la garantia que establece el artfculo decinio quinto,
que dice: "Nadie podri ser detenido sino en los casos y en la
forma que prescriban las leyes." 2,Qu6 raz6u hay para suspen-
der esa garantia en ningfin tiemnpo? LEs que acaso se teme
que pueda haber una situaci6n en que se deba detener A un 'in-
dividuo futer de los easos le In ley y en forma que ninguna












39

leyvprevea? Eso selfa monstruoso. Es que en las leyes que han
de dictarse sobre detenci6n, no pueden prescribirse todos los
casos y todas las forms ya ordinarias ya extraordinarias? Y
si es asf, como no dudamos en sostener, ;,a qu4 entonces sus-
pender la garantia. individual, si tal conio estA escrita es la me-
jor garantia que puede tener ]a seguridad del Estado?
Lo propio que sucede con ese derecho, suede con los que
concede los articulos 17, 19, 22 y 24. Todos estAn sujetos A
leyes que han de regularlos; y con prever en dichas leyes to-
dos los casos extraordinarios que se temen, ya esth garantida,
sin violar un derecho individual, la seguridad del Estado.
En cuanto A' la forma vaga que reviste la filtima parte del
nrticulo que comentamos, la creemos peligrosa, por cuanto se
presta i varias interpretaciones. La gra ve pertribaci6n del
ozylen que menace la paz p6blica, es frase que, segfin el tempe-
raimento del Ilamado 6 apreciarla, puede sujetarse A error de
criteria; podrfa dar lugai-como elocnentemente deefa el Dele-
gndo Sr. Eudaldo Tamayo al impugnarla-" A arbitrariedades
gubernativas que debenos prevenir siempre, sobre todo en este
pais, necesitado de las garantias de la libertad y del respeto Ai
las leyes que el pueblo me dB en uso de su poder soberano.'
"Esafiltima forma del Proyecto-continfia diciendo el senior
Tama.yo-pudiera interpretarse eono en Esp fin se ha, inter-
preta.do la de su' Constitucind vigente, aplichndola en plena
paz, en provecho de interesadas miras del Poder, tendentes A
favorecer las ideas reaccionarias que informan su desacertada
political "
Y agregaba el ilustrn MAagistrado del Tribunal Supremo:
"Yo profeso el principio de que las garantias constitueionales
deben imantenerse, aun en los periods niAs perturbados, por-
que los gobiernos que tienen fuerza y apoy. en la opinion pi-
blica, disponen siempre de los medios necesarios para miantener
y restablecer el orden, sin recurrir A extremes contrarios lht
libertad y 6 los derechos de la personalidad humana, que nun-
ea deben ser mas respetados que enando los amlenaza la ciega
c6lera de las revoluciones injustas 6 la inicua represi6n de Ins
reacciones desatentadas."
ARTICULO 41

El territorio en que fueren suspendidas













las garantias que se determinan en el articu-
lo anterior, se regird durante la suspension,
por la Ley de Orden Pfiblico dictada de an-
temano. Pero ni en dicha ley, ni en otra al-
guna, podra disponerse la suspension de mAs
garantfas que las ya mencionadas.
Tampoco podri hacerse, durante la sus-
pensi6n, declaraci6n de nuevos delitos, ni
imponerse otras penas que las establecidas
en las leyes vigentes al decretarse la sus-
pensi6n.
Queda prohibido al Poder Ejecutivo el
extrafiamiento 6 la deportacion de los ciu-
dadanos, sin que pueda desterrarlos A mas
de ciento veinte kil6metros de su domicilio,
ni detenerlos por mAs de diez dias, sin hacer
entrega de ellos a la Autoridad judicial; ni
repetir la detenci6n durante el tiempo de la
suspension de garantfas. Los detenidos no
podran serlo sino en departamentos especia-
les de los establecimientos pfblicos, destina-
dos a la detenci6n de procesados por causa
de delitos comunes.
La lecture de este articulo nos confirm mis en las apre-
ciaciones que hemos emitido con motivo del anterior. Consig-
nandose aqnu lo que no puele haeer el Ejecutivo, se entreven
his facultades de que puede investirle la Ley de Orden Pfiblico,
Es decir: podra, si los encargados de dictar dicha Ley lo de-
sean, durante rija 6sta, desterrar A un ciudadano A menos de
ciento veinte kil6metros de su domicilio, y detenerlo por menos
de diez dias sin hacer entrega de 61 d la Autoridad judicial.! Es-
th de mns el decir que no puede declarar el extrafiamiento de
los ciudadanos, porque la garantia que trata de estt pena, y
que se consigna en el articulo 30, no es de las que pueden ser
suspendidas, y ya. queda dicho que en la Ley de Orden Pfblico
no podrA disponerse la suspension de otras garantias que las












consignadas en el artfculo anterior, cono tampoco, durante la
suspension. pueden declararse nuevos delitos ni aplicarse otras
penas que las ya de antenano establecidas por las leyes.
De todas maneras, prohibi4ndose por este articulo 6nica-
mente las demasfas que por la Ley de OrIden Pfblico 6 por el
Ejecutivo pudieran realizarse: auntienen oportunidad nuestros
futures legisladores, al dictar aquella Ley, de probar que aun
son pocas las demasils que secitan. Con ello obraran de acuer-
do con los principios de la Ciencia political modern y los fueros
de la Libertad.
ARTICULO 42
La suspension de garantfas de que se
trata en el articulo cuadrag6simo, solo ]o-
drd dictarse por medio de una ley 6, cuando
no estuviere reunido el Congreso, por un de-
creto del Presidente de la Repiblica. Pero
este no podra decretar la suspension mins de
una vez durante el perfodo comprendido en-
tre dos Legislaturas, ni por tiempo indefini-
do, ni mayor de treinta dias, sin convocar al
Congress en el mismo decreto desuspension.
En todo caso deberd darle cuenta para que
resuelva lo que estime procedente.

TfTULO V
De la Soberania y los Poderes pfiblicos
ARTICULO 43
La Soberania reside en el pueblo de Cuba,
v de 6ste dimanan todos los Poderes pibli-
cos.
Opinamos que estA de mis este Titnlo con el unico articulo
que contiene, despu6s de lo consignado en el 19 y de lo
referido en el Pre(mbulo. Es una repetici6n tan mnarcada, que
parece demostrar el deseo natural de aquellos legisladores,










42
files int4rplPtes, en este punto. del sentimiento popular, de
rccalcav el derecho de ser'soberano que tiene nuestro pueblo,
como si al no repetirlo nuchlas veres, temnieran su deseonoei-
iliento per parte de gentle extrarin,y por tantosu vulneraii6n.
P'nede verse lo que sobre esta nmterian heimos dicho al co-
nmentar el articulo 1.

TITULO VI
Del Poder Legislativo
SECCION PRIMER
DE LOS CUERPOS COLEGISLADOR ES
ARTiCULO 44
El Poder Legislativo se ejerce por dos
('Curpos electivos, que se (enominian "CAina-
ra de Representantes" y "Sena.do y conjun-
tamente reciben el noinbre de "Congreso."

SECCION SEGIJNDA
DEL SENADO, SU COMFOSICION Y ATRIBUCIONES
ARTfCULO 45
El Senado se compondr'i decuatro Sena-
dores por provincial, elegidos, en cada una,
para un period de ocho afios, por los Con-
sejeros Provinciales y por double nfimero de
Compromisarios, constituidos con aquellos
en Junta electoral.
La mitad de los Compromisarios seran
mayores contribuyentes, y la otra mitad
reunirdn las condiciones de capacidad que
determine la Ley; debiendo ser todos, ade-
mais, mayors de edad y vecinos det6rminos
municipals de la provincia.














La election de los Compromisarios se
hard por los electores de la Provincia, cien
dias antes de la de Senadores.
El Senado se renovara, por mitad, cada
cuatro afios.

Ann cuando estamos de ncuerdo en que In Clumara Alta 6
Senndo, no debe ser repetici6u de la Cdmara. Baja 6 de Repre-
sentantes, ni apoyarse en los mismos principios, puesto que no
es possible que el Estado sostenga dos 6rganos que por su parte
desemperien el mismo oticio-segfun la expresidin del tratadista
Bluntsehli,-sin embargo, no estamos conformes en que para
la formaci6n de aquella, que no deja ni puede dejar de ser una
representemcidn popular, se consider iuc paz nl pueblo.
Segfin el articulo que anotamtos, el pueblo no plede elegir
directanente los Senadores: necesita de intemnediarios para
harer nl desig'naci6n, y esto repungna labiertamentte con los
smnos principios democriticos que debe sustentar un pueblo
que no titubea en proclamnarse soberano.
En buen hora que se exigieran determinadas condiciones do
elegibilidad para' el cargo de Senador: que a mis de la edad
nmadura, se requiera posici6n econ6miiea y hasta political que
venga 8, darle el carhcter de conservador que se pretend; pero
de Asto, A privar al pueblo de la facultad de elegir directamente
, una part. la mis important, de Bss legisladores, en:quienes
luego ha de depositary su imprescriptible derecho de soberanfa.
es a nuestro juicio, acortar una inmensa distancia establecida
ya por un mar de sangre derramada por aquel pueblo en con-
secucidn de ese isinmo derecho que hoy so le arrebata.
.Por qu6 puede el pueblo elegir directamente un Represen-
tante y n6 uli Senador? .Se tenme acaso que en su desenfrenado
apasionainiento por lo que le es familiar, escoja los inds auda-
ces y no los mAs convenientes? Esto se remediaria con la exi-
gencia de determinadas condiciones de elegibilidad. Pero nun-
ca, jams, burlar el sufragio universal con el establecimiento
de una elecci6n intermedia 6 de segundo grado, que, despues
de todo, en la prActica, no resulta.mbs que una ridculna fleci6u,
puesto que al elegirse los Compromisarios, ya previamente se
le han seiilado los candidates que 6stos tienen que elegir, pac-
tindose el correspondiente compi omniso.














Dos, pues, son las finicas consecuencias de esta clase de elec-
ci6n: la de clear un nuevo Cuerpo electoral, que solo true dila-
"i6n y gastos; y la de mortificar al pobre pueblo dici.ndole que
no es capaz para hacer aquella eleccibn direct, aunque en la
pri.ctica lo haga indirectamente.
Bien se comprende que en las antignas naciones-excep-
tuando no obstante algunas como B4lgica-se exija pareeido
sistema electoral al que se impone por el artienlo que anotn-
mos. En los tiemnpos en que aquellas Constituciones se formu-
la ron, no se reconocia la soberanfa popular: era principio in-
concuso, para lograr la perpetuidad del Estado, lo. representa-
ci6n en 61 del eleniento aristocitico hereditario. 6 sea la la-
mada nobleza dco sangre, y en muchas parties, como comnple-
mento, el Clero. "Los dueiios de bienes de familia-dice $, este
propl)ito E. Burke en sus "Reflexiones sore la Revoluci6n
Francesa"-y los que ocupan un puesto distinguido en lasocie-
dad, prenda de bienes hereditarios, son los custodios natu ales
de dicha perpetuacidn.'
iPlero que diferencia de los tiempos en que tal escritor pen-
saba. donde una Iepfiblica, se veia destruida por un Directorio,
un Directorio por un Consulado y un Consulado por un Impe-
rio......, A los tiempos presents, en que el pneblo emplieza por
proclamarse soberano y en uso de esa mismia solerania se dh
su Ley orgafnica!
Raz6n tenia el Delegado Sr. Portuondo, cuando conbn-
tiendo el nrticulo que nos ocupa, llam6 inconsecuentes A algu-
nos de sus compafieros que el dfa anterior habian votado con
entusiasnmo en pri del sufragio universal, y ablora defendfn la
eleccibn de segundo grado. Inconsecuentes, si, mal que pese al
Sr. Aleman, que incontinenti protest del uso de aquella frase;
porque bien claro estaba, como dijo el Sr. Portuondo, que si el
program politico por ellos defendido, decfa que las dos CAma-
ras hablan de ser elegidas por el sufragio universal, realizaban
una inconsecuencia palpable al tratar despues de mixtifienr
dicho sufragio, estableciendo una eleccibn que no fuera. direct.
Y si el Sr. Aleman no estuvo, A nuestro humilde juicio, feliz
para destruir esa acusaciOn, menos lo estuvo al comenzar su
r6pliea, cuando, parodiando una c6lebre frase del girondino
Buzot, al ver desaparecer A sus compafieros de la Revolucion
francesa, dijo al Sr. Portuondo; "No son los republicans de
las Villas, no son las Villas, por niedio de sus Delegados los que














puedon quitar A S. S. el legitiino desco, el afMn que tienp, de vrp
hautizida su criatura, que concibi6 en moimentos deofuscnciAn
6 de delirios demag6gicos; no son las Villas, Sr. Portuondo; es
S. 8. niisima quien entierra u mnoci6in, nsi porla agresi6n usada
con sus compafieros que tanto le apreciamnos y reconocemos su
patriotism, coino por el cargo mismo que nos lanza de incon-
secuentes."
iCon que facilidad se entierran los principios, segin el senior
Aleman! Bastd, segfin lo expuesto, que se le agrediera con
una frase, para apartarse de los principios que defendierael
agresor. ,No es 6sto una inconsecuencia?
El Delegado Sr. Aleman, defendiendo el artfculo que co-
mentamios, decia: "La existencia de las dos Ckmaras no obe-
dece A dar representici6n A la aristocracia del dinero; lo que
hace es. la superior, impedir el ejemplo de la Convenci6n fran-
cesa, si sublime por lo que al progress human ha dejado,
horrible tambien por la tiranfa de la deinagogia." Y A 6sto
contestamos: La existencia de las dos Climaras no es lo que
se combate: ellas son necesarias y se complementan, viniendo
la una, la Alta, 4 ser el regulador de la otra. Lo que nosotros
conbaftimos es qne la CAmiara, Alta 6 Senado no sea elegida
directamente por el pueblo. No parece Ain6 que el Sr. Alenman,
huyendo de los funestos resultados de la Convenci6n francesa
que, como CAmara finica, su volnhtad no tenfa contrapeso,
cay6 en lo que cono renimdio at nquel nmal se estableci5 en la
misila Francia al advenimiento del Consulado: esto es, ]a elec-
(cidn por varimo grades del Cierpo legislative. Verdad es cque
el Sr. Aleminn y los que con 61 pensaron, no exigierou tal con-
dicion mnas que para el Senado en el Cuerpo legislative; pero
aunque asi sea son merecedores de que se les recuerde lo lue
con mnotivo de esa clase de elecciones inplantadis en Ia 6poca
del (onsulado frane6s. decfa Madame de Stail, en su obra Con-
siderirciones sobre lI Revoluci6n fi' ncesn: "Cuando la election
de los legibladores no se haceporel pueblo pmray directamente,
no existe el gobierno representative: en ella consist vnicamen-
te l libertad. Asi lo que importaba A Bonaparte era el parn-
lizar la election popular, porque sabla bien que es incompatible
con el despotismo."
Mr. Thibaudeau en su obra Del Consulado decfa tambien A
este respect: "El hecho de colocar en un Cuerpo intermedio
el derecho de elecci6n, dessnaturalizaf el regimen representative











46

Privando al pueblo denomblrr directaniniete iAsuslegisladores,
se le hacla indiferente al manejo de sus negocios y se apagaba
el espiritu national. Bonaparte opinaba contra las elecciones
directss"
Y Martinez de la Rosa, politico espafiol. de cuyas ideas
monArquicas nadie dudarA y que censura el demasiado libera-
lisino de los pueblos modernos, dice comentando el estableci-
miento en Francia, en tiempos del (onsulado, de la eleecibn
por Cuerpos intermedios: "A este extrenio se vino despues de
haber dado en el opuesto del voto universal: ahora se privaba
A los franceses de la elecci6n direct, la. mzs fiel v genuine para
expresar la voluntad de la naci6n; y la part que A 6sta se de-
jaba en la formacibn de los cuerpos legisladores, menos parecia
el ejerlc io de un derecho que una burla mal disfrazada."

ARTICULO 46

Para ser Senador se require:
19. Ser cubano por nacimiento.
2". Haber cumplido 35 afios de edad.
3". Hallarse en el pleno goce de los de-
rechos civiles y politicos.

Llama grandemente la atenci6n que para ser senador
hayan exigido nuestros constituyentes la condici6n indispen-
sable de cubano native, y no se requiera del mismo inodo para
ser l'residente de la Republica; cuyo cargo puede ser desempe-
fiado, segfin se vera en el art. 65, por un extranjero naturaliza-
do que haya servido con las armas 6 Cuba, diez afios por lo
menos en aus guerras de Independencia.
En verdad no se explica que pueda ser Presidente de la Re-
pfiblica quien no pueda ser Senador.
La finica causa quae nuestro juicio motive esta contradie-
cidn, y la cual exponemos como dato hist6rico, fu6 la de quo la
imayola de la Asamblea, en cuanto se referia A la habilitacidn
de los extranjeros para deterininados cargo pdblicos de im-
portancia, solo pensaba en un holnbre: en el General en Jefe del
Ejetcito Libertador; en el Mayor generall Maximno Gomez, do-
minicano de nacimiento, pero cubano y mAs cubano que mu-
chos, de coraz6 n.













Existfan an aquella Asaibllea enemigoios irreconciliables de
nuestro primer Jefe, desde los tiempos de li guerra;lojuzgabau
perjudicial, por su carficter eminenteimente iilitar, para regir
los destinos de un pals en plena paz; y de ahi que se opusieran
A todo trance A abrirle las puertas de la primneranagistratura;
fi cuyo efecto no perdfan oportunidad de inclinar todos los
preceptos constitucionales A la soluciid por ellos pretendida,
como sueedi6 con ese artifulo que Icomentanlos; ya que co-
nocian la existencia de un grand nminero de Delegados que, por
el contrario, amigo's y admiradores del gran guerrero. querfan
que, como en la gtierra. iudiera estar siemnpre liabilitado paxra
regir los destinos de un puis al que habia sacrificado la mitad
de su vida, derramando por su libertad. su sangre; y 6stos, no
pensaban nids que en la Presidencia, por lo que, unidos en
csmpacta masa cuando del Ejecutivo se trat6, no dejaron
triunfar A los que sostenfan idea contraria. Ternifnase la
Constitucibn: n6tase entonces la dualidad de principios A que
hemios echo referencia; pero ya era tarde. En la sesibn en que
pudo revisarse algnno de los dos articulos, las fuerzas estaban
parejas: se temlan, y ninguna acometib la empress.
Till fn el resultado de aquellas luchas de carter personal,
y las cuales, just es consign'arlo. fueron las fnicas entire aque-
llos patriots (lue revistieron dicho cariaiter; y cuyo sueeso no
es el unico en la historic de los pueblos libres, si recordamos
qute la (onstitunein de los Estados Unidos se hizo aiicanieente
Larna que gobernara su libertndor Washington.
Y es de notar que el (General (Giblez como el generall
Washington, una vez terminada la guerra, hizo p6blica decll-
racion, la cual ha venido observando, de que no aspira ni
quiele ning6n cargo pfblico.

ARTiCULO 47

Son atribuciones propias del Senado:
1. Juzgar, constituido en Tribunal de
Justicia, al Presidente de la Repfiblica, cuan-
do fuere acusado por la C imara de Repre-
sentantes de delito contra la seguridad del
Estado, contra el libre funcionamiento de











los Poderes Legislativo 6 Judicial, 6 de in-
fracci6n de los preceptos constitucionales.
29 Juzgar, constituido en Tribunal de
Justicia, a los Secretarios del Despacho,
cuando fueren acusados por la Camara de
Representantes de delito contra la seguridad
del Estado, contra el libre funcionamiento
de los Poderes Legislativo 6 Judicial, de in-
fracci6n de los preceptos constitucionales, 6
de cualquier otro delito de caricter politico
que las leyes determine.
3. Juzgar, constituido en Tribunal de
Justicia, a los Gobernadores de las Provin-
cias, cuando fueren acusados por el Consejo
Provincial 6 por el Presidente de la Repibli-
ca, de cualquiera de los delitos expresados
en el pirrafo anterior.
Cuando el Senado se constituya en Tri-
bunal de Justicia, sera presidido por el Pre-
sidente del Tribunal Supremo, y no podra
imponer A los acusados otras penas que la
de destituci6n, 6 Ins de destituci6n 6 inhabi-
litaci6n para el ejercicio de cargo pfiblicos,
sin perjuicio de que los Tribunales que las
leyes declared competentes, les impongan
cualquier otra en que hubieren incurrido.
4? Aprobar los nombramientos que
haaga el Presidente de la Repfblica, del Pre-
sidente y Magistrados del Tribunal Supremo
de Justicia, de los Representantes diplomfti-
cos y Agentes consulares de la Nacion, y de
los demnis funcionarios, cuyo nombramiento
requiera su aprobaci6n, segin las eyes.
5? Autorizar & los nacionales para













admitir empleos fi honors de otro Gobierno
6 para servirlo con las arenas.
69 Aprobar los Tratados que negociare
el President de la, Repiblica con otras na-
ciones.
grandee fu6 el debate que se suscit6 en la Asamblea con ino-
tivo del inciso 1 c en relaci6n con el parrafo 2 0 del inciso
3 de este articulo. En la base presentada por la Comnisidn
autora del Proyecto, A la par que no sesefialabanexpresamen-
te todas las causes por Ins cuales podia ser a.cusado el Presi-
dente de la Repfiblica, se decfa que si de la acusaci6n resultare
6 apareeiere responsabilidad criminal de carActer comnn, seria
puesto el Presidente A disposiciu6 del Tribunal Supremo.
Con muy buen sentido, A. nuestro juicio, deseeh6 la Asam-
blea esa base, sustituy6ndola por ]a enmienda presentada por
el Delegado Sr. Niiiez, cuya redaecidn es la misma que figure
en este articulo. Era necesario determinar en qu6 casos podia
ser acusado el Presidente por la CAmara de Representantes,
para, de esta manera, evitar tolerancias y atropellos, sienipre
perjudiciales; y por otra parte era l6gico y just hacer desapa-
recer la especialidad que se creaba por la Base, al sefialar coulo
fnico competent para juzgaral Presidente, al Tribunal Supre-
mo, cuando contra 61 se dedujera responsabilidad criminal de
character eoniun.
Si el Senado conoce eu primer t6rmino de la acusaci6n y
comno peua puede decretar la destituci6n, una vez dictada 6sta,
cesa el Presidente, como tal,en sus funciones, y al quedar como
un cinddadano cualquiera, 16gico es que como cualquier ciuda-
dano sea juzgado por el Juez 6 Tribunal ordinario que por las
leyes le correspond: bien sea un Juez correctional, 6 uno de
instrucciu6 6 una Audiencia Territorial. Ya no se juzga al
President: se juzga al ciudadano.
La Constituci6n de los Estados Unidos de Amirica que da
ignal atribuci6n al Senado para juzgar al Presidente y otros
funcionarios, dice A este respect lo que sigue: "la part con-
victa quedarA no obstante sujeta & ser acusada, juzgada, sen-
tenciada y castigada con arreglo & Ia Ley."
La Base desechada comprendia tambi6n otra parte que la












enmienda omiti6, y la cual decia: "De todo otro delito que no
sea de la infracci6n constitutional, el Presidente serk juzgado
por el Tribunal Supremo, previa autorizaci6n del Senado."
Esta part, que con tan acertado juicio crey6 convenient la
Asamblea desestimarla, sin duda porque con ella habrian de
erearse innumerable conflicts, dado que en la prActica podfia
darse el caso de que el Presidente fuera llevado al Tribunal Sn-
premo por un supuesto delito de character insignificant, sen-
tAndose on el banquillo de los acusados, sin haber dejado de
ser Presidente, esto no obstante, asi como el hlecho de no
bhaberse pernitido delilerar sore una moci6n presentada por
los Delegados Sres. J. G. G6mez y Portuondo solicitando se
incluyera un artfcelo por el cual se expresara que "el Tribunal
Supremo es el Tribunal competent para juzgar al Presidente
por los delitos que pneda cometer, mnientras ejerza el cargo y
que no correspond A la jurisdiceidn del Senado," y cuya de-
liberacion no se permit) porque, como dijo muy bien el Presi-
dente de la Coonvenci6n, Sr. M4ndez Capote, dicha moci6n era
contraria & una enmienda que se acababa de aprobar, precisa-
mente en contra de una Base que sentaba el mismo principio
que contenia la mioci6n; sin embargo de todo esto, repetimos,
]a Convenci6n, site dfas despu6s, aprob6 una moci6n del mismno
Delegado Sr. Portuondo presentada como adici6n A la Base
que trataba del Presidente de la Repfiblica., y cuya moci6n es-
taba redactada en parecidos t6rminos A la que fu6 rechazada
por improcedente por la Presidencia de la Asamblea. No se
explica esta contradicci6n.
Ie todas maneras, aprobada comen fu6 la tal adicidn,
segdn se verh en el art. 70, creemos que debib agregarse A las
facultades del Senado, la que se le reconoce por dicho artfculo,
y que consist en conceder 6 no autorizaci6n al Tribunal Su-
premo para que pueda ser procesado el Presidente de la Repfi-
blica por alg6n delito de carActer comnOin de que conozea aquel
Tribunal, y a esto, adicionar las niedidas que debe tomar el
Senado para evitar que el Presidente estuviera procesado yd aIn
vez ejerciendo sus funciones; pues ni en este, ni en el art. 70 ni
en niugn6n otro articulo, se habla de suspension del Presidente,
que solo, en este que comentamos, se habla de destituci6n 6
inhabilitaci6n.











En los comentarios que A la Constituci6n de los Estados
Uuidom, hace el eminente escritor John W. Burgers, en su obra
'(iencia Politica," dice al hablar del Senado como Tribunal de
Justicia, o1 que sigue: "Yo no creo que una recta interpreta-
ci6n de la Constituci66n reconozca al Tribunal la facultad de
arrestar al acusado y suspenderle de sus funcioues durante el
process. No pienso de modo alguno que tenga tal poder crun-
do el acusado es el Presidente."
Ignal aseveraci6n podemos hacer tratAndose dela nuestra.
plnes idgnticus razones nos asisten que las que influyeron en el
ilustre escritor.
Es tunibien de noutr que, segfin este articulo, el Senado no
puede juzgar al Vicepresidente de la Repiblica, en lo cual se
apart de la Constituci6n de losEstados Unidos; quedando por
eonsiguiente dicho funcionario fuera del alcance de los juicios
politicos.
V4ase adem4L., lo que, con motivo de lo consignado en este
articulo, decimos al comtentar el 70 y el 8.i.

SECCION TERCERA

De la Cimaiera de Representantes, su compo-
sicidn y atribuciones

ARTICUL)O 48

La CAmara de Representantes se compon-
drd de un tRepresentante por cada 25.000
habitantes 6 fracci6n de miis de 12.500 elegi-
do, para un period de cuatro aflos, por su-
fragio director y en la forma que determine
la Ley.
La Cianara de Represeutantes serenova-
rn, por iitad, cada dos aieos.
ARTICULO 49

Para ser representante se require:












1" Ser cubano de nacimiento 6 naturali-
zado con ocho afnos de residencia en la Repti-
blica, contados desde la naturalizaci6n.
2? Haber cumplido 25 afios de edad.
3? Hallarse en pleno goce de los derechos
civiles y politicos.

Este articnlo se encuentra alterado por la Disposicidn ter-
cera de las Transitorias, en tanto en cuanto hace distinci6n
6sta, de los natnralizados en general, y los que lo fueran por
haber servido A Cuba en sus guerras de lidependencia, 6 quie-
nes se computarA, como tiempo de naturalizaciin y de residen-
cia para la adquisicidn del derecho que se contrae este articu-
lo, el que hubieren servido en aquellas guerras.
Con dicha reform dieron nuestros constituyentes unia in-
completa satisfaccibn A la Revolcui6n. que en todos sus Codi-
gos consideraba conio cubanos nativos, A los extranjeros que
le servfan personalmlente. Pero afin asi, dicha refornia en
relaci6n con el articulo reformado, no es todo lo consecueute
que debiera ser con los principios sustentados por la Revoln-
ci6n, pues con la exigencia de los ocho afios de naturalizacido
y residencia A ;os extranjeros que en ella sirvieron, result
siempre que los pertenecientes A la iltima guerra, quedan pri-
vados del ejercicio de ese derecho, por cuauto al redactarse la
Constituci6n no tenfan los ocho afios exigidos, no obstante la
cominptacidn expresada; lo cual constitute una injusticia no-
toria, ya que diehos extranjeros debfan star equiparados en
todos los dereclos y deberes, A los encanos nativos; cualidad
que adquirieron y disfrutarou en la Revoluci6n, sellAndose el
pacto con la sangre que por ambas parties se derramaba en
defense de aquellos principios.
Y esta inconsecuencia es tanto mAs de notar, cuanto que
al discutirse la Base que did origen al articulo que anotamos.
se present por un Delegado de procedencia revolucionaria, el
senior Morria Delgado, una enmienda en el sentido de que el na-
turalizado que hubiera servido dos aios por lo m6nos, sln nota
deshonrosa en el Ejrcito Libertador, pudiera ser Representan-
te; siendo rechazada dicha enimienda por el voto contrario











53

de 19 Delegados de los 31 que tenfa la Convencidn. Y mis
tarde, yn terminada la discusi6n del proyeeto de Bases,se pre-
sent6 una mocidn firmada por various sefiores Delegados soli-
citando la revision de los acuerdos contraidos A la Base que
nos ocupa, y pidiendo se declarara que.los naturalizados de
referenicia pudieran ser elegidos para los cargos de Senadores
y Repreientantes. al igual une los cubanos por nacimiento,
hiendo tamnlbin rechazada, despu6s de haber sido defendida
por el Sr. Berriel "por motives de agradecimiento y exigencias
de la justicia," y atacada por el Sr. (uiberga, por estimarla un
privilegio en favor de los revoIllcionarios.
Es de notar que no figure en la votaciin el generall Rius
Rivera, hijo de Puerto lic sirviendo A la Independencia de Cuba; y que sin dnda no asistii
it la sesi)n para no influir con su p-esencia on la declaracibn
sobre derechlos a los extranjeros. Sin embargo no se tuvo en
ucentLi que un extranjero de naciniento; pero que habia ex-
unesto su vida por la libertal de Cuba. pudiera formal part
de aquella Asamblea que iba. A constituir la Nacibn; A, declarar
su Soberafda; A dArle su Ley fundamental; i rear los Poderes
pfiblicos, y no obstlnte ese inismio lRepresentanlte de Cuba, que
ostentabla nll la confianza de nuestro pueblo, no podrk una
vez implanta.da la Constitucriiu, former part del Senado eulba-
no; y A no sor por la tercera Disposici6n tran.iitoria., ni de la
Cianara de Representantes......!

ARTiCULO 50

Corresponde a la Camara de Represen-
tantes, acusar ante el Senado, al Presidente
de la Repuiblica y a los Secretarios del Des-
pacho, en los casos determinados en los p&-
rrafos 1" y 29 del art. 47, cuando las dos
terceras parties del nfinero total de Repre-
sentantes acordaren en sesi6n secret la
acusaci6n.

Es la finica atribucibn privativa de la CAmarade Represen-












tantes: las demAs le pertenecen como part del Congreso, don-
de es necesaria la concurrencia del Senado.
A diferencia de la, Constitucibn de los Estados Unidos, don-
de no se prescribe a mnanera como ha de proceder la CAmarai,
de Represententes para ejercitar la acusacitn. aqui se deterni-
na que solo puede hacerlo en los casos expresados y cuundo las
dos terceras parties del nfimero total de Representantes laacor-
daren en sesinb secret. Es deeir, no hasta que est~n presenites
las dos terceras parties del nfimero total de Representantes: es
necesario, para que la acusacion tenga efecto, que las dos ter-
ceras parties hayan votado d su favor.
En cambio, para ser jnuzgado por el Senado cualquiera de
los funcionarios que ante 61 haya sido acusado, no se exije de-
terminado ilmero de votos,-ni se determine que la session sea
secret; por lo que creemos que, t falta, de precepto constitn-
cional, ;uede aquella Cainara, en si RIeglamento, sefialar el
procedimiento qne debe seguirse en estos casos.

SECCION CUARTA

Disposiciones comnines i los Cuerp os
Colegisladores.
ART i CULO ) 51

Los cargo de Senador y de Represen-
tante son incompatible con cualesquiera
otros retribufdos, de nombramiento del Go-
bierno; exeeptuandose el de Catedrt tico por
oposicion de Establecimiento official, obteni-
do con anterioridad A la elecci6n.

No sabemios qu6 causes influyeron en la Conveneidn para mo-
dificar la Base del Proyecto. adicionAndole la excepci6n t qne
se reflere este articulo. El cargo de Ca.tedritico por oposician
de Estableeimiento official no sabemos que se diferencie. para
los efectos del principio que inform. este articulo, de cnalquier
otro cargo retribuido por el Gobiernoy quetambi6n haya sido














adquirido por oposicion 6 concurso; y entendemos que tanto
uno coilo otro. debfan ser causes de incompatibilidad para el
desempeflo de funciones legislativas. En primer hlgar, ten.
drfliinos A un cindadano disfrutaldo dos sueldos del Estado.
lo cual rechaza la Cieneia polftica; y en segundo lugar que un
(Catedratico de Establecimiento official, bien pudiera, por vir-
tnd de su magisterio, influir en su reeleceion; cosa que motiva
niiy principalientte el principio de incompatibilidad con ear-
gos de nombrainiento del Gobierno.
La Asamblen no discntid este particular, aprobando por
nna gran niayoria lae enmiendat que ( la Base. que no contenia
Ia excepciion, fue presentl(la )pour el 1'r. Sanguily.
En los Estados Unidos. por su ConstituciOii, )no puede ser
Represennante ni Senadorel que ocupe unempleo bajolos Esta-
don U1nidos. [nglaterra, entire otras incompatililidades que
rigan en las CAmniiras de los Comunes, establece: "la posesiOn
de cargo judiciales 6 de cnalquier empleo creado A partir del
25 de Octubre de 1705." Franeia. si bien exceptila de la regla
general. que reconoce, la de eieitos eimpleos, coino Ministros,
Subsecretarios, Embajadores, etc., y eutre ellos hace figurar A
los pIrobsores de Universidad, lo hace dado el cardeter de fun-
ciones interinas que se ejercen por virtud de dichos cargos, pues
as( 1o expresa con la frase "y deine s que dpsempeflen fun-
ciones interinas; cuny character no tienen las de nn ('atedrAtico
poi opoiri6n., que se entiende, es pernianente.
Adeinas por lIa ConstitneiaIn f'aueesa, no es retrilbuido el
carlgo d( IDiputado A la C(inmUr, iunlque luego por las leyes s(
asigna retribuci6n A sus servicios.
Espafia tadmpoco en su Constitucidn establece la excepcidn
A que nos referimos, ni la determine por las leyes electorales;
neountrAnidose solamente en la Proviniial y Municipal respect
A los iargos de D)iptado Provincial y Coneejales.
Por otra part, con arreglo A este articulo, pnede seer epres-
entate 6 Senador el que desem pefie otro cargo retribufdo,sient-
pre que no seao de nmbramiento l Tdohiern,): por ejeinplo, el
lque lo haya obtenido por elecci6n popular. Y control esta de-
termiinncian podetnos aducir las iiisanmas razones que plara. a
excepcibn A que autes nos referiinos.














Ahora bien: .pnede el Congreso, por virtud de sus faculta-
des legislativas, declarar otras incompatibilidades A mAs de
las enumeradas por l Constitncidn? Creemos que, si en ellas
se ajusta al espiritu que informaron las va declaradas, puede
hacerlo, inmitando o que han hecllo otras Naciones en Rasos
anAlogos.
Nuestra Constituci6n no hace otra cosa que prohibir A los
Representantes y Senadores que deseinpefien otros cargo re-
tribuidos que scan denombrainiento del (obierno, A excepcidn
del de (Ctedritico por oposi.i6n; pero no impideque se sefialen
por las LeyeS, otras prohibiciones, sobre todo. cnando siendo
dictadas dichas h yes por los propios interesa.dos, nadie mejor
que ellos estan facultados para liinitarse los beneficios que el
mismno cargo les otorga. No siiuede lo propio cuando se trata
de los derechos indi riduales, done, cono hemnos visto en el ar-
tfcnlo 37, se prohibe dictar leyes disminuy.hidolos, restringi6n-
dolos 6 alterdndolos; lo cual se explica por tratarse de garan-
tlas establecidas en favor do terceros que no tienen otra defen-
soi que el estnbleeimliento de alquellls mismas garantlas.
En Filincia no se sefialnab retribni6n por sn Carta Cons-
titucional A los cargos de Senadores y Diputados, y sin embar-
go. por una Ley del Congreso se reconocio aquella dotaci6n.
En Espafia no so exije por sn Constituei6n que el cindadino
que desee servir eon las armas 6 una nacibn extranjera nece.ite
licencia del Rey, y sin embargo por una Ley de las Cortes (1)
so prescribe aquel requisite y hasta se agrega que su omisidn
trae consigo la p)rdida de la calidad de espailol al eiudadado
que realizara aquel acto.
Teniendo 4sto, como antecedentes, y no olvidando que el
Congress estA facultado por el inciso 1. del art. 59 para legis-
lar sobre todo JlR os unntou de initers piblico; y por otra parte
que cada Cuerpo Colegislador, en su propio Reglamento, puede
exigir A sus miembros las condiciones que tenga A bien, en
tanto en nauto o se infrinja ningfin precepto constitutional,
vendremos A la conclusidI de que no es necesaria la previa re-
forma de la (Constituci6n, para que el Congreso pueda legislar
sobre incompatibilidades de los cargo de Senadores y Repre-
sentantes, respetando lo consignado en la Constituci6n. y
ateninudose A su espfritu y A Ios principios :le la Ciencia.

(1) C6digo Civil espaflol. Art. 20













Todo 6sto, por oI que respect A lo que en lo sucesivo pue-
de hacer nnestro (ongreso; que en lo que se refiere i las prime-
ras provisions de dichos cargos, asf coilo i las de los devils
de carActer elective, han de atenerse los elegidos A lo que la
Ley Electoral provisional dictada por la nisma Asumblea
Constituyente antora del artfcIlo que mnentamos, dice en su
(apftulo III. "Art. 3. El ejercicio de todo cargo pdblico
election es incompatible con el desempefio de cualquiera otro
cargo official retribuido de la Repiblica, asl conto con cualquier
otro empleo que laya de ser pagado con fondos del Estado, la
Provincia 6 el Municipio; excepttuadose, respect de los enr,
gos de Senador y Representante. el de CatedrAtico de estableci-
iniento official, por oposicOid. obtenido con altorioridad A In
elecci6n.
Los que, hallAndose en alguno de los casos referidos, fuesen
electors, no serii ardmit:dos al ejercicio de sum cargo sino des-
puIs de haber cesado en sus fincionles 6 empleos."
Y nada mAs elo.uente, para corroborar o1 que dejamos di-
clio respect al espiritu de nuestros constituyentes. en esta
materia. que la lecture del artnculo transcripto, done se ma-
nifiesta, de un inodo claro y precise, Ia interpretaci6n recta
que debe darse al preceptoconstitucional que nos ocupa: inter-
pretnaidn que le dan sus mismos ilustres anlores.

ARTfCULO 52

Los Senadores y Representantes recibi-
rtin del Estado una dotacion, igual para
ambos cargo, y cuya cuantia podrll ser al-
terada en todo tiempo; pero no snrtird efec-
to la alteraci6n hasta que sean renovados
los Cuerpos Colegisladores.
Si bien estinianmos just que A los Representantes y Sena-
dores se les asigne por el Estado lna reiimuneracidn por sus ser-
vicios, no asi encontramnos justificado que la dotaci6n sea
signal para almboscargos.
La retribnc:i6n debe estar en raz6n direct con el servicio
que la original, y asi, no es just que un Representante, que so-
lo tiene funciones legislativas y de acnsaci6n, goce de la misma










58

retribuci6n que un Senador, que A mis de las funciones legisln-
tivas, y Pn camlbio de la de aeuscidn. que nada, de extraordi-
naria tiene, puesto que no amerita reuniones esp(ciales ni en-
vnelve servicios extraordinarios, ejerce funciones privativas de
gojbierno y administraci6. conm sou las de aprobar los Tratn-
dos que negociare el 'residen(te de Ia Repiblicai; nprohar los
noinbramientos que ag'adicho Presidente dedeteriiiia.os fun.
cionariospfiblicos; utorizar los nacionales parn admiitir em-
pleos de otros (4obielros; y autorizar al Tribunal Supremo pa-
ra que pueda procesar al Presidente de la Reptiblica por alg-f6
delito comfin de qlie lquel conozca; y ejerce adeaLs funciones
judiciales. coino son las qe s ii enumlerann en los p)rimieros inci-
sos del articulo 47.
Y si en tudos estos casos especiales pnede ser convocado el
Senado sesi en extraodinarin. segin Ke ve en el inciso 2.0 drl
irticulo 68,ysedednee del articulo 70elaro estA que presta, n;a-
yores y 1Is inlportllntPs serviciosiun 1Senador que lun Represenl-
tante; y en la cantidad y calidad de servicios v\a envuelta la
cantidad y calidad de responssbilidad; por lo ennl delIa hil-
cer vnriar la cnuantfi de la retrib)i6n.

ARTICULO 53

Los Senadores y Representantes seriin
inviolables por las opinions y votos que
einitan en el ejercicio de sus cargo. Los Se-
nadores y Representantes s6lo podran ser
detenidos 6 p)rocesados con autorizaci6n del
(Cuerpo a que pertenezcan, si estuviere reuni-
do el Congreso; except en el caso de ser ha-
llados in fi'aganti en la comisi6n de alg'fin
(]elito. En este caso, y en el de ser detenidos
6 l)rocesados cuando estuviere cerrTado el
Congress, se dar~ cuenta, lo inmd pronto po-
sible, al Cuerpo respective, para la resolu-
ci6n que coresponda.
Es copia este articulo del 46 y 47 de la Constituci6n de Es-













pafia; consignAndose analoga doctrine en el articulo 14 de la
Ley constitutional de Francia de 16 de Julio de 1875; el cnal
aigrega que si un miembro de aimbas Cmnaras se halla detenido
Sprocesado al albrirse la legislature, debe ser puesto en liber-
ta.d y suspenders el process, hasta el t4rmino de aquella, si li
(Ainmara lo pide.
La Constitucidn de los Estados Unidos, no exige la nutori-
zacin de las C(imaruas para poder arrestar a cnalquiera de sus
miemnbros; pero en cambio establece que durante su asistencia
A las sesiones. 6 al ir A sus respectivas CAmaras t) al volver de
ellas. no puede ser arrestado ning6fn Representante 6 Senador.
a no ser por los especiales delitos de traici61, felonfa, 6 atenta-
do contra In paz, no exigiendo taiapoco la circUnstancin de in
fraganti.

ARTfCULO 54

Las Ciimarcas abriraili v cerrar n sus se-
siones en un misma dia, residirdn en una
misnia poblacion y no podran trasladarse a
otro lugar, ni suspender sus sesiones por
inm s de tres dfas, sino por acuerdo de ambas.
Tampoco podra comenzar sus sesiones
sin la presencia de las dosterceraspartes del
nfimero total de sus miembros, fi conti-
nuarlas sin la mavoria absolute de ellos.

No obstante la afirnaci6n temiinante del primer phrrafo
respect A que las C(Anarns abrir-n y cerrarAn sus sesiones en
nn mismo dia, debe entenderse que esto solo se refiere A las
ordinarias, pues el Senado puede ser convocado por el P'resi-
dente de la Repfiblica A reunion extraordinaria para resolve
algin asunto de los relacionados con las funciones privativas
de dicha CAmara, como lo prev6 el ineiso 2. o del art. 68, y en
este caso abrira y cerrarA sus sesiones sin tener en cuenta A la
CAmara de Representantes.











ARTICULO )o 5

Cada Ciiamara resolvera >sobre la validez
de la eleeci6n de sus respectivos miembros, y
sobre las rennncias que presented. Ning'in
Senador 6 Representante podrd ser expulsa-
do de la CA mara A que pertenezca, sino en
virtud de causa previamente deterininada y
por acuerdo de las dos terceras parties, por
lo menos, del nfinlero total de sus iniembros.

ARTICULO .)(

Cada CAinara forward su Reglameiito, y
elegirai entire sus miembros su Presidente.
Vicepresidentes y Secretarios. No obstan-
te, el Presidente del Senado solo ejercerA su
cargo cuando) falte el Vicepresidente de la,
Repuiblica 6 est, ejerciendo la' Presidencia de
la misma.

SECCION QUINTA
Del Congreso y sus atribuciones
ARTICULO .57

El Congreso se reunirA, por derecho pro-
pio, dos veces al afio, permaneceriA funcio-
nando durante cuarenta dius lihbiles, por lo
menos en cada legislature. Una empezar&
el primer lunes de Abril y la otra el primer
lunes de Noviembre.
Se reunird en sesiones extraordinarias,














en los casos y en la for-ma que determine
los Reglaimentos de los Cuerpos Colegislado-
res, y cuando el Presidente de la Repfiblica
lo convoque con arreglo i lo establecido en
esta Constituci6n. En dichos casos s61o se
ocupar'a del asunto 6 asuntos que motive
su reunion.
Cuanda se tratd por primera vez esta cuestido en la Asain-
blea, discutiendo el Proyecto de Bases, se aprobd, coino se pro-
ponfa en dicho Proyecto, que el Congreso s'e lreuniert una solal
vez al afio, por derecho propio, sin perjuicio de las sesiones ex-
traordinarias que por sus Reglamentos 6 por convocatoria del
President de la Repfblica tuviera necesidad d( celebrar. Pero
en una de las ims lim sesiones de lah Convenci6n, A virtud de
imoci6n de various sefiores Delegados. we revis6 lo acordalo.
quedando redactado el articulo en la forma transcrita.
La causn que inotiv6 principalnmente la revision, segfin el
decir del Delegado Sr. Juan (4. (46mez, que la defendib, fuW la de
evitar que estuviera tinto tiempo sin reunirse el Congreso, da-
do que por la Constituci6n se exige que muchas medidas tona-
das por el Presidente de la Repfiblica han de ser conocidas por
dicho Cuerpo para darles la definitive sanci6n, y de no reunir-
se aquel, porderechopropio imAs que una vPz al afio, se tendria,
6 qne tener en suspense aquellas inedidas, fi ocasionar los per-
juicios consiguientes en la demora A oltenerse la resoluci6n
definitive., 6 te.er siemlpre A aquel Cuerpo expuesto A ser ame-
nudo colnvoend(o A sesi6n extraordinaria.
Comuo quiera que el Sr. (46mez se refiri, al hablar de dichas
medidas .presidenciales, A snsp[ensi6n le acueidos de Ayunta-
mientos y de Consejos Provinciales; A suspension de (ioberia-
dores Civiles, y hasta de nombramientos de 6stos, creemIos que
no estA denmAs hacer en este punto una aclaraci6n.
El artfculo, tal comno estA redactado, asi como el que fun
revisado, se refiere exclusivamente al Congreso, esto es, A las
dos CAmaras formando un solo (uerpo; y de ninguna de las
medida.s referidas, citadas por el Sr. (46mez, tiene que comocer
la CMumara de Representantes; y de algunas de ellas, ni el
Senado.












62

Nosotros entendemos que el Presidente de la Rep6blica al
suspender un acuerdo del,Consejo Provincial 6 del Ayunta-
miento, no tieue qu de rle cuenta A ninguno de los Guerpos
Colegisladores, pues ademAis de que, ni por el art. 68. donde se
da al President uaquellafacultad, ii por e196 y ell108,donde se
seiialan los casos en que puede bater uso de ella, se determine
aquel procedimiento, es claro y terminate que solo A los Tri-
bunales se reserve "el conocimiento y la resolucidn delas recla-
maciones lque se prolmuevan coin motivo de la suspension;'
segfin literalmente He expresan los referidos ai ticulos 96y 108.
Por otra part, de la suspensid6 de un Gobernador, decre-
tada por el Presidente, solo toca monocer al Senado, segfin se,
expresa en el inlmero 13 del art. (8; y en cuanto toca al nom-
b rinientodeaquellos. preferille es career queen la iimprovisaci6n
se equivocara el ilnutrado Representante, queriendo. sin duda,
aludir A los nombrauientos, de Secretarios del Despacho, de
Magistrados del Tribunal Supreimo, ii otros de los comprendi-
dos en los incisos 8. C, 9. c y 10 del art. 68, pues en ninguna
parte de esta Constituci6i se faculty al Presidente para nom-
brar los Gobernadores en ninguna forma ni en ningfin
caso. Y aun a.i, respect A los nombramientos citados, unica-
inente los de Secretaries del Despacho dehen ser conocidos por
el CongreLo: los otros solo son de la competencia del Senado.
De manera que por las causes expuestas, no se justifica la
existencia de las dos legislatures; y tanpoco venjos otras cau-
sas que la aconsejen.

ARTftTULO 5S

El Congress se reunird en un solo cuerpo
para proclamar al Presidente y Vicepresi-
dente de la Repfiblica, previa rectificaci6n
y comprobaci6n del escrutinio.
En este caso desempefiard la Presidencia
del Congreso el Presidente del Senado, y en
su defecto, el de la, Cmnara de Iepresentan-
tes, a titulo de Vicepresidente del propio
Congress.












Si del escrutinio paraPresidente resulta-
re que niingun) de los candidates reune nma-
yoria absolute de votos, 6 hubiese empate,
el Congress, por igual nayoria, elegirA el
President de entire los dos candidates que
hubiesen obtenido inayor irnfiero de votos.
Si fuesen inds de dos los que se encontra-
ren en este caso, p)r hluber obtenido dos 6
mias caudidatos ig'ual ulllero de votos, ele-
oird entire todos ellos el Congreso.
Si en el Congreso resultare tambien em-
pate, se re)etird la votaci6n; y si el resultado
de 6sta fuese el lmislno, el voto del Presidente
decidira.
El procedimiiento establecido en el parra-
fo anterior se aplicard A la elecci6n del Vice-
presidente de la RepTiblica.
El escrutinio se efectluarl con anteriori-
dad A la expiraci6n del t6rmino presidential.
ARTfCULO *59
Son atribuciones propias del Congreso:
10 Former los C6digos y las leyes de
character general; determinar el rgimen que
deba observarse para las elecciones genera-
les, provinciales y muniicipales; dictar las
disposiciones que regulen y organicen cuanto
se relacione con la administration general,
la provincial y la municipal; y todas las
demas leyes y resoluciones queestimare con-
venientes sobre cualesquiera otros asuntos
de interns pfiblico.
Como se v6 por este inciso, no queda una material que por













su indole sea objeto de Ley, que no competa su regulaci6n al
Congress; cou lo cual se priva A los Consejos Provinciales y A
los Ayuntarnientos de la flaultad de legislar sobre iniigin
Iaunto, pues la latitud de la frase: "dictarlas disposiciones que
reg.ulen y oani'cau in r(n nto so relaciolne con 1 aldmiistr Ccidn
general, hn provincial .v In unincijmL deja A 1a potestad del
(ionlgleso encomendar 6 n6 A los otros organismios la regula-
ci6n de algnna nmateria.
Con 6sto, y coon decir el art. 93 quecorresponde A los Conse-
jos Provinciales, "acordar sobre todos los asuntos que concier-
lnan A la provinc i, y que, por hI (onstitucidn, por los Trata
ldo, 6 por Ias Leves, no correspoSnJ)l1n P It comipetencCia geoe-
ral dei Estudo 6 it la prirativa de los Ayvuntamientos," claro
estA que el organisnmo "Consejo Provincial" s6lo acordara so-
l)re los asunton que quiera el Congreso.
2 Discutir y aprobar los presupuestos
de gastos 4 ingresos del Estado. Dichos
gastos e ingresos, con excep)ci6n de los que
se inencionarAn mis adelante, se incluirAn
en presupuestos anuales y solo regirni du-
rante el afio para el cualhubieren sido apro-
bados.
Los gastos del Congreso;los de la Admi-
nistracion de justicia; los de interests v amor-
tizaci6n de empr6stitos, y los ingresos con
que deben ser cubiertos, tendrhn el car~cter
de permanentes y se incluirAi en presupues-
to fijo, que regird mientras no sea refornta-
do por leyes especiales.
Complementa Pste incisd, lo que se dispone en el art 60,
donde se sefialan las liinitaciones al Congreso parn la discusi6n
y aprobaci6n de los presupuestos; y ademins lo consignado en
el inciso 5 0. del art. 68 donde se express que eo al Presidente
&A quien toca redactar y presentar a] Congreso el Proyecto de
los Presupuestos anuales.
No expresAndose aquf, ni en los articulos relacionados, qub














Cgmara es la que ha de conocer en primer tcrmino de los referi-
dos presupuestos, quedu A voluntad del Ejecutivo el enviarlo &
la que estinie convenient, lo cual no secede eu otras Coustitu-
clones, como por ejemplo. ten l de Espafia y en la de los Esta-
dos Unidos, donde se determine lie sea la Anmara baja la que
ronozea en primer lugar, pasAndolo despues al benado.
(Corroborn. nuestra opini6n el texto del ineiso 5 S. del ar-
tikulo (i8.
3? Acordar emlprestitos, pero con la
obligaci6n de votar, al mismo tiempo, los
ingresos perlimaentes necesarios para el pa-
go de interests y amortizaci6n.
Todo acuerdo sobreemnpr6stitosrequiere
.el voto de las dos terceras parties del nfimero
total de los miiembros de cada Cuerpo Cole-
gislador.

Aunque A primera vista aparece que este inciso esta en des-
acuerdo con el art. 2 0. del Ap6ndice de esta (onstituci6n,
creemos que, lejos de ello, oxiste harmonia entire ambos; vinien-
do el uno fA ser coimplemento del otro.
En efecto: en el Ap6ndiue se diceque el Gobierno de Cuba no
contraera ningona denla pfiblivn si resultant inadecuados los
ingresos ordinarios para tl pig'o de los intereses y amortiza-
ciori definiti ra (d dieha. deudi. despues de cubiertos los gastos
corrientes del (4obierno; y como entire los gastos corrientes del
(obierno se encuentrnn los de interests y amortizncidn de em-
prestitos, segin hemios visto en el inciso anterior, done se ha-
ten figurar dichos gastos entire los del Congreso y los de la Ad-
ministracidn de Justicia: y como, pot otra parte, los ingresos
para cubrir esas atencioues tienen el character de permauentes,
segfin el misnio inciso, claro estA que lo que se prohibe en el
artfculo 2 del Apdndics, es precisamiente lo que no prev6 este
pArrafo que conlentanios.
De nanera que los ingresos ordinrijos A quee se referee el
Ap6ndice, son los que aqui se llanan perlmanentes; y, por tan-
to, si estos resultan inadecuados para tender A otra denda
pfiblica, 6sta no podrA ser contraida; con lo cual se repite la














pn ilit tia Y. Ia eai til)lejidlaell ete iIl ist) q tie unit 1(11lipa. colItra In,
dihljipiticit'l' (11 iiileStlai luicieudiiti

49 AnUfiar iiionod (letmriiaidu h mit
p~itr~)il loylV valori y denomiitnaci61.
S ItRegular vl SistPlila. (10 p)eSlS y Ite-
(Ii(18 s.
(j" DI)ictar (diSp)osii(ui s ll paS e~1Vl l ci ve6iit nu
V )itliot() del colniiiCVi( interior y exterior.
T l) Reiiiibr los s(vicios doe comullflica-
crilnes do fei'roczirriie:-s ail.lii( is, calim;iles y
1)uertt)s. cLreian l() is qiie exija la convenien-
Atri p~l1hca'
lI 'v tnv-to do Iii ses ilom preit j .ltaitl.. a 1 ftiat-a do esta matt-
rih. dofts taclisas, ciiiiesiielldiviltes At In IBisl) 1a. die hi1 SecciditII

Ios sett-ifvios (I.- colttifaiv;atiulIPs V- 108 (11' fiITOVOITHPX ynV idvi-

Ca ImillmOs. coaint Is y jnict'-os.- DfI )ch s do s illi st s fact-ott aprtl-
b~ados sin ) vlliin lida aLidllna. (1) I)DO dumlfitde duviadtnts qtii1( in
titise tot:ifll laos qn co,, Upi hi V0n1 ueiTcnviah pAiiva. (iie eXst-
ill otst ilwltisi 41114. alloit palift in .\s adiuiolli. I)01' h) iCoisiitri.-
ffijctc~or;i del iirticulado, st, iliendoso, ( !,oil ollo, dvCI Hiilite die slis

Inl11eva I o ;1i1)1.ii. 1 o nl )(') h li Asmi11111loa. (111('(10 salicioillidaC~)
ipiso filvi, Itt adivi(ImI.
Y si stC- tive i- Vieiitit qulo Int facidtalal (d'ot r Ij tiS teIrIro-
ttY-s. fit, uinkls y 111,1t~itiiImi. hit cttiit nittt aii ci I 'itient-tode Bases
witiv ]as pri Vtivt- s tise (its Ctmstlos I'P07 illc njIvs. (2) 'unyo pro-
pwiht o ilfil iistit-iiillti ftild dv illn titlliittida. tie] I)ciegadn sie-
Dot J. (V. (KieOiz. pil Ai illeiis) [til voi ltc liiiiltlivr 1.0 figiht pit el c
ni-twillo 93,):I doilde so oi()llito oSa 11trilmelliiIll, %,vildrCviIIos A ]a

C X e 4j hittcot del ic remil I(I cmiiios iiioh' y ilt..o

I VWase el Diiario Ile Sesitnes, ptgs. Dii) y 271.
2 Base Ii Ie la Seicci6iil del IProyceto tie IBases.















Verdadera importanein tieie A. nuestro juicio la modifica-
ci6n qu' dejalos sefiilada; porqInue ell o no f1i otra costa sinl el
trinifo. por sorpresa, de ni l grlpo de )Delegados q u a todo
trance qulerinal ulal l organ lisol provin cial. contra las ten-
deneias de otro grupo qi('i till vez fiando en sus propiias flerzas,
se cuid6 poco de ciustoditar el botin alcanzado en sns victorias.
D)eilinos 0 sto; porq111 itlcal'izitdo el trinnfo 1d' li nIlnyolria
coll el establein iiiltto de los Coinsijos Provincia.les a.ut6nolos,
cotmto se verfa en si oportillllidtad. 11o creyeron los q(Ile iquella
flora'labon, qute lt li lnorin. qi 1' eiI fulerls no ]eiib ell oznga,
iquoda iba, en g 'miin a i' guisi de oportiiidades en que poder
il)lroveehar el dlsido desli e Ios contrarios parill erinelltlit StiS COll-
(]qistas. ya Vque in r1colnuistar lo pterdide .
Cuanudo se tratd dlelas atrilmviones de los ConsIjos PIrovi-i
cinles, dindo se liu.efa im'cimnoil de lat facultad de create vias te-
rrestres, fluviales y miriitimins. oe omtiibati6 la Base. finicamen-
t, por la forlmi dh s( l redh cidn. Estia decia: "SV-rail 1itribucio-
lnes privativas del (Conlsjo I'rovinial, acordar solbre todas las
cosas ille, no oponillose A, l ('la ostitucii6. iAlas le yes gene-
rales, it los Trutados initerliiinonllales, ni a lo 110 oelrrespoIlIlll
como jurisdicei n pri'vativa dei los municipios, cOll('i(c u lll A. la
Provincia. tales como crtaeini y dota'i6on de establecinlientos
de instrur'ci6n pfiblica, servicios de benefi'encfa. vias terrestres,
fluviales y maritimiias. f orl initil de sus presupuestos y nom-
lraimiento y separaci6n dot sus empleVtdos." Entre otras en-
lliendas se presenlti uin dil Sr. (6i6ez que decfa: "Ser.Ail atri-
blicionles privativas del Consf-jo P'rovincial, acordar sore to-
das las cosas que. no oponii'ldose A lit Constitlicidil A las leyes
generales. A los Tratados itlternaciotales, ni A los que collrrs-
ponda como jurisdiicii'n privaitiva de los Mmutliipios, coLicier-
nu Ai la. P'rovincia." Y esta. fu aceptada por la Colllisiii aiu-
tora del lProyeeto, lIa Inal. ptlr lbo c del Sr. Bravo (.Correso,
dijo: "'Coino qliera ique lat eanmietlld del Sr. (6niez es ]a re-
prodnucci(ti literal del primer itluiso de la Base la. del I'royecto
presetttado por la. Comisi(in, 6sta tno tiene itnconvenuienlte, desde
luego, en nepltar la enmiendia dlel Sr. (G1nez, lporique aquella se
limits !i suprimii his iltilim Ihe:"us jqule son las que tratatn de
las facultades une podia tener el (Coisejo Provincial." Y asi,
sustituida Ila Base primitive por la enllienda del Sr. (d6imez
fu6 aprobada por gran nnmayoria.












68

;.Obedeufa esta transacci6n Ai que los autores del Proyecto
adinitfan que no correspondierno al Consejo Provincial, las
facultades que ellos primeramente Is atribufan? Creemos que
n6: creenmos qne ellos transigieron porque entendfan que dados
los thrminos generals en que se expresaba la enmienda, en
ellos estaban comprendidas aquellas y otras mns atribuciones,
mienpre que no se opusieran A la Constituci6n, A las leyes, A
los Tratados, ni correspondieran Ai los Municipios. Y cono en
realidad, no existia nada entonces en la Constituci6n que se
opusiera i que el Consejo Provincial tnviera la facultad de
rear vias terrestres etc., ii poditla suponer que despu6B In
(omisi6n encargada de redactar el articulado, viniera A intro-
ducir reforimas sustanciales, pues no tenfa facultades para ello,
de oali que transigieran con In supresi6n de aquellns lneas el
benefieio (le la buena redaccidn.
Pero lo que ellos no esperaban, sucedio: ina de las faculta-
des desaparecidas entire aquellas linens, se eneuentra luego
incluida entire las que correspondent al Congreso; y para inejor
evita.r el conflict de conpetencia A que 6sto pudiera dar lugar,
la Comisi6n de (orreceibn de estilo se encarga tambien de esta-
blecer nua modificacibn en el inciso 1 o del articulo 93, agre-
gando A las limitaciones que en la ennienda aprobada se ha-
efan en las facultades del Consejo Provincial, lade que tampoco
pudiera acordar sore asunto de la coinpetencia general del
Estado.
De todo lo eual deducimos, que ]a, ('onvenci6n, sin darse
euenta quizAs una parte de ella, priv6 A los Consejos Provin-
ciales de la facultad de crear camnins. canales y puertos; facul-
tad que solo tiene el Congreso; y lo ucal estimamos contrario
A los principios que informan la inisi6n del Poder Legislativo.
Si no se quiso da.r esa facultad al Consejo Provincial, ni al
Ayuntamiento, tampoco se debi6 dejar al Congreso, cuya mi-
si6n debe consistir sinplemente en legislar y noenadministrar.
Bien estA que regule sobre dichos servicios; pero que no cr6e
caminos ni canales, cuya facultad debfa corresponder al Poder
Ejecutivo, que es el mins autorizado para conocerlasexigencias
pfiblicas.

8? Establecer las contribuciones 6 inu-











69

puestos de caracter national, que sean nece-
sarios para las atenciones del Estado.
Por virtud de este inciso queda en libertadel ongreso para
establecer las classes de contribuciones 6 impuestos que tenga
por conveniente, pudiendo ser por tanto directs 6 indirectas,
6 ambas a la vez y en la forma que a bien se tenga; sin otras
limitaciones, en el modo de imponerlas. que darles cartcter nn-
cional, esto es, de aplicaci6n en todo el territorio, a diferencia
de las otras closes de impuestos que pueden imponer los Con-
sejos Provinciales y los Aynntamientos con arreglo a las facul-
tades que respectivamenete se les concede por los articulos 93
y 105; y ademnAs ajustarse en su ascendencia. 6 ]a ascendencia
total de los gastos que originen las atenciones del Estado,
Kegin se desprende de la frase final de este inciso.
SPor la ('onstituci6n de los Estados Unidos se establecen al
(ongreso. A mAs de las sefialadas en el pArrafo anterior, otras
limitaciones, pues se exije que la contribucifn direct se repar-
ta con arreglo A la poblacidn (1) y que la indirect sea unifo0-
me (2) esto es, que el inpuesto sobre un articulo, sea el mlismo
donde quiera qne 6ste se encuentre. AdemAs por dicha (onsti-
tuci6n se prohibe que se pueda inponer contribuci6n 6 dere-
chos sobre artfcunlos exportados de cualquier Estado. (3)
Aunque pot este incisono os faciultaal Uoigreso ),I a regular
l fornia de lbcer la cobranza de dichls contribuciones 6 im-
puestos, no estAi privado de dichai facultad, otendidos los tEt-
minos generals y explicitos del inciso 1.0 de este mismo artf-
culo; facultad que le es propia y cnyo uso es absolutamente
necesario A los efectos del artfculo 84.

9? Figar las reglas y procedimientos
para obtener la naturalizaci6n.
V6ase lo que sobre esta material decimos 1a comnentar los
urticulos 6.0, 7. y 8.

(1) Parrafo 3, Secci6n 2 y pArrafo 4, Sccci6n i del articulo I. [Constitu-
ciOn de los Estados Unidos de America.
(2) Pfrrafo 19; Secei6n 8', art. I.
(3) Pfrrafo 5, Secci6n 9,art. I.














10 (Conceder annistfas.
11 Fijar el linliero de las fuerzas de
mar y tierra, y determinar su organizaci61u.
12 Declarar la guerra y aprobar los
Tratados de paz que el Presidente de la Re-
pfiblica hayaa neg'ociado.
Dedicese de este inciso, relacionado coil el 1T del artiulo
(6, que ain ciiando el Presidente de lai Iepfiblica tiene faculta.-
des porn'i proveer A lal defense de su territorio, y disponer de
liis fulerzis de iiar y tierra, sin emibarg'o, la declaraci(n de
guerai, coirrespindc flicnietiente al Cog'lreso. Es decir, el I've-
sidente pliede eniprendeir iun gueri- defensive, (nando vea su
territorio iamencnilzado 6 en pelligro el orden interior, sinl necesi-
dad de previai de(lriarcidn del (ongreeso, unique con la obliga-
cidn de darle celinta. si estnviere rei uido, 6 en veso contra rio,
roillvocrallo sill diiieoill' pail' que resuelvi: pero la guerril of(ll
sivai soIlo i)ide decUl'rrlii el Cicigreso. En un yr otro c:aso,
el Piresiidlnte sideline ll esl el neargado de lhamerla, coLmo .Jefe MnI-
preio de las fnerzas de nmar y tierra. (1)
Ell culillto se refiere A los Tnrtndos de Paz.corresponlde, o-
nos e v4 en este inciso, negoviarlos, ail Presidente, debiendoensle-
guidta, moillterllos il ('olngreso. quien podiA iprobarlos 6 rechll-
zairlos; piles nii cuaiL o en este ilniso solo dice ajirobar. ello
hIl de enteinders olno se entiende el pilirafo (i ? del aiitiuilo
-47, ein rciunto dice (que el Senado tiene la facultad de aprolbar
los 'ittndos que legociare el Presidente de la epdblica coln
otiras nacionles, lue desplies, al hablarse delas atribuciones del
I'residente. se dicel cn el inciso 7 del articulo 68. (uie no ten-
driin vnlidez ni olligarmiin a lln Repiblica los Tratados qne cele-
braive el Presidente con otras naeiones. que no tuvieren la.
aprobatidn del Senailo.
Adenims. c.aindoii se (liseutim esta ilnaterin por la C'onvell-
cidn, el I)Delegado Sr. Villuendias iprpuso que se sutituye'ra la
palabra nplrohmr, por ht die ra-tificnr,, lu que fui impugnlado por
el Sr. Ilius Rivera mliemiliro de la Coniisisdn au ntora del Proyec-
to, porque entendia, que ron la palabra ratificar, casi se olli-

1 Viase el referido art. 68, inciso 17, de esta ConstituciOn.














gal nia1 ( ugt'.so Ai ae.' t In litti pi ti t' Iidt-'ttt y f'8t
no ema m'1 tiKsette d'Jo ] tiaision, que tqierioh tjue ci (etitig-esi tit
'itetti ftavu to' 11-il, inui a I 6 desapnm hm) 'I titi b do it te az
(tile jttaiierti legttciai' el 1Preitdeinito.

J, I faultitt tll.qeo t-i 'ste ileit, 0 t'utltji'e Io'ih'tifalt-i do' t in
Jtlepbilietu do' tlegtlt'lihr l dottsti tie pazt. Iiitlia Slt) titititith
ltr' Inls qo que ht'e velluttt'tiiera l. Iitit)o p a 'ii i e ll 0 i'tit'ti


6.to De It s 1t it tiiidts tra taos ill ititteita jut* o u1ilo4it'ttie r n ia.toll





oIlli. I"'leo tie do Sgit'N-'t o tecitti it. e'1t,~ii d-' otlis a-it ti tlticllth,
fatltaiquo tiee tjtlebrl ti o ataI's otrtts at ft-allas tiyI (111 h;tsle pttez









Vq ('1 te'r.ice ) o1'inotdlel 6('811 (I'stitim do S, foalleyz-


ttts io. NIolitit (lilt-' 1 t11 1lto i'esp to(il-tt a it gh i a titet iev ('sii l'u


.4l, ple' set'e teiutijtta'a v s tie littt s t'll d sot1Is48 tl v ( vll 8t'
f:I~icul L~~ltlidcs de line fintan, oil otrftjll ;it Cl lihis de Ill Oms. i)lIc Sn.
18 sig De "'. g- I 1,1lC (' por med(1i811111 dei Illi n d lelv (lSll

la Ewpflbltl Ilica ell1 (-11.I casodo plevI Pesien














maci6n, de que no siendo definitive. la falta del Presidente
esto es, siendo temporal. la sustituci6n durard solamente el
tiempo que dure aquella. Por tanto entendemos, que si por
filta temporal del Presidente j del Vicepresidente entra el sus-
tituto designado por el Congreso A osupar la Presidencin,
tendria que dejarla 6 cualquiera de aquellos dos funcionarios,
en quien hubiera cesado la causa de la falta temporal, si es que
se estaba aun dent-) del period presidential que lepertenecla.
Por otra part, si la fdltl. del Presidente y del Vicepresi-
idente es definitive, I.seguiii el snstitntt designado por el Con-
greso e0n fhnciones dle Presidenite, listo la terminaci6n del
pjirfodo, 6 po(dr el Congreso convocar uuevas elecciones presi-
denciales? Creemos que lo priimero serib la interpretaci6n miAs
recta del inciso que comentamos(, pues de lo contrarto se hu-
bieva dicho, comni In;le la Constituei6n de los Estados Unidos,
que el nfuncrionari que design el Cougreso, desempefiari el
pesto hastn qne cese la incapacirdad 6 s elija un Presidente.
La ley de 19 de Enero de 1,88( dictadn por el Congreso do
los Estndos Unidos, A virtud del 1pr)e(:e)to constitutional anui-
logo A, este (qie colmentailos, desigina al Secretario de Estado,
al del Tesoro, ol de (Gnerra, al Attorn-vy-General (Secretario de
Iusticia), al .Iee general de (orreos. al Secretario de Marina y
il del Interior. como los funcionarios que en tales casos y en el
orden transritos se encargarian de la Presidencia hasta que
desapareciese la incapacidnd 6 se eligiese Prcsidente.
Otir omnisin qne se nota en este inciso, y ai la que damos
inmportancia, ya que no estA suplida en ningfn otrolugar de la
(onstituci6u. es lo que so relieve i quien ha de decidir cuando
existed 6 cesa la incapacidad del Presidente y Vicepresidente.
En los Estados Inidos tanpoco se lime menci6u de aquella
facultad, ni sabemos se haya presentado el casoen que hubiera
sido neeesario so uso. El tratadista Burgess, entiende que
dichafacultad debe residir en C('ongreso. ya que su decisi61
imede envolver consecuencias i)oliticas graves, y estar esta
soluci6n "mhs en harmonic con e espiritu do nuestras institn-
ciones." Nosotros, por el contrario, creemos, que la decision
de incapacidad del Presidente y del Vicepresidente. debia co-
rresponder al Tribunal Supremo, pues se trata de una cuesti6n
puramente judicial, aunque ella envuel va consecuencins politi-











cas; debiendo. no obstaute, mijetarse dicha decision A las eyes
que sobre la niateria ha.ya dietado previManente el Congreso.
De manera que el Congreso puede legislar diciendo que son
(ausas de incapacidad. la demiencia, l. imnbeeilidad, la prbdiga-
lidad, etc.; pero finicnmente al Tribunal Suprelmo debe corres-
ponder la, facultad de decidir si l1 Presidente de la. lepfblica 6
el Vihepresidente se encuentran en alguno de aquellos casos, y
eniplear para ello, el procedimniento que las eyes detrmininen.
ARTf(IULO 60
El Congress no podrd incluir en las eyes
de presupuestos, disposiciones que ocasionen
reforms legislativas 6 administrativas de
otro orden: ni podrA reducir 6 suprimir in-
gresos de car6cter perinanente, sin estable-
cer al mismo tiempo otros que los sustitu-
yan, salvo el caso que la reducci6n 6 supre-
sion procedan de reducci6n 6 supresi6n de
gastos permanentesequivalentes; ni asignar
AI ninguin servicio que deba ser dotado en el
presupuesto annual, mayor cantidad que la
propuesta en el proyecto del Gobierno; pero
sf podra crear nuevos servicios y reformar 6
ampliar los existentes por medio de leyes es-
peciales.
Este articulo viene a6 vom)plementar lo dispuesto eu el inciso
2 dei artieulo anterior, que ya hemos anotado.
SECCION SEXTA
DE LA INICIATIVA Y FORMACION DE LAS LEYES,
SU SANCION Y PROMULGACION
ARTICULO 61
La iniciativa de las leyes se ejercerd por
cada uno de los Cuerpos Colegisladores indis--
tintamente.















te os 4ie debi6 a gi-ega s': -6 n po el P -esidete de M I? (ic-
prlblica en Sot (4114)."
('ln~o II I o tendiej II) o.(.,Isii (It I id ll II I Istild it]r4-I nit. 68, vo-
rlet 401li4 Ii' il Ilvidnte de Ia lii Iii II! (b('lii tic otas tii blic iii-
lie ie ceo nita -)elar 1C('ongi cso In ;ldopi(-inl fl his kt.ts y rIesohiu-
Cionc.S (pipi(c ei-ye ueeps' .1(7-h) 6lil(tps y c-iio idi el diehoantl*iil-




14iit\~, ILII) niel inf ll o itro se prescribe lit forma elll tite Ila de presel (:(,
tal. diiohals.1 6Py's () re'54liiciolhits. Ilii 54e de111 Coi(iig-f'eso epivX~iitti
Ilii iiifi-ificititeiitv lit titchitl tie i(i'i1iI0ii via Ii esta (lul se~
reseivo, al 1'iesjidette Ia ii (1tei-IliiliMllj de laf LIllitisllia. 141(14idiend.
por1 ColliSI'4illeljii. prv,elitnli I iijilhlis Iliji lit forma ('e vertdade-
roS jii'iyvitos de' It-y ImieiI4ldI) (,it ei-te vlus, iiso devl Vdi41ii'llt
biviiiativa, -oiolo plidieia t ha-eu-lo 4-flit uieia dec los Unerpos GOi-
legislad4lIPs.
MenoS exj1Ii ta Cl elk este p)11 lt)) VS Ii'41 e in CoSitt iCi 11 dei' los Es-
t:lds Flid 411)lI1k solampitiiftt Sp dii (l' e111)'l PIrpsi' di'itf( Itcpo-
7nc1ndn7)l7r 1 1 ('ongrcso his owdidns qie c-c~crc Iwe esa u-ins v fiti-


J'ohn .1014 X'. ll Itgess, Diwnno de' ab tVntoill dte ielnvieja
PlfItiva eli Co 4 l ( ielltl uhijversja;ozo ie' Niieo N York, ell c ii4 so()111
"Cionicill 14iltIifle y D)'leciu) ( hiisttitlit-iin 41111 painlo dive
Cot1l aq l uillo ti )lo qIa 1 sigille: I la Cll'0t4tl 141011I (d1e los Estii
dos 1 tldos) ioi iecc conelceder at I el-'Mifleiite lIi. lItllic al ivi. de14ll
S1c4's, iii exiglir (ili'e1lr4 414 al iiigr'5) aiel-vla delt Sttldt 1e
lit, I i(Il y6 hiv, recolnicndlc hiS MWWOH his qatj777zgocI ncuSl-s -isV
V07l P71ienlfAs:- "NO 1i1101il-i~eg--]ii Iiiign Ylltit IhiiVoi
:iiitoil-imi~i451 (oll4titticioiliil 10111 jqb' e1 I'Preiden'ItL pueido pv--
slellifi ii 11 '(iligin-u. p4l'ly441Is dc4 Ivy ('i to(',i rgl.fIi--

ic 0}l t'eidexitic estli t4)lilil ]iiiii i4441-vlivilda1i. las itcl leids P14'e

'Nolel hh)l4 Coll 04ivellienefil ie 'Iti Si oulopcidIi. sill f'IltliVa ell (14-1,ilt's
ii I4'li10 lah fot-ilIli, no) Ie 1)ivii df Ia ftvi-iltald lie iliciiitivil, jillv
sietoipie thou', iiiilie~ll~lo i-esiltllv -oiiii diet' ItIiiugoss, him' 'sin,
41j1(l4'1livii eli i'xpoiiiii'i hi i'iililendoi~ii.il 54e (114('I Iii, valreola dl'
liti ((lgan ii i 'e4t~ivo 1111 lo lepewn454iteen his Illu(ii-1as, ellearigli-


va iirairlI. 11a jinfliwncja efeeti vi del PrIes-idenlte.(












i)e toias Imaiierls, l i illiciativa.del 'Prsidente estA reco-
nocidai, por 1u1.n1Ara Colnstitiio6n inIs explf la de los Estndos I'nidlos, pines donde ellos diel l rpoinllendail
n1e0didi ld6cimos nlos trots re'omendr !in ii a0ndoprion do lopps y
r'Pol]ri'ion7)s y plOr talt"I I''3t l(INos. qule, illli qlie 110 C( co sigall dit
'II este inciso tal faCcultai e.stailndo reconoc)id, (vo1io lo estii O u
Pl inciso 4 =. del art. (i, ipuede I Plreesidente incer uso de ellai
vn la fioriilaii (iletegiln por 3on0veniente, y por eiertosin el tenor
jlne iplnlltal, Ilrlgess, ipol'que es tle voiisidi-r.arse iuie ignalos
c(lollis'lolleiiis se (ltobtell riiln c n lll f'll clIso e un1111 prIoyvcto de
I'N ell f Lorni, qule (coln el de u11n1 simple ree llonm ld rion do mIv-
didLls.

ARTICULO (62

Todo pr]y(ecto lde ley qIlu hwiyv (obtenido
1; n;r()l)obai dn e aniboWs (Cuer)os C'olegisla,-
dores, y today resolicion de los iiisinos (lq
liaNy de ser ejeentada po( r el Presid(ente d
la. lep)lblicea, debert u ]n preseltarse 8a este )arai
su saici6n. Si los aprueba, los autorizara
desde lueg()o, devolviendolos, e otro caso,
coln las objeciones (le Iiciiee. al CIner)po Co-
legislador que los hubiere lr'opluesto; el cnal
consigiiiara las referidas objections iintegra-
nmente nI aLCta, discutiend(o de iuevo ( e pro-
yecto 6 resolncidn.
Si dlspul s de esta discusin1. dos terce-
ras parties del nluiero total delos miiembros
del Cuerpo Coleg'islador, votaret n n11 favor
del p)r()yecto 6 resolucidn, sc pasarn., con Ias
objeciones del lPresidente, al otro Cuerpo,
que taminbidn lo discutirA, y si p)or igrual mna-
yoria lo aplruel),, sera Iey. En todos estos
casos las votaciones serAu noninales.











Si, dentro de los diez dias habiles si-
guientes A la remisi6n del proyecto 6 resoln-
ci6n al Presidente, 4ste no lo devolviere, se
tendrd por sancionado y sera ley.
Si, dentro de los filtimos diez dias de una
legislature, se presentare un proyecto de ley
al President de la Repfiblica, y 4ste se pro-
pusiera utilizar todo el trmnino que, al efec-
to de la sanci6n, se le concede en el p)rrafo
anterior, comunicara su prop6sito, en el
mismo dia, al Congreso, a fin de que perma-
nezca rennido, si o) quisiere, hasta el venci-
mniento'del expresado( t6rnino. De no hacer-
lo asi el Presidente. s- tendrai por sanciona-
do el proycto y serA ley.
Ningfin proyecto de ley d sechado total-
mente por alguno de los Cuerpos Colegisla-
dores, podra discutirse (d nuevo enlahmisma
legislature.

El proddinliento que por este a.rtf!ulo se establece para la
6Bnesis de la ley, es aiinlogo al que sKfiala, In. Seci6n 8. 3 del
artfculo I. de ]a Constituiidn de los Estados Inidos. Sin
embargo n6tase eiitre ainbos una peqnefia diferencin. que por
su fndole tona el cardcter de notable. Nos referinms al pro-
yeeto de ley que se presentare al P'residente en los filtimos
diez dias de la legislature y &Ate se propusiere utilizar todo el
trrmino al efecto de la sanci6n. Por la Constituci6n de los Es-
tados Unidos, si el Presidente no hubiera devuelto el proyecto,
por estar suspendidas lassesiones del Congreso. no pasarA A sie
ley; y enilanuestra.como se ha visto, se exige al Presidente que
comunique en el mismo dia en que lo recibe, so prop6,ito. si es quo
pretend ntilizar todo el trmino, para on e ste caso, decidir el
Congress si ha de permanecer reunido hasta el venciniento de
dicho t6rnmino. Si el Presidente no comunicara sn prop6sito
en el mismo dfia, se tendrd por saneionado el proyecto y seri
















ley; con lo cual han querido evitarnuestros cointituyentes,que
se deje para una pr6xima legislature. la sanci6n de una ley
aprobada por el Congreso, tan solo porque el Presidente de la
lepiblica, aprovechlindose del tirmino que la Constituci6n le
concede para que pueda presenter las objeeiones que le sugi-
riera enalquier proyeto, se tomiara todo el t6rmino dando lu-
gar a que el Congreso cerrara sus sesiones, no pudiendo por
tanto deliberar sobre aquellas objeciones.
L6gico nos parei e el establecimiento de ese requisito, por
uianto tiende A evitar el also que de una ficultad pudiera
hacer el Presidente.
El lunar que notamios en hl redaceidn del paraft'o en que
tal requisitose exije. consist en que solo Ise habit de proyectos
de ley; omiti4ndose las otras rf-sohnciones del Congreso qiue
haya. de ser ejecutadals por el I'residente. A que se hace refe-
rencia en el primer pIirrafo de este articulo; y que por el helho
de Iencionarse alif, despubs de la frase proyecto de ley, las
have ser distintas A iste; pero que dictaiidose para ellas igual
proceditniento que para el ]royecto de ley. no venios la causa
que pueda haber motivado ns omisi6n en el pArra'fo i que veni-
nmos refiriendonos.
Y esta omisi6u es tanto mIIAs imiportante uanto que si nom
atenemos A la letra del phrrafo aludidc. no puede exigirse al
President que con esas res.ohlciones use igual procedimiento
que para, el proyeeto de ley, pues ya este mnisno artfculo se en-
carga en sus poirrafos anteriores de establecer diftereneciti entire
ambos. con solo su consiginaci6n; diferencia. que tambien se
Ireco)noce on ll Constitueiiin tie los Estados Unidos, por ailnto
que de de tr deu d tta del procedimiento que La de seguirse
)para ]a sanein de los proyeetos de ley. ngrega: "Toda orden,
resolucidn 6 voto (que requiemlr a aprobneidn del Senado y de
la CAimara de Representantes (pxcepto la de seialar dia para
la sesi6n iiniediata) serA sonietida al Presidente de los Esta-
dos Unidow......... etc. etc.. de acnerdo con his r7-Pglinsa los Ifmi-
tos preseritos en los proyectos de Iry,'
Ahora bien, si nos atenemos, no A Il letra del pirrafo que
inos ocupa, sino A los antetedentes. que vienen ia forma.r su espf-
ritu, hemos de convenir en que la olnisi6n de la frase, no en-
vuelve su negaci6n. Bastarti para llegar a esa conclusion. el















tener en cienta que enando se diseuti6 la Base originaria de
este irtfiello, forliiiiib11a piate do ellil la tal fl'rIse, la enull desmipa-
recid en In rediaeciib del rl ticliladuo. sin dulda pier desciido.y no
conlscielontmeielnte, ya iplit no li) lh di isnsi(dn r-,specto i, ese ex-
triiem, (1).
lie aili el texto de la lsetl omin' filaprobladi: "lnan-
ldo e llpresntllire l PI'esidente un pri'oyeto de ley 6 re.Soluciin
en los filti iiIosdiez ddiase una legislature del .iongreso. y aq nel
cri-eera inecrsuio tilizar tiodo l tirinino que le concede el pi-
rrltfo pirovedentllte, p'iirna soiciolnrl) oi)])pol'elel o)jorionlls, lo
coilniilliiril L el lnisiilo dufa al Con l'rlso' i fil de Ile iitperiilllanriln
reunido, si quisire, lista el veiimieonto de dilio trminii); y
Si Ino llicieve diclhal clllllicai Rii, s tended i]l por sell iolliido el
pz-oveeto 6 resohn1ri6n de que se trattire." En tal virtud, cree
IIIos que uiiando el espi ritil de iu precepto legal est'l tan visi-
bleiieite iiimarnnd, coinm secede en el present, por anlteceden-
t-'s liue no dejan lngmr Ai ddlas, debe tiinerse mnuy en ir'ueta eln
so ap)licaerii., subre todo si en la letra se presta it interpreta-
ioill its.
No poilenos decir l ( propio, Pii lo i\le se irefielre il fltillio
pi'rrafo die este artitllo qiju conmentaiios, do1iide tilllnbill se
on)ite In ] fr'le "'i) irsolucidlnl" pius aI, Base pile lo origin se ex-
lprl'esaillil los IliSllo terlllinos. Opinalios. noobstinte, que
per anmlogfa debiira iiterpretarse eln l oiilnloiaifn, con los pairnit-
fos ianteriores.

ARTfCULO 68

Toda ley sMer proimulp-gada deiitro de los
diez dias sig'nientlesal desl salncioIl proceda
esta del Presidente 6 del Coigreso, segfun los
caLs(s mencionatdos en el rtfe(it ) precedence.

En In C'onstitulidil de Ins Estiads lrnidos. donde. coilio
leiliios dicho al i)oeniiieita'r 1 i il-t llol aniteriol. se inspilr llles-
tra ('oniveii-iidn porno determiniii la] forniii genitica de Is laeyes.
sn onlite el lpe)-eptio qlle i 'I este larti cilo Pivotllolltraios. En

1 V6ase ,Diario de Sesiones' pDiginas :10 ly 311.














:iuellai Collnstitlnci6n no s t lico nadaacercn de la, promulgaci6n
de lis ly'es, y at n tull ndo, postieriormente. per unlil Ley del
Conigroso se imilpiso esa |n'lllicion IIl Serretilrio de EstIldo. eio-
Ilimdllduihdole hi oblig"elaioni de recibiir la Ley. ya, del I'rpsidente,
ya (Ie las fintrus. seglin los r.1sos. y hlm'lneri pfiliic, no obs-
tainte no s fiji, el tieniipo lpreis) on ique dicho Seeretariio hi de
cnnmplir con esa, fiulii6n. (1) Verldad es. coino (lice BIlint.schlli,
(qIe lat vliidz ide la L'y eipiiza con la sali-cion, y que In. publi-
(';inriOl, illnnq e co)lScelllen' iii I eI'Ssinii n(o s fullllillllllto iaqulilln p)er'o, d' tilods niodlos. sig'nifticnclno la, p)roinmilg'aici6n,
('n tesis g'enell la liotitio.ciInl 1ilv se liae il p1lueblo; Il extlre-
mllo di' (queI, en minlclels p]ises, lI filta de estCt requIsit qulliti
fuerza. obligatorin it I-; le-s. ets IIClIs qiul colivellientelt, necestil-
vio, sefinlinr lia altorida.l A qlienl corl-respolldel dolipr de llevar-
lIi cabo, y el terlino, dlltroe del ii lin de cninplirse niluel deer.
PI'o eso estilllllllos i]1ue 1iny Ic rtadi.1entet oblriaronll |nue'S-
I ros ('ostiiuylites al sefinhlr nluella eIt el inciso 1 del rI[-
ticulo 6S, y detel-mii.iir (ste, PI el qul' notainmo's.
TIT )jLO VII
Del Podlor Ejefi ti vo

SECCION PR1T ;_-RA
DEL EJERCICIO DEL PODER EJECUTIVO
AITfc'ULO 6(4
El Poder Ejecutivo se ejerce por el iPresi-
deinte de a' lRepfibliea.
En casi todns his C onstituilde-s, el I'odmr Ejecuti\vo reside
cn el letf del Estildo. P]'ro sf. Com)III defillenl los illltores dt
)erecho ipolitico, el 'odier IEjtcntivo ha ide sel t el cille'ado dte
cunniplir dt e Iherho los fines del lEtido, es decii', iinlltener de
hlhclo el orlden jlnrdico; polu'lr oll pien'tivI la ley y l1s resollvio-
nes de los detlls I'oderes; y verificIlr todos mliuvllos actos julrf-
di;os que tionden ii la realizavrinll de los files lacionalhs; bienll
estAi. ne oln los EstMtdos InDidos se Ihgo' residir esl Iodler e el e
:1: V. eyes revisadas de los E. 1. Secei6in 201 Buries, obra citada.















President de la Repiblica. Pero on una, Constituci6n cono
estal nuestra, eu que el Presidente-no obstante exijfrsele res-
ponsabilidad por todos sus nctos-lno puede ii siquiera dictar
una orden que no haya side aprobada, por alg6fn Secretario
del Despaiho, paree irrisorio que en Pil s6oo se deposit un Po-
lder de la importancia de que se trlta.
Es la inisma ticci6d establecida en las Contstituciones m1o-
nArquicas y en algunas tRep(blicas iparlanmetarias. En
6nta.s, por temor al absolutismo 6 6 lias dictanduras, so oblige
al .Jfe del IEstado h busear el refrendo de un Ministro para le-
galizar la mAs insignificante de sus drdenes; se le declare por
ello irresponsible; pero para darle alg'6n Poder, aun que Pn el
nombre, de los fnicos tires que recoioce la Ciencia Polltica, so
Ie confia el Ejecutivo, que solo puede ejercer en la prActica por
mnedio de sus Ministerios.
Nuestra Constiticion ha ido todavia miis alld: priva al
I'residente de dictur 6rdenes directas, pues para que sean obli-
gatorias ha ineuester del refrendo del Secretario respective, y
Asto no obstante, le exigeresponsalilidad. y antes le encotmien-
da el Poder Ejecutivo.
Z.Quinr, aquL en la prictica. es el que ejecutni, el P'residente
6 el Ministerio? Pues el que ejecouti (l hecho y de derecho Ps
quien debe toner A smu cargo el Poder Ejecutivo, v ser por ello
responsible de los actos que en su ejercicio realize. is que
tanto el Presidente corio los Secretarios del Despacho intervie-
nen en la Ejeccidin? Pnes en ese ctiso, debi6 decirse que el Po-
der Ejecutivo so ejerce por el Presidente de la Itep6blica y sus
Secretaries del Despacho. Tal pirece que no quiso hacerse esta
declaracin,. huyendo del erroren que incurrib la Francia de 17)5
al encomenldar el referido Poder al Directorio de los cineo
Miembros. cuyos funestos resultados vinieron A, hacer buena nla
autoridad consular. Huyeron nl decitlo; pero no al hacerlo. El
sistema es idgutico.
Por todo ello somnos de opinion que el Poder Ejecutivo de-
liera residir, comno un Poder harim6nico entree el Legislativo y
el Judicial, en el Jefe Supreimo del Estado; pero qe 6ste lo ejer-
eiera dehecho y de derecho; conlas rtesponaabilidades consigitiein-
tes; pero sin las trabas que en esta Constituci6n se le crean por
el art. 77, del que en su oportunidad trataremos.











SECTION SEGUNDA
Del Presidente de la Repu blica y de sus
i tribuciones y debevres
ARTfCULO (65
Para ser Presidente de la Repiblica se
require:
1" Ser cuba.no .por nacimiento 6 natu-
ralizaci6u, y en este iltimo caso, haber servi-
do con las armas A Cuba, en sus guerras de
Independencia, diez afios por lo inenos.
29 Haber cumplido cuarenta afios de
edad.
39 Hallarse en el pleno g',ce d dlos dere-
chos civiles y politicos.
\4ase lo que olbre el primer inciso de este artfrulo lhenos
escrito al (omenitar el airteulo 46.
ARTfCULO (66
El President de la Repfiblica serAi elegi-
do por sufragio de segundo grado, en un
solo dia, y conforime al procedimiento que
establezca la Ley.
El cargo durara cuatro afios; ynadie po-
dr6 ser Presidente en tres periods consecu-
tivos.
Cuanto hemos dicho al comentarlaelecciOn desegundo gra-
do establecida para el cargo de Senador. en el artcfulo --5, pu-
diramnos repetir en 4ste; si blen agregando que en este caso es
mAs necesaria la eleccibn direct del pueblo, para que asf pueda
resultar el elegido verdadero representant e e la voluntad po-
pular.
Si la Ciencia political transije, fuerza detemer las agitacio-














lnes febriles que las elecciones original las mniAs dle las veces en el
pueblo, con que el gobierno colectivo puedi ser elegido per uni
cuerpo intermiedio; no naconseja el misimo sistema: en cnanto se
refiere A in. eleccin de unl solo individuo coino Jefe del Estado.
"La diversidad en la institucii n electoral-dice Bluntschli en
su tratado de "D)ereehlo Piblico"-guarda relacion con la cues-
tibn de gobierno colectivo. Donde las personas foremen los ele-
mentos del gobierno colectivo. colno en Suiz, alli la eleccill
de los ilisumos no es conflada al inisino pueblo; asi coulo done
el sistelma guberinativo se hall con(entrado en un1o dos in'li-
viduos, coino Jefes del Estaio, a.lli delbeir preferirse la elecciOn
direct del pueblo."
Por lo dernAs sucedp con esta elecei6d indireeta, In, iiisina
ridicule ficei6n qne hemos ipuntado ial tratar de la de Senado-
rem. El pueblo elige t los Coniiipromiis;ios en quienes lego de-
posita su confilainz Ia pa la desi-nacifn del Presidente; pero
antes ha pactado con nquelloh el compnlromisode que d6n su vo-
to por determinado individno ti quien ya extraoficialmente ha
dado el pueblo sus sunftagios.
Y sf, pnes, en definitive ha do resultar electo quien el pueblo
desea; si el pueblo c(on esn actitud demnestra sn capacidad pa-
ra elegir. A iqu6 entolces la ficci6n de una eleecidn internedlia?
LEs que se tenie, comno deiainos antes, la febril agitaci6u del
pneblo al elegir si Presidente 6 sus Senadores? Igual 6 mayor
febril agitacion podr,, tener al elejir los maindatarios para
aquel objeto, snlplesto (lne se trata de mlyor n(imero de candi-
datos. qne todos aspil'I'nl, con10 es coiisiguiente. I la ol)tel:i(dn
del triunfo
En resumen: sollios partidorios de la elecei6n direct en la
constituci6n del gobierno: 1., porque residiendo en el pueblo
la soberania y dimnanando de o1 todos los Poderes pfillicos (1),
6l, pura y directaniente dele elegir las personas en quienes va f
depositar el ejercivio de esos Poderes; 2P, torque, ispirando
los gobernantes i teller la confiainza del pueblo, nada contribu-
ye A ello, como In eleccidn diirectn, piues de otra formia acontece
que los elegildos gozan de 1a coiifianza de los segundos, pero no
de la de los primeros elect)lres; y 3;. porque finicaimente con
la elecci6n direct se mantiene In atenci6n y el inter~s del pue-

(1) Art. 43 de esta Constituci6n.













blo en la marciha de la cosa pdblica, lo que no sucederfi si en-
tre aquellas relaciones se interpusiera otro Cnerpo.
En cuanto A nl dluraciOn del cnrgo-cuatro afios-y & la
prohibici6n de que nadie sea Presidente en tires periods crouse-
cutivos, estiinmos que se sjustaron nuestros constituyentes a
los principios que regular el sistema de gobierno republicanlo.
La existencia perdurable.de la Rep6llica es i:nompatible con
la perdurabilidad del poder del Jefe del Estado, quien si as] fue-
ra se convertirda ell todo 111 Monarca. Tampoeo seria conve-
niente disminuir el tienpo de duiracin del cargo. porque ello
implicaefa entorpeciinietos en la buena inarcha de la political
y de los negocios: enmpresas en grande esclat que necesitaji pa-
ra su implantaci6n un buen espacio de tiempo, podrian sufrir
interrupriones perjudiciales; y la seguridad y la conflanza, tan
necesarias A la p)rosperidad del pais, no conseg'uirlan aferrarse
firmemente en el fondo del Auinto.
En lo que se rofiere A la Ley que lha de regular el procedi-
mniento de la elecci6n, ha de tenerse en cuenta, que ella ha de es-
tar en perfect harmonia conl lo que se prescribe en el articu-
1o 58.

ARTICULO 67

El President jurara 6 pronetera, mite
el Tribunal Supreme de Justicia, al tomar
posesi6n de su cargo, desenpeniarlo fielmente,
cuipliendo y hacilndo cumplir la, Constitu-
ci6n y las leyes.

El juramiento del Jefe del Estado, que viene 6 determinar
su responsabilidad, 6 sea el triunfo del principio germanico
sobre el romano que establecia la iresponsabilidnd del Monar-
ca, no podfa dejar de consignarse en nuestra Constituci6n: es
el mejormiedio juridico de obligar il Jefe del Estado A la obser-
vancia, extrieta del dereho, qlue lo formal la Constitucion y
las leyes.
En los Estados Unidos In Coustituci6n determinala f6rmu-
la que debe prestar el Presidente antes de toinar posesidn de












su cargo, y que consiste en lo siguiente: "Juro (6 afirmo) so-
lemneinente que desempefiari fielmente el cargo de Presidente
de los Estados Unidos, y en cuanto mi aptitu.d me lo permit,
conservar6, proteger6 y defender la Constituci6n de los Esta-
dos Unidos."
Como se v6 no se habla, aqui de las le.ye, pero al decir que
desempeiiarat fielmente el cargo de Presidente, aparece invivita
en dicha expresidn, el deber de cumplir y hacer cumplir las le-
yes, pues entire los deberes que en dicha Constituci6n se sefia-
lan al Presidente, estAc el de cuidar qne se cmnplnn fielnente
his leyes; y claro esth que para que result efectivo dicho cuida-
do, tiene que emnpezar por prfcticarlo para consigo mismo.

ARTfCULO 68

Corresponde al Presidente de la Repfi-
blica:
1 Sancionar y promulgar las leyes,
ejecutarlasy hacerlas ejecutar; dictar, cuan-
do no lo hubiere hecho el Congreso, los regla-
mentos parala iejor ejecuci6n de las leyes; y
expedir, ademns, los decretos y las 6rdenes
que, para este fin y para cuanto incumba al
gobierno y administraci6n del Estado, creye-
re convenientes, sin contravenir en ningtln
caso lo establecido en dichas leyes.

En la Base que origin este inciso no existia la frase san-
cionar ni tampoco y paran cuauto incumba tIl gobierno y admi-
uistraci6n del Estado: frames que al seragregadas por la Comi-
si6n redactora del articulado,salviaron la omisi6n que resulta-
ba en la redaccibn de la Base.
La Base como fu6 aprobada, decta: "Promnulgar las leyes
y hacerlas ejecutar; y dictar los decretos y reglamentos para-
la ejecuci6n, cuando el Congreso no los hiciere." La palabra
sancionar era conveniente agregarla, porque constituyendo
una facultad privativa del Presidente, aun cuando se recono













ciera en otra parte de la Constituci6n, por raz6n de m6todo,
no debia dejar de mencionarse cuando, como en el present lu-
gar, se enumeran todas la,s atribucioue.4 y deberes del Presiden-
te. En lo que se refiere A la fra.se y para, cianto incumba nI
gobierno y adminisutraici6n del Estado. tambien era necesario
consignarla, pues no mencioindudose entire las facultades del
President la de dictar 6rdenes 6 deeretos en beneflcio de la
huena. administration del Estado. y que no contravengan lo
establecido en las leyes, pudiera resultar privado de dicha fa-
cultad, lo que selra un absurdo.
2? Convocar 4, sesiones extraordinarias
al Congress, 6 solanente al Senado, en los
casos que sefiala esta Constituci6u, 6 cuan-
do, a sui juicio, fuere necesario.
3? Suspender las sesiones del Congreso,
cuando tratAndose en 6ste de su suspension,
no hubiese acuerdo acerca de ella entire los
Cuerpos Colegisladores.
4" Presentar al Congreso, al. principio
de cada legislature y siempre que lo estima-
se oportuno, un Mensaje referente los actos
de la Administraci6n, y demostrativo del
estado general de la Repfiblica; y recomen-
dar, ademas, la adopci6n de las leyes y reso-
hlciones que creyere necesarias 6 tiles.

Las facultades que se consignan en los incisos que prece-
dein, sou reconocidas como propias del Jefe del Estado, en easi
todas las Constitueiones del mundo;ylas cuales le son inleren-
tes, no solo como representante del Poder Ejecutivo, sino por
el Poder Regulador 6 harm6nico que cientificamente le corres-
ponde cono genuino representante de la Naci6n.
Para que exista harmnon--d ice la ciencia filos6tlca.--es
necesario que haya unidadl en la vaiiedad; y aplicando este
principio A la vida del Estado, done existed la variedad de
Poderes lEecutivo, Legislatiro j Judicial, independientes entire














si, se vB enseguida la necesidad de un unevo Poder, quo enla-
zaudo los otros, pIr 1redio de faciulta(des supeliores, sin qul
tiendan a mierin'ar las inferiores de cada uno, que tiene que
respetar, por razd6 de la mismia variedu.d, vengan A dar al con-
junto la unidad necesaria para la obtencidn de la harmnonfa.
Y nadie para ostentar ese nuevo Poder, coomo aquel que tiene
A su cargo la fuerza viva de la Navidn; aquel A quien el pueblo
design para que lo represent ante las demAs Naciones del
Orbe.
De alif, que en casi todas s (' Constitunioies, entire ellas la
nuestra, se den al Presidente 6 al Monar(a, otras facultades A
niAs de las ejecutivas, y que participant de la fndole ide las de
los otros Poderes. Asi vemos al .Jefe del Estado con faculta-
des legislativas, colno son las de iniciativa, de sanci6n y de
promulgaci6n; y con facultades jndiciales, comno la de nonbra-
miento de deterninados funcionarios de la Judicatura, la de
suspension y separaci6n de otros funcionarios, y la de indulto
de determninadas penas.
Y en esta virtud, dado el doblecaractel que ostenta el Pre-
sidente de la Repliblica, coino Representante del Poder Ejecu-
tivo y como Jefe del Estado, nada mnAs Idgico que encomendar
A 6l el cuidado de velar por la harmnonfaeutrelos CUerpos Cole-
gisladores, asi comno, para que sean efectivas las funciones de
4stos, tenerlos al corriente de las necesidades de la Naci6n, y
llaimarlos A ejercer su misidu, euando lo exija la conveniencia
pfiblica.
En lo que toca al filtimo extremnodel inciso 4.o, v6nse lo que
heros dicho al anotar el articulo 61.

5? Presentar al Congreso, en cualquiera
de sus Camaras, y antes del 15 de Noviem-
bre, el Proyecto de los Presupuestos anuales.

Cori'espondiendo al Presidente, en uni6n de sus Secretarios,
la administraciin del Estado, por cuya virtud se encuentra en
intimio contact con la Naci6n. y puede, en su consecuencia,
conocer sus necesidades y recursos, es el moAs antorizado para
hacer el cAlculo de los gastos que han de originar los servicios
del Estado, asi como de los ingresos con que pjiedo contarse
para la atenci6n de aquellos. De ahi que 16gicamente le corres-












pondc nl fa.cultad de presenter el proyecto de Presupuesto
annual. una vez redactado por sus Secretarios, que al ser pasa-
do despues al Congreso para su examien, discusidn y aproba-
eidn, se dA al pueblo, en dicho ('uerpo legislative representado,
la neitesaria participaci6d en esta important funci6n d(l Es-
tado, y la cual ejerlita en uso de su soberania.
En lo que se refiere A ln facultad del Congreso en esta ma-
teria, v4ase lo que hemos dicho al anotar cl inciso 2.0 del arti-
culo )9 y lo que se dice en el 60.
(6? Facilitar al Conureso los informed
que 4ste solicitare sobre today clase de asuu-
tos que no exijan reserve.
7? Dirigir las inegociaciones diplomati-
cas y celebrar tratados con las otras nacio-
nes, debiendo someterlos a la aprobaciin
del Senado, sin cunyo requisite no tendril
validez ni obligarain t la Repfiblica.
8" Nombrar y remover libremente alos
Secretarios del Despacho, daido cuenta al
Congreso.
9" Nombrar, con la aprobaciidn del Se-
nado, al Presidente y Magistrados del Tri-
bunal Supreimo de Justinia, y A los Repre-
sentantes diplomuiticos y Agentes consulares
de la Repfiblica; pudiendo hacer nombra-
mientos interinos de dichos funcionarios.
cuando en caso de vacate, no este reuli(do
el Senado.
10" Nombrar, para el desenpefio de
los demAs cargo instituidos por la Ley, Ai
los funcionarios corresl)ondientes, cuyo nolm-
brainiento no este atriuido tA otras Autori-
dades.
11" Suspender el ejercicio de los dere-











chos que se enumeran en el art. 40 de esta
Constitucion, en los casos y en la forma que
se expresan en los articnlos 41 y 42.
12? Suspender los acuerdos de los Con-
sejos Provinciales y de los Ayuntamientos,
en los casos y en la forma que dermina esta
Constitucion.
13 Decretar la suspension de losGober-
nadores de Provincia, en los casos de extra-
,limnitaci6n de funciones y de infracci6n de las
leyes, dando cuenta al Senado, segfin lo que
se establezca, para la resoluci6n que corres-
ponda.
14 Acusar a los Gobernadores de Pro-
vincia en los casos expresados en el pArrafo
tercero del articulo 47.
15 Indultar a los delincuentes con rre-
glo lo que prescribe laLey, exceptocuando
se trate de funcionarios pfiblicos penados
por los delitos cometidos en el ejercicio de
sus funciones.
16 Recibir A los Representantes Diplo-
inticos y admitir a los Agentes Consulares
de las otras naciones.
17 Disponer. como JefeSupremo, de las
fuerzas de mar y tierra de laRepdblica. Pro-
veer A la defense de su territorio, dando
cuenta al Congreso; y f la conservacidn del
orden interior. Siempre que hubiese peligro
de invasion 6 cuando alguna rebeli6n amena-
zare gravemente la seguridad puiblica, no
estando reunido el Congreso, el Presidente















lo convocard sin demora, para la resoluci6n
que correspond.

'"El poder gubernativo-dice Bluntschli-no es una simple
aglomeraci6n de poderes particula.res, sino un centro enrique-
cido por el poder politico, que, .omno Ila luz que difunde por
doquiera sus rayos, se extiende en diversas direceiones haita,
Ilegar A ejercer su influence en las esferas correspondientes A
los poderes particularss"
El poder que ejerce el P'residente de la Repiblica, en el inte-
riol, si se tieenen cuenta los deheres y facultades que se le
sefialan, no se reduce solaniente A ser ejecutivo; es un powder
regula.dor, imperativo, defeniivo .yadm inistrativo. D)e ahi qu
tenga, como derivaci6n Idgica de till principio, grades reIur-
sos de que powder disponer para la prin-tica de los fines que se le
eneomiendan.
Como representante que se el Presidente. del Estado, Ile-
gando A, considelrrse, por 1) general, comio el imandatario de la
Nacidn, cuyo powder ejecutivo le et esta coumendodo. al extreino
de que fnera del pais se le tiene, dada la significancia del
regimen representative, c(ino el mAs director apoderado del
pneblo que represent'i, es el llaIaado A establecer las relaciones
oficiales de su Estado con los otros: por eso dirije las negoeia-
ciones diplomliticas, inicia, tratados y nonibra los RLpresen-
tantes diplomiaticos y Agentes (onsulares. si bien parn ello ha
menester del concurso del correepondiente Seretario del Des-
pacho 6 Ministro, y de la aprobari6n del Senado.
)ada la responsabilidad que al Presidente se exije en el
cumplimiieuto de sus deberes, nmtural es que libremente pueda
nimbravr y remover A los Secretarios del Despacho, dando sim-
plemente cnenta al Congreso; y lo nisinlo sucede con la provi-
si6n de los dernois cargo iinstituidos por la Ley, y la cual no
atribuya esta facultad a otras Autoridades. Sin embargo en
estos casos no tieue que dar uentu al Senado.
En log Estados Unidos, si bien el Congreso por medio de
una ley puede encargar al Presidente el nombramiento de los
empleados inferiores, lo mismo que puede haverlo con lae Cor-
tes de Justicia 6 con los Jefes de departamentos. en la provi-














si6n de ios Secretarios necesita el Presidente delconsejo y apro-
baci6n del Senado.
Partidatios somos del procedimiento seguido en nuestra
Constitucidi porque somos partidarios de la libertad de obrar
del Presidente, en el ejereicio de sus faeultades, por cluyo moti-
vo coimbatiimos, coo se vera en su oportunidad. las trabas
que a dichia Autoridad se ponen al exigir en sns resoluciones el
refrendo del Secretario respective.
La respolnsahilidad del J.efe del Estado, debe ser real, pero
para que sea just, es neeesaliot que se Ic deje libertad de acci6in
Ell i]o (lie so' relieve ail noilnbrinieinto de los Represeutantes
Diplomiiticos y Agentes Consulates, par. enor s acertado qun
nuestra Cmnstitacidn establexza el ilisino procediiiiento qune
sefilal la de los E"Stados iUidos, )pues llevando dichoscargos la
representacii6n de la Nacidn furi'l, del ,ifs, es de gran1 pruden-
cia que los que los deseimpefien, al propin' tiemlpo qlle telngan In
confiantza del Ejeintivo, cuiitentc tinlieni con la dlel Senado.
que por sns facultades privativns es el lilitado a apribar las
negotiations diplomliiticats y ios tirntdlos inite.nacionales une
por medio de aqellloslfuiiionariioisdioijil y celebre el Presidente
de la Repfiblica.
No ignalmente aplaudimnos lo que se refiere al nombramiien-
to de Presidente y Magistrados del Tribunal Supremo de Justi-
cia, Ins euales, somos de parecer, no debieran ser elejidos por el
President e la Repfiblica. a quien pueden juzgar segfin so
verA en el arlticulo 70.
Alucho se lia escrito por ilustresantores de Derelcho Pi'blico
sobre el sistemia de designacii6n de los fimcionarios judiciales; y
mlientras unos defienden el prinicipio de que siendo la justicial
funci6n privativat de la Coron, debe corresponider nl Re y Ia fi-
cultad de designer liblremente las personas que en su nolnbre
han de administrar Ia justicia: otros plor el contrario opinan
que la designaci6n debe hac- rse p)or !os Parlamentos, estatb le-
ciendo tas el sistoema de la elecei6oi iidire(ta del pneblo, a quiet
no flan la facultad do haeerlo directamente, porque, couio dice
el tratadista Mailfer, citado pir el Si. Santamiaria en si obra
Derecho Politico no es lo inisino elegir legisladores que jueces.
Nosotros somos partidarios de que no se laga distinci6d.i
alguna entire los lagistrados del Trilbnil Supremo de Justi-
cia y los detnis funcionarios de los Tribunales inferiores, pues















todos component el Poder judicial, y no hay razIdn A nuestro
humilde juicio que aconseje estableeer diferencias en la forming
de provisid6 de diclhos cnrgos.
Si se quiore, como debe ser, revestir de verdadelva indepeu-
dencia A los ifuncionarios enl('rgados de admininstrar justicin.
que no se haga dependar su lesignaciOn libre de ninguna otra
entidad, que vendria sienilpe A ejercer marcada influencia en
aquellos.
El previo seialamiento( por uni ley. de 1;a cnalidades nece-
sarias para aspirar al ejerlci(io de diclhos c;nrgos, unido A la ca-
pacidad iutelectual que sedemiostrar fa en n111 (concuslll. creImos
serial el imejor sistenia para entrln >i FI' orma parte de lat judica-
tnrn.
Asi, A In vez que quedaitit aunlado el favoritismio, estarfa
garantizada la justicia. con la inteligencial y el nirito; haciendo
especial meniiidn de Este, porqlu come (lice muy bien el Sr. San-
tanmaria, "el jnez debe reunir ciertas condiciones morales que
solo pueden arreditarse en el coni'Iso por miritos yaL con-
traildos."
En lo que serefe rel lai faicultad de suspender los (Tobler.a-
dores de provincia en los casos de estralimitaci6n de funliones
y de infi-neciIn doe Ins leres, ereemios que noha. de eutenderse en
el sentido nbsoluto que parvce indicar la letra del inviso.
SUna infrneaiin de Ley puede ser cometicda por cualquier
funcionario, y siempre que puedt repalarse pronta y eficaz-
mente, sin llegar A producir lesi6n en los intereses privados ni
pfiblicos, no debe ni puede ser causa bastante paran motivar la
suspension de aqluel funlionario. I)e lo conitririo, basta.ia la
err6nea, interpretacioi de nll precepto legal, para in e, conside-
rada corno una infra vcin, diera lugar lan snspensidn indicada.
Y esnono es cientificlamelnte admisible, pues de imnperar e.sa
doctrine, y aplicAndola, c(nom enese aso serii l16gico, A todos
los fuuciona'ios, tendrianlls que eada cUsaR.iin de senteneia,
dictada por el Trlibunal upl)remo en recurisos estableidos por0
infraecion de Ley, Ilevaria causigo la suspension 6 destitucion
del Tribunal que hubiere dictado la sentencia casada.
Por tal virtud entendeimos que el precepto qnecomentamos
liabrA de estar regulado por un. Ley, y que esta debe prefer
en que casos de infraccion legal puede ser suspendido el Gober-
undor de proviucia.












92

En cuanto toca al inciso 16 que faculty al Presidente de la
Reptiblica 'para recibir A los Representantes Diploniaticos y
Agents Consulares de las otras Naciones, nos parece muy con
veniente trasladar aqui lo que con motivo de id6ntica facultad
atribuida al Presidente de los EstadosUnidos, describe Mr. John
W. Burgess en su obra "Ciencia Politica."
Dice el ilustre escritor: "La Constituci6n declare que el
President recibir A los Embajadoles y demrns Diplonimticos.
Esta atribuci6n encierra facultades iny imnportantes. En su
ejrceicio, el Presidente puede negarse A reribir A un Embajador
6 Ministro de un Estado particular 6 de uni organizacibn par-
ticular que pretend ser un Estado inidPpendiente; 6 puede ne-
garse A recibir A uua persona determinada como Embajador
de un Estado cuya. independencia haya sido universalimente
reconocida; 6 puede dar los pasaportes A uan Embajador 5 M.li-
nistro. 6 pedir su retirada. AdeimAs. en el ejercicio de estas
atribuciones, el Presidente pnede raconocer la independeicia de
un Estado extranjero."
"Una parte de esta funcibn es, pues, de pura ceremonia;
otra part implica atribucioues que, aunque discrecionales, no
son peligrosas; pero una tercera entraila facultades cuyo ejer-
cicio puede tener graves coinecuenrias. Por ejemplo: rechazar
A un Embajudor 6 Ministro por motivos que sol, afecten A su
persona, no acarreard una ruptura de relaciones internaciona-
cionales; pero darle los pasaportes por razones political es nil
acto hostile; y reconocer la independencia de una organizacion
political que se hall, en rebelioi contra nn Gobierno legitimo,
es cosa muy distinta de reconocer un nlevo Estado no forina-
do por via de rebeli6n y revolucian."
Ahora bien. en este filti mo caso, ha de tenerse en cuenta que
la facultad del Presidente se encuentra limitada; pues para que
el reconocimiento tenga, verdadero efecto international no
hasta admitir Represetntntes del pafs que se intent, reconocer,
sino es necesario establecer relaciones diplomAticas, nomnbran-
do en el naevo Estado Representantes que lleven esa misi6n; y
6sto no puede hacerlo por si solo el Presidente; que, seg6in
heinos visto en el inciso 9). de ente mismo articulo, el Senado
tiene que aprobar aquellos nombrarnientos, corno A su vez el
Congress tien qe q aprobar la consignaci6n que se haga en













presupuesto para tender A los gastosde estas representacio-
nes, segfn se establece en el inciso 2'. del articulo 59.
Respect A las facultades que se atribuyen al Presidente
por el inciso 17, nos atenemlos lo que hemos escrito al ano-
tar el ineiso 12 del art. 59.

ARTICULO (9

El President no podra salir del territo-
rio de la Roepfiblica sNin autorizaci6n del Con-
grTCO.

Suscitase una cnesti6n con este articulo: Si el Presidente,
autorizado por el Congreso, sale del territorio de la Repfiblica,
i.queda el Vicepresidente ejerciendo su funeiones? Y eneste caso,
.disfrutarA el Vicepresidente de todas las facultades y prerro-
gativas del Presidente? Y si no sustituye al Presidente en
aquella circuinstaneia. i.puede 6ste ejercer sus ftnlciones edesd
done qliera que se encuentre?
Nosotros creemos que In aulselcia del Presideinte el estos
easos, puede set considerada colnto l tihka, temporal A que se
refiere el artfculo 74; y en esta virtud, resuelto estA allf que el
Vicepresidente ha de sustituirle miientras dure aquella;y somos
de esa opinion. por que entendemos que por ningfin tiempo de-
be estar vacanteel Poder Ejeentivo; pues no siendo potestativo
eu el Presidente delegarsus faiuiltodes privativas como Jefe del
Estado. tendirft nos que si durante su ansencia se presentara
un easo de los que ameritani iuna reSolui611 ejecutiva inmedia-
ta que le coimpeta. pudiera ocasionar serious conflietos la falta
de autoridad coinpetelte para dictarla. Y queel Vicepresidente,
es el llamnudo A sustituirle y hacerlo con todas las prerrogati-
vas inhereutes al cargo, privaindmse al Presidente. por tanto,
de ellas, lo justifica, en primer Iugar, el hecho de que nadie tie-
ne, despu6s del Presidente, la contianza de la Naciiin para ejer-
cer uno de los poderes que le pertenecel, conno el Vicepresidente
A quien expresamente, con su elecci6n, le ha confia lo la faciul-
tad de sustituir A aquel; y en segundo lugar, porque natural es
que si durante la interinidad tiene sobre sfel edmulo de respon-
sabilidades que rodean al cargo, tenga tainbiin, como conse-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs