• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Half Title
 Title Page
 Dedication
 Table of Contents
 Direcciones generales
 El Peñon de America
 Antecedentes de la toma de la Habana...
 Toma de la Habana
 Dominación Inglesa
 Fin de la Dominación Inglesa
 Sintesis
 Copía del Acta de Capitulación
 Correspondencia entre Lord Albemarle...
 Obras consultadas














Group Title: El impulso inicial : estudio historico de los tiempos modernos de Cuba
Title: El impulso inicial
CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074078/00001
 Material Information
Title: El impulso inicial estudio histórico de los tiempos modernos de Cuba
Physical Description: ix, 155 p. : ; 21 cm.
Language: Spanish
Creator: Lufríu y Alonso, René, 1889-1943
Publisher: Impr. "El Siglo XX"
Place of Publication: La Habana
Publication Date: 1930
 Subjects
Subject: History -- Cuba -- To 1810   ( lcsh )
Genre: bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Bibliography: "Obras consultadas": p. 151-155.
General Note: No more published.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074078
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001126875
oclc - 23763952
notis - AFM4038

Table of Contents
    Half Title
        Page i
        Page ii
    Title Page
        Page iii
        Page iv
    Dedication
        Page v
        Page vi
    Table of Contents
        Page vii
        Page viii
        Page ix
        Page x
    Direcciones generales
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
    El Peñon de America
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
    Antecedentes de la toma de la Habana por los ingleses
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
    Toma de la Habana
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
    Dominación Inglesa
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
    Fin de la Dominación Inglesa
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
    Sintesis
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
    Copía del Acta de Capitulación
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
    Correspondencia entre Lord Albemarle y el Obispo Morell
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
    Obras consultadas
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
Full Text
N-ORM% -e-.f*.





it


a c4


a -t 4..


El Impulso Inicial





*









RenB Lufriu
Secretario de la Academia de la Historia de Cuba





El Impulso Inicial



Estudio hist6rico de los

tiempos moderos de Cuba




I







LA HABANA
IMPRENTA "EL SI1LO XX"
A. MUAIZ Y wHO.
AVENIDA DEL BmASIL S7
1(s0


71















Ofrenda


A la memorial bendita de mis padres-Emi-
lio Lufriu e Inis Alonso-, que imprimieron
en mi alma el sentimiento vigoroso del honor,
el culto austero de la verdad, la pasi6n ardien-
te del studio y el amor sincero a Cuba.
Horas de esfuerzos, ansias, torturas, tejen
sobre el mdrmol que los une en la muerte, co-
mo to estuvieron en vida, este mustio ramo de
religioso recuerdo con la inscripci6n: "Los
muertos gobiernan a los vivos".
Su hijo agradecido,

RENA LUFRfu

S Habasa, 1930.





















INDICE


Pfg.

O A V

I

Direcoiones generaes

CarAeter y origen de estos Estudios.-Concepto de la hie-
toria.-Normau fundamentales.-Espirit.--iivisi6n.-
Los tiempos modernoe de Cuba.-Peculiaridades de
la eolonizaci6n cubana.-Punto de partida.-Prop6sito
y alcanee del volumen. 1


II

El pe6n de Ameri

Apunte somero.-Menei6n de intitueiones.-Ausenci de
cultura.-Estado econ6mieo.-Infueneia paieol6gica de
la flota y el contrabando.-Corrupei6n.--a piedra an-
gular.-Eoeorzo del agregado socia--Juicio del histo-
riador espaiol Pesnela.--intesis. .. 17









NDICE


Pig.




Antecedentes de la toma de la Habana
per los inglesea

Rivalidad de Inglaterra con Francia y Espafia.-Conflieto
europeo.-William Pitt.-Guerra de los siete afios.-
Pacto de Familia.-Guerra anglo-hispana.-Prop6sitos
britinicos sobre la Habana.-Expedici6n inglesa.-Apa-
rici6n del enemigo.-Estado de la ciudad.-Actitud de
las autoridades y pueblo.-Bloqueo. . 37


IV

Toma de la Habana

Primer dia.-Desembarco.-Primeros actos.-Exodo.-
P6rdida de la Cabafa.-Carketer de la campafia.-Pepe
Antonio.-Las miliciaa.-Asedio del Morro.-El asalto.
-El h6roe.-Capitulaci6n.-Comentario. .... 53


V

Dominaci6n ingleos

Posesi6n.-Fraccionamiento politico de la isla.-Parfli-
sis de las hostilidades.-Botfn de guerra.--Carcter del
dominio.-Inicio del comercio libre en Cuba.-Organi,
zaei6n del r6gimen.-Codicia britfnica.-Los goberna-
dores cubanos.-El resto de la isil: pAginas de Manuel
Dionisio Gonzulez. : *. 73


VIII









fNDICE


Pig.

VI

Fin de la dor2ina*oi inglesa

Estado de Animo de la poblaci6n.-Conspiraeiones: Luis
de Aguiar.-Choque de lord Albemarle y el obispo Mo-
rell.-Evoluci6n del espiritu pfblico.-CarcAter del go-
bierno ingles.-Epflogo de la guerra de los siete asios.
-Primera ingerencia norte-americana en los destinos
de Cuba.-Las colonias anglo-americanas.-Tratado de
Pare i 95


VII

Sintesis

Trascendencia de la conquista.-Majestad hispana.-Las
grande leeeiones.-Prosperidad.-Consecueneias va-
rias.-Primera relaci6n de Cuba con el mundo.-Esta-
do mental coetaneo.-Ensefianza a Espafia.-Desdobla-
miento.-Levadura enbana.-El germen del patriciado.
-Nuestro primer representativo.-El impulso initial. 111


Apnddice

Copia del sets de capitulaci6n 127
Correspondencia entire lord Albemarle y el obispo Morell. 141

OBBAs cnONsrB ADAS .. .151





Es Propiedad de Rogelio A. Pujol













DIRECCIONES GENERATES

CarActer y origen de eatos Estudlos.-Concepto de la his-
torla.-Normas fundamentales-Espiritu.-Divial6n.-
Los tempos modern de Cuba.-Peculiaridades de la
colonizacl6n cubana.-Punto de partlda.-Prop6sito y al-
cance del volume.

TRAIDO, desde niio, al studio de la historic,
profesada, sin interrupei6n, en la ectedra, el
libro, la prensa y la tribune, amables instan-
cias y personales deseos no vencen mi resisteneia a
condensar, en obra met6dica, modestos frutos de dila-
tada y perseverante labor. Coneieneia de mis debiles
aptitudes y la magnitude del empefio desvanecen, en
el temor, ajenas y propias sugestiones. Eseribir his-
toria es muy dificil. En Cuba suele haeerse, a menu-
do, por distinguidos escritores que, con Wxito, expo-
nen un sueeso. Por lo general son artists que hallan
asunto e ifipiraci6n en la cantera national, y, a dis-
taneia de la historiografia, produeen una cr6nica
que es, al future, doeumento aproveehable. Es po-
sible que algunos de ellos se sorprendan si se les








2 -. LUFRIU

informa que esta discipline, compleja, vastisima,
profunda, esti regida por inflexibles preceptos y
formada por multiples ciencias de impieseindible
dominio. Cinco lustros de continue eultivo en sus
campos, me dan la certeza de las abundantes dificul-
tades que los pueblan, sin deseonocer la posibilidad,
mis c6moda, de tejer, con linos de aeontecimientos,
impresiones literarias. Es que a su margen floreee
ameno genero de literature, en el que, a veces, tam-
* bien espigo. La present series trata de huir de 61,
sin pretender la loca soberbia de ser un tratado. Su
carfcter es humilde como su euna. Naei6 en el au-
la; y es s6lo, en su origen, esfuerzo pobre de maestro,
salvado de la muerte instantinea de las explicacio-
nes orales, cortadas por preguntas, aclaraciones, dii-
logos, por un discipulo taquigrafo. Sobre su ver-
si6n,--deshilvanada por la colaboraci6n vivaz de los
alumnos, que gano siempre en clase-, hilo y am-
plio estas paginas. Asi, sin disolver vacilaciones ni
acometer osadias, surgi6, inesperada, esta obra, aeaso
no initil del todo.-
La historic, mediante el analisis de los hechos de
influencia colectiva que el hombre verifica, recons-
truye, en sintesis, el desenvolvimiento integro de la
humanidad. Concretada a una naci6n no puede con-
siderarla en piano exclusive. Toda evoluei6n es par-
te de general process. El curso, que ahora se repro-
duce y ensancha, se desenvolvi6 en la convicci6n de
que en la historic no hay islas, sino eslabones. "El
deber de la historic es, en efecto, el de notar lo que
hay de particular, de individual, en cada 6poca, cada





Es Propiedad de Rogelio A. Pujol


EL. IxPuso I3L

pais, cada pueblo; pero este particular, este indivi-
dual, 'no es interesante mAs que a condici6n de que
vaya unido al mefimiento general de la sociedad y
a los elementos constitutivos de la evoluci6n huma-
na". (1)
La historic de Cuba, coherente, organica, definida,
constituye unidad dentro de la unidad universal. De
modo freeuente su studio ha sido desvineulado del
movimiento general human, del que es acci6n y reac-
ci6n. Ning6n pueblo form fen6meno absolute inde-
pendiente; la propia independencia political no ex-
eluye relaciones intimas y reeiprocos influjos. Los
postulados ineluetables de interdependencia se cum-
plen en nuestros destinos y anales, intensificados por
el determinismo dual de la naturaleza fisica y moral
de Cuba. (2) El engranaje national es muy compli-
cado, tiene indisolubles enlaces con acaecimientos que
parecen distantes en tiempo y espacio; y en dramas
europeos y americanos radical la fuente, el derrotero y
explicaci6n de numerosos sucesos vrnAeulos. La co-
nexi6n es imperative. Este aspect es basieo en la
obra y, al referir la de Cuba, no desvio la mirada de
la evoluei6n mundial.
Otro punto de vista es primordial. La historic es
reproducci6n de realidades pretritas, hace present
lo que fuW. Arquitecto del pasado, con sus eseombros,
el historiador levanta edificios demolidos, y, en lo fur-

(1) La historic, por Gabriel Monod, pig. 32.
(a) Considero que nuestro destino est& envuelto en una antinomia
entire la geografia y la historic. Por la primer catamos bacia el
Norte, en que de anglo-amri riano reina; or la l egunda perenecemos
al Sur, en que el latino se agita. He ahi po que hablo de una dua-
lidad de nucstra naturalea faiuca y moral.









BEN LUF iU


tivo, eaptura eternidad. El culto de la verdad es,
para 61, deber y limited. A conciencia jams lo olvido.
Cuando expongo un acontecimiento he tasado su cer-
teza; si ofrece dudas lo abandon, salvo que se pro-
duzean, en su favor, fuertes conjeturas. Pero today
inferencia probable es advertida. Tengo cuidado se-
vero en comprobar la autoridad de las fuentes y auto-
res, aunque, desde luego, no presumo haber obtenido
Sconstante victoria. Armado de prudencia excesiva,
studio los materials a mi alcance. No utilizo sino
los que proporcionan conclusions inconcusas, o, a lo
menos, brinden una manifestaei6n sintomitica, mas,
en este caso, seialo,su condici6n. Los propios docu-
mentos oficiales los someto a cauteloso examen. No
siempre concuerdan con la realidad, a pesar de ser
aut6ntieos. Muchas comunicaciones, leyes, ordenan-
zas, epistolas, exornadas de rfbricas y sellos, son
datos muy relatives, embustes cinicos o solapados que
afirman cuestiones que s6lo existieron en el papel que
las archivan. Bajo las letras visible hay que des-
cifrar escritura simpAtica o no leer nada. En la
historic colonial de Am6rica, esto, que en otras forma'
excepci6n, es regla. La simulaci6n, en buena parts,
es el espiritu official y, en alguna, necesidad del colo-
no; y lo que adopt solemnes apariencias de verdad,
suele ser vano artilugio. La heuristica y la herme-
n6utica, obreros eficientes y, aqui, ademAs, celosos vi-
gilantes, tienen procedimientos fecundos que deben
usarse de continue. La interpretaci6n de los hechos
la estimo mas interesante, mAs important que el rela-
to. Un acontecimiento es un signo, sensible o confu-









EL IMPULSO INICIAL


so, en el cuerpo de complejo process, y posee significa-
ci6n, valor y simbolismo propios, que hay que pene-
trar y traducir. Exponer, desentraiar e inferir, de
lo particular, generalizaciones fundadas, es la misi6n
del historiador. Dentro de mis fuerzas, procuro cum-
plirla, apoyado en el fitil instrument de la 16gica y,
en el studio, la ciencia, el m6todo, fugado del impre-
sionismo, ensayo historiar, en piano objetivo, los
tiempos modernos de Cuba.
En el terreno cientifico de la historic, al que hAbito
y prop6sito me ligan, hay lugar para coordinar, den-
tro del cartcter objetivo esencial, manifestaciones
subjetivas inevitable. El historiador, que ha de ser
honrado, veridico, impartial, no es mera cmara fo-
togrAfica para obtener negatives: debe exponer limi-
tes, nexos, causes, consecuencias, enseianzas y orien-
taeiones; y dar movimiento, ealor, vida a lo pret6ri-
to, redivivo en an alma y producci6n. Disueltos en
la justicia prejuicios individuals y sectarios, puede
actuar sin perseguir impossible auto-ocultaci6n. Gui-
zot y Macaulay, Apices de la historic, crearon monu-
mentos models que revelan el genio, temperament
e idealidad de sus autores. El document human
es inalterable, inica su verdad; el modo, la expre-
si6n, el comentario es personal. Observo sineeridad
y, en conciencia, juzgo sin dejarme influir de senti-
mientos y pasiones parciales. Doy, exacta, la vision
de las cosas, como, a la serena claridad de las ciencias,
en arduo trabajo y maduro examen, las rapto a las ti-
nieblas, las expongo, field, como fueron, y expreso sus
repercusiones tales como vibran en mi.









RENA LUFRfU


"A los requisitos cientificos de la historic se debe
agregar que ella es tambi6n, de modo esencial, lite-
ratura. Es ciencia en los procedimientos de adqui-
rir, conocer y comprobar documents. Obtenida la
acumulaci6n de datos, autenticados y depurados 6stos,
concluido el trabajo previo de abastecimiento y orga-
nizaei6n, es arte que pide dotes abundantes de ins-
piraci6n, poesia, calor, estilo. Cuando ya se posee
de manera concienzuda el asunto, es menester enton-
ces que 61 nos posea, llene, excite y domine porque es
imperioso sentirlo para poder dar al lector una pal-
pitaci6n de vida. En sintesis, hay que prepararse
con la ciencia y producer como artist. La feliz ar-
monia de esta dualidad es clave del triunfo del histo-
riador. Clio, se ha dieho con raz6n, es una musa; y
yo digo: musa de patria, humanidad y verdad. Los
historiadores cubanos, Saco, Sanguily, Pifieyro, Ma-
nuel de la Cruz, Varona, M. Marquez Sterling, tuvie-
ron o tienen excelsas cualidades intelectuales y mora-
les; en ellos, observadlo, vibra, predominante, el pa-
triotismo y reina, inc6lume, la sinceridad." (3)
La imparcialidad no es la indiferencia. El libro,
desnudo de pasiones, partidarismo, interns, tiene to-
nalidad nacionalista que afirma y no excluye la justi-
cia. La producci6n de un historiador puede y ha de
tener patriotism, opuesto a patrioteria que es morbo,
farsa o desvergiienza. El nacionalismo es el anhelo
sincere, y el celo active que lo sirve, de afianzar y aere-
cer la patria en cumplimiento honest y fecundo de

(3) Discurso de contestaci6d, por el autor, en la Academia de la
Historia de Cuba, al Sr. Mirquez Sterling, pigs. 131-132.





<- --


EL IMPULSO INITIAL 7

los destinos de su historic y naturaleza, para que, en
desarrollo progresivo de la personalidad propia, ar-
monice su aeci6n, en el bien, con la civilizaei6n, de la
que es receptor y debe ser contribuyente. Ideal y
hecho, funde, enfinalidad superior, neeesidades cir-
eunstaneiales y permanentes. La patria es el grupo
humano, vinculado a un territorio consustancial, que
desenvuelve, sobre 61, en unidad perenne, comiin desti-
no determinado por la naturaleza y la historic; y el
nacionalismo es su direcei6n ideol6gica concordante
y creadora. Su espiritu reina en estas paginas; y me
alegrar6 que critics y lectores hallen en ellas "un
vivo y anhelante sentimiento patri6tico de la historic,
un apasionado entusiasmo por lo que la historic tiene
de majestuosa epifania de un culto national, de comu-
ni6n simpAtica de un sentimiento colectivo". (4)
D6bese tener present que este libro, existente an-
tes en la palabra del maestro que en la pluma del es-
critor, naci6 para j6venes compatriotas. A mis de
la cientifica, tiene una finalidad t6nica; y, en el co-
nocimiento de la evoluci6n de Cuba, ansia infundir,
con la alteza de la verdad, la majestad de la patria.
La historic es el instrument maximo para fomentar
el patriotism y la virtud, si quien lo maneja la siente
fervorosamente; tambien puede ser hostia venenosa si
quien la explica o describe es indiferente, si no la goza
y sufre de veras. Confio estar identificado con ella,

(4) Artigas y la RevoluciSd Americana por Hugo Barbagelata,
pr6loxo de Jos7 Enrique Rod6, pag. 5.









RENE LUPRIU


me esfuerzo en darle vida y hacerla, para el espiritu,
bi6gena. (5)
Tuvo el curso la fortune de no ser constrefiido en
moldes estrechos, y escap6 de los programs que sue-
len viciar la ensefianza y deforman la inteligeneia del
alumno y el alma del professor. Esta libertad permi-
ti6 concepci6n y desarrollo amplios y seguir, dentro
de normas cientificas, derroteros propios. Asi, a
grosso modo, lo distribui en tres parties generals: an-
tigua, media y modern, seceionadas de manera mis
detallada. La division no tuvo otro valor que el de
simple indicaci6n. Desde luego las referidas epoeas
no coinciden con sus hom6nimas clAsicas de Europa,
ni tampoco con las de America. Abandonadas las
dos primeras, de las que no poseo euartillas originales,
empiezo aqui el studio de la iltima.
Las dos Apoeas anteriores tienen interns, pero su va-
lor, que no niego, es mas limitado, sobre todo desde
el punto de vista educational. El paso de los prime-

(s) Un critic insigne y discreto, el ilustre Federico Garcia Go-
doy, advirti6 esa cualidad en el juicio generoso que dedic6 a mi
obra La Epopeya de un manana, que present en mi recepci6n en
la Academia de la Historia. Reproduzco esta nota, a pesar de sus
elogios amables, para que se vea que el ideal nacionalista constituye
siempre la direcci6n fundamental de mi labor ciudadana, literaria y
educational: "todos los antecedentes de tiempo y de espacio con ns
natural encadenamiento de causes y efectos que preparan el levanta-
miento de La Demajagua aparecen en estas paginas expuestos con un
criterio selective que, sin descuidar la bisqueda del detalle, del petit
fait, alcanza, por lo general, una vision de conjunto hist6rico de pa-
tente exactitud y por todo extreme satisfactoria. Hay en este Discurso,
piginas de muy pintoresca y evocadora elocuencia. Lo ocurrido en
aquella mariana inmortal esta aqui pintado de mano maestra. Caldea
estas piginas, en ocasiones de fuerza conmovedora, un vivo sentimien-
to de intense patriotism que no decade ni un solo moment. Patriotis-
mo sincere, de honda vibraci6n animica, Ilamarada de fulgor inextin-
guible, que en nada se asemeja a ese que anda por ahi en muchos la-
bios sirviendo de disfraz a mal disimulados prop6sitos nocivos bien
ajenos a lo que significa esa tan falsamente usada palabra". La Opi-
midn, Santo Domingo, agosto 4 de 1923








EL IMPULSO INICIAL


ros pobladores, las porfias de clbrigos y civiles, la
fundaci6n de una villa, la invasion de un pirata son
importantes al conocimiento, son datos que la histo-
ria registra, mas, como oriented y manantial del es-
piritu, su acci6n es muy pobre, easi nula.
La infancia de Cuba cabe en unas piginas incolo-
ras, necesarias a la ciencia, ineficaces al sentimiento.
La actividad hist6rica que nos conmueve y nutre es
la nuestra, la que vemos verificada por el cubano, y
nos da, identificados, a trav6s del tiempo, el concept
de solidaridad, la noci6n grave, solemne, religiosa de
la patria: la historic de Cuba, en la que el antepasa-
do es agent de la personalidad national; y en el es-
fuerzo, el dolor, la inquietud, el desmayo, el exito y
el sacrifieio hace la historic, no la reeibe. Los indios
que saltan de la penumbra al abismo, los descubrido-
res y dominadores que los siguen en el poema bArbaro-
heroico de la conquista, no nos emocionan ni atraen
con el fldido magnetico del parenteseo. No nos sen-
timos fundidos por la simpatia con VelAzquez, Porca-
yo, Narvaez y sucedAneos. No nos dan la sensaci6n
indefinible y mAgica de ser ellos, nosotros, sino extra-
fios. Este golpe intimo y afin de la consanguinidad
hist6rica, tan remarkable y fuerte como la familiar, la
empezamos a sentir, por ejemplo, en Pepe Antonio,
que defiende la tierra, y es peleador y victim. Estas
y otras razones me hicieron ser mAs extenso en el es-
tudio de los tiempos modernos.
Consider tiempos modernos en nuestra historic,
aquellos en los cuales adviene y se desarrolla una so-
ciedad que gesta propia individualidad, spiritual pri-








RENf LUFIfU


mero, political luego. Las edades son divisions ero-
nol6gicas, convencionales y arbitrarias, trazadas en
la historic, en atenci6n a rasgos caracteristicos que,
en globo, sefialan nueva direcci6n del desenvolvi-
miento human, sueesivo de modo permanent. Los
p6rticos hist6ricos son linderos impuestos y acomoda-
dos por la necesidad de ordenaci6n. No es possible
fijar con exactitud geometrica el pr6logo y epilogo de
cada fase. Algin acaecimiento, de manera mas o
menos ostensible, revela los principios tr6mulos de
una etapa o los contornos indecisos de su oeaso. Las
fronteras, elasticas, de las 6pocas nacionales obede-
cen a la misma relatividad; y pueden fijarse las de la
edad modern cubana, en los moments en que el gru-
po native se manifiesta, y en el instant, mas notorio,
y preeiso, en que deja de ser dependencia espafola.
En resume comprende desde que Cuba alcanza a ser
colonia hasta que cesa de serlo.
Resulta de la precedent afirmaci6n que, para mi,
en los afios transcurridos hasta mediados del siglo
XVIII, Cuba no era siquiera colonia. La interpreta-
ci6n puede parecer original, y choea con t6picos vul-
gares, hoy inflados por nociva tendencia retr6gada de
pseudo-Ihispariolatria. Es exacta. La colonizaei6n
de Cuba, aun dentro de la del continent, es peculiar.
Iniciada, no a orden de la corte que desdefa la pose-
si6n, sino del virrey de Santo Domingo, por Diego
Velizquez, con 61 comienza y se paraliza. Las expe-
diciones del adelantado desvian a lo lejos sus pro-
yectos de conquista, el rApido agotamiento de los la-
vaderos de oro, la riqueza pasmosa del continent que









EL IMPULSE INICIAL


desenfrena ing6nita codicia, apartan a Espafia de Cu-
ba; y durante mas de dos siglos, la seiora se limit a
posar sobre ella, indiferente a la isla, usada de pefi6n.
En los primeros aios abandon algunas simientes que
generaron desnutrido grupo. Corren en las nieblas los
dias, el alba, detenido el curso, se prolong y, en un
Angulo de sombra, entire malezas espesas, perpetian el
bostezo y pugnan vivir famelicas tribus, sin cohesi6n
ni brfijula, que'la ley rotula cabildos. Chozas mise-
ras, en el verdor jocundo de la selva exuberante, co-
bijan dispersos habitantes, inflamados de sol, que do-
minan y diezman a los natives y, en el trabajo ajeno,
hallan sustento y arrullan esperanzas de retorno pa-
trio o de aventura provechosa en tierra fire, sin que
repugnen mezclar, en la violencia, sangre hispana con
la indigena.
El descubrimiento del canal de Bahama, la pirate-
ria, el corso, conflietos internacionales obligan volver
hacia Cuba el pensamiento espafiol. El peligro ex-
tranjero hizo clavar, en la isla eenicienta, las mi-
radas de la metr6poli, fijas en la posesi6n estrategica
del puerto de la Habana; y lo arma base naval y cru-
cero mercantil. La acci6n metropolitica se concrete
a este finico objeto. Nada mis. Cuba es un puesto
military, un dep6sito y una ruta. Esto por la Haba-
na. Entre Velazquez, que inicia el dominion, y Riela
que lo restaura, no hay actividad colonizadora, ni ofi-
cial, ni privada. Excepto el 6xodo de Jamaica que,
conquistada por Inglaterra, vierte sobre Cuba unos
oeho mil hombres, no afluye gente a sus playas; y Cu-
ba se reduce a diminutos caserios, nutridos bosques









RENA LUFRIU


y una plaza fuerte. Esta es la Habana y ella la isla.
A golpes extrafios y a largos trechos la ciudad gana
atenci6n, crece y absorve la insula. Durante mis de
dos centuries, toda la historic de Cuba se condensa en
los anales de la capital: cr6nica cansada que repite
los mismos parrafos, cortados por nutridas lines de
puntos suspensivos. Vigia de la Am6rica, cada paso
que da la Habana lo impulsa el enemigo y, para ella, el
progress es hijo de la guerra, no victim. El asalto
de Jacques de Sores precipita la militarizaci6n, el pa-
vor a Francisco Drake la trueca presidio. Es la ca-
lidad mAxima hasta 1762 en que los ingleses la roban
y descubren a Espafia.
Estas circunstancias explican la evoluci6n lenta y
retardada del agregado social cubano. A mediados
del siglo diez y ocho, Cuba es una hipertrofia de la
Habana, a su vez hosteria y centinela del imperio co-
lonial. La colonizaci6n no existe todavia. La Ame-
rica esti delineada con propia estructura, cuando Cu-
ba apenas germina. Los hermanos Ulloa apreciaron
ya, en el continent, hervores separatists por 1735:
"No deja de parecer cosa impropia, que entire gen-
tes de una misma naci6n y aun de una misma sangre,
haya tanta enemistad, encono y odio y que las ciuda-
des y poblaciones grandes sean un teatro de discor-
dias entire espafoles y criollos. Basta ser europeo, o
chapeton como lo llaman, para declararse contrario a
los criollos, y es suficiente el haber nacido en Indias
para aborrecer a los espafioles. Desde que los hijos
de europeos nacen y sienten las luces, aunque ende-
bles, de la raz6n, o desde que la racionalidad empieza a








EL IMPULSO INITIAL


descorrer los velos de la inocencia principia en ellos
la oposici6n a los europeos. Es cosa muy comiin el
oir repetir a algunos que si pudieran sacarse la san-
gre de espafioles que tienen de sus padres, lo harian
porque no estuviese mezclada con la que adquirieron
de sus madres". (6)
El espiritu revolucionario es, por cierto, en la
Am6rica Latina, anterior al de las colonies inglesas.
Libres y pr6speros, los futures Estados Unidos no ex-
perimentaban los deseos de independencia, que estre-
mecian al Sur. En el Norte surgi6 la emancipaci6n,
por consorcio del interns, el sentimiento y el racio-
cinio, cuando ya la America espafola revelaba una
tendencia latente en este sentido. Cuba, deseonec-
tada, viene muy atras; al avanzar sus hermanas hacia
la edad contemporinea, ella se arrastra ain en la me-
dia, que coneluye al comenzar su colonizaci6n efeeti-
va, su fomento o sea despues de la conquista de la
Habana por Inglaterra: punto de partida de nuestros
tiempos modernos.
A primer vista, el event no es mas que hecho par-
ticular, episodio de prolongada guerra europea. Pe-
ro la colonizaei6n de Cuba, lo que asi se llama sin
exactitud, amorfa, precaria, hunrfana, se realize has-
ta entonces a retazos, espontanea, sin prop6sito de
fomento, ni siquiera con fines sistematicos de explo-
taci6n, subordinada y pospuesta al interns del impe-
rio hispano-americano. La transformaci6n de la is-
la y de la acci6n metropolitica relative a ella, se verifi-

(6) Noticias secrets de Amarica, por Antonio y Jos6 Ulloa. To-
mo II. pPi. 94 y gS.








BENi LUFBfU


ca despubs de la conquista britanica. Entonees Cuba
se torna colonia, que colonizar es algo superior a la
fundaci6n esporidica de villorrios, la erecci6n de unas
fortalezas, el sostin de algunas guarniciones y el aca-
paramiento de pocos products cultivados al azar.
En la caida de la capital concluye la edad media cu-
bana, el period nebular que el eximio Enrique Jos6
Varona denomina en frase lapidaria "de olvido y de
abandono; y yo Ilamo: establecimiento de los espa-
fioles.
La toma de la Habana por los ingleses incorpor6 la
isla a la humanidad, y la descubri6,--que descubrir es
algo mAs que topar-, al mundo, a Inglaterra, a Espa-
fia, a los cubanos inclusives; y rasg6, a los ojos nati-
vos, la cortina que le ocultaba el planet. Antes, la
historic de Cuba es s6lo romance mon6tono de un bAr-
baro f6rreo que asola o silabeo monocorde de un hom-
bre vegetal que bosteza, coloreado por algiin asalto
pirAtico, por fugaz reflejo extrafio. Desde entonces
sus anales son parte de la humanidad, fiujo y reflujo
de la vida universal. Autoridad tan conspicua como
Ricardo del Monte afirma: "La historic civil e inte-
lectual de Cuba se extiende a poco mis de un siglo:
comenz6 en la 6ltima ddeada del siglo XVIII. Toda
la existencia anterior de la colonia no sali6 hasta en-
tonces del period embrionario, y no por culpa de la
tierra que en pocos aios alcanz6, luego, renombre
universal por las riquezas de sus frutos, ni por la iner-
cia de sus habitantes, que tambi6n pueden vanaglo-
riarse con el que en muy poco tiempo se ban conquis-
tado poniendo a prueba su capacidad para las artes









EL IMPULSE INICIuL

y la industrial, lo mismo que para los studios mas ele-
vados, sino por la incuria de sus sefiores y gobernan-
tes, que desconociendo o menospreciando su importan-
cia, deslnmbrados con los esplendores de Nueva Es-
pafia, Santo Domingo, Costa Firme y el Periu, esti-
mandola s61o por su valor geografico como estaci6n na-
val c6modamente situada para el comercio maritime
con las regions continentales y escala para los puer-
tos de la Peninsula, la habia tenido desatendida hasta
entonces. A tal punto habia Ilegado el abandon que
sus anales de tres siglos pueden condensarse en una
docena de pAginas". (7)
No corresponde, ahora, exponer las consecuencias
del suceso, que tienen su sitio correspondiente. Visto
en el marco de b6lico episodio su importancia es re-
lativa. Avalorado en los resultados, pr6ximos y me-
diatos y, muy en especial,--y esto no lo han sefiala-
do sus various cronistas-de su producci6n en el tiem-
po, del moment hist6rico en que, por la capture de la
Habana, tuvo lugar el primer contact del mundo y
la isla, es trascendente. El relimpago de la domina-
ci6n inglesa ilumin6 al colono, sumido en sombras; y,
en chorro sfbito de luz, atisb6 el infinito panorama
universal, del que Espafia, para 61 soberano foco, era
un punto; y tuvo de la metr6poli la sensaci6n que
experiment el ignorante al mostrArsele en el mapa, el
borr6n diminuto de su pueblo natal, que 61 abarca
en extenso perimetro; y, a la vez, le revel6 la noci6n de
si mismo y de su isla in6dita.

(7) Discursno de Rafael Montoro editados por Antonio Gonzalez
Curqnejo, pr6logo por Ricardo del Monte, pig. 23.









16 RENE LUFRfU

Este libro ensaya reflejar la toma de la Habana por
los ingleses. A modo de pr6logo, inicia el hecho la
transformaci6n de la sociedad eubana, Ilena el breve,
intense period pre-evolutivo; y constitute el primer
volume de la series de studios que dedico a nuestros
tiempos moder'nos. El segundo, bajo la denomina-
ci6n de El despotismo ilustrado en Cuba, le seguirA
en la publicidad. Los otros, continents de periods
sucesivos, se arman, en tanto, para continuarlos hasta
la guerra de independencia.






















EL PENON DE AMERICA

Apunte somero.-Menci6n de instituciones.-Ausencia de
cultura.-Estado econ6mico.-Influencia psicol6gica de
la flota y el contrabando.-Corrupci6n.-La piedra an-
gular.-Escorzo del agregado social.-Julcio del histo-
riador espafol Pezuela.-Sintesis. (1)

UBA, en el aio 1762, en que ocurre la caida de
la Habana en manos inglesas, punto de parti-
da de estos studios, era de hecho, casi de mo-
do official, una estaci6n maritima y un presidio, co-
mo en el lenguaje de la 4poca se lamaban las plazas
guarneeidas. Con excepci6n de la Habana y Santia-
go de Cuba que, por ser cabecera de circunscripci6n,
adoptaba visos de ciudad, la isla, levemente poblada,
s6lo tenia algunos villorrios y caserios carentes de co-
municaci6n. Sobre el yermo territorio, pelotones de
colonos arrastraban, espaciados, misera existencia.
Desde la Real CMdula del 3 de octulbre de 1607
la isla se dividia en dos demarcaciones: Santiago

(i) ste capitulo puede considerarse como un introito que ensaya re-
flejar la situaci6n de Cuba en z763 para la mejor valoraci6n de ns
evoluci6n posterior.









RENA LURIUfu


de Cuba y la Habana, residencia del gobierno y ca-
pitania general y de hecho sede episcopal.
La capitania general no tuvo en su desenvolvi-
miento facultades uniforms, ni poseia las preeminen-
cias que, en la peninsula, correspondian a tan ele-
vada dignidad. Al principio, en el orden military, es-
taba subordinada al virrey de Nueva Espafia, y, en
el civil, le daba limited y vigilancia la Real Audien-
cia de Santo Domingo.
Durante la estancia de la flota los privilegios de
su comandante invadian y mermaban la autoridad
gubernativa. Los conflictos con los obispos agrega-
ron a sus funciones el vice-patronato real que ponia
la iglesia bajo su inspecci6n. Por estos dias, disfru-
taba el sueldo de diez mil pesos, mAs dos mil que le
abonaba la Compafia de Comercio, por ser su conser-
vador, sin que sea possible calcular las cuantiosas su-
mas que obtenian, casi todos, de un er6nico pecula-
do. (2)
Como asesor legal de la autoridad superior fun-
gia el teniente-gobernador con facultades para cons-
tituir tribunal y resolver cuestiones judiciales. .En
los comienzos fueron nombrados por el gobernador,
pero desde 1664 los designaba la corte. En 1715 la
creaci6n de la tenencia del rey priv6 a los tenien-
tes gobernadores del derecho de sustituir al capitan

(z) Los historiadores no establecen de modo uninime quian fua
el primer capitin general. Arrate sefiala sin fundamento a Hernando
de Soto. En comunicaci6n official se le di el titulo a Pedro Men6ndez
de Avila. Irene Wright despuis de reconocer que Francisco de Carre-
so lo tuvo, indica a Garcia de LujAn, pero, en instrument pablico,
Gabriel Montalvo aparece investido con esta dignidad. Es probable
que algunos gobernadores por diversos motives, ostentaran dicho titulo,
que s61o desde Juan de Tejeda tuvieron de modo definitivo.







EL IMPULSO IMnCIAL


general. Las discordias suscitadas, en 1745, por el
'Ledo. Antonio de Palacian, que lo desempefiaba, de-
cidieron la supresi6n del empleo, restablecido siete
afios despuis a favor de Martin Ulloa.
El resto del territorio estaba regido por capita-
nes a guerra, capitanes pedaneos y, en ocasiones, por
tenientes gobernadores. Santiago de Cuba tenia or-
ganizaci6n politiea identica, y su gobernador depen-
dia militarmente del capitAn general. Aparte de la
Habana, los demas pueblos, a despecho de titulos y
blasones, eran aldeas. Tenian categoria de munici-
pios: Habana, Bejucal, Santa Maria del Rosario,
Guanabacoa, Matanzas, Santa Clara, Sancti 'Spiri-
tus, Trinidad, San Juan de los Remedios, Camagiiey,
Santiago de Cuba, Baracoa, Bayamo, Caney, Hol-
guin y Jiguani (3); muchos eran meros poblados,
algunos simples funds que un influyente hinchaba
ayuntamiento. Descontadas las siete villas velazque-
fias, se puede afirmar que en el transcurso de dos
siglos y medio apenas se fundaron otras; s6lo brota-
ron, esponthneos, unos veinte caserios miserables,
tribus esparcidas, selvAticas, desatendidas, ignoradas
casi de las entidades oficiales. (4)
La vida municipal era nula, tanto por el regi-
men como por la ausencia de verdaderos niclos de
poblaci6n. El cabildo de la Habana, por su extensa
jurisdicci6n y eapitalidad, gozaba honorifica impor-
tancia y alguna efectividad. En los ayuntamientos
(3) Historial de Cuba, por Ricardo Rosset. Tomo primero, me-
gando y tercero.
(4) Introduccids a la Histo4i de Ia Instucivues locales de
Cuba, por Francisco Carrera y Jfstir. Tomo segundo, pig. i16. Cnuo
de la Isla de Cuba, 1899, pig. 27.








RENA LUFRIU


se confundian atribuciones administrativas, judicia-
les y econ6micas. Desde la Real Cedula del 8 de
mayo de 1623, el de la capital estaba integrado por
doce regidores. Los oficios concejiles, perdido el ca-
ricter elective, eran unos desempeiiados por funeio-
narios reales y otros hereditarios y venales. Los al-
caldes ordinarios fungian de jueces.
La organizaci6n municipal se regulaba por las
ordenanzas de Alonso de CAceres, que han merecido
favorable juicio. 'Pero es pueril concretarse a ellas
para considerar el gobierno local cubano; la reali-
dad, muy distinta, las adultery y anul6 sin esfuer-
zo. En la historic colonial de Espafia, la legislaci6n
es un dato, s6lo un dato. A menudo la ley y el
heeho, a que ella se refiere, son contradictorios.
Es inconcuso que en AmBrica la profusion de dispo-
sieiones legales podra revelar celo, laboriosidad, sa-
biduria, sin otro valor en la practica La ley es na-
da si no se aplica o si se interpret al antojo. La
colecci6n legislative de Indias, acumulada sin
unidad, puede impresionar por la maghitud, pero
expresa muy poco en la vida de las colonies. Tor-
cidas o sepultadas por la distancia, el despotismo, el
carceter espafiol, las reales cedulas no traducen el
espiritu del regimen, ni reflejan su desenvolvimien-
to. Apreciar el estado de America, al relumbr6n de
tan suntuoso monument, es vana especulaci6n. Or-
denes y bandos, a lo sumo, tenian efeetividad tran-
sitoria, estirados y recortados a capricho, interns y
desidia, dentro de los ferreos moldes del absolutis-








EL IMPULSE INITIAL


mo y la psicologia estrecha de la sociedad metropo-
litica.
La iglesia a su poder spiritual unia cuantiosas
riquezas y privilegios; su rent decimal ascendia a
sesenta y tres mil seiscientos noventa y ocho pesos.
Y no hay que decir que gozaba enorme influjo en la
factoria.
Habia una Universidad, desde 1728, o algo asi
lamado, entregada a frailes, y alguna que otra es-
cuela, que constitulan todos los servicios de instruc-
ci6n. La cultural no habia tenido siquiera una ma-
ninifestaci6n sensible. La literature no existia, pues
apenas puede estimarse que constituya su forma ru-
dimentaria, la poesia popular, las escasas y muy po-
bres composiciones que, hasta entonces, habian escri-
to vulgares aficionados. (5)
La hacienda piblica, desde 1637, estaba a cargo
del Tribunal de Cuentas y Real Hacienda, consti-
tuido por un tesorero y un contador. Los caudales,
a su custodia, eran product de abrumadores dere-
chos de importaci6n y exportaci6n, bulas, santa cru-
zada, bienes difuntos, annatas, novena de la renta
decimal, empleos venales, compra de tabaco, cons-
trucci6n de bajeles, dep6sitos de otras posesiones y
el situado annual de 'Mxico. Este auxilio financie-
ro, iniciado en 1584, era imprescindible, porque las
rentas no Ilegaban a trescientos mil pesos, y el pre-
supuesto military subia a cuatrocientos ochenta y ocho
mil novecientos diez y ocho pesos, notable diferen-
(5) El desenvolvimiento cultural lo empiezo a estudiar en el vo-
lumen inmediato. El DesPotismo Ilstrado en Cuba, en que demostra-
re esta afirmaci6n.







RENA LUFBIU


cia que hacia mayor el costo de los demas servicios;
y prueba la inconeebible penuria de la colonia. El
monopolio ahogaba la vida econ6mica. El comercio,
limitado a un solo puerto de Espaiia, Cadiz, y sin
otra salida que la Habana, se reducia a tabaco, eue-
ros, cera y azfcar, siendo el ganado la inica rique-
za. La producci6n azuearera era insignificante (6),
el nimero de ingenios seria de modo aproximado
ciento veinte. El tabaco, controlado por la corona,
inico comprador, tenia una exportaci6n annual de trees
millones de libras, si bien otro tanto salia de contra-
bando. La industrial no existia. A la political eco-
n6mica de Espaia convenia que en las colonies no
se fabricara a fin de imponerles, a los altos preeios
que quisiera, los products manufacturados y com-
prarles, a bajos, las materials primas. La isla tenia
que exporter cuanto producia e importer todo su
consumo, establecida, asi, desde entonces, ley inflexi-
ble de su economic. El camercio estaba monopoli-
zado por la Real Compaffia de Comereio de la Ha-
bana, fundada en 1740, que poseia el privilegio de
realizar todas las importaciones y exportaciones. Con-
taba la ciudad con un arsenal que prestaba buenos
servicios en ]a construcci6n de naves. (7)
El desequilibrio econ6mico era menos sensible
gracias al contrabando. Este era la vilvula de es-
(6) Todos los datos referentes a la producci6n azucarera son dis-
cordantes. La Sagra, muy bien informado de nuestra economic, la
sefiala en veinte y un mil arrobas en un cuatrienio. No es possible en
realidad estableceria con exactitud, vero pie inclino a career que seria al-
rededor de treinta mil arrobas anpales. Arango y Bachiller coinci-
den en sus cilculos con La Sagra.
(7) Desde 1748 el puerto de la Habana habia pasado a ser esta-
ci6n de la escuadra permanent de la Am6rica, antes instalada en
Veracruz.




r-wA


EL IMPULSE ICIAL 23

cape de una poblaci6n oprimida por el monopolio.
De modo natural, 16gico, necesario, brot6 robusto del
monstruoso regimen, a so som'rra creci6 y constitt-
y6 un sistema organizado, consentido, y, a veces fre-
cuentes, practicado por las autoridades. El colono,
bajo la tolerancia del gobernante, se connaturaliz6
en el trafico clandestine, con el ardid, el fraude, el
eohecho, la transgresi6n, habilidosa y corruptora, de
la ley, el robo consuetudinario y sin sanci6n al era-
rio, aceptado y justificado por razones de supreme
necesidad que disolvia la vergiieula en el hAbito y
acuerdo unAnimes. Provechosa y fatal fuente de in-
gresos, el contrabando fu6 t6nico para la vida y agen-
te formidable de perturbaei6n moral. Vicios perma-
nentes de la sociedad cubana en 61 hallan raiz psieo-
16gica.
Otro recurso habia sido el sistema de flotas pa-
ra proteger y realizar, anualmente, el trifieo mer-
cantil, ya sustituido, en la prAetica, por bareos par-
ticulares, mediante autorizaci6n, restringida, deno-
minada registros. La estancia de la escuadra, pres-
eripta desde 1561, habia sido la 6poca inica de mo-
vimiento de la ciudad, la temporada febril y plet6-
rica del turismo colonial, la ocasi6n, para el colono,
de hacer su agosto. La Habana cobraba sibita vida,
arraneada de la parilisis cr6nica a la epilepsia de la
feria, la orgia y el tumulto. La invasion, a veces
prolodgada, de tripulantes y pasajeros, traia el rei-
nado sabroso y luerativo del trifieo, la explotaei6n
y el hbertinaje. La capital, mercado, garito y lu-
panar, engullia oro y volcaba eoneupiscencia. Se









24 RENB LTFBIU

verificaban pingiies transacciones, casas, barracas y
bohios se armaban hosterias y, de par en par, se
abrian las puertas a la codicia, el agio y la licencia.
La iUuvia aurifera, derramada a chorros y recogida
sin esfuerzo, daba la sensaci6n de riqueza eterna de
ficil acceso. Asi, lo eventual, considerado perma-
nente, espejeaba ficciones de prosperidad magnifi-
ca en desolado panorama de erial; y el artificio de
ripida fortune clavaba en el embri6n cubano, para
envenenar su moral amorfa, ponzofioza avidez de oro.
Esta simiente, t6xico del alma cubana, no era el
inico mal de la estancia de la flota, manantial de
corrupei6n, escandalos, erimenes, bacanales y juego.
Este, desde los origenes, era plaga extendida y
tolerada. La vida era mon6tona, sin teatros, lectu-
ras, fiestas sociales, sin otras distracciones que el
juego y el baile, pasiones endemicas de la sociedad,
a ellas arrastrada por el consorcio fatal del atavis-
mo y el medio. Desde los comienzos algunos aficio-
nados habian celebrado corridas de toros, mas el es-
pecticulo no estaba organizado. En 1759 se verifi-
c6 una fiesta taurina para festejar la coronaci6n del
rey Carlos III, sin que existiera todavia plaza de
toreo. Baile, tapete y mogigangas religiosas (8) ab-
sorbian la existencia del colono, y lo degradaban en
la holganza, la sensualidad, la superstici6n y el des-
pilfarro, desconocidos, a el, la political, el trabajo,
la cultural, cuanto constitute las manifestaciones de

(8) Se celebraban quinientas veinte y cinco fiestas religiosas al afo.


I--*









EL IMPULSO INICIL


la civilizaci6n. Todo ello era secuela de un regimen
desp6tico y m6nacal.
A la corrupci6n pdblica correspondia la admi-
nistrativa. Simple trasplante espafol se agigant6
con la lejania, la impudicia y el 6xito. Funciona-
rios y clerigos la practicaban con ardor. A veces al-
gun mandatario quiso refrenarla, mas era contagia-
do o suprimido. En 1580 el gobernador Francisco
de Carrefio encaus6 por fraude al maestro mayor de
La Fuerza, Francisco de Calona. Letal veneno ven-
g6 la tentative moralizadora, seg6n creencia genera-
lizada. El obispo Montiel, que ensay6 reprimir el
desenfreno clerical, tuvo id6ntico fin en 1658. El
austero prelado Diez de Vaca intent, luego, igual
empresa, y falleci6 de sfbito. Estos crimenes no
fueron investigados ni perseguidos. Gobernadores,
obispos y empleados extraian extraordinarias ganan-
cias de modo ilicito y ostensible. El juieio de resi-
dencia era mera formula, itil, a lo mis, para que el
juez hieiera su ganancia. Poco antes de la ipoca,
que resumo, el capitan general Giiemes, por su es-
candaloso enriquecimiento, di6 lugar a la frase po-
pular "ni conde ni marquis, Juan es". Su inieo
castigo fu6 ser ascendido a virrey de Mexico. Los
fraudes de la Real Compafiia de Comercio, de la
que era important accionista la corona, eran tan
abundantes como escandalosos. Las denuncias llo-
vieron sobre su mala administraci6n, al extreme de
que el Consejo de Indias, que la protegia, pues-
to que la mayoria de sus acciones estaban en Espa-
fia, se vi6 compelido a privarla del surtido de taba-










MEN LUFBfU


co. Basta decir, para comprender la justicia de las
acusaciones, que en quince afios no reparti6 ningin
dividend, apesar de sus buenos negoeios.
La piedra angular del regimen, la propia esen-
cia de la factoria, era la esclavitud de la raza negra.
La sociedad, organizada a base de leyes y usos me-
dioevales, tomaba, por los mayorazgos y el earac-
ter mercedario de la propiedad, cierta fisonomla feu-
dal, sin que existiera una verdadera nobleza, sien-
do la gleba la infortunada raza africana. (9)
En este medio germinaba el cubano. Escasos los
recursos de vida, sus energies, embotadas, se conere-
taban al usufructo de haciendas y potreros entrega-
dos al trabajo servil. Sociedad agricola, en su for-
ma primaria, la pastoril, apenas cultivadora, sin ele-
mentos de cultural, dormia, pasiva, una vida internal,
mansa, insipida. Por ley natural un grupo human
sin relaciones carece de posibilidades de progress,
no tiene espiritu de imitaci6n, de inieiativa, de ac-
ci6n. Sin estimulo ni eontagio, sin influjo externo,
su actividad se repite afios tras afios de manera in-
variable; y es su marcha rotaei6n, y no advance. Los
siglos pasan sobre Bl, pero la sociedad, aislada, per-
manece, en la jornada de la civilizaci6n, en inmuta-
ble punto de partida.
El arist6crata, finico element esbozado, era eneo-

(9) Muy dificil es aventurar la cifra de la poblaci6n. El primer
censo hecho en Cuba doce afios mis tarde arroj6 96,24o habitantes blan-
cos y 76.38o de color. Si se tiene en cuenta que durante la ocapa-
ci6n inglesa penetraron o mil negros, y los que, por reproducca6
o nevos arribos, aumentaron en estos doce aos, puede rebajarse ano
30 mil de color 7, sin forzar macho el cilculo, es possible pensar
que los blancos enian ix 6 z6 mil menos. Todo permate conjeturar que
la poblaci6n fluctuaria de io a 14o mil habitantes.








EL IMPULSO INICIAL


petado hidalgo, dnefio de hatos, official de milicia,
caballero regidor. A las nueve dejaba el lecho para
saborear el chocolate, desayuno de la 6poca. En ca-
lesa cruza urbanos vericuetos para asistir, ceremo-
nioso y maquinal, al oficio divino; luego rendia al
trabajo el inico y supremo esfuerzo de una visit a
las tierras abandonadas a los esclavos. Ataviado con
lujo, calcula en el viaje la ganancia probable de
clandestine cargamento que, entire luz y sombra, al-
g6n rescatador aguarda, o goza, de antemano, vio-
lenta emoci6n de fuerte partida concertada, o pien-
sa en el baile anunciado. A veces suefia con la don-
cella que languidece tras la reja claustral de un ea-
ser6n, o se refocila en amorios que espolean ansias
que en sus esclavas consuela. El medio consiente sin
zozobras empresas mereantiles y sociales ilicitas, fa-
vorecidas por su influjo de conmilit6n y soeio del
general o del ministry real de Hacienda. En el edi-
ficio enorme, a veces de dos plants, y ancha puerta
maciza, sesenta siervos hacen tragines dom6sticos y
manuales; y endulzan, asi, la existencia de la sefio-
ra, euyo enjambre de nifios euidan y.nutren robus-
tas negras. La dama, modosa y tierna, honest y
creyente, vigila el hogar y entretiene el ocio en el con-
dimento de un manjar y el desgrane de un rosario.
Reza, oye misa, y duerme, despierta, su vida unifor-
me, de abuelas a nietas repetida: recibos, visits, ter-
tulias y murmurios; las fiestas religiosas y el baile,
ambos diarios, colman su destino de aut6mata. A la
tarde, bajo el sol ardiente, recorre en calesa las ca-
iles sin empedrado, y, en las afueras, persigue y ha-








RENE LUF d


Ia las delicias de la brisa; negras casi desnudas, acn-
rrucadas bajo las soleras, venden caliente frituras;
algunos peatones, blancos pobres o negros libres, atra-
viesan los caminos hacia otros barrios en busca de ocu-
paci6n o juerga. Los puestos de frucanga, brindan
alivios al calor; y tras la joroba de la callejuela, se co-
lumbra un simbolo: el sombrio trozo de la muralla;
y, mis alli, una esperanza: el verde llano pintoresco.
Fundada la sociedad en la esclavitud y oprimida
en el regimen se desenvolvia sin relieve. Carente de
g6rmenes de cultural y de bases de prosperidad, en el
estrecho cascar6n, escorzaba propios atributos, here-
ditarios, modificados y adquiridos. El afAn de lujo,
desde los dias del gobernador Cabrera iniciado, se ma-
nifestaba excesivo. La clase alta alardeaba del ves-
tuario, a su juicio a la iltima moda europea, lo que
no era impossible porque 6sta no era entonces tan ve-
loz, de la instalaci6n suntuosa, de la exhibiei6n de ga-
las. Las inferiores con ella competian. El despil-
farro desequilibraba el presupuesto de hidalgos y pe-
cheros. El crdito y la improvisaci6n tapaban los
deficits; la ganancia imprevista y suave faeilitaba la
dilapidaci6n de patrimonies y rentas en una vida
de azar. Las families conspicuas tenian mas deudas
que caudales, y fiaban, siempre, a la fortune, el en-
juague forzoso de la economic desarreglada: una co-
secha buena que la tierra, espontanea, diera, un car-
gamento clandestine, un envite feliz, una propiedad
vendida... Mientras, a expedientes se cubrian las
grietas, y la quiebra de un afio ponia la esperanza en
el sofiado manA de otro. D6bil y flotante la emigra-









EL IMPULSE INITIAL


ei6n espaiola, prohibida la extranjera, los descen-
dientes de los conquistadores, deseoneetados del mun-
do, de la propia metr6poli, retenian la vida medioeval,
y eran islefios espirituales que amasaban, ineonscien-
tes, su pobre levadura. Remoto el espafol progeni-
tor, la sangre modificada por la naturaleza y los cru-
zamientos raciales, sin peri6dicas inyeeeiones ib6ricas,
el colono, abandonado, se hacia aut6etono. Algo que
persistia del indio y algo que tomara del africano, en
lo espaiol desleido, hacia que, a la acci6n plasmante
del medio c6smico y moral, la raza originaria sufrie-
ra sensible desdoblamiento. La extinei6n total del
indigena hace career que el cubano no tiene nada del
pueblo erueificado. Se olvida que el extermino fu6
gradual, no instantAneo. Los conquistadores, los
primeros pobladores, los sucedaneos inmediatos, tra-
jeron pocas mujeres (10). 'Las indias suplieron la
falta. Los hijos de estas unions, alejados de la raza
india, pasaron a ser blancos, sin perjuicios de trasmi-
tir a sus descendientes vestigios leves. Sin recibir
aportaciones espafiolas, el emigrante era transeunte
y muy escaso, las generaciones eran ya nativas, pro-
ducto de nativos (1)). En la reclusi6n insular, el co-

(xo) Recu6rdese que personaje tan distinguido en la primer 6poca
del establecimiento de los espafioles como Ant6n Recio, a falta de
herederos legitimos, reconoci6 como sucesor a un bijo natural habido
de una india, que fua el tronco de esta familiar. A mayor abunda-
miento podemos fijarnos en el pirrafo de una carta dirigida al rey Fell-
pe II, "Los indios se van acabando y no se multiplican, porque los
espafioles y mestizos, por falta de mujeres se casan con indias, y el
indio que pueda haber una de ochenta aflos to tiene a buena ventura".
Cuba y ra evolucidu coloisia, por Francisco Fiperas, pag. 57s.
(1s) "La raz no emigre. Los hombrea e p gran y su generadco-
nes hist6ricas nacen en diferentes paisajes; el paisaje ejerce empero
un poder misterioso sobre el element vegetative de estos descendien.
. tea, y acaba per alterar totalmente la expresi6n racial; la antigua des-
aparece y surge una nueva. No fueron ingleses y alemanes los que









RENA LUFRfU


lono se desgajaba del troneo 6tnieo; y cumpliase, en
l6, los tres factors biol6gicos de la evoluci6n: supervi-
vencia de los aptos, hereneia y variaei6n. En dos
siglos y-medio el espafiol iniciaba la trasmutaci6n en
el criollo. Este, ignorante de su devenir inevitable,
creia perpetuar al generador raquitico, mientras ela-
boraba una variante que, en porte, acento, habla, mo-
dales, caracteres fisicos y psieol6gicos, dibujaba dis-
tintivas que, hoy notorias, a simple vista, hacen
inconfundibles a un cubano y a un espafiol. El crio- ,
llo lo desconocia. En contact tan s6lo con dos grupos
humans, el ibero y el negro, que no miraba como
cong6nere, se sentia, en realidad lo era, porci6n in-
disoluble de la unidad hispana; era 61, identificado
en lo absolute, a la voz imperiosa del atavismo, a la
sugesti6n dorada de la leyenda, a la fuerza modelan-
te del aislamiento y de la concepci6n religiosa de la
monarquia, siibdito fiel y sumiso del rey revereneiado,
dominus rerum, que encarnaba y absorbia la patria;
era, en fin, en territorio insular distant, el nucleo
hispano 'por antonomasia, a modo del parvulo que
criado en el seno de familiar extrafia, se cree consan-
guineo. Precisa para la cabal comprensi6n, repetir,
que los peninsulares constituian imperceptible mi-
noria disuelta en la poblaci6n native, pues hasta mu-
chos afios mis tarde la emigraci6n no afluy6 y se

emigraron a Am&ica; fueron hombres que, al emigrar, iban como in-
gleses y alemanes. Pero sus descendientes actuales son yanquia, y es
bien sabido, desde hace tiempo, que el suelo indio ha ejercido sobre
ellos an poderio, de manera que de generaci6n en generaci6n van va-
recidndose mis a la poblaci6n destruida..." Pueblos y races, por Oswaldo .
Spengler. Revista de Occidente, afio segundo, namero 15, pAg. 364.






c-'L. c^. ^cl

EL IMPULSO INICIAL 31

concentr6 en una casta organizada, dominadora y
exclusive.
Los detritus desparramados demandaban un con-
tacto sdbito y violent que los estremeciera. La toma
de la Habana por los ingleses, la presencia extran-
jera, sera el reactive inmediato que precipita el pro-
ceso incubador que, luego, desarrolla el despotismo
ilustrado. La gestaci6n cubana era, asi, reflejo de
la cr6nica decadtncia espafiola; su aurora, morosa,
daba, por lo mismo, sensaci6n de atonia, character
ins6lito de senectud a un pueblo joven.
Un historiador espafiol, Jacobo de la Pezuela, de
la Real Academia de la Historia, sin nervio ni estilo,
muy documentado, y provisto de abundante dosis de
patriotism encendido, exclusive, intransigente, traza
el cuadro incoloro de Cuba en aquellos dias en los
siguientes pArrafos, energica condenaci6n de un sis-
tema colonial abominable:
"Explicaban esa paralisis del movimiento colo-
nial de Cuba las trabas comerciales que lo detenian,
como en casi todas las demis provincias hispano-ame-
ricanas, aunque maravillosamente colocada aquella
para el trAfico y navegaci6n entire ambos hemisfe-
rios. Al cabo de dos siglos y medio s6lo descubria
sobre su vasta superficie, capaz de enriquecer a diez
millones 4e habitantes, una sola ciudad merecedora
de ese nombre, porque las demAs poblaciones, por
mAs que algunas se distinguiesen tambi6n con 1l,
aun no lo merecian, sin exceptuar la de Santiago que
contaba poco mfs de mil vecinos. Unos ciento vein-
te ingenios con atrasados procedimientos para la ela-








RENA LUFRIfU


boraci6n de sus aziicares, algunas mis, hatos y corra-
les, la mayor parte desiertos, como medio miller de
estancias y sitios de labor para los cultivos mis pre-
ciosos y una recaudaei6n general que no pasaba de
trescientos mil pesos anuales en todos concepts, no
podian compararse con los adelantos obtenidos en
America y sus islas por la colonizaci6n extranjera
en much menos tiempo."
"Ya mis de cuatro millones de colonos europeos,
o de su descendencia, fecundaban con su industrio-
sa actividad ese litoral inmenso que se extiende des-
de el norte de la Florida hasta los confines septen-
trionales de su continent. Ya estaban demostran-
do al mundo con jruebas innegables la superioridad
de la riqueza obtenida por el trabajo sobre la que
espontineamente ofrece el suelo. La emigraci6n es-
pafiola prefiriendo regions opulentas y climas tem-
plados, abandon a la de los demAs pueblos de Eu-
ropa, aquellos territories, de mAs rigidos temples;
y despubs de un siglo, entire persecuciones, guerras
y afanes sin cuento, rendian casi tantos produc-
tos al erario de Inglaterra, las colonies de Pennsil-
vania, Maryland, Virginia, Conneticut, las Caroli-
nas y Nueva Inglaterra, como los imperios del Perk
y de Mexico al erario espafiol, no porque superasen
a las riquezas levadas por las flotas, sipo por el
desarrollo que facilitaban a su marina commercial y
la extension que sus traficos tomaban. All se alza-
ban ya ciudades crecidas y opulentas, de correctas
y elegantes fAbricas, como Boston, Nueva York, Fi-
ladelfia, Baltimore y Charleston, sin contar mu-








EL IMPULSO INICIAL


chos excelentes pueblos en localidades todas adeena-
das para la comunicaei6n y el movimiento. Hasta
la glacial region que se llama Canada poblaba sus
orillas con ciudades como Quebec y 'Montreal."
"Pero sin llevar tan lejos el contrast entire la
prosperidad de las posesiones de Espafia y las de In-
glaterra, Holanda y Francia; sin salir de las Anti-
Has, bastaba con fijar ahora la vista sobre Jamaica,
Barbada y Santo Domingo."
"A la Gran Bretaiia la habia bastado un siglo para
crear una riqueza inmensa en la primer de esas islas,
feeundindola ya por entonces mis de ciento treinta
mil eselavos africanos con once mil habitantes blan-
cos solamente. Hasta ese punto sA habia aquella po-
teneia aproveehado del privilegio que, para propa-
gar la eselavitud, le concedi6 la paz de Utrecht. Esa
sola posesi6n exportaba a la saz6n para los mereados
de Europa, setecientos mil quintales de azicar, me-
dio mill6n de barriles de ron, quince quintales de ca-
f6, cinco mil de algod6n, y como oeho mil de species,
pimientas y gengibre, elevandose su exportaei6n por
este tiempo a mis de oeho millones de pesos, despu6s
de atendido todo su consume domestico."
"En esa caleirea y reducida roea que se llama Isla
Barbara relativamente eran mayores ain los ade-
lantos conseguidos por el dominio ingles, contando
ya cerca de diez mil colonos blancos de toda edad y
sexo y como euarenta y cinco mil esclavos; y de su
puerto y floreciente ciudad de Bridgetown salian,
para todos los mereados y para nutrir el contraban-








RENA LUFPRB


do en las Antillas, mas de dos millones de pesos de
valores. "
"Fijemos, aun mis de cerca, el paralelo sobre un
mismo territorio. Como las cuatro quintas parties
poseia Espafia a la saz6n en la antigna Haiti, llama-
da Santo Domingo o la Espafiola, con cuatro eiudades
desde los primeros tiempos de su colonizaci6n, con una
audiencia, un arzobispado, una universidad, con to-
das las instituciones de las provincias metropolitanas.
S61o desde 1697, por el tratado de Ryswick, estaba en
posesi6n la Francia de la otra quinta parte, de la
maritima faja en que remata su parte occidental y
algin tanto de su Norte; y sin embargo, la parte es-
pafola, en su mayor y no menos f6rtil suelo, no con-
taba apenas treinta mil blancos y diez mil esclavos;
y lejos de bastar para su propio consume sus produc-
tos, tenia que recibir constantemente auxilios exte-
riores. A su lado prosperaba, no obstante, la reduci-
da part francesa con mis de cuatrocientos mil habi-
tantes, africanos sus nueve decimos, distribuidos en
mis de quinientas plantaciones o grandes fincas de
cafia de azicar y cafe en multitud de establecimien-
tos industriales y ciudades florecientes, como el Gua-
rico o Cabo Frances, Puerto Paz, San Nicolas, Go-
naive, Petit Goave y otros muchos centros de pobla-
ci6n y mientras tenia que defender fa parte espafiola
de las consignaciones pecuniarias de Veracruz, la
francesa, despues de tributar mis de seis millones de
francos a su erario, rivalizaba con Jamaica, en sur-
tir a los mercados europeos de aquellos dos grandes









EL IMPULSO INICIL


renglones de consume, valiendo mAs de veinte millo-
nes de pesos sus exportaciones."
"Para corregir las desventajas que en las posesio-
nes coloniales de Espafia resultaban ya por este tiem-
po del contrast de sus Antillas con las extranjeras,
era initil la perspicacia de sus gobernadores, porque
la inferioridad de las espafiolas procedia de la ciega
terquedad de su sistema que no se corregia ni con de-
mostraciones, ni con desengafios." (12)
Este juicio inexorable, exacto en los datos, preeiso
en las comparaciones, ineurre en error al inferir de
los heehos, bien estableeidos, como causa exclusive, el
sistema mereantil. Inglaterra y Francia, 6sta sobre
todo, practicaron, con mas o menos elasticidad, el
mismo principio del monopolio, entonces general; y
sin embargo, el laborioso historiador reconoce la no-
toria superioridad de las colonies inglesas y france-
sas con respect a las espafiolas. Es que Pezuela se
ha fijado, a modo vulgar, en el antecedente mAs os-
tensible, sin apreciar como exige la corrects aplica-
ci6n del m6todo inductivo, la totalidad de ellos, mil-
tiples, variados, complejos: la penuria de poblaci6n,
cultural y econ6mica de Espafia; el regimen metro-
politano; su reflejo, el colonial; las complicaciones
internacionales; 4a carencia de estadistas; la incapa-
cidad de los soberanos; la psicologia national y otros
muchos mAs que, en sintesis, produjeron la decaden-
cia progresiva y la incompetencia colonizadora de
Espafia, naei6n conquistador, la 6nica quizas ca-

(12) Historis de ia Ila de Cuba, por Jacobo de la Pezuela, tomo
segundo, piinu 441 a 445.








36 RENM LUJfU

paz de someter, a hierro y fuego, la Am6rica en pas-
mosa epopeya de soberbio claro oscuro en que las
sombras, abundantes, manchan, pero no eclipsan 6pi-
cos esplendores.
Cuba era, en resume, mera factoria de importan-
cia escasa, vida precaria y personalidad nula, que,
por reflejo, de rechazo pudiera deeirse, experimenta-
ba, sin conocimiento previo ni actividad propia, los
efectos de la political internal y external de la metr6-
poli. Hasta ahora habia pasado por tres fases su-
cesivas: base de operaciones para la conquista del
continent, punto de escala para el traffic maritime
y estaci6n naval de la escuadra de Am6rica; en defi-
nitiva era algo asi como el Gibraltar americano, el
pefi6n estrat6gico que servia de centinela al imperio
hispano y de albergue a su flota.




















ANTECEDENTES DE LA TOMA DE LA
HABANA POR LOS INGLESES

Rlvalidad de Inglaterra con Francia y Espalta.-Conflicto
europeo--William Pitt-Guerra de los slete aftos-
Pacto de Familla.-Guerra anglo-hispana.-Prop6sitos
britinicoa sobre la Habana.-Expedicl6n ingleoa-Apa-
rici6n del enemigo.-Estado de la cludad.-Actitud de
las autoridades y pueblo.-Bloqueo.

E S costumbre sintetizar en el nombre de toma
de la Habana per los ingleses el sitio y pose-
si6n, en 1762, de esta ciudad por las fuerzas
navales y terrestres de Inglaterra, episodio de la
guerra de los siete afios y, por sus consecuencias,
aconteeimiento capital de la historic de Cuba.
Los antecedentes del ataque y capture de la Haba-
na se hallan en el estado international de Europa,
determinado, a mitad del siglo XVIII, por el anta-
gonismo de Inglaterra y Francia, que inspira la alian-
za franco-hispano, materials trascendentes cuyo es-
tudio corresponde a la Historia Universal; y son, en
la de Cuba, oportuna refereneia.









RENA LUFBIU


Existian entonces tres grandes potencias colonia-
les: Espafia, Francia y Gran Bretafia. Desvanecido
el poder maritime de Holanda en sus luchas con Luis
XIV, los ingleses y por el Acta de Navegaci6n, ori-
gen del de Inglaterra, venia 6sta desenvolviendo in-
teligente acci6n para conquistar el oc6ano. A este
fin, necesitaba batir a Francia, que, desde la centuria
anterior, era, en Europa, Arbitro. Adversaria, In-
glaterra, del monopolio hispano, ansiaba, de antiguo,
ganar los 6pimos mercados de Am4rica, por lo que no
evadia, sino provocaba las oportunidades de guerrear
con Espafia.
Seculares tradiciones, opuestos intereses, eneonos
religiosos, antipatias dinisticas, colocaban a Inglate-
rra frente a las otras dos naciones coloniales. A la
vez, necesidades mercantiles, el genio national, des-
arrollado al influjo benefico de instituciones liberals,
las supremas necesidades del pais, servidas por esta-
distas y guerreros eminentes, la empujaban a pose-
sionarse de los mares en el moment que decaian sus
rivals, y una transformaci6n industrial iniciada exi-
gia nuevos campos a su producci6n creciente. (1)
La oeupaci6n de territories limitrofes, no bien demar-
cados, entire ella y Francia, era fuente perenne de
conflicts; y le trazaba curso natural de expansion.
Las cuestiones promovidas alrededor del trono de

(0) Desde fines del siglo XVII eomenz6 el impulse de la industrial
en Inglaterra debido a la introducci6n de las maquinas. En 1700 se
as6 en Manchester el telar giratorio y 19 afios mis tarde la primer
fibrica de seda movida por agua. En 1740 se hallaron los medios de
aplicar la hulla, lo que constituyb extraordinario progreso y fuC ma-
nantial de multiples adelantos. Poco despuas de la epoca, a que me
refiero, Watt invent la maquina de vapor, y asi, sucesivamente, se
form la poderosa industrial britinica.







EL IMPUISO INICIAI


Austria, le dieron oportunidad de romper con
Francia.
La situaci6n de Europa en el siglo XVIII fu6 re-
gulada por el tratado de Utrecht, suscrito en 11 de
abril de 1713, que di6 al concerto international, por
base, el prineipio del equilibrio europeo, manifesta-
do ya en la paz de Westphalia en 1648. El conve-
nio, aparte de sus disposiciones continentales, otor-
g6 a Inglaterra el privilegio de introducir esclavos y
de comerciar conun barco al afio, el navio de permi-
si6n, en las colonies espafiolas. A la sombra de la
concesi6n, los ingleses realizaron, de manera sistem.-
tica, clandestine trifico mereantil con la America,
lo que produjo constantes disputes y guerras con
Espafia. No obstante, circunstancial entente franco-
inglesa, concertada en 1716, logr6 mantener algunos
afios la finalidad del tratado de Utrecht, pero en
1740 el fallecimiento del emperador de Alemania,
Carlos VI, que confi6 a solemnes paetos la herencia
de su hija, Maria Teresa, da lugar a que las latentes
rivalidades estallen. Cosa curiosa, Carlos surge en
la historic en una guerra de sucesi6n, la de la coro-
na de Espaia, y su muerte provoca otra, tambien de
sucesi6n, la de Austria. Prusia, que ansia grandeza
para su naciente monarquia, y Francia, fiel a las tra-
dieiones de su political milenaria, caen sobre Austria.
Inglaterra, de acuerdo con sus interests, finje ver
comprometido el electorado de Hannover, patrimo-
nio de su soberano, y se coloca al lado de Maria Tere-
sa. La guerra se hace general. La paz de Aquis-
gran-18 de octubre de 1748-, proelama los dere-







RENA LUPRIf


chos de Maria Teresa, merma su heredad y no resuel-
ve, sino afirma y excita, el antagonismo anglo-fran-
cs. En la America del Norte, franceses y sajones
apenas escuchan las voices del tratado; y las luchas
que los padres aplazan, las prosiguen los hijos.
Inglaterra tiene trazado su program y posee el
hombre que encarna y rige las ambiciones pibli-
cas: William Pitt. El 6xito, popularidad, prestigio
y grandeza de Pitt, estuvo, principalmente, en que
su genio sinti6 las fuerzas iniciales de la clase media;
condense y organize sus ideales y aspiraciones hasta
elevarlos a la calidad de un designio national, y les
di6 direcci6n inalterable y precise: guerra a Francia,
monolito que tenia que socavar para erigir, sobre sus
ruinas, el imperio britAnico. Maria Teresa seduce
a la marquesa de Pompadour y, en ella, a Luis XV,
su d6bil amante, y teje, paciente, la emperatriz, hibil
red diplomitica para el desquite. Maduros los pla-
nes de Maria Teresa, su adversario, Federico II, pre-
cipita el conflict y acomete, osado, a quienes preten-
den sorprenderlo. Corre el afio 1756. Austria,
Franeia, algunos principados alemanes, Polonia, Sue-
cia y Rusia, aliados, se lanzan a las armas. Pitt ha-
lla la ocasi6n buscada, e Inglaterra, ahora, de parte
de Prusia, desearga su odio a Francia. Es la guerra
de los site afios.
Esta guerra puede considerarse universal, ya que
tuvo por teatro todo el mundo conocido. Segunda
parte de la de sucesi6n de la corona de Austria, se
concrete, en lo fundamental, a la pugna germinica
de 6sta y de Prusia, y al pleito maritime y colonial







EL IMPULSO INITIAL 4L

de Inglaterra y Francia. Al final, agotadas las ener-
gias de los beligerantes, dej6 establecido dos hechos
notorious: Prusia, temible potencia military, Gran Bre-
tafia, seiora de los mares.
Espafia, regida por Carlos III, apartada de la
contienda durante seis aios, demostr6 parcial ineli-
naci6n hacia Francia. El gobierno ingles hizo, sin
6xito, frecuentes reclamaciones, evadidas por la di-
plomacia de Madrid. Dos sentimientos intimos del
Rey daban tono a la political international espafiola:
ardiente devoci6n a su estirpe, manifestada en pro-
fundo respeto a la rama mayor, la francesa, y odio
intense a Inglaterra, exacerbado desde el dia en que
siendo soberano de Napoles, el comodoro ingles Mar-
tyn, bajo amenaza de bombardeo, le impuso, en vio-
lento plazo de una hora, un tratado de neutralidad
en la guerra que, muy a su pesar, su hermano Fer-
nando VI hered6 y sostenia con desgano. La ribri-
ca real, al pie del document, fu6 indeleble trazo de
reneor en el animo del principle humillado.
Cinco afios duraba la lucha europea cuando el du-
que de Choiseul, ministry de Luis XV de Francia, y
el marquis de Grimaldi, representative de Carlos III,
suscribieron en Paris, el 15 de agosto de 1761, la
alianza franco-hispana, a la que, adheridos, luego,
otros principles soberanos de la easa de Borb6n,-el
rey de NApoles y el duque de Parma-se llam6 Pacto
de Familia, tercer compromise similar entire ambas
naciones (2), complementado por una convenci6n,

(a) Los dos anteriores fueron suscritos en 7 de noviembre de 1733
y 25 de octubre de 1743.








RENA LUFRIU


tambien reservada, por la cual Espafia prometia co-
menzar las hostilidades en mayo pr6ximo. La gue-
rra era inevitable; y estaba decretada en. el pensa-
miento, estrecho y firme, de Carlos III, si bien sa real
political, no sin mafia y acierto, la demoraba para dar
tiempo a la llegada de los galeones de America, re-
pletos de oro, y a completar, asi, la preparaci6n mi-
litar y naval, imprescindibles a sus planes. El duque
de Choiseul, urgido de comprometer y decidir a Es-
pafia, dej6 traslucir el secret del convenio, lo sufi-
ciente al menos para alarmar la sagacidad y celo pa-
tri6ticos de Pitt.
Lo mfs original era que en los moments de fir-
marse el Pacto de Familia, tenian los gobiernos fran-
ces y britinico iniciado pour-parlers para terminal
el conflict. En ellos, Francia quiso englobar las di-
ferencias anglo-hispanas, concretadas a tres particu-
lares: restituci6n de buques espafioles capturados,
suspects de contrabando, el privilegio de pesca en
el banco de Terranova y destrucci6n de los estable-
cimientos ingleses en el Golfo de Honduras. Pitt,
con firmeza y raz6n, rechaz6 estas pretensiones, es-
timando nuevo y tortuoso, en diplomacia, el procedi-
miento de inmiscuir en la negociaci6n de paz asun-
tos ajenos a los estados beligerantes. Mas, penetrada
la intriga, resolvi6 la guerra contra Carlos III y, sin
perjuicio de reclamar la publicidad del tratado, pre-
medit6 vigoroso plan de agresi6n: tomar la Habana,
invadir a Panama, acometer a las Filipinas, y aislar,
con estos golpes formidable, a Espafia de su imperio
colonial. La miopia de colegas y soberanos le opuso









EL IMPULSO INITIAL


insalvable valladar; impossible el salto, su intransi-
gente altivez, rasgo, en 6l, predominante, le Uev6 a
dejar un cargo que no le permitia dirigir, a las an-
chas, la political exterior; y es dato que refleja el es-
piritu piiblico de Inglaterra, en este moment agudo,
la eAlida escena que lord Macaulay, maestro eximio
de la historic y, de Pitt, juzgador austero que riega,
a dosis abundantes, ante su persona y obras insignes,
censuras y alabanzas enbrgicas, revive al contarnos
que a poco de su renuncia como "fuesen a comer a
Guildhall el Rey con sa familiar, en el transito de pa-
lacio al Ayuntamiento, y yendo S. M. en carroza de
ceremonia, recibi6 una ensefianza memorable, viendo
que, mientras nadie se fijaba en l6 siquiera, los ojos
de todos estaban puestos en el ministry caido, y oyen-
do que las aelamaciones eran para 6ste. En efecto,
las calls, ventanas y tejados resonaban con vitores
y aplausos dirigidos a 61, y las damas agitaban sus
pafiuelos, y las gentes del pueblo se agolpaban al pa-
so de su carruaje, y daban la mano a sus lacayos y
hasta se abrazaban a los caballos, gritando con voces
desaforadas: "i Viva Pitt! iAbajo Newcastle! iAba-
jo Bute!" (3)
SJohn Stuart, conde de Bute, que Macaulay nos
retrata en piginas serenas y, por suyas, inmortales,
inspiraba, ahora, al rey Jorge III y, bajo su direcci6n,
lord Egremont, sucesor de Pitt, continue las ges-
tiones con la corte de Madrid. Dirigia la political
exterior espaiola el irlandes Ricardo Wall, antigno
embajador en Londres, military y diplomatico muy
(3) Bstudios Biogricos, por lord Macaulay, pigina soo.










RENA LUFBfU


distinguido, traido, durante el reinado de Fernando
VI, al gabinete por el bando ingl6s (4) y, ahora,
instrument de la anglofobia de su duefio y senior; y,
a 6l d6cil, asumia, en contradicci6n con sus ideas y
temperament, actitudes violentas frente al embaja-
dor britinico, lord Bristol. Los preparativos b61i-
cos de Espafia se delataban a las claras. Lord Bris-
tol exigi6 el 10 de diciembre respuestas satisfactorias
a las notas de su gobierno o de lo contrario conside-
raria declarada la guerra. El propio dia el rey ca-
t6lico di6 instrucciones para la detenci6n de los bar-
cos ingleses surtos en puertos de su dominio y el em-
bargo previsor de las embarcaciones extranjeras. Las
naves inglesas empezaron a detener a los buques es-
pafoles. La lucha, de heeho, estaba iniciada; y, a
despecho de las conferencias, que habian tratado dila-
tarla, su fragua de e6lera, enrojecida, despedia lla-
mas voraces.
Frente a la dramitica situaci6n, a su torpe incom-
petencia escapada, no podia permanecer el ministerio
ingles con el pliegue de la toga recogido, en disyun-
tiva de paz o guerra, cuando, en sus barbas, el adver-
sario nutria el arsenal de sus odios y aprestos. El
2 de enero de 1762 el rey Jorge III hizo la declaraci6n
official. El 13 del propio mes fu6 acordada por el
gabinete de Carlos III; cuatro dias despu6s, en real
proclama, la anunciaba y justificaba.

(4) Durante el reinado de Fernando VI, sostenedor sincere de la
neutralidad, se formaron en su corte dos partidos, el ingls y el fran-
c6s, que trataban de inclinar al monarca en an sentido a otro, mien-
tras 61 logr6 utilizarlos, manteniCndolos en equilibrio en su propio
ministerio.










EL IMPULSO INICIAL


El ataque a la Habana estaba previsto y resuelto
de antemano. A fines del siglo XVII, el escoc6s Wi-
lliam Patterson, en carta al rey Guillermo III, reco-
mend6 su urgente conquista. Extraordinario lector
del porvenir, profetiz6, con ochenta afios de antici-
paci6n, la independencia de las colonies anglo-ame-
ricanas, y adivin6, a dos siglos de distancia, la gran-
deza de los Estados Unidos, de la que ellas son g6r-
menes, por lo que creia imprescindible, para su pa-
tria, la posesi6n de puerto tan excelente y estrat6gico,
a fin de precaverse de la future naci6n que, en la ne-
bulosa lejania de los tiempos, advertia Patterson, con
videncia maravillosa, cierta, formidable rival comer-
cial y maritima de Inglaterra. En 1740, el "London
Magazine" public el plano y defenses de la bahia de
la Habana. Diez y site afios despubs el almirante
Carlos Knowles, como visitante, estudi6 sobre el te-
rreno la plaza, y someti6 a Pitt un plan de ataque.
Aprobado por el ministry, las fuerzas que iban sobre
Martinica recibieron orden de seguir a la Habana.
La caida de Pitt detuvo la ejecuci6n; y al iniciarse
la guerra, Knowles record el proyeeto, apoyado por
el duque de Cumberland, tio del rey, cuyo nombre,
por unos dias, Vernon habia dado a GuantAnamo cuan-
do se apoder6 de esta bahia en 1740. Lord Anson,
jefe de la marina, propuso otro plan que fu6 aceptado.
En conseeuencia se prepare una expedici6n de fuer-
zas de mar y tierra, bajo la direcci6n del almirante
Jorge Pocock, caballero de la Orden del Bafio y del
teniente general Jorge Keppel, lord conde de Albe-










RENA LUFBIU


marle. (5) Era el primero, expert veteran forja-
do en el mar y los combates; el segundo, capitin
mediocre y linajudo arist6erata, gozaba de la predi-
lecci6n del duque de Cumberland que lo recomend6,
ahora, para generalisimo. Bu insuficiencia military
la suplian, con creces, brillantes colaboradores: sus
dos hermanos, el mayor general Guillermo y el como-
doro Augusto Keppel, los coroneles Leith, Howe, Car-
letton, Claeveland y Mac Kellar y, sobre todo, el gene-
ral Jorge Elliot, que en futuras guerras conquist6
reputaci6n universal. (6)
El 5 de marzo la flota sali6 de Spithead, rumbo a
Barbada, a la que no lleg6 hasta el 20 de abril por ha-
ber sido disgregada por violent tempestad. Aqui su-
pieron los expedicionarios la conquista reeiente de
Martinica, donde se incorporaron las fuerzas que la
realizaron, y ya en Jamaica tuvo efeeto la organiza-
ei6n definitive.
Con los refuerzos de esta isla, y luego, los de Norte
de America, Albemarle cont6 con catorce mil sol-
dados que sumados a la tripulaci6n y peonaje hacian

(5) Jorge Keppel, tercer conde de Albemarle, naci6 en Londres en
1724, perteneciente a familiar ilustre, que no es la misma del gene-
ral Monk, el restaurador. El nombre de Albemarle proviene de Au-
male, de origen franco-normando. Entre sus titulos aparece el de bar6n
de Ashford. Era lord de pairia, no de cortesia, distinci6n mny im-
portante en la aristocracia britanica. Dedicado a la carrera de las
armas fun protegido del duque de Cumberland. Mnri6 en so propia
ciudad natal en 1772. Calcagno dice que en 1786. Jorge Pocock naci6
en 1706. A los doce afios ingres6 en la marina y gan6 sus ascensos
por escalafon y mfritos. En la campaia de la India, sobresali6 hasta
alcanzar la jerarquia de almirante, y era, ahora, comandante de la
division naval llamada "Escuadra Azul". Falleci6 en 1792.
(6) Jorge Elliot fud el mis ilustre de los jefes ingleses en esta
campaia. Naci6 en 1718, y, con el nombre de lord Heatield, gan6 c-
lebrdad enropea por su brillante defense de Gibraltar. Palleci6 en
1790. Guillermo Howe fun infortunado general en jefe del ejCrcito
ingles en la guerra de independencia de las colonies norte-americana.









EL IMPULSO IMICIAL


un total de veinte y tres mil hombres. La escuadra,
compuesta de cincuenta y tres naves de guerra y dos-
cientos transportes, era la mas formidable que habia
navegado por aguas del continent.
De los dos caminos que podia emprender, el al-
mirante tom6 el mis peligroso, el del canal viejo de
Bahama, apremiado de recobrar el tiempo perdido.
El navio Richmond se puso a la cabeza de la expedi-
ci6n, y su comandante, Elphinstone, demostr6 peri-
cia en la direcci6n del dificil paso. (7) El 3 de ju-
nio las fragatas Echo y Alarm, eapturaron, despues
de breve combat en .Cayo Sal, a las naves espafiolas
Thetis y Finix, que convoyaban un bergantin y dos
goletas hacia Sagua. Dos dias despues cruzaron por
Matanzas, y al romper la mariana del 6 de junior sur-
gian frente a la Habana. Confi6 Poeock al comodo-
ro Keppel las operaeiones del desembarco, que por la
resaca no pudo efectuarse el mismo dia, y se situ6 a
la vista del puerto, ante el asombro de las autoridades
y habitantes.
La Habana era entonees una ciudad de unas tres
mil easas que ocupaba cerca de un mill6n cuatrocien-
tos mil metros cuadrados; contaba con once iglesias
y eonventos, tres plazas, un arsenal, dos hospitals,
algunos edificios y ofrecia aspeeto de relative impor-
tancia urbana, si bien no poseia ninguno de los sun-
tuosos monumentos y s6lidas construcciones de otras
urbes americanas, lo que es comprensible dado que
s61o era para el espaiol, un paso, una estaci6n. Cir-

(7) Asi lo exprea el part ofical dd almirante Pocock.










RENA LUFBfU


cunstancia que contribuy6 de modo decisive a su atra-
so, porque las autoridades y los emigrantes considera-
ban la isla como simple punto de trinsito.
Por sus condiciones era plaza fuerte, juzgada, sin
fundamento, por muchos, como inexpugnable. La de-
fensa radicaba en la fortaleza del Morro o de los
Tres Reyes, erigida sobre una pefia, en un recinto de
ochocientos cincuenta varas cuadradas, que mostraba
al Sud-este la bacteria de Los Doce Ap6stoles y la de la
Divina Pastora hacia el castillo de San Salvador de la
Punta, custodio, con aquel, de la bahia. Completaban
las fortificaciones el castillo de La Fuerza, residencia
del gobierno y dep6sito de los caudales, y los torreones
de Cojimar, Bacuranao y la Chorrera. De la Pun-
ta al Arsenal corrian las murallas que pretendian
guardar, por tierra, la entrada. La Zanja Real evi-
taba el peligro de ser privada de agua. En el puer-
to anclaba una flota de quince navios tripulada por
mil doseientos hombres, cifra que algunos elevan, de
modo exagerado, a nueve mil. Es dificil fijar la re-
laci6n exacta de la guarnici6n, formada por los re-
gimientos Fijo de la Habana, Espafia, Arag6n, Edim-
burgo y las milicias. Con vista de los informes de
los mfs autorizados cronistas, se puede calcular que
las tropas veterans, incluso la marineria, legarian
a ocho mil soldados y que las voluntarias, vecinos y
eselavos, alcanzarian a uhos doce o catorce mil hom-
bres. Desde luego en este niimero deben incluirse las
fuerzas partidarias de los pueblos aledafios, los cam-
pesinos y esclavos armados o semi-armados. El his-
toriador Pezuela estima que esta cifra de milicianos










EL IMPULSO INICIAL


es superior al correspondiente de la poblaci6n, que
ignora, pero en 1737, segfin inform Arrate, habian
seis mil cuatrocientos (8), lo que hace possible la can-
tidad eitada. En eambio me parece algo bajo el nii-
mero de marines, pues no se explica que cada nave
tuviera una tripulaci6n menor de cien. Ademis hay
que agregar algunos refuerzos, que, despubs, concu-
rrieron del interior.
El puerto era mfs extenso que en la aetualidad, el
mar se internaba hasta la Quinta del Rey y el barrio
de Jesus Maria. El canal del puente de Chavez, na-
vegable, servia de vehiculo al comercio interior. La
linea de playa de Tallapiedra se dirigia al noroeste,
tocaba la calzada del Monte y llegaba al puente de
Chavez y seguia, ante la loma de GonzAlez o Soto, hoy
Atar6s, hacia Jesus del Monte, mientras la Zanja Real
penetraba hasta la plaza de la Ci6naga, hoy de la
Catedral, besada tambien por las olas, que morian
frente al hospital de San Juan de Dios.
La poblaci6n, algunos historiadores la fijan en se-
senta mil habitantes y otros la reduce a la mitad.
El primer eAlculo es exagerado, si bien puede obede-
cer a que se incluyan los otros t6rminos de la juris-
dieei6n. El primer censo de Cuba, heeho en 1774,
arroja para toda la demareaei6n de la Habana, seten-
ta y cinco mil y en el segundo, formado en 1791, la
ciudad aparece con cincuenta y un mil trescientos
siete. Como este es el 6nico que se refiere a la mu-
nicipalidad, es el que se debe tomar de base para

(8) Lave del Nuevo Mundo, por Jos6 Martin Feliz de Arrate, p-
gina 76 y siguientes.










RENs LUFRIU


eualquier conjetura en este sentido; y si se tiene en
cuenta que en estos veinte y nueve afios transcurri-
dos se inici6 y desenvolvi6 el progress de Cuba, hay
que inferir, de modo probable, que la capital no Ile-
garia a mis de treinta mil pobladores.
El estupor de los funcionarios no estaba justificado.
Ejercia el gobierno y capitania general el mariscal
de campo Juan Prado y Portocarrero, (9), quien, al
ser nombrado, en 1760, se encarg6 de reorganizar el
ej6rcito, reconstruir las fortificaciones y aeometer la
de la Cabafia, de antiguo sefialada como eseneial, por
considerarse inminente la guerra. La earencia de
recursos y propia dejadez lo levaron a desatender
estas 6rdenes con la eficacia y rapidez necesarias. A
poco de iniciar los trabajos de la Cabafia, falleci6, a
consecuencia de la fiebre amarilla, que habia heeho
su aparici6n en 1761, (10) el itgeniero Francisco
Ricaud, y su hermano y colega Baltasar no pudo eon-
tinuarlos por emplearlo el gobernador en otras ta-
reas, a su equivocado juicio mfs importantes. Apar-
te de las advertencias previas, el 26 de febrero fun
notificado de la ruptura de las hostilidades; y esa mis-
ma noche, de acuerdo con disposiciones prescriptas,

(9) Juan de Prado Malleza Portocarrero, naci6 en 1716. Dedica-
do a la carrera military tom6 part en la conquista de Oran en la
campafia de Sicilia. Siendo brigadier, la influencia del marquis de
Villel, su hermano, lo hizo mariscal de campo y capitin general de
Cuba. Muri6 destituido y pobre.
(0o) Francisco Cartas en su obra Efemerides cubanow dice que la
fiebre amarilla se conoci6 el i9 de febrero de 1695, pig. 23, y luego
que en 2 de julio del propio aio; pig. Io9. En 1649, afio conocido
por el de la epidemic, se supuso que comenz6 la fiebre amarilla, pero
se ha podido comprobar que la prlmera noticia de esta enfermedad se
tiene por un oficio de 12 de noviembre de 1761 del general Prado,
en que informal que el 8 de julio del propio afio, la escuadra del mar-
ques del Real Transporte trajo numerosos enfermos de v6mito prieto.
Arrate, obra citada, pig. 345.








EL IMPULSO INICIAL


constituy6 la Junta de Guerra. Esta acord6 suspen-
der la obra de la Maestranza, proseguir las de la Ca-
bafia, reforzar y abonar a las tropas la paga atrasada
de various meses.
Ademis de los informed oficiales fuA avisado por
el traficante espafiol Martin de Arana, vehemente pa-
triota que, al ver en Jamaica los inusitados aprestos
ingleses, se apresur6 venir a Cuba, y logr6 el 21 de
mayo participar el peligro a Jos6 Garcia Gayo, se-
cretario del general Prado. Bien que la condici6n
de contrabandista de Arana le inspirara desconfian-
za, bien, y es lo probable, que estimara impossible un
ataque a la capital, el gobernador no hizo caso. La
obstinaci6n de Prado y del marques del Real Trans-
porte, comandante de la escuadra de Am6rica, (11)
era tan grande, que, despues de observer desde el
Morro, en la mafiana del 6, las naves enemigas, se re-
tiraron en la certeza de que era ia flota que todos los
afios iba de Jamaica a Europa; y con ciego optimism
atribuyeron su exceptional potencia a medidas de
precauci6n por el estado de guerra.
A las doce del dia, el goberhador conoci6 las ma-
niobras hostiles de la flota; y la realidad dramAtica,
tantas veces retada por su jactancia sin intrepidez
(12), lo ape6 de la torre de naipes, en que dormia
confiado, perplejo, todavia ciego, mientras los habi-

(is) Jos6 Gutidrrez Hevia, recibi6 el titulo de marquis de Real
Transport por haber conducido a Carlos III de Nipoles a Italia.
(12) Todos los historiadores airman de modo auniime que el gene-
ral Prado manifestaba seguridad de que los ingleses no atacarian la
Habana, siundole generalmente atribuida la frase: "yo no tendr6 esa
suerte", que exhibe su torpe fanfarronexia, asi como la creencia de
vencerlos.







52 RENA LUFRIU

tantes, alarmados, acudian al castillo de La Fuerza,
en busca de noticias, pavoridos unos, los mAs a brin-
dar las vidas y pedir armas; y en el barullo, inquie-
tud y deseoncierto, la ciudad de la Habana qued6 blo-
queada por la escuadra azul de la Gran Bretafia, des-
de la cual prendian, ante los pobladores at6nitos, Ila-
maradas amenazadoras, infinitas casacas rojas.







Es Propiedad de Rogelio A. Pujol









IV

TOMA DE LA HABANA

Primer dia.-Desembarco-Primeros actos.-Exodo.-Per.
dida de la Cabafaa.-Caracter de la campafa.-Pepe An-
tonio.-Las milicias.-Asedio del Morro.-El asalto.-El
h6roe.-Capitulaci6n.-Comentario.

L AS tropas fueron puestas sobre las armas por
el teniente-rey Dionisio de Soler. El eapitin
general dict6, a la carrera, orden al coronel
Carlos 'Caro, para la defense de la costa de Cojimar y
Bacuranao y al coronel Alejandro Arroyo para que,
eon el regimiento Fijo, batallones de los de Espafia
y Arag6n y algunas compafiias de marines, protegie-
ra la Chorrera; la marineria desembarcada qued6 a
la disposici6n del gobernador, al mando inmediato de
Pedro GonzAlez Castej6n, eapitan de navio, afios mis
tarde ministry de Marina. El sol se puso; la noche eu-
bri6 la eiudad debilmente iluminada por luces colo-
cadas en puertas y ventanas, obediente el vecindario
a los pregones de bando gubernativo. El enemigo,
envuelto en sombras, permaneei6, sin un gesto hostile,
frente al puerto.







REN9 LUFRIU


En la mariana del dia siete, despubs de abatir los
navios Mercury y Boneta los torreones de Bacuranao
y Cojimar, comenz6 el desembarco, protegido por una
division de la escuadra comandada por el comodoro
Keppel. Para distraer la vigilancia de la plaza, el
almirante Poeock fingi6 invadir por oeste. Un pelo-
t6n de las fuerzas del coronel Caro, al grito de /viva
la Virgen!, intent hostilizar las operaciones, pero
fu6, con facilidad, rechazado a cafionazos. A las dos
de la tarde habia terminado el empefio, y por la no-
che el ejercito britanico, "sin perdida de un hom-
bre", (1) descans6 en Cojimar.
Reunida el siete la Junta de Guerra (2) acord6
que los ingenieros Baltasar Ricaud y Juan Cotilla for-
tificaran la Cabafia y que los capitanes de navio Luis
de Velazco y Manuel de Bricefio, se hicieran cargo,
respectivamente, del Morro y la Punta, cuyas guar-
niciones se reforzaron. A la vez se confi6 las alturas
de la Cabafia al capitfn de navio Pedro Castej6n, con
orden de que si era atacado por fuerzas superiores de-
jara su defense a las milicias, no sin antes inutilizar
la artilleria. El dia 8 se dispuso cerrar el puerto con
cadenas de madera-medida quizAs sugerida por ha-
berlo hecho asi en 1629 el gobernador interino Cris-

(I) Memorial de las habaneras. Revista de Cuba, afio VI, tomo XII,
numero 2.
(2) A esta Junta, presidida por el general Prado, concurrieron el
teniente general Josi Manso de Velazco, conde de Superunda y el
mariscal de campo Diego Tabares-personajes transeuntes que el sitio
detuvo en la ciudad-Jos6 Gutiirrez *de Hevia, marquis del Real
Transporte, el teniente de rey Dionisio Soler y los capitanes de navio
Juan Antonio de la Colina, Francisco Garganta, Juan Garcia del Pos-
tigo, Francisco de Medina, Juan Ignacio Madariaga, Francisco Bermi-
dez, Jose de San Vicente y el marquis GonzAlez, faltando el ordena-
dor Lorenzo Montalvo y los capitanes de navio Luis de Velazco y Ma-
nuel Bricefio, que fueron los dos designados para puestos de peligro.









EL IMPULSO IMNCIAL


tdbal de la Arana-y con los navios Asia y Neptuno,
que fueron sumergidos, lo mismo que, algo mis tar-
de, el Europa (3), precauci6n absurd, porque deja-
ba embotellada a la escuadra espafiola sin haeer im-
practicable el paso, como despubs se prob6, ni ser ne-
cesario por cuanto los castillos eran bastantes para
impedirlo a los barcos enemigos; y en cambio permi-
tia al almirante Pocock estar tranquil de un ataque
naval, moverse con libertad y asistir con refuerzos
de marina a las operaeiones de tierra. Parece que
algunos jefes de la flota opinaron contra esta resolu-
ci6n, inspirada por el marques del Real Transporte.
Ellos creyeron mis digno library un combat naval
apoyado en las fortalezas. Los mismos ingleses no
concibieron verosimil tal acto.
El propio dia 8, Caro, de nuevo derrotado, se re-
tir6, con el regimiento Edimburgo y columns que lo
reforzaban, a Jesis del Monte; el pabell6n ingl6s lu-
ei6, ufano, sobre la villa de Guanabaeoa, primer tie-
rra conquistada, que abandon su poblaci6n, con ex-
trafieza, segin escribi6 a Prado, del cdnde de Albe-
marle. Este mismo dia empezaron a dejar la eiudad
los religiosos, las monjas, las mujeres, los ancianos y,
nifios; en carruajes, carros, caballos y a pie mareha-
ron a refugiarse en Managua, Santiago de las Vegas
y Bejueal. El gobierno, en vista del 6xodo, prohibit
la salida de los hombres fitiles, que amenazaba ser
en niumero apreciable.

(3) El capitin Juan de Castas, en an diario, dado a conocer por
el Sr. Carlos Trelles, dice que el tErops fuk hundido por los in.
gleses.









RENA LUFBIU


El dia 10, como Prado tenia que permaneeer en la
ciudad, se nombr6 comandante general y sub-gober-
nador delegado de la Isla al capitAn de navio Juan
Ignacio Madariaga con poderes para tender la ad-
ministraci6n y organizer auxilios.
Obediente a sus 6rdenes, repetidas el dia 8, Castej6n
destruy6 la artilleria y entreg6 las alturas de la Ca-
bafia a las milicias capitaneadas por el joven Pedro
de Morales. Albemarle se install en los montes en-
tre Cojimar y el Morro. De acuerdo con Bl, Poeock,
a las anchas, hizo bombardear el litoral de la Chorre-
ra mientras, al frente de la marineria, desembarcaba
al oeste. Distraida la atenci6n de la plaza, con este
ataque, el coronel Carletton se posesion6, sin esfuer-
zo, de la estrat6gica loma. (Los milicianos, estudian-
tes y negros los mis, huyeron a la desbandada ape-
nas se vieron acometidos. Duefios de la Cabafia los
enemigos dominaban la ciudad. (4) En el orden mi-
litar la victoria inglesa estaba descontada desde este
moment, detenida tan s6lo por la resistencia del Mo-
rro, cuyo sitio fuW iniciado. La campafia se concen-
tra en el cerco del castillo, se hace mon6tona y son
secundarias la demis operaciones, reducidas a sim-
ples choques, meros episodios, en los cuales los dos
adversaries disputan, de modo intermitente y sin ob-
jetivo fundamental, el territorio extramuros, tiles

(4) La importancia de la Cabaia fui conocida desde muy anti-
guo; ya en el aflo t581 la secal6, en carta al rey, el capitin Francis-
co Calvillo y Avellaneda. El ingeniero Antonelli, constructor del
Morro, tambiin la indic6. Es curioso que el propio ingeniero esbo-
zara un plan de ataque que fuo, en lines generals, semejante al de
los ingleses. El pueblo comprendi6 la importancia de la perdida. Vase
el Memorial de ls habaseras.









EL IMPULSO INITIAL


tan s6lo para producer dafios mutuos y dar alg6n lus-
tre y animaci6n a la guerra. Dominado el litoral,
Albemarle acab6 por establecer el cartel general en
la loma de Ar6stegui, antes Sigler, hoy del Principe.
El cuerpo de ej6rcito del general Elliot, desde Gua-
nabacoa, realizaba incursiones esporadicas, limitado
en realidad a proteger las fuerzas que acampaban
sobre la Cabafia, y asegurar, asi, de today ofensiva
externa, a los sitiadores del Morro. La capital logr6
sostener, por Jesfs del Monte y Cerro, comunicacio-
nes con Madariaga, esforzado en proveerla. Albe-
marie debi6 ganar, a toda costa, posici6n intermedia
entire Soto y Ar6stegui, establecer convergencia entire
sus tropas y forjar un cireulo de fuego que desconec-
tara la Habana de la isla. El desconocimiento del
terreno, su extension, las guerrillas, algunas intento-
nas fracasadas no son motives bastantes a justificar
el error: falta de audacia o estrategia. La evacua-
ci6n voluntaria de Guanabacoa hace career que no tu-
vo prop6sitos de encerrar la plaza, limitado al Morro,
convencido, acaso, que la caida de la fortaleza, a mAs
de imprescindible, era, para sus fines, suficiente.
El coronel Caro, de Guanabacoa fu6 a situarse a
la loma de Luz y de ahi a la del Mazo, ambas en Je-
sis del Monte. La costa qued6 dominada por la es-
cuadra britAnica desde Matanzas al cabo de San An-
tonio. El gobernador y la Junta, a fin de dificultar
la invasion, dieron orden de "incendiar todos los
edificios extrafia y regularmente construidos a tiro de
pistol de la plaza, arrasar en el terreno inmediato
los Arboles y plantios de consistencia hasta dejarlo










RENk LUFRfU


despojado y romper las cafierias que conducen el agua
a la ciudad para inundar toda la campifia y parte de
las canteras, desde el pie del reeinto hasta una distan-
eia que hiciera impracticable el acceso a 61, por no
tener foso, camino cubierto ni obra exterior que lo
embarazase; todo lo que se ejeeut6 con prontitud"
(5). Las tropas veterans, except las de Caro, fue-
ron encerradas intramuros, confiada las afueras a las
militias y al paisanaje mal armado. El conde de Al-
bemarle se quej6, por carta, de haber sido tratado
birbaramente por los espafioles algunos prisioneros,
imputaci6n que, negada, fu6 en el curso de la guerra
varias iveces repetida y rechazada. Los coroneles
Laureano Chac6n, Tomis de Aguirre y Luis de
Aguiar, regidores del ayuntamiento, defendieron con
bravura, al frente de los milicianos, palmo a palmo,
el terreno, y el iiltimo sobresali6, de modo brillante,
en la intr6pida sorpresa de Taganana y en el comba-
te de El Hore6n. (6) En tanto, partidas de vecinos
iniciaban, en Cuba, la guerra de guerrillas, y con em-
boscadas astutas, agresiones sibitas, ripidas retira-
das y movimientos veloces, en que el instinto revela-
ba brios y aptitudes b6licas, ocasionaron frecuentes
molestias y bajas al enemigo.

(5) Diario military de las operaciones ejecutadas en la ciudad y
campo de la Habana, por disposici6n de su gobernador don Juan de
Prado y de los demis sefiores de la Junta de Guerra.
(6) La cueva de "Taganana" estaba en las rocas de la actual ba-
teria de Sta. Clara teniendo su entrada en el nacimiento de la calzada
de Infant. Los comienzos de la calzada del Cerro, que se llam6
del Oeste, y sus alrededores eran conocidos, con el nombre de "El Hor-
c6n", por haber uno, donde se reunian los campesinos, en la esquina
opuesta a la de Infanta y calzada del Cerro, donde estuvo la quinta,
entonces parte de los terrenos de Manuel Gonzilez, del conde de Vi-
Ianueva, que di6 su nombre al barrio.









EL IMPULSO INICIAL


La guerra de partida tiene un h4roe: Pepe Anto-
nio. Jefe de una guerrilla de treseientos hombres,
acudi6 desde los primeros instantes a las armas. Va-
liente, infatigable, sagaz, desde Guanabacoa a Jesis
del Monte, recorri6 a caballo la campifia, surgiendo
un minute para caer sobre el ingl6s y desvanecerse
con agilidad pasmosa, tras sembrar el llano de muer-
tes, entrar en las poblaciones con algunos prisioneros
y ser, por la intrepidez y habilidad, temible al ene-
migo y admirado del pueblo. Despu6s de varias con-
troversias, los historiadores ban convenido que el
popular guerrillero era Jose Antonio G6mez, alcalde
provincial de Guanabacoa, (7) que destituido y
ultrajado por el coronel Caro, muri6 de c6lera y dolor
en el cartel de Madariaga.
Se ignora la causa de la enemistad de Care con G-6
mez, pero es lo probable que la antipatia del military
de profesi6n, poco afortunado, siempre de retirada,

(7) La mayor parte de los bi6grafos dicen que Jose Antonio G6mez
naci6 en 171o Francisco Calcagno afirma que fuo en julio de 1707. En
1727 era official de milicia en Guanabacoa habiendo desempefiado al-
gunos cargos hasta llegar a ser regidor, teniente mayor de provincial.
En esta guerra, como se ha visto, tom6 parte desde el principio, y ase-
gdrase que fn6 depuesto y vejado por el coronel Caro. Sn partida de
defunci6n expresa que falleci6 en 26 de julio de 1762 siendo enterrado
en el ingenio de Diego Aldana, boy barrio de Pepe Antonio, tambidn
llamado de Peialver y Guadalupe, del tirmino de Guanabacoa, su villa
natal. Su personalidad permanece oscura en la historic. Algin cronis-
ta, Arnao, declara que murib en una bartolina del Morro; otro histo-
riador. Pezuela, la fija acaecida en Tesfs del Monte y le da nor caua.
un tabardillo, mientras la mayoria supone que fud debida al dolor, apo-
plejia o tristeza. Bachiller y Morales afirma que falleci6 en el cuar-
tel de Madariaga. El campamento del gobernador delegado estaba
situado en el ingenio Marrero, inmediato a las Tetas de Managua, po-
blado perteneciente entonces a la jurisdicci6n de Santa Maria del
Rosario, aunque tavo tambi6n asiento por Jes6s del Monte. Ahora
bien, se ha Ilegado a tener sospechas, en mi no totalmente desvanecidas,
de que el guerrillero Pepe Antonio y el alcalde provincial de Guana-
bacoa son dos personas distintas, confundidas. De todos modos cons-
titnye un personaje traditional, cya significaci6n simb6lica es la que
he pretendido exponer.








RENA LUFBIU


la inspirara la fama y 6xitos del bravo peleador vo-
luntario que, a diario, trababa combat y, a veces,
vencia, que cuando era rechazado no recorria largas
distancias para guarecerse, sino se perdia en la maleza
para volver a saltar sobre el adversario y, con golpes
certeros, abrir claros en sus filas.
Pepe Antonio es el heroe legendario, popular, de
la defense. Su personalidad de obseuro vecino, de
improvisado guerrillero, cobr6 ante la imaginaci6n
proporciones de paladin; y queda, en la historic, co-
mo la encarnaci6n del paisanaje armado frente al in-
vasor por el rey y su tierra. Es asi, la representa-
ei6n viva, simpatica, plena de colorido del heroism
ingenuo, espontineo, aut6etono del pueblo, a la que
da mayor fulgencia la ingratitud con que fueron com-
pensados sus proezas y sacrificios. Significa la leal-
tad, valor y postergaci6n del colono; y anuncia, en
tosco boceto primario, a los caudillos que l1enaran de
gloria las futures pAginas de la epopeya libertadora;
y, a la vez que abre el cuadro, luego nutrido, de h6-
roes, de guerreros magnificos que la vispera eran man-
sos ciudadanos, descubre a sus conterrhneos ignorada
pujanza de animo y oculta capacidad ing6nita para
library, por la patria, peleas de resistencia tercas y
arranques impetuosos. (8) Al ser herido en el alma
por Caro, la leyenda, mantenida por la tradici6n y
prestigiada por la injusticia, se hace mas representa-

(8) Este aspect double y caracteristico de la resisteucia la supo
seialar el infortunado Plicido en las siguientes estrofas de so "Canto
(pico a Villacara por su acrisolada lealtad a la madre patria durante
a invasion de esta isla y toma de la Habana por los ingleses en 1766"
(fecha equivocada), que, como advirti6, con so extraordinaria saga-









EL IMPULSO INICIAL


tiva, prof6tica, interesante; y lo convierte en simbolo
que personifica, de modo abstract, en la hora initial
de la sociedad cubana, los brios y agravios de sus com-
patriotas.
Se observe constant antipatia por part de los je-
fes espafioles haeia las milicias y vecinos armados,
que consideraban o fingian considerar, ineapaces, no
obstante colocarlos siempre en los sitios de mayor pe-
ligro. A juzgar por los hechos, inica fuente legiti-
ma de juicio, las fuerzas populares trataron de cum-
plir con abnegaci6n y denuedo sus deberes; y si fue-
ron las mas de las veces derrotadas por el excelente
ej6rcito ingles, que no podia temerlas ni darles otra
importancia que la que correspond a guerrillas im-
provisadas, no hay que olvidar que las aventaban en
campo raso sin auxilio de tropas regulars ni direc-
ei6n expert. Los nombres de Aguiar, Chac6n, Ruiz,
Aguirre, Pepe Antonio, ilustran sus servicios. En
la defense de la Chorrera, por ejemplo, Aguiar y su
legi6n bisofia "faltAndoles la p6lvora, por el descui-

cidad, el insigne Manuel Sanguily, encierran una vision proftica de
las guerras libertadoras: Literatvr Univrsal, pig. a8o.
Al arma, pus, que ins6litas guaridas
nos brinda el monte y la enracada sierr,
que contra extraSas tropa aguerridas
consiste el triunfo en dilatar la guerra.
Page Albi6n un centenar de vidas
por cada palmo de cubana tierra,
y el bret6n lance ma postrer uspiro
sin ver la mano que dispare el tio.
Luego que hallando fAcil coynntur
estemos en la lid ejercitado,
y en largo tiempo de fatigadura
podamos batallar como soldados
al vernos parecer en la luanua
hirin sus batallones aterrados.
y terminando la sangrienta histria.
cantaremos el himno de victoria.








RENA LUFRfU


do de no proveerlas a.tiempo de la ciudad (que dista
una legua) se mantuvieron en el puesto atropellando
peligros, hasta recibir orden express de que se reti-
raran" (9), mientras la opinion sefial6 el hecho de
que ni Prado ni los demis oficiales superiores-excep-
to los del Morro-lograron ser vistos en la line de
fuego por que "ninguno de estos caballeros se ani-
m6 a salir a la test de alguna reforzada decissiva ex-
pedici6n". (10) Este desd6n acaso fu6 product de
la vanidad professional, acaso instintiva enemistad
al criollo, confusa y certera intuici6n que le llevaba a
repelerle en los moments que surgia a la historic.
Es de advertir que durante el sitio fueron recono-
cidos algunas veces los servicios rendidos por los pai-
sanos. El general Prado otorg6, en cumplimiento de
solemne promesa, libertad a ciento cuatro negros que
habian torado part en la defense de la Chorrera,
constancia evidence de su conduct. En su propio
diario official y en distintas comunicaeiones elogia a
Pepe Antonio. (11) MAs tarde se trat6 de excusar
propias debilidades con la flojedad de las militias. El
abandon de la Cabafia por los secuaces del imberbe
Morales ante el ataque enemigo nada dice en contra.
Ellos se vieron abandonados por las tropas de Caste-
j6n, frente a un ejercito aguerrido, muy superior en
nfimero. La desbandada era natural en aquellos es-
colares y siervos arrollados por la metralla enemiga.

(9) Memorial de ias damas habaneras, antes citado.
(i ) Idem.
(II) "El alcalde provincial de Guanabacoa, que tanto se habia dis-
tinguido de partidario en el tiempo del sitio, incomodando a los ene-
migos por la parte de dicha villa, falleci6 de enfermedad, hacienda
considerable falta so valor y buena conducta" Diario official, citado.








EL ImPbLSO INITIAL


La campafia qued6 reducida al sitio del Morro di-
rigido por el mayor general Guillermo Keppel. El
comandante Luis de Velazeo sostuvo con vigor la de-
fensa. La guerra result sin relieve, sin aeeidentes
notables, empefiada alrededor de la fortaleza. Pro-
tegidos por la escuadra, y a favor de la esplendida
posici6n de la Cabafia, los invasores alzaron baterias
y trineheras y, en graduales avances y constantes
bombardeos, trataron de batir al indomable Velazco,
y rendir o desmoronar el castillo. Para reforzar los
fuegos de este, se guarneci6 a La Fuerza, abandonada
por el gobernador, que fij6 su residencia el dia 16 en
el hospital de San Isidro. Cansado de reparar dia
por dia dafios ineesantes, Velazco realize el 26 de ju-
nio una salida que, a pesar de su arrojo, result inefi-
caz. El 30 las naves britinicas, a tiro del Morro,
rompieron vivo cafioneo para dar lugar a que Keppel
concluyera las obras. Luis de Velazco, desde el na-
vio Santiago, dirigi6 con 6xito brillante el contra-
ataque. Este combat de seis horas de duraci6n pue-
de considerarse una victoria de las armas espafiolas,
si bien no impidi6 que los ingleses adelantaran sus
prop6sitos. El navio Cambridge, muerto el capitin
Goestrey, fu6 destrozado y s6lo el auxilio del Marl-
borough lo salv6 del hundimiento. Al final una cen-
tena de espafioles caidos al pie de la bandera y tres-
cientos ingleses muertos confirmaron el heroismo y pe-
ricia del gobernador del Morro.
El dia 16 de julio, Velazco, herido y fatigado, se re-
tir6 a la eiudad y, tambi6n, el segundo comandante
Bartolom6 Montes, por lo que se hizo cargo del cas-








RENA LUTPRIU


tillo el capitAn Francisco de Medina, que ensay6 pru-
dente tictica. Para lord Albemarle era necesidad
premiosa concluir cuanto antes, tanto por los estra-
gos que el clima y las dolencias hacian en las tropas,
-llegaron a morir mis de seiscientos soldados de en-
fermedad-como por ser impossible que la escuadra
esperara frente a la Habana la estaei6n del otofio, tan
peligrosa, por los ciclones, en aguas cubanas, por lo
que orden6 al teniente coronel Patricio Mac Kellar,
jefe de ingenieros, la construcci6n ripida de minas.
El 22 de julio mil quinientos hombres, formados
en tres divisions al mando del capitin Juan Benito
Lujin, (12) intentaron una salida, que fu6 rechaza-
da con mis de cuatrocientas bajas en las filas espa-
fiolas. Dos dias despues torn Velazeo acompaiia-
do del capitin de navio marquis GonzAlez. Redo-
bl6 el comandante sus esfuerzos no obstante presen-
tir el desenlace fatal. A poeo, el generalisimo ingles,
en carta muy encomiistica, le inst6, en nombre de la
humanidad, a poner fin a la sangrienta resistencia, me-
diante una capitulaci6n tan amplia y honrosa como
Velazeo dictara. Este, en mensaje no menos cort6s,
despues de reconocer que 61 y la guamnici6n eran ya
casi prisioneros de Albemarle, ratific6 la resoluci6n
de morir antes que ceder. Estos actos gentiles de los
dos adversaries y otros mas que brillan en la cam-
pafia reflejan el espiritu cortesano de la 6poca, y fue-
ron en las largas luchas del siglo XVIII, siglo de ele-
gancias y finezas, muy frecuentes y abundantes.

(12) Acudi6 al frente de las milicias de Camagiey.








EL IMPULSE INICIAL


La actitud de Velazco, a pesar de la energica res-
puesta, que cost mAs vidas y desestim6 la oeasi6n de
obtener honrosas condiciones, no era tan ciega, tan
irrevocable como sus palabras expresaban, cuando el
dia 29 consult a la Junta de Guerra si debia resistir,
capitular o evacuar la fortaleza. La Junta, de modo
criminal si no fuera inconsciente, dej6 a su juicio la
decision; mas 61, inconforme con la evasiva que pre-
tendia descargarle toda la responsabilidad, renov6 la
pregunta. No tuvo tiempo de obtener nueva contes-
taei6n.
El 30 de julio el.general Keppel dispuso el asalto.
Alrededor de las doee del dia, una fragata se aproxim6
a la bacteria de San NicolAs. La oficialidad y las tro-
pas almorzaban tranquilas. Velazco, avisado, orde-
n6 que el corodel Montes observara las maniobras de
la nave e hiciera fuego si se colocaba a tiro. En tan-
to Montes cumplia el encargo, estallaron las minas,
(13) a su vista se hundieron en las ruinas los centi-
nelas. Acudi6 Velazco y, previsor, mand6 a recoger
o cortar las escalas para impedir deserciones. So-
brevino el pinico. Marinos y soldados se lanzaron a
las embareaeiones antes de divisar al enemigo. Ape-
nas entraron doce ingleses en el castillo cuando bue-
na parte de la guarnici6n lo abandon en precipitada
fuga. Un pelot6n aterrado desobedeci6 a los jefes.
Algunos pr6fugos perecieron ahogados o comidos por
los tiburones, otros alcanzaron la Punta. La resis-
teneia qued6 concretada a los oficiales y un pufiado

(13) La brecha era tan angota que no podian paaara various hom-
bres a la veL









RENA LUFRIU


de hombres. El cuadro final tiene, asi, el fondo ne-
gro de tremendo desastre iluminado por el heroismo
del comandante y de unos fieles. Los ingleses inun-
daron la fortaleza, y la pelea se transform en matan-
za. El teniente Fernando de Pirraga cay6 sin vida
a la vanguardia. Velazco, como hom6rico paladin,
ensay6 restablecer el orden bajo la luvia de metra-
lla. Una bala lo derrib6 en tierra, y, abrazado a la
bandera, rod6 en la trinchera el intrepido Gonzelez.
(14). El coronel Montes, herido, antes de retirarse,
indic6 al capitan Lorenzo Millas que izara la ensefia
blanca. (15)
Orden innecesaria, que no hubo tiempo de eum-
plir, porque en tanto la guarnici6n se desbandaba, y
sus restos perecian, los ingleses se apoderaban de la
fortaleza derruida. (16) El general Keppel penetr6
ansioso de salvar y enaltecer al heroe moribundo; y,
como una prueba mis de gentileza y de la admira-
ci6n que Velazco inspiraba, un official ingles lo con-

(14) El marquis Vicente Gonzalez, capitin de navio, era co-
mandante del Aquildn. Amigo de Velazco quiso acompafiarlo en la
defense, la inmolaci6n y la gloria. Su cadaver no fui hallado. Una
calle de la Habana perpetfia su nombre.
(15) Las pirdidas espafiolas en el Morro se calcularon en trescien-
tos cuarenta y nueve muertos y trescientos treinta y scis prisioneros
y heridos.
(16) He seguido fielmente el parte official del segundo comandante
Bartolomi Montes que dice: "...apenas el comandante subi6 a la ram-
pa de la derecha y pas6 a la bandera, cuando el piquete que dejaba
por la espalda y guarnecia el orej6n de tierra, desampar6 aquel panto
y se arroj6 por las expresadas escalas a las embarcaciones que se ha-
Ilaban atracadas al Morrillo, pasindose en ellas al castillo de la Punta,
cuando no habia empezado a verse en el caballero del mar enemigo al-
guno. Con el ejemplo de este piquete apenas entraron doce ingleses
en el castillo, cuando toda la marineria, artilleros de brigada y otras
gentes, se echaron fuera del Morro. En la crest de la rampa que
sube la bacteria baja de San Nicolis, estaba becha una cortadura con
sacos de tierra, y al abrigo de ella apostado un piquete de cuarenta
hombres de Marina con sus oficiales, a quienes avisi luego que vi
entrar los cuatro primeroq soldados ingleses, a efecto de que avanzase
dicho piquete, o parte de el, a contenerlo; lo que no pudieron conse-










EL IMPULSO INICIAL


dujo a la ciudad en uni6n de Montes. Al siguiente
dia, falleci6 a causa del t6tano, sin legar a ver el pa.
bell6n britanico sobre las ruinas del castillo. Al efee-
tuarse su entierro, Albemarle, en serial de duelo, sus-
pendi6 las hostilidades, y los cafiones ingleses mezcla-
ron sus funeralas a los espafioles para despedir a]
glorioso caudillo.
La figure del capitin de navio Luis de Velazco sal-
ta del marco del asedio de una fortaleza para erguir-
se como el gallardo paladin de la campafia y el alto
representative del espiritu guerrero de su raza. Es
el ipersonaje mas brillante entire todos los combatien-
tes. Vencedores Albemarle, Pocock, Keppel, Elliot,
l6 es, por sobre ellos, el h6roe por antonomasia de la
lueha. Jefe diestro, valeroso, sereno, dispute pulgada
a pulgada el fuerte confiado a su honor, frente a un
ej6reito superior, sin deseonocer el t6rmino fatal de la
jornada. Tipo caracteristico del hidalgo y del mili-
tar espafiol, mantuvo la honra de las armas reales y

guir sus oficiales, ni que sacasen la cabeza para hacer fuego, sino imi-
camcnte dos, ocultindose los demas no s6lo en la trinchera, sino tam-
biCn metiindose al abrigo del blindaje que para el resguardo de las
bombs habian pesto. Viendo la inacci6n de aquella tropa y que los
ingleses se iban formando sin oposici6n alguna, dispute saliera a ocu-
par aquella cortadura una compafia de alteraci6n que se hallaba con-
migo al pie de otra cortadura al fin de la misma rampa, y en ellas
montados dos cafiones de 24, mandados por D. Fernando de Pirraga,
el cual se empefi6 de tal suerte que perdi6 la vida. Este intermedio de
tiempo lo ocup6 el comandante en poner en orden la tropa, en la ban-
dera y en tres cortaduras que habia en aquella cortina, animindoles
con so presencia, a fin del mejor 6xito de la acci6n, quedindose el
marquis Gonzalez y yo en la mira de la venida de los enemigos, quie-
nes nor instantes iban aumentindose no s61o por el caballero del mar
sino tambin sobre la cortina del medio, por donde se pasa al de
tierra con el objeto de batir las huestes que guarnecian las tres cor-
taduras expresadas, en donde a la primer descarga recibi6 el coman-
dante una herida de muerte y lo retiraron al cuerpo de guardia; casi al
mismo tiempo recibi yo otra herida en la articulaci6n del brazo; y vi
con dos heridas al marquis, muy empefiado y con indecible valor en
defender la cortina y trinchera expresadas".









68 RENA LU iUP

enalteci6 a su pueblo con esfuerzos denodados y au-
gusto sacrificio; y gan6 asi, con aureola de epopeya,
como el 6pico caballero de la defense, desplomado con
su castillo, espada en mano, la admiraci6n de compa-
triotas y adversaries y la just inmortalidad de la
historic. (17)
Ante el desastre del Morro, Prado y la Junta de
Guerra dispusieron que desde la Punta se cafioneara
al enemigo. Los ingleses iniciaron, a sus anchas, el
bombardeo de la ciudad que, bajo el diluvio de fue-
go, corria inminente peligro de ser incendiada y con-
vertida en escombros. La Habana estaba perdida,
lo habia estado desde el abandon de la Cabafia, por lo
que las autoridades s61o tenian un camino sensato y
honroso: extraer las riquezas, destruir la escuadra y
retirarse funcionarios, tropas y habitantes hacia el
interior y rear una line de agresi6n y defense que
al menos ocasionara graves daiios al vencedor. No
fu6 adoptada esta media l6gica y viril, sino se pre-
tendi6 continuar la initil resistencia; sin intentarse,
tampoco, engender una de esas paginas fulgurantes,
esteriles en la mis de las ocasiones, pero siempre su-
blimes, que abundan en la historic de Espafia desde
los dias de Numancia. Sin pretender que destruyera
la ciudad, despubs de salvar los caudales, pudo hacer-
se, si no lo Iprimero, algo semejante en un acto final
glorioso.

(17) Luis de Velazco naci6 en Villa de Noja, provincia de Santan-
der, el 9 de febrero de 1711. En 1726 ingres6 en la marina tomando
part en diversas campafias y distinguiendose por sus serviciosy cua-
lidades hasta alcanzar el grado de capitin de navio en 1754. Et una
leyenda decir que en la hora de su muerte vestia de gala. Montes afirma
que estaba de pitiuniforme o sea, como era 16gico, en traje de campaia.


' -/ .** *










EL IMPULSO INICIAL 69

El 10 de agosto el general Prado y sus asesores re-
chazaron una intimidaci6n de Albemarle en terminos
que anunciaban en6rgica resoluci6n de luchar hasta
la muerte. Al dia siguiente el comandante de la ar-
tilleria, Jos6 Crell, inform6 al eapitan general que s6-
lo quedaba p61vora para cuatro o cinco horas, mien-
tras la metralla inglesa proseguia su obra implacable.
Asi consta en el diario official del sitio. No se con-
cibe como al denegar la invitaci6n inglesa, descono-
cieran el gobernador y la Junta cuesti6n tan impor-
tante; lo cierto es que habia cuatrocientos veintisiete
quintales y cincuenta y cuatro libras de p6lvora, que
ellos calcularon s6lo duraria ese tiempo. (18)
A las dos y media de la tarde del propio dia se iz6
la bandera de tregua, y el sargento mayor de la plaza,
Antonio Ramirez de Estenoz, portador de proposi-
ciones, solicit del generalisimo ingl6s, en su cuartel
general, loma de Ar6stegui, la suspension de las hos-
tilidades. Rechazados por Albemarle y Pocock los
articulos que estimaron convenientes, el 12 de agosto
de 1762 (19) fu6 suscrita el aeta de capitulaci6n que
puso en manos de los vencedores la eiudad, los eau-
dales, la escuadra, las armas, todo en fin. (20)
El general Prado no consult el tratado con el ea-
bildo ni con el obispo, ausente en el campo &.te. La

(18) Esta cantidad la sefiala el Diario Oficial de operaciones; pero
en la entrega de la plaza aparecen quinientos treinta y tres quintales
(19) Es ana curiosa coincidencia que el t1 de agosto sefiale dos
victorias sajonas sobre Espafia, porque otro 12 de agosto, en i898, se
firm el protocolo que ponia fn a a guerra hispano-americana. Las
p6rdidas espafiolas se calculan en "dos mil novecientos diez hombres
sin incluir ochocientos o novecientos negros esclavos". Diario official
del sitio; las inglesas en 1,038. Notas de lord Albemarle.
(ao) Vease el tratado en el apindice.









RENA LUFRIU


opinion pfiblica pareci6 sorprenderse de la capitula-
ci6n. Prado hizo cerrar las puertas de la ciudad y
dispuso el desarme de las milicias. Las censuras no se
le escatimaron a Prado; y es muy interesante anotar
que en document escrito se express la inconformidad
con la tirabia de los gobiernos coloniales, "la despo-
tiquez con que proceden los Governadores eh estos pa-
rajes de Indias en donde a cualquier vasallo, que toma
el legitimo recurso de quexarse a V. M. o noticiarle
algiin aviso important lo atropellan, cerrandoles es-
ta puerta con la palabra sedici6n, a cuya farsa vivi-
mos expuestos (sin mtis arbitro que padecer)." (21)
El plan de ataque, preparado de antemano, fu6 sen-
cillo, firme y habil en su concepci6n general. Desde
el desembarco hasta la caida se desarroll6 en todos sus
detalles con seguridad, demostrando cuidadoso estu-
dio previo. Lord Albemarle fu6 flematico y mediocre
ejecutor met6dico, sin inspiraciones ni arrests pro-
pios. Asi, el asedio no acredita capacidad brillante
en el general vencedor, limitado a cumplir instrue-
ciones superiores, sin oportunos provechos de las
ventajas que le proporcionaron los errors de sus ad-
versarios. Desde el moment en que domino el lito-
ral y la Cabafia, la ciudad era suya, y sitiado el 'Morro
debi6 circundarla y someterla a furioso bombardeo a
fin de precipitar el desenlace. La dilataci6n lo pu-
do llevar al fracaso, tanto por la proximidad de la
6poca de los ciclones, como por las negoeiaciones de
paz ya iniciadas. De la direcei6n del capitin gene-


(21) Memorial de las habaneras, citado.








EL IMPULSO INICIL 71

ral espafiol, no hay que hablar. El propio relato ex-
hibe as ineptitud, su carencia de cualidades militares.
La defense fue floja, incoherente, torpe; y la defense
es su retrato.




















DOMINATION INGLESA

Posesi6n.-Fracclonamlento politico de la isla.-Paralisil
de las hostilidades.-Botin de guerra.-CarActer del do-
minio.-Inicio del comercio libre en Cuba.-Organiza-
cl6n del r6gimen--Codicia britanica.-Los gobernado-
res cubanos.-El rest de la isla: paginas de Manuel
Dionislo GonzAlez.

E N 14 de agosto la segunda de las cuatro ban-
deras, la inglesa, que a lo largo de nuestra
historic ban tremolado, sefioriales, sobre la Ha-
bana, cubri6 la ciudad rendida a Inglaterra. La po-
blaci6n, arrancada de sueiio secular, reproducia pun-
zantes remembranzas de no muy lejanas depredacio-
nes pirAticas, y disolvia, en la fatiga y pasmo, 6pi-
tos estremecimientos. El resto de la colonia conti-
nu6 en poder de Espafia, bajo la autoridad de Lo-
renzo Madariaga, gobernador de Santiago de Cuba.
Los jefes, oficiales, soldados y sfbditos espafioles,
que quisieron, embarcaron el 30 de agosto en veinte
y oeho transported rumbo a la metr6poli; los enfer-
mos, los intereses y el cumplimiento de las estipula-
ciones quedaron a la custodia del ordenador de ma-








REN9 LUFRfU


rina Lorenzo 'Montalvo y del comisario Nicolas
Rapun.
Realizada con la conquista de la Habana, la em-
presa de privar a Espafia de la lave de su trafico
americano y de poseer una base de operaciones so-
bre su imperio colonial (1), dos pensamientos ca-
pitales inspiraron al generalisimo ingles: extender
la dominaci6n y ganar, para Inglaterra y B1, cuan-
tioso botin de guerra.
La dominaei6n s6lo lleg6 hasta Matanzas, done
su comandante, el capitin Francisco Garcia Solis,
de orden de Prado, vo16 el castillo de San Severino.
Por consiguiente no tuvo efectividad complete en to-
da la jurisdieci6n de la Hahana, vasto territorio ex-
tendido desde mis alli de Matanzas hasta el cabo
de San Antonio, pero abare6 mueho mis del muni-
cipio capitalino. El tratado no determine, de mo-
do concrete, si solo se rinde la plaza, que era lo mi-
litarmente torado, o todo el departamento que for-
maba el gobierno de la Habana. Esta omisi6n, fa-
vorable a confusiones, es muy important porque el
acta de capitulaci6n encierra dos parties: proposicio-
nes espafiolas y respuestas inglesas, que las resuel-
ven. En los articulos treee y diez y seis, Albemar-
le y Pocock, con intenci6n deliberada, de modo pro-
bable, usan la expresi6n precise: la isla (2); y en
sus actos posteriores-y en el titulo que luego tom6
de gobernador y capitan general de la isla-demues-

(1) Lord Albemarle proyect6 efectuar operaciones sobre el conti-
nente.
(2) Veanse dichos articulos en el apendice.









EL IMPULSO INICIL


tra aquel que consider, a su rey, rendida toda la co-
lonia.
Asi, lord Albemarle, sin osar ineursiones sistemA-
ticas, se limit a intimar la sumisi6n de los terminos
que no se consideraban incluidos en la capitulaci6n
ni se sentian amenazados de modo inmediato. El te-
nor de la circular (3), confirm mi juicio acerca de
la interpretaci6n elAstica que da en su favor, al tra-
tado, el generalissimo ingl6s. La comunicaci6n la en-
vi6 a pueblos que, como Camagiiey, no pertenecian
a la jurisdicci6n del gobierno de la Habana. Todos
los cabildos y autoridades le dieron en6rgica negati-
va, sin menester de la comminaei6n que, bajo pena
de muerte, hizo el gobernador de Santiago de Cuba,
Lorenzo Madariaga, de heeho, al frente de la porci6n
espafiola. La isla qued6 cortada en dos fracciones
rivals, mas ingleses y espafioles, sin hostilizarse ape-
nas, guardaron prudent defensive a manera de dos
campamentos enemigos que reposaban, a las anchas,
en la vastedad de una comarca montaraz, despobla-
da y poco accessible.
Esta condueta, que explica en Madariaga la ca-
rencia de recursos militares, se debe, en gran parte,
a id6ntica causa en Albemarle. Las tropas anglo-

(3) "Seiores mios: hallindome con el mando de esta plaza, a cuyo
distrito pertenece esa villa, ordeno y mando a ustedes que inmediata-
mente prcvengan a los comisarios de ese Cabildo, que sin pasar de
treinta dias, se me presented, y que lo propio ejecute el teniente de
oficiales resales, trayendo los papeles, caudales y efectos de S. M. C.
que son a su cargo, para dar cuenta, en cuyo intermedio quedara la
caja at de V. de primero voto, como ha sido de estilo, y me avisarin
Vd. el recibo de esta. Dios guard a Vda. machos afios. Habana
at de Septiembre de i762.-Albemarle."








RENX LUFfiU


americanas, brigada Burton, factor decisive del si-
tio, retornaron prestas a Norte Am6rica, en donde,
asi como en la India, concentraba Inglaterra el inte-
r6s supremo de la guerra. Ademis, no podia des-
conocer el general ingles el dique que, a la expan-
si6n, levantaba el vivo sentimiento lealista de un pue-
blo ingenuo, obediente, sin reflexi6n, de modo ins-
tintivo, al atavismo racial, religioso, legendario, si
no hist6rico, a la ciega fuerza plasmante de su hos-
co y solitario medio incubador, a los fermentos de su
personalidad larvada, adherida a sus simbolos: el
pend6n, la cruz y el rey; y a la tierra amada con
ardor. Dirigidos por Madariaga, que no escatim6
diligencias para precaver la defense de Santiago de
Cuba y dar a Prado auxilios improvisados por su
celo, habitantes y guarniciones hubieran opuesto, a
los avances britinicos, porfiada resistencia victorio-
sa. Asi lo prueba el descalabro que los ingleses su-
frieron en el Surgidero de Jibacoa, a manos de mi-
licianos y vecinos. En fin, para encerrar al gene-
ral Albemarle dentro del Area conquistada, el nicleo
principal del ejrcito y la flota abandon en octubre
la Habana. La media parece indicar que la pose-
si6n de la isla fui descartada o pospuesta a otros em-
pefios en el gabinete ingles, en gestiones de paz des-
de meses antes; y sobre todo que, tomada la Haba-
na, el resto de Cuba lo estimaba de muy relative im-
portancia; y estaba en lo cierto.
El botin fue perseguido con avidez insaciable, y
alcanz6 a la suma de tres millones cuatrocientos no-
venta y seis mil setenta y ocho pesos y medio, sin






,.-7 v. j,'*



EL DIPULSO INICIAL 77

incluir los navios, cafiones, municiones, etc. (4) La
codicia de los jefes ingleses se manifest extremada,
sin equidad para los subalternos y los vencidos. Cen-
surable, sobre todo en lo que tuvieron de ambici6n
personal, lo han sido mis por haber sido juzgada a
base de ideas a posteriori, forma de juicio inacepta-
ble en la historic. En la 6poea era prietica gene-
ralizada que no deshonraba dado el ambiente de co-
rrupei6n que earacteriza el siglo XVIII. Ademas
de que los usos de la guerra autorizaban, y todavia
consienten, el despojo, las expoliaciones verificadas
en la Habana, con rigor y sin violeneia, aparte de
probables instrucciones superiores, las excit6 el con-
cepto que Espafia inculc6 de America: tierra de ex-
plotaci6n, campo de lucro y aventura. Inglaterra
eoneibi6 la expedici6n con prop6sitos militares y eco-
n6micos. La guerra entire los ingleses era popular,
porque envolvia una operaci6n political y financier
realizada sin grandes sacrificios de sangre, ya que la
mayor parte de las tropas en Europa eran extran-
jeras y en Am6rica coloniales. Ajeno el pais al di-

(4) El boletin, aparte del tesoro real consisti6 en cinco mil ocho-
cientos cuarenta y una caja de azUcar y tres mil trescientos ochenta
y coatro zurrones y trees cascos de cacao, ciento veinte y tres fardos
de quina; ocho mil trescientos sesenta y tres cueros al pelo y tres mil
novecientos cnrtidos, cuatrocientos sesenta y cinco tercios de tabaco,
cuatro mil ochocientos setenta y seis sacos de rap, cincuenta y nueve
mil doscientos trece trozos de palo de Campeche, dos mil tres de fus-
tete, setenta y ocho piezas de madera de construcci6n, ocho tablones
de cedro, site zurrones de grana, dos cascos de conchas de carey,
estos datos son de Guiteras, que los tom6 de la obra de Beatson. En
otras relaciones hay algunas variaciones. Watson menciona solo tres
mil ochocientos cuarenta y tres cajas de azdcar. En document ori-
ginal, existence en el Archivo Nacional, suscrito por el contador de
Hacienda Jose Gelabert se relaciona las existencias de la plaza, en-
tregadas a los ingleses. Las cifras de este inventario son poco mis o
menos las mismas. Debe agregarse numerosas provisions de guerra,
cafones, p6Ivora, granadas, arms, munieiones, etc., nueve navios y
various barcos mercantes.









RENi LUFBfU


minute estado, Hannover, que la casa real poseia en
Alemania, y daba pretexto a su intervenci6n en el
conflict, veia en ella la adquisici6n de nuevos mer-
cados y tierras; y, asi, el ministerio ejecutaba un de-
signio patri6tico trascendente: el dominio de los ma-
res y la instauraci6n del imperio colonial britinico;
y los comerciante, buenos negoeios. (5) La Habana,
a lo lejos, daba la vision de una ciudad opulenta,
congestionada de oro y mercancias; y al despertar
instintos ancestrales, retofi6 el espiritu rapaz de los
corsarios intrepidos, "los perros del mar", que no
hacia much tiempo ganaban, en aguas antillanas,
fama y riqueza. (6)
El dominio ingles dist6 del earicter legal que re-
vestia. En derecho y uso la ciudad estaba poseida
por conquista en estado de guerra, circundada por
poblaciones y tropas hostiles. (7) Albemarle ejer-
c16 al priheipio la autoridad con el titulo de coman-

(5) "La naci6n prosperaba sin embargo de la guerra; como que
nunca dieron los comerciantes muestras mAs sefaladas de opulencia
y que la importancia de algunos grandes centros mercantiles y ma-
nufactureros, de Glasgow, por ejemplo, data de aquella Cpoca; cir-
cunstancia que se halla consignada en el monument elevado a Lord
Chatham en Guildhall por ser la opinion general de sus contempora-
neos con las siguientes palabras: "Bajo as ministerio, el comercio fuC
aliado de la guerra y le debi6 so grandeza". Studios Biogrdficos
por lord Macaulay, pigs. 6o y 6z. "Aquella guerra era popular. Los
ingleses no padecian por ella, no enviaban al combat mas que solda-
dos de profesi6n o alemanes. Los comerciantes no perdian nada, es
decir, ganaban, porque mientras duraba, los barcos ingleses hacian
mis fAcilmente el contrabando en las colonies espafiolas de America.
Desde 1758, la exportaci6n era mayor que en el tiempo de paz".
Historic Universal, volume quinto, pag. 45, por Ch. Seignobos y
A. Metin.
(6) Basta fijarse en las palabras con que Jorge III rey de Ingla-
terra anunci6 a la CAmara de los Lores la conquista: "La Habana,
una plaza de mucha importancia para Espafia, esta poseida por mi
con grades tesoros..."
(7) "...la autoridad de un conquistador extranjero no est& nnca .
limitada por las leyes y costumbres de la naci6n vencida, i no que
por su naturaleza, es esencialmente desp6tica."--Historia'.de Inglte.
rra por lord Macaulay, pig. 405.










EL IMPULSE INICIAL


dante general del ejercito expedicionario, y siem-
pre con las atribuciones correspondientes al mando
military.
Los grandes temores del veeindario se condensan
en la angustia de ver ultrajada la religion, saqueada
la ciudad, deseonocida sus leyes y costumbres. Nin-
guno de los motives de alarm tuvo raz6n para sub-
sistir. El nuevo gobierno respet6 el ejercieio plfbli-
eo del culto cat6lico, evit6 tropelias de la soldades-
ea, mantuvo vigente la legislaei6n y regimen, sostu-
vo en los empleos a easi todos los funeionarios, y per-
miti6 el desenvolvimiento legal del cabildo, cuyos al-
caldes Pedro Santa Cruz y Miguel Calvo, asi como
el sindico Felipe Zequeira, continuaron en sus car-
gos. (8) Confirma esta actitud la eleeei6n que en
28 de agosto hizo de Sebastian Pefialver y Angulo
para el cargo de gobernador politico de la Haba-
na, (9) recomendado del general Prado y del in-
(8) Tan es asi que el ix de enero del afio siguiente, de acuerdo
con la legislaci6n espaiola, el cabildo celebr6 sus elecciones anuales
de costumbre y fueron electos alcaldes los sefores Laureano Chac6n
--no de los jefes de las milicias distinguidos durante el sitio- y Jo-
s6 Cipriano de la Luz, antecesor del insigne Don Pepe.
(9) "Por Jorje, Conde de Albemarle, Vizconde de Bury, Lord de
Ashford, uno de los honorabilisimos del Consejo Privado de
S. M., Capitn Custodio y Gobernador de Jersey, Coronel
del Rejimiento de Dragones propio del Rey, Teniente Gene-
ral de los Reales Ejrcitos, y Comandante en Jefe de la ex-
pedici6n, etc.
Por cuanto es convenient constituir persona que con juris-
dicci6n ordinaria presida los cabildos que celebre el Ayunta-
miento de la ciudad y al mismo tiempo la ejerza en todos los
casos y cosas conforme a los estatutos Espaioles ocurran, asi
civiles como criminals, he resuelto elejir la persona del caba-
llero regidor de esta cmidad D. Sebastian Peialver Anglo, que
en la conformidad sobredicha use de las expresadas facultades
sobre Ia Naci6n Espanola, asi vecinos como residents en esta
ciudad, para to coal se Ie franquean los auxilios que necesita-
se, por convenir asi al buen Gobierno de la Repbhlca, confian-
do en su celo que desempeiarA este empleo con el esmero ex-
perimentado en otros qe ha servido. Dado en la Habana, Agos-
to 26 de x762. Sellado con el sello de mis armas y refrendado
de mi infrascrito secretario, Albemarle. By His Lordships com-
mand, Hale".









RENA LUFRfU


tendente Montalvo, lo que, en cierto modo, era ga-
rantir los derechos e intereses de los colonos y dar-
les representaci6n active en la administraci6n del do-
minio.
Esta media y todas las demis adoptadas fueron
superadas con la resoluci6n de abrir el puerto al co-
mercio libre. Constituye tal acto una revoluci6n
complete de la vida de la colonia. Tres barcos pe-
netraban en el puerto cada aflo, y durante el domi-
nio ingles vinieron setecientos veinte y siete, canti-
dad que hubiera necesitado idoscientos cuarenta y
dos afios bajo el regimen espafol! (10) Era, sin la
congestion ni la licencia, una invernada permanent
y renovable de la flota. Cuba careeia hasta enton-
ces de actividad mercantil. Es dificil esbozar la
transformaei6n sfbita, intense, precipitada que ex-
periment6 la economic insular y afect6, de modo fe-
cundo, todos los 6rdenes. La agriculture fu6 la mis
favorecida por las facilidades que tuvo la introdue-
ci6n de eselavos. Ello represent un aumento muy
sensible de la poblaci6n negra, mas dentro de la 6po-
ca fu6 poderoso factor de fomento. Se calcula que
la importaci6n fu6 de diez mil setecientos bozales ven-
didos a noventa pesos cada uno. (11) Desde el pun-
to de vista econ6mico la libertad commercial produjo
la multiplicaci6n instantanea de numerosas fuentes
productoras, paup6rrimas o virgenes, que derrama-
ron diluvios de oro sobre un pueblo sumido en la

(0o) La cifra es de Enrique Jos6 Varona, De la Colonia a la Re-
pOblica, pig. xz6. Los dems historiadores, incluso el cronista je-
suita, varias veces citado, giran alrededor de mil.
(II) Los negros esclavos por Fernando Ortiz, pig. 83.










EL IMPULSO INITIAL


miseria, ignorante 'de la prosperidad, algo compara-
ble al torbellino del deseubrimiento de las minas de
California, sin que sus numerosas consecuencias sean
s6lo materials. (12)
El 8 de septiembre Albemarle, investido por si de la
jerarquia de gobernador y capitan general de la isla
de Cuba, recibi6 del cabildo, a nombre de la Habana,
juramento de fidelidad. (13) Algunos cronistas re-
fieren hermosos discursos de protest, que Bachiller
y Morales, concienzudo historiador de la toma de la
Habana, afirma que no fueron pronunciados. En
ningfin document aparecen referencias de tan
inoportunos gestos tribunicios. Tales arengas a des-
horas hubiera' sido est6riles y tontas, despu6s de
dias de relaciones y subordinaci6n, impuestas por
la solemnidad de un tratado y la fuerza de una
conquista military. Ni tampoco las hubiera tole-
rado el general Albemarle, muy celoso de su cali-

(ia) "La Habana habia mejorado en los pocos meses de gobierno
extranjero, material y moralmente: la gran introducci6n de brazos
aument6 los products de la isla, cuyos propietarios vivian en la Ha-
baha; las rentas pblicas habian crecido; Ia variada introducci6n de
telas y manufactures inglesas habia despertado el confort o bienestar
dombstico." Cuba, monografia hist6rica por Bachiller y Morales, pig.
X43.-"Asi recibi6 el puerto todo ginero de manufacture y articulos
extranjeros... En los solos diez meses que dur6 el dominion de la Gran
Bretaia, introdujo por su capital en toda la isla los elements que
mas contribuyeron despuds a desarrollar su agriculture." Historis de
la Isla de Cuba por Jacobo Pezuela, tomo II, pags. s61 y 56a.
(i) "Esta ciudad jura obediencia y fidelidad a Don Jorge III
rey de la Gran Bretana, Francia e Islandia, etc., etc., etc., durante el
tiempo que estuviere sojeto a su dominion, arreglado a nuestras leyes
y sin tomar armas a favor ni en contra de ambas majestades. Haba-
na, 8 de tebr e 1762. Albermae. Dr. Don Pedro Santa Cruz.
Miguel Calbo de la Puerta.-Gonzalo Recio de Oquendo.-Pedro Cal-
vo de la Puerta.-Jacinto Tomas Barreto.-Jos d C. de la Luz.-Jose
Martin Filix de Arrate.-Gabriel Peilalver Angulo Calvo.-Crist6bal
Zayas.-Jose de Agosta.-Laureano Chac6n.-Pedro Santa Cruz.-
Mateo Pedroso.-Pelipe Josi Zequeir.-Antonio Ignacio de Ayala,
(secretario de Cabildo). Como se ve, hay un error en decir Islandia
por Irlanda. Creo innecesario recorder que los soberanos ingleses se
titulaban, desde Eduardo III, reyes de Francia.








RENE LUFBIU


dad. La leyenda, que puede cdnmover a ineautos,
es inverosimil y en buena 16giea, de haber sido
cierta, hablaria muy poeo de la sensatez de los mu-
nicipes. No hay que olvidar que los miembros del
Ayuntamiento, Calvo y Pefialver, acompafiados del
interprete Miguel Brito, habian ido a saludar, en su
cuartel general de la loma de Ar6stegui, a lord Al-
bemarle, antes de su entrada en la ciudad; y que uno
de ellos, Pefialver, ejercia, con beheplicito del cabil-
do, alto cargo en la administraci6n.
Las exacciones fueron dos: civil y clerical; Esta
fue iniciada por el derecho de las campanas que con-
sistia en dar a los comandantes de la artilleria una
suma equivalent al valor de las que hubieran en
iglesias, conventos, monasteries, etc. Albemarle fij6
el donativo en treinta mil pesos, pero despubs de los
esfuerzos del obispo Pedro Morell de Santa Cruz, lo
redujo a la tercera parte. En 19 de octubre recla-
m6 sin pudor, para Bl, un obsequio de cien mil pe-
sos. (14)
Tras viva resistencia y gracias a Pefialver lo li-
mit6 a cuarenta y seis mil pesos. La exaeei6n civil
fue fijada en cuatrocientos mil, logr&ndose rebajarla
a doscientos treinta mil. Adembs procedi6 a inean-
tarse los intereses de los accionistas de la Real Com-
pafia de Comercio. Los terminos de la capitulaci6n
lo autorizaban para ello.
Las expoliaciones produjeron natural descontento
y lamentos infinitos. Es de observarse que la del

(14) Vase esta comunicaci6n y las demis cruzadas entire el go-
bernador y el obispo en el apCndice.








EL IMPUaO IICIAL


clero, inferior a la civil, provoc6 mayores protests,
lo que es compresible dada la psicologia de aquella
elase, habituada a sacar provecho de la sociedad, sin
sufrir sus aflicciones y p6rdidas. Organizada como
entidad, con disfrute de privilegios y poder, desple-
g6 acci6n defensive intense y clamorosa; y pudo con-
mover a las elases altas y bajas, presentindose como
la victim sobre la que se cebaban los egoismos del
enemigo hereje.
La exaoci6n clerical estuvo a cargo inmediato de
Sebastian Pefialver y Angulo; la civil le toe6 verifi-
carla a Gonzalo Reeio de Oquendo, ya en funciones
gubernativas en lugar de aquel. La cesantia de Pe-
iialver se atribuye por algunos historiadores y cro-
nistas a no haber obtenido la cantidad ambicionada
por los vencedores, y por otros a la circunstancia de
manifestarse opuesto al envio de circulares a los pue-
blos restantes de la isla con fines de sumisi6n. El
examen de los documents no confirm ninguna de
las opinions, y permit, sin violencia, la hip6tesis
de no haber existido animosidad contra 61 al dis-
ponerse la extinci6n de sus servicios. Pefialver fu6
designado para presidir el cabildo y ejercer jurisdic-
ci6n sobre el pueblo espafiol de la colonia, conform
a sus leyes y usos. El dia 8 de septiembre, lord Al-
bemarle entreg6 personalmente al Ayuntamiento un
oficio escrito en idioma ingl6s, que tradujo el int6r-
prete Miguel Brito, por el cual expresaba que tan
pronto se prestara juramento de fidelidad a S. M.
B. el rey Jorge III, quedarian revocados los pode-
res conferidos a Sebastian *Pefialver y a Miguel Cal-








RENE LUFBfU


vo (15); media que sugiere la creencia de que
el general ingles estimaba, en cierto modo, pri-
vado al eabildo de sus atribueiones, a lo menos
de algunas de ellas, hasta tanto no rindiera va-
sallaje solemne a Inglaterra. Como ya hemos visto
los regidores llenaron este requisite el propio dia 8,
por lo que se eancelaron las facultades de Pefialver.
El punto no esti esclarecido, la conjetura indicada
parece probable. Lo cierto es que el distinguido re-
gidor no perdi6 la eonsideraci6n del gobernador y,
ante la opinion hostile de la mayoria de sus paisanos,
sigui6 constituyendo con Gonzalo Reeio de Oquendo
y Pedro Estrada el titulado gabinete de Albemar-
le, (16) apodo insidioso, poco justificable, dado al
grupo muy exiguo de colonos prominentes que tenian
alguna participaci6n direct o indirecta en la admi-
nistraci6n inglesa.
Gonzalo Recio de Oquendo fu6 designado teniente
gobernador en 14 de septiembre. Se puede obser-
var que en el decreto de nombramiento no se usan
los mismos t6rminos que en el de Pefialver, se le
confi6 empleo antiguo en el regimen colonial. (17)
Alguna desavenencia debi6 ocurrir, poco mis tarde,
entire Albemarle y su asesor, y quizis tambien entire

(1s) Ignoro cuales serian los poderes conferidos a Miguel Calvo.
No he visto documents anteriores a esta manifestaci6n de Albemarle
que hagan referencias ellos.
(16) La expresi6n es del intendente Montalvo.
(17) "Por su Exca. Jorge Conde de Albemarle Vizconde de Burg
Bar6n de Ashford uno del Honoravilisimo Consejo Privado de S. M.
Cpt. Custodior y Govor. de la de Jersey Coronel del Regimiento de
Dragons propio del Rey Thente. Gral de los Exersitos de Su Magd.
y Capn. Gral. de una expedici6n secreta.-Por qto. es absolutamente
necesario por el mas breve despacho de negocios de esta Ciudad de
la Havana y su jurisdicci6n, que los Espaaoles vasallos de su Magd.
Britinica deve tener mi Juez Superior de sa propia naci6n bien im-








EL IMPULSO INICIAL o

este y los regidores. Los documents sobre esta cues-
ti6n estAn obseuros. El 5 de noviembre conoci6 el
eabildo un mensaje, fechado en 30 de octubre, del
teniente gobernador que trasmitia una orden de Al-
bemarle para que "de los propios de la ciudad se
contribuyan a Su Excelencia mil pesos". El Ayun-
tamiento contest que carecia de reeursos. El go-
bernador parece que apremi6 a Recio de Oquendo,
porque en 3 de diciembre, 6ste manifest a los ediles
que de no ser entregada el mismo dia la suma exigi-
da, pondria guardias al mayordomo de propios y ren-
tas del municipio, Francisco Ayala. En sesi6n ex-
traordinaria, convocada con urgencia para las tres
de la tarde del propio dia, acord6 el cabildo vender
nna posesi6n con pacto de retro, a fin de satisfacer
la demand. En 24 de diciembre, el mayordomo in-
form6 que no pudo realizar ninguna venta con esa
condici6n, y, para evitarse la vergiienza de ser pues-
to bajo custodia, habia obtenido la cantidad a prs-
tamo, la que, desde luego, fu6 entregada al gobier-
no; el Ayuntamiento reconoei6 la operaci6n como
deuda municipal garantida con los bienes del pro-
comin. El incident debi6 excitar los Animos de
unos y otros, porque el 31 de dieiembre, Recio de
Oquendo hizo renuncia de su cargo, y Albemarle la
puests en las Leyes y costumbres, por la mejor regulaci6n de la po-
itica de esta Ciudad Va. como tambien para determinar en todos as
cauzas siviles y criminals que de otra manera paresiera ante mi co-
mo Cpitan Gral. Vovor. de esta Ysla tambien en todas las cauzas
dependientes en el tiempo del Governador que fou 6 de so Thte.-Por
este fin constituya y nombra el Sefior D. Gonzalo Recio de Oquendo
que exercita el oficio de mi Theniente de Govor. juntamente con la
misma authoridad y pribilegios que he gozado por Ley y costumbre
todos los Thenientes de Governador de esta Ciudad por los tiempos
pandos. Dado devaxo mi firm y selo en la Havana en catorce dias
de Sepe. de mil aetecientos sesenta y dos.-Albemarle. J. Hale."








RENA LUFBIU


aeept6 instantineamente. Esto hace career que el go-
bernador estaba disgustado de su teniente, acaso por
hallarlo moroso y equivoco en la gesti6n del dona-
tivo, dilatada mis de un mes. Al hacerle present
al gobernador, algunos regidores que Gonzalo Reeio
de Oquendo expresaba en memorial elevado al ca-
bildo que uno de los motives de su dimisi6n era "los
6mulos de sus compatriotas", el general se irrit6,
llam6se engafiado y rompi6 el cuaderno donde cons-
taban estas manifestaciones, en gesto tan airado co-
mo improcedente. Concluy6, asi, la autoridad del hi-
dalgo habanero, hombre inteligente, de mano izquier-
da y viva imaginaci6n, criollo de much trastienda,
que acaso quiso nadar entire dos aguas y hallar en el
tiempo algin medio evasivo o conciliador, sin conse-
guir otra cosa, como suele suceder en estos traviesos
juegos politicos, que disgustar a los antagonistas y
ser a la postre victim de sus propias astutas ma-
fias. El propio dia 31, Sebastian Pefialver y Angu-
lo era nombrado para sustituir a su compatriota y
colega, esta vez con el titulo de teniente goberna-
dor. (18)
Ambos gobernadores tenian excelente reputaci6n
social y patri6tica, mas, ahora, fueron blanco de
la ira de sus conterrineos con acrimonia e injusti-

(18) "Por su Exca. Jorge Conde de Albemarle Vizconde Burg Ba-
ron de Ashford uno del Honrrabilisimo Consejo Privado de S. M.
Capn. Custodior y Covor. de la de Jersey Coronel del Regimiento de
Dragones propio del Rey Comandante en Geje de una expedici6n.-
Por tanto que es absolutamente necesario por el despacho de los ne-
gocios de la Ciudad de la Havana y sus dependientes que los vasa-
Ilos espafioles de S. M. B. tengan un superior de su naci6n ynstruido
en sus leyes y costumbres por la mejor regulaci6n de la political de la
Ciudad, y tambiin a determinar en casos Civiles y Criminales que
puedan ofrecer aun como Capitan Gral. y Governador de esta Ysla y









EL IMPULSO INITIAL


cia. Llamados a regir empleos superiores, bajo un
gobierno extranjero, se desenvolvieron con la correc-
ci6n que permitia la complicada dualidad de su ori-
gen cubano y sus funeiones piblicas. Las eensuras
brotaron del estado pasional de los Animos exaspera-
dos por la derrota y el despojo. No es creible que
ellos se inspiraran en la creencia de que el dominio
ingl6s seria perpetuo, que sobre esto debfan tener ma-
yores motives para estar mejor enterados que sus de-
mas conterrhneos, ni se explica que, a la carrera, di-
solvieran el patriotism de que habian dado siempre
abundantes pruebas. Sebastian Pefalver y Angulo,
anciano abogado, seis veces alcalde de la Habana, re-
gidor y coronel de milicias, durante el sitio prest6
activos servicios atendiendo al cuidado de las fami-
lias; Gonzalo Reeio de Oquendo, como aqu6l, hidal-
go distinguido y antigno alcalde, alf6rez mayor del
municipio, cumpli6 tambien sus deberes en lofi mo-
mentos de peligro y agobio, heeho cargo del abasto
de las tropas. Recomendados por sus propias dotes
y dignidades y algunos personajes, para desempefiar
la tenencia de gdbierno, tuvieron la penosa misi6n
de satisfacer la voracidad del vencedor, sin serlos da-
ble contenerla, y la que, en lo possible, moderaron.
Ni sus jefes ingleses ni sus compatriotas hallaron

tambien lo que estaba pendiente ante e Govor. antecedente o su Thente.
Yo por este constituyo y nombro a Dn. Sebastian Pefialver Angulo
Regr. por privilegio y Coronel de militia por mi Theniente de Govor.
por so nacuniento y grandeza, propiedad y entero conocimiento y ex-
periencia de las leyes de esta Ysla y tambien ordeno y mando que el
dho Dn. Sebastian Pefialvr Anglo A exercitar el oficio de mi Thente.
de Govor. con la misma authoridad y Privilegio anexos a ello como
todos los dhos Thentes. hasta aora ban savido por ley y costumbres
Havana treinta y an dia del mes de Diciembr. de mill setecientos
sesenta y dos as.-Albemarle.-Por mando de so Exca.-J. Hale."









BEN6 LUPEfU


motives de queja en sus gestiones exentas de pecu-
lado, (19) desenvueltas en la dificil situaci6n crea-
da por lealtad del juramento prestado por el cabil-
do, del que eran miembros, y los sentimientos na-
cionales. La Uuvia copiosa de impreeaciones derra-
madas sobre ellos, manifestadas bajo la dominaci6n
en murmullos y coplas populacheras, y, luego, en de-
nuncias, obedece a causes que explica la psicologia
colectiva, a un estado emotivo, explotado por el ren-
cor, a las exacciones de que fueron instrument ine-
vitables y visible.
Y para dar a conocer el estado del resto de la is-
la, par6ceme oportuno reproducir las paginas que si-
guen de Manuel Dionisio GonzAlez, laborioso cronis-
ta de Santa Clara, cuya pluma, al describir la si-
tuaci6n de la villa durante estos dias, refleja, con
viveza, el espiritu de la porci6n insular espafola:
"Habia causado al Cabildo no poca sensaci6n la
desgracia de la entrega de la capital, y en sesi6n de
tres de septiembre, acord6 "dar cuenta a S. M. de
tal acontecimiento, para que estuviera en la inte-
ligeneia de los grandes esfuerzos que habia hecho la
villa por defenderla, ocurriendo alli toda su tropa
miliciana, con ardientes deseos de verter su sangre
y sacrificar su vida en servicio de ambas tMagesta-
des, como prueba de su lealtad, y contribuyendo ade-
mis con copioso nimero de ganados, armas, pertre-

(xg) Como se veri en sa oportunidad ninguna de las acusaciones
fueron realmente desapasionada. El comercio, agradecido a los es-
fuerzos de Pefialver, determine gratificarlo con la cantidad de cuatro
mil pesos y entregarle veintisiete mil para repartir entire los ingleses
que le habian ayudado. Vdase Bl Sitio de la Habana por Carlos Tre-
lles.-Anales de la Academis de la Historia, tomo quinto, pig. 43.








EL IMPULSO INITIAL


chos de guerra y boea, y con todos los negros escla-
vos, que movidos de la libertad ofreeida en su real
nombre habian querido exponer su vida, habi6ndola
perdido muchos de ellos en los peligrosos lances en
que se eneontraron; y por filtimo protestaron tam-
biWn todos los miembros de la municipalidad, que a
fuer de leales vasallos, harian los mis poderosos es-
fuerzos, por conservarse en el goce de los dereehos y
fueros de tales, y que perderian antes sus vidas con
todos los vecinos, que dejar de mantener ileso eate
territorio a su Soberano, a euyo efecto le suplicaban
se dignase facilitarles el socorro necesario de gente,
armas de fuego y pertreehos, porque podrian ser hos-
tilizados del enemigo, estando a veinte leguas de la
jurisdieei6n sometida al dominio britanico." Tales
fueron pues los sentimientos que ostent6 el -Cabildo
en aquellas eircunstancias, sentimientos que estaban
en armonia con los deseos de los moradores, y que se
aereditaron despuis cor\ hechos importantes, que re-
comendaron su denuedo y patriotism. El desgra-
ciado aeontecimiento de la capitulaei6n, hizo que de
la Habana y sus cercanias, asi como de Matanzas,
salieran multitud de families, que huyendo despavo-
ridas, vinieran en busca de refugio y protecci6n a los
lugares interiores. Los azares de la guerra, las fa-
tigas y necesidades sufridas durante el sitio, y la
nuevo dominaci6n a que qued6 sujeta aquella parte
de la isla, les obligaron a adoptar semejante resolu-
ei6n. Como era regular, fronteriza nuestra villa a
la jurisdiceei6n de la Habana, debi6 ser ella el asilo
de tantos como se dirigieron hacia este rumbo. Efec-








BENM LUFRlI


tivamente: aqui encontraron todos otra patria, que
abriendo las puertas de su generosidad a las desgra-
cias de sus nuevos hijos, brindoles en su seno hospi-
talario el sustento, y aun la proteeci6n y seguridad
que habian perdido... Muchos de los que abando-
naban la capital fallecian en los caminos, nnos de
necesidad y otros por la inclemencia del tiempo,
pues sin medios o recursos con que hacer menos sen-
sibles las penalidades de la marcha, luchaban en va-
no con el rigor de la estaci6n en esa 6poca del afo,
y con la falta de auxilios, que no era ficil encontrar
en esas vias de comunicaci6n, que s61o atravesaban
campos incultos, sin movimiento de pasajeros, y.don-
de apenas solia verse alg6n mayoral o encargado de
tal cual hacienda vecina. No pocas personas de aque-
las que pudieron resistir ese viaje penoso, arribaron
a nuestra poblaci6n en el estado mAs deplorable, a
causa de las enfermedades y miserias sufridas en el
trAnsito. El Ayuntamiento cuid6 de que se les pres-
taran todos aquellos socorros que exigia su situaci6n;
y por no ser suficiente el abasto, acord6 en sesi6n
de dia diez, que los duefios de haciendas, aparte de
la obligaci6n ordinaria que tenian de proveer la car-
niceria, proporcionaran las demas reses que fueran
necesarias, conforme el repartimiento que practica-
ran los diputados del consumo. El sargento mayor,
por su parte, se vi6 precisado a former con urgen-
cia dos euarteles, donde recoger la tropa reglada de
tierra y marina, por haber sido atacada de la enfer-
medad reinante, de cnya fuerza hubo eontinuamente
mas de doseientos hombres enfermos, a los cuales pro-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs