• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Title Page
 Dedication
 Un desagravio al carbon del barrio...
 La viuda del manto prieto
 La candelaria de Juan Candelar...
 Tormenta platanera
 Capataz buena persona, montado...
 El niño morado de monsona...
 Santigua de Santiguero
 Mantengo
 Maria Teresa Monta en calesa
 Conversion de la maestrita rural...
 Index
 Back Matter
 Biblioteca de autores Puertorr...
 Back Cover






Title: Cuentos para fomentar el turismo
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00081368/00001
 Material Information
Title: Cuentos para fomentar el turismo
Physical Description: 131 p. : ; 22 cm.
Language: Spanish
Creator: Belaval, Emilio S., 1903-1972
Publisher: Biblioteca de Autores Puertorriqueños
Place of Publication: San Juan de Puerto Rico
Publication Date: 1946
Copyright Date: 1946
 Subjects
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Puerto Rico
 Record Information
Bibliographic ID: UF00081368
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: ltuf - ADM5071
oclc - 03556421
alephbibnum - 000684056
lccn - 48010010

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Half Title
        Page 3
        Page 4
    Title Page
        Page 5
        Page 6
    Dedication
        Page 7
        Page 8
    Un desagravio al carbon del barrio Juan Domingo
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
    La viuda del manto prieto
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
    La candelaria de Juan Candelario
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
    Tormenta platanera
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
    Capataz buena persona, montado en caballo blanco
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
    El niño morado de monsona quintana
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
    Santigua de Santiguero
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
    Mantengo
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
    Maria Teresa Monta en calesa
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
    Conversion de la maestrita rural Isabelita Piripin
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
    Index
        Page 133
        Page 134
    Back Matter
        Page 135
        Page 136
    Biblioteca de autores Puertorriqueños
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
    Back Cover
        Page 141
        Page 142
Full Text

S.-


EMILlO S. 8ELA VAL
aientos rara
. . .. P'd*
FOIlleniat
Iomienilar
el :[uI ] tsmo ....


-_ . ,,, .- .'
.- ;n

















UNIVERSITY
OF FLORIDA
LIBRARIES


TH YIOLUME HAS BEEN
MICROF LMED
DY THE UNIVERSITY *F
fLORIDA LIBRARIES .















Cuentos


Para Fomentar


el Turismo









M LS. B
E M I L IO S. B


E LA V A L


eini
da~.


CUENTOS


PARA


FOMENTAR EL TURISMO


Biblioteca de Autores Puertorriqueos
San Juan de Puerto Rico
1946























DEDICO ESTE LIBRO:

A mi madre, doa Emilia Maldonado viuda
de Belaval, corazn de paloma en perenne vuelo
hacia el bien.

EMILIO





















UN DESAGRAVIO AL CABRON DEL BARRIO
JUAN DOMINGO

Para Jorge Font Saldaa.

Cuando muri Anselmo Maldonado, todo el ba-
rrio de Juan Domingo se ech a temblar. Temblaron
los jbaros sarmentosos, las hilas de los yagrumos, las
pencas flcidas de los bohos. La vidente Isabelona,
una sabichosa de los mangles, quien viva enterrada
en miasmas players, lo predijo:
-Ese hombre no va a dejal dolmil el barrio.
Cuando se ha vedo que un defunto entire en la ti-
tiniebla con tanto cuelno?-
Juaniqun, el hermano del muerto, se fu dere-
chito al mangle para buscar el consejo de la vidente:
-Es beld que mi helmanito no entra en la ti-
niebla?-
-No entra, Juaniqun, no entra. Pronto vere-
mos el alma de ese condenao, corriendo pol los man-
gles como una l amarilla.-
-Que se pu jacel, mai?-
-No se entoava. Est mu agraviao. Son siete
aos de infideli, t; y aluego, a los mueltos no los en-











EMILIO S. BELAVAL


tiende naide. Pa m que yo prensipiaba pol un desa-
grabio en vos alta.-
-Cuando?-
-En el velorio.-
-Se le hadr.-
-Que vaya Manueln y le pa peldn elante de la
caja y que su mujel le llore toa la noche y que cuente
la infideli.-
-Se le hadr.-
-Endispu ya veremos. Yo ir al velorio y all
dir.-
Juaniqun senta que el muerto le pona palabras
calientes detrs de las orejas. Se fu a ver a Manueln,
el agraviador de su familiar:
-Ise la Isabelona que hay que desagrabial a mi
helmanito y que t tis que pedirle peldn elante de
la caja.-
-Yo? Pol qu?-
-Pol lo que ts sabemos; pol habel andao en bre-
te con mi cu siete aos.-
-i Eso no es beld:-
-No te metas con los defuntos que se te pun
enreal entire las patas. Tan pronto que a mi helmano
se le sali la costilla y que baldao, el hombre de la ca-
sa has so t.-
-Yo no le teo mieo a los defuntos.-
-Pos aqu te dejo. Pero que te digo que siento
palabras calientes del muelto endetrs de las orejas.-
-Mieo que tis.-
-Pu sel. Yo lo hablar con mi primo el capat
pa vel lo que se deside.-
-Espera, que yo tambin teo los pelos que pae-
sen coldeles. Ir al velorio. All veremos.-











CUENTOS PARA FOMENTAR EL TURISMO


Desde que muri aquel hombre, todo el barrio
sinti que el muerto le andaba entire las patas a los
hombres y que a las mujeres las pellizcaba en parties
-donde, solo los hombres en la oscuridad y los muertos
en la claridad, podan llegar. Ese da no se cort ba-
raja en el chinchal; un tiburn se meti en el chin-
chorro; los erizos se salieron de las piedras, las agua-
vivas llegaron a la orilla. El mangle empez a agru-
par unos tonitos violceos, que la gente vieja del ba-
rrio no recordaba haberlo visto nunca as; haba un
olorcillo a marisco podrido, que pareca que cada raz
estcba abajando azufre para encender unas lumina-
rias infernales. A Toa, la mujer del difunto, le en-
tr un sudor fro que hubo que mandar a buscar to-
das las camisas del barrio para cambiarla. Cada cual
tena los ojos pegados del cogote:
-iEs el muelto! Es el muelto!-musitaban los
hombres, cejijuntos. Cada minuto que pasaba el
muerto daba nuevos signos de su presencia. Los hom-
bres se agarraron del ron; las mujeres se agarraron de
los hombres; los viejos se agarraron de sus manfi-
cas.
Lleg la noche y el velorio. La casa del tullido
estaba metida bajo un guayabacn combado de gon-
golones. Alrededor tena unos arbustos de tagua ta-
gua, y un batey con matas de capallo. Sobre el ara-
besco del camino, las vainas de los flamboyanes pare-
can cuernos sonmbulos, un zodiaco bestial que tra-
zaba conjuros expiatorios. Los hombres llegaban al
velorio dando traspis; sentanse trabados por un cor-
dn de fuego, como si llevaran al muerto enredado en-
tr las piernas enfiebrecidas; las mujeres llegaban
con el vientre lleno de picores.











EMILIO S. BELAVAL


En la sala, sobre unos barriles, haban puesto la
caja sin tapa y dentro a Anselmo, con la quijada ca-
da, la costilla brotada, la hernia repleta, mas feo que
un polloncln. Junto al muerto, sudando camisas aje-
nas, estaba la Toa, con los labios azules y los ojos
despavoridos. Se la vean los senos como cocos more-
nos. Su cuerpo proscrito tena la grupa tan poderosa
que los hombres la miraban cejijuntos. Estaba de-
rrengada y magnfica la viuda bajo los pellizcos del
muerto.
Llegaron las viejas y encendieron los cigarros;
llegaron los viejos y se sentaron en cruz; llegaron las
mozas y se sentaron en racimos; llegaron los hombres
y se agarraron de las tingleras. Juaniqun, el herma-
no del muerto, al lado de su primo el capataz, era el
nico que estaba con vida. De cuando en cuando se
rascaba detrs de las orejas. Arriba, cerca de la ti-
jereta, una hoja de machete, limpia, burlona, imanta-
ba su brillo chismoso en la costilla del difunto.
Cuando lleg Manueln con la vidente, los cocos
de la Toa por poco se le caen de la palma. La viden-
te entr con los ojos dando vueltas y se sent en el ra-
cimo de las mozas. En la sala no qued un solo gazna-
te con saliva, ni hombre ni mujer que no se sintiera
muerto de la cintura para abajo. El quinqu se san-
tiguaba bajo el cruceteo de los mariposones; los gon-
goles- rojos, negros, lacres,- bajaban por los beju-
cos, acechando el cuello de Manueln. Si el difunto se
hubiera largado un bostezo, la sala entera hubiese
muerto de espanto.
La vidente le hizo un guio imperioso al agra-
viador y cay en trance para ver dentro de los aguje-












CUENTOS PARA FOMENTAR EL TURISMO


ros del muerto. Manueln se acerc al difunto, lo mi-
r largo rato, le mir los cocos a la adltera, le mir
la costilla al difunto y agarr a la Toa por el pelo y
la hinc de rodillas ante el difunto:
-iPeldn!, Anselmo, ipeldn!- murmur con
voz rastreante- T ha so quistin de mujeres, ami-
gaso. Brutos que semos los hombres! Agora, t tis
que llorarlo y cantarlo toa la noche, jasta que ama-
nesca, perra.-
-Y contal la infideli,- silabe la Isabelona,
desde el racimo de las mozas.
-i No pueo!, i no pueo !- gimi la hembra.
-Anda, mala mujel, desagrabia al defunto que
pol culpa tuya no va naide a podel dolmil en el ba-
rrio !-
-i Peldn!,- implor la adltera, con los ojos vi-
driados.
-Dsle como lo quis, marrana.-
- Ay, mueltesito de mis sentraas, si siempre te
quis mas que a mi va! No te arrecueldas, mi muel-
tesito lindo? Si siempre estaba pindiente de tu dis-
peltal y siempre tena agua perfume pa lavalte los
pieses cuando venias de la tala! i Si pa mi t fuiste ms
dulce que la agua llobida y mas gueno que la yelba-
luisa.-
-Mas entoava!,- rugi Manueln, encanalle-
cido por aquel mandato de ultratumba.
-Mas entoava!, rugi la vidente, barrenando
los ojos vacos del muerto.
-iMas entoava!,- rugi la sala destrenzando
un lamento.
-Ma con que dolol te lloro, mi mueltesito de mi











EMILIO 8. BELAVAL


corasn! Si quisiera echalte mis sojos en tu cajita de
santo pa estal ciega cuando t te vayas! i Si no te es-
taba siempre besando los pieses polque t me los es-
condas pa que no te molestara! Si ca pelo de tus ca-
nas me lo saba de mimoria y ca arruguita de tu cara
era pa m mas quera que mi propia va! i Si cuantas
veces quisistes, jiciste de m lo que queras, mi muel-
tesito rey!-
-Dsle agora las injurias,-fulmin el Manueln.
-No pueo! No pueo!,- forceje la hembra,
convulsa, pattica.
-Las injurias!,-vocifer la vidente, abismada
en los ojos del muerto.
-Las injurias!,- core la sala apretujando su
miedo.
La Toa se qued sin voz. Sus ojos famlicos
pedan una intil misericordia que rebotaba sobre el
terror y la lascivia de los hombres cejijuntos. Un su-
dor untoso le brua el barranco alucinante del escote.
Vindose perdida, cay sollozando al suelo. Manueln
la levant; se quit el cinturn con clavos y empez a
fustigarla en las nalgas, en el vientre, en el pecho:
-Dsle las injuries, gata, puerca, selas!-
-Ay mueltesito de mi via!, yo teo que confesal
que te he so infiel endispu de tu disgrasia; que en-
dispus no quise jacel va contigo polque me daba asco
tu costilla! Que te he engaao en tu mesma casa con
este hombre que siempre te ha rispetao!-
-Cuntalo t, sinvelguenza!,-bram el Manue-
ln.
-i Ay mueltesito de mi corazn!, yo teo que con-
fesal que una talde cuando lababa tu ropita en la que-












GUENTOS PARA FOMENTAR EL TURISMO


br tena la falda arremang y lleg este hombre y yo
le vide Ilegal y me jice la desentenda y vide como le
brillaban los sojos y yo no jice n pol tapalme y me
tom en un bejucal y yo lo que jaca era reilme.-
S-i Sigue!,-tron implacable el Manueln.
-!Ay mueltesito de mis sentraas!, yo teo que
confesal que endispu de aquella talde diba tos los das
aonde l me desa y te agrabi en tos los sitios y yo
siempre me rea manque l te quera y te rispetaba
siempre. La perra soy yo, mueltesito, yo soy la canalla,
yo soy la infame, yo soy la que tis t que jacel que se
me jinche la lengua, y se me jundan las costillas.
Pneme los guesos blanditos pa que no puea andal, o
mndame un brazo del sielo pa que siempre me est
golpiando. Pobre mueltesito de mi corasn, tan san-
to, tan bonito, tan gueno!-
Desgreada, idiotizada por un rubor sangriento
que la haba roto tanto el alma como el cuerpo, tun-
dida por los correazos asestados en sus parties mas
amantes, la adltera volvi a caer al suelo, dejando al
descubierto sus carnes de pomarrosa, mrtir de un
escrpulo de pasin, de su vientre mal defendido. Los
hombres estaban cejijuntos de terror, de lascivia, de
despecho. Una mortaja medrosa cay sobre la sala,
mientras el Manueln se enroscaba la correa, frentico
y apesadumbrado. Juaniqun espiaba el trance sacr-
lego de la vidente con dos ojos en filo. Por fin, aupa-
da por diez manos del racimo, Isabelona se incorpor:
-Pun arrecogerla- orden tan hollada como
todos los dems, limpindose de los ojos la ltima agua
de su macabro vadeo por dentro de los ojos del muer-











EMILIO 8. BELAVAL


to. Despus, entire un doblez de la falda, se llev a
Juaniqun hasta el batey:
-El muelto no se confolma, Juaniqun. Jay que
matal a ese hombre.-
-Asina se hadr,-prometi el hermanito, mas
tieso que un huesito de coyor.
-Jlalo pal platanal y mientras le jablas dale un
machetaso en la century; endispu lo jechas en un sa-
co, pa enterarlos juntos. Es lo mejol.-
-Y ella?-
-Yo me la cuido pa dalle unos baos en la sen-
teneja con corolas de pampanillo y le voy a jacel un
collal de matos recogos a la media noche. T endispu
ir bien.-
El machetito limpio, burln, imantado, se le ba-
j al jibarito hasta debajo del brazo y el Manueln pa-
ra echar un trago, se le puso cerca de un avispillo:
-Quieo dalte las gracias pol lo jecho pa mi hel-
mano, Manueln.-
-Eso se le deba al defunto. Crees que estar
confolme?-
-Isabelona dise que no. Yo tambin me siento
unas palabras calientes entoava pol las orejas.-
-Mistiqueras tuyas, Juaniquin.-
-No, Manueln, mi helmanito no se siente desa-
grabiao. Qui que yo te mate y que te entierre con l,
picao en un saco.-
-Pero t ests cueldo, contrayao? Si no fuera
pol el velorio te diba a . .-
El machetito se le brinc del brazo al Juaniqun
y se le agarr de la cintura al Manueln. El tajo lo
parti en dos. El jibarito le pic en cantitos, orde-












CUENTOS PARA FOMENTAR EL TURISMO


nando bien las tripas, para cumplir con el postrero en-
saamiento del cabrn y lo meti en un saco. Enton-
ces cogi su saco, entr en la sala, lo acomod junto al
muerto, busc la tapa y la clav. No bien hubo ter-
minado sonri felizmente: las palabras calientes le
haban volado de detrs de las orejas! Los otros, por el
chorrito colorado, haban adivinado de lo que se tra-
taba, pero como el Manueln no tena hermanitos pa-
ra ponerle palabras calientes detrs de las orejas, ni
su muerte dejaba ninguna monta honorable, se sin-
tieron alegres, libres de la acechanza del muerto, y em-
pezaron a jurgar a las mozas y a cosquillear a las vie-
jas, ahuecando la risa para despistar al comisario.
Mientras tanto Isabelona cargaba con la viuda
hasta su cubejn de los mangles, para espantarle el olor
a velamuerto que se le prende en la saya a la mujer
chiva, que ha engaado en vida a su difunto. De all
la trajo a los trece das, con un collar de matos reco-
gidos en la media noche.






















LA VIUDA DEL MANTO PRIETO


Para Juan Bosch

Por la noche, la viuda del manto prieto arropaba
el caaveral del barrio con sus tocas harapientas.
Conden! Tena los ojos llenos de ceniza, la boca lla-
gada y unas manos huesudas que no se acababan de
morir:
-Voy a largalme pa no velle mas la cara tiosa.-
-Tis mieo?-
-Tanto como t. Ya me la he llevao tres noches
enjolquet en la anca. Anoche se me brinc de un
guam y me rode con sus guesos la century. Casi es-
toy pol dejal el asuntito de la gualdarraya, na ms
que pa no paseal ms a ese espelpento.-
-T no crees que est muelta?,-pregunt el
otro con canillera.
-Pa m que est en la desand.-
-Y aonde le llevaste, mano?-
-A su rancho pelao. En la nica pulgata que
no se ha tragao la caa.-
-Estar muelta, helmano?-
-i Nj !-
Los capataces del ingenio norteamericano esta-











CUENTOS PARA FOMENTAR EL TURISMO


ban intrigados con aquel rancho malfico. Veinte ve-
ces lo tumbaron, le prendieron fuego a las yaguas, le
pasaron filo a los terrones y al otro da el terreno liso.
y las yaguas juntas. Haba que sacar a la vieja antes
de que echara su milagrito por el barrio. En verdad
era un poco pesado ver aquella mai, acurrucada en la.
puerta de su rancho pelado, tan flaca como una gua-
jana y con los ojos llenos de cenizas. El gerente busc
al guapo de la central y le encomend que la desalo-
jara.
Se llamaba Flor Coln y era un hombre de pelo en
pata. El ingenio le soplaba un chequecito para que se
estuviera quieto en el barrio, al servicio de la geren-
cia. Usaba una lengua de vaca ms larga que un es-
padn; tena cuatro tajos largos en el cuero y su fa-
mita bien ganada en reyerta contra parientes. EL
guapo se amarr la cintura y subi:
-Ti que ilse, mai.-
-No pueo.-
-Ande, mai, que no quieo asuntos con mujeres.
Miste que tengo que estiralla. La central no qui
agregaos.-
-No pueo.-
-Ni mueltesita, mai?-
-No pueo.-
-Pues le voy a jacel el favolcito ligero, pa que se
vaya ust pa arriba y se siente con su mario aonde
quepan. Se va ust, o no se va?-
-No pueo.-
Le larg un tajo capaz de tirar al suelo a cuatro
primos bien avenidos. N! La lengua de vaca le vir












EMILIO S. BELAVAL


el brazo y lami al guapo encima de la rodilla. Flor
Coln se arrastr despavorido hasta el cafetn:
-Maana arrenuncio lo de la central. Esa vieja
no la mata naide.-
-Pero la macheteaste?-
-Pa dos chichas, hombre. No le entr el golpe.
Pa m que est muelta. Me arrenuncio, y si el ameri-
cano me suelta una guasita, pos le saco la manteca de
un tajo.-
El soplo corri por el barrio como un rabojunco
en tierra verde. La vieja del rancho estaba muerta!
Ni Flor Coln haba podido untarle su lengua de va-
ca! Todos volvieron los ojos desorbitados hacia el ran-
cho. Se habra muerto la mai sin darse cuenta? Po-
co a poco cada cual trajo su brasa: uno dijo que no
abra la boca para que no se le vieran los alveolos sin
caries; otro, que tena una tela de cebolla por nariz;
otro que los ojos los llevaba por dentro y se los viraba
por la noche. No coma nunca, chupaba unas races que
no la dejaban podrirse y ella misma se remendaba con
alambre, cuando se le desajustaban las canillas. Sen-
tadita a la puerta del rancho, esperaba la voz de su
muerto, para largarse con l al cielo. Flor Coln deca
que la vieja no poda irse del rancho. Por qu an-
daba de noche solamente, crujiendo su manto prieto
por entire los caaverales? Siempre haba alguno que
saba ms: la vieja enterr los muertos del clera sin
un solo vmito; en la bubnica coga los ratones y se
los echaba en el seno para calentarlos, pas por los
guajanales sin sufrir nunca la ceguera. Tena que
estar muerta! Si alguien se lo dijera tal vez se re-
conocera. No era la primera comadre que se extra-











CUENTOS PARA FOMENTAR EL TURISMO


viaba en el camino del purgatorio. Con decrselo es-
taba todo arreglado. Hubo junta de los bragados de
la vecindad, para arreglar la entrevista con la viuda
de las tocas harapientas. Flor Coln fu el nico que
lleg con voz al rancho:
-Mai, se nos ha ocurro que ust pu estal muel-
ta. Lleva ust muchos aos asina. Pol qu no se
larga ust pa onde su defunto?-
-No pueo.-
-Miste, mai, que los chicos estn asustaos y los
hombres con malos pensamientos. Vyase ust pal
cementerio, que yo la acompao.-
-No pue.-
-Pol lo menos no salga ust de noche jasta que
le resemos las orasiones y se reconosca.-
-No pueo.-
-Miste que se va a despoblal este barrio por cul-
pa suya.-
-No pueo.-
Flor Coln se cuchiche con la escolta; mejor
era que aquella conden vieja andara a la vista! Po-
dra darle por echarle a la gente un bufido caliente en
la oscuridad y aquello s que poda ser una cosa de sus-
to. Mientras tuviera cuerpo, al menos se la poda ver
y echarle mano en tiempo oportuno:
-Pos nos demos salvao. Qu diache podr ja-
celse pa que se largue?-
Al guapo del barrio le entr una pesadumbre, que
trancaba las puertas con solo echarse un suspiro. Le
hormigueaba en el pecho su responsabilidad de hom-
bre trascendente. Era l, quien tena que resolver el
problema de la vieja!; por algo le haba encomendado











22 EMILIO S. BELAVAL

el americano aquel desalojo. Todas las tardes iba Flor
Coln a hablar con la viuda:
-Mste, mai, que ust me est comprometiendo
seriamente. Qu pueo peldel mi prestigio si ust no
se larga! Vyase pa el otro barrio. Yo le mo el
rancho.-
-No pueo.-
-Si t arresulta en un paseto entire amigos. Yo
le cierro los sojos y le prendo un velorio como nunca
se jace pol aqu.-
-No pueo,- remataba la voz fantica, fatdica,
fantasmal.
El guapo bajaba desesperado de los breales de
la vieja. Tambin era una porquera del destino
que le tocara a l tamao lo con una muerta, despus
de haberse fajado honorablemente con tantos vivos.
-Ti que ilse; ti que ilse, manque se me monde la
otra rolla,-murmuraba el guapo, desesperado.
Pero la vieja permaneca en el rancho. Acurru-
cada todo el da en la puerta roda, con los ojos llenos
de ceniza y la boca llagada por un dolor que no la
dejaba morir, caminando casi toda la noche por los
caaverales, con el manto prieto al desgaire, sorda a
todos los ruegos y las encomiendas, hilandera tiosa
de la conseja agreste, viva aquella estoica alma en es-
pera de una voz que la juntara con su marido. Nio
que la mirara de lejos, por la noche le daba cagalera;
jbaro que rondara en busca de amores por gualdarra-
yas abruptas, la tena de jineta al regreso, con sus
brazos huesudos apretando la cintura del galn. Flor
Coln lloraba como un nio, mirando su flor de hom-
bre pisoteada, impotente ante aquel guio de la fata-
lidad:











CUENTOS PARA FOMENTAR EL TURISMO


-Ganas teo de machetealme yo mesmo pa dalle
una emburuj de muelto a muelto a esa conden. Si
alguien me lo asegurara, esta noche la diba a buscal
defunto.-
Aquella noche fu la ltima noche en vela de Flor
Coln; a la madrugada, con los cascos alucinados, se
le ocurri; por qu no buscar la historic del marido,
para averiguar el secret de la vieja? En algn rincn
del barrio tena que estar. La pregunta cay en el ca-
fetn como flor de malva para una calentura.
Corrieron a tumbarle la puerta a las cuatro vie-
jas ms viejas del conuco, unas greas miserables que
tenan casa embarrancada y manutencin de gorgojo,
de puerta en puerta. Aquella cuatro viejas ya esta-
ban en el ltimo callejn de la inmortalidad. No les
haca dao ni el maiz podrido de la limosna y las pul-
gas las haban dejado quietas, como care que tiene
derecho a descansar de toda rasquia terrena. El
guapo entr renqueando hasta las viejas, en saltitos
anquilosados, en medio de un coro de jbaros con amo-
res en medianeras abruptas:
-Miren, doas, que la cosa es de cuidiao y es
pa jasel mimoria de seguio,-advirti Flor Coln,
en tonito como para vivas.
-Di, hombre, di- contest una conocida por Pau-
la, un tanto despertada por el tono.
-Se nos ha colgao en el barrio una conden alma
que no se deja enterral y jay que disponel algo pa que
se nos acabe la flojera.-
-Y qu te cuesta la conden, Flol? Con los
mueltos jace bien la pacencia, mijijo.-
-A m me cuesta una rolla, se va ust enteran-











EMILIO S. BELAVAL


do; a los chicos de stos le va a paltil los dientes la al-
feresa y a aqullos dos, unas chamucas que tin ms
all de los pajules. Con que n de pedil chavos pa ve-
las, que nojotros sabemos la manera de vivil de ca
quien, y a resolve de seguo.-
-Como se ama?-
-Ni nombre ti. Es la viua que vive acurruc
en el rancho.-
-Pero esa es viva, mijijo.-
-Iselo a mi lengua de vaca, doa. Le tir un
tajo pa jacel dos y dende aquello ando cojo.-
La ms vieja de las cuatro viejas ms viejas del
barrio, pleg los ojos y se puso a tumbar cien aos
atrs:
-Ma, mijijo, que me voy arrecoldando como que
viua esa probe. Al maro se io fueron en el caave-
ral.-
-Siga, doa.-
-Se casaron ms que mosos y pelaron much
tierra pa vivil en la finca dl. Ella era muy bonitinga
pero la tierra la estir. Mala revir tuvieron los pro-
bes. Sembraron yuca y les sali brava y los grandu-
les secos. Se murieron las cras y el ltimo pollo se
lo comieron con moquillo. En eso se encaram pa
ac el caaveral y no dieron paso ni pa la bestia. Tu-
vi que entregal la finca el mario pa que le dieran tra-
bajo. Al capat le entr ojerisa contra el probe y un
da pol que se salt un arao, le abri la cabesa con una
coa, frente al rancho mesmo. Lo trujeron con un trapo
ajuntndole la sesera. Yo estuv en el velorio, mijijo.
La viua no solt una lgrima. Tena la boca apret,











CUENTOS PARA FOMENTAR EL TURISMO


asina, con el labio pegao y el lloro pol dentro. Asina
se pas jasta que se lo llevaron.-
-Eso es un caso de justisia, doa.-
-Pos yo no vide illegal a naide arriba con el co-
misario.-
-Se la hadremos nojotros. Y cuenta ust que
esa vieja chumba alguna v fu bonita?-
-Lo mesmo que una calambrea, mijijo. Boni-
tina y pulposa. Tena una narisilla ata de mujel
suspiraora que le jaca muy grasioso el palabreo.
Pero se enjumi con su hombre pa salval la finca.
De n le silvi.-
-Y el capat, aonde se larg?-
-No s, oye. El ltimo hijo que yo supiera se
mat con una espant de caballo. Sera la viua?-
-Es un caso complicao. Si algn allegao del ca-
pat estuviera vivo, se podra desquital a la vieja. Y
que jace esa conden meta en el caaveral?-
-Cosa de mueltos, mijijo. A lo mejol un da de
stos le pega fuego a la caa.-
-Ser eso lo que espera la vieja?,- pregunt
el guapo recelosamente, pensando en su cheqecito.
-No s entoava, mijijo. Quis prendiendo una
vela pa vel de qu lao se enclina. . -
-Miste, doa, que aqu naide se qui metel en lo
con la central. El fsforo le deja a uno siempre un
poco de olln en la mano.-
-Pos all t que eres el encargao.-
-Muchas grasias, doa, y a callarse, eh? Esto
no se jabla con naide. Y cuidiao con quearse de velona
cuando se estire, sabe? La viua es la ltima muelta
que aguanto yo aqu y eso polque es un caso de justi-











EMILIO S. BELAVAL


sia. Ust la desand se la d pol la playa, que all no
se asustan los conglios.-
-Ta bien, hombre. Yo de aqu salto pal cielo.-
Volvieron al barrio, con las cejas alborotadas por
la calentura. El guapo no se poda matar el remordi-
miento de haber atacado a la viudita dolorosa, que se
haba destripado junto a su hombre, para que no se
los tragara la revir:
-Isen que tena narisilla ata de mujel suspirao-
ra,-rumi un jbaro sensual, como mascullando un
romance.
-Y se pas toa su mosera velando cogollos de
yuca brava.-
-Y acabaron con ella y con su hombre! Que
pocavelguensa!-
Llegaron al cafetn, cuando ya la noche estaba
trotando hacia el amanecer. El quinqu tena la mecha
mas viva que una culebrilla de fuego y los jbaros
empezaron a mirar la llamita con una aprehensin sin-
gular:
-Que le pasa a esa conden l esta noche, ma-
no?-
-Que el cuentesito de la viua me la trai endemo-
ni, sonso.-
-A lo mejol esa viua pensar que en este barrio
no jay machos.-
Un rato largo: -me quis creel que siento el
condenao quinqu ese bailndome en la cocotera?-
La mecha rabiosa, escrutaba el corazn de los hom-
bres, moviendo sus pestaas diablicas. Flor Coln
se puso a estirar entire dos dedos una mala idea que
se le hal i enredado en la conciencia: Por qu no sa-












CUENTOS PARA FOMENTAR EL TURISMO


care la manteca que tena en la barriga el gerente y
llevrsela arriba a la vieja para que se friera unos
buuelos en su calderito de nima en pena? Aquello
tal vez fuera mas fcil que darle frente al ingenio con
un incendio malicioso. Los jibaros no se atrevan a
mirar al quinqu, temerosos de que la llamita se do-
blara hasta el caaveral. El guapo se asom a la ven-
tana que abra frente al rancho pelado, como si qui-
siera solicitar un misterioso permiso de aquellos ojos,
que de tanto llorar por dentro, se haban cubierto de
cenizas. All estaba acurrucada la viejecita, con sus
huesitos amarrados bajo una toca harapienta, con los
labios llagados por un dolor que no la dejaba morir,
en espera de una voz que luch junto a ella, para que
no se los tragara la revir. De pronto, la llama se-
al hacia el caaveral. Saltaron cuatro o cinco de
la mesa del embrisque, a buscar refugio en el guapo:
-Miste, compai; la llamita se pone impruden-
te!-
-No se pu agualdal mas. Ti que sel agora mes-
mo.-
-Y la polesa?-
-La polesa viene andando, presioso, pero los
mueltos se cuelan por la cumblera.-
-Yo voy si t lo desides.-
- Quis que a tu hijo no le chillen mas los dien-
tes ?-
-Que falta?-
-Gas, much gas. Hay que pegal el fueguito
pol las cuatro puntas.-
-Y la vieja dentro, Flor. No ser mas malo?-
-Bah!, pol la vieja vela el defunto.-
-Pos vamos.-











EMILIO S. BELAVAL


Se desparramaron por el caaveral con el lomo
erizado y las manos llenas de candela, sabiendo que las
llamas aventaran el maleficio que amenazaba con des-
poblar el barrio. Medio hora mas tarde, el caaveral
empez a arder por las cuatro esquinas; el humo esca-
loneaba hacia el cielo, como si quisiera prender por
sobre toda la tierra desposeda una siniestra toca de
viuda; corran las voces soplando tizones, esperando
que de la noche tormentosa, llenas de chasquidos vo-
races, saliera una voz que esperaba la viuda sentada
en la puerta de su rancho pelado:
-Agora si que la viua se larga con su defunto,
compai.-
-No se apure, mi vieja, que all en el sielo ti
que habel un rinconsito pa ust y su defunto.-
-Y pu sel que all me le pongan otra v, su na-
risilla ata pa que le haga grasioso el palabreo.-
Con su nuevo manto de llamas la viuda subi al
cielo; el guapo la enterr entire volutas de leyenda,
prendiendo su toca postrera con la risa del nio ate-
rrorizado que prest sus alfileres de leche. Nunca
ms la viuda del manto prieto ha arropado los caa-
verales de Puerto Rico y nuestra noche colonial per-
di su ltima jineta.























LA CANDELARIA DE JUAN CANDELARIO

Para Fernando Sierra Berdeca.

Todos los meses, iba Juan Candelario al almacn
de don Teodorito Valdepi, con toda la verdura de su
finca:
-Aqu traigo, don Teodorito, una carguita pa que
ust me la estime.-
-La carga est chiquita, Juan. Parece que se
te ha cansado la tierra.-
-La seca ha so grande, don Teodorito.-
-Habr que tener paciencia para cobrarte mas
adelante. Esta vez no puedo abonarte ni siquiera el
inters del prstamo. T sigue trabajando que mien-
tras yo viva, yo no dejo en la calle a ningn jbaro
decente.-
-Asina Dios se me lo aconseje.-
Se pusieron a trabajar Juan Candelario y su j-
.bara como dos desesperados, sin hacerle dengues ni
a la llovizna, ni al sol, ni al ortigal. Eran dos lomos
de bestia curvados sobre el terreno, con esa fealdad
terrosa que da la finca cuando no salva, con ese tre-
mendo piojillo de la mala suerte que ha acabado con la
salud, con la esperanza, con la alegra de nuestros te-












EMILIO S. BELAVAL


rratenientes de la altura. Despus de haber desba-
bado hasta el pepino angolo y de no haberse comido
nada mas que los rabos de las batatas jojotas, volvi
al mes siguiente Juan Candelario al almacn de don
Teodorito Valdepi, con todas las verduras de su finca:
-Aqu traigo, don Teodorito, otra carguita pa
que ust me la estime.-
-La carga est mas chiquita an, Juan. Parece
que se te ha lavado la tierra.-
-El chubasco ha so grande, don Teodorito.-
-Habr que tener paciencia para cobrarte mas
adelante. Esta vez no puedo abonarte ni siquiera el
inters sobre los intereses del prstamo. T sigue
trabajando que mientras yo viva, yo no dejo en la calle
a ningn jbaro decente.-
-Asina Dios se me lo aconseje.-
Se pusieron a trabajar Juan Candelario y su j-
bara como dos demonios, sin hacerle dengues ni a la
fiebre, ni al tabardillo, ni al vrtigo. Eran dos lomos
de bestia curvados sobre el terreno, con el sometimien-
to brutal que da la finca cuando no salva, con esa
voraz piojera de la desgracia que ha acabado con la
pujanza, con la ilusin, con la moral de nuestros te-
rratenientes de altura. Despus de destallar hasta los
rabos de las batatas jojotas y de no haberse comido
nada mas que el palmiche de los cerdos, volvi al mes
siguiente Juan Candelario al almacn de don Teodo-
rito Valdepi, con la ltima gota de verdura de su
finca:
-Aqu traigo, don Teodorito, otra carguita pa
que ust me la estime.-












CUENTOS PARA FOMENTAR EL TURISMO


-La carga est mas chiquita que nunca, Juan.
Parece que se te ha salado la tierra.-
-La hormiguilla ha so grande, don Teodorito.-
-Habr que tener paciencia para cobrarte mas
adelante. Esta vez no puedo abonarte ni siquiera el
inters sobre los intereses del inters del prstamo.
T sigue trabajando que mientras yo viva, yo no dejo
en la calle a ningn jbaro decente.-
-Asina Dios se me lo aconseje.-
Cuando hubo entregado su ltima carga, Juan
Candelario se sent una noche, frente a su boho, a se-
guirle la lucecita a un cucubano para ver si se le ocu-
rra algo. La mujer, adivinando la desazn de su hom-
bre, se le sent al lado, por si acaso le daba a otro cu-
cubano por volar cerca del primero. La jbara de
Juan Candelario era una hembra padecedora, con el
corazn mas bueno que una marifinga; saba cuando
el coraje de un hombre necesitaba de un sobo de ma-
no encariada. A Juan Candelario se le adormeci
la pena bajo los dedos cuarteados de su jbara:
-Ya esta finca no es de nojotros n mas que a
medias. Semos casi agregaos, Juana.-
-T eres el que mandas, Juan.-
-Toas las cosas malas han veno juntas y don
Tcodorito lleva bien la cuenta, Juana.-
-Haber que entregal la finca, Juan.-
Juan Candelario se arrug como una hoja de ta-
baco oyendo la simple verdad que le haba descubier-
to su jbara. Para l entregar la finca, era como caer
en el limbo. El finquista haba visto nacer sus pies en
aquel barro cipey y tena por la tierra ese oscuro ca-
rio que sabe poner en su finca un terrateniente jba-












EMILIO 8. BELAVAL


ro. La finca haba sido de su bisabuelo, la achic su
abuelo, la volvi a agrandar su padre y a Juan Cande-
lario la pena le retorca las tripas cuando pensaba que
fuera l quien tuviera que entregarla.
Desde el moment en que entr en cuentas la re-
faccin, Juan Candelario solo tuvo un pensamiento
bravo: pagar aquella manita de ayuda que haba es-
trangulado a tantos finquistas de Puerto Rico. La
cogi porque le di por sembrar unos palitos de caf
para aprovechar una sombra balda que le haba cre-
cido en los barbechos. En el pueblo le hicieron un
cuento fantstico de lo much que produca ese grano
mrtir, que era el pan de la montaa, del cual todo
el mundo hua, perque al caero le di por decir que
la flor del caf atraa a los huracanes. Don Teodorito
le prest setenta y cinco pesos y al final del ao, cuan-
do aun estaban los palos nios, ya le deba a su pres-
tamista mas de cuatrocientos pesos, despus de haber-
le entregado toda la verdura de su finca; ahora el jba-
ro comprenda, dentro de su recelo de perdidoso, lo que
era quel pacto donde haba que entregar los frutos sin
que se pagara nunca el rdito, en una de esas tiendas
mitad almacn, mitad pulpera, donde por unas telas
y unas cuantas provisions de boca, dejaba el jbaro
ao tras ao, la sangre verde de sus entraas.
Casi nada, se trataba nada menos que de don
Teodorito Valdepi!, sanguijuela grasienta del inte-
rs triple sobre uno compuesto, cuyos calcetines se pa-
raban solos cuando se descalzaba su ame patricio.
Aquel hombre pegado todo el da a un mondadientes,
tena una trgica matemtica de pulpero. Su nego-
cio consista en no dejar nunca a ningn jbaro de-
cente en la calle mientras l estuviera vivo y tener a











CUENTOS PARA FOMENTAR EL TURISMO


-cada finquista, agarrado por el pescuezo trabajando
para l, sin pagar contribuciones ni peones.
Juan Candelario era el mas avispado de los parien-
tes de Juan Pateta y haba visto demasiado cosas en
su vida para que lo engaara el mondadiente meloso
de don Teodorito. Se senta enfermo, con esa amarra
en la cintura que padece el encorvado, con las manos
tajeadas y el alma mugrienta. Su dilema era tan cla-
ro, que tena la disyuntiva picndole en los ojos: o le
pagaba a don Teodorito o ste se llevaba la finca para
su almacn. Bastaba que el pulpero le mandara los
papeles de la corte, para que l tuviera que seguir an-
dando con su jbara, a vivir de las maas. En estos
moments es cuando el pata de pon se le acerca a un
jbaro para hacerle su propuesta; se le apareci, de
pronto, un compare ambidiestro, que andaba con las
posaderas puestas en tres tajarrias:
-iDiache, Juan! Que te se acontese?-
-Cosas de la finca que van mal. Haber que
entregal un da de estos.-
-Debes mucho?-
-Cuatrocientos y la quema.-
-Pos s que es un pleitito ese. Yo pe salval la
ma pol unos deos que me dej en el trabajo. Me die-
ron quinientos pesos pol ellos.
-Unos deos?-
-Si, mi amigo; un tajo de buena suelte. Me los
colt con el mocho tumbando caa. Ti que pagal el
gobielno.-
-i Pol la finca daba yo una mano!-
-Me han dicho que pol ah hay un colte aonde
arreglan eso. Si te interest, procura al crucificaol.
Ese te salva.-











EMILIO 8. BELAVAL


Aquella noche la pas Juan Candelario con des-
velo de hamaca que es el poer desvelo del mundo. El
recurso era un poco fuerte, pero el calcetn de don
Teodorito era implacable. Por la maana tena los
ojos hundidos pero una calma absolute. A su jbara le
dijo:
-Voy a un colte pol aqu, a vel si me lo con unos
pesos. Tu atiende la finca, Juana.-
Cuando pregunt por ei crucificador los cortado-
res bajaron el machete, como si le presentaran armas
al intruso; se le acerc un gordifln tostado, hacindo-
le un guio de inteligencia:
-Teo un recao pa ust de un compai mo que
a la v es un compai de ust.-
-Venga el recao.-
-Me jallo en un apuro y voy a peldel mi finca
si no reuno cuatrocientos y pico de pesos. Lo que yo
necesito es una aya de la comisin.-
-Pa que le sobren cuatrocientos y pico limpios,
haber que pical tres dedos y una falange. Polque
aqu cobro yo y los testigos.-
-Ust me arregla eso.-
-Si acaso vi ust a echalse pa atrs, mas vale
que no entire. Ya teo cuatro dndole tiempo a la
colt.-
-Bsqueme ust trabajo que vengo maana.-
-Yo lo hablar con el capat pa que me lo apun-
te.-
Juan Candelario empez a cortar caa con tres
dedos y una falange menos en la conciencia. Cada ra-
to se secaba el sudor de la frente, un sudor nazareno,
que le goteaba por ltimn vez, por entire cinco dedos.
El crucificador lo rondaba continuamente, espindole











CUENTOS PARA FOMENTAR EL TURISMO


el nimo, temeroso de que pudiera arrepentrsele su
hombre, como otros picadores que all estaban. Juan
Candelario escuchaba a su alrededor el respingo irreso-
luto de los aspirantes; haba algunos que bromeaban
con su propio miedo:
-Adjeme eso pa la semana que viene, hom!, que,
me he descubielto que teo el deo bonito.-
-Tis que resolve o deal el trabajo. El cruci-
ficaol est peldiendo el aguante.-
-Se lo contest maana.-
Por las noches Juan Candelario no dorma palpn-
dose los dedos de la mano comprometida. El pacto
concertado con el crucificador le pareca una traicin
contra una pobre mano que haba encallecido, luchan-
do por salvar la finca de su padre. Noche tras noche,.
por sus nervios agitados, pasaba toda la tragedia chica
de la mutilacin. La treta era macabra. No era cues-
tin de ir, estirar la mano y que le cortaran los dedos.
Haba que disimular, vivir con aquella angustia por
unos cuantos das, para no tener obstculos en la inves-
tigacin.
Una maana antes de partir, acarici a su jbara,.
por ltima vez con los dedos completos. La envejecida.
lo mir con su instinto de hembra padecedora, y le-
bes los dedos, como si hubiera adivinado el pacto:
-No se me apure si vengo talde. Teo que dil
al pueblo, Juana.-
-Dios te abendiga, Juan- contest la envejecida
involuntariamente. Juan Candelario se fu hasta el
crucificador tan pronto lleg al corte:
-Me corre priesa el asuntito ese. Ti que sel es-
ta talde.-










EMILIO S. BELAVAL


-Esta talde ser- contest el feroz cirujano,
asombrado a su pesar por la sangre brava del enclen-
que. -Afila bien el mocho, celca del cabo, que debe
sel con tu mesmo filo.-
Aquella tarde fu la crucifixin de los tres dedos
y una falange de Juan Candelario. El hombre no pudo
quejarse del trabajito. Le rodearon en el corte los
testigos, le tendieron la mano sobre una piedra negra
y el cirucificador no di nada mas que un solo golpe.
El dolor vino en ayuda del pequeo hroe y lo desma-
y.
Del caaveral lo recogieron el crucificador y los
los tres testigos para llevarlo a curar y jurar el infor-
me. Cuando lleg hasta el practicante del poblacho,
an segua sin conocimiento. Se le haba desmorona-
do el coraje, no ante el dolor de la mano, sin ante la
tramposera del espritu. Era la primer canallada,
una canallada impuesta por la miseria, despus de ha-
berse baldado la cintura, de haber desbotonado hasta
las cepas machorras, de no haber comido otra cosa que
no fuera el palmiche de los cerdos. El desmorona-
miento lo libr de los horrores de nuestra ciruga in-
dustrial.
Juan Candelario volvi a su finca, mas plido
que un lern, con la mano vendada, buscando el ampa-
ro mimoso de su jbara. La envejecida se pas toda la
noche, con los vendajes encanallecidos apretados con-
tra su corazn.
La cura fu monstruosa, el expedienteo largo, pe-
ro Juan Candelario obtuvo sus cuatrocientos y pico de
pesos y fu al pueblo a buscar a don Teodorito:
-Aqu ti ust sus chavos, don Teodorito. Deme
el recibo.-












CUENTOS PARA FOMENTAR EL TURISMO


-Para qu necesitas t recibo, malgenioso? De-
ja eso hasta el domingo que venga el tenedor de li-
bros.
-Deme el recibo agora aqu, don Teodorito. Ust
anda muy bien de sal y sera una lstima que le ocu-
rriera un arsidente. Pagarle a ust me cuesta a m
tres deos y una mit.- Don Teodorito Vaudepi tena
una gran ilusin por seguir parando su calcetn por
muchos aos. Le entreg el saldo, olisqueando la tra-
gedia de su refaccionado, con el mondadientes quieto
por el miedo.
Desde aquel pago Juan Candelario fu un jbaro
enconado, que cada vez que poda robarle un atierro
a su finca, se pona a mirarse la mano mutilada con
una extrviga fijeza. La jbara se le sentaba al lado,
a contarle cositas buenas a la mano herida de su Juan,
para que su arrullo de hembra consolara a su hombre
de aquel dolor muoso. Algunas veces Juan Candela-
rio se apretaba la broca, con una pena que no era de es-
te mundo:
-Carijo, me duele esta mano como no me haba
dolo nunca, ni cuando la cura, Juana.-
-Adjame tentrtela un poco, Juan.-
-No, si el dolol no es asina de esos. Me duele
como pu dolel una injustisia. Este dolol no ti cura
ni consuelo gueno, Juana.-
En estos moments es cuando el pata de pon se le
acerca a un jbaro para hacerle su propuesta. Se le
apareci, de pronto, un compare ambidiestro, que
andaba con las posaderas puestas en tres tajarrias:
- Diache, Juan! Qu se te acontese ?-
-Cosas de esta mano que me duele como si se me











EMILIO S. BELAVAL


entuviera prudriendo. Haber que coltalse el braso
un da de stos.-
-Duele mucho?-
-Mas que los cuatrocientos pesos y la quema.-
-Pos si que es un pleitito ese. A m el dolol me
lo quit la candela.-
-La candela?-
-Si, mi amigo, una candelita que le met a un
ranchn de enlatado de mi prestamista. Ti que pa-
garle agora l a to el mundo.-
-iPol quitalme este dolol le pegaba yo fuego al
pueblo entero!-
-Me han dicho que pol ah vamos a tenel much
candela ahoritita. Si tis inters, arrecuelda que esta
noche, es noche de candelaria. Esta noche la que sal-
va es la candela.-
Como si estuvieran pendientes de una palabra
diablica, empezaron a arder los barbechos y los res-
quebrajos de la lejana. Grande fiesta de la candela
la Candelaria de Puerto Rico! Fiesta que prende en
barrancales y barranquillas, donde no crecen mas fru-
tos ni mas flores, que los amargos frutos y flores
de la aguantata; noche donde la candela se come
a pedazos a la mala suerte, para que descanse la cin-
tura baldada de nuestro finquista; jbilo religioso cer-
ca de fogatas y humaredas, donde un jbaro decent
se descuelga de los hombros los murcilagos de la des-
gracia. Juan Candelario se puso de pie, dinamizado
por la vieja caricia de la candela.
Era la primera vez que en la finca de Juan Can-
delario no se haban encendido a tiempo los tizones











CUENTOS PARA FOMENTAR EL TURISMO


alegres de la candelaria. Cuando mozo encenda su ho-
guerita porque le iba bien al hombre!
-iA Juancho Candelario le va bien la candela de
la candelaria!-; mas tarde, para guardarle el re-
cuerdo a su mai, que ao tras ao se ahumaba los ojos
con el chorrito de la candela, para darle gusto a su hi-
jo y apagar siempre las brasas con la misma guasi-
ta:- a Juancho Candelario le va bien la candela de
la candelaria!-; por el resto de los aos, como una
espantada grande que le puede dar un jbaro de-
cente a los murcilagos de la desgracia. La jbara de
Juan Candelario se tir a reunir una brusca, entire la
hojarasca de la finca, para que no muriera tambin
aquella otra parte de su hombre, un hombre que ya ha-
ba. empezado a morir por tres dedos y una mitad, a
quien el rencor de una injusticia estaba pudriendo
poto a poco.
Como un nio embelesado Juan Candelario se
sent junto a su jbara a escuchar los crujidos de las
ramas estallantes. La candela se le iba metiendo po-
co a poco por los ojos, removiendo sus fibras de mozo,
calentndole el coraje desmoronado, sintiendo que los
dedos de la mano le estaban naciendo de nuevo, para
empuar un pensamiento. Estuvo encuclillado junto
a su jbara hasta que se apag el ltimo tizn de su
candelaria. Ella lo vi levantarse mas feliz que nun-
ca:
-Muchas grasias pol habelme salvao unos re-
cueldos que yo quieo much, el de m cuando moso, el
de m mai, Juana.-
-A Juancho Candelario le va bien la candela de
la candelaria, Juan.-












EMILIO 8. BELAVAL


-Deme ust un besito pol si acaso se me aconte-
se algo esta noche. Lo que es la candela! Jasta hoy
no se me haba ocurrio. Ande, deme el besito que teo
que dilme, Juana.-
La jbara tembl un momentico pero no le dijo
nada. Le di el beso a su hombre, lo acompa hasta
los espeques y le dijo involuntariamente:
-Dios te abendiga, Juan.-
Juan Candelario tiene el pecho lleno de candela,
de la candela alegre y chismosa de su mocedad, can-
dela de candelaria, llama que achispa al jbaro, como si
alguien le descolgara de los hombros los murcilagos
de la desgracia. Por el camino, platicaban con l cua-
trocientas hogueras de jbaros candelistas:
- Ah va Juan Candelario con el pecho lleno- de
candela!-
-iA Juancho Candelario le va bien la candela de
la candelaria!-
-Corre a tu asunto, Juan Candelario, que esta
noche la que salva es la candela!-
Lleg al pueblo en tres trancos, con todos los fs-
foros de su cajeta saltando de minsculo goce; en el
pueblo le saludaron las ingenuas candelillas de los t-
teres, que encendan sus pequeas braceras, en los so-
lares aislados:
-Aqu est Juan Candelario con el pecho lleno
de candela!-
-A Juancho Candelario le va bien la candela de
la candelaria!-
-Corre a tu asunto, Juan Candelario, que esta
lo que salva es la candela!-
Juan Candelario se meti en el patio de don Teo-











CUENTOS PARA FOMENTAR EL TURISMO


dorito Valdepi, con los dedos llenos de una misterio-
sa comezn y se puso a reunir una brusca entire la
basura de la trastienda. Juy, que alegra la de aque-
lla mano cuando encendi la punta de un saco, y el sa-
co hume el serrn, y el serrn al cajn, y el cajn al
trasto, y el trasto a la ristra, y la ristra al gas, y el
gas al calcetn, y el calcetn al pulpero, y el pulpero a
la libreta del interest triple sobre un compuesto.
Juan Candelario se escurri hasta la acera del
frente para contemplar, con su mun en alto, la ms
grande candelaria que jams se hubiera encendido en
aquel beatfico pueblo. Lo menos que hubiera podido
sospechar la polica, era que aquel jbaro bobn, que
contemplaba la candela, con la cara risuea de un ni-
o encandilado, fuera el autor de un incendio malicio-
so.
El pueblo entero crey, que el fuego del almacn
haba sido otra jaibera de don Teodorito Valdepi pa-
ra cobrar de su plizas. Cuando la aseguradora se de-
cidi a remover los escombros, buscando eximentes
para su pleito, se encontr con un esqueletito meloso,
que dorma como un bendito, anesteciado an por la
fragancia bruta y sucia de un calcetn de pulpero.





















TORMENTA PLATANERA


Para Jess Mara Sanrom.

La tormenta platanera es un viento flojo que no
arrasa ni mata pero que desaparta a un jbaro de su
rancho. Aquella noche, en que Isabelo Carrillo la
oa silbar, apenas pareca una racha de viento meti-
da en un carrucho.
La miseria se le ajot detrs a Isabelo Carrillo el
mismo da que naci. Isabelo Carrillo era un barri-
goncito, con el pelo lacio pegado por el sucio, que se
pas casi toda su niez callado. El primer callo lo tu-
vo a los siete aos cuando empu el cacharro del
agua en un caaveral. Se acostumbr a andar entire
hombres sometidos a la palabra ruda de un capataz.
El capataz le gritaba a los picadores y los picadores
le gritaban a l. Ambos gritos se perdan en la
maraa verde. Si el capataz daba la vuelta el mache-
te caa al suelo, sin nimo para cortar, si los picado-
res se doblaban sobre los tocones oscuros, Isabelo Ca-
rrillo dejaba su cacharro quieto.
Cuando nadie peda agua, el muchacho se sen-
taba en un vagn del desvo a mirar el cuadro que le
serva de cuento a su niez. El capataz era malo y el











CUENTOS PARA FOMENTAR EL TURISMO


jbaro un hombre perdido en la maraa verde, una
mirada bruta que no se iluminaba ni con el relmpago
breve del machete. Adems el jbaro tena esa man-
sedumbre extraa del peon de caaveral de mi tierra,
una mansedumbre que es peor que el viento flojo de la
tormenta platanera.
En las tardes de sbado, el muchacho iba con los
picadores al batey de la casa de mquina, a buscar su
-sobrecito y su trago de mab picante. A los doce aos
la peonada le larg el primer trago de ron para reir-
se del muchacho. Pero no pudieron reirse porque el
muchacho se lo bebi sin una sola aguera. El gesto le
hizo gracia a un compare grande que le pregunt:
-Aonde duelmes t, piojoso?-
-En un vagn.-
-Trite el lo pa casa. All tengo un colgadiso pa
-que enganches la lona.-
Isabelo Carrillo descolg su hamaca y se fu al
colgadizo de su compare grande. Era la primera vez
-que tena rancho desde que le cortaron el ombligo. Por
un poco del sobrecito, la mujer de su compare gran-
de le ahum un pedazo ms de bacalao. La mujer lle-
g a tomarle cario al barrigoncito porque era agra-
decido y porque ella no haba tenido hijos. El compa-
dre todava quera mejor a Isabelo Carrillo. Camina-
ban juntos para el trabajo, alzando esa punta de som-
bra que tiene la madrugada del pen:
-Bonitas que son las estrellas pol la maana, Isa-
belo.-
-Pa m que estn muy lejos.-
-Mejol pa caminal. Asina nunca se llega;- ha-
blaban poco pero se entendan muy bien. Un da un











EMILIO H. BELAVAL


abusn se meti con el muchacho y el compare grande
le tumb un brazo de un machetazo.
Por las noches, Isabelo Carillo meca su hamaca
en colgadizo de su compare grande, con esa caliente
calma que tiene el rancho propio. Aquella era su ca-
sa y los tres moriran de viejo. El muchacho no con-
taba con la anemia perniciosa que se agazapa entire los
pantanos de nuestra costa camera en acecho de algn
jbaro de piel blanda. Cuando ms amaado estaba
el muchacho, vi venir al pen con la muerte en el en-
trecejo.
Isabelo Carrillo se puso a mirarle los ojos a su
compare grande por si tena algn encargo que ha-
cerle a su compare chico. El pen no se atreva a ce-
rrar los ojos, hasta que el muchacho no viera la an-
gustia con que muere un pobre que deja rancho puesto
a una mujer decent. Isabelo Carrillo le cerr los
ojos al muerto, musitando una promesa.
A la otra madrugada cogi el machete de su com-
padre grande y se fu a picar. Las estrellas fras de
la madrugada le parecieron ms lejanas que nunca. El
capataz acept la sustitucin del brazo mozo, para que
la viuda no muriera de hambre. Aquella noche el
compare chico descolg la hamaca del colgadizo y se
fu a dormir a la barbacoa con la encargada. Lleg a
los dieciocho con mujer a su cargo y con un rancho
viejo. Sigui tan callado como siempre, el pelo em-
plegostado, solo que en la mano tena un relmpago
que talaba la maraa verde. En el caaveral apren-
di la trgica mansedumbre que tiene el pen de ca-
averal de mi tierra.
Con l la encargada di hijos, uno, dos, hasta sie-
te, pero todos moran sin arribo. En cada barranco de











CUENTOB PARA FOMENTAR EL TURISMO


Puerto Rico hay tanto lloro de huerfanitos que un j-
baro no tiene por qu preocuparse si no tiene hijos.
Algun da Isabelo Carrillo estirara la mano y coge-
ra un barrigoncito, como su compare grande lo co-
gi a l. Isabelo Carrillo sala por la noche a su batey,
a tomarle el barrunto a las estrellas, con la calma l-
rica que tiene el aposentado.
El compare grande de Isabelo Carrillo era un
jbaro desmemoriado que se olvid de advertirle a s-
te que el colgadizo haba entrado en el catastro de la
colectura y que no estaban pagas las contribuciones.
Se lo record un alguacil, con un papel en la mano:
-Tienes que dejar esta punta, Isabelo.-
-Pol qu?-
-Ahora pertenece al rematista.-
Un hombre que tiene un relmpago en la mano no
se asusta por una mudanza. Isabelo Carrillo cogi ya-
guas, mangle, bejuco y unas cajas de gas para el piso
y par otro rancho ms arriba del catastro.
La mujer es un alma chinchosa, aunque tenga la
chambra prestada y el corazn lleno de gusto. A la en-
cargada no le gust la mudanza y de tanto llorar su
otro rancho se muri. El compare chico la llev a
enterrar; mir al cielo, buscando entire las nubes a su
compare grande para darle cuenta, de que aquella
mujer mora sin haberle faltado nunca la obligacin de
un barrigoncito agradecido. Isabelo Carrillo no sin-
ti much que digamos la muerte de la melindrosa.
Aquella era una encargada de su compare grande y
l la haba alimentado y la haba hecho parir siete ve-
ces, para que su amigo pudiera estarse quieto en el
cielo, sin temor de que su mujer padeciera de las dos











EMILIO B. BELAVAL


hambres ms feas que tiene una encargada. Ahora.
l buscara una mujer en un velorio o en una rogativa
y empezara de compare grande, en un rancho ms.
encaramado.
La muerte es peor que una tormenta platanera.
para eso de desapartar a un jbaro de su rancho; no ha-
ba quien espantara el olor de la difunta en el ran-
cho de Isabelo Carrillo. Por las noches los troncos de
las jaguas sueltan un lamento punzante si se rascan su
miedo y una mano invisible forcejea con la pita de la
puerta, como si a la difunta le hiciera falta el calor de
su hombre. Cuando una mujer sale chinchosa no deja.
a su hombre quieto ni despus de muerta. Isabelo Ca-
rrillo no esper a que la difunta se le colara otra no-
che en la barbacoa.
Se encontr de nuevo, andando solo por el cami-
no que le rob su miedo de nio, impelido por el viento.
platanero que desaparta al jbaro de su rancho. Lo
malo era que ahora llevaba en el lo lo peor que puede
un hombre cargar en el guacal: un alma de pen. El
pen es un alma humilde y mendinguea hasta que en-
cuentra trabajo.
Se lo dieron en otro caaveral, donde empez su
vida de siempre, pero esta vez con puo de compare
grande. Habl con el capataz lo de hacer un rancho
all, porque l vena de muy lejos:
-Coge una punta de ese monte, siempre que no
cortes los rboles.-
Isabelo Carrillo no se hizo repetir la orden. Le
meti mano a su segundo rancho con una voluntad tan
terca, que a. las tres noches estaba colgada la hamaca
de los cabezales. Haba una densa paz en aquel mon-











CUENTOS PARA FOMENTAR EL TURISMO


te. El susurro de la brisa en la hoja de caa es blan-
do; no tiene el lamento punzante de las jaguas, ni el
forcejeo espectral del viento contra la pita. Cada do-
mingo Isabelo Carrillo le aada un nuevo alero a su
rancho o apisonaba un pedazo de su batey o haca un
fogn de barro. El pen se encontr sembrando un
gancho de trinitaria, ponindole un cajn de pino a la
letrina, con un presentimiento nupcial.
El le haba hojeado una cuada que gravitaba so-
bre otro pen y casi estaban en trato. La apalabrada
tena cara de buena paridora y todas las tardes se ali-
saba las trenzas con aceite de coco. Aunque estaba en
los treinta, no se le vea por ningn flanco al ajojota-
miento.
Una mujer limpia, que sea bonita adems, es una
ganga. A Isabelo Carrillo se le visti el corazn de
enamorado. Su otra junta fu con una mujer encar-
gada para que muriera en paz su compare grande.
Pero aquella trenza perfumada con olor de verbena,
aquel sobaco de alambre dulce, era como una pulpa de
novia. La jbara se di cuenta de que pronto tendra
rancho aparte y se puso a remendar sus camiselas, pa-
sndole una cintita colorada al pasacintas.
Se person el capataz con una orden extraa:
-Hay que mudarse, muchachos. La central ha
decidido sembrar hasta ac arriba. El acarreto no
cuesta lo que nosotros creamos.
-Y aonde vamos a vivil nojotros?-
-All ustedes. La tierra es de la central y tie-
nen que largarse. Maana empieza la tumba.-
Sentado frente a su rancho, Isabelo Carrillo vi
como mora de unos cuantos hachazos de la brigada, el
rancho donde l haba puesto su nueva voluntad de











EMILIO 8. BELAVAL


aposentamiento. El viento en la caa silbaba mansa-
mente, sin voluntad para quebrar un cauto. Huy
de la pieza, con dos sobrecitos dndole vueltas en la
mano, para no verle la cara a su apalabrada.
La miseria es peor que una tormenta platanera
cuando se le ajota detrs a un pen. A veces el pi-
cador tiene el machete tumbado hasta que llega la za-
fra. Hay que dejarse llevar por el viento flojo, a lo
sucusumuco, para no tropezarse con el hambre, en
busca de un compare que le haya ganado la garata
al collector u otro que tenga una batatita a flor de ca-
mino, para darle su tirn. El mendingueo o el hurto
no deja que a un pen lo mate el hambre mientras
crece la caa.
Pen sin rancho, machete sin zafra, es el mejor tu-
rista que tiene nuestra tierra. Camina de un lado
para otro, mirando al suelo, por si a alguien se le ha
cado un velln en la carretera. Lstima que por la
noche no encuentre algn mrmol de capitolio, o un
porche de ateneo, o un banco de plaza pblica donde
dormir, para librarse de la llovizna que con su chin
chin malvolo le amarga la noche, a quien tenga que
dormir bajo un vagn de desvo. Isabelo Carrillo mi-
raba a las estrellas humedecidas pensando en su com-
padre grande:
-Mientras ms lejos, mejol pa caminal; asina no
se llega nunca.- El que trasnocha sabe que no hay
moment ms cruel que la noche para acuciarle la or-
fandad a un hombre, aunque tenga alma de pen.
Isabelo Carrillo tuvo que hacer otro rancho para que
no se le congelara la mantequita de sus coyunturas.
Aquella vez escogi el cascarral ms inhspito de
la cresta, una de esas snsoras que por la noche las











CUENTOS PARA FOMENTAR EL TURISMO


emborrona el cielo. All hizo un rancho enteco, em-
potrado casi en la laja, con la penca rala y el bejuco
sobraquero que da el alto. Bajar de aquel rancho era
un descenso de media madrugada. El collector lo ha-
ba dejado fuera de la recaudacin y los capataces ni
siquiera miraban para aquel picacho hurao. Un da
se present el dueo con una burla en los colmillos:
-Mi amigo, hay que admirar el valor de usted.-
-Pol qu?-
-Vivir aqu es como mudarse al infierno. Puede
seguir usted si gusta; ahora no se me embrave por ac,
eh? Yo, a los embravados, los cazo de lejos, con una
escopeta.-
El alma de un pen no se embravece ni con la mor-
dida de un perro mallorqun. Isabelo Carrillo casi se
reconcili con la laja que circundaba su rancho. Hizo
su siembrita, le puso unas duelas a la conuquera. El
ruido agorero de la noche le iba bien a una nima como
la suya, que haba estado callada durante tantos aos.
Alguna noche de pachorra pensaba en la apalabrada,
pero le remorda condenar a una mujer a caminar
tanto por una acostada con varn. El rancho era el
nico ojo despierto que tena aquella snsora. La vi-
da llegaba colada por un montn fabuloso de hojas; el
viento era fuerte pero se dorma con el ruedo seco.
Ya la haba florecido su primer gancho de caria-
quillo cuando se present de improviso, casi sin teir
el cielo, la tormenta platanera de mi cuento. Por la
tarde haba habido un poco de lluvia, de esa lluvia que
lava las hojas y brue la barranca. Pero ya a flor de
noche, por el pramo marino y por la tierra muerta,
las nubes bajaron la tormenta. La tormenta tiene un











EMILIO S. BELAVAL


olor mugroso que le hincha la nariz al jbaro; es un
vaho caliente, como si el aire cargara paja y fuera den-
so al respirar. Bajo la plant del pi se siente que la
tierra aprieta sus entraas milenarias para que no le
disloquen sus races.
El empotrado se amarr la cintura con esa calma
chicha que tiene el jbaro tormentero. A un nieto de
San Ciriaco no le baja los calzones un vientecito de
temporal. Isabelo Carrillo saba que el huracn nece-
sita pecho bravo para que el jbaro amanezca vivo.
Atranc su rancho, desamarr la soga y descolg el es-
padn:
-Agora pues venil, que aqu te espero,-le advir-
ti el jbaro al huracn.
Desgraciadamente no era un huracn el que to-
caba a la puerta de Isabelo Carrillo. El huracn pelea
con el hombre para matarlo, le jamaquea el rancho
lo mismo que la conciencia, le aluza bien los ojos, le
despierta la mano para que empue su destino y cuan-
do pasa, el tormentero le da gracias a Dios por haber-
le salvado el pellejo y se siente fuerte porque l est
vivo, mientras a su alrededor estn desentraados has-
ta los guayacanes de la tierra. El rancho patas arri-
ba, el ro cebado, los rboles truncos, pero el hombre
vivo. Sin embargo, la tormenta platanera es la peor
tormenta que puede azotar a un hombre de esta tie-
rra.
Espera que te espera el viento bravo, que tan bien
le va a la cintura de un hombre, con la nariz abierta y
el puo en el espadn, pasa el jbaro dos, tres horas,
viendo como un vientecito mongo lo desvalija mientras
a l se le disuelve el coraje, su ansia de pelea con un











CUENTOS PARA FOMENTAR EL TURISMO


aborrecido que no tiene cuello ni pi, viento jaranero
que desgancha la fruta, desatierra la vedura y aguje-
rea la penca para que el jbaro abandon su rancho.
El rancho gotea por las mil rendijas que en la vida
de un hombre deja un viento flojo; no hay una sola ba--
tata en el bejucal, ni una calabaza en el cordn, pero
todo est vivo para un nuevo empezar, menos el hom-
bre que se siente muerto y sin gana de remiendo.
i Tormenta platanera, maldito viento flojo que ni arrasa'
ni mata, pero que desaparta a un jbaro de su rancho!:
Aquella noche en que Isabelo Carrillo la oa silbar, en?
el ltimo rancho que hizo, apenas pareca una racha
de viento metida en un carrucho.
Isabelo Carrillo comprendi que un alguacil sin.
cabeza le haba dado una nueva orden de partir. Ca-
minando lleg hasta un arrabal de la ciudad, aplata-
nado por los cuatro desahucios, sin hembra de axila
dulce ni voluntad para buscarse cobija. Jbaro pla-
tanero en la ciudad es un peligro para fomentar el
turismo! Anda todo el da tras su velioneo, jerin-
gndole la madre al turista.





















CAPATAZ BUENA PERSONA, MONTADO
EN CABALLO BLANCO

Para Manuel Garcia Cabrera


Quirincho Morales naci tan paciente, que la pa-
ciencia le chorreaba por el cuerpo como una inantequi-
ta. Sus coterrneos en ese limbo telrico que forma
el caaveral,- jbaros lijosos, con cuatro calls de mis-
terio en la conciencia, por cuya somolencia de encu-
dillados no se atreva a pasar una ardilla,-se mofaban
constantemente de la falta de astucia que tena Quirin-
cho para luchar con la caa.
La verdad pattica era que Quirincho Morales
no entenda bien la caa. La caa es una de las mal-
diciones que puede caer sobre un hombre, cuando el
hombre no la entiende bien. Se puede dejar en ella
la cintura, la alegra, la voluntad. La cuestin estaba
en cogerle cario a las cepas. Tan bonita la hoja lar-
ga, con su lindo plumerito de guajana para desollinar
las gotitas azules de un amanecer. Era una pocaver-
genza de la suerte tener que cortar aquella lindura
del cielo! Haba que machetearla despacito, casi pi-
diendo permiso, sin prisa, sin fatiga, con el gesto re-
miso que puede adoptar un hombre que se vea obliga-











CUENTOS PARA FOMENTAR EL TURISMO


do a machetear a una amiga. Quirincho Morales no
entenda sto. Le meta mano a aquel horizonte corto,
tumba que te tumba, limpia que te limpia, como si
al otro extremo de la pieza estuviera la paz de sus
ojos. El capataz anda siempre en busca de este tipo
para acabar con l.
El capataz no poda career en la furia honrada
que se traa el brazo de Quirincho Morales; tampoco
le gustaba la cara de susto que echaba el pen cuan-
do el capataz se le pona cerca; no le vi nunca echar
un buche de agua para holgar. Quirincho Morales se
mataba trabajando pero el capataz crea que el pen
lo estaba estafando. Quirincho Morales aguantaba
pacientemente los malos modos del capataz. A la me-
jor para llegar a capataz haba que echar aquel mo-
do malo; a lo mejor la central le exiga al capataz que
se amarrara a la cintura aquel genio, para que no
se le durmiera el corte. Como en Puerto Rico hay
tanto brazo colgado de los alambres, el capataz siem-
pre terminaba por botar a Quirincho Morales y coger
otro pen que entendiera mejor la caa.
Pero la paciencia nunca se le encintaba a Quirin-
cho Morales. De tanto como anduvo de una brega pa-
ra otra, se encontr un da en un ordeadero, al cuido
de unas lecheras. Entre ubres y baldes vivi algn
tiempo el alma paciente de Quirincho Morales. El ga-
nadero quebr porque se le sec la quebrada con la
cual adulteraba la leche. Hubo que sacar a Quirincho
Morales, casi a palos, de su nuevo oficio. Le aterraba
la idea de volver a la caa despus de haber gozado
del dulce picor de la ganadera rural.
Se le vino a la mitad de la gana un corte, donde











EMILIO S. BELAVAL


estaban buscando rompehuelgas. Tampoco le gust Qui-
rincho Morales al nuevo capataz. El capataz de rom-
pehuelgas es el ltimo perro que le queda a la colonia
y al corte de caa. Husmea la pisada del pegador de
fuego, con la misma rabia con que en el pasado, hus-
meaba el pasito del negro cimarrn. Tiene siempre
una mano puesta en la culata del revolver. Todos los
das le rompe el hocico a algn timorato, para justifi-
car su journal de bravucn. Los ojos cortitos de Qui-
rincho Morales nunca se despegaban del suelo cuan-
do el capataz maldeca cerca de l. Lleg el da en que
le toc el puetazo a Quirincho Morales. El pen cay
entire dos tocones, con la cara baada en sangre. Por
unos moments, Quirincho Morales goz de la ex-
nime dulzura de creerse muerto; mir al cielo con una
sonrisa tan profunda. que el capataz se asust. Le
jamaquearon el brazo, le tiraron tantos cubos de agua
en la cara, que no tuvo mas remedio que juntar otra
vez su paciencia deshecha, y seguir viviendo. Los pica-
dores ganaron la huelga y la central mand a otro ca-
pataz, ms tolerable para la peonada.
Aquel si era un capataz con quien se poda traba-
jar. Pronto la peonada se acostumbr a la boca chis-
tosa de aquel gordifln, cebado con costillas de cerdo y
pltano verde, que cuando un pen deca una picarda,
tena que atajarse la risa en mitad de la pretina para
que no se le saltaran las morillas. Cuando lleg al
caaveral, reuni a la peonada debajo de un guana-
banillo y les confes abruptamente que l vena del cam-
po socialist. Desde que entr, no poda ver una gota
de sudor en el mameluco de un picador sin que le man-












CUENTOS PARA FOMENTAR EL TURISMO


dara a descansar un rato. A Quirincho Morales le oli
el susto tan pronto le puso los ojos encima:
- Por qu me miras con esa cara de miedo,
bobo?-
-La omildanza que le retoa a uno pol dentro...-
-Pues mientras yo est en sto, me dejas el sus-
to colgado en la espequera. Aqu todos somos igua-
les.-
El capataz tena un caballo blanco que era el ni-
co lomo de la finca que poda con la barriga estrepi-
tosa del capataz. Era un patillano musculoso, de cola
viva, cuya blancura se distenda desde los morros has-
ta los espolones, en un sudoroso cabrilleo. Desde el
primer da que lo vi, Quirincho Morales qued fas-
cinado por el caballo blanco de su capataz. El pen se
le acerc tanto al caballo que el capataz le concedi la
gracia de cuidar de su patillano. Quirincho Morales
lo tena reluciente, con tres aceites diarios, sin una sola
ortiga en la cola. Pronto el capataz hubo de compren-
der, que Quirincho Morales era la nica garrapata que
manchara la blancura de su caballo. El capataz se
rea de la amorosa garrapata pero Quirincho Morales
se senta feliz. No todos los aos, en un corte de ca-
a, un pen se encuentra con un capataz buena perso-
na, montado en un caballo blanco. Capataz buena per-
sona, montado en caballo blanco, es casi una estampa
de Dios. Por sus dentros, el capataz empez a desarro-
llar un marcado inters en la lealtad oscura de Qui-
rincho Morales.
Una noche se lo llev a la sombra del guanabanillo
y le hizo una proposicin extraa:
-Quirincho, tienes que ayudarme a hacerle un











EMILIO S. BELAVAL


favor a un amigo mo, que tiene una finquita mas
arriba de este replante.-
-Lo que ust made, patrn.-
-La central tiene much semilla y l no tiene
ninguna. La cuestin es engrasar bien las yantas pa-
ra pasarle uno o dos carros de semilla al pobrecito, sin
que nadie lo oiga, me entiendes?-
-Entiendo, patrn.-
-Claro, el favor tiene que quedar entire t y yo.
Los ricos creen que sto es un robo, pero t y yo sa-
bemos que si los pobres no nos ayudamos, los ricos
acaban con nosotros.-
La finquita del amigo del capataz deba ser casi
tan larga como la lnea del horizonte, porque Quirin-
cho Morales gast semanas y semanas, noche tras no-
che, pasando dos, tres, cuatro carros de semilla, hasta
un ayuntadero, que se necesitaba ser fantasma para
trasbordar por l. El capataz nunca permiti, que la
central llegara a enterarse de lo magnnima que pue-
de ser la caridad de un capataz, cuando quiere ayudar
a un pobre. Pero la peonada se di cuenta del ruido-
so cario que el capataz senta por Quirincho Mora-
les. El caballo blanco ya saludaba a Quirincho Mo-
rales, como a un alma amiga.
La felicidad siempre viene complete para aquel
que nunca ha andado tras de su rabisa. Un da, Qui-
rincho Morales descubri en unos abreales donde no
se daban mujeres, a una mujer tan bonita, que se qued
entontecido de gozo. Tena la pelleja blanca, el cuer-
po como un guano azulenco, dos plumones chicos por
pechos. Los ojos de la mujer eran de ese color inde-
finido que tiene la hembra cuando se encuentra aco-
rralada por el hambre. Quirincho Morales la escondi











CUENTOS PARA. FOMENTAR EL TURISMO


en su boho, con la emocionada usura del ladrn que
se hurta una begonia.
La primera noche que durmi con ella le pasaba
la mano por encima, con una sorpresa, con una suavi-
dad, que casi no la tocaba. El cuerpo de la mujer
tena cosas tan vagas y tan sensibles, que Quirincho
Morales tema que la mujer se le desboronara debajo
de la mano, como una estrella de sal. Ella, por su
parte, musitaba cosas que Quirincho Morales nunca
haba odo, unas cosas pegaditas al odo, que hacan
extremecer de voluptuosidad hasta la manta remen-
dada que cubra su primera noche de amor. Quirin-
cho Morales tuvo que hacer un esfuerzo sublime, para
apretujar contra su cuerpo tosco la carne suspiradora
de su manceba.
El capataz tiene la obligacin de ojear la finca
para que nadie le robe la lea, ni le rompa las higue-
ras, ni le cargue con el estircol. Al capataz le gust
el claror azulenco de la nueva agregada. Un da se lo
dijo casi de broma:
-Vas a tener que hacerme un favorcito, Quirin-
cho.-
-Lo que ust made, patrn.-
-Regalarme la nena tuberculosa esa, que tienes
escondida all arriba, amigacho.-
El vuelco que le di el corazn a Quirincho Mo-
rales fu tan brusco, que se fu de bruces sobre el ca-
mino, lo mismo que una garrapata, cuando se despren-
de los ijares de un caballo. Viendo el alboroto que se
traa el corazn de Quirincho Morales, el capataz de-
j el asunto para ajustarlo otro da, a la sombra del
guanabanillo.











EMILIO S. BELAVAL


Quirincho Morales se di cuenta, de lo hondo que
puede usufructuar una tierra, un capataz buena per-
sona cuando va montado en un caballo blanco. La
mujer que vive en finca ajena es casi una ganga de
la tierra, lo mismo que la lea, la higuera o el estir-
col. Tan pronto se sinti asediada por el capataz, la
asustadiza begonia abri los ojos con todos los pta-
los de la pestaera llenos de avispados clculos. Es
mejor mascarle los costurones a una almohada que
besarle la bemba a una mujer que quiere irse con otro.
Ahora, cuando Quirincho Morales le pasaba la mano
a aquel cuerpo, lo encontraba mas espinoso que un
espinillo. En el alma desolada de Quirincho Mora-
les, fu arrellanndose poco a poco, la vision de una
begonia destripada por la panza estrepitosa de un ca-
pataz. A lo mejor era natural que l le entregara
aquella mujer al capataz. A lo mejor l no saba como
hay que amar a una mujer para que se est quieta.
Sus experiencias de enamorado haban sido peores que
las de cualquier perro de la finca. Alguna mujeruca
del camino, que dejaba a un lado su batea de mampos-
tiales y se levantaba su saya de horrores, para hacer-
le un favor a un pen desarbolado.
Una noche, al regresar de un piadoso trasbordo de
alfajas que haba pedido otro amigo necesitado del
capataz, Quirincho Morales vi cuando el capataz brin-
caba por una ventana que la mujer le haba dejado
abierta. La miseria puede encanallecer la conciencia
de un hombre, hasta hacerlo perder la rabia. Quirin-
cho Morales se encogi de hombros y se fu a dormir
a la carretera. El capataz mand a la begonia a regar
abono para alivarse un poco los riales. La mujer em-
pez a trabajar con una pata mohina y la otra suspi-











CUENTOS PARA FOMENTAR EL TURISMO


rando. Al poco, Quirincho Morales la recogi de un
charco de sangre, con los ojos virados hacia el dudoso
paraso donde van a parar las regadoras de abono.
Cuando lleg el capataz, Quirincho Morales le tir en
los brazos a la moribunda. El capataz estaba tan irri-
tado, que por poco restraya a la moribunda contra el
suelo. Por muy buena persona que sea su capataz, no
le gusta que la gente se le muera en el trabajo. La
peonada murmura, la central regaa, el gobierno chis-
morrea. Todava tard la obrerita algunas horas en
morir. Quirincho Morales volvi a pasar una noche
complete al lado de su begonia. Tuvo l mismo que
amortajarla, cargarla a la maana siguiente, hacerle
el montoncito sobre la tumba. Quirincho Morales se
puso a mirar aquel montoncito con una ambicin un
poco turbia. Que bueno si l pudiera morirse all, lo
mismo que un can que deja de menear la cola.
Pero ningn pen puede morirse mientras su ca-
pataz lo necesite. Ni siquiera tiene tiempo para su-
mergirse en la bobas lealtades del recuerdo. Despus
de muerta la begonia, Quirincho Morales se di cuenta
que su destino de. pen se le haba fundido con el des-
tino del caballo blanco de su capataz. El no saba a
quien le perteneca mas; si al capataz o al caballo. El
caballo tena que aguantar la panza estrepitosa del ca-
pataz y el pen tena que soportar la voracidad piado-
sa del capataz. En ambos cabalgaba aquella voz de
mando, que Quirincho Morales conoca casi desde que
tena uso de razn. Se acostumbr a caminar al lado
del caballo, insensible a las coces del animal y a las es-
poladas del capataz. Alguna que otra vez, el capataz
le acariciaba la grea al pen creyendo que estaba











EMILIO S. BELAVAL


acaricindole la crin al caballo. Alguna que otra vez
le cruzaba la cara al pen creyendo que estaba afoeten-
dole el rin al caballo. Quirincho Morales no se rebe-
laba contra el equvoco, ni saba a quien de los dos se
haba apegado su ltimo cario. A lo mejor el capa-
taz era bueno porque el caballo era blanco. A lo me-
jor el caballo era blanco porque el capataz era bue-
no. A lo mejor la misma bondad circulaba desde la
cerda lustrosa del caballo hasta el cuero tostado del ca-
pataz. Ya Quirincho Morales no poda separar, el uno
del otro, para otorgarle la famlica lealtad de su alma
de pen. El capataz se rea de aquellos encariamien-
tos que tan productivos le resultaban a su panza estre-
pitosa:
-Como este hombre me siga as, tengo miedo
que un da cualquiera me contest con un relincho.-
-Si que est amaao el cuidadol.-
-Ahora lo que usted no sabe, es como queremos
el patillano y yo a este bendito.-
Una noche, sin embargo, se volc de un solo tras-
pi la amistad de Quirincho Morales con el capataz y
su caballo blanco. Con la primera lechada de un ama-
necer, lleg la voz de fantasma de Quirincho Morales
hasta la oreja peluda de su capataz:- patrn, levn-
tese que se me ha roto una yanta antes de illegal al
trasbordo.- El susto de un capataz buena persona,
es la peor espuela que puede caer encima de un caballo
blanco, cuando sale mal un escamoteo de semilla. El
patillano piafaba por los pedregales de la amanecida,
tascando los segundos de la impaciencia de un capataz
furioso y un pen tembloroso. Bastaron cien gotas de
roco sobre una hoja azulada para que rodaran a un
precipicio, un cabrilleo nervioso, una panza estrepitosa












CUENTOS PARA FOMENTAR EL TURISMO


y un alma de garrapata. El caballo cay desnucado,
con la boca botando baba y sangre. Un gemido del
capataz le indic a Quirincho hasta donde haba ro-
dado su capataz. El capataz nunca haba visto saltar
un pen hasta un pescuezo de capataz. Quirincho
Morales solo le di dos pualadas. La mas leve de ellas
le cercen la cabeza.
Yo fui el abogado de oficio que defend a Quirin-
cho Morales por la muerte de su capataz. El fiscal
lo acus de haber dado muerte a un pobre empleado
de una administracin, que lo sorprendi robndo-
se la semilla de su patrono. Hasta la begonia con su
claror azulenco y sus pechos de guano salieron a relu-
cir en el maoso informed que le hizo el fiscal a un jura-
do de severos terratenientes. Aunque yo me s, de
dolido, lo much que soba su retrica un fiscal para
ganarse el endoso de un ingenio caero, apenas pude
defender a Quirincho Morales. Cada vez que intenta-
ba esclarecer un hecho de la defense, el pen alzaba
dos ojos idiotizados de unas manos juntas y me pre-
guntaba l a m:- por qu aqul hombre se caera
del caballo?- Todava cuando lo acompa hasta la
puerta de la penitenciara, se volvi con sus ojos corti-
tos, envueltos en una nube ptrea, y me pregunt:
-Por qu aquel hombre se caera del caballo?-
Yo no tuve valor para despojarlo de la nica pre-
gunta que tal vez no encontrara respuesta durante
sus treinta aos de recluso. Yo no tuve valor para
decirle, que toda su tragedia de hombre manso, consis-
ta en habrsele roto dentro del pecho, el ltimo sm-
bolo potico que le quedaba a la canalleria patriarcal,
del capataz de una colonia de caa.





















EL NIO MORADO DE MONSONA QUINTANA

Para el doctor Jos S. Belaval y Veve


Por la maana, Monsona Quintana le dijo a su
marido Anacleto Quintana:
-Anoche nos nasi otro. Yo no quise dispeltalte.
SMe las emburuj yo sola como pe.-
El padre no se conmovi much que digamos con
el nacimiento del nuevo hijo. .Eran dieciseis picos pi-
diones que tena bajo su techo y los hijos no se alimen-
tan con pepitas de cundiamor:
-Haber que compral algo, me imagino- indag
recelosamente.
-Ya le he remendao el coy y le he jecho unas
batinas pa vestil. No te apures.-
-Endispu idr a vello,-respondi el padre, un
tanto aliviado, tirando para sus abrojales.
A Monsona Quintana le doli ms el despego de
su hombre que el part: -Este canijo no me va a que-
rel a mi guimbo. Ma que ilse sin mirallo!- Ella
que estaba desesperada por acabar con el caf de la
maana, para darle una mirada de tres yards de lar-
go a su guimbo precioso. Los picos pidiones de la











CUENTOS PARA FOMENTAR EL TURISMO


casa, estaban agolpados alrededor del coy, velndose
los ojos al reciennacido:
-iMai, que chiquitito es!-
-Entoava no ha estirao una patita.-
-Cuando abrir los sojos, mai?-
Oyendo el cotorreo de los picos, Monsona Quintana
se desesperaba, sin poder echarle a su guimbo esa pri-
mera mirada, donde una mai busca con que hilos de
lucero le han bordado a su nio. Pero ni siquiera esa
sensiblera le est permitida a una jbara de mi tie-
rra, cuando pare por la madrugada. Dale que dale
a la paleta del caf para que tueste la hedionda, mas
pendiente el ojo del coy que del humero, mas llena de
curiosidad la cara que de entuertos la cintura; por fin
pudo servir el caf, cargar su latn de agua, apagar
las tres piedras, y con el corazn echando llamas, ir a
mirarle la carita a su guimbo.
El nio de Monsona Quintana era uno de esos ni-
os morados de nuestra montaa, pobre motete de cera
escrofulosa, caamazo trgico donde borda la tubercu-
losis, a quien nunca se le conoce otra color que no sea
la color de la muerte. Al contemplar aquel pellejito
human se embraveci el alma amorosa de Monsona
Quintana:
-Guimbo bonito, mas que bonito, precioso, mas
que precioso, devino!,-cantalete su corazn de mai,
agarrando su lo morado.
Monsona Quintana es una jbara estracijada de mi
tierra que ha parido diecisiete veces; tiene la barriga
tan dilatada que ya su marido nunca sabe cuando su
mujer est embarazada. La maternidad se ha traga-
do la juventud de la jbara, que una vez tuvo colors
de camndula y pechos de trtola dormilona. Ahora












EMILIO 8. BELAVAL


solo queda una mai imaginera, agotada de tanto cargar
la quebrada hasta la casa, sin mas cintas, que los pe-
queos cintajos que siempre lleva colgados en el alma,
una mai jbara de mi tierra. Esta vez el cielo ha que-
rido hacer un escarmiento en el boho de Monsona
Quintana. El ltimo hijo le ha nacido tan raqutico,
que es casi una sobraja de hijo:
-Si al menos entuviera leche pa ste,- suspir
la jbara, tentndose el colgajo.
El guimbo se decidi a estirar una piernecita y la
mai se olvid de toda su miseria. Aquella mezquindad
de hijo, que se atreva a moverse entire un montn de
harapos, volvi a poner a la mai imaginera:
-iMa que piese mas bonito que me ha sacao mi
guimbo!,- voce Monsona Quintana, coleteando su
goce de paridora. -Ti colol de indio el angelito.-
Se fu a prepararle una aguita de tauta para
que soltara la borra. Se haba sacado una botellita y
un teto nuevo de su propio buche, a fuerza de un aho-
rrillo de granos, sin que el marido husmeara que es-
taba la sopa corta. El guimbo se la bebi sin apretar
el bembe. Estaba dormido en un sueo de caracol, un
sueo de nio morado, el sueo que casi se parece a la
muerte, pero que para Monsona Quintana era como el
reposo de un serafn a quien le estn remendando el
ala: -Pol qu me haber encariao tanto con este
guimbo?- se preguntaba con indomable alegra, una
mujer a quien la maternidad no poda ya darle un
solo goce, una mujer que haba apurado, ao tras ao,
el romance de la barriga.
Cuando llegaron las otras piponas del barrio, Mon-
sona Quintana les present a su guimbo morado con











CUENTOS PARA FOMENTAR EL TURISMO


la soberbia de haber parido el hijo mas fino de su co-
misariado. Una de las barrigonas alz el nio, so-
plando su sinfona de boca:
-Ma que mono es, Monsona! Aojal el mo me
salga asina.-
-A mi me est un poco amorotao. Tendr
fro?,- inquiri una, menos entusiasta.
-Vas a tenel que criarlo con leche mara. Pa m
que ste te ha naso delicao- la previno otra, tragn-
dose un poco la repugnancia.
Monsona Quintana les arrebat el guimbo con una
furia alegre, para matar el augurio. Bah!, chinches
que son las mujeres cuando tienen barriga. Qu iba
a estar amorotado su guimbito precioso? Aquella era
color de indiecito, color de gallito morado de paliza-
da jbara. Bien podra ella quitarle el fro, si lo tena,
con su calor de mai, bien apretujado su guimbo en el
nido hondo de su vientre adiposo. Aquel nio vena
del cielo, con un pico de pitirre, a ser el hombrecito
que le sirviera a su mai, cuando el guimbo fuera co-
misario y tuviera una mai impedida.
Pero la charla de las piponas dej durante todo
el da una roncha en el alma de Monsona Quintana;
una de ellas apenas se haba atrevido a mirar el guimbo
de Monsona Quintana, como si tuviera miedo de que
se le pegara el mal de ojo al por nacer. Estara de
verdad enfermo su guimbo? Tendra fro? El nene
era de tiempo y haba coronado en un solo dolor; ape-
nas se le haba hinchado una vena para parir. El
guimbo quiso ahuyentar la zozobra de su mai, tirn-
dose el primer berrido. Monsona Quintana brinc,












EMILIO 8. BBLAVAL


mas riscosa que una cabra, a desnatar la primera ham-
bre de su guimbo.
Vino una comadrona, de ojos viejos y manos su-
cias, a verle el ombligo al nio morado de Monsona
Quintana:
-Me han dicho que lo de anoche fu ligero.-
-Casi sin dolol. No tuv que dispeltal a Ana-
cleto. Adigame ust, me le v ust algo malo a mi
guimbo?-
-Yo no le vedo n malo. El colol que no es de
sal. Ya te he dicho que no calgues tanta agua cuan-
do ests asina. Esas cosas jacen mal.-
-Pero, ha vedo ust algunos como ste?-
-Si, mujel. Solo que se cran esmirriaos y dan
much fatiga. Yo te trair algo pa tu guimbo.-
La fatiga que pudiera ocasionarla el nuevo nene
no le importaba nada a Monsona Quintana. Fatiga de
madre estaba ella dispuesta a padecer por su guimbo
desde la maana hasta la madrugada. Ya veran aque-
llas piponas melindrosas, de lo que era capaz una mai
jbara, para matarle el fro a un guimbito enfermizo.
Ella estaba dispuesta a despezuarse por salvar a su
comisarito. Se quit sus naguas nuevas para hacerle
unos buenos paales, se puso los ojos en el coy, y la
oracin en Santa Rita, patrona de los nios jbaros.
Dos o tres das mas tarde, le pidi a su marido:
-Trime una sobrina pa que atienda la casa. Yo,
dende agora, quieo estal pindiente del guimbo na ms.-
-Est enfelmo?-
-Asina me han dicho. Quis t vello que eres
pai?-
Anacleto Quintana se acerc al coy y mir al guim-
bo pedazo a pedazo. El marido estaba francamente











CUENTOS PARA FOMENTAR EL TURISMO


nublado. Era la primera vez que le vea a su jbara
una calenturita en el mirar, que desmadejaba el bro
sublime de su criandera:
-Yo no le vedo n. Un chis flacuenco, s.-
-T crees que est enfelmo?-
-iNj! El colol paese como de mosesuelo. Al-
gunos se mueren casi nacos.-
La verdad no poda entrarle por los moos a Mon-
sona Quintana. Tena susto de que su guimbo le hu-
biera nacido un poco angilucho, pero su corazn alen-
taba una esperanza insobornable. Lo que su guimbo
necesitaba era su calor de mai, para criarse mas lindo
que un gallito morado, y all estaba ella, mas estracija-
da que un cuero de becerra, pero mas brava que un
mayoral, dispuesta a no dormir, ni a cabecear, para
que su guimbo sanara.
Anacleto Quintana tuvo que traerle una sobrina
que atendiera los piches y la marota. Monsona Quin-
tana se arremang bien la esperanza, para disputarle
su guimbo a la muerte. El marido la miraba, mas.
asustado de la calentura de ella, que de la color de su
ltimo hijo:
-Te ests matando, Monsona. Arrecustate un
rato.-
-La muelte no se lo pu ileval mientras yo le ten-
ga un ojo puesto ensima,-murmuraba la jbara, sa-
cudindose la fatiga.
El guimbo se haba sepultado en el vientre de Mon-
sona Quintana, como si otra vez se le quisiera extra-
vasar en las entraas. No haba forma de separar el
uno del otro, mirndose a los ojos, morado l, apesar
del lindo almidn de marunguey con:que Monsona Quin7
tana le empolvaba los pellejitos para. taparle la color,











EMILIO S. BELAVAL


amarilla ella, con ese color que da un insomnio cuando
se junta con otro.
Algunas veces el cielo, compadecido de aquellos
ojos hinchados, de los tobillos sonmbulos de la estra-
cijada, decida descoser al guimbo del vientre adiposo
de la madre. Le entraba un fogaje al nene, que se
saba que estaba vivo, por el ronquido metlico que
profera cuando boqueaba. Monsona Quintana clava-
ba los ojos en el cielo, con una mirada tan hosca, que
bajaba despavorido el angel de la guard en persona,
temiendo una blasfemia. El marido protestaba, con-
vencido de que nada podan contra aquella color, que
en los nios jbaros de mi tierra, es casi un tizne de la
muerte:
-Se te va a pegal un mal como sigas asina, mu-
jel.-
-La muelte no se lo pu lleval, mientras yo le
tenga un ojo puesto ensima,- perjuraba la madre en
espera del milagro, impasible ante los sufrimientos de
su matriz macerada.
Noche tras noche, se pona al sereno la cernada,
de donde se tomaba el pellizco de ceniza para la leche
madura del guimbo; da tras da, fallaba una nueva
yerba, hasta entonces infalible para desaventar el ato-
lillo; hora tras hora se agrandaba la ojera agnica de
la mai. Ya Monsona Quintana no es la jbara imagi-
nera, con cintajos alegres colgados en el alma; es una
mai terrible que no se rinde ante la acechanza espec-
tral de la muerte, con un paal de llorosa tendido so-
bre su barrigona dilatada, con una oracin implaca-
ble crujindole en los labios, para que el cielo no pu-
diera olvidarse de ella.
Porque el martirio de Monsona Quintana no deba











CUENTOS PARA FOMENTAR EL TURISMO


terminar en un mes, ni en dos, ni en tres. El guimbo
se mora lentamente, cosido an a las entraas de la
mujer, como si quisiera llevarse con l a su mai, para
dormir juntos un sueo de canto, bajo sbanas mora-
das. Monsona Quintana, jbara desgraciada de mi
patria, mter estracijada, a quien le falla con la teta
exhaust su ambicioncilla lctea de mai, con la oracin
inflexible la voluntad del cielo, con la miseria del boho
el auxilio de la tierra!
Lleg el moment en que el guimbo empez a
quejarse con su quejido de nio morado, a quien la
muerte le va dando poco a poco sus tironcitos, para
irlo descosiendo del vientre que lo ampara. No hay
tuna caliente que pueda con un fro, que le ha endu-
recido todos sus pellejitos; no hay bao aromtico que
pueda con un fogaje, que va derritiendo, gota a gota,
la cera escrofulosa. La mai lo pasea con tranco me-
droso, con rabia de pasin, con la fe maltratada por
un cielo inexcrutable hasta donde, a veces no llega
el rezo de una jbara. La curandera no sabe como aca-
llar aquel quejido, que ya Monsona Quintana siente sa-
lirle de su propio vientre sangrante.
El padre torvo esperando un double entierro, los
picos mudos por temor a que su risa ofendiera al nio
que se mora, y el lamento monoeorde de una madre ce-
rrera, todava con una splica monstruosa prendida en
la voz:
-No se muera mi guimbito precioso, no se me
muera; miste que su mai se va a queal muy solita si
ust se le muere,- suplicaba la mai, apelando en ltimo
lloro, al soplito de conciencia que pudiera contener
aquel cuerpecillo convulso, repitiendo cada palabra












EMILIO 8. BELAVAL


como si fuera la letra de una nana trgica, dndole
el dulzor de veinte clices plaideros al moribundo.
Pero el guimbo se muri; se le escocot a la madre
de los brazos, cuando ya Monsona Quintana estaba
vidriosa de rencor y de fatiga. La muerte tena que re-
caudar aquella piltrafa de amor que era casi una abe-
rracin de la vida. Nadie se atrevi a cantar ni a
bailar, en el velorio del nio morado de Monsona Quin-
tana, temeroso todo el barrio de la mirada blasfema
de la madre, que no bajaba del cielo.
Yo vi el entierrito del nio morado de Monsona
Quintana. Me lo top una tarde en que iba en un ca-
rro del gobierno, tratando de venderle la policroma
munificente de nuestro paisaje a unos turistas nortea-
mericanos. Lo llevaban a enterrar Anacleto y sus
compadres, en un cajoncito blanco, con tres coronas
de flores de papel que portaban unos nios moquillen-
tos, cundidos de piojos y de lgrimas; una mohina com-
parsita de ngeles de pies descalzos, que no se atrevan
mirar hacia el cielo.
En mi tierra la que pare, cra, camaradas, aunque
a muchas se les escocote el guimbo escrofuloso de los
brazos.




















SANTIGUA DE SANTIGUERO


Para Rafael Montaez.


El santiguero tendi en su camastro el cuerpo del
enfermo que haba cado de bruces en la cuesta del
barrio Juan Martn. Era un montoncito de hombre,
con las cejas lampiosas, que tena el pantaln agu-
jereado por la miseria. Sus ojos estaban cerrados por
una fatiga tan profunda que pareca tener los prpa-
dos cosidos. Cuando el enfermo estuvo acostado, el
santiguero se santigu y le di la primera santiguada a
su paciente:
-En el nombre de Dios que lo mesmo cura cuan-
do el hombre est sano que cuando est enfelmo, que
lo mesmo aya cuando el hombre est vivo que cuando
est muelto, santguote helmano, pa que no llegue jasta
ti la muelte.-
El enfermo no se movi, pero el santiguero estaba
tranquilo. La primera santiguada de un santiguero
detiene la muerte que ronda el boho del jbaro. La
santiguada le baja del cielo al santiguero, para que
libre las almas en la tierra de toda apretura mortal.
Es un exorcicio probado contra los zarpazos que le
tira la muerte a todo aquel, que camine por un camino











EMILIO S. BELAVAL


sin acordarse, que los males le salen al hombre de deba-
jo de la plant del pi. La yagua vieja florece de nue-
vo, la tierra balda puede dar unos tronchos si el jba-
ro le apuntala su paciencia, pero no hay jbaro que no
muera si le falla la santiguada del santiguero.
El santiguero del barrio Juan Martn tena el la-
bio rodo por el rezo y el trasluz de un ptalo de cla-
vellina. Haba llevado su santiguada hasta la misma
raya del milagro. Se llamaba Gume Pacheco. Era
un viejo flaco, de ojos color pepita de lechosa, encani-
jado por el ayuno. La muerte respetaba aquel hom-
bre que nunca le haba alzado la saya a ninguna mu-
jer propia ni prestada y que le peda permiso a la
quebrada para tomar un buche de agua. Dichoso ba-
rrio, el barrio de Juan Martn, encaramado en una cues-
ta que sube del ro en una aspiracin torcida hacia el
altozano de un abra de tarantalas, al que hubo de to-
carle en suerte el mas benfico santiguero de Puerto
Rico!
Gume Pacheco mir profundamente al montoncito
de hombre que le haban trado desde la cuesta. El
santiguero haba visto casi todos los males de la tie-
rra subiendo por las jaldas de su boho solitario; co-
noca las anemias que van desguesando al pen hasta
que cae con los ojos en blanco; conoca las calenturas
que van abrasando al player hasta que cae baldado
por la cintura; conoca las toses que van despulmonan-
do al arrabalero hasta que cae sobre un charco de san-
gre. Los dedos benditos de un santiguero pueden adi-
vinar donde se aposa la enfermedad que tiene que ex-
traer del cuerpo. Pero aquella vez los dedos del san-
tiguero no acertaban a palpar la dolencia que devoraba











OUENTOS PARA .ZPOMENTAB EL TURISMO


el cuerpo de su paciente. El pecho respiraba con el
fragor de un combatiente, el estmago haba votado
hasta los gusarapos que le cosquilleaban el buche, la
cintura tena bro, sin ninguna anilla de muerte, pero
el jbaro se mora. Dnde podra estar el mal que
minaba aquella pobre vida estirada en su catre de
curandero?
Mal que no era del pecho, del estmago o de la
cintura por fuerza tena que ser un mal de la voluntad.
La santiguada tendra que ir mas all de la primera
tela humana, para tantear la entretela ltima donde
un jbaro guard su voluntad. Aquel enfermo lo que
tena era que haba perdido la gana de vivir. La pri-
mera santiguada le haba detenido la muerte, pero
ahora lo que haba que hacer era recalentar, en un al-
ma arruchada, la gana de vivir. Gume Pacheco sa-
ba la lucha cruenta que tena un santiguero que sos-
tener para sacar un alma de su aplatanamiento; se
santigu de nuevo y le di su segunda santiguada al
inerme:
-En el nombre de Dios que lo mesmo cura cuando
el hombre est sano que cuando est enfelmo, que lo
mesmo aya cuando el hombre est vivo que cuando
est muelto, santguote helmano, pa que guelva a ti
la gana de vivil que es la que trae la sal.-
Bajo la segunda santiguada, el jbaro hizo una mo-
risqueta horrible, pero tuvo que lanzar un estertor de
vida. Gume Pacheco huroneaba por entire aquella alma
con una corajuda puncin, espiando con ojos atroces la
pugna del hombrecito por librarse de su exorcicio. El
santiguero saba que al menor descuido de su brazo
morira aquella vida a l confiada. En estos momen-
tos el brazo del santiguero tiene que luchar con una











EMILIO S. BELAVAL


santa ferocidad, si no quiere que por el caminito apa-
ado que tienen nuestros enterraderos, camine una ca-
ja en el hombro de sus compadres.
Por qu aquel montoncito de hombre no quera
vivir? La vida es un dulce en palito que lambe el j-
baro golosamente aunque tenga la paja vieja, el panta-
ln en siete y la mujer encinta. El enfermo era lo su-
ficiente joven para que el milagrista no luchara por
salvarlo; se acerc a la oreja del enfermo e hizo que
su voz llegara hasta esa cajita misteriosa que tiene ca-
da jbaro en el pecho para recoger la voz de la amistad:
-Oyeme, enfelmo, tis que vivil pa tu mujel, pa
tus sijos y pa tu boho que necesitan de ti y tis amigos
que agora te lloran afuera. No se pu uno moril asina,
sin pensal en lo que deja.-
Las cejas del enfermo crujieron de ira para re-
chazar el regao. Boho, ni mujer, ni muchachitos
le arrancaron un solo pesar a aquella cara que tena
puesta su gana en el morir. Las cruces mgicas de la
santiguada cayeron al suelo con el desperezo de las
cejas. El santiguero se puso torvo ante aquella hura-
a blasfema de su paciente:
-En el nombre de Dios que lo mesmo cura cuan-
do el hombre est sano que cuando est enfelmo, que
lo mesmo aya cuando el hombre est vivo que cuando
est muelto, santguote helmano, y te mando arrojal
el mal de la volunt, pa que sigas viviendo con los tu-
yos, jasta que llegues a viejo.-
El jbaro se retorci como un garrocho bajo la
admonicin espejeante de la mano. Un sudor custico
le goteaba de la frente. Haba una palabra de rabia
pendiendo en la boca fruncida, una furia de muerte
en el cuerpo estirado. Era extrao aquel mal que se











CUENTOS PARA FOMENTAR EL TURISMO


coma un hombre a pedazos, sin niguna hinchazn en
la tela ni espuma en la boca. El santiguero espiaba
a su enfermo con una mirada tan hosca que el mori-
bundo no se atreva a botar el alma por la boca. Es-
tara alucinado el montoncito de hombre por uno de
esos espejismos de paz que a veces alucinan a un jbaro
para enfriarle la gana de vivir? Gumbe Pacheco se per-
sign rpidamente y puso una ltima cruz en la cabe-
za del enfermo:
-En el nombre de Dios que lo mesmo cura cuando
el hombre est sano que cuando est enfelmo, que lo
mesmo aya cuando el hombre est vivo que cuando
est muelto, santguote helmano, pa que no te ofus-
Que la alusinasin del moril.-
Aquel beneficio le arranc la primera sonrisa al.
enfermo. El jibaraco no hubiera sido capaz de desa-
creditar a un santiguero que le haba hecho tanto bien
al altozano de Juan Martn. Gume Pacheco lanz un
suspiro desesperado. Senta que los dedos se le iban
encogiendo, que no podra luchar much mas de lo
que ya haba luchado con aquella alma terca, que solo
estaba en la tierra prendida por los tres broches de su
santiguada. El enfermo pareca adivinar la confusion
dolorosa que haba en los dedos gastados de Gume Pa-
checo. Un remordimiento penoso descosi un poco los
ojos del moribundo; mir al santiguero con ojos de
splica, como si le pidiera perdn por su ansia tozuda
de arrojarse cuanto antes en brazos de la muerte.
La obstinacin insondable del enfermo venci en el
corazn blando de Gume Pacheco. Tal vez el curan-
dero no tuviera obligacin mstica de salvar un cuer-
po, cuya alma haba decidido largarse hasta una paz











EMILIO E. BELAIAL


mas alta, que la paz de un altozano de tarantalas. Le
ech una gota de espelma caliente en cada ojo y rom-
pi una mucilga de sbila para hacerle una cruz en la
frente. Con este leo rstico un jbaro entra en el cielo
sin que lo molesten con preguntas en la antesala de los
pecadores.
Ya con permiso para morir, se serenaron un poco
las cejas lampiosas del moridor. Una calma cuadra-
da, inefable, iba amortajando el alma. del agnico, en
espera del grito que lanza la coruja desde una gua-
similla o de la pisada que en el rancho del compare
se siente, para avisar que ha muerto un amigo de la
casa. Gume Pacheco saba que aquella muerte sera
una muerte de paz, sin estridencias ni revulsiones, una
muerte en brazos de santiguero, con el pecho claro,
el estmago fcil y la cintura floja. No hay jbaro que
no muera si le falla la santiguada del santiguero!
Gume Pacheco comprendi que se acercaba el moment
en que el obstinado recibira el premio de su obstina-
cin, que pronto aquella alma volara sobre todas las
yaguas humildes que la haban cobijado. Ahora la
misin del santiguero era tan simple, que bastaba con
un rezo de su labio, para encaramar en el cielo el alma
a l confiada. Pero en aquella muerte haba un secre-
to que no dejaba colgar el rezo en el labio del santi-
guero. Por gu aquel hombre mora sin importarle
nada su boho, ni su mujer, ni sus muchachitos? Gume
Pacheco esper hasta el moment mismo, en que el
alma del moridor empez a romper las costuras que la
sujetaban al cuerpo human. Se acerc a la oreja del
moribundo e hizo que su voz llegara hasta esa cajita
misteriosa que tiene cada jbaro en el pecho para reco-
ger la voz de la amistad:











CUENTOS PARA FOMENTAR EL TURISMO


-Oyeme, moridol, no te mueras sin desilme que
enfelmed es la tuya, que un hombre qui moril sin que
lo arresusite ni la pena de sus gentes, ni la santigu
que devuelve la sal.-
Temblaron las espelmas que haban cerrado aque-
llos ojos para que pudieran llegar hasta la muerte.
El alma estaba sujeta nicamente por la ltima cos-
tura, cuando interrumpi el desgarrn final la splica
del viejo. El agnico lanz un gemido que hizo retro-
ceder espantado al santiguero. Tendra l derecho
a recoger aquel secret de un hombre, que ya haba
ganado la calma cuadrada que gana el que est para
morir? Es que su obligacin llegaba hasta el lmi-
te escalofriante de arrancar a un hombre casi muerto,
el secret por el cual mora sin un solo pesar en la con-
ciencia? Habra decidido Dios que en el altozano de
Juan Martn hubiera una muerte contra la cual no pu-
diera nada la santiguada de un santiguero? El temor
de que murieran otros sin que los dedos de Gume Pa-
checo pudieran prenderle en el pecho tres lazos ama-
rillos, venci el escrpulo del santiguero:
-Oyeme, moridol, quean otros en el barrio que
pun moril sin que yo sepa como devolvelles la sal.
Yo estoy viejito y mis deos estn ya gastaos. No
quis ayual al santiguero viejo a cural a los amigos
que agora lloran tu muelte?-
Una congoja generosa movi los labios del agnico,
buscando un vago pedazo de palabra en la boca sella-
da por la muerte. Gume Pacheco acerc su oreja
inexorable al aliento del muriente, con los dedos cur-
vados para detener a la muerte que forcejeaba por lle-
varle el secret del comatoso. El jbaro solo pudo mu-
sitar una palabra antes de que la coruja llegara a la











EMILIO 8. BELAVAL


rama mas dbil de una guasimilla. El santiguero cay
desvanecido sobre el cuerpo del jbaro, sin sentir la
pisada medrosa del muerto crujiendo en el soberado
de su rancho. Pero la oyeron los amigos del que aca-
baba de morir; llegaron con el habla en reguerete, a
perturbar el pavor de Gume Pacheco:
-i Sio, se acaba de moril un amigo en este ba-
rrio !-
-Lo he sento, sio, andando a mi lao.-
-Yo ode un grito de coruja en la guasimilla de
este batey.-
El santiguero les mostr al amarilleante sin pro-
ferir una sola palabra. La mucilga de sbila le ful-
ga en la frente como un lagrimn de altozano, como
una lgrima violeta que se hubiera adelantado al luto
de todos los compadres. Los altureos se quitaron las
pavas en silencio, cortados por ese fro que se cuela
por una gusima mas alta que la guasimilla:
-No paresa como pa morilse, sio. Tena al-
guna enfelmed?,- pregunt un amigo con voz de
susto.
-Lo nico que tena era unos gusarapos en el
buche cuando yo lo vide.. Ha muelto de una enfel-
med nueva en el barrio, contra la cual, no pu n la
santigu de un santiguero.-
-De qu muri, siio?-
-De hambre,- contest el santiguero echndole
una sabanilla por la cara al amarillado.




















MANTENGO


Para Jos Antonio Dvila.


La tierra cuando sale dura, mete el alma de un
jbaro en un hoyo prieto como si fuera una pepita de
calabaza. El jbaro se va descoyuntando poco a poco,
sin lograr prender una semilla en los abertales, sa-
biendo que cada da el hoyo ser mas ancho, hasta que
al fin, cae l sembrado, con las patas por fuera. Chi-
che Malpica aterr su finca, hasta que ya la cabeza le
entraba por el hoyo. Ese da llam a su compare
Valentn Gonzlez y el dijo:
-Mi compai Valentn, ust siempre me ha estao
alabando esta tierrita y quieo dalle una solpresa.-
-Ust me dir, don Che.-
-Yo le voy a regalal a ust esta tierrita ya que
tanto me le ha gustao siempre.-
El compare Valentn Gonzlez se qued con la bo-
ca mas larga que un marimbo. En el Monte del Candil,
-un monte esqueltico que tena la extravagancia de
lucir sus canillas frente al sabanal suntuoso de una ve-
.ga de regado,- cuando un hombre se alzaba de la tie-
rra era para morir. Valentn Gonzlez comprendi
-que Chiche Malpica, estaba siendo vctima de una de











EMILIO B. BELAVAL


esas aberraciones, que le puede costar a un jbaro te-
ner que mirarle la cara de chavo viejo que le pone el
hambre a un jbaro, cuando ste decide entregar la
finca:
-Me pelmite ust una preguntita, don Ch?-
-Adgame ust, compai Valentn.-
-De qu va ust a vivil cuando me entriegue
sto?-
-De un man tostao que aveses cae del sielo,
bochinchoso.-
Chiche Malpica le entreg la finca a su compare
Valentn Gonzlez y se meti en una guaraguera que
tena mas arriba, a esperar el man tostado que aveces
cae del cielo. El otro estaba cada da mas escamado
con la misteriosa conduct de su donante. Era la pri-
mera vez que en el Monte del Candil, un hombre se
alzaba de su aterradero, sin que cayera sembrado, con
los pies por fuera. La tierra de Chiche Malpica era
una tierra margal, con yerba seca para la bestia, pero
todava era mejor que la de Valentn Gonzlez. Te-
na un pocito de agua verde y un filo de vereda. El
compare Valentn Gonzlez fu a hablarle a su do-
nante, con un pedacito de la conciencia alborotada:
-Compai Chiche Malpica, yo no me desplico sto
que ust ha jecho. Ust se me pu moril de hambre
meto en estas gujaras.-
-Ya lo s, bochinchoso.-
-Pol qu no guelve ust a trabajal su finca?-
Chiche Malpica se ech a reir, con toda su cos-
quilla, ante la splica de su compare. Por lo visto
su compare Valentn Gonzlez lo que tenia en el alma
era una lombriz de tierra! Cualquiera volva a tra-












CUENTOS PARA FOMENTAR EL TURISMO


bajar para seguir agrandando el hoyo prieto, donde
al fin y siempre, cae uno sembrado con las patas por
fuera. Chiche Malpica haba decidido morir en una
postura ms cmoda, con las manos libres, por si tena
que espantarse las moscas. La finca lo haba puesto
tan flaco, que se poda acompaar una dcima si se
pona a rascarse el costillar. El regalador no se dej
convencer por ningn argument:
-No, mi compai Valentn Gonzlez, yo no me en-
tierro yo mesmo; ust ser el que tenga que llevalme
a enterral.-
-Pu ust pasal hambre, don Ch.-
-Ya lo s, bochinchoso.-
Valentn Gonzlez sali de la guaraguera de su
compare Chiche Malpica tentndose el mameluco.
Tambin a l le cantaban las costillas, como si tuviera
una rayadura de gucharo en el costado. Cualquier da
poda caer l en el hoyo prieto, sembrado por su propia
mano. Del susto que le entr, se meti en otro rancho:
-All arriba teo a mi compai Chiche Malpica
que se ha arrinconao a moril.-
-Algun tabaldillo que haber cogo. En cuanto
le brote la fogasn se le aclara la cabesa.-
-Yo lo vedo muy dispuesto al moril. Se siente
cansao de la finca y no he podio convenserlo pa que la
siga atendiendo.-
-Pos tendremos que ayuarlo en lo que le pasa la
chiflara. Chiche Malpica es una guena pelsona.-
Aunque Chiche Malpica se haba retirado a su
guaraguera para verle la'cara de chavo viejo con que
el hambre se tira a los campos, la amistad de sus com-
padres no permita que el hombre se acostara sin co-
mer. El pobre Chiche Malpica lo que tena era una de











EMILIO S. BELAVAL


esas alucinaciones que da el tabardillo. Haba traba-
jado much bajo el vaho mortal del Mar Caribe. El
sol de esa costa es tan bravo, que le derrite a cualquier
hombre la velita del entendimiento. Cada compare
suba con un saquito debajo de la cotina, ladeando el
cuerpo para que Chiche Malpica no le viera el bultito.
Pero el haragn no se dejaba engaar:
-Ya se me est ust esquineando pa que yo no le
veda la libra de galbansos que trai. Ust cree que yo
estoy enfelmo, veld? iPos yo estoy mas sano que
ust.-
-Esa es una guasera suya, don Ch.-
-N de guasera. Yo no los quieo engaal a usts
que son amigos viejos de don Ch. No teo n de en-
felmo y no trabajo polque no me da la gana de jacer-
me yo mesmo la sepoltura.-
El compare se conmova oyendo la amistosa re-
primenda, con que Chiche Malpica trataba de atajar
la caridad de sus compadres. Aquel hombre era capaz
de morirse de hambre antes que estafar la voluntad
de un amigo. Lstima que en aquel condenado monte
la lluvia se hiciera esperar tanto, para que aflojara la
tierra y la cabeza de Chiche Malpica! Pero la cabeza
de Chiche Malpica se pona cada da mas dura:
-Yo. que ust, me gualdaba esos granos en el po-
te, pa que se los coma la muchitanga esa que ti ust
en su casa.-
-Ust ti que comel tambien, don Ch. Ya ver
como un da de stos amanese lloviendo.-
-La lluvia que yo espero es la del mani tostao,
bochinchoso.-
El caso de Chiche Malpica era tan meritorio que
sus compadres estaban dispuestos a partirle los dien-











CUENTOS PARA FOMENTAR EL TURISMO


tes, desarrajarle la boca y hacerle tragar a la fuerza
el alimento. No haba un solo jbaro en aquel monte
calvero, donde el sol mataba hasta la yerba elefante,
que no estuviera embuchado con la misma sospecha que
haba alejado de su tierra a nuestro compatriota Chi-
che Malpica. Del Monte del Candil nunca sali un
jbaro a casar sus hijas en el pueblo, o a cambiar su
guayuco remendado por un dril aplanchado. Ao y
otro ao, esperando un poquito mas de lluvia, escru-
tando los frontones de aquel enigmtico Mar Caribe,
-un mar que solo daba caones, chimeneas y tabardi-
llos-, viendo cada da la tierra mas fragosa como si
el monte pretendiera convertirse en un sudadero del in-
fierno. Chiche Malpica tena razn, en aquel monte
lo nico que estaba haciendo el compare, era cavando
su propio hoyo. La central los haba acorralado hasta
el sitio, donde saba que todos ellos tendran que mo-
rir, sembrados por propia mano, con las patas por
fuera.
El ltimo gesto de amistad que pudo hacer Chiche
Malpica en favor de sus testarudos compadres fu .po-
nerse a media racin, para que nadie tuviera que pa-
sar una hambre complete, si l decida seguir comien-
do. De nada le haban servido sus plticas sublimes,
tratando de convencer a aquellas generosas lombrices
humans, de que su deseo era ejercitar el derecho que
tiene todo ciudadano de morirse de hambre, cuando le
diera la gana. Para lograr este modesto intent, ha-
ba tenido hasta la delicadeza, de mudarse a la mas
alta berruga que tena el Monte del Candil, un brama-
dero donde se descornaban los cabros, guaraguera ma-
lfica que poda servirle de tumba, a cualquier jbaro












EMILIO H. BELAVAL


que andara buscando vistillas en el otro mundo. Po-
nindose a media racin, Chiche Malpica se mat el
ltimo reparillo de la conciencia. Se pasaba todo el
da rascndose el costillar, cantndole coplillas a la bue-
na suerte, hasta que se sumerga en esa inefable sue-
era que se apodera de los haraganes. En el atar-
decer se meta bajo una sombra de jcana, para que
por l, no tuviera que esperar la anochecida. An es-
carbaban en los abertales algunas lombrices humans
del Monte del Candil, tratando de enganchar en el hoyo
sombro su pepita amarilla. Chiche Malpica no poda
menos que conmoverse con el luntico coraje de aque-
llos cuerpecillos fallutos, que no le daban respiro a la
tierra, buscando los ltimos residuos de capa vegetal
que no se hubiese llevado el aguaviento.
El hambre estiliza las imgenes de un jbaro. Has-
ta ese moment, Chiche Malpica no se haba dado cuen-
ta de la pimentosa propiedad que tena para un medio
hambriento, el paisaje que lo rodeaba. El monte era
como un viejo esqueltico que forcejaba por arroparse
las canillas con el sabanal suntuoso de la vega de re-
gado. El viejo se enloqueca tirando de la sbana
extravagant, sin fuerzas rara desengancharla del
alambre de pa, con que la tena atrapada la central.
Era pattico el contrast del monte esqueltico con la
vega suntuosa, casi un smbolo de socialismo, puro, una
de esas humoradas de la naturaleza que solo pada en-
tender un pcaro que como Chiche Malpica, haba lo-
grado timar a un sistema econmico que pretenda
sembrarlo a l, con las patas por fuera. Chiche Mal-
pica se sonrea imaginando el cavernoso furor del vie-
jo monte por no poder taparse las canillas con la vega
de regado. La caa, como toda seoritinga pringosa,










CUENTOS PARA FOMENTAR EL TURISMO


tena que resentirse de aquel viejo estrafalario, que
vengando su miseria, bramaba palabras obscenas para
perturbar el lindo retozo que con la brisa, se traan
las bien cultivadas damiselas de la central. Compren-
diendo la trgica impudicia del viejo, Chiche Malpi-
ca lanz una carcajada que no dej una sola pepita
amarilla en las ramas de la jcana. No en balde la
central haba tratado, por todos los medios al alcance
de un caero, de desalojar a tan enigmtico vecino.
De aquel inocente imaginismo lo sac un donante re-
trasado, que vena a dejarle una comprita. Chiche
Malpica lo salud con una sorna siniestra:
-Ya lo vide a ust hoy, escalbando su tierra como
un demonio.-
-Asina hay que trabajal en estos aquises. La
central no embalsar el agua pa arriba mientras el
monte sea de nojotros. Y ust, que jace meto de-
bajb de esta sombrita?-
-Pos estaba pensando como podra yo conseguil,
que una punta de esa sabanita velde que ust ve all,
suba hasta mi guaraguera a arropalme los pieses pol
las noches.-
En Puerto Rico lo nico que un pcaro necesita
para vivir es un poco de gracia, aunque tenga frenillo
en la lengua. La ocurrencia de Chiche Malpica consi-
gui el milagro que, por primera vez, se despeara
por entire los abertales del Monte del Candil, una riso-
tada:
-Lo que es el tabaldillo, concuao, y como alu-
sina a la gente! A que no sabe ust pol lo que le ha
dao agora a Chiche Malpica?-
-Pol qu?-
-Pos que la sabanita velde de la vega esa que











EMILIO S. BELAVAL


ti ah la central, vuele toas las noches a su pedreera
a arropalle los pieses.-
-Me paese que la central no va a tenel caena su-
ficiente en el ginche pa subilsela hasta all.-
-Haber que alimental mejol a ese probe Chiche
Malpica. La debilid lo ti como un chivo loco.-
El mismo Chiche Malpica se qued sorprendido
de la prosperidad que le cay encima desde su ltimo
chiste. El mantenido jadeaba entire un ocano de vian-
das, sin palabras para atajar aquella otra fantasa de
sus compadres, que amenazaba con hacer morir de ham-
bre a los que trabajaban. Para vivir tumbado, bajo
la sombrita de un rbol de jcana, un jbaro no nece-
sitaba tanta guita. El casi poda vivir del polvo como
un camaroncillo, mientras que aquellas pobres lombri-
ces humans, quedaran sembradas en su propio hoyo,
al primer vrtigo. Pero la caridad de un compare en
el Monte del Candil es inexorable:
-Ust ti que comel mas que nunca, don Ch. Se
est ust debilitando much con toa esa magunsia que
se trai. Pol esta costa naide ha vedo entoava volando
denguna sabanita velde.-
-No, eh? Pos yo le asiguro a ust que pronto,
esa sabanita velde que est ah abajito, va a subil has-
ta ac a arropalme los pieses.-
-Ust lo que necesita es cogel fuersa pa que
empue otra ve su finca.-
-Yo no me meneo de aqu, manque usts me pon-
gan goldo,- gru el mantenido, carraspeando su l-
tima paciencia.
Valentn Gonzlez quera much a su compare
Chiche Malpica, antes de que ste le regalara su tie-
rrita. Haban chapalateado juntos por todos los lo-











CIUENTOs PARA FOMBETAR EL TURISMO


dazales de la mocedad, ponindole siempre los chipes
a la misma pluma y la mueca a la misma templa. El
no poda permitir ahora, que Chiche Malpica se le chi-
flara mirando una vega de regado, sin que su com-
padre Valentn Gonzlez hiciera uno de esos sacrifi-
cios, que le consiguen a un jbaro poder atravesar
todo el purgatorio sin tener que cambiarse la camiseta;
vendi el aparejo de la bestia, tumb una carga fuerte
y se fu a la central a buscar un mdico.
El doctor se qued espantado con el paisaje del
Monte del Candil. Aquella naturaleza hosca, obli-
gada a parir a fuerza de escarbe dantesco, puso al
doctor mas imaginista que el mismo Chiche Malpica.
Cuando el mdico lleg al rancho del mantenido, ya
se haban acurrucado a la entrada, los brazos secos,
las siete baldadas, los piernicortos del monte. Hasta
una tullida dej sus paitos para llenarle los ojos al
fsico de la central:
-Que hace aqu esta gente'?,- pregunt el m-
dico, con nuseas.
-Son mis apegaos, seol dotol, unas lombrisitas
que se dan en esta tierra,- explic Chiche Malpica,
restregndose un ojo por si necesitaba lgrimas.
El doctor empez a mirar a aquellos desorejados
del Monte del Candil, con la ojeada nerviosa con que un
mdico se decidira a examiner una sala de apestados.
Era la primera vez que el ilustre muchacho se trope-
zaba con el caso tpico, de una epidemia misteriosa que
hace estragos en algunas zonas de Puerto Rico: la
miseria. Hasta ese moment el doctor crea, que toda
la literature de barricada sobre la miseria de nuestros
campesinos, era una propaganda truculenta de que se
valan los lderes obreros para sacerle dinero a la










EMILIO S. BELAVAL


central. El sentido pictrico del doctor se iba subli-
mando hacia un nuevo hallazgo de humanidad agnica,
como si aquellos series esculidos que lo rodeaban si-
lenciosamente, tuvieran la misma tifa que vea ras-
pueando la tierra balda. El ojo de Chiche Malpica
empez a inyectarse de una sombra esperanza; se me-
ti dentro del paisaje con una cara de moribundo, que
no hubiera podido mejorar el mejor pintor de natura-
leza agnica.
Un mdico que examine a un jbaro nuestro puede
asimismo hacer un diagnstico de naturaleza agnica.
Es un ser con una sangre que apenas enrojece la lami-
nilla del laboratorio, que nunca prueba otra carne que
no sea la racin de emergencia que reparte la Cruz
Roja la semana que prosigue al huracn. Lo que no
puede imaginarse un mdico, que no est iniciado en
los tenebrosos complejos de nuestra dieta jbara, es la
tremenda vitalidad que tiene este anmico compatriota
nuestro Hasta el Monte del Candil respetaba el m-
petu voraz de aquellas lombrices humans, que poco a
poco le haban desempedrado su entraa malfica. El
exmen de Chiche Malpica dej atnito al mdico de
la central:
-Mi amigo,tiene usted menos sangre que un ta-
yote. No en balde ha perdido la gana de trabajar.-
-Asina es, seol dotol.-
-Como no avancemos con su caso, tendr su com-
padre que cambiarle el color a la sabanita esa, de que
usted tanto habla.-
El mdico de central es casi siempre un ser lri-
co, que por tener su botiqun recortado a las mas ele-
mentales prescripciones de la medicine corporacionis-
ta, alguna que otra vez, se siente obligado a aventarse










CUENTOS PARA FOMENTAR EL TURISMO


el remordimiento, haciendo una incisin profunda en
la conciencia de su central. Tan pronto pudo librarse
de la pesadilla pictrica de la guaraguera, se fu a ha-
blar con el administrator:
-He visto un caso en el Monte del Candil que me
tiene horrorizado. Hay un hombre en huelga de ham-
bre, que se ha tumbado a morir, sin que logren con-
vencerlo sus compadres.-
-Huelga de hambre?-
-Si, seor. Dicen que de pronto dej de traba-
jar, se meti debajo de un rbol y ahora se pasa el da
diciendo que esta vega es una sbana verde que tiene
que volar hasta el monte a arroparle los pies.-
El ceo hermtico de la central se frunci ante la
ltima modalidad de la lucha social. Qu nuevo tipo
de huelguista era aquel, que no crea en el peso diario
ni en la federacin libre? Quin le haba sugerido,
a aquel saboteador de la democracia, una forma tan co-
china de protestar? La administracin no poda disi-
mular su encono ante el macabro reto que le haba lan-
zado Chiche Malpica. Si aquel hombre se tiraba a la
carretera con un rotulito colgado al cuello, volvera a
alborotarse el cotarro de las restricciones en la tenen-
cia de tierras. Tal vez algn discurso podra volar co-
mo una pajarita soplona hasta la Secretara del In-
terior en Washington. Adems la central tena in-
ters de que no se le revisara su franquicia fluvial.
Empezaron a llegar los consejeros de la adminis-
tracin para estudiar aquel nuevo atentado contra la
moral camera; el abogado de la corporacin con sus ojos
metidos en dos tapitas verdes, el juez municipal con el
Cdigo Penal debajo del brazo, el mas vociferante de











EMILIO 8. BELAVAL


los lderes obreros refaccionados por la central, toda
esa tortuosa maquinaria que ha lubricado una admi-
nistracin para enfrentarse con cualquier huelguista
de imaginacin. Se discuti el caso durante horas y
horas. El Juez Municipal ofreca su cdice, con quin-
ce o veinte delitos probables, entire ellos, el criminoso
libelo que compete contra la ejemplar agenda de una
administracin azucarera, el desaforado ente que se
tira a morir de hambre en una zona donde encontraban
trabajo hasta los nios:
-Hay que hacer un escarmiento contra este ini-
cuo burlador de la organizacin gremial,- amenazaba
el lider refaccionado, vociferando inconcientemente.
-El hecho es atentatorio contra la tesorera de
este municipio,-proclamaba el alcalde, arisco ante el
ceo hermtico del administrator.
El ltimo que habl fu el abogado de la corpora-
cin:
-Mi consejo es que la central le enve al seor
Malpica una puntita de esta vega para que se arrope
los pies.-
El mantengo, es un man tostado que aveces cae
del cielo de Puerto Rico, para todo aquel que tenga la
mano estirada, y se tumbe a la sombra de un rbol de
jcana, a esperar lo que pueda caer. Al da siguiente
subi hasta la guaraguera de Chiche Malpica una uni-
dad de una recin creada organizacin de ayuda de
emergencia, con muchas tarjetas y un bloque de papel
cuadriculado. Chiche Malpica estaba esperando este
moment con una sublime gula de profeta. El investi-
gado se sonaba la nariz, con la gran sbana verde
de su sueo, con un lloriqueo grotesco que destroz el
corazn novotratista de la unidad. En el bloque de











CUENTOS PARA FOMENTAR EL TURISMO


papel cuadriculado se llevaron hasta las legaas de los
nios apegados.
Cuando al anochecer llegaron los caritativos com-
padres con su herica racin, Chiche Malpica los ataj
con una cariosa altanera:
-Gualdense esos granitos pa sus potes, que yo
tengo taljeta ya.-
-Taljeta pa que?-
-Pa cogel una punta de esa sabanita velde que se
ve all abajito.-
-Ust siempre con su guasa, don Ch.-
-Veld que s?-
Los compadres salieron mas apenados que nunca
de la guaraguera de Chiche Malpica. Condenado ta-
bardillo que as acababa con un hombre de trabajo,
sin que pudiera hacer nada por l la voluntad de sus
compadres. Y pensar que aquel hombre tendra que
morir con fro en los pies, soando con una sbana
verde, sin que sus compadres lograran siquiera que se
los tapara con una frisa military!
Pero est visto, que tarde o temprano, a una lom-
briz de tierra la alcanza la punta de un machete para
darle su susto. Lleg una brigada de construccin,
cargando zinc, losa y madera y se pusieron a hacerle
una casita a Chiche Malpica con las mismas vistillas
que tena su ptrido rancho. Los peones le colgaron
la hamaca a don Ch bajo la prdiga sombra de su
jcana para que no lo perturbaran los martillazos.
A su alrededor se agolparon los moquillentos del barrio,
cada uno con la boca mas larga que un pepino:
-No hay que apuralse, nenes, que estos seores
vin a jcerle un favolsito a don Ch.-
-Pa que son esos hoyos, don?-










92 EMILIO S. BELAVAL

-Pa jacerle una casita a este probe, mijijo.-
Le hicieron su casita a Chiche Malpica, una casi-
ta coquetona que tena aquel gracioso empaque de las
lindas caledonias de la envanecida vega. Despus el
capataz le entreg al doliente un paquete fabuloso,
tan grande era!, que pareca que alguien haba do-
blado en cuatro el sabanal suntuoso, para que Chiche
Malpica se arropara los pies con la mas prolija punta
de la extravagant sbana. El ojo del profeta se hin-
chaba bajo el torrente de lgrimas que produca Chi-
che Malpica:
-No llore as, don Ch, que desde ahora en ade-
lante usted ser un hombre feliz. Tiene mantengo
hasta que se muera.-
-Asina usts lo han dispuesto,- lagrime el fa-
vorecido, apretando contra sus abrumados costillares,
el codiciado paquetito.
-Si necesita algo mas, dgaselo al inspector cuan-
do venga. Esto no es nada ms que la asignacin de la
primera semana.-
Desmayado de gula, los compadres instalaron a
Chiche Malpica en su nueva casa. La mano desnutri-
da segua explayada, con la palma hacia arriba, en .im-
ploracin implacable contra el sabanal suntuoso.
Lstima que pronto hubo que cerrar el expediente.
Porque tantas inyecciones de hgado le propinaron a
Chiche Malpica, tanto salmn, leche condensada y ga-
lletas tuvo que engullir, que el primer caso de mantengo
de que se tiene noticia en la historic de Puerto Rico,
muri de apoplega, gordo como un cerdo, con la ine-
fable sonrisa con que muere en nuestra tierra, aquel
que logra agarrar una puntita de sbana verde para
arroparse los pieses.






















MARIA TERESA MONTA EN CALESA


Para el doctor Ramn Lavandero.


Cuando era apenas una ea de quince, brava y
flaca como una rabisa de caa, se la rob de su guari-
quitn, un mayordomo soltern que la vena viendo
crecer. Primer paseo en calesa, -en calesa de ma-
yordoma, caballeros!,- de Mara Teresa, quien pas
a la historic de nuestra prostitucin urbana, sin mas
artificio que un diente de oro, ni mas ajuar que una
bata japonesa.
El mayordomo pastore sus primeros ardores n-
biles, en una casita de la cantera, hecha dos por un can-
cel, con el dulce tacto de un hombre capaz de entender
la cantaleta de una ea avancina. La tena a racin
de pajarita, que es lo mismo que decir a funche y a
oln, como si la ea fuera un primoroso toconcito y
l le estuviera trabajando un beneficio a su central.
Protestaba la toconcita contra la tacaera de su aman-
cebado:
-Miste, don Ramn, que me va ust a compral
un poco de ropa, que estoy jarta de esta blusa ma-
rrn.-
-T siempre sers bonita, mueca.-












EMILIO 8. BELAVAL


-Con esta ropa paresco una nia ofresa.-
-El color lo escogiste t.-
-Polque entoava no haba vedo cosas en el pue-
blo, don Ramn. No te gustara velme vesta de co-
lorao o de amarillo, raso de beld?-
-iea!, esos son colors de mujeres malas.-
La insolentona se le arremolinaba al cuello a su
viejo, con los ojos llenos de lucesitas frambuesas, ha-
cindole cosquillas perversas para que se derritiera la
macetera prcera de aquel aterrador de tocones. Pe-
ro llegaba el lunes, don Ramn se iba con el portamo-
nedas ileso, y la ea se pona a lavar la blusa para
darle un restregn a su pena.
As la sorprendi una maana Felipe Medina, co-
chero de la media noche, punto filipino cocido en el ba-
.rro de todos los barrios maleantes. Aquel alcatraz
necesitaba una sola ojeada para tasar su sardina:
- Qu pretend usted sacarle a esa blusa con tan-
.to puo, nia?-
-Brillo.-
-Es de oro?-
-Es barata pero est paga.-
-Pues no se rompa sus manitas, que la tela cuan-
do est paga hay que botarla.-
-Yo soy probe.-
-- Vaya con el apuro! La fortune la tiene ustedl
amarrada a la cintura para cuando le haga falta.-
-Ust cree?- pregunt la ea, mordiendo el.
recuerdo de don Ramn.
-Hay hombre en esta ciudad que le manda a us-
ted una vitrina entera de batas, con pajaritos pintados
en el raso, si usted se la pide.












CUENTOS PARA FOMENTAR EL TURISMO


-iNj!- articul la jbara, escamada con tanta
finura, cortando la hilacha.
Pero Felipe Medina no se amostazaba as por
que s. El cochero saba lo much que agradece un
seorito, cuando est metido en palos, que su cochero
de confianza tenga la direccin de una prjima, que
no sea la de la vulgar chancletera que ha arruinado una
de las industries mas honorables que tiene nuestra tie-
rra:
-Lo linda que se vera usted con una bata ja-
ponesa puesta sobre ese cuerpecito tan mal aprecia-
do!-
-Una, qu?-
-Una bata japonesa, prenda. Mas colorada que
una flor de bucayo, que esa si debe conocerla usted.
SQuiere que le made una rabe para que se las en-
see?-
-No, gracias- respondi la ea, asustada. -A
don Ramn no le gustan esas cosas.-
-Y quin es don Ramn, si puede saberse?-
-Es mi mario. Pol lo menos vivimos asina.-
-Eso est muy bien. Lstima que el hombre me
le -haya salido tan maceta,- coment el otro, envene-
nando la yuca.
La ea no protest de aquel insulto gratuito con-
tra su padrino. Alguna venganza tiene que haber una
* mujer condenada a sacarle brillo a una blusa marrn.
El cochero dej que la ea rumiara durante toda la
tarde, la injusticia de haberse malogrado por una mo-
desta pieza de vestir. Por la noche volvi a tentarle
* otra vez la calandria jbara al mayordomo:
- Por qu no viene usted a darse un paseto de
amistad, ya que somos vecinos?-












EMILIO 8. BELAVAL


-i Quite ust, contrayao! Ust me haber tomao
a mi de bayoya?-
-Es que da pena verla encerrada toda la semana,
esperando su sbado.-
-Asina lo qui don Ramn.-
-Tiene usted un padrino muy exigente, nia. Con
el tiempo se va usted a poner mas plida que el ajon-
jol. Hasta las matas se sacan de noche a que les d
el sereno.-
-Me qui ust desil, pa que gasta ust tanta
saliva conmigo?-
-Simpata que le coge uno a la gente.-
-Pos esa simpata suya me va a costal a m una
suruca, sabe?-
-Ahora si que me voy- remat riendo el punto
filipino. Pero antes de irse le caracole la calesa a la
jbara, dndole tres vueltas al callejn. La calesa de
Felipe Medina tiene el caballo alcahuete, brancales con
clavos de plata y alfombrilla de peluche colorado. Su
timbre es pizpireto y en cada farola lleva medio veln.
Cuando ech a andar, le dej en las orejas a nuestra
pdica conciudadana de la cantera, esa rumorosa far-
fulla que tiene el coche de punto de la baja noche.
A la maana siguiente an la esperaba otra tenta-
cin ms agobiante. Felipe Medina le ha explicado
el caso a una rabe, que sale con dos hules repletos a
medir su astucia legendaria de vendetrapos. con la ma-
licia terciaria de una jbara de. Puerto Rico. Aquel
fu un dilogo que nunca ha debido perder nuestra
historic. Desgraciadamente por aquel entonces, an
no habamos decidido fomentar el turismo en esta tie-
rro, y ningn cuentista respectable le hubiera visto
posibilidades literarias, a la biografa de una pros-












CUENTOS PARA FOMENTAR EL TURISMO 97

tituta. La rabe luch toda la maana con aquella
guabina de agua dulce, que deca siempre que no, con
los ojos llenos de lucesitas frambuesas, poniendo las
condiciones de pago en armona con la modest ma-
temtica de don Ramn. La rabe sali en busca de
una rama quebradiza para ahorcarse, pero dej a Ma-
ra Teresa envuelta en su primera bata de pajaritos
pintados. Cuando llega don Ramn el sbado, al pr-
cer le tiembla el tabaco entire las comisuras, como si
en el pequeo estipendio, hubiera descubierto que se le
estaba matizando la caa de su pieza favorite:
-Pero, ea!, de dnde has sacado esa bata
estrafalaria?-
-Me la compr, yo, pa que ust me la pague don
Ramn. No te gusta velme asina vesta de colorao,
raso de beld?-
-Esa es una bata de mujer mala, ea.-
-i Pero, don Ramn!-
-Qutatela enseguida, para que la devuelvas el
lunes!-
La ea estuvo toda la noche del sbado y parte
del domingo, arremolinada en el cuello de su viejo, ha-
cindole cosquillas perversas, tratando de salvar su
primer caprichito de la macetera prcera de su ate-
rrador. Pero lleg el lunes, don Ramn se fu con el
portamonedas ileso y la ea se puso a liar la bata que
tena que devolver. Por entire las juntillas del balcn
le sali la cara amistosa de Felipe Medina:
-Por qu est usted liando tanto esa bata, ni-
a?-
-Polque la voy a devolvel.-
-No le gusta?-












EMILIO S. BELAVAL


-Me gusta pero no est paga.-
-Pues no se rompa la cabeza que la tela cuando
no est paga, le toca a los amigos.-
-Yo soy probe.-
- Vaya con el apuro! Si yo le cuento sto a don
Diego, se le saltan las lgrimas al pobrecito.-
-Ust cree?- pregunt la efa, tirndole un
bocado al cuello de don Ramn.
-Don Diego es capaz de mandarle a usted una
vitrina entera de batas, con pajaritos de todos los pa-
ses, pintados en el raso, si usted se la pide.-
-iNj!- articul la jbara, otra vez escamada
con tanta finura, cortando de nuevo la hilacha.
Pero Felipe Medina no se amostazaba as porque
s. El cochero saba lo much que le estimara don
Diego aquel polvillo de gofio tan apetecible, jibarita
ingenua, con mas eses que una farfallota, cuerpecito
bravo y flaco acostumbrado al chorro doncel de la que-
brada. Esper a que la ea devolviera su bata, ca-
lentndose bien las mejillas con la rabe, que vocifera-
ba viendo su venta deshecha. Aquella noche volvi
Felipe a asomar la cabeza por entire las juntillas del
balcn de la calandria:
-Perdone, vecina, pero tengo un paquetito para
usted de un amigo.-
-Yo no quieo trato con ningun amigo suyo, sa-
be?-
-Si don Diego no quiere trato con usted, nia.
Solo que es un caballero caritativo, se ha muerto de
pena con el cuento que le ha hecho la rabe, y me ha
dado este paquete para usted.-
-Pos se lo lleva ust mesmo.-











CUENTOS PARA FOMENTAR EL TURISMO


-Ahoritita vuelvo por l,- remat riendo el:
punto filipino, afoeteando su caballo.
La ea no pudo resistir la tentacin de abrir el
paquete que le enviara don Diego. El paquete de don'
Diego era un paquete de viejo galn, que sabe como,
hay que tentarle la gula a una calandria jbara, cuan-
do el padrino le sale maceta. Tres batas japonesas, conl
pjaros y flores y frutas, medias de seda, refajos de
siete cuchillas, hasta un collar de cuentas azules, en el
bolsillito de uno de los trajes.
No haban de pasar muchos das, sin que la calesa
de Felipe Medina realizara el milagro, de cargar con
el alma de Mara Teresa para el infierno. Don Diego'
quera beberse una copa de amistad con la ea, en-
terarse de sus problems por si acaso l poda ser-
virla, ponerse a las rdenes de una amiguita, a quieir
aun no conoca. Felipe Medina logr convencer a sir
vecina de que era casi un deber de humanidad, darle
las gracias a un seor tan caritativo, que todos los,
das le preguntaba a Felipe Medina si la ea necesi-
taba algo. Segundo paseo en calesa de Mara Teresa,
-en calesa de punto, caballeros!;- segundo paseo,
que es casi un moment musical, porque tras la calesa
de Felipe Medina corre el mas meldico buscapi de la
tierra, el canto hondo de los arrabales de Puerto Rico,
el bordn sensual de nuestra plena. El barro colora-
do de noche, relumbra mas que el tabonuco y produce
alucinaciones; la calesa es demasiado blanda para que
en ella no se desborde la laxitud de una viandante de
cascarrales, y yo estoy en el deber literario de poner
en ridculo, la macetera prcera de un aterrador de'
tocones.
Don Diego es una flor de nuestro jardn america-











EMILIO S. BELAVAL


no, que abre su bolsillo de ptalos lo mismo en verano
que en invierno, que florece lo mismo de noche que de
da. Cuando en mi tierra un galn se pone viejo, tiene
que ser lo mismo que esta generosa flor: tener siempre
el bolsillo abierto lo mismo en verano que en invierno,
hacer que florezca su libreta de cheques lo mismo de
noche que de da. El don Diego que le haba buscado
Felipe Medina a la ea, era el mas currutaco de to-
dos los dondiegos de la ciudad. Tena cien carates de
brillantes en cada mano y se daba manicure en la pezu-
a; era un viejo que miraba lnguido, con el habla cari-
ciosa de un seor que ha bajado hasta el vicio, para
desahogar en los arrabales de Puerto Rico, la bondad
de su alma cristiana. Cuando lleg la ea, brava
y flaca como una rabisa de caa, a don Diego se le
cay el befo ante aquel buchecito de bacalao, tan poco
comn en el misero mercado de nuestra prostitucin:
-Muchas gracias, ea, por haber condescendido
a hacerle compaa a este viejo.-
-Yo hubiera veno ante, pero ust sabe como son
las cosas.-
-Lo s y se lo agradezco. Desde ahora en adelan-
te usted puede mandarme como guste. Yo deba meter
en presidio a este pcaro de Felipe Medina.-
- Pol que, don?-
-Por no haberme dicho que es usted la mas linda
muchacha que tiene este pueblo.-
Pitre que se pone un viejo cuando le gusta una
mujer! Aquella noche quedar en la memorial de Ma-
ra Teresa, como una noche perfumada con flores de
antojo. Lo bien que mova el viejo sus manitas de
lobo, para meterle por los ojos a la jibarita, todos




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs