• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Oracion fúnebre de Luis el Grande,...
 Oracion fúnebre de la reina D....
 Oracion fúnebre de la reina María...
 Oracion fúnebre de D. Fr. Rafael...
 Oracion fúnebre de los Voluntarios...
 Oracion fúnebre de Daniel...
 Conferencia sobre las ventajas...
 Sermon de velo ó toma de un...
 Sermon para la profesion religiosa...
 Discurso I á los canónigos de la...
 Discurso II
 Discurso III
 Discurso IV
 Discurso V
 Discurso VI
 Discurso VII
 Sermon sobre la necesidad de una...
 Sermon sobre la divinidad de la...
 Sermon sobre la divinidad de la...
 Sermon contra los pretextos de...
 Sermon contra las causas de la...
 Sermon sobre la inmortalidad del...
 Sermon del pecado original, demonstrado...
 Sermon sobre el amor de los...
 Sermon sobre la necesidad de la...
 Sermon sobre la predicacion del...
 Sermon sobre la sumision debida...
 Sermon sobre la eminente dignidad...
 Sermon sobre la penitencia
 Índice de los sermones contenidos...














Group Title: Colección de selectos panegíricos sobre los misterios de la santísima trinidad, de Jesu-cristo y de su santísima madre, y sobre ...
Title: Colección de selectos panegíricos sobre los misterios de la santísima trinidad, de Jesu-cristo y de su santísima madre, y sobre ...
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00082026/00009
 Material Information
Title: Colección de selectos panegíricos sobre los misterios de la santísima trinidad, de Jesu-cristo y de su santísima madre, y sobre ...
Physical Description: v. : ; 20 cm.
Language: Spanish
Creator: Claret y Clará, Antonio María, 1807-1870
Publisher: Libería Religiosa
Place of Publication: Barcelona
Publication Date: 1860
 Subjects
Subject: Sermons   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba
 Notes
Statement of Responsibility: bajo la direccion del Excmo. é Ilmo. Sr. D, Antonio María Claret.
General Note: On top of t.p. : Copiosa y variada coleccion.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00082026
Volume ID: VID00009
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 15468072

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Oracion fúnebre de Luis el Grande, rey de Francia
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
    Oracion fúnebre de la reina D. María Josefa Amalia de Sajonia
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
    Oracion fúnebre de la reina María Carolina de Austria
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
    Oracion fúnebre de D. Fr. Rafael Lassala y Locela, obispo de Solsona
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
    Oracion fúnebre de los Voluntarios católicos del ejército pontificio
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
    Oracion fúnebre de Daniel O'Connell
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
    Conferencia sobre las ventajas y los deberes de la vida religiosa
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
    Sermon de velo ó toma de un hábito
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
    Sermon para la profesion religiosa de una recien convertida
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
    Discurso I á los canónigos de la catedral de Nimes, pronunciado en la asamblea de su Cabildo general
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
    Discurso II
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
    Discurso III
        Page 234
        Page 235
        Page 236
    Discurso IV
        Page 237
        Page 238
        Page 239
    Discurso V
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
    Discurso VI
        Page 246
        Page 247
        Page 248
    Discurso VII
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
    Sermon sobre la necesidad de una religion revelada
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
    Sermon sobre la divinidad de la religion católica
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
    Sermon sobre la divinidad de la Religion
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
    Sermon contra los pretextos de la incredulidad
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
    Sermon contra las causas de la incredulidad
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
    Sermon sobre la inmortalidad del alma
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
    Sermon del pecado original, demonstrado por la razon
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
    Sermon sobre el amor de los placeres
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
    Sermon sobre la necesidad de la penitencia
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
    Sermon sobre la predicacion del Evangelio
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
    Sermon sobre la sumision debida á la palabra de Jesucristo
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
    Sermon sobre la eminente dignidad de los pobres en la Iglesia
        Page 432
        Page 433
        Page 434
        Page 435
        Page 436
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
        Page 441
        Page 442
        Page 443
        Page 444
    Sermon sobre la penitencia
        Page 445
        Page 446
        Page 447
        Page 448
        Page 449
        Page 450
        Page 451
        Page 452
        Page 453
        Page 454
        Page 455
        Page 456
        Page 457
        Page 458
        Page 459
        Page 460
        Page 461
        Page 462
        Page 463
        Page 464
    Índice de los sermones contenidos en este tomo
        Page 465
Full Text








COLECCION


SELECTS PANEGIRICOS.


TONIO IX.





















Varios Prelados de Espaia han concedido 2400 dias de indulgencia d
todos los que leyeren ti oyeren leer un capitulo 6 pdgina de cualquie-
ra de las publicaciones de la LiBirERIA RELIGIOSA.





COPIOSA Y VARIADA COLECCION
DE

SELECTOS PANEGIRICOS
SOBRE LOS MISTERIOS DE LA
SANTISIMA TRINIDAD, DE JESUCRISTO
Y DE SU
SANTISIM A IHADRE,
Sy sobre
LAS FESTIVIDADES DE MUCHISIMOS SANTOS:
SEGUIDA DE
ALGUNAS ORACIONES F1qEBRES
Y OTROS UTILfSIMOS SERMONS, /
SALE A LUZ
bajo ]a direction del Exemo. Ilmo.
Sn. D. ANTONIO MARIA CLARET,
Arnobispo dimisionario de Santiago de Cuba.

TOMO.IX.









'*l' Con aprobacion del Ordinario.
BARCELONA:
LIBRERIA RELIGIOSA.-IMPRENTA DE PABLO RIERA,
CALLE DEN ROBADOR, WNM. 24 Y 26,
1861.











SELECTS PANEGIRICOS.




ORACION FUNEBRE


DE LUIS EL GRANDE,
REY DE FRANCIA.

Eeee magnus effetus sum, et pracessi om-
nes sapientia, qui fuerunt ante me in Jerusa-
lem... el agnovi quod in his quoque esset la-
bor, et afflictio spiritus. (Eccles. r, 16, 17).
Yo me he hecho grande, y he excedido en
gloria y en sabiduria a todos los quo me han
precedido en Jerusalen... y he reconocido que
aun en esto, mismo no habia mas que vanidad
y aliecion de espirilu.

Solo Dios es grande, hermanos mios, y esto se deja sentir prin-
cipalmente en los tltimos moments en que preside la muerte de
los reyes de, 'a tierra. Cuanto mas ha asombrado su poder y su glo-
ria, tanto mas se desvanecen entonces y rinden homenaje i Ia
grandeza del Rey supremo: Dios aparece tal como es, y el hombre
no es ya nada de euanto creia ser.
;Dichoso el prineipe, cuyo corazon no se ensoberbece en medio
de sus prosperidades y de su gloria que, semejante A Salomon, no
espera que desaparezca toda su grandeza. con eli A la hora de Il
muerte para confesar que ella no es otra cosa que vanidad y aflic-
cioni de espfritu, y que se humilla bajo la mano de Dios en el tiem-
po mismo en que la adulacion parecia elevarle sobre el resto de los
hombres.
SI, hermanos mios, la grandeza y las victorias del rey que fto-
ramos han sido err otro tiempo demasiado publicas; la magnificen-
cia de los elogiosha igualado A la delos sucesos; los hombreslo hamr





6 ORACION F6NEBRE
dicho todo much tiempo hf, hablando de su gloria. LQub nos resta
que hacer aqui, sino hablar para nuestra instruction? -
Ese rey, el terror de sus vecinos, la admiration del universe, el
padre'de losreyes, mas grande que sus antepasados y mas magnf-
fico que Salomon en todas sus glorias, reconoci6 como 61 que todo
era vanidad. El mundo se deslumbr6 con el esplendor quele rodea-
ba; sus enemigos envidiaron su poder; los extranjeros vinieron de
las islas mas remotas y bajaron los ojos ante la gloria de su majes-
tad; sus sdbditos c6si le erigieron altares; mas el prestigio que le
circundaba no fue capaz de seducirle.
Vos le habfais lenado, 6 Dios mio, del temor de vuestro nom-
bre; Vos le habiais escrito en el libro eterno, en la sucesion de los
reyes santos que debian gobernar vuestros pueblos; Vos le habfais
revestida de grandeza y de magnificencia. Mas esto no era bastan-
te; era necesario ademas que estuviese marcado con la seflal pro-
pia de vuestros escogidos: Vos le recompens6steis su fe con tribu-
laciones y desgracias. El uso cristiano de las prosperidades puede
darnos derecho al reino de los cielos; mas solo la afliccion y la vio-
lencia son las que nos lo pueden asegurar.
IPodemos mirar acaso con ojos impasibles las vicisitudes de las
cosas humans? Sin remontarnos A los siglos de nuestros padres,
i cuintas lecciones no nos ha dado Dios en el nuestro I Nosotros he-
mos visto casi extinguida la familiar real; los principes, la esperan-
za y el apoyo del trono, arrebatados en la flor desu vida; el esposo
y la esposa augusta, en medio de sus mas bellos dias, encerrados en
un misnib tdmulo, y las cenizas del infante siguiendo tristemente
y aumentando el aparato ldgubre de sus funerales; el rey que ha-
bia pasado de una minoria borrascosa al mas glorioso reino de que
se habla en las histories, cayendo de esta gloria en desgracias c6si
superiores i sus antiguas prosperidades, levantindose despues mu-
cho mas grande que todas sus perdidas, y sobreviviendo A tan di-
versos acontecimientos para dar gloria 6 Dios y afirmarse mas en la
fe de losbienes inaccesibles.
Estos grandes acontecimientos pasan ante nuestros ojos como es-
cenas fabulosas; el corazon se presta por un moment al espect6-
Culo; la ternura acaba con la representation; y parece que Dios no
obra en el mundo tantas revoluciones sino para recrearse y para
divertirnos mas bien que para instruirnos.
Juntemos, pues, las palabras de la fe 6 esta triste cerembnia, que
sin esto nos hablaria en vano; referimos, no las maravillas de un





DE LUIS EL GRANDE. 7
reinado que los hombres han exaltado ya tanto, sino las maravi-
llas de Dios sobre el rey que nos ha arrebatado; recordemos aquf
sus virtudes mas bien que sus victorias; present6mosle mas grande
todavia en el moment de la muerte que lo fue en otro tiempo so-
bre so trono en.los dias de su gloria. Quitemos las alahanzas 6 la,
vanidad para darlas 6 la gracia; ni aun cuando 61 haya sido grande
por el esplendor inaudito de so reinado y por los sentimientos he-
r6icos de su piedad, dos reflexiones sobre las que va 6 girar este
deber de religion que tributamos 6 la memorial del muy alto y po-
deroso principe Luis XIV, rey de Francia y de Navarra, no ha-
blemos de la gloria ni de la grandeza de su reinado sino para mos-
trar los escollos y la nada que 61 reconoci6; ni de su piedad, sino
para proponer 6 inmortalizar su ejemplo.

Primera part.

Todo lo que forma la grandeza de los reyes en la tierra forma
tambien sus peligros. Los hechos brillantes en la guerra, ]a mag-
nificencia en la paz, fa elevacion de sentimientos y la majestad en
la persona; ved aquf todo lo que la vanidad puede hacer desear 6
los soberanos, y ved aquf tambien todo lo que la fe debe hacerles
temer.
El rey por quien oramos pas6, por decirlo asf, desde la cuna al
trono; 61 no goz6 de las ventajas de la vida privada, siempre 6til
A los soberanos, porque les ensefia 6 conocer a los hombres, y los
hombres les enseiian 6 conocerse 6 sf mismos.
Mas Dios, que vela sobre la infancia de los reyes, y que al former
sus primeras inclinaciones parece former los destinos piblicos, in-
fundi6 en su alma esas grandes cualidades que suplen la instruc-
cion, y que la instruction sola no es capaz de dar.
Calmadas las turbulencias de una larga minorla por los cuidados
de una regente virtuosa y de un ministry h6bil, Luis al salir de la
infancia principi6 A mostrarse 6 los pueblos. La juventud siempre
mas amable al parecer en los principes, aquel aire majestuoso y
augusto que por si solo anunciaba al soberano y ]a ternura tradi-
cional de la nation por sus reyes, todo le hace duefio de los cora-
zones; y entonces un prfncipe es verdaderamente rey, cuando el
amor de los pueblos, si puedo decirlo asf, le proclama. .
La Francia principiaba A tomar entonces ese estado floreciente
que un nuevo reinado parece promoter siempre a los imperios: las





8 ORACION FeNEBRE
disensiones civiles en vez de agotarla la habian mas bien curado y
limpiado de los males ciudadanos; los grandes, reunidosal pi6 del
trono, no pensaban mas que en sostenerle; las guerras extranjeras,
que no eran entonces de nation a nation, sostenian el valor de los
soldados sin abatir A los pueblos: Idichosa si ella no hubiera cono-
cido despues su poder, y si ignorando lo ventajoso que le era con:
quistar no hubiera experimentado en lo sucesivo todo lo que po-
,dia perderl
El matrimonio de la princess de Espaila con Luis acababa de
destruir los anliuos celos que 3a vecindad, el valor y el poder
formaban entire las dos naciones. Los Pirineos que las habian visto
tantas veces disputarse la victoria las vieron Ilevar en triunfo en
los mismos lugares las prendas augustas de la paz. El lecho nup-
cial se levant, por decirlo asf, en el famoso campo de tantas ba-
tallas. Alli se celebraba, sin saberlo, el nacimiento future del sobe-
rano que este matrimonio debia dar un dia A la'Espafia. Mas ese
gran dia, que caus6 despues la reunion de los dos linperios, no pu-
do entonces reunir los corazones.
La regente no sobrevivi6 much tiempo A la alegrfa de una ce-
remonia quefue el fruto de su sabiduria, el objeto constant de sus
deseos, y que corona su gloriosa administration. Elgran ministry
que habia ayudado A sostener el peso de los negocios, y que habia
sabido salvar la Francia, A pesar de la Francia misma conjurada
tontra l6, habia visto poco antes espirar con 61 una autoridad que
la Francia no pudo ver sin celos en manos de un extranjero, mas
que las discordias habian afirmado.
SLuis se encontr6 solo, j6ven, sensible, absoluto, poderoso, al
frnente de una nation belicosa; duefio del corazon delsus sibditos y
del reino mnas floreciente, Avido de gloria, rodeado de viejos jefes,
cuyas hazafias pasadas parecian echarle en cara el reposo en que
les tenia al present. iCuAn difil es cuando se puede'todo descon-
fiar de que so puede emprender nucho!
Los sucesos justiflian bien pronto nuestras empresas. La Flandes
es bien reivindicadaalmomento como patrimonio de Teresa; y en
tanto que los manifiestos ponen en claronuestro derecho, nuestras
victorias lo decide.
La Holanda, ese baluarte:que nosotros habfamoslevantado Con-
tra la Espafia, cae A sus golpes; sus cindades, ante las cuales ha-
bia fracasado tantas reces la inlrepidez espafiola, carecen de mu-
ras paraidefenderse contra el valor francs; yLuis se vi6 enel case





DE LUIS EL GRANDE. 9
de destruir en una sola campaila la obra lenta y penosa del valor y
de la political de ui siglo entero.
El fuego de a guerra se enciende en toda Europa: el nimerode
nuestras victorias aumenta el de nuestros enemigos; y cuanto mas
nuestros enemigos se aumentan, tanto mas se multiplican nuestras
victorias. El Escalda, el Rhin, el Po, el Ter, solo oponen un fri-
gil dique i la rapidez de nuestras conquistas. Toda la ,Europa se
coliga, y sus fuerzas reunidas no sirven mas que para demostrar la
superioridad de las nuestras. El mal 6xito irrita A nuestros enemi-
gos sin desarmarlos: sus derrotas que deben terminar la guerra la
eternizan; tanta sangre derramada alimenta los odios l6jos de ex-
tinguirlos. Los tratados de paz no son otra cosa que preparativos
para una nueva guerra. Munster, Nimegue, Riswick, donde toda
la sabidurfa de la Europa reunida prometia buenos dias, solo son
relimpagos que anuncian nuevas tormentas. Las situaciones cam-
bian, y nuestras prosperidades contindan. La monarqufa no habia
visto todavia: dias tan brillantes: ella se habia levantado en otro
tiempo de sus desgracias ; ella pens6 perecer y desplomarse bajo el
peso de su propia gloria.
La tierra toda entera no parecia bastante a nuestros triunfos; el
mar gemia todavia bajo el ndmero y la grandeza enorme de nues-
tras naves. Nuestras flotas, que en los iltithos reinados apenas bas-
taban para poner nuestras costas A cubierto del insulto de los pira-
tas, Ilevaban de l6jos el terror y la victoria. Los enemigos atacados
en sus mismos puertos parecia que habian cedido al pabellon fran.
c6s el imperio de los dos mares. La Sicilia, la Mancha, las islas
del Nuevo Mundo habian visto sus ondas rojas por las derrotas mas
sangrientas; el Africa misma, todavia orgullosa de haber visto fra-
casar en otro tiempo en sus costas el valor de san Luis y todo el
poder de C6rlos V, no encontrando ya asilo en sus fuertes batidos,
se habia visto obligada i venir A humillarse y A buscar uno al pi6
del trono de Luis.
Nosotros nos ensoberbeciamos con tantas prosperidades, sin te-
ner present que el orgullo de los imperios es siempre la primer
seal de su decadencia.
Tal fue la grandeza de Luis en la guerra. Jamis la Francia ha-
bia vencido unos ejrcitos tan formidable; jams el arte military,
es decir, el arte funesto de enseilar A los hohnbres a exterminarse
muituamente, habia sido llevado a tanta perfeccion; jams hubo
tantos generals famosos; y refiriendome solo A los primeros ailos,
2 T. ix.





10 : ORACION E6NEBRE
un Cond6, cuyo primer golpe de vista decidia siempre la victoria;
un Turena, que mas tardo en apariencia, era mas seguro en el 6xi-
to; un Crequi, mas grande en el dia de su derrota que en los de
sus triunfos; un Luxemburgo, que parecia jugar con la victoria, y
tantos otros nacidos despues, A quienes nuestros anales colocarAn
un dia centre los Guesclines y los Dunois de nuestro siglo.
Mas, ayl memories tristes de nuestras victorias, Iqu6 nos re-
cordais? Monumentos soberbios elevados en medio de nuestras pla-
zas piblicas para inmortalizarlas; 4qu6 recordar6is a nuestros nie-
tos, cuando os pregunten, como en otro tiempo los israelitas, lo
que significant nuestras masas pomposas y enormes? Quando inter-
rogaverint vos filii vestri, dicehtes: quid sibi volunt isti lapides? Vos-
otros les recordareis un siglo entero de horror y de carnicerfa; la
flor de la nobleza francesa precipitada en la tumba; tantas antiguas
casas extinguidas; tantas madres desconsoladas, que lloran todavfa
sus hijos; nuestras campifias desiertas, y ofreciendo solo abrojos,
en lugar de los tesoros que encierran en su seno, al pequefio ni-
mero de labradores forzados A abandonarlas; nuestras ciudades
destruidas; nuestros pueblos agotados; las artes sin emulacion, y
el comercio casi arruinado: vosotros les recordar6is nuestras per-
didas mas bien que nuestras cdnquistas. Quando interrogaverint vos
filii vestri, dicentes: quid sibi volunt isti lapides? Vosotros les record.
r6is tantos lugares santos profanados, tantas disoluciones capaces
de atraer la c6lera del cielo sobre las mas justas empresas; el fue-
go, la sangre, la blasfemia, la abominacion y todos los horrores
que trae consigo la guerra; vosotros les recordareis nuestros cri-
menes mas bien que nuestras victorias: Quando interrogaverint vos
ilii vestri, dicentes: quid sibi voluntisti lapides?
IOh azote de Dios oh guerra I cesaras al fin de destruir la he.
redad de Jesucristo? Oh espada del Seiior, elevada por tanto tiem-
po sobre los pueblos y las naciones! no descansards todavfa? 0
mucro Domini, usquequo non quiesces? jOh Dios mio! tno se han
cumplido todavfa vuestras venganzas? ,No habeis dado todavfa A la
tierra mas que una falsa paz? ,No desarma vuestro brazo la inocen-
cia del augusto nifio que acabais de establecer sobre la nacion mas
de lo que nuestras iniquidades lo irritan? Miradle desde lo alto del
cielo, y no mandeis sobre nosotros esos castigos que solo han ser-
vido hasta aqui para multiplicar nuestros crimenes : O mucro Domi-
ni, usquequo non quiesces? Ingredere in vaginam tuam, refrigerare,
et sile.





DE LUIS EL GRANDE. 11
Un curso tan largo,de prosperidades inauditas, que debia costar.
nos tan caro un dia, elev6 bien pronto el reino A un punto de glo-
ria y de magnificencia en que los siglos pasados no lo habian visto.
La Francia se hizo como el espect6culo pomposo de toda la Euro-
pa. ICuAntas casas r6gias se levantaron, palacios soberbios de Luis,
en que las maravillas del Asia y de la Italia reunidas parecian ve-
nir A rendir homenaje a su grandeza! Paris, como Roma triunfan-
te, se embellecia con los despojos de las naciones. Lacorte, a ejem-
plo del soberano, mas brillante y magnifica que nunca, procura
oscurecer el brillo de las cortes extranjeras. La ciudad, imitadora
eterna de la corte, imita su fausto; las provincias caminan tambien
por los pass de la capital. La sencillez de las antiguas costumbres
cambia, no queda vestigio alguno de la modestia de nuestros pa-
dres sino en sus viejos y respetables retratos, que,al adornar los mu-
ros de nuestros palacios nos reprenden nuestra magnificencia. El
lujo, precursor siempre de la indigencia, corrqmpiendo las cos-
tumbres agota la fuente de nuestros biene's; la miseria misma que
61 habia engendrado no puede moderarlo. La perp6tua inconstan-
cia de las modas fue uno de los distintivos de la nacioh; la extra-
vagancia se tenia por buen gusto. Nuestros mismos vecinos, a
quienes nuestro fausto nos hacia tan odiosos, no dejaron de venir
a buscar entire nosotros el modelo; y despues de haberlos empp-
brecido con nuestras victorias, los corrompimos tambien con nues-
tros ejemplos.
Entre tanto el reinado de Luis se embellecia cada dia mas. La
navegacion, mas floreciente que en todos los reinados anteriores,
extendia nuestro comercio 4 todas las parties del mundo conocido.
Ciertos hombres hibiles fueron enviados 4 las costas mas apartadas
de uno y otro hemisferio para tomar datos seguros con que perfec-
cionar los conocimientos. Un c6lebre edificio se levant fuera de
nuestros muros, en el que, observando el curso de los astros y todala
magnificenciade los cielos, se sefialan al piloto rumbos seguros so-
bre la vasta extension del oc6ano, y se ensefia al fil6sofo A humi-
Ilarse bajo la majestad inmensa del Autor del universe. Nuestras fo-
tas, auxiliadas con estos conocimientos, nos traian todos los afios,
como las de Salomon,:las riquezas del Nuevo Mundo. IAy! aque-
Ilasnaciones insulates y sencillas nos enviaban su oro y su plata,
y nosotros les llevibamos tal vez en cambio, en lugar- de la fe,
nuestros desarreglos y nuestros vicious.
El comercio, tan extendido en el exterior, fue ayudado en el
2*





12 ORACION FiNEBRE
interior con obras dignas de la grandeza de los romanos. Muchos
rios, i pesar de las tierras y de los montes que los separaban, vie-
ron reunir sus aguas, y Ilevaron al pi6 de los muros de la capital
el tribute ylas varias riquezas de cada provincia. Los dos mares
que rodean y enriquecen este vasto reino se dieron, por decirlo
asi, la mano; y un canal maravilloso por ]a astucia y los trabajos
incomprensibles de ]a empresa aproxima lo que la naturaleza ha-
bia separado por espacio inmenso.
Estaba reservado A Luis acabar lo que los siglos precedentes de
la monarqufa no habian osado ni aun pensar; este fue el reinado
de los prodigious: nuestros padres ni aun los habian imaginado, y
nuestros nietos no verin jams otros semejantes; pero, mas felices
que nosotros, veran tal vez el reinado de la paz, de la frugalidad
y de la inocencia. IOjalg que ellos no lleguen jamAs al colmo frivo-
lo de nuestra gloria, si la han de comprar al precio delas miserias
y de las calamidades en que ella nos ha precipitadol
Es verdad que'los cuidados de Luis para aumentar el brillo y el
buen 6rden del reino no tenian limits. La capital del reino, el asi-
lo de todas las naciones, que reune lo mas escogido, lo mismo que
el desecho de nuestras provincias, vi6 vivir como un solo hom-
bre ese prodigioso ndmero de habitantes tan diferentes en costum-
bres, en intereses y en paises. La policfa quit6 en ella al crime la
seguridad que la confusion y la multitud le habian dado hasta en-
tonces. En medio de este caos reinaban el drden y la paz; y en un
concurso tan innumerable de hombres desconocidos entire si casi
ninguno fue desconocido a la vigilancia del magistrado.
El reino todo cambi6 de aspect como la capital: la justicia tu-
vo leyes Gjas, y el derecho no estuvo ya dependiente del capricho
del juez, ni del credito de las parties; ciertos reglamentos tiles,
que formaran la jurisprudencia de todos los reinados futuros, fue-
ron publicados; el studio del derecho frances y del derecho pd-
blico se reanim6; cl6ebres senadores, cuyos nombres formar6n un
dia la lista de los grandes hombres que embellecer6n la historic de
la magistratura, adornaron nuestros tribunales; la elocuencia y la
ciencia de las leyes y de las miximas brillaron en el foro, y la tri-
buna del senado principal se hizo tan cl6ebre por la majestad de
las defenses pdblicas como lo habia sido la de Roma bajo Hortensio
y Ciceron.
iA qu6 punto de perfection no fueron llevadas las ciencias y las
artesl 6 escuelas famosas reunidas al rededor del trono, que dais
I





DE LUIS EL GRANDE. 13
mas brillo A la majestad que los sesenta vigilantes que rodeaban el
trono de Salomon, Ivosotras ser6is eternos monumentos de ellasl
La emulacion principi6 a former el gusto; las recompensas au-
mentaron la emulacion, y el merito que se multiplicaba, multipli-
c6 las recompensas.
ICuantos hombres y cugntas obras veo yo salir 6 la vez de esas
s6bias asambleas! I Cuintos Fidias, Apolos, Platones, Sdfocles,
Plautos, Dem6stenes y Horacios; hombres y obras cuyo gusto ha-
rA recorder siempre el gusto de los tiempos futures de la monar-
qufal Yo veo resucitar el siglo de Augusto y los tiempos mas ilus-
trados y mas cultivados de la Grecia. Era necesario que bajo el rei-
nado de Luis fuese todo marcado con el sello de la inmortalidad, y
que las 6pocas de las letras fuesen tan c6lebres como las de las vic-
torias. La Francia reson6 much tiempo con elogios pomposos, y
nosotros estamos como hastiados de nuestras propias alabanzas.
Mas, 4lo dir6 yo? al progresar en la ciencia hemos progresado en
el trabajo y en la malicia ; las artes, halagando la curiosidad, han
engendrado la molicie; el teatro, refloreciente cada dia, pero siem-
pre el triste fruto de la abundancia, de la ociosidad y de la cor-
rupcion, ha ridiculizado el vicio sin corregir las costumbres, 6'
ha corrompido las costumbres haciendo al vicio mas amable; la
poesfa, recordindonos todos los chistes y todas las satiras de
los antiguos, nos ha recordado la seduccion y la licencia; la fi-
losoffa parece haber perdido en sencillez y en fe lo que ha adqui-
rido en conocimientos de la naturaleza; la elocuencia, siempre
lisonjera en las monarqufas, se ha hecho fastidiosa por sus adu-
laciones peligrosas 6 los mejores principes; finalmente, la cien-
cia misma de la Religion, mas exacta y mas profunda, dela que de-
bihn nacer la paz y la verdad, ha degenerado en vanas sutilezas y
en eternas disputes. IOh siglo tan jactancioso I emultiplicado con tu gloria. Mas la gloria pertenecia a Luis, y el
abuso que se ha hecho de ella ha sido nuestra finica obra. Asf es
que brillaban desde l6jos la grandeza y la reputation de la Fran-
cia, mientras que en el interior se debilitaba por sus mismas pros-
peridades.
Yo no refiero aquf mas que una parte de las maravillas que vos-
otros habeis presenciado. Todo lo que forma la grandeza de los im-
perios se encontraba reunido en torno de Luis. Ministros s6bios y
h6biles, recursos de los pueblos y de los reyes; nuestras fronteras
guarnecidas, y que parecian alejar de nosotros la guerra para siem-





14 ORACION FiNEBRE
pre; fortalezas inaccesibles levantadas por todas parties, y que pa-
recian destinadas mas bien para amenazar los Estados vecinos que
para poner los nuestros A cubierto; la Espaila obligada i cedernos
por un acto solemne la primacfa que nos habia disputado hasta en-
tonces; la misma Roma dando una satisfaccion pdblica del derecho
de gentes violado, y del ultraje hecho una corona de quien ha-
bia adquirido su esplendor y la vasta extension de su patrimonio;
finalmente, el soberano mismo de una rep6blica floreciente descen-
diendo de su trono, del que no habian descendido sus predecesores,
dejar su patria y venir 6 poner a los pies de Luis los signos fastuo-
sos de su dignidad para implorar su clemencia.
iAcontecimientos grandes que nos atrajeron los celos mas bien
que la admiracion de la Europa! Pero los acontecimientos queha-
cen tantos celosos, aunque pueden embellecer la historic de un
reinado, no aseguran jams la ventura de un Estado. jQu6 falta-
ba en estos tiempos dichosos i la gloria de Luis, 6rbitro de la paz
y de la guerra, duefo de la Europa; formando las decisions de
las cortes extranjeras csi con ]a misma autoridad que las de sus
propios Consejos ; hallando en el amor de sus sdbditos recursos que,
agotando sus bienes, no podian agotar su celo; conservando sobre
los principios de su sangre, sefialado cor mil victorias, un poder
tan absolute como sobre el resto de sus sdbditos; viendo al rede-
dor de su trono los hijos de sus hijos; padre de una numerosa pos-
teridad; patriarca, por decirlo asi, de la familiar real, que tendia
su vista sobre los sucesores de los tres reinados siguientes? Jamas
la sucesion A la corona habia parecido mas afirmada; nosotros vefa-
mos crecer al pi6 del trono los reyes de nuestros hijos y de nuestros
nietos: jay! y apenas queda uno para nosotros mismos; solo ha
permanecido una centella de Israel. Mas no adelantemos estas tris-
tes im6genes que la constancia de Luis nos debe reunir en lo res-
tante de este discurso.
SCuAn l1jos de nosotros parecian esos dias de duelo en aquel dia
brillante en que dibamos reyes a nuestros vecinos, y en que la Es-
pafia misma, que habia conmovido tantas veces el imperio frances,
y que desde tan largo tiempo usurpaba una de nuestras coronas,
vino A poner todas las suyas en la cabeza de un nieto de Luis
Aquel fue el gran dia en que se present como un nuevo Carlo-
magno, coronando i sus hijos como soberanos de Europa, viendo
su trono rodeado de reyes de su sangre, reuniendo bajo la raza au-
gusta de los francos los pueblos y las naciones, moviendo desde el





DE LUIS EL GRANDE.. 15
fondo de su palacio los resorts de tantos reinos, y hecho el cen-
tro y el vinculo de dos vastas mondrqufas, cuyos intereses habian
parecido hasta entonces tan incompatible como sus caract6res.
IDia memorable! es cierto que ser6s escrito en nuestros fastos
con la sangre de tantos franceses que hiciste derramar: las desgra-
cias que preparaste nos han hecho tugloria triste y amarga; vues-
tros dones brillantes y lisonjeros a nuestra vanidad han humillado
y cisi trastornado nuestro poder. La Espaia enemiga no habia po-
dido daflarnos, y la Espafia aliada nos ha abatido; nuestras desgra-
cias estarin eternamente grabadas en torno de la corona que ella
puso en la cabeza de uno de nuestros principles. Mas si Castilla vi6
aminorado nuestro gozo por nuestras p6rdidas, jams veri debili-
tada nuestra estimacion por su valor y su fidelidad, ni nuestro re-
conocimiento por su election.
Yo confieso, hermanos mios, que la gloria de lqs acontecimien-
tos que embellece un reinado es extraiia con frecuencia al sobera-
no: los reyes no son grandes sino por las virtudes que les son pro-
pias; sus mas brillantes sucesos pueden coronar cualidades muy
oscuras, y probar mas bien que est6n bien servidos, que sus bue-
nas cualidades para mandar.
Mas no tememos despojar a Luis de todo el esplendor que le ro-
deaba y mostrArosle tal como era. ICuanta sabidurfa I IcuAnto acier-
to en los negociosi La Europa temia la superioridad de sus conse-
jos tanto como la de sus armas; sus ministros estudiaron en 61 el
arte de gobernar; su larga experiencia fortalecia su juventud y es-
clarecia sus luces; las negociaciones, conducidas por la habilidad,
conseguian su objeto por medio del secret. ICuAnta ventura no
prometia 6 la Francia la reputation sola de su Gobierno, si hubi6-
semos sabido contentarnos con la gloria y la sabidurfa I Todos los
reyes vecinos que al nacer habian encontrado en el trono a Luis ya
viejo se hubieran mirado como nifios y pupilos de un rey tan gran-
de; 61 no hubiera sido su vencedor; ((pero era bastante grande pa-
ara despreciar sus triunfos: a Jam Cesar tantus erat, ut posset trium-
phos contemnere; y 61 hubiera sido su tutor y su padre.
De este fondo de sabidurfa nacia la majestad que brillaba en su
persona : la vida privada no le vi6 olvidar un moment la gravedad
y el exterior de la dignidad real; ningun rey supo sostener mejor
que 61el caracter majestuoso de la soberanfa. ICuAnta grandeza
cuando los ministros de los reyes acudian al pi6 de su trono 1I Que
precision en sus palabrast Iqu6 majestad en sus respuestasl Nos-





16 ORACION PfNIEBRE
otros las recogemos como las maximas de la sabidurfa, temerosos
de que su silencio nos ocultase con frecuencia unos tesoros que nos
pertenecian, y, si me es permitido decirlo, de que dirigia demasia-
do sus palabras A personas que le prodigaban su sangre y su
ternura.
Sin embargo, vosotros losabeis, tanta majestad nada tenia de
orgullo; un acceso encantador cuando 61 se dejaba ver, un arte de
sazonar las gracias que encantaba mas que las gracias mismas; una
elocuencia de discursos que hacia parecer mas grato lo que 61 que-
ria persuadir. Nosotros saliamos transportados y temfamos se con-
cluyesen los moments que sus ocupaciones le hacian cada vez mas
raro. Nosotros, nacion fiel, deseamos siempre ver A nuestros reyes,
y los reyes ganan siempre con mostrarse 6 una nacion que los ama.
,Y qu6 rey habia ganado mas en ello que Luis? Vosotros po-
drfais decirlo en mi lugar, antiguos 6 ilustres servidores de su per-
sona. En medio de vosotros no era aquel gran rey terror de la Eu-
ropa, y cuya majestad apenas podian soportarla nuestros ojos; era
por el contrario un sefnor human, bondadoso, ben6fico y afable:
el esplendor que le rodeaba lo ocultaba a nuestras miradas; nos-
otros no vefamos mas que su gloria, y vosotros vefais todas sus vir-
tudes.
Un fondo de honor, de rectitud, de probidad, de verdad, cua-
lidades tan necesarias 4 los reyes, y tan raras aun entire las perso-
nas privadas; un amigo field; un esposo, A pesar de las flaquezas
que dividieron su corazoh, siempre respetuoso por la virtud de Te-
resa, condenando, por decirlo asf, con sus miramientos por ella
la injusticia de sus compromises, y renovando con su estimacion un
vfnculo debilitado por las pasiones; un padre tierno, mas grande
en su historic dom6stica que en los brillantes acontecimientos de
su reinado, que la historic conservarg 6 la posteridad.
Mas, Lqu6 son ante Dios estas virtudes domEsticas cuando la
piedad no las ha santificado? IAy! el objeto vano de las alaban-
zas de los hombres, y tal vez de las venganzas del Senior. Mas esta
gloria tan celebrada, y que ha formado tantos envidiosos 6 tantos
aduladores, ,de qu6 sirve para ]a eternidad, cuando no se tribute
4 aquel A quien dnicamente se debe la gloria? A un juicio mas ri-
guroso por la ambicion que siempre conduce A 61 y por el orgullo
que inspira. Destino terrible y muy digno de temer, sobre todo res-
pecto A los mas grandes reyes, no aumentar6s la tristeza de nues-
tras sdplicas, ni turbaras la paz de las ofrendas santas que descan-





DE LUIS EL GRANDE. I
san en el altar, y que-invocan sobre Luis al Padre de las miseri-
cordias.
1 conoci6 la nada de la gloria mundana : Et agnovit quod in his
quoqud esset labor, et afflictio spirilus; y fue aun todavfa mas grande
por una fe humilde y una piedad sincera que por el brillo de su
poder y de sus victorias.

Segunda part.

ia union santa dada A los reyes consagra su caracter y no san-
tifica siempre sus personas; la extension de sus deberes correspon-
de A la de su, poder; el cetro es mas bien el tftulo de sus cuidados
y de su servidumbre que de su autoridad; ellos no son reyes sino
para ser los padres y los pastores de los pueblos; ellos no han
nacido para ellos' solos, y las virtudes privadas que aseguran la sal-
vacion del indivfduo se volverian en vicios respect al soberano.
Ai la sublimidad de estas ideas primitivas es A lo que la Escritura
refiere el elogio de uno de los reyes mas santos de Juda. El conser-
v6 su corazon fiel Dios: Gubernavit ad Dominum cor ipsius; este
es el deber principal del hombre. El quit6 las abominaciones de la
impiedad y todos los monumentos del error : Tulit abominationes
impietatis: este es el celo del soberano. El afirm6 la piedad en los
dias de pecado y de maldad, honrandola con sus favors ysu con-
fianza : In diebus peccatorum corroboravit pietatem; este es el ejem-
plo que debe a sus sdbditos el que es su pastor y su padre.
Luis tuvo desde su nacimiento un fondo de religion y de temor
de Dios que los mismos extravios dela edad no pudieron extin-
guir. La sangre de san Luis y de tantos reyes cristianos que circu-
laba en sus venas; la memorial todavia reciente de un padre just;
los ejemplos de una madre piadosa; la instruction de un prelado
irreprensible que presidia A su education; las felices inclinaciones,
todavfa mas seguras que la instruction y los ejemllos, todo pare-
eia destinarle A la virtud lo mismo que al trono. Mas, iay! I qu6 es
la juventud de los reyes? Una 6poca peligrosa en que las pasiones
principian A gozar de la misma autoridad que el soberano, y a su-
bir con 61 al trono. L Y qu6 podia esperar Luis en esta primera edad ?
El hombre mas hermoso de la corte, radiant de galas y de gloria,
dueino de quererlo todo, sin querer jams en vano cosa alguna;
viendo nacer diariamente bajo sus pi6s nuevos placeres, que ape-
nas esperaban sus deseos; sin reconocer en torno suyo mas que mi-





18 onACION r NEBRE
radas siempre dispuestas i agradar y que parecian conjuradas to-
das para agradarle i 61 solo; rodeado de apologistas de las pasio-
nes, que soplaban el fuego de la voluptuosidad, y que procuraban
destruir las primeras impresiones de la virtud, dando titulos de ho-
nor A la licencia, en medio de una corte afeminada, dondela mo-
licie y el placer han encontrado en todos tiempos el secret de unir-
se y de caminar A la par con el valor y el denuedo; en fiu, en un
siglo en que el bello sexo, poco content de olvidar su propio pu-
dor, parece desafiar lo que puede restar de 61 en aquellos 6 quie-
nes quiere agradar.
Y entire tanto, 1qu6 diluvio de males causa en el pueblo el ejem-
plo del principal Sus costumbres forman bien pronto las costum-
bres pdblicas: la imitacion, siempre segura de agradai y de atraerse
la gracia, reconcilia la ambicion con la voluptuosidad; los pla-
ceres, contenidos de ordinario por las miras de la fortune, facili-
tan la entrada 6 ella, y se hacen su mas seguro camino; escritores
profanes venden su pluma 6 la iniquidad, y cantan las pasiones que
el respeto solo deberia sepultar en un eterno silencio; nuevos es-
pecticulos se levantan para dar lecciones p6blicas de ellas, y todo
se convierte en la passion del soberano.
0 reyes de los pueblos, dice el Espfritu Santo, vosotros, que
sentados en vuestro trono veis con tanta complacencia 6 vuestros
pi6s la multitud de las naciones; 6 vosotros es 6 quienes dirijo es-
tas palabras : Ad vos, d reges, sunt hi sermones mei. Recorded que el
poder se os ha concedido de lo alto; que su uso debe ser santo, co-
mo lo es su orfgen; que un juicio muy rigoroso est6 preparado a
aquellos que est6n destinados a mandar A los demAs, y que casi
siempre la abundancia del castigo corresponde A la extension de la
autoridad.
Mas aqui principian A manifestarse las misericordias eteruas pre-
paradas a Luis. Dios lo dispone de antemano para la virtud, ases-
tando los.primeros tiros de su autoridad contra los vicios. La cos-
tumbre bArbara de los duelos, antiguo resto de la ferocidad de
nuestros primeros conquistadores, que la Religion y la cultural que
ella introduce en las costumbres no habian podido moderar; que
tantos reyes habian condenado en vano, y que habia costado tanta
sangre A la nacion, fue abolida; y Luis consagr6 el principio de su
reinado con una accion que asegura el reposo y la tranquilidad de
todosalos reinados siguientes.
Sf, hermanos mios, en el tiempo mismo en que Luis parecia to-





DE LUIS EL GRANDE. 19
davia apartado del Senior, el Sefior estaba ya cerca de 61 : las pa-
siones mismas que oscurecen su corazon respetan su fe. IQu6 hor-
ror causa esa clase de hombres que no tienen un placer complete
si no va acompafiado de la impiedad, y que parece que no se acuer-
dan de Dios sino para profanarle en sus afrentosos des6rdenesl La
impiedad era proscrita desde el moment en que era conocida; el
nacimiento y los servicios, l6jos de asegurar la impunidad A la ir-
religion, hacian su castigo mayor; las gracias mismas del talent,
deque es tan dificil precaverse, nada valian para 1l desde el momen-
to en que divisaba en ellas una centella de incredulidad. e1 no re-
conocia m6rito alguno en el hombre que no conocia A Dios; y la
impiedad, que fulminaba anatemas contra el cielo, se hacia al mo-
mento para 61 el anatema de la tierra.
De este modo se preparaba la obra de la santificacion de Luis.
Mas dejemos aquellos tiempos de tinieblas tan inevitable 6 los re-
yes y tan comunes A los dem6s hombres; perezcan y b6rrense para
siempre de nuestra memorial aquellos dias que 61 borr6 con sus la-
grimas y con su piedad, y que el Sefior ha olvidado sin duda. Los
primeros aiios de la juventud de los soberanos, lo mismo que los
de su vida, se parecen casi todos : Nemo enim ex regibus habuit aliud
nativitatis initium. Mas si Luis lo'sigui6 en los primeros caminos de
la gracia con tanta grandeza y tanta fidelidad como 61, gen d6nde
est6n tampoco aquellos sdbditos suyos que vivian. su lado, y 6
quienes su rango aproximaba al trono? IAyl imitadores la mayor
parte, por no decir culpables aduladores de sus debilidades, con-
cluyen tal vez por censurar so virtud.
IY qu6 virtudi Uniforme, tierna, constant. No se veian en 61
esas desigualdades de piedad tan inseparables de la inconstancia de
los hombres, 6 quienes la uniformidad cansa, a quienes el hastio
del vicio atrae de nuevo 6 la virtud, para quienes el uso de la vir-
tud se hace bien pronto un nuevo atractivo favorable al vicio, y
que pasando'sin cesar del vicio A la virtud tratan mas bien de com-
placer su inconstancia que de fijar so infidelidad.
Desde el primer paso que Luis d16 en el camino.de Dios, mar-
ch6 siempre con un paso igual y majestuoso. Un dia instruia a otro,
y una noche daba iguales lecciones A otra noche. La historic de su
piedad es la historic de uno de sus dias, y fuera de los aconteci-
mientos inesperados, que manifestaban en 61 virtudes nuevas, la
virtud del primer dia fue la del rest de su vida.
Cuidados inmensos del gobierno, cuyo peso llevaba 61 c6si solo,





20 ORACION FfJNEBRE
vosotros no interrumpfsteis jams la exactitud de sus deberes reli-
giosos; jams la vida de la corte, siempre desigual porque es ocio-
sa, desarregl6 la respectable uniformidad de su conduct; y en un
lugar donde el capricho y el ocio son tan ingeniosos para variar los
dias y los moments, solo Luis era el punto fijo donde todos los
dias y todos los moments se encontraban los mismos ; virtud rara
sobre todo en los prfncipes, 6 quienes nada detiene, y en quienes la
inconstancia de la imaginacion es despertada incesantemente por la
election y la multitud de recursos.
La piedad y la buena fe de las disposiciones correspondia A la
exactitud de los deberes. IQu6 religion tan fervorosa al pie de los
altares I Con cuanto respeto iba A humillarse ante la gloria del san-
tuario aquella cabeza que contenia, por decirlo asf, el universe en-
tero, y A quien la edad, la majestad y las victorias hacian todavia
menos augusta que la piedad I ICuinta ternura al aproximarse A los
santos misterios de esa comida celestial que hace las delicias de los
reyes! I Cuinta atencion A la palabra de la vida I Y 6 pesar de los
disgustos y censuras de una corte ilustrada y delicada, I cuinto res-
peto 6 la santa libertad del ministerio y aun A los defects mismos del
ministrol &((l nos ha dicho lo bastante para corregirnos,) respon-
dia A aquellos cortesanos que parecian disgustados de la instruction.
IQub ternura de conciencia l iqu6 horror A las masligeras transgre-
siones! Il am6 todo el bien que le fue mostrado; y si acaso no
cumpli6 siempre con la justicia, fue porque no siempre le fue co-
nocida. Tal es el destiny de los mejores reyes; esta es la desgracia
de su estado mas bien que el vicio de sus personas.
Mas la prueba menos equivoca de una virtud s6lida es la adver-
sidad. IY cuAntos golpes, 6 Dios mio, no preparisteis Vos A su
constanciaI Este gran Rey, A quien la victoria habia seguido desde
la cuna, y que contaba sus prosperidades por los dias de su reina-
do; este Rey, cuyas empresas anunciaban siempre el buen resulta-
do de ellas, y que no habiendo encontrado jams obst6culos, no
habia tenido por qu6 desconfiar de sus propios deseos; este Rey, cu-
yas conquistas habian inmortalizado tantos elogios y trofeos pdbli-
cos, y que jams habia tenido que temer otra cosa que los escollos
nacidos de la alabanza misma y de la gloria; este Rey, dueflo por
tanto tiempo de los acontecimientos, los ve todos vueltos contra si
por una revolution inesperada. Los enemigos toman nuestras pla-
zas: tan pronto como ellos se presentan, se muestra con ellos la
victoria; sus propios triunfos les admiran ; el valor de nuestras tro-





DE LUIS EL GR1 .,I- 21
pas parece que se ha trasladado a su .op. i; el numero prodigioso
de nuestrosej6rcitos facility la derrdl .4'a iiiverSidad de lugaresno
hace otra cosa que multiplicar iiu1' asViracias; lanlos famosos
campos de nuestras victorias se sori ndr n al'serir de teatro.
nuestras derrotas; el pueblo se consterbd ~ la capitall es amenaza-
da; la miseria y la mortandad parece que'aytda.i nuestrosenemi-
gos; todos los males parece haberse reunido contra nosotros; y
Dios, que nos preparaba los remedies, no nos los mostraba aun;
Denain y Landrecies estaban ocultos todavfa en los consejos eter-
nos. Sin embargo, nuestra causa era just; mas Ilo habia sido
siempre? LY qui6n sabe si nuestras iltimas desgracias no eran la
expiacion de la equidad dudosa 6 del orgullo inevitable de nuestras
antiguas victorias?
Luis lo reconoce; 61 dice: (Yo habia emprendido la guerra en
notro tiempo con ligereza, y parece que Dios me habia favorecido;
aahora la hago para sostener los derechos legitimos de mi nieto a
ala corona de Espaila, y 61 me abandon; 41 me preparaba este cas-
atigo que yo he merecido. El se humill6 bajo la mano que le cas-
tigaba; su fe quit6 aun A sus desgracias la nueva amargura que ]a
larga costumbre de sus prosperidades le ofrecia; su grande alma
parece que no se conmovi6; en medio de la tristeza y del abati-
miento de la corte, solo la serenidad de su augusta frente mitigaba
el pdblico terror. 1l miraba A los castigos del cielo como la pena
del abuso que habia hecho de los favors pasados; 61 repar6 con
su total sumision lo que podia haber.faltado en otro tiempo A so
reconocimiento. Pl se habia atribuido tal vez la gloria de sus triun-
fos, y Dios sela quita para darlela de la sumision y la de la cons-
tancia.
Mas el tiempo de la prueba no ha pasado aun. Vos le habeis cas-
tigado, 6 Dios mio, en su pueblo como A David; Vos le castigais
como 6 61 en sus hijos : 61 os habia sacrificado sfi gloria, y Vos que-
reis tambien el sacrificio de so ternura.
,Qub veo yo aquf? ,Qu6 espectaculo tan tierno aun para nues-
tros descendientes, cuando ellos lean la historic? Dios derrama la
desolacion y la muerte sobre toda la casa real. IQu6 de cabezas au-
gustas heridasl iCudntos apoyos del trono caidosl El juicio principia
por el primog6nito : su bondad nos prometia dias felices, y nosotros
derramamos aquf nuestras s6plicas y nuestras l6grimas sobre sus
cenizas caras y augustas. Mas nos quedaba otro motive de descon-
suelo. Todavia no se habian enjugado nuestras l1grimas, cuando





22 ORACION FItNEBRE
una princess amable, que ayudaba 4 Luis en los cuidados del reino,
es arrebatada en su mas bella edad 6 los encantos de la vida, 4 la
esperanza de una corona y d la ternura de los pueblos que ella
principiaba a mirar y amar como 6 sus sdbditos. Vuestras vengan-
zas, 6 Dios mio, exigen aun nuevas victims: sus tiltimos suspiros
introduced el dolor y la muerte en el corazon de su r6gio esposo.
Las cenizas del j6ven principe se apresuran 6 unirse con las de su
esposa; 61 no la sobrevive sino los moments necesarios para sen-
tir su p6rdida; y nosotros perdemos con 61 las esperanzas de sabi-
durfa y de piedad que debian hacer renacer el reinado de los me-
jores reyes y los antiguos dias de paz y de inocencia.
Deteneos, ]oh gran Dios! tMostrar6is tambien vuestra c61era y
vuestro poder contra el infante que acaba de nacer? ,Quereis agotar
la fuente de la familiar real? jPor ventura la sangre de Carlomagno
y de san Luis, que tanto combatieron por la gloria de vuestro nom-
bre, se ha vuelto para Vos como la sangre de Acab y de tantos re-
yes impfos cuya posteridad extermindsteis?
La espada estA todavia levantada, hermanos mios; Dios esta sor-
do A nuestros lamentos, 6 la ternura y A la piedad de Luis. Esta
floor naciente, cuyos primeros dias eran tan brillantes, se marchi-
t6; y si la cruel muerte se content con amenazar A aquel que to-
davia pende del pecho de su madre, este. resto precioso que Dios
queria salvar de tantas p6rdidas no fue sino para concluir esta
triste y sangrienta escena, arrebatindonos el dnico de los tres prin-
cipes que nos quedaba toddvfa para presidir 6 su infancia y guiarla
A afirmarla en el trono.
En medio del luto universal de su augusta casa, Luis permane-
ce firm en la fe. Dios sopla sobre su numerosa posteridad, yen un
instant se deshace como los caract6res trazados en la arena. De
todos los prfncipes que le rodeaban y que formaban como la gloria
y los rayos de su corona solo resta una d6bil centella A punto de
apagarse. Mas el fondo de su fe no puede agotarse por sus desgra-
cias; 61 espera, como Abrahan, que el hijo tnico de las promesas
no perecer ; 61 adora al que dispone de los cetros y de las coronas,
y tal vez en estas p6rdidas dom6sticas ve la misericordia que expia
y borra del libro de la justicia del Sefior sus antiguos extravfos.
Luis conserve, pues, para Dios su corazon field: Gubernavit ad Do-
minum cor ipsius; y este es el deber principal del hombre. Mas,
,hasta quB punto no lleg6 so celo por la glesia, esta virtud de los
soberanos que no han recibido la espada ni el poder sino para ser





DE LUIS EL GRANDE. 23
el apoyo de los altares y los defefisores de su doctrine? Tulit abo-
minationes impietatis.
Aquf deben hablar por mi los sucesos; y las quejas sediciosas de
la herejfa arrojada del reino, que han resonado por tanto tiempo
en la Europa, y los clamores de los falsos profetas dispersos, que
daban por todas parties, A ejemplo de sus padres, la seiial de la guer-
ra y de la venganza contra Luis, han hecho antes que nosotros el
elogio de su celo.
En vano las miras timidas de la sabidurfa humana opusieron A
Luis la especiosa razon de Estado; el cuerpo de la monarqufa debi-
litado por la evasion de tantos ciudadanos; el curso del comercio de-
tenido por la privacion de su industrial, 6 por el transport furtivo
de sus riquezas; las naciones vecinas protectoras de la herejfa,
prdntas A amarse para defenderla. Los peligros fortifican su celo; la
obra de Dios no theme a los hombres; 61 cree afirmar su trono al
derribar el del error; los templos profanos son destruidos, las cA-
tedras de seduccion abatidas, los profetas de la mentira arranca-
dos de los rebafios que seducian, las reuniones extrafias incorpora-
das a la asamblea de los files. El muro de separacion desaparece;
nuestros hermanos vienen A buscar al pi6 de nuestros altaresjunto
a las tumbas de sus antepasados los tftulos dom6sticos de la fe de
que habian degenerado. El tiempo, la gracia y la instruction rea-
lizan poco A poco un cambio que la fuerza no consigue jamAs sino
en apariencia ; y el error que, nacido en Francia, parecia haber
echado races eternas; y la zizaiia que tantas veces habia creido
ahogar entire nosotros el buen grano; y la herejia tan formidable
al trono desde much tiempo, por las fuerzas de sus plazas, por la
debilidad de los reinados precedentes forzados A tolerarla, por un
diluvio de sangre francesa que ella habia hecho derramar, por el
nimero de sus partidarios y por la ciencia orgullosa de sus docto-
res, por el apoyo de tantas naciones yaun por el antiguo recuerdo
de aquel dia sangriento que debia ser borrado de nuestros anales,
quelapiedad y la humanidad desaprobaronsiempre, y que, queri6n-
dola destruir bajo uno de nuestros tiltimos reyes, reanim6su fuer-
za y su furor, 6 hizo, si me atrevo a decirlo, de su sangre la se-
milla de nuevos discipulos; la herej(a al abrigo de tantos atrinche-
ramientos cae al primer golpe que Luis le da, desaparece, y se ve
reducida A ocultarse en las tinieblas de donde habia salido, 6 A pa-
sar los mares, Ilevando con sus falsos dioses su rabia y su amargu-
ra A las comarcas extranjeras.





24 ORACION HINEBBE
IDichosa ella si la sumision hubiera precedido al castigo; si en vez
de ceder a la autoridad solo hubiera cedido I la verdad y si sus
sectarios contents en su mayor parte con obedecer en apariencia
al soberano no hubieran sacado otra ventaja del celo de Luis que
la de dejar a sus hijos y nietos la dicha de obedecer hoy i la Igle-
sia I Mas, en fin, la Francia, para gloria eterna de Luis, se vi6 libre
de este escandalo; el contagio no se'perpetda ya en las families, ya
no hay entire nosotros mas que un rebaito y un pastor; y si el te-
mor formed entonces hip6critas, la instruction ha hecho despues
verdaderos files.
Asf, pues, bajo cualquier color que el error procuraba aparecer,
despertaba igualmente el celo y la piedad de Luis. Vanas ideas de
perfeccion, que bajo pretexto de elevar el hombre hasta Dios le
dejais sumergido en sf mismo, y le formais de la pureza sublime de
su virtud, la seguridad de su libertinaje; sistema nuevo de oracio-
nes, desconocido a la sencillez de la fe, y que pones la tranquilidad
ociosa y el fanatismo de tus siplicas en lugar de los deberes y de la
actividad prescrita por el Evangelio; doctrine impfa y ridicule, que
tratas de persuadir en secreto.que la oracion que por si sola nos al-
canza la gracia de vencer las tentaciones nos da asimismo el de-
recho de sucumbir A ellas sin crime; Luis se horrorizaba de vues-
tras blasfemias; 61 arm6 el celo de la Iglesia contra las asechanzas
misteriosas que poniAis A la piedad ; y el gran obispo que, para des-
cubrir vuestras ilusiones, casi se dej6 deslumbrar por ellas, seduci-
do mas bien por su amor a la oracion que por las falsas maximas
con que se abusaba de ella, se junt6 A la voz unAnime de los pas-
tores contra 61 mismo, y dej6 un ejemplo al episcopado que salva-
ria 6 la Iglesia de muchos escandalos si fuese imitado, y cambi6 con
el candor y la prontitud do su sumision los rayos de la Iglesia que
le amenazaban en una abundante lluvia de gracias y de bendicio-
nes : Fulgura in pluviam fecit.
El hombre enemigo vela siempre para sembrar escandalos en el
campo del Seiior. La verdad triunf6 de la herejia y del fanatismo;
mas la paz que esperAbamos no ha llegado aun : Expectarimus pa-
cem, et non erat bonum. Los misterios de la gracia en que el orgullo
del espfritu human ha fracasado tan frecuentemente enardecen
de nuevo los espiritus; los pastors de la Iglesia, que siempre uni-
dos entire si no debian jams tomar las armas sino contra los ene-
migos exteriors, se dividen como si tuvieran interests y esperan-
zas diferentes; los espfritus se irritan, las disputes se animan, por





DE LUIS EL GRANDE. 25
todas parties no se ven mas que turbulencias y confusion. IGran
Dios! 16 d6nde iran A parar esas funestas disensiones? Un siglo ente-
ro de disputes 4 no debia al fin enfriar su furor? Las tropas de los
filisteos nos cercan; y en vez de reunirnos para rechazar a los in-
fieles, nosotros mismos les damos pretextos especiosos para insul-
tar los ej6rcitos del Dios vivo. Mas dejemos una material cuyo solo
relate no puede menos que afligir a los hijos de la Iglesia que tie-
nen algun amor a esta madre comun de los files; basta para mi
'objeto decir que Luis no tuvo deseo mayor que el de ver la con-
cordia y la union reinando entire los pastors, la fesostenida en su
'pureza, los files, l6jos de estar divididos entire Pablo, Apolo 6 Ce-
fas, ufiidos inicamente A Jesucristo y A su Iglesia lo cal fue cons-
tantemente el objeto de todas sus empresas. Dios no le concedi6 el
consuelo de ver antes de morir concluidas nuestras tristes disensio-
nes; mas icon cuanto' dolor las veia perpetuarse en su reinpl Las
desgracias del Estado le encontraban constant; las disputes dere-
ligion marchitaban su corazon y turbaban ]a augusta serenidad de
su semblante; y en ellecho mismo de su dolor y de su muerte, cual
otro Teodosio moribundo, los males de la Iglesia le ocupaban
mas, le afectaban mas que los horrores de la muerte de que se veia
rodeado: Qui cum jam corpore solveretur, magis de statu Ecclesia-
rum quam de suis periculis angebatur.
Todo aquello que podia favorecer los interests de la Religion ad-
quiria para 61 un interns de Estado. ICon cuAnta magnificencia abria
su reino y sus tesoros A un rey y A una reina piadosa, que por ha-
ber querido colocar la fe sobre el trono de sus ascendientes ha-
bian ellos mismos descendido de l6! Una nacion valiente, pero bor-
rascosa como el mar que la rodea, y acostumbrada A dar A la Euro-
pa espectaculos semejantes, se conmueve, se agita, sesubleva, y
arroja de su seno tan sagrados dep6sitos; Luis solo entire todoslos
soberanos A quienes interesaba semejante ultraje corre A encon-
trarlos, los enjuga del naufragio, y ofrece un asilo A la Religion y a
la monarqufa fugitives; se arma para vengar la majestad de los re-
yes y la santidad de la fe profanadas en sus personas; atrae sobre
sus Estados una liga formidable, y las calamidades de una larga
guerra no parecian concluir sino con la monarqufa; y si 61 no tuvo
la gloria de volverles su corona, tuvo el m6rito de exponer la suya.
Mas si su celo por la defense de la fe parecia crecer y animarse
con su edad, recorded cuales fueron sus cuidados por el restableci-
miento de la piedad en aquellos dias de pecado y de molicie: Cor-:
3 T. IX.





26 ORACION PINEBRIE
roboravit pietatem in diebus peccatorum; y este es el ejemplo que de-
be el pastor y el padre a sus sibditos.
Vosotros lo sabeis, hermanos mios, la fuente de la regularidad
y de la pureza de las costumbres piblicas esta siempre en el celo y
en la santidad de los obispos, establecidos para que sean el modelo
de su rebaflo, para que le santifiquen y le apacienten ; a los cuida-
dos y a los ejemplos de los primeros pastores esta casi siempre uni-
da la salvacion 6 la p6rdida de los fieles. Penetrado de esta verdad,
Icual fue el cuidado de Luis en elegir ministros irreprensibles!
iCuantas precaucionesl icuanta delicadeza de conciencial Los tes-
timonios mas seguros y mas pdblicos podian apenas bastar para
asegurarle en tales elecciones. Mas bien temeroso que orgulloso de
un derecho tan brillante unido a su corona, lo miraba como el es-
collo de los reyes y la carga mas penosa y mas peligrosa de la so-
beranfa. Las intrigas, el favor, la care y la sangre no eran un de-
recho en su concept para poseer los destinos de la Iglesia, que es
el reino de Jesucristo. Los servicios mismos, el nacimiento, la lar-
ga sucesion de ascendientes no le parecia una vocacion suficiente
para un sacerdote de Melquisedec que carecia de genealogia. Pl
estaba vivamente persuadido de que el episcopado no era un favor
temporal destinado A gratificar las families, sino un don celestial
destinado A honrar la Iglesia, dAndole ministros capaces de honrar
su ministerio, y la exactitud de su religion y de su celo en esta ma-
teria lleg6 muchas veces mas allb tal vez de las reglas.
II queria que el poder de su reinado no sirviese sino para esta-
blecer el reinado de Dios en sus pueblos. jCuanto gozo sentia
cuando veia a alguno de su corte volver de los extravios de las pa-
siones y emprender una vida conforme A la sabidurfa y i la piedad
de la suya! Esto era para 61 como una nueva conquista afiadida a
sus antiguas victorias. La virtud no era ya en la corte un objeto de
irrision; ella era la que ocupaba los primeros puestos; ella la que
se hallaba colmada de honors; ella, en fin, la que facilitaba el acce-
so al trono y A la confianza del soberano.
SDias afortunados! vosotros debfais atraer entire nosotros el rei-
nado de la piedad y de la inocencia; y sin embargo jams ha
abundado mas la malicia; y los favors reales otorgados A la vir-
tud no le han dado tal vez mas que bellas apariericias. IOh siglo
perverse, todoecoopera a tu perdicion Siel principe se olvida de
Dios, afiima y perpetda los vicios; si favorece 6 los justos, multi-
plica los hip6critas.





DE LUIS EL GRANDE. 27
Mas al fin Luis obligaba A las obras de las tinieblas 6 ocultarse y
no insultar la luz; el des6rden no estuvo ya de moda; y si61 no con-
tuvo su curso, le quit6 al menos la ostentacion y el escandalo.
La licencia de un teatro extranjero donde, con menoscabo de las
costumbres pdblicas y de la cultural de la nacion, las obscenidades
mas groseras reunian A los grandes y 6 los pequefios; donde el vi-
cio hablaba un idioma de que nuestra misma lengua se ruboriza, y
donde hasta el bello sexo iba a aplaudir pdblicamente ciertas inde-
cencias que eran como insultos solemnes hechos A su pudor; una
licencia tal fue proscrita, y los escombros de esta escena impura ele-
varon A la piedad de Luis un monument mas inmortal que ha-
bian elevado A su gloria los muros destruidos de tantas ciudades
conquistadas.
Al destruir las 'escuelas del vicio, iqub asilos tan hermosos no
erigia A la piedad I Vos lo ensefiar6is a nuestros descendientes, edi-
ficio augusto, en que el valor refugiado consagra al pi6 de los al-
tares los restos truncados y l6nguidos de una vida expuesta tantas
veces por salvar al Estado. Vos lo ensefar6is tambien, casa santa,
donde el nacimiento y la pobreza dotados salvan igualmente la
inocencia del sexo fr6gil de los peligros, y su nobleza de la vergilen-
za y de la indigencia.
iCu6ntos establecimientos piadosos veo levantarse bajo su reina-
do en la capital y en las provincias El reino de Dios crece y se ex-
tiende con el de Luis. Los j6venes ministros del santuario adquie-
ren en las santas casas, que cada pastor levanta A porfia, ese primer
espiritu de ciencia, de fervor, de discipline y de consejo del tiem-
po de nuestros padres. Los mismos bosques se lenan de solitarios;
y como en el tiemp64de los Macabeos muchos se van al desierto,
para buscar alli el juicio y la justicia, porque los males y la cor-
rupcion habian inundado las ciudades, y Dios no era ya conocido
en ellas : Tune descenderunt multi qucerentes judicium et justitiam in
desertum, quoniam iniendaverunt super eos mala. Muchas obras le-
nas de doctrine y de luz aparecian para fomentar la piedad de los
fieles. Nuestros descendientes, que al remontarse hasta este siglo
encontrarAn en 61 renovados los primeros monumentos de la cien-
cia y de la piedad, bendecirAn el reinado de Luis, recibirAn la gra-
cia que nosotros hemos desechado, y encontrarin en esas fuentes
debidas A sus cuidados y transmitidas de edad en edad las reglas de
las costumbres, la justicia y la salvation que nosotros no hemos
podido encontrar en sus ejemplos mismos.
3*





28 ORACION FiNEBRE
&QuE era lo que estaba reservado A una piedad tan fiel a Dios,
'tan celosa por la Iglesia y tan dtil 6 los pueblos, sino una corona
de justicia, todavfa mas brillante que la que 61 habia recibido de
sus antepasados, y una muerte todavia mas gloriosa para la gracia
y mas her6ica que su vida?
No, hermanos mios: el origen del verdadero heroism y de ele-
vacion de sentimientos estA en la fe; el mundo no ha formado ja-
m6s sino falsos heroes, y la muerte, que nos present siempre tales
como somos, descubre al fin en ellos una timidez que los deshon-
ra, 6 una ostentacion de firmeza todavfa mas debil y mas despre-
ciable que su temor, porque es mas falsa.
Luis muere como rey, como heroe y como sahto. Un decaimien-
to repentino quebranta los fundamentos, al parecer inalterables, de
una salud a quien la edad, las aflicciones y los cuidados laboriosos
de un largo reinado habian respetado hasta entonces. El habia vi-
vido mas que suelen vivir los reyes, y nos prometia vivir aun mas
de lo que suelen vivir los demas hombres; 61 habia visto nacer A
nuestros padres, y parecia que estaba reservado A nuestros nietos el
verle morir. Todo aquello que nos halaga nos parece siempre que
debe ser eterno.
Mas Dios, cuyo reinado es el lnico que no tendra fin, y que ha-
bia ya impreso dentro de 61 los caract6res indelebles de la muerte,
los ocultaba todavia i las luces del arte y A las vanas esperanzas de
una corte A quien alucinaba todavia la bondad de su temperamen-
to. Mas al fin el secret de Dios se declara; la muerte oculta en el
interior deja ver exteriormente los signos infalibles que la anun-
cian; no se puede ya desconocerla; su lentitud aumenta aun los
horrores de los sfntomas. Luis solo la ve con ojos tranquilos. En
medio de Ids sollozos de sus antiguos.y files servidores, de la cons-
ternacion de los principles y de los grandes, y delasl6grimas de to-
da su corte, Luis encuentra en la fe una paz, una firmeza y una
grandeza de alma que el mundo no puede dar. cqPor qu6 lloras? o
dijo i uno de los suyos A quien vi6 sumergido en lanto, l,habias
creido que los reyes eran inmortales?)
Este Monarca, rodeado de tanta gloria, y que veia en torno suyo
tantos objetos capaces de despertar sus deseos 6 su ternura, no echa
ni aun una mirada de disgusto sobre la vida; no le quedan ni aun
esas incertidumbres que muestran todavia la vida al moribundo, y
que mezclan a] menos a los tristes presentimientos del temor lag
dulzuras de la esperanza. El sabe que su hora es Ilegada, y que no





DE LUIS EL GRANDE. 29
le queda recurso alguno; y conserve no obstante en el lecho del
dolor aquella majestad, aquella serenidad que se habia visto en 61
en los dias de su prosperidad sobre el trono; 61 arregla los nego-
cios del Estado, que no le interesan ya, con el mismo cuidadoy con
la misma tranquilidad que si principiase A reinar: y la vista segura
y pr6xima de la muerte no le causa el disgusto ni el horror de pen-
sar en lo que va 6 dejar, que es mas bien una t'esesperacion secre-
ta de perderlo, que una serial de no amarlo ya. Los Sacramentos
de los moribundos no tienen para 61 ese aire sombrio y ldgubre
que de ordinario los acompafia; son por el contrario misterios de
paz y de magnificencia, y no es este uno de esos moments rdpidos
y linicos en que la virtud viene con toda su fuerza, y encuentra en
la corta duracion del espantoso espectaculo el recurso de su firme-
za; los dias tristes y las noches laboriosas se prolongan, y la intre-
pidez de su virtud parece crecer y afirmarse sobre los restos de su
cuerpo terrestre. ICuin grande es el hombre cuando lo es por la fe I
La vista fija y segura de la muerte, sostenida por muchos dias
sin flaqueza, pero con religion; sin filosoffa, pero con una majes-
tuosa firmeza; sin querer excitar la ternura ni la admiracion de los
espectadores; no deseando interesarlos en su perdida por sus ]a-
mentos, ni atraerse sus elogios por su constancia mil veces mas
grande que lo que aparentaba serlo. Acudid a este espectdculo,
censores frfvolos y constantes de su virtud, que tal vez habfais tra-
tado su piedad de flaqueza, y vereis si la vanidad no haria alarde
de todo lo que la gracia obra de grande en Luis en sus dltimos
moments. La vanidad jams ha tenido sino una apariencia de
grandeza; la gracia es la que es grande en realidad.
El reune en torno de so lecho, como otro David moribund, car-
gado de aiios, de victorias y de virtudes, los principles de su au-
gusta sangre y los grandes del Estado. ICon cuAnta dignidad sufre
el especticulo desu desolacion y de sus l1grimasl El les recuerda,
como David, sus antiguos servicios; 61 les recomienda la union y
la buena inteligencia, cualidades tan raras bajo un prfncipe nifo;
los intereses de la monarqufa, de que son el ornato y el mas fire
sosten; I1 les exige para con su hijo Salomon por la flaqueza de su
edad el mismo celo y la misma fidelidad que tanto les habia dis-
tinguido siempre en su reinado. Jamds se present 61 mas verda-
deramente rey; esto consistia en que el estaba ya en el cielo, y en
que el reinado del just es todavia mas grande y mas glorioso que
el de los reyes de la tierra.





30 ORACION FONEBRE
SEn fin, el j6ven Salomon, el augusto principe es llamado. Luis
ofrece al Dios de sus padres este resto precioso de su r6gia estirpe;
este infante, salvado del naufragio, que le recuerda la p6rdida to-
davia reciente de tantos principles, y que sus oraciones y su piedad
conservaron sin duda 4 la Francia. l1 pide para bIl Dios, como
David para su hijo Salomon, un corazon fiel A su ley, tierno para
con sus pueblos, celoso por sus altares y por la gloria de su nom-
bre': Salomoni quoque filio meo da corperfectum, ut custodiat manda-
to tua. ]E1 le deja como una herencia todavia mas preciosa que su
corona las miximas de piedad y de sabiduria. <(Hijo mio, le dice,
cvos vais a ser un gran rey; pero acordaos que toda vuestra ventu-
ra dependerg de estar sumiso A Dios y del cuidado que tengais de
saliviar a los pueblos. Evitad la guerra, no sigais en esto mis ejem-
aplos; sed un principle pacifico; temed 4 Dios, y mirad por vuestros
sdbditos. 1El eleva sus manos al cielo, como los Patriarcas en el
lecho de la muerte, y derrama sobre su hijo, con sus votos y sus
bendiciones, las lagrimas que escapan A su ternura, 6 al gozo que
tiene por ir A poseer el reino eterno quele esti preparado.
IVolveos, pues, al seno de Dios de donde habeis salido, alma
her6ica y cristianal Vuestro corazon esta ya donde esta vuestro te-
soro. Romped esos d6biles lazos de vuestra mortalidad que prolon-
gan vuestros deseos y que retardan vuestra esperanza : el dia de
nuestro llanto es el dia de vuestra gloria y de vuestros triunfos. Que
los Angeles tutelares de la Francia salgan 4 recibiros para condu-
ciros con pompa al trono que os esta destinado en el cielo al lado
de los santos reyes vuestros antepasados Carlomagno y san Luis.
Id a uniros con Teresa, Luis y Adelaida que os esperan, y enju-
gad con ellos en el trono de la inmortalidad las lagrimas que ha-
beis derramado sobre sus cenizas, y si, como lo esperamos, la
santidad y la rectitud de vuestras intenciones han suplido delante
de Dios lo que puede haber faltado durante el curso de un reinado
tan largo al merito de vuestras obras y A ]a integridad de vuestra
justicia, velad desde vuestra morada celestial sobre un reino que
dejais en la afliccion, sobre un rey niiio que no ha tenido la dicha
de crecer y formarse a vuestra vista y con vuestros ejemplos, y al-
canzad el t6rmino de las desgracias que nos abaten y de los crime-
nes que parecen multiplicarse con nuestras desgracias.
SY Vos, ioh gran Dios I volved desde el cielo vuestros ojos de mi-
sericordia sobre esta monarquia desconsolada, donde la gloria de
vuestro nombre es mas conocida que entire las otras naciones, don-





DE LUIS EL GRANDE. 31
de la fe es cisi tan antigua como la corona, y donde ha sido siempre
tan pura en el trono como la sangre de nuestros reyes que le han
ocupado. Defendednos de las turbulencias ydisensiones, a las que
cAsi siempre entregais la infancia de los reyes; dejadnos al menos
el consuelo de Ilorar pacificamente nuestras desgracias y nuestras
p6rdidas. Extended las alas de vuestra protection sobre el nifio pre-
cioso que habeis puesto al frente de vuestros pueblos; este augusto
vistago de tantos reyes, esta victim inocente, inica que escape
de los dardos de vuestra c6lera y de la extincion de la r6gia estirpe.
Dadle un corazon d6cil A las instrucciones que van A ser sostenidas
con grades ejemplos, 6 fin de que la piedad, la clemencia, la hu-
manidad y tantas otras virtudes como van i presidir su education
se extiendan sobre todo el discurso de su reinado. Sed Vos su Dios
y su Padre, para ensefiarle a que sea el padre de sus sdbditos; y
conducidnos A todos reunidos A la eterna felicidad. Asi sea.








SORACION FfNEBRE

DE LA PEINA

D.o MARIA JOSEFA AMALIA DE SAJONIA.


Exemplum virtutis, et fortitudinis.
(I Mach. vi).
Fue ejemplar de virtud y fortaleza.

Con espfritu oprimido, con corazon angustiado, conlengua bal-
buciente, con manos tr6mulas, con ojos lagrimosos, y como un
hombre poseido de afliccion y de tristeza, me present hoy en es-
te pilpito a pronunciar la oracion finebre, pero justfsimamente
debida A la memorial de la reina mas amable que ha conocido la Es.
pafia en muchos siglos: la Sra. D." Marfa Josefa Amalia de Sa-
jonia, hija del prfncipe Maximiliano, sobrina del rey Federico
Augusto, parienta muy cercana del emperador Francisco Jos4, en-
troncada con las nobilisimas casas de Austria, de Lorena, de Fran-
cia, de Ngpoles y de Espaila, y enlazada con cssi todas las testas
coronadas de Europa; y lo que hace su mayor gloria, dignfsima
esposa de nuestro augusto y dorado monarca el Sr. D. Fernan-
do VII. Esas negras bayetas que cubren y enlutan las paredes
de este temple; esas hachas y blandones que arden y se exhalan en
humo; esas armas, cruces, empresas, trofeos y blasones que indi-
can su existencia pasada, y nada nos dicen de su estado present;
ese magnffico y suntuoso cenotafio, monument vacfo de verdad,
pero Ileno de desengaiios; el incruento sacrificio del Cordero divi-
no que acaba de ofrecerse al Eterno en sufragio de su alma y en
expiacion de sus culpas; todo esto nos esti diciendo: que fin6 ya
D.a Marfa Josefa Amalia, y hemos perdido A nuestra gran Reina.
Perdida inconsolable, perdida para todos los buenos espafioles la
mas sensible y dolorosa, y para m( la maj afligente y amarga. Es
para los espafioles del mayor sentimiento, porque todos han per-
dido una reina incomparable, una soberana la mas amante de sus
vasallos, una madre la mas tierna para sus hijos, una mano bien-


32


ORACION FUNEBRE





DE LA REINA DONA MARIA JOSEFA ANALIA DE SAJONIA. 33
hechora y liberal para los pobres, una consoladora para los afligi-
dos, una regla delas costumbres, y un modelo de todas las virtu-
des. Es p6rdida para mi de la mayor amargura, 6 bien la conside-
re como particular persona, 6 bien la mire como otro de los indi-
vfduos del estado eclesidstico, al que pertenezco por mi vocacion
y mi destine. Como persona privada me rob6 las atenciones desde
el dia en que la vi y tuve el honor de besar su real mano en la ciu-
dad de San Felipe. Adverti desde luego en la Sefiora una humani-
dad tan afable, que me rindi6 el corazon; una humildad asombro-
sa, ejemplar, edificante, que no podia dejar de ser un don del cie-
lo; una modestia encantadora, y un conjunto de prendas naturales
y de virtudes cristianas, que con un magnetismo irresistible arras-
traron mi alma y todas mis potencias. Como miembro del estado
eclesidstico y religioso tenia robustisimos motives para quererla y
amarla, por estar bien informado de sus ideas y sentimientos a fa-
vor de los.ministros del altar, que la merecian las mas altas consi-
deraciones, y que A los influjos de este astro luminoso, y bajo los
auspicios de tan poderoso brazo, bien podfamos descansar y vivir
seguros y tranquilos.
Pero si A todos nosotros llega este sensibilisimo golpe, ,qu6 po-
dr6mos decir de nuestro augusto Monarca, el mas tierno de los es-
posos, yjustamente fnamorado de su Marfa Josefa Amafia? La
muerte premature de esta Princesa ha herido su corazon con una
herida que le hara derramar lagrimas de sangre cuanto tiempo vi-
va sobre la tierra: herida cruel, tanto mas penetrante cuanto me-
nos esperada; herida, cuyo dolor no admite lenitivo, sino levan-
tando los ojos A Cristo crucificado, arbitro de la suerte de los mor-
tales, Padre de las misericordias, y Dios de toda consolation. En
suma : el Rey nuestro senior ha perdido una esposa la mas cumpli-
da, y que sola ella podia Ilenar el vacfo que dej6 la grande Isabel
de Braganza. Los ejdrcitos han perdido una Belona guerrera que
daba vigor A las armas en defense de la nacion y de la patria,
inexorable con los rebeldes, y la mas compasiva con los rendidos:
los magistrados han perdido una Astrea incorrupta, protectora de
la justicia templada con la misericordia: los literates han perdido
una docta Minerva director de las ciencias y de las artes, yjusta
estimadora de los ingenios y de los m6ritos: los labradores han per-
dido una Ceres y una Flora que se deleitaba en el cultivo de los
campos, y en el aseo de las plants y de las flores:los eclesidsticos
han perdido una nueva Ana solicita en la magnificencia y decoro





34 ORACION FIJNEBRE
del santuario, y toda consagrada al servicio del temple : las 6rde-
nes religiosas han perdido una patrona declarada y decidida de los
institutes mongsticos, fomentadora de la regular discipline, y an-
siosa de ver renovado el primitive fervor de nuestros fundadores:
los pobres, finalmente, han perdido aquella Tabita, 6 aquella Dor-
cas del tiempo de los Ap6stoles empleada en hacer tlnicas y vesti-
dos para cuantos gimen bajo el pesado yugo de la indigencia.
IOh Marfa Amalial ;y c6mo sera possible que no te loren todos
los espailoles, estrella benefica para todos! 1 c6mo sera possible que
tu imogen se borre jamis de mi memorial Oh muerte I c6mo te
atreviste a esgrimir el acero contra esta inocente criatura, orna-
mento de su sexo y gloria de nuestra Espafia? Parcas crueles, no
merecia mi Reina que cortAseis intempestivamente el hilo de su vi-
da, sino que los cielos prolongasen su existencia por los siglos de
los siglos. Yo te llorar6, Reina amable, mientras mi espfritu anima-
r6 mi came, y tu atorado retrato le tendrd siempre grabado en
medio de mi corazon. Pero demos algunas treguas, seiiores, al do-
lor y sentimiento, y sirvanos de consuelo el career piadosamente
que su alma descansa en la mansion de la paz por el mdrito de las
virtudes que practice en este mundo; y cuya relacion sencilla, hu-
mana 6 hist6rica os voy a hacer en este rato, sin querer prevenir
el juicio de la Iglesia, ni oponerme i los decretos pontificios, espe-
cialmente de Urbano VIII. Os presentar6, pues, A nuestra difunta
Reina como un ejemplar de virtud y fortaleza, y como un espejo
en qde debemos mirarnos: Exemplum virtutis, etfortitudinis. Ejem-
plar de virtud, por las muchas que adornaron su alma en medio de
la corruption del mundo. Ejemplar de fortaleza, por su fire ad-
hesion a la doctrine cat6lica en medio de las pestilentes novedades
del siglo. Nada mas. Escribase este elogio, y transmftase 6 la pos-
teridad, y las generaciones futuras alabarAn al Seflor: Scribantur
hwe in generation altera, et populus qui creabitur laudabit Dominum.

Primera parte.

SSe habri huido la virtud de nuestra Espaila, 6 se avergonzara
de habitar en su propia patria? Esta rica mercadurfa ,habra pade-
cido naufragio en la general inundacion de los vicios que en esta
infeliz 6poca tienen anegado el mundo, 6 se habri subido al cielo
de donde vino, al ver que no puede fijar el pi6 sobre la tierra ? yo
no puedo adherir A estas ideas desoladoras. Convengo en que se ha





DE LA REINA'DORA MARIA JOSEFA ANALIA DE SAJONIA. 35
resfriado en gran parte el fuego de la caridad cristiana y la recti-
tud de los primeros files; pero no se ha extinguido la llama del
amor divino, y no faltan pechos generosos y almas escogidas en
quienes arde este celestial incendio. En medio de las ciudades ne-
fandas y de gente sin conciencia, sin Dios y sin ]ey, se ven toda-
vfa families incontaminadas como las de Abrahan y de Lot, que no
tienen parte en las abominaciones de Sodoma, y se preservan del
contagio voraz que todo lo consume: aun nos ha dejado el.Sefior
por su misericordia semilla de buenos frutos, y no son tan raros
como se piensa. Una fe vendada pero firme 6 las decisions del Va-
ticano; una estrecha union con la supreme Cabeza de la Iglesia;
una confession unanime y sostenida de todos los dogmas recibidos
de nuestros mayores; un Bautismo que borra la mancha original;
un tribunal de reconciliation y de paz que restituye la gracia perdi-
da; un Sacramnento de vida reservado en los altares, alma de la re-
ligion que profesamos, y prenda de la gloria que se nos ha prome-
tido; estos y todos los demis articulos de nuestra creencia estin
con tal tenacidad fijados en el corazon de los espailoles, que pri-
mero les arrancar6n las entrafias que pongan duda en ninguna de
estas verdades. DB aquf por precision ha de nacer el torcedor de la
conciencia en la transgresion de la ley, el recuerdo de la muerte,
el temor de la cuenta, el horror del juicio, el espanto del infierno,
y un fuerte freno a la disolucion del hombre. De aquf ha de nacer,
y de aquf nace el conocimiento de nuestra fragilidad y de nuestro
barro, la indispensable necesidad de implorar la divina clemencia
por el arrepentimiento y humilde confession de nuestras culpas, la
esperanza en la divina bondad, la mediacion.de los Santos, la de-
vocion a la purfsima Vfrgen, Madre de todos los pecadores, y todos
los ejercicios piadosos, cuya practice la vemos tan frecuentada en
todo estado y condition de personas.'
Pero yo lo tengo de decir como lo siento, amados oyentes.
Todo este cimulo de obras buenas, cristianas, devotas y religio-
sas, en ninguna clase las veo brillar ni con mas esplendor, ni con
mas exactitud, ni con mas edificacion que en la alta jerarqufa de la
nobleza espafiola. Parece que tengan por herencia estos seilores no
tanto sus pingiies mayorazgos, como el rico patrimonio de la fe y
del Evangelio que les dejaron sus progenitores. Y si damos un pa-
so mas elevado al trono de nuestros reyes, y singularmente al de
nuestro idolatrado Fernando, Iqu6 ejemplos no hallar6mos de ca-
tolicismo, de religiosidad, de moderacion, de munificencia, de cle-





36 ORACION Fi EBRE
mencia, de justicia, de piedad, y de cuanto constitute un acabado
y perfect monarca, no solo en la linea political, sino con respect
d la religion de Jesucristo, que es la base de su imperio Sola la
circular de nuestro piadoso Principe dirigida a los Obispos y Supe-
riores de las 6rdenes regulars, excitando el celo de todos A predi-
car, argiir, increpar y declamar contra los vicios mas enormes 6
indecorosos, que nunca faltan en una monarqufa tan vasta, con-
cubinatos, adulterios, perjurios, blasfemias, sacrilegios, y otros
crimenes de igual bulto; estos deseos, digo, de exterminar de su
reino tales abominaciones, son el testimonio mas aut6ntico de la
rectitud de su real corazon por la pureza de la moral evangl6ica,
LY acaso este trono tan augusto, tan ejemplar, tan lustroso,
elevado sobre todos los tronos, el embeleso de las naciones, y la en-
vidia de la Europa, le empailaria D.a Marfa Josefa Amalia con
algun borron 6 tizne traido de los pauses del Norte? IAh, herma-
nos mios, qu6es lo que he dicho No : nuestra difunta Reina 16jos
de traer A la Espafia la funesta caja de Pandora, ni algun miasma
pestifero, ni algun halito dafiino y pegajoso, trajo la urna de oro
llena de aromas y olorosos perfumes, tanto al agrado de Djos, co-
mo al gusto de su cat6lico esposo. Gran canpo se abre ya 6 mi dis-
curso al hablar de esta esclarecida Princesa : no s6 si podr6 reco-
ger todas las espigas de esta mi6s escogida, 6 surcar las aguas de
este pi6lago inmenso. Sus virtudes se agolpan y ejecutan 6 porffa
mis elogios; pero al mismo tiempo me han embarazado la pluma,
y ahora me embarazan la lengua. Desde que tuve la dicha de ver
6 S. M., los hellos lineamentos de su cuerpo me sirvieron de ho-
r6scopo para presagiar la belleza de su alma, y sin ser profeta va-
ticinar sus bondades. Una reina humilde, una reina modest, una
reina prudent, una reina devota, piadosa, religiosa, benefica, sin
rastro de soberbia, de altanerfa ni de orgullo; sin ostentacion de
majestad, de soberanfa ni de imperio,'la califiqu6 por una santa:
tal me pareci6 por entonces, y tal se ha mostrado siempre en su
corto reinado Marfa Josefa Amalia. No haberle encontrado man-
cha 6 esta luna lena los mas largos telescopios, quiero decir, los
genios sailudos, indigestos y mordaces, que no perdonan'al mismo
sol en sus malignas s6tiras y censuras, no deja de ser un fen6me-
no raro que tiene pocos ejemplos. Yo yaconocia A la Sajonia, antes
que el hombre enemigo sembrase la zizafia en aquel florido reino,
por un hermano de mi habito sucesor de mi patriarca Domingo en
el generalato de la Orden, el bienaventurado Fr. Jordan, recien-





DE LA REINA DONA MARIA JOSEFA AMALIA DE SAJONIA. 37'
temente colocado en los altares por el difunto pontifice Leon XII:
ahora la conocer6 mas por la escogida rosa que ha brotado de esta
nueva Jeric6. Ilustre ciudad de Dresde, dichosa cuna de mi sobe-
rana, no me Ileva la atencion ni el claro Elba que te riega y ferti-
liza, ni los soberbios palacios y suntuosos monumentos de la anti-
giedad que te adornan y engrandecen, ni las quintas, granjas y
jardines que embalsaman el aire con su fragancia; solo Maria Jose-
fa Amalia es el objeto de mi admiracion de mi amor y mi respeto:
y si he torado en mi boca tus alahanzas, es por el precioso fruto
que has producido, y por habernos dado una reina que no solo ha
llenado, si que ha superado, nuestras esperanzas.
,Pero qu6 much, seilores, si la cultural de esta excelentisima
plant desde. sus mas tiernos aiios fue obra de un hombre grande,
sibio y erudito en todos ramos, y sobre todo Ileno de la ciencia de
la Religion, y dotado de especial dulzura y gracia en la direction
de las almas? Hablo de un hijo del grande Ignacio de Loyola, el Pa-
dre Grachi, confespr de varias personas reales de Sajonia, y que
acompafi6 A la Reina hasta Bayona en su viaje para Espaiia. iQud
lecciones no recibi6 la hermosa nifia de tan excelente maestro, de
catolicismo, de piedad, de temor A Dios, de horror A los vicios y
A cuanto tuviese sombra de pecadol A esta several discipline debi6
ciertamento nuestra Reina aquellos vivos deseos de conservar ilesa
la estola de la gracia hasta el iltimo aliento de su vida. El Padre
Grachi, que conocia muy bien los riesgos de la elevacion, tembl6
al saber el sublime destino de la Princesa, y si bien la felicit6 por
su exaltacion al trono de las Espafias, no dej6 al despedirse de in-
culcarla y repetirla mil veces entire afectuosas ternuras, entire sus-
piros y ligrimas, que se acordase de la pura leche que habia des-
tilado en sus labios, que huyese de toda culpa mas que del mismo
infierno, y que apreciase la gracia del Seiior sobre todos los hono-
res del mundo. 0Oh boca de orol I oh solicito 6 interesado maestro I
no temas de tu amada discipula. Maria Josefa Amalia, aunque no
lleve consigo gran comitiva, ni pomposo tren y acompafiamiento,
Ilevara 6 su lado un Querubin con espada en mano que guardara
el parafso de su alma para que no le asalte ni le inficione el vene-
noso silbo de la serpiente.
Permitidme, oyentes, un inocente desahogo de mi pecho, un
rasgo de imaginacion inflamada del amor A mi.Sefiora, pues le son
debidos de justicia todos los esfuerzos de mi corto talent. Me ima-
gino, pues, que al saber el coro de las Virtudes la march de la Rei-





38 ORACION FItNEBRE
na al occidente del globo, se aprestaron todas con sus hermosas y
variadas libreas para acompailar y hacer la corte A la esposa, y ce-
lebrar con ella el feliz himeneo. La fe se present con su velo blan-
co, la esperanza con su ramo verde, la caridad con su cinta en-
carnada, la religion con sus inciensos, la prudencia con su peso, la
justicia con su balanza, la fortaleza con su broquel de bronce, la
templanza con su comp6s ajustado, la pureza con su cristal terso,
el recato con su cadena dorada, la beneficencia con sus manos
abiertas, la compassion con su corazon Ilagado. Todo este escua-
dron simb6lico de doncellas celestiales acompailaron A la Reina, y
se tomaron el cuidado de defenderla de todo maligno insulto. La
fe la hizo luminosa, la esperanza alentada, la caridad amante, la
religion devota, la prudencia circunspecta, la justicia equitativa, la
fortaleza firme, la templanza moderada, la pureza limpia, elreca-
to detenida, la beneficencia franca, la misericordia dulce; y todas
la prestaron sus galas para hacerla agraciada y hermosa sobre las
hijas de los hombres. Qu bellos son tus pasos, hija del Prfncipe !
Quampulchri suntgressus tui, filia Principis Disimulad este mi pen-
samiento, que aunque toca en figurado y po6tico, nada tiene de
falso ni de hiperbdlico.
&No habeis visto A la aurora cuando asoma per el oriented ahu-
yentando la lobreguez de la noche, y trayendo la claridad del dia,
c6mo alegra con su luz los cielos y la tierra, dora los montes, bri-
llantea los valles, regocija los prados, vivifica las plants, rocia las
flores, las aves trinan, los corderillos retozan, el pastor canta, el
labrador se apresta, y todo se reanima, y se embellece, y se re-
nueva con su presencia? pues 6 este modo Marfa JosefaAmalia, au-
rora de la Espaiia, luego que pis6 nuestro suelo, derram6 en este
sus luces y sus dulces influencias, arrebat6 los Snimos con su vista,
y dieron todos mil parabienes 6 su venida. Desde los Pirineos has-
ta'la corte se vi6 una calle animada, una carrera inundada de gen-
tes de todas classes y sexos, salidas de las ciudades, de las villas, de
los pueblos y de las aldeas, que no sabian con qu6 expresiones sa-
ludar 6 este resplandeciente lucero. Viva Maria Amalia, decian,
viva la Reina de Espafia, viva por siglos y por eternidades..Ni hu-
bo menester esta jovencita Princesa valerse de sendas tortuosas, de
embelecos y artimaiias para insinuarse en el pecho de su esposo y
ganarle el corazon ; su mismo candor 6 inocencia hicieron mas im-
presion en el espiritu del Monarca, que mil disfraces y maneras
estudiadas., Al punto conoci6 el Rey el gran tesor-, que habia trai-





DE LA REINA DONA MARiA JOSEFA AMALIA DE SAJONIA. 39
do a su palacio, y cuin acertada habia sido su election en la com-
pafiera de so talamo y de su-trono; la mird con la mayor afectuo-
sidad y ternura como Asuero A la hermosa Ester, y no solo exten-
did sobre ella la vara de su clemencia, sf que conglutin6 su alma
con la de la esposa, al modo que Jonatas con David, con tales ilu-
dos, que esta fuerte y dulce lazada no la ha podido romper sino la
muerte. El amor de Marfa Amalia con Fernando VII ha sido como
el de Sara con Abrahan, el mas afectuoso pero el mas rendido, pen-
diente de su boca como de un hilo de oro, explorando su volun-
tad y su gusto, y honrandole como a su senior y su duefno, que es
la expression del Ap6stol: Dominum eum vocans. Ysi la celebre Por-
cia decia, que fuera de su marido Marco Bruto nada la solicitaba
en Roma; A Maria Josefa Amalia nada la llenaba en Espania sino
solo su Fernando. Maria Amalia, cual otra D.a Isabel con Fernan-
do V, sigui6 fielmente todos los pasos de su amado, bien Asperos
y espinosos, y dejando para el esposo algunos breves intervals de
quietud y de placer, si acaso los ha tenido, se reserve para sf sola
las hieles y amarguras de la part mas querida de su alma. I Quidn
podra referir sin lagrimas cuAles y cuintos fueron los disgustos, los
sentimientos, los sinsabores, los pesares de esta angustiada Seniora
en las tragicas escenas y tropelfas de su Fernando? en su arrastre
violent, temorario, desatento y osado de Madrid a Sevilla, y de
Sevilla i Cadiz por unos lobos hambrientos que no intentaban me-
nos que despojarle de los imprescriptibles derechos de su corona?
El cielo calmd y serene esta borrasca que escandaliz6 al mundo ;
pero no contribuy6 poco la afligida Reina A la serenidad y A la cal-
ma. Sin comer, sin dormir, sin desnudarse pas6 en claro los dias
y las noches postrada A los pies de Jesds crncificado, y con las li-
grimas de sus ojos, con los gemidos de su pecho, con las ardientes
siplicas de sus labios oblig6 al Dios de las misericordias A usarla
con su esposo atribulado. No fue esta mujer amante, como la mu-
jer de Job, que mas le afligid con sus necios reproches: fue una
Abigail prudent, eficaz y poderosa, 6 una Cananea oportunamen-
te importuna que alcanz6 del Sefior cuanto pedia. En vista de eq-
tos oficios de una esposa verdadera, no ha dudado un personaje de
merito llamar a nuestra Reina el Angel tutelar de Fernando VII,
afiadiendo que por siempre seri grata la memorial de tan digna
Princesa, y el recuerdo de sus virtudes servirA de honor A la Espa-
fa y de consuelo A los buenos; y yo me extiendo A decir que fuela
madre y la consoladora de todos los afligidos: Consolatrix afflictorum.





40 ORACION FUNEBRE
Si, seiiores: despues del amor al Rey su esposo, ocup6 su cora-
zon el amor a sus vasallos, 6 sus queridos yafligidos espailoles, ob-
jetos de su mayor cariiio. Families vergonzantes, nobles caidos de
su grado, militares menesterosos, casas de beneficencia, enferme-
rfas, lazaretos, hospitals, inmenso campo i la caridad cristiana:
para el socorro de tantos infelices no bastan las riquezas de Midas,
de Tolomeo, de Craso ni de Creso; pero bastan las de Marfa Jose-
fa Amalia. Por una especie de magia que todo lo convierte en oro,
parecia que Dios multiplicaba los tesoros en las manos de esta Rei-
na, manos que destilaban mirra, manos, como las de la esposa, tor-
neadas y Ilenas de jacintos. Nuestra Reina repartia A manos lle-
nas, y siempre tenia llenas las manos. Su bolsillo secret, cuanto
la regal su augusto padre, las r6gias d6divas de su esposo, sus
mismas joyas, alhajas, perlas, diamantes, y todos sus aderezos de
un valor incalculable, todo lo invertia en limosnas, y su caridad
favorecida del cielo ballaba en s( misma una mina inagotable, mas
rica que la del Potosf. Sacerdotes necesitados, vosotros fufsteis los
primeros g beber las aguas de consolacion de esta copiosfsima fuen-
te, porque vosotros ocup6bais el primer lugar en el corazon de la
piadosfsima Reina. Ademis, el nifio expdsito, el hu6rfano, el pu-
pilo, ]a religiosa pobre, la viuda desamparada, todos acudian 6 la
comun madre de todos, y todos recibian largos efectos de su larga
beneficencia: ahora dos mil, ahora cuatro mil, ahora seis y siete
mil reales; ya el dote para la doncella, ya el gasto para las tomas
de hlbito, ya patios y ropas ordinarias para los mendigos, ya lien-
zos bien finos y bien costosas telas para ornamentos del culto, y
muchas cosidas, pespunteadas y bordadas por sus propias manos.
El nimero de misas que hacia celebrar.por los fieles difuntos se
pierde y no alcanza la aritm6tica por tocar en la raya del infinite.
El mayordomo y la camarera mayor de esta gran Reina nos dirian
algo de sus increibles profusiones, si la Sefiora no les hubiese es-
trechamente prohibido el publicarlas: porque enemiga de que se
tocase la trompeta de las buenas obras, no queria quela inano si-
niestra supiese lo que hacia la derecha. Constituida enfermera ma-
yor y protectora de las Hermanas de san Vicente Paul, no es ficil
manifestar las mejoras de este pio establecimiento bajo los auspi-
cios y poderoso influjo de nuestra Reina, la vigilancia, el cuidado,
el aseo, la limpieza, la asistencia y el consuelo. Pero no extrafio
nada cuando veo A S. M. misma, para animar al ejemplo, asistir
con frecuencia al hospital de las incurables, corriendo de cama en





DE LA REINA DORA MARIA JOSEFA AMALIA DE SAJONIA. 41
cama; teniendo en sus manos la toalla, arreglando la ropa de las
enfermas, y sirvi6ndoles el desayuno. Caridad sin igual, y humil-
dad sin segundo.
La vanagloria, la presuncion, la jactancia, la soberbia, vicios
sutiles que penetran el interior mas cauto y mas reformado, no pu-
dieron abrir brecha en el humilde corazon de nuestra Reina. Por
grande que apareciese a la vista del mundo, 6 sus propios ojos era
la mas despreciable de las criaturas. Cuando su padre le did la nue-
va de su election en Reina de las Espailas no se exalt6 su corazon,
ni se ensoberbecieron sus ojos : Non est exaltatum cor meum, neque
elati sunt oculi mei; antes bien se rubor6, se abatid, se confundi6
en sf misma, redobl6 sus oraciones, consult con el Senior este ele-
vado destino, y se entreg6 toda en manos de su providencia. Los
aplausos que la tributaban las gentes le parecian illusion de los sen-
tidos, 6 tramas del enemigo para seducirla.- Ni el cortejo de los
grandes, ni los homenajes de los aulicos, ni los obsequios de las
seiloras tituladas, ni el profundo rendimiento de sus damas y ser-
vidumbre, excitaron humos malignos en su cabeza, ni su lengua
profirid jams palabra que aludiese A calidad.de sangre, 6 blasones
y linajes. Esto le parece & san Gregorio mas admirable que resuci-
tar los muertos; y san Alberto Magno afiade, que para no turbar-
se en medio de tanto incienso es menester aquella especial virtud
que los te6logos Ilaman mavorcia, que entire vivas y aclamaciones
conserve tal igualdad y consistencia, como una robusta y profunda
encina agitada de los vientos. Formada del polvo de la tierra como
sus semejantes, Ilamaba esta alma humilde 6 la podredumbre su
padre, y A los gusanos su madre y su hermana: Putredini dixi,
pater meus es, mater mea et soror mea vermibus. Antes de morir lla-
m6 al Rey para pedirle una gracia, y fue : que en vez de vestirla de
gala, como era de costumbre, la pusiesen un hdbito del Padre san Fran-
cisco, y que fuese viejo, raido y desechado, y que no la embalsamasen;
sin duda porque ninguna mano de varon contrectase su cuerpo.
Ejemplo pasmoso en una reina de Espaiia. Humildad rara en me-
dio de los mayores honors, y castidad admirable en medio de los
mayores escollos.
Es la pureza, sen6ores, propia de los Angeles, y dificil de hallar
entire los hombres: siendo moradora del cielo, habitat con violen-
cia sobre la tierra; cristal que el menor soplo le empaiia, flor que
cualquier aire la ofende. Para su integridad y limpieza apenas bas-
tan todas las precauciones, soledad, retire, clausura, abstraccion,
A "' T. IX.





42 ORACION FtSEBnR
mortificacion, rigor y penitencia. &Y no seri una especie de por-
tento la castidad de Maria Josefa Amalia entire Aspides y basiliscos
en el gran mundo, en una corte faustosa y resbaladiza, en que
apenas se da paso que no sea un precipicio? Mil objetos tentadores
solicitaron su cbrazon; mil Adonis lisonjeros halagaron sus oidos;
mil agraciados Narcisos se presentaron A su vista; mil venenos do-
rados se ofrecieron A sus labios; mil comedies, 6peras, conciertos,
serenatas, saraos, representaciones m(micas y teatrales presencia-
ron sus ojos; pero todo este maligno fuego no lleg6 i penetrar en
su cristiano corazon, much menos A tiznarla con el hollin de su
llama. Tener siempre sobre los ojos un velo impenetrable; en los
oidos una cerca de espinas; en la boca una lave de circunstancia,
y en el corazon una muralla inaccesible 6 todo hAlito emponzofia-
do, me parece mas milagro que tocar la pez y no inquinarse, mas
que manosear las viboras y no quedar mordido, mas que meters
en un horno encendido y no quemarse un cabello 6 una hilacha
de la ropa., &Qui6n vi6 jams alguna part desnuda de brazos 6 de
pechos en el cuerpo de esta honestfsima Reina? ,qui6n se atrevi6
en su presencia 6 proferir palabra menos decent, 6 que tuviese:vi-
sos de libertad y desahogo? ,qui6n la vi6 entablar conversation de-
tenida con ningun hombre,por mas familiar y confidence que fuese?
,qui6n la vi6 fijar la vista: de industrial y de prop6sito 6 en milita-
res marciales y lindos, 6 en caballeros bizarros, galanes y bien
apuestos que tanto llaman la: inclinacion 6 la. curiosidad del otro
sexo? Todos estos objetos eran cosa. fria 6 indiferente para Maria
Josefa Amalia..Abstinencia.en la comida, sobriedad en la bebida,
velar, leer, rezar, orar. de dia y de noche, quitar los colchonesde
la cama, 6 dormir sentada en una silla,,reclinada la cabeza sobre
el brazo, como se, la observ6 varias veces,; ved aqpi. los medios de
que se vali6 nuestra Reina, para conservar la joya de lai pureza,
'ademis de los indispensable auxilios de la gracia y de los socor-
ros que presta la Religion,.en cuya virtud fue excelente y extre-
mada.
El supremo Hacedor que nos ha criado, y de quien todos de-
pendemos; la Luz verdadera que ilumina 6 todo hombre que viene
a este mundo, y de la que todos participamos,; el,Verbo eterno en-
carnado, crucificado y muerto, que 6 todos: nos ha redimido coo el
precio de su sangre, este Dios grande, de majestad infinita, y dig-
no de eternas alabanzas, fue el objeto primario, el dnico que se
llev6 siempre la voluntad y el corazon de nuestra Reina. Para ella





DB LA REINA DORA MARIA JOSEFA AMALIA DE SAJONIA. 43
no era gran cosa el ser reina de las Espaias; su corona, su gran-
deza y su gloria era ser sierva y esclava del Seiior de los Angeles
y Salvador de los hombres. A los pi6s de este Dios humanadb der-
ramaba su corazon, se exhalaba en suspiros, pasaba largas horas
compungida y Ilorando, volaba como inocente paloma por una es-
fera mas alta, y no hallaba descanso en sus trabajos, tribulaciones
y penas, sino en este centro de su afecto y de su amor. Los triun-
fos de la religion cristiana, la dilatacion del Catolicismo, la reduc-
cion de los enemigos de la Iglesia a la unidad de la fe, eran todos
sus deseos y sus ansias. Cuando se acordaba (3y cuntfdonoseacor-
daba ) de la especialisima gracia que hizo el Sefior'd su casa, ex-
trayendo 6 sus abuelos delas tinieblas del error a la luz de la ver-
dad, del culto sacrflego de Belial 'la pura adoracion de Jesucristo,
de la perverse doctrine de Lutero & la comunion de la Iglesia ro-
mana, rebosaba su alma de una alegrfa celestial que no le cabia en
el pecho. Dfgalo el prinmoroso altar que hizo construir en la iglesia
de San Antonio del real sitio de Aranjunez honor'de la Presenta-
cion de la purisima Virgen Maria, y en memorial de tan soberano
favor, a cuya dedication puso el sello S! M. codn una solemne fies-
ta. En el temple estaba inm6vil como una estatua, el espfritu re-
cogido, los ojos cerrados, las manos crdzadas, y el cuerpo pegado
A la tierra, sin admitir otros tapetes, alfombras 6 almohadas que el
duro suelo. La menor distincionique se hacia en su persona, ann
de ribrica' y de ceremonia, le era displicente y molesta., desviin-
dola con algun ademan 6 con el mismo pafluelo. El tropel de las
gentes aglomeradas por verla le parecia en aquel'sitio un desacato
de la Majestad divina, y a las veces se'salia de'la iglesia por'no dar
lugar A estas irreverencias. Todo el honor y la gloria la queria pa-
ra el Rey de los sigloslinmortal A invisible, y Rey grande sobre to-
dos los dioses.
Hombres orgullosos y soberbios que afectais divinidad' sobre la
tierra, y os bebeis los vientos: por elevaros oss lfneas' sobre vues-
tros iguales; ricos avarientos:y endurecidos', que cerrais las imanos
y las entraiias iAflos gritos y clamores de los pobres; voluptuosos y
lascivos, que os coronais derosas yflores, y no hay pradopor don-
de no pase vuestra lujuria; mofadores do la santfsima religion de
Jesucristo, que sus mas piadosas practices las gradual de supersti-
cion, barbarie y fanatismo; A todos os afrenta;, y os confunde, y
os condena mi amabilfsima Reina, ejemplar de today virtud contra
la depravacion del mundo: :Exemplum virtutas. Yadembis ejemiplar
4.





44 ORACION F6NEBRE
de fortaleza contra las pestilentes novedades y doctrinas del siglo:
Exemplum fortitudinis.

Segunda part.

Par6ceme, oyentes mios, que en estos dias tenebrosos en que
vivimos se ha soltado el Angel de Satangs que estaba ligado por
mil afios, segun la vision de san Juan, y se han juntado con 61 un
million de espiritus malvados con el especioso nombre de fil6sofos,
ilustradores, regeneradores, y no s6 qu6 otros dictados, salidos to-
dos del pozo del abismo para infestar la tierra con el humo pesti-
lente que despite su boca, y seducir las gentes con el.veneno falaz
de su doctrine. No corre el aquilon con tanta rapidez del uno al
otro polo, ni la mas active peste contagia con tanta celeridad los
reinos y las provincias, como estos genios impostores, embusteros
y falsos,'discurriendo por todas parties, instilan sus infernales dog-
mas en entendimientos cr6dulos 6 incautos, 6 mas bien fascinados
y tocados de la misma lepra. Los Doctores cat6licos, las Universi-
dades, los Obispos, los mismos Pontifices hieren sin cesar con los
rayos del anatema estos escritos incendiarios, vergonzosos parts
de las pasiones y arrojos de un espfritu libertino, atrevido, em-
prendedor, desatinado; pero el demonio con su astucia y su mali-
cia puede mas que el trueno del desengailo y la voz de la verdad.
Estas doctrinas varias y peregrinas, como las llama el Ap6stol, A ve-
ces A cara descubierta, A veces A la sordina, penetran insensible-
mente en las corporaciones mas respetables, en las academias mas
cautelosas, en los monasteries mas cerrados, en los tribunales, en
los ejercitos, y apenas se halla clase I donde no llegue la maligni-
dad del contagio. Lo que Iloraba en su tiempo san Jer6nimo, que
todo el orbe gimi6 y se admire de haberse vuelto arriano, pode-
mos nosotros Ilorar, y tal vez con mas just motivo, A saber, que
no hay letrado de primera tonsura que no pretend hacerse refor-
mador, novador y fil6sofo, y sacar del poro de Dem6crito, esto es,
del molde de su cerebro vacfo un mundo nuevo y flamante, 6 por
decirlo como se debe, un m6nstruo horrendo que no tenga pi6s ni
cabeza. Eso del infierno, dicen estos doctors de nuevo cuio, eso
del inferno, iqu6 cosa mas dura I una delectacion del moment
castigada con una pena eterna, lqu6 cosa mas increiblel eso de la
revelacion qui6n se ha hecho? loslibros can6nicos ,qui6n los ha
escrito? la confession auricular qui6n la ha inventado para tormen-





DE LA REINA DONA MARIA JOSEFA AMALIA DE SAJONIA. 45
to de las conciencias? 4queel pecado no se perdonari si no se de-
posita en la oreja de un hombre? al Papa quidn le ha entregado
las Haves del cielo para abrirlo 6 cerrarlo d su gusto? Iqui6n sabe
si los astros ruedan sobre nuestras cabezas seis 6 siete mil aflos, 6
empezaron sus cfrculos desde la eternidad? el alma racional qui6n
sabe si es una material mas depurada que piensa, y al fin se disipa
como una aura t6nue? ,quifn ha venido del otro mundo A darnos
cuenta de lo que all pasa? Todas estas blasfemias, sefiores, que
horrorizan los oidos, no se contentan con arrastrar al pueblo bajo,
tiran tambien a combatir y derrocar el trono, 4 romper los lazos
sagrados que unen los miembros con la cabeza, los vasallos con el
soberano, intr6ducir la confusion y la anarqufa, y precipitarnos
en un abismo de infelicidades con el engafioso cebo de una libertad
ideal y quim6rica.
SDesgraciada Espafia en la general convulsion de la Europa, si
adem6s de los pastores y ministros vigilantes que celan la pureza
de tu fe no hubieras tenido 6 tu frente las dos firmes columns de
tu creencial Isi no hubieras tenido los dos muros de bronce contra
las p6rfidas baterfas de la impostura Isi no hubieras tenido un Ba-
rac y una D6bora que disipasen los temerarios planes de tantos Sf-
saras! y por decirlo de una vez, si no hubieras tenido un rey como
Fernando VII, y una reina como Marfa Josefa Amalia! Quizds '
la hora present te hallarias ya sumida en el hondo cos dela des-
dicha, sin trono y sin altar, sin imperio ni sacerdocio. Bien presin-
ti6 la Seinora con su espfritu vivo y penetrante, y con una sabidu-
rfa del cielo bebida 4 los pies de Jesucristo enclavado, que era el
libro que la ensefiaba el camino, la verdad y la vida; bien presin-
ti6, digo, los recios golpes que socavaban el'cimiento moral de la
monarqufa espailola, el huracan violent que discurria por las ve-
nas de esta tierra conmovida, y la erupcion estrepitosa que la ame-
nazaba; pero apoyada su diestra en el favor del Rey su esposo, y
embrazando el escudo de la fe contra las potestades areas, contra
la simulada astucia de la serpiente, antes que esta pudiese morder
sus plants, ni vomitar el veneno en el cuerpb mfstico de la Espa-
fla cometida en parte por divina disposicion A su custodia, con aire
marcial y triunfador desarroll6 sus espiras, estruj6 sus anillos,
desuni6 sus escamas, le desmenuz6 los huesos, y le pis6 la cerviz,
sin dejarla escupir la porizofia de su lengua. No le faltaron 4 esta
nueva Eva tentaciones solapadas, sugestiones insinuantes, y.refi-
nados ardides para que aflojase un tanto en la constancia, y diese





46 ORACIOI FfNEBRE
algunos pasos atris en la firmeza; pero Maria Josefa Amalia en ma-
teria de religion no admitia composicion, armisticio ni treguas con
su enemigo: no era una canla debil que cualquier aire la dobla; era
una roca incontrastable que burla la furia de las ondas: en una pa-
labra, ejemplar de fortaleza: Exemplum fortitudinis.
Dotada esta esclarecida Princesa de un talent perspicaz bajo un
exterior modesto, versada.en las historians, especialmente sagrada
y eclesi6stica, con:un discernimiento exquisite que 'sabia separar
lo precioso de lo vil, de una erudicion nada vulgar aun entre'los
mismos sibios, con muchos conocimientos en lenguas, en geogra-
fia, en la 16gica, en la po6tica, como en resta lo acreditan varias
composiciones metricas que nos ha dejado; se hall con un fondo
de ciencia rectificada, con un caudal de sabidurfa cristiana y reli-
giosa, que no eran capaces a contrastar todas las argucias frfvolas
y capciosos paralogismos de los charlatanes del .dia. Al leer las he-
rejias de los primeros siglos se le estremeeia el cuerpo, y no po-
dia sufrir los nombres de Marcion, de Ebion, de Cerinto, de Mon-
tano, de Manes, de Apolinar, de Arrio, de Valentino. Al tocar el
punto de la virginidad y maternidad divina de la Reina de los cie-
los, se escandecia su espiritu, y concebia un odio santo contra
Helvidio, y Vigilancio y Nestorio. El misterio adorable de la Tri-
nidad beatfsima, si no le era mas claro, le era mas cierto que la luz
del mediodia; y anatematizaba altamente la perfidia de Praxeas, de
Neto y de Sabelio. Jesucristo sacramentado, y vuelto bajo el velo
de las species eucaristicas, era el regalo desu alma, y el iman que
le arrastraba el corazon y le absorbia las potencias. En su presencia
postrada pasaba las mainanas enteras, y muchas horas le parecian
instantes fugitives; su celo se arrebataba.contra los que reducian
A simbolos y figures el milagro del amor, y el misterio antonom6s.
tico de la fe; se arrebataba, digo, contra un Zuinglio, un Calvino,
un Beza, un Ecolampadio, y contra el que juntaba la impanacion
con el cuerpo de Cristo, el abominable Lutero.
Lutero... ,qu6 dije? se desliz6 de la lengua este odioso nombre,
y me veo ya precisado i hacer un paralelo de contraposicion entire
este famoso, 6 mas bien infame heresiarca, y nuestra amabilisima
Reina. I Martin Lutero I Marfa Amalial I qu6 contrast I Oh Sajo-
nia, Sajonia, patria de entrambost no s6 site Ilame infeliz 6 ven-
turosa: patria al mismo tiempo del hombre mas malvado, y de la
mujer mas amable del mundo : del cometa mas funesto que se for-
m6 de la exhalacion del Cocito, y de la estrella mas luminosa que





DE LA REINA DONA MARIA JOSEFA AMALIA DE SAJONIA. 47
apareci6 sobre el horizonte : del mayor enemigo de Cristo, y de la
celadora mas'ardiente de las glorias del Crucificado. Lutero lleno
de una soberbia luciferina no perdond ni a te6logos, ni a universi-
dades, ni A obispos, ni A papas, ni a concilios; y erigi6ndose en
drgano del Espfritu Santo, y en supremo maestro de la Religion y
del dogma, trastorn6 el universe entero, y propag6 con la rapidez
del rayo el malhadado c6digo de sus blasfemias, no solo por la Sa-
jonia, sino por toda la Alemania, Bohemia, Hungria, Polonia, Di-
namarca, Suecia, Bretafia, Holanda, Francia ,y hasta nuestraEs-
paila arribaron las chispas de este tizon encendido. Maria Josefa
Analia, por el contrario, poseida de un profundo respeto a las deci-
siones de su madre la Iglesia, column y firmamento de la verdad,
cautivaba gustosa su entendimiento en obsequio de la fe, y ofrecia
el sacrificed de su corazon a la alteza de los misterios revelados in-
accesibles A nuestras d6biles luces: jams sevi6 hija ni mas sumisa
ni mas obediente A la voz de los pastores: ldjos de discutir las obras
de la Omnipotencia cerraba los oidos A las sugestiones de la razon
orgullosa. En el Pontifice reconocia y veneraba al mismo Jesucris-
to, en los Obispos A los Ap6stoles, y en todos los sacerdotes A los
Angeles del cielo enviados al ministerio en favor de los que han de
recibir la herencia de la salud.
IQu6 abominaciones no salieron de la boca de Martin Lutero
contra ]a justicia inherente, contra el merito de las buenas obras,
contra el libre albedrfo, contra la adoracion de los Santos, contra
el culto de las imagenes, contra el purgatorio, contra el celiba-
to, contra el sacrificio de la misa, contra las tradiciones, y con-
tra todo lo bueno que hay en el Cristianismo! No se vi6 ja-
m6s hidra de tantas cabezas, ni ponzoiia tan active, que asi in-
ficionase el mundo. Pero en Maria Josefa Amalia hall este jefe
rebelado una durisima piedra en 'que estrellarse los sesos, y un
azote formidable A la locuacidad del perverse heresiarca. Marfa Jo-
sefa Amalia con una sencillez de paloma protestaba mil veces en
alta cara querer vivir y morir en la fe de la Iglesia catdlica, apos-
tdlica, romana, sin desviarse lo mas minimo de esta infalible regla
de su creencia. Invocaba los Santos con toda la efusion de su cora-
zon, A la Reina de los Angeles la miraba como A su propia madre
en todas sus tribulaciones y angustias, como lo pueden publicar A
voz en grito Barcelona, Zaragoza y Valencia, testigos oculares de
su tiernfsima devocion A la Madre de Dios vivo: no podia hablar ni
oir hablar de las grandezas de la Seflora sin derramar muchas 16-





48 ORACION PUNEBRE
grimas y derretirse en ternuras. Al incruento sacrificio de la misa
asistia como un Angel Ilena de temor y temblor, y profundamente
humillada ante el trono del Cordero. Al recibir en su pecho el:Pan
de vida que baj6 de los cielos, se quedaba como enajenada y exti-
tica, sin saber c6mo dar gracias al Eterno por tan inefables fine-
zas. Huia de toda culpa por ligera que pareciese, ya por el amor A
su Dios, ya por el horror que habia concebido al expiatorio fuego
del purgatorio. Sabia adem6s que la fe esta muerta si no la acom-
pafian las obras; que el hombre goza de libertad expedita y de in-
diferencia en la election de lo bueno y de lo malo ; pero que para
lo bueno no se basta A si mismo, sino que necesita del favor de la
gracia. Esta era la fe de Maria Josefa Amalia nuestra difunta rei-
na; una fe opuesta 6 todo sentimiento heretical y cismAtico; una
fe ilustrada, una fe firme, una fe s6lida, una fe humilde, obedien-
te, limpia y pura, cual la recibi6 en el Bautismo, sin vacilacion,
sin fluctuacion, sin debilidad, sin flaqueza, sin tizne ni lunar que
afeasen su hermosura. Religion adorable de mi Sefior Jesucristo,
dale las gracias 6 esta hija de tus entrailas, pues que tuvo tanta
parte en tu conservation, en tu esplendor, en tu exaltacion y en
tu gloria.
,Qu6 dir6n ahora esos espiritus dfscolos y rebeldes, discfpulos
del angel apdstata, enemigos de sujecion y de yugo, turbadores
del 6rden y del sosiego pdblico, hachasencendidas, pero de llama
maligna y fuliginosa, que derraman por todas parties la copa de
prostitncion de la meretriz de Babilonia, y van sembrando las va-
nas ideas de independencia, de libertad, de igualdad, yotros ab-
surdos semejantes, suefios de unas cabezas desorganizadas, y cu-
yas results fueron mas temibles que todas las plagas del cielo y de
la tierra? que se nos venden por orAculos y nuevos Catones bajados
del cielo, y con las flores de un lenguaje meloso y alifiado vestido
A la extranjera, con unos conocimientps muy superficiales en pun-
to de religion, pero con frente osada, y con un tono magistral y
decretorio nos aturden los oidos, decide, fallan, resuelven A dies-
tro y a siniestro, y quieren avocar losjuicios del Altfsimo al tribu-
nal de una razon dementada ? Abrid los ojos, hombres ciegos y alu -
cinados, abrid los ojos al rayo soberano, no pretendais apear lo
que estd sobre la esfera de vuestros alcances, ni querais saber mas
de lo que importa saber. LLa Iglesia ha hablado? called, enmude-
ced, escuchad su voz como de un oriculo que no tiene falencia,
rendid la cerviz al yugo de la revelacion, y sabed que fuera de la





DE LA BEINA DOBA MARIA JOSEFA AMALIA DE SAJONIA. 49
Iglesia catdlica, que es la area de salvamento, no resta sino muerte
y perdicion. No busqueis consolatorias A vuestras concupiscencias
y desenfrenos; el que sin ley pec6, sin ley perecera; yel que pec6
en la ley, por la ley sera juzgado. El alma es inmortal, y nunca
muere, digan lo que quieran Epicuro, Lucrecio y Espinosa, y es
cosa horrenda caer en manos de Dios vivo. Sujuicio ha de ser equi-
tativo segun las obras de cada uno, y la muerte estA Ilanando A la
puerta de todos. Un premio eterno para los buenos, y un fuego
inextinguible para los malos; esto no tiene escape, ni efugio, ni
contrast, ni replica: y solo una vida cristiana, una vida ajusta-
da, una vida inocente 6 penitente puede abrir el pecho a la espe-
ranza, y hacer mirar la muerte sin horror y sin espanto, y aun
con tranquilidad, con dulzura ycon paz.
Tal ha sido la de nuestra amada Reina, preciosa sin duda en pre-
sencia del Seilor como la muerte de los Santos. Su enfermedad
larga y penosa, pero su resignation, su conformidad y su pacien-
cia de una herofna cristiana. A las seis de la mariana del 16 de mayo
de 1829 se le administr6 la Extremauncion, la recibi6 sin inmutar-
se, se incorpor6 en la cama, y dijo 4 los circunstantes: Hago el
penoso viaje, pero aun no muero, ni morird hasta la noche. Con efec-
to: todo el dia 16 le pas6 en fervorosas sdplicas, en tiernasjacula-
torias, repitiendo muchos pasajes afectuosos y ardientes de los Sal-
mos de David, deshecha en lagrimas de dolor y arrepentimiento,
abrazada con un divino Crucifijo; y por iltimo pronunciando aque-
llas palabras de san Pablo: Para mf el vivir ha sido Cristo, y aho-
ra el morir me es lucro y segura ganancia : Mihivivere Christus est,
et mori lucrum; en continues y repetidos actos de humildad, de
contricion, de amor, de viva fe y esperanza, A las dos de la mafia-
na del dia 17 entreg6 su espfritu al Criador A los veinte y cinco anios
y meses de su edad. iQu6 lastimal iqu6 dolor! lqu6 sentimiento I
Se cort6 la mas preciosa tela, se deshoj6 la mas hermosa floor, se
eclipse la luna enel Ileno de sus luces, y el astro que alegraba a
toda Espafia se ocult6 para siempre A nuestro horizonte, y nos de-
j6 en oscuridad y en tinieblas. Luego que se divulg6 su muerte, los
ayes, los suspiros, los clamores, loslamentos hicieron ecos tristes
que resonaron en todos los corazones. Empezaron en palacio, se
difundieron por la corte, han penetrado los reinos y las provin-
cias, y al llegar A nosotros la infausta noticia, nos ha cubierto a
todos de luto, de tristeza, de dolor y de amargura. Si yo me hu-
biese hallado present en el lance de su muerte, la hubiese dicho





50 oRSACiON ?6NEBRE
con la lengua 6 con el alma: Subid al cielo, Reina amada, subid
al cielo; los Angeles os esperan y os tienen ya tejida una corona
innortal que cefiiri vuestras sienes por los siglos sempiternos: la
Virgen Marfa os darg un estrechfsimo abrazo mas dulce que la miel
y el panal: el santo rey Fernando os saldr6 al encuentro, y os re-
conocerd por hija propia, porque habeis llenado los deberes de una
perfect reina de la Espaila, su nacion predilecta : arrojad una be-
nigna mirada sobre toda la familiar real, que tanto ha sentido la se-
paracion de vuestra dulce y amable compafifa, y especialmente te-
ned muy en memorial 6 vuestro caro esposo y nuestro Rey aman-.
tfsimo afligido y desolado, que solo le ha quedado la esperanza de
veros algun dia en la misma corte que habitats, que es la patria de
los escogidos.
Hablo con esta piadosa seguridad, oyentes mios, porque no du-
do que mi Reina est6 gozando de Dios, en quien siempre tuvo
puesto su gozo y su corazon : no dudo que consumada su vida, en
breve espacio llen6 muchos tiempos, pues no esti el punto en vi-
vir much, sino en vivir bien : ni tampoco dudo que el haber sido
arrebatada enla flor de sus afios haya sido una especial providen-
cia, y an efecto de su predestinacion; no fuese que la malicia del
demonio, 6 el mal ejemplo del mundo, 6 el ardor de la came, mu-
dasen su entendimiento, y la hiciesen perder IA inocencia, la justi-
cia y la gracia. El Todopoderoso, cuyos caminos son investigables,
conoce bien estos arcanos que se huyen a nuestra capacidad. A
nosotros solo nos toca adorar susjuicios y altisimas disposiciones, y
no olvidarnos de rogar al Sefior por una Reina que podemos decir
ha sido la gloria de Jerusalen, la alegria de Israel, el honor del
pueblo cristiano, y las delicias de todos los espailoles; y que exige
de justicia no unas demostraciones estdriles, sino los mas tiernos y
filiales afectos de gratitud : 6 ejemplo de este real Acuerdo, el que
penetrado de los mas vivos sentimientos de religion, de piedad, de
respeto, de veneracion, de recenocimiento y de amor a su amada
difunta reina D." Maria Josefa Amalia, no ha omitido sacrificio
por el bien de su alma, a fin que purificada y limpia, si acaso lo
necesita, de toda macula que pueda haber contraido por la fragili-
dad humana, vuele a la morada de la felicidad eterna, y descanse
en paz.





DE LA REINA MARIA CAROLINA DE AUSTRIA. 1



ORACION FUNEBRE

DE LA REINA


MARIA CAROLINA DE AUSTRIA.

,Audite ergo Reges, et intelligite...., quoniam
data est 4 Domino potestas vobis, et virtus ab
Allissimo, qui interrogabit opera vestra, et
cogitationes scrutabitur. (Sap. vi, 2, 4).
.Oid,,pues, Reyes, y entended..., porque de
Dios os ha sido dado el poder, y del Allisimo
la fuerza, el cual examinara vuestras obras, y
aseudrifara los pensamientos.

Si la augusta princess por cuyo eterno descanso acaban de cele-
barse estas exequias finebres con tanta pompa y magnificencia hu-
biera fallecido en su palacib y entire las grandezas y prestigious de
una corte brillante; si la muerte la hubiera sorprendidoy arreba-
tado desde el trono al f6retro en aquellos dias de gloria, cuando
por sus raras prendas y singulares talents, por su beneficencia y
grandeza de alma era la admiracion y el embeleso de sus vasallos,
y aun llamaba hAcia si las miradas de la Europa, yo daria princi-
pio A su elogio llorando la vanidad 6 insubsistencia de las grande-
zas sublunares; y en el idioma austero de la Religion, y con toda
la dignidad de mi augusto ministerio, atreverfame a (decir a V. M.,
A SS. AA. SS. y A todos los reyes y grandes de la tierra: aLa muer-
< < cy dignidades, para presentarlos desnudos ante el trono del Eter-
ano, el solo grande, el solo inmortal. Intended, pues, 6 reyes,
el Altisimo, quien os interrogarA de vuestras obras, y escudrifiara
avuestros pensamientos. iDesgraciados si de 61 hubidreis abusadol
AAudite ergo Reges, et intelligite.
Esta es, Sefior, la leccion que intima A los reyes el Dios terrible
cuando arrebata el espiritu de los principes, ora en la carrera de





52 ORACION FNldEBRE
sus triunfos, como 6 Alejandro; ora entire las ad6raciones de una
corte desvivida por complacerlos, como A los C6sares y Agripas; ora
ya, finalmente, cuando mas se holgaban en sus placeres 6 en sus
injusticias, como 6 los Baltasares y Antiocos. Pero en la muerte de
la Reina de las Dos Sicilias ,qu6 lecciones nos dari el Altisimo que
no hayamos podido aprender en las pasmosas vicisitudes de su vida,
no menos c6lebre que desgraciada? IUna reina por su nacimiento y
por sus enlaces elevada 6 la cumbre de la grandeza; hija; hermana,
esposa, madre, tia y suegra de los mas augustos monarcas de la tier-
ra; por sus talents y por su genio active y emprendedor respetada,
y aun temible i los enemigos de los reyes y a los usurpadores de sus
coronas, y sin embargo dos veces destronada; precisada A separarse
de su esposo y de sus hijos, y A mendigar un asilo en la casa que
la vi6 nacer; y al fin muriendo como forastera en su propia patrial
IOh...l su muerte no nos habla con tanta energfa como esta alterna-
tiva de su pr6spera y adversa fortune. Era la muerte en otros tiem-
pos la leccion ordinaria con que instruia Dios A los reyes; pero en la
iltima y fatal 6poca de la Europa, 6poca no menos fecunda en gran-
des crfmenes, en atentados y fechorfas insignes que en revoluciones
portentosas, el soberano Arbitro de los tronos quiso dar 6 los monar-
cas otro document: ((buye y arranca las coronas de sus sienes para devolv6rselas cuando
< indignacion retemblaron, se conmovieron y desquiciaron los mas
antiguos y robustos tronos de la Europa; y vimos con asombro re-
yes justos implamente decapitados; reyes virtuosos destronados y
pr6fugos; reyes inocentes aprisionados y cautivos; y lo que toda-
via es mas, Sefior, monarcas augustos forzados A rendir parias 6 un
infame aventurero, en cuyas manos habia puesto el Altfsimo la vara
de su furor para castigar a las paciones. iDias de ira y de indigna-
cion I dias de horror y de matanzal idias de oprobio y de sacri-
legiosl... Pero al fin el Dios de misericordia so apiad6 de los reyes
y de las naciones: arroj6 al fuego el l1tigo de sus venganzas, y des-
pedaz6 el martillo con que habia quebrantado los tronos y gol-
peado i las naciones: vencida fue y aherrojada la gran bestia : los
reyezuelos y tiranos, astas de su agigantada cabeza, cayeron, des-
aparecieron como el humo: los monarcas de las respetables casas
de la Europa tornan milagrosamente 6 ocupar sustronos, y g rein-
tegrarse en sus derechos invadidos y sacrflegamente hollados,..: eg
verdad; pero entire tanto Maria Carlota de Lorena, reina de las Dos





DE LA REINA MARIA CAROLINA DE AUSTRIA. 53
Sicilias, yace destronada; y al acercarse los dias en que hubiera re-
clamado los derechos de su casa, y en que al parecer no podian
rehusirsele, muere... iOh vanidad! ioh mentidas esperanzas de
los mortalesl IOh Dios terrible en vuestros consejos! joh Princesa
desgraciada y digna de mejor suertel
Desgraciada dije, catdlicos, porque tal es la fuerza del corrom-
pido habito de nuestras ideas, que A la vista de tantos sfmbolos y
jeroglificos de la muerte agrupados en este suntuosisimo temple
para predicarnos la nada de las grandezas del siglo, en nuestro co-
razon las damos gran precio, y a la presencia misma del Eterno
llamamos desgracia a lo que segun sus piadosos designios habra
sido quizAs una gran misericordia en favor de la Reina. Purificada
y acrisolada en la tribulacion, ,por qu6 dudar que la bondadosa
providencia del Altisimo no habra querido exponerla de nuevo a
los riesgos de una pr6spera fortune? No ser6 yo tan temerario que
ose tomar en mis manos la balanza del santuario, 6 entrarme hos-
camente en los consejos del Eterno; pero al ver una reina cat6lica
quejamas abjur6 la religion de Jesucristo, y crey6 y esper6 en su
sangre; que en los dias de su grandeza hizo la guerra A la incre-
dulidad y A la tiranfa, y fue generosa y bendfica con sus vasallos;
y en los de su abatimiento mostr6 una grandeza de alma superior
las flaquezas de su sexo, y verdaderamente r6gia y cristiana, ,no
deber6 confiarme en las misericordias del Sefior, y esperar que su
nombre sera el de aquellos que se salvaron de la gran tribulacion,
que jams adoraron la bestia', ni fueron nunca de su bando; y que
por Gltimo lavaron sus vestidos en la sangre del Cordero, y por eso
le glorifican presentandole las coronas ante su trono? No es, pues,
su elogio, como del de Caton de Itica decia el famoso orador de
Roma, un problema dificil de resolver, no. Si el hacer y padecer
cosas fuertes con Animo esforzado, agere, etpati fortia, es lo que
constitute la magnanimidad; por lo que hizo y padeci6 Maria Car-
lota de Lorena, archiduquesa de Austria y reina de las Dos Sicilias,
principalmente en los veinte y cuatro j6timos afios de su vida, bien
merece el glorioso titulo de mujer magninima, en el que yo cifro
toda su alabanza.
Ndmen sagrado que inflamaste al hijo de Sirac para que cele-
brara de consuno no menos A los Josias y Ezequfas que A los Da-
vides y Salomones, inspframe tu idioma celeste, el idioma de' la
verdad. iVerdad augusta I hija del cielo, proscrita y foragida de esos
panegiricos impfos que se prodigaban A malhechores magnificos,





54 ORACION FPNEBRE
este es tu asiento: ven, pues, 6. mi; pon en mis labios el sello de
circunspeccion para que:yo no degrade hoyla dignidad del ministe-
rio que ejerzo, y el que jams prostituiria 6 ningun respeto huma-
no, so pena de hacerme reo de lesa majestad divina. No lo sere,
Sefior, porque al elogio de Maria Carlota anticipe esta just idea:
que lleg6 el tiempo del desagravio de los prineipes, y en el que to-
dos, todos debemos esforzarnos para rehabilitar la opinion y fama
de los monarcas, sacrllegamente dilaceradas por la incredulidad y
el filosofismo. Mas ha de medio siglo que la incredulidad y el es-
puria filosofismo se empefiaron en cubrir de oprobio 6 los reyes
para destronarlos: solo asf creian poder entronizar la democracia y
la irreligion.. Ya finalmente miles de plumas impfas vendidas al ti-
rano, que cual otro Tiberio no condenaba 6 las victims sin escar-
necerlas primero, derramaban la amarulenta hiel de la calumnia y
de la infamia sobre las testas coronadas: solozasf pensaban dar cr6-
dito 6 las nuevas dinastfas de abyectos y viles corsos. Por desgracia
toda la Europa, nosotros mismos, ni lefamos, ni ofamos, ni enten-
dfamos por otros 6rganos; porque nos parecfamos 6 aquellosjudios 6
quienes reprendi6 y maldijo Nehemfas, que hablaban la lengua az6-
tica, y no sabian el idioma patrio. Avezados, pues, est6bamos con
todas sus ideas y pensamientos;y no podia yo dispensarme de pre-
veniros que si Maria Carlota se hubiera coligado con los sofistas,
6 transigido con el usurpadbr,,la-habrian colmado'de elogios'; pero
su mayor elogio consist. en haber merecido los vituperios de los
malvados. Comenzar.,
Cuando lasyvirtudes y prendas;que forman la magnanimidad fue-
ran hereditarias, 6 pudieran transmitirse;con: a sangre, bastaria-
nos saber que Maria Carlota de! Lorena fue hija de aquellla herofna
c6lebre en los fastos de la Religion y del imperio, Maria Teresa,
emperatriz de Austria, reinai de Hungrfa y de Bohemia. Pero bien
que la virtud no sea venerable, si los ejemplosMdom6sticos robus-
tecen las grandes.ideas que en pechos generosos inspira unawnoble
y regia estirpe, muy dificilmente se borrarin en lo sucesivo estas
profundas impresiones, fortalecidas y sostenidas poruna education
esmerada. Los Nerones son raros y como los m6nstruos!de la espe-
cie humana. Ilustres ejemplos y esmerada education political y cris-
tiana procur6dMaria Teresa & todos sus hijos, como que todos se for-
maban para sentarse en los tronos mas esclarecidos de la Europa.
Mas iay! que se sentarian en aciagos tiempos, cuando ya los tronos
estaban socavados y minados por el rebelde filosofismo, corrompida





DE LA EINA MARIfA CAROLINA DE AUSTRIA. 55
la moral pdblica, y alteradas en los mismos Gabinetes las ideas po-
Ifticas y religiosas I A Marfa Carlota, que desde su tierna edad des-
collaba por su hermosura, por su ingenio y vivacidad, cupola en
suerte, 6 mas bien la Providencia la destiny para que en compaiifa
de un hijo de Carlos III reinara en el trono tan dignamente ocu-
pado antes por este Monarca inmortal: trono por cierto el mas li-
sonjero para una princess jdven, amable, de un ingenio capacisi-
mo, de una sensibilidad exquisite, de un talent raro en su sexo, y
cultivado con un studio todavia mas raro, y de un corazon.noble,
emprendedor, generoso y magndnimo. & Cdmo dejaria, pues, de ser
el embeleso y el idolo de una corte brillante, en la que naturaleza
prodigy todas sus gracias? IOh Senorl Ifeliz el prfncipe A quien el
cielo concede tal grandeza de alma, que en su adolescencia sepa
preservarse de los escollos que A cada paso le ofrece, yde los ar-
riesgados placeres con que le brinda una corte brillante de la que
es idolatrado! Si, pues, 6 reyes, decia el mas sabio monarca de la
tierra, os deleitais con los cetros y coronas, amad la sabidurfa, que
ella'os prestari la-incorruptibilidad. Era yo un mozo ingenioso,
cdpome en suerte una; alma buena, y sin embargo conocf que no
podia ser contenido, nisiDeus det. Pedile, pues, 6 Dios la sabidurfa,
para que conmigo se sentara y reinara en el solio.
Pidi6la al Sefior Marfa. Carlota, y la luz de la fe, manantial pe-
renne de la sabidurfa, y la antorcha de la Religion, cuyo culto pro-
movi6, cuyos ministros reverenci6, y 6 cuyas practices y solemni-
dades asistia con edificacion de la corte,jamdsdejd de alumbrar su
alma. Ella le inspired aquel su odio' decidido contra la incredulidad
y contra sus impfos pregoneros y apdstoles; aquel celo por la reli-
giosfsima education de sus hijos, cuyas virtudes admire la Europa,
y cuyos ilustres ejemplos edificaron A Napoles y A Palermo, A Flo-
rencia, A Madrid y a Vienaw, y aquella caridad benefica y compa-
siva con el pobre, con el hu6rfano, con el soldado mutilado, y con
las leales families de emigrados de todos los pauses., A quienes so-
corri6 con munificencia r6gia. Napoles y Sicilia la vieron mas de
una vez desprenderse de sus joyas para alivio de la nobleza menes-
terosa; y quizas me escuchan algunos que fueron, si no participes,
al menos testigos de los beneficios de su caridad: herdica. Pero las
grandes almas no descubren today la extension de su indole sinoen
circunstancias tambien grandiosas y dificiles. Para conocer A la Reina
de NApoles es forzoso estudiar su vida en los iltimos veinte y cua-
tro afios de la gran crisis de la Europa.





56 ORACION FNBBRE
Es dificil, Sefior, que una reina de grandes talents, aplicada'y
laboriosa, de un genio perspicaz, active, fogoso, y capaz de aco-
meter grandes empresas y de Ilevarlas a cabo, celosa de la gloria
del rey y de la prosperidad de sus vasallos, deje de tener ascen-
diente sobre el espfritu de su esposo, y una influencia decidida en
los negocios ptiblicos. Pero no es esta una desgracia para las nacio-
nes que han visto Isabelas en Espania y Marias teresas en Austria.
Si la mujer prudent es el mejor sosten y ornamento de lacasa,
una reina sibia y juiciosa podrA muy bien ser el apoyo del trono,
la gloria del monarca y la dicha de una nacion. No es un mal el
que los Asueros honren 6 las Vasti y a las Ester; serialo el que los
Amanes abusaran de la bondad de los Asueros. La verdadera des-
gracia de las naciones consiste en que muchos (direlo, Sefior, con
las memorables palabras de Asuero en su carta a las ciento veinte
y siete provincias desde la India hasta la Etiopia), en que ((muchos
uensoberbeci~ndose han abusado de la bondad de los principles y
(del honor que se les ha conferido... Y llegaron A talgrado de lo-
a(cura, que A los que cumplen exactamente con los cargos que les
(han sido conferidos, y proceden en todo de suerte que se hacen
(dignos del comun aplauso, intentan derribarlos con artificios y
((hentiras; engailando con solapadas fraudes los oidos sencillos de
Slos principles, que juzgan.de los otros por su natural bondad. Lo
((cual, concluye el escarmentado Monarca, se comprueba ya con las
historiesas antiguas, ya tambien con lo que acaece cada dia, como
alas buenas inclinaciones de los reyes se pervierten por las malas
(sugestiones de algunos.) Yo no me atreviera A decfrselo a V. M.;
pero el Espiritu Santo nos conserve e'sta hermosa leccion de Asuero
para ensefianza de los reyes, y para que entiendan que en el di-
ficilisimo arte de reinar nada mas dificil que el buen discernimiento
de los cortesanos que los rodean: Audite ergo Reges, et intelligite. La
Reina de NMpoles, sin necesidad de ajenas sugestioncs, dotada de
un genio superior, y como nacida para mandar en tiempos azaro-
sos, m9str6 al mundo con su fire conduct political cuin juicio-.
samente se comport6 Fernando IV, defiriendo 6 los consejos de su
esposa al comenzar la fatal crisis de la Revolucion francesa, y en
todo el tiempo de las horribles convulsiones del continent europeo.
HAcia el ailo 89 del siglo pasado gozaba la Europa de un apa-
rente reposo; pero ardia en su seno el volcan revolucionario, cu-
yos fuegos subterrAneos vomitaron al fin nuevos hombres que apa-
recen en la escena en ademan de reformar el mundo, derribando





DE LA REINA MARIA CAROLINA DE AUSTRIA. 57
tronos, avasallando monarcas, arrasando altares, abatiendo todas
las classes y jerarqufas, procesando A todas las generaciones pasa-
das, dando al traste con las antiguas y venerables instituciones de
nuestros padres, predicando nuevos dogmas, nuevas leyes, nueva
moral, nuevo 6rden, y fascinando A los incautos y sencillos pue-
blos con el prestigio de la libertad y de unos derechos ominosos,
que solopodian abortar la rebellion, la anarqufa y la subversion
total de los imperios y de los altares. En copas de oro propinaba
su mortifero veneno la infame meretriz de Babilonia, madre de to-
das las abominaciones de la tierra, y sorbfanlo con ansia cuantos
en las naciones se preciaban de sabios. Toda la Europa, como por
un m6gico encantamiento, se vi6 embelefiada con el fatal t6sigo.
Los monarcas se asustan, ven el peligro, entran en la lid, no ya
para guerrear A la Francia, y si para oponerse al torrente revolu-
cionario y salvar sus amenazadas coronas. Desde aquel moment
el Gabinete de Ndpoles, del que la Reina era el alma, se colig6 con
los defensores de la just causa para jams divorciarse de ella. No
esper6 Maria Carlota A que la despertara la sombra de su hermana
Marfa Antonieta sacrificada en un cadalso, 6 la de su desgraciado
esposo, no: muy antes habia jurado odio eterno A los dem6cratas
perturbadores del g6nero human, y mantenerse 6 en actitud guer-
rera 6 en neutralidad ventajosa, 6 cuando mas, cediendo al impulso
de las grandes potencias, en una paz honrosa y efimera para co-
brar nuevos brios y entrar mas esforzada y animosa en la refrie-
ga. LUjos de ella aquellas afectadas lentitudes political; aquella
irresolucion de una prudencia timida de Gabinetes, 6 pasivos, 6 in-
ciertos y vacilantes... (Zy qui6n sabe si ganados ycorrompidos por
el filosofismo?) Maria Carlota, sin estar iniciada en los secrets
misteriosos de los sofistas, era demasiado sagaz para no ver la ten-
dencia de sus asoladoras maximas, y desoir los repetidos clamores
de los verdaderos sdbios. Se resolvi6, pues, a hacer la guerra A la
gran secta por cuantos medios estuvieran a su alcance, y defender
impavida los-derechos de la soberania y del trono hasta quedar se-
pultada bajo sus ruinas. Tropas de NApoles por influjo de la Reina
se presentan en Tolon y en la Lombardia, en Roma por ellas una
vez reconquistada yen los Estados pontificios, en Genova y en Tos-
cana; doquiera que hay aliados que sostener, doquiera que hay
enemigos que combatir. Los sucesos son bien sabidos.: ]a historic
los contara con asombro, y yo no debo olvidarme de que A un ora-
dor sagrado no le es permitido narrar los pormenores de batallas,
5 T. IX.






58 ORACION FiNEBRE
sitios, retiradas, 6, cual si fuera un Polibio, historiar y razonar so-
bre movimientos militares.
El afortunado aventurero y ganador de batallas, como un raro
fen6meno apareci6 en la Italia, ]a inunda y asuela con sus legio-
nes victoriosas, y lleg6 hasta humillar el Capitolio cristiano. El
nuevo jefe del vandalism funda repiblicas, dignos fetos de la gran
madre: en sus pomposas 6 insolentes proclamas se anuncia al mun-
do como el vengador y restaurador de los derechos de los pueblos,
como el azote y castigador de monarcas, y como el exterminador
de la tiranfa, y de lo que 6l y los suyos Ilamaban supersticion yfa-
natismo. Napoles hizo entonces el mas her6ico esfuerzo : mantiene
su dignidad; treinta mil hombres se presentan en campania, y se
mandan alistar hasta ochenta mil. Fernando al frente de su ej6r-
cito, Maria Carlota activando armamentos, estimulando la nobleza
y los.pueblos A sacrificios y desembolsos, decretando y asistiendo
ella la primera A deprecaciones fervorosas para interesar en su causa
al Dios de los ej6rcitos, y combatiendo los m6nstruos de la incre-
dulidad y del republicanism en sus mas rec6nditos atrinchera-
mientos. Persigui6 con denuedo todas esas sectas oscuras, cuya
existencia no es ya un problema, y cuyos misterios tenebrosos, A
pesar de su aparente ridiculez 6 insignificancia, deben ser temibles
A los reyes, cuando hemos visto solamente iniciados en ellos los
hombres de la moral mas corrompida, y los mas famosos por su
odio contra el altar y el trono. Con todas las sectas de malvados fue
Maria Carlota intolerante; intolerante, repito, en loor suyo: hizo
en fuerza de su gran prevision lo que otros principes se ven preci-
sados a hacer despues de terrible escarrhientos: Audite ergo Reges,
et intelligite. La justicia inexorable con los malvados es el mejor apo-
yo del trono.
Superior Maria Carlota A las ideas vulgares, adopt los princi-
pios de una polftica sublime. Vi6 que para preservar su reino del
torrente revolucionario debia mantener en todo su vigor las anti-
guas instituciones, y cuidar esmeradamente de la education pi-
blica, primera base de la felicidad de los imperios. Ya en el afio
de 89, cuando los malvados vejaron y dispersaron los monjes de ]a
Cartuja y los Casinenses de San Severino, Maria Carlota interpuso su
valimiento con el Rey, y consigui6 que se devolvieran A los monjes
aquellos dos monasteries, tan famosos en la cristiandad. Pero LA
quidn fiaria ]a education, cuando los maestros estaban viciados y
corrompidos? IOh Princesa sagacisimal Llam6, protegi6 y confi6 la





DE LA REINA MARIA CAROLINA DE AUSTRIA. 59
education de la juventud napolitana A los individuos de aquella Or-
den, cAlebre por su sabidurfa, clebre por sus trabajos en sosteni-
miento de la Religion y en la propagacion de la fe, celebre por
todo linaje de grandezas, y mas celebre todavfa por sus persecu-
ciones y funesta caida. Hay rasgos que uno solo pinta A toda una
alma. Cuando haya calmado ]a efervescencia de las pasiones y de
los partidos, la historic dira con 6nfasis: (En un tiempo en que la
c(Europa ardia en furor contra todas las 6rdenes monAsticas, los
areyes de NApoles llamaron a los Jesuitas, y les confiaron la edu-
((cacion; yen Napoles y en Sicilia hallaron aquellos ancianos, res-
Spetables por su saber y por sus virtudes, asilo, fomento y protec-
sccion : a Audite ergo Reges, et intelligite. Dirfase que el genio sublime
de Marfa Carlota os marcaba la senda... para resucitar lo que el fi-
losofismo destruy6: Intelligite. Senfor, cuando hablan los hechos,
el orador no ha menester mas que insinuarse.
En todo singular la Reina de Napoles, sobrepfisose tambien A los
errors comunes de una polftica mezquina y espantadiza, que iba
viciando los Gabinetes, 6 atolondrados con el desmesurado poder
del m6nstruo continental, 6 siempre excesivamente recelosos de la
potencia dominadora de los mares. El espfritu de sopor, de delirio
y de vertigo se habia apoderado de las grandes cabezas de cuantos
en la Europa se preciaban de profundos politicos y filosdficos razo-
nadores. Se nos repetia incesantemente, y A fuerza de oirlo repetir
casi lo aprendimos, que el grande interns de las potencias del con-
tinente se cifraba en aliarse con el Corso, y en seguir como satbli-
tes los movimientos del nuevo astro que apareci6 en nuestro he-
misferio ceilido con dos coronas. No faltaba en NApoles, como en
otras cortes, un fuerte partido de razonadores... (jviles traidores
los llamaba el sencillo pueblo ) que decian y pregonaban: Ndpoles
debe ser aliado de la Espafia; la Espafia por su position geografica
debe serlo de la Francia... iDe la Francia mandada por el dragon!
IOh mengual loh delirio 1 oh error funesto, que tantos males nos
atrajo I Alianzas IA la Espaila sobrabanla recursos para sostener por
sf misma su independencia y su gloria. Marfa Carlota, A pesar de la
perfidia y de las desgracias, se mantuvo siempre fire en su alianza
con Inglaterra, sin permitir empero desdoro ni menoscabo en los
derechos de su soberanfa: polftica entonces neciamente vituperada,
y aplaudida despues que la experiencia ha mostrado que ella fue la
que salv6 A la Europa. Ni su primer destronamiento y emigration a
Sicilia, ni los peligros 6 infortunios de una navegacion azarosa, en.
5*





60 ORACION FUNEBRE
la que ostent6 su grandeza de alma no menos que su catolicismo,
abatieron su espiritu magnanimo. Vold A Viena... iOh! decia el
Corso: cEsa nueva Elena quiere poner en combustion A todo el
((orbe.) IOjala hubiera ella podido encender en los pechos de to-
dos los monarcas el fuego que devoraba el suyol Muy luego com-
prendi6 que el asesino del Duque de Enguien, el nuevo emperador
y rey, en su corazon habia jurado el exterminio de los Borbones;
y que en el moment en que consolidara su poder, el codiciado
reino de Napoles, ya antes p6rfidamente invadido y gloriosamente
reconquistado, seria la primera presa. IOh I si NApoles pudiera sal-
varse, el genio de la Reina lo hubiera salvado. Pero al extermina-
dor le fue dada potestad para dominar con la espada sobre la ter-
cera parte de la tierra. Marchando va hicia el Danubio con sus
formidable legiones: el terror y la muerte le preceden, y en sus
manos lleva el rayo de las divinas venganzas... Sent6se ya en el
trono de Marfa Teresa: humill6 dos grandes potencias, y en Aus-
terlitz decret6 y sell la esclavitud de la Europa. Dej6mosle invo-
car la neutralidad 6 la fe de unos tratados que se arrancaron con la
fuerza de las armas, cuando sus ej6rcitos cubrian los puertos de
Napoles; porque en los principios del gran sistema continental del
dragon europeo debian cubrirse todos los puertos del universe,
apara que nadie pudiera comprar ni vender, si no tenia marcado en
esu frente el caracter 6 el nombre de la bestia. El impfo Maquia-
velo, el mofador sacrflego de los sacrosantos nombres de justicia,
equidad, buena fe, paz, alianza, religion, queria remedar el or-
dinario lenguaje de los reyes justos. IN6poles...l lleg6 tu hora, la
hora de tu ignominia, y tus aliados no podrAn salvarte. Como un
leon furioso, que habiendo devorado en el desierto robustas fieras,
vuelve tefiido en sangre, y al paso se traga al inocente corderillo,
A este modo el soberbio vencedor de Austerlitz se arroj6 sobre NA-
poles. Hubiera querido que una nueva Cenobia ornara su triunfo;
pero no habia nacido Maria Carlota para adornar el carro de un
Corso vencedor. A Napoles se dirigen ya las huestes del tirano, y
A su frente el vilisimo 6 imb6cil SardanDpalo destinado A reinar: los
hijos y los nietos de Carlos III y de Marfa Teresa se ven segunda
vez precisados a refugiarse en Sicilia, y abandonar su trono al es-
tdpido Jos6. &Por qu6 funesto hado, Sefior, estaba destinado el
estdpido Jos6 A manchar y profanar los dos tronos de los dos Fer-
nandos, los dos gloriosos tronos de vuestro augusto abuelo? IOh re-
cuerdo tristisimo y humillador...! Pero al menos no pudo mancharlos





DE LA REINA MARIA CAROLINA DE AUSTRIA. 61
impunemente. Los valientes calabreses, instigados y fomentados por
la Reina y por sus aliados, preludiaron y anunciaron los milagros
de heroismo con que los espafioles se inmortalizarian en la gran lu-
cha dela independencia europea; y la her6ica defense de Gaeta, con.
fiada por Maria Carlota a un principle valiente, presagiaba al mun-
do que si hubo Ulmas en Europa, habria tambien Zaragozas y Gero-
nas. No era extrailo: en N6poles, teatro un dia de nuestras glorias,
se conservaba aun el g6rmen de las virtudes y del denuedo espaiiol.
Cabalmente este nombre era el dnico consuelo de la Reina en sus
desgracias. A la Espafia dirigia sus fatigados ojos, y alentabala la es-
peranza de que al fin una hija querida cercana al trono... IAmarga
y cruel memorial iSefior!... Triste cosa es verme precisado A con-
mover la sensibilidad del corazon de V. M., articulando el nombre,
el caro y precioso nombre de la idolatrada princess de Asturias Ma-
ria Antonia de Borbon. Pero ya que V. M., despues de haber te-
nido la grandeza de alma de ir A visitar su cadaver y rendirla los
honors postrimeros, ha querido hoy tambien realzar con su pre-
sencia esta parentacion fdnebre de su augusta suegra, yo haria
traicion A mi ministerio si defraudara i la madre de la inmarcesi-
ble gloria de que es particionera en las alabanzas debidas A las vir-
tudes de la hija. Ni podia pasar en silencio aquella tierna y amo-
rosa despedida, cuando a presencia de la corte de N6poles y de los
espaiioles que debian acompailar a la princess, la dijo su madre en
tono her6ico: Hija mia, vas a Espafia, y tu mayor fortune con-
asiste en que el cielo te ha dado por marido un prfncipe virtuosf-
asimo. Peromira que los reyes no tienen patria: de hoy mas la
a Espafia es to patria, y los espanoles tus hijos; y si llegas A reinar,
aolvfdate de N6poles, olvfdate de tus padres y hermanos, y no vi-
avas mas que para gloria de tu esposo y para felicidad de tus vasa-
(llos.) Dijo: enterneci6se la amable Princesa; grab6 en su alma
este postrer document de su madre, y vino... lo dir6, Sefior, con
la hermosa alegorfa del Espiritu Santo, para ser el ornamento de
ola real casa de Espafia, como el sol naciente lo es del universo:a
Sicut sol oriens mundo. Mas lay! Icu6n presto se eclipsaron los res-
plandores de este astro brillante, en quien la Espaina tenia fijos sus
ojos y sus esperanzas, y el Principe su consuelo y el inico solaz en
sus infortunios! ILa virtuosa, la paciente y magnAnima Princesa,
la esposa digna de Fernando fue cortada como la flor que a la ma-
flana abre su rosicler y ostenta su verdor y lozanfa I El cielo sin
duda no quiso exponerla a los rigores de un cautiverio, ni agravar





62 ORACION FINEBRE
las amarguras de V. M. viendo sufrir 6 su inocentisima esposa. Mu-
ri6, y la noticia de su muerte, despues de la fatal perdida de otra
hija no menos preciosa, fue para su cuitada madre el golpe mas
amargo de su vida. IMadre desgraciada, no esperes ya mas con-
suelo sobre la tierra .Morira tambien tu-hija la emperatriz de Aus-
tria: es poco. El vencedor de Jena y de Friedland invadiri la Espa-
fia, y arrebatari cautivo 4 tu hijo Fernando y A todos los principles
de la real familiar: todavfa es poco. El Austria seri humillada en
Wagran, y una nieta tuya... q iOh Dios 1 i habeis entregado mi casa
aA la devastacion y al oprobio ? Vide Domine quoniam facta sum vilis.
Mi enemigo prevaleci6: arrebktados fueron los magnificos del pue-
tblo, y perdidos son todos mis hijos. Justo sois, loh Sefiorl y iyo
c(he provocado vuestras iras!... Pues iqu6 mas me resta ya que pa-
c(decer? Busco en torno de mi consolador, y no lo encuentro: Vo-
'(cavi amicos meos, et ipsi deceperunt me... ,PodrB decirlo con ver-
c dad? Despedazado esti mi corazon: inundada me veo de amargura:
((por defuera la espada, y dentro la division semejante a la muerte.
ajQu6 mas me resta?... Oy6ronlo mis enemigos, y se holgaron...))
No, sefiores, hacia hablar 6 la Reina con este idioma de los Libros
sagrados, el'que nos pinta muy al vivo su 6ltima situation en Si-
cilia; y la convidaria A Ilorar, y 4 que no callase la pupila de su
ojo, si no supiera que ni aun sus ultimas y por siempre memora-
bles desgracias abatieron su her6ico pecho.
1 Sus filtimas desgracias!... I Podr6 callarlas?... 1Y c6mo,sin que
se me culpara de un afectado silencio? ,Hablar6, y con atrevida
mano osar6 rasgar?... pero iquidn soy yo para rasgar el tupido
veld que cubre los misteriosos secrets de los Gabinetes? iTerrible
conflicto!... ,No seria bien dolorosa la situation de un orador sa-
grado, en cuyo pecho los respetuosos miramientos de la circuns-
peccion political lidiaran, forcejaran con los sentimientos que 61 cree
ser los de ia justicia y de la verdad? iOhl ljusticial... Iverdad!...
yo os invocol ISeria creible que Maria Carlota, siempre firme y
ac6rrima en guerrear al tirano cuando su poder parecia inmortal,
en la coyuntura mas favorable A la causa de los prlncipes legftimos
abjurara sus principios por los que todo, todo lo habia sacrificado?
IOh sonibra del vencedor de Aboukirl iPudiera yo interrogartel
&No era mas creible que el hombre enemigo, el satan de la Europa,
A quien por doquiera no faltaban emisarios y cooperadores, sem-
brara la zizafia, derramara la ponzofia de la discordia para perder
A la Princesa, su irreconcilable enemiga, 6 invadir y derrocar a fa-





DE LA REINA MARIA CAROLINA DB AUSTRIA. 63
vor de las divisions intestines aquel gran baluarte de la Sicilia que
comprometia su imperio en las provincias del Mediterrdneo? La
rivalidad antigua entire los vasallos de un mismo monarca, entire
dos pueblos que debian amarse como hermanos; la protection y
socorros que la Reina dispensaba A las ilustres y benem6ritas fami-
lias de los emigrados; la precision de un oneroso sistema de con-
tribuciones para equipar y mantener un ej6rcito y una escuadra su-
periores 6 los ordinarios recursos de la isla; y, sobre todo, aquellas
infaustas doctrinas que brotaron en Sicilia, de derechos del pueblo
cuando mas dAbian inculcgrsele sus obligaciones; de trabas 6 los
monarcas cuando mas importaba predicar el respeto que les es de-
bido, y de nuevos principios constitucionales que no debian men-
tarse en una monarqufa constituida, &no era todo esto bastante para
former y engrosar la negra y tempestuosa nube, cuyos rayos y cen-
tellas redujeron A pavesas la grandeza de la Reina, y aun quisieron
ennegrecer su opinion political, hasta entonces sin mancilla?... Pero
confesemos que fla political tiene sus misterios incomprensibles,
y que 6 un ministry del Evangelio no le es permitido escudrifiar-
los. Bastale saber que la magninima Reina en premio de sus her6i-
cos esfuerzos va a consumer la carrera de sus infortunios segun los
designios de la Providencia, separandose para siempre de su esposo
y de sus hijos. IOh crude y r6cio golpe para un corazon fuerte, si,
pero tierno y sensible Enferma, descaece, la muerte revoltea en
derredor de su lecho; pero su esforzado espiritu le da alientos para
levantarse y marchar denodada hacia las orillas del Mediterraneo...
((Si por mf se ha levantado esta tempestad, arrojadme al mar, de-
cia. Lloraban los que presents estaban; Iloraban su esposo y sus
hijos, Iloraban las mas leales 6 ilustres families de N6poles y de
Sicilia, que la miraban como madre; dabales los anillos de sus de-
dos y las joyas de su pecho, ya que otra cosa no tenia; prometfa-
les socorrerlas desde Viena, como asf lo cumpli6: lloraban todos,
y ella resuelta y decidida, y her6ica y magnAnima se entr6 en el
barco. Adios trono, adios cetros y coronas, adios grandezas y em-
belecos: Maria Carlota va ya navegando hbcia la eternidad. 4,A qu6,
pues, entreteneros con los riesgos y averfas de una navegacion bor-
rascosa, y muy parecida A la de los fabulosos heroes de la Grecia en
los piopios mares? Que se dirige A Trieste; allf el enemigo. Que se
detiene en Zante; ni allf esti segura. Que atraviesa los Dardanelos,
y Ilega Constantinopla; y que en Constantinopla, A donde para ver-
,giienza eterna de la Europa se refugiaron en los dltimos ailos como




64 ORACION FiNEBBE
& su linico asilo los principios de la sana polftica, se la tributan los
honors y obsequios debidos la grandeza y A las desgracias... Que
marchando por la Turqufa europea y por la Hungrfa lleg6 en fin
a Viena... Oh qu6 manantial de ideas grandiosas para la imagina-
cion fecunda de un orador profano I Que entr6 en Viena y en la casa
de su nacimiento, no ya con el aparato de reina 6 de archiduquesa...
I Ayl no busquemos ya mas a la Archiduquesa ni A ]a Reina; contem-
plemos, si, a la luz de la antorcha de la Religion a una mujer fuerte,
que con resignation her6ica apura hasta la hez del cAliz de amargu-
ra, y como David destronado deja A Dios el cuidado fle su herencia.
Desde Sicilia traia la muerte clavada en su seno: mfrala como
Ezequfas A rostro firme; y convencida de la locura, de la perfidia
y alevosfa de las grandezas del mundo, fja sus ojos en la eternidad.
IEn la eternidad...I La eternidad se abri6 A su vista. Y para una
alma que tiene sus ojos fijos en la eternidad, iqu6 son A su vista
los mas grandes acontecimientos del mundo? Acercindose vienen
las triunfadoras armas de los monarcas vengadores del tirano: ni
el Rhin,'ni las ponderadas fortalezas quese decian dimpenetrables
abarreras del grande imperio podran contener su fmpetu torren-
tuoso. Todo cede, todo se postra, todo se les rinde. El Nabuco,
que pens6 fijar su trono sobre los astros del firmamento y A los la-
dos del aquilon, el que se creia omnipotente y semejante al Altf-
simo, va A ser destronado...: yace ignominiosamente arrojado de
su solio. Llora el cobarde, y los pueblos de la Europa le escarne-
cen. ((tNo es esteel gran varon que alborotaba la tierra, que despe-
(daz6 los reinos, convirti6 el orbe en un desierto, arras6 sus ciu-
S(dades, y tenia encarcelados los mas ilustres cautivos? Este. < Pues
((Lc6mo ces6 el exactor que exigia tributes desde el Tajo hasta el
Vfstula? iJOh! Quebrant6 el Sefior el baculo de los impfos; al
<(que heria los pueblos con Ilagas incurables, al que con furor so-
(juzgaba las naciones, y cruelmente las perseguia. La tierra (co-
opio, seiores, un pasaje de Isaias, el mas sublime que conocen los mor-
atales), la tierra descans6, y se holg6 y regocij6: alegraronse hasta
(los abetos y cedros del Lfbano...; entreabrieronse los abismos, y
(cioness,para mofarse del Corso... lY td tambien caiste herido
(como nosotros! IAbatida fue hasta los infiernos tu soberbia! La
Europa respira gozosa; los principes, 6 proscritos 6 cautivos, vuel-
ven A sentarse en sus tionos: hicia el solio de san Pedro marchan-
do va el Pastor supremo de la Jglesia universal, mas respectable por





DE LA REINA MARIA CAROLINA DE AUSTRIA. 65
sus virtudes y asombrosa grandeza de alma, que por su dignidad,
aunque la mas augusta de la tierra; y la Iglesia universal extasiada
contempla su regreso, y mfralo como el mayor triunfo de la Reli-
gion: en toda la Europa y en toda la cristiandad no se oyen mas
que cinticos triunfales 6 himnos de bendicion y de jtibilo. Mas no
cte alegres tii, 6 filistea, porque haya sido quebrantada la vara del
eque te hiri6. ,Y cdmo asf, Profeta santo? ((Porque de la raiz del
aculebron saldri un.reyezuelo 6 basilisco: a De radice enim colubri
egredietur regulus. I Oh Dios I Maravillosamente me atormentas... )
La muerte, sola la muerte podia ya consolar A Marfa Carlota. Ni
la temia esta mujer magnanima, ni podia ser para ella repentina,
segun el pensamiento de un santo Padre, porque la habia previs-
to. A pesar de la fortaleza de su espfritu, el cuerpo agobiado mas
con el peso de los trabajos que con el de los ailos desfallece; y en
el 8 de setiembre, en Viena de Austria donde naci6, cuando iban
acercandose monarcas poderosos que entrarian en la capital del im-
perio con el estruendoso aparato de la soberanfa triunfadora, la
archiduquesa Maria Carlota de Lorena, reina que fue de las Dos
Sicilias, y la mujer mas c6lebre en los fastos de la revolution eu-
ropea, sin trono, sin grandeza, sin su esposoy sin sus hijos...mu-
rid... Con esta Idgubre palabra terminal, Sefior, la historic de la
vida de los reyes, como la de los mas Infimos pobrezuelos. Muri6...
LY qu6 seria de ella si no hubiera muerto en los caminos del Cal-
vario y entire los brazos de la cruz? ,De qu6 la serviria toda esta
grandiosisima pompa? Muri6... Y de su largo reinado y de su vida,
no menos c6lebre que afanosa, solo nos queda una debil memorial
de sus herdicas empresas y de sus asombrosos padecimientos, memo-
ria que se desvaneceri con la misma rapidez con que se ban desvane-
cido en el aire las palabras de que yo me he servido para pronun-
ciar su elogio; y del que por cierto, como de ese soberbio catafalco,
monument de la grandeza y del celo, esfuerzo del ingenio y del
arte, obra de muchos dias y especticulo de unos pocos instantes,
mariana, quizas hoy mismo no quedara rastro ni vestigio. 1Este es el
mundo, Seilor! la illusion de un moment. IEstas sus fantasticas es-
peranzas I brillantes quimeras. El rey vuestro augustio tio, losprin-
cipes sus hijos, las mas nobles y leales families de N6 poles y de Sici-
lia, nosotros mismos quizes viviamos embebecidos con la idea lison-
jera de que en el gran senado de los reyes Marfa Carlota haria un
papel distinguido por sus talents y por sus desgracias, y restituiria A
su casa el antiguo esplendor, si es que la justicia preside en los con-





66 ORACION FUNEBRE
sejos de los reyes. Pero el Senior arrebat6 6 la Reina, y desde lo alto
de sa trono se rie de los proyectos y cAlculos de los d6biles mortales.
I Qu formidable leccion, gran Dios Audite ergo Reges, et intelligite.
Por fortune, Seinor, i V. M. no esmenester inculcArsela. Amaes-
trado en la tribulacion y en las desgracias, comenz6 su carrera pa-
deciendo con heroismo, y la consumarg haciendo lo quo tan glo-
riosamente ha comenzado; lo que la Reina hizo, y lo que vaticin6
un profeta bosquejando el reinado del santo rey Ezequfas: (El mo-
((narca reinari con justicia, y los principles, compaferos de sus des-
cgracias, presidiran y le attxiliarin en el gobierno. No ya mas el
a(necio osard Ilamarse principle, ni mayor 6 soberano el fraudulent
(embajador que con palabras de mentira fascinaba los pueblos para
((perderlos. Exterminada sera la raza de los impfos; y los frutos de
(la justicia ser6n la paz y el silencio de los malvados, y la seguri-
((dad, la confianza y el descanso de los buenos y leales vasallos.s
IOhl si el rumor de los acontecimientos de ac6 abajo llega A la re-
gion dela eternidad, 6 la Reina vuestra tia servirfala de consuelo el
saber cuin digna y gloriosamente reinaba su querido Fernando,
con cuanta edificacion y piedad vino i honrar su memorial, y que
A su ejemplo SS. AA. SS., toda la grandeza espailola y extranjera,
y los prelados mas esclarecidos por sus virtudes, por su lealtad al
soberano legitimo, y por su celo en hacer y padecer por la causa
de Dios, hayan concurrido 6 tributar sus honors y sufragios a una
princess desgraciada i los ojos del mundo, y A los de Dios quizds glo-
riosa. Pero sin duda, cat6licos, A la eterna Sion llegarAn los rue-
gos y gemidos de un prelado tan ilustre por su nacimiento; pero
mas ilustre por sus virtudes, y por la firmeza y apost6lico celo con
que en tiempos borrascosos se opuso al torrent db la impiedad, ha-
ciendo y padeciendo con muy esforzado animo. Si, monseilor: V. E.,
cuya ilustre familiar se distingui6 siempre por su lealtad a los reyes,
por su adhesion A las dos augustas casas de Borbon y de Austria, y
singularmente por su fidelidad y amor a la difunta Reina, just apre.
ciadora del m6rito de los Gravinas, ha querido en esta pompa fil-
nebre mostrar al mundo el respeto que se debe 6 los reyes aunque
difuntos, y el que se merece de todos sus vasallos la digna prin-
cesa Maria Carlota de Lorena: ofreciendo V. E. por sus manos la
incruenta vlctima, cuya sangre acabard de purificar su alma, quiso
tambien dar 6 esta digna Reina el filtimo testimonio de su gratitud
religiosa, cooperando con el gran sacerdote Jesucristo 9 que se ]a
franqueen las puertas del eterno descanso. Asi sea.





DE D. FR. RAFAEL LASSALA, OBISPO DE SOLSONA. 67



ORACION FUNEBRE

DE

D. FR. RAFAEL LASSALA Y LOCELA,

OBISPO DE SOLSONA.

In me sunt Deus vota tua. (Psalm. LV, 12).
Sobre mi estAn, 6 Dios, tus votos.

Falleci6, padres y hermanos mios, nuestro padre y amabilisimo
hermano el Ilmo. y Rmo. Sr. D. Fr. Rafael Lassala y Locela. Sa-
grada Religion de mi Agustino, religiosa provincia, las her6icas ins-
trucciones y ejemplos de su vasta erudicion y virtud con que desde
su tierna edad ilustr6 el claustro, aquellas antiguas y lozanas es-
peranzas de su caridad y celo que hered6 de la casa de Agustino,
Ien qu6 teatro tan f6nebre se representan cumplidas en el dial
iTriste familial Lleg6 la segur A la rafz de este frondoso arbol
plantado en tus desiertos, fecundado y fertilizado con las cristali-
nas aguas de tu sagrado Instituto, y que trasplantado en altos mon.
tes tanto extendi6 sus ramas por todo el universe. Sf: la Providen-
cia, que del siglo llam6 al claustro A nuestro Ilustrfsimo para former
aquel grande espfritu en la ciencia de Dios y de los Santos; que
del claustro le llam6 a la dignidad de obispo auxiliar y gobernador
del arzobispado de la santa metropolitan iglesia de Valencia; de
Valencia a la silla pontifical de la santa iglesia de Solsona para di-
cha de las mismas iglesias, consuelo de los pobres, ejemplo de vir-
tud y honra de Espaiia, cort6 el hilo de su vida, de aquella vida
que a tantos animaba con su doctrine, edificacion y socorro.
Esta es la memorial que viene a renovar mi enternecido cora-
zon, que recomienda la piedad y amor con el sacrificio de sus vo-
tos y estos sufragios por el alma de S. I., que solicita vuestras sii-
plicas y oraciones. I Qu6 memorial I Par6ceme que oigo los mas vivos
gemidos y lamentos de mi sagrada Religion que clama por su dig-
nfsimo hijo, de los pobres por su amantisimo padre, de los prela-





68 ORACION PfNEBBRE
dos por su model, de las ovejas por su pastor, de toda la Iglesia
por tan fiel y excelente ministry. Qui6n podri legar con sus ex-
presiones 6 la grandeza del objeto, ni sera capaz de hacer calmar
tanto llanto ?
Pero no, padres y hermanos mios; no, fieles carfsimos: no que-
ramos entristecernos como los paganos, que con la muerte sepultan
todas sus esperanzas. Si creemos que como Jesucristo muri6 y resuci-
t6 de entire los muertos cada uno de nosotros resucitar6 un dia en su
propio cuerpo, que los justos que mueren en gracia del Senor se los
Ileva consigo para reinar eternamente en la gloria, pfamente debe-
mos creef que se llev6 el alma de nuestro Ilustrfsimo, que un dia
reflorecerA su came, resucitara en su propio cuerpo para una vida
inmortal y gloriosa; que entonces le ver6mos coronado de laure-
les,resplandores y gloria, por las luces de su alto y sublime talen-
to unidas A las cualidades de un corazon recto, sencillo, pobre,
humilde, religioso; de un corazon mortificado y penitente; de un
corazon celoso sacrificado A todos los ejercicios de piedad caridad
y religion, propios de su pastoral y apost6lico ministerio.
Consolaos, fieles mios, con esta confianza, came el llanto y en-
jugue vuestras l6grimas esta palabra de vida eterna por la muerte
de tan grande h6roe de la Religion, maestro de la erudicion y de
la discipline monAstica, norma del clero, honor de la prelacfa, ora-
culo de predicadores, gloria de la literature espafiola, padre de
pobres y de la patria, empobrecido por la caridad, que tantas ve-
ces y con tanta afabilidad y dulzura les reparti6 el Pan de la vida
temporal y eterna, lo digo en una palabra, el Ilmo. Lassala. iQu6
religiosol Iqu6 prelado I
Vos lo sabeis, Sefior; el peso de sus obras ante el severe tribu-
nal de vuestra justicia, el agrado que merecieron de vuestra mise-
ricordia. Yo me confundo en mis ideas considerando hasta qu6
grado pudo decir nuestro Ilustrfsimo: en mi se han cumplido, 6
Dios, vuestros votos y deseos: In me sunt Deus vota tua. No pre-
tendo entrar en los divinos juicios, ni prevenir los de la Iglesia;
pero sobre el testimonio de la fe humana voy A demostrar : La fi-
delidad 6 los designios de la providencia de Dios en los estados de
religioso y de prelado de la Iglesia, del Ilmo. y Rmo. Sr. D. Fr. Ra-
fael Lassala y Locela, honor de mi sagrada Religion y provincia,
obispo que fue de Adramita in partibus, auxiliar y gobernador del
arzobispado de Valencia y de ]a santa iglesia de Solsona.





DB D. FR. RAFAEL LASSALA, OBISPO DE SOLSONA.


Primera parte.

La fidelidad A Dios en la observancia de los preceptos de la re-
gla hace el caricter de un verdadero religioso : el celo de la casa
del Senor y de la salud de las almas hace el cardcter de un pre-
lado perfect. Ved ahi el m6rito de nuestro Ilustrfsimo y todo el
plan de mi idea. Fiel A los designios de la divina Providencia que
le llam6 al claustro, guiado por las luces de un sublime talent,
santificado con la exacta observancia del Instituto sagrado que pro-
fes6 A Dios hasta la muerte, ilustr6 la Religion con su sabiduria y
ejemplos: primera parte. Fiel A los designios de la divina Provi-
dencia que le llam6 al estado de la superior jerarquia de la Igle-
sia, sacrificado i todos los cargos de su pastoral y apost6lico mi-
nisterio por una caridad her6ica, guiado por las luces de una vasta
erudicion, ilustr6 la prelacfa con su celo: segunda parte. Fijad,
fieles mios, vuestra consideration con las instrucciones que nos da
en vida y muerte el Sr. Lassala para vuestra edificacion y apro-
vechamiento.
Nacido de padres nobles, criado desde su infancia con un santo
temor de Dios, levado de su tio el padre predicador Fr. MAximo
Locela, insigne maestro de gramitica, 6 nuestro convento de la
villa de Alcira para instruirle en los misterios y preceptos de la
Religion y de latinidad, tocado del amor al retire por las plAticas
y ejemplos de los religiosos de aquel convento, resolvi6 abandonar
el mundo antes de conocerle. Los enlaces de care y sangre ni
las esperanzas de una fortune brillante nada pueden con esta ge-
nerosa resolution. Su vocacion no es de aquellas de necesidad que
muchas veces son la causa de un retire precipitado, donde el co-
razon suspira y anda tras del mundo a que ha renunciado con la
boca; sino efecto de una voluntad libre, de los impulses de la gra-
cia por motives de religion. Con esta confianza nuestro Ilustrisimo
pide ser acogido en la Religion de mi Agustino A los quince afios
de su edad. Con esta confianza el reverendo Padre maestro de no-
vicios Fr. Juan Facundo Massaguer tuvo la satisfaccion de intro-
ducir este nazareno al santuario 6 23 agosto de 1731. Con esta
confianza el R. P. M. Fr. TomAs Sandoval, prior del convento de
San Agustin de Valencia, varon de virtud y letras tuvo el placer
de consagrarle a Dios en el claustro.
Ensancha, 6 dichoso convento, las puertas del santuario: en





70 ORACION FiNEBRE
este dia te naci6 un hijo grande que ennobleceri la casa, y en sus
dias fortaleceri el temple. Hoy consagra 6 Dios y 6 la Religion las
primicias de su vocacion; otro dia se consagrarA 6 Dios y a la Re-
ligion por enter, otro dia Dios y la Religion le consagrar6n gran
sacerdote. Por el resplandor de su dignidad brillaran las paredes
de tu temple, brillaran otros templos de tu noble ciudad y reino.
Hoy es el dia de tu gozo, esotros lo serAn de tus glorias; entonces
se dir6: miren el ungido del Sefior, escogido para grandes empre-
sas, porque desde que visti6 el santo h6bito su sabidurfa y ejem-
plos tienen todo el peso que hace el merito de un verdadero reli-
gioso y de un prelado perfect.
En efecto, oyentes mios, figuraos desde luego 6 un novicio de
tierna edad y delicado cuerpo: parece cabe arbitrio la tolerancia
para no oprimirle con todo el rigor de las leyes. Pero nuestro Ilus-
trfsimo carga la cruz de la Religion con toda ]a severidad de la re-
gla. Castiga su cuerpo, le condena 6 exquisitos suplicios, no para
reparar A la sombra del santuario los desvfos de una juventud di-
sipada, no para sanar unos miembros prostituidos 6 la corruption,
sino para preservar la inocencia del contagio del mundo, refrenar
el incentive de las pasiones, y merecer los agrados de Dios. Vigi-
lias, ayunos, disciplines, penitencias... Su care, sus sentidos, su
corazon... Todo sujeto, cautivo, reprimido.
Postrado i los pi6s de Jesucristo crucificado, cu6ntas veces, Vos,
Sefior (le diria),habeis quitado mi alma de los lazos-de la muerte,
mis ojos del llanto de los mundanos, mis pies de los precipicios del
siglo. Sea para mi, Seinor, y para la salud de mi alma el caliz de
la mortificacion: yo le recibo como de vuestra mano; yo me sacri-
ficar6 del todo a Vos: ayudad mi flaqueza, confortad mi espfritu,
fortalecedme con vuestra gracia : abrid, Sefior, 6 vuestro siervo
las puertas de vuestra misericordia, y en mi corazon las de vuestra
santa ley. Penetrado el cielo con tan rendidas s6plicas, 6 los diez
y seis afios de su edad, por manos de su prelado, ofreci6 6 Dios
sus votos, y con la solemne profession el mas perfect holocaust
de su corazon.
Y renovando su fervor con la llama de tan ardiente sacrificio,
, quion podri medir los progress de su carrera ? Concentrado en
su interior el mas precioso adorno de la hija de Sion, la gracia de
Dios, todo su bien es so alma. l1 la lleva siempre en sus manos
con circunspeccion, por la fragilidad del tesoro, velando contra tan-
tos enemigos que la circuyen, examinando los defects en que in-





DE D. FR. RAFAEL LASSALA, OBISPO DE SOLSONA.' 71
cide, si el pecado ha degradado su belleza, si se halla conform A
su divino modelo. La Ileva con respeto, como precio de la sangre
de Jesucristo: coh religion, como area viva del Senlor: con temor,
como sujeto de una eternidad feliz 6 desventurada ; siempre con
vivos deseos de guardar fidelidad a Dios, a la ley santa, A sus vo-
tos y juramentos; y se ve un religioso pobre, que de su misma po-
breza saca la caridad su caudal de m6rito, privAndose muchas ve-
ces de aquello que se le destina A su trato y decencia para socorrer
los pobres: tan candido, que no se le conoce trato indecente, ni
sale de su boca palabra que huela A impureza: tan obediente, que
mira las insinuaciones del prelado como preceptos del mismo Dios:
tan humilde, que sirve a sus hermanos con el mayor gozo: tan
piadoso, que sacrifice con gusto el tiempo de su recreation y des-
canso visitando A los enfermos, consolando A los afligidos, y lle-
vando por el camino de la perfection a sus pr6jimos: de tan gran-
de talent, en fin, que en pocos aiios de aplicacion al studio se
halla id6neo para instruir a los demas en las humans y sagradas
letras : la elocuencia descansa sobre sus labios, la prudencia diri-
ge sus pasos, su afabilidad atrae los corazones: j6venes y ancianos
de aquel venerable convento le aplauden y respetan : maestros y
prelados le admiran: solo nuestro Ilustrfsimo ignora estas maravi-
llas, porque no se le conoce resabio'de vanidad ni engreimiento.
Qud os parece, oyentes mios? La Religion gobernada por si-
bios y prudentes prelados y maestros 4mirara con indiferencia tan
rapidos progress ? Yo veo justamente empeiiados los superiores A
promover tan digno sdbdito A la ensefianza con usura de los tiem-
pos, nombrado lector en artes y de teologfa antes'de los veinte y
tres afios de su edad; remontada su erudicion con el ejercicio de
la catedra, de regente y prefecto general de los studios del con-
vento de san Agustin y demas del reino de Valencia, reflorecer en
sus dias las ciencias; y como que de un grande talent nacen otros
grandes y sublimes talents, el claustro de Agustino poblado de
sibios y excelentes padres y maestros. Sf, Religion venerable: y
por estos padres y maestros te nacieron otros hijos que han deri-
vado hasta nuestros dias el gusto de la verdadera literature. Con-
decorados con los grades que la Religion confiere en premio de la
sabidurfa, llevan A particular gloria de reconocerse discfpulos de
tan religioso y sabio maestro. Antes de obtener nuestro Ilustrfsimo
este merecido grado de la 6rden, ya el claustro de la universidad
de Valencia le habia honrado. con la borla de maestro en artes y





72 oRCION F6NEBRE
doctor en sagrada teologia: ya le habia escogido en juicio contra-
dictorio por uno de sus catedrAticos de filosofia y professor primario
de matemdticas, que regent con general y singular aplauso por
mas de veinte y un afios: ya habia cogido los frutos de su sabidu-
rfa, aplicacion y talent en tantos actos literarios pdblicos y pri-
vados, y por tan eruditos discfpulos que la ennoblecen en el dia :
ya, en fin, Barcelona y toda la provincia augustiniana de la corona
de Aragon habia admirado aquel tesoro de erudicion en las artes
liberals y sagradasletras, por las conclusions que defendi6 con
motive del Capitulo provincial celebrado en aquella ciudad el aflo
de 1747.
IGran Dios I cuin admirable sois en vuestros siervos: dichoso
el hombre instruido por Vos en vuestra santa ley, tocado de Vos
para cumplirla. En medio de tantas y tan graves tareas literarias
y aplausos nada r'emite nuestro Ilustrisimo de sus santos ejerci-
cios y ejemplos. Vi6rais un religioso en el claustro vacando A Dios
y A sus libros en el retire de su celda, grave sin severidad, humil-
de sin bajeza, sabio sin engreimiento, pobre, afable, modesto.
Vibrais un rector del colegio de San Fulgencio, un prior del con-
vento del Socorro y de San Agustin de Valencia, exacto en la re-
gular observancia, como Angel de paz conciliar los Animos, ar-
reglar todo lo perteneciente al culto de Dios y A la manutencion
de sus sdbditos y dom6sticos. ViBrais un prelado, responsible A
Dios del alma de sus s6bditos, que a todos mira como hijos, vela
sobre sus pasos, corrige sus desvios, castiga sus excess, les socor-
re en sus miserias, les consuela en sus aflicciones, les alienta en
sus flaquezas, ofrece votos y sacrificios por sihan delinquido: Ne
forte peccaverint filii mei. A todos mira como sus fiscales, sin olvi-
dar de su memorial que el prelado debe vivir como que habitat en
una casa de vidrio visto por todas parties. I Ah pudiera yo repre-
sentaros la integridad y sencillez de tan gran prelado, la rectitud
de sus acciones, la vigilancia en todos los cargos de su oficio, aque-
Ila inviolable exactitud con que examine su conciencia, la purifica
en las sagradas aguas de la Penitencia, los ardores con que vuela
al altar y ofrece el santo sacrificio.
Tanta perfeccion no pudo caber en el claustro. Dom6sticos y ex-
tranios concurren a consultar aquel sapientfsimo maestro sobre los
asuntos mas graves 6 intrincados :todo lo penetra, todo lo tras-
ciende, todo lo comprende, y todos hallan de qu6 edificarse y sa-
lir de sus dudas. El Ilmo. Sr. D. Andr6s Mayoral, A la sazon dig-





.DE D. FR. RAFAEL LASSALA, OBISPO DE SOLSONA. 73
nisimo arzobispo de la santa metropolitan iglesia de Valencia,
despues de algunos ailos que le nombr6 examinador sinodal de su
arzobispado, y en el desempeiio de su oficio y acierto de sus conse-
jos hubo por bien sondeadas las prendas de nuestro Ilustrfsimo, no
hall otro mas id6neo con quien partir los cargos de su pastoral
ministerio. Le propone al monarca para obispo auxiliar de su ar-
zobispado. El Sr. D. Carlos III, que le habia ya visto consultar por
la real Cimara para las mitras de Avila y de Orihuela, le nombra.
El pontifice sumo Clemente XIII le preconiza para el obispado de
Adramita in partibus.
Qu6 sensacion no hace en el corazon de nuestro Ilustrfsimo es-
ta noticia? El piensa, 61 media, 61 vacila sobre la gravedad de la
empresa; pero como teme de oponerse a la voz de Dios, condes-
ciende. El Rmo. P. M. Lassala es ya obispo de Adramita, auxi-
liar del arzobispado de Valencia. Con la imposicion de las manos
recibe el Espfritu Santo, y con la capa y el baculo pastoral la ca-
ridad de su preexcelso patriarca Agustino, y.la de su hermano ver-
dadero padre de pobres santo Tomas de Villanueva.
jFelices claustros I ilustrados por la sabidurfa y ejemplos de tan
perfect religioso, ennoblecidos por la dignidad de tan excelente
prelado. Nada digo de los rayos que este brillante astro esparce en
el hemisferio de nuestra santa provincia de Castilla desde el con-
vento de San Felipe el Real de Madrid, en cuyo temple fue consa-
grado obispo. Yo paso en silencio las postreras que derrama en el
de so religiosa provincia de la corona de Aragon desde el claustro
de Valencia, estrechada la dignidad al recinto de una celda, y re-
ducida a una rfgida economia para tener mas que partir con los
'pobres de los frutos y sudores de su rostro.
Yo callo, en fin, durante los cinco ailos de auxiliar y goberna-
dor del arzobispado de Valencia en los pontificados de los ilustrf-
simos sefiores Mayoral y Azpuru su imponderable aplicacion 6 to-
dos los ministerios pastorales; el plan de studios que form por
comision del Monarca; el process de las virtudes y milagros de la
venerable madre sor Josefa Marfa de santa In6s, religiosa agustina
del convent de la villa de Beniganim, por encargo de la sagrada
Congregacion de Ritos, poni6ndole muy adelantado para la cano-
nizacion de la Venerable, y la coleccion de cartas y escritos del
V. P. Fr. Antonio Margil, de la 6rden del Padre san Francisco.
Basta haber apuntado estos rasgos de la sabidurfa y ejemplos con
que nuestro Ilustrisimo consagrado 6 Dios ilustr6 la Religion co-
6 T. IX.





74 ORACIO FUNEBRE
mo un ensayo de la caridad y celo que ilustr6 la prelacia, llamado
de Dios y sacrificado a todos los cargos de su pastoral y apost6lico
ministerio de la santa iglesia de Solsona, que es el segundo punto
de mi idea.

Segunda parte.

Nombrado por el Monarca para prelado de aquella santa iglesia
A 30 de octubre de 1772, i dltimos de mayo, penetrado del mas
vivo dolor, hechos dos fuentes de lagrimas sus ojos, se despite de
su amada celda... Vedle salir de la casa de su padre y de su pa-
tria con todo el patrimonio de virtud y sabidurfa, caridad y celo
que hered6 de Agustino. Esta es la gala de su dignidad en vida;
nada menos brillante seri en su muerte.
Iglesia santa de Solsona, este es el esposo que te depart la divi-
na Providencia, el padre que viene A enjugar las ligrimas de tus
hijos, el pastor que viene A cargar con tus ovejas, el prelado que
viene A reparar las ruinas del santuario. Ahl mis oyentes, qu6
ansias no combaten el espiritu de nuestro Ilustrfsimo t1 Ileva en
su corazon todo el obispado de que es el alma. El mira en el esta-
do del santuario, de los ministros, del altar y de sus ovejas, hasta
la mas minima, el grave pesode los cargos de su ministerio, y en
si mismo cuanto debe A Dios, a la Religion, al hAbito santo, que
tantos de sus hermanos ennoblecieron con el candor de su virginal
pureza, aspereza de vida y penitencia; que tantos ilustraron con
lo brillante y s6lido de su doctrine, y enriquecieron con su pobre-
za; que tantos, victims de la fe y de la Religion, consagraron con
los sudores del ministerio pastoral y apost6lico y con su propia
sangre. Cunto se enardece revolvidndo en su memorial, ide qu6
casa, de que tribu..., de grande familiar eres t ? los her6icos ejemplos
de santo Tomas de Villanueval Siendo prior del Socorro, le con-
sagr6 una magnffica capilla, donde traslad6 con la pompa corres-
pondiente su santo cuerpo: ahora parece quiso trasladar y reno-
var en su persona todas sus virtudes y ejemplos.
Como un padre de families que se olvida de si mismo para no
pensar sino con sus hijos, su palacio, su vestido, su aposento, to-
do respira pobreza : nada brilla en 61 sino la caridad del prelado.
SI: la caridad pacifica y generosa que todo lo sufre, todo lo espe-
ra, todo lo derrama: tierna y fecunda que anima, consuela, edifi-
ca : sensible y compasiva que enferma con los enfermos, part con





DE D. FR. RAFAEL LASSALA, OBISPO DE SOLSONA. 75
los infelices su infelicidad, en sentir del Ap6stol y de mi padre san
Agustin, es el gran tesoro de aquella casa. Con este fondo, nuestro
Ilustrfsimo justamente confiado en Dios, santamente pr6digo y pru-
dente, hace acopios de granos todos los afios por la cosecha, y con
esta santa usura abre las puertas del palacio A centenares de sus
feligreses con una limosna de pan diaria A cada uno bastante para
el sustento de la vida, o un crecido ndmero con limosnas mensua-
les, cuantiosas 6 los hospitals, casas de piedad y ensefianza, 6 los
vergonzantes y enfermos A proportion de sus urgencias, 4 los ex-
p6sitos y nifos pobres, con amas de leche quemajitiene de su cuen-
ta,. los desnudos, reparti6ndoles vestidos muchas veces al ailo.
Una ilustre tropa de pobres hace la corte en aquel palacio : con-
fundido con ellos nuestro Ilustrisimo, todas sus delicias son de re-
partirles el pan con sus manos, instruirlos en la doctrine cristiana,
y con sus plAticas grabar en su corazon el santo temor de Dios.
lOh santa liberalidad! que enyileces el oro y las piedras precio-
sas : I oh santa caridad I prddiga del pecho mas generoso: oh san-
ta crueldad I tirana del descanso. Shame permitido, oyentes mios,
hablar asf respect al punto donde Ilega el celo de nuestro Ilustri-
simo. Porque mira la ociosidad y miseria como principio fatal de
la corruption de costumbres, y el mas peligroso escollo del pudor
y de la inocencia; cuinto no expende en limosnas con labradores
pobres, en granos y dinero para la sementera; con menestrales
para manufactures de sus artes y otros auxilios; con doncellas y
viudas pobres, desamparadas y expuestas, para su acomodo ; en
una palabra, en todo g6nero de urgencias ?
Hablad, tiempos de calamidad, en que la hambre, la cruel
hambre Ilevaba consternada la tierra, de los extraordinarios aco-
pios de granos que hizo este magndnimo y prudent pastor para
socorro de sus ovejas. Tiempos en que grabada la imagen de la
muerte en el semblante de los vecinos de Solsona por la epidemia
de calenturas p6tridas, en sola aquella ciudad mantuvo nuestro
llustrfsimo mas de cuatrocientos enfermos, llamando m6dicos fo-
rasteros para su socorro, no perdonando d ningunos auxilios del
arte ni expenses: tiempos en que prendiendo la misma llama por
el Ilano de Urgel, con motive de repartir una considerable portion
de quina que mand6 remitir 6 nuestro Ilustrfsimo la inmortal pie-
dad del monarca el Sr. D. CArlos III, que est6 en el cielo, envi6
su tesorero con cuantiosas sumas de dinero para distribuir de li-
mosna A los enfermos: tiempos en que poco satisfecho con agotar
6*





76 ORACION f NEBRE
los caudales de la mitra, sacrifice su descanso en las aras de la ca-
ridad, por mas que exponia su salud y vida consagrando el dia y
parte de la noche visitando enfermos, sirvi6ndoles, consolindoles,
y acompafiando el ViAtico, con extraordinarias limosnas y plAticas
tiernas A los que peligraban de muerte. Hablad, asilos.sagrados de
caridad y religion: ,cuantas veces y con cuanta frecuencia habeis
visto a vuestro Prelado acudir A vuestros linguidos y desvalidos,
ministrarles con sus manos el sustento de la vida temporal, con
sus exhortaciones el de la eterna, mezclar las propias ligrimas con
el sentimiento de sus penas? Vosotros, que en medio de tantos con-
flictos visteis derramar sus entrafias para vivificar A todos con su
espiritu languido a impulses de la caridad, hablad de aquella se-
renidad de rostro que esta diciendo :id, tesorbs, id, piedras pre-
ciosas... Hablad, en fin, hijos de tan gran padre: ,d6nde no lle-
garon los infiujos de su caridad y acendrado celo ?
El ardor de esta celestial llama quisiera transportarle a todas las
parties de su obispado para arrancar de los corazones las inclina-
ciones al vicio, disipar las tinieblas de la ignorancia, arraigar el
amor A la virtud, infundirles las luces y verdades de nuestra santa
Religion. Para ser todo en todos por sus vicarios, pastores y sacer-
dotes que, como la piedra de sal ante los brutos, con su sabidurfa
y ejemplos en el pueblo deben sazonar las almas para la vida eter-
na, en frase de Gregorio el Grande, escoge el clero de aquellos
que por reiterados informes le consta de su integridad de vida y
costumbres y por la satisfaction que 61 mismo se toma con exi-
menes piblicos y rigorosos de su idoneidad. En las promociones,
resistiendo toda recomendacion, por mas autorizada que sea, solo
atiende al m6rito de la ciencia y virtud. ,Con qu6 solicitud no ve-
la sobre la conduct de los eclesiAsticos, sobre el desempefo de sus
obligaciones,, sobre su exactitud en-la celebration de los sagrados
misterios y administration de los Sacramentos de nuestra santa Re-
ligion?
De cuantos medios le sugiere su esclarecido y prudent celo,
ninguno omite para former esta porcion ilustre de su grey, para el
decoro de sus personas y honor de su estado. Transportad vuestro
espiritu a aquel sinodo diocesano donde por su afabilidad es el al-
ma de los talents de tan respectable cuerpo, el Brbitro de sus co-
razones, un portento de admiracion por la sabidurfa, prudencia y
celo que perora en todo genero de erudicion, particularmente to-
cante A la discipline eclesiastica; un modelo de santificacion por su





DE D. FR. RAFAEL LASSALA, OBISPO DE SOLSONA. 77
piedad, modestia y gravedad: 5 las academics de teologfa y sagra--
da escritura que establece en su palacio, de que su Ilustrisima es
la cabeza, el oriculo, el piadoso Esdras que se hace una obligacion
de explicar la ley, discutir con solidez, sutileza y elocuencia los pun-
tos mas importantes de la fe, de la Religion y de la moral cristia-
na : A aquellos ratos y ejercicios de la oracion y lectura spiritual
que establece en la santa iglesia cathedral; y como si este ordinario
cultivo del corazon no fuese bastante en los eclesiasticos-para sos-
tener la perfeccion del estado, y reparar las ruinas de la virtud,,
transported vuestro espfritu 6 aquellos dias y tiempos que llama al
clero A la matriz por la semana de Sexag6sima, y A las capitals de
los oficialatos foraneos por el Adviento. Reunidos los curas, bene-
ficiados y demas eclesiAsticos de los respectivos partidos 6 su igle-
sia en cada afio para oir las exhortaciones propias del estado sa-
cerdotal, la leccion de libros mfsticos, las resoluciones de moral y
de la sagrada Escritura sobre puntos propios de tan respectable con-
greso, y entregados del todo 6 la meditacion de las verdades eter-
nas y practice de ejercicios de piedad, Iqu6 frutos no consigue?
Scuinto no influye nuestro Ilustrfsimo con su ejemplo ?
Con ser el primero y mas exacto en todos los actos, particular-
mente enardecido aquellos santos dias, y purificados sus labios con
los frecuentes 6 intimos coloquios con el mismo Dios, en los ser-
mones de abertura y conclusion, parece un Ambrosio en la valen-
tfa de espfritu que reprende y exhorta; un Bernardo en la suavi-
dad y dulzura que instruye y atrae; un espejo de perfeccion que
confunde y anima 6 su imitacion. Nada menos admirable en las
correcciones, se arma de toda la autoridad de prelado; en los cas-
tigos, de toda la bondad del mas carifioso padre; tan remirado en
punto de salvarles el honor, que 6 todos procura ocultar los deli-
tos de los cl6rigos; tan pacffico, que teniendo 6 su mano reprimir
la audacia de algunos que le dieron much que sentir, mas quiso
sufrirles con espfritu de caridad, que lastimarles con un r6cio gol-
pe; tan moderado, que solo castiga cnando lo exigen los interests
de la Religion, reduciendo sus penitencias 6 ejercicios espirituales
en algun convento. Asf consigui6 en pocos afios ver su didcesi po-
blada de ministros id6neos, litiles 6 la Religion y d los fieles, y muy
satisfechos en esta parte sus deseos.
Pero como nuestro Ilustrfsimo, con el clero de que es la norma,
ileva en su corazon A todos sus feligreses, cual Pablo devorado por
la solicitud de sus iglesias, ni la aspereza de los montes, ni ]a in-





78 ORACION F6NEBRE
clemencia de los tiempos, ni la incomodidad del viaje le arredra
para visitar por sf mismo a todas sus ovejas, y dispensaries el gra-
no de apost6lico ministerio. Visit so esposa la santa iglesia cate-
dral, y repetidas veces las dem6s iglesias de parroquias, ermitas,
capillas, oratorios y pios lugares de su jurisdiccion. Por todo vi6-
rais un prelado firme quitar los abuses de las administraciones pias,
arreglar los libros de parroquia, establecer los mas acertados esta-
tutos, y obligar con eficacia i su cumplimiento: reparar los tem-
plos, y poner decentes los altares, vasos sagrados y cuanto sirve
para el uso, administration de los Sacramentos y. el decoro de la
casa del Seinor, expendiendo en ayuda de su coste varias limosnas,
sin las muchas que derrama en cada parroquia para socorro de sus
feligreses. Vibrais un pastor vigilante restablecer la paz en las fa-
milias, cortar los divorcios, reducir los obstinados y escandalosos,
protege la inocencia y quitarla de los precipicios de la muerte eter-
na: convidar 6 todas sus ovejas 6 la celestial mesa, administrarles
en todas las iglesias con sus propias manos el Pan del cielo, y el
santo sacramento de la Confirmacion 6 cuantos se le presentan :
predicar y declamar con toda la vehemencia de so celo contra la
ignorancia del Catecismo, exhortando los pArrocos, los maestros y
padres de familiar al ejemplo y education de sus hijos, de sus dis-
cfpulos, de sus parroquianos.
I Qu6 punto este tan urgent del celo de nuestro Ilustrfsimo La
infancia que, segun el Cris6stomo, trae grabada su frente con el
sello de la divina adoption, sazonada su lengua con la sal dela sa-
biduria, y ennoblecida su alma con el candor de la inocencia, pa-
rece que le roba el corazon. .En cualquier parte se para con los
niiios, les examine 6 instruye con carifio, asiste 6 sus escuelas; en
su mismo palacio celebran cert6menes publicos, les dispensa pre-
mios y mayors limosnas por sus adelantamientos; con tanta apli-
cacion y gusto arregla las cartillas del alfabeto de los primeros ru-
'dimentos, como la obra de mas peso. Iguales tentativas, hace con
los pobres, semejantes con los demas. El cura en la visit esti con
la obligacion de examiner pdblicamente ante su Ilustrfsima A sus
feligreses, y con esta diligencia sabe c6mo anda el pastor, y c6mo
andan sus ovejas. Para todos predica los primeros afios de su pon-
tificado en la iglesia cathedral por algunos domingos y festividades
del afio; apenas hay sermon que no derrame su elocuencia sobre
algun punto de doctrine cristiana, encareciendo la necesidad de
aprenderla.





DE D. FR. RAFAEL LASSALA, OBISPO DR SOLSONA. 79
Coron6 la sllicitud y vigilancia de su pastoral ministerio en es-
ta parte con I obra inmortal de dos Catecismos: uno para ins-
truccion de los fieles, otro para instruction de los pirrocos, ecle-
si6sticos y gente de letras. Bastaria haberlos nombrado con ser tan
reciente su memorial para gloria de la sagrada erudicion, talent
y celo de nuestro Ilustrfsimo..La claridad, pureza de estilo y bre-
vedad en el uno para nutrir los p6rvulos, unida A la sublimidad de
doctrine del otro para instruir los grades en los artlculos y mis-
terios de nuestra santa fe y ley, consigui6 tan complete aprobacion
del Monarca, como propia del amor que profesa A la Religion, que
decline su Ilustrfsima.por harto gloriosa con la mas profunda hu-
mildad y veneracion. Los progress que iban ya haciendo con el
menor los nifios de las Escuelas pias de Solsona y de las parroquias
del obispado fueron los mayores consuelos de los. 61timos dias de
su pontificado. Quiera Dios que estos frutos vayan creciendo, y
tan s6lida doctrine entrafibndose en el corazon de los fieles. Estos
fueron los deseos de nuestro Ilustrfsimo 6 imitacion de Pablo: co-
municar con honestidad y sencillez las luces de su sabidurfa, las
delicias de su inmensa ocupacion, que le mereci6 los mayores elo-
gios y concept de hombres grandes: la salvacion de sus ovejas, el
blanco de sus fatigas, pudiendo decir con el Ap6stol: Egoautemli-
bentissime impendam, et superimpendar ipse pro animabus vestris. Po-
nia much cuidado en procurarles frecuentes misiones de los Pa-
dres de la Congregacion de san Vicente de Paul, y del seminario
de San Miguel de Escornalbou, Orden del Padre san Francisco, que
con infatigable celo recorrian por toda la di6cesi, misionando en
diferentes parrbquias todos los ailos: toda solicitud en que frecuen-
tasen los santos Sacramentos: animado, en fin, de aquella caridad
pacifica y sufrida que a todos alumbra y edifica, autoriz6 su celo
y esmalt6 la prelacfa con ejemplos de una vida irreprensible, santa
y religiosa.
Aquel palacio parece un monasterio. Por las disposiciones que
nuestro Ilustrfsimo establece, cada uno de los familiares sabe la
hora que por mariana y tarde debe asistir 6 la meditation, al san-
to sacrificio de la misa, a rezar el Rosario de la Virgen, al exAmen
de conciencia, A las estaciones de la Via sacra y otras devociones,
A una mesa frugal y parca, mas que todo sazonada con las plAticas
espirituales que su llustrisima les dispensa. Nadie ignora que Ato-
das horas, por mas inc6modas que sean, no se niega la entrada 6
cuantos vienen por algun consejo 6 alguna pretension. Su Ilustri-





80 ORACION FINEBRE
sima a todos, hasta el mas pobre, recibe con la mayor afabilidad,
sufriendo A veces con invencible paciencia las rusticidades de la
gente del campo, las impertinencias, groserfas y terquedades de
muchos que van A hablarle. Y aunque con los ahorros de la mas
estrecha economfa sac6 aquel palacio del infeliz 6 indecente estado
que se hallaba, gastando pasados de cuatrocientos mil reales de ar-
dites con el que edifice sobre sus ruinas; por mas que proporcion6
piezas c6modas para vivir con separacion la familiar, otras espacio-
sas para curias, archives, librerfa, panaderfa y cuantas son preci-
sas por las ocurrenciasy decoro de la dignidad, para con este medio
suavizar 6 sus sucesores la aspereza del terreno y rigidez del clima; pe-
ro toda su habitacion separada consistia en lo regular de una re-
ducida celda de religioso; todos sus adornos, unas estampas de
papel de la Via sacra y dos lienzos, uno del Padre san Agustin y
otro del Padre santo Tomas de Villanueva: el mayor de sus cuida-
dos el cumplimiento de la regla que jur6 A Dios hasta la muerte.
En la observancia de los ayunos de la Iglesia y de la 6rden pa-
rece crueldad el rigor con que debilita su cuerpo. En la asistencia
al coro por los domingos y festividades del afio, y en la aplicacion
al studio, un hombre infatigable : en el recato un espejo de pure-
za. Hasta en los iltimos alientos de su vida iba con sumo cuidado
cubriendo sus carnes. La modestia y mortificacion de sentidos son
el caracter de su semblante, la afabilidad el de su genio, la humil-
dad el de su gradeza. A todos trata don cariflo de padre, y con ex-
presiones de hermano. En 6rden a la opinion y fama es tan deli-
cado, que no puede sufrir que nadie le hable de faltas ajenas: re-
prende con severidad toda exageracion, aborrece toda paliacion;
en tratandose de premios y castigos tanto inclina a favor del reo y
promover los que le han injuriado, cuanto 6 favor de sus amigos.
Las lisonjas le ofenden, el fausto de la dignidad le confunde. A
aquellas opone un semblante severe y desabrido, 6 estas un vesti-
do grosero, un habito pobre, muchas veces roto 6 remendado, una
pobreza... IAhl parece que Ilueven sobre su cuerpo todas las in-
clemencias de la pobreza, y sobre su corazon todos los tiros de la
miseria ajena. Sus rentas son escasas para sacar del estado de ca-
lamidad tanto pobre, tanto desvalido, tanto enfermo. Su celo, su
aplicacion, sus ejemplos, no pueden quitar A Satanas todos los fu-
nestos despojos de la miseria. Al paso que su espfritu no sosiega
sobre la economfa y ahorros del palacio, ipse plus ultra cupiens de-
disse, todo le parece poco cuanto pone en los erarios del cielo, en





DE D. FR. RAFAEL LASSALA, OBISPO DE SOLSONA. 81
los tesoros de Jesucristo: todo le parece nada en comparacion de
los moments que sacrifice al amor y & la caridad.
' Purificado hasta lo mas fntimo de sus entrafias con este excelso
fuego, instruido en la escuela de la meditacion 'y soliloquios con
Dios por mi Agustino, icuantas veces olvida el tiempo y se olvida
de sf mismo abismado en el seno de la divinidad, en los inmensos
arcanos de la Trinidad 6 inefables atributos y maravillas de Dios!
ICuantas veces los cuidados de su grey le interrumpen el escaso
suefio a que precise la necesidad de la vida I CuSntas veces pos-
trado a los pids de Jesucristo crucificado, cual triste paloma se la-
menta de los heridos que no puede curar, de los miserables que
no puede socorrer, de los obstinados que no puede reducir Cual
vfctima cargando con los pecados de su pueblo porlas calamidades
p6blicas, vierais asistir nuestro Ilustrfsimo a las rogativas, misio-
nes y procesiones en ademan de penitente, implorar la divina mi-
sericordia por las plazas, por las calls, por los temples, con llan-
tos y gemidos que enternecen hasta los mas obstinados.
Como otro Eliseo, empeniado a'restaurar el espfritu y celo de su
venerable padre y hermano santo Tomas de Villanueva, facilmen-
te confundieramos el retrato con el original. Cierto dia que lleg6
a noticia de nuestro Ilustrfsimo el desliz de una doncella, trans-
portado de dolor, sordo a todas las palabras de consuelo, conde-
nado su cuerpo por muchos dias a tan rfgida abstinencia y otras
austerezas secrets, que di6 motivo a temer algun grave quebran-
to en su salud, abandonado al mas fdnebre lanto, derritido su co-
razon de dia y de noche a la presencia de Jesucristo crucificado,
levantando sus manos al cielo, postrado en tierra, vertiendo co-
piosas lagrimas sus ojos hasta regar el suelo, ,qu6 maspudehacer,
Seiior, exclama, para el cultivo de vuestra vifia y no lo he practi-
cado? y sin embargo nacen en el campo de mi cargo estos abro-
jos y espinas Ilustrad, Dios mio, las tinieblas de mi ignorancia,
fortaleced mi espiritu para ocurrir A los pecados de mi pueblo; no
perdoneis mis canas, descargad contra mf los tiros de vuestro eno-
jo, sea yo en esta vida la vfctima de estos excess, apiadaos de la
afliccion,que inunda el pecho de vuestro siervo, consolad la amar-
gura del corazon de vuestro hijo. Oh piedad I oh caridad I oh
ejemplos I
I Qub confusion para aquellos que les parece que el religioso sa-
cado del centro de la pobreza y de la oscuridad del claustro al go-
ce del mando, de la prelacfa, de la dignidad y rentas de la Iglesia,





82 OBACION FrNEBRE
est! como nadando en las delicias de una fortune brillante; para
aquellos que son Ilevados de la codicia al santuario, intrusos en la
viiia del Sei'or para coger sus frutos sin cultivarla; para aquellos
talents que llama sublimes nuestro siglo I Un conquistador famo-
so con distinto uso de sus victorias hace la felicidad 6 infelicidad
de las monarquias: un grande talent en el teatro del mundo si-
guiendo los impulses de un corazon corrompido es el mayor azo-
te de la Religion y del Estado; pero consagrado 6 usos honestos y
santos puede considerarse como el don mas precioso del cielo.
I glesiasanta I gloriosa Espaila I ejemplar de religion entire todas
las naciones el cielo quiso premier el cat6lico celo de tus monar-
cas con tantos talents, tantos prelados de la Iglesia, asi seculares
como religiosos, que te engrandecen: con este religioso', no de los
antiguos desiertos, sino de nuestros claustros y de nuestros dias,
con este talent, este prelado...
Pero I qu6 es esto, Dios mio Parece me atrancan ciertas voces
que este luminoso astro corre apresuradamente al ocaso de su car-
rera. Paucitas dierum meorum finietur brevi, dice nuestro Ilustrfsi-
mo repetidas veces antes de su enfermedad al venerable Dean de
la santa iglesia de Solsona :se abrevian mis dias y estoy cercano
aide mi muerte. Llegad, pues, padres y amados oyentes mios, a re-
coger los iltimos alientos de este pobre religioso, las instrucciones
de este gran prelado, los consuelos del just en el trinsito de la
muerte, y Vos, Sefior, dejaos penetrar de las rendidas s6plicas de
vuestro siervo.
Solicito de su esposa ia santa iglesia de Solsona y de su grey,
ora con todo el ardor de su celo, repite sus votos y sdplicas por su
felicidad temporal y eterna. Solfcito de sf mismo, cual reo A la
presencia de su juez, enternecen los suspiros y llantos de aquel
corazon contrite, humillado y penitente. Vos, Seior, sois just, le
dice 6 Dios y vuestros juicios lends de verdad, misericordia y
equidad. Acordaos ahora de mf y olvidad mis delitos. Sime convie-
ne que muera, cdmplase vuestra santa voluntad, y recibid en paz
mi espfritu. Con qu6 ternura abraza la cruz, Arbol santfsimo de
nuestra redencion, escudo sagrado de la prelacial iCon qu6 devo-
cion y rendimiento adora y recibe el Santo de los Santos en el au-
gustisimo Sacramento! iCon qu6 firmeza y confianza profiere: Des-
fallece mi corazon y mi care; pero mi Dios es toda mi vida, toda
mi fortaleza, toda mi esperanza I
SAh, mis oyentes I lqu6 bueno es ver en nuestros dias de irreli-





DE D. FR. RAFAEL LASSALA, OBISPO DR SOLSONA. 83
gion y de libertinaje un prelado venerable olvidado de la grave-
dad de su enfermedad, vestido con manteletas salirse de su cama,
y postrado de rodillas por mas de media hora A la presencia de Je-
sucristo sacramentado, bafiado en l1grimas su pecho, en alta 6 in-
teligible voz protestar los artfculos y misterios de nuestra santa fe
cat6lica, dirigir a sus feligreses las postreras exhortaciones de un
carifloso padre y pastor, acompafiar al Sefior de cielo y tierra has-
ta el llano de la escalera a pesar de su gran flaqueza! I Religion san-
ta! Religion augusta I tf sola eres capaz de infundir tanto Animo
en un espfritu. Ministros del Senor, que teneis el consuelo de oir
en vuestros corazones las sentencias que profiere aquella sagrada
lengua de su Ilustrfsima, trasladad a la memorial de los siglos los
eloquios que dirige A su amado cabildo y clero las exhortaciones
de paz, los'sentimientos de su celo. No olvideis la tierna recomen-
dacion de procurar la mayor gloria de Dios, el decoro de su santo
temple, la gravedad y armonfa en el canto de las divinas alaban-
zas, la edificacion de los files, el mayor bien spiritual de sus dio-
cesanos, la sinceridad de la protest que este fue el fin de sus fa-
tigas y cuidados desde el ingreso de su pontificado, de todos los
establecimientos de piedad que autoriz6 con so continue asisten-
cia, y que lo es de las vivas ansias que depone en su confianza.
Recorded las 16grimas de ternura y compuncion con que pide i
Dios perdon de sus delitos, A todos los pr6jimos de sus agravios, A
todos sus hijos de sus omisiones y defects, la dignidad con que
habla dela excelencia del estado eclesiastico y la necesidad de sus
jerarquias en la Iglesia, la dulzura que percibe con la meditacion
de las maravillas de Dios en el augustisimo Sacramento enardecido
A su presencia, excitado por aquel sic sacrificium istudinstituit, etc.,
que manda entonar A los sochantres, los transportes de amor, en
fin, que traslucen hasta en su semblante por la intima union con
la came y sangre, divinidad y alma de Jesucristo. Los justos ala-
barin al Sefior, celebraran las riquezas de so bondad, los tesoros
de su sabidurfa, los inefables arcanos de su providencia, los por-
tentos de su gracia : los impfos, sin tener que recurrir a siglos re-
motos, podr6n reconocer que l6jos de los horrores, aflicciones y
angustias de la muerte 6 que abandon Dios los pecadores A incrd-
dulos, el alma del just se alegra y goza de una perfect tranqui-
lidad y paz, y como por anticipacion las delicias de la gloria. Per-
mitid, oyentes mios, un tanto de desahogo A la ternura que inun-
da el pecho de este indigno hijo de tan gran padre...





84 ORACION FUNEBRE
i Eterno Dios I Padre de misericordias y de todo consuelo: co-
ronad esta preciosa vida de tan religioso Prelado: coronad esta
preciosa muerte. Asi os lo ruegan tantos hijos desde la primera
dignidad hasta el pobre mas desvalido derritidos en l6grimas, pre-
sentes a tan admirable espectAculo capaz de enternecer las mismas
piedras: asi os lo ruega nuestro Ilustrisimo. Llevando con la mayor
paciencia por siete dias los trabajos de su enfermedad, ocupado los
tres iltimos todo de Dios, rezando salmos y otras deprecaciones de
]a Iglesia con so confesor, con intermedios de expresiones de la san-
ta Escritura, de mi Padre san Agustin y Padres de la Iglesia, en6rgi-
cas, propias del lance y de la grandeza de su alma, Ilenas de un-
cion para implorar la divina clemencia, no soseg6 en elcuarto hasta
que antes de Visperas y de la'procesion de la octava del Corpus
Christi se le administr6 con toda solemnidad el santo sacramento
de la Extremauncion. LUjos de toda perturbacion de animo, estuvo
su Ilustrfsima con tan sano juicio y advertencia que altern6 con el
coro de can6nigos y presbiteros en el rezo de los Salmos peniten-
ciales, respondiendo amen 6 todas las deprecaciones del ministry:
entrando inmediatamente, segun tenia dispuesto, en su habitacion
las tres comunidades religiosas de Padres Dominicos, Capuchinos y
Escolapios, rezaron con la mayor pausa la recomendacion del alma,
respondiendo su Ilustrfsima ora pro me, y despues de haberles di-
cho las mas cordiales gracias, mand6 se diese una limosna 6 cada
comunidad y otra A la de las religiosas de la Ensefianza para que le
encomendasen A Dios.
IQue tranquilidad! lqu6 presencia de espfritul Pertrechado
nuestro Ilustrfsimo con los santos Sacramentbs, y como presintiendo
su muerte, en medio del imponderable ardor que padecia rehu-
saba el alimento, tanto eran mas ardientes los deseos de la disolu-
cion de so cuerpo para irse con Jesucristo. No se le oian ya aque-
Ilos ayes de que adolecia en los cuatro primeros dias de su enfer-
medad y aun cuando gozaba de salud, que logr6 robusta por los
diez y nueve aiios de su pontificado. Habia pasado con much des-
canso la mafiana del domingo 17 de junior, obraban los medica-
mentos, todo resonapa mejorfa; pero ningun eco hacian en el in-
terior de su Ilustrfsima estas d6biles esperanzas, antes como ver-
daderojusto que solo aguarda 6 su Dios por recompensa : Reposita
,est hec spes mea in sinu meo; 4 qu6 hora es? pregunta A las doce del
mismo dia, dia que mira como dltimo de sus dias: le declaran la
hora : / much tarda la mialse lamenta. Pacffico y sereno, ,quA ho-





DE D. FR. RAFAEL LASSALA, OBISPO DE SOLSONA. 85
ra es? repite A las dos de la tarde, tarde que debe consumer los
postreros sacrificios de su fervor : se le vuelve 6 contestar; y aun
tarda la mia que deseo, ratifica con la mayor tranquilidad y consuelo i
Expect done veniat immutatio mea. A media que se acrecientan
los sfntomas de la muerte, que va extenuAndose su cuerpo, enfla-
queci6ndose los sentidos, retirAndose el pulso, todo anuncia que-
esta sagrada victima de la Religi6n lleg6 6 los extremes y mas pre-
ciosos moments de la vida; i6 qui6n no enternece ver despoblada
toda la ciudad para acudir al santuario, consternada al pi6 de los
altares recomendando al Sefior su amabilisimo Preladol IVirgen
santfsimal esta es la hora de nuestro Ilustrfsimo, de vuestro cape-
Ilan y devoto : la hora que estableci6 desde principios de su ponti-
ficado en todos los domingos para congregar sus ovejas a tributaros
el mas rendido obsequio de su devocion y culto con el santfsimo
Rosario: la hora en que tantas veces rendido A vuestras plants re-
piti6 sus sdplicas solicitando vuestra intercesion en la hora de la
muerte, tantas veces se enternecieron sus entraiias penetrado de ]a
docilidad y devocion del pueblo; pero iahl ya esta misma es la ho-
ra que alternando los suspiros y llantos con los ruegos todo respira
tristeza. IQub otra es la hora del prelado que la del pueblo! Lle-
gaos 6 su aposento y cama : en medio del quebranto por tanta p6r-
dida no hay quien no se sienta penetrado en su interior de cierta
celestial dulzura que consuela. Anegado con ella nuestro Ilustrfsi-
mo como que esti en un delicioso suefio, 6 proporcion que se abre-
vian los instantes cobrando nuevos alientos su espiritu, Ileno de
confianza en Dios: En vuestras manos, Sefior, encomiendo mi espiri-
tu: Gloria Patri, et Filio, et Spiritui Sancto; Amen ; son las dlti-
mas palabras que con dos suaves suspiros exhala su corazon, y con
inefable dulzura profiere la lengua de este grande h6roe, que fiel
6 los designios de la divina Providencia que le llam6 al estado de
religioso y de prelado de la Iglesia, ilustr6 la Religion con su sa-
biduria y ejejnplos, y la prelacfa con su caridad y celo.
Seiior, nuestros juicios son inciertos: mientras el cadAver de
nuestro Ilustrfsimo est6 dando en la tierra el mas ilustre testimo-
nio de los postreros actos de su profunda humildad, tal vez su al-,,
ma estar6 sufriendo la suerte de los justos que no satisfacieron ple.
namente por aquellas imperfecciones y faltas ligeras de que no suele
estar exenta la vida de los Santos, y mejor recibiria su Ilustrfsima
nuestros sufragios que nuestros elogios. Salid, pues, fieles, a su
socorro, os dir6 como Bernardo en lance semejante : Surgite in ad-





86 ORACION FUNEBRE
jutorium illi. Pobres de Jesucristo, Ilevad al cielo los tesoros de la
caridad de vuestro tierno padre. Sacerdotes santos consagrados con
las manos y formados por los ejemplos de tan religioso prelado;
tristes ovejas criadas con la leche de su doctrine, apacentadas con
los sudores de su rostro y sangre de sus entraiias de vuestro cari-
*fioso pastor; Ilevad al tribunal de la divina gracia y clemencia el
precioso caudal de su piedad y celo. Padres y hermanos mios que
teneis la gloria de haber sido hermanos muy amados de tan esclare-
cido hijo de Agustino, ofreced la care y sangre del Cordero sin
mancha, el incienso del sacrificio santo: clamad todos, oyentes
mios, al Dios de misericordia : juntad vuestras sdplicas y ruegos
con ]a magnffica piedad, amor y religion que consagra estos sacri-
ficios y sufragios a la memorial y eterno descanso de su alma. Pa-
dre y patriarca Agustino, reconoced vuestro santo habito ennoble-
cido por la virtud y sabidurfa de nuestro Ilustrfsimo; por la tdnica
este hijo, legitimo heredero de vuestro espfritu, devorado por la
caridad, egregio dispensador de los celestiales tesoros y misterios.
Venerable limosnero santo Tomas de Villanueva, Vos sabeis d6n-
de estin las facultades y riquezas de nuestro Ilustrfsimo; recono-
ced por las de su corazon este hermano fiel imitador de vuestros
ejemplos. Glorioso arcangel san Rafael, ministry de Dios para
auxilio de los justos, por la fidelidad A los designios de la divina Pro-
videncia, reconoced vuestro devotfsimo, a quien cupo la feliz suerte
con el caracter de cristiano de ilustrar su persona con el timbre de
vuestro nombre y con la adoption de hijo de Dios de heredar vues-
tro patrocinio : quejamas emprendi6 paso en la carrera de su vida
sin poner en vuestras manos su corazon para el acierto :que elec-
to prelado de la Iglesia puso todo empeiio de esculpir en susarmas
vuestra santa imagen, y mas de grabar en su pecho y cumplir
vuestros importantes consejos dirigidos al santo Tobfas. Presented
ante el trono del Altfsimo las oraciones y sacrificios, las limosnas
y frutos de su acendrada caridad y celo. Alivie su espiritu el pan
que reparti6 con los hambrientos, corrobore su alma el socorro que
expendi6 con los lAnguidos y desvalidos, conviertanse en resplan-
dores eternos las luces que esparci6 para instruction de sAbios 6
ignorantes, vista la hermosa gala de la gloria el que tantas veces
cubri6 los miembros de Jesucristo en la desnuda care de los po-
bres. Por vuestra intercesion sea su eterna morada en la santa Sion
del cielo, donde requiescat in pace. Amen.





DE LOS VOLUNTARIOS DEL EJERCITO PONTIFICIO. 87



ORACION FIJNEBRE


DE LOS VOLUNTARIOS CATOLICOS

DEL EJERCITO PONTIFICIO.

Beati eritis, quoniam quod est honors,
gloria, et virtutis Dei super vos requiescit.
(I Petr. Iv, IU).
Bienavenlurados sereis, porque lo que es
de la honra, de la gloria y de la virtud de
Dios, y lo que es de su espiritu, reposa sobre
vosotros.

Venimos a depositar sobre una tumba lejana, no l6grimas, sino
alabanzas y oraciones; y sobre lo que resta de ellos en la tierra, so.
bre el dep6sito sagrado de sus cenizas queridas venimos tambien A
decir: Bienaventurados ser6is, porque lo que es de la honra, de la
gloria de Dios y lo que es de su espfritu reposa sobre vosotros.
No subo ya 6 esta citedra dominado por un sentimiento de luto
ni de tristeza, ni esos pailos funerales que cubren los muros de nues-
tra antigua ciudad pueden ocultar a mis ojos los rayos de gloria que
les rodean ; pero; al recuerdo de los atentados de que fueron vfc-
timas, mi alma y todas las almas que laten como la mia abrigan un
sentimiento mezclado de indignacion y de gloria. No; no hay un
alma digna de este nombre que no repita conmigo: Beati eritis! Sf,
series proclamados bienaventurados, porque aun hay en la tierra
honor y gloria para vosotros.
Y por qu6 habia de entristecerme cuando veo triunfar con ellos
todo lo mas noble y sagrado que hay sobre la tierra? el honor, el
valor, la fe; cuando veo en esos j6venes inmolados en defense de
la mas grande de las causes, no 6 soldados mas 6 menos valientes
en combates vulgares, sino nuevos y gloriosos Macabeos que han
entregado su alma al peligro para que las cosas sagradas quedaran
de pie sobre la tierra, para que no se destruyera la ley principal de
donde emanan las demis y es sosten de la sociedad entera? Ved
por qu6 no vacilo en decir con el espfritu de Dios mismo: Cubrieron
d sus razas con una gloria incomparable.





88 ORACION F NEBRE
Esta es la razon por que en Francia, donde todos sienten el en-
canto de las cosas grandes, no hay un solo hombre que, conservan-
do en su conciencia algun rest de grandeza moral, no levante su
voz para repetir en alabanza de ellos estas hermosas palabras:
Bienaventurados series, porque lo que es de la honra, de la gloria y
de la virtud de Dios, y lo que es de su espiritu, reposa sobre vosotros.
No los lloremos, no: su muerte es demasiado hermosa ante Dios
y ante los hombres, porque fueron i la vez heroes y martires: he-
roes por su decision cuando partisan ; hroes en el campo de bata-
Ila cuando sucumbieron; mirtires, porque se consagraron libre-
mente i la defense de Dios y de su Iglesia; mirtires, porque mu-
rieron en la fe y en los fervores de la piedad, como morian los
primeros m6rtires cristianos.
Nada ha faltado al complement de su gloria, ni aun los insultos
innobles de los enemigos de Dios y de su Cristo, y esta palabra bas-
ta, porque sobre ello quiero poner candados a mi lengua.Ni puedo
expresar desde este lugar todos mis pensamientos, ni me conviene
entristecer su memorial con pesares y l6grimas indignas de ellos, ni
con quejas demasiado amargas, ni con maldiciones contra los que
los insultaron, inmolaron 6 vendieron. No: yo no vengo hoy A mal-
decir, sino a bendecir, y 6 bendecir 6 Dios que suscita aun entire
nosotros tales vengadores del honor, de la verdad y de la justicia, y
A bendecir A la Iglesia que aun inspira el heroismo de las almas en
medio de las amarguras que sufre en sigios de tanta molicie; A glo-
rificar 6 la Francia, que cuando se trata de engendrar heroes no po-
dri ser lastimada con el anatema de la esterilidad; A bendecir i esas
almas valerosas que despreciaron su vida en aras de la justicia; A
bendecir, en fin, la fe y todas las cosas grandes y sagradas por cuya
defense murieron. Dichosos, si, dichosos con tal muerte, y mil
veces mas dichosos que con tal victorialll
En una palabra, sefiores, apartando violentamente mis recuer-
dos y los vuestros de todas las amarguras que inundan mi corazon,
voy 6 consagrar mis palalras 6 la gloria de sangre francesa y al ho-
nor de la sangre cristiana que corria por sus venas.

Primera part.

Cuando meditamos sobre la magnificencia de las promesas he-
chas 6 la Iglesia en las santas Escrituras, parece que solo la estgn
preparados en la tierra destinos pr6speros y tiempos bonancibles;





DE LOS VOLUNTARIOS DEL ESERCITO PONTIFICIO. 89
parece que Dios sera siempre guard de sus murallas, y que batird
A todos sus enemigos; parece que los pueblos se dirigirdik con do-
cilidad por las sendas de su luz, que los prfncipes de la tierra serin
fieles amigos suyos, y que una paz eterna reinara siempre en sus mu-
rallas. Ni es asi, niDios hizo sus promesas en ese sentido. Dios en la
profundidad de sus designios ha creido que las pruebas mas duras
eran de mas valor para la Iglesia que una prosperidad demasiado
prolongada, y es lo cierto que, si reina en estemuindo, no es sino a
costa de sufrimiento y de luchas. Hace diez y ocho siglos que la
Iglesia combat sin cesar y sin cesar sufre, pero siempre sale triun-
fante por medios inesperados, porque tal es el misterioso destino de
esta Iglesia inmortal y de sus discipulos. El Sefior lo habia asfpredi-
cho: Oprimidos sereis en el mundo, pero tambien aiiadi6: Confiad, que
yo vencialmundo. Ved por qu6, en medio de las tribulaciones pasa-
jeras de la Iglesia, jams debemos entregarnos a un cobarde decai-
miento, ni olvidarnos del apoyo en que se funda su inmutable ele-
vacion. Hay algunas veces treguas para estos combates, y la Iglesia
parece que respira por algunos moments; pero es necesario no de-
bilitarse con estas treguas, porque no tardarAn en empezar las lu-
chas. Pero cuando las pruebas son terrible; cuando, segun la ex-
presion de los Libros santos, el humo sube de lospozos del abismo, oscu-
rece la luz del dia, y en esas tinieblas rompe las almas mas fuertes;
cuando, segun otra expression, permit que la bestia haga la guerra y
venza 6 los Santos, I ah I entonces no debemos desfallecer ni desalen-
tarnos, porque la victoria definitive es segura. Entoces es cuando
el cristiano se eleva en alas de la sublimidad de su alma y de su fe,
empezando a esperar cuando ya no hay esperanza. Entonces se
cumplen estas prof6ticas palabres del cAntico inspirado: ((Vos habeis dejado que las tinieblas se derramaran sobre la faz de
(la tierra, y ha aparecido la.noche mas tenebrosa. Razon tienen
para temblar los habitantes de la tierra, porque en esa noche los
animals voraces salidos de sus bosques y de sus guaridas van y
vienen por doquiera llenando el aire con sus rugidos; pero el sol
se levanta en seguida, y aterrados con su luz huyen precipitados a
sus cavernas, y entonces el hombre, el hombre de bien sale de su
morada y vuelve con confianza al trabajo de la Providencia hasta
el amanecer de su vida.
Pues bien, sefiores, ahora, en estos moments en que yo os ha-
.lo, estamos en esos moments dolorosos y solemnes en que la Igle-
sia se encuentra en una de esas grandes pruebas.
7 T. IX.





90 ORACION FU6EBRE
Yo no hare aqui la historic de la tribulacion present. i Qui6n
no la sabe? 4Quifn no conoce la serie profunda de todos los ata-
ques dirigidos contra la Santa Sede ? Qui6n no tiene noticias
del l1timo y mas odioso atentado que acaba de consumarse?
SQuien ignora la guerra desleal que se sostiene con perfidias y
violencias, con calumnias y con insultos, con simuladas amena-
zas, con provocaciones tenebrosas, con ataques manifiestos, con
traiciones ocultas? Separemos nuestros ojos de ese espectaculo.
Mi corazon se encuentra mejor con los muertos que con los vi-
vos, y mi alma entristecida con el peso de tantas vergiienzas nece-
sita descansar cerca de los j6venes heroes que perecieron victi-
mas gloriosas de tantas iniquidades. Sf, fueron heroes. Partieron,
porque iban A consagrarse A la muerte, y lo sabian, y fueron h6-
roes cuando sucumbieron combatiendo como combaten los bravos.
Es cierto que haci6ndolo as( seguian las huellas de un b6roe: es
cierto que el primero de ellos, un ilustre general, uno de los capi-
tanes mas caballeros de nuestros grandes ejercitos, habia respond.
do al llamamiento del afligido Pontifice, ofreci6ndole su valiente es-
pada y su nombre estimado de todos los amantes del valor guerrero
y del nombre francs. Y esa gran resolution, que permanece-
rA gloriosamente escrita en los fastos del honor y en los anales de.
la Iglesia y de la patria, decidi6 y arrastr6 a todos esos j6venes es-
forzados que siguieron tan gran ejemplo. Su puesto era el de mas
peligro, y tambien el mas noble, lo sabian, y a su puesto volaron;
porque el peligro de las causes grandes inflama a las grandes almas.
Ellos pertenecian al ndmero de esas almas generosas que se deleitan
en defender al d6bil y en socorrer al oprimido; ellos comprendie-
ron este secret ignorado de las almas vulgares: el amor debe acre-
ditarse en los dias del infortunio; ellos vieron los males que ago-
biaban al Padre comun de los fieles; ellos oyeron A sus padres, a
sus madres, a sus pastores, A sus amigos y A los enemigos de esta
santa causa narrar los atentados de que estaba amenazada y heri-
da la Santa Sede, y entonces, inflamadas sus j6venes almas con la
llama de aquel ardor que abrasaba al anciano Matatias y A sus hi-
jos, grit6 cada uno de ellos como el h6roe de los antiguos dias:
q1 Desgraciado de mf! no he nacido yo mas que para.ver la deso-
alacion de la ciudad santa y permanecer en ella sentado, tranquil
Ac indtil bajo el techo que me vi6 nacer? IEs solo para esto para
1lo que debe servir mi vida y la sangre que me dieron mis padres?
(No; en tiempos como estos no basta vivir, es necesario morir. Y





DE LOS VOLUNTARIOS DEL EJERCITO PONTIFICIO. 91
por la fuerza de ese grito, y bajo esas impresiones de su concien-
cia, dominados por el entusiasmo de sus almas, marchan a sufrir
las fatigas de las armas y arrostrarlos peligros de los combates.Eran
j6venes y libres, y partieron dejando el reposo y la seguridad, sus
families, su patria, sus madres, sus hermanas, todo cuanto el hom-
bre ama mas en la tierra, todas sus mas tiernas y delicadas afec-
ciones. Dios conocid todos sus sacrificios. Entre ellos habia otros
que eran padres de familiar, y no los contuvieron los vinculos mas
fuertes; y aunque ya habian hecho much por la Iglesia y por la
patria, creyeron que ni a la edad de cincuenta afios tenian derecho
al reposo, y tambien partieron. Hubo tambien, y digamoslo porque
no es un secret para la Francia, mujeres her6icas que alentando
A sus'maridos en presencia de sus hijos, les decian: ((Marcha, si
(Dios te inspira ese heroism; v6, y si es necesario muere, Dios
( cuidara de nosotros.) iNobles mujeres I fufsteis oidas y obedeci-
das. IAh selores I cuando acciones y palabras como estas salen
de los corazones, cuando aun hay en la tierra corazones como es-
tos, no solo hay que saludar al heroism, sino que es necesario no
desesperar de nada. A pesar de todo se les insult, se les denigr6
6 la hora de su march, como si fuera necesario que en la noble
tierra de Francia se encontraran los extremes de todas las cosas;
al lado de la mayor nobleza de corazon, bajezas que no se pue-
den mencionar; pero ellos ni se turbaron por las palabras injurio-
sas, ni temieron las amenazas de las predicciones siniestras. Esos
hombres esforzados lo dejaban todo, y no esperaban nada, I cuan-
do tantos hay que no dejan nada y lo esperan todo! y partisan si-
guiendo la antigua divisa: sin esperanza y sin miedo. Oid lo que
uno de ellos escribia. ((El dia 25 march para Roma con el segun-
ado de mis hijos, subteniente retirado de un regimiento de caza-
(dores, y con algunos voluntarios bretones. Vamos 6 ofrecernos
Ven defense de la mas santa y desesperada de las causes. Abandono
(, mi familiar y los cuantiosos intereses que poseo en este mundo
spara seguir la mala fortune de aquel A quien han sido confiadas
las promesas inmortales.a Marcharon, y marcharon sin contarse.
En el dia del combat se encontraron uno contra diez, y 6 veces
dos contra ciento, y ninguno de ellos retrocedi6; 4 y no os causa ad-
miracion a vosotros los que siempre contains, los que nunca acep-
tais la lucha, sino cuando sois diez contra uno ? I Ah, lo compren-
do todo esto desconcierta vuestros pensamientos, y parece una lo-
7*






92 ORACION FUNEBRE
cura a los ojos de vuestro vulgar heroism. Hay tiempos y atm6s-
feras de las que se desprende sobre las almas no se que especie de
vapor maligno que las debilita, destruye todo su valor, y hace
incapaz de comprender todo entusiasmo y todo sacrificio. Sin em-
bargo, precise es decirlo, el egoismo ha tenido tambien su parte
en este gran suceso, y no hablo solamente de ese egoismo grande
y sublime que anima i las almas inmortales y las hace dirigirse A
la eternidad, hablo de ese egoismo que tiene tambien su m6rito y su
grandeza. Habia entire ellos herederos de grandes nombres, posee-
dores de grandes fortunes, que creyeron que la ociosidad de su ju-
ventud no correspondia al honor de su nombre, al movimiento de
su corazon. Esta inutilidad sin gloria pesaba como un remordiniiento
en la conciencia de estos descendientes de nuestras antiguas razas,
y no sabian c6mo sacudirle. El llamamiento de Pio IX y el ejemplo
del general Lamoriciere vinieron A despertar sus almas. La sed de
sacrificio, el amor A la gloria, la necesidad de honrar su vida, el
recuerdo de sus abuelos, los atractivos de acometer una gran ac-
cion, de arrostrar un gran peligro, y de desempefiar una mission
grande, se apoderaron de ellos y exclamaron: ((Vamos a recobrar
acon la piedad magnAnima de nuestros antepasados la antigua he-
: jores provincias de Francia, de Bl6gica, de Saboya, de las orillas
del Rhin, de la Suiza, de Alemania y de Espafia, que tambien en-
via en este moment algunos hijos suyos. Y vinieron de las ciuda-
des y aldeas. Yo no quiero recorder aquf solo los nombres cono-
cidos, los nombres ilustres. Amo y no me olvido de los desconoci-
dos, de esos bravos paisanos bretones A irlandeses que no tendrin
un panegirista que pueda nombrarlos en la tierra; pero cuyos nom-
bres estan inscritos en el cielo, en el libro de la vida y en los fas-
tos del honor eterno. Sf, yo me complazco en rendirles este home-
naje, porque hoy es mi mas dulce alegria no olvidar a aquellos que
quiz6s serAn olvidados en la tierra.
Pero prescindamos de mis tristes alegrfas, y elevemos mas
.nuestros pensamientos. Yo os pregunto 6 todos: :no es precise, co-
mo dice Bossuet, que haya en lo que se llama deber y abnegacion
un encanto muy profundo para que estosj6venes hayan sido de tal
modo embriagados? ,No es precise que las grandes almas hayan
descubierto A los rayos de una luz divina un agrado inmortal en
la honestidad y la virtud para ir a exponerse, no digo sin temor,





DE LOS VOLUNTARIOS DEL EJiRCITO PONTIFICIO. 93
sino con alegrfa, A fatigas inmensas, a dolores increibles, y aun A
una muerte segura en obsequio de lo que se ama, en defense de la
patria, de la Religion y de los altares ?
De este modo, por un movimiento de fe cat6lica de que hace
much tiempo no se encuentra ejemplo en la historic de la Santa
Sede, y que sera considerada como una de las inspiraciones mas ge-
nerosas de nuestra edad, de este modo, decimos, se form6 un ej-r-
cito de voluntarios cat6licos para el Santo Padre, no para atacar, co-
mo se ha dicho villanamente, sino para defender lo que por todos
debe ser defendido, el 6rden, la paz, la seguridad de los pueblos, la
tranquilidad de las families. ,D6nde est6 ahora ese ej6rcito fiel?
IQu6 se ha hecho esa tropa her6ica? Consider, Israel, en los que
han muerto sobre tus alturas. Los valientes, Israel, han sido muer-
tos sobre tus montailas. 4,C6tno cayeron los fuertes? C6mo fueron
arrancadas las armas de mano de esos guerreros? C6mo? Vais a
saberlo. Yo puedo narrar sus desgracias, porque narrandolas cuento
su gloria; yo puedo celebrar sus desastres, porque son mas glorio-
sos que los triunfos. Sucumbieron, pero sucumbieron por la fuerza
del ndmero y por la astucia de las emboscadas, y sucumbieron des-
pues de una invencible resistencia. Sin pr6via declaracion de guer-
ra, sin ninguna de esas consideraciones y respetos que son el 61ti-
mo baluarte del honor en el mundo civilizado, como si estuvi6ra-
mos en plena barbaric, masas armada invaden las provincias pon-
tificias, y de repente, despues de haber preparado en las sombras
toda esa gloriosa campafia, caen sobre ellos, se apoderan de sus al-
turas, las erizan de hierro y fuego, aprestan sesenta bocas de bronce
que vomiten la muerte, y desplegados asf en batalla, seguros por su
n6mero y position, gritan con la valentia que conviene a guerreros
de tan baja calidad: IQuIt ,nos resistirBis aun? I Ah I quin lo du-
da? Sf: resistirAn, porque si no pueden veneer, saben morir; la
muerte es la supreme resistencia de las almas que no se doblegan
a la injusticia, y de su pecho saldra este grito del antiguo-herois-
mo: Moriamur et nos in simplicitate nostra. Sf; morir6mos todos en
la sencillez de nuestras almas, morir6mos ep la sencillez y en ]a
fuerza invencible de nuestra causa y de nuestro derecho; y el cielo
y la tierra seran testigos de que nos asesinais injustamente. Al pri-
mer rumor de la invasion repentina, todos los cuerpos dispersos del
pequefio ejdrcito pontificio se ponen en march, y se dirigen A An-
cona, ultima fortaleza armada del Estado romano, iltima ciudade-
la terrestre de la violada soberanfa pontificia: y van A encerrarse





94 ORACION FUNEBRE
en Ancona para prolongar el honor de la defense, aun i costa de
sus vidas. Esos j6venes, esos soldados de algunos meses, no me-
nos endurecidos en las fatigas que las tropas veterans mas aguer-
ridas, hacen marchas forzadas de dia, de noche, y sin descanso al-
guno. Mr. Paul Saucet, voluntario de diez y ocho aiios, escribia -
su madre: Veinte y un dias hace que no tengo mas cama que el
aduro suelo, pero gracias A Dios estoy bueno ylleno de valor. Asf
caminaban y avanzaban sin cesar; pero Ivanos esfuerzos! los ene-
migos estan prevenidos, un ej6rcito de cuarenta y cinco mil hom-
bres les cierra el paso. Sin vacilar se lanzan, y marchan adelante
A la voz de un jefe valiente que jams supo retroceder, y que mar-
cha a su cabeza, mas esforzado y mas atrevido en esta hora deses-
perada que cuando saltaba entire los cascos de metralla ante los
muros de Constantina.
,Veis esas colinas, que parecen fuertes, cubiertas de espesos ba-
tallones y guarnecidas de una artilleria formidable ? pues por alli
es por donde hay que pasar, y por medio de masas tan compactas.
Tres veces suben por ellas atacando a la bayoneta, arrollan al ene-
migo y conquistan posiciones inexpugnables. Diezmados y recha-
zados, vuelven A la carga. Td, noble Pimodan, td6eres el que por
cuarta vez los Ilevabas A la carga cuando caiste herido de muerte6
la cabeza de tus bravos; td mueres, guerrero esforzado, y ya no
volveran A verte ni tu j6ven esposa ni tus queridos hijos. Pero esa
mujer her6ica es digna de tf, y cuando reciba la noticia de tu muer-
te gloriosa no llorarA como Iloran las mujeres. En vano se echara
mano de ardides ingeniosos para anunciarla nueva tan funesta; a no
c le escribais, se la dice, ha caido prisionero; pero ella contest con
acento inexplicable: (( prisionero I no; es impossible, mi marido ha
((muerto; vamos A la iglesia A orar por 61. Y en seguida, como si
el corazon del guerrero todo entero se hubiera comunicado al suyo,
toma de la mano A.uno de sus hijos mas pequefios, y levantandole
en sus manos, le grita: muerte de este esforzado Jefe, los soldados del her6ico batallon
franco-belga continuaban bati6ndose como leones. (No podfamos
(cya vencer, escribia uno de ellos, y nosotros no nos cansabamos de
ccombatir. Los piamonteses, segun un testigo presencial, estaban
asombrados de tanto valor y de tanto heroismo.
Por much que sea mi dolor, no puedo, seilores, dejar de Ila-
mar vuestra atencion y fijar la mia sobre esa alquerfa en que pas6
el episodio mas terrible de este combat, y en que los restos de es-





DE LOS VOLUNTARIOS DEL EJERCITO PONTIFICIO. 95
tas herdicas tropas demostraron con su ind6mita resistencia que
hay almas que no pueden abatir ni el hierro, ni el fuego, ni ba-
las, ni metrallas. Esos j6venes gloriosos no podian resolverse ni A
ceder al ndmero, ni a reconocer la necesidad, ni A dejar posiciones
tan valerosamente conquistadas, ni A entregar armas que Ilevaban
con tanta gloria. Por espacio de cinco horas, dice uno de ellos, pre-
ferimos'se nos hiciera pedazos, mas bien que renunciar A la lucha
y A nuestra querida bandera. Una bomba incendi6 la casa: todos
querfamos morir enterrados bajo los escombros; pero era precise
salvar a los heridos, y solo cedimos A la voracidad de las llamas. De
este esforzado batallon, de estos trescientos jdvenes, solo quedaron
ochenta heridos y mutilados. Su comandante decia en aquella tar-
de, comprimiendo su frente con sus manos, y vertiendo lagrimas
amargas: (( Pobre batallon I mi batallon de heroes I iqu6 dolor!
Pero yo afiadird, iqub gloria! Yo no quiero, seilores, exaltar mas
de lo necesario este valor francs. El valor military entire nosotros
es la sublimidad en estado ordinario. En Africa, en Crimea, en Si-
ria, en Rusia, por todas parties y en todas las playas, los franceses
son siempre los mismos. Desde el sitio de Orleans hasta el de Sebas-
topol, asf es como cumplieron con su deber en el campo de batalla;
y si no bastaran nuestros heroes, vendrian herofnas como Juana de
Arco y Juana Hachette. Yo no s6 que sentimiento se apodera de
mi alma al pronunciar estos nombres gloriosos. IAh I si las mujeres
hubieran podido partir con esos hombres valienies; Icuantas se hu-
bieran levantado como Juana de Arco contra esos cobardes que nos
insultan, no viendo mas que extranjeros y mercenaries en los h6-
roes cuyos cuerpos han podido mutilar, pero cuyas almas victorio-.
sas se levantaran eternamente sobre ellos como un recuerdo de in-
decible oprobio I ,Y qu6 dir6mos de los que cercados por el ejerci-
to piamont6s querian aun luchar y morir, y no capitularon sino
bramando de ira? iQu6 dir6mos de los que habiendo salido ilesos
del fuego y del hierro, en vez de felicitarse de haber escapado del
fuego y del hierro, sentian no haber muerto con gloria? Z Qu6
decir de ese j6ven prisionero, desarmado 6 insultado como lo fue-
ron todos, y que escribiendo 6 su madre, decia : (Si se nos insul-
ta, si se nos escupe A la cara, nosotros pensar6mos en el Hijo de
(Dios ? ,Qu6 dir6mos de los heridos y de la sencillez y tono festi-
vo con que refieren sus heridas y las de sus camaradas ? Asf todos
estos nobles jdvenes, combatiendo con la sonrisa en los labios, co-
mo dice la Escritura, los combates de Israel, comentaban sin sa-





96 ORACION F6NEBRE
berlo esta palabra de la Historia sagrada, y daban la her6ica in-
teligencia de este texto: Prelabantur cum lItitia prcelium Israel.
Same permitido decir A los valientes que sobreviven a estas ter-
ribles luchas, que son semejantes 6 ellos, y que una vida tan no-
blemente empezada no puede menos de acabar en la virtud y en
el honor. En cuanto a vosotros, que aun sobrevivfs heridos y mu-
tilados, vuestras heridas ser6n para vosotros un signo de gloria, y
estad seguros seran tambien eternamente sagradas en nuestro pafs.
En cuanto 6 mf, no puedo menos de felicitarme de que hayan sali-
do de esta escuela sagrada, que es en la tierra mi amor preferente,
j6venes esforzados, tres de los cuales ban sido gloriosamente heri-
dos. Orleans, la ciudad de Juana de Arco, no podia dejar de sumi-
nistrar su noble contingent a los voluntarios del honor. IBendito
sea Dios que no les ha evitado ni el peligro, ni el sufrimiento, ni
la gloria I Seame permitido decir a aquellos j6venes compaiieros su-
yos en los studios y en los juegos, y que est6n actualmente consagra-
dos 6 la carrera sacerdotal, que marchen tambien su manera por
las huellas gloriosas de sus hermanos; que no entreguen sus almas
ni 6 la seduccion de las promesas, ni al terror de las amenazas;
que sean rivals de su valor en la santa milicia a que deben consa-
grarse; que sepan combatir pacfficamente, y en caso necesario mo-
rir, por Dios, por la Iglesia y por sus pueblos. Meditando, sefio-
res, sobre esta grandeza moral, hay un no s6 qu6 de sagrado, de
profundo y de divino que me sobrecoge ante el valor de esos j6ve-
nes. Grandes recuerdos son los que asaltan a mi memoria,ly se me
representan los entusiasmos y los hechos mas gloriosos. IOh coli-
nas de Castelfidardo, que habeis bebido su sangre y guardar6is sus
huesos! vuestro nombre era ayer desconocido, y desde hoy serd
inmortal. De bueno 6 de mal grado, la gloria dej6 sobre la tierra
huellas resplandecientes que nada borra; y las muertes generosas
consagran los lugares en que sucumbieran los heroes.
,Por qu6 palpitan ann las almas al escuchar el nombre famoso
de las Term6pilas, a pesar de los siglos transcurridos ? Porque alli no
retrocedieron ante un million de b6rbaros trescientos soldados a
quienes la Grecia habia confiado la causa de su libertad. Los bir-
baros pasaron por encima de sus cuerpos, pero Lqu6 importa? los
trescientos heroes estan siempre allf, de pie, en la inmovilidad de
su gloria. La ola de la barbarie ha desaparecido, porque, gracias
sean dadas a Dios, esa ola impura desaparece siempre, y nosotros
ver6mos tambien desaparecer la ola cuya horrorosa espuma sube





DE LOS VOLUNTARIOS DEL EJARCITO PONTIFICIO. 97
en este moment hasta nosotros. La ola de la barbaric ha desapa-
recido, pero los ecos de las Termdpilas repiten sin cesar estas pala-
bras magnfficas que los her6icos defensores de la libertad griega
grabaron sobre la roca: (Pasajero, vb A decir 6 Esparta que mori-
amos aquf para obedecer sus leyes. Por un privilegio reservado 6
las grandes causes no fueron los vencidos, sino los vencedores, los
que erigieron sus trofeos.
IOh colinas de Castelfidardol vosotras fufsteis tambien las Ter-
m6pilas del honor para estos jdvenes esforzados y generosos. Ellos
estaban allf, en el puesto del honor; alli murieron sosteniendo
hasta el fin el honor de la sangre francesa y el honor de la sangre
cristiana. Cayeron, pero no ban sido vencidos. Su constancia res-
pira un reflejo inmortal sobre so glorioso desastre. Por ellos respi-
ran las almas oprimidas; por ellos se despierta en las conciencias el
sentimiento del deber; por ellos la inspiration, el soplo sagrado del
heroismo, consuela y refrigera los corazones en las tristezas mas
amargas. La Europa de un confin A otro confin aplaude y celebra
a estosj6venes guerreros; los mas indiferentes se conmueven, y una
lengua extranjera y protestante escribia'estas palabras: Estos son
los iltimos mdrtires del honor europeo. En tanto quelas aclamaciones
de las almas saludan tan un6nimemente 6 estos heroes gloriosos, el
cielo tambien los saluda, y los recibe como martires. SI; los mir-
tires de todos los tiempos, los Macabeos, los soldados de la legion
tebana, los heroes de las cruzadas, han podido desde lo alto de los
cielos tenderles 6 su aparicion una mano fraternal, y recibjrlos en
sus filas y ofrecerles palmas y coronas.

Segunda part.

Martires, iah! lo s6 muy bien, es un gran nombre; pero son dig-
nos de 61: es una gloria inmensa, pero la alcanzaron, porque la
causa 6 que se consagraron y por la que murieron es la causa de
Dios y de la Religion. Dios, dice Bossuet, ha hecho una gran obra
sobre la tierra, y esa obra es el Cristianismo, religion santa que
rescata, da libertad y guia a las almas hicia sus inmortales desti-
nos. Pues bien, esa es la causa por que han combatido. Esta obra
de Dios sobre la tierra tiene un fundamento sagrado. T(Td eres Pe-
((dro, y sobre esta piedra edificar6 milglesia.) Esa piedraesla que
ha sido atacada, y esa piedra es la qbe debemos defender. Al rede-
dor de ella debemos reunirnos, y por ella y en ella derramar nues-





98 ORACION F6NEBRE
tra sangre. En ella vertieron la suya esos j6venes heroes, y ved
por que los honro con el gran nombre de martires. Esta causa es la
causa de Dios y de la Religion, es la causa de la Iglesia, y por lo
mismo es la causa de una augusta y santa debilidad. La Iglesia es
debil como una mujer que puede ser odiosamente azotada por todo
el que tiene una mano 6 lleva un guante de hierro y ejerce impune-
mente en la tierra una tiranfa abominable, y que puede ser, como la
Iglesia lo es hoy, insultada, abofeteada, despojada y victim de todas
las violencias. Dir6 mas, la Iglesia es d6bil como una madre cuyo
corazon puede ser oprimido y hecho blanco de la traicion de sus
mismos hijos. IUna madre sf; la Iglesia lo es, y todos los cat6li-
cos somos hijos suyos. Estos j6venes valientes veian ultrajar todo
lo que para ellos habia de mas sagrado sobre la tierra, lo que ama-
ban y veneraban en el hogar de sus families, lo que respetaban y
querian desde la mas tierna infancia por las inspiraciones amorosas
de sus madres: ellos vieron ultrajadas estas afecciones purisimas,
no pudieron resistir, partieron, y se consagraron A esta augusta y
santa debilidad, del mismo modo que las almas grande vienen en
auxilio del debil y del oprimido', como un hombre de corazon de-
fiende A una mujer ofendida, como un hijo se lanza a salvar A su
madre. Tambien son martires de su piedad filial hicia la Iglesia.
Esta causa es la causa del derecho y de la justicia. IQu6 derecho
defendian? No defendian el derecho del mas fuerte; defendian el
derecho cat6lico europeo, el derecho de las almas, el derecho de
las conciencias, la independencia spiritual de doscientos millones
de corazones cristianos. Pero no hablemos ni de Iglesia, ni de po-
der temporal y spiritual, ni de soberania pontificia, ni de libertad
de conciencia ni de teologia; hablemos del derecho mas sencillo,
del derecho comun, del derecho vulgar. El derecho sobre el cual
todo descansa en la palabra dada, la fe jurada, la posesion recono-
cida, lo que es garantia de todos vuestros bienes, lo que constitu-
ye la seguridad y el honor de todas vuestras relaciones, la seguridad
de todas las propiedades adquiridas, la protection contra la violen-
cia y la agresion brutal, en fin, todo lo que es base de nuestras so-
ciedades, los principios todos, y todos los derechos fundamentals
de los tratados y de las convenciones humans, Lno han sido todas
y cada una de estas cosas indignamente violadas en su mas augus-
to representante? No comprendeis que todo esto es ya nada en
el mundo, si puede ser impunemente hollado en la persona del Pa-
pa y a los ojos del universe? Pues bien, eso es lo que ellos defen-





DE LOS VOLUNTARIOS DEL EJERCITO PONTIFICIO. 99
dian, y por lo que murieron: yo pregunto ahora, no 6 los diplo-
miticos, 6 los politicos, ni 6 los jurisconsultos, sino al primer hom-
bre de bien que se present, venga de una ciudad 6 de una aldea,
de una academia 6 de una escuela: jEs just que el fuerte engage,
ataque y derribe al d6bil? Lesjusto que se falte 6 la palabra dada
en provecho de una ambition insaciable? No, no, el respeto al d6-
bil, el respeto 6 la fe jurada, es la ley de la sociedad humana. El
hombre galantejamis deja de respetar al d6bil. Yo no os hablo, lo
repito, ni de derecho pontificio ni de independencia catdlica; os
hablo de vosotros mismos, porque de vosotros es de quien se
trata.
Ni la opresion ni la mentira disuelven la sociedad religiosa. Tres
siglos ha vivido en los tormentos: en ese tiempo encontr6 tiranos
como Neron, y mentirosos como Diocleciano; y pesar de todo ha
crecido y se ha dilatado en el seno de tan horribles persecuciones.
La sociedad civil no puede vivir un solo dia sin el respeto al d6bil,
sin la religion de los tratados, sin que se sostenga la palabra dada;
y, entendedlo bien, cuando se violan todas estas cosas, para la Igle-
sia no es mas que una prueba, pero para vosotros es la confusion y
la ruina que se aproxima. Defendiendo al Pontifice indignamente
vendido defendemos nuestra propia causa, y protestando contra el
derecho violado protestamos en favor de vuestros campos, en fa-
vor de vuestras casas, de vuestras fortunes y de vuestra vida. Por
esta causa del derecho comun y supremo han derramado su sangre
esos j6venes valientes. Esta causa es la causa de la autoridad y de
la soberania, clave de las sociedades humans; es tambien la causa
de la libertad de los pueblos, porque no hay libertad de ningun g6-
nero si el derecho de la fuerza y el derecho de la agresion es con-
sagrado sobre la tierra. Pues bien; la Iglesia ha salvado la libertad
salvando el derecho, combatiendo la violencia, y haciendo que ha-
ya una patria de las almas, y allA, en la region elevada de los prin-
cipios eternos 6 inviolables, una fortaleza contra el despotismo.
Por dltinio, esta causa es tambien la de'la libertad de Italia. Si,
el Papado es la dnica grandeza viviente de la Italia; y yo pregunto :
,D6nde esti ahora esa grandeza viviviente? ,d6nde esti? estA en
el Norte? esta en el Mediodia? IAhl quereis una Italia libre, y yo
tambien la quiero; pero quiero una Italia libre y cat6lica desen-
volviendo su libertad por medios gloriosos, sin llamar en auxilio
suyo 6 las perfidias y 6 las agresiones, sin abjurar de su antigua fe
y hacer traicion 6 sus grandes soberanos. ((No haya mas sociedades





100 OnACION FNEBBRE
secretsta, a decia el generoso Balbo, ni mas pasiones feroces, ni mas
pufiales afilados en la sombra: haya solo costumbres viriles, estu-
dios profundos, trabajos vigorosos que prepare, que justifiquen y
que conquisten g las naciones misiones elevadas. Italia, Italia, ex-
clamaba un poeta ilustre, un ingl6s digno de este nombre, no es-
cuches esa polftica ciega que quisiera former un solo imperio de
todas las naciones, en perjuicio de sus nacionalidades. Ilusion per-
niciosa. Tu dnica esperanza de generation estS en la noble perso-.
nalidad de cada una de tus ilustres 6 incomparables ciudades: Flo-
rencia, Milan, Venecia, G6nova; al paso que en la vasta comuni-
dad en que suefias no se ve mas que un gigante d6bil, cuya cabeza
ser6 herida con la apoplejia 6 la imbecilidad, cuyos miembros es-
tar6n helados y muertos, y que pagari con un malestar incurable
la falta.de haber querido exagerar las proporciones naturales de la
energfa y de la salud. Pero dejemos todas estas cosas, y sigamos la
historic de nuestros mirtires. ,Qu6 es el martirio? El martirio, co-
mo decia Jesucristo a los M6rtires primitivos, es un testimonio. ,Y
qu6 testimonio han dado nuestros j6venes cat6licos? Han testifica-
do grandes principios que la humanidad no puede olvidar ni pros-
cribir sin que todo se confunda en la tierra, y estos principios son:
que la fuerza no constitute el derecho; que los resultados nada jus-
tifican; que es un sagrado la palabra humana, y que esun crfmen
violarla; que la political no tiene derecho para llamar bien al mal,
y mal al bien; que la felonfa y la traicion serin siempre desprecia-
das por el corazon de los hombres; que la justicia eterna vive en
la conciencia humana como una protest imperecedera contra today
iniquidad'triunfante; que hay una virtud en el deber, una fecun-
didad en el sacrificio, y una fuerza en el honor; que la fe, la con-
ciencia y el alma son cosas mas preciosas que la vida, puesto que
se da la vida por ellas, y que Dios ha puesto en el hombre algo de
divine y de inmortal, haci6ndole capaz de hallar la dicha aun en
la misma muerte. Ved por qu6, j6venes martires, que habeis pere-
cido por dar testimonio de estos grandes principios, ved por qu6 yo
no puedo Ilorar vuestra muerte, ni lamentarme de que en la floor
mas amable de vuestra juventud hayais dado el fruto mas glorioe,
so y de mas dulce y sabrosa madurez. Pericles, Ilorando sobre los
j6venes guerreros muertos en defense de su patria, decia en otro
tiempo : ((El ailo ha perdido su primavera, a y nosotros os dir6mos:
la Iglesia en la primavera de vuestra vida ha visto madurar en vos-
otros bajo los ardores del sol toda una cosecha de gloria. Ademis




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs