• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Esqueleto del Sermon de san Miguel...
 Sermon de san Miguel Arcángel
 Esqueleto del Sermon de san Rafael...
 Sermon de san Rafael Arcángel
 Esqueleto del Sermon de san Gabriel...
 Sermon de san Gabriel Arcángel
 Esqueleto del Sermon del santo...
 Sermon del santo Ángel de...
 Esqueleto del Sermon de san Juan...
 Sermon de san Juan Bautista
 Esqueleto del Sermon de la Degollacion...
 Sermon de la Degollacion de san...
 Esqueleto del Sermon del patriarca...
 Sermon del patriarca san José
 Esqueleto del Sermon sobre el tránsito...
 Sermon sobre el tránsito de san...
 Esqueleto del Sermon I de san Pedro,...
 Sermon I de san Pedro, príncipe...
 Esqueleto del Sermon II de san...
 Sermon II de san Pedro, príncipe...
 Esqueleto del Sermon sobre la Conversion...
 Sermon sobre la Conversion de san...
 Esqueleto del Sermon de san Andrés...
 Sermon de san Andrés apóstol
 Esqueleto del Sermon I de Santiago...
 Sermon I de Santiago el Mayor
 Esqueleto del Sermon II de Santiago...
 Sermon II de Santiago el Mayor
 Esqueleto del Sermon de san Juan...
 Sermon de san Juan Evangelista
 Esqueleto del Sermon de santo Tomás...
 Sermon de santo Tomás apóstol
 Esqueleto del Sermon de san Bartolomé...
 Sermon de san Bartolomé apósto...
 Esqueleto del Sermon de san Mateo...
 Sermon de san Mateo apóstol...
 Esqueleto del Sermon de san Matías...
 Sermon de san Matías apóstol
 Esqueleto del Sermon de san Marcos...
 Sermon de san Marcos Evangelis...
 Esqueleto del Sermon de san Simon...
 Sermon de san Simon y Judas,...
 Esqueleto del Sermon de los santos...
 Sermon de los santos Apóstoles
 Índice de los esqueletos y sermones...






Group Title: Colección de selectos panegíricos sobre los misterios de la santísima trinidad, de Jesu-cristo y de su santísima madre, y sobre ...
Title: Colección de selectos panegíricos sobre los misterios de la santísima trinidad, de Jesu-cristo y de su santísima madre, y sobre ...
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00082026/00005
 Material Information
Title: Colección de selectos panegíricos sobre los misterios de la santísima trinidad, de Jesu-cristo y de su santísima madre, y sobre ...
Physical Description: v. : ; 20 cm.
Language: Spanish
Creator: Claret y Clará, Antonio María, 1807-1870
Publisher: Libería Religiosa
Place of Publication: Barcelona
Publication Date: 1860
 Subjects
Subject: Sermons   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba
 Notes
Statement of Responsibility: bajo la direccion del Excmo. é Ilmo. Sr. D, Antonio María Claret.
General Note: On top of t.p. : Copiosa y variada coleccion.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00082026
Volume ID: VID00005
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 15468072

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Esqueleto del Sermon de san Miguel Arcángel
        Page 5
        Page 6
    Sermon de san Miguel Arcángel
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
    Esqueleto del Sermon de san Rafael Arcángel
        Page 22
        Page 23
        Page 24
    Sermon de san Rafael Arcángel
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
    Esqueleto del Sermon de san Gabriel Arcángel
        Page 38
        Page 39
    Sermon de san Gabriel Arcángel
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
    Esqueleto del Sermon del santo Ángel de la Guarda
        Page 48
        Page 49
    Sermon del santo Ángel de la Guarda
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
    Esqueleto del Sermon de san Juan Bautista
        Page 71
        Page 72
        Page 73
    Sermon de san Juan Bautista
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
    Esqueleto del Sermon de la Degollacion de san Juan Bautista
        Page 86
        Page 87
    Sermon de la Degollacion de san Juan Bautista
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
    Esqueleto del Sermon del patriarca san José
        Page 101
        Page 102
        Page 103
    Sermon del patriarca san José
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
    Esqueleto del Sermon sobre el tránsito de san José
        Page 118
        Page 119
        Page 120
    Sermon sobre el tránsito de san José
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
    Esqueleto del Sermon I de san Pedro, príncipe de los Apóstoles
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
    Sermon I de san Pedro, príncipe de los Apóstoles
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
    Esqueleto del Sermon II de san Pedro, príncipe de los Apóstoles
        Page 169
        Page 170
        Page 171
    Sermon II de san Pedro, príncipe de los Apóstoles
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
    Esqueleto del Sermon sobre la Conversion de san Pablo
        Page 191
        Page 192
        Page 193
    Sermon sobre la Conversion de san Pablo
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
    Esqueleto del Sermon de san Andrés apóstol
        Page 217
        Page 218
        Page 219
    Sermon de san Andrés apóstol
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
    Esqueleto del Sermon I de Santiago el Mayor
        Page 238
        Page 239
    Sermon I de Santiago el Mayor
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
    Esqueleto del Sermon II de Santiago el Mayor
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
    Sermon II de Santiago el Mayor
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
    Esqueleto del Sermon de san Juan Evangelista
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
    Sermon de san Juan Evangelista
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
    Esqueleto del Sermon de santo Tomás apóstol
        Page 306
        Page 307
        Page 308
    Sermon de santo Tomás apóstol
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
    Esqueleto del Sermon de san Bartolomé apóstol
        Page 327
        Page 328
        Page 329
    Sermon de san Bartolomé apóstol
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
    Esqueleto del Sermon de san Mateo apóstol y evangelista
        Page 345
        Page 346
    Sermon de san Mateo apóstol y evangelista
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
    Esqueleto del Sermon de san Matías apóstol
        Page 355
        Page 356
    Sermon de san Matías apóstol
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
    Esqueleto del Sermon de san Marcos Evangelista
        Page 365
        Page 366
    Sermon de san Marcos Evangelista
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
    Esqueleto del Sermon de san Simon y Judas, apóstoles
        Page 376
        Page 377
    Sermon de san Simon y Judas, apóstoles
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
    Esqueleto del Sermon de los santos Apóstoles
        Page 386
        Page 387
        Page 388
    Sermon de los santos Apóstoles
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
    Índice de los esqueletos y sermones contenidos en este tomo
        Page 409
        Page 410
Full Text














COLECCION

DR


SELECTS PANEGIBICOS.




TOM[O V.



/ .. '_. 1 -. '-' '"
1.^'* *' "" ''' ^ \-'' v
., .~~ \, O ^ U ,/





















Varios Prelados de Espaia han concedido 2400 dias de indulgencia d
todos los que leyeren i oyeren leer un capitulo 6 pdgina de cualquie-
ra de las publicaciones de la LIBaERiA RELIGIOSA.





COPIOSA Y VARIADA COLECCION
DE

SELECTS PANEGIRICOS
SOBRE LOS MISTERIOS DE LA
SANTISIMA TRINIDAD, DE JESUCRISTO
Y DE SU
SANTISIMIA YIADRE,
y sobre
LAS FESTIVIDADES DE MUCHISIMOS SANTOS:
SEGUIDA DE
ALGUNAS ORACIONES FtNEBRES
Y OTROS UTILfSIMOS SERMONES.
SALE AL UZ
bajo la direction del Excmo. 6 Ilo.
SR. D. ANTONIO MARIA CLARET,
Arzobispo dimisionario de Santiago de Cuba.

TOMO V.

/ _-- ., __ ._- -

m N II -





Con aprobacion del Ordinario.
BARCELONA:
LIBRERIA RELIGIOSA.-IMPRENTA DE PABLO RIERA,
CALLE DEN ROBADOR, wm. 24 Y 26.
1860.





-- ~ ~ ~ ... .. II---- Illl-- ~ I



SELECTOS PANEGIRICOS.




ESQUELETO DEL SERMON

DE

SAN MIGUEL ARCANGEL.

Factum est prelium in oeglo : Michael et
Angeli ejus praliabantur cum dracone.
(Apoc. xll, 7).
Hubo una grande balalla en el cielo: Mi-
guel y sus Angeles lidiaban con el dragon.

1. iPodri jams mi lengua hablar dignamente de las virtudes
de un h6roe, cuyas cualidades...? jAhl parasalirairoso en..., ne-
cesitaria... Muy diferente es el panegirico de san Miguel del de los
dem6s Santos...
2.- Remont6monos en alas de la fe... Al patentizarnos ella el va-
lor y triunfos de san Miguel, no lleva otro objeto que... Miguel es
el prfncipe de los ejrcitos de Dios, el confidence de..., el... A 61
est confiada la... El es quien derrama... Considerandolo, pues,
digno por tan relevantes motives de..., elev6monos sobre nosotros
mismos para ensalzarle...

Reflexion tinica: El arcdngel san Miguel no solo fue el defensor de la
honra de Dios en el cielo, sino que lo es y serd siempre del reino de
Dios sobre la tierra.

3. ,Quien hubiera dicho jams que Dios veria estallar una re-
volucion al rededor de su mismo trono entire aquellas mismas inte-
ligencias que tanto acababa de ennoblecer...? Oh nefanda y ar-
rogante impiedad I... Asi el cielo fue convertido en el primer cam-
po de batalla, en...
4. Prescindiendo del motivo de su rebelion..., lo cierto es que
2 T, V.





6 SERMON
atentaron contra su flivina Majestad, y... Orgullo, baladronadas y
frenesf de Lucifer... Su alocucion 6 los Angeles... Logra seducir a
muches de ellos... Arden los cielos en confusionn y tumulto... LY
no hairA quin liaga frente 6...? Si': ved ai a arcingml san 'lircel...
5. No os figures que esta fuese una guerra parecida 6... La de
los Angeles fue peculiar de ellos..., guerra de la voluntad y del
pensamiento..., guerra en que se batieron la humildad con la alta-
nerfa, la...
6. Esta fue la especie de batalla en que nuestro inclito h6roe...
Me parece estarlo viendo..., y oirle alabando, ante las legiones an-
g6licas, bendiciendo y predicando la dignidad 6 infinitas perfeccio-
nes del Criador...
7. IQu6 6de galardones no debi6'reportarlMidu I'l por tan sefia-
lada victorial... Aun cuando no hubiera hecho mas que... ,De qu6
honors, de qud..., no seri, pues, digno ahora que...? Innume-
rables son los Angeles que Miguel preserv6... Con razon y justicia
dicen los maestros de las divinas letras que...
8. A mas de ser Miguel el defensor de la Iglesia triunfante, lo es
y ser6 siempre de la Iglesia militante...
9. Ya desde'la creacion del mundo acudi6 solfcito Miguel i la
reparacion de nuestra original caida... Marcados rasgos de protec-
cibon cn que favoreci6 a los Patriarcas y al pueblo de Dios...
10. Despues de haber protegido y defendido A la Sinagoga, pro-
tege y defiende 6 la Iglesia de Jesucristo... No poca parte de los
triunfos'de esta desde que existe son debidos 6 aquel glorioso Ar-
:c6ngel...
ii. Diferentes visidnes que tuvo de 61 el apdstol san Juan... Tam-
bien le veremos en el 6ltimo de los dias anunciando el jticio final...
12. Mas ia qu6 transportaros A aquel dia'terrible?... Lo que ha-
rA entonces para todos, lo hace ya ahora en el juicio particular de
cada uno...
13. L'No sera esto para mi, para vosotros todos para honrar-
lo..., para implorar su..., para...?
14. Deprecacion: I Oh potente y glorioso Arcngel I Vos que des-
de el..., no permitais jams que... Inflamad, invicto guerrero, con
vuestro celo nuestra indiferencia, con vuestro valor nuestra...





DE SAN MIGUEL ARCANGEL. 7




SERMON

DE

SAN MIGUEL ARCANGEL.

Factun est prcelium in e~lo : Michael et
Angeli ejus preliabantur cum dracone.
( Apoc. xl;,'7).
Hubo una grande batalla en el aielo: Mi-
guel y sus Angeles.lidiahan con el-dragon.

1. Si al celebrar la brillante y pomposa fiesta del gloriosoprfn-
cipe de:los Angeles san. Miguel, al igual de la:grandeza y majestad
delsacerdocio y de la Religion desplegadas en este temple .rica-
mentedecorado, ;pudieran admirarse la elevacion de mis pobres
concepts y la energia de mi d6bil voz, nada por cierto ifaltaria al
honor debido al celeste y santisimo guerrero, ni mas podria desear
la piedad.de tan devota concurrencia; pero mi lengua humana y
mortal Z podrF jams hablar dignamente de las virtudes de un h6-
roe, cuyas cualidades traspasan ,y con much exceden los limits
de los mas animosos esfuerzos de nuestra razon y de todo ingenio?
Su ser se encuentra completamente separado de toda forma y sen-
tido, y en 6 reflejan, mejor que en un cristallos solares rayos, to-
das las eternas 6 increadas bellezas. IAh! para:salir airoso en tan
dificil empresa necesitaria, 6 conocer el modo como se explican los
bienaventurados espiritus en el parafso, 6 bien alcanzar de Dios y
en-su mismo seno las ideas originales de su adorada:inteligencia'su-
blime. En verdad, carisimos hermanos mios, por trabajosa que sea
la composicion de los panegiricos de los demas Santos, aun en ra-
zon i haberse felizmente elevado por la gracia a un drden divino y
celeste, con todo ellos nacieron de nuestra misma care, les vimos
un tiempo abrumadosde nuestras miserias, sujetos a nuestras pa-
siones, y parisitos en esta miserable tierra; y amoldAndose todas
estas condiciones A nuestra d6bil fantasia no es tan dificil poder en-
comiarlos; pero .4c6mo se traza el panegirico de los Angeles? c6-
2*





8 SERMON
mo se averigua, c6mo se describe su patria, sus padres, su caric-
ter, sus virtudes, sus empleos y sus hechos, cuando son todas co-
sas enteramente ajenas y apartadas de nuestro mortal entendi-
miento, como lo son el cielo de la tierra, lo spiritual de lo sensi-
ble, lo temporal de lo eterno?
2. Pero ,en qu6 estoy pensando, hermanos carfsimos?... tan
linguida, tan pobre y menguada serd, por ventura, en cada uno
de nosotros la fe, que, fortalecidos de su pqtente rayo, y 6 pesar
de verse a cada paso contrarestada por la innata bajeza y sensua-
les apegos,no sabr6mos remontarnoscon el pensamiento hasta all1
donde ningun corazon pudo alcanzar con el deseo? Este, herma-
nos mios, este es el noble y santo fuego que al festejar las glorias
del arc6ngel san Miguel quiere encender la fe dentro de nuestros
corazones en tan risuefio dia. Y al patentizarnos ella el valor y
los triunfos del arrojado espiritu ,qu6 otro objeto lleva mas que
sacudir nuestra habitual pereza, invit6ndonos A vislumbrar la gran-
deza y la magnificencia de Dios, la extension y esplendor de la mo-
narqufa de Jesucristo, y la majestad y beatitud de nuestra Religion
sacrosanta? Nada menos que esto se propone la fe, sabido como es
que el valerosfsimo Arc6ngel fue quien en el tremendo y horroroso
conflicto.de las celestes jerarqufas hizo frente y anonad6 a furio-
sos rebeldes, sosteniendo con su her6ico arrojo el honor de la Tri-
nidad, la dignidad del Hombre-Dios, y la seguridad y firmeza tan-
,to de la triunfante como de la militant Iglesia. Hechos son estos
por los cuales mereci6 con razon ser el prfncipe de los ej6rcitos de
Dios, el confidence de los secrets arcanos del Altfsimo, el ejecu-
tor y ministry de los mas delicados mandates de la Providencia. A
61 est6 confiada la economfa y la polftica del bienaventurado pue-
blo de los justos: a 61 ]a direction y gobierno de las cosas y de las
fortunes de los hombres: 4 61 todo poder y absolute mando sobre
las infernales legiones. P1 es quien derrama las luces, quien difun-
de las gracias, quien esparce los honors, quien dispensa la suerte,
quien corona A los files, y quien regocija A los justos; en una pa-
labra, tanto en los cielos como en la tierra y hasta en el mismo in-
fierno, y Ilenando las veces de la Divinidad, 61 es quien regular co-
mo primado las cosas visible y las invisibles, las dichas mortales
y las eternas. Y, considerandolo, pues, por tantos y tan relevan-
tes motives eminentemente digno de sei honrado, reverenciado y
glorificado entire todos los Santos por cuantos medios est6n A nues-
tro alcance; elev6monos, pues, carisimos hermanos mios, sobre





DE SAN MIGUEL ARCHANGEL. 9
nosotros mismos, para ensalzar a tan inclito y preclaro celeste es-,
piritu; y puesto que,. flaca la mente y limitado el ingenio, no es
possible cumpla el discurso 4 tan elevado objeto, postr6monos con
devocion y ternura al pie de sus altares, humillando nuestros Ani-
mos y afectos :tal vez sea esta la mas bella y oportuna manera de
dignamente alabarlo: Ave Maria.

Reflexion inica: El arcdngel san Miguel no solo fue el defensor de la
honra de Dios en el cielo, sino que lo es y serd siempre del reino de
Dios sobre la tierra.

3. 4 Qui6n era capaz de suponer, hermanos carisimos, que un
Dios tan santo y terrible en su nimen y grandeza, como infinita-
mente carifioso en su bondad ymisericordid, tuviese un dia enemi-
gos que combatir, y se hallara por lo mismo, si podemos decirlo
asi, en la necesidad de levantar ej6rcitos y legiones para luchar,
contra las'huestes de la iniquidad y de la rebeldia? ZY que todo es-
to, lo que la razon no concibe, tuviese nuestro buen Dios que su-
frirlo de la necia y audaz ambicion del mismisimo libre albedrfo que
61 mismo concediera? Amante de comunicar a los demfs su felici-
dad y su dicha, habia creado series duefios de su voluntad propia,
y de consiguiente aptos y muy capaces para amarlo y gozarlo eter-
namente, cuando de pronto, con brutal torpeza rebeldes 4 sus de-
signios, hall6selos lqui6n lo creyeral convertidos en asquerosos y
horrendos m6nstruos de ingratitud, de perfidia y de felonfa. Dos
moments, tal vez, no-habian transcurrido que las angelicas sus-
tancias, salidas de lo profundo de la nada, y extensamente Ilenas
de lo mejor de la naturaleza y de la gracia, fulguraban hermosas
en torno del Criador, como al rededor del sol brillan los rayos, 6
de pura y viva llama chispean ardientes pavesas, cuando no poca
parte de estas mismas criaturas por su propio resplandor deslum-
bradas, alzan bandera, revoluci6nanse arma en mano para con-
trarestarle la divinidad, y hasta la misma amorosa profusion de
su beneficencia, y decliranle la guerra a 61 mismo: [oh nefanda y
arrogante impiedad I Ii su mismo Criadorcara 4 cara y la visera ca-
lada...! Asi el cielo, que debia ser la mansion de la paz y el alber-
gue de la felicidad, se vi6 bien pronto convertido por estos malva-
dos en el primer campo de batalla, en el primer teatro del desdr-
den y del pecado.
4. No pretend averiguar ahora, mis amados hermanos, cual





10 SERMON
seria el verdadero motivo y principal m6vil de semejante desacato
por parte de los angeles malos. Ya sea que les movies una extra-
fia y loca ambition de igualar 6 Dios en su feliz y necesaria sobera-
nfa, 6 ya solamente el deseo de gozar en el mundo cual verdade-
ros Dioses los honors del altar y del incienso ; 6 bien que se nega-
ran rebeldes i doblegar su voluntad 6 cualquier divino y justfsimo
mandate; 6 que finalmente, como parece mas probable, desdefia-
ran soberbios reconocer y acatar por su soberano Senfor al eterno
Verbo, nuestrosd6bilesojosencnbierto...; sea, pues, uno deestos,
ii otro cualquier el aspect 6 caricter que A semejante falta descubra
Ia teologfa; lo cierto es que ellos se rebelaron contra Dios, aten-
tando contra su Majestad, y disputindole sin rubor su eterno in-
mutable sefiorio. Yo me enaltecer6, decia con feroz y altanero to-
no su capitan Lucifer, yo me enaltecer6 hasta la cumbre mas emi-
nente de los cielos, A pesar de cuantos i ello se me opongan : yo
ganar6 con segura plant las mas peligrosas y escarpadas sendas
del rayo y de los huracanes, y dando un dia la ley al universe des-
de mi augusto solio sentado alli arriba sobre la cdspide del monte
del Testamento y en medio de los tremendous aquilones, llenar6 A
despecho del future Hombre-Dios todos los pltares con mi nmen :
dispondr6 A mi arbitrio de la suerte: y sujeta 6 mi la providencia
de todas las cosas desde lo mas sublime hasta lo mas profundo, ni
yo, ni vosotros, fieles compafieros mios, tendr6mos para que en-
vidiar al que nos ha criado; porque en nuestra razon y en nuestra
potencia ser6mos iguales al Altisimo. Asi vindicar6mos la injuria y
el escarnio legados a nuestra progenie, que no es vil hechura de
tierra, ni bruta raza de fango: que no es ese hombre abandonado
del divino Verbo y postergado... ,Habeis oido en la vida, herma-
hos carfsimos, orgullo, baladronada y frenesf igual en una tan in-
solente criatura...? IAy! iY de cuintos y cuin funestfsimos males
no ha sido causa...Ill No con tanta rapidez prende la llama en el
bosque, cebandose furiosa en olmos, pinos, robles y encinas, y con-
virti6ndose dentro de poco en un espantoso y asolador incendio,
como la impfa y sediciosa espontaneidad de Lucifer arrastra en un
moment tras si infinidad de angelicas legiones. Los cielos arden
en confusion y tumulto, el alczar de Dios oscila : el ndmero y ar-
dor de los rebeldes engruesa y se acrece por moments, parece que
poco le falta para acreditarse A la premeditada y horrorosa tira-
nfa; y en medio de tanto alboroto Ino habra quien celoso de la di-
vina gloria, salga arrojado a hacer frente y A reprimir la temeri-





DE SAN MIGUEL ARCANGEL. l
dad y la perfidia de tan inicuas legiones? Si, hermanos carisimos,
vedlo aqui, ved aqui al arcingel san Miguel lanzarse enel acto con
her6ico 6 inimitable arrojo: vedlo, como lleno. 6 inspirado de santo
celo lo mismo fue ponerse A la cabeza de las legiones fieles, mo-
verlas, presentarse y atacar a los rebeldes, que vencerlos, confun-
dirlos y anonadarlos; y con su humillacion y externlinio devolver
asi la paz al cielo, la alegrfa 6 los Santos, y a Dios la gloria.
5. Sin embargo, carisimos hermanos, no vayais A figurarosque
esta fuese una guerra de las comunes, parecida a las que vemos ac.
en la tierra, donde la razon y el honor de las victorias penden de
la robustez material de la fuerza, de la multitud y arrojo de las
tropas, 6 del azoramiento y horror a la muerte y la sangre: don-
de tanto influye la destreza en el tiempo, las ventajas del terreno,
la oportunidad de los medios, ardides, valor, crueldad, engailo,
astucia y fraude: y que por lo mismo ni el triunfo es 6 no debe ser
considerado como virtud, ni como mengua 6 vicio,la derrota, por-
que todo alli es mas bien efecto de las circunstancias y de la fortu-
na que de la election y del consejo. La guerra de los Angeles fue
una guerra peculiar de las puras inteligencias : guerra de la volun-
tad y del pensamiento : guerra del argument y do la razon : guer-
ra del sentimiento y del afecto: donde se batieron cara : cara y en
formidable pugna la mentira con la verdad, lahumildad con li al-
tanerfa, la fe con la incredulidad, la caridad con la avaricia,,
el delito con la inocencia, y con la gracia el pecado: allf se os-
tent6 el arrojo, y la bravura qued6 patentizada con no rendir-
se, con no ceder, con no torcer ni vacilar un punto siquiera an-
te los incongruentes pero halagadores sofismas, ante las peligrosas
cuanto excesivamente espl6ndidas sugestiones, y manteni6ndose
firmes y constantes en su opinion y en su deber, defensores ac6r-
rimos de la verdad y de la justicia, y obedientes sumisos A Dios y
al supremo 6rden de sus santas leyes, cifrar toda la ventura, toda
]a felicidad,,toda la gloria en adorarle, en conocerle, y en amar-
le por todos los siglos de los siglos.
6. Esta fue, hermanos mios, la espeeie Ofd batalla, de nuestras
limitadas inteligencias bien poco comprendida, con la que, y con-
tra todas y sobre todas las creencias sefal6 su valor y bra"'vua ueE--
tro inclito y santisimo ,hroe. Me parece estarlo viendo y d6v'endo
reverente y humikle jurar eterno 6 inmortal vasallaje al pi6 de dti
Senor eterno, y vuelto de repente al coro de los Angeles, y mas
rapido que el rayo y la saeta, volando con ligertsimas alas, alabar,





12 SERMON
bendecir y predicar con ardor y celo increibles las grandezas, las
excelencias, la dignidad y las infinitas 6 incomprensibles perfeccio-
nes y bellezas del Criador lnico, solo, sin par, necesario y eterno
en su esencia: ilimitado 6 inmenso en su naturaleza: santo 6 in-
mutable en sus voliciones : infatigable 6 igual en su omnipotencia:
y de ninguna manera ni bajo ningun concept necesitado del auxi-
lio, del socorro ni de la ayuda de nadie mas que de si mismo: y
en su sola razon plenamente feliz y dichoso: y que fuera de 61 y
de su gracia solo hay miseria, humillacion y -vileza: la oscuridad y
la nada de la criatura. En el mismfsimo moment en que por la
sublimidad y energia de su voz se afirmaron y fortificaron en su
justicia los buenos, y entr6 la desesperacion en el obscene y sober-
bio ardor de los r6probos, precipftalos el celeste espiritu, hdnden-
se cual tempestad deshecha de granizo entire los mas estrepitosos
rechinos y las mas horribles blasfemias en la ciega profundidad
del negro abismo; y reuniendo luego 61 mismo en persona a los
bienaventurados, principia por toda una eternidad el placido coro
dejustos himnos de honor y gloria 6 Dios y de merecidas alaban-
zas A su mas invencible caudillo.
7. En efecto, carisimos hermanos mios, iqu6 de loores, qu6
de premios, qu6 de galardones no debid reporter por tan sefialada
victoria el gloriosisimo Arc6ngel Aun cuando, siempre esforzado,
no hubiese hecho mas que sostener intr6pido y constant en su de-
ber los terrible y mortiferos asaltos del dragon impfo: auh cuan-
do con la fuerza y eficacia de su celo y ejemplo no le hubiese sido
dable conservar mas que unos pocos Angeles 6 su Dios fieles y de-
votos, no por esto dejaba de ser menos digno de gloria y de mer-
cedes nuestro venerado h6roe; ahora pues, de qu6 honors, de
qu6 dones, de qu6 gracias, de qu6 favors no le habri colmado
pr6diga y dadivosa la Trinidad por haber cooperado tan en6rgica-
mente. a la salvacion, la :predestinacion y 6 la gloria : por haber
sido el ap6stol, el padre y casi diria el salvador de la tan numero-
sa y eminentemente prodigiosa multitud de Angeles que por dicha
quedaron, cuyo ndmero infinite traspasa con much aide todas las
generaciones presents, pasadas y futuras de los hombres, al de las
estrellas que brillan en el firmamento, al de las aves que vuelan
por los aires, al de los peces que nadan entire las aguas, al de las
fieras que anidan en los bosques: muchfsimo y cien mil veces ma-
yor que flores y frutas pueden tener los campos, ramas y hojas las
selvas, arenas las playas, particulas 6 Atomos la material, puesto





DE SAN MIGUEL ARCANGEL. 13
que en el sentir de los santos Padres, desde el grande Areopagita
que lo aprendi6 del Ap6stol, el n6mero de las celestes inteligencias
excede hasta el infinite al de las materials y corp6reas sustancias?
Ved, pues, carisimos hermanos, si es con razon, si es con justicia
el argiiir de los maestros en divinas letras, que lleno y henchido el
victorioso Arcangel de los ricos y bellos despojos de los vencidos y
rotos enemigos, allA arriba, desde la cima mas yerta de las celes-
tes cumbres y en esplendorosfsimo trono reclinado, es natural que
triunfe y se enaltezca entire los celestes coros, tanto y mas sin du-
da, que entire los circulos de las estrellas se enseiiorea arrogante el
sol por la excelencia de su luz deslumbradora ; y que 61 es, en efec-
to, el sol del parafso, pues difun4e y comunica a las classes todas
de las bienaventuradas mentes cuantos decretos, providencias y vo-
luntades emanan del Altisimo, cuanto conduce y sirve al Ileno y
sobreabundante gozo del sempiterno reino.
8.. Ademas, hermanos carfsimos, no fue, no es ya solamente
el paraiso y la celestial triunfante Iglesia el campo y teatro de la vir-
tud, del valor y de la gloria de san Miguel, sino que lo fue, lo es,
y por toda la inmensa revolution de los siglos lo sera nuestra mili-
tante Iglesia, la hermosa progenie del Hombre-Dios, la monarquia
de Jesucristo sobre todo despues que a 61 y A su probada bravu-
ra les fue por el mismo Dios y con just titulo encargado su go-
bierno, su defense y su engrandecimiento, ya antes entire las som-
bras y figures de la ley antigua, ya luego entire las luces y verda-
des de la nueva.
9. LY por qu6 no he de presentaros yo de un breve y agrada-
ble golpe de vista todos los her6icos y maravillosos hechos de Mi-
guel, todos sus elevados y portentosos empleos por entire los cuales
marchan ufanas y gloriosas nuestras divinas y sacrosantas histories ?
Vedlo ya desde la creation del mundo correr solicito a la reparacion de
nuestra original caida, y mientras tanto consolar a nuestros desgra-
ciados primeros padres, levantando con voz amiga y cariflosa sus
abatidas esperanzas, y acallando sus fundados temores con seguras
y verdaderas promesas. Vedlo entire las tinieblas y los des6rdenes
de la gastada y corrompida naturaleza afanoso y solicito en conser-
var el culto del Dios verdadero. Vedlo luego, ministry y celador de
los abuses contra la misericordia divina, y ahogando y sepultando
juntos entire abismos de agua a los culpados y a sus delitos, salvar
en un fragil lefio la escasa y escogida gente, y la semilla, si puede
decirse asi, de un nuevo mundo... Y qui6n fue el que concertan-





14 SERMON
do con Abrahan el pacto de la inmortal y eterna fidelidad hlcia
Dios, le jur6 padre de todos los creyentes, objeto de todas las ben-
diciones y bisabuelo venturoso de Jesucristo? i Qui6n fue el que,
para cumplir la solemne promesa mirando siempre con ojo celoso
y prdvido al elegido pueblo, rompid con fuerte mano sus inicuas y
vergonzosas cadenas; lo condujo i pi6 enjuto por en medio de los
v6rtices y tempestades de los mares; lo nutri6 de celeste manjar
entire las arenosas peas del desierto, calc6ndole luego en mirmo-
les, por su misma mano y entire el fragor del rayo sus leyes? ,QuiEn
fue, por fin, el que con mil prodigiosos milagros le avasall6 pue-
blos y naciones, haci6ndole con sefialadas victorias, y con la sobe-
rania de la suspirada tierra, preclaro y por demis famoso por el
valor de invencibles guerreros, por la sabiduria de inimitables mo-
narcas, por el fuego y lucidez de maravillosos profetas, per la
grandeza, por el seilorio, y por la majestad del temple, de la reli-
gion y de los sacrificios?
10. Si de aqui, hermanos carisimos, volvemos el pensamiento
y la mirada hicia el alto y gloriosisimo fin y objeto de todo cuanto
se ha hecho y obrado, tcufles no serin entire tanta multitud las
empresas, los concertos, las maravillas del potente ArcAngel? En
efecto; tanto y mas en 61 debe crecer el ardor y el celo por la feli-
cidad y la gloria de la nueva Iglesia fundada por Jesucristo cuan-
to esta gloriosa y vencedora se enaltece en el valor de sus bellezas
sobre la Sinagoga. Si: bella Iglesia, querida esposa del Hombre-
Dios, gracias 6 la profusion de su victoriosa sangre, gracias i su
segura 6 inmutable palabra, Vos gobernais y gobernar6is eterna-
mente firme y segura en la verdad y en la santidad vuestra. Si aun
]a ferocidad de los CUsares ydel demonio sirvi6 A entretejer guir-
naldas A vuestra frente: si la misma crueldad y'estragos de vues-
tros propios hijos contribuyeron A aumentar el brillo de la escarla-
ta de vuestra pdrpura : si hasta los cismas y las herejfas de vues-
tros miembros robustecieron mas y mas vuestro cuerpo: si castos
6 intemeratos resplandecen vuestros altares, olorosos y suaves ar-
den vuestros inciensos, y aceptables y grates ascienden vuestros
sacrificios: si pura, santa 6 inmaculada en la ley, en el dogma, en
los usos, en el rito, en las preces y en los Sacramentos, sola y ini-
ca triunfais del tiempo, del error y del vicio A despecho de las hu-
manas y de las infernales-potencias; de los visible y de los invisi-
bles enemigos; y entire los perp6tuos vuelcos y ruinas de los reyes
y de los reinos, de los gobiernos y de las naciones : si, en fin, ma-





DE SAN MIGUEL ARCHANGEL. 15
dre, duefia y seiiora, desde la fria osa hasta el abrasado moro, de,
pueblos y de naciones infinitas, siempre gozoso y sincere retofia y
florece vuestro imperio; no poca parte de tantas y tan sefialadas
felicidades debeis, bella y amada esposa de Jesucristo, al glorioso
arcingel san Miguel, al dispensador de las divinas 6 infalibles pro-
mesas.
11. De aquf es el verlo en sus prof6ticos transported el ap6stol
san Juan, ya por los aires bajo la forma de un desmesurado y alti-
simo gigante pisando con uno y otro pid las tierras y los mares,
cargado y henchido el seno de rayos y saetas, el rostro aun mas
que el sol esplendoroso y radiante, coronada y ceilidala frente con
el iris de salud y de paz, todo Ileno de si mismo, y el cielo y la
tierra de su espiritu tambien llenos: 6 ya con el semblante y la di-
visa del verdadero Dios vivo apareciendo majestuoso por donde na-
ce y relumbra la aurora, y tras ella el dia, contener con su cefio el
hierro y las iras de los Angeles exterminadores, para la salvacion
de los justos y de los predestinados: 6 bien terrible y amenazador
sacudir las cadenas en que vencido y preso obedece con despecho
Lucifer A sus mandates: 6 pl6cido y sereno junto al trono de la di-
vina clemencia ofrecer en incensarios de oro los votos y las sipli-
cas de los bienaventurados creyentes: en una palabra, siempre
alerta, siempre dispuesto 6 rogar, a interceder, 6 instar-junto d
Dios y en gracia de Jesucristo, por nuestra felicidad, por nuestra
eterna bienaventuranza. Asi es que hemos aun de verlo un dia,
que seri el l6timo dia del iltimo de los siglos, hemos de ver aun al
glorioso Arcingel, enarbolado el estandarte de nuestra redencion i
lacabeza detoda la infinita turba delosSantos, anunciando al estre-
pitoso son de espantosas trompetas por todos los dilatados cuatro
ingulos del mundo el juicio final, y con la infalible balanza de lo
just y de lo verdadero en su incorruptible mano, presentarse con
franca mirada al Juez eterno como field ejecutor y ministry de sus
fatales 6 inapelables sentencias de premio 6 de castigo.
12. Si bien, hermanos carisimos, 46 qu6 conduce transporta-
ros con el pensamiento hasta la consumacion de los siglos para de-
mostraros la extension del imperio concedido A san Miguel y la im-
prescindible necesidad que de su protection tenemos? LCuil de vos-
otros ignora que igual mission y andlogos servicios de que se ha-
llard encargado en aquella tan famosa como triste jornada desem-
pefiari con cada uno de nosotros en el tremendo instant de nues-
tro incierto y siempre pr6ximo fin? Al poderoso Arcdngel corres-





16 SERMON
ponder en la triste hora de la llegada de la muerte y del comun
6 irrevocable fallo : cuando del cuerpo, de la patria, de los parien-
tes, de los amigos, de las dignidades, de los honores,-de las pom-
pas, de las grandezas, de las ilusiones, de los placeres, de las de-
licias, y de todo lo que conduce al prestigio y a la m6gia de nues-
tras engafiadas pasiones, separada y a viva fuerza arrancada el al-
ma, sola, desnuda, inerme la infeliz, ni de cosa alguna acompa-
iiada, como no sea de sus buenas 6 de sus malas obras, debera com-
parecer ante el tribunal divino para oir por s! misma la decision y
sentencia de su eterna suerte, entonces correspondera al poderoso
Arcangel revisar las cuentas, examiner las partidas, balancear con
delicado fiel los m6ritos, y, 6 bien con festivo y risuefio semblante
invitarla a los goces inmortales, 6 iay con grave y sentido ceflo y
i la fatal inclinacion del nivelador dejarla hundirse... iDios mio,
piedad por mf: piedad por todos nosotros!!!... dejarla hundirse en
las sempiternas y angustiosfsimas llamas...!
13. Tamaiia idea; semejante consideration, hermanos mios,
* no sera para mi, para vosotros y para todos cuantos fieles y cre-
yentes haya en el universe mundo, no sera por sf sola el mas po-
deroso de los motives para venerarlo con especial ternura y fervor
de culto, para derramar lagrimas y votos en sus sacrosantos alta-
res, para tener de continue en todos nuestros corazones y en nues-
tros labios su dulcisimo nombre, para invocarlo sin descanso, y
con toda la fuerza .de nuestro espiritu en medio de tantos y tan pe-
ligrosos encuentros y accidents que tan profundamente contrarian
la felicidad de nuestro postrer moment?
14. Oh potente y glorioso Arcingel Vosque desde el primer
instant de vuestro ser, allA en la oscuridad de la revelation y de
la fe, y entire la luz y los ardores de la caridad consumada que fe-
lizmente en este moment resplandecen, sosteniendo con tanto ce-
lo y decision el decoro de Dios y de Jesucristo,, y que por lo mis-
mo os habeis hasta ahora tan altamente ocupado de nosotros y de
nuestra salvation, no permitais por el santo amor de Dios, no per-
mitais que por nuestra culpa y falta nos hallemos sin vuestro am-
paro, no : nijamas suceda que con razon aburrido de nuestras con-
tinuas y vergonzosas caidas tengais al fin que abandonarnos al ca-
pricho'y poder de aquellos enemigos que con ciego furor y rabia
intentan inicuamente reparar con la nuestra su perdicion eterna.
Impulsad, sostened 6 inflamad, invicto guerrero, con vuestro celo
nuestra indiferencia, con vuestro valor nuestra flaqueza, con vues-





DE SAN MIGUEL ARCANGEL. 17
tra caridad la tibieza nuestra, que asi tanto mas gratos serin a
Dios, A Jesucristo y A Vos mismo nuestros triunfos y victorias: y
como firme sostenedor de la militant Iglesia, y protector constan-
te de todos los fieles; inspired, inclito h6roe, al Santo Padre de
los latinos montes A fin de que como visible cabeza, sus vastos y
apost6licos cuidados redunden siempre mas, y gracias A Vos, en
beneficio de todo el orbe cat6lico : felicitad las nobles y gloriosas
fatigas de los Prelados de la Iglesia para que dignos pastores nos
gobiernen con su prevision y celo: y resguardad, 6 pr6vido dis-
pensador de las divinas gracias, con amiga y amorosa manoe tan-
tos pueblos, ciudades, pauses y naciones que reverentes A Dios, fie-
les a Jesucristo, y admiradores de vuestras glorias forman el nue-
vo, modern, victorioso y escogido pueblo: defendedles, podero-
so Arcangel, protegedles contra todo conficto y desgracia; y der-
ramando de continue sobre todos ellos, sobre todos nosotros nue-
vas gracias y repetidos favors, alcancen por vuestra intercesion y
medio todas las generaciones de las generaciones de los creyentes
el fruto y las mercedes del culto y obsequio con que os veneran, A
fin de que combatidos y vencidos con cristiano y her6ico valor cuan-
tos crueles y formidable enemigos fuera y dentro de sf mismo tie-
ne el hombre, y requeridas sus obras en el just fiel de nuestra
exactfsima balanza alcancemos todos de Dios favorable sentencia, y
decreto de inmortal y sempiterna paz. Amen.




ASUNTOS

PARA LA FIESTA DE SAN MiGUEL ARCANGEL.

I. Michael princeps magnus, qui stat pro iliis populi sui. (Dan.
xu, 1). Se proponen dos muy nobles cualidades de san Miguel,
pues se muestra: 1.0 muy sublime en la dignidad por la proximidad
con Dios: Michael princeps magnus; 2.0 vigilantfsimo eh el cargo
que le diera Dios del cuidado de las almas: Qui stat pro filiis populi
sui.-El entender, el conocer y el amar es la naturaleza, la vi-
da, el destiny y la ocupacion de los Angeles : entire ellos Ileva
las primicias san Miguel, quien recibi6 el mando de todas las an-,
g6licas escuadras, y fue constituido arbitro de las almas que pue-





18 ASUNTOS PARA LA FIESTA
dan salvarse.--Miguel es amoroso protector del cuerpo universal
de la Iglesia, y la defiende de la herejfa y del dragon infernal:: es
particular y fiel guard de cada una de las almas ai61 encomenda-
das, 6 las que protege durante el camino de la vida, conduci6ndo-
las por fin al parafso en la hora de la muerte : Representat eas in
lucem sanctam.
II. Consurget Michaelprinceps magnus. (Dan. xii). El arc6ngel
san Miguel esprfncipe y grande: 1. con respect A Dios, quien lo
ha ensalzado; 2.0 entire los Angeles, a quienes preside; 3. sobre
los hombres, i quienes protege. -Dios sublim6 A Miguel de ma-
nera:, que lo mira como el mas excelso no solo de todos los hom-
bres, sino tambien de todos los Angeles en razon i su esencia 6 na-
turaleza, A su gracia y A su gloria : 1.0en razon de la naturaleza en
que por el mismo Dios'fue creado; 2. en razon tde la gracia con
que fue adornado; 3.0 eh razon de la gloria con que fue enriqueci-
do.- Miguel obtiene de Dios una cierta preeminencia sobre los de-
mis .Angeles, si no en todo, cuando menos por lo de'la rebellion de
Lucifer; pues que entonces se constituy6 jefe y principle de los An-
geles buenos: 1. en el ej6rcito que fue levantado contra los rebel-
de:; 2. en la lucha habida contra Lucifer y los malos ingeles sus
secuaces; 3.0 en la victoria sobre losmismos conseguida.-Los An-
geles-de las jerarqufas i drdenes inferiores tienen el cuidado y cus-
todia de las particulares personas, pero Miguel es el gran principle
A quien est confiado el cuidado, no de una persona, no de una par-
cial provincia, sino primero de la Sinagoga, y luego de la Iglesia.

Sentencias de la sagrada Escritura.

Consurget Michael princeps magnus, qui stat pro filiis populi
tui. (Dan. xii, 1).
Michael unus de principibus primis venit in adjutorium meum.
(Ibid. x, 13).
Quis major est.in regno coelorum? lMatth. xvmi).
Oculi ejus ut lampas ardens: vox ejus ut vox multitudinis:
brachia ejus quasi species eris candentis : (Dan. x, 6).
Factum est prelium magnum in ccelo: Michael et Angeli ejus
preliabantur cum dracone. (Apoc, xn).
In ccelum conscendam, super astra Dei exaltabo solium meum:
sedebo in monte testament in lateribus aquilonis: ascendam super
*altitudinem nubium, similis ero Altissimo. (Isai. xiv, 13, 14).





DE SAN MAIGUEL ARCANGEL. 19
Dominus tecam est quasi bellator fortis. (Jerem. xx, 11).
In brachio virtutis tuse dispersisti inimicos tuos. (Psalm.
VXXXVIiI).
In multitudine glories tue deposuisti adversaries tuos. (Etod.
xv, 7).
Vidi Satanam sicut fulgur de coelo cadentem, et cauda ejus tra-
hebat tertiam partem stellarum. (Apoc. xi).
Apprehende arma et scutum. (Psalm. xxxiv, 2).
Disperde superbos in furore tuo, et confunde eos. (Job, XL).
Fiant tamquam pulvis ante faciem venti, et Angelus Domini
Cbarctans eos. Fiat via illorum tenebrie, et lubricum, et Angelus
Domini persequens eos. (Psalm. xxxiv, 5).
Constituit eum dominum domussume, et principem omnis pos-
sessionis suas; ut erudiret principles ejus sicut semetipsum, et se-
nes ejus prudentiam doceret. (Psalm. civ).
Cum Michael arcangelus cum diabolo disputans, altercaretur de
Moysi corpore, non est ausus judicium inferre blasphemiae, sed
dixit: Imperet tibi Dominus. (Jude, 9).
Angelos vero, qui non servaverunt suum principatum, sed de-
reliquerunt suum domicilium, in judicium magni diei vinculisaeter-
nis sub caligine reservavit. (Judw, 9).
Induite vos armaturam Dei, ut possitis stare adversus insidias
diaboli; (Ephes. vi).

Figuras de la sagrada Escritura.

Las palabras de tn Profeta al rey Josafat, 6 mas bien 4 su aco-
bardada tropa, cuando se vi6 sorpresa de un inmenso ejercito de
moabitas y de amonitas, dici6ndoles: Nolite timere, nee paveatis
hanc multitudinem: non est enim vestra pugna, sed Dei (II Par. xx,
v. 15), pueden ponerse en boca de Miguel en el gran conflict celeste
arengando a los Angeles fieles.
Es opinion de los expositores y de los santos Padres que las mas
esclarecidas empresas de protection y de defense del pueblo santo
han sido obra del arcingel san Miguel: segun ellos, condujo A los
israelitas por medio de la coluna de fuego en su largo viaje desde
la tierra de esclavitud 4 la de promision: segun ellos, hizo las ve-
ces de Dios sobre el Sinai cuando la promulgacion de la ley: se-
gun ellos, se apareci6 a Josu6, y lo anim6 al asalto.de Jeric6 : se-
gun ellos, destruy6 el ej6rcito de Senaquerib en una noche. (Exod.





20 ASUNTOS PARA LA FIESTA
xii, 21; Act. vii, 53; Josue, v, 13; IV Reg. xix, 35).- (VWase
san Hilario, 1. I de Trin., y el Viviano t. I, pag. 271).
Jos6, constituido por Faraon virey del Egipto, es simbolo de san
Miguel enaltecido por Dios a principe de la celeste milicia; y de
aquf, que de la misma manera que aquel debia servenerado y aca-
tado de todos los sdbditos (Genes. XLI), este merece especial honor
y culto de todos los hombres.
Como Saul ab humero et sursum eminebat super omnem populum
(I Reg. Ix), asf, segun el parecer de los santos Padres, Miguel fue
de Dios sublimado sobre todos los demAs espiritus celestes.
En Aaron, cuando por mandate de Dios con el incensario en la
mano se puso en medio de los israelitas, la mitad ya consumidos
por el fuego, y la otra mitad todavia vivos, puede reconocerse a
san Miguel victorioso entire los Angeles feles y los Angeles rebel-
des : Stans inter mortuos et viventes. (Num. xvi, 48).

Sentencias de los santos Padres.

Michael: quis ut Deus? (S. Greg. horn. XXXIV, in Evang.).
Quamvis omnes milites cceli maximo cum honore debeamus ex-
colere, pracipue tamen gloriosissimum Michaelem ccelestis exerci-
tus ducem, et primatem. (S., Laur. Just. serm. de S. Mich. c. 2,
n. 60).
Primum locum obtinet inter mille millia, et decies mille myria-
des Angelorum; et proxime ac citra ullum stuporem canit ter sanc-
tum et admirabilem hymnum Michael, qui est maxima et claris-
sima stella angelici Ordinis. (S. Pantal. Mart: in encom. S. Mich.
apud Lipom.).
Tibi, 6 Michael, duci supernorum spirituum, qui dignitate et ho-
noribus pralatus es cateris spiritibus supernis, tibi, inquam, sup-
plico. (S. Basil, hom. de Ang.).
Michaeli veneratio debita est, ut eminentissimo Angelorum, ut
sapientissimo omninum. (Tert. 1. 2 adv. Marc. 10).
Michael positus.in sublimitate coelesti, excultus omni gloria an-
gelica. (ld. ibid.).
Sanctis spiritibus prmelatus est Michael, sicut Lucifer malis. (S.
Laur. Just. 1. supra cit.*).
Michael Angelicarum copiarum dux. (S. Basil. loc..cit.).
Sacra militime princeps. (Sophron.).
Michael praliatur omnibus viribus. (Tert. Apolog. IV).





DE SAN MIGUEL ARCANGEL.
Operarius victoria Dei. (Id. 1. de Pat. 12). i(( -
Quid pravius, quid malignius, quid adverse npstro-nequius?-
qui posuit in coelo bellum, in paradise fraudem, huminter pri-
mos fratres, et in omni opere nostro zizania semin ~tS: Aug;.
serm. commun. 4).
Lucifer quanto sapientior et celsior fuit, tanto deterius deliquit
et gravius ruit. (Id. lib. cur Deus homo).
Sed, et istorum tam excellentium maximusest mihi Michael: quip-
pe qui et illius alterius testimonio princeps in praelio, princeps in
orationis suffragio, usque ad finem seculi, princeps iste principa-
tur populo Dei. (S. Rupert. Abb.).
Archistrategus divinorum exercituum. (Niceta).
Non autem abs re illam sacrosanctam mater honorat Ecclesia,
quem sui specialem et proprium novit esse custodem, intercesso-
rum assiduum, curie coelestis principem, et animarum electarum
sedulum susceptorum. (S. Laur. Just. loc. cit.).
Angelus Michael caeteris Angelis diligentior est circa genus hu-
manum. (S. Ccesar. apud La Selve).
Terram uno moment pervadit Michael, piosque, qui affligun-
tur,. adjuvat, recreat, consolatur. (S. Pant. Mart. loc. cit.).
Agnoscant singuli, agnoscant omnes protectorem suum (Michae-
lem). (S. Laur. Just. loc. cit.).
Quoties mirre virtutis liquid agitur, Michael mitti perhibetur.
(S. Greg. horn. XXXIV in Evang.).
Ut olim Sinagogae, ita nunc Ecclesiae totius praeses et princeps. (S.
Basil. loc. cit.).


T. V.





SERMON


ESQUELETO DEL SERMON

DE

SAN RAFAEL ARCHANGEL.


Ego sum Raphael angelus, unus ex septem
qui adstamus ante Dominum. (Tob. xn, 15).
Yo soy el angel Rafael, uno de los site que
asistimos delante del Sefior.

1. Can mis discursos espero quedareis sumamente admirados
de las glorias de Rafael y fuertemente decididos A colocaros bajo
sus alas protectoras... Pero necesitais acaso de mis palabras?...
Cuant6 desde aqui observe me manifiesta el aprecio que de 61 ha-
ceis y el afecto que le teneis....Ni se me diga que es ocioso el pre-
dicar cuando... La experiencia demuestra que... Voy A hacer con
vosotros lo mismo que los generals con los ej6rcitos... Procurarb
excitaros mas y mas con mis palabras i... Os demostrar6 quelo que
haceis esta bien hecho... Dividir6 mi discurso en dos partes...

Primera parte: El arcdngel san Rafael es por demds digno de nuestras
mas obsequiosas veneraciones.

2. Con much dificultad puede encontrarse sobre la tierra quien
merezcajuntamente la veneracion y el afecto... Majestad y amor,
he aquf lo que hace digno A alguno de... Pero reunir estas dos co-
sas es por demAs dificil, y por lo mismo... Ambas se encuentran en
Rafael...
3. La rareza y excelencia de sus m6ritos constituyen su majes-
tad... El mismo puesto que ocupa ante el solio de Dios nos demues-
tra que... Ego sum Raphael angelus, unus ex, etc... Vision de Eze-
quiel... Tal vez creereis que el Angel que vi6 aquel Profeta, era...,
pero os engailais... Este fue aquel espfritu rebelde que... Y si tan
bello y majestuoso lo habia criado Dios, ,qu6 seri del fidelisimo
Rafael que...?
4. Las excelsas cualidades de Rafael las vemos expresadas en





DE SAN hAFAEL ARCANGEL. 23
las sagradas Letras... San Juan en el Apocalipsis dice: Vidiagnum
stantem habentem septem oculos, qui suntseptem spirits Dei. Interpre-
tacion de este texto por Salviano...
5. El amor cuanto es mas ardiente, tanto es mas difusivo...
Amor de Asuero A Ester..., de Jonat6s 6 David... Un sdbio dice
que los antiguosnudm pingebantamorem, quia, etc. AdemAs quien
da, aunque no sea amante, nunca olvida... Ahora pues, un Dios
que ama... Un Dios que da... ,Y no es Rafael uno de...? ,De cua-
les prerogativas no estari, pues, lleno...? Si la media de ellasde-
be regulars por... ,qui6n podri impedirnos de afirmar que...?
6. Dice tambien san Juan en el Apocalipsis que vi6 : Septem
lampades ardentes ante thronum que sunt septem spirits Dei. Argu-
mento que de aquf se saca.visto lo que de la luz dice san Agustin...
7. Qub mente humana podrd, pues, comprender, ni qu6 len-
gua podra explicar las...? Pasmo y estupor de Tobias y de su hijo
al revelarseles Rafael... Et cum audissent turbati sunt, etc. ,No ex-
perimentarfais vosotros lo mismo si...?
8. Bien veo que quedais ya persuadidos de las grandes dotes y
majesta-d de Rafael, pero la majestad en 61 se aduna con el amor,
y por lo mismo a mas de la veneracion le debeis vuestro mas tierno
afecto... Voy 6 probiroslo en la

Segunda parte: El ar.cdngel san Rafael es por demds digno de nuestros
mas tiernos afectos.

9. Regla general segun la cual Dios acostumbra dar... dice san
Bernardino de Sena : Omnium singularium gratiarum alicui rationa-
bili creturw communicatarum, hcec generals regular est, quod, etc.
Mois6s..., Sanson..., Salomon... Rafael, pues, que recibi6 de Dios
la gran mission de..., segun se desprende del Apocalipsis, debi6re-
cibir tambien de 61 la mas tierna compassion, el mas ferviente amor,
la mas... iQu6 menos se necesita para... i Oh amantfsimo Rafael!
Squi6n podrAcomprender la...? ,qui6n seri capaz de explicar esa...?
Squi6n podri encarecer la...?
10. Detallada description de los numerosos beneficios que dis-
pens6 Rafael a la familiar de Tobias... Ahora pues, Lqu6 os parece
de la fineza de semejante amor...? &Puede un amante dar mejores
muestras de...?
11. Lo que hizo con la familiar de Tobfas est6 dispuesto a hacer-
lo con todos los files, pues es el protector universal de todo el
3*





24 SERMON
cristiano pueblo, segun'constade las sagradas historias... Beneficios
innumerables que ha prestado en todos tiempos I individuos, cor-
poraciones, etc... Dime tf, altiva guerra, 4podris continuar der-
ramando...? Si Rafael me lo veda, nada puedo. Y td, asquerosa
peste..., td, fea muerte..., td, perverse principle de las tinieblas,
Lte atreveris...? Yo nada puedo... Mas 'para qu6 proseguir, her-
manos mios, cuando vosotros mismos teneis las pruebas...? IAh,
cuinta verdad es que el amor de Rafael se extiende a...l ,No tenia
pues, yo razon de decir que el amor se une en Rafael con su ma-
jestad, y que por lo tanto exige de nosotros no solo...?
12. Deprecacion: 0 eminente Arcangel, aignaos reconocer por
vuestra...; aceptad las...; mirad con ojo protector..: Acompaiiadnos
sobre todo, como a Tobfas, en este peligroso camino, para que...





DE SAN RAFAEL ARCAIGEL. 25



SERMON

DE


SAN RAFAEL ARCANGEL.


Ego sum Raphael angelus, unus ex seplem
qui adstamus ante Dominum. (Tob. xi, 15).
Yo soy el angel Rafael, uno de los siete que
asistimos delante del Sefior.

1. Si pudo llegar el dia en que a mi d6bil 6 inexperta elocuen-
cia le cupiese triunfar en el sagrado p6lpito, debe ser hoy sin du-
da, carisimos hermanos mios. En efecto, si es una verdad que el
discurso de un orador triunfard cuando se dirija A dejar a los oyen-
tes persuadidos de aquello mismo cuya razon con perspicacia cono-
cen, y cuyo cumplimiento con ardor desean ; quinn no repara que.
ninguna occasion podrd present6rseme mas oportuna para alcanzar
gloriosa victoria de vuestros Animos, que la de hablaros en tan so-
lemne dia? Por mi gran fortuna me ha tocado entretejer alabanzas
al eminente arc ngel Rafael, para que henchidos de mi discurso per-
manezcais sumamente admirados de las glorias de que esti colma-
do, y fuertemente decididos 6 colmar vuestra esperanza bajo las
siempre seguras alas de tan poderoso protector. Pero, hermanos
carisimos, ,tanto necesitais de mis palabras? Cabalmente sois vos-
otros los que ya de muchos aiios, consagrado el corazon i la devo-
cion de Serafin tan glorioso, dais A conocer con sobrada claridad
tanto lo plenamente enterados que estais de las excelsas prerogati-
vas que lo vuelven tan altamente admirable; como del sagrado ar-
dor que os inflama hicia un abogado tan pr6vido y amoroso con
sus devotos. LSerA que yo me engaiie en el juicio que he formado?
Pero, ,qu6 otra cosa puede significar la numerosa concurrencia
que todos los ailos en semejante dia llena este augusto temple? La
devoeion que destella de vuestros ojos, la alegrfa que desde el co-
razon refleja en vuestros semblantes, el silencio en que permane-





26 SERMON
ceis recogidos para tender sus alabanzas; en fin, todo cuanto des-
de aquf observe de espl6ndido, de digno y de suntuoso, ,qu6mas
puede demostrar que el aprecio que de 61 ya existe en vuestra mente
impreso, y el afecto que hicia 1l hace tiempo en vuestro corazdn se
anida? lQue dicha para mi, haberme tocado hablar en semejante
dia, porque no puedo menos de reporter sobre vosotros un glorio-
so triunfo I Ni se me diga que es ocioso el predicar, cuando el que
oye esta ya pronto 4 cumplir todo cuanto el orador indicarle pue-
de. La experiencia, maestra de la verdad, ensefia quemaunca es mas
agradable y eficaz un discurso, que cuandolos inimos de los oyen-
tes, por si mismos ya dispuestos, son conmovidos y excitados por
la voz del que habla. Sabeis, pues, lo que voy A hacer con vos-
otros? Lo mismo que suelen hacer los generals con sus ej6rcitos.
Aun cuando ven los soldados en sus ordenadas filas esperar con
ansia la serial de la batalla; aun cuando notan pintada en sus sem-
blantes la impaciencia para atacar y cargar sobre los enemigos que
tienen:al frente, nopor esto dejan con sus arengas deespolearlos'A
fin de que con mayor ardor entren en combat. Asf yo en este dia,
4hermanos carisimos, aunque os yea del todo persuadidos de las glo-
rias de san Rafael, yfirmes en el prop6sito de profesaroslesiempre
devotos, a esto mismo procurar6 excitarosmas y mas con mis pa-
labras., Y.no es 6ftil acaso dar espuelas al que ya corre, prestar
otras alas al que ya vuela, 6 arrimar nuevas llamas al que ya se
consume en una bella hoguera? Asi pues, 6fin de que mi discurso
sea de vi.istro mayor agrado, sabeislo que me he propuesto pro-
baros? H61o aqui: que lo que haceis esti bien hecho. ,No.os afir-
maisvdsotros cada dia mas en tributar al eminente Arc6nge! las mas
obsequiosas veneraciones y los mas tiernos afectos? Pues bien, yo
os demostrar6 ser el santo Arc6ngel por dem6s digno y merecedor,
tanto.de vuestras veneraciones hasta las mas obsequiosas, comedy
vuestros afectos hasta los mas tiernos. Favoreced, pues,, mi discur-
so con vuestra.atencion, 6 intercedidos parcel mismo Arcangel, pi-
damos al cielo que inflame wuestros corazones, y meconceda un
feliz acierto : Ave Maria.

Prniura lparl: El arcdngel san Rafael es por demds digno de nuestras
mas obsequiosas veneraciones.

.2. Con much dificultad se encuentra en la tierra un personaje
que pueda con razon exigir de los hombres la veneracion y el:afec-





DE SAN RAFAEL ARCANGEL. 27
to. Por lo mismo que A la majestad con grandeza es a la que en ri-
.or s debln las mas respetuosas adoraciones; y el amor con be-
nignidad es el que inviolablemente exige el tribute de los mas dul-
ces afectos del corazon human; ,qui6n de pronto no repara cu6n
dificil es reunirse juntas ambas cualidades, majestad y amor Y la
razon es manifiesta: porque la majestad eleva hacia arriba, y apar-
ta del comun de los hombres al que de ella se encuentra colmado;
y el amor por el contrario, siendo, por dicho de san Agustin, un
peso grave, hace que el amante descienda y se ponga casi mas ba-
jo que el objeto amado. Por lo tanto cuan dificil es quy un mismo
personaje se encuentre mas alto y mas bajo del comun de los mor-
tales, tan incompatible parece que pueda en s imismo abarcar la
majestad y el amor; y de consiguiente que sea A un tiempo digno
de los tributes de la adoracion y de los tributes del afecto. Pero
cuando se habla de nuestro nobilisimo Serafin no podemos bajo nin-
gun concept discurrir de esta manera. En efecto, cuanto mas dis-
tante le vemos de nosotros por su grandeza, tanto mas y mas veci-
no nos lo hallamos por su amor, de talmanera que puede con jus-
tisima razon merecer nuestras mas obsequiosas veneraciones y nues-
tros mas tiernos afectos; pudiendo quedar, carisimos hermanos,
bien persuadidos de esta verdad, si prestais toda vuestra atencion
A cuanto voy 4 deciros para manifestaros la reunion que de la ana-
jestad y amor en Rafael milagrosamente se opera.
3. Principiemos por la majestad. Esta se funda en la rareza y
excelencia de los m6ritos que coronan el espiritu del noble Arcan-
gelque nos ocupa. Pero Lde d6nde-osfiguraisque principiar6 Asa-
car la evidencia de sus excelsos y sublimes dotes? De sus mismas
palabras, de las palabras que 6l jismo dirige a Tobias: Ego sum
Raphael angelus, unus ex septem qui adstamus ante Dominum. jNose
encuentra, pues, Rafael ser uno de los siete nobilisimos espiritus
que constituyen la luminosa corte del gran solio de Dios? Por
lo mismo famosos m6ritos, :singularisimos dotes incomparables
prerogativas, deben sin duda former su ornamento y corona. Y
en efecto es asi. Pdsose un dia A contemplar Ezequiel i uno de los
primeros espiritus del paraiso; y de pronto disipadas par clarisima
luz las tinieblas de su entendimiento, wi6 que llevaba en la frente
como un espejo de cristal en el que reflejaban todos los rayos de la
divina belleza, y en el pecho la urna de oro que encerraba todos
los tesoros de la increada Sabidurfa : Tu signaculumsimilitudinisple-
nus sapientia et perfectus decore; tan gracioso por su belleza, que





28 SERMON
enamoraba 6 todo el paraiso, y por su sabiduria tan eminente, que,
except los misterios sobrenaturales, no habia objeto que pudiera
ocultarse a sus luces; vi6 que mil y mil dotes lo cubrian, cual no-
ble vestidura recamada de preciosas piedras: Omnis lapis pretiosus
rnamentum tecum. Vi6 que caminaba por encima de un suelo al-
fombrado de los brillos del rubf, y no daba paso sin que excitara un
triunfo de aplausos 6 aquella mano que lo form: Inmedio lapidum
ignitorum ambulasti perfectus in viis tuis. En suma, lo vid embelle-
cido de tantas y tales condecoraciones, que asi como reunidas en
61 solo lo hacian admirable entire todas las escuadras de la celeste
milicia; de la misma manera, distribuidas y repartidas, serian bas-
tantes para contentar 6 toda una legion numerosa. Y cu6l creeis
que sea ese espiritu tan sublime que mantiene por tanto tiempo ex-
tUtica la mente de Ezequiel? Me parece estaros oyendo decir : ese
sera por fuerza aquel espfritu venturoso al cual Dios habia confia-
do por todos los siglos el mando del cielo, de la tierra y del abis-
mo;.del que se servird como dispensador fidelisimo de sus gracias,
y tendri siempre present en su trono. Os engai'ais, hermanos
mios, os engailais. Cabalmente este es aquel espfritu rebelde lan-
zado vergonzosamente del cielo, y para su complete ignominia con-
denado irreparablemente al fuego eterno. Pero attended c6mo yo
ahora con toda conviction, y quiz6s con agudeza, arguyo. Si un es-
pfritu ya previsto rebelde desde la eternidad por la mente de Dios,
por el solo hecho de haber sido creado para asistir al divino solio
fue adornado de tantas excelentfsimas dotes cuantas acabo de rela-
taros; 4de que prerogativas no estari Ileno Rafael, previsto desde
la eternidad fiel y constant, y creado no solo para poder asistir,
sino para que de hecho asista como asiste y asistirA por todos los si-
glos de los siglos 6 tan glorioso trono? Si el que por su culpa debia
caer de aquel sublime puesto, tal vez porque destinado A tal ho-
nor, recibi6 del Criador tan relevantes obsequios: Rafael, que por
sus m6ritos se conserve en el puesto para el cual recibi6 el ser de
su Criador, y en el cual se conservard para siempre por sus circuns-
tancias, ,de qu6 gloria, de qud honors no se hallari revestido y
adornado?
4. Pero a6 que tanto sutilizar, carfsimos hermanos, para com-
prender las excelsas cualidades de que se. ve adornado Rafael,
cuando admirablemente las tienesumas expresadas en las sagradas
Letras? San Juan en su Apocalipsis asegura haber visto el inmacu-
lado Cordero que tenia siete ojos, y que estos eran los siete espiri-





DE SAN RAFAEL ARCANGEL. 29
tus que gozan de la preciosa gloria de rodear por toda una eterni-
dad el divino trono : Vidi Agnum stantem, habentem septem oculos, qui
sunt septem spirits Dei. Por qu6, pues, se llamarAn ojos de Dios
estos siete espiritus? Mas natural parecia haberles dado elnombre
de brazos : ya se medite sobre el poder de Dios respect A haberles
tan perfectamente formado de la nada; 'ya se mire con relation al
poder que Dios les ha dado para defender st Iglesia, y para enca-
denar los espiritus del abismo. Pero el c6lebre obispo Salviano sol-
ventarA nuestra duda. Ojos de Dios muy justamente se llaman los
siete gloriosisimos espiritus que por todos los siglos deben asistir al
divino solio para expresar la ternura del amor con que Dios les
regala: Ad exprimendam teneritudinem amoris. Y asf como nosotros
A quien bien queremos le decimos con passion que lo miramos co-
mo A nuestros mismos ojos, as( Dios, A fin de amoldarse A nuestras
ideas y expresiones, para hacernos comprender aquel inmenso in-
cendio de caridad en que arde hacia estos espiritus, les llama dul-
cemente sus ojos : Vidi Agnum stantem, habentem oculos septem, qui
sunt septem spirits Dei. Ad exprimendam teneritudinem amoris.
5. Esto supuesto, busquemos las consecuencias. El amor, y es-
to est6 fuera de toda duda se manifiesta principalmente y se goza
en colmar de bienes al objeto amado, y, cuanto mas ardiente, tanto
mayor es la difusion y esparcimiento de sus dones. Asuero arde en
amor por Ester, y no solo la toma por esposa, sino que compare
con ella su reino. Jonatas ama tiernamente a David, y quiere verlo
ceilido con su misma espada y adornado de sus propiosv'estidos. Asf,
refiri6ndonos a la autoridad de los escritores, no por otro motive
pintaban los antiguos al amor desnudo, sino para patentizar que el
que ama se desvive para despojarse de todo cuanto tiene y darlo con
pr6diga liberalidad al objeto a quien ya lleva entregado el corazon:
Nudum ilium pingebant, asf lo dice un sabio, nudum illum pingebant,
quia amor liberalissimus est. Qui enim vere amat, se nudum relinquit,
ut dilecto benefaciat. Ademas, hermanos mios, quien da, aun cuando
no sea amante, nunca olvida el dar de manera que no desdiga de
su propia grandeza: asf es que para medir el valor de un don no
se atiende A la necesidad 6 al merito del que recibe, sino A la'pu-
janza, A la majestad del que lo hace. Considered ahora, si os place,
mi argument: Un Dios que ama, no puede menos de manifestar
su amor con profusion de dones. Un Dios que da, aun cuando no
'fuese amante, no puede menos de dar como Dios, que es cuanto
decirse puede; debe portarse como Dios infinite en poder, infinite





30 SERMON
en tesoros, y por lo tanto 6 aquel 6 quien de, no puede menos de
transfundirle beneficios y gracias, superiores A toda imagination
,creada. Y ,qu6 sera cuando un Dios da como amante, y amante
hasta el punto de afirmar que son ojos suyos aquellos A quienes
.ama? Y no es Rafael del nimero de estos? Y tanto como lo es: 61
es uno de los siete espiritus asistentes al divino solid: y tanto como
lo es: 61 es uno de los ojos de Dios, que equivale A decir: 61 es uno
de los sublimisimos espiritus sobre los cuales Dios ha prodigado ex-
cesivamente todos los tesoros de su infinita beneficencia, 6 quienes
ha enriquecido con dones dignos de si mismo, no ya.como dador,
sino como amante. Pues ,de cuales prerogatives y.preeminencias
.no estari Ileno Rafael? Si la media debe regulars de la grandeza
y del amor de todo un Dios, que ostenta infinidad en todos sus atri-
butos, ,qui6n podri impedirnos de afirmar que las prerogativas de
.nuestro Arcingel son grandes, son excelsas, son con much supe-
riores A toda imaginacion y creencia?
6. Ahora comprendo por qu6 al mismo san Juan en su Apoca-
lipsis le fue dado ver 6 estos siete sublimes espiritus bajo el bello
sfmbolo de siete limparas, que ardiendo luminosas hacian tan no-
ble efecto al rededor del divino trono : Septem lampades ardentes ante
thronum, qucesunt septem spirits Dei. Asi-como la luz entire los ob-
jetos materials, segun san Agustin, es por su claridad y esplendor
la cosa mas admirable y mas preciosa, asimismo los site espiritus,
entire los cuales se cuenta.nuestro Arcingel, ostentan sobre todas
las demis sustancias ang6licas su nobleza y su primacfa. Pero ,por
qu6? por la mas exquisite finura y calidad del lfquido que en estas
siete limparas nutre sus preferentes luces; quiero decir, por razon
del mayor y mas acendrado amor con que Dios contempla 6 estos
siete espiritus, y por los mayores dones que sobre ellos constante-
mente difunde.
7. Pero, buen Dios, siendo esto asf, Lqu6 mente humana po-
drA comprender, ni cuil creada lengua explicar las tan luminosas
dotes de que os hallais admirablemente adornado, 6 gran Rafael?
, ni qui6n podra siquiera fijar la mirada en vuestro tan esplendente
rostro? Lqui6n podra contemplar la majestad que forma vuestro
cortejo? Me parece, amados hermanos mios, que si por milagro
principiaban de este mudo y adorable altar 6 destellar rayos de
aquella luz que sirve de p6bulo 6 nuestro Arcngel, todos nosotros,
sobrecogidos de alta veneracion y de profundo temor, cerrando por
!reverencia:nuestros p6rpados, permanecerfamos sin vigor, sin voz,





DE SAN RAFAEL ARCHANGEL. 31
sin movimiento postrados en 'el suelo. jCuan bien y por si mismos
experimentaron semejantes efectos elanciano Tobfas y su j6ven .hijo!
Encerrados en una de las mas retiradas estancias mientras creidos
que el grande Arcingel era uno de tantos mortales, le ofrecian la
mitad de sus bienes; al oir so angelica voz, al ver el resplandor que
principi6 6 destellar de su rostro, al contemplar la majestad que ri-
camente le cubria, oh! pasmados de veneracion, de estupor y de
espanto, cayeron postrados en el suelo, permaneciendo por espacio
de tres horas medio muertos, sin palabras, sin el menor movimien-
to: Etcum audissent, esto es, la voz del Angel que ya se les habia
descubierto, turbati sunt, et trementes ceciderunt super terrain in faciem
suam prostrati per horas tres. 4 Creeis, hermanos mios, que tales
efectos no los experimentarfais vosotros en vuestro corazon si Ile-
gara el moment de que el santo Arcingel se dignara manifestaros
toda la majestad que le reviste y corona?
.8. Demasiado leo en vuestra compuncion, carfsimos hermanos
mios, el santo y profundo temor que os ha sobrecogido al com-
prender los raros honors, las excelsas dotesen que estriba y des-
cansa la eminente majestad de Rafael. Bien leo en la palidez del
semblante haberse dispertado la sensibilidad de vuestro corazon,
del cual, por el desarrollo de 4un horror sagrado y vehemente,
pr6digos 6 impetuosos emanan los afectos de veneracion y acata-
miento, homenaje debido. Ala majestad de nuestro Arcingel. Pero
si tales afectos existen solos, sin ir acompailados de las.afecciones
mas tiernas y alegres de nuestro corazon, creedme, haceis con ello
nun agravio al cariflo y amor de vuestro protector poderoso. Desde
el principio de mi discurso os he indicado que en Rafael se adunan
noble y milagrosamente la majestad y el amor; y es por esto que
.deben reunirse tambien en vosotros los tributes de la teneracion
mas rendida, y los del afecto mas acendrado y tierno. Ya., pues, que
me comprometf 6 demostraros cuan grande sea el amor de Rafael
h6cia nosotros, yesperando que mientras discurro sobreeste grande
amor me favorezcais con la misma benignidad y atencion con que
me habeis oido razonar de la majestad de nuestro Arcangel, ensa-
yar6 probiroslo en mi segunda parte, jfin de.poder luego exigiros
h6cia 61 la expression de vuestros mas tiernos afectos.





SERMON


Segunda parte: El arcdngel san Rafael espor demds digno de nuestros
mas tiernos afectos.

9. Para tomar las cosas desde su origen tendr6mos present que
Dios, y esto estA fuera de toda duda, cuando tal vez compete un
cargo i empleo cualquiera A sus ministros, les llama y reviste de
todas aquellas dotes y facultades capaces de Ilevarlo y sostenerlo no
solo a satisfaccion, sino tambien con dignidad. Es verdad que eli-
gi6 1 Mois6s parajefe y libertador de Israel: y ,no le revisti6 ydot6
de una facundia de lengua, y de una fuerza musculosa cual mayor
no se ha visto en jefe alguno? Es verdad que Dios eligi6 6 Sanson
para terror y espanto de los filisteos; pero ,no le enriqueci6 con
una fuerza tan portentosa, y un corazon tan intr6pido, cual jams
pueda hallarse en otro guerrero ? Si Salomon estuvo destinado 6 ser
el mas poderoso y el mas s6bio de los principles de su pueblo, muy
bien le did tal altura y elevacion de inteligencia, y tanta copia de
riquezas de que jams gozara ninguno de sus gloriosos predeceso-
res: y asf andando y recorriendo las sagradas Escrituras y los libros
de los santos Padres hallardis ser una verdad indisputable que ja-
mis Dios entrega cargos 6 alguno sin concederle al mismo tiempo
la disposicion 6 prop6sito para dignamente sostenerlos: Omnium
singularium gratiarum, oid como i semejante prop6sito se explica
san Bernardino de Sena, clara lumbrera de aquella ilustre Orden
por la cual reconoce aun la tierra A sus Serafines: Omnium singu-
larium gratiarum alicui rationabili creature communicatarum hwc ge-
neralis regular est, quod quandocumque divina gratia eligit aliquem ad
aliquam gratiani singularem seu ad aliquem sublimem statum, omnia
charismata donet, que illi persona sic elected, et ejus officio necessaria
sunt atque illam copiose decorant. Esto supuesto, ,no os parece claro,
hermanos mios, que nuestro Arc6ngel debe hallarse abundante-
mente dotado mas que otro alguno de todas aquellas prerogativas,
sin las cuales mal podria sostener y desempefiar con decoro los cui-
dados y encargos cometidos? Pero bien, ,qu6 cuidados son estos?
,qu6 mission se le ha conferido? i Oh la mas bella, la mas compa-
siva, la mas cariflosa l Ha recibido de Dios la gran mission, la ad-
mirable dignidad de presentar ante su divino trono los votes, las
siplicas y las oraciones de todos los fieles. Cuando los fieles devo-
tos dirigen al misericordioso Dios sus fervientes y humildes supli-
cas, es Rafael el encargado de recogerlas: es, si puede decirse asf,





DE SAN RAFAEL ARCANGEL. 33
el encargado de recoger los memoriales de manos de los suplican-
tes, y cual secretario del Omnipotente, presentarlos al Altisimo, y
obtenido el favorable decreto, devolverlos de nuevo al que se los
presentara. Que sea este el lugar 4 que Dios plugo elevar 4 Rafael,
de ninguna manera puede ponerse en duda: bien fundadamente se
desprende del Apocalipsis, en el cual afirma san Juan haber cierto
dia visto un Angel con dorado incensario en la mano que ofrecia a
Dios, cual perfume oloroso y grato 4 su altar levantado ante su di-
vina presencia, las oraciones de los Santos: Angelus venit, et stetit
ante altare, habens thuribulum aureum ut daret de orationibus Sancto-
rum omnium super altare aureum, quod est ante thronum Dei. Que el
Angel aparecido 4 san Juan sea Rafael, se deduce claramente, se-
gun muy graves expositores, por aquello que el mismo Angel dijo
4 Tobfas: S6bete, virtuoso anciano, que ahora cuando bafiabas
tus fervientes oraciones con una devota lluvia de ligrimas, yo, yo
mismo era el que recogiendolas las ofrecia ante el divino trono:
Quando tu orabas cum lacrymis, ego obtuli orationem tuam Domino.
Observad en esto, carisimos hermanos, que en el mero hecho de
haberse portado asf nuestro Arc6ngel por sf mismo, sin haber To-
bias invocado su ayudt para tal objeto, queda probado como de-
duccion muy legftima que este debe ser el empleo, que esta debe
ser la mission de Rafael; no siendo otro el bello y admirable 6rden
de la Providencia, sino que cada uno cumpla fielmente la mission
conferida, segun ensefia el insigne Ap6stol de las gentes: Minis-
terium tuum imple. Ahora bien : si esta es la mission cometida por
Dios 4 Rafael, ,quidn desde luego no conoce, carisimos hermanos
mios, que para bien y dignamente cumplirla debi6, segun lo dicho,
proveerle Dios de una compassion la mas tierna, de tin amor el mas
ferviente, de una caridad la mas singular, y de la mas afectuosa
solicitud hicia todos los files? Y ,qu6 menos se necesita para sos-
tener con fidelidad y con decoro semejante cargo? Presentar las l1-
grimas de un suplicante, ser el intercesor de los desgraciados, pro-
curar que los decretos recaigan favorables a las gracias del que pide,
unir a los ruegos de los otros los suyos propios, no son cosas es-
tas que necesitan hallarse Ileno de inmenso amor, de tierna com-
pasion, y de oficiosa solicitud para poder desempeiiarlas sin des-
canso y sin cansarse? Dejadme, hermanos mios, dejad que yo des-
fogue el afecto que me Ilena. I Oh Rafael, amantisimo Rafael! I qui6n
comprender podri la elevacion, la profundidad y la largueza de ese
amor que nos tienes? 4Qui6n es capaz de explicar esa compassion





34 -SERMON
que en ti se despliega b6cia nosotros al contemplarnos postradas
contra el suelo nuestras frentes, y convertidos nuestros ojos en co-
piosas fuentes elevando nuestras prices al Altisimo? ;Quikn podra
encarecer la inmensa solicitud con que son por vos presentadas al
divino solio; la facundia con que intercedeis por nosotros; el celo
con que os empeilais; la alegria con que nos devolveis los memo-
riales cuando Ilevan acordada la concession de las gracias pedidas?
jPodrd haber, hermanos mios, quien dude aun que el amor de Ra-
fael hdcia los fieles es inmenso, singular y de todo punto superior
a nuestra concepcion y entendimiento?
10. Si para mayor consuelo quereis pruebas claras y sensibles
del amor de Rafael, recorded cdmo se port con la venturosa fami-
milia de Tobias. Decidme: ,qu6 sefiales quereis para conocer que
en el corazon de un amante reside un amor de tal manera complete
que darse mayor no pueda? / Quereis que solicito y oficioso el aman-
te corra 6 prestar socorro al amado por su propia voluntad ysin que
se le Ilame? Y ,no fue el arcangel Rafael quien de esta manera se
present 6 Tobias? Pl fue quien, mientras el buen j6ven se afanaba
para procurarse un guia seguro para el viaje, se present esponti-
neamente ofreciendose A acompaniarlo en persona y fielmente en el
camino : Tune egressus Tobias invenitjuvenem splendidum stantemprm.
cinctum, et quasi paratum ad ambulandum. Quereis para mayor prue-
ba que el amante preste abundantemente sus favoi'es al amado sin
que este conozca la fuente de que derivan tales favors? jNo lo hizo
asf nuestro Arcingel con Tobias? Pl fue quien, mientras el sencillo
jdven se congratulaba con su padre por haber hallado tan field com-
paiiia, preguntado por este, le ocult6 amorosamente su nombre a
fin de que gozando del beneficio quedara obligado 6 otro y no A aquel
del cual lo habia recibido: Genus quceris mercenarii, an ipsum mer-
cenarium, qui cum filio tuo eat? Sed ne forte sollicitum te reddam, ego
sum Azarias Ananiae magni filiis. Quereis que el amante vuele pre-
suroso A library al amado de los peligros y de los dailosos encuen-
tros? ;No se port asi con Tobias el Arcingel? El fue quien, mien-
tras el incauto jdven bafiaba sus pies en las tranquilas aguas del rio,
siendo sorprendido por un pez enorme que amenazaba devorarlo,
tendidle su piadosa mano para sacarlo libre de tamailo apuro: Ex-
pavescens Tobias exclamavit: Domine, invadit me. Et dicit ei Ange-
lus: Apprehende branchiam ejus, et trahe eum ad te. Quereis que el
amante descienda hasta el punto de servir al amado en las cosas mas
triviales y comunes? 4No vemos 6 todo un Arcingel desempeflarlas





DE SAN RAFAEL ARCHANGEL. 35
por Tobias? fl foe quien, rogado por el j6ven para trasladarse i
Rages y recabar el pago de Gabelo, acept6 solicito el mandate, tras-
]addse al pueblo, y entregado 6 Gabelo el competent resguardo,
recibid complete toda la suma que de razon se debia A Tobias ya
esposo: Tune Raphael perrexit in Rages civitatem Medorum, et inve-
niens Gabelum, reddidit ei chyrographum suum, et recepit ab eo omnem
pecuniam. LQuereis que el amante extienda sus bondades hasta los
parientes del amado? ,C6mo, pues, se porta el Arcingel con la fa-
milia de Tobias? hl'fue quien, lamentando el j6ven los males que
molestaban a sus padres, libr6 del demonio 6 Sara, colm6 de rique-
zas 6 aquella pobre casa, y volvi6 la vista al ciego y anciano padre:
Tune Raphael apprehendit demonium, et relegavit illud in deserto...
Bonis omnibus per eum repleti sumus... Statimque Tobias visum re-
cepit. Quereis, por iltimo, que el amante, sin abrigar interns al-
guno, nada quiera admitir ni recibir en compensation de los servi-
cios prestados al amado? ,Y n'o fue asi como el Arcangel se hizo
conocer de Tobias? El fue quien, mientras padre 6 hijo, llamin-
dolo i una retirada estancia de so casa le ofrecian en recompensa
la mitad de los bienes alcanzados, rehus6 generosamente cuanto le
ofrecian; yexhortindoles 6 bendecir y alabar A Dios, desapareci6 en
un soplo de la vista de entrambos: Et vocantes eum, pater scilicet et
filius, tulerunt eumin partem, et rogare ceperunt ut dignaretur dimi-
diam partem omnium quw attulerant, acceptam habere. Tune dixit eis
occulte: Benedicite Deum coli... Et cum hec dixisset, ab aspect eorum
ablatus est,.et ultra eum videre non potuerunt. Ahora, pues, qu6 os
parece, hermanos mios, de la fineza de semejante amor? Discurrid
del modo que mejor os parezca, A ver si hallais que pueda un amante
dar mejores muestras de su amor sobremanera grande hbcia el ob-
jeto amado, que las dadas por nuestro amabilisimo Arcangel 6 la fa-
milia de Tobias...
11. Groseramente os engafiariais, hermanos mios, si.llegdseis
a career que Rafael no se halle siempre dispuesto 6 conducirse con
todos los files de la misma manera que se port con la dichosa casa
de Tobias. Ni un moment por mi part vacilo en proclamarlo el
protector universal de todo el cristiano pueblo, por lo mismo que
de las sagradas Historias consta haber 61 socorrido con pronta ayuda
i cuantos en sus tribulaciones ban invocado devotamente su pom-
bre. El ha librado de la miseria i los necesitados: de sus males a
los enfermos: de sus aflicciones 6 los atribulados. Pl se ha consti-
tuido en guard y escolta de los caminantes: en escudo y baluarte





36 SERMON
de los que han recibido bruscos 6 insuperables asaltos de las tenta-
ciones:' en consuelo y confortativo de los desesperados, manteniDn-
dolos inc6lumes de los ataques de su melancolia. ZQui6n custodia
las virgenes para que no pierdan su pureza sino Rafael? ,Qui6n sos-
tiene la fidelidad de los c6nyuges sino Rafael? 4Qui6n protege a los
sacerdotes en el cumplimiento de su ministerio sino Rafael? Qui6n
anima a los cenobitas I la observancia de sus reglas sino Rafael?
Y ,no es el mismo Rafael quien gobierna los elements para que
no se conviertan en daiio de los files? LNo es el mismo Rafael quien
manda i las aguas, y estas amansan en el acto sus tempestades:
manda al aire, y este encadena sus huracanes: manda al fuego, y
este contiene sus llamas: manda a la tierra, y esta aquieta sus ter-
remotos? Dime td, altiva guerra, que al bronco son de tus fdne-
bres trompas corres bulliciosa entire los estragos y la sangre que de
tus victims derramas por los montes, por las selvas y por los cam-
pos; dime, lpodris erguida continuar derramando tu ponzofioso
hilito si Rafael te lo prohibe? Si Rafael me lo veda, nada puedo...
LY td, asquerosa peste, que blandiendo tu funesto estandarte lie-
vas la desolacion y la muerte por todas parties despoblando ciuda-
des, provincias y reinos, contest, Iseguirds blandidndolo si Ra-
fael te lo prohibe? Si Rafael me lo veda, nada puedo, nada valgo...
Y ti, fea muerte, que manejando tu afilada guadaila, con tanta
impunidad y desfachatez te lanzas, convirtiendo en horrores y en
Ilantos las cabafias, las casas, los palacios y los alcazares, te atre-
verbs 6 manejarla a tu capricho si Rafael se opone? Si Rafael
se opone nada puedo, nada valgo, sin accion me quedo... Y ti,
ven aci, perverse principle de las tinieblas, ti, que andas todos
los moments solicito preparando emboscadas 6 los fieles, y so-
berbio y enorgullecido te envaneces con la multitud de infelices in-
cautos que miserablemente caen en tus redes, contest, maldito,
aunque sea desde la profundidad de los abismos, pues Rafael lo
manda,, te atrevergs ni A mirar siquiera A los verdaderos devotos
de Rafael?, Yo arrimarme i sus devotos?... por mi desventura con-
tra estos nada puedo amarrado como estoy y 6 su poderosa mano
sujeto con la vilcadena... Mas, ipara qu6 prosegufs, hermanos ca-
risimos, cuando todos vosotros poseeis en vos'otros mismos sobra-
das pruebas, que desde el moment de haberos puesto bajo las se-
guras alas de su poderosa protection, habeis experimentado los
bellos efectos de la proximidad de todos los bienes, y del aleja-
miento de todos los males? IAhl cudnta verdad es que el amor, que





DE SAN RAFAEL ARCANGEL. 37
]a beneficencia de Rafael se desparrama y universalmente se ex-
tiende a todos los estados, classes y condiciones, sin que haya bien
que por su mediacion no pueda alcanzarse, ni mal que por su po-
der apartar de nosotros no podamos De consiguiente, ,no tenia
yo razon, carisimos hermanos, en aseguraros desde un principio
que milagrosamente en Rafael se adunan majestad y amor, y que
por lo mismo tiene el poderoso y amabilfsimo Arcingel derecho para
exigir de todos nosotros muyjustamente no solo el tribute delave-
neracion, sino tambien el de los mas tiernos y carifiosos afectos?
Pero much me consuela comprender que para nada necesitais mas
latas descripciones, y con vosotros'me congratulo tanto porque hace
ya tiempo que lo estais practicando, como por contemplaros firms
y decididos A cumplirlo de la misma manera en lo venidero.
12. Solo me rest ya para completar mi discurso dirigirme A
Vos, 6 eminente Arcdngel, suplicindoos que querais y os digneis
reconocer por vuestra toda esta devota concurrencia que en seme-
jante dia ha acudido para oir vuestras alabanzas: aceptad las mas
obsequiosas veneraciones y los mas tiernos afectos que con rendida
devocion os consagramos: mirad con ojo protector y compasivo a
todos cuantos aquf estamos humildemente postrados ante vuestro
altar y trono, y salvA donos de los males que nos afligen, colmad-
nos de todos cuantos bienes tan necesitados estamos; pues asi lo es-
peramos de vuestra beneficencia: asi de vuestro amor nos lo pro-
metemos. Acompafiadnos sobre todo en este tan peligroso camino
que estamos haciendo para la eternidad, y, gracias A vuestra fide-
Ifsima guard, asi como Tobfas regres6 felizmente a su casa, Ile-
guemos nosotros tambien dichosos y alegres a la bella y gloriosa
mansion del parafso. Amen.


T. v.





SERMON


ESQUELETO DEL SERMON

DE

SAN GABRIEL ARCANGEL.


Missus est angelus Gabriel d Deo in civitalem
Galilew, cui nomen Nazareth, ad Virginem de-
Ssponsalam viro, cui nomen erat Joseph de domo
David, et nomen Virginis Maria. (Luc. 1, 26).
El Angel Gabriel fue enviado por Dios a una ciu-
dad de Galilea llamada Nazaret, a una Virgen
desposada con un varon por nombre Jos6 de la ca-
sa de David, y el nombre de la Virgen era Maria.

1. El hombre no conoce la naturaleza de lo mismo que palpa,
ni se conoce a sf mismo... C6mo, pues, podrd conocer lo que son
los Angeles?... Sin embargo, conocidos le son los favors y benefi-
cios que por su ministerio..., y esto basta para... Gabriel fue en-
viado por Dios 4 la Virgen Maria...; fue el embajador del cielo a la
tierra para darnos la salud, la redencion y la paz... Missus est, etc.
Justo es, pues, que le honremos..., procurando aprovecharnos...
2. Tal es el asunto sobre el cual... Quiera el Sefior que ceda
en honor-suyo y...

Reflexion idnica: Debemos honrar al arcdngel san Gabriel siendole agra-
decidos y aprovechdndonos del beneficio de la redencion.

3. La gratitud es propia y natural del hombre y much mas del
cristiano... No6, Abrahan, Isaac, Jacob... el ap6stol san Pablo...
Y si cuando recibimos un beneficio extraordinario no solo honra-
mos 4..., sino tambien 6..., I no sera acreedor Gabriel a que le ve--
neremos habiendo sido el mensajero y...? Si veneramos la casa de
Nazaret, el pesebre, etc., ,no deber6mos honrar y venerar al santo
Arcingel que...?
A. Gabriel fue el encargado de recorder y repetir 4 los hom-
bres, ya desde el principio,'la promesa que Dios les hizo de un Re-
parador... Se apareci6 4 Daniel..., 4 Zacarfas... El mismo se'pre-
sent6 a Maria..., 4 san Jos6 en sus inquietudes..., 4 Jesus en Get-





DE SAN GABRIEL ARCHANGEL. 1 39
semanf... Bien podemos decir, pues, que desde el principio hasta
la consumacion de nuestra redencion fue Gabriel...
5. Justo es, pues, que leseamos agradecidos, que... Si Tobias
y su hijo agradecidos A Rafael le ofrecieron la mitad de..., 4qu6 re-
tribucion podr6mos dar nosotros a Gabriel...?
6. El mejor modo de honrar al mensajero de nuestra eterna
salvacion es aprovecharnos de ella... Hacer lo contrario es inju-
riarlo... Y ,qu6 es la redencion? Es el beneficio mas grande..., un
prodigio que jams nos hubi6ramos atrevido 6 pedir ni a imaginar...
Tal es el bien inmenso que nos anunci6 Gabriel. Y cuil es nuestro
reconocimiento? Qu6 iba A ganar el Seilor haci6ndose hombre?...
,No sabia que...? Con todo, nada fue capaz de entibiar su...
7. Sic Deus dileiit mundum ut Filium suum unigenitum daret... Ut
Filii Dei nominemur et simus... Senor, mas que vuestros misterios
me admira que crey6ndolos los hombres vivan olvidados de..., que
los desprecien...; que vivan entregados A sus vicios... Qu6 es esto
sino una monstruosa ingratitud? Qu6 es esto sino...? Qu6 es esto
sino hacer...? ZQud es esto sino exponernos...? Y esta ingratitud
Lno redunda tambien en desprecio de Gabriel que...? ,Dejari de
llorar amargamente este Angel de paz...? Dejarg de ser un agra-
vio para 61...?
8. Si queremos, pues, honrar 6 Gabriel, resolvamonos 6 apro-
vecharnos del inmenso tesoro de nuestra redencion... Asi lo exigen
Dios y nuestro propio inter6s... As lo ofrecemos, Senior; pero Vos
sabeis que no podemos...
9. Y Vos, glorioso Arcingel,... haced que ya que fuisteis..., ex-
perimentemos el amparo que... para que...





0 SERMON



SERMON

DE


SAN GABRIEL ARCANGEL.

Missus est angelus Gabriel & Deo in civitatenr
Galilww, eui nomen Nazareth, ad Virginem de-
sponsalam viro, cui nomen erat Joseph de demo
David, et nomenr Virginis Maria. (Luc. I, 26).
El Angel Gabriel rue enviado por Dios A una ciu-
dad de Galilea llamada Nazaret, A una Virgen
desposada con un varon por nombre Jos6 de la ca-
sa de David, y el nombre de la Virgen era Maria.

1. Son muy limitados los conocimientos del hombre. Todo lo
quiere comprender y explicar, y se ve sin embargo en ]a necesidad
de confesar que no conoce la naturaleza de lo mismo que palpa y
le rodea ; de la luz quele alumbra, del aire que respira, de lades-
preciable yerba que pisa, del insecto que le molesta, del pajaro que
le recrea; tiene que confesar, A pesar de su orgullo, queno se co-
noce A si mismo, ni sabe c6no vive, se mueve y existe. Levanta
sus ojos al cielo y no puede comprender lo que son las estrellas, el
sol, la luna y los planets; ,c6mo podr6mos conocer lo que son
otros series mas nobles, mas elevados, mas grandes; lo que son
unas criaturas invisibles, espirituales, que estan al lado de Dios y
de quienes no podemos ni aun formarnos una idea; c6mo podr6-
mos conocer lo que son los Anigeles que sirven de trono al Senior,
le alaban y bendicen, y se ocupan en cumplir su voluntad y ser mi-
nistros suyos? Somos demasiado terrenos y carnales para podernos
elevar A conocer la naturaleza de unas criaturas tan espirituales y
superiores A nosotros, y solo sabemos de ellos lo que el Sefior ha
querido revelarnos. Pero asi como nos es desconocida su esencia y
su naturaleza, nos son conocidos los beneficios que el Seilor nos ha
dispensado visiblemente por su ministerio, nos son conocidos mu-
chos de sus favors y esto basta para excitar nuestra gratitud, su-
mision y respeto a estos espiritus felices. En la obra mas grande,
en la mas necesaria, en la mas dtil, en la obra de la reparacion de





DE SAN GABRIEL ARCANGEL. 41
nuestra caida y redencion de nuestra cautividad sabemos que el
Angel Gabriel fue el enviado por Dios A la ciudad de Nazaret A la
Virgen Maria desposada con Jos6 para anunciarla los misterios del
Sefior; para negociar su consentimiento, yque el Verbo eterno, el
Hijo del Altisimo, tomase care en sus purisimas entrafias; que fue
el embajador del cielo A la tierra para darnos la salud, la redencion
y la paz. El Evangelio mismo nos refiere este importantfsimo ser-
vicio de san Gabriel, de este espfritu bienaventurado: Missus est
angelus Gabriel A Deo in civitatem Galilwce, cui nomen Nazareth, ad
Virginem desponsatam viro, cui nomen erat Joseph... et nomen Virginis
Maria. Qub mas necesitamos para honrar A este celestial embaja-
dor, A este representante de Dios, A este espiritu por cuyo medio
recibimos el mayor bien que ha hecho Dios A los hombres? Justo
es que le honremos y seanros agradecidos, y lo har6mos segun su
voluntad ; procurando aprovecharnos del beneficio de la redencion
del que fue el digno mensajero.
2. Ved descubierto el asunto sobre que voy A ocuparme y lla-
mar vuestra atencion en mi discurso. I Quiera el Sefior que ceda
en honor suyo y utilidad y aprovechamiento nuestro! Y para que
asi sea, pidamos los auxilios de la divina gracia por la intercesion
de la que esti lena de ella, y si no con la pureza y el respeto que
el arcingel Gabriel, digAmosla con la veneracion y confianza que
nos sea possible sus mismas palabras: Ave Maria.

Reflexion tinica: Debemos honrar al arcdngel san Gabriel siendole agra-
decidos y aprovechdndonos del benefiio de la redencion. .

3. Apenas sali6 No6 del area y pis6 la tierra hdmeda todavfa
con las aguas del diluvio y sembrada de los cad'veres que habian
perecido con la inundacion general, edific6 un altar, y tomando de
los animals que habia conservado, ofreci6 holocaustos al Sefior en
olor de suavidad 'para manifestarle su agradecimiento y en serial
del iprecio del beneficio que tan misericordiosamente habia dispen-
sado a su familiar. Abrahan, Isaac, Jacob, Mois6s, David, Salo-
mon, los Macabeos manifestaron tan repetidamente al Sefior su
gratitud por los beneficios que recibieron con holocaustos, sacrifi-
cios y cAnticos de alabanza como nos lo refiere el texto de la Escri-
tura sagrada. El Ap6stol describe A los fieles de Tesal6nica dicien-
do: Damos gracias d Dios sin intermission, y dice A los colosenses:
sed agradecidos. Tanpropia y natural es del hombre y much mas





a2 SEIRON
del cristiano la gratitud y reconocimiento a los favors y beneficios
que recibe de su Dios. Y si cuando recibimos algun beneficio ex-
traordinario no solamente honramos al bienhechor principal que
nos le dispensa, sino hasta i las criaturas insensibles que intervie-
nen en 61 y por cuyo medio llega A nosotros: si el arca santa era
tan venerada del pueblo de Dios porque en ella manifestaba su vo-
luntad el Sefior al sumo sacerdote: si los instruments mismos y
las armas con que consiguieron los triunfos de los filisteos eran te-
nidos en respeto y se miraban con cierto honor por los del pueblo
escogido, habiendo traido al mundo el arcingel san Gabriel la no-
ticia de sumayor gozo y consuelo, debi6ndole el beneficio singular
de haber anunciado a Maria santisima la encarnacion del Verbo di-
vino, habiendo recibido por su medio el inapreciable beneficio de
nuestra redencion, habiendo sido el riensajero y enviado de Dios
para que entrase en el mundo nuestro lRedentor, que por tantos si-
glos habia sido el objeto de las esperanzas de los justos, el blanco
de sus oraciones y suspiros, y el fin a que se dirigian las promesas
que habia hecho Dios a su pueblo sacandole del Egipto, dAndole la
tierra de promision y anunciandole A los Patriarcas y Profetas, ,no
sera acreedor A que le honremos y veneremos? Si veneramos A la
casa de Nazaret en que vivia Maria santisima porque en ella la fue
anunciada la encarnacion del Verbo divino y concibi6 al Hijo del
eterno Padre; si veneramos el pesebre en que Jesds fue reclinado
en su nacimiento, la cruz en que muri6, los clavos que traspasa-
ron sus manos y pi6s, las espinas que taladraron y mortificaron su
cabeza, y todolo que tuvo contact con Jesds en este mundo, ,no
deber6mos honrar, venerar y manifestar nuestro aprecio y respeto
al arcangel san Gabriel, que desde el principio fu6 instruyendo 5 los
hombres acerca de la venida de su.Redentor hasta anunciarles su
nacimiento en Belen?
4. Si, desde el principio, amados mios. Sabido es que luego
que nuestros primeros padres cayeron en la culpa y fueron arroja-
dos del paraiso envolviendo A todos sus descendientes en sus mise-
rias, y haci6ndolos reos de su culpa, el Sefior les ofreci6 y consol6
con la promesa de un reparador que los volveria A su amistad, y sa-
caria al g6nero human de la esclavitud en que se habia sumergi-
do. Esta promesa la fuo renovando el Seiior A los Patriarcas; y A
proporcion, dice san Agustin, A proporcion que se iba acercando
el tiempo de su cumplimiento, fu tamblen haciendose mas pdblica
y mas notoria asi como mas cierta y segura la esperanza en todo el,





DE SAN GABRIEL ARCINGEL. 43
pueblo hebreo de que habia de nacer el deseado Redentor. Pues
bien, el arcingel Gabriel fue el encargado de recordarla, de repe-
tirla, de enjugar de tiempo en tiempo las ligrimas del g6nero hu-
mano y consolarle en su destierro con la esperanza de su Redentor.
Al profeta Daniel se le apareci6 y le sefial6 el tiempo en que el Re-
dentor 6 Mesias prometido habia de venir al mundo, y librarle con
su muerte del yugo de Satanas, cumplidas aquellas setenta hebd6-
madas 6 semanas de afios abreviadas y misteriosas. El mismo san
Gabriel se apareci6d. Zacarfas estando incensando el altar, y le anun-
ci6 el dichoso nacimiento de su hijo san Juan Bautista, el gozo uni-
versal que todos recibirian en 61, y la abundancia de gracias y de
espfritu que tendria aquel nifio, aun en las entrailas de su madre;
que seria su alegria, y habia de ser grande delante del Altisimo, co-
mo se verific6 naciendo al tiempo sefialado por el Arcingel el Pre-
cursor que seinal6 con el dedo al Mesfas prometido. IEl mismo se
present a Maria como enviado de Dios para declararla lo que se
habia determinado en el divino consistorio acerca de la Encarna-
cion del divino Verbo, y que ella era la llena de gracia, la bendita
entire todas las mujeres, la escogida para ser la Madre del Salvador
de su pueblo. El mismo, segun el sentir de los Doctores y exposito-
res sagrados, console A san Jos6 en sus inquietudes, anunci6 el na-
cimiento de Jesds a los pastores delays montailas de Belen avis6 el
peligro que amenazaba al Nifio con el degioello dispuesto por He-
rodes, y mand6 6 Jos6 huir a Egipto con la Madre y el Hijo para
salvarse: 6l mismo le mand6 volver a su patria despues de muerto
Herodes: 61 mismo, triste y afligidisimo Jesus orando en el huerto
y sudando sangre puesto en la agonia al contemplar los tormentos
de su passion y el cAliz de amargura que tenia que apurar para con-
sumar la obra de la redencion de los hombres y aplacar la ira de
Dios ofendido por el pecado, -baj6 del cielo y se apareci6 para con-
fortarle. Bien podemos decir que des4e el principio hasta su con-
sumacion ha sido este dichoso y bienaventurado espiritu el encar-
gado del beneficio grande de nuestra reparacion y redencion; el
que nos ha llenado de consuelos y esperanzas, y el que, por fin,
nos ha anunciado al Redentor mismo que nos ha sacado de la es-
clavitud del demonio, del pecado y de la muerte, y nos ha abierto
las puertas de la gloria.
5. Justo es, hermanos mios, que le seamos agradecidos, que
le honremos, veneremos y demos sefiales de aprecio. Si el j6ven
Tobfas tenia por muy poca merced, y suplicaba que aceptase como





44 SERMON
una sefial, nada mas, de su reconocimiento la mitad de todos sus
bienes al mancebo que le habia acompafiado en su viaje, librado
de los peligros y traido sano 6 la casa de su padre con Sara su es-
posa, Iqu6 merced 6 retribucion podr6mos dar nosotros 6 este An-
gel del Sefior que nos ha proporcionado bienes mas generals y ma-
yores sin comparacion? ,C6mo le manifestar6mos nuestra gratitud
y reconocimiento?
6. De nada necesitan de nosotros estos espfritus felices, y estin
contentisimos con hacer la voluntad de Dios, de quien son minis-
tros; pero podemos y debemos ser agradecidos 6 los servicios de
san Gabriel no despreciando el beneficio de la redencion, procu-
rando aprovecharnos de este tesoro con que podemos comprar
nuestra felicidad eterna y hacernos semejantes A los Angeles. H6
aquf, hermanos mios, el modo de honrar al mensajero de nuestra
salvation eterna, el modo de agradarle y aumentar, si es possible,
su gozo y su satisfaccioii, y con lo que trabajamos 6 la vez en be-
neficio nuestro. ,Y c6mo podrd menos de injuriar, despreciar y
faltar al aprecio y gratitud debida al embajador del cielo para ne-
gociar nuestra reparacion y el cumplimiento de las promesas de
Dios, el que.vive en un olvido del beneficio de la redencion, el que
no procura aprovecharse de 61, el que vive como si no tuviera mas
patria ni mas esperanzas que la tierra? Pero Les possible semejan-
te olvido y desprecio en los hombres? HIay cristianos que puedan
olvidar y ser ingratos al beneficio de su redencion? ,Hay alguno
que no diga como David: Qub dar6 al Seilor en retorno de tanto
como 61 me ha concedido? Pero ,qu6 es la redencion? Es, herma-
nos mios, el beneficio mas grande, la prueba mas convincente del
amor de Dios a los hombres. Si Dios hubiera dejado 6 nuestra elec-
cion que le pidi6semos una prueba visible y un testimonio claro de
lo much que nos ama, nos hubiera pasado por el pensamiento el
pedirle otra semejante al testimonio que nos di6 con su Encarna-
cion y nuestra reparacion ? ZHubi6ramos sofiado en pretender que
Dios se hiciese hombre, y que haci6ndose en todo semejante 6 los
hombres tomase sobre sf todas nuestras miserias 6 exception del pe-
cado, para compadecerse de nuestras necesidades, y para satisfacer
i costa de su sangre y de su vida por nuestras culpas? Pues este
prodigio, que jams nos atreverfamos a pedir ni aun 6 imaginar,
esta maravilla, que el entendimiento human calificaria de extrava-
gancia, este milagro fue el que obr6 la Sabiduria divina para ma.
nifestarnos el exceso con que nos amaba; este es el bien inmenso





DE SAN GABRIEL ARCANGEL. 45
que se nos anunci6 por medio del arcangel san Gabriel; esta es una
verdad que creemos como cat6licos ciistianos; y sin embargo L.cuil
es nuestro reconocimiento? ,Qu6 interesaba el Sefior en nuestra
redencion? iQu6 iba i ganar en hacerse semejante i nosotros para
que fu6semos participants de su gloria? Ignoraba que iba 6 des-
perdiciar sus beneficios en unos hombres ingratos? ,No sabia bien
que por mas costa que le tuviese, por mas amor que nos mostrase,
por mas ejemplos que nos diese, el mundo siempre habia de ser ene-
migo implacable suyo y habia de estar Ileno de ingratos, de liber-
tinos, impios y disolutos? Con todo, nada fue bastante para enti-
biar su amor y apartarle de su resolution de vivir entire nosotros y
morir por nosotros.
7. Ved, hombres, ved y contemplad el amor de nuestro Dios
que nos di6 i su mismo Hijo unig6nito, y quiso que nos llamAsemos
y que realmente fu6semos hijos suyos, pueblo querido del Hombre-
Dios, sus hermanos y coherederos. iUn Dios que se humilla hasta
hacerse un nifid, que se sujeta 6 nuestras miserias, que sufre, que
padece, que muere entire la afrenta y el dolor por amor A los hom-
bres! ,Creemos estos misterios? ,Y qu6 impression hace en nos-
otros esta creencia? Sefior, ni vuestros abatimientos, ni las mara-
villas que obrais para aparecer como un siervo entire los hombres y
padecer y morir por ellos, me admiran ni me extrafian, porque
aunque son incomprensibles, en vuestros acertailos y eternos de-
cretos habeis elegido estos medios para lograr la redencion del gB-
nero human. Lo que me admira, lo que trastorna mi razon, lo
que no podria career si no lo palpase, es: que los hombres crean
estas verdades y no os amen; que sepan que habeis puesto vuestros
tesoros en sus manos y no se aprovechen de ellos: que vivan olvi-
dados de vuestros incomparables beneficios: mas aun, Seilor, que
los desprecien, y vivan como si nada creyesen, comosi nada tuvie-
sen que esperar ni que temer, como si no necesitasen de la reden-
cion 6 les fuera indiferente el ser 6 no ser del nimero de los que se
salven. Lo que me turba y llena de espanto es: que los cristianos
crean estas verdades y vivan entregados a sus vicios, A sus place-
res, A sus afanes terrenos, y que sabiendo que su ley, la ley que
deben cumplir para salvar sus almas es la ley de Jesucristo, la ley
que nos intim6 en so Evangelio, ley de mortificacion, de abnega-
tion, de penitencia, de cruz, de amor A todos, de paz con todos,
de sufrimiento y resignation en todos los trabajos, la desatiendan,
y sigan por el anchuroso camino de la perdicion, por los placeres,





46 SERMON
porlas injusticias, por el desenfreno y licencia, sin que apenas se
distingan en sus obras de ]os que no tienen fe. LQu6 es esto sino
una monstruosa ingratitud al beneficio de un Dios hecho hombre
por salvar 6 los hombres? ,Qu6 es esto sino obligar a arrepentirse
en cierto modo al mismo Dios del beneficio que nos ha dispensado,
y A que nos diga'en queja A presencia del cielo y de la tierra: Fi-
lios enutrivi et exaltavi, ipsi autem spreverunt me 1? LLos mismos hi-
jos propios A quienes he nutrido y ensalzado me Ilenan de despre-
cios? ,QuE es esto sino volver mal por bien, de cuyo des6rden se
queja el Scilor por Jeremias2? ,Qu6 es esto sino hacer que venga
sobre nosotros la tribulacion, despreciar las riquezas de la bondad,
de la paciencia y longanimidad de Dios, y atesorarnos su ira por
nuestra dureza, como nos dice san Pablo ? LQu6 es esto sino ser
peores que los jumentos; porque el buey conoce 6 su duefio, y el
asno conoce el pesebre de su senior, y el hombre no quiere recono-
cer A-su Bienhechor, como se queja el Sefior porIsafas4? LQud es
esto sino exponernos ( que se nos prive del reino de Dios y se dB6
otras gentes agradecidas que hagan obras dignas de el, como nos
amenaza el mismo Jesucristo 5? Y esta ingratitud, este desprecio de
nuestra redencion, que tan directamente ofende a Jesucristo, ,no
redunda tambien en desprecio y mengua del glorioso arc6ngel san
Gabriel, que tanto intervino para su complemerito y para ajustar la
paz entire el cielo y la tierra? Este Angel de paz ,dejarf de Ilorar
amargamente la imprudencia y locura de los hombres en abandonar
A su Redentor y no aprovecharse de sus m6ritos, de su ley, de sus
Sacramentos y sus gracias, por seguir las vanidades del mundo?
iDejarA de ser un agravio para este espiritu bienaventurado el que
libres ya los hombres del poder del demonio, quieran permanecer
en su esclavitud y sin aceptar la libertad de hijos de Dios y herede-
ros de so gloria que les trajo con su embajada?
8. Si queremos, pues, honrar y venerar al arcingel san Ga-
briel, si queremos que su gozo y alegria sea complete, resolv6mo-
nos 4 apreciar el beneficio de nuestra redencion, 6 aprovecharnos
de este inmenso tesoro, de esta llave que nos abre las puertas del
cielo y nos une con Dios y con sus Angeles en la gloria. ,No tiene
Dios un derecho 4 exigir esta resolution de nosotros? LHay algun
otro 4 quien debamos mas y nos pida con justicia mas reconoci-
miento ? ,No lo exige tambien nuestro propio interns y felicidad?
Isai. i, 2. Cap. xvil, 28. Rom. n1, 4. Isai. i, 3.
Matth. xxi, 43.





DE SAN GABRIEL ARCiNGEL. 47
Asi lo ofrecemos, Sefior; pero Vos sabeis que no podemos conse-
guirlo con nuestros esfuerzos: jams podrd ser nuestra salvacion
una obra de nuestras manos, ni podr6mos tener valor para resistir
a tantos enemigos como se nos oponen en el camino del cumpli-
miento de vuestra santa ley. Sed Vos nuestra ayuda y nuestra pro-
teccion, nuestro declarado defensor, y asi no temer6mos 4 los leo-
nes de nuestras pasiones que estin siempre dispuestos para despe-
dazarnos.
9. Y Vos, glorioso arcdngel san Gabriel, elegido entire todos
los espfritus bienaventurados para venir a anunciar el misterio ine-
fable de la Encarnacion del Hijo de Dios y nuestra reparacion, ha-
ced que, ya que fufsteis nuestro mediador 6 intercesor en la tierra,
experimentemos el amparo y protection que podeis dispensarnos
desde el cielo, para que lavados y blanqueados con la sangre de Je-
s6s, precio de nuestra redencion, logremos llegar 4 cantarle en
vuestra compafifa y de todos los Angeles y Santos las Idivinas ala-
banzas por los siglos de los siglos. Amen.





SERMON


ESQUELETO DEL SERMON

DEL

SANTO ANGEL DE LA GUARD.

Dedisti mihi clypeum salutis tum.
(11 Reg. xxi, 36).
Disteme el escudo de tu salud.
Et arma militi cnostra.... potential.
(II Cor. x, 4).
Las armas de nuestra milicia..., son po-
derosisimas.

1. Escudo y espada, he aquf las armas que... Por eso dice Da-
vid : Apprehende arma et scutum...
2. Militia est vita hominis super terram, dice Job. San Bernar-
do... San Agustin...
3. El hombre necesita de armas defensivas y ofensivas, y Dios
le provey6 deunas y otras... Abrid los ojos de lafe... Abrid... Non-
ne omnes sunt administratorii spirits, dice el Ap6stol, in ministe-
rium, etc.
4. Alegraos, pues, alegr6monos todos porque Dios en los An-
geles nos ha dado... Dedisti mihi, etc. Arma militia, etc. Esto dari
lugar A las dos parties de este discurso...
5. Invocacion: Angel bendito, que...,

Primera part: El Angel custodio nos fue dado como escudo de salud,
porque nos defiende.

6. Quid est homo quod memor es ejus, decia David, aut, etc. Pa-
labras del serafico Doctor... Idem de santo Tom6s de Villanueva...
Idem de san Girolamo... Abranse los sagrados voldmenes, y se ve-
ri que... Circumdabo domum meam, etc. Mittet Dominus Angelum
suumin,.etc. Palabras de san Girolamo...
7. Estas promesas del Sefor se han cumplido en todos tiem-
pos... Description de la liberation de Betulia por Judit... y ella
misma confiesa que Angelus Domini custodivit, etc.
8. Daniel en el lago de los leones... Angelus conclusit ora leo-





DEL SANTO ANGEL DE LA GUARD. 49
num. Sidrac, Misac y Abd6nago en el horno de Babilonia... Ange-
lus Domini descendit in fornacem, etc.
9. Interminable seria el aducir todos los ejemplos... Tobias,
Lot, Isaac..., y mil otros. Families, ciudades, naciones..., vos-
otros mismos sois testimonios de... tNo es verdad que recordais
haberos visto...? Non dormiunt, neque dormitant, dice san Bernar-
do, qui custodiunt me, etc. Angelus noster, dice san Agustin, tegit
nos ab ira Dei. Palabras de san Bernardo... Idem de san Girola-
mo...
10. IOh Angel santo de la guardal... Hasta aquf hemos visto
que es nuestro defensor; ahora ver6mos que...

Segunda parte: El Angel custodio nos fue dado como armapoderosa con
que nos alcanza dl mismo la victoria.

11. Factum estprelium magnum in caelo, dice san Juan en el Apo-
calipsis, Michael el, etc. Vidi Angelum descendentem de celo, dice
tambien el mismo, habentem, etc. LY por qu6 os figurais que...?
Porque, ailade el mismo, asi no podri jamis... Verdad es que al-
.guna vez Dios le permit que..., pero ad te non appropinquabit, di-
ce David. Es verdad tambien que..., pero...
12. Cadent A later tuo mille, dice el coronado Profeta, et de-
cem, etc. Aun mas: Super aspidem et basiliscum, etc. IOh que ad-
mirable triunfo alcanzamos sobre...! Arma militice nostrw, potential.
13. Y si con nuestro Angel custodio vencemos alinfierno, Lqu6
podran contra nosotros los...? Mois6s triunfi de Faraon... Muerte
de los primog6nitos...
14. No, no se atrevan los impfos a..., porque las espadas de
nuestros Angeles... Palabras de san Girolamo...
15. Heu Domine, Domine mi, exclam6 el criado de Eliseo al
ver..., y este le dijo : Mira... et ecce mons plenus equorum, etc.
16. Si, los Angeles pelean por nosotros... Palabras de Cornelio
Albpide... El Angel del Sefior facility al pueblo santo sur entrada
en Canaan... Angelus introducit te ad Amorrhwum, ad, etc.
17. Pero ,c6mo es que siendo nuestro Angel tan vAlido escudo
y tan poderosa arma, nos vemos siempre vencidos...? i Ah I tuya es,
la culpa, 6 hombre, porque... I Qub milagro que te hieran los dar-
dos del..., si...! IQu6 milagro que...l Arrimate al Angel de tu guar-
da..., h6nralo, Amalo...,y 1l seri siempre tu escudo de salud, y...




.U SERMON




SERMON

DEL


SANTO ANGEL DE LA GUARD.

Dedisti mihi clypeum salutis fuw.
(II Reg. xxll, 36).
Disteme el escudo de tu salud.
Et arma militia nostrw..., potential.
(I1 Cor. x, 4).
Las armas de nuestra milicia..., son po-
derosisimas.

1. Guerrero que sale 6 campaila para rudos combates, Ileva
consigo el escudo y la espada : el escudo para rechazar la punta
del hierro enemigo, la espada para herir; y asi el Rey profeta.de
Sion pidiendo al Sefior no solo defense sino tambien venganza con-
tra sus adversaries: acudid, exclamaba, acudid, 6 gran Dios de los
ej6rcitos, 6 guerrear a mi lado; pero meted el escudo en vuestro
brazo, y ceiid en vuestro costado el arma: apprehended scutum et
arma.
2. Nuestra vida, hermanos mios, es, al sentir de Job, una con-
tinua batalla. Enemigos por la derecha, lamenta san Bernardo,
enemigos por la izquierda, enemigos por-el frente, enemigos por
la espalda, enemigos dentro, enemigos fuera, enemigos por todas
parties. Si meto el pi6 en un sendero, he aquf, prosigue san Agus-
tin, h6 aqui de pronto contra mf negra fantasma armada : si tomo
opuesto camino, h6 aqui las inicuas furias arco en mano, tendido,
y dirigida contra m( la saeta.
3. Bien lo veis, hermanos amados, el hombre tiene absolute
necesidad de escudo que lo cubra contra los inicuos arqueros, y de
armas que le sirvan para traspasar, contener y rendir 6 sus crueles
adversaries. Pero el Dios que en just castigo de antigua falta nos
conden6, miseros hijos de Adan a los sudores de la lucha, Ino nos
provey6 de escudo que nos guard, y de armas que nos din el
triunfo? jOh! abrid los ojos, humans criaturas, abrid los ojos de





DEL SANTO ANGEL DE LA GUARD. 51
la fe, y en el acto ver6is a vuestro lado, no el escudo manifesto
del pueblo de Israel, no las armas que Josub hizo temidas en Ga-
baon, sino escudos fuertes, armas templadas alla arriba por la ma-
no misma del Hacedor. Abrid los ojos de la fe, y vereis que cada
uno de los que militamos bajo la ensefia de la Iglesia del Sefior tie-
ne i su lado el Angel de Dios que lo custodia. Abrid los ojos de la
fe, y vereis a los santos Angeles que siempre por el sol, por la nie-
ve, en la paz 6 en la guerra siempre caminan con nosotros. Bien
los vi6 el patriarca Jacob cuando gozoso exclam6 : Estos son los
guards, las trincheras del Dios vivo ; los vi6 cuando le cupo con-
templar la misteriosa escala que desde la tierra subia hasta el
mismo cielo. Y que es bien positive 6 nuestro lado su presencia nos
lo asegura el Doctor de las gentes escribiendo 6 los hebreos: ,No
son los Angeles espfrituis administradores enviados a cuidar de aque-
llos que recibirin la herencia de la salud?
4. Al6grense, pues, las humans generaciones; alegr6monos
todos nosotros hijos de la santa alianza: alegraos sobre todo vos-
otros, amados hermanos mios, devotos al Angel, que desde elpri-
mer dia de vuestro nacimiento, segun nos lo ensefian TomAs y Giro-
lamo, 6 todas horas os sigue al lado custodi6ndoos en el camino de
esta vida, y que, como dice David, os conduce, os Ileva de la mano;
alegraos festivos, y en medio de vuestra exaltacton dirigi6ndoos al
Sefior que esti en los cielos, exclamad : Oh qu6 escudo, gran
Dios, nos diste al afiliarnos en esta milicia 1 I de qu6 armas nos has
revestido! Dedisti mihi clypeum salutis tuw. Et arma militia nostre,
potential. Asi, carisimos hermanos, os proclamo al Angel custodio
como escudo de salud, porque 61 nos guard: Dedisti mihi clypeum
salutis; asf os lo proclamo arma poderosa, porque nos da la victo-
ria : Arma militice nostrw, potential. El Angel es escudo ; ocupado lo
ver6mos en nuestra conservation; el Angel es arma; empleado le
ver6mos en la derrota de nuestros enemigos.
5. Angel bendito que el cielo destiny para mi compafifa en es-
te'amargo valle, amabilisimo Angel mio, si: td, que bien conoces
mi escasa aptitud para ponderar tus glorias, para celebrate como
conservador mio y avasallador de mis enemigos, ven, inspirame,
dictame td mismo palabras y sentencias conforms a tan sublime
asunto: Ave Maria.





SERMON


Primera parte: El Angel custodio nos fue dado como escudo de salud,
porque nos defiende.

6. Cuantas veces me represent al lado a mi Angel custodio,
no puedo menos de exclamar con el humilde Salmista: ,Qu6 cosa
es el hombre, Dios mio, para que de 61 os acordeis tanto, y le man-
deis desde el cielo tan elevado defensor? tQud cosa es el hombre,
6 Angeles, para que os convirtais en compaileros suyos? Y despues
que por vuestra eminente caridad hicia nosotros, como dice el se-
rifico Doctor, no os desdefiais de conversar con los hombres, 6 tier-
ra, tierra, yo tejuro: enmurallada ciudad, fuerte roca, herrada
puerta, tan seguras no estin, no estan tan guardadascomo loestamos
nosotros. I Ah tener ei mi compaiifa un Angel estenerconmigo uno
de aquellos tan sublimes espiritus que en el primer fulgor eterno fue-
ron beatificados por el primer eterno Motor : es tener conmigo uno
de aquellos espfritus tan sumamente activos que al decir del gran
Santo de Villanueva gobiernan desde hace ya tantos siglos las ce-
lestes esferas, y de cuya voz ser lIlena toda esta inmensa mole des-
de lo mas alto hasta lo mas bajo, desde la convexidad de los cielos
hasta lo mas.infimo de los abismos: es tener conmigo uno de aque-
llos poderosfsimos espfritus que, como expresa san Girolamo, yen
menos tiempo del que gasto en decirlo, valen para revolver de ar-
riba abajo todo el universe. ,C6mo, pues, dudar que bajo su po-
tente escudo hallaran salud los hombres? Y tanto como la hallaran,
hermanos mios, y sin la menor duda: Dedisti mihi clypeum salutis
tuw. Abranse, l6anse los sagrados voldmenes donde escrita esta la
verdad, y ellos darAn fe de cuanto digo. Yo, es el mismo Sefior
que habla en boca de su profeta Zacarfas, yo circunvalar6 mi casa
y proteger6 a mis escogidos con el escudo de aquellos que conmigo
militan y me acompailan: Circumdabo domum meam ex his qui mi-
litant mihi euntes et revertentes. Yo, promote desde el Sinai a todo
Israel, yo te mandar6 al Angel mio para que te cubra y defienda
en tus viajes, y 61 sera el impenetrable escudo que te salve: Dedis-
timihi clypeum salutis. Dios mandarA, exclama David, mandara
Dios el Angel santo al rededor del que le theme: 6 como lo lee san
Girolamo, el Angel del Sefior'cobija al que es temeroso del Sefior.
Cirumdat Angelus Domini timentes eum. Gente escogida, pueblo san-
to, levanta en alto tu frente, y depon !a amargura al rumor y esta-





DEL SANTO ANGEL DE LA GUARD. 53
Ilido de enemiga tempestad, mi poderoso Angel te cubrirg con su
escudo : Scuto circumdabit te.
7. IOh consoladoras 6 infalibles promesas! ,Acaso no se han
confirmado los santos vaticinios? La palabra del Sefior tno se ha
reducido a hechos? Hermanos carisimos, yo os invito penetrar
hasta dentro de los amenazados muros de Betulia, sujeta 6 duro si.
tio por el impfo capitan Holofernes. Mirad a aquella fnclita mujer
que desnuda su cuerpo del cilicio, depone el luto de la viudez, se
lava y unge de ungiientos olorosos. iLa veis como se adorna la
garganta y se compone el pelo, y se viste de fiesta y alegrfa?
I Qui6n es? Ya la habeis reconocido en sus actos, en su porte y en
lo que su corazon media. Es la mujer fuerte, es la animosa Judit,
pronta a la memorable salida. Vedla como se prepare i salir entire
los faustos augurios de aquella mfsera gente : vedla ya en la puer-
ta de la ciudad, vedla ya fuera. ,Por qu6 td, Ozias, por qu6 vos-
otros, ignorantes sacerdotes, por qu6 temeis que sucumba vfctima
4 del furor de los enemigos 6 de los insultos a su honor? IAh! par-
te, parte, ella va segura... Por en medio de las tiendas pasa la he-
roina : ved el escudo que la cubre en medio del campo asirio : en-
tra en el pabellon del Jefe, y h6la aqui ya en presencia de aquel
birbaro, pero tranquila aun A su lado, cubierta como esti por bri-
Ilante escudo que deslumbra. Ya cay6 aquella orgullosa cabeza, y
con este horrible present ella vuelve i los suyos; pero Lc6mo?
qui6n la cubre con su escudo en tan peligroso paso? Ella os lo di-
ce; old lo que canta: Viva, viva, viva; mi Senior me guard: me
guard en mi salida, permaneciendo alli, y hasta mi regreso : An-
gelus Domini custodivit, et hine euntem et ibi commorantem, et inde hune
revertentem.
8. IOh Angel, 6 excelso Angel de la guardal ooh maravilloso
escudo de salud I Dedisti mihi clypeum salutis. Prob6 este escudo Da-
niel metido en el lago de los leones. Cien espantosas fieras giraban
en torno de este gran siervo de Dios; pero el Angel lo circuye con
su tremendo escudo, lo pone a cubierto de su safia, y ,hace que
cierren sus horribles bocas: Angelus conclusit ora leonum. Sobre el
campo de Dura probaron este escudo Sidrac, Misac y Abd6nago,
cuando por el id6latra Nabuco fueron metidos sus pids desnudos den-
tro del horno de Babilonia. Si los hubieseis visto, hermanos mios,
paseandose, segun explica la Escritura, por en medio de las llamas
sin que llegara ni A chamuscarles aquel fuegosiete veces mas fuer-
te que el acostumbrado. Por qu ? Porque el Angel de la guard
5 T. V:





54 SEBRMON
tendi6 sobre ellos su escudo neutralizando la accion de las llamas:
Angelus Domini descendit in fornacem... et fecit medium fornacis quasi
ventum.
9. Pero ai qu6 mas recorrer las p6ginas del Antiguo Testamen-
to? Si quisiera aducir todos los ejemplos, el dia y mi voz se consu-
mirian much mas pronto que la material. Aducir pudiera 6 Tobias
padre 6 hijo, A Lot, Isaac, Jacob, Eliseo, David, Mois6s, Agar y
mil otros; asi como families enteras, ciudades, naciones y reinos
sobre los cua)es aparece encorvado el escudo conservador del An-
gel de Dios. En vosotros mismos me circunscribo, hermanos mios,
a ;Nsoiros lamo para testimonio de verdad. Volved con el pensa-
miento, y en cuanto possible os sea, h6cia vuestros pasados aflos, y
recorriendo desde vuestra primera edad hasta hoy poneos a la vista
la copia de peligros en que por precision de tiempo, en tiempo os
habr6is hallado, porque todo hombre, como dice san Agustin, ca-
mina sobre un terreno cubierto de redes, lazos y fosos. LNo es ver-
dad que recordais haberos visto mas de una vez protegidos por el
Angel de vuestra guard tal como os lo indico? No duermen, no,
esta es la voz de Bernardo y aun vuestro modo de pensar segun
creo; no duermen, no, ni sofiolientos estan mis custodios los san-
tos Angeles: velan solicitos en torno mio, al menor amago de la
adversidad se convierten siempre en escudo de mi salud: Non dor-
miunt, neque dormitant, qui custodiunt me... heu, quoties scutum sa-
lutis factisuntmihil Pero lay de mf! Iqu6 inminente peligro se pre-
senta 6 mis ojost iveo elevarse contra Dios nuestrasmaldades: veo
encenderse en 61 aquella ira, que en lenguaje sacro es ira que de-
vora: veo la omnipotente diestra armarse de vengadores rayos : ay!
van a estrellarse contra la frente de los culpables. Pecadores, pe-
cadores, 4qui6n os sustrae a la grande ira exterminadora? ,qui6n
puede defenders y guardaros? El Angel, dice Agustin, el Angel
nuestro custodio: Angelus noster tegit nos ab ira Dei. 1l eleva sus rue-
gos hasta al trono divino, pide gracia, y perdon implora por los hom-
bres; y ast como alli en el monte se interpuso entire el hijo ofrecido
en holocaust y el brazo del padre que iba A caer sobre 61 bafiado
en sangre, asi, concluye san Bernardo, asi el Angel pone un reparo
entire nosotros y Dios, entire nosotros culpables y Dios indignado.
,Se callaria, pregunta san Girolamo, se callaria tal vez el Angel
que velaba sobre Nfnive, cuando el Senior se decidi6 A levantarla
en sus cimientos y hundirla en la supreme ruina? No, no, muy
bien habra 61 rogado, suplicado y Ilorado, interponi6ndose es-
Is





DEL SANTO ANGEL DE LA GUARD. 55
cudo de salud entire la iniquidad de la tierra y la justicia del
cielo.
10. 1 Oh Angel santo de la guard, Angel conservador que nues,
tia vida aseguras! IOh escudo, permitidme, hermanos, que lo re-
pita, ohescudomaravilloso de salud I Dedistimihiclypeumsalutistuw.
Y ,qu6 diremos luego de nuestro Angel al verlo ademas convertido
en una arma poderosa para la victoria? Hasta ahora nos ha cu-
bierto tranquilo y nos ha salvado : ya vamos A encontrarlo belicoso
contra nuestros enemigos, que nos miraran con terror, y vencer6-
mos: Et arma militia nostrw, potential.

Segunda part: El Angel custodio nos fue dado como arma poderosa con
que nos alcanza el mismo la victoria.

11. No os parezca extrafia ni desusada la idea de que en el An-
gel de la guard yo os present casi un guerrero armado de punta
en blanco con espada y lanza: pues, qu6 menos cantan las prof6-
ticas palabras del extAtico de Patmos? Gran batalla hubo en el cielo;
Miguel y sus Angeles peleaban con el dragon, y el dragon bata-
Ilaba, y sus Angeles tambien batallaban: Factum estprelium magnum
in ccelo; Michael et Angeli ejus preliabantur cum dracone, et draco pug-
nabat, et angeli ejus. ,Qu6 demuestran las otras visions del mismo
profeta san Juan ? Vi un Angel que bajaba del cielo con la Have de
la oscura mazmorra en una mano y una enorme cadena en la otra:
ech6se encima del dragon, de aquella antigua serpiente Ilamada Sa-
tanAs 6 diablo, amarr6lo, ylo precipit6 en el abismo, cerrAndolo y
sellandolo luego: Vidi Angelum descendentem de ccelo, habentem cla-
vem abyssi et catenam magnum in manu sua; apprehendit draconem, et
ligavit eum, et misit in abyssum, et clausit. Por manera que, herma-
nos mios, nuestro Angel esti habituado A la lucha. Y ,por qu6 os
figurais que el Angel santo habia encerrado en lo profundo de las
sombras eternas al comun adversario nuestro? Porque, dice el ilu-
minado Profeta, porque asf no podria jams salir tan atrevido con-
tra los hombres, ni tan brusco ni fuerte en sus ataques. Alli bajo
muge, brama y aulla, mientras nosotros estamos aquf seguros, gra-
cias al Angel que lo dej6 encerrado: Arma, arma militice nostra,
potential. Ello es, no hay duda, que el rebelde, por permitfrselo Dios
en sus inescrutables miras, se escape alguna vez y nos amenaza con
el asalto; pero tambien es verdad, como dice David, que constan-
temente se le oponen los santos Angeles, y lo rechazan para que no
5*





56 SERMON
se'nos acerque: Non timebis 4 demonio; ad nos non appropinquabiti,
Es verdad tambien, y no os lo contradigo, que algunas veces pro-
cura el malvado confundirnos y embrollarnos; pero que lo ponga
en obra no lo pueden temer aquellos santos espfritus.
12. Sed vosotros mismos espectadores con el coronado Profeta
de la batalla que los espiritus celestes dan por nosotros 6 los infer-
nales. Oh c6mo atacao! Ic6mo hierent mirad como del lado de los
infcuos caen mil y otros diez mil a su diestra: Cadent a, later tuo
mille, et decem millia 4 dextris tuis. Arrollados, rechazados, no pue-
den volverse ya contra nosotros: Ad te autem non appropinquabunt.
Todavia mas; dad gracias al Profeta rey que asi os ilumina: mi-
rad: pero disponed antes el Animo, hermanos mios, para oir ta-
mafia maravilla. H61a aquf: yo afiado, prosigue, que los mortales
desde aquella fiera lucha se pasean por encima del Aspid y del basi-
lisco, y pisan al leon y al dragon con plant firm: Super aspidem
et basiliscum ambulabis, et conculcabis leonem et draconem. 1 Oh qu6 ad-
mirable triunfo sobre las cabezas de aquellos m6nstruos obtenemos
por medio de las celestes armas que al inferno doman y abaten:
Arma militia nostrce, potential.
13. Y si con nuestro Angel al lado aparecemos tan terrible al
infierno, ,qu6 no podr6mos contra los enemigos de acA? El mensa-
jero de Dios, el gran Mois6s habia manifestado al tirano Faraon los
-altos y divinos mandates para que aflojara las enmohecidas cadenas
A los dolientes hijos de Jacob, y levantara del cuello el pesado yugo
bajo que gemian: de ninguna manera lo consinti6 Faraon, antes
bien agrav6 mas y mas la opresion de los desdichados israelitas.
Pero los santos Angeles empufiando la formidable espada se lanza-
ron contra 61 y contra todo su reino, y en una sola noche, noche
horrorosa, le mataron todos los primog6nitos desde el primero que
tenia sentado en su mismo trono, hasta el de la humilde esclava,
,hasta el del tiltimo jumento.
S14. I Ahl no, no se atrevan los impios A levantar su diestra so-
bre nosotros: las vencedoras espadas de los Angeles de nuestra
guard estin acostumbradas A dar golpes mortales. No creais, her-
manos mios, que esto sea efecto de mi acalorada imaginacion. 4No
eran acaso Angeles, exclama san Girolamo, y yo con 61, no eran
SAngeles aquellos sesenta fuertes que entire los mas fuertes de Israel
aparecieron al rededor de Salomon ? Acaso no tenian, para la de-
fensa de aquel Monarca, empufiada en su mano la espada? Sexa-
ginta fortes ambiunt Salomon ex fortissimis Israel, omnes tenentes gla-





DEL SANTO ANGEL DE LA GUARD. 57
dies. Nada temamos, pues, aunque nos asalte todo un ej6rcito, ya
que los Angeles est6n de nuestra parte.
15. Estando estos por nosotros, quinn nos puede dafiar? Se
exacerb6 el corazon del rey de Siria contra Eliseo; hb aquf que sa-
len de Datan contra 61 carros, caballos y caballeros armados: lay
de mi, ay de mil exclamaba lloroso su criado Giezi al verse cir-
cuido por aquel amenazador ej6rcito: lay de mi! Eliseo, iqu6 ha-
r6mos? Heu Domine, Domine mi, quid faciemus?... ,C6mo, qu6
har6mos? No temer, y nada mas que no temer. Mira; y abribndole
Dios los ojos vi6 de improvise todo el monte lleno de Angeles, db
caballeros y cabalgatas de fuego peleando por Eliseo.
16. Si, si; pelean los Angeles por nosotros, y para salvarnos
se extienden sobre nuestros enemigos y losaplastan. Bien lo sabe
el Egipto; y si el Egipto hubiese tenido un Angel como el que pre-
cedia a los campamentos del pueblo santo, no habria sufrido, segun
comenta el doctisimo AlApide, no habria sufrido tan crudamente
hi en sus hijos ni en su rey. El Angel de Dios fue quien condujo al
pueblo de Israel A Canaan. Disputibaseles 4 los hebreos la tierra
prometida por el Dios de Abrahan; pero el Angel se adelanta con
]a fulminante espada, y la muerte sigue sus pass. iQu6 extermi-
nio! Como nube de verano que preniada de granizo se derrama so-
bre las doradas y oscilantes espigas, y todas las troncha, asi cae
sobre Canaan el Angel exterminador. Empuja las puertas masre-
sistentes, y se hunden: empuja las torres mas soberbias, y se der-
rumban : empuja las murallas de siete cercas, y vienen abajo. Abajo
fueron los amorreos, abajo los heteos, abajo los ferezeos, abajo los
heveos, abajo todos, todos abajo al herir del Angel. Anda, pueblo
venturoso, anda y reina sobre la bella tierra que miel y leche des-
tila, pero no olvides tu gratitud al Angel que pele6 por ti: Ange-
lus introducit te ad Amorrhaum, adHethwum, ad Hevwum, et Phere-
zlum.
17. Pero Lc6mo es esto, carisimos hermanos mios, que sibien
el Angel de nuestra guard es tan valido escudo, es tan poderosa
arma; c6mo es que andamos siempre sefialados por la cicatriz de
nuevas heridas? ,C6mo es que tan pocas veces vemos i los hom-
bres triunfar del terrible enemigo, antes bien se les ve seguir sus
inicuas victorias, cual ya cautivo Israel amarrado al carro del la-
tino vencedor? IAh hombre, hombre! tuya es la culpa por la fre-
.cuencia con que te apartas del Angel, y caminando por vias obli-
cuas te sales fuera del rAdio de su escudo de salud I1 Qub milagro





58 ASUNTOS PARA LA FIESTA
que te hieran los dardos enemigos, si td mismo te empenfas en aban-
donar los reparos! Iqu6 milagro quequedes vencido, si entras la
lucha solo, y te lanzas en campo abierto y sin armast Arrfmate,
hombre, al Angel de tu'guarda, no te separes de su lado, atiende
su voz, obed6cele, mfralo con estima ycon respeto, h6nralo, amalo
entrailablemente, y 61 siempre atento A tu, conservation seri sin
falta alguna el escudo de salud que te tendrl en seguro: Clypeumn
salutis tuaw; y siempre dispuesto al combat contra tus enemigos,
seri.el arma poderosa que te dari victoria: Arma militia nostre,
p~tentia. Amen.



ASUNTOS

PARA LA: FIESTA DEL SANTO ANGEL DE LA GUARDA.

I. Si no es possible investigar la sabidurfa, dignidad, privilegios
y gloria de los Angeles, se pueden experimentar sin embargo sus
beneficios; 6 semejanza de los planets y de las estrellas, de los
cuales si bien no se conocen los giros, leyes y medidas, se prue-
ban sin embargo las ventajas de su luz, direction y utilidades. Di-
Sfndese, dice san Bernardo, la eminente caridad de los Angeles, y
Ilega hasta nosotros bajo tres respectss; por respect de Dios,,por
respect 6 nosotros, y por razon a si mismos: De excelso colorum
Shabitaculo attrahitur supereminens charitas Angelorum propter Deum,
.propter nos, propter seipsos. Nos aman por respect a Dios, 6 imi-
tan.sa misericordia.-Nos aman por respect a nosotros, y compa-
decen nuestras miserias.-Nosaman por razon de simismos, y nos
desean por compaieros en su bienaventuranza. Asi cumplen ellos
a nuestro lado las disposiciones divinas en calidad de amantes cus-
todies: Angelis suis mandavit de te, etc.
II. Pater, quam mercedem dabimus ei, etc. (Tob, xIi). Para com-
prender nuestros deberea con respect A los santos Angeles custo-
dios, basta reflexionar los grandes beneficios que nos proporcio-
nan. Ellos observan lo que hacemos: tengamos luego un respetuo-
so temor A su presencia. Nos aman y nos benefician en abundancia:
mostr6mosles, pues, una verdadera devocion por tanto beneficio.
NoS defienden en nuestros peligros, concedi6ndonossuproteccion:
de consiguiente les debemos una santa y humilde confianza. 1.0 La





DEL SANTO ANGEL DE LA GUARDA. 59
presencia de tan fieles testimonies merece nuestro respeto; 2.0 la
generosidad de tan ben6ficos amigos exige nuestra gratitud; 3. el
celo de tan poderosos protectores pide nuestra confianza.-Si bien
la naturaleza de los Angeles nos es desconocida, con todo bien
nos beneficiamos de sus buenos oficios, y la asiduidad de su pre-
sencia con todas nuestras acciones. Llena esti de ejemplos la sa-
grada Escritura (Ezech. x; Baruch, xvi). Pene omnes sacri eloquii
pagine testantur, nec inde dubitare fas nobis est. (S. Greg. hom. XXX
in Evang.). No nos es possible evitar su presencia, lo que debe
mantenernos en el respeto, inclinarnos A la prictica de las buenas
obras, y ahuyentarnos de las malas.-Los Angeles custodios son
nuestros verdaderos amigos: amigos los mas desinteresados, files,
incorruptibles y poderosos; motives todos para un verdadero re-
conocimiento.-Ellos nos'guian hicia el buen camino, nos guar-
dan en los peligros, nos defienden de los enemigos, cuanta fe,
pues, no les es debida por part nuestra ?
III. Prceedetque te Angelus meus. (Exod. xxin). Israel en el de-
sierto fue guiado por el Angel bajo forma de una coluna de nube
y de fuego: nosotros tambien lo somos dia y noche. Bajo la pala-
bra dia se entiende el estado de gracia; bajo la palabra noche el
estado de culpa ; por lo que el Angel nos guia con seguridad du-
rante el dia, esto es,- mientras somos justos, a fin de que camine-
mos constantes por la senda de la justicia; nos guia con seguridad
por la noche, 6 sea mientras somos pecadores, a fin de que aban-
donemos cuanto antes la send de la culpa.-No es por acaso que
nos encontramos la guia del Angel, es un diputado por la voluntad
de Dios, como Rafael lo asegur6 al viejo Tobias: Cum essem vobis-
cum per voluntatem Dei eram. (Tob. xii, 17). Deaqui es que dirige
al just en el double camino de la santidad, a saber, en el de los ce-
lestiales consuelos, hacidndole amar el bien, yen el de las tribula-
ciones y pruebas, sosteni6ndole en estas para que le sirvan de m6-
rito y corona.-Aun cuando los Angeles sean in ministerium missi
propter eos, qui hwreditatem capient salutis; con todo ni aun pecan-
do abandonan al hombre, antes bien con mayorempefio se afanan
para volverlo al buen camino, y lo consiguen : 1.0 con la oracion;
2. con amenazas; 3.0 con las adversidades, y se complacen cuan-
do ban obtenido el resultado.





ASUNTOS PARA LA FIESTA


Sentencias de la sagrada Escritura.

Millia millium ministrabant ei, et decies millies centena millia
assistebant ei. (Dan. vi, 10).
Benedicite Domino omnes Angeli ejus, potentes virtute, facien-
tes verbum illius, ad audiendam vocem sermonum ejus. (Psalm.
ca, 20).
Vidi, et audivi vocem multorum Angelorum in circuit throni,
numerous eorum millia millium. (Apoc. v, 11).
Circumdabo domum meam ex his, qui militant mihi euntes et
revertentes. (Zach. v).
Ecce ego mittam Angelum meum, qui prwecedat te, et custodial
in via, et introduced in locum, quem paravi. Observa eum, et au-
di vocem ejus, nee contemnendum putes: quia non dimittet,
cum peccaveris, et est nomen meum in illo. Quod si audieris vo-
cem ejus, et feceris omnia, que loquor, inimicus ero inimicis tuis,
et affligam affligentes te. (Exod. xxiii).
Omnes sunt administratorii spirits in ministerium missi prop-
ter eos, qui haereditatem capient salutis. (Hebr. Ii, 14).
Angelis suis mandavit de te, ut custodiant te in omnibus viis
tuis : in manibus portabunt te, ne forte offendas ad lapidem pedem
tuum. (Psalm. xc, 11 et relig.).
Immittet Angelus Domini in circuit timentium eum, et eripiet
eos. (Psalm. xxxii).
Castrametabitur Angelus Domini in circuit timentium eum.
(Ibid. vers. Septuag.).
Vivit Dominus, quoniam custodivit me Angelus ejus, et non per-
misit me Dominus ancillam suam coinquinari, sed sine pollution
peccati revocavit me gaudentem in victoria sua. (Judith, xmi, 20).
Deus misit Angelum suum, et obturavit ora leonum, et non no-
cuerunt mihi. (Dan. vi).
Super muros tuos Jerusalem constitui custodes, total die et noc-
te in perpetuum non tacebunt. (Isai. LxII).
Si in viis meis ambulaveris, et custodiam meam custodiveris,
dabd tibi ambulantes de iis, qui nunc.hic assistant. (Zach. in, 7).
Ascendit fumus incensorum de orationibus Sanctorum de manu
Angeli coram Deo. (Apoc. vin, 3).
Mittam praecursorem tui Angelum. (Exod. xxxin).
Videte, ne contemnatis unum ex his pusillis: dico enim vobis,





DEL SANTO ANGEL DE LA GUARD. 61
quia Angeli eorum in coelis semper vident faciem Patris mei, qui
in coelis est. (Matth. xvii, 10).
Cecidi, ut adorem ante pedes Angeli; et dixit mihi: vide ne fe-
ceris, conservus enim tuus sum. (Apoc. xxii).
Cogitationes mortalium timid, et incertse providentim nostrae,
et ideo necessaria fuit homini Angeli custodia. (Sap. ix, 14).
Angelus meus vobiscum est. (Baruch, vi, 6).
Fiat tanquam pulvis ante faciem venti, et Angelus Domini coarc-
tans eos: fiat via illorum tenebra et lubricum, et Angelus Domini
persequens eos. (Psalm. xxxiv, 5, 6).
Neque dicas coram Angelo: non est providentia. (Eccles. v, 5).
Dejecit castra Assyriorum, et contrivit illos Angelus Domini.
(Eccli. xLvmI, 24).
A voce Angeli fugerunt populi. (Isai. xxxii, 3).
Et levavi oculos meos, et vidi : et ecce vir unus vestitus lines,
et renes ejus accincti auro obrizo, et corpus ejus quasi chrysoli-
tus, etc. (Dan. x, 5, 10, 16).
ManetAngelus Dei gladium habens. (Ibid. xii, 57).
Et.in fortitudine sua directs est cum Angelo. (Osee, xn, 3).
Apparuit pracedens eos eques in veste candida, armis aureis
hastam vibrans. (II Mach. xi, 8).
Angelus autem Domini descendebat secundum tempus in pisci-
nam, et movebatur aqua. (Joan. v, 4).
Ipse-Satanas transfigurat se in Angelum lucis. (II Cor. xi).
Pater, quam mercedem dabimus ei, aut quid dignum poterit esse
beneficiis ejus? Me duxit, et reduxit sanum, te quoque videre fe-
cit lumen coeli, et bonis omnibus per eum repleti sumus. (Tob. xi).

Figures de la sagrada Escritura.

Agar en el desierto confortada y amonestada por el Angel con
estas palabras: Agar... revertere ad dominam tuam, et humiliare sub
manu illius (Genes. xvi), prueba que nuestro Angel tutelar nos
socorre en nuestras necesidades y nos corrige cuando nos extra-
viamos.
Del mismo modo que los Angeles sacaron con dulce violencia i
Lot fuera de Sodoma (Genes. xix), asi tambien con toda la efica-
cia desu impulso nos sustraen de los peligros y nos conducen a salvo.
En caso de duda los Angeles nos aconsejan, como confesaba
Abrahan, que ellos fueron los que aconsejaron a su esclavo al esco-





62 ASUNTOS PARA LA FIESTA
coger la esposa para Isaac. Ipse mittet Angelmn suum coram te,.et
accipies inde uxorem filio meo. (Genes. xxiv).
La potencia, la fuerza, la actividad de los Angeles es suma : uno
solo mat6 en una noche todos los primog6nitos de Egipto; otro des-
truy6 el ej6rcito de ciento ochenta y cinco mil hombres de Sena-
querib.
En aquella escalera, que de la tierra tocaba al cielo, la cual vi6
Jacob, los Angeles estaban en continue movimiento ascendentes et
descendentes per ear (Genes. xxvTI); simbolo del afan con que ha-
cen present 6 Dios nuestras preces, y Ilevan luego a nosotros las
gracias: gemitus offerentes, gratiam reportantes (S. Bern. 1. med. c.
6); y el cardenal Cayetano describe: In ea scala continue Angeli as-
cendunt a nobis referendo nostra ad Deum, et descendant ad nos affe-
rendo divina nobis.
El Angel culodio A los pecadores cumple lo que en el libro de
los Jueces, capitulo n, se lee que lo practice un Angel con los he-
breos: Cumque loqueretur Angelus Domini htne verba ad omnes filios
Israel, elevaverunt ipsi vocem suam, et fleverunt. Etvocatum est nomen
loci illius, locus flentium sive lacrymarum.
La coluna que precedia al ej6rcito de Israel guiada por un An-
gel, de dia en figure de nube, y de noche en la de luciente llama,
fue im6gen del Angel que nos guia en los peligros de la vida; ilu-
minindonos en nuestras dudas y protegi6ndonos en nuestros pe-
ligros : Angelus Dei, qui precedebat castra Israel, etc. (Exod. xmi
et xiv).
El Angel custodio nos alienta en los conflicts espirituales, como
lo hizo con Gedeon contra los madianitas: Apparuit ei Angelus Do-
mini, et ait: Dominus tecum virorum fortissime. (Judic. vi, 11 ).
Elfas, adormecido por el cansancio 6 la sombra del enebro, es una
buena prueba de que los Angeles nos consuelan y nos socorren en
las adversidades: Ecce Angelus Domini tetigit eum, et dixit illi: Sur-
ge, etcomede (III Reg. xix); como asimismo lo es Daniel cuando
Iabacuc por ministerio de los Angeles le llev6 la comida en el la-
go de los leones. (Dan. xxx).
Los guardias que custodiaban el lecho de Salomon pueden pa-
rangonarse A los Angeles custodios: Lectulum Salomonis sexaginta
fortes ambiunt, ex fortissimis Israel, omnes habentes gladios, et ad bel-
la doctissimi, uniuscujusque ensis super femur ejus proper timores noc-
turnos. (Cant. in, 7).
Para demostrar como el Angel tutelar retrae al client de hacer





DEL SANTO ANGEL DE LA GUARD. 63
mal, puede mencionarse el hecho de Balaam, cuando enviado pa-
ra maldecir A Israel fue detenido en el camino por el Angel, el
cual le dijo : Ego veni, ut adversarer tibi, quia perverse est via tua,
mihique contraria. (Num. xxi).
El Angel libertador de san Pedro preso por Herodes llen la c6r-
eel de esplendentfsima luz: desperez6 de su suefio al Ap6stol, y
abri6 las puertas de hierro. Ecce Angelus astitit, et lumen refulsit in
habitaculo, percussoque later Petri, excitavit eum dicens : Surge ve-
lociter. Imagen de cuanto obra el Angel tutelar: ilumina al hombre
errante, lo sacude y dispierta; pecador, le devuelve la libertad de
los escogidos.

Sentencias de los santos Padres.

Magna dignitas animarum, ut unaqueque habeat ab ortu nati-
vitatis in custodia sui Angelum deputatum I (S. Hier. 1. III in xvin
Matth.).
Angeli de supreme patria descendentes in mundum, justos, vel
inter tentationes spe coelestium roborant, vel finitis tentationum
certaminibus ad palmam perpetue retributionis inducunt. (Id. in
c. xxv Prov.).
Angelorum auxiliis unusquisque ab inimicorum insidiis libera-
tur. (Id. in Psalm. xxxmI).
Si gaudent Angeli propter hominum justificationem, etiam tris-
tantur et dolent propter hominum peccata. (S. Theod. q. 30 in
Genes.).
Adest unicuique nostrum Angelus Domini, qui regat, qui mo-
neat, qui gubernet, qui pro actibus nostris corrigendis, et mise-
rationibus exposcendis, quotidie videat faciem Patris. (Orig. horn.
XX in c. xxv Num.).
Unusquisque Angelorum in judicio aderit, producens illos, qui-
bus praefuit, qui testimonium perhibent quot annis circa eum la-
boravit ad bonum instigando, sed ille monita sprevit. (ld. horn.
LXVI in Num.).
Post Christum natum efficacius Angeli nos custodiunt. (Id. hor.
X in Luc.).
Si princeps meus, Angelum dico, qui est mihi consignatus, com-
monuit de bonis, et locutus est in corde meo, sed ego, contemp-
tis ejus monitis, praceps in peccata corrui, duplicabitur mihi pcena
vel pro contempt monitors, vel pro facinore commisso. (Id. ibid.).





64 ASUNTOS PARA LA FIESTA
Angeli enim ascendunt, et descendunt ad filium hominis, per-
quirunt, et curiose agunt, quid in unoquoque nostrum inveniant,
quid offerant Deo: evident, et perscrutantur uniuscujusque men-
tern, si habeat liquid tale, si tam sanctum liquid cogitet, quod
Deo mereatur offerri. (Id. lib. V contra Cels.).
Quemadmodum urbium muri undequaque hostium insultus ar-
cent propulsantes hostiles incursus; sic etiam Angelus et A tergo,
et a front custodit,.et neque utriusque lateris parties incustoditas
relinquit. (S. Basil. in Psalm. xxxii).'
Consider quanta est Angelorum natural, nam toti exercitui, et
multorum hominum ordini unus Angelus assimilatur. Propter mag-
nitudinem igitur custodientis te Dominus totum exercitum tibi lar-
gitur. Propter fortitudinem vero Angeli, velut muro te munit un-
dequaque ipsius tutela. (Id. ibid.).
Cum justus in extremis agit, Angelus sui custos cum multitudi-
ne Angelorum venit, et animam sponsam Christi de carcere corpo-
ris tollit, et cum maximo dulcissimo melodia cantu, et immense
lumine ac suavissimo odore ad cceleste perducit palatium, in spi-
ritualem paradisum. (S. Anselm. in Elucid.).
Quotidie illos ad nostram custodiam deputatos multipliciter offen-
dimus, et offensam negligentia cumulamus; ipsi autem licet t nobis
frequenter injuries patiantur, sustinent tamen et compatiuntur pec-
cantibus; nec'minor illorum circa nos custodia, imo major sollici-
tudo, cum boni custodis sit, infirmis magis, quam sanis operam ex-
hibere. (S. Petr. Dam. serm. V de exalt. S. Cruc.).
Unicuique nostrum A die baptismatis usque ad obitum delegates
est Angelus, qui et viriliter decertantem a tentatione custodiat, et
auxilium prebere in tentationibus non desistat. (Id. ep. ad Alex. II
Pont. Max.).
Supernae potestates valde et vehementer diligunt ac protegunt
humanum genus, et pro eo orant, et intercedunt. (Anast. Sinaita,
lib. I Examer.).
Fit pro peccatoribus conversis Angelis Dei gaudium in coelis; qui
de ipsorum propinqua perditione utrumque gemebant non dolen-
do, sed compatiendo,.sed intercedendo, sed eorum emendatio-
nem anhelando. (S. Laur. Just. de spir. anim. interit.).
SAngeli suo ministerio doemones arcent, ne ad libitum noceant.
Quis, quaso, nisi angelico esset fultus auxilio, tam immanissimo-
rum hostium valeret superare rabiem, effugere laqueos, tentatio-
nes vincere, fraudesque detegere? Custodia siquidem suas vias nos-





DEL SANTO ANGEL DE LA GUARD. 65
tras sepiunt, ne in petram scandal spiritualem anime impingamus
pedem. (Id. de spir. anim. resurr.).
Attendant Angeli nos peregrinos, et jussu Domini auxilientur
nobis, ut ad illam patriam commune aliquando redeamus. (S.
Aug. in. Psalm. LXII).
Magna cura, et vigilanti studio adsunt nobis omnibus horis, et
locis, succurrentes, et providentes necessitatibus nostris, et solli-
citi discurrentes inter nos et te, Domine, gemitus nostros atque
suspiria referentes ad te, ut'impetrent nobis facilem tuae benignita-
tis propitiationem, et referant ad nos desideratam tue gratiae be-
nedictionem. Ambulant enim nobiscum in omnibus viis nostris,
intrant, et exeunt nobiscum, attente considerantes, quam pie,
quam honest in medio pravie nations conversemur. (Id. in Soliloq.
c. 27).
Sancti Angeli habent ad nos pietatem, quia respiciunt nos per
fenestras, et quando vident nos in periculis et miseriis, veniunt ad
defendendum nos. (S. Vinc. Fer. serm. III in Dam. I Adv.).
Injuries quoque, quas eis quotidie inferimus, dum custodite eo-
rum refragamur, patienter sustinent, nee lasi nos laedunt, imo
mitius compatiuntur nobis, et quod verisimile est, tamquam me-
dici majorem sollicitudinem infirmis impendunt, quam sanis; ma-
gis gaudent super uno peccatore poenitentiam agent, quam supra
nonaginta novem justis, qui non indigent pcenitentia. (Petr.'Bless.
in serm.).
Angelum habet unusquisque credentium. Si ergo Angelum ha-
-bemus, sobrii simus, tanquam si padagogi quidam nobis adesset.
Timeamus, ne irati a nobis recedant. (S. Joan. Chrys. horn. Ill in
ep. ad Colos.).
Angelis suis Deus mandavit de te. (Psalm. xci). Quantam debet
tibi hoc verbum inferre reverentiam, afferre devotionem, conferre
fiduciam? Reverentiam pro praesentia, devotionem pro benevolen-
tia, fiduciam pro custodia. Caute ambula, cui videlicet adsunt An-
geli, sicut eis mandatum est, in omnibus viis tuis. (S. Bern. serm.
XI in Psalm. cit.).
Ministrant Angeli, offerentes Deo bona opera nostra, ac nobis
ejus gratiam referentes; sudores nostros et lacrymas offerunt Deo,
:nobis quoque ejus munera referunt. (Id. serm. I de S. Mich.),
Quoties gravissima cernitur urgere tentatio, et tribulatio vehe-
.mens imminere, invoca custodem tuum, ductorem tuum, adjuto-
rem tuum, in opportunitatibus, in tribulatione : inclama eum, et





66 ASUNTOS PARA LA FIESTA
di : Domine, salva nos, perimus. (Id. serm. XII in.Psalm. Qui
habitat).
Exultare Angelos fecimus, quando conversi sumus ad pceniten-
tiam; proficiamus, et festinemus de nobis eorum implere latitiam.
(Id. serm. de Vig. Nat. D.).
Ut ampliorem de catero erga beatos Angelos fiduciam habeatis,
familiarius in omni necessitate vestra eorum invocetis auxilium.
(Id. serm. I de Ang.).
Credimus Angelos sanctos adstare orantibus, offerre Deo vota,
et preces hominum, si sine deceptione levari puras manus pers-
pexerint. (Id. serm. IV in Luc. Iv).
In quovis diversorio, in quovis angulo Angelo tuo reverentiam
habe. Tu ne audeas illo prasente, quod vidente me non auderes.
(Id. serm. XI in Psalm. xci).
Simus devoti, simus grati tantis custodibus, redamemus cos
quantum possumus, quantum debemus affectuose. (Id. ibid.).
Vm nobis, si quando provocati sancti Angeli peccatis et negli-
gentiis indignos nos judicaverint pr.esentia, et visitation sua, et
quorum pressentia protegere nos et propulsare poterat inimicum.
(Id. ibid.).
Angeli nostram in omnibus zelant salutem. (S. Laur. Just. lib.
de cast. connub. c. 8).
Angeli docent nos obtemperare Deo, subesse majoribus, pacem
diligere, humilitatem sectari, et cuncta odisse, que norunt repug-
nare virtuti. ( d. ibid.).
Custos Angelus semper nobis adstat, nosque salutaribus inspi-
rationibus illuminat. (S. Aug. Solil. c. 27).
Non cessant sollicitare et assiduis suggestionibus monere. (S.
Bern. serm. XX in Cant.).
Angelus custos peccatori, vinculis peccati compedito, in tenebris
obnubilato, infundit aliquem radium sum illuminationis, et dicit
ei: surge velociter. (S. Bonav. serm. de S. Mich.).
Angeli in via perfectionis nos dirigunt. (Id. ibid.).
Elevant mentem nostram, et inflammant ad amorem reterno-
rum. (IdM ibid.).
Numquam quiescunt Angeli in opere salutis nostrae, nimirum
quia optime norunt, quanta res sit in aeternum damnari. (S. Bern.
serm. XXVII in Cant.).
Angeli conservatores, defensores, decertatores. (Sophron. orat.
VI de excell. Ang.).





DEL SANTO iNGEL DE LA GUARD. 67
Potestates sunt Angeli, quorum ditioni virtutes adverse subjec-
twe sunt. (S. Greg. horn. XXXIV in Evang.).
Hi sunt nostri custodes et protectores, qui semper et ubique no-
bis assistant, nee nos patiuntur laedi nisi velimus. (S. Bon. loc.
cit.).
Deus in Angelis erat condens natural, et largiens gratiam. (S.
Aug. lib. XII de Civit. c. 9).
Angeli prodierunt h Deo, sicut radii i sole. (S. Greg. Naz.).
Eruperunt tamquam scintillae silice. (S. Greg. M.).
Ambiunt Ecclesiam Angeli, et quasi murum faciunt. (S. Aug. in
Psalm. cxxiv).
Scito arma Dei esse angelicam potestatem. (Dyd. ad c. xxxiv
Tob.).
Angeli domestic Dei sunt, coeli cives, principles paradisi, scien-
tie magistri, doctors sapientie. (S. Aug. serm. CXL ad fratr.).
Angelis suis Deus mandavit de te. Mira dignatio, et vere magna
dilectiocharitatis! Quis entm? quibus? de quo? quid mandavit? Quis
enim mandavit? cujus sunt Angelif cujus mandatis obtemperant?
cujus obediunt voluntati? Summa ergo majestas mandavit Angelis
illis utique sublimibus, tam beatis, tam proxime sibi cohaerentibus,
tam familiariter adherentibus, et vere domesticisDei. (S. Bern. c.
XII in Psalm. Qui habitat).
Hoc est munus Angelorum, ministrare Deo ad nostram salutem;
quamobrem hoc est Angeli opus, omnia facere ad fratrum salu-
tern; imo vero est opus ipsius Christi, nam ipse quidem dat salu-
tem ut Dominus, ipsi vero tamquam servi. (S. Joan Chrys. horn.
III in Hebr.).
Benedicanturvoelestes spirits, qui tametsi eximia nature digrii-
tate et perfection long nobis superemineant, non tamen asper-
nantur,nostri curam et custodiam, sed mira humilitate nobis con-
descendentes, omnem exhibent sollicitudinem, ut tandem cohae-
redes et consortes ipsorum efficiamur in ccelis. (S. Joan. Dam. lib.
II fidei ort. c. 3).
Assidua vigilantia comitantur nos in periculis, in laboribus, in
infirmitatibus, in negotiis, in itineribus, semper exhortantes ad
bonum, detestantes malum, protegentesque a malo, si tamen in-
tenta cordis aure eorum sacra monita audire velimus. (S. Laur.
Just. de obed. c. 7).
Beneficial tua magna sunt hwec, quibus nos honorificasti, dans no-
bis Angelos tuos spirits in ministerium nostrum: dederas enim





68 ASUNTOS PARA LA FIESTA
quidquid cceli ambitu continetur, et quasi parva reputas hac, qua
sub coelo sunt, nisi adderes etiam ea, que sunt super coelos. (S,
Aug. Solil. c. 27).
Ubique tamquam fidi comites nos tuentur, dormientes, states
et ambulantes, quiescentes, operates. (S. Laur. Just. de cast. con-
nub. c. 8).
Exhibent se nobis patrons, magistros, padagogos, paranym-
phos, bajulas, amicos, duces et sodales, et omne nos officio quo
possunt, juvant; laetis applaudunt, psallentibus concinunt, pceni-
tentibus assistant, solantur mestos, relevant afflictos, sublevant
lapsos, reficiunt famelicos, erigunt pusillanimes, roborant pralian-
tes, coronant vincentes. (S. Thorn. Y Vill. de S. Mich. cone. III).
Sicut hominibus per viam non tuto ambulantibus dantur custo-
todes, ita et cuilibet homini, quamdiu viator est, custos Angelus
deputatur. (S. Thorn. p. 1, q. 1, 3, art. 4).
Angelus clamat in anima mundi contemptum, luxuries, super-
biae, avaritim despectum, et omnium concupiscentiarum odium.
(S. Bern. t. II, S. 8, art. 2, &. 1).
Angeli sancti recte vigiles dicuntur, quia vigilant et solliciti sunt
circa electos, ut defendantur A tentatione, ut proficient in bono,
et ut salventur. (Rich a S. Vict. p. 2 in Cant. Iv).
Quis aestimet quanta charitate, et cura circa commissos sibi invi-
gilent? quomodo torpentes excitent, et sollicitos atque ferventes
amplius accendant? (Id. ibid.).
Isti sunt per quos sustentamur, per quos in mari et in terra ju-
.vamur, per quos mente et corpore illuminamur, per quos in tri-
bulationibus et angustiis consolamur, per quos ab infirmitatibus
frequenter liberamur. (S. Aug. Solil. 46 ad frat,).
Singulis fidelium adest Angelus, ut padagogus quidam et pastor
ad vitam dirigendam. (S. Basil. lib. III contra Ennod.).
Hinc est, quod eos, in hujus peregrinationis naufragio ne peri-
clitentur, protegunt, prebent consilia salubria, deprecantium
orationes perferunt, coram Deo offerunt vota, supplicationes im-
petrant, reportant gratiam,.torporem excitant, de ignotis eru-
diunt, instruunt ad certamen, spirituales arcent nequitias, atque
indeficientem imbecillitati humana custodiam exhibent. (S. Laur.
Just. serm. de Euch.).
Eorum custodia tutissima est, quoniam potentissimi, sapientissi-
mi, et optimi sunt. (Card. Bellarm. in Psalm. xc).
Angelis tamquam provides tutoribus human generis curam de-





DEL SANTO iNGEL DE LA GUARD. 69
mandavit Deus ad custodiam, et salutem hominum. (S. Basil. lib.
de com. Ennod.).
Idcirco militia coelestis dicitur, quia infatigabiliter pro homini-
bus terrenis militant, ut possint esse ccelestes, simulque concives.
( Casian. lib. I, c. 8).
O anima si videre posses, quanto gaudio Angeli assistant oran-
tibus, intersunt meditantibus (S. Bonav. in Sal. an. c. 1).
Eorum meritis et precibus orationes nostrwe sortiuntur effectum.
(S. Thor. 2, 2, q. 83, a. 1).
Felicitate fruuntur beata, et in charitate constitute perfect nil
pretermittunt, quod saluti hominum sciunt esse proficuum. (S.
Laur. Just. lib. II de spir. an. resurr.).
Si qui in hac peregrinatione de Angelis liquid attingunt, hi sunt
qui puritatis et innocentiae candore illis assimilati, orationi et con-
templationi vacantes, A mundi strepitu et tumultu sequestrati in
abscondito vultus a conturbatione hominum absconsi, illorum aliqua-
le commercium et colloquium meruerunt. (S. Thor. a Vill. cone.
de S. Mich.).
Simus obedientes in divinis operibus laborantes, si Angelos vo-
lumus habere assistentes; nam non laborantibus, non obedienti-
bus, sed voluptatibus et deliciis vacantibus resistunt Angeli. (S. Bo-
nav. serm. IV de Aug.).
Noli, 6 homo, tale Conditoris tui negligere munus, noli custodis
tui Angeli benevolentiam spernere, suffragium abjicere, et ignora-
re consilium. (S. Laur. Just. lib. de vit. sol. c. 16).
Quemadmodum Christus Dei Christus noster est, sic sunt Ange-
li nostri, qui sunt Angeli Dei. (S. Aug. lib. II de Civit. c. 29).
Discurrit melius, sollicitus discurrit (Angelus) interns et Deum,
gemitus offerens, gratiam reportans. (S. Bern. in vig. Nat. D.
serm. II et in med. c. 6).
Magnae pietatis et benignitatis est indicium deputare tales minis-
tros humane fragilitati, sine quibus nullo modo esset tuta. (S. Bo-
nav. in fest. S. Mich.).
Propter fortitudinem Angeli, velut muro te munit undequaque
ipsius tutela. (S. Basil. in Psalm. xxxm).
Angeli suo ministerio daemones arcent, ne ad libitum noceant.
(S. Laur. Just. de spir. an. resurr.).
Ipsi amant nos, quia Christus nos amavit. (S. Bern. serm. I de.
Ang.).
Attendunt Angeli nos peregrinos, et jussu Domini auxiliantur
6 T. V.





'70 ASUNTOS PARA LA FIESTA DEL STO. INGEL DE LA GUARD.
nobis, ut ad illam patriam communem aliquando redeamus. (S.
Aug. in Psalm. LXII).
Cum justus in extremis agit, Angeli sui custos cum multitudine
Angelorum venit, et animam sponsam Christi de carcere corporis
tollit. (S. Anselm. in Elucid.).
Quantum illos amare debemus, a quibus continue non in vanis,
sed salutiferis edocemur ? (S. Bon. serm. I de Aug.}.
Simus obedientes, in divinis operibus laborantes, si Angelos vo-
lumus habere assistentes. (Id. ibid.).
Habetote familiares Angelos, fratres mei, et frequentate eos se-
dula cogitatione et devota oratione, quia semper nobis adsunt ad
custodiam et consolationem. (S. Bern. serm. I de Aug.).
Omnes secundum diversitatem suam diverse nobis beneficia im-
pertiuntur. Angeli nos semper comitantur, et custodiunt. Archan-
geli nos de divina lege et mysteriis celestibus instruunt. Principa-
tus gubernant, et ordinant vitam nostram. Potestates special nos
Sdaemonum tentationibus potestate defendant. Virtutes ad bene
operandum nos provocant. Dominationes nobis ad vincenda vitia
adminicula praestant. Throni nos in bono confirmant. (Orig. honm.
XII in ep. ad. Hebr.).
Hoc est angelica functions officium ad salutem hominum minis-
terium Deo persolvere. (S. Joan. Chrys.)..





SERMON DE SAN JUAN BAUTISTA.


ESQUELETO DEL SERMON

DE

SAN JUAN BAUTISTA.

N on surrexit inter natos mulierum major
Joanne Baptista. (Mattb. xi, t1).
Entre los nacidos de mujeres no se levant
mayor que Juan el Bautista.

1. Laudable es la costumbre de las naciones cristianas de invo-
car, como abogado y protector, A algun santo morador delcielo...
Vosotros habeis escogido el mayor...: Inter natos mulierum non sur-
rexit major, etc. Se diri tal vez que Juan no hizo milagros, pero...
Nada os dir6 de...; ni de... Me concretar6 d...

Reflexion inica : Dignidad y valor de san Juan Bautista.

2. Las especiales prerogativas del Bautista nos muestran su es-
pecial dignidad... Aaron y David fueron sus ascendientes...
3. Consider hominem, dice san Bernardo angelico promissum
oraculo, conceptum miraculo, sanctificatum in utero... Despues de ha-
ber hecho vaticinar su venida por dos ilustresProfetas, Dioslo hi-
zo anunciar-por el mismo Arcdngel que anunci6 la encarnacion del
divino Verbo.
4. La embajada 6 Marfa tuvo lugar en su reducida casa de Na-
zaret; la embajada 6 Zacarias cum sacerdotio fungeretur, ingressus
in, etc. Zacarfas no pudo dar fe a las palabras del nuncio celestial.
Elisabet era est6ril, y ambos eran muy entrados en afios...
5. Rebeca, Raquel y varias otras de que habla la Escritura, i
pesar de su esterilidad Dios las hizo fecundas... En Elisabet A mas
dela esterilidad habia la decrepitud... Cabalmente esto contribuy6
A una de las mayores glorias del Bautista, pues, como reflexiona
el Cris6logo, asi debi6...
6. Contrajo como nosotros el pecado de origen, pero naci6 sin
61, pues fue santificado en el litero maternal... Muchos pretenden
que Jeremfas logr6 igual privilegio, pero lo contradicen san Agus-
6*


71





72 SERMON
tin, san Jer6nimo,-Teodoreto, etc. En cuanto al Bautista no hay
oposicion ni duda.
7. Mas A pesar del privilegio de Jeremfas, si lo tuvo, esto en
nada disminuye el m6rito del Bautista... Palabras de san Bernar-
do... Diferencia entire la santificacion, de Jeremfas y la de Juan :
Ibi enim, dice el ya citado Doctor, sanctificatio emundationem,
hic,, etc.
8. En una palabra, quod apostolica celsitudo, dice el mismo Ber-
nardo, tandem longioripromissione, etc. Oh alma afortunada, que
si bien...
9. No es, pues, de extraiiar que ya en el vientre de su madre
manifestase Juan su alegrfa..., por verse constituido nuncio, em-
bajador de...
10. En la Iglesia de Cristo, segun el Apdstol, unos son ap6sto-
les, otros profetas, estos evangelistas, esotros pastores, docto-
res..; jCuAl de estos puede equipararse con el Bautista, A quien
fueron confiados muchos titulos y cargos, todos eminentes...?
11. Si es deun m6rito singular elser ap6stol, Juan lo fue: Fuit
homo missus a Deo... No fue discipulo de Cristo, pero..: Palabras de
san Agustin...
12. Si es ilustre el ser evangelista, Juan lo fue, pues fue el pri-
mero en... No escribi6 como los demis Evangelistas, pero grab6
sus palabras en el corazon de sus oyentes, pues Dios Ie escogi6 ut
omnes crederent per illum...
13. Si es un lauro el ser doctor, Juan lo fue, y tal que sobrepu-
j6 a todos sus predecesores... Enoc, No6, Abrahan, etc. Mois6s,
Aaron, Josu6, etc. David, Salomon, etc. Elfas, Eliseo, etc. En el
dilatado espacio de cuarenta siglos no se encuentra... Esto lo reser-
v6 Dios, segun san Bernardo, para... Venit Joannes Baptista prce-
dicans, etc.
14. Esta fue la primer voz de t6rtola que... Palabras de san
Bernardo : Joannes ostendit medicamentum, etc.
15. Si es honor ser profeta, tambien Juan lo fue, etplusquam
propheta, como dice el Salvador... Comparacion entire los demas
Profetas y Juan... San Pedro Cris6logo..., san Bernardo..., san
Agustin..., el Cris6stomo...
16. Si glorioso es el oficio de angel, tampoco este le falt6 A
Juan... Ecce ego mitto Angelum meum, dice Dios por Malaqufas,
jui, etc. Quemadmodum enim, dice el Cris6stomo, qui regis vehic4-
to, etfc.





DE SAN JUAN BAUTISTA. 73
17. Esverdad que no tuvo la naturaleza de angel, pero eso mis-
mo, segun el Cris6stomo, aumenta su gloria...
18. Si es el mayor encomio poseer la amistad de Dios, Juan la
posey6... Amicus Sponsi le llama el evangelista Juan... Abrahan,
Mois6s, Lizaro, etc., fueron amigos de Dios; pero elBautista unus
est, dice san Bernardo, et similem non habet.
19. Pedro, Santiago,.Juan, todos los Ap6stoles fueron amigos
de Jesds, pero... Comparacion entire ellos y el Bautista... Palabras
de san Agustin...
20. Si es de un relevant m6rito-el ser virgen, penitente y ana-
coreta, ,qui6n posey6 mejor que Juan estas cualidades? Fue vfr-
gen... Espejo de penitentes... Fue, segun el Cris6stomo y san Ber-
nardo, el primer institutor de la vida monistica... Predic6 antes
que los Ap6stoles la... Sell6 el primero con su sangre la nueva
ley... Por fin, ad inferos, dice el Nazianceno, per Herodis furo-
rem, etc.
21. ICu6n cara debi6 de ser para Dios aquella muerte...! ICuin
acepto..., cuin aplaudido y...l ICuAn elocuente tutor no sera Juan
para sus devotos...l Dignos de elogio sois, por cierto, por haber
elegido tan santo Patron...
22. iOh vosotros mil y mil veces dichosos ciudadanos...! Oh td,
patria feliz, que...t Sea constant vuestra devocion A..., A fin de
que...





74 SERMON



SERMON

DE

SAN JUAN BAUTISTA.

Non surrexit inter natos mulierum major
Joanne Baptista. (Matth. xI, 11).
Entre los nacidos de inujeres no se levant
mayor que Juan el Bautista.

1. Buena y recomendable costumbre de las cristianas naciones
y passes debidamente organizados ha sido siempre en las pdblicas
y particulares necesidades volver los ojos al supremo Hacedor por
medio de alguno de sus amados siervos ya ciudadanos del cielo,
eligi6ndole para abogado y protector de la patria i y muy dignas de
imitacion y de alabanza entire las demas se hacen aquellas comar-
cas que, residiendo ya en el corazon de los habitantes la devocion
hicia el celestial mediador, levantan templos y altares en su nom-
bre. Sibia, pues, y bien aconsejada te muestras, noble y devota
comarca, puesto que de entire los felices espfritus moradores del
cielo supiste escoger para la defense y cuidado del pueblo A aquel
bienaventurado heraldo, nuncio precursor en el mundo de la re-
dencion y de la salud; y que entire los nacidos de mujeres otro no
se halla que pueda aventajarle en m6ritos, ni disputarle la prima-
cfa. Pero td sobre muchas otras poblaciones digna de recomenda-
cion y de ejemplo no te contents con haber dedicado A Juan este
precioso y adornado temple y altar tan espl6ndido y rico, sino que
has instituido festejar y celebrar su triunfo con el solemne y annual
recuerdo de su preciosa muerte, atrayendo a la fiesta con el cebo
de armoniosqs canticos 6 instruments, no solo a tus ciudadanos, si-
no tambieh a muchfsimos forasteros, y cometiendo siempre A al-
gun evang6lico orador el encargo de encomiar las glorias del Santo
para aumentar el ndmero de sus devotos. Ya, pues, que me ha
cabido el honor de desempefiar esta mission, voy a emprenderla,
hermanos carfsimos, con la mejor voluntad, tanto para secundar





DE SAN YOAN BAUTISTA. 75
como mejor sepa vuestro tan litil pensamiento, como para aplau-
dir el acierto que al elegir tan poderoso Patron habeis tenido. Os
dirl tal vez un cualquiera que el divino Juan no oper6 milagros;
pero de todos modos no pudisteis haber andado mas avisados y
prudentes en la election, pues habeis sabido escoger para protec-
tor de la patria nada menos que el mayor entire los habitantes del
cielo: Non surrexit inter natos mulierum major. Para desempefiar
bien mi mission nada os dir6 de la vida privada del Santo, y de las
tan sefialadas virtudes que 6l mismo supo ocultar en el desierto a
los ojos de los hombres: ni menos os hablar6 de su muerte, ni de
la bgrbara circunstancia de su degollacion para no enlutar la ale-
grfa y expansiones de la fiesta. Por estas y por otras razones que
podria aducir, bastara la dignidad y el valor de la victim que pro-
curar6 patentizar en mi discurso, recogi6ndolas ya de las preroga-
tivas mismas de la persona del Santo, ya de la excelencia de los
grades que en vidasostuvo: Ave Maria.

Reflexion tinica: Dignidad y valor de san Juan Bautista.

2. Para presentar la alta consideration de este fidelisimo Mar-
tir y testimonio de Cristo, que venerais con especial culto, no bsa-
bri encontrar argument que mas clara y eficazmente la demues-
tre que rebuscando las muchas y may especiales prerogatives y
prelaciones que sobre todo otro santisimo varon fuese por Dios hon-
rado de un modo preferente en su m'isma persona. Sobre este pun-
to, para que nada faltase 6 este elegido precursor y ministry, qui-
so el Eterno escoger dos de las mas antiguas, de las mas esclareci-
das y renombradas families de Israel, tales como la de Aaron y la
de David, para fundar su estirpe, a fin de que de la union de la
sacerdotal y de la rdgia sangre viniese al mundo m'as ilustre : y en
Zacarias sacerdote de la descendencia de Abias, y en Elisabet pre-
clara mujer de la tribu de Judi y pr6xima parienta da la Madre
Virgen, ambos justos, ambos rectos observanteS de las divinais le-
yes y preceptos, le prepare dignos padres.
3. Pero jqu6 desusados prodigies no lFusc6 Dios para preparar
el camino de su noble, cara y preciosavfctimal Considera hominem,
dice san Bernardo, angelico promissum oraculo, conceptum miraculo,
sanctificatum in utero. (S. Bernard. serm. nat. S. Joan. Bapt.). An-
tes que venga Juan al mundo, tal como se usa'para grades per-
sonajes, se manda ya quien anuncie su venida. ,Y qui6n sabri ei-





76 ElRIMON
comiarla nobleza y dignidad del enviado mensajero?,Hallo en las
sagradas Escrituras que para anunciar A Isaac y A Sanson fueron
enviados Angeles: la venida del profeta Samuel fue indicada por
el sacerdote Helf A su madre: respect al profeta Eliseo se lee ha-
berse verificado tal promesa por medio de aquella Sunamitis que
solia confortarlo en su posada; pero para honrar el Seilor A su
MArtir no le basta ni el augurio de un sacerdote, ni la voz de un
solo profeta, ni la mission de un Angel. Despues de haberlo hecho
preconizar muchos siglos antes por dos profetas ilustres, que bien
claramente lo sefialaron, uno con el nombre de voz, otro con el de
Angel, dispert6 de entire los bienaventurados espiritus A uno de los
de primer 6rden, yaun de entire estos, el mas sublime y mas pr6xi-
mo al divino solio, encargado de lo mas sublime y relevant, de
las mas altas y solemnes embajadas, pues, como bien claro lo in-
dica san Lucas, fue el arcangel san Gabriel, que con Agustin eslo
mismo que decir el supremo bienaventurado espiritu reservado
por Dios al mas augusto y santo de los misterios, y A la mas noble
6 important mission en el cielo, el que lleva el nombre de fortale-
za de Dios; en una palabra, el que en Nazaret fu6 luego A anunciar
A la Virgen 1l obra mas excelsa de la Trinidad, la encarnacion del
divino Verbo.
4. Este mismo, pues, fue el escogido para publicar la venida
del privilegiado ministry, de nuestro augusto Santo: con la cir-
,cunstancia que asf como la embajada A la Virgen tuvo lugar entire
las pobres paredes de una reducida casa, la del Bautista, como ob-
serva Bernardo, fuellevada a su padre, cuando revestido del man-
to sacerdotal se hallaba en el sitio mas elevado del temple, junto
al altar, frente al area, 6 la vara de Mois6s y A las tablas del Tes-
tamento ; y, lo que es mas, en el acto del sacrificio, en el momen-
to de ofrecer el incienso en dia de solemne fiesta, y en la reunion
de un numeroso pueblo: Cum sacerdotio fungeretur, ingressus in
templum Domini, ut incensum poneret... et omnis multitudo populi erat
orans foris hora incensi. (Luc. I, 8, 9, 10). Por manera que, tal fue
el tono solemne y tan grandes y nuevas las maravillas revela-
das en esta embajada, que Zacarfas, aunque muy versado en las
divinas materials y sagradas Letras, no pudo dar fe i las palabras
y las promesas del nuncio. &Era fAcil que un hombre doblegara
tan pronto su entendimiento i tan nuevas y desusadas maravillas?
Pues qui6n era Zacarfas, qui6n era Elisabet cuando la concepcion
de Juan fue anunciada? IEran acaso j6venes robustos y fecundos





DE SAN JUAN BAUTISTA. 77
para poder con fundamento esperar aun la tan en vano deseada pro.
le ? Ademis de la manifiesta esterilidad de la esposa, eran ambos tan
entrados en afios, y tan menguado el vigor,. que perdido completa-
mente habian la esperanza de conseguir el fruto de sus deseos.
5. Es verdad que no es escaso el ndmero de mujeres est6riles
que el querer de Dios ha vuelto fecundas: esteriles habian sido en
sus primeros tiempos Rebeca, Raquel, la mujer de Manu6, una de
las consortes de Elcana y otras varias anotadas en los santos Libros;
pero observed que, except la esterilidad, ningun otro obsticulo
habia que vencer en todas estas, pues que en ninguna de ellas
existia por lo avanzado de la edad la falta de virtud para former
y para nutrir luego lo concebido. En el present caso, aun vencida
la,causa de infecundidad de la naturaleza, restaba la grandisima y
much mayor dificultad de una edad demasiado provecta y decli-
nante. Era precise recurrir 6 un segundo y mayor milagro para
superar este nuevo 6 inseparable obstAculo. Cabalmente en esto es-
triba una de lasmayores glorias del Martir, pues, como reflexiona
el Cris6logo, asi debi6 hacerse para con el transcurso de aiios pu-
rificar y santificar aquel seho que A Juan llevar debia. Prefiri6 Dios
darle vida en una 6poca en que dormidas y apagadas las pasiones
no podian gravar ni manchar la conciencia de sus padres, nacien-
do el hijo sin mas condiciones que la fe y la castidad, y presentin-
dose y apareciendo al mundo mayor que otro hombre alguno, pues
nacia tan fuera las leyes comunes de la naturaleza.
6. Pero la mas preciosa y singular prerogative, que vuelve
mas esclarecida y digna de mayor veheracion la persona del incli-
to Martir, es que fue santificado en cuerpo en su misma madre por
la presencia del Hijo de Dios. Bien sabeis, hermanos mios, que a
excepcion del que no cometi6 pecado y de su dnica Madre que vfr-
gen lo llev6 en el seno, todos los demis entramos en el mundo cul-
pables de la prevaricacion de nuestro primer padre, y en el mero
hecho de nacer heredamos con la vida la culpa que de ellos recibi-
mos; pues de esta ley tan comun como dura naci6 Juan inmune
por dispensacion divina. ]E debi6, como nosotros, contraer elpe-
cado, pero antes que naciera se le liberty de la esclavitud de la
culpa, y se le enriqueci6 de la virtud de la divina gracia, y confir-
mado en esta de tal modo que, como dice el angelico doctor santo
Tom6s, no podemos menos de career que no le era dable jams per-
derla. Muchos han procurado salvar Jeremias de la comun des-
gracia, defendi6ndolo como santificado A la par del Bautista aun





78 SEKMON
desde su nacimiento; con todo, esta opinion ha sido controverti-
da por el grande Agustin, por san Jer6nimo, por Teodoreto, y por
otros famosos y esclarecidos Doctores, quienes reduce la santifi-
cacion de Jeremfas 6 una simple preparation, por manera que aun
hoy dia esti por resolver si 6 este Profeta se le debe 6 no acordar
tan eminente y especial privilegio ; pero la santificacion de Juan es
un hecho de todos admitido, y por todos aplaudido y aprobado, ya
por el asentimiento delos Padres, de los Doctores, de los te6logos,
ya por la aprobacion de la Iglesia completamente admitido, sobre
el cual no ha lugar ni la oposicion ni la duda.
7. Mas, aun cuando quisiera piadosa y buenamente creerse en
favor del primero que tambien 1 estuvo exento de la ley que per
el nacimiento marca a los dem6s con el sello del pecado original,
aun esta creencia, por muy probable que quiera tomarse, para na-
da afecta A Juan, y no disminuye ni el m6rifo ni el lustre de la sin-
gularidad. Es por cierto bien diferente,mas rara, y de mayorpre-
cio, dice Bernardo, la santificacion de san Juan comparada con la
de Jeremfas. Caso que este haya sido visitado y favorecido por la
divina gracia antes de nacer, c6mo con certeza puede decirse que
fue santificado? pero en Juan es cierto, certisimo, pues que a mas
de la santificacion fue leno del Espiritu Santo en el vientre de su
madre, segun precisas palabras de la prediccion de san Gabriel ar-
S cngel. En Jeremfas la gracia al santificarlo no hizo mas que la-
varle la culpa, y redimirlo de la servidumbre del pecado ; en el
Bautista se extendi6 hasta llenarlo, enriquecerlo y adornarlo: Ibi
enim sanctificatio emundationem, hie repletio inundationem signat. (S.
Bern. serm. ubi supra).
8. Para reducir 6 pocas palabras lo much que podria decir so-
bre la gloria de vuestro santisimo Protector, bastarA indicar que
Juan aun todavia en cuerpo dentro de su madre lleg6 i aquel gra-
do de plenitud y abundahcia de gracias y de santidad A que no lle-
garon en la Iglesia mas que algunos pocos, y esto 6 fuerza de mu-
chag privaciones y trabajos, como por ejemplo los Ap6stoles des-
pues de un largo espacio de tempo, de enseiianza, de studio, de
persecucionfes, de trabajos y de sufrimientos, y despues de la muer-
te, de la resurrection y de la ascension i los cielos delHijo de Dios,
quien a fuerza de ruegos impetr6 de su Padre para ellos semejante
don con la venida del Espiritu Santo: Quodapostolica celsitudo.tan-
dem longioripromissione meruit obtinere, hoc Joannes legitur in utero
assecutus. (Id. S. Bernard. ubi supra). Oh alma afortunada, quesi





DE SAN JUAN BAUTISTA. 79
bien por condition de la care contrajo en su creation el comun
pecado, ni nn moment se detuvo en el camino de los pecadores;
sino que dando vuelta por un sendero secret, mas feliz y no tri-
Ilado, se apart de la via comun, y se encontr6 pronta y dispuesta
A la gracia aun antes de ver, aun antes de saludar la luzl
9. No es, pues, maravilla que Juan manifestara su alegria aun
dentro de la materna circel, sinti6ndose aun alli dentro aliviado
del peso y libre del lazo del comun enemigo. ,C6mo podia aun
all dentro contenerse y dejar de regocijarse conoci6ndose, con-
tra el uso comun, honrado por la presencia y amistad de su Senior,
y por 61 elevado al grado de su nuncio, embajador y primer mi-
nistro?
10. Muchos y various, dice Pablo, son los grades y ones que
Dios ha distribuido en las iglesias para utilidad de los creyentes,
dispensindolos cdmo, cuindo, y a qui6n mas le place : de aquf es
que unos son apdstoles, otros profetas, estos evangelistas, esotros
pastores, aquellos doctors, y todos son ministros en esta grande
obra, para aumentar la edificacion de los fieles que son el cuerpo
de Cristo, y las perfecciones de los Santos. Pero cuil de todos
estos puede asemejarse en la sublimidad y excelencia del ministerio
al Bautista, a quien no uno solo como a los demas, sino muchos
titulos y cargos juntos, y todos sefialados y eminentes, le fueron
por Dios conferidos?
11. Si es de especial y singular m6rito el empleo de ap6stol,
estelo tuvo Juan, y 16 que es mas, pudiendo titularse entire los
Ap6stoles el primero y el inico propiamente mandado de Dios,
pues el mismo Evangelio lo declara cuando dice : Fuit homo missus
? Deo, cui nomen erat Joannes. (Joan. 1, 6). Solo falt6 en su apos-
tolado el no haber sido discfpulo como los dem6s lo fueron en la
escuela de Cristo; pero esto mismo aumenta su gloria 16jos de os-
curecerla, demostrando claramente que no tuvo necesidad de ins-
truccion como los otros, por haberle abundantfsimamente ilustra-
do con su soberana luz el imismo Espiritu Santo. No fue discipulo
de Jesucristo, dice san Agustin, pero 61 puso escuela en el desier-
to, y tuvo discfpulos, amaestrindolos 6 instruy6ndolos con afan a
semejanza de Cristo.
12. Si es ilustre el ser evangelista, Juan lo fue, pues fue el pri-
mero en publicar elEvangelio, haciendo saber al mundo la eterna ge-
neracion y eltemporal nacimiento del Mesias tantas veces prometido
y por tanto tiempo esperado: Juan no dej6, como los otros, escri-





80 SERMON
to el Evangelio que predicara, pero muy bien lo calcaba en el co-
razon de los que convirti6 al Sefnor, en el corazon de today la plebe
que prepare A la venida de Cristo ; y me atrevo a decir sin apartar-
me de la verdad, que fue de tanto valor su voz y de tanto testi-
monio su palabra, que sobre ella mas que sobre otra alguna quiso
Dios apoyar la creencia de los pueblos, escogi4ndola con preferen-
cia para que en el mundo sirviera A todos de base y fundamento a
la fe, al Evangelio y a la mission de su divinoHijo : Hicvenitintes-
timonium, ut testimonium perhiberet de lumine, ut omnes crederentper
illum. (Joan..i, 7).
13. Si es un lauro el ser doctor, Juan lo fue, y en un grado a
que jams podia llegar ninguno de los que le precedieron, pues
que ensei16 y predic6 A las gentes lo que nunca se habia hasta en-
tonces oido de boca de doctor alguno. Echese una ojeada desde el
origen y principio del mundo hasta el tiempo en que vino Juan, y
se verA una infinita s6rie y sucesion de patriarcas, profetas y otros
-esclarecidos varones, celebrados en las sagradas paginas, y veni-
dos al mundo para instruir A los hombres con la doctrine y con el
ejemplo de su.santa vida: ver6mos entire ellos un Enoc, un No6,
un Abrahan, un Isaac, un Jacob, varones todos justos y queridos
de Dios, y por el mismo Dios especialmente iluminados; pero de
ninguno de ellos se encuentra esbozada la bienaventurada y per-
p6tua morada en el reino de los cielos: ver6mos a un Mois6s, cons-
tituido como otro Dios de Faraon: libertador, conductor y director
del pueblo escogido ; hablando familiarmente con Dios como lo ha-
ria un hombre cualquiera con su vecino 6 su amigo: recibiendo de
Dios las tablas de la ley, las ceremonies y las reglas del bien vivir
y del buen gobierno; ver6mos con este A un Aaron elegido y un-
gido como primer gran sacerdote: encargado de conservar y Ile-
var aquella prodigiosa vara que dividi6 y volvi6 A reunir las aguas
del mar Rojo: qbe obr6 tantas maravillas alli en Egipto: que en-
tr6 en el desierto; ver6mos detrAs de ellos A un Josu6 que con su
voz detiene los pasos de las ruedas del sol: aterra con el sonido los
muros de Jeric6, y de los enemigos de Dios gloriosamente triunfa;
pero en medio de todos sus discursos ni una palabra se oye relati-
va al eterno y bienaventurado reino. Prosiguiendo, ver6mos toda-
via A un David, hombre santfsimo y modelado en el corazon del
mismo Dios, cantando continuamente con su real cftara himnosde
alabanza al Senior; sigui6ndole su hijo Salomon colmado de teso-
ros por la divina Sabiduria, junto con otros poseedores tambien de





DE SAN JUAN BAUTISTA. 81
los divinos secrets, pero jams abrieron estos su boca para pro-
meternos la eterna gloria de los Santos. Ver6mos asimismo uin
Elfas que a su voluntad ya cierra el cielo A la lluvia, ya lo abre al
rayo ;y a un Eliseo, heredero de su double espfritu, y que llama 6
la vida a los difuntos, tanto durante su existencia como despues de
muerto; pero entire tantos portentos no se descubre un solo rayo
de luz que nos indique la bienaventurada gloria venidera. ,Qu6
mas? En el dilatadisimo espacio de cuarenta 6 aun mas siglos trans-
curridos desde Adan hasta la venida de Cristo, por much que se
rebusque no se encuentra una prueba, una muestra de aquella eter-
na dulzura que Dios ha preparado en el cielo a los que le aman ; y
esto que Dios guard con cuidado por tanto tiempo oculto y secre-
to A patriarcas, a profetas y A tantos amados siervos suyos, lo re-
serv6, como reflexiona Bernardo, para ponerlo en boca de Juan
como el elegido para con su aliento y con so sangre colocar la pri-
mera piedra del Nuevo Testamento, enviandolo el primero A en-
seiar con sus hechos y a predicar con sus palabras la penitencia y
]a proximidad de la gloria de su eterno y bienaventurado reino :
Venit Joannes Baptista prwdicans in desert Judwas, et dicens: pceni-
tentiam agite: appropinquavit enim regnum clorum. (Matth. in, 2).
14. Esta fue, prosigue el melffluo Doctor, esta fue la primera
voz de t6rtola que se dej6 oir en nuestra tierra miserable. Nuestra
citara en los antiguos tiempos solo cantaba tribulaciones y Ilantos,
y a los enviados A corregir y arreglar el mundo solo se les oia hablar
de guerras, armas, amenazas, prisiones, heridas y estragos; Juan
es el primero que predicando nos ensefia el remedio para nuestras
llagas, el descanso a nuestras fatigas, y un nuevo modo de cantar
las alabanzas del Seifor: Joannes ostendit medicamentum vulneri, ini-
quitati veniam, et ex tune misit in os nostrum canticum novum, car-
men Deo nostro. (S. Bernard. ibid.).
15. Si es honor ser profeta, tambien Juan lo fue, y lo fue con
mayors solemnidades y felicidad que otros, y aun por el oraculo
del Salvador fue algo mas que profeta. Los demas tuvieron que anun-
ciarse como tales para que fuesen creidos; Juan nada tuvo que de-
cir, pues fue preconizado profeta bastantes afios antes de su predi-
cacion, y aun siglos antes que naciera, por boca de otros ilustres
Profetas: y aun cuando 61 por un sentimiento de profunda humil-
dad protestaba no serlo, sin embargo asi 1o celebr6 Jesucristo, y
por tal lo tenia el pueblo: Omnes habebant Joannem sicut Prophe-
tam. (Matth. xxI, 26). Certi sunt enim Joannem Prophetam esse.





82 SERMON
(Luc. xx, 6). AdemBs los otros Profetas se apellidaban con el nom-
bre del pueblo 6 comarca d donde por Dios habian sido enviados,.y
se les decia el Profeta de Samaria, el de Jerusalen, el de Israel, el
de Judi; pero Juan no llevaba otro nombre mas que el de Profeta
del Altisimo. Mientras los otros anunciaban premios 6 castigos tem-
porales, Juan, dice el Cris6logo, solo hablaba de galardon 6 de su-
plicio eterno: mientras los otros profetizaron la venida de Cristo de
un modo oscuro y lejano, Juan aparece al mismo tiempo que 61, le
prepare el camino disponiendo al mundo a recibirlo, y lo muestra
con el dedo y lo senala ya venido, y revestido de nuestra humana
care. Los otros conocieron la grandeza, el poder y la majestad. de
Dios, y de estos y otros atributos suyos habraron, pero sin pasar mas
alli sobre la unidad de la esencia: Juan, dice Bernardo, traspas6
estos lfmites, comprendiendo en Dios el mas augusto misterio hasta
entonces cubierto de tinieblas y velado 6 todo ojo prof6tico, puesto
que entire todos ellos fue el primero en descubrir y divisar el nd-
mero, ladistincion y los dulcisimos nombres de las tres divinas Per-
sonas. Los otros no Ilegaron a ser profetas hasta mas 6 menos en-
trados en afios, y si alguno fue elegido desde la infancia, como puede
suponerse de Jeremfas, sin embargo no ejerci6 en la nifiez su mi-
nisterio: pero Juan fue ungido profeta aunantes de nacer: y antes
de nacer y de hablar, como dice san Agustin, anuncid claramente
la presencia de Cristo. Los otros fueron profetas en cuanto de Dios
recibieron el don de profetizar, pero de aqui no pasaron : Juan, se-
gun advierte el Cris6stomo, 6 mas del don propio de profecia, al-
canz6 la virtud de comunicarlo: asi es como Elfas pudo ungir A su
siervo Eliseo para ser profeta, sin que pudiese comunicarle espiritu
y luz prof6tica; pero Juan transfirid A su propia madre luz y cien-
cia para conocer present la majestad del Sefior, que por haber de
poco tiempo entrado en el seno de la Virgen no podia Elisabet por
ningun medio natural y human conocerlo ni descubrirlo: Elias
autem unxit Eliseum in Prophetam, non tamen prophetandi gratiam illi
donavit. Iste autem in utero matris existens divini introitus scientiam ma-
tri donavit, et os illius in verba confessions aperuit, ut cujus non vide-
bat personal, cognosceret dignitatem. (S. Joan. Chrys. in cap. xn
Matth. hom. 27).
16. Si glorioso es el oficio de Angel, tampoco este le falt6 al
Bautista. Como Angel lo vi6 y lo predijo un Profeta por Angel lo
confirm un Evangelista: Angel, por fin, lo llam6 y constituy6 el
mismo Dios, y no como cualquiera de aquellos que por los Ap6s-





DE SAN JUAN BAUTISTA. 83
toles son llamados espfritus ministrantes, sino como uno de los de
la mas alta jerarquia, como angel todo suyo y especialmente de-
legado A traer al mundo la mas sublime embajada de su secret
pensamiento, y manifestar a las gentes la persona misma de su pro-
pio Hijo : Ecce ego mitto Angelum meum ante faciem tuam, qui prwpa-
rabit viam tuam ante te. (Malach. mi, 1). Y Iqui6n ignora, aiiade el
Cris6stomo, que tanto mas reputados dignos y grandes son los mi-
nistros, cuanto mas pr6ximo es el lugar que ocupan junto al coche
y A la persona del prfncipe? Quemadmodum enim, qui regis vehiculo
proximiores incedunt, ceteris clariores existunt: ita et Joannes... hinec
excellere demonstratur. (S. Joan. Chrysost. in cap. xi Matth.).
17. No se me diga que si Juan adquiri6 el nombre y desempei6.
la mission de angel, no tuvo sin embargo su naturaleza; pues ca-
balmente en esto,si bien se mira fdebe fundarse, con el Cris6stomo,
la mayor gloria del Bautista. En efecto, dice el santo Doctor, siendo
Juan hombre como nosotros, y por sus raras dotes haberle sido re-
galado por Dios el nombre y la mission de angel, sin realmente serlo,
es la mayor de las glorias que darse pueda, mas todavfa que si ver-
daderamente lo hubiese sido; porque el ser angel no consiste en
premio de la virtud, sino en propiedad de la naturaleza. De consi-
guiente es gran maravilla en Juan, que vestido de nuestra fr6gil
care Ilegase con la pureza y santidad de su vida a la altura de los-
Angeles, y obtuviera por el favor de la divina gracia aquel grado'
eminente donde no puede por su condition sola llegar la humana
naturaleza.
18. Si es el mayor encomio poseer la amistad de Dios, Juan la
alcanz6 hasta el punto de que el mismo discipulo predilecto de Je-
sucristo le Ilame el amigo del Esposo. Alcense, pues, y vengan en
parangon con el Bautista todos los que en las sagradas Escrituras se
Ilaman amigos de Dios; 4 cuil de ellos podri quitarle ni aun men-
guarle el dictado de singular, cuando por orAculo del mismo di-
vino Redentor Juan es el mayor de cuantos han nacido de mujer?
Abrahan fue lamado amigo de Dios, MoisBs, Lizaro y otros mas
se vieron honrados con tan especial titulo; pero ninguno lo fue ma-
yor que Juan. Ninguno de aquellos famosos Patriarcas y Profetas
tan alabados en los sagrados Libros por su fe, por su obediencia,
por su tolerancia, por su penitencia: ninguno de ellos, aun cuando
recibiera el poder de dividir al trav6s los mares de una i otra playa,
el celo para exigir del cielo lluvia de fuego, la fuerza para contra-
restar las selvAticas.fieras; ninguno de ellos, aunque llegara i ga-





84 SERMON
narse la veneracion y la admiracion del pueblo, disponiendo A su
voluntad del mundo, como si fuese propiedad suya; ninguno de
ellos, digo, fue tan estimado y tan amigo de Dios como lo fue el
Bautista. Este, segun Bernardo, este es el amigo, el familiar, el me-
jor y mas querido de todos, este finalmente es solo y sin par: Unus
est, et similem non habet. (S. Bernard. de privil. S. Joan. Bapt.).
19. iQu podr6mos recorder ni decir de Pedro, de Santiago, de
su hermano tan amado de Cristo, ni de ninguno de los demas dis-
cipulos? Todos le fueron muy cars y amados, no lo niego; pero
undia i'otro sufrieron la nota y hasta la reprension de incr6dulos
6 de poco decididos. Solo el Precursor, solo 61, segun lo express el
padre y doctor san Jer6nimo, solo 61 pudo gloriarse de haber sido
por su mismo Juez alabado : Ante diem judicii Judicis ore laudatus.
(S. Hieron. ad Demetriad. de Virg. serv. ep. 8). A l1, a quien el
Hijo de Dios diera el poder para desatar y bautizar, A 61 fuo 61 mismo
i pedirle le administrara el bautismo. Si Cristo di6 A conocer A sus
discfpulos la claridad de su ser y de su aspect en su transfiguracion
sobre el monte Tabor, tambien ante el Bautista y en el Jordan se
desnud6 de sus vestidos, Ivestidos de divina luz! y le di6 A tocar y
lavar su inmaculada came, que los mas sublimes espfritus y Serafi-
nes del cielo apenas a mirar se atreven. Aquellos fueron acogidos
y tratados como discipulos; este fue el favorite, el nuncio, el com-
paiiero, y, como dice el eminente Agustin, el mediador entire uno
y otro Testamento, aquel en quien concluyd la ley antigua para dar
principio i la nueva : Unus est etsimilem non habet.
20. Si se consider, por tltimo, como relevant m6rito el ser
virgen, penitente y anacoreta, qui6n posey6 mejor y en grado mas
eminente todas estas cualidades que el insigne Martir ? Juan fue vir-
gen, y en la virtud de la virginidad'sirvi6 A otros de guia y pauta,
dando con su purisimo g6nero de vida la norma de vivir y de con-
servarse. Juan fue espejo de penitentes cubriendo y atormentando
de continue su care con rugosos y Asperos vestidos, y contempo-
rizando entire el hambre y el mas preciso.sustento con los perp6tuos
ayunos, y con una comida la mas reducida y lamas basta. Juan,
por testimonio del Cris6stomo y de Bernardo, fue el primer insti-
tutor de la vida monastica, abandonando desde sus mas tiernos ailos
la sociedad y el albergue, huyendo A esconderse y vivir solitario por
los bosques. Juan fue el primero de los Apdstoles, predicando antes
que otro alguno la venida al mundo del Hijo de Dios, el bautismo y
el santo Evangelio. Juan, en fin, segun testifican los santos Padres,





DE SAN JUAN BAUTISTA.- 85
fue el primero en confirmar la nueva ley con su sangre, el primero
y el mas generoso, pues sin ser llamado, sin ser incitado y solo por
su celo por la ley divina se introdujo hasta en la corte alzando su
voz contra los tiranos y gobernantes con reprensiones y amenazas.
Juan fue el primero, y, segun el Nazianceno, el dnico que el Salva-
dor del mundo mand6 antes que 61 i mover guerra a la muerte;
haciendo que por la mano y la espada de Herodes le precediera en
el limbo para anunciar 6 los justos allf detenidos el pr6ximo res-
cate por tanto tiempo esperado en aquella c6rcel: Adinferos perHe-
rodis furorem transmissus est, ut illic quoque eum venturum predica-
ret. (S. Gregor. Nazianz. orat. XX).
21. IOh cuan cara debi6 de ser para Dios aquella muerte si tan'
cara le habia sido la persona durante la vida! ICu6n grata debi6 es-
timar esta espontinea victima que 61 mismo habia colmado de tan-
tos m6ritos y dones I Cu6n acepto y placentero habra sido para el
cielo este especticulo y bello sacrificio que era el presagio de su
prdximo y solemne triunfo I Cu6n aplaudido, cu6n celebrado el
martirio de este santisimo varon, 6 quien Dios ensalzara en vida a
grades eminentemente sublimes, y honrara con tantas y tan ricas
coronas I Y i qu6 precio A los ojos de Dios no habr6 tenido, y cu6n
elocuente tutor no sera siempre para sus devotos aquella pura san-
gre, vertida por Juan para regar y hacer fructificar la primera se-
milla del santo Evangelio que anunciindolo habia 61 primero sem-
brado I SBbios, advertidos y dignos de todo elogio sois, hermanos
amados mios, por haber elegido por patron tutelar y protector de
vuestra patria A tan santo M6rtir, y por vuestra decision 6 honrarlo
de un modo especial y sobre todos los dem6s Santos, para merecer
y gozar de su poderoso patrocinio.
22. Oh vosotros, ciudadanos mil y mil veces felices, que en
la votiva solemnidad de la Degollacion de san Juan buscais escudo
y reparo para defender de toda desgracia 6 infortunio a vuestra dulce
patria I oh td, patria feliz, que gozas de la protection de un Santo
que otro mejor no vino al mundo! Sea constant y eternamente du-
radera semejante devocion a fin de que eterna tu prosperidad tam-
bien sea, y ni un desastre ni un conflict venga en ;tu recinto &
turbar la bella paz y el tranquilo reposo. Amen.


T. V.





SERMON DE LA DEGOLLACION


ESQUELETO DEL SERMON

DE LA DEGOLLACION

DE SAN JUAN BAUTISTA.

Misso spiculatore (Herodes), precepit afferri
caput ejus (Joannis) in disco. (Marc. vi, 27).
Enviando iHerodes uno de su guardia, le mand6
traer la cabeza de Juan en un plato.

1. IQuB espectaculo...t Una cabeza recien cortada..., y presen-
tada a una mujer...! Esta mujer es Herodfas..., aquella cabeza es
de Juan;.. Toma, mujer infame,... devora, bebe, s6ciate... Pero
ia d6nde me Ileva mi...? PPor qu6 me entretengo en...? Cambie-
mos la escena..., y consideremos la degollacion de Juan tal cual ella
es, A saber:

Reflexion inica: La degollacion de Juan es nuestro verdadero triunfo,
nuestra solemne fiesta.

2. Militia est vita hominis super terram, dice Job. Como campeon
de la verdad tambien Juan tuvo que luchar... Bien sabia que aquella
es mal recibida del mundo, y que en los alc6zares, sabre todo, en-
cuentra sus mayores enemigos... Poco le parecieron los desiertos...
Reprendi6 con santa libertad i... Prepar6 la senda al Mesfas...
3. No es menos admirable en la corte de Herodes que en el de-
Ssierto... Decir: Non licet tibi a un tirano voluptuoso que no reco-
noce mas ley que su capricho..., empresa'es solo para un Juan.
4. Tus guerreros, 6 patria mia, se pusieron bajo la ilusoria
Sproteccion deMarte... Ahora has escogido a un egregio defensor de
la verdad y eterno perseguidor del vicio... Lo atac6 en el mismo tro-
no..., yfu6 i buscar la muerte indicando el camino a los Mdrtires
que... La verdad como la plant cobra nueva vida con el hierro que
la poda...
5. Si se celebran los natalicios de..., qu6 natalicio mas espl6n-
dido que...? Todos los afios celebra esta ciudad el de san Juan...
Nosotros, indivfduos de la Cofradfa de su degollacion, le honramos
en este dia en que naci6 para el cielo... Ventajas de esta segunda





DE SAN JUAN BAUTISTA. 87
solemnidad... Los indivfduos de aquella, cual el Angel en Getse-
manf, animan A morir cristianamente A los...
6. Gracias sean dadas i Dios por los beneficios que estA siempre
derramando sobre nuestra ciudad... Nada es mas acepto a Dios que
la piedad con que estos cofrades procuran library del suplicio eterno
A los condenados al iltimo suplicio temporal... Abandonados esos
infelices, privados de..., lqu6 mas bello espect6culo que el que ofre-
cen nuestros hermanos consolindolos, fortaleci6ndolos...! Si ejerce-
mos estos actos con verdadera caridad, merecer6mos tener en la
hora de nuestra muerte Angeles consoladores que...
7. Congratul6monos, pues, efi el Sefior..., porque la degolla-
cion de Juan asf como fue para 61..., sea tambien para nosotros...
Ejercitemos, fortalecidos por 61, los actos de piedad propios de nues-
tro institute, y asf...










SERMON

DE LA DEGOLLACION

DE SAN JUAN BAUTISTA.

Miss spiculatore (Herodes), precepit afferri
caput ejus (Joannis) in disco. (Marc. vi, 27).
Enviando Herodes uno de su guardia, le mand6
traer la cabeza de Juan en un plato.

1. Qu6 funeral especticulo, qu6 dolorosa escena ante mis ojos
,se present! IUna cabeza recientemente cortada, nadando en su pro-
pia sangre y presentada a una mujer en una gran fuente En los ojos
de esa mujer se pinta una cruel lascivia, y en su semblante aparece
el mas sanguinario coraje; y transportada A un fiero gozo bien da a
conocer que ella es la culpable, que ella es la malvada, que ella es
la rea. Las sombras de la muerte no impiden que se descubra en
aquella cabeza y en aquel semblante un esplendor de marsuetud,
una aur6ola de virtud, un baifo de santidad veneranda. fAhl no
hay duda, esta cabeza es de Juan: esta mujer es Herodfas... Bel-
dad infame, gracias mal nacidas, impfa mujer que convertiste un
convite en una carniceria, y saltando y bromeando sacrificaste al
inocente tomando comojuego la maldad, y dando con atroces ma-
neras un aspect de chiste y una apariencia de gracia 6 la crueldad
mas negra. Toma, toma la came que tanto ansiabas: h6 aquf la
sangre de que tanta sed tenias : ,no est6s content todavfa? devora,
bebe, siciate... Pero, hermanos mios, L d6nde me lleva una just
indignacion contra la que prepare 6 Juan una infcua muerte? LPor
qu6 en el dia de nuestra festividad me entretengo con trdgicas in-
vectivas y con enlutadas representaciones? Cambiemos la escena,
carfsimos hermanos, y contemplemos con regocijo esta nuestra sa.
ludable insignia, este caro y santo simbolo de nuestra alianza con
Jesucristo, y consideremos la Degollacion de Juan tal cual ella es,
6 saber : nuestro verdadero triunfo y nuestra solemne fiesta, como
recorriendo los motives de nuestra alegrfa, brevemente paso i de-
mostrarlo: Ave Maria.


88 -


SERMON DE LA DEGOLLACION





DE SAN JUAN BAUTISTA.


Reflexion inica: La degollacion de Juan es nuestro verdadero triunfo,
nuestra solemn fiesta. -

2. Nuestra vida, segun muy bien dice el Pacientisimo, es unami-
licia, es una especie de guerra sobre la tierra, en la que no solo nos
dan que hacer los enemigos invisibles y espirituales potestades ma-
lignas, sino tambien los hombres que asaz impios y secuaces de es-
tas tenemos que estarlos combatiendo a todas horas. Esta fiera ba-
talla tuvo que sostener Juan, gran campeon de la justicia, y celador
y mantenedor de la verdad, que como bajado del cielo y enviado
por Dios, habia venido 6 esclarecer y predicar. Bien sabia cu6n mal
recibida y peor recogida es del mundo, que en vez de apreciarla
como se debiera, se tiene por su capital enemigo y perseguidor de
los mas crueles. Ademis, si en'alguna parte la verdad suele ser de
todo punto mal vista y odiada, es ciertamente en los alczares de los
grandes, que olvidados de su propia dignidad, y ebrios en su for-
tuna, se lanzan 6 los vicios con abandon, desplom6ndose en todos
los precipicios A que furiosamente su inclinacion y peor disposition
ls arrastran. Al corazon de Juan poco le parecieron los desiertos,
que sencillo habitador santific6, ni se content con anunciar el pr6xi-
mo reinb de Dios, y la venida del ansiado Rey de la gloria, poniendo
fin al antiguo y principio al nuevo Testamento, y dando luminoso
testimonio como bella alba precursora 6 la resplandeciente luz del
Sol de justicia que debia nacer para iluminar a todos los hombres
que al mundo vienen. El reprender con santa libertad A los pueblos
pertinaces y renitentes A recibir la verdad; lamarles al duro ejer-
cicio de la penitencia; allanar asf el camino al Mesfas que estaba
para llegar preparando la senda con el bautizo del Salvador, de lo
que adquiri6 el nombre de Bautista, para guiar y dar ejemplo i la
inmensa multitud de bautizados hasta la fin de los siglos; fueron
todas obras dignisimas del espiritu de Juan para tan altas misiones
electo y escogido del cielo.
3. Asi es, que reconociendo por todas parties en 61 un mismo
espfritu firme y franco, no menos le admire en la corte de Herodes
que en la rusticidad del desierto. Pues qu6 ,se necesita mas arrojo
para hablar A las turbas populares que para predicar 6 un rey? Su
ira, que cual impetuosa centella, pronto lleva A efecto sus meno-
res caprichos, I no es mas temible que la movilidad de un pueblo
siempre mas ficil de moverse y doblegarse 6 la vehemencia del que





90 SERMON DE LA DEGOLLACION
resueltamente le habla la verdad ? Penetrar en la verdad en el co-
razon de un senior fascinado por los lisonjeros engaiios de la mun-
dana grandeza; darle energicamente en cara con el tremendo non
licet; mientras 61 no reconoce mas ley que la dictada por el capri-
cho de su voluntad que se reduce A decir: Si esto gusta, esto es 1i-
cito, son empresas solo para un Juan.
4. Tienes razon, 6 patria mia, al haber reemplazado la ilusoria
protection de un fals6 Marte, bajo cuyo amparo se pusieron tus
guerreros fundadores, por la segura protection de un verdadero
Marte, si puedo decirlo asf, no violent, no rapaz, no sanguinario,
sino santo, just, humilde y a la vez fuerte y arrojado. Egregio
guerrero en la milicia de esta vida, constant combatiente por la
verdad y la justicia, y perseguidor jurado y eterno del vicio, al que
fuiste a atacar en el mismo trono donde reinaba, no te amedrent6
ni el poder ni la crueldad de un tirano para dejar de echarle en cara
sus disoluciones y de mostrarle aquella justicia que sobre todo im-
pera. Ni cArceles, ni suplicios, ni la muerte, nada conmovi6 ni pudo
hacer vacilar su mente firme y decidida: y mas generoso que los
Decios que para el bien de Roma alegre y espontAneamente se sa-
crificaron lanzandose en el centro de los enemigos, nuestro cam-
peon militando en las filas de la verdad anduvo 61 mismo A buscar
la muerte, sirviendo asi en cierto modo de celestial ojeador del ca-
mino del escogido ejercito de MArtires, que en testimonio de la ver-
dad de nuestra fe han derramado su sangre y dado su vida por Cris-
to, y que como nuestro Juan vencieron cayendo,. y en morir triun-
faron. Asi como una plant prende'nueva vida del mismo hierro
que la poda, asf tambien la verdad, aunque cortadas sus ramas, esto
es, sus hijos y sostenedores, mas y mas animosa todavia germina.
IOh muerte Ilena de vidal Ioh caida victoriosa la de la victim de
la virtud! Ioh degollacion de Juan, que al mutilarlo lo reanima y
embellece
5. Si son celebrados los natalicios de los hombres, si lo son asi-
mismo los de las ciudades, q qu6 natalicio mas espl6ndido pudo te-
ner la nuestra que ser, si puede decirse asf, cfsi igual y contem-
poraneo con el de san Juan, aunque fue ocho lustros despues del
nacimiento del Salvador? Juan es por lo mismo su ascendiente y al
propio tiempo su custodio y protector, y ya que Juan en lengua sa-
grada equivale A gracia, bien debia,aquella ciudad que entire todas
las de... posee el dictado de bellisima, unirse y recomendarse para
su protection a una tal gracia, para volver grande y eterna su be-





DE SAN JUAN BAUTISTA. 91
Ileza. Todos los ailos con razon en el nacimiento del Bautista re-
nueva las pidblicas expansiones, y se entrega gozqsa al jdbilo cor-
riendo 6 festejar con todas las demostraciones de obsequio y de
celebridad este natalicio, ofreci6ndolo devotamente en su antiguo
temple. Pero en nada cede A la universal y comun alegria la nues-
tra, carisimos hermanos, que entire todos los dem6s ciudadanos he-
mos tenido la dichosa y alta suerte de ser inscritos en la Cofradta
del temple de san Juan degollado, puesto que d las fiestas y rego-
cijos que junto con los dem6s gozamos en pdblico en el glorioso na-
cimiento del Bautista, se nos une la que particularmente gozamos
en la memorial de su gloriosa degollacion, ya porque entonces fue
cuando comenz6 A vivir en la eternidad, constituyendo en conse-
cuencia su verdadero natalicio y triunfo; ya porque nos propor-
ciona la occasion de que por su virtud y bajo su bandera hallemos
gracia ante Dios; ya tambien porque nos da fuerza y valor para ejer-
cer los actos tan cristianos, propios de nuestro institute, cuales son
el animar y fortalecer a morir cristianamente a los condenados al
iltimo suplicio: obra de caridad tan sefialada que empareja con las
de los Angeles, puesto que un enviado de aquellas intelectuales es-
cuadras, un purfsimo espfritu descendido del cielo, alli en el huerto
de Getsemani se present al acongojado Sefior para sostener y con-
fortar su alma dolorida.
6. Si, la divina beneficencia derrama en todos tiempos gracias y
bendiciones sobre nuestra ciudad, y vemos i sus hijos sefialados por
mil y mil dotes y demostraciones de sensatez, de industrial, de in-
genio y de valor; pero, gracias sean por todo dadas al Altfsimo,
padre de la luz, y distribuidor de todo bien. Nada realza y aumenta
tanto nuestra gloria, 6 mejor, nada vuelve a los hombres mas ca-
ros y aceptos A Dios, como la piedad, en cuyos actos nuestra de-
votfsima patria tanto y tan frecuentemente se ejercita; y si en al-
gun acto brilla y reluce tan santa y bella virtud, es sin duda alguna
en la mission especial nuestra y de los... de confortar a los infelices
condenados, acompafilndolos al iltimo temporal suplicio para li-
brarlos del eterno. I Podra hallarse otra obra de misericordia mas
relevant, mas necesaria, mas meritoria y A Dios mas grata? Aban-
donados, privados de toda esperanza, agitados por las furias de la
desesperacion, descarriados por la confusion y el dolor, y en un
trance cruel, entire penosas angustias, ciegos en el conocimiento de
s( mismos y en el de las cosas divinas y eternas, iqu6 mas bell es-
pectdculo A los ojos de los Angeles, 6 los de san Juan Bautista nues-




92 ASUNTOS PARA LA FIESTA
tro padre, y los de Dios, que ver a nuestros hermanos llenos de
caridad y de celo tomando bajo su custodia a la vfctima de la hu-
mana justicia, adornindola de exhortaciones y oraciones, fortale-
cerla, consolarla, y.con buenos consejos armarla de resignation y
valor para sufrir una pena pasajera, y prepararle una permanent
gloria I Si ejercemos, hermanos mios, tales obras con sinceridad de
corazon, con humildad, con caridad, con devoto fervor y con fer-
viente celo para la salud de las almas' de nuestro pr6jimo en honra
y gloria de Dios, y de nuestro general y especial protector san Juan
Bautista, tendr6mos con seguridad una bella esperanza, y confianza
mas fundada en la hora de nuestra muerte (que, bien mirado, es
el suplicio, es el castigo de la divina justicia dado al pecado), de que
est6n a nuestro lado los Angeles consoladores que acompailarin
nuestra alma, cuando del cuerpo se separe, A la gloriosa mansion
del parafso.
7. Congratul6monos, por lo tanto, en el Sefor, hermanos ama-
dos, regocij6monos y alegr6monos en este dia, pues la degollacion
de Juan, asf como fue para 61 mayor acrecentamiento de gloria, sea
para nosotros alcabala de bienaventuranza, mientras imitando la
pureza de su vida, y ejercitando, por 61 fortalecidos, los actos de
piedad propios de nuestra nacion 6 institute, har6mos todo lo po-
sible para aparecerante la divina gracia como sinceros y verdade-
ros hijos de nuestro degollado protector. Amen.



ASUNTOS
PARA LA FIESTA DE SAN JUAN BAUTISTA.
I. Non surrexit major inter natos mulierum Joanne Baptista.
(Matth. xi). El Bautista fue un Santo de un cardcter tan singular,
que mereci6 ser alabado por la' misma Verdad increada como el
mas grande. Y para juzgar de su verdadera y s6lida grandeza, se
consideran las relaciones y los vinculos que tuvo con las personas
divinas, y lo sublime de su virtud: por esto se le llama : 1. gran-
de por su ministerio; 2.0 grande por su santidad personal.--San
Juan recibi6 los necesarios talents para desempefiar las funciones
de enviado del eterno Padre, A fin de anunciar A los.hombres el
inestimable don que iba pronto A hacerles de su propio Hijo: has-
ta aquf le vemos mas elevado que los Profetas y que los mismos





DE SAN JUAN BAUTISTA. 93
Apostoles. El es el precursor del Hijo de Dios, y principia A ejer-
cer su ministerio ya en el vientre de su madre; lo bautiza, y es tes-
timonio de la plenitud del Espiritu Santo en Jesucristo, como A-61
mismo ast lo prueba. IQu6 poder! jqu6 eficacia en las palabras
de Juan! No estuvo lleno de gracia solamente para los hebreos,
sino principalmente para los cristianos, verdaderos hijos de pro-
mision. -Hasta desde el seno materno fue un adorador en es-
piritu y en verdad: llev6 una vida toda celestial en el desierto : su
penitencia super las fuerzas de la naturaleza, siendo asi que su
inocencia jams habia recibido la mas minima mancha: su priva-
cion de la presencia visible del Salvador, por el cual tanto amor
sentia: su prodigiosa humildad, a pesar de tantos dones exteriores
6 interiores con que Dios lo habia favorecido : su amor por la casti-
dad que le hizo merecer la gloria de ser el Mdrtir privilegiado.
II. Non surrexit, etc. (Matth. xi). Entre los nacidos de mujer
nadie sostuvo las ventajas de su nacimiento, ni la santidad de su
vida con mayor austeridad que Juan Bautista; y de todos los na-
cidos de mujer ninguno se elev6 tanto en las pruebas y fatigas de
su ministerio con mayor esfuerzo que Juan. -Fue santificado en
\el seno de su madre con una gracia singular: conserve siempre la
gracia recibida; y A pesar de todo hizo grandfsima penitencia en el
desierto: penitencia pronta, several y gratuita.-Di6 A conocer i
Jesds como Dios, como hombre y como Redentor, como autor de
la gracia y de la gloria, a expenses de su gracia y de su gloria en
la mas delicada de las tentaciones.
IlI. Et tu, puer, Propheta Altissimi vocaberis; prwibis enim, etc.
(Luc. I). Mu6strase Juan en su propio caricter y ministerio de pre-
cursor, que tan gloriosamente cumple : 1.0 con la santidad de su
vida; 2.0 con la elevacion de la predicacion; 3. con su her6ica
muerte.-Por la primera, precedi6 en el mundo 'al Santo de los
Santos.-Por la segunda, precedi6 eficazmente al divino Maestro
de la nueva ley. Por la iltima, anticip6 el espectdculo de la mis-
teriosa muerte de la gran vfctima de redencion.
Sentencias de la sagrada Escritura.
Fuit homo missus h Deo, cui nomen erat Joannes: hic venit in
testimonium, ut testimonium perhiberet de lumine, ut omnes cre-
derent per illum. (Joan. i).
Priusquam te formarem in utero novi te, et antequam exires de
vulva sanctificavi te. (Jerem. I).





94 ASUNTOS PARA LA FIESTA
De venture matris mea vocavit me Dominus. (Isai. XLIX).
Ait autem Angelus ad Zachariam : ne times, quoniam exaudi-
ta est deprecatio tua, et uxor tua pariet tibi filium, et vocabis no-
men ejus Joannem. (Luc. I).
Erit gaudium tibi, et exultatio, et multi in nativitate ejus gau-
debunt. (Ibid.).
Spiritu Sancto replebitur adhucex utero matris sum. (Ibid.).
Et multos filiorum Israel converted ad Dominum Deum ipsorum.
(Ibid.).
Et ipse praecedet ante ilium in spirit, et virtute Elim. (Ibid.).
Quis putas puer iste erit? Etenim manus Domini erat cum illo.
( Ibid.).
Et tu, puer, propheta Altissimi vocaberis; praibis enim ante
faciem Domini parare vias ejus. (Ibid.).
Puer autem crescebat, et confortabatur spirit, eterat in deser-
tis usque in diem ostensionis sua. (Ibid.).
Baptismus Joannis de ccelo erat, an ex hominibus? (Id. xx).
Joannes testimonium perhibet de seipso, et clamat dicens: hic
erat, quem dixi, qui post me venturus est ante me factus est, quia
prior me erat. (Joan. I).
Non enim qui seipsum commendat, ille probatus est, sed quem
Deus commendat. (II Cor. x).
Et confessus est, et non negavit, et confessus est, quia non sum
ego Christus. (Joan. I).
Qui confitebitur me coram hominibus, confitebor et ego eum co-
ram Patre meo. (Matth. x).
Elias es tu? et dixit : non sum Propheta es tu? et respondit,
non. (Joan. I. Vide et rel. usque ad v. 34).
Ille oportet crescere, me autem minui. (Ibid. in).
Ille erat lucerna ardens et lucens. (Ibid. v).
Venit Joannes Baptista praedicans in desert Judeae et dicens:
poenitentiam agite, appropinquavit enim regnum coelorum.
(Matth. III).
'Hic est,.qui dictus est per Isaiam prophetam: vox clamantis in
desert, parate viam Domini, rectas facite semitas ejus. (Ibid.).
Iste habebat vestimentum de pilis camelorum, et zonam pelli-
ceam circa lumbos suos: esca autem ejus erat locusta, et mel syl-
vestre. (Ibid.).
Exibat ad Deum Jerosolyma, et omnis Judaea, et baptizabantur
ab eo in Jordane confitentes peccata sua. (Ibid.).





DE SAN JUAN BAUTISTA. 95
Videns multos Pharisaeorum et Sadducaorum venientes ad bap-
tismum suum, dixit eis: Progenies viperarum, quis demonstravit
vobis fugere a ventura ira? facite fructum dignum pcenitentie.
(Ibid.).
Ego baptizo vos in aqua in poenitentiam: qui autem post me ven-
turus est, fortior me est, cujus non sum dignus calceamenta por-
tare : ipse vos baptizabit in Spiritu Sancto et igni. (Ibid.).
Joannes prohibebat eum (Jesum), dicens : Ego debeo a te bapti-
zari, et tu venis ad me? (Ibid.).
Caepit Jesus dicere ad turbas de Joanne: quid exists in desertum
videre? arundinem vento agitatam? etc. (Ibid. xi).
Hie est, de quo scriptum est: Ecce ego mitto Angelum meum
ante facieni tuam, qui preparabit viam tuam ante te. (Ibid.).
Amen dico vobis: non surrexit inter natos mulierum major
Joanne Baptista. (Ibid.).
A diebus Joannis Baptista usque nunc regnum ccelorum vim pa-
titur, et violent rapiuntillud. (Ibid.).
Omnes enim Propheta et lex usque ad Joannem prophetaverunt.
(Ibid.).
Vox clamantis in desert. Parate viam Domini, rectas facite se-
mitas ejus. (Marc. I).
Fuit Joannes in desert baptizans, et predicans baptismum pos-
nitentim in remissionem peccatorum. (Ibid.).
Venit fortior me post me, cujus non sum dignus procumbens
solvere corrigiam calceamentorum ejus. (Ibid.).
Venit Jesus A Nazareth Galilaes, et baptizatus est A Joanne in
Jordane. (Ibid.).
Dicebat Joannes Herodi: non licet tibi habere uxorem fratris tui.
(Marc. VI).
Verbum ipsius quasi facula ardebat. (Eccli. XLVIII).
Herodes metuebat Joannem, et audito eo multa faciebat, et li-
benter eum audiebat. (Marc. vx).

Figuras de la sagrada Escritura.
Santificado Jeremfas antes de nacer fue la mas expresiva imagen
'de Juan adornado con tan raro privilegio; de modo que las magnf-
ficas palabras de aquel Profeta parece fueron pronunciadas direc-
tamente para la exaltacion de Juan.
El celo de Elfas ante Jezabel y Acab, fue un simbolo del del
Bautista.





ASUNTOS PARA LA FIESTA


Sentencias de los santos Padres.

Post illum sacrosanctum Domini natalis diem, nullius hominis
nativitatem legimus celebrari, nisi solius beati Joannis Baptists.
(S. Aug. serm. XX de Sanct.).
Tanta autem excellentia erat in Joanne, ut posset credit Chris-
tum esse, si voluisset; et in eo probata est humilitas ejus, quia di-
xit non esse Christum, cum posset credit esse. (Id. tract. IV in
Joan.).
Joannes ante pervenit ad ccelum, quam tangeret terram; ante
accept divinum Spiritum, quam humanum; ante divina munera,
quam terrena corporis membra; ante ccepit vivere Deo, quam sibi.
(Id. inc. Il Malach.).
Quisquis Joanne plus est, non tantum homo, sed et Deus. (Id.
serm. IV de S. Joan. ).
Quantum se abjecit Joannes? et ideo multum elevatus est, quia
qui se humiliat, exaltabitur. Nam si dignum se diceret, ejus tan-
tummodo corrigiam calceamenti solvere, multum se humiliasset;
quando autem nee ad hoc dignum se dicit, vere plenus Spiritu
Sancto erat, qui servus Dominum agnovit, et ex servo amicus fie-
ri meruit. (Id. tract. IV in Joan.).
Tanta excelentim fruit beatissimus Joannes, ut plena lingua dici
nequeat: quis enim sic totus sanctus? sic omni tempore vita sue
conversatus? sic h Deo commendatus ut precursor hic maximus?
(S. Bonav. serm. II de S. Joan.).
Perpendite, fratres mei, quam admirabilis, imo quam angelica
vita beati Joannis erat, quam certe magnifica cunctis opinion cla-
ruerat, qui nullius signum virtutis ostenderet, Christum tamen
esse omnis populus existimaret, Luca testante. (S. Petr. Dam.
serm. III de S. Joan.).
Eleventur omnes et meritorum prerogativis ante consistorium
Majestatis exaltentur; non erit tamen, qui ad Baptistwe Joannis pri-
vilegium audeat aspirare; unus est, et secundum non habet, qui
choris intertextus angelicis sublimioris corona titulis universitatis
humane transcendit ascensum. (Id. ibid.).
Solus Joannes in utero existens exultavit in gaudio, et oculis
corporis nihiLvidens, Spiritu Dominum agnovit. (S. Cyril. Hier.
catech. II).
Ante ccepit nuntiare Christum, quam nasci, et quia tardabat





DE SAN JUAN BAUTISTA. 97
corpus maternis inclusum visceribus, solo spirit fecit evangelizan-
tis officium. (S. Petr. Chrys.).
Ad eos pervenit terminos Joannes, quo natural humana perveni-
re potest. (Id. lib. II Thesaur.).
Pracellit cunctis Joannes, eminet universis, antecellit Patriar-
chas, supergreditur Prophetas, et quisquis ex muliere natus est,
inferior est Joanne. (S. Ambr. serm. I de S. Joan.).
Omnibus Sanctis est major, cui solus Christus est prior. (S.Joan.
Chrys. in Imperf.).
Puto, si non est audacia dicere, quod gloriosior est Joannes,
quia homo fuit, et si per gratiam Angelus est appellatus, quam si
nominee Angelus et natural fuisset. Angelus enim, eo ipso quod An-
gelus est, non tantum est virtutis meritum quam nature proprie-
tas: iste vero mirabilis est, qui in humana natural angelicam trans-
gressus est sanctitatem ; et hoc tenuit per gratiam, quod non ha-
buit ex natural. (Id. horn. de S. Joan.).
Joannes schola virtutum, magisterium vita, sanctitatis forma,
norma justitim, virginitatis speculum, pudicitim titulus, castitatis
exemplum, pcenitentia via. (Id. horn. XVI in Matth.).
Merito ilium precipuo honore veneramur, qui special quadam
gratia Redemptorem mundi novissimus prophetavit, ut ostenderet
eum primus. Hie enim solus est Prophetarum, qui Dominum nos-
trum Jesum Christum quem alii in longa tempora futurum praesci-
verunt, propriis oculis videre meruit, et annuntiare prmsentem.
(S. Maxim. horn. de S. Joan.).
Grandis excellentia Joannis, talem sum virtutis habere praco-
nem, et tall ore non breviter, sed ex proposito et fixo sermone
commendari: plures enim Dominus laudavit in hac vita mortali.
Laudavit Nathanaelem, dicens: Ecce vere Israelita, in quo dolus
non est. Laudavit Petrum dicens: Beatus es, Simon Bar-jona; et
laudavit Magdalenam, dicens: Sinite illam, bonum opifs operate
*est in me. Laudavit Centurionem, dicens: Amen dico vobis, non
inveni tantam fidem in Israel. Laudavit Chananaeam, dicens: O
mulier, magna est fides tua, fiat tibi sicut vis. Sed non sic Joan-
nem, sed longam in ejus laudem orationem composuit; non unam,
aut duas, sed multiplices ejus virtutes commendans. Constantiam
laudat, cum ait: Existis videre arundinem vento agitatam? Vits
asperitatem, cum ait: Existis videre hominem mollibus vestitum?
Prophetam, cum ait : Ego dico vobis, propheta est, et plus-
quam propheta. Angelicam puritatem, cum ait: Ecce ego mitto An-





98 ASUNTOS PARA LA FIESTA
gelum meum. Precursoris officium, cum ait : Qui praparabit viam
ante me. Et ne quidquam deesset ad plenam et perfectam laudem,
adjungit: Inter natos mulierum non surrexit major Joanne Bap-
tista. Potuit ne amplius addi? Si vel leviter a Christo commendari
grandis est honor, sic ab eo exaltari et sublimari quanta excellen-
tim est? (S. Thor. a Vill. serm. de Dom. II Adv.).
Quasi ex aliquo similis Domini pramittitur filius sterilis ante Fi-
lium Virginis, nescio quod majus miraculum ipsa nativitate decla--
rans. (S. Aug. serm. I de S. Joan.).
Nondum natus jam prophetat, et quod voce non potest, gaudio
confitetur. (Id. ibid.).
Nascitur major homine, par Angelis, propheta Patris, Filii nun-
tius, Judmeorum correctio, vocatio gentium, et, ut propedicam, le-
gis et gratiam fibula. (Id. ibid.).
Dignus Joannes, cujus magnitudini etiam Salvator testimonium
perhibeat. (Id. serm. II de eod.).
Tam magnus erat Joannes, ut Christus posset putari. (id. serm. III
de eod.).
Facile est laudem non cupere, cum negatur: difficile est ea non
delectari, cum affertur. (Id. ibid.).
Tempus siletur infantiam, quia infantiam impedimenta nescivit.
(S. Ambr. serm. II de Nat. S. Joan.).
Habebat intelligendi sensum, qui exultandi habebat affectum.
(Id. ibid.).
Prius sensit initial gratie, quam nature. (Id. de voc. gent. 1. II).
Prophetia spirit intra matris uterum repletus, atque, ut ita
dixerim, priusquam nascereturrenatus. (S. Greg. lib. III Mor. c.5).
Joannes par Angelis, major homine, legis summa, vox Aposto-
lorum, silentium Prophetarum. (S. Chrysol. serm. CXXVII).
Fervens nuntius qui ante ccepit nuntiare Christum, quam vivere.
(Id. ibid.).
Vestimentum de pilis camelorum habuit, ut habitu quoque ipso
mundi contemptum doceret. (S. Joan. Chrys. horn. in c. III Matth.).
Replebitur Spiritu Sancto. Magnum est Spiritu Sancto illustrari,
sed majus est repleri. (S. Hilar. Arel.).
In eum nihil maculae introire poterat, in quo sanctificationis ple-
nitudo regnabat. (S. Euseb. Emiss.).
Veteris testamenti finis, et novi principium est Baptismus Joannis.
(S. Cyr. Hieros. cathec.).
Initium Evangelii Jesu Christi erat Joannes baptizans. (Id. ibid.).





DE SAN JUAN BAUTISTA. 99
Joannis Baptistr vita quid aliud erat, quam unicum et perpe-
tuum jejunium? (S. Basil.).
Joannes quasi limes constitutus inter nova ac veteran, ad quem
desineret Judaismus, et inciperet Christianismus.(Tert. cont. Marc.).
Joannes victu, vestitu, cubitu, loco poenitens. (S. Petr. Chrys.).
Joannes severitate verborum et publicanos terruit, et multorum
corda tremere fecit, non in dispersionem. (S. Joan. Chrys. horn. XI
in c. im Matth.).
Quasi etiam intra matris viscera clamat: Ecce Agnus Dei. (S. Leo).
Joannem prssentia Christi consecrat. (S. Petr. Dam.).
Joannis nativitatem gratia operator, natural miratur. (S. Guerr.
Abb:).
Quis in Joanne Baptista peccati poterat esse locus, quem et ante
nativitatem Spiritus Sanctus consecravit adventum? (Ven. Beda,
horn. de decoll.).
Major omnibus, 'quia omnes virtutis sublimitate superabat.
(S. Clem. Alex. lib. II).
Quod Apostolis concessum est Christo assumpto, hoc Joanni in
utero conceditur. (S. Bern. serm. de privil. Joan. Bapt.).
Novum in novo homine mirare fervorem. (Id. ibid.).
Joannes statis supergressus infantiam, et nobilioris generis ge-
nerositatem oblitus, soli vacat divinitati. (Id. ibid.).
In hac die natus est Sanctorum splendor, Justorum gloria, laI-
titia Angelorum, consanguineus Christi, amicus Sponsi. (Id. ibid.).
Sic ab ortu vitze sum usque ad occasum conversatus est cum ho-
minibus, et forma vitae morum information videatur. (Id. ibid.).
Vere magnus coram Domino, quem Angelus annuntiat, sanctifi-
cat Deus, Spiritus replet, vita comtnendat. (Ibid.).
Relinquit Joannes mundum, homines fugit, patriam nescit, pa-
rentes aspernatur, et in solius divinitatis apicem defigit obtutus.
(Ibid.).
Mira rerum conversion! hominem vix mundum ingressum mun-
dum fugere, gloriam et saculi cupiditates non solum oblivisci, sed
nescire; perpetuumque cum divinitate habere consortium.'(lbid.).
Erat ipse lucerna ardens et lucens: magnum testimonium: est
enim lucere tantum, vanum; tantum ardere, parum; ardere et lu-
cere, perfectum. (Ibid.).
Christus festinabat adhuc in venture matris Joannem positum sane-
tificare. (Orig. horn. VII in Luc.).





100 ASUNTOS PARA LA FIESTA DE SAN JUAN BAUTISTA.
Manum, quam Joatnes dicit calceamento indignam, super caput
suum Christus attraxit. (S. Petr. Chrys. serm. XXXVIII).
Joannes ubique major, in omnibus singularis, mirabilis super
omnes. (S. Petr. Dam.).
Non potuit mori sorte communi, qui natus est privilegio singu-
lari. (S. Petr. Chrys.).




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs