• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Title Page
 Preface
 Index
 Prologo
 Pensamiento
 Introduction
 Parte I. Principios logicos
 Parte II. Cuestiones miscelane...
 Parte III. Apuntes filosoficos...
 Parte IV. Dos cuestiones ideol...
 Parte V. Observaciones sobre el...
 Parte VI. Patriotismo
 Parte VII. Otros estudios...
 Biblioteca de autores Cubanos














Group Title: His Obras. Vol. VII
Title: Miscelánea filosófica
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00081322/00001
 Material Information
Title: Miscelánea filosófica escrita por el pbro. don Félix Varela y Morales ..
Series Title: His Obras. Vol. VII
Physical Description: 2 p. ℓ., vii-xxiii, 290 p., 1 ℓ. : ; 21 cm.
Language: Spanish
Creator: Varela, Félix, 1788-1853
Vitier, Medardo, 1886-1960 ( ed )
Publisher: Universidad de la Habana,
Universidad de la Habana
Place of Publication: La Habana
Publication Date: 1944
Copyright Date: 1944
 Subjects
Subject: Philosophy   ( lcsh )
Genre: bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba
 Notes
Statement of Responsibility: Seguida del Ensayo sobre el origen de nuestras ideas, Carta de un italiano a un francés sobre las doctrinas de Lamennais y Ensayo sobre las doctrinas de Kant. Prólogo de Medardo Vitier.
General Note: At head of title: Biblioteca de autores cubanos, 3.
General Note: "Hemos seguido principlmente el texto de la tercera edición hecha en Nueva York, en 1827 ... y hemos interpolado dos de las Observaciones acerca del escolastismo, suprimidas de la tercera edición, tal como aparecen en la segunda hecha en Madrid en 1821."-p. vii
 Record Information
Bibliographic ID: UF00081322
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: ltuf - AAN2843
oclc - 01437624
alephbibnum - 000117020
lccn - a 45004218

Table of Contents
    Front Cover
        Page i
        Page ii
    Half Title
        Page iii
        Page iv
    Title Page
        Page v
        Page vi
    Preface
        Page vii
        Page viii
    Index
        Page ix
        Page x
        Page xi
        Page xii
    Prologo
        Page xiii
        Page xiv
        Page xv
        Page xvi
        Page xvii
        Page xviii
        Page xix
        Page xx
        Page xxi
        Page xxii
        Page xxiii
        Page xxiv
    Pensamiento
        Page 1
        Page 2
    Introduction
        Page 3
        Page 4
    Parte I. Principios logicos
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
    Parte II. Cuestiones miscelaneas
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
    Parte III. Apuntes filosoficos sobre la direccion del espiritu humano
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
    Parte IV. Dos cuestiones ideologicas
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
    Parte V. Observaciones sobre el escolasticismo
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
    Parte VI. Patriotismo
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
    Parte VII. Otros estudios filosoficos
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 260a
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 268a
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
    Biblioteca de autores Cubanos
        Page 291
Full Text






















4,
'nl .


"mm1,"


1t. -it -


II)~~ri :
A -~.1-

897I~'


i
~l~rL
"I'p"

~~?c~L

i
.~.c
r
r.-

r
-








-2,
: T r;


~%;~$I
.-
'"


t,1















UNIVERSITY
OF FLORIDA
LIBRARIES






THIS VOLUlE HAS BEEN
ICROF ILMED
al THE UNIVERSITY OF
FLORIDA LIBRAIES-








MISCELNEA FILOSFICA










S CUBANOS

ME UTORES CUBANOS


Auspiciada por el

H. S.EOR RECTOR DE LA UNIVESIDAD.
y por el
H. CoNSEJO UNIVEm ARmo

Director:
Dm. RoBERTo AGRAMONTB PICHAmDO
Vicerrector de la Universidad.

Secretario:
Dn. ELAts ENTAALGo VALLINA
Profesor de Historia de Cuba
de la Universidad.

Administrador:
S. SALVADOR VInASBCA FORm
Jefe del Departamento de Informacin, Publicaciones
e Intercambio Cultural.


















PRINTED IN CUBA
Impresa en Cuba.


BIBLIOTECA










BIBLIOTECA DE AUTORES CUBANOS

OBRAS DE FLIX VARELA Y MORALES
VOL. VII



MISCELANEA


FILOSOFICA
Escrita por el
PBRO. DON FLIX VA IA- RALESn
Catedrtico de aofi
en el Colegio de San Carlos de la Habana.

Seguida del
ENsxYO SOBRE EL ORIGEN DE NUESTRAS IDEAS,
CARTA DB UN ITALIANO A UN FRANCS SOBRE LAS
DocTRINAS DE LAMENNAIS
y
ENSAYO SOBRE LAS DOCTRINAS pa .KANT.

Prlogo de
MEDARDO VITIER









EDITORIAL DE LA UN'IVERSIDAD
DE LA HABANA
1944










lo Lf












Coppght
by
Universidad de la
Habwna, 1944


c&a, GAadA Y CIA. Tzmwu4 Rsy Nm. 15. LA H ~A<&.














AL LECTOR


En la present publicacin de la MIsCELNEA FILO.
sFICA del Pbro. Flix Varela y Morales, hemos se-
guido principalmente el texto de la tercera edicin
hecha en Nueva York, en 1827, en la Imprenta de
Enrique Newton, calle de Chatham, nmero 157; y
hemos interpolado dos de las Observaciones acerca
del escolasticismo, suprimidas de la tercera edicin,
tal como aparecen en la segunda hecha en Madrid
en 1821 en la Imprenta que fu de Fuentenebro.
La primera edicin de esta obra apareci en La Ha-
bana en 1819 y fu confeccionada por la Imprenta
Palmer.
Hemos credo convenient aiadir a esta obra filo-
sfica tres studios de la misma ndole, publicados en
Norteamrica en ingls por el Padre Varela. Estos
son el Ensayo sobre la doctrine de Kant, publicado
en 1841, en. The Catholic Expositor, traducido del
ingls por el Dr. Luis A. Baralt y Zacharie; la Carta
de un italiano a un francs sobre las doctrinas de
M. de Lamennais, publicada en 1842; y el Ensayo
sobre el origen de nuestras ideas-dos artculos publi-
cados en enero y febrero de 1842, que han sido tra-
ducidos por el Dr. Roberto Agramonte.
Deseamos expresar nuestro reconocimiento a Mon-
seor Eduardo Martnez Dalmau, Obispo de Cien-









AL LECTOR


fuegos, quien gentilmente nos facility una copia a
mquina de la segunda edicin de la MISCELNEA
FILOSFICA y las copias fotostticas de los primeros
dos ensayos mencionados, enviadas desde los Estados
Unidos por el Dr. Antonio Hernndez Travieso. Asi-
mismo agradecemos particularmente al Ilmo. Prelado
el habernos facilitado otros trabajos del Padre Varela.
Deseamos consignar, de modo especial, nuestro
agradecimiento al Dr. Ferin Peraza, Director de la
Biblioteca Municipal de La Habana, quien tuvo la
amabilidad de enviarnos desde Washington una copia
fotosttica del ltimo ensayo mencionado. El pr-
logo ha sido confiado al distinguido professor Dr. Me-
dardo Vitier, autor de la obra Las Ideas en Cuba
(Premio Nacional de Literatura). La preparacin y
revision del texto han estado a cargo del Dr. Roberto
Agramonte. 1

Quede consignado a todos nuestro reconocimiento.


EL COMIT EDITOR











i La division de este volume en parties y la numeracin de
los captulos son del Editor.


VII















INDICE


PG.

Prlogo, por Medardo Vitier ................... XII
Pensamiento ................................ 1
Introduccin ................................ 3


PARTE I
PRINCIPIOS LGICOS

Capitulo I: De la lgica ............ ........ 7
Captulo II: De nuestra existencia ............. 10
Captulo III: Diferentes modos de nuestra sensibi- --
ldad ..................... .......... 11
Captulo IV: De nuestras percepciones e ideas .... 13
Captulo V: Existencia de los series fuera de nos-
otros ................................ 15
Captulo VI: De las ideas de tiempo, movimiento
y extension ........................... 17
Captulo VII: De los signos de nuestras ideas .... 20
Captulo VIII: Lenguaje artificial y conventional 21
Captulo IX: De la deduccin de nuestras ideas... 27


PARTE II
CUESTIONES MISCELNEAS

Captulo I: De las obras elementales escritas en
verso ................................ 41









INDICE


PG.
Captulo I: Diferencia y relaciones entire la Ideo-
loga, la Gramtica general y la Lgica.... 44
Captulo I: Reflexiones sobre las palabras de Ba- -
con de Verulamio ...................... 47
Captulo IV: Ningn idioma puede llenar las vas-
tas miras de la Ideologa ................ 52
Capitulo V: El arte de traducir es el arte de saber 55
Capitulo VI: Preocupaciones ................. 60
Captulo VII: Influencia de las pasiones en la exac-
titud de nuestros pensamientos ........... 73
Captulo VIII: Sobre los arguments sacados de la
historic ............................... 78
Captulo IX: Limites que deben tener las reglas.. 87
Captulo X: Raciocinios por deduccin y por in-
ferencia ..................... ........ 94
Captulo XI: Sobre las cuestiones intiles ..... 99
Captulo XII: Observaciones sebre el sistema de
Gall, acerca del cerebro ........... ..... 105
Captulo XII: Nomenclaturas ................ 115
Capitulo XIV: Imitacin de la naturaleza en las
artes ................................ 122
Captulo XV: Reflexiones sobre algunas causes del
atraso de la juventud en la carrera de las
ciencias ...................... .. ... ... 134

PART m
APUNTEs FLosIcos SOBRE LA DIRECCIN DEL
EsPrru HUmANo

I: Operaciones del alma .................. 151
II: Correccin de dichas operaciones ........ 159
III: Talento, ingenio, juicio y buen gusto .... 162
IV: Manifestacin de nuestros conocimientos. 164








INDICE X

PAG.
V: Obstculos de nuestros conocimientos. De-
finiciones ........................... 168
VI: Principios .......................... 171
VII: Preocupaciones ...................... 172
VIII: Sistemas ............................ 173
IX: Aparato cientfico ........... ......... 174
X: Cuestiones .......................... 175
XI: Hbitos o costumbres ....... ...... 176
XII: Pasiones ........................... 177
XIII: Falta de disposicin .................. 178
XIV: Lenguaje ............................. 179
XV: Autoridad ......... .............. 180
XVI: Grados de nuestros conocimientos ...... 181
XVII: Observaciones sobre el studio y el pedan-
tismo literario ...................... 18'3
XVIII: Disputas literarias .................... 185

PART IV
Dos CUESTIONES IDEOLGICAS

Capitulo I: Carta a un amigo respondiendo a algu-
nas dudas ideolgicas ................... 189
Captido II: El idioma latino considerado ideolgi-
cam ente .............................. 194

PART V
OBSERVACIONES SOBRE EL ESCOLASTICISMO

Obseracin I: Cmo se introdujo el escolasticismo 201
Obseracin II: Causas que conservan el escolasti-
Scismo y efectos que produce ............. 209
Observacin II: Forma silogstica .... ........ 220









XII INDICE

PG.
PARTE VI
PATRIOTISM

Capitulo UNICO: Patriotismo ................. 235


PART VII
Oros ESTUDIOS FILOSFICOS

I: Ensayo sobre el origen de nuestras ideas ...... 249
II: .Carta de un italiano a un francs sobre las
doctrinas de Ml de Lamennais ............ 265
III: Ensayo sobre las doctrinas de Kant .......... 277















PROLOGO


Si exceptuamos los catorce aos (1848-1862) en que
Don Jos de la Luz dirigi el colegio El Salvador y
el perodo apostlico de Jos Mart que precedi a
la guerra de 1895, no creo que haya en nuestra his-
toria otro espacio de tiempo de tanta fecundidad
para la orientacin cubana como el decenio en que
el presbtero Flix Varela ense en el Seminario de
San Carlos, Filosofa primero, y despus, Derecho Po-
ltico en la llamada ctedra de Constitucin.
En 1811 fue designado maestro de Filosofa (segn
la denominacin reglamentaria). En enero de 1821
inaugur la ctedra de Constitucin, que obtuvo en
oposiciones a las que se presentaron Jos Antonio
Saco, Nicols Manuel Escobedo y Prudencio Echa-
varra. Su labor en esta ltima discipline fu breve,
pero de larga resonancia. En julio del propio ao
de 1821 se hallaba en Madrid, por haber sido electo
Diputado. Las peripecias parlamentarias que le oca-
sionaron persecucin y destierro no entran en el cua-
dro de este prlogo. Tampoco me detengo en su
famoso proyecto de un rgimen liberal para Cuba.
Sabido es que el Padre Varela residi el resto de
su vida en los Estados Unidos: Filadelfia, Nueva
York, San Agustn, donde muri. No volvi a su








MEDARDO VITIER


patria sino para que sus cenizas veneradas recibieran
en 1912, el homenaje conmovido de una generacin
que acababa de conquistar la Independencia.
Dej Varela buen nmero de trabajos filosficos.
No los menciono en bibliografa puntual, complete.
Baste recorder las Instituciones de filosofa eclc-
tica (1812), los dos primeros tomos en latn, y el ter-
cero y cuarto en espaol; Apuntes filosficos (1818);
Lecciones de Filosofa (1818); MISCELNEA FILOS-
FICA (1819). Adems sus elencos, elogios, sermones,
artculos periodsticos, traducciones, las Cartas a El-
pidio (1835-1838).
Casi todas sus obras circularon much en Cuba
y en el extranjero. De la MISCELINE se hicieron tres
ediciones (1819, 1821, 1827), y cinco de las Lecciones
de Filosofa (1818, 1824, 1828, 1832, 1841).
Los dos ltimos tomos en las Lecciones de Filo-
sofa se destinan a Fsica, ciencia que se inclua, como
studio del Universo, en el marco de las disciplines
filosficas. Esto interest adems, como veremos des-
pus, por la seria formacin cientfica del P. Varela,
que se repite luego en Jos de la Luz.
La edicin de la MIscELE. que ahora se reim-
prime es la de 1827. He manejado la de 1821, que
contiene un extenso captulo sobre el Escolasticismo,
en sus aspects histricos. No se incluye esa parte
en la edicin de 1827, que es la present, aunque
conserve el examen del silogismo. (Ver pgs. 181 y
siguientes). El author declare en la Introduccin:
"He suprimido las dos primeras observaciones sobre


XIV









PRLOGO


el escolasticismo, y ojal fuese tiempo de suprimir
la tercera; mas por desgracia no faltan defensores de
la Lgica escolstica, bien que su nmero sea muy
reducido."
Esto nos lleva a un punto sobre el cual hay discre-
pancias. Creen unos que al innovador le basta ex-
poner su material segn el criterio cientfico y la
metodologa propia, sin impugnar las ideas errneas
que en parte prevalecen. Otros no se limitan a eso,
y examinan y refutan doctrinas y mtodos. El Padre
Varela hizo esto ltimo. Lo primer parece ms
serio, ya que al cabo, se ha de confiar en la eficacia
de la verdad. Sin embargo, en el caso de la Esco-
lstica, procedi bien el reformador de los studios
en Cuba. Haba necesidad de examiner los funda-
mentos (inconsistentes) de una enseanza que al-
canz boga en los siglos xn, xm, xiv, y vigor en los
mejores contenidos del tomismo, pero persisti des-
pus, sin el aliento de los orgenes, a ms de cerrar
el paso a las corrientes modernas, como la cartesiana,
por ejemplo, que siendo del siglo xvn, constitua una
novedad en Cuba hacia 1800.
Sabido es que el siglo xm es el gran perodo de la
Escolstica. No me detengo aqu a puntualizar sus
direcciones y su razn de ser histrica. Lo hago en
un trabajo indito, donde llamo la atencin al hecho
de que el P. Varela, en su fecundo papel de demo-
ledor e innovador, impugn la parte deleznable, ana-
crnica del Escolasticismo, sin subrayar los contenidos
de valor. Como que lo que aqu persista era lo peor
de aquel sistema, el insigne sacerdote dirigi su ata-









MEDARDO VITIER


que--agudo, contundente-a evidenciar la falta de
doctrine y el psimo mtodo que el enterado notaba
en todo aquel arrastre de "las escuelas".
Claro que estimar con justicia la filosofa medieval
no significa que la adoptemos hoy. Aristteles, por
ejemplo, es objeto hasta ahora mismo de studios que
iluminan cada vez ms, no slo su vasta construccin
enciclopdica sino las tendencies de la mentalidad
griega. Pero no ponemos la Metafsica ni la Poltica
ni la Potica del estagirita en manos de los estu-
diantes para 'gua, en cursos de Filosofa, de Teora
literaria o de Derecho Poltico. Aquellas obras deben
leerse, y contienen buena parte de species perennes.
Por lo dems, nos atenemos a elaboraciones modernas.
As ocurre en menor grado, desde luego, con la Esco-
lstica del mejor perodo.
La que se ensei en las Universidades coloniales
(recurdese que las hubo desde el siglo xvi) era ya
cosa vaca, alejada de la realidad, esto es, del mundo
fsico y del hombre, con el silogismo y las disputes
por mtodo, cerrada a la ingente actividad intellectual
que produjo el Renacimiento. Contra tal estado do-
cente actu el P. Varela. De ah que no se contentara
con implantar lo nuevo sino que combati la parte
falsa de lo viejo.
D. Manuel Sanguily, a quien debemos el ms pene-
trante studio sobre Luz Caballero, no entendi la
frase de ste en que consider a Varela como "el pri-
mero que nos ense a pensar". La cree hiperblica;
no ve su intencin.
Debemos career que D. Manuel ley las obras del


XVI








PRLOGO


P. Varela. En ese caso, parece extrao que no per-
cibiera la exactitud del juicio de Luz. Porque, en
efecto, quien recorra, aun sin much detenimiento,
los textos que escribi el autor de esta MISCEl EA
filosfica que hoy reedita la Universidad, se percatar
de que en gran parte, la enseanza de aquel sapiente
y sencillo sacerdote consisti en puntos de mtodo,
actitud muy propia de quienes se proponen alguna
reform. Y eso era "ensear a pensar". No se carac-
teriza Varela, como Luz, por el vuelo de las con-
cepciones, sino por una doctrine rectora, que evite
los errors del entendimiento. Cualquiera de las
obras citadas contiene captulos en que la cautela
lleva al autor a un cmulo de reflexiones y adverten-
cias de carcter lgico. Quiere guiar el razonamiento.
Muestra el mtodo y seala los frecuentes tropiezos
del intelecto. Por cierto que esa parte de su obra
escrita conserve hasta hoy casi toda su vigencia,
cuando otros contenidos se han superado.
A veces hasta el ttulo de un elenco declara el
designio del P. Varela. Uno de ellos lo denomina
as: "Apuntes filosficos para la direccin del esp-
ritu humano" Lo incluy despus en la MISCELNEA.
La obra que lleva este ttulo sigue en much a
Destutt de Tracy, en los principios lgicos de ste.
Pero tanto la MISCELNE como los dems libros de
Varela forman conjuntos donde hay Lgica, Psico-
loga, Moral... con cierta promiscuidad. El siglo xxx
asisti, ms tarde, a la separacin resuelta de la Psi-
cologa, por ejemplo.
En los primeros captulos, hasta la pgina 49 (aun-


MISC. FILOSFICA 2


XVII








xvm


MEDARDO VITIER


que este lmite no es riguroso) el present libro trata
de las "ideas". Casi todo el resto se ocupa en refle-
xiones sobre el recto empleo del entendimiento. En
realidad prevalece una preocupacin de carcter 16-
gico en toda la obra, nota muy discernible en todas
las obras de Varela.
El cuerpo general de su enseanza se instala en lo
que se llamaba Ideologa a principios del siglo xx,
movimiento que sucedi a la filosofa de la "Ilus-
tracin" y repiti gran parte de su ideario. Las fuen-
tes eran Locke y Condillac.
Preconizaban el mtodo analtico. Varela indica
constantemente el anlisis. Por eso fijbanse en las
sensaciones y en las ideas como elements simple de
todo complejo mental. Testutt de Tracy (1754-1836)
es el representante principal de aquella direccin.
Sus Elments dPIdeologie (1804) circularon en Cuba
entire los dedicados a Filosofa. He manejado una
edicin posterior, pero dentro del primer tercio del
siglo, cuyos various tomos en francs son de diferentes
aios. Con excepcin de los extractos de Varela, no
he visto versions al espaol.
Pero aquellos "idelogos" no eran exclusivamente
psiclogos. Defendan una concepcin del mundo y
de la sociedad. Persiste en ellos la postura intelec-
tualista, que haba sido eje de la Enciclopedia en el
siglo xvm. Influye Newton, no slo en lo que ensea
sino en el mtodo. La metodologa cientfica pre-
ocupa. La actitud antimetafsica de los enciclope-
distas pas a-la Ideologa. Despus la adoptara el








PRLOGO


Positivismo. Fueron tres movimientos de much afi-
nidad, si bien distintos.
La Ideologa trabaja en el origen de las ideas, pero
incluye en su esfera los problems capitals de la
Lgica, la Etica y la Poltica. Propugna el libera-
lismo, la enseanza laica, la separacin de lo civil
y lo cannico en el Derecho.
A ms del conde de Tracy, ya mencionado, figuran
entire los idelogos, Volney, de interests historicistas;
Cabanis, que represent la Fisiologa y elabora una
explicacin exclusivamente cientfica del mundo; La-
kanal, dedicado a proyectos y reforms educaciona-
les; Daunou, ocupado tambin en cuestiones de en-
seanza y despus en la legislacin civil del clero,
en los das de la Convencin; Laromiguiere, de sesgo
espiritualista y ya, en parte, opuesto a las doctrinas
de la Ideologa.
Cuba se adelant, a virtud de la labor del P. Va-
rela, a implantar mtodos europeos que tardaban en
Amrica. En Argentina las mismas corrientes ani-
maron la enseanza, con Juan Crisstomo Lafinur
(cuyo Curso han publicado recientemente en Buenos
Aires), con Manuel Fernndez de Agero y con Diego
Alcorta. Pero ntese que la actividad docente de
estos profesores pertenece al perodo 1819-1842. De
modo que empezaba casi precisamente cuando Va-
rela dejaba su ctedra de Filosofa para tender la
de "Constitucin". Mucho influy en toda aquella
renovacin la Espaa de Carlos II, con su libera-
lismo y su poltica, penetrada de espritu die-
ciochesco.


XIX









MEDARDO VITIER


Todava D. Jos de la Luz divide el elenco lla-
mado de "El Salvador", en Lgica, Metafsica, Ideo-
logia y Etica.
La Ideologa, con filiacin en el Essay concerning
human understanding (1666) de John Locke, y por
modo ms inmediato y director en Condillac (Trait
des Sensations, 1754, entire otras obras), influy en
Varela y Luz Caballero. Pero obsrvese que ni Varela
ni Luz siguen en todo aquella direccin. Se desvan
de ella en cuanto afecta los postulados espiritualistas
de la fe religiosa. Tanto en Cuba como en Argentina,
con motivo del movimiento renovador que comenz
all en 1819 con Lafinur, los seguidores de Tracy y
Condillac fueron vistos como enemigos de la filosofa
traditional. Claro que el alcance del "sensualismo"
no era igual para todos. Varela y Luz mantuvieron
sus creencias religiosas, el primero en lnea ortodoxa,
el segundo, con much libertad. Alguna vez se de-
fienden de imputaciones. Luz, por ejemplo, protest
de que el materialismo sea consecuencia necesaria de
los principios sensualistas.
Los que estudien la obra filosfica del P. Varela
deben tender a la formacin cientfica que tuvo.
Ense Fsica y escribi textos sobre esta material,
muy al tanto de lo que se conoca en su tiempo. Re-
ciba libros y revistas de Europa, en various idiomas.
Los lea en compaa de discpulos aventajados que
le ayudaban. La habitacin de Varela era un taller
de trabajo.
El adelanto que alcanzan a fines del siglo xvm y
principios del xix las ciencias fsicas y naturales co-
lora fuertemente la hechura mental de Varela. El









PRLOGO


mismo caso, quiz ms acentuado, ocurre despus
con Luz.
Recordemos que estaban en boga en los primeros
aos del siglo Lavoisier, Galvani, Volta... Ms atrs,
desde el horizonte del siglo xvii, Newton rega el
pensamiento cientfico con sus Principia, que deter-
minaron la metodologa de las ciencias positivas, por
modo ms resuelto que otros representantes del esp-
ritu modern. Esencialmente consista su mtodo en
desechar la deduccin como cosa previa, pues, em-
plearla al inicio supona admitir verdades evidentes
por s mismas. Tales verdades-leyes-las busc
Newton por induccin. As formula la ley de la gra-
vitacin, utilizando la teora de Kepler. Esta di-
reccin no era enteramente nueva, pero la aclar y
fij Newton. Las ciencias empricas tuvieron ya su
norma. Ese mtodo de pensar, de investigar, lo ha-
llamos en la obra del P. Varela. No entender al
professor del Seminario quien no vea que no se pro-
pona slo ensear sino mostrar el mtodo del pen-
samiento cientfico.
La Fsica se denominaba Filosofa natural. Y Va-
rela la incorpora a sus cursos.
El ambiente cientfico europeo se senta por ac.
Otra de sus contribuciones fu la Philosophie zool-
gique de Lamarck (1809). Unos veinte aos despus
asisti Luz a los cursos de Cuvier en Paris.
Consideramos todo esto a otra luz. La actividad
cientfica a que me refiero determine, en much,
la orientacin intellectual (metodolgica) de Varela
como despus, la de Luz. En cambio apenas resuena









MEDARDO VITIER


en ellos el vasto movimiento que por los mismos aos
se generaba en Jena, en Heidelberg, en Berln. Aludo
al llamado "Idealismo germnico", que culminaba
en Hegel, precisamente en los aos que pas Va-
rela en su ctedra del Seminario. En 1817 empez
Hegel sus cursos en Berln. Era ya famoso. Haba
publicado su Lgica y su Fenomenologa del espritu.
De aquel idealismo posterior a Kant (Fichte,
Schelling, Hegel) no hay elements en la obra de
Varela. Cabra pensar que coincida casi con el pe-
rodo de su enseanza en el Seminario, y las oleadas
en Filosofa, demoraban su arribo a Amrica. As
es, pero Jos de la Luz ley en el original esos fil-
sofos alemanes. Schelling, sobre todo, le atraa. Sin
embargo, no se atuvo a ellos. Ms an: declar que
hubiera podido introducir "a mansalva" aquellas
doctrinas, pero no las crey convenientes.
Lo cierto es que la filiacin, por entonces, estaba
en el empirismo ingls (Bacon, Locke, Hume) con
la mediacin, en Varela, de Condillac, mxima figure
de la Ideologa. En la corriente del idealism post-
kantiano no tuvo Varela filiacin. Luz, alguna, para
su manejo, pues no difundi aquella filosofa.
En lo concerniente a puntos filosficos, propia-
mente tales, hay que subrayar en la enseanza del
P. Varela su criterio contrario a la "autoridad'
como norma intellectual. En Cuba, a principios del
siglo, eso era un paso de los ms importantes. Se-
par, por otra parte, las instancias de la fe, para
situar en plano independiente el pensar filosfico,
sin advertir, es cierto, que con ste, si es libre, no


xxn









PRLOGO


XXM


hay ortodoxia (no digo religiosidad) que se man-
tenga entera. Arremeti contra nociones consagradas
como la substancia, en lo cual tocaba en lo vivo un
punto escolstico, para asombro de Varona. Desba-
rat con slida impugnacin el aparato silogstico
y la metodologa general del Escolasticismo. In-
trodujo corrientes como la cartesiana (en parte) y
la sumariamente expuesta, de la Ideologa. Desvi
de su program, no ein condenarlas, las cuestiones
del ente. Recurdese que la Ideologa, salvo en al-
gunos de sus representantes, era antimetafsica. La
Ontologa no era asunto vital en sus cuadros.
No s si Varela posey cabal conciencia de que
su enseanza minaba los soportes de la colonia. En
cuanto a sus credos politicos, la remocin era evi-
dente y fij una etapa en las demands cubanas. En
lo filosfico, la influencia es menos ruidosa, mas no
por eso menos penetrante. Un mtodo para pensar
(que fu en esencia el mensaje Varela) afecta toda
la estructura de una sociedad, de una poca. La lec-
cin del noble reformador cala silenciosa en todo el
siglo xix. Es cierta la aseveracin del Dr. Roberto
Agramonte, en su Prlogo a las Lecciones de Filosofa
(1940): "Por eso, por sus ideas y por su actuacin,
el Padre Varela fu un precursor de nuestra inde-
pendencia."


MEDAEDO VrnnT


















Por muchos siglos los hombres no qui-
sieron pensar ms ni hacer uso de su
espritu, halagados por una admiracin
supersticiosa. Muy prevenidos en favor
de unos originaler que las ms veces no
entendan, y que por lo regular no me-
recan entenderse, tomaron el trabajo de
comentarlos, y se crean muy sabios
cuando haban sondeado sus profundi-
dades, o restitudo algunos pasajes trun-
cos. Pero al fin parece que la Europa
toma una nueva vida, como un enfermo
que adquiere el don de la preciosa salud
que haba perdido. Se ha visto que el
studio de la Filosofa no consiste en
interpreter respetuosamente a los anti-
guos; sino en estudiar la recta razn,
que los mismos antiguos haban estu-
diado. Est demostrado que es precise
buscar las primeras ideas de lo verda-
dero y lo bello, no en sus libros y en
sus tratados sino es la naturaleza, en
cuyo seno invariable las buscaron los
antiguos, y es constant que ella paga
con usura los cuidados que se toman en
consultarla. (DESLANDES. Hist. cr-
tica de la Filosofa, Tom. 4, pg. 173.)*










Este lema pertenece a la segunda
edicin de la Miscelnea Filosfica.
(Nota del Editor )















INTRODUCTION*


A instancias de un discpulo mo,** cuya memorial
me es tan grata como sensible su muerte, me dediqu
a escribir sobre algunos de los objetos de nuestras
conversaciones, y por complacerle di al pblico estos
entretenimientos filosficos bajo el ttulo de MISCE-
LNEA, por ser tan various como lo fueron sus motives.
Hallbame entonces en el lugar de mi nacimiento,
y el santuario de las letras, que haba frecuentado
desde mis primeros aos, y en que tena el honor
de ocupar un puesto, para indicar a una estudiosa y
amable juventud, las sendas de la razn y de la mora-
lidad, los portentos y delicias de la naturaleza.
Mientras mi espritu se ocupaba de estas apacibles
ideas, fui arrebatado por el torbellino poltico, que
aun agita la Europa, y, ms feliz que otros, lanzado
a la tierra clsica de la libertad, donde reviso tran-
quilo estos ocios mios para presentarlos menos
imperfectos.
He suprimido las dos primeras observaciones sobre
el escolaticismo, y ojal fuese tiempo de suprimir la
tercera; mas por desgracia no faltan defensores de la
Lgica escolstica, bien que su nmero sea muy redu-

A la tercera edicin, que es la que reeditamos de modo
principal,
D. Cayetano Sanfeliu, quien tuvo la bondad de servirme
de amanuense.









4 INTRODUCCIN

cido. Adems de los artculos agregados en la edicin
hecha en Madrid, que fu la segunda, he escrito otro
sobre las causes del atraso de la juventud en la ca-
rrera de las letras, y he insertado, a insinuacin de
un amigo, el del patriotism que se halla en la ltima
edicin de mis Lecciones de Filosofa; extendindole
algo ms con las reflexiones sugeridas por una lamen-
table experiencia.




















PARTE I

PRINCIPIOS LOGICOS
o
COLECCION DE HECHOS RELATIVES
A LA INTELIGENCIA HUMANA

Por M. DESTUTT
Conde de Tracy

ErrnAcros pon FLIX VARELA
















CAPITULO I


DE LA LOGICAL

Qu es Lgica? Qu debera ser?

Hasta el present se ha tenido por el arte de sacar
consecuencias de una proposicin que se supone ver-
dadera; pero las reglas que se han dado, fundadas
todas en el silogismo, no pueden conducirnos a este
intent. El famoso principio: dos cosas iguales a una
tercera son iguales entire s, es verdadero, pero intil,
pues si el trmino mayor, el menor y el medio tr-
mino se igualan, resultarn idnticas las proposiciones
y no tendremos un verdadero discurso, sino una pro-
posicin pronunciada tres veces. Si por el contrario
la menor se supone distinta de la mayor, y ambas
del consiguiente, ya no son iguales entire s. Por
tanto, todo el sistema actual de la argumentacin
est mal fundado.*

Los escolsticos nunca han entendido el principio de iden-
tidad con un tercero, en trminos que no haya diferencia alguna
en la totalidad del objeto, sino en aquella propiedad que se com-
para. Cuando dicen v. g. todo el que piensa es racional, es asi
que el hombre piensa, luego el hombre es rational, comparan
los trminos pensar, racional y hombre, en ..s61o la propiedad de
pensar, y en esto no hay duda que son idnticos; pero no afirman
que al hombre le conviene en todas sus parties la propiedad de
pensar, pues teniendo un cuerpo, no podan afirmar un absurdo
tan claro. Tampoco han dicho los escolsticos que las tres propo-
siciones de un silogismo son idnticas; y por tanto la observacin
del autor en esta parte me parece infundada.









MISCELANEA FILOSFICA


Se ha dicho que el trmino mayor de un silogismo
contiene al menor, mas esto debe entenderse en
cuanto al nmero de individuos a quienes se aplica
y no en cuanto a las propiedades que represent, y
as decimos que un hombre es animal, pero no que
el animal es hombre. Mas en las deducciones slo
se atiende a la comprensin de un trmino, y por
eso se ha establecido mal que el trmino que llaman
mayor comprenda al menor.
Supongamos que los principios pudieran guiarnos
para former buenas consecuencias: sin embargo,
sera preciso que se comprobase la verdad de dichos
principios, y es cabalmente lo que se ha omitido.
Todos suponen que no debe disputarse acerca de los
principios. Cada secta se ha credo autorizada para
establecer los suyos, y rechazar los ajenos sin dar
razn de los que establecen, ni de los que rechazan.
Unos dicen que es preciso ocurrir al sentido ntimo;
otros que una proposicin es innegable cuando pre-
senta un sentido claro y distinto; cuando traducida
en otros trminos, nunca puede ser ms clara; o
cuando su contradictoria envuelve un absurdo mani-
fiesto, y otras cosas semejantes.
Todo esto es muy vago, y aun cuando sea cierto
necesita alguna explicacin, para poder fijar un
punto en nuestro espritu, que nos sirva de apoyo
en las investigaciones. Por falta de un apoyo seme-
jante o de un mtodo exacto, no ee ha podido refutar
victoriosamente a los escpticos, y nos hemos conten-
tado con burlarlos, porque es ms fcil despreciar
que responder.
Un estado tan precario poda convenir al tiempo









PRINCIPIOS LGICOS 9

en que las ciencias no eran ms que la reunin de
ciertos hechos mal encadenados, que no podan
guiarnos a la primera causa de nuestra evidencia;
pero en el da cuando los descubrimientos no son
el fruto casual de un genio que adivina, sino los
efectos de la razn que ve, la Lgica debe tener
igual exactitud si quiere presidir a las dems ciencias.
Ella nos debe dar las causes de nuestros errors y
los medios de nuestros aciertos, y mientras no lo
haga as, la miraremos como un juego despreciable
y el ms engaoso. Es preciso renovarla totalmente.















CAPITULO I


DE NUESTRA EXISTENCIA

La conocemos porque sentimos

Hemoe dicho que la Lgica debe emplearse en la
contemplacin de nuestra inteligencia y que debe
investigar un hecho que sirva como de primer paso,
y como el apoyo de todos nuestros conocimientos.
Cartesio ha sido el primero que estudiando el
hombre, encontr esta base de sus ideas. Sentimos
y es todo lo que sabemos. Pensamos sobre estas
sensaciones, e inferimos que un ser que siente y que
piensa, existe. Por tanto la primera verdad conocida
es nuestra existencia, y si los sucesores de Cartesio
hubieran eeguido sus primeros pass, y no los ex-
travos en que irreflexivamente cay este gran fil-
sofo, nuestros progress seran ms considerable. La
Lgica de los modernos ha destruido la hiptesis de
las ideas innatas que Cartesio no estableci en nin-
guna de sus obras principals, que son los Ensayos
de la Filosofa, las Meditac ones y los Principios,
sino en unas notas contra un program de Le Roy, y
que por eso deben tenerse como un ensayo teme-
rario de aquel gran talent. Sin embargo, en destruir
las ideas innatas, ee ha hecho un gran bien a la
Ideologa.
















CAPhULO IH


DIFERENTES MODOS DE NUESTRA SENSIBILIDAD

Nuestra sensibilidad puede afectarse de diversos
modos, y es preciso reducir a algunas classes objetos
tan diferentes. Observo que estoy afectado de un
cierto modo a que llamo querer. Esta afeccin se
distingue muy bien entire todas las de mi sensibi-
lidad,* y a los actos que provienen de dicha afeccin
les llamo deseos, que siempre suponen un juicio an-
terior, que me indica que tal cosa debe apetecerse o
despreciarse. El juicio es una afeccin muy distinta
del deseo, pues juzgar que una cosa es deseable, no
ee desearla, y sin embargo stos reciben un mismo
nombre llamndoseles juicio, lo cual prueba la es-
casez de nuestras lenguas. Esto proviene de que no
desenvolvindose exactamente dichos actos, no se han
podido designer con claridad.**

El acto de querer no es una afeccin de la sensibilidad, y
este empeo en deducir todo de las sensaciones transformadas,
hizo que el clebre Condillac muchas veces no fuera muy exacto,
segn observan algunos idelogos de mrito. En esta parte yo he
extractado lo que dice el autor; pero mi sentir es diametralmente
opuesto, pues creo que la sensibilidad no es del alma sino del
cuerpo, segn he explicado en mis lecciones-de Filosofa, Tratado
del hombre. Lec. v.
No percibo la raz6n por qu dice el autor que se han de-
signado con un mismo nombre estos dos actos, y que se han
confundido; pues al contrario la palabra deseo ha indicado siempre
un afecto del nimo, y es muy violent substituir a ella la pala-
bra juicio.









MISCELNEA FILOSFICA


La accin de juzgar consiste en ver que la idea
de una cosa pertenece a la de otra. Afirmo que una
fruta es buena porque en su idea total percibo la
bondad. Es preciso para juzgar, tener antes estas
dos ideas.*
Por tanto hay un acto de la sensibilidad que con-
siste en percibir simplemente una idea, y ste no
es el de juzgar, ni el de desear, pues precede a ambos
y podemos llamarle simplemente sentir.
Mis sensaciones pueden ser producidas por una
causa actual o por una que ya ha pasado y esta cir-
cunstancia es muy interesante para distinguir la
accin de sentir simplemente sin juzgar ni desear,
y la de sentir lo pasado que podemos llamar memorial.
'Tenemos, pues, cuatro actos de nuestra sensibilidad
bien distinguidos: sentir simplemente, acordarse,
juzgar y querer. Muchos observadores del hombre
han distinguido otros actos como la reflexin, compa-
racin, etc.; perc en todos stos no se hace ms que
sentir y juzgar, pudiendo reducirlos a los anteriores
ya clasificados.








Convengo en que el juicio es percibir una propiedad en la
idea total del objeto, mas por esta misma razn niego que sea
precise tener antes dichas ideas; pues el entendimiento en lo que
se llama juicio no va a hacer otra cosa que percibir lo que la
naturaleza ha puesto en un objeto, y el juicio no es la reunin de
dos ideas, segn se manifestar en otro tratado de esta Miscenea.















CAPTULO IV


DE NUESTRAS PERCEPCIONES O IDEAS


Los cuerpos que nos rodean tienen una verdadera
existencia; pero el modo de conocerla no nos interest
por ahora, reservndolo para otro tratado. Chocan
en nuestros sentidos, y formamos la idea de una in-
mutacin de nuestros rganos; despus referimos las
diversas inmutaciones a sus causes, y formamos el
conocimiento que tenemos de los series distintos del
nuestro. La idea de una quemadura es diverse de la
del fuego, porque aqulla elo indica lo que sentimos,
y sta es un conjunto de las ideas de color, movi-
miento, calor, etc., que forman una cosa distinta de
nuestro cuerpo, y capaz de inmutarnos.
Todas estas ideas se refieren a un solo hecho, y son
individuals; pero nosotros vamos generalizndolas,
y la idea de quemadura no expresa ya una sola, sino
todas las quemaduras, la de fuego todos los fuegos.
Formamos de este modo diversas classes, quitando
a los objetos la individualidad, y resultan las species,
y los gneros, que son tanto ms. extensos cuanto
menor es el nmero de propiedades communes a los
individuos. As decimos: pera, rbol, vegetal, cuerpo,
y en fin ser, que es el trmino ms general de todos,
porque rene los individuos por una sola propiedad.









MISCELNEA FILOSFICA


Estas nociones tan sencillas no han sido percibidas
por la preocupacin que ha obligado a los hombres
a buscar distinto origen de sus conocimientos, y subs-
tituyendo las hiptesis a las realidades, lleg el de-
lirio hasta career que hubo un tiempo en que todas
las ideas se comunicaron por la mano del Ser Su-
premo, y que ahora no hacemos ms que renovarlas
de modo que el saber es acordarse. Estas nubes han
pasado; los idelogos conocen que a las combina-
ciones de los actos de nuestra sensibilidad se debe
la formacin de nuestros pensamientos, aun los ms
complicados. Todo por sensaciones y nada sin ellas.
Ved nuestra historic. El modo constant con que
operamos es acordndonos en consecuencia de sentir,
y queriendo en consecuencia de juzgar. Efectiva-
mente el hombre, por ms esfuerzos que haga, no
puede pensar sin tener o fingir sensaciones.
















CAPTULO V


EXISTENCIA DE LOS SERIES FUERA DE NOSOTROS


Sabemos nuestra existencia por nuestras sensaciones
y la de los cuerpos extraos, porque son sus causes;
pero indaguemos de qu modo nos convencemos de
esto.
Si yo fuera una virtud sensiente y nada ms, no
podra tener otras ideas que las de una accin, pues
experimentando en m mismo todas las sensaciones
nunca las referira a unas causes extraas; la idea
de pasin no existira para m. En semejante estado,
si mi voluntad se cumpla yo no podra saber por
qu, y si no tena efecto tampoco adivinara la causa.
Pero este ser que siente, se halla unido a una reunin
de parties y ejerce su accin sobre el sistema nervioso,
en cuyo caso percibe aunque no pueda conocer los
medios que produce dicha percepcin.
Muy pronto innumerable experiencias me indican
que el no cumplirse muchas veces mis deseos, expe-
rimentando_ sensaciones desagradables, y perdiendo
otras que me agradan, proviene de la resistencia de
sta que llamamos material, que por tanto debe ser
una cosa distinta de m. Este es el fundamento de la
idea que tenemos de la existencia de los cuerpos.
Aunque no los conociramos de este modo, bastara









16 MISCELNEA FILOSFICA

que causaran un conjunto de sensaciones, para decir
que existan relativamente a nosotros, aunque no es-
tuviramos ciertos de su existencia. Un agregado de
las sensaciones de color, figure, etc., le tendramos
por una cosa ya existente en nosotros mismos o fuera,
y a la verdad los cuerpos no se ponen en relacin
con nuestro espritu, sino por este conjunto de sen-
saciones.















CAPITULO VI


DE LAS IDEAS DE TIEMPO, MOVIMIENTO
Y EXTENSION

Por la resistencia hemos conocido los cuerpos y
sin ella seran muy vagas las ideas de tiempo, movi-
miento y extension. Un ser simplemente sensitive
careciendo de rganos, pero dotado de memorial,
podra former idea de la duracin; porque sta no
sera otra cosa que el conocimiento de los diversos
estados en que se haba hallado la virtud sensiente;
pero no tendra idea de tiempo, que es la de una
duracin media, o a lo menos no tendra una idea
fija de un tiempo determinado, pues 'siendo fugiti-
vas sus sensaciones, lo sera su memorial y su re-
lacin. Siempre medimos por algn movimiento, y
as usamos del de la tierra para determinar la du-
racin del da.
Cuando nuestra alma opera sobre los rganos cor-
preos, no conoce el movimiento en el instant en
que lo produce; experiment s una sensacin cuando
los miembros se mueven, pero no sabe que este
movimiento consistent en pasar de un punto a otro,
mientras no conoce que la propiedad que se llama
extension, consiste en poder ser recorrida por el
movimiento, o que es preciso hacer un movimiento









MISCELNEA FILOSFICA


para ir de un punto a otro de dicha extension.
Cuando paso la mano por la superficie de un cuerpo,
experiment siempre la sensacin del movimiento de
mi brazo, y de la resistencia del cuerpo, y por tanto
descubro al mismo tiempo que el cuerpo es extenso,
y que mi movimiento consiste en correr su extension.
Estas dos ideas son esencialmente correlativas, y as
una no existe sin la otra. Inferimos que todo movi-
miento operado, se mide exactamente por la extension
recorrida.
El vaco no es extenso, porque no tiene resistencia
que acompaar a la sensacin del movimiento. Una
extension sin resistencia es slo el objeto de la geo-
metra pura; pero no puede atribuirse a un ser par-
ticular.
Una sustancia que siente y no se mueve, no tiene
idea de extension, y un ser inextenso es impossible
que ejecute un movimiento, en s mismo, pero s en
otro.
La extension tiene la ventaja de poderse dividir
en infinitas parties siempre perceptibles, y sin con-
fundirse, lo que no puede ejecutarse con el calor, el
fro, la humedad, etc., y as es ms adecuada para las
medidas.
Cuando la duracin se mide por un movimiento,
como ste es conforme al espacio corrido, la idea
de tiempo se hace ms fija; pero aun tiene much
inconstancia, pues la extension corrida puede ser una
misma, y el movimiento ser mayor por disminuirse
el tiempo en que se efecta. Para remediar este in-
conveniente, basta referir toda duracin a un movi-
miento constant que nos sirve de unidad, como el









PRINCIPIOS LGICOS


da, que se forma por la revolucin de la tierra sobre
su eje. De este modo cuando sabemos el espacio que
ha corrido un cuerpo en un tiempo dado, v. gr.,
veinte minutes, sabemos tambin la relacin que
tiene este espacio con el que describe un punto del
ecuador terrestre en las veinticuatro horas, y as ve-
nimos a comparar espacio con espacio, quedando
fijas las ideas de movimiento y de tiempo. Yo s
que una nave ha corridor veinte leguas en un tiempo
dado; veo en este tiempo qu nmero de leguas co-
rrera un punto del ecuador terrestre, mientras no
se movi dicha nave, y comparando un espacio con
otro, s cuntas contiene el espacio corrido por la
nave, o si no lleg a valer la unidad; y teniendo
siempre por trmino de comparacin el movimiento
de la tierra, puedo medir todos los movimientos, y
todas las duraciones.
De estas observaciones podemos inferir en qu
consiste la diverse exactitud y claridad de las
ciencias, pues aquellas cosas que o no pueden me-
dirse, o tienen una analoga muy remota con la
extension sensible, necesariamente han de ser menos
perceptibles; y sus ideas ms fugitivas, por decirlo
as, pues el espritu sin un apoyo de sensaciones
claras, es preciso que lo deba todo a sus esfuerzos.
Esta es la dificultad que tienen las ciencias moral
y poltica.















CAPITULO VII


DE LOS SIGNOS DE NUESTRAS IDEAS

Lenguaje natural y necesario

Todas nuestras ideas se revisten de un signo, y
careciendo de l, seran inconstantes por no decir im-
posibles. La experiencia confirm esta verdad; pues
no podemos pensar cosa alguna sin presentarnos un
signo.
No fu ste el nico origen de la invencin de los
signos: la necesidad de comunicarnos y de simpatizar,
por decirlo as; esto es, de tener una complacencia
en nuestra conformidad con los dems hombres, fu
la principal causa. Las acciones, siendo efectos de
los sentimientos del alma, tienen gran ventaja para
significarlos, y estos signos parece que precedieron a
los convencionales; pues los hombres no podan con-
venir en que tal signo expresara tal idea, sin enten-
derse de antemano. El que experiment un dolor,
hizo un gesto, di un suspiro, y cuando advirti
iguales efectos en su semejante, infiri iguales causes.
Entendindose por estos signos, los hombres no pn-
dieron establecer las palabras de un idioma. Los
animals destitudos de la razn del hombre, produ-
jeron los mismos movimientos de dolor y placer, mas
no pudieron former convenciones ni clasificar sis-
temas.














CAPTrULO VIII


LENGUAJE ARTIFICIAL Y CONVENTIONAL


Las acciones, como hemos dicho, expresan los pen-
samientos, y siendo sugeridas por unos impulsos de
la naturaleza, se di muy bien al lenguaje de accin
el nombre de natural. No sucede lo mismo con las
palabras: ellas son el fruto de un convenio, y forman
el lenguaje artificial, que sin estar tan comn a todos
los hombres, es, sin embargo, ms fcil y abundante
que el de acciones. Todos conocen que uno experi-
menta una pena cuando suspira, mas no cuando la
expresa con palabras espaolas, latinas, etc., si no
supieren todos estos idiomas, y, por.tanto, el len-
guaje de acciones es preferible al de palabras si aten-
demos a su generalidad. Pero las voces son ms su-
ceptibles de variaciones delicadas y bien distin-
guidas; es ms fcil pronunciar veinte palabras rpi-
damente que no efectuar veinte acciones al mismo
tiempo, y estas circunstancias han hecho que los
hombres prefieran el lenguaje articulado.
Sin duda, las primeras voces del hombre fueron
monosilabos, unos gritos apasionados sefalando el
objeto, una de las que los gramticos llaman inter-
jecciones. Despus se sustituyeron a stas otras ms
complicadas; pero si analizamos nuestro lenguaje,
advertiremos que muchas voces que los gramticos









MISCELNEA FILOSFICA


no ponen entire las interjecciones pertenecen a ellas,
pues produce los mismos efectos. Tales son: s, no.
Cuando digo s, quiero decir yo afirmo esto, y cuando
digo no, equivale a yo niego esto. El lenguaje, com-
puesto en su principio de interjecciones, puede redu-
cirse en el da a proposiciones que llaman enuncia-
ciativas, o que declaran un juicio, que no es ms que
la percepcin de que una idea es parte de otra, y
puede atribuirse a ella. Por tanto, una proposicin
envuelve siempre dos ideas: la del sujeto y la del atri-
buto; mas al principio la interjeccin expresaba una
y otra cosa.
A los primeros gritos que indicaban la pasin se
agregaron otros que distinguieron su objeto, y se
formaron los nombres que llaman substantivos o su-
jetos de las proposiciones. Una interjeccin contena
tcitamente el sujeto apasionado, y la especie de sen-
timiento que le afectaba, y que no es otra cosa sino
el atributo de la proposicin. Vase de qu modo
una interjeccin viene a ser un verbo, pues ste no
es ms que la palabra que expresa el atributo,* pa-
labra que ha embarazado a los gramticos, y que les
ha parecido tan difcil, pero que tiene un origen muy

Yo creo que el verbo es la palabra que express la accin,
y aunque, como dicen los gramticos, exceptuando el verbo ser,
-todos los otros son adjetivos, pues indican la accin con alguna
propiedad determinada a una especie; sin embargo, me parece
que no puede decirse que la expresin de un atributo es un verbo,
.pues entonces todos los nombres adjetivos serian verbos. Bien s
que en todos puede formarse un giro de palabras que envuelvan
un verbo, v. g., blanco quiere decir que tiene la propiedad de
conmover la vista de un modo determinado que -llamamos blanco;
pero nunca se confundir este modo con las voces de que hemos
usado para expresarlo.








PRINCIPIOS LGICOS


natural en el grito primitive con que el hombre quiso
expresar los objetos.
Los verbos que se llaman adjetivos expresan el ser
de algn modo particular, y el que se llama subs-
tantivo (que es el que puede llamarse verbo con
propiedad) lo expresa simplemente. Estos verbos
adjetivos suplen el nombre de una cosa unida al
verbo ser; por tanto, decimos ciervo, ligereza, es, be.
lleza, y estos objetos los reducimos diciendo: el ciervo
es ligero, es bello. Posteriormente hacemos de estos
adjetivos unas propoeiciones para ligar los substan-
tivos, y unas conjunciones para unir las frases, y de
algunos substantivos hacemos los pronombres. Poco
a poco vamos formando los elements de la propo-
sicin y no los del discurso; pues ste se compone de
aqulla y los gramticos se han equivocado en esta
parte. Por ltimo se inventaron los giros elpticos y
oratorios, y lleg a ser el lenguaje si no muy per-
fecto, a lo menos muy complicado.
Observemos que en todas estas operaciones no hay
ms que una series de juicios que nos indican las dis-
tintas parties que componen una idea total; y la per-
feccin del lenguaje se debe a la facultad que tiene
nuestro espritu de considerar aisladamente dichas
parties, lo que llamamos abstraer. En esto consiste la
principal diferencia entire el hombre y los brutos
privados de dicha facultad, y, por consiguiente, de
un lenguaje bien desenvuelto.
Como la mayor parte de las ideas que tenemos
estn ya generalizadas por el uso, necesitan unos
signos que lae fijen, y stos son las palabras. Sin su








MISCELNEA FILOSFICA


auxilio se perdera todo el trabajo de nuestro esp-
ritu en haber formado dichas ideas generals, que
seran como fugitivas.
Las voces tienen adems la ventaja de variarse por
tonos, duraciones, acentos y articulaciones, lo cual es
muy cmodo para representar las diversas circuns-
tancias de los objetos, y fijar nuestras ideas desen-
volviendo las diversas facultades. Es muy verosmil
que al principio slo ee procur escribir los tonos;
pues los hombres cantaron naturalmente, y los pri-
meros idiomas eran muy acentuados; despus se
fueron modificando hasta llegar al estado en que
los observamos.
Hay otros medios de manifestar nuestros pensa-
mientos que consisten en los jeroglficos, como los
de los egipcios, los chinos y japoneses; tambin la
Pasigrafa, que es un conjunto de bosquejos in-
formes, que, por un carcter bien inventado, repre-
senta cada palabra del lenguaje. Siendo impossible
representarlas todas por ser infinitas, se contentaron
con indicar las radicales, y despus por ciertas modi-
ficaciones que se hacan a estos primeros bosquejos,
se expresaron las palabras derivatives. Toda esta series
de caracteres estaba fundada en la sintaxis del len-
guaje articulado; pero adems de que nunca podan
expresarse las innumerables inflexiones delicadas que
tiene cada palabra, se advierte que aqulla no era
una verdadera escritura como la nuestra; pues es-
taba fundada en ina operacin muy distinta. En la
Pasigrafa no se indica el sonido de una palabra,
sino que un rasgo de pluma se substitute a la misma









PRINCIPIOS LGICOS


palabra, que es lo mismo que dar un nuevo signo a
la idea o hacer una verdadera traduccin, y una tra-
duccin a una lengua necesariamente pobre, inco-
rrecta y confusa, que nunca puede llegar a ser usual
porque nunca puede hablarse. Cuando se lee seme-
jante escritura es preciso traducirla al lenguaje de
que usamos, y ste es un principio de nuevos errors.
La experiencia lo prueba, pues las naciones que se
han valido de semejantes signos han progresado muy
poco en sus ideas, porque se necesita la vida de un
hombre para aprender imperfectamente una mul-
titud de signos tan considerable. La imprenta no
podra tener uso si se admitiera este gnero de escri-
tura, y las ciencias padeceran considerable atrasos.
La ciencia de la cantidad tiene un lenguaje de esta
especie, cuyas cifras o signos algebraicos son los ca-
racteres, y las reglas del clculo constituyen la sin-
taxis. Este lenguaje no slo carece de inconve-
niente, sino que es de una ventaja prodigiosa, que
se debe a la naturaleza de las ideas que componen
dicha ciencia. Todas son de un mismo orden, y se
combinan con unas mismas relaciones, esto es, de can-
tidad; tienen una exactitud que las liberta de toda
confusion, y se prestan a todo gnero de elipses en
las formulas algebraicas, substituyndose un trmino
a toda una cantidad.
Los efectos de los signos se hacen tan perceptibles,
que no hay un hombre que no experiment que no
puede pensar sin parecerle que oye o que ve algo.
Siempre se entiende mejor lo que se lee, o se describe,
que lo que se habla, porque entonces nos parece que


M~SC. FILOSFnICA 4









MISCELNEA FILOSPICA


oimos, y esta sensacin unida a la de la vista, fija
nuestras ideas.*
Pero aunque los signos sean muy tiles, no puede
decirse, como han querido algunos, que es impossible
pensar sin tener signs; pues, al contrario, stos no
podan ser signos si no hubiera ideas que significar.
Nuestros signos son imperfectos no slo cuando estn
mal formados, pues este defecto puede corregirse, sino
aun cuando se establecen con exactitud. Advertimos
que expresan objetos muy complicados, y, por tanto,
es como fugitive e imperfecta la representacin y la
memorial que nos dan de ellos. Nuestra alma pierde
alguna de las ideas elementales que formaban la idea
total de una cosa, o bien la agrega alguna otra idea;
de modo que nuestro conocimiento se ha variado, y,
sin embargo, repetimos el mismo sign, y creemos
tener las mismas ideas. Cada uno ha aprendido la
significacin de una palabra en ciertas circunstancis,
en ciertas ocasiones, por medios diferentes y muchas
veces por acaso, y as es casi impossible que podamos
constituirnos, o figuraros exactamente en circuns-
tancias iguales, y que demos igual sentido a una
misma palabra. Esto se hace muy sensible en los
objetos delicados y poco conocidos.



Esto debe entenderse cuando no estamos habituados a lo
contrario, pues hay sujetos que entienden mejor lo que oyen
que lo que leen, y esto proviene de que sin ocupar su atenai6n
en las letras, pueden darla libremente a los objetos, y como el
alma repite los signs con mis ligereza que lo labio, el que
ye hace mil combinaciones mientras otro lee un prrafo, y por
los antecedents bien recordados aclara los consiguientes. En ge-
neral es cierta la observacin del autor, y el fundamento de ella.















CAPIfULO IX


DE LA DEDUCCION DE NUESTRAS IDEAS

Cuando nuestras ideas estn bien encadenadae,
tienen una evidencia de deduccin, as como nuestras
sensaciones tienen evidencia de sentimiento; pero el
paso desde un hecho fundamental hasta sus ltimas
consecuencias es algo dificultoso. Examinemos el au-
xilio que nos dan en esta material los lgicos: ellos
nos presentan la forma silogstica. Pero el dao est
en el fondo; esto es, en las ideas, y no en la forma;
esto es, en el modo de reunirlas. Adems, todo el
arte silogstico consiste en sacar una consecuencia
particular de una proposicin ms general. Pero
quin nos asegura de la exactitud de esta propo-
sicin general? Aqu el arte nos abandon. Nos dice
que es un axioma, que es un principio, que no se debe
disputar sobre principios, que es precise sujetarse al
buen sentido, al sentido comn, al sentido ntimo, y
otras mil cosas de este gnero, que, como advierten
los seores de Port-Royal, equivalent a decir que las
reglas que se han dado para los raciocinios, sirven
cuando no las necesitamos, y nos abandonan cuando
son necesarias. A esto debe agregarse que dichas
reglas estn fundadas en un principio falso, y es
que las proposiciones generals son la causa de la









MISCELNEA FILOSFICA


exactitud de las proposiciones particulares, y que
stas se contienen en aqullas.
Primeramente es falso que las proposiciones gene-
rales sean la causa de la verdad de las particulares;
pues al contrario, los hechos particulares bien obser-
vados, y referidos unos a otros, nos conducen a former
una proposicin general, que es decir a former un
mismo juicio acerca de un nmero mayor de hechos,
segn que hemos percibido que cada uno de ellos es
exacto.
En segundo lugar es falso que las ideas generals
contengan a las particulares, o a lo menos esto nece-
sita explicacin. Las ideas van generalizndose por-
que abstraemos sucesivamente ciertas propiedades
que distinguen los series, y dejamos las que son co-
munes a muchos, formando as los gneros y las es-
pecies. Este nmero mayor de individuos a quienes
conviene una idea se llama su extension, y el nmero
de ideas particulares, que es siempre mayor mientras
se disminuye el de los objetos a quienes se aplica, se
llama comprensin de dicha idea. Pero advertimos
que la extension de una idea no es la causa de po-
derse referir a otra, sino su comprensin, y as no
podemos decir el animal es hombre y puede decirse
el hombre es animal; pues aunque la palabra animal
es ms extensa que hombre, no contiene ni expresa
las propiedades de un individuo de la especie hu-
mana; pero cuando decimos hombre, esta palabra,
aunque menos general, comprende las propiedades
de los animals. Debe observarse, y yo creo que
nunca se ha hecho, que cuando se comparan las ideas
en una proposicin, tcitamente se contrae la exten-









PRINCIPIOS LGICOS


sin de la ms general hasta igualarla con la particu-
lar. Cuando digo un hombre es un animal, expreso un
animal de la especie humana, y no otro cualquiera,
pues esto sera un absurdo.
Podran hacerse otras muchas observaciones contra
los lgicos silogsticos; pues si se dice que las propo-
siciones generals son la causa de la exactitud de las
particulares, no puede decirse que el medio trmino
es igual a los dos extremos comparados en el silo-
gismo, y que la mayor es igual e idntica al consi-
guiente.* Condillac procedi bien negando que las
proposiciones generals son causa de la exactitud de
las particulares; pero err admitiendo el principio
de identidad que lleg a exagerar hasta decir que lo
conocido y lo desconocido son una misma cosa, y
sta es la causa por qu sus ltimos escritos no son
los mejores segn mi juicio.**
Es precise colocarnos en el verdadero camino que
es el contrario del que siguieron los antiguos: buscar
en los hechos particulares la verdad de los generals,
teniendo por guas la observacin y la experiencia.
Muchos siguen este buen mtodo por mera imitacin
sin saber por qu, y se extravan y enojan contra los
que procuran aclararlo y demostrar la causa de su
bondad.

Vase la nota del captulo primero.
SLos verdaderos ttulos de la gloria de Condillac son el
tratado de las sensaciones, el de los animals, el de los sistemas,
y sus bellos rasgos sobre la historic del espritu human. Tambin
debe colocarse en este rango, el tratado del origen de los conoci-
mientos humanos, a pesar de sus muchas imperfecciones, porque es
la primera obra en que se ha puesto la base slida de todos
nuestros conocimientos, fundndolos sobre el examen detallado de
las facultades y operaciones intelectuales.









MISCELNEA FILOSFICA


Nuestros lgicos antiguos no han sido ms felices
en ensearnos a aclarar la ideas que forman la base
de los raciocinios. Nos dicen que definamos los tr-
minos cuando nos hallemos confundidos; este consejo
no es malo, pero ellos se han extraviado: lo lo., pre-
tendiendo que una idea est bien definida cuando se
encuentra o se cree encontrar lo que la hace perte-
necer a tal gnero, y lo que la distingue de la especie
ms inmediata; 2o., distiguiendo definiciones de nom.
bres y de cosas; 3o., cuando pretenden que las defi-
niciones son principios. Por el contrario, debe creerse
que las definiciones no son principios, y que aun
cuando lo fueran, debera investigarse detenidamente
ei estos principios son verdaderos o falsos. Today defi-
nicin es o debe ser la explicacin de una idea, y,
por consecuencia, la determinacin del valor del
signo que la represent. Adems, es intil, y algunas
veces impossible, encontrar lo que hace que una idea
pertenezca precisamente a tal gnero o a tal especie.
Rechazadas las formas escolsticas, qu substitui-
remos a ellas? Nada ms que un buen anlisis de los
signs que expresan nuestras ideas, una observacin
del encadenamiento que guardian nuestros actos inte-
lectuales. Cada palabra de nuestro lenguaje es, por
lo regular, un signo que expresa un objeto com-
puesto, y muy pocas veces indican un objeto simple.
Desenvolvamos, pues, un trmino en otros, y stos
nuevamente en otros, siguiendo este orden en cuanto
nos fuere possible. Entonces advertiremos, sin nece-
sidad de reglas mecnicas y arbitrarias, cules son
las ideas que estn contenidas en el primer pensa-
miento, y se advertir si la consecuencia es legtima.









PRINCIPIOS LGICOS


La argumentacin que los escolsticos llaman sorites,
es la ms exacta y natural para percibir las relaciones
de las ideas; mas despus se quiso contraer a la forma
silogstica, haciendo una substraccin de muchos de
los elements o de las ideas intermedias de nuestros
conocimientos.
Todo consiste en procurar que los signos con-
serven una exacta correspondencia con las ideas; pues
si de nuestro espritu se han borrado, por decirlo as,
algunas de las circunstancias que acompaaban al
objeto y que expresa el signo, entonces llega ste a
ser mecnico, y hablamos de palabras cuando cree-
mos hablar de ideas, segn se ha advertido anterior-
mente. Cuando se sospeche de la exactitud de nues-
tras operaciones intelectuales, no .se ha de tomar el
recurso de substituir a los trminos unas definiciones
pedantescas, que anticipadamente se tienen preve-
nidas, sino por el contrario, es precise empezar nues-
tras operaciones como si nada supiramos, para ob-
servar detenidamente su correspondencia.
Esta observacin que hemos hecho repetidas veces
sobre las alteraciones de las ideas sin alterar los sig-
nos, es muy sensible en las diversas edades, costum-
bres, pasiones y conocimientos de los Ihombres; pues
una misma palabra excita distintas ideas y senti-
mientos segn estas circunstancias. La palabra Qu-
mica oda por un rstico nada express sino mna voz;
un hombre vulgar, pero civilizado, forma la idea de
una ciencia; el que ha estudiado algo de ella recuerda
algunas relacione.; y un professor muy ejercitado re-
corre prontamente en su espritu una multitud de
hechos y de observaciones.









MISCELNEA FILOSFICA


La dificultad de repetir las ideas que contiene un
signo, hace que unas ciencias sean ms difciles que
otras, y causa asimismo la diverse exactitud de ellas,
esto es, el menor peligro de equivocarse; pues las
ciencias, conteniendo la verdad, no pueden ser por
su naturaleza unas ms exactas que otras. Las cien-
cias morales, cuyos objetos no son muy sensible, en-
vuelven cierta dificultad, que da margen a un gran
nmero de opinions contradictorias; pero en las Ma-
temticas es muy difcil que por limitado que sea un
talent, no pueda seguir el orden de un problema
geomtrico, luego que lo ha aprendido, y la evidencia
en estos casos, acompaada de la sensacin, remueve
much ms las dudas que en otras ciencias menos
sensibles.
Sin embargo, el autor sigue una opinion contraria
al modo de pensar comn, pues afirma que el studio
de las Matemticas no es el ms a propsito para la
rectificacin del espritu, y para desonvolver sus fa-
cultades. No alega en su favor la inexactitud de la
mayor parte de los matemticos en los objetos que
no pertenecen a su ciencia, y aun en muchos de ella
misma, pues confiesa que en todas las facultades hay
espritus desarreglados. El ocurre a otras pruebas,
y hace observer que las que impropiamete se llaman
matemticas,* siempre tratan acerca de ideas de can-
tidades, y siempre en abstract, y sus raciocinios son
exactos porque son fciles; pues prescindiendo de la
naturaleza de las cosas, no estn tan sujetos a error,
cuando slo tratan de la idea clara de extension y

La palabra matemtica significa cosa aprendida, y qu cosa
no se ha aprendido, a no ser las que se inventan?









PRINCIPIOS LGICOS


cantidad. Por tanto, estas ciencias no presentan oca-
sin para aprender a resguardarse, y aun puede de-
cirse ms: ellas no presentan medios para hacerlo.
La ciencia de la cantidad tiene una monotona abso-
luta porque siempre se ocupa en unas mismas rela-
ciones, y sta es la causa por que tiene no slo signos
particulares, sino una sintaxis propia, que consiste
en las reglas del clculo que constituyen la verdadera
lengua. Advertiremos de paso que lo que impropia-
mente se llama lengua particular de otras ciencias,
es slo una nomenclatura que se funda en la sintaxis
de las lenguas comunes, pero la lenguak numrica y la
algbrica son totalmente distintas. Yo s muy bien
que es preciso tener un buen espritu y genio, para
usar bien de todos los recursos que ella nos ofrece;
es decir, para escribirla bien; pero estas reglas son
tan seguras, que si se logra aprenderlas de memorial
sin entenderlas, con tal que no se olviden, escribiendo
la primera proposicin podemos llegar a las ltimas
consecuencias sin saber lo que hacemos, y sin equi-
vocarnos. Esto es lo que sucede con frecuencia.
Pero seguramente no es ste el modo de perfec-
cionar nuestra facultad de discurrir. Agrgnese a
esto que no dando lugar a ninguna observacin, ni
experiencia, no sabr habituarnos la Matemtica a
tomar las precauciones, y a tener la sagacidad nece-
saria en punto a observacin y a hechos. Muchos
grande calculadores han tenido cierta ligereza y una
propensin a no examiner detenidamente los hechos
en que deban fundarse; y por esta causa mientras
ms extendan sus especulaciones, ms se extraviaron









MISCELNEA FILOSFICA


sin haberse equivocado en sus clculos; pues stos
salen bien, cuando se observan las reglas.*
La Geometra pura est en el mismo caso por lo
que hace a las observaciones y experiencias. Sus ra-
ciocinios cuando se forman por el mtodo que im-
propiamente se llama sinttico, y se hacen en lengua
comn, exigen las mismas precauciones que todo
idioma, y son exactos; pero esto sucede porque son
fciles, y si llegan a fatigar es porque son largos.
En toda operacin intellectual se descomponen y
recomponen las ideas, y por tanto es una impropiedad
decir mtodo analtico, y mtodo sinttico.
Suele decirse anlisis en lugar de Algebra, pero
sta no es un mtodo, es una lengua escrita, de la
cual nos servimos como de todas las dems para
descomponer y recomponer las ideas, y, por tanto,
la denominacin no es exacta. Por lo regular cuando
se resuelve una ecuacin en sus elements es para
former otras, y tenemos composicin y deacompo-

Wolfio lleg a decir que los habitantes de Jpiter tenan
14 pies franceses de alto, y para esto estableci infinitos calculos,
computando la divergencia de los rayos de la luz del Sol, a la
distancia en que est Jpiter, el dimetro de la pupila de aquellos
vivientes, para que en sus ojos pudieran pintarse las imgenes con
dicha cantidad de luz, la proporcin del tmao de la pupila con
el del ojo, de ste con la cabeza, de sta con el pecho, etc. Sin
embargo, tantos clculos difciles y prolijos formaron un gran
edificio sobre arena; pues la pupila no guarda en todos los ani-
males la misma relacin con el ojo, i ste con la cabeza, habiendo
algunos de ojos grandes y cabeza pequea. Por otra part, los
hombres en el globo que habitamos tienen distinta dilatacin en
sus pupilas; y aunque es cierto que puede establecerse un trmino
medio, tambin lo es que con cualquiera de los extremes de dicha
dilatacin se verifica la vista, y esto prueba la imposibilidad de
decidir por este medio cul es la estatura de los habitantes de
Jpiter. Vemos, pues, que el gran matemtico Wolfio trabaj
much para hacer nada que valiera.









PRINCIPIOS LGICOS


sicin. En hora buena que se diga anlisis qumico
cuando se descompone una sustancia, y sntesis
cuando se trata de former con estas parties un nuevo
compuesto; pero la ciencia consta de ambas cosas,
y no puede decirse que en ella se usa ms el mtodo
analtico que el sinttico.
Por lo que hace al pretendido mtodo sinttico,
que los gemetras creen usar cuando demuestran una
nueva proposicin por raciocinios en la manera acos-
tumbrada, es un verdadero abuso de palabras. Si
los gemetras parten de proposiciones probadas ante-
riormente, ellos hacen una deduccin como todas
las otras, y no constituyen nada. Si como sucede con
frecuencia usan de axiomas o mximas generals,
tal vez ciertas, pero que ellos no han querido tener
el trabajo de probar, o de definiciones que no dan a
conocer la generacin de la idea definida, estos ge-
metras no han corrido ms que la mitad del camino,
nada han compuesto, no han hecho ms que deducir,
y no solamente debe decirse que su sntesis no es un
mtodo, sino que su modo de proceder no es riguroso
como ellos screen, y aun ms debe afirmarse que da
al espritu un hbito muy malo, acostumbrndole a
contentarse con no empezar por el veradadero prin-
cipio. En una palabra, descomponer es un acto del
espritu y recomponer otro; pero ambos son nece-
sarios en todos los casos. No hay un mtodo pura-
mente analtico, ni puramente sinttico.'
El studio de las ciencias naturales, y especial-
mente la Qumica y Fisiologa parece el ms a prop-
sito para rectificar nuestro espritu, y comunicarle
buenos hbitos. En la Qumica los hechos son nume-









MISCELNEA FILOSFICA


rosos y variados: esto ejercita la memorial; son impli-
cados y a veces difciles de desenvolver: esto pro-
duce la sagacidad y acostumbra la atencin. Dicha
ciencia presta material a muchas deducciones, y esto
ejercita el raciocinio. Los objetos son sensibles, se
tienen entire las manos, y puede ocurrirse a la expe-
riencia y a la observacin, ya sea para no equivo-
carse en las deducciones, ya para cotejar y rectificar
los resultados cuando se ha concluido. Esto, cierta-
mente, es emplear un mtodo que no es ni pura-
mente analtico ni sinttico, pero que tiene de ambos
segn la necesidad que ocurra.
La Fisiologa es propia para former un buen esp-
ritu, porque tiene como la Qumica la ventaja de ha-
bituarnos a observaciones delicadas, y a razonamien-
tos sublimes comprobados frecuentemente por nuevas
experiencias. Podemos agregar que es superior a la
Qumica por el objeto de que se ocupa; pues nada
es ms interesante al hombre que el studio de s
mismo. Adems, comprendiendo la Fisiologa en el
conocimiento de nuestros rganos y de sus funciones,
el del centro sensitive, y de las funciones intelec-
tuales, nos ensea directamente cules son los medios
de conocer su fuerza y su debilidad, su extension y
sus lmites, y el modo con que operan. Nos hace
ver cmo debemos servirnos de ellos, y viene a ser
sta la primera de las ciencias, y la introduccin para
todas ellas.
Pero la naturaleza viviente se conoce poco y pre-
senta muchos misterios impenetrable, tiene muchos
puntos oscuros o mal aclarados, da lugar a explica-
ciones que no satisfacen completamente, y yo temo









PRINCIPIOS LGICOS


que si un espritu, que no est bien formado, se en-
trega a ella, en vez de habituarse al empeo en las
investigaciones, y al valor en las dudas, no se acostum-
brar sino a contentarse con unos conocimientos im-
perfectos, y a entregarse a conjeturas aventuradas. En
una palabra, la Fisiologa es una ciencia muy difcil
para servir de preparacin o de ensayo. Es precise
contentarse con saber los principles resultados para
servirse de ellos como de unas guas, sin pretender
dilatar los lmites, dando extension a la ciencia, sino
cuando el espritu se halla en toda su fuerza.
De todo lo dicho concluye el autor que no hay
otro mtodo sino proceder por la observacin de los
hechos, examiner con atencin las relaciones, tener
gran cuidado en former ideas compuestas que con-
tengan elements exactos, y procurar que estas ideas
no se alteren insensiblemente mientras hacemos
nuestras deducciones.





















PARTE II

CUESTIONES MISCELANEAS















CAPTULO I


DE LAS OBRAS ELEMENTALES ESCRITAS
EN VERSO


Mientras se hizo un gran aprecio de la memorial
de palabras, y los grande repetidores fueron tenidos
por grandes sabios, se escribi en verso para ensefar
las ciencias; pero cuando la Ideologa, ascendiendo
hasta el origen de nuestros conocimientos y exami-
nando sus relaciones, ha demostrado los absurdos de
una colocacin de signos, afectada y contraria a la
naturaleza, es preciso desterrar los versos de las obras
de primera enseanza, y reservarlos para las de
recreo. El hombre apasionado us de un lenguaje
sublime a veces, y otras variado con sencillez, pero
lleno de gracias, y fu poeta por naturaleza, mas no
fu versificador. Los versos han sido el fruto del
ingenio para halagar el odo, pero no de la naturaleza
en sus sentimientos.
Estas consideraciones manifiestan claramente que
no deben escribirse en vereo las obras elementales
donde todo debe reducirse al mtodo ms sencillo,
donde el entendimiento debe ejercitarse en los ob-
jetos, y no en el modo con que se presentan, donde
el autor debe dejar hablar a la naturaleza. Efecti-
vamente, qu cosa ms contraria a la claridad de las


MISC. FILOSFICA 5









MISCELNEA FILOSFICA


ideas que una inversin de los signos, unos nmeros
y cadencias estudiados, unas supresiones y adiciones
de voces, conforme a la necesidad del poeta, y no a
la del objeto que explica?
El espritu, lejos de fijarse por medio de los versos,
se distrae deleitado con su armona, y respect de
los nios, la experiencia prueba que para ellos una
regla en verso es una cantinela y nada ms.
Dicen algunos que se aprenden con ms facilidad
las reglas cuando tienen el atractivo del verso, y
mezclan lo til con lo agradable, segn el consejo
de Horacio. Si es aprender una regla repetir el verso
en que se contiene, yo confieso que se aprenden
fcilmente; pero si el saber consiste en percibir los
fundamentos de la regla y sus aplicaciones, yo creo
que la inversin potica de los signos y su obscuridad,
no pueden ser favorable a este intent.
Muchas veces se alucinan los mismos maestros con
los progress aparentes que hacen sus discpulos;
pues luego que oyen una voz de las contenidas en los
versos que aprendieron, repiten- la copla con exac-
titud, y se cree que la entienden y saben explicarla;
pero un hombre reflexivo conoce que stos son frutos
de una memorial que atina, y no de un esprita que
acierta.
Los que hayan meditado sobre las relaciones de
nuestras ideas, y la naturaleza de las ciencias, perci-
bitn claramente cunto perjudican a la verdadera
easeanza estos hbitos intelectuales viciosos que ad-
quieren los nios acomodndose a que las palabras
no presented el cuadro de los objetos como estn en
la naturaleza, sino como los ha fingido el capricho









CUESTIONES MISCELNEAS 43

del hombre. Vemos un nifo de tierna edad que res-
ponde a todo lo que se le pregunta sobre la material
que se le ha enseado, siempre que se haga en tr-
minos que su memorial dirija las respuestas, y no
su entendimiento; se le alaba, y yo convengo en que
lo merece por su aplicacin; pero confesemos que si
un idelogo se hace cargo de continuar su enseanza,
tendr el trabajo que un jardinero, que se ve en la
precision de cultivar un arbolito muy lozano, pero
lleno de tortuosidades, y disforme por las violencias
que en l hizo a la naturaleza una mano indiscreta.















CAPiTULO I


DIFERENCIA Y RELACIONES ENTIRE LA IDEO-
LOGIA, LA GRAMATICA GENERAL Y LA LOGICAL


Nuestros conocimientos, despus que estamos en
perfect relacin con la naturaleza, y con la sociedad,
forman unos conjuntos o sistemas ordenados loe ms
admirables; pero cuya armona no percibimos, y
much menos los pasos analticos que hemos dado
para adquirir tantas riquezas. El filsofo contem-
plando busca el origen de stas, media su enlace,
advierte los medios de que se ha valido para con-
seguirlas, y los obstculos que debe remover para que
no se perturbe el orden sabio de la naturaleza. No
es otro el principio de donde han dimanado la Ideo-
loga, la Gramtica general y la Lgica. Mientras
observa el origen de sus ideas en los sentidos, y la
influencia de estos rganos, mientras consider el
modo con que sucesivamente rene muchas ideas para
former otras ms complicadas, y que pueden resol-
verse en las mismas de que estn compuestas, pro-
cede como idelogo. Cuando advierte las relaciones
de los signos con nuestros conocimientos, que deben
ser unas mismas en todos los pueblos, por ser idn-
tica la naturaleza que las sugiere, usa de la Gram-
tica general, o ciencia general de los signos, a dis-









CUESTIONES MISCELNEAS


tincin de la Gramtica particular de un pueblo, que
usa de los signos de tal o cual idioma, pero siempre
fundada en la Gramtica general. Cuando forma de-
ducciones exactas, y recorriendo la historic de los
errors de los hombres procura evitarlos, le diremos
un lgico.
Infiero, pues, que la Ideologa es la ciencia de la
adquisicin y enlace de nuestras ideas, la Gramtica
general es la ciencia de los signos, formando un len-
guaje arreglado a las ideas, y la Lgica es la ciencia
de la rectificacin y conservacin de estos conoci-
mientos. En una palabra: adquirir, manifestar y
deducir rectificando las ideas, son las tres cosas que
han dado origen a la Ideologa, la Gramtica general
y la Lgica.
Sin embargo, es preciso confesar que la palabra
Ideologa lo envuelve todo, y que estas cosas se hallan
tan unidas, que es impossible ser idelogo sin ser l-
gico, y usar de la Gramtica general. Este es el
motivo por qu se suele poner indiferentemente
Ideologa por Lgica, aunque no suele en el uso con-
fundirse con la Gramtica general. Podemos concluir
que toda la inexactitud consiste en que la palabra
Ideologa ha llegado a ser equvoca, pues o signi-
fica la ciencia que comprende todo el orden de
nuestros conocimientos en todas sus relaciones, y
entonces no se confunde con la direccin del espi-
ritu human, que los antiguos llaman Lgica, o se
toma en un sentido ms riguroso, contrayndonos
solamente a la adquisicin de ideas, y le llamaremos
Ideologa propia o rigurosa.
En las cuestiones la prctica que debe observarse









46 MISCELNEA FILOSFICA

es or cuidadosamente al que habla, y a muy pocas
palabras se conoce la acepcin que da a la voz Ideo-
loga, y esta misma debemos darla, pues tengo bien
experimentado que a veces, por exigirse una gran
exactitud, ee produce un gran trastorno de ideas,
y venimos a incurrir en cuestiones de voces, que
han sido el origen del atraso de las ciencias.
















CAPITULO I


REFLEXIONES SOBRE LAS PALABRAS DE BACON
DE VERULAMIO: "NO CONVENE DAR AL ENTEN-
DIMIENTO PLUMAS PARA QUE VUELE, SINO
PLOMO QUE LE SIRVA DE LASTRE."

Estas palabras contienen, bajo el velo de una met-
fora, los documents de la ms exacta Ideologa. Per-
suadido el insigne pensador ingls de los daos que
han causado siempre a las ciencias los extravos del
entendimiento que finje nuevos series, desatendiendo
los que tienen a la vista, y que son obra de la sabi-
dura divina, quiso remover estos obstculos, recor-
dando que a veces, por elevarse much, suele entrar
nuestro espritu en regions imaginarias, si no tiene
el lastre de la observacin, y de la experiencia que
le detenga, por decirlo as, en el centro de los series
creados, indicndole lo que es verdaderamente til,
y lo que siempre ser absurdo por ms que pase de
unas a otras generaciones, mereciendo la atencin de
espritus ligeros y el aplauso de los insensatos. Seme-
jante a un demente que con los ojos elevados al cielo,
quisiese encontrar y escoger con tino las preciosas
flores que cubren un prado, que recorre con pass
irregulares hollando unas, separando otras, y destru-
yndolas todas, as el filsofo que entregado a sus









MISCELNEA FILOSFICA


abstracciones se pasea por el dilatado campo de las
ciencias, no hace ms que destruirlas, teniendo por
til lo ms errneo, y no advirtiendo las preciosidades
que la misma naturaleza parece que se empea en
ponerle entire las manos.
Cuntos grandes hombres han cometido grande
absurdos por no haber practicado la sabia sentencia
de Verulamio? Cartesio, el penetrador Cartesio, que
supo horadar el denso velo que cubra las ciencias
filosficas, y que segn la expresin de un sabio, pa-
rece que no content con los estrechos lmites del
Peripato, y fastidiado de la uniformidad y ridicule
de los objetos que vea en l, hizo una tentative deses-
perada contra sus paredes, que hall tan frgiles, que
pudo arruinarlas, saliendo al campo ms ameno;
este Cartesio, repito, fu autor de los delirios ms
ridculos, que seguramente hubiera evitado teniendo
un poco del lastre de Verulamio. La material sutil,
la estriada y la globulosa, products de la rotacin
de unos dados, en que haba dividido toda la material
su Autor Supremo; la formacin del sol y de las
estrellas por la material globulosa, y la de los cuerpos
opacos por la estriada, no son efectos de un gran
vuelo por la region de las abstracciones? Qu otro
origen tienen las mnadas de Leibnitz, los puntos
inflados de Boscobich, y las molculas orgnicas de
Buffon?
No creamos que slo el espritu de novedad, o
el obstinado empeo de resolver los puntos ms dif-
ciles, y penetrar los arcanos de la naturaleza, han
precipitado a estos ingenios superiores hasta el ex-
tremo de forjar unos sistemas, que pasan hoy entire









CUESTIONES MISCELNEAS


las fbulas filosficas. S muy bien que la ambicin
literaria suele tener parte en empresas semejantes,
pero advierto igualmente que en el mismo orden
con que nuestro espritu aplica sus facultades a los
objetos, puede hallarse el origen de sus errors, sin
que tengan en ellos tanta parte como se cree el deseo
de gloria, que tal vez agite el corazn.
Mientras la experiencia no ha presentado un n-
mero de verdades que destruyan las opinions reci-
bidas, el espritu naturalmente se conduce por lo que
sabe, y se recrea en lo que siempre le ha agradado.
Esto sucede no menos en las doctrinas que en los
mtodos, y si todos dicen que las hiptesis tienen por
objeto dar los primeros pasos hacia la verdad, hasta
que se consiga confirmarla por la experiencia, y que
pase al rango de tesis o proposicin demostrada, no
es culpable un entendimiento, que no habiendo po-
dido pensar y corregir todo, sigue el camino que
siempre haba seguido, y que le parece ms recto.
Efectivamente, por much tiempo se crey que con-
vena investigar el puede ser de las cosas, para que
luego la experiencia nos condujera insensiblemente
al ser. De este modo se empezaba siempre del hom-
bre a la naturaleza, y no de sta a aqul, y se esta-
blecan varias suposiciones como por instinto, para
luego irlas aplicando hasta ver si por casualidad al-
guna de ellas embonaba a loe series, y luego natural-
mente resultaba que las pasiones ejercan todo su
influjo, y cada filsofo, y aun cada secta se decidia
por las doctrinas que al principio haba fingido, y
despus crey ver comprobadas en la naturaleza.
El sabio Bacon de Verulamio siguiendo el mtodo









MISCELNEA FILOSFICA


de inducciones, totalmente opuesto al que acabamos
de explicar, form la admirable obra titulada Nuevo
rgano de las ciencias, para distinguirla de otra que
con el mismo ttulo haba escrito Aristteles, pero
que estaba muy lejos de ser un verdadero rgano,
o una gua que nos condujera a la verdad. Siempre
ser sensible que en los tiempos posteriores al filsofo
ingls no hayan querido todos seguir sus huellas, y
que por much tiempo la Metafsica no haya sido
otra cosa que un conjunto de quimeras. O si el
talent de Malebranche hubiera tenido un poco del
lastre de Verulamio! Cuntos frutos hubiera pro-
ducido! La Filosofa debe a este gran hombre muchos
progress en el conocimiento de las causes de los
errors, y seguramente su Investigacin de la verdad
se mirar siempre con aprecio. Pero qu diremos
de su sistema de ver las cosas en Dios como en un
espejo, pretendiendo que los sentidos no pueden de-
mostrarnos la existencia de los cuerpos?
La observacin, pues, y la experiencia deben indi-
carnos no slo los primeros pass, sino todoe los que
intentemos dar en el. campo de la naturaleza. Un
solo moment en que no se observe esta mxima,
basta para que nuestro espritu se distraiga, y se se-
pare del verdadero camino, entrando despus las pa-
siones a persuadirle que va muy bien, y que est
en el caso de continuar por la nueva senda en que se
halla. Si cada conocimiento que adquirimos por la
combinacin de otros anteriores, lo confrontamos con
la naturaleza y no pasamoa adelante hasta que un
conjunto de observaciones exactas nos demuestre que
hemos acertado, no ser fcil errar; a la manera que









CUESTIONES MISCELNEAS 51

no es fcil se extrave el caminante que cada rato
observa el camino, mira todas sus cercanas, y no
da un paso adelante sin estar seguro de que va bien
dirigido.















CAPIrULO IV


NINGUN IDIOMA PUEDE LLENAR LAS VASTAS
MIRAS DE LA IDEOLOGIA


Mucho se ha trabajado para la rectificacin de
los idiomas, pero hasta ahora puede decirse que no
se ha conseguido otra cosa que conservarles una
pureza graduada por la antigedad de las voces, y
no por su exactitud; darles ciertos giros que han
parecido ms conformes a la razn, y a veces slo por
conservar los modismos del lenguaje primitive en
cada pueblo. Pero estos trabajos, aunque utilsimos
y dignos de toda alabanza, son ms las prolijidades
de un fillogo, que las tentativas y resultados exactos
de la Ideologa.
Por ms que se empeen los idelogos en perfec-
cionar las voces, el coloso de la antigedad quedar
inmvil, haciendo vanos sus esfuerzos, pues inmensos
pueblos habituados a un lenguaje inexacto, y for-
mando cada da nuevas voces e inventando nuevos
modos de colocarlas sin ms regla que la imitacin
de las prcticas antiguas, hacen impossible al corto
nmero de buenos pensadores la total reform de
tanto abusos.
Cmo sera admitido un nuevo idioma que, as
en las voces como en su colocacin, siguiera exacta-









CUESTIONES MISCELNEAS


mente el orden de los objetos, y el de nuestras ideas?
Se han admitido ya innumerables colocaciones que
agradan ms, tal vez slo por el uso que hacemos de
ellas, y el que hiciera la tentative de hablar de un
nuevo modo, pasara por el hombre ms ridculo. Es
cosa admirable que siendo el lenguaje la expresin
de nuestras ideas, hayan convenido los hombres en
aumentar las dificultades siguiendo un orden con-
trario cuando hablan que cuando piensan. Nuestro
idioma, por fortune, no adolece tanto de esto, pero
el latino! El latino, repito, que fu idioma de uno
de los pueblos ms cultos, y que justamente causa
las delicias de los amantes de la literature. En este
idioma, segn advert al considerarlo ideolgica-
mente, se presentan las voces empezando a veces por
un adverbio, siguiendo despus un adjetivo, y ltima-
mente se present el objeto precedido de infinitas
voces, que expresaban otras tantas relaciones de l,
y que no pudieron entenderse hasta no or el signo
que expresa dicho objeto.
A las observaciones hechas debo agregar que aun
prescindiendo de las dificultades que ofrece el uso
constant de los pueblos, ningn idelogo creo que
puede inventar un idioma que llene sus deseos. La
Ideologa quisiera unos signos que, expresando a la
vez todas las ideas parciales que componen la total
del objeto, fuera, sin embargo, preciso, demarcando,
entire todas, aquella relacin que con especialidad
quiere considerarse y que al mismo tiempo fuera
breve y claro. Pero cmo puede conciliarse esto?
Al paso que va adquiriendo un signo exactitud, pierde
su brevedad y claridad, de modo que ste es uno








54 MISCELNEA FILOSFICA

de aquellos puntos en que yo juzgo que hay una
dificultad insuperable, por la diferencia que existed
entire el orden mecnico y pausado de los sonidos, y
la dignidad y prontitud de los pensamientos; en una
palabra, entire el espritu y la material. Nuestra alma
suple much a lo que oye, y nuestros labios no pueden
pronunciar todo lo que ella ha suplido.














CAPirULO V


EL ARTE DE TRADUCIR ES EL ARTE DE SABER

Esta mxima sacada si no a la letra, por lo menos
conforme a la doctrine de Condillac, ofrece algunas
dificultades, y da motivo a muchas consideraciones
ideolgicas. Traducir no es ms que hacer una sus-
titucin de signos, y esto parece que no puede prac-
ticarse si anticipadamente no se conocen unos y
otros, para saber los que pueden sustituirse; y as a
primera vista no se cree que la traduccin puede
ensearnos cosa alguna, pues al contrario, es precise
saber para traducir, y no traducir para saber. No
hablamos aqu precisamente de la traduccin de uno
a~ otro idioma, sino de la que se hace presentando
unos signos que conocemos, en lugar de otros ms
oscuros, pero que tienen exacta correspondencia con
los sustituidos.
Para former juicio de la exactitud de la mxima
que hemos expuesto, y de los limites a que deba
reducirse su aplicacin, advirtamos que en el estado
actual de nuestros conocimientos, adquiridos todos
por sensaciones, y ligados estrechamente a unos sig-
nos, es impossible pensar sin el auxilio de stos. Por
ms esfuerzo que hagamos para excluirlos, jams
podremos conseguirlo, y la experiencia prueba que
siempre que pensamos nos parece que omos hablar,
y muchas veces proferimos palabras sin advertirlo, y








MISCELNEA FILOSFICA


se dice que hablamos solos. Luego se infiere que
pensar es lo mismo que usar de loe signos, y pensar
bien es usar bien de ellos. Pero de qu modo apren-
deremos a hacer un buen uso de los signos? Obser-
vando su correspondencia, el valor de cada uno, y
sus diversas aplicaciones, todo lo cual constitute la
gran ciencia de la traduccin ideolgica.
No es preciso conocer antes el objeto en todas sus
relaciones, para aplicar los signs, y aun tengo por
cierto que repetidas veces ignoramos la naturaleza
de dicho objeto, y llegamos a investigarla por los
mismos signs que vamos sustituyendo. Deben dis-
tinguirse dos casos: el uno en que nuestro entendi-
miento investiga por s mismo las propiedades de los
series; el otro, en que las deducen por un signo que
se le present. En el primer caso seguramente los
signos no dan ideas, sino sirven como unas demar-
caciones para fijar los pasos que vamos dando; y esto
no puede hacerse si el entendimiento no percibe la
propiedad del objeto, a la cual aplica el signo, pues
sera lo ms absurdo pretender que hacemos apli-
caciones antes de advertir el objeto a quien se hacen;
mas en el segundo caso, los mismos signos dan ideas,
siendo innegable que la prctica de sustituirlos, faci-
lita a nuestro entendimiento la inteligencia de alguno
de ellos, que se le presentan con oscuridad. Un signo
compuesto envuelve relaciones, que unas a otras se
confunden, y fatigan a nuestro espritu, por lo cual
conviene separarlas; y esto no se consigne sino por
medio de signos ms sencillos, que por prctica sa-
bemos que correspondent al signo complicado que
nos molestaba. Repito siempre que por prctica ha-









CUESTIONES MISCELNEAS


cemos estas sustituciones, porque es claro que una
de las grandes ventajas de los signos consiste en aho-
rrar al entendimiento el trabajo de repetir a cada
instant el anlisis que hizo para conocer los objetos.
Repetido el signo, ocurren prontamente a nuestro
espritu muchas nociones particulares, que todas ellas
reunidas forman la idea total, o image del objeto,
y que seguramente no recordaramos si no tuviramos
este auxilio. Se infiere, pues, que por medio de los
signos abreviamos los procedimientos intelectuales,
formando unos conjuntos de innumerables nociones,
que ya no pueden confundirnos, porque constituyen
como unas masas separadas, quedando reducidas a
un cierto nmero de individuos intelectuales, si puedo
valerme de esta expresin, las infinitas ideas, que
desenlazadas, presentaran una dificultad insuperable
al entendimiento. Haciendo la sustitucin de signos,
la hacemos de estos conjuntos, que no son otra cosa
que las imgenes de los mismos objetos; y, por con-
siguiente, analizados los ltimos signos, que resultan
de la traduccin, sabemos los objetos que component
el total que queramos conocer. Si prescindiendo de
la prctica en el manejo de los signos hubiramos
querido analizar el objeto detenidamente, como si
nada supiramos acerca de l, y careciramos de
medios abreviados para analizarlo, seguramente hu-
biramos tenido los mismos resultados, pero con
much ms trabajo. De esto tenemos una prueba bien
clara en el Algebra. Un professor puede muy bien
investigar la formula necesaria para tal o cual caso, y
tambin el modo de aplicarla; pero, sin embargo,
se tienen formulas conocidas, que en el moment


MISC. PMrOSFICA 6








MISCELNEA FILOSFICA


ee aplican, y queda resuelto un punto difcil a pri-
mera vista, sin que casi cueste trabajo al matemtico.
Pero no est reducida toda la ciencia de la tra-
duccin ideolgica a encontrar las verdaderas rela-
ciones de los signos, y las ideas que cada uno de
ellos envuelve, o, lo que es lo mismo, su valor; se
necesita, adems, saber el orden con que deben pre-
sentarse, no slo para que expresen los objetos como
son en s, y segn estn colocados en la naturaleza,
sino tambin del modo que sea ms a propsito para
que el entendimiento pueda clasificarlos, y observer
con exactitud toda su armona. Esta es la razn por
qu deca Condillac que una ciencia no es ms que
un idioma exacto, como si dijera, un idioma despo-
jado de todas las ideas accesorias e inconducentes,
que el uso de los pueblos ha querido agregar al ver-
dadero plan de nuestros conocimientos; un idioma
que no limitndose a expresar las cosas, por los resul-
tados de las operaciones intelectuales, indica el orden
con que se practicaron stas, demuestra su origen o
enlace, sus perfecciones y sus vicious; en una palabra,
un idioma que pone en verdadera relacin al
hombre con tales o cuales objetos de la naturaleza.
Efectivamente, si observamos lo que son las ciencias
para nosotros, conoceremos que se reduce a un
conjunto. de nuestras relaciones con una u otra clase
de objetos, pues a la verdad toda la naturaleza no
es para nosotros ms que un conjunto de causes de
innumerable sensaciones. El hombre naturalmente
refiere a s mismo todos los objetos, y dice que los
conoce cuando sabe la relacin que tiene con ellos,
y los llama fros, calientes, duros, blandos, etc. No









CUESTIONES MISCELNEAS


hay duda que muchas veces parece que formamos
nuestra ciencia, de las relaciones que tienen los ob-
jetos entire s, y no con nosotros, como sucede al ge-
metra que compare la superficie de un tringulo con
la de un paralelgramo de igual base y altura, dedu-
ciendo que una es la mitad de la otra, o la de una
esfera con la del cilindro circunscrito, manifestando
que son iguales; pero aun en estos casos el hombre
no constitute su ciencia sino observando las sensa-
ciones que le causan el tringulo, el paralelgramo,
la esfera y el cilindro, y advirtiendo el orden con
que su entendimiento ha ido investigando dichos ob-
jetos, y el uso que puede hacer de ellos, como si
dijramos, las relaciones de utilidad que se hallan
entire estos objetos y el mismo hombre.
Se infiere, pues, que es preciso para que el arte
de traducir sea el arte de saber, que la traduccin
ideolgica se haga sin perder de vista el orden con
que nuestra alma ha percibido los objetos, pues no
basta presentarlos como son en s, o mejor dicho,
como creemos que son, sino se procura que el len-
guaje est conforme al orden de nuestras operaciones
intelectuales.
Esta doctrine de Condillac nos conduce a observer
la gran diferencia que hay entire saber y tener muchas
ideas. Sabe el que es capaz, por decirlo as, de former
su conocimiento nuevamente, indicando las opera-
ciones que haba practicado para adquirirlo, y perci-
biendo toda la relacin de ellas; pero basta para
tener muchas ideas, haber odo much sobre una
ciencia, y tener en la memorial un gran nmero de
proposiciones exactas que pertenezcan a ella.















CAPITULO VI


PREOCUPACIONES


As como las enfermedades tienen distinta gra-
vedad, y produce diversos estragos segn la natu-
raleza del cuerpo de cada individuo, aunque sean
unas mismas sus causes, as tambin las preocupa-
ciones, que son unos verdaderos males del espritu,
causan distintos efectos segn el diverso estado de los
entendimientos en que se hallan. Toca, pues, al fil-
sofo, observer en los casos particulares qu conduct
debe seguirse, para destruir, si es possible, tal o cual
preocupacin, en esta o en aquella persona; o desen-
gaiarse y conocer que el mal (como sucede con fre-
cuencia) es incurable, y que el pobre que lo sufre
debe mandarse al apartado de las ciencias, como suele
hacerse en los hospitals con los enfermos que no
dan esperanza.
Conviene, sin embargo, hacer algunas observaciones
generals, que siempre sern inexactas como todas
las semejantes, pues sabemos que no hay proposi-
ciones verdaderamente universales, y que cuando
stas se han tenido como principios de las ciencias,
han causado los mayores trastornos en ellas; pero
con todo en el caso present pueden ser de alguna
utilidad, supuesto que slo se trata de indicar lo que









CUESTIONES MISCELNEAS


sucede con ms frecuencia entire los hombres, y sirve
para guiarnos en la investigacin de lo que es pro-
bable que acontezca segn las circunstancias de las
personas.
La edad, los interests, la ilustracin y el origen
de las preocupaciones, son los elements que deben
entrar en el clculo de la permanencia de ellas, y de
los efectos que produce. Cuatro son las fuentes prin-
cipales de la preocupacin, segn he manifestado en
mis Lecciones de Filosofa y ahora no har ms que
indicarlas: trato social, anlisis imperfecto, timidez
literaria e inconsideracin; pues no hay duda que si
nos hallamos preocupados, proviene esto, o de lo que
hemos odo siempre a los dems, o de las investiga-
ciones imperfectas que nosotros mismos hemos prac-
ticado, y que creemos exactsimas, o de la persuasion
en que estamos de que una cosa es muy difcil, o l-
timamente del poco cuidado que hemos puesto en
investigar una material, y pasado algn tiempo, en
que siempre hemos repetido las primeras ideas que
adquirimos acerca de ella, llegamos a habituarnos
a cierto modo de pensar, y decimos lo que siempre
hemos dicho sin saber por qu lo hacemos.
Es precise observer estas cosas con atencin, y para
ello reflexionemos primeramente los efectos que pro-
duce cada especie de preocupacin, segn su divers
origen, que acabamos de asignar, la tendencia que
tienen los hombres segn sus circunstancias a ciertas
preocupaciones, y ltimamente nos detendremos en
contemplar de qu modo la ilustracin sirve de con-
trapeso a las preocupaciones, y aun consigue ven-









MISCELNEA FILOSFICA


cerlas haciendo que el entendimiento se incline al
lado opuesto, que es el de la razn.
La niez, y aun la juventud, dan fcil entrada a
la preocupacin, que proviene del trato social, pero
jams se radica en trminos que no pueda separarse
de su espritu, pues parece que el hombre en estas
edades, persuadido de que empieza la carrera de su
vida, y enseiado por la experiencia de los primeros
aos, en que todo para l era nuevo, y parece que
un portento se segua a otro en la naturaleza y en la
sociedad, defiere fcilmente a lo que se le propone,
aunque sea contrario a todo cuanto saba, pues gusta
en cierto modo de que continue esta series de nove-
dades. Si una mano diestra se vale de la misma
novedad, y sabe presentarla a la juventud de un
modo interesante, lograr despreocuparla sin much
trabajo.
Un obstculo es el nico que hay que vencer res-
pecto de la niez, y ste consiste en aquella natural
deferencia que tienen todos los nios hacia sus padres,
y dems personas que los educan, de modo que la
veneracin suele entenderse en ellos hasta el extremo
de ligar su entendimiento; parecindoles un absurdo,
y un atentado cuanto se dice contrario al dictamen
de personas tan respetables. Mas si la razn se pre-
senta con pasos moderados, y lleva consigo el mismo
aire de respeto, la niez es muy just, y por consi-
guiente muy dcil, de modo que podemos conducirla
hacia lo recto con la mayor facilidad. La juventud
siempre fogosa present otra clase de obstculos, que
consiste en la animosidad con que se resigna un
joven a defender sus ideas, como si sostuviera sus









CUESTIONES MISCELNEAS


ms sagrados derechos, hallando tanto placer en una
victoria literaria, como si hubiera vencido al ene-
migo ms denodado en el campo de la guerra. Por
eso es mxima, cuya utilidad comprueba la expe-
riencia, no arrostrar a la juventud en sus opinions
si queremos destruir su preocupacin, ya provenga
del trato social, ya sea fruto de un anlisis imper-
fecto, o lo que es lo mismo, de una mala investigacin.
No hay duda que estos obstculos se vencen fcil-
mente, y as es observacin muy exacta que las re-
formas tiles en las ciencias, en la poltica, y en
toda clase de objetos tienen cabida en la juventud
primero que en cualquier otra edad, y que los j-
venes suelen ser los primeros defensores de la razn
contra lo que el tiempo llega a autorizar entire los
hombres, sin ms fundamento que la misma an-
tigedad.
La mayor edad, y aun much ms la vejez, se ad-
hieren con ms fuerza a las prcticas que siempre
han odo, de modo que, entire los ancianos, vale
much el toda la vida se ha hecho, siempre se ha
dicho. Es muy difcil comprender que esta adhesin
a lo que siempre se ha practicado, proviene ms de
un hbito que de un convencimiento; mas no por
esto se crea que es fcil presentar las cosas en tales
trminos, que convenzan al que nunca ha querido
verlas. Si algunas veces- se consigue, muy pocas su-
cede que varen de sistema, pues el convencimiento
no destruye el hbito de operaciones contrarias,
cuando la ilustracin, segn expondremos.ms ade-
lante, no llega a ser igualmente habitual, y puede









MISCELNEA FILOSFICA


contrapesar los esfuerzos de la costumbre. Difcil
empresa es por cierto reformar un anciano!
La preocupacin que proviene de anlisis imper-
fecto, esto es, de investigaciones inexactas, casi no
produce efecto en los nios, siendo cierto que con
la mayor facilidad se consigue que varen de dicta-
men, pues aun no tienen deseo de rivalizar a los que
creen superiores por edad y luces. Muchas veces se
nota una especie de contumacia en los nios, que
parece propenden a sostener de todos modos las opi-
niones que han tenido por algn tiempo, mas esto
no proviene tanto de la preocupacin como del h-
bito adquirido, pues nadie duda que entregada la
niez a personas poco instruidas, y siendo inevitable
que sus primeras lecciones sean inexactas, se habitan
necesariamente a repetir ciertas ideas, y por una
especie de instinto suelen sostenerlas. Si observamos
los nios con atencin, advertiremos que todo su
empeo es acertar, y que en ellos la naturaleza se
present con toda su dignidad. Los vemos desechar
sus opinions luego que estn convencidos, y soste-
nerlas mientras se creen con razones para ello; pero
ni en uno ni en otro caso tienen otro empeo que
el de adquirirse conocimientos exactos. Con todo
no puede negarse que los efectos de la costumbre
en la niez suelen ser tan funestos que inutilizan al
hombre para toda su vida. El medio ms seguro de
destruir en los nios la preocupacin que proviene
de anlisis imperfecto, y el hbito pernicioso que
ella produce, es sin duda presentar los objetos de un
modo enteramente nuevo, procurar que ni las voces,
ni las circunstancias, presented una relacin clara,









CUESTIONES MISCELNEAS


o tendencia a las ideas que ocupan su entendimiento.
Si no se toman estas precauciones sucede con fre-
cuencia en las investigaciones lo que vemos que acon-
tece en la memorial, y es que cuando repite un nio
alguna clusula que se parece a otra de distinto
asunto, pasa insensiblemente, y le omos relatar una
material totalmente distinta, sin que l advierta la
incoherencia de sus discursos, pues todo su empeo
es repetir los signos, y todo cuanto hace es mecnico.
Hemos dicho que la juventud es ms celosa de su
honor literario, y que forma, por decirlo as, un plan
de defense para sostener los resultados de sus inves-
tigaciones; pero sin embargo hay en ella una causa
que facility su despreocupacin, pues ningn joven
quiere pasar por de ideas aejas, y si prevee que su
terquedad le ha de poner en ridculo, prontamente
desiste de su opinion.
No sucede lo mismo a los ancianos; stos ya miran
las cosas de un modo muy distinto, y confirmndose
cada vez ms en sus antiguas doctrinas, compadecen
o desprecian a los que se oponen a ellas. En una
cabeza cubierta de canas, rara vez ha lugar a re-
formas de opinions: La prudencia pide respetar la
ancianidad, y no empearse en reformarla, porque
es vano empeo.
La preocupacin que proviene de timidez literaria,
tiene lugar en los nios, y en los ancianos; pero rara
vez en los jvenes que regularmente propenden a
emprenderlo todo, y a career que nada puede resistirse
a sus esfuerzos. El nio ve ciertas cosas como re-
servadas a edades superiores, y persuadido de la de-
bilidad de sus fuerzas, suele anonadarse, y no dar









MISCELNEA FILOSFICA


un paso adelante creyendo que todos sern intiles.
Por esta razn, los sabios profesores que manejan la
niez con acierto, procuran presentar todas las cosas,
aun las ms difciles, como si fueran fciles, ocultando
el trabajo que ha costado investigarlas, y si es possible
ofrecen solamente a la contemplacin de los nios,
una pequea parte de los objetos que quieren ense-
arles, y evitan que prevean toda la que han de
aprender. De este modo suele conducirse a un nio
como al caminante, a quien se dice al principio que
ha de caminar una legua, despus se le suplica que
camine otra, y as se le conduce a una gran distancia,
cuya noticia anticipada le hubiera abatido. Uno de
los inconvenientes que tiene el sealamiento de
tiempo para los cursos literarios, es sin duda lo
much que hace desmayar a los principiantes. La
experiencia me ha manifestado que cuando en el
colegio de San Carlos de la Habana, se empleaban
tres aos en el studio de la Filosofa, segn la an-
tigna costumbre, solan decir mis discpulos al prin-
cipio: tres aos para aprender la Filosofa! tanto
tiempo! mucho es el trabajo! Me vea, pues, en el
estrecho de manifestarles que para las nociones ele-
mentales que iban a recibir, bastaba un ao para un
joven de grande luces, y que dos eran suficientes
al ms torpe. De lo cual inferan que iban a sacri-
ficar un ao de su carrera por mera costumbre. Pos-
teriormente se limit el tiempo a los dos aos, y
tuve la satisfaccin de experimentar que los efectos.
correspondan a mis deseos.
En cuanto a la timidez literaria de los ancianos,
es preciso considerar que despus de haber empleado









CUESTIONES MISCELNEAS


muchos aos en la investigacin de ciertos puntos
sin fruto alguno, llegan a persuadirse que son in-
comprensibles, y por ms que se les diga que se han
descubierto nuevos medios para explicarlos, creen
que todos son delirios, o vanos ensayos de una ju-
ventud presuntuosa. Nunca supo un anciano la causa
del flujo y reflujo del mar, oy varias veces la ap-
crifa ancdota de la muerte de Aristteles que dicen
se arroj al mar pronunciando estas palabras deses-
peradas: non possum te capere, cape me; pens siem-
pre que le era impossible exceder en conocimientos al
prncipe de los filsofos, y ya no hay quien le pueda
hacer entrar con franqueza en el examen de los nuevos
sistemas. En vano se le hablar de la atraccin del
sol y de la luna, y del movimiento de la tierra como
causes de estos fenmenos; el buen viejo se reir
de todo, como si oyera la narracin de una fbula.
Es menester, pues, en tales casos, manejar a los viejos
como a los nios, bien que esto es difcil porque son
demasiado resabidos para que no prevean a dnde
se les quiere conducir, y adems el respeto que me-
rece la ancianidad, es un obstculo a ciertas tenta-
tivas que divertiran a un nio, y seguramente
ofenden a un anciano.
La inconsideracin es propia de los nios y los
jvenes, pero no estn libres de ella los ancianos.
Con todo es preciso confesar que las preocupaciones
provienen de este origen; aunque son las ms gene-
rales, son igualmente las ms fciles de destruir. El
hombre no puede fijar su atencin en todas las cosas;
innumerable de ellas se pasan sin examen, y se re-
piten por costumbre. Mas estos conocimientos su-









MISCELNEA FILOSFICA


perficiales, como no son el fruto de un gran trabajo,
no interesan tanto y se defienden menos, pues de-
seamos rectificarlos. Esta es la causa por qu se
entra frecuentemente en la investigacin de ciertos
puntos a la primera noticia que se tiene del error en
que estbamos acerca de ellos, y suele suceder con
igual frecuencia que convienen los hombres en sus
ideas, y dan iguales pass en la investigacin, sin que
haya el menor altercado. No se creen con un derecho
a las nociones anteriores, y de este modo hacen sin
violencia el sacrificio de todas ellas por adquirir al-
gunas exactas. Se nota esto ms que en todos en los
sabios que no han estudiado una u otra ciencia, v. gr.
el matemtico que nada entiende de derecho, ni
jams ha pensado en examiner estos puntos, pues
vemos que fcilmente se sujetan al dictamen de un
inteligente, en dichas ciencias que ignoran, y des-
echan las ideas que por inconsideracin tenan acerca
de ella.
De lo que hemos observado puede inferirse que
las preocupaciones que provienen del trato social,
y del anlisis imperfecto, no slo separan nuestro
espritu del camino de la verdad, sino que aumentan
positivamente nuestros errors, comunicndonos un
gran nmero de nociones inexactas que se aumentan
cada vez ms en proporcin de los esfuerzos que
hacemos para sostenerlas. Es muy frtil en recursos
un entendimiento preocupado, y que se decide a no
perder cosa alguna de cuanto ha adquirido con
much studio; inventa nuevos absurdos, que le pa-
recen nuevas verdades, porque son nuevos apoyos
del edificio que antes haba formado, y se implica









CUESTIONES MISCELNEAS


por grados el sistema de sus ideas. Nada es ms per-
judicial que estas preocupaciones.
Las que provienen de timidez literaria, no hacen
ms que detener al espritu y privarle de los frutos
que podra recoger en el campo de las ciencias; pero
la inconsideracin fija los errors, aunque no del
modo que el trato social y el anlisis imperfecto.
Para hablar con ms brevedad, diremos que la ti-
midez literaria y la inconsideracin nada produce
positive, mas el trato social y el anlisis imperfecto
son fuentes de nuevos errors, y por esta causa son
ms perjudiciales, llegando a serlo en sumo grado
cuando se hallan en un anciano, pues tienen ya unas
races tan firmes y entretejidas, que es impossible
arrancarlas.
Hemos considerado hasta ahora los efectos de las
preocupaciones, segn su diverso origen y el estado
del entendimiento en que se hallan; resta que obser-
vemos de qu modo se opone la razn a ellas en
todas las edades del hombre, y cul es el fruto de
esta continue lucha. No hablo de los conocimientos
cientficos, pues stos a veces suelen hallarse en
hombres que por otra parte son los ms preocupados,
ni del talent que suele emplearse con frecuencia en
aprender absurdos, sino del sano juicio que consist
en cierto tino mental, para no dar a las cosas ms
mrito que el que en realidad tienen, y elegir siempre
lo ms til, atendida la naturaleza de los.objetos, sus
circunstancias, los tiempos, los lugares y las personas.
Este sano juicio es a veces un don de la naturaleza,
o para hablar con ms exactitud, es un don constant
de la naturaleza, y producira sus benficos efectos








MISCELNEA FILOSFICA


en todos los hombres, si la sociedad no presentara
innumerable obstculos. Se debe, pues, a la exacta
educacin el que ciertos hombres se hallen dotados
de esta sensatez, y que en todos los casos de la vida
demuestren una facilidad para mudar el plan de sus
ideas, sean cuales fueren sus preocupaciones ante-
riores; cuntos ancianos vemos nivelados a la altura
a que modernamente han subido las ciencias, y
cuntos vemos que con ms trabajo y mayor nmero
de ideas, se hallan tres o cuatro siglos atrs! De qu
proviene esto? No es seguramente del poco empeo
en aprender, ni del desarreglo de las pasiones, pues
muchas veces advertimos estos defects en hombres
moderadsimos, y que tienen el mayor deseo de pro-
gresar. Proviene, a mi ver, de que la razn no est
habituada en ellos a correr con libertad, y a repri-
mirse cuanto fuere necesario; no estn habituados,
repito, a variar sus ideas segn los nuevos descubri-
mientos, y por ms esfuerzos que hagan contra s
mismos, su espritu no puede dejar de considerar
las ideas que ha adquirido, como un tesoro que debe
defender contra todos los que quieran robarle. En
esto de razn y sensatez el hbito puede much;
si ste es arreglado las preocupaciones jams podrn
radicarse; pero si es vicioso difcilmente podr la
razn vencerle, pues siempre volver a repetir lo
mismo que tantas veces ha hecho. Yo no dudo que
la ancianidad de los jvenes que cursan hoy nuestras
escuelas, ser algo ms despreocupada que la que
observamos en nuestros mayores.
No hay duda que en el espritu se observan dos
cosas muy diferentes, que son el plan de las ideas








CUESTIONES MISCELNEAS


y el mtodo, o mejor dicho, la costumbre que tiene
cada uno en alterarlas, y establecer nuevo orden,
o conservarlas si las cree exactas. Es muy frecuente
observer dos hombres que tienen un mismo plan de
ideas, y ambos las han conservado por much tiempo,
y sin embargo en el uno ha echado, por decirlo as,
fuertes y profundas races la preocupacin que en el
otro es tan superficial, que cede al menor esfuerzo
de la razn. Proviene esto de que son pocos los que
en la prctica procuran despojarse de las preocupa-
ciones, atendiendo slo al fundamento de las cosas,
aunque son muchos los que afectan hacerlo, y aun
predican las ventajas de semejante conduct, y los
males que acarrea una obstinacin de opinions.
No debemos concluir este tratado, sin hacer algunas
reflexiones interesantes sobre una preocupacin muy
frecuente, pero poco advertida, que consiste en pre-
ocuparse por no ser preocupados, o en el temor de la
preocupacin. En los jvenes suele hallarse sta con
alguna frecuencia, pues persuadidos de que hacen un
papel ridculo, si pasan por preocupados, y deseando
ilustrarse por todos los medios posibles, suelen de-
generar estos buenos sentimientos en una ligereza
perjudicial; y les vemos variar de opinions a cada
paso sin ms razn que el no tener ideas afejas.
Por esta causa suelen quedarse sin una instruccin
slida, llenando sus cabezas de ideas mal digeridas,
pues no han dado tiempo a que se corrijan por la
meditacin y por la experiencia, resultando que a
veces desechan lo verdaderamente til porque no lo
conocieron, y quedan ya tan preocupados en contra.
que difcilmente se consigue que retrocedan y ad-








72 MISCELNEA FILOSFICA

mitan lo que una vez desecharon. La novedad es
para ellos un dolo a que sacrifican todas sus ideas,
y as es preciso valerse de la misma novedad, si se
quiere sacar partido de ellas.
Son innumerable los males que han sobrevenido
a la sociedad por esta clase de preocupacin en la
juventud, pues siendo sta la edad ms fogosa, es la
ms animada, y sus esfuerzos regularmente son fu-
nestos en el orden moral y en el politico. Lo ms
sagrado, lo ms just, lo ms comprobado por la
razn y por la experiencia, sufre ataques fortsimos,
si una mano perverse present estos dignos objetos
bajo el aspect de la antigedad que equivale entire
ellos al de absurdo y ridculo. Cunto interesara
al gnero human desterrar esta clase de preocu-
pacin!
















CAPITULO VII


INFLUENCIA DE LAS PASIONES EN LA EXAC-
TITUD DE NUESTROS PENSAMIENTOS


En el tratado de la Direccidn del espritu human,
que se halla en el primer tomo de mis Lecciones de
Filosofa, he procurado manifestar los obstculos que
presentan a nuestro espritu las pasiones, y cmo
ellas mismas son el principio de todos nuestros pro-
gresos. Todo hombre se conduce por algn bien,
y si trabaja por conseguirlo es por la pasin que
tiene hacia l: de modo que un hombre sin pasiones
quedara reducido a un ser inerte, para el cual ni
las ciencias ni las artee podran tener el menor atrac-
tivo, ni merecer el menor studio. Mas ei las pasiones
son desarregladas trastornan todas nuestras ideas,
no permitindonos que observemos los objetos sino
bajo ciertas y determinadas relaciones, fingidas las
ms veces a nuestro antojo.
Hay, sin embargo, un grali error en career que to-
das las fuertes pasiones son contrarian a la rectitud de
nuestros pensamientos. Para convencernos basta ob-
servar que un matemtico que halla todo su placer
en sus clculos, y que casi delira con ellos, adquiere
extensos y exactsimos conocimientos, dicindose lo
mismo del qumico que pasa los das en sus ensayos;


Mnsc. FILOsFCA 7









MISCELNEA FILOSFICA


y del astrnomo que siempre est mirando al cielo.
Se infiere, pues, que slo el desarreglo y no la inten-
sidad de la pasin suele ser obstculo de nuestros
conocimientos.
Ee por tanto un error career que todo el que dis-
curre apasionado discurre mal, y hacen una injuria
a la razn los que para indicar que alguno se ex-
trava en sus discursos, dicen que est apasionado.
Esta expresin no puede aplicarse sino cuando se
conoce por signos claros que las pasiones toman un
giro totalmente opuesto al recto juicio, y que de tal
modo han llegado a apoderarse del espritu, que le
privan de toda la libertad en contemplar los objetos.
Pero qu signos pueden indicarnos un estado tan
deplorable del espritu human? Examinemos este
punto detenidamente.
El acaloramiento es un signo muy equvoco, pues
acompaa al just que defiende lo recto, y al perverse
que quiere cohonestar su perversidad, al filsofo
que sostiene los derechos de la razn, y al preocupado
que se empea en sostener quimeras.
Sin embargo, se observa que la calma o la tran-
quilidad en las discusiones suelen acompaar a la
despreocupacin, y a la exactitud de las ideas; y esto
ha conducido a muchos a career que el hombre aca-
lorado no discurre bien. Nunca es ms frtil en
grades pensamientos; el nico temor que hay es
que una pasin just produzca por desgracia otra
desarreglada, quiero decir, que al laudable empeo
de encontrar la verdad, se agrega el de sostener que
ella se ha encontrado sin permitir nuevas reflexiones,









CUESTIONES MISCELNEAS


y teniendo por una prdida todo cuanto se destruya
en las ideas adquiridas.
La capacidad en presentar las cosas, ocultando
ciertas relaciones, que pueden ser contrarias al in-
tento que alguno ee propone, la incoherencia y pre-
cipitacin de las ideas, el empeo en esforzar ciertos
y determinados puntos, dejando otros como desam-
parados, o con dbiles fundamentos, tales son, a mi
ver, los principles signos que nos indican el dominio
de las pasiones sobre la razn. Se me dir que esto
arguye ms una perversidad que un trastorno de
ideas: pero es preciso advertir que aunque estas
estratagemas suelen ser fruto de la depravacin, re-
gularmente no tienen otro origen que el deseo de
que todos piensen de un mismo modo, y el entendi-
miento que ha llegado a persuadirse de que ha en-
contrado la verdad, mira los esfuerzos contrarios
como irracionales, y procura evitar todos los motivos
de que se repitan. Esta es la causa por que se nota una
capciosidad reprensible, aunque el que la use slo
se proponga ilustrar a los dems. Llegan los hombres
en ciertos casos a tener por locos a todos sus seme-
jantes, y de buena fe creyendo hacerles un gran favor,
los tratan como tales, ocultndoles siempre todo
cuanto pueda recordarles el tema de su locura. No
hay una prueba ms clara de que ellos mismos estn
locos, si por esta expresin entendemos el trastorno
del espritu en el uso de sus facultades intelectuales.
Ee innegable, con todo, que cierta clase de hombres
se halla tan llena de preocupaciones, que los ms
sensatos se ven obligados a valerse con ellos, de
ciertos recursos para traerlos a buen sentido, que a









MISCELNEA FILOSFICA


primera vista parecen irracionales, pero que en rea-
lidad son muy justos. Hablamos, pues, de aquellos
delirantee, que aun tratando con hombres de ilus-
tracin y sensatez, se atreven a valerse de ciertas
supercheras, que no se le pueden ocultar al enten-
dimiento ms torpe, y que ellos screen que no sern
percibidas. Qu prueba ms clara de que su pasin
les ha cegado?
Hay ciertas materials que por su naturaleza dan
lugar a que las pasiones impidan el uso de nuestro
entendimiento; pero otras son por s mismas tan
claras y tan opuestas a todo trastorno, que por ms
fuertes que sean los ataques del corazn contra el
entendimiento, ste quedar siempre libre y expe-
dito. Supongamos que un matemtico por adqui-
rirse aura popular, o por oponerse a sus mulos, se
propone persuadirse a s mismo que los trees ngulos
de todo tringulo no equivalent a dos rectoe. Lo con-
seguir? Y si lo consigue no ser preciso concluir
que est enteramente loco? No sucede lo mismo en
las verdades metafsicas y morales, y en todas las
abstractas, y as vemos dividirse los hombres con la
mayor facilidad, aprobando unos lo que otros de-
prueban, y nunca faltan recursos al entendimiento
para inventar sutilezas y vanos efugios cuando el
corazn se halla ocupado por pasiones desarregladas,
que llegan a dominar todas las facultades del esp-
ritu. En las materials evidentes sean del orden que
fueren, y en aquellas cuya demostracin depend de
objetos todos sensible, no es fcil, y sucede rara
vez, que las pasiones lleguen a dominar al entendi-
miento; pero en las materials abstractas que se de-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs