• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Half Title
 Frontispiece
 Dedication
 Prologo
 Ensayo critico (Jacinto Lopez)
 El busto de marmol
 El ultimo ramo
 La domadora
 La leccion del caos
 Tiranias
 Entra ellas
 El castigo
 Ernesto de anquises
 El beso
 El principe del mar
 La derrota de eros
 La cicatrix
 El rayito de sol
 La condesita del castañar
 Vendetta
 La inolvidable
 Gloria
 Las cerezas
 Table of Contents














Title: Cuentos fragiles
CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00073991/00001
 Material Information
Title: Cuentos fragiles
Physical Description: 188 p., 1 l., 2 p. : illus., port. ; 18 cm.
Language: Spanish
Creator: Fiallo, Fabio, 1865-1942
Publisher: H. Braeunlich
Place of Publication: New York
Publication Date: 1908
 Subjects
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Bibliography: "Fabio Fiallo, sus libros el poeta" by Jacinto Lopez: p. 21-35.
General Note: "Prólogo" by Americo Lugo: p. 11-19.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00073991
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000599646
oclc - 22444182
notis - ADC8633

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Half Title
        Page 5
    Frontispiece
        Page 6
    Dedication
        Page 7
        Page 8
    Prologo
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
    Ensayo critico (Jacinto Lopez)
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
    El busto de marmol
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
    El ultimo ramo
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
    La domadora
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
    La leccion del caos
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
    Tiranias
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
    Entra ellas
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
    El castigo
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
    Ernesto de anquises
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
    El beso
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
    El principe del mar
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
    La derrota de eros
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
    La cicatrix
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
    El rayito de sol
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
    La condesita del castañar
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
    Vendetta
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
    La inolvidable
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
    Gloria
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
    Las cerezas
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        180-181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
    Table of Contents
        Page 189
        Page 190
        Page 191
Full Text






















FABIO FIALLO


CON ILUSTRACIONES


Imprenta de
H. BRAEUNLICH
63 Cliff Street
New York
1908

















Del mismo author
PRIMAVERA SENTIMENTAL.
En preparation
CUENTOS GALANTES.









FABIO FIALLO


CUENTOS FRAGILES


Imprents de
H. BRAEUNLICH
63 Clif Street NEW YORK
1908




Vpmz (03. 4












Han sido impress aparte
Veintcinco ejemplares en papel del Japon
Numerados











(Imutas Nrartgiles












inomvnaji

A

RUFINO BLANCO FOMBONA

Con el corazon

DE

FABIO FIALLO






JV~ezl ^ 908



















PROLOGO












Prblogo

. a publicaci6n de un bello libro debiera cele-
brarse como el natalicio de un principle. La
vida es la expresi6n: las hazafias de la guerra, la pal-
ma del martirio s6lo surgeon a la luz del mundo cuan-
do el soplo eterno de la palabia pasa sobre la frente
de los heroes y los mirtires. Yacen la bondad, la belle-
za en el fondo del *coraz6n human como los me-
tales preciosos en lo profundo de la tierra; cavan
las manos de la inteligencia y las sacan arriba en
forma de teorias y doctrinas, literature y ciencias; 6
esparcidas flotan en el 6ter, cabalgando silenciosas
en los lomos del aire 6 suspensas de-la lumbre de
las estrellas, y nuestro oido y nuestra mirada, bende-
cidos por un atoino de su polen sagrado 6 por un
rayo de su luz celestial, perciben el canto de la
miisica y el encanto del color.
Es el dedo ajeao el que nos sefiala siempre el
camino; pero no ignoro, en cambio, que no sirvo
para critic. Dos cosas 6ste necesita: ciencia 6 im-
parcialidad: la primer, no la tengo; la segunda, no
la quiero. Imparcialidad es, en cierto modo, supre-








si6n de personalidad. La simpatia es el cauce natu-
ral del alma: la antipatia, una desviaci6n. Para ser
buen critic ha de tener el hombre seca una parte
de su ser, falto de esa irrigaci6n constant del mila-
groso Nilo de los afectos. Confieso que soy en extre-
mo apasionado. No conozco sino una clase de auto-
res: los autores que me gustan. Juzgo de las obras
como de las mujeres 6 las frutas: las pruebo y, si
no me agradan, no las paso no obstante su virtud
medicinal. Fuera de esto, hay en el critic algo ridi-
culo: la parte del maestro.
Tienen las lines precedentes la ventaja de ha-
berme puesto manos a la obra. Nunca s6 por d6nde
principiar. La pauta me mata: la libertad en el vuelo,
la independencia del reposo, el derecho al silencio,
yo los necesito. Al entreabrir los labios no s6 si es
para la palabra 6 para la sonrisa; y por el cielo del
discurso dejo .que las nubes corran impelidas por el
viento de la tristeza. Mi pensamiento es como mi
plant y la literature como todo otro campo: erro
enamorado asi de las montafias como de los valles
profundos. Mariposa para una flor, quisiera ser
iguila para un risco. Mas si veo una incitadora
sombra por los espesos pinceles de los Arboles pinta-
da; si doy con el margen de un arroyuelo tranquil,
el ocio, suefio de la voluntad, rinde 6sta A su albe-
drio.








Si la vida es expresi6n, ista es arte. Los hom-
bres valen por lo que dicen 6 por lo que de ellos se
dice. El artist es fuente de natural expresi6n, es-
pejo que revela, no las cosas, sino el alma de ellas:
la obra artistic es completamente distinta de la reali-
dad porque es una realidad. Pero el artist posee
el arte como se posee la onda, quebrAndola, rom-
piendola, sin poder asirla nunca: el rio de belleza
pasa y el, postrado & la orilla, quisiera detenerlo;
mas la corriente sigue, triscando, bailando, rebullen-
do, y s6lo deja entire sus manos algunas gotas crista-
iinas... Estas gotas cristalinas son el arte. En ver-
dad, lo que queda en la obra, lo que llamanos arte
es la sombra del arte, no el arte mismo: el artist
que lograra fijar el arte en un lienzo, en un libro.
habria roto la miquina del mundo. Tal hombre mo-
riria al tocar el fuego sagrado. Cervantes, Shakes-
peare son gnomos de las profundidades celestes,
enanos prodigiosos que van saltando de astro en
astro sin que por ello estin, del cielo mismo, A menor
distancia que nosotros. Babel simboliza nuestra im-
potencia para realizar nada perfect, y San Lucas
apart la gloria del lote de los humans cuando dijo:
"Gloria in excelsis Deo".
Es la poesia, entire todas las artes, la mAs rica
en expresi6n. Si una nota es un vivero de notas
arm6nicas, una palabra contiene un poema: puede









reflejar el mundo como una gota de rocio el cielo.
Poesia es voz del silencio, claridad de los antros:
para ella, la ausencia es la sombra de la presencia:
el olvido, el lazo que nos une al recuerdo; la locura.
la manumisi6n de la raz6n: y recoge, A la mariana,
en fragantes botones convertidos, los petalos que las
manos de la tarde deshojan piadosas sobre las turn-
bas. Plat6n afirma que s61o hay dos bienes en este
mundo: la filosofia y la amistad, y yo digo: la poesia
y :el amor. Esta diferencia de pensar estriba en mi
falta de sabiduria y edad: la juventud va a caballo
por el mundo; la vejez, A pie. Del amor, "capitin y
principle de perdici6n", no quiero hablar. Sin poesia
ni amor, el coraz6n del hombre se inclinaria al suici-
dio como un Arbol bajo el viento. Es mis necesario
el poeta que el fil6sofo: el ser human es vaso terre-
nal lleno de celestial rocio, y iste es mAs poesia que
verdad. Un siglo puede carecer de un fil6sofo, de un
heroe; pero cada siglo, que digo, cada hora produce
su bardo. La humanidad necesita una trompeta para
ahuyentar A ese ladr6n llamado tiempo, y el hombre
decir cuanto le sugiere su diablo interior. La verdad
alumbra al mundo, pero tam'bi6n lo alumbra el arte
y, ademas, lo encanta. La poesia es la cantidad de
mentira que el hombre afiade A la verdad para vol-
verla agradable. El verso tiene promesas superiores
A los principios; revelaciones ante las cuales se pas-









maria Alejandro, discipulo de Arist6teles y conquis-
tador del mundo.
El hombre traza en todas sus obras su retrato
y me admira oir sefialar a Byron en las suyas. Como
l6, todo artist esta pintado por su propia mano; y
cuando no acertamos A verlo es porque no le cono-
cemos. La obra, puede decirse, no es sino el velo que
cubre al autor; y donde las facciones no se distin-
guen, el latido del coraz6n se oye. La literature es,
asimismo, la pintura de una epoca, de una edad: la
antigua, rica en imagenes, pobre de imaginaci6n; la
modern, sobria y sabia, son dos opuestos cuadros del
mismo mundo vario y eterno. Tambien en cada pals
las letras siguen la edad, los gustos, los progress.
El sentimiento precede siempre A la inteligencia, y
todo primer esfuerzo se condensa en poesia lirica,
aunque nada sea mis dificil que la poesia lirica per-
fecta. Nuestra literature (si puede llamarse tal lo
poco escrito entire nosotros), se reduce casi toda i
versos de amor 6 de guerra, eco fiel de- la vida na-
cional. Poetas de estro insuperable como Salome
Urefia, Corina que vence A nuestros Pindaros; ele-
gantes y donosos prosistas, como Galvin, han produ-
cido, es cierto, obras luminosas, en medio A un mar
de odas detestables; y ahogando ,en mi tintero A
algunos A quienes sonrie Apolo, shame licito sefialar
aqui A CGsar Nicolas Penson, autor de "La Vispera









del Combate", acaso el mas hermoso de nuestrds
cantos; a Jos6 Joaquin Perez, a Gast6n F. Deligne y
a Arturo B. Pellerano Castro.
Entre la nueva generaci6n descuella Fabio Fiallo
por el corte modern de sus versos y sus cuentod.
Poeta que no toma del refresco de Lamartine el Me-
lanc6lico, ni del reconstituyente de Hugo el Enirgico,
ni las perlas de Zorrilla el Divino, ni la menta de Da-
rio el Exquisito, sino el veneno, el veneno de Meusset'-
el Misantropo y de Heine el Descreido: del amante
de Jorge Sand, autor de "La Coupe et les Levres",
de "Namouna", de "Rolla", de "Les N'uits"; y del
cisne de Dusseldorf, el Byron franco-germano. ire-
nico y sentimental, que arroja disgustado la pasi6n
que en su pecho como divina miel se cria. N'o pre-
cisamente que los imite, como afirma Unamuno; por
mAs que 6sto no seria caso de menos valer, A mi jui-
cio: dice Boileau que el que no imitare a los antiguos
no sera imitado de nadie; y esos dos principles de la
poesia modern arrastrarian en la antiguedad manto
real. Nadie se pinta en sus obras mis exactamente
que Fabio Fiallo: su poesia es delicada como 61;
perfumada como el, sofiadora como e1, enamorada
como el. Dardo es su verso que va certero al seno
de las damas y el coraz6n les parte, comno sus mira-
das, como sus sonrisas como sus palabras. Hay un,
punto en la obra de Cervantes, de esos en que este '









con su pluma toca el cielo, en que Don Quijote ve
estorbado el paso de sus armas por una red de ver-
des hilos de unos A otros Arboles tendidos: en una
Arcadia ideal, Fiallo tiende sus versos como red amo-
rosa; s6lo que, A la hora del ojeo, pajarillos no, za-
galas quedan prisioneras.
La familiaridad es enemiga mortal de la admira-
ci6n y, no obstante, admiro a este poeta y le coloco
entire nuestros grandes de primera clase, pocos en
numero, aunque no faltan muchos que si no pueden
habitar en el Olimpo, son capaces de hacer de su
pegujal un jardin parecido al ed6nico. Carece de
gran elevaci6n de ideas y de riqueza en la palahra;
pero es gran poeta por la actitud del alma, perpetua-
mente inclinada hacia ese lado obscure y misteroso
de donde viene el rayo y perciben los artists las
melodies inefables. En su "Primavera Sentimental"
campea y se muestra una musa que, en "Pleniltnio"
y "For Ever", no le cede una minima A las del He-
lic6n.
Como cuentista, Fabio Fiallo no ha sido supera-
do entire nosotros; tal vez ni siquiera igualado. Josi
R. L6pez, Virginia E. Ortea, U. Heureaux hijo son
cuentistas estimados: el primero tiene la soltura, la
sal, la donosura; la segunda, gran facilidad narrati-
va; el fltimo, fecundidad, ingenio y corte nuevo.
Pero la delicadeza, pero la gracia; la sobriedad, la









elecci6n del tema, cl desarrollo, triunfos son de
Fiallo. Fuera del autor que lo elev6 hasta el cielo
en el cuento de Adin y Eva, el mis famoso entire
antiguos y modernos, franceses son los reyes de este
genero levantado por ellos del suelo al trono entire
el aplauso y la admiraci6n de los contemporineos.
Como de la mujer graciosa ha podido salir la pa-
risiense, asi el cuento modern es la parisiense del
cuento. La franca y alegre risa de "La Gitanilla"
no volveri sino con los buenos tiempos de la incom-
parable Espafia. El cuento es hoy una sonrisa del
pensamiento, sonrisa refinada, diab6lica, sutil, com-
plicada. Entre la culta Recamier y la zaharefia Gala-
tea, media un escarpin de seda.
Fabio Fiallo tiene cuentos que pueden ponerse
al lado de los mejores cuentos franceses. "La rnol-
vidable", "Ernesto de Anquises", "El Principe del
Mar" honrarian una Antologia. A veces la pobreza de
su 16xico compromete la forma que, en el genero en
que hablo, tiene valor independiente: su palabra
sale A pistos y no gusta de adornar, al revis de otros
que entunican demasiado su mufieca. En la manu-
factura de 6stas el traje es cosa esencial y riquisima:
los cuentistas extraen de su cantera esas palabras
con que embellecen sus obras, piedras preciosas como
el diamante 6 el rubi 6 flores tan hermosas como las
rosas 6 los lirios, sin otra diferencia que dentro de










las pi-edras suena un coraz6n y, en las flores, un
alma suspira. Ni cliusulas similcadentes, ni bellas y
sonoras frases, si arcaicas matronas, si donceles neo-
logismos, nada aparece en Fiallo de aquel artificio
deleitoso con que los cuentistas suelen uncir la nota
y el color, esclavos de otras artes, al carro glorioso
de las letras. En cambio, la pluma es, en sus manos,
una varilla migica: todo cuanto le rodea desaparece:
otro mundo, otros hombres, otras costumbres: el
sentimiento de amor, 6nica virtud; el soplo portico,
6nico imputlso; el objetivo de la belleza, anico ideal
Escritor nefelibato, su pluma, sus alas; y mientras su
cuerpo rueda entire nosotros, su alma va perdida so-
bre mares y montafias. De ahi que ninguna de sus
obras tenga color local, puesto que nadie como Cl
para bafiarse en el raudal de poesia que emerge de
la ciudad que vi6 su cuna y le posee; ciudad de la
cual puede decirse: "laudandis pretiosior ruinis".
AMERICO LUGO.













FABIO FIALLO



Sus Libros


61 'Poeta



-A Manuel Diaz Rodriguez

The Critic, with his avid eye for flaw
And measurements of arbitrary law,
Who spends his ineffectual hours and pen
In jeering at the work of other men
Is like the insect, blind and isensate,
That butts at things it never could create.
JOHN KENDRICKS BANGS


The noble pleasure of praising. Swinburne.









n la patria de Andr6s Bello public Fabio
Fiallo, afios haoe, Primavera Sentimental, un
tomo de versos. En la patria de Edgar Poe public
ahora Cuentos Fragiles, un tomo de prosa, para el
que escribo esta pfgina. Fabio Fiallo ha escrito mis
versos y mis prosa, pero de su obra literaria y poCti-
ca s61o la antologia de estos cuentos y estas poesias
ha sido puesta en libro.
En sus cuentos Fabio Fiallo es el poeta de
sus versos. Hay en algunos de sus cuentos mis poe-
sia que en algunos de sus versos. El no es sino un
poeta. Porque .es un poeta ha escrito versos, y por-
que es un poeta ha escrito cuentos. Sus cuentos no
son sino la forma amplia, libre, podria decir humana,
de su poesia. Su vida esta llena de su pasi6n poitica.
Es azul su horizonte cualquiera que sea el espec-
taculo sobre el cual se abran sus ojos. El cuadro de
cada dia no le importa. Se diria que no toma parte en
el drama diario. Pasa la Vida en su carro ordinario,
pasa incesantemente. Su compis, su igualdad, s-u sor-
didz, su estupidez, esparcen una sensaci6n de supli-
cio. Sentimos el ultraje de una degradacibn sucesiva
romo los dias y como los dias interminable. Se lena
el coraz6n de un gran espanto. Se rompe de angustia
el pecho. Es una estrangulaci6n en el abismo por lar-
ras y finas y cru'eles manos de hierro. Fiallo se refu-
gia en las nieblas de una somnolencia invencible. Alli









se duerme, alli yace dormido desde que comprendi6.
Su sonambulismo pareceria una filosofia. El carro
pasa, no cesa de pasar. Pero 1l ya no lo vi, ya no oye
su ruido, ya no siente su espanto. Su interns en el
drama ha terminado. Ha leido el libro, lo ha cerrado,
y se ha dormido sobre sus lomos.
No vive de el sino el poeta. Y es el poeta en el
desierto, sobre el camello de las caravanas, y en el
bosque human, como en Nueva York, arrastrado en
la carrera fantistica de un tren aereo, 6 de un tren
subterrineo. Para ser el poeta en todas parties basta
que sobre el inmundo carromato de la vida, ante el
cual ha cerrado 1l sus ojos, y cuyo ruido 1l ya no
escucha, esplenda la figure de una mujer hermosa.
Es por la mujer por lo que 61 es poeta. Ia mujer
es la luz de sus ojos y el sol de su espiritu. La mujer
es su musa. Nada vale de la vida sino ella. Forma de
mujer tiene para 61 el ideal. La mujer es el alma y la
fuente de su poesia. Entre los cosas y 61 esti siem-
pre la vision de la mujer. Las aguas, los cielos, los
horizontes, no son especticulos de belleza sino como
fondo, como scenario, como decoracibn de la gran
diosa. No es el.Sol quien lo deslumbra i el, es ella.
Todo Fabio Fiallo es una suave roca de indo-
lencia. No hay problema human ni divino digno de
su atenci6n. Urgidos, afanados, oprimidos, van todos.
El los mira y sonrie. Sonrie bondadosamente, la mis









bondadosa sonrisa que he conocido. Esta sonrisa es
la luz y la flor de su filosofia. Se asombra el de que
haya quien seriamente se apure y se preocupe. Nada
vale la pena, parece decir la palabra inarticulada de
su sonrisa, mientras interiormente esti mirando la
tumba de Homero en el lecho de arena.
Su actitud frente a la vida es de extra-
fieza y de abstenci6n. Su gesto parece re-
producir el asombro del martir: que hay de comiin
entire tfi y yo? Su negligencia, que talvez es madre en
el de la inclita virtud del desprendimiento, comunica
la impresi6n de una gran sombra. Duermen en esta
sombra, duermen suefio irrevocable, las fieras que
eternamente estremecen el circo human. Interns,
egoismo, vanidad, rivalidad, odio, no se incorporaron
jams en su coraz6n de su suefio de muerte.
Improviso la sombra se ilumina y el inerte se
transfigura. Es que sus ojo3 estin llenos de la apari-
cion de una mujer bella. Vibra entonces todo el como
una lira. Vibra toda la lira. Es Abril. Cantan pijaros
de oro, suenan campanas de pascuas. Verde de los
prados, lirios de la espuma, rosas de la aurora, jardi-
nes del cielo en los entierros del Sol, se hacen notas,
se hacen mdsica, y reunidas todas las notas y todas
las misicas en el aire azul del suefio, vuelan a las
alturas en un himno de gloria y de apoteosis. Cada
rayo de sol. es un camino que conduce suavemente, en








alas blancas, al azur. La tierra ha abierto sus entra-
fias, y un tesoro de gemas brota de todas parties. Las
cosas mis burdas, las creaciones mis torpes, se afi-
nan, se ennoblecen, visten de ingeles. Todo es alas
y p6talos, y ritmo y color. Todo es corola. Cada coro-
la un vaso de fragancia. La vida se llama Harmonia.
El poeta bendice entonces la vida desde el fondo
de su coraz6n. En realidad 61 esti de rodillas, y de
rodillas ora. Sus versos son oraciones de admiraci6n
y de enagenaci6n. Es entonces cuando e1 es ruisefior.
El poeta esti despierto. No es ninguna de las belle-
zas preciosas, 6 grandiosas, 6 misteriosas del pano-
rama esc6nico de la naturaleza, es la belleza de la
mujer la magia que realize el milagro de interrumpir
su abstraccidn, y romper su ausencia, y restituirlo i
la Vida. Levanta 01 entonces la cabeza de sobre los
lomos del li'bro, y el entusiasmo, de que de otro modo
es incapaz, hincha su pecho como el viento los senos
de un velero. A impulses de este viento, que es el
viento del arte, y del aguila, y de la historic, boga el
hermosamrente eA mares maravillosos, en mares
desconocidds, en que la Vida es intense come el fue-
go, y leve como la nieve, y sonora como el espacio,
y silenciosa como el cielo, y pura, y fecunda,
y divina como la fuente mas inaccessible del m:lagro
y el misterio.









Nada hay mis claro que la psicologia de esta
prodigiosa influencia de la mujer en el alma de este
poeta. Es en su obra literaria donde hay que buscarla
y estudiarla.
El alma de Fabio Fiallo es un alma de belleza.
Frente a toda las cosas el no pide sino belleza,
expresi6n de belleza, emoci6n de belleza. Sus ojos
Lstin ciegos para todo lo demAs. Su incompetencia para
los negocios humans, su indolencia, asi se explicarian.
Las energies de su voluntad, 6 mejor, su voluntad
de vivir, terminal donde se apagan los esplendores de
la belleza. La belleza es la maravilla, y la mujer la
maravilla de las maravillas. La mujer no es para 61 si-
no la mas palpitante y potential representaci6n de
belleza. Por la forma, por el color, por la gracia, por
el misterio, no hay creaci6n de belleza semejante. En
esta creaci6n ha concentrado 61 su culto y su alegria
de artist.
Su pasi6n por la mujer es asi alta y eminentisima
dlvoci6n est6tica. Es el delirio por el arquetipo. El
no es jams el hombre en este culto, 1l no es sino el
poeta. Para sentir como 61 siente ante la belleza de la
mujer es necesario ser un poeta muy hondo, muy
lirico, muy sensitive.
Asi su poesia no canta otra cosa que la mujer, la
belleza de la mujer, cual si ninguna otra cosa hubie-
ran visto sus ojos. Diez y ocho composiciones cuenta









el libro de sus versos. No hay una s61a en que el mo-
tivo no sea una mujer. No hay tampoco en todas
ellas una s61a en que se perciba el menor estremeci-
miento sensual.
Su gran merito como trovador consiste en que
en sus trovas jams estAn juntos el hombre y el poe-
ta, jams esti sino el poeta. Su poesia esti hecha de
la vision de la deidad, sin que el infiermo del sexo
la turbe nunca. No concibe la mujer sino como una
idealidad. Por ello su poesia es tan suave, tan dulce,
tan noble.
Sus versos son breves, finos y ligeros. Son claros
como cielos de Mayo, y trasparentes como gasas del
cielo. Vuelan como alondras en un aire sereno.
Vierte 1l en la copa del metro una sola esencia,
y la vierte en gotas. A las veces una gota es bastan-
te. No hay verso suyo que no sea ave de la mis acen-
drada esencia del alma.
El di su emoci6n y su concepci6n en cada mo-
mento psicol6gico de arte. Vemos su manera de per-
cibir y discernir, somos testigos de su inspiraci6n y
de su vision interior, palpamos la peculiar dad de su
yo artistic. El tiene siempre poco que decir, pero lo
que tiene que decir es bueno y hermoso.Su poesia no es
concentrada, pero es selecta. Recoge y expresa siem-
pre un instant divino del alma y de las cosas. Por
ello cada verso suyo es pocsia, y por ello su poesia es









sobria, y leve, y radiante, como abejas de oro. Obser-
vadores incompletos podrian sospecharlo de esterili-
dad, pero esta esterilidad seria siempre su virtud mas
tutelar y su mis caracteristica prenda de poeta; porque
no seria sino su incapacidad para extorsionar la musa
y violar las leyes sagradas del misterio del canto, can-
tando lejos del instant divino de la emoci6n poitica
y artistic. Cada vez que este instant se produzca en
su alma, 61 hard versos, es decir, hara poesia, es de-
cir, como una esencia 6 como una misica la extraeri
de su alma, donde ya vuela y vibra, y la encerrari,
cual una nueva alma, en la blanca y eterna escultura
del verso. En los labios de estas niveas figaras aladas,
nobles pijaros liricos saben beber el nectar de los
dioses.

En el Atrio, Rima Profana, Plenilunio, Rosas y
Lirios, es donde el poeta revela mejor la verdadera
indole de su sentir po6tico y artistic. Lo mis exqui-
sito de su alma, que es la delicadeza, esta sublime-
mente vertido en esas cuatro composiciones que yo
amo con predilecci6n en Primavera Sentimental.
La aparicion de la belleza en el atrio del temple
determine en el alma del poeta el instant divino de
la creaci6n del canto. Su psicologia en ese instant no
es igual i la de los demas contempladores; es finica.
Solo 61 permanece mudo. Un homenaje le rinden









todos, menos el. Despues todos viven tranquilos, me-
nos l1. Porque el es el s6lo que sabe ver la belleza,
y el s6lo que sabe amarla..Su amor es intense, inex-
presable pasi6n de admiraci6n. La vision de la belle-
za lo deja para si.empre silencioso y turbado, sin pala-
bra y sin calma. De este silencio y de esta tuibaci6n
surge luego el ave divina, la divina ave del canto. La
poesia es eso. Todos sabemos que el poeta hizo la
mis linda rosa de poesia que podia cultivarse en ese
instant de esplendor del misterio.
Rima Profana es menos intense, menos entra-
fiable, pero la gracia, la elegancia, y el corte artistic,
estin Ilenos de hechizo. Mis bella es esta compo--
sici6n por la forma ique por el fondo, y su mayor se-
ducci6n esti en su miisica. Son los versos mAi sono-
ros y mas ritmicos de Primavera Sentimental. El
temple es tambi6n el scenario, y una blanca nifa el
motivo. El mirmol suena como un piano al
Sgolpe vivo y ligero del dorado tac6n. El agua sagrada
'se perfuma al contact del guante. El deseo del poeta
es romper con un beso la oraci6n que la blanca n'fia.
eleva ante el ara,
.donde un Cristo de marfil
que el fondo osouro ilumina,
muestra la gracia divina
de su divino perfil.
Este beso del deseo del poeta no es beso huma-









no. Es castisimo beso de poeta, inefable beso de ar-
tista, por mis que su poesia nos di esta vez la im-
presi6n de hallarse el de rodillas sobre el "almoha-
d6n de rosas de la galanteria". En su enagenaci6n, el
poeta no encuentrA sino el beso para exhalar la dolo-
rosa y sobrehumana epifania de su alma ante la triun-
fal belleza de la blanca nifia que adora.
Plenilunio es una escena inmortal como la del
balc6n en Julieta y Romeo. En Shakespeare los a-
mantes presintieron la aurora. Aiqui

cantaba el ruisefior.

Es el amor, el amor autentico, quizA el primer
amor, bello de suyo, infinitamente mas bello afin en
el alma del poeta. Se siente un estremecimiento sa-
grado, y se muere de emoci6n. La luna se detuvo. De
la propia manera Josu6 detuvo el sol. Un amor asi
es el milagro, y no puede sino ocurrir lo milagroso
en torno suyo. La emoci6n del poeta no podia en-
contrar otra manera de expresi6n. Es precisamente
en lo milagroso donde la poesia alcanza en versos
como estos su mayor intensidad. La fortune de este
poeta es hallar siempre la forma mis sobria, mis
noble y mas complete de expresi6n de una actituid, un
sentimiento, 6 una emoci6n del alma.
Rosas y Lirios posee el fullgor y la alucinaci6n de








los lirios.y las rosas. Es toda albura y pilrpura cn
tonos suaves y tersos. No es possible cantar con arte
mis delicado y elegant la belleza de una mujer. El
poeta ha hecho con p6talos y corolas lo que el escul-
tor hace con piedra. La mujer de Rosas y Lirios es
su Venus, la Venus del poeta, frAgil, fragrante, lu-
minosa, ideal, por la que el poeta no siente pasi6n
sino culto, fervor idolitrico, adoraci6n sobrehtiumana.
La fascinaci6n que su Venus produce no es la de la
estatua, sino la de las rosas y los lirios, caras i los
adoradores del cisne.

Como cuentista Fabio Fiallo, ya lo dije, no es sino
un poeta en prosa. El no ha escrito cuentos sino para
enoerrar su poesia en un cristal distinto. Porvelo los
cuentos suyos que yo amo mAs son los que yo clasi-
ficaria bajo el titulo que Blanco Fomibona di6 a su
primer volume de cuentos. Los cuentos de Fabio
Fiallo que yo mis amo son sus cuentos de poeta.
Bajo esta denominaci6n incluyo El Busto de Marmol,
La Derrota de Eros, La Lecci6n del Caos, El Beso,
La Inolvidable, y otros del propio genero. Cuentos
breves, como sus versos, finos, ingeniosos, delicados,
llenos de arte y de gracia, como sus versos. El moti-
vo es siempre un objeto de arte y de belleza. Mejor
dicho, el motive es siempre la mujer, sin que, lo
mismo que en sus versos, el demonio del sexo









empafie con su aliento el cristal de su prisma. Es
siempre la Venus de lirios y rosas, cuya biancura es
un esplendor. Es siempre la concepci6n artistic, el
instant divino en el alma del poeta.
Para decir la dureza marm6rea de unos senos
de mujer, describe un cuento, y result una preciosisi-
ma obra de arte que Mend6s suscribiria con amor.
Nadie ha hablado asi de un seno de mujer.
Quiere comparar con un lirio el pie de la mujer
amada, y escribe otro cuento, mas bello ani si cabe,
Ileno del mas vivo interns dramitico, y desempefiado
con un arte, una gracia y una destreza de maestro.
Cuando Diaz Rodriguez ley6 La Lecci6n del
Caos dijo que no habia leido en muchos afios nada
igual. Este cuento es original, y su sugesti6n y su
revelaci6n son de una elocuencia y de una fuerza insu-
perables. En este cuento esti todo el secret y today
la emoci6n de la vida. Contiene integra la filosofia de
la naturaleza. No existe una mejor explicaci6n del
misterio del caos. La vida es el caos hasta el adveni-
miento del amqr. El amor es la luz. La derrota de
las tinieblas vencidas por la luz, eso es el amor.
Tocados con la mano estos cuentos parecen na-
derias, brillantes y caprichosas frivolidades destinadas
al viento en un dia de "'fiesta en el espacio"; pero en
la perspective, y en la mis alta contemplaci6n espi-
ritual de las cosas pokticas, estos cuentos, por la

33








belleza artistic de la concepci6n, por la gracia que
de ellos emana como una luz, son pequefios tesoros
literarios. El Busto de M'rmol es un hallazgo.
Se diria que La Domadora es inverosimil, pero
lo que ese cuento significa y sugiere es profundamen-
te human. Como el poeta no es en estos cuentos si-
no poeta, a l1 le estin permitidas ciertas artes que en
sus manos son de un alance y de una eficacia
extraordinarios. Lo malo de este cuento es la forma,
porque el asunto no es para prosa sino para verso.
Lo cierto es que la tragedia de los celos jams como
en este cuento tuvo expresi6n tan intense y tan
conmovedora, ni el coraz6n de Margarita fui nunca
tan abismadoramente denunciado.
Lo caracteristico en- Fabio Fiallo como 'cuentista
lo mismo que como poeta es la sencillez de sus ele-
mentos de construcci6n. Toda su complejidad es
inexpresada y psicol6gica.
El instinto aristocrAtico es tambi6n de su alma
de poeta. Su obra literaria esti poblada de perso-
najes principescos. Hay condes y condesas. Hay nar-
queses y monarcas. Hay un Principe Amor, y un
Principe del Mar. No es vano apego a la pompa real,
es genuinoanhelo de distinci6n y de elevaci6n, porque
1l interiormente es sefioril. En su coraz6n hay tanta
bondad, y tanta mansedumbre en su temperament,
que no se descubre en toda su obra de arte un s6lo








ademan de soberbia 6 de orgullo. Es seda lo que hila
su espiritu; y su arte es impersonal y canddrosamen-
te aristocrAtico como el plumaje blanco'de la g6ndo-
la alada de los lagos azules.

Otro muy divers g6nero cultiva tambien este
poeta en el cuento. Son cuentos que" tienen algo del
espiritu clasico, y much del viejo drama espafiol.
No son ya, como los otros, poemas en prosa estos
cuentos, ni caben como los otros en la olimpica copa.
No es ya 61 en estos cuentos el poeta de los instantes
divinos.
La obra de Fabio Fiallo vivirA. Poetas de to-
dos los tiempos sabrAn amar la ingenua fuente lirica
que canta en sus versos. Almas de belleza sentirin
por siempre el contagio de su intuici6n y su sensibi-
idad. Y en su patria sus versos y sus cuentos serAn
>ara las futuras generaciones espirituales, raro mo-
delo de buen gusto, de sinceridad, de emoci6n ar-
istica, de hidalgo sentir po6tico, de noble y sereno
ntusiasmo idealizante.
JACINTO LOPEZ.
Nueva York.


















EL BUSTO DE MARMOL
































EL SUSTO DE MARMOL


A Jacinto Lbpez

iMis celos? No se en verdad cual era el fun-
lamento de mis celos. Tristan, el delicado
)intor de flores, el amable paisajista, era, por el
fecto y la intimidad, un hermano. En mi mesa su


s~pe~ -
Lij--









CUENrOS FRAGILE


puesto estaba entire Margarita y yo, y en nuestros
paseos al campo, ella, tenida de su brazo, le hacia
recitar poesias musicales y dulcisimas, que ya aplau-
dia encantado de su talent.
Esta dote de una rimna pomposa y liena de
frescura que el pintor afectaba desdefiar por sus
lienzos de flores, era quizis la seducci6n mas pode-
rosa que Tristin egercia para hacerse amar loca--
mente de las mujeres; y yo, que lo sabia, pensaba en
ello a mi pesar cuando le contemplaba de la mano
con Margarita corriendo a campo traviesa: ora al
alcance de un nido de ruisefiores, siempre distant,
ora en busca de una flor silvestre, cuyo hallazgo
era motivo de algun madrigal respetuoso, pero iay!
demasiado tierno, y siempre oido con visible alegria.
AdemAs, alli en la sala de nuestra casita, alguine
me mantenia en constant suspicacia; no con sus pala-
bras, pero si con su *expresi6n maligna, mafiana y
noche, cuantas veces Margarita me besaba a la hora
de salida, 6 a la de -entrada.
j No es cierto que era locura ceder a la sugesti6n
insidiosa de aquel busto de mArmol que sobre la do-
rada mesa del espejo se reia burlona y perversamen-









FABIO FIALLO


e? Locura era, y no obstante, cuintas veces, con ua
wetexto fdtil, alej6 de mi lado a Margarita para in-
:errogar impaciente aquel blanco rostro risuefio y
nalvado!
Que pasa aqui cuando yo no estoy .......
Fristan...... verdad?........ Y el maldito busto
;onreia..... sonreia...... Oh desesperacion! oh
*abia!
Una mafiana, en el mom'ento de ofrecerme sus
abios para despedirme, Margarita me anunci6 que
lIla tambi6n intentaba salir.
La sorpresa que me caus6 esta determinaci6n
iada extrafia en si, no pas6 inadvertida i los ojos de
Margarita, quien me mir6 asombrada y pregunt6 ei
motivo de mi emoci6n. Me rei estrepitosamn-nte para
tranquilizarla y desorientarla, la bes6 y part.
En la calle trace mi plan. Mi reloj marcarba las
siete y treinta; iria a la oficina hasta las nueve. Hora
y media era plazo bastante para que elle dictara sus
5rdenes en la casa, y se arreglara con la coqueteria
que le era habitual.
Una hora! Vaya que una hora es larga cuando
la impaciencia nos muerde el coraz6n y precipita sus








FABIO FIALLO 43

tidos.
Al fin no pude contenerme mis, y minutes antes
:1 trmino fijado por mi mismo, tome el sombrero y
e lance en direcci6n f nuestra casita.
Ya en el umbral casi me arrepenti. No era indig-
lo que hacia? Z Ni qu6 motives claros tenia yo
tra aquel procedimiento. t Acaso no seguia siendo
margarita invariablemente buena y carifiosa?- No
statet, entree.
d Margarita?....
La domestica, sorprendida con mi inesperado
-greso, balbuce6 algunas palabras, en tanto que el
usto de mirmol sonreia, sonreia mas perversamente
pe nunca.
OOh, yo sabr6 encontrarla!
Ya en camino. reflexione. Era necesario tomar
recauciones para que la infiel y su c6mplice no pu--
eran escapar.
Cuando llegu6 al studio de TristAn, este sali6
recipitadamente a recibirme.
Qu6 tienes? Que te pasa? me pregunt6
Siendome del brazo y queriendo obligarme i tomar
piento en la salita de recibo.









CUENTO FRAGILE


Qu6 me pasa? Ven y te contar6 ie respon-
di, mientras trataba de acercarme A la pieza contigua,
que yo sabia era, a la vez, studio de pintor y alcoba
de Tenorio.
La cortina estaba corrida. Sin embargo hubo
algo que por un segundo me paraliz6 el coraz6n.
Era el ambiente que de alli emergia. Si, aquel am-
biente yo lo conocia, era el mismo que ella creaba con
su presencia. El perfume que venia del studio y se
me entraba en los pulmones y me envenenaba el
alma, era su perfume, el olor de su persona, de su
came, de Margarita.
Cerr6 los ojos y vacile. Tristan me tom6 con
fuerza entire sus brazos.
Mi desfallecimiento no dur6 un mintit. En el
instant mismo en que yo volvia en mi, una rifaga
de aire entreabri6 la cortina rApidamente, y percibi,
sobre la alfombra que cubria las lozas del studio,
desnudo y blanco, el pie de Margarita.
Ah, la infame! Y de un salto cai adentro....
Cuando Tristin, sorprendido, lleg6 junto A mi, yc
me cubria, avergonzado, el rostro con ambas manos..
En el studio del pintor lo que creaba aquel am-









FABIO FIALLO 45

biente de perfume era un gran cesto lleno de flores
reci6n cortadas.
Una de aquellas flores, un lirio blanco y her-
osisimo, yacia sobre la alfombra.


Jamis he querido decir A Margarita por que esa
nafiana, cuando regres6 a nuestra casita. de amor,
*ncontr6, roto en mil pedazos, por el suelo, el busto
e marmol; aquel busto que elevaba sobre la dorada
esa del espejo su blanco rostro sonriente y mal-
ado.

















EL ULTIMO RAMO










tL t


EL, ULTIMO RAMO
EL ULTIMO RAMO


.1 Federico Uhrbach


ra una tarde de carnaval. La amplia calle, las
eras, los portales y los balcones rebosaban de mu-
es vistosamente ataviadas. El panorama contem-


rci ~


VI


I~

i I;:1l









CUENTOS FRAGILES


plado desde lejos, sugeria a la extasiada far
tasia la idea de una gigante enredadera que, cuajad
de flores preciosisimas, trepara las columns y muro
de log edificios hasta alcanzar el techo.
Mi compafiero, un poeta, amable cincelador de
verso aristocritico, tendi6 su vista de Agnila par,
abarcar los garridos atrincheramientos de las bel
dades, y luego, con fruici6n no exenta de candid<
orgullo, contempl6 nuestros pertrechos de asalto
Una montafia de flores colmaba la elegant victoria
Procedimos al orden de batalla: claveles, pensamien
tos, miosotis, en manojos primorosos, seran simple
proyectiles, y tuvimos por granadas explosives, de
uso especial, los pomposos ramos de crisintemos y
los de olientes rosas.
Yo dict el plan general: nada de tonterias, que
no haya un solo desperdicio, que no se diga di un
derroche imb&cil. A las bonitas niicamente, y ade-
lante.
En menos de dos horas nuestro almacen de guer-
ra se vi6 exhaust. S61o un ramo quedaba. Era un
precioso ramillete de rosas en bot6n que ambos habia-
mos respetado por acuerdo ticito, sin duda por ser









FABIO FIALLO


[ mas hermoso.
Para la mas bella! dijo mi generoso compafe-
> al ced6rmelo, con el deslumbramiento de las rosas
n sus grandes ojos de poeta.
Para la mas bella! repeti enardecido.
Y de pie en el carruaje que avanzaba al paso, co-
ienzamos la revista de las beldades. Este ramo....
)h! este ramo no saldri en ningun caso de mis ma-
os, pensaba, sino para rodar hecho alfombra a los
dies de una Exquisita.
De pronto, una grande ola humana, hirviente y
uidosa, en el delirio de la fiesta, detuvo nuestro co-
he. En aquel punto, la gigante enredadera, a ambos
ados de la calle, se estremecia bajo un inmenso soplo
le febril entusiasmo, mientras en una ventana aso-
naba timidamente su cabeza una .mujer aislada ,Que
idad tendria? Imposible precisarlo, pues era uno de
sos originales enigmiticos que la misma Adolescen-
ia sorprende con la frente surcada de arrugas, y lo
ue es peor todavia, con el alma henchida de penas y
e ligrimas. Infelices viajeras de la vida, extrangeras
lin en sus mismas caravanas, que Ilegan al tnrmino
atal sin que una vez siquiera la amistad las acaricie









CUENTOS FRACILES


entire sus brazos ni el amor las bese en la boca.
Asomibase esta a su veritana en la actitud medros2
de su vida siempre humillada; y en su marchita fren.
te, en la expresi6n de sus ojos desolados, en la con
tracci6n de los labios, habia algo de una infinita triste
za, ins6lita. Mirindola asi en la fascinaci6n de aquella
fiesta que jams fue para ella, de aquellos homenajes
que nunca le habian sido tributados, de aquellas acla-
maciones que su miserable feminilidad no habia al-
canzado ni una vez...... Mirandola asi, aspirar
aquel ambiente que en sus pulmones debia penetrar
cual hAlito ponzofloso de dolor, de injusticia, de in-
conformidad, senti como la alucinaci6n de un gran
martirio, de un martirio lento, silencioso, crudelisimo,
nunca reparado por nadie, y como un devoto de la
supreme compasi6n, arranique mis rosas y las arroje
eg.p~talos sobre aquella frente abatida.
.r~jj oplpaerie ~ t e estrech6 en sus brazos.

( ,rr.fq 7,b .b.-Ii, [ r)t Rh !o n:o., .aji',:Lo o ) -3


0 imrttJ Is I nfisl! s!i ,ryf.so-/s s3 ?rns'rm anra nr -
* )~;i .-f. fi.l fiT;ms t.' Einpi: 59'; anu woip niK Ia


















LA ~OMADORA















I)
A


LA DOMADORA


./4 ose' E. Rodo
errochados que fueron en empefio infitil de
seducci6n, los regalos costosisimos, las ova-
iones estruendosas, las sfiplicas, las promesas, los









CUENTOS FRAGILES


juramentos, el noble mancebo hubo de rendirse a la
tirania de su pasi6n, y un dia, como trompetazos de
escindalo, resonaron en la Corte los esponsales del
joven Marquis de Valle Alegre con Gilda la Doma-
dora.
Y como su cufiado, el grave senador, pretendiera
hacerle algunas reflexiones respect al origen de la
novia, contest6le asi, al principio, con tono alegre el
apasionado doncel: Si, ya s6 que la misma Gilda
ignore quien fuera su progenitor, mas yo que he es-
tudiado el caso ,por lo que me atafie, puedo afirmaros
con orgullo que la estirpe de mi amada es myv su-
perior a mi rancia estirpe.
Os burlais?
De ningtin modo.
Y en d6nde podria yo beber el agua encanta-
da de esa preciosa fuente de informaci6n?
En el mismisimo museo del Louvre. Despues
venid conmigo, y a poco de reparar en mi novia con
ojos de artist observador, fuerza os seri confesar
que s6lo una descendiente legitima de la Suprema
Belleza ostentaria tan exquisita semejanza con la
Venus de Milo.









FABIO FIALLO


Cuidado, Marques, no sea esa peligrosa her-
mosura la 6nica dote ativica que de Afrodita os
aporte vuestra esposa.
Basta, senador, que cualquiera que no fuerais
vos pagara bien cara la osadia del pron6stico.
Y se separaron, adusto el uno, torvo el cefio del
otro.
Por alegre acuerdo dispusieron los dos enamo-
rados que la boda se efectuara en la barraca. Y alli
fu6 la .brillante ocasi6n del arte decorative para lucir
talent y gastar caudales en el embellecimiento de
aquel raro nido de amor. Mas, si la economic fue
proscrita como ignominiosa pordiosera, en cambio
la discreci6n mas absolute fue exigida por el Marques
como clausula primordial de su contrato con los ar-
tistas.
En tanto, la anhelante curiosidad de las damas
de la Corte, irritada por el misterioso silencio que
envolvia a la barraca, inventaba los desprop6sitos
mis absurdos. I a una sabia, ,por informaci6n que no
admitia posibilidad de error, que cada mafiana el
Marques, vestito de "clown", gastaba largas horas
en hacer peligroso aprendizaje sobre in elevado tra-








CUENTOS FRAGILES


pecio; la otra hablaba cavernosamente de alquimia,
hechicerias y nigromancias; y una tercera, bajo la
fe de su juramento, afirmaba tener sobornado a al-
guien "de adentro", que le contaba c6mo el noble
amante luchaba pecho a pecho con el oso, tiraba de
las orejas A la pantera, y consentia .que Azis recostara
la cabeza en sus hombros y se durmiera: Azis, el le6n
nuimida, el celoso favorite de Gilda.
Reparti6ronse por fin las invitaciones para la
boda. Excepci6n hecha del grave senador, todas las
relaciones del Marques se apresuraron A concurrir a
la ceremonia, con la evidence seguridad de' que alli
se les serviria plato muy sabroso en que saci: r su
voraz murmuraci6n. Mas, al entrar en la bairaca,
at6nitas se quedaron, y la breve boca que traia un
sarcistico mohin de interrogaci6n en la punta de los
labios, si despleg6 su p6rpura fue para un acento
circunflejo en homenaje de sorpresa y admiraci6n:
la barraca era el poema realizado de una fantistica
leyenda oriental, un cuento maravilloso de las Mil y
Una Noches, la gruta encantada del pais de los gno-
mos. Y la heroina de aquel poema, la hada de aquel
cuento, la maga de aquella gruta era Gilda De las








FABIO FIALLO


ullosas patricias que habian acudido alli como a
torneo para ostentarse, justar en lid de coquete-
triunfar y sonreir, no hubo quien no palideciera
rabia 6 cllvidia ante la Domadora, que A todas
ipsaba, si por su hermosura, si por su arrogancia,
por la deslumbradora riqueza de su toilette.
Le ceremonia termin6 sin ninglin otro incident
e el susto que caus6 en la remilgada concurrencia
poderoso rugido de Azis el favorite, quien, por
pefio de su duefia, habia alcanzado que su jaula
ra instalada en una pieza contigua a la alcoba
pcial. Y como no se hall otro motivo que sirviera
past a tanto diente menudo y blanco, de miel a
ita lengua afilada y roja, fue el extemporineo ru-
o el objeto de los comentarios.
Que ocurrencia de gitanilla, plantarle al novio
li, como un ayuda de camara, aquel espantoso

I'or la mafiana, al dejar su mitad de blando le-
to, Gilda hizo resonar en la barraca su canci6n co-
o un clarin de alegrias. Bes6 dos, tres, muchas veces
hermosa cabeza que aiin descansaba sobre la al-
ohada, y en tanto que 61 volvia a dormirse, corri6









CUENTOS FRAGILE


i saludar A sus amados compafieros de bohemia
de gloria.
Azis, mi buen Azis, qu6 tienes? Por que es
triste? Y le golpeaba el anca, y le peinaba la gued
con sus dedos cargados de sortijas, y le abraza
el cuello. Despu6s fu6 a los otros. Al verla, el mn
hizo mil cabriolas, el oso grufi6 dulcemente, la p
tera le lami6 las manos, y los pajaros rompieron
una orquesta que era como un concerto de alabai
A su juventud y a su hermosura. -.
De saibito, algo se escuch6 que hizo estremei
de espanto A la Domadora. Fu6 como tin pavorf
rugido que ahogara entire slis pottes vibracio
las notas tristisimas de un lamento.
En n salto lleg6 Gilda a su alcoba. Horror!.
El pecho del adorado era:una fuente de la cual sirH
A borbotones toda la sangre de sus venas. Y la-gi
na que era ahora otra fiera, se abalanz6 sobre Azi
para estrujarlo, para pisotearlo, para pulverizarlo.
Ya las manos extendidas como garras !e hibis
asido violentamente la melena. El le6n ni siq'.ie
intent defenders. Tan s6lo alz6 los ojos y los fi.
en Gilda. O11 mirada aquella! Q'6e mirada tan 1!e!









-FABIO FIALLO


sumisi6n y dulzura, tan Ilena de algo mry raro,
Llgo nunca visto, algo que era luminoso como el
r, y mis triste que la queja, mis triste que el 1b-
to, mas triste que el sollozo, mas triste, much
triste que el reproche....
La Domadora baj6 lentamente la caheza hasta
r con ella la frente del le6n, y asi estuvieron
izados y confundidos un breve rato. Cuando Gilda









62 CUENTOS FRAGILE

alz6 el rostro, dos ligrimas corrian por sus mejil
mientras una fresca mancha de sangre lucia sobrn
extrafia sonrisa de su boca como una orgull
ensefia de triunfo desplegada al sol.


















LA LECCION DEL CAOS












2 5

L~/A~~1


MAI-~


LA LECCION DEL CAOS


41 eXCanuel DIaz 'odrigjuez
1 choque de las copas y la algazara de los brin-
~is, habian sucedido las chispeantes narra-
es delaisbe sW. los. puentos de aventuras.









CUENTOS FRAGILE


Tocdbale su turno A Raul, A quien ya conoceis
el mis apuesto y afortunado doncel de nuestra bull
ciosa juventud.
Y con acento que la emoci6n de los recuerdo
hacia halagador y tierno, di6 principio A la historic d
su primer amor.
Ella, como yo, contaba quince afios. Se llema
ba On.dina. iQue hermosa era! Tenia dorado de sol
en los cabellos, blancura de lirio en la tez, azul dt
cielo en los ojos, sonrosado de caracol en las mejillas
rb6f de sangre en los labios, olor de Ambar eL la nuca
florescefia de espuma en el seno, y atrevimientos de
Voluptnosidad en las formas.
Una tarde su tio, el maestro de escuela, comenzi
la clase asi: "El caos,_ sefiores......" i Qu6 pedan
Te ra aquel maestro de escuela!
Pero frente A mi, mirindome much y sonriendo
dulcemente, estaba Ondina, que aquella tarde tenia,
mAs que nunca, azul de cielo en los ojos y rojo de
sangre:en los labios.
Y -ontemplandola olvid6 la clase, y cuando me
interrogaton no supe explicar "la derrota de las ti-
niebla&-heridas por la luz".... Qu6 pedante -era aquel



































aestro de escuela!
Despu6s, al abandonar el plantel, mis compafieros
mofaban de mi que me quedaba solo y en peniten-
a porque no sabia la lecci6n del caos.








CUENTOS FRAGILE


Y en penitencia estuve, y solo, hasta la hora en
que V6spero se inclina para besar a su amada melan-
c6lica: la Noche.
A esa hora lleg6 Ondina.
Carlos, ti aqui todavia! a No sabes afn la
lecci6n?
Oh, si, ya la se.... Y hundi mi rostro en las
espesas ondas de sus cabellos, y bes6 su nuca hasta
embriagarme de olor de imbar.
La venda habia caido de mis ojos, y atropelladas
por raudales de luz, de mi cerebro de adolescent
huian despavoridas las densas sombras del misterio.
Sin embargo, podeis career, amigos mios, que
yo, que tan esplendorosamente habia comprendido en
esa noche "la derrota de las tinieblas", no supe al
dia siguiente la lecci6n del "caos"?
Y al abandonar el plantel mis compafieros volvi-
ron A mofarse de mi, de mi que me quedaba solo y es
penitencia, pero esperando con ansia febril la hora
en que Vspero se inclina para besar A su amada me-
lanc6lica: la Noche.

















TIRANIAS































TIRANIAS


,F Froilan Turcos
uena viejec ta, buena viejecita, siempre triste
y lorosa siempre, dime, d6nde muri6 tu








72 CUENTOS FRAGILE

Mi pobre hijo muri6 en las horribles prisiones
de Siberia. El Czar, el infame Czar de Rusia, lo se-
pult6, cargado de cadenas, bajo montafias de hielo,
para apagar en aquel ardiente coraz6n de patriot su
odio al tirano de nuestra desventurada Polonia.
Qun muerte tan dulce tuvo tu hijo, buena
viejecita! Pereci6 en las horribles prisiones de Sibe-
ria, sepultado su ardiente coraz6n de patriota bajo
montafias de hielo, pero odiando hasta el iltimo la-
tido al infame Czar de Rusia, su opresor. Infeliz
iay! infeliz de mi, que muero, como tu hijo, entire
cadenas, pero amando hasta el 6ltimo latido a la ti-
rana que amontona sobre mi ardiente coraz6n todo
el hielo de su ingratitud y.su desden.


















ENTRA ELLAS











~qi; 91


ENTIRE ELLAS


A Manuel S. Pichardo
En la elegant alcoba de una de nuestras damas
ais hermosas y distinguidas, charlaban y reian cua-
'o amigas A la siguiente tarde de una noche de baile.









CUENTOS FRAGILE


Eran ellas: Clara de Pefiafiel, Amalia Garces de Mon-
te Verde, la viudita Julia de Rioalto y Helena de
Brabante.
Son las dds primeras tan conocidas en nuestro
gran mundo, que incurriria en .delito de necedad
quien intentara suministrar noticia alguna sobre el
fastuoso tren de vida que ambas arrastran. No por su
riqueza, si por su hermosura, si por su elegancia,si por
su talent, las rivaliza y aun algunas veces logn
eclipsarlas la encantadora Julia. En cuanto a Helena
de Brabante, si por joven no la conoceis, sih dud&
habreis escuchado ya el clarin que pregona su belle-
za y su gracia, y hasta su exquisite candidez a pesar
del afio cumplido que Ileva de casada.
Nunca descuide la oportunidad de escuchar tras
la cortina estas conversaciones intimas del element
femenino. Algunos consideran la acci6n poco delica-
da, pero los incautos que asi piensan no miran en la
mujer lo que ella es: una encarnizada y perfida ene-
miga, a quien se debe asechar en todo instant para
no dejarla sorprendernos a ninguna hora.
Qu6 os contaba Fernando algfn pequefi
escindalo? Pregunt6 Clara a la de Monte Verde.









FABIO FIALLO


No; acerc6seme tan s6lo para inquirir mi opi-
ni6n sobre un tema de amores que discutia con
vuestro joven amigo Raul.
Si la entonaci6n con que fueron subrayadas las
uiltimas palabras no hubieran bastado A sefialar un
nuevo pecadillo de la hermosa sefiora de Pefiafiel,
sin duda que el repentino calor que le empurpur6 el
semblante la hubiera delatado.
Holal exclam6 Julia. jCon que ya Raul
se permit opinar en amores? Mucho progress y
desenfado es ese para quien hace aun tan corto tiem-
po cumplia sus veinte afios en un colegio. Y qu6
discutian ?
Si; i qu6 discutian?...
Bah tranquilizaos. No era ninguna de esas
arduas cuestiones sicol6gicas que tienden a dar al
traste con nuestro amable imperio femenil. Por el
contrario, la argumentaci6n de Raul deja comprobada
aquella dulce ingenuidad que vos elogiabais tan
apasionadamente en mi t6 del martes filtimo, dos
acordais, Clara?
Por inica contestaci6n la aludida se sonri6 de-
liciosamente. Verdad, verdad que esa sencillez, que










CUENTOS FRAGILE


ese candor, que esa asombrada inocencia de Raul
constituia su mayor encanto.
,Y bien?....
Raul pretend que el amor no es segtn quien
lo inspira, sino seg-in quien lo siente.
Vaya una ingenuidad.
A Acaso no es asi? insinu6 timidamente
Helena de Brabante.
No, dijo Amalia.
Imposible! -. exclam6 Clara
Nunca! afirm6 Julia.
Por que?
Porque entonces...
Entonces ?...
No podrian existir esas situaciones delicadas
que tan amenudo son, en el alma de la mujer, su en-
canto y su augustia, su delicia y su tormento, su ale-
gria y su inquietud, haci6ndonos vivir A un tiempo
mismo y en un mismo dia, dos, y hasta tres vidas
distintas y opuestas.
Los hermosos ojos de Helena expresaban la mms
profunda sorpresa.
Juro que no os entiendo.








FABIO FIALLO


Las otras se rieron. Y Clara, su antigua compa-
fiera de colegio, le habl6 asi:-
Oyeme, pequefia. j Recuerdas las lecconcs
del joven abate Marsillac? Pintibanos con tan vivos
colors la peligrosa seducci6n de Luzbel, que tu, en
mas de una ocasi6n, -me hablaste de la atrayente
semejanza que pretendias encontrar entire nuestro
ermoso professor y el Angel rebelde, y fuerza me
era de noche acompafiarte en tu celda, para evitarte
centre mis brazos las alucinaciones que padecias cre-
yendo tu cuerpo entregado A Satan mientras tu alma
permanecia en el Sefior.
Todos aquellos palpitantes recuerdos de su vida
de colegiala bafiaron de indecible rubor la blanca
frente de Helena. Si, se acordaba... se acordaba de
esas y de muchas otras cosas...
Amalia cont6 A su vez.
S6 de una amiga nuestra que nunca ha podido
amar a un s6lo hombre, porque una extrafia 6 insupe-
rable fuerza de compensaci6n la obliga a buscar en
el uno las cualidades contrarias que faltan en el otro.
Y asi, en duelo designal, por su causa, muri6 un
dulce y timido poeta A manos de un arrogante y fiero


































military; y tambien por su amor, el noble Principe de
un pais del Norte, alto, vigoroso y rubio, en una no-
che obscura, sinti6 penetrarle hasta el coraz6n todo
el acero de un primer espada, agil, nervioso y more-








FABIO FIALLO


>, quien, pensando en su dama, subi6 a la horca, y
nreia.... sonreia....
A pesar del tono placentero con que fueron
irrados ambos tristisimos episodios, las tres amigas
,mprendieron que la hermosa y correct sefiora de
monte Verde acababa de confiarles dos piginas san-
ientas de su vida elegant.
Entiendes, ahora, Helena ?
La interpelada vacil6 antes de contestar; des-
i6s, con una voz que la emoci6n henchia de vibracio-
!s misteriosas, pregunt6 a su vez:
a Conoceis a Gast6n?
A Gast6n de Brabante!....
S; ya se que le habeis visto, ya se que habeis
tblado con 61, que le habeis tratado, y se tambien
ie conoceis su vida porque esta escrita a raszos de
'oezas gloriosas en los anales de nuestras guerras.
ero, no se si habeis reparado que es el mis amable
Slos heroes y el mis arrogante de los hombres,
ie tiene los cabellos rubios, no como el oro, sino
)mo el sol; la frente blanca, no como la leche. sino
>mo el mirmol; los ojos azules, no como el cielo
no como el mar; y que es erguido, no como una








CUENTOS FRAGILE


palma, sino como una montafia. Asi, la noche de nues-
tras bodas, cuando veniamos para el nido que su
amor me habia preparado, hubo como un milagroso
incendio de sombras, la noche se hizo dia, y los arbo-
les, los balcones, las almenas y las altas torres se
inclinaban para vernos pasar, y me felicitaban.
Y bien!.... exclam6 la impaciente Julia in-
terrumpiendo aquella loca peroraci6n de enamorada.
Y bien, que ese hombre tan apare:temente do-
tado para inspirar un amor que fuera como una mag-
nifica explosion de aurora, un amor que fuera como
una irresistible invitaci6n a la alegria, al placer y
la vida, es la mAs absolute negaci6n de vuestra cele-
bre teoria.
Estas uiltimas palabras, aunque pronunciadas
con el acento de una vaga y tierna melancolia, re-
bosaban sarcasmo.
Las tres oyentes, como heridas por el mis ines-
perado de los desastres, se miraron entire si con
estupor.
Qu6!.... Era esto possible? Y ellas que le
envidiaban aquel esposo, tan amante al parecer, ytan
lleno de vida, de juventud, de lozania, Oh, tristeci-








FABIO FIALLO


, 'cuAn digna de listima era!
Entonces Clara, con el derecho que le concedia
a larga intimidad de colegio, la tom6 en sus brazos
despubs de besarla apasionadamente en la boca,
regunt6le:
Dinos, desde cuando vienes sufriendo en
ilencio tu desgracia, infeliz.
i Que desgracia?
Esa que hace de tu esposo una negaciLn
bsoluta de nuestra teoria.
Mas, es esto una desgracia? No, y mil veces
to. El sol que nos alumbra es muy hermoso quien
sarA negarlo? pero cuanto mis hermoso lo hallaria-
aos si nos fuera, dado contemplarlo desde las
inieblas del no ser en un viaje de regreso a la Vida.
,risto es Dios, no por su sabiduria infinita, ni
or su bondad eterna, ni por su doloroso paso
)or la "via crucis" en donde la huella de cada
:aida fue una estrella, ni por la supreme gracia de su
werd6n desde lo mis alto de la agonia; sino por su
nuerte y su gloriosa resurrecci6n.,.. i Que desde
undoo data esta felicisima d-esgracia mia? Pues
fesde aquella hora que ya os conte. Figuraos que esa


























noche el amor que mi Gast6n inspira, en vez de pi
ducir ante mis ojos asom-brados la maravilla de u
explosion de aurora, los cerr6 blandamente... blanm
mente, bajo el ala de su caricia.... sumerji6ndoi
en la inconciencia de nna mnerte, que no por brc
fue menos deliciosa, y que era como un sopor d
cisimo, como un suefio en los umbrales del paraiso,
la sombra del mis joven y vigoroso y fragante mn
zano en flor.
La tres amigas prorrumpieron -en una alegre carca
da, mientras Helena escondia en el seno de Clara
lindo semblante enrojecido.

















EL CASTIGO






























EL CASTIGO


J,1 aston F. 'Deligne
esde los balcones del Casino, el extenso paseo,
inundado de gente, parecia la paleta desor-
iada y brillante de un dios que fuera artist y loco.
A la distancia, los trajes de las damas confun-









CUENTOS FRAGILES


dianse con los abigarrados disfraces, y muchas yeces,
lo que al principio parecianos hermoso cesto de flores,
resultaba, de cerca, vehiculo cualquiera que en haz
apretado conducia, pongo por caso, un Mefist6feles,
dos Pierrots, un Arlequin y un Poliohinela.
Los carruajes avanzaban al paso, detenidos i ca-
da instant por las olas de la muchedumbre. De mu-
chos de ellos volaban, como flechas dirigidas i
nosotros, epigramas y agudezas de la ocasi6n.
4 Cual- de los dos es el Judas?
Que par de anzuelos tira el diablo ,para
pes ar incautas!
Cuan mal acompafiados estan entrambos!
Un domin6 que conducia con mano ejercitada las
riendas de una carroza llena de enmascarados, grit6
sin detenerse:
Oye, poeta malvado, aqui va tu victim.
Mi compafiero se estremeci6. Aquella broma
casual habia dado en el blanco.
Y, desde tal hora, ociosos fueron cuantos esfuer-
zos empefid para sustraerle A esa sombria abstracci6n
en que su espiritu se hundia de continue, ain en el
vertigo de la orgia.









FABIO FIALLO


Yo le contemplaba con dolor. Cu4nta diferencia
iay! entire este taciturno compafiero y aquel camara-
da de otros dias, alegre, decidor y genial, que con
tanta gentileza prendia su inspiraci6n alada en el
coraz6n de una mujer hermosa como clavaba su agil
acero en el pecho de un adversario.
Todos ignoribamos la causa de este cambio en
el carActer de Carlos. Rico y hermoso, celebre por
sus aventuras, sus duelos y sus rominticas extrava-
rancias, a la par que por el triunfo de sus versos, mu-
chos sospechaban que aquella brusca transformaci6n
era cansancio, su sombria tristeza flor de hastio, hez
de saciedad la amarga sonrisa.
-Oh, juventud, juventud, exclam6, que hermosa
eres! gRecuerdas, amigo mio?
Carlos me asi6 bruscamente del brazo y dijo con
la mAs honda emoci6n:
Si, me acuerdo, me acuerdo.... Ella vino A
mi y me invit6 A bailar. Accedi no tanto por cor-
tesania cuanto por curiosidad. Qui6n serA esta mas-
carita fina, nerviosa y delicada? Su disfraz de corte
caprichoso dejaba al descubierto el nacimiento delos
hombros, y bajo el magnifico tois6n de los cabellos









CUENTOS FRAGILE


rodando en ondas hasta la cintura, el cuello parecia
doblegarse con esa gracia 1Rena de timidez que es
como un encanto especial de la mujer A los quince
afios.
Un breve antifaz de raso negro con lentejuelas
de oro, que contrastaba encantadoramente con el rojo
encendido de la fresca boca y la blancura de los dien-
tes, afiadia, i la vez, nueva seducci6n A su misteriosa
belleza y mayor incentive A mi ardiente curiosidad.
Sobre el motive de una flor que abria en su sense
comenz6 mi galanteria. La dije mil cosas banales al
principio, pero despues, arrastrado por esa irresistibkt
influencia que en mis nervios ejerce un ambiente de
mfsica, perfume y alegria, mi palabra torn6se ins-
nuante y ardorosa. Oh, lo juro! al menos en aquella
hora, las frases que brotaban de mis labios eran sin-
ceras. La amaba, la amaba. g Sin conocerla? Si, sin
conocerla, y talvez iay! pos eso mismo: sin cono-
cerla....
Ella me oia con arrobamiento. Fuertemente
estrechada, mientras la orquesta ejecutaba un turbu-
lento vals, yo la sentia palpitar sobre mi pecho, y
era su coraz6n como un ave que rompiera sus alas









FABIO FIALLO


,n la reja de su carcel.
Al principio costibale esfuerzo responder i mis
)reguntas. Comenzaba una frase y el rubor se la cor-
:aba dos, tres, cuatro veces, y s6lo i fuerza de astu-
:ia, de p&rfidos halagos y de engafios, logre que fue-
*a cediendo hasta confiarme su secret: me amaba,
ne habia amado sin haberme visto jams y a causa
le mis versos que el!a leia de noche y repetia despuis
le acostada, como se dice una oraci6n querida. Por
:onocerme habia concurrido a aquel baile, donde
!staba segura de encontrarme, porque su coraz6n se
o habia predicho y su coraz6n siempre le era fiel.
Tanta candidez ni me detuvo ni me impresion6
;iquiera. Por el contrario, mientras ella con su inge-
iua confesi6n ponia tan de manifesto la blancura de
,u alma, yo perfeccionaba el plan de la mis siniestra
-miboscada. Tome de una silla un amplio capuchin co-
or rosa quie alguien habia dejado alli abandonado,
se lo ech6 encima para hacerla inconocible de los
suvos mismos, y con aquella insolente audacia que
todos vosotros me aplaudias como una cualidad bi-
zarra, la saqu6 del bailey y la hice entrar en mi
che..................................









CUENTOS FRAGILE


Y mas tarde, cuando ella, sinti6ndose feliz en el
abismo a d6nde mi cobarde empell6n la habia hecho
rodar, quiso arrancarse el antifaz, mi mano la detuvo.
-Oh, no, la dije iA qu6 desgarrar el ropaje mis
hermoso de esta ilusi6n ? Por qu6 romper el ensuefio?
Tu frente, tus ojos, tus mejillas, sin duda son cosas
muy bellas, pero que de fijo he visto ya en alguna
otra parte, y de las cuales quizis estoy saciado;
mientras que tu inc6gnito, tu misterio, la absolute
ignorancia de tu nombre y tus facciones, seri el 6ni-
co placer de mi vida que no me cause disgust 6
aburrimiento.
Aauellas palabras le produjeron un efecto mor-
tal. Murmur6 algo que no entendi, me rechaz6 con
horror, abri6 la portezuela y se lanz6 A la calle, hun-
di6ndose en la sombra de la noche. Nunca m-is la he
vuelto A ver....
Sin embargo, Carlos, no encuentro que ese
episodio valga tu infinita tristeza, observe por cal-
mar!e.
Espera, espera.
Y de su carter sac6 un papel amarillento que
decia:









FABIO FIALLO 93

"El fruto de tu maldad ha nacido. Es un var6n
que llevari un nombre honrado, el de aquel que i
pesar de mi falta me hizo su esposa. Como por un
refinamiento de tu perversion moral no quisiste co-
nocer a la madre, tampoco conoceris al hijo. Ese
seri tu castigo".
Ahora, dime, cuil de esos que van por la
Vida, entire esa muchedumbre, es mi hijo?....

















ERNESTO DE ANQUISES





























ERNESTO DE ANQUISES


A Dulce Maria Borrero de Lujan
(Homenaje)
os que sobreviven de la brillante juventud que
Shace veinte afios poblaba nuestros salones
y Ilenaba los teatros y conciertos, no pueden haber
olvidado a Ernesto de Anquises, aquel extranjero,









CUENTOS FRAGILE


orgulloso, derrochador y exc6ntrico, que en dos afios
de vida elgante se capt6 entire nosotros la envidia
encubierta de los hombres y la admiraci6n gloriosa
de las damas, las cuales, a causa quizis del color
marm6reo de su tez y de la soberbia hermosura de
sus facciones, le H!amaban "el pAlido Luzbel".
j Quien era ? ; De d6nde habia salido? Por
saberlo, asi como por indagar el motivo de la eterns
tristeza grabada en su frente, la encantadora viudita
Natalia de N...... habria sacrificado gustosa una
temporada entera de sus noches de triunfos.
Pues bien, de este Ernesto de Anquises es la
historia que voy a referir con todos los detalles que
escuch6 de sus labios una noche luviosa y fria de
Diciembre.

Cuando la novia se present en la sala donde
se nos aguardaba para proceder a la ceremonia
nupcial, comenz6 Ernesto de Anquises, un mur-
mullo de admiraci6n brot6 de todos los labios, y cre-
cido en onda rumorosa agit6 los &mbitos del sal6n.
i Cuan hermosa era y qu6 bien resaltaban sobre el traje
inmaculado y bajo la diadema de azahares, el color









FABIO FIALLO


>nrosado de su faz y el oro pilido de sus cabellos!
en tanto que yo recogia enorgullecido aquel respe-
loso homenaje de la concurrencia, miraba, palpi-
Lnte de amor, i mi novia.
De repente me estremeci. A mi espalda, uno de
>s invitados pronunci6 estas palabras:
SLa veis cuAn bella? ........ Pues bien, dentro
e breves afios seri una carrofia asquerosa, y des-
u6s un horrible esqueleto.
d No es cierto, amigo mio, que en ocasi6n se-
lejante esta frase resultaba una inconveniencia
lonstruosa? Me volvi queriendo indagar con la vista
su autor. No le reconoci, y me alegr6 de que asi
iera, ya que el moment no era el mis oportuno
ara demostrarle mi indignaci6n. Bien pronto olvide
ste incident Quiin en mi lugar no habria hecho
mismo?
Y no lo recorded hasta cinco dias mis tarde, cuan-
o absorto en la contemplaci6n de sus encantos, me
,nti, de sfibito, asaltado por aquel pensamiento
spantoso. Eh verdad, lqu6 seri de tanta perfecci6n
lego que el buitre sombrio de la muerte clave sus
arras en .esta presa tan hermosa, sonrosada y fresca?








CUENTOS FRAGILE


Bah! I por qu6 pensar en ello ? Y rechac6 tal idea como
se rechaza una preocupaci6n asediante.
Pero, jqui6n aprisiona el pensamiento? Quiin le
pone cadenas a la imaginaci6n? Esa misma noche,
y en el instance en que la amada, en el santuario de
la alcoba, rodeaba con sus brazos mi cuello, un ri-
pido estremecimiento recorri6 mis nervios. Alli, en-
tre ella y yo, pegada A mi oido, resonaba mas bur-
lona y mas fria la frase del importuno invitado: "J La
veis? es una carrofia asquerosa, un horrible esquele-
to". Y sentia que aquellos brazos que me acaricia-
ban eran un par de huesos, y los besos de su boca me
parecian las mordeduras de unos maxilares descarna-
dos y en lugar de sus ojos yo veia dos cuencas oscuras
y profundas, que me infundian pavor.
Despu6s de esa noche... j A que continuar con
los detalles de. mi conduct infame? Esquivada al
principio con disimulo, rechazada mis tarde con aspe-
reza, la infeliz esposa que en vano, ora con s6plicas,
ora con altivez, halbia tratado de averiguar los mo-
tivos de mi extrafio alejamiento, principi6 a langui-
deoer y i sufrir de un mal misterioso que lentamente
fu niinando su constituci6n delicada: y al poco




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs