• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Front Matter
 Half Title
 Frontispiece
 Title Page
 "Honorable Sr. Presidente, honorables...
 I
 II
 III
 Back Matter
 Back Cover






Group Title: Hombre de marmol; : discurso leido
Title: Hombre de mármol
CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00024759/00001
 Material Information
Title: Hombre de mármol discurso leído
Physical Description: 41 p. : illus. ; 25 cm.
Language: Spanish
Creator: Córdova, Federico, 1878-
Academia de la historia de Cuba, Havana
Publisher: Imprenta "El Siglo xx", A. Muñiz y hno.
Place of Publication: La Habana
Publication Date: 1940
 Notes
Statement of Responsibility: por el académico de número dr. Federico de Córdova, en la sesión solemne celebrada el 10 de octubre de 1940.
General Note: At head of title: Academia de la historia de Cuba.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00024759
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 002824885
oclc - 00655055
notis - ANV3427
lccn - a 41001475

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover
    Front Matter
        Front Matter
    Half Title
        Page 1
    Frontispiece
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    "Honorable Sr. Presidente, honorables Sres. Academicos:
        Page 5
        Page 6
        Page 7
    I
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
    II
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
    III
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
    Back Matter
        Page 42
        Page 43
    Back Cover
        Page 44
Full Text





Arabemia he la iSritoria he (suba




HOMBRE DE MRMOL


DISCURSO
leido por el Acadmico de Nmero
DR. FEDERICO DE CRDOVA
en la sesin solemne celebrada el
10 de Octubre de 1940













LA HABANA
1940







Publicaciones itoria de Cuba


1.-La Vida de la Academlssaae--la-- storia -A. ~ddUi ei -Ga-rcia, Director de Publicaciones, y
(1910-1924), por el Secretario, Dr. Juan Miguel Di- Dr. Emeterio S. Santovenia, Tesorero.
higo, Acadmico de nmero; y Pedro Pigueredo, dis- 6.- (1928-1929), por el Secretario, Ing.
curso por el coronel Fernando Figueredo Socarrs, Juan Antonio Cosculluela, Acadmico de nmero; e
Acadmico de nmero. Informes por los Sres. capitn Joaqun Llaveras,
2. (1924-1925), por el Secretario, Dr. Archivero; Carlos M. Trelles, Bibliotecario; Dr. Jos
Juan Miguel Dihigo, Acadmico de nmero; y Jos A. Rodrguez Garca. Director de Publicaciones, y
de la Luz y Caballero en la conspiracin de 1844, Dr. Emeterio S. Santovenia, Tesorero.
discurso por el Dr. Francisco Gonzlez del Valle, 7.- (1929-1930), por el Secretario, Sr.
Acadmico de nmero. Ren Lufru y Alonso, Acadmico de nmero; e
3. (1925-1926), por el Secretario, Dr. Informes por los Sres. capitn Joaqun Llaveras,
Juan Miguel Dihigo, Acadmico de nmero; y Ado'fo Archivero: Carlos M. Trelles, Bibliotecario; Dr. Ro-
Bonilia y San Ilartn, Caoros A. Vi;lanueva y Emilio dolio Rodrguez de Armas, Director de Publicacio-
Bacard y Moreau, discursos por los Acadmicos de nes, Dr. Emeterio S. Santovenia, Tesorero.
nmero, Dr. Salvador Salazar y Roig, Lic. Fran- 8. (1930-1931), por el Secretario, Sr.
cisco de P. Coronado y Dr. Toms de Jstiz y del Ren Lufri y Alonso, Acadmico de numero; e
Valle. Informes por los Sres. capitn Joaquin Llaveras,
4. (1926-1927), por el Secretario Dr. Archivero; Carlos MI. Trelles, Bibliotecario; Dr. Jos
Francisco de Paula Coronado. Acadmico de nmero; A. Rodriguez Garcia, Director de Publicaciones, y
y Ei territorio cubano como vinculo de unin a travs Dr. Emeterio S. Santovenia, Tesorero.
de los tiempos, discurso por el Sr. Juan Antonio 9. (1931-1932). por el Secretario, Sr.
Coscullucla, Acadmico de nmero. Ren Lufriu y Alonso, Acadmico de numero; e
5. (1927-1928), por el Secretario, Dr. Informes por los Sres. capitn Joaqun Llaverias,
Francisco de Paula Coronado. Acadmico de nmero; Archivero; Carlos M. Trelles, Bibliotecario; Dr. Jos
e Informespor los Sres. capitn Joaqun Llaveras, A. Rodriguez Garca. Director de Publicaciones, y
Archivero; Crlos M. Trelles, Bibliotecario; Dr. Jos Dr. Emeterio S. Santovenia, Tesorero.
DISCURSOS DE RECEPCIOO
0.-La epopea de a maa ( de OctubreI lles v Govin. Contesta el capitn Joaquin Llaveras,
10.-La epopeya de ua maana (10 de Octubre I Acadmico de nmero. (1926).
de 1868), por el Sr. Rene Lufriu y Alonso. Contesta 21.-E torno de la hcuristica, por el Sr. Manuel
el Dr. Toms de Jstiz y del Valle, Acadmico de i arquez Sterling. Conte a el Sr. Ren Lnfrin y
nmerod (1923).
nmero. (1923). j Aicnso. Acadmico de nmero. (1929).
11.-Facciolo y "La Vos del Pueblo Cubano", por 22.-La evolucin constitucional de Cuba, por el
el capitn Joaquin Llaverias v Martnez. Contesta e;l coronel Dr. Carlos Manuel de Cspedes y de Quesada.
Dr. Francisco de Paula Coronado. Acadmico de n- Contesta el Sr. Ren Luiru y Alonso, Academico de
mero. (1923). nmero. (1933).
12.-Colonizacin e inmigraciones en Cuba, por el 23.-Reflexiones sobre la derogacin de la Es-
Dr. Antonio L. Valverde y Maruri. Contesta el Dr. mienda P.att, p.r el Dr. Roque E. Garrig. Contesta
Fernando Ortiz y Fernndez, Acadmico de nmero. el Dr. Toms de Jstiz y del Valle, Acadmico de


tes elSr. ( o i -a r. Toms de Justiz y del Valle, Acadmico de n-
nmero. (1923). mero. (1936).
14.-La gestin diplomtica de M3orales Le s, 25.-Tpicos co!onia'es en torno a Guanabacoa, por
r el Dr. Salvador Salazar y Roig. Contesta el el Sr. Gerardo Castellanos G. Contesta el Sr. Rene
r. Sergio Cuevas Zequeira, Acadmico de nmero. Lunfriu Alonso. Acadmico de nmero. (1936).
(1923). 26.-La er.se.ansa prinr.ria en Cuba prerepublicana
15.-Vuelta Abajo en la independencia de Cuba, por el Dr. Die. Gonzlez v Gutirrez. Contesta el
por el Dr. Emeterio S. Santovenia y Echaide. Cn- Dr. Toms de stiz y del Valle, Acadmico de nn-
testa el Sr. Domingo Figarola-Caneda, Academico de mero- (1938).
nmero. (1923). 27.--:rti en Espaa. por el Dr. E.nilio Roig de
16.-Sobre la vida y las obras del general Enrique Leuchsenrin Contesta e! Sr. Gerardo Castellanos G.,
Collazo, por el Dr. Jos Anteni. Rodrgez Garcia. Ac"e~i., de nner en. (1938).
Contesta el Dr. Juan Miguel Dibigo y Mestre. Aca- 2 8. -fart r u Conz erencin Monetaria de 1891.
dmico de nmero. (1923). rI r el Dr. Carl-s Mrnuez Sterline. Contesta el Dr.
mico de nmero. (1923). Manuel Prez Cabrera, Acadmico de nmero.
17.-Nuestro pasado ciboney, por el Sr. Juan An- 1 (g198).
tonio Cosculluela y Barreras. Contesta el Dr. Fer- 29-B.onrafa de un regimiento mamb. El Regi-
nando Ortiz, Acadmico de nmero. (1925). miento "Calixto Garcia". per el Dr. Benigno S-ura.
18.-Los protomrtires de la independencia de Cuba. Conteta el P-. Emeterio S. Santovenia. Acadmico
por el Dr. Nstor Carboneil r R.ver.. Conteta el de nmero. (1939).
rEmeterio S. Santovenia y Fchaide, Acadmico 30.-C.Ua Misn Cubana a Mr1nco en 1896. por
de nmero. (1926). el Sr. G-nzalo de Qespada v Miranda. Contesta el
19.-Historiodores de Cuba. por el Lie. Rafael Sr. Too"',, T.laverias y Martnez, Acadmico de n-
Montorc. Contesta el Dr. Antoni- L. Valverde y Ma- mero. (1939).
rnri, Acadmico de nmero. (1926). 31.-La exped;ciWn de Duabh. por el Dr. Federico
20.-Un precursor de la independencia de Cuba: de Crdova. Contesta el Dr. Emetero S. Santovenia,
D. Jos Alvarez de Toledo, por el Sr. Carlos M. Tre- Acadmico de nmero. (1940).
OTROS DISCURSOS
32.-Matanzas en la independencia de Cuba, por el 43.-~ ohn A. Raws'ms, por el Dr. Emeterio S. San-
Sr. Carlos M. Trelles y Govin, Acadmico de n- tovenia. Acadmico de nmero. (1931).
mero. (1928). 44.-Francisco Lufriu hkroe y mrtir, por el sefior
33.-Pi y Margall y la Revolucin Cubana, por el Ren Lufriu y Alonso, Acadmico de nmero. (1931).
Dr. Juan M. Dihigo y Mestre, Acadmico de nu- 45.-Un orientalLsta cubano. Francisco Mateo de
mero. (1928). Acosfa y Zenea, por el Dr. Juan 1L Dihigo, Acad-
34.-Manuel de la Cras, por el Dr. Antonio L,. Val- mico de nmero. (1932).
verde v Maruri, Acadmico de nmero. (1929). 46.-El mayor genera Pedro Betancourt y Db-
35.-Jos Manuel Mestre. por el Dr. Emeterio S. talos. En la lucha por la Independencia de Cuba. por
Santovenia y Echaide, Acadmico de nmero. (1929). el Dr. Juan M. Dihigo. Acadmico de nmero. (1934).
36.-Jos Antonio Echeverra. por el Dr. Juan Mi- 47.-Alrededr de San Lorenzo, por el Dr. Carlos
guel Dihigo y Mestre, Acadmico de nmero. (1929). Manuel de Cspedes y de Quesada Acadmico de
37.-Gonzdlez Alcorta y la libertad de Cuba. por nmero. (1934).
el Dr. Emeterio S. Santovenia y Echaide, Acadmico 48.-E! Presidente Po!k y Cuba, por el Dr. Eme-
de nmero. (1929). terio S. Santovenia. Acadmico de nmero. (1935).
38.-La Comisin Militar Ejecutiva y Permanente 49.-Vida v martirio de Luis de Ayestardn y Mo-
de la isla de Cuba, por el capitn Joaqun Llaverias, liner, por el Dr. Tos M. Prez Cabrera, Acadmico
Acadmico de nmero. (1929). de nmero. (1936).
39.-Jos Antonio Saco, por el Dr. Salvador Sa- 50-Rices del 10 de Octubre de 1868.-Aguiler
lazar y Roig. Acadmico de nmero. (1930). y Cspedes-, por el Sr. Gerardo Castellanos G.,
40.-Antonio Jos de Sucre. por el Sr. Roberto Acadmico de numero. (1937).
Andrade, Acadmico correspondiente. (1930). 51.-Las nobles pasiones del 68, por el Dr. Diego
41.-De la revolucin y de las cubanas en la poca Gonzlez y Gutirrez, Acadmico de nmero. (1938).
revolucionaria, por el Dr. Jos A. Rodrguez Garca. G ez y Gire Agcadmico de nmero. (193G.
Acadmico de nmero. (1980). 52.-Cspedes y Agramonte, Martl y Mximo G-
42.-Bartolom Mas, por el Dr. Emeterio S. San- mes, por el Dr. Carlos Mrquez Sterling. Acadmico
tovenia y Echaide, Acadmico de nmero. (1930). de nmero. (1939).


















HOMBRE DE MRMOL
















/IaK










Arahemia ?e la ifotinria he (Muba






HOMBRE DE MRMOL



DISCURSO

leido por el Acadmico de Nmero

DR. FEDERICO DE CRDOVA

en la sesin solemne celebrada el
10 de Octubre de 1940
















LA HABANA
IMPRENTA "EL SIGLO XX"
A. MUNIZ Y HNO.
BRASIL, 153 AL 157
MCMXL

































La responsabilidad de las opiniones,
juicios, criterios y, en general, de toda
manifestacin en los trabajos pblicos
es exclusiva del autor, sin que por el
hecho de conocerlos y aprobarlos la Aca-
demia asuma responsabilidad alguna.-
Artculo 200 del Reglamento.




















Honorable Sr. Presidente:
Honorables Sres. Acadmicos:


L A grandeza de aquel da diez de Octubre de
1868, ofusca y deslumbra. Es, como un sol
esplendoroso que no se puede contemplar con
fijeza. Solamente los que conservan su alma
exenta de toda culpa de lesa patria, tienen autoridad
para mencionarlo sin profanacin. Es, a la manera
de aquella divinidad antigua, cuyo nombre no era dable
pronunciar a ningn mortal; o como el Deo ignoto
-Dios desconocido-de la antigua Atenas"l) causa de
las causas y del Universo mismo, creencia que en cierto
sentido era principio del monotesmo y cuyo culto com-
partieron tambin otros pueblos sin lazo de parentesco
con los griegos, tales como fueron los celtas(2) y los
aztecas de Mjico(8) dios cuyos atributos eran desco-
nocidos para los simples mortales. Como si se quisiera
significar que el conocimiento de lo divino, no es del
dominio humano; sino funcin de semidioses, de seres

(1) Historial General de Amrica, por Francisco Pi y Margall. T. I,
vol. II, p. 1,381. Barcelona, 1878.
(2) Historia de Espaa, por Eduardo Orodea, p. 11. Avila, 1886.
(3) The Myths of the New World, New York, 1868. 56. Citado en Las
Instituciones Eclesisticas, por H. Spencer, p. 141, Madrid.








6

sobrenaturales. As, se necesita alientos de gigantes, o
por mejor decir, uno como hlito, que se nos antoja ema-
nado del deber cumplido, para acercarse al santuario
patrio que encarna y simboliza esta fecha para evocar,
sin irreverencia, lo que ha sido, lo que por siempre
ser, sacrosanto, en las pginas de la historia patria
y en la conciencia de todo cubano que merezca el
nombre de tal.
Hace, pues, bien la Academia de la Historia, en
traer peridicamente esos recuerdos imperecederos,
para hacerlos, por as decirlo, tangibles a la conside-
racin de estas nuevas generaciones, que a las veces
parece olvidar, cuando no desconocer, que la Patria
nuestra no fu ciertamente regalo precioso de un ve-
cino dadivoso, sino que ella se ha edificado sobre el
cristal de roca que representa la condensacin de las
lgrimas de nuestras mujeres; y en la angustia, el su-
frimiento, el martirio y el herosmo de millares de cu-
banos, que batallaron y lucharon hasta sucumbir, por
hacer libre este hermoso suelo sobre el cual nacimos;
que no es verdad, sino falsedad proterva, que no me-
rezca el cubano la dicha de su independencia, cuando
ha sabido ganarla y conquistarla sin medir ni contar
su precio elevado; porque no puede en justicia hacr-
sele el agravio de ese juicio, a un pueblo tan noble y
tan heroico, por el hecho de haber profanado unos
cuantos desdichados el templo de la Nacin con sus
bancos de mercaderes... No, esos sern, cuando ms
sus hijos espurios, pero no han sido, no son, por for-
tuna, la representacin genuina de este pas.
Los cubanos dignos forman legin. Que si as no
hubiera sido no se explicara esa dcada gloriosa, cuya
evocacin nos rene aqu esta noche; ni la viril pro-
testa final del 95 que culmin en la liberacin nuestra;








7

ni esos hombres cumbres que guiaron las multitudes
a los campos de batalla; ni aquellos otros, que silen-
ciosamente, sin ostentacin, pero con nimo resuelto
ofrendaron una existencia que hubiera podido ofre-
crseles cmoda, de espalda al deber, de haberse ellos
determinado a "enterrar su patriotismo"'(4 en vez de
darle el pecho a lo que juzgaron elemental obligacin
de los que padecan vasallaje, que es como no vivir la
vida; en los instantes mismos en que naca a la libertad
la Amrica toda; como si hubiera despertado de su
sueo de esclava vil al mandato imperativo de la voz
de sus libertadores excelsos, que arrojaban de este con-
tinente al amo torpe que la explotara y esquilmara por
cuatro centurias, negndole de tal suerte a la "hija",
lo que fu derecho que supo ejercitar siempre la "ma-
drastra" envanecida.
Ni se diga tampoco que es nuestro amor inmenso
por esta tierra nuestra, la que nos lleva a formar o
concebir esos juicios en relacin con el pasado hist-
rico. Felizmente para Cuba, ella ha podido, en todas
las pocas enorgullecerse de sus hijos, as en los
tiempos en que se forjaba una conciencia cvica, como
en los otros que vinieron luego, de las luchas armadas.
Los nombres de Varela, Luz, Saco y Betancourt Cis-
neros, entre los primeros; y los de Cspedes, Agra-
monte y Mart, ms tarde, para no citar ms que
esos tres, que sin desdoro pueden hombrearse con sus
mulos Bolvar, San Martn, Hidalgo y Jurez son
buena prueba de nuestro aserto. Verdaderos carac-
teres, tocados en la piedra de la adversidad, e in-
demnes a todo contagio del mal, de ellos puede afir-
marse que no han sido solamente grandes en esencia,
s que tambin lo fueron en potencia, esto es, en la
(4) Jos A. Saco. Documentos para su vida, por Domingo Figarola-Caneda.
Habana, "El Siglo XX", 1921, p. 105.











prctica, en la realidad de la vida. Mas, un sentimiento
de justicia nos obliga a reconocer que, entre todos esos
nombres-cumbres, hay uno que, encarna aquel sentir
de Mart, cuando escribi que hay hombres(5)
que se deciden a la guerra antes que los pueblos, porque no tienen
que consultar a nadie ms que a s mismos, y los pueblos tienen
muchos hombres, y no pueden consultarse tan pronto;

porque acaso se encuentren en esas sus palabras, el
rasgo inspirado con el cual nos pint de un plumazo
la personalidad por dems sobresaliente de Bolvar y
tambin la de Cspedes, el Padre de la Patria.



I

En la hora indecisa y borrosa del presente, cuando
no se vislumbra una dbil luz de esperanza en el hori-
zonte ensombrecido por culpas propias y ajenas; ante
la negligente conducta, eregida en sistema, de dejar
hacer-posicin cmoda y, a las veces, lucrativa del
momento-, que parecen haber adoptado los moradores
de un pas que dirase hurfano de un pasado heroico
y glorioso; cuando las palabras, la actitud y la con-
ducta misma de sus hijos ms preclaros del ayer, re-
sultaran repetidas ahora, especie de proclamas revo-
lucionarias; ante un estado de subversin de todos los
valores, que ha trado uno como confusionismo descon-
certante, aun para los espritus mejor templados; no
parece inadecuado para los que han mantenido encen-
dido en su pecho el fuego sagrado del patriotismo-a
pesar y en contra de medio tan hostil-; ofrecer el
ejemplo de una vida, cuya sola evocacin deba tener
(5) La Edad de Oro. Tres Hroes, por Jos Mart, p. 17, V. V. Roma, 1905.








9

la virtud de unir a todos los cubanos en el anhelo su-
premo de crear su nacionalidad; porque ella es smbolo
y compendio de todas las grandezas y de las excelsi-
tudes todas, como si la naturaleza, tan prdiga para
los cubanos, hubiera querido darles en la persona
de su Primer Presidente-que de veras lo fu-aun
en medio de nuestros montes y rodeado de nuestras
selvas-el dechado de cuantas virtudes ciudadanas
deben adornar a los que tienen por misin dirigir a
un pueblo, que no es suficiente, para llenar a satis-
faccin empeos tan altos, que indocumentados de toda
ciencia y virtud se consagren ellos mismos a manera
de "providenciales" de la hora de ahora.
No se objete que estas palabras nuestras, dedicadas
a Carlos Manuel de Cspedes, han sido dictadas por
el entusiasmo o las circunstancias ocasionales, no; son
los hechos mismos los que las abonan. Que de poco o
nada valdran semejantes afirmaciones, sea quien fuera
su autor, si no vinieran respaldadas por el hecho en
cuestin que las prestigia y avalora. Somos, hemos
sido siempre, partidarios, sobre todo cuando sufrimos
de esa oratoria hueca al uso, de la mxima antigua:
facta non verba; que es mucho ya el abuso que los
charlatanes y moralistas de double vienen haciendo de
la tribuna pblica con sus pretendidas lecciones de
tica histrica, como si no los conociramos en su con-
ducta de rampantes aventureros, legtimos herederos
de aquellos "viciosos y magnficos mayores"'() que un
da fueron los pobladores de nuestras vrgenes tierras
americanas.
La virtud del hombre pblico debe tener otro pe-
destal ms slido: el de su conducta. Sin el distingo

(6) Elementos y caracteres de la poltica cubana, discurso de Manuel
Sanguily, de 15 de enero de 1887.








10

o divisin caprichosa de su vida pblica y privada,
que al cabo no es posible, por mucho empeo que en
ello se ponga, armonizar una vida privada viciosa y
corrompida, salpicada de claudicaciones indignas y de
traiciones sistemticas, donde el peculado ha sido la
nica fuente de bienestar econmico, con las buenas
intenciones y promesas de una honesta administracin
de los caudales pblicos, cuando stos vuelvan de nuevo
a caer, por desgracia, en las garras de los buitres insa-
ciables que son ya de todos conocidos. Es menester
haber dado alguna vez en la vida, muestras de despren-
dimiento, poniendo nuestra hacienda, nuestra como-
didad, nuestra seguridad o nuestra existencia misma,
al servicio de un ideal de justicia, para adquirir el
crdito que se demanda en la seguridad de que el
pueblo no ser defraudado en la confianza que se de-
posite en esos que se apellidan a s mismos "polticos",
cuando para los tales no hay otra divisa que lo que
llaman en un eufemismo desvergonzado "la realidad
de la vida"... Como si la realidad de la vida no tu-
viera, cual otra singular medalla, ms que el anverso
de vivir hipcritamente, aparentando desconocer todas
sus impurezas, porque a su amparo y bajo su protec-
cin es posible medrar y engordar; y no el reverso, de
salirle al paso a cuanto constituya dao y perjuicio
para la sociedad de la cual formamos parte, aunque
con tal conducta, que es la que nos impone el deber
ms elemental, se padezcan persecuciones y martirios.
Y que Carlos Manuel de Cspedes, el ilustre cu-
bano que naciera en Bayamo el 18 de abril de 1819,
era de esa clase de hombres a los cuales no era me-
nester llamar a su puerta para que estuvieran siempre
dispuestos a decir i presente! cuando el decoro, el honor
o el patriotismo lo indicaron, lo prueban cumplida-








11

mente los actos todos de su vida. As, es ventajosa-
mente conocido ya de sus compatriotas, antes, mucho
antes de que suene la hora del destino y tenga que
asumir la jefatura del movimiento revolucionario, que
por derecho propio parece corresponderle. En efecto,
entre aquel grupo de hombres ejemplares es Cspedes
el llamado, no por el azar torpe y ciego, sino por un
cmulo de circunstancias a ser la cabeza directora. El
diez de Octubre no sorprendi a Cspedes siendo un
improvisado, a quien haba que regalarle el bastn de
Capitn General, sin que supiera manejarlo. El go-
zaba ya de una reputacin y popularidad bien ga-
nadas. Se saba de su carcter independiente y enr-
gico. De su palabra entera, que corra pareja con su
pensamiento y sus sentimientos de hombre y de cu-
bano. El no ira a sentarse a la mesa del banquete con
el cual el Gobernador de su ciudad natal festejaba la
ejecucin miserable de Narciso Lpez; antes levantara
su voz para condenar semejante indignidad. Saba l
bien a qu precio se pagan esas actitudes; pero su
deber de hombre le mandaba condenar lo que era vitu-
perable. Sufri por ello prisin. No importa! Haba
que dar el ejemplo. Despus, pues despus empieza el
va crucis que habra de terminar en San Lorenzo.
Preso en Baracoa y luego a bordo del "Soberano", en
Santiago de Cuba, se va forjando en el dolor y en la
prisin aquella alma que ya vena templada por su
naturaleza fuerte hecha a enfrentarse con las gran-
dezas y bellezas de su incomparable suelo nativo.
Para nosotros contina siendo verdad incontrover-
tible, demostrada por la ciencia y confirmada por la
experiencia, que la influencia de la herencia y del
medio sobre el individuo es de tal manera poderosa,
que ella forma y modifica substancialmente su natu-









12

raleza. De tal manera, que conociendo ambos factores,
se puede asegurar, sin temor a equivocacin, cmo ac-
tuar aos ms tarde, el hijo del Primer Presidente,
colocado en anlogas condiciones a aquellas por las
cuales pas su ilustre Padre. Es principio biolgico,
no superado o rectificado todava el de que omne virum
e cellula, o dicho en castellano, que los organismos
vivos son colonias celulares provenientes de una clula
inicial,(7) o como sabiamente se ha venido diciendo y
manteniendo a contrario censu, nada viene de la nada.
Abrigamos la firme conviccin que cada cosa produce
su semejante; como no es dable, por otra parte, re-
sistir a la modificacin lenta, pero segura, si es con-
tinuada, del ambiente que nos rodea. En relacin con
el primer aserto ya apuntaba M. Guyau que las ten-
dencias hereditarias no son otra cosa que hbitos ad-
quiridos, es decir, accin acumulada; la accin de nues-
tros antepasados que nos impulsa aun hoy a obrar;(8)
por lo que concluye Ingenieros, que las clulas de que
se origina todo individuo vivo poseen funciones bio-
lgicas elementales cuyo desarrollo en el curso de su
experiencia constituye sus funciones psquicas y su
personalidad.(9) No son, pues, estas ideas nuestras,
como a primera vista pudiera imaginarse, hijas de pre-
juicios sociales, con ribetes aristocrticos, que estamos
bien lejos de sentir. Son, por lo contrario, conclusiones
cientficas. La personalidad humana es, en efecto,
sienta uno de los autores aludidos,(10) el resultado de
dos factores: la herencia biolgica y la educacin social.
La primera tiende a constituir en el individuo la orga-
nizacin cerebral y las funciones mentales que le trans-

(7) Principios de Psicologa Biolgica, por Jos Ingenieros, Madrid, 1913.
(8) La Educacin y la Herencia, por M. Guyan, Pars, 1910.
(9) Principios de Psicologa, Ingenieros, ob. cit.
(10) Idem, dem.








13

miten las generaciones precedentes; la segunda es el
resultado de las mltiples influencias del medio social
en que el individuo est obligado a vivir.
Que la estirpe o linaje de los Cspedes era descen-
diente de antiguos caballeros espaoles, cuyos miem-
bros disfrutaban, haca siglos, de prestigios en Es-
paa,(") es cosa por dems sabida; lo mismo que la
desahogada posicin econmica que disfrutaban. Esta
privilegiada circunstancia, permiti, junto con su na-
tural inclinacin al estudio, y su clara y penetrante
inteligencia, adquirir desde sus primeros aos una cul-
tura esmerada que se cuid de acrecentar durante toda
su vida; contribuyendo a hacerle ms fcil esa adqui-
sicin, el conocimiento de los diversos idiomas que
posea. Fueron accidentados los primeros aos de su
existencia, que transcurrieron en comunin con la na-
turaleza selvtica del lugar de su nacimiento. All ro-
busteci su cuerpo en los ejercicios varoniles que ha-
bran de darle elegancia y soltura a su cuerpo, que si
no era de elevada estatura, s, al menos, bien propor-
cionado y de maneras desenvueltas. Montaba a ca-
ballo, dice su hija Gloria de los Dolores, como un cen-
tauro; era buen cazador; nadaba admirablemente; y se
adiestr en el manejo de las armas blancas y de fuego.
Incidentalmente, escribe, todos aquellos ejercicios que
parecan de escasa importancia, fueron preparacin
excelente para la vida de un futuro libertador. Pero
su principal ocupacin en aquella poca-apunta con
gracia femenil-era gustarle a las bellas, y en tales
empeos saba conducirse admirablemente.
Conserv sus atractivos personales, casi hasta los
ltimos aos de su vida. La mejor descripcin que de

(11) Cspedes, visto por los ojos de su hija, por Gloria de los Dolores
de Cspedes y de Quesada, Habana, Imp. "El Siglo XX", 1934.









14

esta poca poseemos (cuando contaba ya 54 aos de
edad) se debe a la pluma de un viajero irlands que lo
visit en marzo de 1873 en los campos de Cuba Libre.
Segn Mr. James O'Kelly era hombre de corta esta-
tura, pero de una constitucin de hierro. Se mantena,
dice, notablemente derecho, y era nervioso en accin
y por temperamento. Tena facciones regulares, frente
alta y bien formada, la cara oval. Sus ojos grises, con
un tinte castao, eran adems lustrosos y penetrantes.
La boca y la parte inferior del rostro escondidos por
una barba y un bigote de color gris acero, mezclados
con algunos cabellos negros; pero al sonrer se mos-
traban unos dientes muy blancos y con solo una excep-
cin (el que parti al resbalar su caballo y caer al
cruzar un ro) admirablemente conservados.(12)
Completa el anterior boceto que de la persona de
Cspedes nos dejara el viajero de referencia, los per-
files que un compatriota suyo hiciera en un artculol3"
que tambin por la misma poca escribiera en Mxico.
En su juventud, consigna Aguilera en ese trabajo,

fu muy elegante, bien parecido y de simptica figura. Se distingua
mucho en el baile y la equitacin; era esgrimista y gimnasta y se
le citaba como perito en el juego de ajedrez. Tena un valor per-
sonal a toda prueba, acreditado en diversas circunstancias de su
vida.
Era hombre-contina-de grande imaginacin, astuto, discreto,
sereno; corts y agradable en el trato social; tolerante por clculo;
posea una fuerza de voluntad indomable, y era sobremanera ga-
lante y delicado con el bello sexo.
Era impertrrito; ningn revs le impona; ningn peligro al-
teraba su semblante, ni el reposo de sus distinguidos modales.
(12) The Mambi Land (La Tierra del Mamb), por Mr. James J. O'Kelly,
1874.
(13) Carlos Manuel de Cspedes antes de la Revolucin, por D. Manuel
Anastasio Aguilera, 22 de abril de 1874, publicado en El Americano, Pars,
20 de junio de 1874.








15

Jams sali de sus labios una frase descompuesta, un denuesto,
ni una amenaza. Era siempre corts, majestuoso y reservado, hasta
en el trato intimo.
Era ambicioso de gloria... Ningn desafecto ni subalterno recibi
de l una frase destemplada.
No olvidaba los agravios, aunque aconsejaba el perdn de ellos.
No se quejaba de sus dolores fsicos ni morales.
Siempre tuvo fe ciega en el triunfo de la libertad contra la
tirana.
Aborreca con toda la fuerza de su alma la dominacin espaola.

Y este hombre, tan frreamente constituido, tena,
sin embargo, un alma sensible, de poeta, enamorado de
cuanto grande, delicado y bello contemplaban sus ojos
penetrantes. En sus poesas se muestra ora tierno y
amoroso, como en La Mariposa,'4) o ya profundo y
reflexivo como en su magnifico soneto Al Cauto, de
tan felices estrofas, en su forma impecable y en su
fondo elevado y conceptuoso. La dulce Bayamesa,
cantada por la juventud enamorada de aquellos das,
nos dice su hija Gloria'5" que fu una de sus ms bellas
composiciones. Verdad es que desde muy nio mostr
aficiones a la poesa, haciendo valiosas traducciones
de los clsicos poetas latinos. Con igual maestra ma-
nejaba la prosa. Son notables sus descripciones de
viaje, sobre todo si el asunto se prestaba a relacionarlo
con acontecimientos memorables, desde el punto de
vista de hechos histricos, los cuales parecan revivir,
ante el poder evocador de su mente tan cultivada y apta
para esos empeos.
El mismo nos lo ha dejado escrito en ese estilo suyo
tan elegante y sencillo, al hablarnos de la impresin
que experimentaba al encontrarse en ciertos sitios:
(14) La Mariposa, por Carlos M. de Cspedes, publicado en las Crnicas
de Santiago de Cuba, por Emilio Bacard.
(15) Cspedes, visto por los ojos de su hija, ob. cit.









16

Visitar los lugares en que han pasado clebres acontecimientos.
All a la vista del terreno y con la historia del suceso en la mano,
me formo las ms extraas ilusiones, me figuro estar presenciando
aquella muerta escena, todo cobra para m nueva vida, y aun creo
que se me aparecen las sombras de los que ya no existen...

Mas cuando los placeres que proporcionan los viajes
bien aprovechados, en esa adquisicin de cultura es-
pecial que en vano se buscaran en los libros, ceden el
paso a las ocupaciones graves y rutinarias de la vida,
ir Cspedes a abrir su bufete de abogado en Bayamo.
Pero no se dedicar, entonces ni luego, en cuerpo y
alma, a la, para otros, lucrativa profesin; antes con-
tinuar compartiendo su tiempo en otros actividades
intelectuales y sociales. Cultiva las letras, preside so-
ciedades de recreo, y desempea cargos municipales;
desde cuyos diversos campos ir dndose a conocer fa-
vorablemente. Porque l ser siempre, en todos los mo-
mentos, y cualesquiera que sean las circunstancias de
lugar y tiempo, de esos hombres que piensan en voz
alta; acaso porque, como dijo Mart,'(1)
un hombre que oculta lo que piensa, o no se atreve a decir lo que
piensa, no es un hombre honrado.

En Bayamo y Manzanillo, al igual que en Holgun,
Tunas, Jiguan, Santiago de Cuba y Puerto Prncipe
se conspira con fervor; y son los talleres masnicos,
esos colmenares sagrados, donde los obreros de la li-
bertad se renen para levantar el templo de la Patria
futura, donde se escucha la palabra inspirada de sus
hombres ms prestigiosos. La de Cspedes se dej or
bien pronto, firme y resuelta desde los primeros mo-
mentos; pues consta su asistencia a la reunin de Ba-
yagio en julio de 1868. Acude luego, un mes ms tarde,
(16) Tres Hroes, por Jos Mart. La Edad de Oro, 1905.








17

a otra junta en las Tunas, y en ella manifest, en forma
terminante: Que una larga experiencia de sufrimientos
y desengaos demostraba que el pas nada tena que
pedir ni nada que esperar de Espaa; que los cubanos
estaban inexorablemente condenados, o a la aceptacin
vergonzosa de la esclavitud sin esperanza, o a apelar
al recurso extremo de las armas, y por la senda del
honor buscar en medio de las incertidumbres san-
grientas de la guerra, la salvacin de la patria; que
la geografa, la historia, la ley ineludible de la evolu-
cin universal y la de la justicia inmanente protestaban
contra la dominacin espaola, que siempre sorda a
las enseanzas del tiempo, a los consejos de la razn
y petrificada en las glorias de un pasado bien remoto
y en ciertos puntos discutible, era incapaz de arrepen-
timiento y de enmienda; que por tanto, Cuba deba ser
tan libre en lo poltico, como lo est por la naturaleza;
que nacida ayer, joven, hermosa y rica, a mil qui-
nientas leguas de distancia, mirando casi a sus puertas
los prodigios de la libertad y de la civilizacin norte-
americana, y arrastrada en la poderosa corriente de su
siglo, estaba obligada a romper los lazos que la ligaban
a la Metrpoli, e imitando el ejemplo de su vecina her-
mana, seguir el rumbo que deba llevarla al cumpli-
miento de sus futuros destinos...; terminando su ale-
gato con estas palabras:
Seores: La hora es solemne y decisiva. El poder de Espaa
est caduco y carcomido. Si an nos parece fuerte y grande es
porque hace ms de tres siglos que lo contemplamos de rodillas.
SLevantmonos!
Por cierto que de una de esas importantes logias
masnicas, la denominada Buena Fe, de Manzanillo,
era Venerable Maestro, precisamente aquel ao de
1868, Carlos Manuel de Cspedes. Con vista de su









18

cuadro, es posible rectificar hoy el error dado a la pu-
blicidad de que fuera Francisco Vicente Aguilera el
que la presida; cuando la verdad es que desempeaba
la dignidad de ler. Vigilante, con el seudnimo de
Ermitao. All tambin figura el nombre de Bartolom
Mas, que era el Maestro de Ceremonia, como Jos
Mara Izaguirre y Manuel Calvar, eran Guarda Tem-
plo Interior. La persecucin de que era vctima la ma-
sonera en aquellos tiempos, obligaba a los hermanos a
tomar la precaucin de no usar sus propios nombres
en sus trabajos masnicos; por eso vemos que Cspedes,
el Venerable, se firma Hortensio, como el Secretario,
Eligio Izaguirre, es Os-ama; Jos Ma. Izaguirre, es
Araucano, y Manuel Calvar, Manzanillo; sin que falten
nombres clebres como Nelson y Humboldt, que corres-
pondan a los hermanos John Fergusson y Joaqun Fi-
gueredo, respectivamente.
Es oportuno, antes de proseguir en el relato his-
trico en que nos venimos ocupando, detenernos, si-
quiera sea unos instantes, para fijar nuestra atencin
en varios aspectos que juzgamos importantes en el es-
tudio y anlisis que con este proceso nacional se rela-
cionan. En primer trmino, como ya hemos sealado,
la firmeza, resolucin y energa con que Cspedes ex-
pone, con toda claridad y franqueza su punto de vista
-coincidiendo en esto con El Lugareo-de que nada
bueno haba que esperar Cuba de Espaa; segundo,
que era llegado el momento de actuar, sin ms aplaza-
miento ni demora; y, tercero, que, no obstante las di-
versas opiniones sustentadas en las juntas, en relacin
con la fecha del alzamiento, es lo cierto que
no lleg a precisarse en aquella reunin (la de 4 de agosto de 1868)
la fecha del levantamiento, pero se acordaron algunos puntos refe-
rentes al asunto, entre los que era uno, que todos los crculos de









19

Oriente secundaran el movimiento tan luego como, por razones
imprevistas y forzosas, hubiera de levantarse en armas cualquiera
de ellos.(17)

Mas, con posterioridad a la junta de San Miguel
(de 4 de agosto de 1868) se renen de nuevo los pa-
triotas, el 1o de septiembre, en la finca Muoz; y aun-
que es verdad que all se acord manifestar a los impa-
cientes que

no contaran con auxilio alguno, y que por el contrario, si se levan-
taban, seran declarados traidores a la patria y no se les conside-
rara como cubanos;

no es menos cierto que se aada:

que slo en el caso de ser descubierta la conspiracin, y el Gobierno
librase orden de prisin contra cualquiera de los conspiradores,
quedaba ste autorizado, desde luego, para pronunciarse en armas,
comprometindose todos los dems a apoyarlo inmediatamente con
su gente.(l8)

Los acontecimientos posteriores dirn de lo pre-
visor que fu ese acuerdo. Porque es trivial continuar
aseverando todava, que fu la voluntad de Cspedes
nicamente la que determin anticipar el movimiento;
como si no estuviera demostrado hasta la saciedad, que
fueron otros los motivos que lo impulsaron a obrar.
En primer lugar, hemos dicho en otra parte, que es
axiomtico, que, conspiracin aplazada, es sofocada;
por la sencilla razn que es muy difcil, casi imposible,
que escapen a la observacin y vigilancia de las auto-
ridades los movimientos de los conspiradores: sus en-
trevistas, los cambios de domicilio, las juntas, y uno

(17) El grito de Yara, por Manuel Anastasio Aguilera, publicado en la
Independencia de Nueva York.
(18) Anales de la guerra de Cuba, por Antonio Pirala, Madrid, 1895-1898.
Tres tomos.









20

como entusiasmo o impaciencia que se apodera del
nimo de los conjurados. Esto, sin contar, que entre
los hombres de nuestro temperamento, se conspira en
voz alta. Los secretos son a voces. Si a eso se aade
la delacin o divulgacin, por indiscrecin, de lo que
deba mantenerse en la mayor reserva, pues, el resul-
tado es conocido. Y, porque no es posible tampoco, en
asunto de esta ndole, pretender ni esperar, que entre
muchos, todos sean discretos. As, lo previsto por la
junta result realidad: la esposa de uno de los compro-
metidos, llamado Trinidad Rodrguez(19) revel a su
confesor lo que ella saba, por boca de su compaero;
y aconsejada por su director espiritual, denunci el
hecho a las autoridades espaolas; las que sin prdida
de tiempo se apresuraron a aplastar el movimiento; y
en efecto, Lersundi telegrafa en el acto a Julin
Udaeta, Gobernador de Bayamo:
Cuba es de Espaa y para Espaa hay que conservarla, gobierne
quien gobierne. Reduzca usted a prisin a Don Carlos Manuel de
Cspedes, Francisco Vicente Aguilera, Pedro Figueredo, Francisco
Maceo, Bartolom Mas, Francisco Javier de Cspedes, etc. (Los
dems conspiradores.)

Gran fortuna fu para todos, que la persona que
recibiera el anterior telegrama lo fuese Ismael de Cs-
pedes, telegrafista auxiliar de Bayamo y conjurado l
tambin, quien, en posesin de la clave del Gobierno,
pudo descifrarlo, y mandar copia del mismo, con per-
sona de toda confianza, a Figueredo, el cual impuso a
Cspedes de la noticia. En tales circunstancias, qu
se pretenda de Cspedes ? Que l, como los que le si-
guieron, segn hubo de escribir Mart:
(19) Cuentos de la Guerra, por Jos Maria Izaguirre.








21

acaso esperen decidirse cuando tengan al cuello el enemigo vigi-
lante !(20)

Y, ms que vigilante, avisado ya, en posesin del
secreto de la conspiracin y con la orden expresa, como
se ha visto, de reducir a prisin a los principales con-
jurados. & Que un alzamiento (deca la misma voz m-
gica del apstol) es como un encaje, que se borda a la
luz hasta que no queda una hebra suelta ?(21) Saba bien
de estas cosas, y poda, por consiguiente, emitir juicio,
quien, como el hroe de La Demajagua, supo un da
echarse un pueblo al hombro y ponerse en marcha, ca-
mino de la dignidad y el honor.



II

Apuntamos al comienzo del presente trabajo de la
influencia decisiva, que, en nuestro sentir, tena el
medio sobre el individuo; y esta conviccin tiene su
confirmacin ms cumplida, cuando contemplamos la
lmina que reproduce las ruinas del ingenio La Dema-
jagua, y leemos la descripcin que de aquel lugar nos
dejara la pluma filial que tanto reverenci y honr la
memoria de su ilustre predecesor. Para aquellos de
nosotros que no la conozcan va el regalo de su repro-
duccin: "Desde los portales de su mansin, que se
levanta en una altura, dominando los campos de caia
y las palmeras de las guardarrayas, Cspedes contem-
plaba el mar, que aparece como un espejo reluciente
por entre los verdes cayos cercanos; su pensamiento
entonces, libre como su alma de poeta sentimental e
(20) Cspedes y Agramonte, por Jos Mart, vol. I, Cuba, Washington,
1900.
(21) Ibdem.







22

idealista, volvase a travs del inmenso ocano, hacia
los pases grandes, cultos e independientes, que haba
recorrido en su juventud, y cuya civilizacin, progreso
y bienestar anhelaba con fervor para su patria, sumida
en el atraso de duro y humillante coloniaje. Frente a
la costa maravillosamente bella, cruzaban, como en un
poema de Lamartine, los balandros de los pescadores,
y luego, de recorrido, los caoneros espaoles, smbolos
del poder y los derechos de Espaa. Pero al volver
la espalda a esos instrumentos de conquista y servi-
dumbre, que oscurecan con su presencia el encanto de
sus visiones, ioh, quanta allegrezza infinita e profondo
sollievo! divisaba Cspedes la Sierra Maestra, como
lanzada por mano omnipotente sobre el gigantesco
fondo del paisaje, exhibiendo el flanco poderoso y
abrupto en un continuo cambiar de sombra y de luz,
mientras la tocaban de aurora o de fuegos crepuscu-
lares los soles en su curso, como para ungir con un
signo de la eternidad la majestad y grandeza de las
cumbres cubanas".

A pocos pasos de la casa de vivienda hallbase el ingenio con
sus maquinarias de producir azcar, y del otro lado, el barracn
de los negros esclavos, que, en medio de tanta belleza y esplendor
naturales, le impona el espectculo de aquella enormidad de la
miseria humana, y el dolor y toda la degradacin y la vergenza
que en su patria, bajo el nombre de legtimas riquezas, se trans-
mitan las generaciones. Y ms all blanqueaba el camino de la
manigua, que por entre las lomas y caaverales y carreras de palmas
le indicaba la ruta de la gran empresa dignificadora, y, tal vez,
tambin, la va de su cruz, all en San Lorenzo.
En el centro del batey, pendientes de unos maderos, estaba la
campana del ingenio, con la que l deba e iba irremisiblemente a
tocar la hora del destino, al convocar juntos a la existencia de los
pueblos independientes las mesnadas blancas y los siervos negros.
En la cuadra piafaban los caballos de monta y tiro; el negro
Carrin cuidaba de los arneses, las monturas, la volanta. El mulato







23

Jess peinaba las crines al corcel favorito. Tal era el ingenio
La Demajagua en los das de la conspiracin separatista.(22)

La descripcin no puede ser ms acabada. En ella
se refleja al par que el paisaje incomparable de aquella
bella tierra oriental donde estaba situado el ingenio de
su propiedad junto al mar, evocador de tantos y tan
gratos recuerdos, las montaas imponentes que elevan
al contemplarlas, el pensamiento, y lo hacen audaz para
acometer las grandes empresas; y en contraste con el
bienestar que las riquezas proporcionaban a su dueo
y seor, los sombros y amargos sentimientos que en
su alma despertaban la vergenza de aquella nefasta
Institucin de la esclavitud, fuente y origen de todos
los males que padece la Patria infeliz.
Hace muy poco, apenas unas semanas, visitbamos,
peregrinos infatigables de esa meca de todas las gran-
dezas, que es "Cuba" la tumba de Carlos Manuel de
Cspedes; no lejos del lugar donde tambin reposan
los restos de Jos Mart y de Flor Crombet. Era una
maana radiante, luminosa. Ese sol nuestro, que no
deja ningn rincn en el secreto de la sombra, ani-
maba y haca resaltar vivamente todos los objetos. El
alma misma del visitante pareca como iluminada por
una luz misteriosa, casi mstica. Decase, que se expli-
caba perfectamente porque hubiera sido adorado el
astro "Rey"; porque no haba nada ms hermoso. De
pronto, vuelvo la cabeza a mi derecha, y contemplo a
una alma amiga, que eleva sus preces al Altsimo, por
el descanso y la paz de los que fueron. Admiro su de-
vocin. Yo tambin, sin palabras, he concentrado mi
pensamiento, recordando la vida y las obras de aquellos
grandes de la Patria ma. Sin quererlo, hablo conmigo
(22) Manuel de Quesada y Loynaz, por Carlos M. de Cspedes, Anales de
la Academia de la Historia, vol. I, p. 334.








24

mismo; y me digo, que aqu, en rigor, hay un santuario;
que no son solamente las montaas del Cobre, las que
encierran y guardan un culto; que en este otro lugar
existe un templo inmenso, que es la tierra santificada
por los huesos de aquellos que fueron en verdad seres
extraordinarios.
Sin embargo... no han faltado los que han credo
ver en Cspedes al impaciente que precipitaba la fecha
del levantamiento, para llevarse la gloria de ser l su
Jefe, como si no estuviera documentalmente probado,
que denunciado los conspiradores, se hizo indispen-
sable anticipar el da del pronunciamiento para que
no fueran reducidos a prisin; y como si la gloria que
aguardaba a Cspedes y los suyos no fuera el encuentro
sangriento y la derrota de Yara. Pero tales acusa-
ciones no merecen tomarse en consideracin, ante la
magnitud de la resolucin de Cspedes de reunir en
la madrugada del da 10 de Octubre, en La Demajagua
a un pequeo nmero de hombres, de los cuales muy
pocos se encontraban armados, y con esas escasas
fuerzas proclamar, desafiando el podero de Espaa,
la independencia de Cuba, declarando, poco despus,
en Palmas Altas, la libertad de los esclavos. Porque
Cspedes como Lincoln, profesaba el principio de que
un pueblo no puede gozar a la vez de la libertad y pa-
decer la servidumbre.
Se ha censurado tambin a Cspedes que se diera
el mismo ttulo o tratamiento que la suprema autoridad
espaola en Cuba: la de Capitn General. A prop-
sito de ello escribi Mart estos conceptos:
Que se llam Capitn General.-Temperamento revolucionario;
fij su vista en las masas de campesinos y de esclavos. "A ese
nombre estn acostumbrados a respetar; pues yo me llamar con
ese nombre. Un cambio necesitara una explicacin. Se pierde








25

tiempo.- Se pierde tiempo Esta es la explicacin de todos sus
actos, el pensamiento movedor de todos sus movimientos colricos
Y la causa exeusadora de todas sus faltas. Concretada su vida en
una frase: Libres de Espaa!-Cada dificultad le pareca un
crimen, cada obstculo un fratricidio.-El crea: "El medio de la
paz es la tribuna"-"El medio de las revoluciones es la accin".-
Un discurso dicho era una legua perdida:-Tanto ms admirable
en un hombre de ley y de discursos.-Y como Tcito escribi tre-
mendamente, con el lenguaje aglomerado tantos aos en su alma;
en Cspedes obraba inquietamente, con la genial vivacidad y blicos
caracteres por tan largos y tan insoportables aos contenidos.(23)

Pero se silencia en cambio por los censores la gran-
deza con que contesta en Yara, despus de la derrota,
al que oye decir Todo se ha perdido porque solamente
quedan en el lugar doce hombres, i que ellos bastan para
hacer la independencia de Cuba!
En ese ttulo de Capitn General y en las facultades
al mismo inherentes, crey ver, errneamente, el Ca-
magiey, en la persona de Cspedes, a un hombre de
la madera de los dictadores. Cun equivocados estu-
vieron! La conducta de Cspedes, en el desempeo de
su cargo de Presidente hubo de demostrarle todo lo
contrario. Porque es verdad que Cspedes entenda,
como lo sostuvo el propio Mximo Gmez, despus, que
las funciones de las Cmaras y del Gobierno Civil, no
eran compatibles con el mando militar que la Guerra,
en los campos de batalla, requera. Pero lo cierto es,
que este antagonismo fu personificado por Cspedes
y por Agramonte, siendo un hecho por dems curioso
y digno de sealarse, que fueran dos camageyanos,
los que, al enjuiciar esa situacin le dieran la razn a
Cspedes. En efecto son dignas de ser ledos y medi-
tados los argumentos y razones contenidas en el si-
guiente documento:
(23) Papeles de Mart, vol. I.









26

Creemos que el Comit de Puerto Prncipe est haciendo un
dao inmenso al no reconocer el Gobierno de Cspedes. Ellos
quieren tener jurisdiccin sobre ese departamento como 'Gobierno
Provisional, dndole o concedindole igual derecho a Cspedes
sobre el de Bayamo. Eso es un absurdo, pues de ese modo habra
dos Gobiernos Provisionales y para conseguir los derechos de beli-
gerancia de cualquier nacin es absolutamente necesario que no
haya ms que un Gobierno, al cual est sometida toda la Isla con
cuanta subordinacin puedan dar de si los descendientes de los
espaoles. Cspedes fu el que primeramente di el grito de li-
bertad, fu el que organiz un Gobierno, es el que reconoce el
Departamento Oriental, es quin suena aqu y en todas partes
como el Jefe y caudillo de la insurreccin, y es por fin un hombre
de inteligencia, valor y constancia. Por todo esto es faltar al pa-
triotismo, es fomentar presentes y futuras disensiones, es hasta
destruir el porvenir de libertar a Cuba, si se persiste por parte
de ese Comit en estar formando un Gobierno sin conexin ni sub-
ordinacin al de Cspedes. Esos Seores, que tendrn muy buenas
intenciones, estn errados en el camino y no estn haciendo ms
que demorar el que se les reconozca como beligerantes, lo cual es
la vida de la insurreccin. Ellos estn obrando o pretenden obrar
como una corporacin legalmente constituida en poca de paz,
parndose en circunstancias que no son del caso de una Revolucin
que tiene montaas que allanar. Quieren separar el Poder Civil
del Militar, cuando lo que ellos componen no es ms que una cor-
poracin temporal y provisional (y no un Gobierno) cuando en
medio de una revolucin es necesario centralizar el poder para la
mayor unidad de accin, y de consiguiente para mayor fuerza, y
cuando toda esa idea es magnfica despus de haber derrotado al
tirano y en poca en que el pas haya formado su Gobierno.c24)

Bien pronto, sin embargo, el "dictador" haba de
dar pruebas elocuentes de que no lo era. El 10 de Oc-
tubre de 1869 se reuna la Asamblea de Guimaro que
presidira Cspedes, y en la cual se discutira y pro-
mulgara la Constitucin de la Repblica. Antes de
la celebracin de acto tan trascendental, el "Capitn
(24) Carta de Agustn y Aurelio Arango a su hermano Napolen, desde
Nueva York, publicada en Hombres del 68, por Vidal Morales.








27

General y General Jefe del Ejrcito" se despoj de
todo mando e hizo entrega de sus Poderes, contribu-
yendo con su conducta a viabilizar los trabajos y pro-
cedimientos democrticos de aquella memorable Asam-
blea. No obstante esa, su conducta, a todas luces plau-
sible, no por ello se calmaron los prejuicios y descon-
fianzas que contra l haba. Por el contrario, se acen-
tuaron, como lo demuestra claramente y de manera
concluyente, el texto mismo de aquella Constitucin,
cuyo pensamiento dominante, pareca ser el de librarse.
el de huir de la tirana de aquel hombre excepcional
que tuvo el valor de asistir y presidir las deliberaciones
de un Cuerpo Legislativo, cuya misin principal era
despojarlo de la autoridad propia del cargo para el que
de nuevo se le designaba, aunque sin la facultad de
poder nombrar ni siquiera sus propios auxiliares; y
reservarse, en cambio, la Asamblea, la prerrogativa de
deponerlo libremente. Con lo cual, la tirana que quera
quitarle al Presidente, caa en sus manos; y se cumpla
o realizaba el temor que abrigaba un ilustre escritor,
de ser ms temible la tirana de muchos que la de uno
solo.
Causa angustia y pesar, en el nimo ms sereno,
asistir a esa lucha estril, y ms que estril, demole-
dora, que sostuvieron contra Cspedes, los que arreba-
tados por su ciego amor a los que llamaban principios
democrticos, no vean en su ilustre opositor ms que
la encarnacin de un dictador, cuando es lo cierto que
no hubo en la historia de todos los tiempos, hombre
ms esclavo y respetuoso de las normas legales que el
primer Presidente de Cuba. El no se crey jams in-
vestido de la facultad de subrogarse en el lugar y grado
de organismos legales. Di, es verdad, libertad a sus
esclavos, usando el derecho que cada uno tiene de dis-








28

poner de aquello que le pertenece; pero no se consider
autorizado, por su sola voluntad, de proclamar la abo-
licin de la esclavitud; porque al pas solamente cum-
pla esa realizacin. El no se sinti "investido" del
derecho de resolver asunto de tal trascendencia. Paro-
diando al gran Lincoln cuando oy decir que algunos
de sus generales abusaba del whiskey, cabra repetir
aqu, que si hombres como Cspedes eran tiranos nos-
otros quisiramos que en Cuba hubieran muchos ti-
ranos como l.
Porque al fin y a la postre, fuerza ser reconocer
que las facultades que haba asumido, por razn de su
cargo, el Presidente, como tal "Capitn General",
tenan su lmite, y, en definitiva, se vean sujetas a
los llamados juicios de residencia, y a la destitucin o
sustitucin misma; al paso que las facultades de una
asamblea, cuyos miembros declaraban sus sesiones per-
manentes, hasta que terminara la guerra (artculo 5to.)
sin ningn poder superior que pudiera anular sus re-
soluciones; y ante quien todos, hasta el propio general
en Jefe le estaba subordinado, era convertirse simple
y sencillamente en un poder tirnico e irresponsable.
Eso, sin contar con que, despus de aprobada la Cons-
titucin se aada un artculo a virtud del cual los Re-
presentantes del Pueblo eran irresponsables e invio-
lables en el ejercicio de sus funciones. Con cuanta
razn se ha escrito que toda aquella brillante juventud
estaba formada por hombres recin salidos de las Aulas
Universitarias, oradores saturados de los principios de
la Revolucin francesa y que, en sus anhelos y en sus
ansias y en su sed de libertad, no miraban sino a un
dspota en cada militar, y todo Oficial del Ejrcito
era para ellos, un dictador en ciernes. Llenos de ardor
y de entusiasmo, cegados por la teora de libertad que









29

se haba infiltrado en sus almas, se dejaron conducir
por la ilusin, creyendo que Cuba era ya un pueblo
libre.(25)
A pesar de todo, y no obstante sus excesos, esos
Representantes cubanos, en medio de sus pasiones y
extravos nos merecen respeto; porque aunque equivo-
cados muchas veces por su inexperiencia, fueron, sin
embargo, sinceros, aunque ilusos en demasa. Ellos so-
aron que era posible legislar en medio del fragor del
combate; y quisieron que el legislador fuera a su vez
soldado; y no obstante mezclar y confundir ambas fun-
ciones, de suyo tan dismiles, que en un momento dado
se separaron; y, que la una, la de las armas, se subor-
dinara-en plena guerra-a la toga; o en otros tr-
minos, traducir en realidad el antiguo y famoso lema,
que la pluma es ms poderosa que la espada. Todo
eso, repetimos, en medio de los campos de batalla. Y
lleg a ser tan grande su amor a la libertad, que le
negaron a los militares el derecho o facultad de im-
pedir que se hablara mal de ellos; porque, decan, que
la palabra, era enteramente libre en todos los pases
Constitucionales; que los ciudadanos (los ciudadanos
en plena manigua) tenan el derecho de censurar la
conducta del Gobierno; ofreciendo las columnas de su
peridico para que pudieran hacerlo libremente... As,
fueron discutidas, censuradas y vilipendiadas las me-
didas de gobierno y la persona misma del Presidente
Cspedes, sin consideracin de ninguna clase a sus me-
recimientos y el cargo que desempeaba.
Formaba singular contraste la moderacin de Cs-
pedes como puede comprobarse por su correspondencia
y su conducta, con la violencia de lenguaje que con l
usaban sus adversarios, en los mismos documentos ofi-
(25) Hombres del 68, ob. cit.








30

ciales. En uno de esos escritos, comentando disposi-
ciones u rdenes de guerra del Presidente, se leen frases
como sta:
Esperar la Cmara de Representantes que Carlos Manuel
y sus secuaces arruinen el pas para proceder con energa ?

Esto se escriba el 21 de mayo de 1870. La tem-
pestad contra Cspedes arreciaba. Con un estado de
nimo semejante, la Cmara se rene al fin con objeto
de deponer al Presidente. Mientras tanto Cspedes
permanece sereno, enrgico y firme, como de cos-
tumbre, al punto de que, habindole hecho por en-
tonces, los espaoles, prisionero a su hijo Oscar, y con-
denado que fu a muerte, le ofrecen la vida de su hijo
bajo condiciones para l inaceptables, y Cspedes, con
esa grandeza de alma que lo iguala con Guzmn el
Bueno, cuando siendo Gobernador de la Plaza de Ta-
rifa, para obtener su rendicin, se le amenaza con ma-
tarle a su hijo, si no se rinde, el contesta:
antes de cometer semejante traicin, yo mismo prestar el pual
para matar a mi hijo;

de igual suerte, Cspedes, con esa grandeza de alma
que lo caracteriza, contesta:
Oscar no es mi nico hijo: soy el padre de todos los cubanos que
han muerto por la Revolucin.

Intencionalmente queremos pasar por alto los inci-
dentes a que di lugar el nombramiento del Mayor Ge-
neral Manuel de Quesada como General en Jefe, as
como la destitucin final del mismo; porque, aunque
sabemos de la relacin ntima que estos hechos guardan
con la persona del Presidente, creemos, sin embargo,
que su descripcin nos alejara mucho del asunto que








31
nos ocupa; y que hara, adems, muy extenso el
presente discurso. Solamente llamaremos la atencin
acerca de la serenidad con que acat el Presidente esa
decisin haciendo desistir a Bernab de Varona de sus
planes de disolver la Cmara. En carta(26) a un amigo
suyo (el Dr. Antonio Lorda), le dice:
Yo no prejuzgo las cuestiones; mi lema es Unin y Salvacin
de la Repblica; el respeto a las leyes y a la Constitucin y la
firme oposicin a todo el que quiera hollarlas y entronizar entre
nosotros cualquiera clase de despotismos, introduciendo la discordia
y comprometiendo el triunfo de nuestra causa.

Tampoco queremos, de intento, detenernos a exa-
minar, la serenidad con la cual recibi el Presidente la
carta insultante que en 26 de abril de 1870 le enviara
Ignacio Agramonte sin contemplacin alguna al cargo
que desempeaba. Cspedes en esta situacin, como en
todas, supo colocarse en el lugar que le corresponda.
Contest al Mayor General Agramonte, manifestndole
que el puesto que ocupaba le impeda aceptar aquella
provocacin y el duelo consiguiente; pero que tan
pronto como dejase la Primera Magistratura que en
aquellos momentos desempeaba pedira reparacin de
la ofensa. Es en actitudes como sta, en las cuales pone
el Presidente de manifiesto, su grandeza y fortaleza de
nimo; porque nunca es ms grande el hombre que
cuando sabe dominar sus pasiones. Verdad es que este
cubano extraordinario que se retrataba a s mismo en
el siguiente verso:
al plido terror mi alma no cede,
nada en el Mundo amedrentarme puede,
haba escrito a su esposa, que el mayor sacrificio que
haba hecho a la revolucin era el de su carcter.
(26) Ibdem.









32

Mas, el signo de Cspedes le era adverso. No saba
cmo acertar. El, que pudo decir en verdad poco des-
pus del primer aniversario de haberse reunido la C-
mara de Representantes que no obstante todas las in-
trigas, la Repblica no haba sucumbido; que se haban
conservado sus libertades; que la dictadura no se haba
entronizado; que las leyes haban ejercido su imperio;
y que la imparcialidad haba sido su norte; vea, sin
embargo, crecer el nmero de sus desafectos. As, es-
criba a su compaera en 1872 (el 19 de febrero) que
l bien saba que era juzgado en bien distintos modos;
porque le suceda que los militares no lo iban queriendo
porque defenda las leyes; y antes, el Legislativo,
deca no quererme porque las barrenaba;

pero, terminaba,
lo mismo que con ste, me manejar con aqullos.

Confiaba, equivocadamente, en recobrar el afecto
de los legisladores, porque ya, segn haca observar,
como de costumbre empezaban los militares a atacar los derechos
de los Representantes y l a defenderlos en justicia...

Se acercaba, pues, la deposicin del Presidente. El
hecho culminante de la Revolucin Cubana y el punto
de partida de nuestra desventura.(27) Desventuras que
se han repetido ya varias veces, casi en idnticas cir-
cunstancias, como si lanzadas a los aires semillas tan
malditas, tuviramos que recoger los mismos amargos
frutos.
Que no han existido verdaderos cargos o funda-
mentos para esas deposiciones, parece innecesario de-
cirlo, pues no basta afirmar que hubo extralimitacin
(27) Desde Yara hasta el Zanjn, por Enrique Collazo.









33

del Poder Ejecutivo, sin aportar una sola prueba ver-
dadera, seria, real de semejante acusacin; siendo por
el contrario rigurosamente cierto que la extralimitacin
parta del otro Poder, el Legislativo, que se constitua
en Juez y Tribunal acusador y sentenciador, al mismo
tiempo de la supuesta falta o delito poltico que juz-
gaba como Tribunal y Parte a la vez. Y, siempre
como muy bien apunta Collazo, detrs de la Cmara
otro Poder Oculto en quien est depositada la fuerza.
Por eso

cuando depone a Quesada, es porque a sus espaldas est Agra-
monte; y cuando depone a Cspedes es porque est apoyada o
empujada por Calixto Garca.

Un da, da fatal para la Revolucin, reciba el
primer Presidente este lacnico mensaje:

En sesin celebrada el da de hoy, fu acordado lo siguiente:
La Cmara de Representantes, en uso de las facultades que le
concede el artculo nueve de la Constitucin depone al ciudadano
Carlos Manuel de Cspedes del cargo de Presidente de la Repblica.
Lo que se participa a Ud. para su conocimiento. El Presidente
interino, Toms Estrada. Secretario, Eduardo Machado.

Y, a continuacin:

En sesin celebrada el da de hoy, acord la Cmara que se
comunique al ex-Presidente Carlos Manuel de Cspedes haber sido
designado el C. Salvador Cisneros Betancourt para que se encargue
interinamente del Poder Ejecutivo y que en tal virtud debe en-
tregar a ste los Archivos y dems dependencias del Gobierno. Lo
que se participa a Ud. para los fines consiguientes. Bijagual,
Octubre 27 de 1873. El Presidente interino (aqu la misma firma
que autoriza el documento anterior). El Secretario, dem.

De cmo recibi y contest Cspedes las anteriores
desconsideradas comunicaciones, es buena prueba el









34

acuse de recibo inmediato donde da las ms expresivas
gracias a aquel Cuerpo (la Cmara de Representantes)
por haberle librado del gran peso que gravitaba sobre
l, mientras estuvo a su cargo el Gobierno, sin que pu-
diera decirse que haba abandonado su puesto por can-
sancio o por debilidad. Y, en cuanto a lo dems ofreca,
entregar, a la mayor brevedad posible los Archivos y
papeles oficiales de la Administracin. Una vez des-
pachada esta correspondencia, se volvi para su amigo,
el coronel Figueredo dicindole: Mis amigos deben
ayudar al nuevo Presidente. Leccin de virtudes ciu-
dadanas, comenta oportunamente nuestro compaero
Ren Lufru(28 que su fulminante acusador (Estrada
Palma) no quiso tener presente en 1906.
S, es verdad, Cspedes no quiso, con la ayuda de
propios ni extraos mantenerse en el Poder a costa de
una lucha sangrienta entre hermanos; antes contesta,
rpido, al brigadier Jos de Jess Prez que se le ofrece
el mismo da de su deposicin, para apoyarlo con la
fuerza a sus rdenes, la Brigada de Cambute, para res-
taurarle en su cargo,
que l acataba con patriotismo la decisin de sus adversarios, por
lo que rehusaba el ofrecimiento.

Lo tena bien pensado. De tiempo atrs le haba
escrito a su esposa:
Dicen que la Cmara trata de reunirse y como de costumbre,
se corre que es con objeto de deponerme, para lo cual estn dando
pasos los enemigos de nuestra tranquilidad. Si se comete semejante
violencia por mi nunca habr perturbaciones y cualquiera que sea
la ilegalidad del acto, me someter. La responsabilidad pasar
sobre el culpable, y el pueblo har libremente lo que crea ms
provechoso a sus intereses.
(28) Carlos Manuel de Cspedes, por Reu Lufru, 1915.









35

Singular coincidencia: sesenta aos ms tarde, el
hijo del Padre de la Patria, se ve colocado en an-
logas circunstancias a aquellas que confront su ilustre
Padre; y no solamente rehusa mantenerse por la fuerza
en el Poder, sino lo que es ms significativo an, se
produce casi en los mismos trminos que el hroe au-
gusto de la Dcada gloriosa. A los comisionados que
lo visitan para notificarle que van a asumir el Poder,
en representacin del pueblo de Cuba, les manifiesta:

Que no se dira nunca que la sangre de los cubanos haba co-
rrido por causa de l, que haba gobernado con la opinin pblica,
y que se retiraba ante la imposicin que se le haca, sin odio ni
*resentimientos personales hacia nadie y que podan tener la segu-
ridad, cada uno de ellos, que en todo momento podran disponer
de su consejo si deseaban solicitarlo en pro de los supremos inte-
reses de la Repblica.

Terminando as:

'Que vea reproducirse all, en cierto modo, el caso de la depo-
sicin de su padre en Bijagual, y el posterior de las Lagunas de
Varona, que haban llevado al abismo la esperanza de libertad de
los cubanos; que Dios quiera, termin diciendo, que la presente
rebelda no tuviera para la Repblica las fatales consecuencias que
tuvieron aquellos motines y sediciones militares para la gloriosa
Revolucin del 68.

Resumiendo, nos place repetir con Collazo, que
cualquiera que hayan sido los aciertos como Gober-
nante del Primer Presidente "tiene dos hechos que
hacen su apologa y que lo har siempre el Primero
entre los cubanos: el levantamiento en La Demajagua
y su conducta cuando fu depuesto".









36



III

Para nosotros, la grandeza de un hombre se mide,
no por sus das de gloria y de poder, sino en aquellos
de desgracia, cuando est cado. Es entonces cuando
se agiganta, se empequeece o toma sus proporciones
naturales. Napolen no es Bonaparte en Austerlitz,
ni en Marengo, sino cuando de vuelta de la Isla de
Elba desembarca en Cannes; y a la vista de aquel
redingot gris
tantas veces agitado por el huracn de las batallas y el pequeo
tricornio, en torno al cual rugi la metralla de la Europa entera,

se le suman los soldados que el Rey Luis XVIII haba
mandado para que le cerraran el paso. Y, es ms grande
todava a bordo del Belerofonte, vctima de la perfidia
del ms poderoso, ms constante y ms generoso de sus enemigos;

y cuando sobre la roca de Santa Helena, rodeado de
unos pocos de sus fieles, dicta su diario a Las Casas y
mantiene a distancia al insolente Sir Hudson Lowe que
no lo pierde de vista, viendo en cambio a su paso, cmo
le presentan armas aquellos soldados ingleses
que no desdearan verlo sentado a su mesa...

Como es magnfico San Martn, no cuando al frente
de sus graneros a caballo da sus cargas asombrosas, sino
cuando, comprendiendo que en Amrica no caben juntos
dos militares gloriosos, abandona su carrera de triunfos
y le cede, despejado de obstculos, su puesto, al "Li-
bertador"; y se va a morir, l, que
haba alzado al rayo de sus ojos tres naciones libres;








37

se va a morir, repetimos,
frente al mar, sereno y canoso, clavado en su silln de brazos, con
no menos majestad que el nevado de Aconcagua en el silencio de
los Andes.

Y, no es porque, como lo han descrito en bellas
obras los poetas y los filsofos, es un espectculo digno
de la divinidad, ver a un hombre luchar con el infor-
tunio, sino porque, como hemos dicho, en ese trance es
cuando se mide la fortaleza del alma humana. Por ello,
resulta asunto digno de la inspiracin del gran Esquilo,
su Prometo encadenado a una roca, en medio del mar
que ruge a sus pies, desoyendo las cobardes advertencias
de los que le aconsejan congraciarse con los dioses y
contestando a Hermes que le recuerda que por su ca-
rcter ha sido precipitado a tales torturas, que l no
cambiara su suplicio por la servil condicin suya; y
que piensa que vale ms ser esclavo de aquella roca
que fiel emisario del Padre Zeus. Y con nimo re-
suelto concluye:
nunca imagines que levantando como mujer las manos, suplique
al que tanto detesto que me libre de mis cadenas. Lejos estoy
de ello.

No quiere eso decir que glorifiquemos la soberbia,
sino que admiramos y hacemos justicia a esa gran
virtud que es en el ser humano la dignidad y la con-
ciencia del propio valer y de la propia estimacin; as
como tambin la simpata que despierta en el corazn
el valor con que esos hombres cumbres saben sobre-
llevar sus desgracias.
La pluma cuasi divina de Hugo, tambin supo in-
mortalizar en la persona de uno de los soldados que
formaban la guardia del Emperador a un personaje








38

que desde entonces tiene carta de naturaleza en el
mundo de los que no forman parte en el montn. Y,
si a esa lealtad y consecuencia, an en la hora del in-
fortunio se aade la serenidad de nimo, que es a ma-
nera de resignacin filosfica, entonces, la persona o
mejor, el personaje, se nos presenta a nuestra conside-
racin como el ejemplo digno a seguir; porque a nues-
tro modo de ver, poco o nada es posible esperar de los
llamados pobres de espritu, y mucho menos de los que,
apocados ante la adversa fortuna estn prontos a ceder
hasta su progenitud, si necesario fuera, por un mez-
quino plato de lentejas. La vida no puede deslizarse
a la manera como la que cuenta la leyenda que vivi
la primera pareja en el Paraso; pero tampoco es dable
pretender que ella sea aqu en la Tierra de puro goce
y satisfaccin de todos nuestros apetitos; sin lucha, ni
contratiempos, sin esos desvos que la diosa fortuna
suele tener hasta para aquellos que un da llev en su
carro alado.
Qu de extrao tiene, pues, que comulgando con
estas ideas o sentimientos, se nos presente a nuestra
consideracin ms digno de admiracin y respeto, el
primer Presidente en los das posteriores a su injusta
deposicin, que en aquel otro de alegra y regocijo,
cuando a las marciales notas del himno de Perucho
Figueredo entra triunfante en Bayamo, aclamado por
la multitud; y va luego, bajo palio, a ser consagrado
como el Capitn General del Ejrcito Libertador?
Sabis por qu? Ah! porque entonces, sus adver-
sarios ciegos, van a darle oportunidad de demostrar
que l es superior, en medio de su desgracia, a todos
ellos. S, no hay duda. Aquel que durante el tiempo
que ejerci el mando, como dice Collazo, con justeza,
supo desempearlo con entereza y carcter, imponiendo








39

con su aspecto y modo de ser, el respeto y la consi-
deracin debidos al puesto que ocupaba va ahora a
mostrrsenos en toda su magnitud. Porque es triste
decirlo, pero es ms amarga an la realidad: sus ene-
migos no respetaron su cada, antes continuaron persi-
guindolo hasta su muerte, de la cual fueron en gran
parte, en parte principalsima, responsables.
Casi a diario, durante dos meses, despus de su
deposicin no cesaron de mortificarlo con comunica-
ciones impertinentes aquellos sus enconados y mez-
quinos enemigos, que no hicieron otra cosa con su con-
ducta que poner de relieve "toda la pequeez de sus
almas". Y, no contento con eso, lo mantuvieron prc-
ticamente detenido, hasta que al fin le mandaron un
documento cuyo texto, que vamos a reproducir, es la
mayor prueba de cuanto anteriormente hemos dicho.
Deca as:
El Gobierno tiene que moverse y emplear algunos das en
asuntos de inters; y como usted tal vez no le tenga cuenta per-
manecer en su seno, puede quedarse o continuar como ms con-
venga a su personalidad. Si prefiere quedarse, el campamento
del Comandante Beola brinda seguridad, y esto porque el Gobierno
no puede facilitarle una escolta como quisiera hacerlo, y si desea
acompaarnos puede verificarlo. De cualquier modo es el deseo
del -Gobierno que Ud. elija lo que ms convenga, quedando los
negocios con Ud. pendientes a la mira de resolverlos tan pronto
pueda hacerse.

A lo que contest Cspedes:

Agradezco profundamente los buenos deseos del Gobierno con
respecto a mi persona, y aprovechando ese permiso, prefiero no
seguir marcha; pues aunque para m sera muy honorfico, no me
lo permite el estado de mis cabalgaduras. En todo tiempo y ocasin
estoy a las rdenes del Gobierno para todo lo que se sirvan man-
darme en obsequio de la Patria. Por manifestacin verbal de Ud.








40

quedo enterado de que pueden acompaarme (y doy las gracias),
mi hijo Carlos Manuel y mi hermano poltico Jos Ignacio de
Quesada. Soy de Ud., etc.

Es de todos sabido, que no se le autoriz para mar-
char al exterior; y lo que constituye "un criminal aban-
dono"; se le priv de una escolta que amparara y de-
fendiera, al que ya casi ciego, iba a refugiarse en medio
de la Sierra Maestra, en la finca San Lorenzo, a orillas
de un brazo del ro Contramaestre. Pero an en trance
tan crtico Cspedes no se abate. Conserva toda la ma-
jestad y serenidad de las grandes almas. Se dedica a
ensear a leer a los nios que lo rodean. Es un nuevo
Cristo que haba recorrido su calvario. Solamente fal-
taba el Glgota postrero para la consagracin de su
vida de mrtir. Y este momento no se hizo esperar.
Un da, una columna espaola rodea el lugar donde se
ha refugiado. Se ha confirmado la profesa que le hi-
ciera el Conde de Balmaseda a la esposa de Cspedes,
cuando hecha prisionera sta se negaba a interceder
con el Presidente a fin de que abandonase la Revo-
lucin:
no importa; algn cubano nos le entregar.

Y, as parece, en efecto, que fu.
Al ruido de las detonaciones comprende Cspedes
el peligro en el cual se encuentra, y acaso imposibili-
tado de salvacin.
Rodeado de la feroz jaura,

escribi con su pluma de oro Sanguily,
acepta slo, aunque por breves momentos, el gran combate de su
pueblo, mientras ganaba la selva cercana, envuelto por el humo de
las detonaciones y acorralado, perdido, no vacila en el instante









41

supremo, se ofrece al porvenir como ejemplo magnfico de fortaleza,
se ofrenda a la Patria en holocausto y con el corazn destrozado
por su propia mano en el ltimo disparo, desaparece en el foso,
como un sol de llama se hunde en el abismo.

Mucho se ha escrito en pro y en contra del trgico
fin del primer Presidente, pero en lo fundamental,
poco hay que rectificar a las bellas palabras que escri-
biera el mejor de nuestros oradores. Y para terminar,
no queremos ni podemos hacerlo de manera ms cum-
plida, que reproduciendo las frases luminosas, que a
ese hombre inmenso que fu Carlos Manuel de Cspedes
dedicara Jos Mart:

Maana sabremos, si por sus vas bruscas y originales hubi-
ramos llegado a la libertad antes que por la de sus mulos; si los
medios que sugiri el patriotismo por el miedo de un Csar, no
han sido los que pusieron a la Patria, creada por el Hroe, a la
merced de los Generales de Alejandro; si no fu Cspedes, de
sueos heroicos y trgicas lecturas, el hombre a la vez, refinado
y primario, imitador y creador, personal y nacional, augusto por
la benignidad y el acontecimiento, en quien chocaron, como en una
pea, despedazndola en su primer combate, las fuerzas rudas de
un pas nuevo y las aspiraciones que encienden en la juventud
sagrada, el conocimiento del mundo y la pasin de la Repblica.
En tanto s bendito hombre de mrmol l
He terminado.




"p~-<




































ACABOSE
DE IMPRIMIR ESTE
DISCURSO
EN LA IMPRENTA
"EL SIGLO XX"
REPBLICA DEL BRASIL. 153 157
EN LA HABANA.
EL DA 9 DE OCTUBRE DE
MCMXL





58-59.-Anales de la Academia de la Historia. Di- 69.- Tomo XVI. Afo 1984.
rector: Domingo Figarola-Caneda, Acadmico de n- 70.---- Tomo XVII. Ao 1935.
mero. Aos 1919-1925. 7 tomos. 71.-- Tomo XVIII. Ao 1936.
60-68.-Anales de la Academia de la Historia de 72 Tomo XIX Ao 1987.
Cuba. Director: Dr. Jos A. Rodrguez Garcia, Aos
1926-1933. 9 tomos. 73.-- Tomo XX. Ao 1938.
EZ.OGIOS
74.-Elogio del Dr. Ramn Meza y Sures Incln, 82.- del Sr. Domingo Figarola-Caneda, Aca-
Acadmico de nmero, por el Dr. Evelio Rodriguez dmico de nmero, por el Dr. Juan Miguel Dihigo y
Lendin, Acadmico de nmero. (1915). Mestre, Acadmico de nmero. (1928).
75. del coronel Pedro Medoza Guerra, 83.- del Dr. Alfredo Zayas y Alfonso, Aca-
75. del cToronel Pedro Mendoza Guerra, dmico de nmero, por el Dr. Toms de Jstiz y del
Acadmico de nmero, por el capitn Joaqun Lla- Vl Acadmico de nmer. (195).s de Jstz y del
veras y Martnez, Acadmico de nmero. (1923). Valle, Acadmic de nmero. (1935).
S84.- del Dr. Jos A. Rodrigues Garca, Aca-
76.- del Lic. Jos de Armas y Crdenas, dmico de nmero, por el Dr. Juan Miguel Dihigo y
Acadmico de nmero, por el Dr. Antonio L. Val- Mestre, Acadmico de nmero. (1935).
verde y Maruri, Acadmico de nmero. (1923). 85. del Dr. Domingo Mndez Capote, Aca-
77.-- del Dr. Rafael Fernndez de Castro y dmico electo, por el capitn Joaqun Llaverias, Aca-
Castro, Acadmico de nmero, por el Dr. Toms de dmico de nmero. (1935).
Jstiz y del Valle, Acadmico de nmero. (1924). 86.-- del coronel Fernando Figueredo Soca-
rrs, Acadmico de nmero, por el Dr. Nstor Carbonell
78.- del Dr. Raimundo Cabrera y Bosch, y Rivero, Acadmico de nmero. (1935).
Acadmico de nmero, por el Dr. Salvador Salazar 87.-- del Dr. Enrique Jos Varona y Pera,
y Roig, Acadmico de nmero. (1925). Acadmico de nmero, por el Dr. Juan Miguel Dihigo
79.- del coronel Manuel Sanguily y Garritte, y Mestre. Acadmico de nmero. (1935).
Acadmico de nmero, por el Dr. Rodolfo Rodrguez 88.- del Dr. Mario Garca Kohly (Fundador
de Armas, Acadmico de nmero. (1926). de la Corporacin), por el Dr. Juan M. Dihigo y
.- del geeral Jos Mir Argenter, Aca- Mestre, Acadmico de nmero. (1937).
mio de80. del general o Fernando Figuenteredo 89.- del Dr. Rodolfo Rodrguez de Armas.
dco de nmero, por el coronel Fernando Fgueredo Academico de nmero por el Dr. Carlos Manuel de
y Socarrs, Acadmico de nmero, ledo por el Aca- Cspedes y de Quesada, Vicepresidente de la Corpo-
dmico Dr. Emeterio S. Santovenia. (1926). racin. (1937).
81.- del Dr. Sergio Cuevas Zequeira. Aca- 90.- del Licdo. Roque E. Garrig y Salido,
dmico de nmero, por el Dr. Jos Antonio Rodrguez Acadmico de nmero, por Joaqun Llaverias y Mar-
Garcia, Acadmico de nmero. (1928). tinez, Archivero de la Corporacin. (1938).
OTRAS OBRBAS
91-95.-Centn Epistolario de Domingo del Monte. 116.-Joaqun Infante. Homenaje a este ilustre ba-
Con un prefacio, anotaciones y una tabla alfabtica, yams, autor del primer proyecto de Constitucin para
(1923-1926. 1930 y 1938). Tomos I, II, III, IV y ia Isla de Cuba. (1930).
V. (En publicacin). 117.-El bandolerismo en Cuba. (Contribucin al
96.-Historia de Mantua (Pinar del Rio), por el estudio de esta plaga social). Trabajo de ingreso pre-
Dr. Emeterio S. Santovenia. (1923). sentado por el Acadmico correspondiente coronel
97.-Bibliografa de Enrique Pineyro. Con una Francisco Lpez Leiva. (1930).
introduccin, notas y un complemento, por Domingo 118.-Obras del Dr. Ignacio Jos de Urrutia y
Figarola-Caneda, Acadfmico de nmero. (1924). Montoya. 2 tomos. (1931).
119.-Legado "Rodolfo Rodrguer de Armas". (Es-
98.-AManuel de Quesada y Loynaz, por el Dr. Car- critura, reglamento y convocatoria a premio). (1931).
los Manuel de Cspedes y uesada. (1925). 120-121.-Papeles existentes en el Archivo General
99.-Historia documentada de San Cristbal de La de Indias relativos a Cuba y muy particularmente
Habana en el siglo XVI, por Irene A. Wright. 2 to- a La Habana, (Donativo Nstor Carbonell). Ordena-
mos. (1927). dos y con una introduccin por Joaquin Llaveras,
100.-Lxico Cubano. Contribucin al estudio de las Acadmico de nmero. Tomos I y II (1931). (En
voces que lo forman, por el Dr. Juan M. Dihigo, Aca- publicacin).
dmico de nmero. Tomo I (1928). (En publicacin). 122.-Un instante decisivo de la maravillosa carrera
101.-La epigrafa en Cuba, por el Dr. Juan M. de Mximo Gmez. Trabajo de ingreso presentado
Dihigo, Acadmico de nmero. (1928). por el Acadmico correspondiente coronel Dr. Carlos
102-107.-Actas de las Asambleas de Representantesde Cspedes y de Quesada. (1932).
y del Consejo de Gobierno durante la Guerra de In- 123.-Papeles de Mart (Archivo de Gonzalo de
dependencia. Recopilacin e introduccin por Joa- Quesada). Epistolario de Jos Mart y Mximo
quin Llaveras y Emeterio S. Santovenia, Academi- Gmez. Recopilacin. introduccin, notas y apndices
cos de nmero. (1895-1896), (1896-1897), (1898), por Gonzalo de Quesada y Miranda. (1933).
(1898-1899), tomos I. II, III, IV, V y VI. (1928, 124.-Papeles de Mart (Archivo de Gonzalo de
1930, 1931, 1982 y 1933). Quesada). II. Epistolario de Jos Mart y Gonzalo
108.-Historia de la isla y Catedral de Cuba, escria de Quesada. Recopilacin, introduccin, notas y apn-
por el Ilustrsimo seor don Pedro Agustn Morell dice por Gonzalo de Quesada y Miranda. (1984).
de Santa Cruz, Obispo de ella, con un prefacio de 125.-Cspedes visto por los ojos de su hija, por
Francisco de Paula Coronado, Acadmico de nmero. Gloria de los Dolores de Cspedes y de Quesada.
(1929). (1934).
109.-Historia documentada de la conspiracin de 126.-Reglamento de la Academia de la Historia
los Soles y Rayos de Bolvar, por el Dr. Roque E. Ga- de Cuba. (1935).
rrig, Acadmico correspondiente. (Obra premiada en 127.-Papeles de Mart (Archivo de Gonzalo de
el Concurso de 1927). 2 tomos. (1929). Quesada). III. Miscelnea. Recopilacin, introduc-
l -La mica de Enrique P. cin, notas y apndice por Gonzalo de Quesada y
110.-La misin diplomtica de Enrique Pineyro. Miranda. (1935).
Trabajo de ingreso presentado por el Acadmico co- Gm e o, por meterio S.
rrespondiente Dr. Antonio Iraizoz y de Villar. (1930). 128.-GSantovenmea el Mimo, por el Dr. Emete(19o S.
Santovenia, Acadmico de nmero. (1936).
111.-Periodismo y peridicos espirituanos. Trabajo 129.-Mximo Gmez, por el Dr. Ramn Infiesta.
de ingreso presentado por el Acadmico correspon- (Obra premiada en el Concurso Extraordinario del
diente Senador Manuel Martnez-Moles. (1930). Centenario de su nacimiento). (1987).
112.-La civilizacin taina en Pinar del Ro. Tra- 130.-Historia documentada de los movimientos re-
bajo de ingreso presentado por el Acadmico corres- volucionarios de Csba de 1852 a 1867, por el Dr.
pondiente Dr. Pedro Garca Valds. (1930). Diego Gonzlez. (Obra premiada en el Concurso de
113.-Hombres del 51. Trabajo de ingreso presen- 1931). 2 tomos. (1939).
tadopor el Acadmico correspondiente Sr. Jorge Ju- 131.--El capitn Hernando de Soto. Gobernador
rez Cano. (1930). de la isla Fernandina de Cuba, por el Dr. Jos Ma-
114.-Historia documentada de la conspiracin de nuel Prez Cabrera. Acadmico de nmero. (1939).
la Gran Legin del Aguila Negra, por el Sr. Adrin 132.-La paz del Manganeso. por Manuel J. de
del Valle. (Obra premiada en el Concurso de 1929). Granda, Capitn del Ejrcito Libertador. (1989).
(1930). 133.-Francisco de Paula Santander, por el Dr. Jos
115.-Historia documentada de San Cristbal de La Manuel Prez Cabrera, Acadmico de nmero. (1940).
Habana en la prtmera mitad del siglo XVII. por Irene 134.-Hombre de mrmol, por el Dr. Federico de
A. Wright. (1930). Crdova, Acadmico de nmero. (1940).
COMISION DE PUBLICACIONES
Capitn Joaqun Llaverias y atrtnez 7 Dr. Prancisco de P. Coronado




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs