• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Apuntes biograficos
 El matador de tiburones (1640)
 El prodigio de hormigueros...
 Becerrillo (1514)
 El santo cristo de la salud...
 Guanina (1511)
 El grano de oro (1530)
 La sortija de diamante (1590)
 La hija del verdugo (1765)
 Una buena espada toledana...
 El pirata cofresi (1824)
 Carabali (1830)
 Las once mil virgenes (1797)
 La campana del ingenio (1840)
 Index
 Back Cover














Group Title: Colección literaria Cervantes
Title: Selección de Leyendas puertorriqueñas
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078480/00001
 Material Information
Title: Selección de Leyendas puertorriqueñas Compiladas y anotadas para uso escolar con autorización del Departamento de Educación de Puerto Rico
Series Title: Colección literaria Cervantes
Physical Description: 202 p. : ; 19 cm.
Language: Spanish
Creator: Coll y Toste, Cayetano, 1850-1930
Publisher: Editorial Orion,
Editorial Orion
Place of Publication: México
Publication Date: 1960
 Subjects
Subject: Legends -- Puerto Rico   ( lcsh )
Puerto Rican literature   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Puerto Rico
 Notes
Statement of Responsibility: por Cayetano Coll Cuchí.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078480
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: ltuf - AGN0692
oclc - 20668894
alephbibnum - 001369110

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Title Page
        Title Page 1
        Title Page 2
    Apuntes biograficos
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
    El matador de tiburones (1640)
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
    El prodigio de hormigueros (1640)
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
    Becerrillo (1514)
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
    El santo cristo de la salud (1766)
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
    Guanina (1511)
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
    El grano de oro (1530)
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
    La sortija de diamante (1590)
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
    La hija del verdugo (1765)
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
    Una buena espada toledana (1625)
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
    El pirata cofresi (1824)
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
    Carabali (1830)
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
    Las once mil virgenes (1797)
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
    La campana del ingenio (1840)
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
    Index
        Page 203
        Page 204
    Back Cover
        Page 205
Full Text










I)I. (:AlYET \( ()1L Y T1")1ST


LEYENDAS
PUERTORRIQUEAS


I-I) IT II I., O/R !I) \'
MIEXIO. 1!)I;()


-1





r


CA ET N( C LL CU 11


G 5tus











SELECTION

DE


LEYENDAS

PUERTORRIQUEAS

DEL

DR. CAYETANO COLL Y TOSTE

Compiladas y anotadas para uso escolar
con autorizacin del
Departamento de Educacin de Puerto Rico
POR
CAYETANO COLL CUCHI










EDITORIAL ORION
MEXICO, D F.
1960









LATI AMTRICA


Derechs reservadas conform a la ley.

Copyright by EDITORAL ORION








Propiedad del stado Libre Asoclado
de Puerto Rico. Departamento de
Instruccl6n Pblica. San Juan.
Puerto Rico.


















Impreso en Mico.
Printed in Mexico


Impreso en los Talleres Or~ficoe de Lagun, de Mayran 20a
M6ico (17). D. P.









APUNTES



j

/,


BIOGRAFICOS

















Vadandeete~ el culto a los muer-
tos de valimiento reposa en que tales
mnrto no estia muertos. Caye-
tano Col y Toste.
LA muy Leal Villa del Capitn Correa, blasonada
con d nombre de su cacique Arasibo, tiene la
aristocracia de su ancianidad. La crnica atesti.
gua que so fundacin de aldehuela se remonta al 1616,
convirtindose en Villa en 1778. Y como si esto no fue-
ra suficiente para legitimar su nobleza, se jacta adems,
de ser cuna de muchos hijos ilustres. El herosmo del
boricua se ponder en la recia personalidad del joven
Capitn de Milicias, don Antonio de los Reyes Correa,
defensor de so Villa contra los ingleses en el siglo
XVIII; y en el osado marino Vctor Rojas, condeco-
rado varias veces por su arrojo en arrebatarle muchas
victims al mar enfurecido. Y en este mismo valle
frtil, de espesos platanales y de ricas miles, balado
generosamente por las aguas cristalinas del Abaco,
entire otros, templaron sus liras Pachin Marin y el
Caribe.
Arecibo nos dio, tambin, a Cayetano Coll y Toste.
En una casona de dos pisos, en la vieja Calle de la








LEYENDAS PUERTORRIQUEAS


Cruz, que hoy lleva su nombre, naci el future His-
toriador de Puerto Rico, el da 30 de noviembre de
1850.
Su -padre, don Francisco Coll y Baza, era oriundo
de Figueras, Catalua, comerciante; y su madre, doa
Monserrate Toste y Torres, descenda de marines por-
tugueses. En sus narraciones histricas y leyendas, de
cuando en cuando, Coll y Toste nos regala un dato
biogrfico. Por ellas sabemos que sus abuelos y padres
eran ricos, pero al quedar hurfano de padre a los
cinco aos de edad, su madre tuvo que asumir toda
la responsabilidad de su joven prole. Malas adminis-
traciones mermaron el capital que haban disfrutado
sus antepasados.
Coll y Toste se enorgullece de su abolengo marino.
El abuelo materno, don Jos Francisco Torres haba
sido hbil en el manejo del timn de su goleta la
San Felipe; y su to Isidoro viva enamorado del mar
con sus ondas verdes "como los ojos de una mujer
hermosa." Se sinti halagado, de nio, en su amistad
a Vctor Rojas, dejndonos un magnfico retrato del
hroe en su galera de puertorriqueos insignes.
Las ancdotas sobre su infancia estn matizadas
de travesuras tpicas de la edad, cuando estaba en
boga la palmeta, "odiado instrument de castigar
antao a los educandos." Sola "comer jobos" oon sus
amiguitos, para ir a gozar en el Fuerte de Arecibo de
la natacin. A los once aos de edad estudiaba en la
escuelita particular del mallorqun don Juan Massanet,








APUNTES BIOGRAFICOS


donde aprendi "a escibir, a contar hasta quebrados
y a leer." A este noble mentor, que era un gran cal-
grafo, le deba su fina letra inglesa. De gramtica no
saba ni sintaxis, segn l mismo confiesa. Y es que
en aquella poca indigente de censura y lpiz rojo
la educacin era harto deficiente, existiendo algunas
escuelitas privadas, donde el nio aprenda las prime-
ras letras.
Arecibo no poda brindarle al adolescent un pan
superior para el espritu, vindose obligado a separarse
de su madre para ingresar en el Colegio de los Jesuitas.
en San Juan, cursando aqu su bachillerato con notas
sobresalientes, coronados sus esfuerzos con premios y
certificados honorficos. Era entonces Rector del Co-
legio el Reverendo Padre Lluch, cataln; y haca de
secretario el Padre Nin, quien lo escogi por su her-
mosa letra, para llenar mensualmente los diplomas de
los premios. Sola escribir en ellos los nombres de los
alumnos,con tinta azul sombreados con tinta roja.
Los premios consistan en ocupar puestos prominentes
entire los estudiantes; y as lleg a ser campanero, co-
rreo, ayudante de misa y Secretario de la Congregacin
de San Luis Gonzaga. La opinion de Coll y Toste
sobre la enseanza de los Jesuitas contrast con la de
su escuela elemental. Hablando con el culto Padre
Nazario aos ms tarde sobre su Colegio lo ensalza
hasta el extremo de juzgarle "el mejor plantel de en-
seanza de Puerto Rico." "Mis catedrticos," aade,
"fueron los padres Cabrera, Ovieta, Berasategui. Caroc-








LEYENDAS PUERTORRIQUEAS


cini y el capelln de Artillera, padre Cataln, pro-
fesores competentsimos...".
Del Colegio de Jesuitas, Coll y Toste pas a traba-
jar en la Farmacia de don Flix S. Alfonzo, amigo de
sus padres, quin se le brinda a servirle de padrino.
Don Flix se vanagloriaba de tener, por entonces, la
mejor botica de la Capital, prometindole, por consi-
guiente, al joven bachiller un porvenir asegurado. Pero
Coll y Toste tena otras aspiraciones: la de ser mdico
como su abuelo y su to en Barcelona. Y viendo que
las responsabilidades aumentaban sin recompensa al-
guna, pues desempeaba sus deberes gratuitamente,
decidi embarcarse para Arecibo en la goleta Petra
y plantearle a su madre el problema de sus studios.
Lleg a su pueblo natal con slo la ropa que tena del
Colegio, manchada de efectos qumicos de la botica,
pues serva de ayudante a Malpica,en la preparacin
de drogas y tinturas. Por la noche se dedicaba a des-
pachar recetas con Don Ventura. "El bolsillo", con-
cluye en su relato sobre su regreso al hogar, "sin un
cntimo, solo lleno de sobresalientes y premios ga-
nados en el Colegio".
Dofa Monserrate, viuda, con tres hijos ms, Jua-
na, Jos y Francisco no estaba en condiciones eco-
nmicas de sufragarle una carrera al hijo que promete.
No tuvo ste, pues, otro remedio que buscar un em-
pleo en otra farmacia en Arecibo. En la plaza principal
del pueblo, en la segunda casa de la manzana que se
quem en el fuego de 1893, estaba la de don Salvador








APUNTES BIOCRAFICOS
Picornell. Slo que don Salvador ti todas sus pla-
zas de dependientes ocupadas, y el joven Cayetano se
vi precisado a trabajar en su botica sin sueldo. Desde
el primer da mostr gran diligencia en ser l primero
en llegar a su faena, y puso tal orden en la misma,
que se gan inmediatamente la buena voluntad del
Propietario. Su final letra inglesa, al copiar las recetas,
hizo que Picomell le asignara un sueldo fijo, aunque
modesto, siendo sta la manera "c6mo se gan su
primera peseta".
Pero el mdico en ciernes no haba desistido de sus
aspiraciones; y a los seis meses de estar trabajando con
Picomell se aventur a dejarle, para llevar a cabo su
sonado viaje a la Ciudad Condal en busca de los co-
nacimientos cientficos de los hijos de Esculapio.
Doa Monserrate, su madre, ejerca la noble pro-
fesin de maestra de escuela en Arecibo. Aqu reci-
ban la instruccin, en una era de limitaciones cultu-
rales, las nifas de las mejores families de la Villa. De
un espritu extraordinariamente inquieto y agresivo, la
madre ejemplar supo, adems, capitalizar su habilidad
en el manejo de la aguja con el fin de ayudar al hijo
en sus studios.
Antes de partir para Espaa, Cayetano se despidi
de doa Balbina Garca, gran y noble amiga de su
madre, quien le entreg una bolsita de plata con cien
pesos en onzas de oro. Al llegar a Barcelona el ambi-
cioso muchacho se encamin en seguida a la Secreta-
ra de la Universidad y pag de contado todos los








LEYENDAS PUERTORRIQUEAS

honorarios y derechos de matricula que correspondan
a los prximos tres aos. Ni un solo moment pens
en malgastar su dinero en diversiones, gesto que va
descubria una voluntad de acero y una conduct in-
tachable. Hecho esto, s61o le quedaban treinta pesos
mensuales para albergarse y sostenerse. Con tan poco
dinero no poda conseguir una casa de huspedes de-
cente en Barcelona, y recurre a su ta Dolores, en Fi-
gueras, proponindole que se viniera a vivir con l.
Muy cerca de Barcelona, en el pueblito de Gracia,
hoy parte de la ciudad catalana, tomaron ta y sobrino
un piso pequeo, que les costaba unos seis duros al
mes, en la Calle Petrichol. Con un gran sentido de
orden y economa, Coll y Toste organize su vida al
lado de la ta Dolores, consistiendo su alimento, "por
tres aos consecutivos, en un buen plato de funche
de maz y un vaso de leche de cabras para el almuer-
zo; y por la tarde, una chuleta de cordero y ensalada
de escarolas".
A los dos aos de estar viviendo en Barcelona
conoci a la familiar de don Jos Cuch y Arnau, Jefe
del Partido Espaol en Arecibo y ex-Alcalde Mayor
de la muy Leal Villa por espacio de diez aos. La se-
gunda hija de Don Jos, Adela, era una hermosa joven
de catorce aos, con abundante cabellera negra peina-
da en trenzas que le llegaban hasta las rodillas. Caye-
tano se enamoro' de ella, y con gran regocijo de don
Jos, la hizo su esposa. Al poco tiempo de esto,muere

'14







APUNTES BIOMRAFICOS


el suegro de repente y el juicioso galeno decide re-
gresar lo ms pronto possible a su tierra, al lado de la
madre resignada que tantos sacrificios haba hecho
para darle carrera.
En Barcelona dejaba tras si gratos recuerdos y bue-
nos amigos. Su carrera la haba cursado en tres aos,
aventajndose de la enseanza Libre, e inicindose en
el ejercicio de la misma en Barcelona. En 1873, un
ao antes de graduarse de mdico, haba fundado un
semanario literario con el ttulo de El Ramillete. En
unin de don Salvador Mestre y Mora comenz su
Tertulia Antillana de Amigos de la Ciencia. Entre sus
compatriotas tena por amigo en Catalua, estudiante
como l, al nclito patricio don Rosendo Matienzo
Cintrn. Y en su Boletn Histrico nos cuenta de sus
tertulias amenas con El Caribe y otros puertorrique-
os. Fu para esta poca formatriz que empez a sen-
tir su aficin por la historic. Los amigos liberals de-
jan su impact definitive en quien ms tarde va a
defender en su tierra el liberalism frente al despotis-
mo espaol, que no slo estrangulaba la vida islea,
sino al propio pueblo espaol. Coll y Toste combati
los males de la colonia, como puertorriqueo y es-
paol, sin conspirar jams contra Espaa. Fu, en
sntesis, liberal con los de la Metrpoli y con los de
Borinquen.
Cmo le lati el corazn a Coll y Toste al divisar
de nuevo los peascos del Morro, los cocoteros de
Cangrejos, la caa juguetona de Cambalache! Y cmo







LEYENDAS PUERTORRIQUEAS


llor6 de alegra la madre amorsa al estrechar de
nuevo al hijo que tuvo tantos afos ausentel
A su ambo a la Isla en 1875, se detuvo una semana
en la Capital mientras el Gobernador Sanz le pona
el Cmplas a su diploma, autorizndole en esta for-
ma a ejercer la profesin. Luego parti, sin perder tiem-
po, para Arecibo, en donde por catorce aas, se de-
dic6 con ardor y fecundo rendimiento a practicar su
carrera, ganndose por clientele, con sus acertados diag-
nsticos, a las mejores families de la Villa y de sus
pueblos limtrofes, entire ellas la del Marqus de las
Claras y al Juez de Arecibo, don Enrique Daz Gui-
jarro. Fu su primer obra cvica el fundar y dirigir
el Hospital de la Monserrate en la Villa del Capitn
Correa. Adems de sus actividades mdicas, Coll y
Toste se super prestando valiosos servicios a la co-
munidad, ocupando cargos civiles y de carcter edu-
cativo, como el de Supervisor de Escuelas. El 11 de
julio de 1887 la Reina Regente de Espaia le premi
sus desvelos otorgndole el titulo de Comendador de
la Orden de Isabel la Catlica.
En Arecibo nacieron todos sus hijos: Jos, Luisa,
Cayetano, Enriqueta, Victor y Francisco. Con el pro-
psito de ingresar sus dos hijos mayors en el Instituto
Civil, Coll y Toste se traslada a San Juan, donde pron-
to, su prestigio de mdico le asegura, tambin una
numerosa y distinguida clientele. En la Capital tuvo
an mejores oportunidades para poner su integridad
y saber al servicio de la patria. Comenz6 laborando con

16








APUNTES BIOCRAFICOS


los Diputados a Cortes para que la Audiencia fundara
el puesto de Mdico Forense, y el 14 de agosto de
1893 recibi su recompensa al ser nombrado. por Real
Orden, Mdico Forense de la Real Audiencia Terri-
torial de Puerto Rico.
Cuando en 1897 se firm el famoso pacto Sagas-
tino dividiendo a la isla en dos departamentos regio-
nales, Cayetano Coll y Toste fu nominado Gober-
nador Regional de la parte Norte de la Isla, dignidad
que honr hasta concedrsele a su pas la autonomia,
en los tiempos del General Macas. Ya para aquellos
das Luis Muoz Rivera haba fundado el Partido Li-
beral, siendo nuestro prcer uno de los directors del
partido.
Harto difciles fueron aquellos aos de superche-
ra colonial en que los puestos polticos estaban en
manos de los conservadores espaoles, sobre todo los
alcaldes y secretaries municipales. Le cupo en suerte
al Dr. Coll y Toste sustituir a estos funcionarios,con
puertorriqueos.
Bajo el rgimen autonmico fu miembro del Ga-
binete como Subsecretario de Agricultura y Comercio.
Pero Puerto Rico no disfrut largo tiempo de su li-
bertad poltica. Al entrar los norteamericanos en la
Isla el 25 de julio de 1898, nuestro pas fu cedido a
los Estados Unidos, y as todos nuestros derechos
conquistados bajo el rgimen espaol. Vino inmedia-
tamente un gobierno military supremo y absolute, y
Coll y Toste, creyendo ver en este gran pueblo ame-







LEYENDAS PUERTORRIUQUEAS
ricano un paladn de las libertades humans y civiles,
cooper, esperanzado, con su gobierno, que lo nom-
br Secretario de Hacienda el 15 de noviembre de
1898. Adems, an dentro de ese gobierno military se
conserve la organizacin de la administracin auto-
nmica, y con excepcin del poder legislative, que fu
totalmente suprimido, el Gabinete Insular. con el
Gobernador Militar Americano, regan al pas. Coll y
Toste se mantuvo en su puesto de Secretario de Ha-
cienda hasta que todos los servicios civiles fueron con-
solidades y puestos en manos de una persona que los
haba de desempear con el ttulo de Secretario Civil
del Gobierno Americano, cargo que tambin desem-
pe hasta que el Congreso de los Estados Unidos
decret un rgimen de gobierno civil para Puerto Ri-
co, siendo escogido entonces para Comisionado del
Interior, distincin rehusada por el eminent patriota
que prefiri retirarse a su tranquila vida de hogar.
Siendo Secretario Civil, Coll y Toste fund y di-
rigi por muchos aos el Asilo de Nios Hurfanos,
ubicado entonces en la Parada 19 de Santurce, logran-
do que se le concedieran becas anuales para los alum-
nos de dicha escuela que se destacaran en sus studios
y buena conduct para estudiar en los Estados Unidos.
Entre estos jvenes aprovechados los hubo que so-
bresalieron ms tarde en nuestro gobierno.
En 1913, a la edad de. sesenta y tres aos, recibi
del Gobernador Colton su nombramiento de Historia-







APUNTES BIOGRAFICOS


dor Oficial de Puerto Rico. Fu entonces que empez
a publicar su Boletn Histrico.
Sus aciertos profesionales, como sus luchas cvicas
en los. partidos polticos en que milit, responded elo-
cuentemente a la fuerte personalidad que fu, en di-
versos campos, Cayetano Coll y Toste. Su labor his-
trica fue altamente reconocida en el extranjero, sien-
do President de la Sociedad de la Historia, Corres-
pondiente de la Real Academia Espaola de la Histo-
ria, y de la Academia Nacional de la Historia, de
Cuba y Venezuela. Presidi la Sociedad de Escritores
y Artistas en su pas, as como el Ateneo Puertorri-
queo. Su labor en pro de nuestro Ateneo la resume
en una carta que dirigiera a don Jess Mara Lago y
que aparece publicada en el tomo V de su Boletn.
"En esta nuestra traditional Casa es que tenemos que
defender con tesn, nuestro idioma y nuestra perso-
nalidad," dice. Luego nos relata sus esfuerzos en con-
seguir un solar en Puerta de Tierra para levantar el
actual edificio de la docta casa, cristalizando sus sue-
os en el segundo ao de ocupar la Presidencia del
Ateneo, siendo paladn de la idea en la Cmara In-
sular el Speaker don Jos de Diego. En los cuatro
aos que fu Presidente, Coll y Toste mejor la bi-
blioteca y los saloncillos de classes, construyendo ad hoc
una sala para la Secretara. Anaqueles especiales se
dedicaron a una Biblioteca de Autores Puertorrique-
os y se ensanch el local de enseanza. Con relative
xito se dictaron cursillos en leyes y medicine legal,







LEYENDAS PUERTORRIQUEAS


as como en dibujo y comercio. Las actividades eran
numerosas, celebrndose veladas, conferencias, audi-
ciones musicales, recepciones a poetas y escritores ex-
tranjeros. Se estimularon, adems, certmenes de li-
teratura y bellas artes, con muy buenos premios para
los laureados.
Como soslayramos antes, Coll y Toste llen con
sobriedad y discrecin, puestos claves en el gobierno
de su tierra. Fu Delegado a la Cmara de Represen-
tantes, y el gobierno de Venezuela lo condecor con
la Gran Cruz de Simn Bolvar.
A los ochenta aos, el incansable hombre de letras
continuaba su misin de investigator en la Capital
de Espaa, donde le sorprendi la muerte rodeado
de sus dos hijas y algunos de sus nietos. Ocurri, pro-
videncialmrente, el 19 de noviembre de 1930, da me-
morable que tanto am, por ser el aniversario del des-
cubrimiento de su Borinquen querida. Era una coin-
cidencia feliz, como si Dios le hubiera concedido un
ltimo deseo.
El gobierno de Puerto Rico, como un homenaje
pstumo a su memorial, se hizo cargo del traslado de
sus despojos de Madrid a San Juan. A la sazn go-
bernaba la isla nuestro buen amigo Teodoro Roosevelt,
hijo. Por orden del Secretario de la Guerra de los Es-
tados Unidos, una compaa del Regimiento del 65
de Infantera, con msica y banderas, le rindi honors
militares en el muelle. Fu Coll y Toste el que, du-
rante la ocupacin military americana, recomend la








APUNTES, BIOGRAFICOS


organizacin del Regimiento Provisional de Puerto
Rico, hoy 65 de Infantera, cubierto de sangre y gloria
en los campos de Corea.
A grandes rasgos hemos prologado la vida de este
puertorriqueo ejemplar. Incompleto quedara nues-
tro trabajo si no dijramos algo sobre su obra, tra-
sunto field de su vida aplicada al studio y al servicio
de su pas.
Cayetano Coll y Toste no fu un gran filsofo en
el sentido de crear una nueva filosofa. Su ardimiento
cvico le estimula a penetrar la verdad histrica, y no
s61o reconstruye la historic como mtodo, dentro de
la ms rigurosa discipline, sino que pondera, con sin-
gular equilibrio e inteligencia comprensiva, la ntima
fisonoma national de su pueblo, la evolucin gradual
de sus pensamientos, de sus actos, de sus aspiraciones.
Es el humanista de refinada cultural, que nos interpre-
ta los hechos, quintaesenciados en el crisol de sus ms
puros sentimientos. En su Boletn Histrico, en sus
Leyendas Puertorriqueas, en sus Anotaciones o escri-
tos en general, nos tropezamos constantemente con
las reflexiones sensatas y slidas del pensador, que nos
dan un retrato cabal de su contextura moral. El pa-
triota est siempre en evidencia. Su concept de la
patria, su manera de sentirla, reflejan su alma lrica;
cuanto a ella se refiere es siempre el poeta que le
canta, el galn consecuente que la ama. Por ella pren-
de la simiente de la confraternidad, pues no slo exal-
ta su historic, sino que propaga el culto a sus compa-








LEYENDAS PUERTORRIQUEAS


triotas insignes. Ama a Espaa, en lo que ella significa
para su pueblo, sin aceptar, jams, la colonia. Justipre-
cia, igualmente, a los Estados Unidos, porque ellos
garantizan la libertad. En ningn moment aplaude
el desorden porque cree, religiosamente, en los idea-
les democrticos.
Fu, ante todo, el Historiador. As es como mejor
se le conoce, en y fuera de Puerto Rico, a pesar de que
procedi a publicar su obra capital, el Boletn Hist6-
rico de Puerto Rico, a los sesenta y tres aos de edad.
Su caudal de conocimientos histricos, su vasta cultu-
ra dieciochesca, sus investigaciones conscientes y mi-
nuciosas en el terreno de la ciencia y de la historic
patria fueron un process lento de asimilacin durante
medio siglo de vida aplicada y ordenada, que le pu-
sieron en condicin de producer al cabo de ellos una
obra considerable de conjunto para nuestra patria.
Tuvb bastante que rectificar y dej esclarecidos muchos
puntos oscuros y fundamentals del pasado, porque
no se puede pretender escribir la Historia ignorando
los errors histricos. A l le toc esa penosa labor, la
de investigar y rectificar, en un ambiente hostile, de
tribulaciones polticas y escasos medios culturales, sin
ms estimulo que un recio sentido del deber y un
gran amor a la islita en donde quiso Dios que naciera.
El mismo nos expone en su Prefacio del priier
tomo del Boletn la gestacin de su recopilacin de
documents y noticias histricas. En 1896 se inici el
Boletn bajo el ttulo de Repertorio Histrico de Puer-








APUNTES BIOGRAFICOS
to Rico. Por ser obra de madurez, y acosado por la
prisa, adolece de fatigoso desorden, que est, en parte
justificado en su Dedicatoria al Pueblo Puertorriqueo.
"En esta obra puedes estudiar detenidamente tu pa-
sado, para corregir lo que debas corregir, que ninguna
empresa humana es perfecta" nos advierte, consciente
de las limitaciones del hombre.
Las primeras palpitaciones del historiador se re-
velan en sus Crnicas de Arecibo en 1891. Dos afos
ms tarde, en Coln en Puerto Rico nos relata el se-
gundo viaje del Gran Almirante "al reflejo de las his-
torias compulsadas," admitiendo las fuentes histricas
que merecen su confianza. En 1897, estando en cir-
culacin sus tres cuadernos del Repertorio Histrico
sale a la luz su Prehistoria de Puerto Rico, tanteo serio
y logrado sobre el Boriqun aut6ctono antes de ser
descubierto por Coln, premiado por la Sociedad
Econmica de Amigos del Pafs, en el certamen pblico
que auspiciara el 8 de mayo de 1897. Escogi como
lema para este ensayo un pensamiento norte a travs
de today su obra: "Por todas parties la mirada del in-
vestigador encuentra la evolucin: en las tierras del
planet y en las sociedades humanss" Para 1909. en
su Instruccin Pblica en Puerto Rico hasta 1898.
procura dilucidar el gnesis de nuestra instruccin
pblica. Otros tratados breves, de carcter histrico,
sociolgico y filol6gico, enriquecen las pginas de su
Boletn, que consta de catorce volmenes, quedando








LEYENDAS PUERTORRIQUEAS
el ltimo inconcluso, por sorprenderle en Madrid la
muerte.
Como poeta, sus composiciones se encuentran
esparcidas en diversas revistas y peridicos de fin de
siglo. Todos sus versos, an inditos, fueron agrupados
por l bajo el ttulo de Mi torre de Silex, que se divide
en tres parties, con los siguientes subttulos: De mi
hogar; De mi patria; De n culto a lo bello, abarcan-
do las tres grandes pasiones del vate. Para estudiarle
es preciso determinar la poca ingrata en que le toc
vivir. Su esencia potica, -si alguna-, la encontra-
mos, no en sus versos discursivos o quintanescos, sino
en la ternura con que canta todo lo que ama, especial-
mente cuando evoca el paisaje de su tierra, o lamenta
sus infortunios. Es arte de emocin y conocimiento.
Pero a nosotros lo que nos interest en Coll y Toste
es su aspect de cuentista. Tienen algn valor lite-
rario sus cuentos o son meras crnicas de informacin?
Cul es la importancia real y positive de las leyendas?
La ansiedad del historiador en ordenar y rectificar
nuestra historic, an en paales como su literature,
no le permitieron entregarse de lleno al cultivo del
arte por el arte mismo, conllevando su misin un ideal
ms prctico an, el de reconstruir con su pesquisa
inteligente y tenaz la formacin de nuestra conciencia
national. El patriota se imponia siempre al artist.
Leyendo sus narraciones histricas nos percatamos de
su habilidad para contar en lenguaje fcil y director,
atenindose deliberadamente a la claridad de expre-








APUNTES BIOGRAFICOS


sin. No era su meta sugerir, ni refugiarse en mundos
ignotos o soados, ni descubrirlos; ni puede su activi-
dad literaria manifestarse libre y pura, untada como
est de inters y enseanzas morales, porque su pri-
mer cuidado fue no omitir el ms mnimo detalle en
la exgesis que pudiera dar a sus lectores de aquellas
cosas fundamentals que suponen ser mdula misma
de nuestra vida y de nuestras costumbres. Su aspiracin
a reconstruir lo histrico lo impele, necesariamente,
a caer en elements extrapoticos. En el Prlogo a sus
Leyendas puertorriqueas, que es la obra que lo sita
definitivamente en nuestra literature, elabora el mo-
tivo que lo estimul a escribir sus cuentos, noventa
perlas que a manera de collar engalanan nuestra his-
toria regional.
El poeta-historiador se acoge al gnero de la le-
yenda que cultivaron los romnticos, especialmente
el Duque de Rivas y Zorrilla, por serle este campo
propicio a la actividad de su espritu. Su tcnica de
cuentos cortos, logrados a manera de cuadros, esque-
mticos a veces, responded a su intencin, as como
su estilo circunspecto. Sus fbulas legendarias empie-
zan con la Colonizacin, recreando gallardamente las
proezas y amoros de los Conquistadores, y terminan
con el siglo XIX, el que le toc vivir, y que explica
la cantidad de notas autobiogrficas que en ellas se
encuentran. Enmarcados en su tiempo, los temas prin-
cipales se podran reducir a los siguientes: el amor,
la religion, la supersticin, la piratera, el indio y el








LEYENDAS PUERTORRIQUEAS
negro. El juego y otros vicios se discuten con finalidad
higinica. En sus estampas regionalistas se entrecruza
el realismo prosaico con el recurso constant a las
reminiscencias, que es el refugio lrico del artist.
Empero sus posibles fallas como "arte puro," Coll
y Toste cumple con su propsito de ensear la his-
toria de su tierra en forma amena y divertida, y en su
culto a la patria, hace obra permanent.

Septiembre 1952

EDNA COLL























EL. MATADOR, DE TIBURONES
(1640)




















A RDiA la Aguada (1) en fiesta. Frente a la her-
mosa baha estaban anclados los galeones que
conducan al Virrey de Nueva Espaa y al
Obispo de Tlasteca. Los nobles hidalgos desembarca-
ron en lo que la armada se aprovisionaba de agua y
bastimentos para seguir viaje a Veracruz.
El Virrey, marqus de Villena y duque de Escalo-
na, quiso dejar memorial de su llegada a un puerto de
esta isla, y pidi al Teniente a Guerra (2) un nio
para apadrinarlo y protegerlo. Se busc el infante, y
le ech las aguas bautismales el obispo acompaante
don Juan Palafox y Mendoza. Al nio se le puso por
nombre don Diego de Pacheco, como su ilustre pa-
drino. Todo esto ocurra all por el ao de 1640. (s)
El gobernador don Agustn de Silva y Figueroa y
el prelado don Fray Alonso de Sols estuvieron en la
Aguada a cumplimentar a tan altos dignatarios.
Los rumbosos festejos habidos, fueron ruidosos y
de ellos hablan los cronicones de la isla.







LEYENDAS PUERTORRIQUEAS


II

En el banquet que se di en la Casa del Rey (4)
en hoior de los representantes de S. M., dijo don
Diego de Pacheco:
-Seores, lo que ms me ha llamado la atencin
en este largo viaie ha sido, que dos das antes de arri-
bar a estas playas, hemos pescado un pez horrendo,
que llaman tiburn. Tena cuatro varas de largo y la
tremenda boca guarnecida de unas hileras de dientes
movibles. Muerto y echado sobre la cubierta del barco
infunda pavor tan feroz animal.
-Pues, seor Virrey, aqu en la Aguada, hay quien
lucha con un tiburn y lo vence -contest el Te-
niente a Guerra.
-Qu dice usted, amigo mo? -replic el Vi-
rrey sorprendido; y aadi:- Puede ser eso verdad?
Gustarame presenciar tan sorprendente combat. (6)
-Tenemos un pescador ribereo, que suele batir.
se cucpo a cuerpo y siempre con feliz xito.
-Pues llmelo usted, que deseo conocerlo.

III

Rufino, el indio, era un matador de tiburones. Mo-
raba en la aldehuela Aguadilla, frente al surgidero
de las naos, y viva de la pesca. Mocetn de ms de
veinte aos, era de baja estatura, ancho de espaldas,
fornidos miembros y color achocolatado. A simple vis-







EL MATADOR DE TIBURONES


ta, se descubra en l el cruce de las razas pobladoras
de esta isla. Ojos grandes, nariz aguilea, labios grue-
sos, pelo negro y abundante. Simptico, humilde y
complaciente. El Teniente le mand llamar y le dijo:
-Muchacho, nuestros nobles huspedes desean
verte peleando con un tiburn. Ests dispuesto a ello?
-No, seor.
-Por qu? -interrog con extraeza el Te-
niente.
-Porque no tengo mis escapularios de la Virgen
del Carmen.
-Y dnde estn?
-Estaban muy deteriorados y los envi al Con-
vento de Monjas Carmelitas de la Capital para que
me los compusieran.
-Te dar cuatro pesos fuertes, si peleas maana
con un tiburn en presencia del Virrey y del Obispo
que van para Mxico.
-No puedo, mi Teniente; necesito mis escapula-
rios de la Virgen del Carmen.
-Te dar ocho pesos...
-No puede ser, seor!
Presentado Rufino al Virrey, enterado ste de la
negative rotunda del pescador, lo trat con sumo afec-
to y le dijo sugestivamente:
-Maana pelears con un tiburn y adems de
los ocho pesos fuertes que te dar el Teniente, yo te
regalar una onza de oro espaola.







LEYENDAS PUERTORRIQUEAS


IV

El matador de tiburones se pas toda la noche pen-
sando en su aciaga suerte. Cuando se le presentaba
oportunidad de ganar un puado de dinero, que le
sacara de tantos apuros, se encontraba sin sus que-
ridos escapularios de la Virgen del Carmen, sin los
cuales jams haba salido al mar, ni siquiera a pescar.(6)
Descans poco. Levantse temprano y busc su
daguilla de combat, que llamaba "mi alfiler" Este
era un largo pual, hecho de una escofina y con un
fuerte cabo de hueso. Tena una pulgada de ancho y
trece de largo. Lo aceit y lo guard en su vaina de
cuero; tena en el cabo una manija, de curricn, para
asegurarlo en la mueca cuando se arrojaba al mar a
combatir a los escualos.
Sali y fuse a la plaza. El mar estaba como una
lmina de acero, terso y lmpido. Los galeones reales
lucan sus vistosas banderolas y los barcos pescadores
regresaban al puerto con su pesca. Entr en un bo-
degn a desayunarse.

V

Como a las diez de la maana hubo algazara en
la playa. Los que atalayaban avisaron al Teniente a
Guerra que un tiburn haba entrado en la baha. El
Teniente avis a sus hidalgos huspedes y toda la co-
mitiva se dirigi a la playa.







EL MATADOR DE TIBURONES


Rufino no haba salido del bodegn. All estaba
pensativo, con las manos sujetndose la cabeza. El
ruido de la playa llegaba a l como una provocacin;
pero el no se mova. La gritera iba en aumento.
El dueo del bodegn toc en el hombro a Ru-
fino. Este levant la cabeza y exclam:
-Qu hay?
-Que hoy vas a ganar much dinero.
-No s...
Entonces se levant, nervioso y preocupado, y se
alej de all. Se dirigi a la playa. La multitud lo in-
vada todo. Lleg a la drsena de los botes y mir al
horizonte, ponindose la mano de visera sobre la fren-
te. Apret los puos con ira. Haba divisado la aleta
negra del tiburn sobre las ondas. El voraz animal hus,
meaba qu comer cerca de los galeones. El Teniente
orden que le arrojasen un perro chino para atraerlo
a la orilla. La orden se haba cumplido. Tan pronto
lo divis el monstruo, se hundi la negruzca aleta,
para virarse el escualo y poder devorar al infeliz pe-
rrillo. Un espumarajo de sangre manch la superficie
del agua.

VI

Rufino lo haba visto todo. Le brillaron los ojos
de coraje con deseos de combatir la fiera. Corri a la
punta de la drsena. Se desvisti rpidamente y daga








LEYENDAS PtERTORRIQUEAS

en mano se lanz impetuoso al mar. El gento aplau-
di con estrpito.
La aleta negra del tiburn, como una velilla la-
tina volvi a aparecer sobre el mar. Rufino nad con
bravura hacia ella. De repente desapareci la siniestra
aleta negra y tambin zambull el pescador. El agua
se movia convulsivamente. Debajo de la superficie se
desarrollaba la encarnizada lucha. Rufino era un gran
buzo, pero la ansiedad y expectacin eran muy
grades.
Apareci sobre las ondas el muchacho y se vi que
nadaba apresuradamente hacia tierra. Al llegar a la
orilla se desmay. El pueblo acudi en tropel en tor-
no del pescador, que estaba muy plido. Hubo nece-
sidad de auxiliarle. Su boca estaba teida de sangre.
Vuelto en s, se sent transido de ansiedad. Mir su
daguilla. Estaba lmpido el acero, pero rojo el hueso
del cabo. Escupi y al ver que escupa sangre excla-
m triste:
-iAh! mis escapularios, mis escapularios...
De pronto grit con alegra:
-All est...! Alli est...! Lo mat...! Pero,
ay! el tambin me ha herido...!
Rufino, al clavar por segunda vez su pual al
monstruo moribundo, recibi un aletazo en el pecho
que en poco le priva del conocimiento, y, perdido el
sentido, se hubiera ahogado.
El gento vociferaba atrozmente. Sobre la super-
ficie de las aguas se iba destacando el horrible animal








EL MATADOR DE TIBURONES


con su espantosa boca abierta, privado de la vida. Dies-
tros ribereos, en sus pequeos esquifes, empezaron a
renolcarlo hacia tierra.

VII

El Virrey se acerc al grupo donde estaba Rufino,
puso su diestra sobre la cabeza del matador triunfan-
te, y le dijo:
--Eres un valiente, pero no vuelvas a repetir esa
hazaa.
Y le entreg dos onzas espafolas. Al poco rato la
gorra del pobre ribereo estaba llena de dinero. Hasta
los marines de los galeones, que haban presenciado
su heroicidad, le enviaban su regalo en toda clase de
monedas.
Fue conducido Rufino a su boho en brazos de
sus amigos. Estuvo gravemente enfermo por algn
tiempo, pero su recia naturaleza venci el mal y cica-
triz su pulmn herido. Compr redes de pescar y
un buen bote y no volvi a combatir con los mons-
truos del mar. En el comedor de su cabaa, pendiente
del seto, guardaba como trofeo de sus victorias la c-
lebre daguilla rodeada de dientes de tiburones.









LEYENDAS PUERTORRIQUEAS


NOTAS

(i) En los primeros tiempos de la colonizacin muchos.
barcos que se dirigan a la Tierra Firme se detenlan en Puerb'
Rico, frente al poblado Aguada donde descendiera por prime
vez a tierra el Almirante Don Cristbal Coln en su segundo
viajie a las Indias Occidentales. La actual Aguadilla era una'
pequea barriada. Pasando el tiempo Aguadilla fue tomando
importancia hasta convertirse en la gran ciudad y la Aguada
fu un pueblito de menor importancia. Hoy la Aguada es un
municipio de tercera clase, pero muy rico debido a que en su
jurisdiccin est emplazada la Central Coloso, una de las ms
grandes factoras azucareras de nuestra isla.

(2) Los Tenientes a Guerra eran oficiales que asumian
el gobierno en las distintas poblaciones de la isla, sujetos a la
jurisdiccin del gobernador en la capital.

(31 Era una costumbre de los grnndes magnates espaoles
que venan a las Amricas, en ocasiones de fiestas y celebra-
ciones, qpadrinar a un nio. Todava el afio 1893 cuando vino
a Puerto Rico la Infanta Dola Eulalia de Borbn en camino
bacia la Exposicin de Chicago, donde representara a la na-
cin espaola, en una gran fiesta que se le ofreci en unin
de su esposo el Infante Don Antonio, en el palacio veraniego de
los capitanes generals en Rio Piedras, hoy desaparecido, lla-
mado La Convalecencia, quiso apadrinar a un nifio de color,
que le hizo gracia, como de tres aos de edad, lo cual no pudo
llevar a cabo por estar ya bautizado. Luego trat de llevrselo
consigo, pero la madre del niflo se neg rotundamente a en-
tregrselo.








EL MATADOR DE TIBURONES


(4) Se llamaba Casa del Rey al edificio donde se reuna
el Ayuntamiento o Cabildo y donde tenan sus oficinas los
Tenientes a Guerra. Todava despus del cambio de soberania
el author do estas -notas recuerda que los viejos de su pueblo de
Arecibo llamaban al edificio del Ayuntamiento la Casa del Rey.

(5) En las aguas de Puerto Rico, como en todos los mates
tropicales, abundan los tiburones, y los hay de tamaflos excep-
cionales. En todos los puertos siempre ha habido mariners
audaces y valietes que los persiguen y los pescan aunque la
costumbre de luchar con ellos cuerpo a cuerpo ha desaparecido.
(6) Nuestros pescadores son sumamente devotos a la
Virgen del Carmen y, por lo regular llevan siempre medallas
de la santa imagen, confiados en su proteccin. En aquellas
pocas suponemos que esta inclinacin religiosa era aun mis
profunda que en nuestros tiempos actuales. Al pescador de la
leyenda no le seduca la posibilidad de ganar una buena can-
tidad de dinero teniendo que luchar contra su enemigo sin
estar bajo la proteccin de la Virgen,


























EL PRODICIO DE HORMIGUEROS
(1640)




















E N LA Casona de Gerardo Gonzlez todo era llan-
to y desolacin. Se haba desaparecido de la casa
paterna, hacia unos cuantos das la alegra del
hogar, la nia Mara Monserrate, la linda Monsita, sue-
fo de oro de su padre, bella criatura de ocho aos de
edad, de ojos azules como el turqu de los cielos y
de piel de rosa y lirios.
Todo el vecindario tom parte en el duelo aflic-
tivo de Gerardo Gonzlez. Peones y estancieros ami-
gos se echaron a escudriar los montes y malezas de
la abrupta sierra inmediata; y al cabo de quince das
de ausencia encontraron sentada junto a una gran cei-
ba, cantando una tonadilla, a la traviesa Mara Mon-
serrate.
Una excavacin profunda en el grueso tronco del
gran rbol tropical la guareca de la lluvia y del re-
lente nocturno. Pareca hecho el hueco para ella.
La muchachita vivaz, no tena miedo a nada y es-
peraba tranquila y valerosa a que su familiar la fuera
a buscar en aquel escondrijo.








LEYENDAS PUERTORRIQUEAS


II
Don Gerardo, con los ojos llenos de lgrimas, y
rindose al mismo tiempo, le pregunt:
-Pero, hija del alma, no te daba miedo la obs-
curidad de la noche?
-No, papita; porque aqu de noche hay una dul-
ce claridad que sale de aquella cueva.
-Pero, mi alma, no tenias hambre?
-No, papita; porque de esa misma cueva sala
una mujer, vestida de blanco, que me daba frutas
dulcsimas y me acariciaba el rostro con sus manos;
que olan gratamente.
-Pero, t quin se te parece?
-S, papita; tiene los ojos negros y brillantes, muy
dulces en el mirar; y se sonrea conmigo; es muy lin-
da, pero el color es prieto como el caf.
-Ah! -exclam don Gerardo lleno de gozo
y fe-, es Nuestra Seora de la Monserrate que te
ha socorrido. Mi patrona. Alabado y bendito sea su
nombre por los siglos y siglos... 1

III

Gerardo Conzlez era el fundador de la Ermita de
Nuestra Seora de la Monserrate en la hermosa pla-
nicie de Hormigueros. (') Adems era el mayordo-
mo de la capilla que estaba llena de votos y ofrendas-








EL PRODIGIO DE HORMIGUEROS
de sus feligreses. El Vice-Real Patrono haba puesto
bajo la custodia de Gonzlez, el cuido del Monas-
terio.
La fe religiosa, pura e inquebrantable de nuestros
viejos, vea el prodigio de la Reina de los Angeles in-
terviniendo de continue en las acciones humans. Asi
ocurra entire Griegos y Romanos con los dioses del
Paganismo. El hombre es un ser religioso por natu-
raleza.
Cun hermoso y consolador es dormirse sobre tan
grata almohada! Pero el mtodo de Descartes, estable-
ciendo la duda, como principio de toda investigacin
ardua y hacindonos ir siempre en nuestros studios
fsicos y psiclogos de lo conocido a lo desconocido,
ha rasgado sin escrpulos nuestras ms firmes creen-
cias.
Todava est en pie el clebre Monasterio, y las
rogativas a la Ermita de la Monserrate, en demand
de salud y solucin celestial a algunos de nuestros
conflicts, prueban que la fe maciza no se ha perdido
del todo. Aun queda much oro en nuestros cora-
zones para venerar devotos aquellos paredones que se
levantan en la colina de Hormigueros, patria del pr6-
cer Segundo Ruiz Belvis; y llevarle nuestros ramos de
flores a la morena Virgen Madre, que socorri tan
oportunamente a la encantadora nia Mara Monse-
rrate Gonzlez. iQu extenso y variado es el reino de
la ilusin...! Todava nuestros devotos de este culto
pueden hacer sus romeras a esta clebre Ermita. El








LEYENDAS PUERTORRIQUEAS

obispo monseor Blenk pudo, no hace much tiem-
po, organizer una esplndida peregrinacin a este Mo-
nasterio. (s)



NOTAS

(i) Hormigeros es un pequeo pueblo situado en el
Kcodo de la carretera que va de Mayagiez a San GermAn, por
la costa Oeste de la isla. Guarda una de las tradiciones religiosas
ms conmovedoras de nuestra isla, conservando una veja capilla
y convent donde todavia acuden los files a ofrecer sus ple-
garias a Nuestra Seora de la Monserate.
(2) El alma buena e ingenua de nuestros campesinos est
por encima de todas las disquisiciones filosficas, que se quiebran
ante la coraza de su fe. Y hoy, como en los tiempos de la
leyenda, la voz infantil de la nina Mark Monserate Gonzlez
puede mns en sus corazones que todos los mtodos filosficos.
Por eso, la devocin a la Virgen de la Monserrate es tan pro.
funda en nuestro pueblo.






















BECERRILLO
(1514)


















E L servicio que han prestado en las guerras los ani-
males al hombre ha sido singular: perros, leo-
nes, elefantes y toros han jugado gran papel en
clebres batallas. El perro, fiel compaero, acompa a
su dueo en todas las guerras. Los babilonios, los egip-
cios, los cartagineses, los griegos, los galos y los roma
nos exploraron esta bella cualidad del animal ms so-
ciable que hay en la naturaleza y lo utilizaron en sus
campaas.
En la conquista de Amrica desempearon un gran
papel las cuadrillas de perros de presa. El mismo Cris-
tbal Coln las us en la primer batalla que se di
en el Nuevo Mundo, en la que doscientos cristianos,
veinte caballos y veinte lebreles de presa tuvieron que
pelear contra cien mil indios quisqueyanos en la Vega
Real. Era una guerra anmala en la antigedad, del
hombre civilizado contra el hombre salvaje y necesit
domearlo, a sangre y fuego, con su caballo, su le-
brel, su lanza y su espada; refriegas de emboscadas y
sin cartel, de uno contra mil, del fuego del arcabuz
contra la flecha envenenada: guerra de dominacin,
de absorcin. Lucha terrible de dos razas; y tena que
ser sangrienta. Era preciso usar todos los recursos del
arte de combatir.








LEYENDAS PUERTORRIQUEAS


II

En el alzamiento de los indgenas del Borinqun
prest. sealados servicios un perro llamado Becerrillo,
que se lleg a pagar a su dueo por cada entrada que
se haca en el campo enemigoj el mismo sueldo que
a un ballestero. Era de un instinto feroz para el ata-
que y pareca tener juicio y entendimiento, como dice
Oviedo el cronista. Se quedaba exttico contemplan-
do una india joven y les ladraba a las feas.
Becerrillo proceda de La Espaola; era de tamao
regular, vivo color bermejo, entire amarillo y rojo, y
boquinegro. Los ojos centelleantes. Olfateaba a los
indios como un buen lebrel de caza. Segua un rastro
a las mil maravillas, apresaba un fugitive por un brazo
como un gendarme y lo llevaba al campamento de
los cristianos y si no se dejaba conducir lo despanzu-
rraba fieramente. Las hazaas de este can se contaban
entire los conquistadores y hasta refieren los cronicones
que Vasco Nez de Balboa (') tena un hijo de
l, llamado Leoncillo, que no desmereca del valor de
su padre y que tambin ganaba en Tierra Firme paga
de ballestero. Slo le faltaba saber leer una carta.

III

Terminada la pacificacin del Borinqun qued
Becerrillo en la estancia del capitn don Sancho de
Arango. Era ste un castellano de ls de( pelo en pe-

48







BECERRIILO
cho, arrojado y decidor. Hidalgo de buena cepa, que
quera a su perro como queran los caballeros de es-
pad6n, con ferviente idolatra.
No sala una vez de su casa don Sancho de Aran-
go, que Becerrillo no fuese delante del corcel en ob-
servacin, como adalid que husmea el peligro, a la
par que brincando y ladrando de alegra.
De noche se colaba junto a la puerta del dormito-
rio de su amo y guay! del que se acercara por all.
que los rugidos sordos y prolongados de Becerrillo le
hadan retroceder.

IV

Una maana, al romper el alba, una multitud de
caribes, procedentes de las islas de Barlovento y ca-
pitaneados por el bravo cacique Cazimar, penetrando
por el Daguao, cay sobre las estancias de Pero L6pez
de Angulo y Francisco de Guinds, pobladores. de
aquella comarca. (2) La guasbara fue empeada en-
tre castellanos e indios. Muri much gente de una y
otra parte. Angulo luch largo rato cuerpo a cuerpo
con Cazimar, sin poderse herir ninguno. Acudiendo
Guind6s en auxilio de Angulo, atraves al audaz ca-
cique de una lanzada. Cado el jefe de los caribefos,
desmayaron sus huestes y empezaron a correr hacia
las canoas.
Ayudados, por fin, del Capitn don Sancho de








LEYENDAS PUERTORRIQUEAS
Arango y del fero Becerrillo batieron triunfantes a
los invasores, que tuvieron que replegarse hacia la
playa en vergonzosa huida para ganar prontamente sus
piraguas.

V

Al poco tiempo volvieron los caribes a invadir la
costa de la Isla, comandados por el cacique Yaureybo,
que venia a vengar la muerte de su hermano Cazimar
y a saquear el pas.
Con fuerza mayor de gente, bien bravia, di Yau-
reybo su golpe de mano sobre las estancias del lado
de Salientc. La lucha fu terrible. Sucumbieron bajo
las macanas caribefias muchos castellanos. Cay uno
de los ms ricos estancieros, don Cristbal de Guz-
mn, herido y cargaron con l los indios hacia las
canoas. Las negras y las indias eran conducidas en
montones. Los ganados en gran nmero. El botn fu
inmenso.
Sabedor el capitn don Sancho de Arango de lo
que ocurra en las estancias vecinas y de la terrible
depredacin caribea, vistise de guerra, mont rpi-
do en su caballo de batalla y acompaado de algunos
colonos y del valiente Becerrillo corri a socorrer a
sus compaeros. Alcanz la mesnada enemiga en la
playa, triunfante de los castellanos y embarcando su








BECERRILLO


rica presa. Penetr lanza en ristre entire los caribes al
grito de Santiago! Santiago! (3)
Volvi a empearse la guasbara. Los caribes eran
numerosos y aguerridos y aunque don Sancho hacia
hondas brechas entire ellos, por fin, en una de sus en-
tradas, fue herido en un muslo de dos violentos fle-
chazos, a pesar de que pas de parte a parte a su
agresor. Becerrillo, al ver cmo manaba la sangre de
una pierna de su amo, comprendi que estaba herido
y redoblando sus bros carg de nuevo contra la hueste
enemiga, mordiendo a diestro y siniestro, furiosamen-
te. Pareca un dragn mitolgico, ms terrible que
Cerbero, el guardador de las puertas del infierno y del
palacio de Plutn.
Aterrados los caribes y cundiendo el pnico entire
ellos precipitaron su embarque a tropel en las piraguas.
Todava dentro del mar penetr Becerrillo y agarr a
un indio por la pantorrilla, tirando de l con rabia.
Volvise el caribe, repentinamente, y le clav una
flecha envenenada en el costado.

VI

Arrojado el invasor del territorio, aunque llevndo-
se desgraciadamente a don Cristbal de Guzmn, he-
rido, y el inmenso botn del saqueo, los castellanos
atendieron a curar sus maltratados combatientes.
Las dos heridas de don Sancho de Arango eran de








LEYNDAS PUERTORRIQUERAS

flechas envenenadas. Estaban ya muy amoratadas y
enconadsimas. Se las impregnaron con grasa caliente
sacada de los cadveres indios y fueron tratadas en
seguida al fuego con un cauterio rojo. A pesar de
estas precauciones, el veneno mortfero haba pene-
trado ya en la circulacin y la muerte se apoder del
valiente capitn. El feroz Becerrillo sucumbi de igual
modo que su amo.
Al llegar la noticia a conocimiento de los dems
pobladores de la Isla se ocuparon poco de la muerte
del hidalgo don Pancho, que pas casi desapercibida.
En cambio, fue muy sentida de la de su can, que du
rante tanto tiempo haba cobrado paga de ballestero y
se le consideraba como un conquistador heroico. Se
hubiera preferido, dice el Cronista, que hubieran su-
cumbido dos o tres cristianos ms a que falleciera el
bravo Becerrillo.
Oh, das trgicos del pasado...!
Y an hoy se ven perecer desgraciadamente los
hombres a millares, en una guerra de exterminio y
desolacin, y se aprecia ms la vida de un Becerrillo
que la de dos o tres cristianos...! Cun leitamente
progress la Humanidad en lo moral...l









BECERRILLO


NOTAS

(i) Vasco Nfez de Balboa fu una de las grandes fi
guras de la conquista y el primer espalol, que despus de una
march pica a travs del Istmo de Panam, logr ver las aguas
infinitas del Mar Pacifico.
(2) Durante los primeros afos de la colonizaci6n y, se-
guramente, antes de que los espaoles pusieran pies en tierra
del Boriqun, los indios caribes, procedentes de la Guadalupe,
que eran guerreros feroces y despiados, llevaban a cabo incur-
siones en nuestra isla incendiando caserfos y destruyendo co-
sechas. Fueron muchas las invasiones de estos salvajes de que
dan cuenta los primeros cronistas.

(3) Los capitanes espaoles acostumbraban a iniciar el
combat invocando al Apstol Santiago, patron de Espafa.

























.EL SANTO CRISTO DE LA SALUD
(1766)



















L final de la calle del Cristo, en San Juan, donde
forma esquina con la de Tetun, antes de los
Cuarteles, existe una capilla cenada. Un arco
romano que sostiene una azotea, obstruye la va pbli-
ca en ese punto. La ptina de su antigedad le da a
esta ermita el tono de monument histrico.
En los primeros tiempos de su construccin no
existia ms que la capillita levantada sobre el reborde
de la muralla de vieja tapiera. Mano piadosa agran-
d posteriormente el recinto con un arco romano y
una pequea azotea.
AI por los aos de 1753 vino a crearse este ora-
torio. Una tarde de grandes fiestas de San Pedro y
San Pablo, se corran caballos a escape en esta calle.
Vena a ser el hipdromo de aquella poca. La calle
estaba sin empedrado, al natural, arena en unos sitios,
barro y zanjones en otros y la empinada cuesta junto
al Convento de las Monjas Carmelitas. No haba ace-
ras tampoco.
Los jinetes se agrupaban frente al muralln, y de
dos en dos, despedian sus cabalgaduras a escape en di
eccin del Convento de Dominicos. La meta era la








LEYENDAS PUERTORRIQUEAS
puerta principal de Santo Toms de Aquino, hoy San
Jos, suplantacin que hicieron los Padres Jesuitas en
1860. Los jinetes regresaban despus al paso, al punto
de partida, para empezar de nuevo su vertiginosa con-
tienda.
Unos atrevidos jvenes, que montaban briosos cor-
celes, una vez descendida la cuesta al venir al punto
de partida, pusieron sus caballos a galope a ver cul
llegaba primero junto a la muralla. Sabido es que el
muralln por el lado sur da al Presidio y tiene una
gran elevacin. Para los tiempos que nos ocupan no
exista el Correccional. Uno de los corceles, el del arro-
gante mozo Baltasar Montafiez, se desboc y al lle-
gar al pretil di6 un terrible bote, salv el muro, y con
espanto general, caballo y caballero fueron al abismo.
El secretario del Gobierno, General don Toms
Mateo Prats, presenciaba las corridas desde el balcn
de una de las casas contiguas, grit convulso y reli-
giosamente:
-Slvalo, Santo Cristo de la Salud!

II

El caballo se revent contra los peascos que ha-
ba junto al alto paredn: el joven sali ileso mila-
grosamente...
Con motivo de este trgico suceso, el seor Prats,
creyente y po, levant una capilla sobre la muralla
de tapiera, con permiso del Gobernador, Vice-Real








EL SANTO CRISTO DE LA SALUD


Patrono en estas Indias, y de su Ilustrsima el seor
Obispo; y coloc all un hermoso cuadro con la imagen
del Santo Cristo de la Salud. Tom fama de mila-
grera dicha imagen y todos los aos se le hacan es-
plndidas fiestas religiosas costeadas por el vecindario.

III

Hoy -iquin lo dijera!- no est de moda el san-
tuario del bueno y milagroso Santo Cristo de la Sa-
lud...
La gasa nebulosa del olvido se extiende por aque-
llos piadosos sitios como una desolacin. La ermita se
arruina lentamente. La envuelve una melanclica tris-
teza. Las ruinas estn rotas y los paredones y arco ro-
mano desconchados. Ya no se oye por all la sencilla
plegaria, ni arde la lmpara votiva, ni se ven los rami-
lletes de flores naturales. Nada de ofrendas. S61o se
siente el dulce y apacible encanto de la soledad y el
silencio de las tenebrosas sombras!...
El olvido impera en aquel recinto, es decir, la
muerte en perspectiva...
Sociedad tonta y veleidosa, que hasta en la nobleza
de tus cultos eres inconsciente e infiel.








LEYENDAS PUERTORRIQUEAS


NOTAS

i- En las pocas a que se refiere esta lyend l pueblo
de San Juan, as como el de todas las dems poblaciones de la
Isla, ea sumamente religioso. En las montalas condi h sup er
ticid. Todas la fiestas, tanto oficiales como las celebradas pot
a iniciativa popular eran solemnizadas por la Iglesia Catlica,
Apostlica y Romana, reconocida como religion del Estado. La
Santa Catedral contaba con un cuerpo distinguidisimo de can-
aigs, todos varones de gran ilustracin.
Las pompa religiosas tenan un carcter de magnificencia,
que impresionaba profundamente la mente popular. No es de
extraar que la salvacin milagrosa del joven caballero que
cuenta la leyenda se atribuyera a la intervencin del Santo
Cristo de l Salud, que escuch la splica del caballero regidor
Don Tonms Mateo Piatts. Hoy, como anota la leyenda, esto
se ha esfumado totalmente y nuestras fiestas religiosas se cele-
bran en la quietud y soledad de los templos. Sin embargo,
debemos anotar aqu que el abandon de la Capilla del Santo
Cristo de la Salud no ha persistido en nuestros das. La capilla
ha sido restaurada por l iniciativa privada de piadosas damas
catlica ayudadas por las autoridades eclesistcas. Y Jos oficios
divinos se realizan ante su altar peridicamente con la devota
atencin de los files.























GUANINA
(1511)




















CAfA la tarde envuelta en radiantes arreboles.
Don Cristbal de Sotomayor,1 sentado en un
taburete en el amplio aposento que se haba he-
cho fabricar en la aldehuela india de Ageybanas aspi-
raba amodorrado los efinvios amorosos que la brisa
de la tarde le traia del inmediato boscaje, pensando
melanclicamente en la Corte valisoletana y en la Con-
desa de Camifa, su seora madre, cuando penetr
en la alcoba con precipitado paso una hermosa in-
dia, de tez broncnea, ojos expresivos, levantado pe-
cho, suaves contornos y cabellos abundosos, medio
raeogidos en trenzas, a estilo antiguo castellano.
-Qu ocurre, querida Guanina, que te veo asus-
tada y tus grandes y hermosos ojos, tan vivaces siem-
pre, estn llenos ahora de lgrimas?
-Huid, seorl... Huid, amor mo... Tu muer-
te est acordada por todos los caciques boriqueos.
Yo conozco las cuevas ms recnditas de nuestra isla
y yo te ocultar cuidadosamente en una de ellas.
-iEsts delirando, Guanina! Los tuyos han do-
blado ya la cerviz para no levantarla ms, replica don








LEYENDAS PUERTORRIQUEAS
Cristbal, atrayendo hacia si a la gallarda india, be-
sndola en la frente, y tratando de tranquilizada.
-No creas, seor, que los mos estn vencidos.
Los consejos de mi bondadoso to Ageybana hicie-
ron que los boriquefios os recibieran con placer y paz;
y os agasajaron. Os creyeron verdaderos guaitiaos,
pero los hechos han venido a probar, desgraciadamen-
te, que no sois tales confederados y amigos, sino que
pretendis ser amos. Adems, algunos de los tuyos han
abusado inconsideradamente de la bondad indgena.
Y, finalmente, el rudo trabajo del laboreo de las mi-
nas, en compacts cuadrillas, buscando esas tan de-
seadas piedrezuelas de-oro, que tanto apreciis, los ha
llevado a la desesperacin, que, como sabis, muchos
se quitan la vida por no lavar esas malditas arenas.
-Te veo, Guanina, tambin rebelde, -djola don
Cristbal, sentndola a su lado y besndola cariosa-
mente.
-Digo lo que siento, amor mfo. Y, como tu muer-
te est acordada por los caciques, quiero salvarte. Ven-
go a avisarte, porque no quiero que te maten, -vol-
vi a exclamar Guanina, con los ojos llenos de lgri-
mas y abrazndose fuertemente al joven hidalgo, que
la retuvo entire sus brazos con placer.
II
De repente, penetr en la alcoba Juan Gonzlez,'
el intrprete, cortando imprudentemente el amoroso
coloquio de los jvenes amantes.








GUANINA


-Seor don Cristbal, no hay tiempo que per-
der. La rebelin de los indgenas va a comenzar y
ser formidable. Acabo de presenciar un areyto, en
el cual tus propios encomendados, danzando y can-
tando, ha:, jurado tu muerte y la de todos nosotros.
-T tambin, buen Juan, ests impresionado!
Veo con pesar, que se te estn pegando las timi-
deces de estos indios. Esos son desahogos de siervos
y nada ms.
-Hace noches, repuso el astuto Gonzlez, que ob-
servo luminarias, y que oigo, en el silencio nocturno,
el grito de alarma del caracol en la montaa, tocando
a rebato con insistencia. Son stas, indudablemente,
seales de aliento, acordadas ya. Pronto la isla arder
en terrible conflagracin contra nosotros. Huyamos,
seor, huyamos! Conozco todos los atajos y vas que
conducen a la Villa de Caparra.* An es tiempo,
seor don Cristbal!
-iYo huir, Juan Gonzlez! -dijo con nfasis y
comprimida rabia don Cristbal, levantndose airado
del taburete, y desprendindose de los brazos de Gua-
nina, que tena sobre los hombros del gallardo man-
cebo reclinada su gentil cabeza, y repiti:
-Yo huir, Juan Gonzlez! No sabes t que me
llamo Sotomayor, y que ninguno de los mos volvi
jams la frente al enemigo? Saldr de aqu por la
maana, a pleno sol, alta la visera, con pendn des-
plegado, seguido de mis amigos y con mis equipajes
al hombro de esta canalla, que atruena ahora el batey'

65








LEYENDAS PUERTORRIQUEAS
con su vocinglera y que pronto castigaremos. Nada ms.
Retrate.
Mientras tena lugar este dilogo entire los dos
cristianos, Guanina se haba retirado al alfizar de
la ventana y miraba con ojos tristes la obscuridad
del bosque, como queriendo escudriar sus secrets
con sus penetrantes miradas de criatura salvaje, y, ma-
quinalmente, termiiaba de trenzar su negra y abun-
dosa cabellera, a estilo castellano, segn se lo haba
enseado el joven hidalgo espaol, en sus raptos de
amor con la esbelta doncella indgena.
-Ven, Guanina. sintate a mi lado. Estoy irritado
con los tuyos, pero no contra ti. Tu amor llena mi
alma. Bsame, para olvidar con tus caricias las penas
que me agobian.
Y la hermosa india ci con sus brazos el cuello
del gallardo doncel y le bes risuea, mostrando al
reirse sus amarfilados dientes, que parecan una rin-
glera de perlas finas.

III

La maana fu luminosa, esplendente. Bien de
madrugada el buen Juan Gonzlez, el astuto intr-
prete, llamaba quedamente a la puerta de la alcoba
de don Cristbal.
-Seor, seor, soy yo, Juan Gonzlez.
-Entra. Qu hay?








GUANINA
-Toda la noche hemos estado velando vuestro
sueo. Partamos, seor don Cristbal, partamos!
-Llama a Guaybana,8 mi cacique encomendado.
-Ya le haba citado, seor. Est abajo en el por-
tal, esperando vuestras rdenes.
-Dile que entire.
Juan Gonzlez obedeci la orden de su capitn. Y
Guaybana, el cacique principal de Boriqun, penetr
en cl saln. Salud a don Cristbal framente, llevn-
dose la mano derecha a la frente, pero manteniendo
el ceo muy fruncido. Era Guaybana un joven robus-
to, desenvuelto y altivo. Haba heredado el cacicazgo
de su to Ageybana, y odiaba mortalmente, de todo
corazn, a los invasores.
-Necesito, Guaybana, djole don Cristbal, que
nombres una cuadrilla de tus naborias,9 para que lle-
ven mi fardaje a la Villa de Caparra. Estoy de viaje y
quiero partir inmediatamente.
Juan Gonlzlez, el lengua, interpret a su capitn.
-Sers complacido, contest el cacique secamen-
te, retirndose de la alcoba sin saludar, y con el ceo
fruncido, como cuando entr en el aposento.
-Seor don Cristbal, qu habis hecho? Por
qu habis indicado a Guaybana la ruta que vamos
a seguir? Exclam el intrprete, aterrado con la
imprudente franqueza de Sotomayor, que no daba gran
importancia al movimiento insurreccional de los bo
rquenses.
-Juan, mi buen Juan, es preciso que sepan estos








LEYENDAS PUERTORRIQUEAS

Sgandules que nosotros no huimos de ellos. No temis,
amigo mo, que el Dios de las victorias est con nos-
otros. Nadie puede humillar el pendn castellano. Ea.
Gonzlez, a preparar el viaje!
Y el intrpido joven descolg de la pared su es-
pada toledana, su casco y su rodela, colocndolos sobre
la cama. Guanina, al ver lo que haca su amante, se
acerc a l y le dijo al odo:
-Llvame contigo, amor mo! No quiero quedar-
me aqui sin tu compaa. Llvame!...
-Imposible ahora, Guanina. Tan pronto salgamos
de estos sitios, habr una fuerte guasbara;1o y yo no
quiero que una flecha te alcance y pueda herirte o
matarte. Una rozadura de tu piel me partira el cora-
zn. Pronto volver por ti, muy pronto. Te lo prometo.
Y estrechndola entire sus brazos la bes en la boca
con ardor juvenile. Guanina se puso a llorar tristemen-
te, sin que los sollozos que salan de su pecho hicie-
ran cambiar de resolucin al noble y arrogante doncel.
SLos naborias, sirvientes indios, empezaron a entrar
en el aposento de don Cristbal y a repartirse la carga.
Los indgenas miraban de reojo, con mal disimulada
clera, a la hermosa Guanina, que tena los prpados
hinchados de tanto llorar.
La comitiva estaba en el batey, esperando las l-
timas rdenes. Don Cristbal dispuso que Juan Gon-
zlez quedase a retaguardia, con los equipajes; y que
sus cinco amigos marcharan con l a vanguardia, bien
prevenidos, para evitar una emboscada. El adalid, buen








GUANINA


gua, haba de ir marchando a la descubierta. Como
iban de viaje y a pie, no podan llevar toda la arma-
dura y se pusieron solamente petos de algodn, para
resguardar el tronco de algn flechazo.
Don Cristbal, puesto el casco de bruiido acero,
ceido el espadn y embrazada la rodela, subi pr-
cipitadamente los escalones del casern de su estan-
cia para besar por ltima vez a su querida Guanina.
No se dijeron ni una sola palabra. Se abmzaron y se
besaron de nuevo convulsivamente. Cuando bajaba la
escalera, llevse don Cristbal el dedo me~ique de la
mano izquierda, a la mejilla, para borrar furtivamente
dos hermosas perlas que se habian desprendido de sus
ardientes ojos y que el arrogante joven no quera fue-
ran sorprendidas por sus compaeros de anmas. Era el
tributo just de amorosa reciprocidad del soberbio pa-
ladn a la encantadora india, que haba sacrificado a
su amor los sentimientos de patria, raza y hogar n-
dgenas.

IV

La comitiva de don Cristbal de Sotomayor, apro
vechando el ambiente fresco de la maana tropical,
se puso en march por el camino que conduca hacia
la Villa de Caparra. Bien pronto se perdi de vista el
reducido pelotn. Entonces Guaybana reuni tres-
cientos indios, de sus mejores guerreros, y les dijo:
-Son, amigos mos, la hora de las venganzas.








LEYENDAS 'PUERTORRIQUEAS


Muchas lunas me han sorprendido llorando nuestra
desgracia. Hay que destruir ahora a todos los invaso-
res o morir por la patria en la demand. Todos nues-
tros hermanos de las otras comarcas de la isla estn
ya preparados para la lucha. El zemn protector man-
da morir matando. El sol de hoy nos ser propicio
con sus lumbres. Es preciso, pues, no seis vosotros
inferiores en valor a los valientes guerreros que capi-
tanean Guarionex12 y Mab Damaca.13 Fijad la pun-
tera de las flechas y amarrad a las muecas las ma-
nijas de las macanas. Adelante, adelantel
Guaybana luca su penacho de plumas multicolo-
res, llevaba al cuello el guann' de oro distintivo de
jefe y blanda con la mano derecha la terrible hacha
de silex, con que derribaba sus bosques de hcares y
cedros.
Seguan al decidido cacique trescientos indios, bien
armados, con sus carcajes al hombro, llenos de fle-
chas, el arco en la mano izquierda y la macana en la
diestra. Llevaban el pelo recogido al occipucio con
un cordn de maguey y el cuerpo pintarrajeado en
franjas con la pasta del achiote amarillo y el jugo ne-
gro de la jagua.
Marchaban los indios sin orden ni formacin por
la va que poco antes haba tomado don Cristbal,
en cuya busca iban. Todos hablaban o gritaban, pro-
duciendo una algaraba infernal. Haban perdido por
complete el miedo a los extranjeros.








GUANINA


V

El primero que sinti que se aproximaban los bo-
riquenses, en sentido hostile, fu el intrprete Juan
Gonzlez, que marchaba a retaguardia. El astuto len-
gua di orden en seguida a los naboras de detenerse
y hacer alto, para escudriar lo que era aquel ruido.
Y, al mismo tiempo que se daba cuenta de lo que
va l, con su buen juicio, se presuma que fuese, se le
echaron encima unos cuantos indgenas y recibi dos
macanazos, que le rompieron la cabeza y le salpica-
ron de sangre. Afortunadamente, no perdi el conoci-
miento; y, arrodillndose ante el soberbio cacique Guay-
bana, que acababa de divisar, le pidi la vida y ofre-
cisele a servirle perpetuamente.
-Dejad a este bribn, no le matis! grit Guay-
bana; y volvindose con arrogancia a los suyos, ex-
clam:
-Avanzad en busca de don Cristbal y su gente!
La mesnada india obedeci; y corri por el atajo,
lanzando furiosos gritos de guerra. Los naborias sa-
quearon el equipaje, que poco antes llevaban a cuestas,
y se desparramaron en distintas direcciones.
Vindose Juan Gonzlez solo, di gracias a Dios
por haberle salvado la vida, curse como buenamen-
te pudo las heridas de la cabeza, y trepse en un fron-
doso rbol para esperar la noche y poder huir hacia
Caparra con mayor seguridad de salvacin. El buen
lengua prefiri ms ser un Sancho que un don Qui-








LEYENDAS PUERTORRIQUEAS


jote, librando la ruin pelleja a costa del honor. A pe-
sar de su desgracia, senta hondamente no poder avi-
sar a su amo de cmo era la avalanche de enemigos
que iban en su contra.

VI

Don Cristbal y sus cinco amigos caminaban con
sumas precauciones al ojeo. De cuando en cuando, la
brisa les traa voces inacordes y ruidos extraos, pro-
cedentes del bosque. Cruzaron los senderos cautelo-
samente. Una rfaga de viento les trajo vocablos ms
inteligibles. Eran gritos indgenas. Bien pronto com-
prendieron que se acercaban los indios en actitud be-
licosa y que habra guasdbara.
El adalid, a pesar de ir a vanguardia, parse, y di
la voz de alerta. Don Cristbal di el alto; y volvi-
ronse todos del lado que venan las inacordes voces,
bien embrazadas las rodelas y los aceros al aire libre.
Pronto la flechera les advirti que los enemigos eran
muchos y que la lucha sera empeada y sangrienta.
-Amigos mos, dijo el hidalgo don Cristbal, pre-
paraos a dar buenas cuchilladas. Aunque somos pocos,
triunfaremos. No debemos separamos ni por un ins-
tante. Tened el ojo avizor, pie firme y el brazo siem-
pre en guardia, y que las estocadas sean rectas, para
que sean mortales. En la mano izquierda tened la da-
ga. Y que Dios nos proteja.








GUANINA


-Santiago y Sotomayor! -gritaron sus amigos.
Santiago y Sotomayor! -repitieron.
Como se precipita un torrente desbordado, acre-
centado por las lluvias continues, as cay aquella tur-
bamulta de indios sobre el pequefo destacamento cas-
tellano. Los primeros indgenas que se acercaron, mor-
dieron el suelo inmediatamente. Se atropellaron de
tal modo contra los cristianos, que no les fu possible
usar de los arcos y las flechas; porque se peleaba casi
cuerpo a cuerpo. La sangre humana lo tefa todo con
su rojo color. Los gritos agudos y rabiosos, heran la
atmsfera. Don Cristbal y sus amigos lanzaban a su
vez voces estentreas de guerra para contrarrestar la
de sus contrarios; y con cada estocada certera iba una
maldicin violent. La pequea hueste revolvase gil,
a diestro y siniestro. Los boriqueos acosaban a los
castellanos por todas parties con terrible macanazos.
Volaban las macanas partidas en dos por los tajantes
espadones. Poco a poco se fu apagando la estruendo-
sa griteria y las respiraciones eran jadeantes. El suelo
estaba lleno de cadveres por todos lados. Los indios
podian reemplazarse, los espaoles no. El ltimo de
ellos que cay, fu el hidalgo y valeroso don Crist6-
bal, con el casco abollado y la espada rota, pero de
frente a sus contrarios. En vano trat de alcanzar al
soberbio Guaybana, pues cuando lleg a divisarle y
corri hacia , para atravesarle con la espada, tropez
sta con una liana, recibiendo al mismo tiempo un
macanazo en la cabeza, que le priv de la vida, a la

73








LEYENDAS PUERTORRIQUEAS
vez que otro formidable golpe de macana dado de
soslayo, le rompa la espada.
Guaybana y sus guerreros se acogieron a una loma
cercana para descansar de las fatigas del combat, en-
terrar a sus muertos y orientarse en la campaa que
iban a emprender contra los cristianos. El primero que
habl fu el soberbio rgulo de Guayna:1"
-El gran Zem est con nosotros! En verdad, que
mi guaitiao don Cristbal era todo un valiente. No
retrocedi ni un paso. Si furamos caribes, nos bebe-
ramos sus sangre para que nos infundiera su gran
valor. Es preciso hacerle los honors de un gran gue-
rrero y enterrarle con la pompa correspondiente a su
categora de cacique espaol. T, Naiboa, ve donde
el bohiquet' principal Guacar y que cumplan mis 6r-
denes.
Cuando el nitayno o lugarteniente Naiboa fu con
veinte indios a recoger el cadver del desgraciado hijo
de la Condesa de Camia, se encontraron a Guanina,
lavndole el rostro a su amante, y tratando en su de-
lirio insano, de volverle a la vida con sus ardientes
besos. Regres la comitiva india, llevando la noticia
infausta a Guaybana, de que su hermana Guanina no
haba dejado que tocaran el cadver de don Cris-
tbal.
-Bien, Naiboa. El Zemi tutelar as lo habr dis-
puesto, replic el rgulo boriqueo. Respetad el dolor
de Guanina, amigos mos. Maana ser sacrificada so-
bre la tumba de su amante para que le acompae en.








GUANINA
la otra vida. Y aadi con triste voz el cacique ven-
cedor:
-T, bohique Guacar, dirigirs el rito cruento.
El augur se puso en pie y march con sus aclitos
en demand de la vctima infeliz y del cadver del
capitn cristiano, a fin de preparar la fnebre cere-
monia para el da siguiente.
Cuando llegaron al sitio de la desgracia, encontra-
ron a Guanina muerta, descansando su cabeza sobre
el pecho ensangrentado del hidalgo espaol.

VII

Los cadveres de don Cristbal y Guanina fueron
enterrados juntos al pie de una gigantesca ceiba. Y
sobre esta humilde tumba, brotaron espontneamen-
te rojas amapolas silvestres y blancos lirios olorosos.
La naturaleza misma ofrendando en el altar del amor
ingenuo, alma del mundo, hlito misterioso, soplo di-
vino y dicha perenne de las almas puras.
Cuando al declinar el da, la purprea luz en-
rojece el occidente, como si lo baara en sangre, y
la sombra de la gigantesca ceiba, aosa y carcomida
por la edad, arropa una gran extension de terreno,
creen los campesinos de la cercana escuchar en aque-
lla loma dulces cantos de amor, con el suave susurro
de las hojas. Sabedores por la tradicin, que all fue-
ron sepultados el valiente don Cristbal de Sotoma-
yor y la hermosa india Guanina, creen que son las al-








LEYENDAS PUERTORRIQUEAS

mas de los dos jvenes amantes, fieles a su intense
amor, que salen de la tumba a contemplar la estrella
de la tarde y a besarse a los rayos de la luna.

NOTAS

i. Don Cristbal de Sotomayor, natural de Galicia, hijo
de los condes de Camina, vino a Puerto Rico, acompaado de
su sobrino don Luis, "con cdula de vecindad para San Juan
entrambos y orden a Ponce (a don Juan Ponce de Len, Go-
bernador de la Isla) de repartirles a cada uno un cacique con
los indios respectivos." Era un noble espaol de calidad, que,
segn el cronista Ovando, haba sido secretario del rey don
Felipe el Hermoso. Ello lo comprueba la distincin con que lo
menciona el rey don Fernando el Catlico en las cdulas
dirigidas al Gobernador de San Juan, done se le recomendaba
"amparar y mantener a don Cristbal en las mercedes que se
le concedian lo mismo a l que al hijo de su hermano Diego
que le acompaaba." Fu nombrado Alguacil mayor por Ponce
de Len, teniendo a su cargo la administracin de justicia en la
colonia. Don Cristbal de Sotomayor, con autorizacin de
Ponce de Len, fund una villa en las cercanas del puerto de
Gunica; y fu el iniciador de la cra caballar en nuestra Isla.
Hizo reconocimientos en busca de oro por today la region, hacia
el actual Mayagez, cuya llanuras se denominaban Yageca.
Molestados los vecinos de Gunica por los mosquitos que des-
arrollaba la laguna, don Cristbal de Sotomayor traslad la
villa al puerto de la Aguada dndosele su nombre, esto es,
Sotomayor. Tena don Cristbal de Sotomayur meecid in-
fluencia junto a Ponce de Len, siendo quien le consej6 la
prisi6n de Juan Cern y Miguel D, cuando fueron nom-
brados por don Diego Coln respectivamente Gobernador y
Aligacil mayor de la Isla y se presentaron a tomar posesin de









GUANINA


sus cargos. El hecho que relata la leyenda es rigurosamente
histrico. El cacique Guaybana, de acuerdo con los dems
caudillos de toda la Isla di principio a una sublevacin general
contra los espaoles con el asesinato de don Cristbal de
Sotomayor.

2. Agieybana. Nombre del cacique principal de Boriqun,
cuando visit la Isla Juan Ponce de Len en 1508. El historia-
dor Fray Iigo Abbad le Dlama err6neamente "Agcynaba." Era
to del otro cacique Guaybana, nombrado en la leyenda como
hermano de Guanina. Los historiadores Oviedo y Herrera lla-
man hermanos a estos dos caciques; y el ilustre historiador puer-
torriqueo don Salvador Brau les llama a ambos por el nombre
de Guaybana, error que rectifica el Dr. Cayetano Coll y Toste,
autor de las Leyendas, en la pgina ioo del Tomo IX del
Boletin Histrico de Puerto Rico.

3. guaitiaos. En el lenguaje indoantillano esta palabra sig-
nifica amigo o confederado.

4. Juan Conmlez. Este espaol, que serva de intrprete
a don Cristbal de Sotomayor habise familiarizado con la
vida indigena al extremo de pintare como ellos y tomar part
en sus festivales. Oy discutir y aprobar en una asamblea pblica
de los indios el plan de rebelin, asi como la encomienda a
Guarionex como cacique del Otoao (de donde procede el actual
Utuado) con la falange de prfugos que vagaba por la serrana
del noroeste, el asalto de la poblacin. De acuerdo con la
relacin de la leyenda, cuenta Salvador Bran en su Historia
de la Colonizacin de Puerto Rico, que cuando Gonzlez,
escurrindose por entire el boscaje, tom la vuelta de la granja,
ansioso de comunicar a su jefe el terrible informed, ya los indios
haban llegado al colmo del frenes epilptico en la danza'b-
lica con que solemnizaban estas funciones.








LEYENDAS PUERTORRIQUEAS

"Sotomayor midi la inminencia del riesgo, mas para evi-
tarlo rale indispensable acudir al distant poblado de la Agua-
da, reunir en l a los vecinos dispersos, avisar a Ponce de Len
y prepararse a la defense: todo esto requera meditacin y
tiempo. Gonzlez, exaltado por el espectculo de que fuera
testigo, instaba al caballero a partir en el acto: Aprovechemos
la noche para alejamos, deciale; cuando el sol brille en el
horizonte va estaremos distantes; en llegando al pueblo se con-
certar lo dems. Desatendise este consejo, y una impru-
dencia cometida al da siguiente apresur la catstrofe.
"Como los indios encomendados no vivian en las estancias
y para utilizar sus servicios deban reclamarse al cacique, des-
cuidando Sotomayor el sigilo que su march requera y des-
conociendo La doblez caracterstica de los insulares, que no
haba tenido ocasin de apreciar como Ponce, Salazar, Toro y
otros capitanes ejercitados va en la Espaola, envi un emisa-
rio a Guaybana, pidindole hombres que condujesen su equi-
paje, pues tenia que marchar aquel mismo da. Esto era ad-
vertir al cacique que la presa se le escapaba, y el rencor san-
guinario del isleo no poda dar tregua a su desbordamiento.
Fingi, no obstante, sumisin, y los conductores solicitados
acudieron sin prdida de moment, ponindose con ellos en
camino Sotomayor, su sobrino don Luis, Juan Gonzlez y los
criados adictos que de Espaa trajeran los dos caballeros.
"El camino que deban recorrer era largo y fragoso, sin-
doles necesario remontar la sierra de Can, para alcanzar las
explotaciones miners del Cuaorabo y, desde all, descender
a la Aguada, por Yageca: la fatalidad deba abreviar ese itine-
rario. Alejados ya de la llanura de Gunica, pero no muy dis-
tantes an de las riberas altas del Coayuco, observe Gonzlez
que, receloso marchaba muy zaguero, una gruesa partida de
indios, con Guaybana a su frente, que por un atajo corra en
derechura a su encuentro. Apresur el paso para advertir a
los que llevaban la delantera 'el peligro que se les venia encima,








GUANINA


pero no logr6 su deseo: alcanzado por los salvajes, derribado
de un macanazo y con tres flechazos en el cuerpo, hubiera
alli acabado sus das a no ocurrrsele hablar al cacique en su
lenguaje pidindole perdn y ofrecindole servir como esclavo.
Guaybana, que ansiaba presa mejor, orden dejarle all y seguir
tras los otros." Brau, La Colonizacin de Puerto Rico.
5. areytos. Canciones que entonaban los indios al comps
de las danzas y que precedian regularmente a los juegos de
pelota y a las empresas guerreras.
6. Villa de Caparra. A fines de agosto de 15o8 fonde
Juan Ponce de Len en la baha de San Juan, quedando ma-
ravillosamente sorprendido de la amplitud y belleza de la mis-
ma. Desembarc para fijar su residencia e internarse tierra
adentro, alrededor de media legua del puerto, donde fund el
primer pueblo en Boriqun, que el Comendador Ovando orden
se llamara Villa de Caprarra y el rey ms tarde Cibdad de Puerto
Rico. Ponce de Len hizo construir en Caparra una casa
median con su terrado, pretil, almenas y una barrera delante
de la puerta y di solares a sus compaeros para que levantaran
sus casas. Una vez hecho esto, regres Ponce de Len a Santo
Domingo, firmando el 2 de mayo de 1509 unas capitulaciones
con el Gobernador de la Espaola sobre la colonizacin de la
Isla; y, de retorno al Boriqun, comenz a construir la Iglesia
de Caparra, organizando lo que podemos llamar el primer Go-
biero de la Isla, consistent en un Consejo Municipal, que
tenia por Alcalde Mayor a Joan Xill Caldern, como Alguacil
Mayor a don Luis de Aasco, como Tesorero a Francisco de
Cardona, como Contador a Francisco de Lizaur, como Escri-
bano Pblico a Martin de Medrano y como Vocales a Fran-
cisco de Barrio Nuevo, Diego de Salazar, Pero Lpez de Angulo
y Martin de Ciiluz.

7 bater. Nombre con que se designaba un espacio cua-
drilongo que existia delante de las casas de los caciques; y









LEYENDAS PUERTORRIQUEAS


estaba destinado a ser una especie de plaza pblica para jugar
a la pelota y reunirse los indios en sus asambleas.
8. Cuaybana. Cacique principal del Boriqun, hermano
o sobrino de Agueybana, caudillo de la primer sublevacin de
los indios contra los espaoles en Puerto Rico. Tan pronto
como el pacfico cacique muerto fu sucedido por Guaybana,
comenz ste, que era joven y valiente, a preparar la resistencia
y la lucha a muerte contra el conquistador. Los nativos del
Boriqun crean supersticiosamente que los espaoles eran in-
mortales; y, pan confirmar o desechar tal creencia, decidieron
en una de sus asambleas que el cacique Urayon, que era el
jefe de la region de Yageca -actuales valles de Mayagez y
Aasco- se cerciorara de si tal inmortalidad era verdadera.
Para comprobarlo, valindose de engaos, invitaron a un joven
llamado Salcedo a atavesar el rio de Aasco en hombros de
un indio; v cuando estuvieron en mitad del ro le metieron
debajo del agua hasta que lo alogaron. Tan pronto como se
convencieron de la muerte de Salcedo se le comunic a Guay-
bana, quien resolvi inmediatamente el levantamiento cuyo
primer acto fu el ataque a Sotomayor, que es objeto de esta
leyenda.
9. naborias. Los siervos, en el estado social de los indios
boriqucnses, se llamaban naborias. El estado social de los indios,
a la fecha del descubrimiento, segun el Dr. Coll y Toste en su
Prehistoria de Puerto Rico, era el siguiente:
"El cacique, o jefe de la tribu; el bohique, o augur curan-
dero, como si dijramos mdico-sacerdote; el nitayno, sub-jefe
o lugarteniente a las rdenes del cacique; y el nabor, o miem-
bro de la tribu. Esta sencilla agrupacin tenia desde luego su
plan administrative; y la division del trabajo con arreglo a su
limitada civilizacin y reducidas necesidades. Corresponda al
cacique, como jefe supremo de la aldehuela y su comarca, cuidar
de los aprestos guerreros y de la defense general del poblejo,









GUANINA


mantener las buenas relaciones con los tgulos vcinos y obe
decer las rdenes del jefe mis fuerte de la Isla, que viv al sur.
El nitavno, o sub-jefe, vena a ser el lugarteniente sustituto del
cacique. Eran various: uno cuidaba de los limits del cacicago;
otro atenda a los cultivos y recoleccin de frutos; otro a la
caza; otro a la pesca; otro a la confeccin del casabi, etc.
Dispona cada nitayno de un pelotn de naboris, que trabajando
en cuadrillas podan cumplir con sus faenas. Las mujeres no
eran ajenas a algunas de estas labores. Es indudable, por lo
tanto, que las incipientes industries de alfarera, tallado y
pulimento de hachas y dems utensilios de piedra o madera,
tejido de algodn y cordeleria de majagua y maguey para
hamacas, redes de pescar, taparrabos y faldellines, construccin
de arcos, flechas, azagayas y macanas, estaban regularizadas de
algn modo; pero era una reglamentacin al fin. Asi estarda
tambin el comercio de estos objetos entire las aldehuelas e
islas vecinas.
"Los jefes indoantillanos tenan tres categoras, como si
dijramos las de capitn, teniente y alfrez que venlan a co-
rresponder a los vocablos Matunjer, Bajarf y Guaojerf. No eran
titulos de nobleza, ni much menos; pero si expresiones de
aprecio y distincin, para establecer cierta distincin social de
personas entire ellos. La humanidad en sus procedimientos, se
repite con frecuencia en distintas zonas, porque el hombre
ha tenido que pasar por fases muy parecidas en todas las part
del planet.
"El bohique, curandero augur, cuidaba como agorero de los
ritos y ceremonies religiosas; y como mdico, de la salud de
los. miembros de la tribu. Atenda tambin a la educacin de
los indiezuelos en lo correspondiente a ensnarles ls areytos o
romances histricos, para que conservaran en sus memories las
hazaias de sus antepasados y la sucesin de las cosas. Era ayuda-
do en esta labor dc la msica, que siempre atrae sobremanera al
hombre natural y sencillo. Un recitado montono con alguna








LEYENDAS PUERTORRIQUEAS


nota discordant y su obligado estribillo era la cancin boriquefla
Acompalaba al areyto el ritmo cadencioso del tamboril de
madera, llamado maguey, y el ruido acompasado de la sonajera,
hecha con una higuera pequea y vaca, con pedrezuelas dentro,
la maraca, que ha llegado hasta nosotros, conservada por tra-
dici6n entire nuestros campesinos. A la recitacin del areyto
se una la danza o araguaco. Estos espectculos no slo tenan
carcter histrico, sino algunas veces religioso o guerrero. Tam-
bin era costumbre del bohique preparar a los jvenes indios
que hablan de sustituirle en el ejercicio de la hechicera y
curandera.
"Y, finalmente, el ltimo miembro de la tribu era el nabor,
el hombre ms inferior del clan, dedicado a labriego, sirviente,
caador, pescador o guerrero, segn las necesidades de la agru-
pacin. El nabor venia a ser como el vasallo pechero de la
antigedad."

10. guasbara. As se llamaban las guerrillas de los ind-
genas. El cronista Oviedo lo usa como sinnimo de guerra.

11. zemi., Eran los zemes los dioses tutelares de los indios.
La religion del indgena consista en el culto a la Naturaleza, o
totemismo, adorando las plants, animals y pjaros. Sin embar-
go, tenan el concept de una divinidad superior, a quien la-
maban Yucaju, la cual moraba en los altos picachos del actual
Luquillo, que era el Dios del Bien. Tambin crean en un es-
pritu malfico, a quien llamaban Juracan, palabra que se ha
conservado en el castellano y design los terrible ciclones anti-
llanos que peri6dicamente azotan estas islas. Tambin crean los
indgenas en la aparicin de fantasmas y en que los espiritus
de los muertos venan a la tierra peridicamente.

12. Guarionex. Nombre del cacique dueo del Otoao (la
actual region de Utuado) en Puerto Rico. Era muy guerrero y









GUANINA


fnt el que, en el levantamiento contra los espafoles, fncendl
el poblado de Sotomayor en las cercamns del rio Culebrinas.
13. Mab6 Damaca. Nombre del cacique resident ea
Guaynabo, el cual adems de sus sentimientos patriticos tena
que vengarse del hecho de que Juan Ponce de Len. el a1 de
octubre de 151o, le vendi su conuco con mil noventa mon-
tones de yuca y boniatos para tender a los gastos de la colo-
nizacin.

14. guarnn. Pequefia lmina de oro que acostumbrabai lle-
var al cuello los indios principles, en seal de distincin y
mando.

15. Guayna. Nombre del pueblo del cacique Agieybana.
radicado al sur de la Isla e n n lugar del territorio de Gua-
yanilla
6. bohique. Lase la nota 9 de esta leyenda.
























EL GRANO DE ORO
(1530)




















E NTRE los pobladores del Boriqun, que se ha-
ban dedicado a la busca de oro, haba dos
activsimos sevillanos, Antonio Orozco y Juan
Guilarte. Eran muy amigos. Vinieron a la Isla con car-
tas de vecindad' del Rey, dadas por la Casa de la
Contratacin2 de Sevilla. Vivan en Caparra y dispo-
na cada uno de una encomiendas de cuarenta indios,
un solar y una caballera de tierra.
Orozco y Guilarte trabajaban con sus cuadrillas de
naboras en los placeres aurferos del ro Mabiya, la-
vando diariamente arenas y ms arenas, en busca de
las deslumbrantes pajuelas del precioso metal.
Un da dijo Orozco a Guilarte:
-El lunes de la semana entrante, al romper el
alba, nos vamos a ir tierra adentro, a ver si nos
topamos con algn yacimiento de oro.
-Llevaremos indgenas por guas?
-No. Llevaremos brjula para orientarnos, mar-
chando siempre hacia el sur, y repletas las alforjas pa-
ra unos das. Dejaremos nuestros capataces al frente
de las cuadrillas en el Mabiya.
-Conformel Pero no debemos olvidar nuestras








LEYENDAS PUERTORRIQUEAS


mantas, para defendemos del relente, si hemos de
dormir en el bosque.

II

Despus de ocho das de exploracin a travs de
la selva virgen, llegaron a una cumbre, desde la cual
divisaron el mar Caribe a un lado, y al otro el Atln-
tico. El panorama era esplendente; sabanas y mon-
tculos con todos los colors del verde, desde el claro
esmeraldino al gata crisoprasa; y al horizonte, de
frente y de espalda, dos franjas de azul turqu.
-Aqu fabricara yo una casa de campo, dijo Gui-
larte.
-Valiente burrada sera, replicle Orozco. Esto
es bueno para contemplarlo un rato, pero luego hasta.
-Pues yo creo que a mi no me hastiara nunca
-volvi a anotar Guilarte.
-Tontol Lo mejor es que reunamos much oro
y nos larguemos a Triana. De Sevilla al cielo!
-Pues chico, muchas arenas tenemos que lavar
para asegurar algo. Y luego, eso de tener que dar al
Rey el Quinto,' por su linda caral Vamos, me parece
que en much tiempo no salimos de nuestra po-
brezal...
Los dos amigos, sentados sobre una roca, despus
de su andariega expedicin, abrieron sus morrales y
empezaron a devorar su pan casab y unos pedazos de
queso canario.'








EL. GRANO DE ORO
Orozco ra un hombre como de treinta afos, piel
blanca, pecosa, pelirrojo, ojos pequeos y grises, nariz
aguilea pronunciada, labios finos contraidos, con las
comisuras cadas. Alto de cuerpo, enjuto y descanado.
Espritu impaciente, audaz, ambicioso Tena la mira-
da picaresca del tahur de profesin. Revelaba en su
tipo los cruzamientos' de sus antepasados. Su atavismo
surga en el ojo gris vndalo7 y en su nariz judaica.
Guilarte representaba un genuino tipo berebere,'
nacido en suelo espafiol. Triguefio, ojos negros rasga-
dos, nariz recta y fina, rostro oval, cerrado de barba
negra, brillante y rizada. Permanentemente la sonrisa
en los labios. Buena musculatura. Indolente. Le atraa
el canto de los pjaros y el rasguear de una guitarra. Le
gustaba cortejara las indias y haba aprendido con ellas
a cantar y bailar los areytos?
De pronto, Guilarte dijo a Orozco:
-Mira hacia esa hondonada en la direccin de mi
brazo. Qu ves?
-Una piedra que brilla como un topacio con
los rayos del sol.
-Fjate bien y vers que es un trozo de oro uni-
do a un trozo de cuarzo.
-Efectivamente! Qu buena vista tienes! Y
es bien grandel...
-Pero quin diablos desciende de esta elevada
montafia all abajo para recogerla?
-Pues t y yol...
-De qu modo? -dijo Guilarte.








LEYENDAS PUERTORRIQUEAS
-Hagamos aqu campamento con yaguas y teja-
mos sogas de majagua, que reforzaremos con bejucos.
Y con sogas haremos una buena escala.
-Pues, al avio! Las palmas de yaguas estn ah
y ms all distingo un boscaje de majaguas. Las lia-
nas estn por dondequiera para daros fuertes beju-
cos.
Ante el hallazgo fortuito de tan valioso grano de
oro desapareca la contemplacin de aquella hermosa
naturaleza virgen, sorprendente, que el sol baaba
con ureos reflejos venciendo la maraa impenetrable
de la selva. Ei follaje raqutico bordeaba el abismo y
de una roca pelada manaba un hilo de cristalina linfa,
que hua rpidamente por entire los peascales, perdin-
dose el brillador chorrito en las profundidades de
aquella inmensa olla.

III

Terminada la escala con rapidez y pericia extraor-
dinarias y bien asegurada a un gran cedro descendie-
ron por ella fcilmente Orozco y Guilarte.
Llegados al fondo del abismo vieron que la piedra
codiciada era ms grande de lo que creyeron en un
principio.
-El oro que tiene esta piedra vale, separado el
cuarzo y adems ripio, de cuatro a cinco mil caste-
llanos,x' dijo Guilarte, que era inteligente en meta-
lurgia.








EL GRANO DE ORO


-Lo suficiente para sacar avante a uno de los
dos, pero no a entrambos. Busquemos a ver si encon-
tramos otro grano.
Desengaados de no encontrar ms oro, dijo Oroz.
co a Guilarte:
-Te voy a proponer un negocio. Juguemos a los
dados este hallazgo y a quien Dios se lo de, San Pe-
dro se lo bendiga. Si te lo ganas, puedes ya retirarte
a Espaa. Si me lo gano yo, me voy de soleta a
Sevilla. El que se quede en Caparra se encarga de la
encomienda de su compaero y la explota en socie-
dad.
-Bueno, contest Guilarte. Y los dados?
-Aqu los tengo, replic Orozco.
-Pues, chalosl
La suerte favoreci a Orozco. Y Guilarte lo feli-
cit con sinceridad, aadiendo:
-Se han cumplido tus deseos. Vmonos para arriba.
-Sube t primero, yo ir despus con la piedra.
Guilarte ech mano a la escalera y trep gilmen-
te por ella.
Cuando lleg arriba se sent al borde del abismo
a esperar a su amigo. Orozco subi bien hasta la mi-
tad de la escalera, pero se rompi un escaln y estuvo
a punto de caer, pues tena la mano izquierda em-
bargada con la piedra aurifera. Grit a Guilarte y ste
le contest:
-Que hago?








LEYENDAS PUERTORRIQUEAS
-Tira de la escala para que me ayudes a ascen-
der o tengo que soltar la piedra. IPronto, prontol
Guilarte, que era hombre de muchas fuerzas, se
acerc al cedro y empez6 a halar de la escala con
precipitacin. De repente rod por tierra. La escala,
hecha d fibras verdes de majagua a pesar de estar
reforzada de bejucos, tambin verdes, no pudo resistir
el roce spero de la pea y sbitamente se rompi.
El infeliz Orozco cay en la hondonada desde una
gran altura y aunque la maleza amortigu el golpe,
qued medio muerto en el csped del bosque. Impo-
sible le fu a Guilarte poderlo socorrer, y desalentado
regres al campamento de Mabiya caminando da y
noche.

IV

Con ayuda de buenos indios prcticos, y fuertes
escalas volvi Guilarte, diligente, al socorro de su in-
fortunado amigo. Cuando lleg a su lado estaba an
vivo, abrazado a aquella fatidica piedra que le cos-
taba la vida. Lo primero que pidi fu agua. No ha-
ba podido moverse de donde haba cado porque
tena rotas las dos piernas. Despus que satisfizo la
sed, llam a Guilarte y le dijo:
-IVoy a morirl Oyemel T descubriste el grano
de oro y yo te quit tu parte usando dados falsos.
Dios me ha castigado. Perdname!...
Y espir. El pobre Orozco fu vctima de su am-








EL GRANO DE ORO


bicin. Todas las pasiones son buenas, ha dicho un
filsofo, mientras uno es duefo de ellas, y todas son
malas cuando nos esclavizan. Conducido el cadver
al campamento de Mabiya se le di cristiana sepultura.
Sabido en Caparra lo ocurrido, los Oficiales Reales
dieron cuenta al Rey, quien concedi a Guilarte todas
aquellas tierras exploradas por l y su infiel y desgra-
ciado amigo. Tambin es verdad que el honrado y
desprendido vasallo haba regalado a la Catedral de
Sevilla aquella enorme pepita de oro, por la cual
Orozco, con el ansia de enriquecerse, haba sido trai-
dor a la amistad.
Todava en la cordillera central de la Isla, hay una
cumbre, denominada La Sierra de Guilarte, que re-
cuerda este trgico suceso.

NOTAS

i. cartas de vecindad. Constituan las cartas de vecindad
los despachos o ttulos que se daban a una persona para que
fuera reconocida y tratada como tal vecino de alguna ciudad,
villa o lugar, y, en su consecuencia, poda gozar de los fueros
y privilegios propios de la localidad.

2. Casa de la Contratacin. A los fines de llevar a cabo
las capitulaciones ajustadas por la Corona de Espaa con don
Cristbal Coln, y las modificaciones que subsiguientemente se
hicieran a dichas capitulaciones, se organize en Sevilla por una
real cdula de 14 de febrero de 1503 la Casa de la Contratacin,
a cuyas investigaciones deberan someterse todas las operacio-
nes mercantiles o industriales de las colonies, centralizando as








LEYENDAS PUERTORRIQUEAS
el comercio con las Indias, bajo la direccin de un factor, un
field ejecutor, un tesorero y un contador o escribano.

3. encomienda. Por una carta patente de la Corona de
fecha 22 de julio de 1497, se autoriz a Coln a repartir tierra
en los territories descubiertos entire los espaoles que fueran a
Amrica. Con motivo de estos repartimientos de tierra, se dis-
pona tambin de los indios que las poblaban, utilizndolos
sobre todo para el laboreo de las minas, situacin que fu luego
autorizada expresamente por la Corte. Y como quiera que las
leyes recomendaban que se tratase a los indios en buena forma
y se les pagase un journal proporcionado a su trabajo, las au-
toridades coloniales, al repartir tierras e indios, lo hacian en-
comendando al favorecido un nmero de indios, con la reco-
mendacin de ensearles la religion catlica. Por esto se llama-
ban encomiendas a las tierras con sus siervos, y encomendado-
res a los que gozaban de unos y otros. En 1538 se mandaron
conceder encomiendas solamente a las personas que residan
en las provincias conquistadas; pero despus se permitieron los
repartimientos entire personas de mritos, como los cortesanos,
los cuales vendan o administraban desde la metrpoli sus en-
comiendas. Por ltimo, en un reglamento para la poblacin
concedindose solamente de padres a hijos, despus de los
cuales quedaran reunidos a la Corona y los indios seran vasa-
llos director del Monaica.

4. el Quinto. El 24 de abril de 1505 qued concertado
en la ciudad de Toro el pacto para colonizar la Isla de Bori-
qun, por virtud del cual deba concederse a Vicente Yflez
Pinzn el ttulo de Capitn y Corregidor de la Isla de San Juan
del Boriqun, con subordinacin al Gobernador de Jas Indias
y mediante su personal traslacin a ella, en el trmino de un
ao, con los pobladores correspondientes, sometiendo el pro-
ducto de sus labranzas al pago de diezmos y primicias. La Co-









EL GRANO DE ORO


rona con este pacto se reservaba el derecho sobre las minas,
interviniendo en su explotacin y reservndose tambin una
tributacin de un quinto sobre la produccin.

5. queso canario. Queso fabricado de leche pura cuajada
al estilo de las Islas Canarias.

6. cruzamientos. La unin de una raza con otra formando
un pueblo intermedio.
7. vndalo. Una de las tribus nrdicas que invadieron
el mediodia de Europa, bajo el nombre comn de brbaros,
trayendo la destruccin del Imperio Romano. En el ao 409
entraron en Espaa, y una parte de sus tribus se estableci6 en
Galicia; y otra en la antigua Btica, la actual Andaluca. Ms
tarde pasaron a Africa apoderndose de todo el antiguo territorio
romano, llegando en sus excursions el afo 455 hasta entrar
cn Roma, la cual saquearon y destruyeron en forma tal que
desde entonces los hechos de esta naturaleza se llaman vand-
licos. El reino de los vndalos fu destruido por el general
romano Belisario el ao 534. Los vndalos eran altos y fomidos,
de cabellos claros y ojos grises acerados.
El tipo de Orozco, como lo pinta la leyenda que anotamos,
era, pues, un cruzado de vndalos y judos: estos ltimos se
encontraban en el territorio espaol costeo procedentes de
las costas fenicias; y la nariz judaica era muy pronunciada y
tpica.

8 berebere. Pueblo de una remotsima antigedad, que
ocupa el norte de Africa, principalmente Argelia y Marruecos,
sicndo de color blanco y muy parecido al andaluz y al siciliano.
Los africanos tienen por lo general los ojos y los cabellos negros,
pero los bereberes descendientes de las tribus que cruzaron el
estrecho de Gibraltar para llevar a cabo la conquista de Espaa,
con much frecuencia muestran los ojos grises y hasta azules.








LEYENDAS PUERTORRIQUEAS

Hay historiadores que sostienen que los bereberes poblaron a
Espafa antes de que se formara el estrecho entire Ceuta y
Gibraltar que comunica el Mediterrneo y el Atlntico, en
edades remotas, y que la raza vasca del norte de Espa~k pro-
cede de la gran familiar bereber, rubia, de- ojos azules y piel
blanca. Hay autores que sostienen que el tipo rubio se debe
al cruce del berebere con el vndalo.

9. areyto Vase la nota 5 de la leyenda "Guanina."

xo. castellanos. Moneda antigua de oro de Espaa, y que
ya no tiene uso. En tiempos de la conquista de Amrica un
castellano vala alrededor de quince reales de plata, o sea setenta
y cinco centavos de dlar. Estos valores, desde luego, no son
reales, sino aproximados y puramente especulativos, debido a
que el valor de la moneda de aquella poca no puede apreciarse
con certeza comparndola con la moneda de nuestros das.






















LA SORTIJA DE DIAMANTE
(1590)




















ENco querida Mnica, a deleitarme un rato
oyndote cantar y tocar la guitarra.
-Y qu quieres t que toque, Juanillo?
-Pues la entrada triunfal de don Gonzalo de
Crdoba' en Npoles. Quiero oir cmo imitas los
clarines y tambores...
-Pero, hombre, siempre pides lo mismo!
-Eso es para comenzar, despus echaremos unas
coplas.
-Quita all! T sers buen artillery, pero cantas
psimamente y desafinas que hay que oir...
-En cambio, tu voz es divina y me arroba y en-
canta como el incienso de la Catedral. Y la guitarra
en tus manos, con su punteado2 me llega al alma.
Tan pronto es marcial y brava, cual si fuera el cho-
car de dos aceros que combaten; o amorosa y dulce,
como la plegaria de una virgen.
-Adulador! Djate de falsos requiebros!
-Te lo juro por la Virgen del Pilar de Zaragoza.'
Y tambin te digo, que anoche so que te habia re-
galado una sortija de diamante, hermossima, como
anillo de boda. Y te advierto, que nos casamos y pu-








LEYWIDAS PUERTORRIQUEAS
simos, un puesto de aguardiente y aloja en la plaza
de la Verdura.*
-Dios te oiga, Juanillo! Pero nQ me decas en
noche pasada, que te ibas a reenganchar, porque eres
el mejor artillery del Castillo?
-Y lo soy, mi vidal Pero estoy cansado de servir
al Rey y no salir de pobreza. Y, por otra parte, te
quiero ms que a las nifas de mis ojos.

II

Mnica era a maravilla una linda muchacha, siem-
pre content, vivaracha, donairosa, tarareando con su-
ma gracia seguidillas picarescas, sin malicia. Era una
moza de suaves contornos y lines griegas, piel de
aceituna clara y pelo con reflejos azulinos; tena una
sonrisa encantadora; y, cuando se rea, lo verificaba
con tal estrpito como si fuera un repique de cascabe-
les. Amaba a Juanillo, el artillery, con coquetera in-
fantil. Por lo que pudiera propasarse el military siem-
pre estaba de guardia la ta Brianda, que amaba a la
muchacha como si fuera su madre. Pero todos aque-
llos atisbos furibundos estaban de ms, porque Jua-
nillo era de corazn noble y amaba a Mnica sin tor-
cidas intenciones.
Juan Alonso Tejadillo (a) Juanillo, era un gua-
petn andaluz de veinte y tantos aos, fornido y de
pecho varonil. Cara placentera, muy simptico, mel-








LA SORTIJA DE DIAMANTE
fluo, enlabiador e imni de voluntades femeninas. Qul-
so venir a las Amricas espontneamente y sent plaza
en Cdiz, donde tom tan a pecho la balstica del
cain, que lleg6 a manejarlo con maestra.

III

Pocos meses despus del mimoso dilogo de Jua-
nillo y Mnica, que hemos narrado, apareci frente a
la ciudad de San Juan la escuadra de Francis Drake,s
a copar dos millones, en oro y plata, que estaban en
la Capitana de la flota de Tierra Firme,' al cargo de
don Sancho Pardo y Osorio, fondeada en este puerto.
Afortunadamente, tambin estaban en el surgidero
cinco fragatas de guerra de S. M. al mando d don
Pedro Tello de Guzmn.
La Capital, para esa remota fecha de 1595. no es-
taba an amurallada; y contaba nicamente con la
fortaleza Santa Catalina, hoy palacio residential del
Gobernador. El Morro no estaba concluido y tenia
anexo un fortn llamado el Morrillo.
Inmediatamente fueron guarnecidas las Caletas
con buena artillera y se hizo muestra de toda la gente
disponible de mar y tierra. Tambin despach el Go-
bernador avisos a Santo Domingo, Cartagena y Santa
Mara.
En d Moro habia veinte y siete piezas de bronce
muy buenas. Entr ellas, un cain de cuarenta libras
de calire, rgalo del rey don Felipe* a este fuerte








LEYENDAS PUERTORRIQUEAS
cuando se di comienzo a su construccin. Era el
magnfico present can de cruja ()de la galera real
otomana, que rindi don Juan de Austria (O) en la
batalla de Lepanto."
Juan Alonso Tejadillo, primer artillero del Morro,
estaba encargado del cuidado y manejo de esta bien
templada carronada.
La armada de Drake era formidable: veinte v seis
velas; entire ellas los navios "Defiance," "The Elizth,"
"Bonadventure," "The Gardlante," '"The Hope." "The
Adventure" y "The Forefighter." El escuadrn desfil
frente al Boquern y vino a fondear al socaire'2 de la
isla de Cabra.
Llegada la noche, aprovech Drake la intense obs-
curidad y atac el puerto con veinte y cinco lanchas,
bien tripuladas, las que se metieron de rondn debajo
del fuego del Morro y Santa Elena." Entonces pegaron
fuego a las fragatas de la armada de Tello de Guz-
mn, echndoles alcancas y bombas de fuego. Desde
tierra jugaba la artillera; y de las caletas hacan sus
descargas los mosquetes y los pedreros lanzando abun-
dante metralla.
Al claror del incetidio de la fragata "Magdalena,"
que llenaba de rfagas de luz toda la baha, se pudo
rectificar la puntera contra las chalupas enemigas,
que tuvieron que retirarse con perdida de diez lan-
chas y ms de cuatrocientas bajas, pues cada embar-
cacin llevaba unos sesenta combatientes.
Con la luminaria del incendio, Juan Alonso Teja-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs