• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Sermon sobre la Providencia
 Sermon sobre la santidad y la fuerza...
 Sermon sobre el deber de los padres...
 Sermon sobre el estado del...
 Sermon sobre la afliccion de los...
 Sermon sobre la sociedad de los...
 Sermon sobre la ociosidad
 Sermon sobre la maledicencia
 Sermon sobre el amor del próji...
 Sermon sobre el retiro y la huida...
 Sermon sobre el perdon de...
 Sermon sobre la necesidad de servir...
 Sermon sobre la eterna bienave...
 Sermon sobre la grandeza y la bondad...
 Sermon sobre el pecado mortal
 Sermon sobre el escándalo
 Sermon sobre el amor de Dios
 Sermon sobre el respeto en los...
 Sermon sobre la educacion ó crianza...
 Índice de los sermones contenidos...














Group Title: Colección de selectos panegíricos sobre los misterios de la santísima trinidad, de Jesu-cristo y de su santísima madre, y sobre ...
Title: Colección de selectos panegíricos sobre los misterios de la santísima trinidad, de Jesu-cristo y de su santísima madre, y sobre ...
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00082026/00011
 Material Information
Title: Colección de selectos panegíricos sobre los misterios de la santísima trinidad, de Jesu-cristo y de su santísima madre, y sobre ...
Physical Description: v. : ; 20 cm.
Language: Spanish
Creator: Claret y Clará, Antonio María, 1807-1870
Publisher: Libería Religiosa
Place of Publication: Barcelona
Publication Date: 1860
 Subjects
Subject: Sermons   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba
 Notes
Statement of Responsibility: bajo la direccion del Excmo. é Ilmo. Sr. D, Antonio María Claret.
General Note: On top of t.p. : Copiosa y variada coleccion.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00082026
Volume ID: VID00011
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 15468072

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Sermon sobre la Providencia
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
    Sermon sobre la santidad y la fuerza de la ley ristiana
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
    Sermon sobre el deber de los padres con respecto á la vocacion de sus hijos
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
    Sermon sobre el estado del matrimonio
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
    Sermon sobre la afliccion de los justos y la prosperidad de los pecadores
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
    Sermon sobre la sociedad de los justos con los pecadores
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
    Sermon sobre la ociosidad
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
    Sermon sobre la maledicencia
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
    Sermon sobre el amor del prójimo
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
    Sermon sobre el retiro y la huida del mundo
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
    Sermon sobre el perdon de las injurias
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
    Sermon sobre la necesidad de servir á Dios
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
    Sermon sobre la eterna bienaventuranza
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
    Sermon sobre la grandeza y la bondad de Dios
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
    Sermon sobre el pecado mortal
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
    Sermon sobre el escándalo
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
    Sermon sobre el amor de Dios
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
    Sermon sobre el respeto en los templos
        Page 433
        Page 434
        Page 435
        Page 436
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
        Page 441
        Page 442
        Page 443
        Page 444
        Page 445
        Page 446
        Page 447
        Page 448
        Page 449
        Page 450
        Page 451
        Page 452
        Page 453
        Page 454
        Page 455
        Page 456
        Page 457
        Page 458
        Page 459
        Page 460
        Page 461
    Sermon sobre la educacion ó crianza de los hijos
        Page 462
        Page 463
        Page 464
        Page 465
        Page 466
        Page 467
        Page 468
        Page 469
        Page 470
        Page 471
        Page 472
        Page 473
        Page 474
        Page 475
        Page 476
        Page 477
        Page 478
        Page 479
        Page 480
        Page 481
        Page 482
        Page 483
        Page 484
        Page 485
        Page 486
        Page 487
        Page 488
    Índice de los sermones contenidos en este tomo
        Page 489
Full Text



'. 'A 1' > 11 .
\ '- ,





COLECCION
DR

SELECTOS PANEGIBICOS.



TOiO XI.






















Vario$ Pxdta#~s 4e CFye le Urnrcwdido 080 (iJi tie iwnduzgweia 4
todos los que leyeren -i oyeren leer 'un capittilo 6 pi gina tie mtdlquie-
ra de las publicaciones de la LIDRERMA RELIGIOSA.





COPIOSA Y VARIADA COLECCION
DE

SELECTS PANEGIRICOS
SOBRE LOS MISTERIOS DE LA
SANTISIMA TRINIDAD, DE JESUCRISTO
Y DE SU
SANTVSIMIA IYADRE,
y sobre
LAS FESTIVIDADES DE MUCHISIMOS SANTOS:
SEGUIDA DE
ALGUNAS ORACIONES FINEBRES
Y OTROS UTILISIMOS SERMONS.
SALE i L Z
bajo la direction delExcmo. 6 Ilmo.
SR. D. ANTONIO MARIA CLARET,
Arzobispo dimisionario de Santiago de Cuba.

.'.
0 TOMO XI.


S,- \-- - --







Con aprobacion del Ordinario.
BARCELONA:
LIBRERIA RELIGIOSA.-IMPRENTA DE PABLO RIERA,
CALLE DEN ROBADOR, NlM. 24 T 26.
1862.






II I I




SELECTOS PANEGIBICOS.




SERMON


SOBRE LA PROVIDENCIA.

Curm sublevasset oculos Jesus, et vidisset
quia multitude maxima venit ad eum, dixit
ad Philippum: Unde ememus panes, ut
manducent hi? Hoc autem dicebat tentans
eum; ipse enim sciebat quid esset facturus.
(Joan. vi).
Levantando los ojos Jesucristo, y viendo'
que una gran multitud de gente se dirigia
bacia 61, dijo a Felipe: iD6nde podriamos
comprar suficiente pan para todo ese pue-
blo? Y hacia esta pregunta, con el objetoe
de experimentarle, porque bien sabia lo quo
iba bactr.

1. Si es cierto, como dice san Agustin, que los milagros son la
voz de Dios, y que siempre que hace que se manifiesten estos sig-
nos visible de su omnipotencia es con intention de hablarnos, de
instruirnos y de descubrir 6 los hombres alguna important verdad,
ficil es comprender lo que el Salvador del mundo ha querido dar-
nos A entender con el gran milagro de la multiplicacion de los pa-
nes. Porque Iqu6 es lo que vemos en este milagro, y nos repre-
senta el Evangelio de este dia? Todo un pueblo que se entrega &
Jesucristo; millares de hombres que, sin provisions, sin alimen-
tos, abandonan sus casas por seguirle; un Dios que les compadece,
un Dios que provee A todas sus necesidades, un Dios que por su
propia mano distribuye sus dones liberal, Amplia y magnificamen-
te, y una numerosa multitud, alimentada por fin y satisfecha en
medio de una soledad; todo esto L no nos manifiesta altamente
la providencia divina y la obligacion indispensable de descansar en
su bondad, y fiarnos en ella? Interrogemus (tales son las palabras





6 SERMON
de san, Agustin) ipsua Christ; miratna ; habest eWint, ti inteUigantr,,
linguam suam. (August.). Interroguemos J los milagros de Jesu-
cristo, oig4moslos, contempl6moslos atentamente. Porque como
Jesucristo es.sustancialmente el Verbo deDios,, no hay nada en 61
que no liable,. suS aoctnioesmismas tierren parat rosotres sui len-
,' guaje y su expression. Lo que nos dice en particular el milagro de
los panes, tan pronta y abundantemente multiplicados, es que hay
una Providencia que gobierna el mundo; una Providencia 4 la cual
todos debemos someternos, no como el resto de las criaturas, sino
con una sumision de neceiida ,, como eriaturas racionales, por un
libre consentimiento de nuestra voluntad. H6 aquf, hermanos mios,
la voz de Dios y la que nou ensefia. No obstante-, por ineligible
y sonora quest e esta-v,,z, aurr hel hombres que no qaieren oirla;
y los hay tambien que no por haberla oido son ni mas d6ciles ni
mas sumisos. Por esta causa uno yo la voz del milagro de Jesucris-
to A la de la predicacion que, fortificada y sostenida por la gracia
interior que el Espfritu Santo derramara en nuestros corazones, es
db career que producir6 en ellos el fruto que espero de mi discurso,
con el auxilio de la Virgen, quien me dirijo, saluddndola con el
Angel: Ave Maria.
2. Dos cosas, segun san Agustin, son capaces de tocar al hom-
bre, y hacer impression err sut corazon : el deber y el interns ; el
deber, porque es racional,; el interns, porque se ama i sf mismo.
Tales son los dos resorts que comunmente le hacen obrar. Pero es
necesario, ailade san Agnstin, que estos dosresortes:seaw movidos
A la vez; parai queg produzcan eni el corazona del hombre' un efecto
complete.. Porque el deber sin elt inter&6s es. dbil y livguibd., y el
inter6s, sin; el deber e& bajio y vergonzosos. Los dos reunides tienen
una virtud c6si infalible y una eficacia. c6si irresistible. Ye trato
en este dia,, cristianos, de inspiraros una perfect sumision 6 la.
providencia de Dios; trato de haceros conocer la indispensable;
obligation que todos tenemos dbi obedecer A esta Providencia sobe-
rana; de confiar en ella, de conformarnos con sus decretos, consi-
derindola como la regla de nuestra vida, Y para mas: obligaros:
quiero haceros ver el des6rden y lac desgracia del hombre cuando
rehusa a Dios la sumision.debida ; el des6rden. del hombre, relati-
vamente 4 su deber, y lai desgracia del hombre con relacion A s.
interns. su des6rden inseparable, de su desgraciat, porque, ella es
evidente 6infaliblemente su orfgen,; so desgracia inseparable de su
des6rden, porque, segun las leyes de Dios, es, como ver6is mas





SOBRE ILA PROVIDENCIA. 7
adelante, su just castigo..En una palabra, nada mas criminal:que.
el hombre del siglo que no quiere someterse a laa Providencia, co-
mo explicard en la primera parte de mi discurso. Nada.mas desgra-
ciado que el hombre del siglo que no quiere imitar la conduct de'
la Providencia, segun se vera en la segunda parte. Pero al mismo
tiempo, por dos consecuencias enteramente contrarias, nada mas
sibio que el hombre cristiano que toma por regla de todas sus ac-i
ciones la fe de la Providencia; nada mas dichoso que el hombre
cristiano que busca todo su apoyo en la fe de la ProvidenciaVerl
dades edificantes 6 importantfsimas que dividirdn este discurso.

Primera part.

3. Para corregir un vicio, lo primero que debe hacerse es tra-
tar de conocerlo ; y para esto precise es buscar y descubrir el
principio 6 la causa. Yo hablo aquf,, cristianos, de un hombre del
mundo que vive completamente olvidado de Dios, que pareee ha-
ber sacudido el yugo de Dios, que se ha creado una especie de hb-i
bito, y un estado de independencia de Dios; en fin, que sin. decla-
rarse,- no obstante, abiertamente, sino por ]a desgraciada position
en que se ha. constituido de obrar i.su gusto y como libertino,, se
ha transformado, si puedo explicarme asf, en desertor;, 6,, si se
quiere, en un ap6stata de la providencia de Dios; deplorable con.
ducta,. pero efecto el mas comun de la depravacion del siglo! Tra-
to de haceros ver este desarreglo, y h6 aqui c6mo le concibo., El
que renuncia A la. Providencia, y quiere sustraerse al imperio de
Dios, no. puede hacerlo sino de dos maneras. 6 por un espfrittr
deo infidelidad, porque no reconoce i esta Providencia y no? cree
en' ella, 6 por una simple rebeldfa del corazon. que, creydndola y
reconoci6ndola, no quiere someterse 6iella. Examinemos estos dos
principios,. y veamos en cul. de ellos es mas, grosera y criminal la
ceguedad del impfo.
4. Si esto sucede por un espfritu de infidelidad, y por no career
en la Providencia, & qu6 des6rden es comparable al de no career en'
lo que es indisputablemente la cosa mas creible, y ademas el fun-
damento de todas las cosas creibles? de no career lo que han creido,
los paganos mas sensatos por la sola luz de la razon? de no career
lo que independientemente de la fe experimentamos sin cesar nos;
otros mismos, lo que sentimos, lo que tenemos que confesar en
mil ocasiones, por un testimonio que nos arrancan los primeros,





8 SERMON
movimientos de la naturaleza; pero sobre todo de no career la mas
incontestable verdad, por las razones mismas que la establecen, y
que por sf solas son mas que suficientes para convencernos de ella?
Tal es el estado del mundano que no quiere reconocer 6 la Provi-
dencia.
5. Porque el mundano se ciega, dice san Juan Cris6stomo, en
la fuente misma de las luces, que es el ser de Dios, puesto que la
primera y mas inmediata consecuencia que se deduce del ser de
Dios es que hay una Providencia; de lo que se sigue que, renun-
ciando A esta Providencia, 6 bien no conoce ya Dios (Iterrible im-
piedad ), 6 bien un Dios monstruoso, esto es, un Dios que no se
cuida de sus criaturas; un Dios que no se interest ni en su conser-
vacion ni en su perfeccion; un Dios que no es just, ni sAbio, ni
bueno, porque nada de esto puede ser sin providencia. En seme-
jante estado, ailade san Juan Cris6stomo, es mas que pagano en el
Cristianismo; 6 aunque sea cristiano se entrega A los vicios mas
detestables que hay en el paganismo. Porque apenas ha habido mas
sectas paganas que hayan negado la Providencia, 6 dudado de ella,
que la que por sus abominables maximas conducia A los hombres
i los mas infames excess y 6 los placeres mas obscenos, aquella
para quien hubiera sido de desear que no hubiera habido en el
mundo ni Dios, ni ley, ni castigo, ni recompensa, ni providencia,
ni justicia.
6. Aun hay mas : como el m6rito de la fe consiste en hacernos
esperar contra la esperanza misma, contra spem in spem (Rom;. v);
el crfmen del mundano respect de la Providencia consiste en ser
incr6dulo 6 insensato contra su misma razon. Porque, en fin, el
mundane mismo, siguiendo solo el instinto de su razon, admit
sin notarlo una Providencia en la cual no piensa. Me explicar6. El
cree que un Estado no puede ser bien gobernado sino por la sabi-
duria y el consejo de un principle; cree que una casa no puede sub-
sistir sin la vigilancia y la economfa de un padre de familiar; cree
que un buque no puede ser bien dirigido sin el cuidado y la habi-
lidad de un pilot; y cuando ve que este buque boga en alta mar,
que esta familiar esti bien ordenada, que este reino goza de paz y
de 6rden, declare sin vacilar que hay un espfritu, una iriteligencia
que preside 6 todo. Pero discurre de otra manera respect del mun-
do entero, y quiere que sin Dios, sin prudencia, sin sabidurfa,
por un efecto solo de la casualidad, este grande y vasto universe
se mantenga en el 6rden maravilloso que en Bl vemos. LNo es esto





SOBRE LA PROVIDENCIA. 9
ir contra sus propias luces y contradecir su razon ? Afladid las prue-
bas sensibles y personales que el mundane, sin salir de si mismo,
encuentra en si mismo, pero acerca de las cuales su obstinacion le
ciega y le endurece. Porque no hay un hombre que repasando en
su mente los ailos de su vida, y recordando todo lo que le ha su-
cedido, no se detenga en ciertos sucesos, esto es, en ciertas coyun-
turas d ocasiones que se le han presentado, en ciertos peligros de
que ha podido libertarse, en ciertos acontecimientos fatales 6 feli-
ces, pero extraordinarios y singulares, que le han sorprendido y
chocado, y que son otros tantos signos visible de una Providencia.
7. Y si lo dicho es verdad respect de todos los hombres sin
excepcion, lo es much mas aun respect de los que figuran algo
en el mundo, de los que entran mas en el comercio y en los secre-
tos del mundo, y mas, en fin, de los que viven en el centro del
mundo, que es la corte. Porque, ,qu6 es el mundo, decia Casio-
doro, mas que el gran teatro y la gran escuela de la Providencia,
en donde, por poco que se fije la atencion, se aprende A todas ho-
ras que hay en el universe un poder, una sabidurfa superior A la
de los hombres, que se burla de sus designios, que dispone de sus
destines, que eleva y abate, que empobrece y enriquece, que amor-
tigua y vivifica, que dispone de todo como Arbitro supremo de to-
das las cosas? No hay, pues, hombres en el mundo que, segun las
reglas ordinarias, deban career con fe mas firm en la Providencia
que los que se precian de poseer la ciencia del mundo y de ser los
sabios del mundo; pero, por un secret juicio de Dios, tampoco
los hay que sean mas comunmente infieles que ellos A la Providen-
cia, y que mas la desconozcan. Y asf como nunca habra ni ha ha-
bido hombre sobre la tierra A quien haya podido perdonarsele me-
nos la duda sobre la Providencia que alpatriarca Jos6, despues de
los milagros maravillosos que Dios habia obrado en su persona; ast
tambien esos supuestos sAbios del mundo son los mas culpables,
negando la Providencia, rehusando el debido homenaje a Dios, A
quien deben sus conocimientos.
8. Su ceguedad va mas l6jos todavia, pues no quieren hacer
libre y cristianamente A la Providencia una confession que muchas
veces tienen que hacer por necesidad, 6 mas bien obligados por la
tristeza y la desesperacion. El mundano, que olvida A Dios y a la
Providencia mientras vive en la prosperidad y todo le sale 6 me-
dida de sus deseos, es el primero A murmurar contra esta misma
Providencia y contra Dios cuando le sobreviene un contratiempo






qtae,.no habia:previsto;, comoa sile sirviese de alivio el echar la cul-
pa & alguno de! su desgracia, acusa i Dios, y por la mas extrafla
contradiccion se la atribuye a esta misma Providencia que negaba
ofuseado per una fiera y orgullosa impiedad. Y Vqu6 cosa mas ex-
travagante que no reconocer una Providencia para obedecerla y
amarla, 6 reconocerla para ultrajarla? Pero lo que sorprende mas
es que muchas; veces el liberlino quiere dudar de la Providencia
por las razones mismas que prueban victoriosamente la Providen-
cia y que por sfsolas deberian bastarpara persuadirle de que exis-
te., Y ;en qu6 fund sus dudas acerca de la providencia de un Dios?
en que ve el mundo lleno de des6rdenes. Pero precisamente por
esto, mismo, dice san Juan Cris6stomo, debe conocer necesaria-
mente que hay una Providencia. En efecto, Ipor qu6 son' des6r-
denes los des6rdenes de que el mundo; esti leno, y per qu6 le pa-
recen tales sino porque son contraries al drden y repugnan al 6r-
den? Y este 6rden ,qu6 es sino la Providencia? Ve, pues, una di-
ficultad en lo mismo que& la resuelve, y se hace, infield por lo que
debia: robustecer su fe. Pero si hubiese, dice, una Providencia,
L.sucederian en la sociedad de los hombres, tantas cosas de que los
hombres mismos se escandaltan? Y yo respond: el que los hom-
bres mismos se escandalicen nno es una pruebai aut6ntica de la
Providencia, que no permit que, se autoricen estas cosas, y que
por Ia tanto quiere que entire los hombres pasen y hayan pasado
siempre por escandalosas? Si los hombres no se escandalizasen ya,
de nada&, entonces sf que tal vez se podria dudar de la Providencia,
y quiz6s el impfo podria decir en su corazon que no hay Dios; pe-
ro mientras el hombre se escandalice de la insolencia del vicio,
mientras la censura misma del mundo condene el libertinaje, mien-
tras se aborrezca la impiedad, mientras; el odio ptiblico se levante
contra la iniquidad, la Providencia estA 6 cubierto, y nada de esto
prevalece contra ella. El hombre se escandalizara siempre de lo di-
cho, porque siempre habra un Dios y una Providencia. Verdad es
que se cometeran en el mundo crimenres vergonzosos, negras per-
fidias, traiciones desleales; pero, estos cr.menes:seran vergonzosos,
porque hay una Providencia que les atribuye esa cualidad, y nog
la hace ver; estas perfidias no seran detestadas como tales, sino
porque hay una Providencia que hace amar la buena fe; estas trai-
ciones no seran tenidas por viles, sino porque hay una Providen-
cia que cuida del. honor y la probidad. Se ejecutarin acciones de
que el hombre se avergonzara, se acusara, se retractara; pero es-





SOBRE LA P FOVDENCIA. fr
tas'retractaciones, estos remordimientos, esta confusion serkn en
aquellas: acciones mismas otros tantos arguments en favor de la
Providencia. Por el contrario, gqu6 ventaja no sacaria contra ella
el' mpfo si el pecador no se arrepintiese, no se confundiese, no se
avergonzase ya? H6 ahf el des6rden del que renuncia: la Provi-.
dencia por un espfritu de incredulidad.
9. Pero'supongamos que lo haga sin perjudicar 6 su fe, y por'
un simple impulse del corazon: otro des6rden men'os sostenible auns
el career en una Providencia que preside el gobierno del mundo, y
no querer someterse A ella, no querer dirigirse por ella, ni obrar
de concerto con ella; ser bastante temerario,, 6 mas bien bastante
insensato, no solo para emanciparse de ella, sino' para pretender
conseguir pesar suyo Ios fines que se propone-, y lfegar alt6rmino
de sus empresaspor otros medios que los que ella ha fijado. Tal es;
sin, embargo, el des6rden a que conduce insensiblemenfe et espfrita
del mundo. Creyendo tambien en una Providencia, se'vive en el
mundo como si no' se creyese en ella. Porque se cree en una Pro-
videncia, y no obstante se procede en los negocios del mundo con
la misma inquietud, con. la misma precipitacion, con ]a misma im-
paciencia, con el mismo olvido de Dios en la, fortune, con el mismo
abatimiento en las aflicciones, con la misma presuncion en las em-
presas que si esta Providencia fuese un' nombre vacio, yno tuviese
poder ninguno ni se cuidase de' nada. En efecto, si, la fe en la Pro-
videncia guiase'la conduct de nuestra vida:, si no perdi6semos nunca
de'vista la Providencia, y si cada uno de nosotros no se considerase
mas que como un sdbdito nacido para ejecutar sus 6rdenes, todao
esto seria muy razonable; no, nos dejarfamos levar de nuestras pa-
siones, ni serfamos insensatos, ni vanos, ni inquietos, ni orgUllo-
sos, ni ingratos para Dios, ni injustos para los hombres; sometidos
A- la Providencia, poseerfamos en el mundo intereses' sin gran apego
A, ellos, desearfamos sin, ambition', gozarfamos sin orgullo, no abu.
sarfamos: de los bienes ni de los males, y observarfamog en nuestra'
conduct aquellasanta moderation de sentimientosy de'deseos que;
segun la maxima de san Pablo, nos haria modestos en la prosperi-
dad y sufridosen la desgracia'. gPorqu6? porque todo esto se halla
esencialmente contenido en lo que yo llamo subordination 6 sumi-
sion deun alma fiel 6 la Providencia de Dios. Perocomo nos domina
el espiritu del mundo, abandonamos 6 la Providencia, cayendo in-
evitablemente en mil des6rdenes. Recibimos de Dios beneficibs sin
agradecerlbs y castigos sin escarmentar'; lo qua deberia convertiir





12 SERMON
nos sirve para endurecernos en la maldad, y lo que deberia santifi-
carnos nos irrita y nos desespera. Nos ensoberbecemos cuando de-
blamos humillarnos, y nos turbamos cuando debfamos bendecir a
Dios y consolarnos; la prosperidad del pr6jimo nos causa una ver-
gonzosa tristeza, y sus males son objeto de nuestras alegrfas. No hay
un solo movimiento de nuestro corazon que no este, digamolo asf,
fuera de su lugar, en razon A que no recibimos ya la impression del
primer impulse, es decir, de la fe en una Providencia; y en este caso,
,c6mo, Seilor, no serfamos las mas criminals de todas vuestras cria-
turas, puesto que abandonando una conduct tan santa y tan recta
como la vuestra no nos restan ya mas que vias engafiosas y torci-
das en las cuales damos tantas caidas como pasos?
10. Atended, cristianos, y, para comprender bien la verdad que
os predico, notad que el hombre del siglo que se aleja de la Provi-
dencia lo hace ya para vivir A la ventura y seguir ciegamente los
impulses de la fortune, cuyo torrente arrastra a todas las almas d6-
biles, ya para proceder segun las miras de la providencia humana,
cuyo partido toman los sabios del mundo. Yo sostengo que la una
y la otra son el ultraje mas grande que se puede hacer a Dios; y no
habra entire vosotros ninguno que deje de convenir conmigo. Por-
que el no tener uno mas principio de su conduct que la fortune, y
querer seguir su curso, ,no es caer en la idolatrfa de los paganos
que, como observa san Agustin, en vez de adorar los decretos de
Dios en los acontecimientos del mundo, prefirieron formarse una
divinidad caprichosa que llamaron fortune, A quien erigieron tem-
plos, invocaron en sus necesidades, ofrecieron sacrificios para apa-
ciguarla, y dieron acciones de gracias cuando suponian que les era
favorable? Idolatrfa era esta, cuyo abuso no podian soportar los sa-
bios mismos del paganismo. IQue indignidad, decia uno de ellos,
ver hoy dia adorada la fortune per todas parties, invocada por to-
das parties, en desprecio de los dioses mismos, y reverenciada por
doquiera como la divinidad del mundo I Quid enim est quod nune total
orbe, locisque omnibus, fortune invocatur, una cogitatur, una nomina-
tur, una colitur (Plin.).
11. Y ,no es eso, cristianos, lo que Dios censuraba en los is-
raelitas cuando les decia por boca de Isafas: El vos qui dereliquistis
Dominum, et obliti estis montem sanctum meum, qui ponitis fortune
mensam, et libatis super earn: numerabo vos in gladio? (Isai. Lxv).
Vosotros, que habeis despreciado mi culto, vosotros, que erigfs un
altar A la fortune, y que, por una secret apostasfa, le haceis sa-





SOBRE LA PROVIDENCIA. 13
crificios en el fondo de vuestros corazones, sabed que mi vengadora
justicia no os perdonar6. Semejante sacrilegio no ha sido solamente
el crimen de los judfos y de los paganos; todavfa se observa en me-
dio del Cristianismo, y sobre todo en la corte, siendo uno de sus
mayores escindalos. Si, amados oyentes mios, vosotros lo sabeis
mejor que yo; el idolo de la corte es la fortune: en la corte es donde
se le adora; en la corte donde se le sacrifice todas las cosas, el re-
poso, la salud, la libertad, la conciencia misma y la salvation; esto
es, en la corte se forman con arreglo A ella las amistades, se tribi-
tan respetos, se prestan servicios, se usa de complacencias y hasta
se crean deberes. Basta que un hombre sea rico para que le consi-
deremos como una divinidad; sus vicios se nos figuran virtudes, sus
palabras oraculos, sus caprichos leyes: y ,me atrever6 a decirlo?
si un demonio salido del infierno se hallase en un alto grado de ele-
vacion y de favor, se le ofreceria incienso. Pero que este mismo hom-
bre empiece a declinar en su fortune, que no ocupe ya la position
que antes, y apenas se cuidara nadie de 61. Todos sus falsos ado-
radores desaparecen, y son los primeros a olvidarle; 4 por qu6? por-
que el idolo de la fortune, que se consideraba en 61, ya ha caido.
Yo s6 que en todas estas cosas se contempla uno A si mismo; pero
justamente el desdrden consiste en mirarse y buscarse uno A sf mise
mo en otra parte que en Dios y en su Providencia. Hasta los home
bres de bien y los sabios se dejan deslumbrar por el brillo de la for-
tuna mundana, y profesan esta idolatrfa. No porque en realidad
est6 absolutamente prohibido acudir a los que se hallan en la for-
tuna siempre que se les consider como ministros de la Providen-
cia; pero entonces se vale uno de ellos, segun las miras de Dios, y
no, como lo vemos todos los dias, para oprimir al uno, engafiar al
otro, y para defender la injusticia y hacer triunfar la iniquidad.
12. Parece que los que abandonan la Providencia para condu-
cirse con arreglo a los principios de la prudencia humana debe-
rian estar expuestos a menos des6rdenes; pero nos engailamos. En
los partidarios de la fortune hay mas temeridad; pero en los sabios
del mundo mas orgullo, y nada ofende mas a Dios que el orgullo.
Porque ,qui6n mas necio que el hombre que, no contando sino con.
sigo, no atendiendo sino A sf, ni fiUndose mas que de si mismo, se
juzga suficientemente ilustrado para gobernarse por sf propio, a fin
de tener despues derecho de atribuirse a si propio sus ventajas,
hasta decir interiormente como los impfos en la Escritura: Manus
nostra excelsa, et non Dominus, fecit hcc omnia (Deut. xxxII): todo





.14 SERMON
Jo que some o debo a mi, w.mi industrial mi trabajoy el esta-
iblecimiento de mi casa, el .xito de imisnegocios, el rangoque foI-
po, todo estoes obra de anis anans., y no de la del Sefor? IQu6
.orgullo! No teniendolas luces iuGicientes para contenlarnos en mil
iacasiones con el coasejo de Jos .hombres, creemos tener bastantes
-para dispensarnos de la oblipacion de consultar i Dios! Y, xeduoien-
do esta verdad A no case particular, :qu6 desdrden el de un padre,
,por ejempld,.que ono siguiendo mas que las ,miximas de la sabiduria
mundana se cree capaz de di.puner :soberanamente de sus hijos,
,de ele;ir-su profession, de destinarlos A tal:6 cual empleo, de pro-
-curarlesestos 6 los!otros;beneficios, de hacerles seguir esta 6 quella
:carrera,ssia examiner si estas son las miras de Dios I 1Cuanto no se
expone par 'esto, y cuAles no serAn para el, iguatmente que para
-sus hijos., las fatales consecuencias de lo dicho, puesto que todo
-ello, :lo ismo respect de sus hijos que respect de Al, tiene tan
estrecho enlace con la.salvacion! Porque, enifin,, desde el moment
en que el hombre trata de gobernarse independientemente, 61 es
- responsableante Dios de todas las consecuencias. Si son funestas, la
culpa es suya ; ycomo Ja prudencia humana, aun lamas exquisite,
lesti sujetaA. mil errors, ,quibn podra calcular.las deudas que acu-
-anula, y de las cules tendri que dar cuenta un dia al soberano
-Juez? Cuando recurroa Dios., cuando he reflexionado maduramente
.segun el espiritu de :mi religion, y tratado de buena fe de conocer
el 6rden de Dios, ya puedo ;tomar:una resolution, ya puedo con-
fiar en:que he acertado, 6 en que si me ihe .equivocado Dios en-
mendara mi error., -en que .si me ,extravio Dios me conducira per
,otras vias, y que no se me imputari mi error; ,por qu? ,porque
anientras Dios estaba en cmi he seguido las reglas de la prudencia
cristiana, suplicAndole que me iluminase, y usando de los medios
-que me ha dado para hacerme conocer su voluntad. Pero cuando
quiero dirigirme por rni propio debo responder de mi a un Dies
;celoso de sus derechos, y que,.ofendido por miorgullo, no me con-
ceder8 su gracia. En vista de lo expuesto, Zen que abismos no me
precipilar6? Porque, para no salir del ejemplo citado, jqu6 sucede
(cuando un padre dispone de sus hijos segun ilasideas de la funesta
political del mundo que le sirv.e de norma.? Sucede,que paraeducar
Irillantemente :uno tiene que sacrificar.6 los restantes; par pre-
aileccion este tiene que ser injusto con aquel. Destina a la igle-
sia A los que podrian cumplir con su deberen el mundo, yal mundo
i los que podrian servir dtilmente la glesia:; y como no -obstante





SOBRE LA TROVIDENCIA. I1
.su destino temporal tiene un enlace casi infalible con as pedestina-
cion eterna, pensando establecerlos A todos, los condena todes,
y 61 mismo se condena con ellos j por ellos. Si como padre cris-
tiano se hubiera dirigido 4 Dios, hubiera evitado dichos des6rde-
nes; pero no ha querido career masque en sf mismo, y por lo tanto
se ha perdido, ha perdido i sus hijos, y se ha hecho ante Dios per-
sonalmente responsible de la perdicion de aquellos y de la suya
propia.
13. H6 ahfpor qu6 el mas sibiode los hombres,'Salomon,,i-
rigia a Dios esta excelente oracion: Da mihi sedium tuarum assistri-
cem sapientiam; ut mecum sit, et mecurm labored, et scim quid aceptum
sit apud e. (Sap.' x). Conc6deme, Sefior, la sabidurfa que esta sen-
tada contigo sobre tutrono, A'fin deque trabaje connigo, ydeque,
sin engaiarme nunca, me ensefe c6mo debo obrar y loque te agra-
da. Oracion, amadosoyentess ios, que todosnosotros debemos ha-
cer, cada cual segun su condition, todos los dias dela vida; oraocon
ique Dios oira, porque seri un homenaje tributado A su Providen-
cia; oracion que hard descender sobre nosotros las mas abundantes
bendiciones del cielo, porque honrando A Dios conseguirA que Dios
se interest por nosotros. Sin lo dicho, sin esta sumision a ]a Pro-
videncia divina, no solo. ser6mos los mas criminals, sino los mas
desgraciados de todos los hombres, como vais A ver en la

'Segunda parte.

14. Hay un pensamiento de san Agustin que no tiene replica, y
que me parece propio para darnos una alta idea de Dios y un eo-
nocimiento perfect de nosotros mismos: -saber, que Dios no se-
ria Dios, ,si fuera de 41 pudi6semos encontrar una felicidad s6lida;
y que la prueba mas grande y mas convincente de que es 61 el fin de
nuestra vida y nuestra soberana bienaventuranza es, que alejAndo-
nos de 61 por el pecado nos hacemos desgraciados: Jussisti, Domine,
et sic est, ut omnis animus inordinatus pcena sit ipsi sibi. (August.).
Vos habeis mandado, Sefior, decia este grande hombre haoiendo
a Dios la humilde confession de sus miserias y deplorAndolas; Vos
habeis mandado, y el decreto se ejecuta todos los dias, que toda
alma que se pervierte y quieretraspasar los limits de la sujeciony
de la dependencia separandose de Vos encuentre un tormento en
si misma. Tal es tambien, cristianos, la segunda proposition que
0o he sentado; y basta concebirla para persuadirse de ella: la ma-





16 SERMON
yor desgracia del hombre consiste en separarse de Dios, y querer
sustraerse Alas leyes de su Providencia: dard las razones. Renun-
ciando a la Providencia, el hombre queda 6 sin conduct, 6 aban-
donado A su propia conduct, orfgen infalible de todos los males;
alejgndose de Dios, obliga igualmente A Dios A abandonarle A Bl, A
privarle de su paternal protection, que hace, segun la Escritura,
toda la felicidad de los justos sobre la tierra; se priva por esta causa
de la mas dulce, 6 mejor dicho, del consuelo finico que puede te-
ner en ciertas adversidades, en las que solo ]a fe en la Providencia
podria sostenerle; en fin, no queriendo defender de Dios con una
sumision libre y voluntaria, depend, A pesar suyo, con una su-
mision forzada, y rehusando obedecer una ley de amor, tiene que
acatar las leyes mas duras de una rigorosa justicia: h6 ah( cuatro
razones que necesitarian otros tantos discursos para ser tratadas con
la extension y claridad debidas, pero cuya exposition breve y sen-
cilia bastarA para persuadiros y conmoveros.
15. Imaginaos, pues, desde luego, decia san Juan Cris6stomo,
un navio en alta mar, combatido de los vientos y de las tempesta-
des, aunque por lo demis bien pertrechado y provisto, pero sin
piloto ni timon: tal es el hombre en el curso del mundo cuando no
arregla su conduct a las leyes de Dios. Si no en la Providencia,
ben qu6 puede apoyarse? Si fuera de esta Providencia encontrase
alguna cosa stable que le detuviese y fijase, su estado quizis seria
menos digno de compassion; pero es precise que convenga conmigo
en que, renunciando A la Providencia y sacudiendo el yugo de Dios,
no le resta mas que uno de estos dos partidos, quiero decir, 6 fijar
sus miras en los hombres, 6 quedar reducido A no tener otro re-
* curso que a sf propio. De cualquier modo su position sera siempre
deplorable; y haga lo que haga, sera inevitable A incontestable-
mente desgraciado. Porque Lhay algo mas terrible que no tener
otro recurso que A si mismo? Y por poco que el hombre se conozca,
,puede haber nada que le aflija y consterne mas? Si yo me encon-
trase solo y sin guia en un desierto espantoso, expuesto i todos los
peligros de un extravio sin esperanza, seguramente estaria lleno de
temor. Si en una enfermedad peligrosa me viese abandonado, no
teniendo mas que A mi mismo para velar por mi salud, ciertamente
lque no me atreveria A contar con mi cura. Si en un negocio capi-
tal en que se tratase, no solamente de mi fortune, sino de mi pro-
pia vida, no tuviese mas consejero que yo mismo, me creeria per-
dido y sin esperanza. GC6mo, pues, en medio del mundo, de tantds




SOBRE LA PROVIDENCIA. 17
escollos y lazos como me rodean, de tantos peligros como me ame-
nazan, de tantos enemigos como me persiguen, de tantas ocasiones
en que puedo perecer, podria vivir en paz y no estar con un con-
tinuo temor, sin otro socorro que yo mismo? Asi es, cristianos, que
la verdadera causa de la desgracia del hombre es el hombte mismo,
empeinado en no defender mas que de si mismo. Lo que hace al
hombre desgraciado no es lo que esti fuera de 61, ni lo que esti
encima, ni lo que mas declarado parece estar en contra suya; 61
solo es la causa de sus penas, porque 61 solo quiere ser la regla de
sus acciones. Y necesariamente ha de ser lo contrario, porque como,
segun la Escritura, los pensamientos de los hombres son inciertos,
confusos, timidos con respect A cuanto tiene relacion con su bien:
Cogitationes mortalium timidc (Sap. ix), si el hombre, entregado a
si mismo, no sigue otras ideas que las suyas, ,qui6n duda que ven-
dri 6 dar en la inquietud, en la irresolucion, en la turbacion, no
pudiendo confiar ya en nada, y vi6ndose obligado 6 desconfiar de
todo, A entregarse 6 sus caprichos 6 inconsecuencias, esclavo de una
imaginacion que le engafia, sujeto A las alteraciones de un tempe-
ramento que le domina? Lleno como esti de pasiones, yde pasio-
nes contrarias, debe esperar sucumbir en la lucha: se encerrard en
si mismo, abatido 6 temeroso, con el alma emponzofiada por el odio,
poseido de amor, devorado de ambicion, consumido de envidia, ar-
rebatado de sclera 6 perseguido por el dolor, con un inferno den-
tro de su alma y sufriendo a cada instant un nuevo suplicio. Bien
se, cristianos, que hay una razon superior 6 todo esto de la cual
puede y debe ayudarse el hombre; pero si, por una parte, le pro-
porciona algun socorro, Lcuinto no le hace sufrir por otra? ZDe
qu6 le sirve, dice san Agustin, esta razon no sometida A Dios ni
limitada A d6biles luces, sino para hacerle aun mas desgraciado,
para mostrarle bienes que no ha de poder conseguir, para repre-
sentarle males que no puede evitar, para excitar en 61 deseos que
jams ha de satisfacer, para despertar en 61 arrepentimientos que
han de atormentarle siempre, para causarle disgustos por lo que tie-
ne, para hacerle sentir la privacion de lo que no tiene, para hacerle
ver en el mundo, en fin, mil injusticias que ]e desesperan, mil in-
dignidades que le irritan? Reflexiona sobre todo, mas sus reflexio-
nes le afligen; lo preve todo, pero sus previsiones le matan; afecta
ser prudent y discrete, pero de esta prudencia y discretion nacen
sus amarguras y pesadumbres. Si se dejase conducir hicia Dios, si
se dejase guiar por el camino de la Religion y de la fe, el aspect
2 T. xi.





18 SERMON
solamente de una Providencia ocupada en velar por 41 fijaria, sus
pensamientos, pondria termino 6 su concupiscencia, endulzaria sus
pasiones, fortificaria su razon, le haria feliz volvi6ndole la paz del
alma; pero, porque quiere ser dichoso sin Dios y por si mismo, no
encuentra, fuera de Dios y en sf mismo, mas que miseria y aflic-
cion de espiritu.
16. Qu6 harA, pues? Convencido de su insuficiencia, no que-
riendo adherirse 6 Dios, ,deberA poner su confianza en los hom-
bres? jAhI amados oyentes mios, escuchad otra miseria todavfa
mayor. El Espfritu Santo ha dicho: Desgraciado de aquel que fia
en hombre y se apoya en brazo de came: Maledictus qui confidit in
homine, etponit carnem brachiumsuum. (Jerem. xvii). Y, en efecto,
sin salir de nuestro asunto, ji qu6 servidumbre tan humilde no nos
reduce este estado IjQuB bajeza imponerse el yugo del hombre al
sacudir el yugo de Dios, vivir segun el capricho del hombre, sub-
sistir por su credito, no tener otra voluntad que la suya, no hacer
mas que lo que a 61 le place, estar obligado incesantemente A avi-
sarle, a cuidarle, A adularle, estar siempre con el temor de desagra-
darle, y cavilando si estar6 content 6 no 1 Puede darse una escla-
vitud mas enojosa? Pero defender de Dios, cuya providencia no me
puede faltar, h6 aquf lo que hace mi felicidad, y lo que hacia la de
san Pablo cuando decia: Scio cui credidi. (I Tim.). Bien s6 A qui6n
he confiado mi dep6sito. Por el contrario, cuando pienso que, A
falta de Dios, cuya guia no he querido admitir, confio este 'dep6-
sito, es decir, mi destino y mi suerte A hombres volubles, interesa-
dos, egoistas, que no me consideran mas que por ellos mismos, y
que me abandonar6n en el moment en que comience A series gra-
voso, 6 en que cese de series itil, jahl cristianos, por poco senti-
miento que tenga, forzoso es que confiese que no hay nada com-
parable con mi desgracia. Si la Providencia de Dios, dice san Juan
Cris6stomo, pudiese ser suplida con la protection de los hombres,
lo seria, sobre todo, por la de los principles, 6 quienes miramos
como dioses de la tierra, 6 por la de sus ministros y favorites, que
iios parecen omnipotentes en el mundo. Pero estos son justamente
aquellos en los cuales nos advierte la Escritura que no fundemos
nuestras esperanzas, a menos que no queramos edificar sobre ci-
mientos ruinosos : Nolite confidere inprincipibus. (Psalm. CXLV). Y A
fin de que la experiencia nos haga mas visible este punto de fe, re-
flexionemos cuAnto no han costado su favor y privanza 6 tantos'am-
biciosos, testigos al fin de aquella gran verdad, que en los hijos de




SOBRE LA PROVIDENCIA. 19
los hombres no hay esperanza de salvation: In filiis hominum, in "
quibus non est salus. (Ibid.).
17. Sin embargo, cristianos, ved el colmo de la ceguedad del
siglo. Por persuadidos que estemos de una verdad, de que tantas
pruebas tenemos, y que tanto nos importa comprender bien, no
por eso dejamos de combatirla, prefiriendo ser desgraciados depen-
diendo de la criatura, que dichosos sujet6ndonos al Criador. A pe-
sar de las rigorosas pruebas que recibimos de la indiferencia, du-
reza 6 insensibilidad de las falsas divinidades de la tierra, preferimos
ser sus esclavos y sufrir por su causa, A gozar de nuestra libertad
con santa confianza en Dios. Preguntad A esos adoradores del fa-
vor, 6 esos partidarios y esclavos del mundo, lo que pasa por ellos,
y ver6is que no hay uno solo que no convenga en que su elevacion
une a sus deberes disgustos, mortificaciones inevitable, un perp6-
tuo cautiverio. En el curso mismo de sus prosperidades no les ha-
beis escuchado hablar asf? Y, cuando estas prosperidades cesan,
cuando la hora de so caida los sorprende y viene A destruir todos
sus planes,, no los habeis visto olvidados y menospreciados? IAh
hermanos mios, exclama san Agustin, entonces rinden un homenaje
solemne A esa Providencia, de la que antes no han querido depen-
der. Y entonees tambien Dios, a su vez, con una especie de insulto
que le permit su justicia, y queen nada-se opone 6 su misericor-
dia, se cree con derecho A dirigirles aquellas palabras del Deutero-
nomio : Ubi sunt dii eorum in quibus habebant fiduciam? Surgant et
opitulenturvobis (Deut. xxxu): Ld6nde est6n aquellos dioses en quie-
nes tenfais tanta confianza, y que debian sosteneros? Aquellos dioses,
cuya protection os tenia tan orgullosos, ,quo se ban hecho? Sur-
gant, et in necessitate vosprotegant. (Ibid.). Quesalgan ahora, y os so-
corran. Eran vuestros dioses, y mas confianza tenfais en ellos que
en mf. Pues bien, dirigios A ellos en la necesidad en que os hallais;
y ya que les habeis servido como divinidades, que os saquen del
abismo y os levanten: Surgant et opitulentur vobis.
18. rQu6 consuelo, cristianos, qu6 consuelo para el hombre
que ha abandonado 6 Dios, y que ni 6 Dios ni 6 los hombres pue-
de volver los ojost IQu6 consuelo, digo, en ciertos estados de la
vida, sobre todo, en que solo la fe de una Providencia puede soste-
nernos I Mientras esta fe me alumbra, mientras estoy persuadido de
que hay on Dios dispensador de los bienes y de los'males, sin cuya
voluntad nada puede sucederme, encuentro en mf un apoyo contra
todos los accidents. Por ind6cil y rebelde que yo sea, no dejo de
2*




20 SERMON
decirme 6 mi mismo: Hago mal en murmurar y quejarme, Dios lo"
ha ordenado asf, y debo someterme 6 su voluntad. Con estos pen-
samientos me consuelo y fortifico, y bastame con aprobar la volun-
tad soberana que me condena, para que ella sea para mi un manan-
tial inagotable de consuelo. Pero cuando la idea de unaProvidencia
se ha borrado de mi espiritu, si me sobreviene alguna afliccion de
]a naturaleza, de aquellas en que la razon del hombre se ve en un
extreme, y que no pueden recibir ningun consuelo del mundo, Iqu6
he de hacer sino apurar el c6liz, y apurarle hasta las heces como
los pecadores? Verumtamen fex ejus non est exinanita, bibent omnes
yeccatores terre. (Psalm. LXXIV). Nada mas comun que estas espe-
cies de estados en el curso de la vida y de las revoluciones que en
ella son tan frecuentes; y Dios lo permit, cristianos, para conven-
cernos mas palpablemente de la necesidad en que estamos de unir-
nos A su Providencia, y hacernos ver la diferencia que hay entire
aquellos que confian en ella y los que se niegan 6 seguir su camino.
De aquf result que un just, afligido, perseguido, y, si se quiere,
oprimido, vive tranquilo, y halla en sus propios males su consuelo;
,por qu6? porque mira en el universe una Providencia A la que
se conforma con gusto: Dominus dedit, Dominus abstulit; sicut Do-
mino placuit, ita factum est (Job, I): El Seiior, que me habia dado
aquellos bienes, me ha despojado de ellos; Ibendito sea su nombre
eternamentel mientras el impfo, herido del golpe que le aterra, re-
presenta, por decirlo asi, el papel de r6probo, blasfemando del cielo,
hallAndolo odioso todo sobre la tierra, acusando 6 sus amigos, en-
fureci6ndose contra sus enemigos, desesperandose, sin encontrar
en su desesperacion una gota de agua, es decir, de union y de
consuelo; I por qu6? porque debia sacarla del seno de la Providen-
cia, y ya ese manantial se ha secado para 61. Lo cual hacia decir A
san Juan Cris6stomo, que el que lucha contra la Providencia lucha
contra su felicidad, porque la gran felicidad del hombre es career
en la Providencia y someterse i sus leyes.
19. Qu6 digo, cristianos! Tan rebelde es el mundano que no
reconoce el dominio de ]a Providencia? Si, lo reconoce, y i su pe-
sar lo reconocer6 siempre; pero esto mismo aumenta su desgracia.
Dos species de providencias ejerce Dios sobre los hombres: ]a una
de severidad, de bondad la otra; ]a una de justicia, la otra de mi-
sericordia; el que se aparta de esta Providencia favorable, en que
debi6 buscar su reposo, se entrega sin remedio al propio tiempo A
aquella rigorosa y terrible que le persigue, para hacerle sufrir el






SOBRE LA PROVIDENCIA. 21
mas dominant imperio. Como si Dios le dijese: no has querido
guiarte por esta, pero padecerAs por aquella; porque yo he susti-
tuido i la una la otra por ley eterna 6 irrevocable; y en la exten-
sion que les he dado nada puede estar fuera de su dominion. La
Providencia de mi amor no ha podido atraerte; la Providencia de
mi justicia te reprimirA en adelante, haci6ndote.reconocer su im-
perio con venganzas, ora secrets, ora ruidosas; y con humillacio-
nes, con amarguras, con prosperidades que te embriaguen, con ad-
versidades que te abatan, con dulzuras que emponzofien tu corazon,
con amarguras que te angustien, y que te irritarAn y no corregi-
rAn, te reducird, mal que te pese, A la dependencia. Y h6 aquf
c6mo Dios ha hecho uso de ella con algunos grandes pecadores. H6
aqui c6mo ha tratado A Faraon, 6 Nabucodonosor, a Antfoco y .
tantos otros. No quisieron reconocerle por padre, y tuvieron que
reconocerle por juez. No quisieron glorificar A su ben6fica Provi-
videncia, y tuvieron que glorificar i su Providencia soberana y om-
nipotente: Ponam te in exemplum. (Nahum, iii). Har6 un ejemplar
contigo, decia por boca del Profeta 6 un libertino; y esto es lo que
ha hecho y hace todavia con el pueblo judio. Milagro eterno de la
Providencia de un Dios irritado; milagro que por si solo puede con-
vencer A los espiritus mas incr6dulos de que hay un Sefior principal y
un Dios ante el cual toda criatura debe humillarse, y 6 quien'todos
los mortales obedecemos. Ahora, hermanos mios, si tenemos al-
guna consideration hicia nuestro deber 6 nuestro interns, some-
tAmonos A 61 y 6 su Providencia. Sometamos a su omnipotencia to-
das nuestras empresas, y sin descuidar los medios racionales que
nos permit emplear para darles cima, sin perdonar cuidados, de-
jemos al suyo el 6xito de estos. Bendigamosle igualmente en los
bienes y en los males; en los bienes, recibi6ndolos con reconoci-
miento; en los males, soport6ndolos con paciencia. PidAmosle sin
cesar que su voluntad se cumpla en nosotros en la tierra y en el
cielo; en la tierra, donde quiere santificarnos, y en el cielo, donde
espera coronarnos de gloria. Tal es mi deseo, etc.




/;
c -' ,..7






M SERMON SOBRE LA SANTIDAD



SERMON


SOBRE LA SANTIDAD Y LA FUERZA

DE LA LEY CRISTIANA.

Simile est regnum ecelorum grano sinapis,
quod accipiens homo seminavit in agro suo:
quod minimum quidem est omnibus semini-
bus: cum autem creverit, majus est omnibus
oleribus, et fit arbor. (Matth. xmii).
El reino de los cielos es semejante A un
grano de mostaza que tomb un hombre y
sembr6 en su campo: este en verdad es el
menor de todas las simientes; pero despurs
que crece es mayor que todas las legumbres,
y se hace arbol.

1. IQu6 otra cosa, cristianos, es este reino de los cielos, en el
lenguaje de la Escritura, y segun el sentir de los Padres y de los
int6rpretes, sino el Evangelio ? Y en efecto, por esta divina ley es
por la que Dios reina en nosotros, y ella es tambien la que nos dis-
pone para reinar un dia con Dios en el cielo. -Doblemente, pues,
se llama reino de los cielos, ya porque establece en nuestro cora-
zon un imperio todo celestial, que es el imperio de Dios, y ya tam-
Lien porque nos da derecho 6 un reino celestial, que es la heren-
cia de los hijos de Dios. Pues bien, este reino de los cielos, esta
ley evang6lica, dice el Salvador del mundo, es semejante A un
grano de mostaza, Iy por quB? Por dos razones que el mismo Hi-
jo de Dios nos ha marcado expresamente en las palabras de mi tex-
to, a saber, por su pequefiez y por su extension : por su pequefiez
en su orfgen, quod minimum quidem est omnibus seminibus; y por su
extension en su acrecentamiento y progress, cum autem creverit,
majus est omnibus oleribus. Esto es, segun la aplicacion que hace
san Jer6nimo de esta par6bola A la ley cristiana, que como entire
todos los granos, uno de los mas pequeilos antes de sembrarlo es
la mostaza, asi de todas las religiones no ha habido ninguna, con-
siderandola en su nacimiento, mas oscura que la ley de Jesucris-
to, ni mas d6bil en la apariencia; mas, aiiade este santo Doctor pa-





Y LA FUEBZA DE LA LEY CRISTIANA. 23
ra acabar ]a comparacion, del mismo modo que el grano de mos-
taza desde que se le arroja a la tierra y echa races crece en se-
guida, se fortifica, arroja ramas, produce hojas, Ileva frutos, se
eleva en fin a la altura de un Arbol, y sirve de abrigo A las aves del
cielo, et fit arbor ita ut volucres celi habitent in ea; del mismo modo
se vi6 el Evangelio, predicado por Jesucristo en la Judea, pasar de
alli por medio de los Ap6stoles A las naciones, someter A todos los
pueblos bajo su dominacion spiritual, abolir el culto de los falsos
dioses, y hacerse la ley dominant del uno al otro polo. Ley per-
p6tua, que una dichosa sucesion de siglos ha conservado hasta nos-
otros, a pesar de todas las revoluciones humans, y que la misma
tradition debe conservar hasta el fin de los tiempos; ley que he-
mos recibido nosotros, mis amados oyentes, y que profesamos ; ley
donde estan encerradas nuestras mas grandes esperanzas, y que es
la sola regla que debemos proponernos en todo el plan de nuestra
vida. Es, pues, important, para unirnos cada dia mas A esta ley,
que conozcamos sus gloriosas prerogativas, y de esto es de lo que
os voy A hablar'en este dia. Quererlas recorrer todas seria un tra-
bajo infinito y fuera de los limits que me estan sefialados. Limi-
t6monos, pues, a nuestra parabola, y en ella encontrar6mos mo-
tivos para ensalzar el Evangelio, y que serviran al mismo tiempo
para instruirnos; pero sea despues de dirigirnos A la Virgen que
nos ha dado el divino Legislador cuya doctrine seguimos, y a quien
estamos sometidos por la fe; digAmosla con el Angel : Ave Maria.
2. Solo Dios es el que puede por si mismo santificar las almas
y convertirlas, porque solo Dios es el santo por si mismo y el prin-
cipio de toda santidad, asi come solo 61 es el que tiene en sus ma-
nos el corazon de los hombres, y le da la impression que le agrada
por las secrets operaciones de su gracia. Dos caract6res que ha
comunicado A su ley evang6lica, y que, sin otra prueba, nos hacen
conocer suficientemente que esta.es una ley divina. Dos preeminen-
cias que expresa perfectamente la parabola de este pequefio grano
que un hombre sembr6 en su campo, y en las que notamos una
double cualidad, quiero decir, una cualidad sana y una cualidad
fuerte al mismo tiempo. La una que nos figure la santidad incor-
ruptible de la ley cristiana en las reglas de conduct que nos pro-
pone, y en la perfeccion A que nos llama; y la otra que nos re-
presenta la fuerza victoriosa y omnipotente de esta misma ley en
la conversion del mundo entero, y en los progress inconcebibles
que ha hecho en 61, A pesar de todos los obstAculos que debian ha-





24 SERMON SOBRE LA SANTIDAD
ber detenido su curso. Dos prerogativas, en fin, muy singulares del
Evangelio de Jesucristo comprendidas en dos palabras del real
Profeta cuando nos dice que la ley del Senior es pura y sin tacha:
Lex Domini immaculate (Psalm. xvim); y que por una virtud que
le es peculiar, y que ejerce sobre las almas, ella las atrae 6 Dios y
las convierte: Convertens animals. Santidad de la ley cristiana, fuer-
za de la ley cristiana; ved aquf la material y la division de mi dis-
curso. Santidad que hace de la ley cristiana una ley perfect 6 ir-
reprensible; esto es lo que os voy A demostrar en la primera parte.
Fuerza que sobrepuja A toda la naturaleza, y que ha hecho que la
ley cristiana desde su principio haga las mas prodigiosas conquis-
tas; este sera el objeto de la segunda parte. En la primera juzga-
r6mos de la ley evang6lica por lo que es en si misma, y en la se-
gunda por lo que puede y por lo que ha hecho. De la una y de la
otra deducir6 yo que esta es una ley celestial, que viene de Dios, y
que solo Dios es su autor: Lex Domini immaculate convertens animals.
Vosotros mismos lo deducir6is conmigo, mis amados oyentes, si me
escuchais con un espiritu recto y desapasionado, y si me prestais
toda la atencion que os pido.

Primera part.

3. Si, cristianos, la ley de Jesucristo es una ley santa, y para
convenceros de ello consideradla en todas sus parties : examinad-
la en su autor, en sus mdximas, en sus consejos, en los que la
profesan, en sus misterios; yen todo esto no la tengais por verda-
dera, sino en cuanto os parezca santa. Porque la santidad no pue-
de tener otro fundamento que la verdad, y la verdad es siempre
el principio de la santidad. ITestimonio ilustre, cristianos, en fa-
vor de nuestra Religion! Cum ad liquid pervenitur quod est contra
bonos mores (san Agustin es el que habla), non est magnum veram
sectam falsadiscernere. (August.). Cuando en una secta se descubren
desdrdenes en material de costumbres, no es dificil demostrar que
parte de un principio falso; pero se presume que viene de Dios
cuando solo se encuentra en ella inocencia y pureza de vida. Sir-
vdmonos de esta regla para reconocer hoy la verdad de la ley cris-
tiana, y juzgu6mosla por la santidad de su Autor.
4. El autor de esta divina ley es Jesucristo, el Mesfas enviado
por Dios, que sin hablar de la union de su divinidad fue tenido
por el mas just y el mas santo de los hombres, cuya vida fue tan





Y LA FUERZA DE LA LEY CRISTIANA. 25
pura que quiso 61 mismo someteria A la critical de sus mas orueles
enemigos: Quis ex vobis argued me depeccato? (Joan. vIm); contra
quien toda la Sinagoga se conjur6, y sin embargo no pudo pre-
sentar dos testimonios conformes : Et non erant convenientia testi-
monia (Marc. xIv); quien recibi6 una declaracion aut6ntica de su
inocencia, de la boca misma del juez que pronunci6 la sentencia
de su muerte : Nullam invenio in eo causam (Joan. xviiI); en fin,
aquel cuyas virtudes sobrehumanas fueron publicadas por los que
estaban mas interesados en oscurecer su gloria : Vere Filius Dei erat
iste. (Matth. xxvi). Ved aqui el que nos ha dado la ley que profe-
samos. Las otras religiones que dividen hoy el mundo han tenido
por autores hombres impfos transformados en profetas; unos dio-
ses, como el paganismo, mas corrompidos que los mismos hombres
que los adoraban; un Mahoma manchado con toda clase de impu-
rezas, como la secta que Ileva su nombre; y para no olvidar los
herejes, que con sus herejias han alterado la pureza de la ley, los
ap6statas de profession, un Lutero, infame por sus incestos, que
hacia gala y se alababa de lo mismo que sus mas celosos partida-
rios tenian vergiienza de no poder negar por 61. Ved aquf el que
Calvino llamaba el apdstol de la Alemania. i Qu6 no podria yo de-
cir del mismo Calvino?
5. jNo quiera Dios que yo me ocupe de sus personas ni de su
memorial Si fueran dos personas privadas que hubiesen sido ar-
rastradas por el torrente de la herejfa, yo s6 las reglas de discre-
cion y de decoro que les debia guardar. Mas comose ha pretendi-
do que estos eran dos hombres que Dios habia llenado de su espf-
ritu para emplearlos en la reform de la Iglesia, es por consiguiente
just que les conozcamos: los Padres lo han hecho asi cuando se
ha tratado de los heresiarcas. ,Y es creible que Dios haya escogi-
do para reformar su Iglesia dos hombres de este carActer ?
6. 'Mas ocup6monos de otra cosa, y para sacar de un asunto
tan grande toda la edificacion y todo el fruto que Dios quiere que
saquemos, veamos cu6les son las m6ximas de la ley que hemos re-
cibido de Jesucristo. Es cierto que los enemigos de este divino Sal-
vador hicieron todos los esfuerzos para desacreditarle como A un
hombre que pervertia el pueblo, y cuya doctrine corrompia las
costumbres; pero tambien es cierto que esta fue la mas grosera y
la mas vana de todas las calumnias. Yo he predicado pdblicamen-
te, dijo 61 CaifAs, que le interrogaba sobre este punto, y jams he
dogmatizado en secret: preguntad i aquellos que me han oido,





26 SERMON SOBRE LA SANTIDAD
porque ellos saben lo que he dicho. Nosotros lo sabemos, cristia-
nos, porque 61 nos ha hecho los depositarios de estas verdades sa-
gradas, y tenemos entire las manos el monument precioso de su
ley. Tres capitulos de san Mateo forman su resdmen y su compen-
dio: no hay mas que compararlos con todo lo que la moral paga-
na ha producido en todos tiempos para ver la diferencia sensible
que hay entire el espiritu de Dios y el del hombre. La ley cristiana
es admirable, decia en otro tiempo Lactancio; ella es la que ha
ilustrado todas las leyes de la naturaleza, la que ha dado la iltima
perfeccion i todas las leyes divinas, la que ha autorizado a todas
las leyes humans, y la que ha destruido todas las leyes del vicio
y del pecado: cuatro capftulos que son para ella otros tantos elo-
gios, y que merecian otros tantos discursos. Ella es la que ha ilus-
trado todas las leyes de la naturaleza, interpret6ndolas en toda su
pureza, y purificindolas de todos los errors con que la ignorancia
6 el libertinaje de los hombres las habia oscurecido. Se ha dicho A
vuestros padres (asi es como Jesucristo hablaba A los judfos), se
ha dicho a vuestros padres: No series homicides; mas yo os anun-
cio que cualquiera que diga A su hermano una palabra de c6lera 6
de desprecio sera condenado en eljuicio de Dios. Vuestros padres
creyeron que el odio de un enemigo y la venganza eran permiti-
das, y yo os lo prohibo. Se les dijo que el perjurio era un crfmen,
y yo quiero que toda clase de juramentos os esti prohibida. ZEran
estos preceptos nuevos que establecia el Hijo de Dios? No, dice san
Agustin porque en todo tiempojurar sin necesidad habia sido fal-
tar al respeto que se debe A Dios; hacerse justicia por su propia
mano habia sido siempre contra la razon, y jams habia sido per-
mitido desear una satisfaccion que no era licito tomar. Pero estas
eyes que Dios habia grabado en el corazon del hombre con carac-
t6res de fuego, como dice el real Profeta, se fueron borrando in-
sensiblemente, y la ley cristiana vino 6 renovarlas. Ella es la que
ha dado la iltima perfeccion A todas las leyes divinas, cambiando
la circuncision de la came en la del espiritu; haciendo que los efec-
tos de la [penitencia reemplazasen A sus ceremonies; santificando
el sacerdocio por medio de la continencia para hacerle mas digno
de los altares; erigiendo el matrimonio en sacramento para que
no pudiese ser violado sino por una especie de sacrilegio; reduci6n-
dole A aquella severidad de discipline, es decir, A aquella unidad
y 6 aquella indisolubilidad i la que estuvo reducido en su primera
institution, y despojindolo de todo aquello que Dios en la antigua





Y LA FUERZA DE LA LEY CRISTIANA. 27
ley habia concedido i la dureza de corazon de losjudios. La misma
ley de Jesucristo es la que autoriz6 todas las leyes humans, pues
ademds de la obligacion civil y political de observarlas, les afiadi6
otra de conciencia que es inviolable, y que permanece siempre,
pues que hace respetar a los superiores legitimos, no solo en cua-
lidad de hombres, sino como lugartenientes y ministros de Dios ;
pues que ella sostiene su autoridad, no solo cuando son cristianos
y fieles, sino aun cuando fuesen paganos 6 id6latras; no solo, dice
san Pedro, cuando ellos son virtuosos y perfectos, sino aun cuan-
do estuviesen Ilenos de vicios; no solo cuando son dulces y agra-
dables, sino aun cuando fuesen soberbios y molestos, pues que,
exceptuando aquello que es positivamente contra Dios, ella quie-
re que sean obedecidos como Dios mismo, no separindose jams
de estos dos principios: Regemhonorificate, Deum timete. (IIPetr. ii).
Temed 4 Dios y honrad a las potestades; y advirti6ndonos sin ce-
sar que el un principio estd fundado sobre el otro. En fin, ella es
la que ha destruido todas las leyes del pecado, que siendo infinite
el ndmero de ellas, su mayor gloria es que no existe una que no
repruebe y condene; fulminando su anatema contra la injusticia,
sea cualquiera la persona que la cometa ; no respetando en esto ni
clase ni condition ; no teniendo consideration A costumbre ni 6 po-
sesion; sin acomodarse i la debilidad ni al inter6s, y sin ceder ni
aun 6 la mas apremiante de todas las necesidades, que es la de la
muerte : Ne moriendi quidern necessitati discipline nostra connivet.
(Tertul.).
7. ,Pueden las religiones paganas gloriarse de las mismas ven-
tajas? Vosotros lo sabeis, cristianos; vosotros no podeis ignorar
que el carActer por el cual se distinguieron ellas fue el de tolerar
y permitir todos los crimenes; y no solamente permitirlos y tole-
rarlos, sino aprobarlos y canonizarlos, y por decirlo asi divinizar-
los; no habiendo'reconocido, dice muy bien san Agustin, A los dio-
ses viciosos y lascivos sino bajo este aspect, d fin de que cuando
sus adoradores se sintiesen excitados al mal considerasen mas bien
lo que su Jdpiter habia hecho que lo que Caton habia ensefiado:
Ut magis intuerentur quid fecisset Jupiter, quam quid sensuisset Caio.
(August.). Circunstancias todas de que los mismos paganos se horro-
rizaban, no pudiendo sufrir, dice Arnobio, por determinados que
estuviesen i obrar el mal, que esto se hiciese por motivode reli-
gion; y la mayor parte al menos de aquellos que pasaban por si-






28 SERON SOBRE LA SANTIDAD
bios hubieran querido mejor vivir sin religion que reconocer por
verdadera una que no les obligaba g ser mejores.
8. Esto mismo sucede en las herejias; porque Dios, dice san
Epifanio, ha permitido siempre que los errors en la fe hayan sido
seguidos de la corruption y depravacion de las m6ximas que miran
A las costumbres, A fin de que esto mismo sirva para distinguirlos.
La herejia del pasado siglo parece haber sido en esto mas circuns-
pecta y mas prudent, porque desde un principio adopt el nom-
bre de reform; mas si ella afect6 este nombre, tal vez no le haga-
mos ninguna ofensa en decir que fue una de las que mas se apar-
taron de la verdad, y tal vez podamos tambien, sin insultarla y sin
imputarle otra cosa que sus propias m6ximas, desengafiarla y con-
vencerla por ellas mismas. Porque nosotros solo vamos 4 presen-
tarle el lenguaje de sus primeros pastores para mostrarle la illusion
de la vana reform que ella se atribuy6; y no podrA negar que es-
tos falsos ministros predicando A los pueblos les daban con frecuen-
cia estas lecciones. Poned cuidado, hermanos mios, les decian; se
os ha hecho entender que las buenas obras son necesarias para sal-
varse; pues se os ha engafiado, porque ellas son indtiles para lasal-
vacion. Se os ha dicho que el just debe vigilar continuamente so-
bre simismo parano perder la gracia ; estq es falso, porque una vez
conseguida la gracia, no se pierde jams por crimenes que se co-
metan. Se os ha hecho career que teneis una libertad para resistir
a las tentaciones; esto es un error, no hay en nosotros libertad al-
guna; este es un termino que nada significa. Se os ha educado en
el temor 4 los juicios de Dios; este temor es criminal y reprobado.
Se os ha predicado la penitencia como necesaria, y yo os declare,
decia Calvino, que por la gracia del Bautismo todos vuestros pe-
cados cometidos y por cometer estin desde entonces perdonados.
Se os ha persuadido de que era necesario trabajar much para ga-
nar el cielo, nada de eso; creed y series justificados, esto basta.
Por lo dem6s, desechad esas supersticiones importunas con que es-
tais ligados. ,Sois sacerdotes? Renunciad al celibate, nosotros os
autorizamos para ello. LSois religiosos?Abandonad vuestra profe-
sion, y os recibir4mos entire nosotros. Mas yo he prometido a Dios
continencia: esa promesa es loca 6 impia, respondia Lutero. 10s
pesa el yugo de la confession ? Sacudidlo con firmeza, y said de esa
esclavitud. ,Estais obligados al ayuno de la Cuaresma? Esta es una
invencion de los hombres. Pero la Iglesia lo manda. Dejad hablar




Y LA FUERZA DE LA LEY CRISTIANA. 29
A la Iglesia, ella no tiene autoridad alguna para ligar vuestras con-
ciencias. Pero es necesario obedecerla como a nuestra madre. Sf,
por ceremonia y por political, pero no bajo pena de pecado. Estos
eran, en una palabra, los dogmas de creencia y de moral que ellos
divulgaban, y yo me creeria culpable en aniadirles cosa alguna.
Decidme, pues, mis amados oyentes, si la verdad y la pureza de
]a ley cristiana podia acomodarse A todo esto.
9. No, sin duda;' y si queremos conocer todavia mejor esta
santa ley, veamos hasta ddnde ha llevado la perfeccion de sus con-
sejos. 4 Qu6 otra cosa significa esa pobreza evang6lica que nos pro-
pone, y que no solo,nos desnuda de toda afeccion a los bienes de
la tierra, sino que nos despoja tambien de toda posesion? Si que-
reis ser perfectos, dijo el Hijo de Dios al jdven del Evangelio, id,
vended todo lo que tennis, dad su precio a los pobres, y entonces
os hallareis en estado de seguirme, y de Ilegar A ]a mas alta santi-
dad de mi ley. 4Qu6 significa esa renuncia voluntaria a todos los
placeres de los sentidos; qu6 esa mortificacion y ese amor a la
cruz que nos hace cn cierto modo enemigos de nosotros mismos
hasta el punto de privarnos voluntariamente de todas las dulzuras
y de todos los consuelos de la vida, hasta el punto de perseguirnos
sin cesar A nosotros mismos, hasta hacernos morir A nosotros mis-
mos, no con esa muerte natural que Dios no ha hecho defender
de nosotros, sino con una muerte interior y spiritual? iQu6 otra
cosa es esa humildad her6ica que nos hace huir del brillo y los
honors del siglo, con tanto cuidado y con tanto ardor cuanto em-
plea el mundo en hac6rnoslos buscar ; que nos hace amar la ab-
yeccion, la oscuridad, el desprecio, los ultrajes; que Ilenaba de
gozo A los Apdstoles cuando en las prisiones, en las plazas pibli-
cas, en presencia de los magistrados se les cubria de ignominia y
de oprobios? LQub otra cosa es esa total abnegacion de lo que te-
nemos de mas amado, que es nuestra propia voluntad y nuestra li-
bertad, de tal modo que no somos ya duefios de nuestros deseos
ni de nuestras resoluciones, sino en una dependencia total y bajo
el yugo de la obediencia mas absolute y estrecha? iQu6 virtudes
tan prodigiosas! Y una vida asf santificada, ,no es, segun la ex-
presion de san Ambrosio, un evidence testimonio de la Divinidad ?
Testimonium Divinitatis vita christiani. (Ambr.).
10. Ved aquf, mis amados oyentes, lo que se llama la moral
cristiana, en la que los infieles, segun refiere san Agustin, no ha-
Ilaban otra cosa que reprender, sino.que era demasiado santa y de.





30 SERION SOBRE LA SANTIDAD
masiado perfect: Videmur iis christianis res humans paulo plus quam
oportet deserere. (August.). Reprension mil veces mas ventajosa y mas
gloriosa para ella que todos los elogios que le hubiesen podido tri-
butar; mas esta ley tan recta en sus miximas y preceptos, tan pu-
ra y elevada en sus consejos, tan santa en su autor, ,lo es tanto,
proporcionalmente, en los que la profesan? IAhl cristianos, apren-
ded aquf lo que debeis ser, 6 mas bien, confundios por lo que no
sois. Ser cristianos es lo mismo que ser santos. No hay mas que leer
en san Lucas cuil era la vida de los primeros fieles, cuando no for-
maban todavia mas que una especie de comunidad en Jerusalen.
No hay mas que ver en Tertuliano cu6les eran sus asambleas cuan-
do principiaron 6 multiplicarse. No hay mas que considerar sus
costumbres y sus prActicas en la excelente obra que compuso san
Agustin. /Dir6is vosotros que aquellos cuyos caract6res traza eran
solo hombres mortales, y no puros espfritus 6 Angeles? No hay mas
que tender a lo que Eusebio testifica, a saber, que los mismos id6-
latras se veian obligados 6 reconocer que solo entire los cristianos
habia verdadera santidad. Testimonio, aiiade el mismo, que lo die-
ron principalmente despues de haber probado su caridad en una
peste que asol6 toda la armada romana bajo el emperador Valeria-
no, donde ellos vieron A los fieles emplearse en asistir a sus propios
enemigos con tanto celo como si hubiesen sido sus hermanos segun
la caridad 6 segun la fe. Qu6 espiritu les animaba entonces? LEra
un espiritu propio y peculiar de cada uno de ellos? No, sino que era
el espiritu universal de la ley cristiana: ellos eran tales por espfritu
de Religion; este fue el que convirti6 A aquel bravo y generoso sol-
dado que fue despues el ornamento del desierto, el ilustre Pacomio,
y este era el que atraia todos los dias al Evangelio un ndmero cAsi
infinite de personas dignas, cuando ellas fijaban la atencion en los
maravillosos frutos de santidad que producia el Cristianismo. Y es
tan cierto, como decia Tertuliano tratando de la misma material
que yo trato, que se puede juzgar de una creencia por la conduota
de los que la profesan: De genere conversations qualitas fidei Cestimari
potest (Tertul.), que uno de los grandes arguments en favor de
una doctrine es la vida irreprensible de los que la siguen: Doctrine
judex discipline (Id.); esto es, cuando la vida y la creencia son
conformes, y la una es la regla de la otra. Porque seria discurrir
mal, advierte san Agustin, concluir en favor del paganismo por la
razon de que algunos sibios paganos observaban ciertas virtudes
morales, pues que al practicarlas no se conformaban de modo al-





Y LA FUERZA DE LA LEY CRISTIANA. 31
guno con su religion; y no seria menor injusticia declararse contra
la religion de Jesucristo bajo el pretexto de que hay cristianos cuya
vida es desarreglada, pues que ni esto es conforme A los principios
de la fe que profesan, ni ellos obran como cristianos. Nosotros no
negamos, dice Salvien, que haya entire nosotros algunos muy liber-
tinos y muy corrompidos ; pero afirmamos que la ley cristiana no
es responsible de su libertinaje ni de su corruption, porque ella es
la primera en acusarlos como prevaricadores, la primera y la mas
celosa en condenarlos y en desecharlos.
11. Mas, por el contrario, cuando yo.veo en el cuerpo de la
Iglesia tantas virtudes y tanta santidad ; cuando me remonto a
aquellos dichosos tiempos en que la ley del Evangelio estaba toda-
via en todo su vigor, y veo las almas que habia formado, los senti-
mientos que les inspiraba, el fervor con que les animaba, y el grado
de perfection A que les elevaba ; cuando de siglo en siglo despues
de Jesucristo desciendo hasta nosotros, y veo esa multitud innu-
merable de perfectos cristianos, es decir, de hombres irreprensibles
que santificaron los desiertos, los claustros, las cortes de los prin-
cipes y todos los Estados del mundo; cuando, A pesar de lo perver-
tido que est el siglo en que vivimos, veo yo los mismos ejemplos
en todos aquellos que quieren permanecer files i la misma ley
(porque los hay; y por pocos que sean, es bastante para hacernos
conocer el espiritu de la ley que los gobierna); cuando yo veo en
las prelaturas de la Iglesia pastores verdaderamente apost6licos, en
el sacerdocio ministros dignos del Dios vivo, en el celibate virgenes
consagradas A la pureza, en el matrimonio padres piadosos que
inspiran la piedad i sus families, en todas las profesiones personas
arregladas, celosas, caritativas, pacientes, desinteresadas, enemigas
del des6rden y de la injusticia, dispuestas 6 emprenderlo todo por
el honor de Dios, i hacerlo todo por el servicio del pr6jimo, y su-
frirlo todo y perdonarlo todo por el bien de la paz, que observan
en todos los negocios una conduct s6bia, recta y equitativa, por-
que en todos ellos se conducen por las reglas de la fe; cuando veo
tantas Ordenes florecientes, ysu discipline tanto mas exacta y mas
several, su observancia tanto mas rigorosa y mas santa, cuanto mas
se aproximan A la santidad del Evangelio ; cuando, repito, tengo
todo esto delante de los ojos, 4,no tendr6 derecho para hacer el
mismo razonamiento que Tertuliano, y sacar la misma consecuen-
cia: De genere conversations qualitas fidei wstimari potest : doctrine





32 SERMON SOBRE LA SANTIDAD
judex discipline ? ,Por qu6 una ley toda santificante no debe ser ella
misma toda santa?
12. Es necesario confesar al menos, cristianos, que esta ley de
una perfeccion tan sublime en su moral es al mismo tiempo de una
credibilidad muy dificil en sus misterios, Una Trinidad, un Hom-
bre-Dios, cien otros articulos de nuestra fe, aquf es donde el espf-
ritu se pierde, y esto es lo que reclama la mas ciega sumision. Pero
escuchad la bella reflexion de Guillelmo de Paris que conviene ad-
mirablemente a mi objeto. Si nuestra razon es recta, dice este santo
Obispo, y si ella busca verdaderamente el bien, no dejar6 de en-
contrar en todos estos misterios una ventaja inestimable. Y es que
cuanto mas elevados son estos misterios, tanto mas a propdsito son
para elevarla a Dios; que ellos produce el maravilloso efecto de
cautivar nuestro espiritu bajo la obediencia de la fe, perfeccionando
por el mismo hecho nuestros corazones por los deberes de santidad
que nos imponen; que si ellos son oscuros en sus principios, al me-
nos en sus consecuencias estAn llenos de las mas puras luces de la
gracia. En efecto, si yo creo la Encarnacion divina, aunque no la
comprenda, no me seri ya evidence que el mas important de
todos los negocios es la salvacion, pues que por su misma importan-
cia pudo hacer que el Hijo de Dios descendiese del cielo ala tierra;
que yo no debo por consiguiente perdonar cosa alguna por conseguir
la salvacion, en vista de que un Dios, que no estaba tan interesado
en ella como yo, se perdon6 tan poco A si mismo por asegur6rmela;
que no es just que mi salvation haya costado tanto 6 un Dios que
por su infinita misericordia quiso encargarse de ella, y no me cueste
nada i m que es 6 quien esta grande obra interest personalmente;
que el mejor 6 mas bien el linico modelo que puedo proponerme
para conseguirla es este mismo Salvador que me ha ensefiado los
medios y me ha trazado el camino todavia mas con sus ejemplos
que con sus palabras; que debo por consiguiente seguirle en todo,
imitarle en todo, representar en mi mismo todas sus virtudes; que
independientemente de mi interns el solo reconocimiento debia
bastar para unirme 6 Dios, que me ha amado hasta el punto de
cargar con todas mis miserias, y que por el solo motive de mani-
festarle mi amor deberia yo hacerme field A sus 6rdenes, someterme
totalmente i su voluntad, y cumplir su ley en toda su extension y
en toda su perfeccion? Notad, cristianos, cuintas lecciones nos da
un solo misterio; (,qu6 seria si se examinasen todos juntos? No





Y LA FUERZA DE LA LEY CRISTIANA. 33
tenia san Pedro motivo suficiente para decir en su segunda epfstola
que nuestros misterios no son fabulas estudiadas 6 inventadas por
escritores profanos, como lo eran los misterios del gentilismo: Non
enim doctas fabulas secuti (II Petr. i); sino que son misterios practi-
cos que nos conducen A la satificacion de nuestras costumbres, A la
huida del pecado y A ]a observancia de la justicia?
13. Concluyamos, pues, con el Profeta, que la ley del Senor es
pura y sin tacha: Lex Domini immaculate. Es una ley santa; y Ide
qu6 especie de santidad? Sigamos este punto. De una santidad s6-
lida, que ataca el vicio hasta en sus races, hasta en sus mas lejanos
principios, y que establece la virtud sobre fundamentos s6lidos 6
indestructibles. De una santidad active, que no se content con
sentimientos ni con palabras, sino que pide obras. De una santidad
absolute, que no deja escapar un solo punto de la ley, porque se-
gun la misma ley solo se necesita la transgresion de un solo punto
para hacernos criminals y dignos de una reprobacion eterna. De
una santidad sabia, que nada exige que no sea equitativo, razona-
ble y practicable. De una santidad fuerte, a quien no detienen las
dificultades, A quien las contradicciones no acobardan, 6 quien no
admiran los mayors sacrificios. De una santidad paciente, que en
los dolores mas sensibles, en las injuries mas punzantes,en los ac-
cidentes mas enojosos, en las desgracias y adversidades de la vida
se sostiene contra las murmuraciones de los sentidos, contra los
impetus de la c6lera y de la venganza, contra la afliccion del cora-
zon y el abatimiento del espiritu. De una santidad religiosa para
con Dios, sumisa a Dios, celosa por la gloria de Dios, dulce y afa-
ble respect del pr6jimo, previsora y bienhechora, siempre vigi-
lante sobre sf misma y several consigo misma, desnuda de todos
los afectos de la came, mas alta que los intereses y la fortune,
mas alta que la ambicion, que la reputation y que toda considera-
cion humana, independiente de los caprichos y de los genios, de
los enfados y disgustos, fija 6 inm6vil en el deber, porque es el de-
ber, y entregada invariablemente al bien, porque es el bien, y por-
que se debe buscar en todo el bien. Tal es, mis amados hermanos,
la santidad del Cristianismo, en quejpor la gracia del Seflor he-
mos nacido y al que hemos sido elevados. Tales son sus caract6-
res ; y si esta pintura os desliimbra, creedla, sin embargo, porque
es verdadera, yl jos de haberle aumentado algun rasgo, me he visto
obligado 6 suprimir muchos por no cansar vuestra atencion.
14. Confesemos, pues, cristianos,|que de todos los motives que
3 T. XI.





34 SERMON SOBRE LA SANTIDAD
nos hacen reconocer la verdad de nuestra Religion no hay ningu-
no que nos convenza mas que este. San Agustin decia que muchas
cosas le retenian en la Iglesia de Dios: Multa me in Ecclesia justis-
sime retinent. (August.). El consentimiento de las naciones en recibir
la fe, la autoridad de los milagros, la antigiiedad de la tradition, la
sucesion de obispos desde san Pedro, el nombre de cat6lica que ha
llevado siempre la Iglesia entire tantos cismas y herejias, todo esto
le fortificaba poderosamente en la creencia que habia abrazado, y
no era por cierto un espiritu frivolo que se dejaba llevar de ligeras
apariencias, y que se sometia sin haber hecho antes un detenido
exdmen. Mas yo afiado que la santidad de la ley de Jesucristo tiene
todavia cierta cosa mas particular que arrebata mi corazon. Porque
yo digo con el abate Ruperto: Supuesto que es necesario profesar
una religion, ,puedo acaso elegir una mas segura que aquella que
encuentro tan bien establecida sobre el fundamento de las virtudes,
tan santamente ordenada por el ejercicio de las buenas obras, tan
perfectamente limpia de todas las impurezas del vicio? Una ley co-
mo esta es sin duda la obra de Dios, porque el demonio no pue-
de sugerir una cosa tan santa. Pues aunque el demonio se disfraza
muchas veces, dice Casiano en su tercera conferencia, aunque el
espiritu de tinieblas imita muchas veces el poder y la fuerza de
Dios con aparentes milagros, la sabidurfa de Dios con falsas reve-
laciones, la justicia de Dios con los males que causa en el mundo
y con los efectos de su malicia, no puede imitar la santidad y la pu-
reza de costumbres, 6 al menos no lo puede hacer constantemen-
te. Este es el rasgo inimitable para 61 en la ley de Jesucristo; y
por este rasgo se ha reconocido siempre esta divina ley.
15. Vos sois, Dios mio, quien nos la habeis dado, y vuestro
Hijo dnico el que nos la ha ensefiado, y nosotros con una obe-
diencia filial nos sometemos i este divino Legislador, A quien Vos
habeis autorizado. l nos propone una ley tan pura y tan irrepren-
sible, que no podemos desecharla. Tan perfect es, que seriamos
injustos en quejarnos, porque no puede serlo lo bastante para hon-
rar A un Dios tan grande como Vos, tan santo como Vos, tan per-
fecto como Vos: lo que nos confunde, Sefior, es que reconociendo
tanta santidad en esta ley, reconocemos tan poca en nosotros mis-
mos; lo que nos ruboriza es que estando sometidos A ella segun el
espiritu, la profesamos tan mal en la prActica; y que apenas nos
atrevemos a llamarnos sus discipulos, porque tememos ser des-
mentidos por nuestras acciones. Estas mAximas nos parecen terri-





Y LA FUERZA DE LA LEY CRISTIANA. 35
bles porque condenan todas nuestras obras; y en efecto no ignora-
mos que segun esta ley hemos de ser juzgados, que ya no nos es
possible rehusarla, y que ya no se podrd decir de nosotros lo que
decia san Pablo de los infieles : Quicumque enim sine lege peccave-
runt, sine lege peribunt. (Rom. n). No pecamos nosotros sin ley co-
mo ellos, porque tenemos una; y el mismo Salvador que nos la
trajo del cielo en la plenitud de los tiempos, y que para esto vino
A habitar entire nosotros, y se humill6 hasta nosotros, volvera al
fin de los siglos con todo el aparato de su justicia y con todo el es-
plendor de su majestad para pedirnos cuenta de ella. Ved aquf,
Dios mio, lo que nos hace esta ley tanto mas formidable, cuanto
mas santa es. Pero, por terrible que ella sea para nosotros, no de-
jamos por eso de conocer que es digna de Vos; y esto lo conoce-
mos por la razon misma que nos la hate temible. Porque estando
nosotros lenos de iniquidad, como lo estamos, para que ella sea
santa es necesario que este en oposicion direct con nosotros,
pues si se acomodara a nosotros, no seria mas que una ley de des-
6rden y de corruption. Si en esto nos engaiiamos, 6 Dios mio,
permitidme que os lo diga con uno de vuestros mas celosos servi-
dores, Vos serdis el que nos habr6is hecho caer en el error; Vos
ser6is responsible de nuestro extravio, y a Vos es a quien tendrd-
mos derecho de acogernos, porque cuando una religion es toda
santa lleva precisamente los .caracteres de vuestra divinidad. Sf,
Dios mio; aun cuando mi creencia no fuera tan verdadera como
es, me bastaria sin embargo para consolarme saber que es santa,
y yo me lisonjearia siempre de haber seguido la parte de la verdad,
en el hecho de haber seguido la de la santidad. Yo descansaria
siempre en el concept de que vuestra providencia, a quien perte-
nece conducirme, no me habia hecho encontrar nada mejor, y en
vista de que todos los otros caminos conducen al libertinaje, y so-
lo este que yo he seguido me retendra en el deber y me llevara A
la prActica de todas las virtudes. No solo no temeria que vuestra
justicia me castigase por haber abrazado una profession tan santa,
sino que. esperaria que, si hay recompensas que esperar, serian
para mi, porque'solo la inocencia de corazon y el ejercicio de la
virtud son los que pueden aproximarnos A Vos, y los que deben
ser coronados en la gloria. Pues bien, yo encuentro todo esto en la
religion de mi Salvador. Gocemos, cristianos, de estas ventajas, y
digamos A Dios con san Pedro: Etiamsi oportuerit me mori tecum,
non te negabo. (Matth. xxvi). No, Sefior, aunque sea necesario ar-
3*





36 SERMON SOBRE LA SANTIDAD
rostrar la muerte, yo no abandonar4 jams vuestra ley; porque en
ella encuentro, yen ninguna parte mas, mi reposo, mi perfeccion,
mi felicidad. Fuera de ella mi espfritu estaria siempre vacilante,
mi vida siempre desarreglada; yo no tendria ningun fin que ter-
minara mis esperanzas, ni cosa alguna s6lida con que acallar mis
deseos. A la santa ley de Jesucristo es A la que debo y quiero adhe-
rirme inviolablemente; yo reconozco en ella la obra de Dios, no
solo por su santidad, lex Domini immaculate; sino tambien por la
fuerza sobrenatural y divina que ha manifestado en su estableci-
miento y en la conversion del mundo, convertens animals. Prestad-
me de nuevo vuestra atencion para la

Segunda parte.

16. El mas s6bio de los hombres, Salomon, juzg6 en otro tiem-
po que tres cosas habia en el mundo muy dificiles de adivinar, y
que 6l tenia otra absolutamente impenetrable al espiritu human,
A saber, el camino de una nave en el mar: Tria sunt difficilia mihi,
et quartum penitus ignore, viam navis in mari. (Prov. xxx). Vos-
otros os admirar6is, cristianos, de la interpretation que da san Am-
brosio 6 este pasaje; pero tanto como tiene de extraordinaria, tie-
ne de ingeniosa. Esta nave, dice, es la Iglesia, cuya im6gen es ]a
barca de san Pedro, y el camino de esta nave que navega por el
mar es el camino que ha tenido la Iglesia para establecerse en me-
dio de las olas y de las persecuciones. En efecto, aniade este santo
Doctor, yo no veo nada que me sorprenda mas; y cuando consi-
dero todas las circunstancias, todos los principios, todos los me-
dios, todos los obsticulos, todos los sucesos de su establecimiento,
descubro de una manera tan sensible la fuerza y la virtud de Dios,
que no puedo dejar de publicarla y de exclamar: Et quartum pe-
nitus ignore, viam navis in mari.
17. Todos los Padres han estado elocuentes en este punto, y
ban empleado sus mas bellas luces para darnos alguna idea de l;
aunque al fin han reconocido que esta material era superior 6 sus
talents. No dejemos sin embargo de aprovecharnos de algunos de
sus discursos; y para entrar desde luego en la material de que se
trata, mis amados oyentes, cuando Jesucristo a la edad de treinta
aiios despues de una vida oscura y escondida quiso al fin manifes-
tarse al mundo, y principi6 6 predicar una ley nueva, ,qu6 pre-
tendia? IEsto es admirable No se trataba menos que de former un





Y LA FUERZA DE LA LEY CRISTIANA. 37
mundo totalmente nuevo, de abolir las supersticiones mas antiguas
que la memorial de los hombres, en que los pueblos cifraban today
su felicidad, que conservaban como la herencia de sus padres, por
las que habian peleado con mas ardor que por sus propias vidas, y
de que hacian el fundamento de sus repdblicas y de sus Estados.
Era necesario hacerles renunciar a los errors qute el uso de c6si
todos los siglos habia autorizado, que se encontraban apoyados en
el ejemplo de todas las naciones, que favorecian todos los intereses
de la naturaleza, y cuya posesion no podia ser turbada sin turbar
cisi todo el universe. Ved aquf lo que se necesitaba destruir; pero
,qu6 era lo que se trataba de establecer? Una ley austera 6 inc6-
moda, una fe ciega, una religion contraria 6 todas las inclinaciones
de la came. iQub empresal ,Y qu6 se necesitaba para llevarla A
efecto? Era necesario exponerse a tener por enemigos 6 todos los
poderosos de la tierra, a la sabiduria de los politicos, A la autori-
dad de los soberanos, i la crueldad de los tiranos, al celo de los
id6latras y 6 la impiedad de los ateos.
18. Si, pues, pregunta sobre esto san Agustin, Jesucristo antes
de dar el primer paso y de poner en ejecucion su grande empresa
lo hubiera comunicado 6 uno de los fil6sofos de aquel tiempo, hom-
bre de saber y de consejo, y le hubiera hablado de este modo: Yo
quiero, 6 pesar de todas las contradicciones, introducir mi doctri-
na en el mundo, yo quiero que sea recibida en 61, que florezca en,
61, que reine en 61 y que se extienda por todo 61. Y porque Roma
es la capital del universe, alli es donde particularmente pienso es-
tablecerla. Esta famosa y soberbia ciudad es ]a que elijo desde aho-
ra para hacerla el centro de mi religion, y de silla que es del im-
perio, la silla principal de mi Iglesia. Todas las deidades habitan en
ella como en su casa y en su temple; y yo pretend arrojarlas de
alii y dominar solo. ,Qu6 hubiera respondido A este razonamien-
to, y qu6 hubiera pensado de este proyecto un s6bio del mundo?
Y si el mismo Jesucristo le hubiera ailadido que para llevar A cabo
todo esto no queria valerse de ninguno de los medios que la pru-
dencia humana acostumbra emplear para estas grandes 6 importan-
tes empresas; que para ello no contaba con cr6dito, ni con rique-
zas, ni con sabiduria, ni con elocuencia y que unicamente conta-
ba para la publication de su doctrine con doce pobres pescadores,
sin letras, sin ciencia, sin apoyo tno hubiera este fil6sofo, dice
san Agustin, calificado la tal empresa de quimera y de locura? Ved
aqui, sin embargo, cristianos, lo que sucedi6, y esta es la mara-





38 SERMON SOBRE LA SANTIDAD
villa que vemos. Esto es lo que ha llenado de admiracion A todos
los grandes hombres cuando lo han considerado atentamente y sin
preocupacion. Esto es lo que hacia decir 6 Pico de la MirAndola, que
era una gran locura no career en el Evangelio : Magna insania est
Evangelio non credere. (Pic. Miran.). Esta es tambien la razon de
que se valia san -Agustin para refutar con una sutileza admirable A
ciertos herejes que dudaban de la resurrection de los muertos. El
Hijo de Dios, les decia, ha anunciado que los muertos deben re-
sucitar; esto os parece incredible, pero al mismo tiempo ha anun-
ciado otra cosa que parece ser todavfa menos creible, y es, que es-
te misterio de la resurrection sera creido por todo el mundo. De
estas dos cosas, la que parecia ser meros creible, ha sucedido ya,
porque se cree por toda la tierra que los hombres han de resucitar
un dia: ,por qu6, pues, concluia 61 mismo, no habeis de creerla
otra que juzgais ser la menos creible, esto es, la resurrection
misma?
19. Solamente la ley de Jesucristo es la que se ha establecido
por unos principios mas altos que la razon humana, y donde es
necesario recurrir a una virtud sobrenatural. Ella sola es, dice san
Jer6nimo, la que se ha sostenido en las persecuciones : Sola inper-
secutionibus stetit Ecclesia. (Hieron.). Ella sola para quien la san-
gre de los Martires, segun la expression de Tertuliano, fue como
una fecunda semilla : Sanguis Martyrum semen christianorum. (Ter-
tul.). Dios mismo nos habia representado este milagro de la propa-
gacion del Cristianismo en los hebreos esclavos, en quienes la Es-
critura ha notado que cuanto mas se esforzaban los egipcios en
oprimirlos, A fin de extinguir su raza, tanto mas se aumentaban
ellos en fuerza y en ntimero, sin hacer otra c6sa que sufrir: Quan-
to opprimebant eos, tanto magis multiplicabantur et crescebant. (Exod. 1).
20. 1 Qu6 recuerdo, cristianos, se me represent, y qu6 escena
pasa delante de mis ojosi Yo veo al universe entero conjurado con-
tra Jesucristo y contra su ley: el infierno le suscita por todas parties
enemigos para destruirla, los emperadores dan edictos, los magis-
trados pronuncian sentencias, los verdugos preparan los cadalsos y
las hogueras; iy qu6 hari para resistir A tan violentos esfuezzos
y veneer una tempestad tan furiosa una pequefia portion de per-
sonas entregadas como victims en manos de sus perseguidores?
jAhl Sefior, si ellos no pueden hacer nada por sf mismos, Vos lo
har6is todo por ellos, y en su favor emplear6is esa virtud divina
que nunca resplandece tanto como en nuestra enfermedad. Si vues-





Y LA FUERZA DE LA LEY CRISTIANA. 39
tra ley hubiera sido atacada menos violentamente, 6 si hubiera
tenido defensores mas poderosos, habria menos motivo para career
que Vos habeis sido su apoyo ; y para conocer que sois su autor era
necesario que todos los grandes de la tierra conspirasen contra ella;
era necesario que hquellos que la defendian, 16jos de empuiiar la
espada para defenders, solo tuviesen, segun vuestras 6rdenes, un
baculo en la mano; se necesitaba, en fin, que destituida de todo
el auxilio de los hombres, abandonada en cierto modo A sf misma
y i su propia debilidad, Iriinri.se sin embargo, y obligase A todos
A someterse A su obediencia. Era necesario, en fin, que todos los
pueblos conociesen que era vuestra ley, y que la abrazasen. LY qui6n
podri, en efecto, dejar de reconocerlo asf en los prodigiosos suce-
sos que acompailaron su fundacion? Todo se encadena contra los
predicadores de la fe y contra sus discfpulos: se les prende, se les
carga de cadenas, se les encierra en los calabozos, se les crucifica,
se les extiende sobre ruedas, se les hace perecer por el hambre y
por la sed, por el hierro, por el fuego y por todos los demis tor-
mentos, y sin embargo la ley que ellos profesan subsiste, se ex-
tiende, hace diariamente nuevas conquistas, Ilega hasta las extre-
midades de la tierra, todo lo encadena, todo lo somete, y se hace
recibir y respetar de todo el muado : Quanto opprimebant eos, tan-
to magis multiplicabantur et crescebant. /Qu6 mas? Ella convierte en
sus defensores A sus mismos enemigos. Aquellos que la perseguian
con mas ardor, y que querian anonadarla, se hacen los mas celo-
sos en declararse por ella, en defenderla y en obedecerla. Ella con-
vierte hasta los mismos verdugos, hasta los tiranos yhasta las tes-
tas coronadas : Tanto magis multiplicabantur et crescebant.
21. LDe qu6 hablamos, mis amados oyentes? LEs de los suce-
sos de la Iglesia naciente, cuando estaba aun en toda su fuerza y
en el vigor de su primer espiritu? ,Para qu6 es necesario remontarse
tan alto? ,No tenemos aun en el dia de hoy evidentes testimonios
de este milagro? Todos los otros cesaron, porque la fe, dice san
Gregorio, ech6 races demasiado fuertes para que tuviese ya ne-
cesidad de esos socorros extraordinarios; pero la Providencia ha
querido conservar el milagro de la propagacion de la Iglesia, por-
que este debia ser el caricter distintivo de la verdadera religion.
Nosotros lo vemos, y como san Jerdnimo se congratulaba en otro
tiempo con una sefiora romana de que el Serapis de Egipto se ha-
bia hecho cristiano, de que los frios de la Escitia habian sido des-
hechos por los ardores de la fe, de que los humnos habian apren-





40 SERMON SOBRE LA SANTIDAD
dido 6 cantar las alabanzas de Dios: Humnipsalterium cantare norunt
(Hieron.); asf es que por poco animados que estemos del espiritu
de nuestra Religion, y por poco que nos interesemos lior ella, no
podr6mos menos de bendecir al cielo al ver que la Iglesia ha hecho
en estos ltimos tiempos mayores progress tal vez que habia he-
cho desde su fundacion; al ver que se ha hecho seiiora de todo el
Nuevo Mundo; al ver que los bArbaros del Norte, abandonando
sus brutales supersticiones, han recibido su santa ilustracion; al
ver que los pueblos mas civilizados de Oriente y los mas afectos 6
sus leyes acuden diariamente en tropel para someterse a las de la
Iglesia; al ver que los id6latras desde las mas apartadas regions
vienen 6 Roma a reconocer su dominio universal; al ver que los
masgrandes imperios del universe, contra sus miximas fundamen-
tales, le han abierto al fin sus puertas, y que continuamente se ven
nacer en ellos iglesias florecientes en virtudes y en meritos.
22. Y Lc6mo se hace todo esto? Este es el prodigio, cristianos,
que os he presentado cien veces, que vosotros habeis admirado cien
veces, y que la sabidurfa humana debe reconocer necesariamente.
Por los medios mas d6biles en apariencia, por medios que, no so-
lo parece no guardar proporcion alguna con los sucesos que admi-
ramos, sino que son al parecer totalmente opuestos; por los mis-
mos medios que Jesucristo emple6 y que nos dej6 como en heren-
cia: esto es, por las cruces, los sufrimientos, las afrentas, las pri-
siones, la muerte, y por todo aquello que han sufrido y sufren
actualmente tantos hombres apostdlicos. Con tales armas han triun-
fado de toda la fuerza del infierno, han desterrado la idolatria, han
destruido los templos de los dioses falsos, han domado el orgullo
de las naciones y han convertido millones de infieles: 6 mas bien,
Les i ellos A quienes deben atribuirse semejantes cambios? LNo seri
mas bien a la ley misma que anunciaban? jY de qui6n sino de Dios
pudieron haber recibido tal virtud?
23. Por esto es por lo que un profeta ilustrado 6 iluminado por
Dios, dirigi6ndose 6 la Iglesia bajo el nombre de Jerusalen, la feli-
citaba con estas magnfficas palabras: Surge, illuminare, Jerusalem,
quia gloria Domini super le orta est (Isai. Lx) : Levantaos y dejaos
ver de toda la tierra, dichosa Jerusalen, porque el Seiior os ha co-
ronado de su gloria y revestido de su fuerza omnipotente. Leva in
circuit oculos tuos, et vide. (Ibid.). Echad una mirada en derredor
vuestro, y ved a todos los pueblos reunidos junto A vos y humilla-
dos delante de vos. Ellos han venido de todas las parties del mun-





Y LA FUEBZA DE LA LEY CRISTIANA. 41
do para someterse a vuestro imperio. Miradlos del Oriente y del
Occidente, vedlos tambien del Septentrion y del Mediodia. No hay
region alguna, no hay comarca, por lejana que sea, que no reco-
nozca vuestro supremo dominion: Omnes isti congregati sunt, vene-
runttibi. (Ibid.). j Ah! gloriosa madre, estos no son solamente hom-
bres que vienen A rendiros homenaje, son ademrs vuestros hijos,
son los frutos de vuestra maravillosa fecundidad ; recibidlos en
vuestro seno : Filii tui de long venient, et filic tuce de later surgent.
(Ibid.). iQu6 multitudE Iqu6 afluencia i qu6 de triunfos y qu6 de
conquistasI IQu6 consuelo tan grande para vuestro corazonI Go-
zaos en vuestra dicha, y glorificad al soberano Senor, cuya gracia
victoriosa se ha hecho sentir mas alli de los mares, y ha obrado
en favor vuestro tantas maravillas: Tune videbis et afflues, et mira-
bitur et dilatabitur cor tuum, quando conversa fuerit ad te multitude
maris, fortitude gentium venerit tibi. (Ibid.).
24. Lo repito, mis amados oyentes, sola la religion de Jesu-
cristo es la que Ileva consigo este caricter de verdad. Porque ,qui6n
ignora c6mo se han extendido por el mundo las herejias? LQui6n
ignora que esto ha sido c6si siempre por la violencia, por el hierro
y por el fuego; sacudiendo el yugo de una obediencia legitima, y
Ilevando por todas parties la desolacion? ZQui6n no sabe que las
religiones paganas solo se establecieron por la licencia de costum-
bres que fomentaban, concedidndolo todo a la naturaleza corrom-
pida, y consagrando hasta los mas vergonzosos des6rdenes? Que-
reis la prueba? Pues oidla. La prueba de esto es que las sectas fi-
los6ficas que se levantaron contra los vicios, y que se propusieron
corregirlos, tuvieron un 6xito desgraciado en su empresa. Ellas hi-
cieron un poco de ruido, y nada mas. ,Y por qu6? Porque estos
sabios del siglo, por un lado no se acomodaban a las inclinaciones
viciosas y naturales de los hombres, y por otro nada podian ofre-
cer que fuera superior a la misma naturaleza; por esto decia el
cardenal Pedro Damian que toda su capacidad se desvaneci6 en
presencia de Jesucristo, cuya sabidurfa fue como la vara de Aaron,
que devor6 a todas las de los magos de Egipto. Los grandes genios,
ailade san Agustin, que fueron los maestros de la filosofia, luego
que se les ha comparado con Jesucristo han desaparecido. Arist6-
teles enseil6 la moral, Pitigoras tambien la ensefi6, Zenon hizolo
mismo; mas pong6mosles en paralelo con el tIombre-Dios, com-
paremos sus mdximas con las del Evangelio, y esta comparacion
los hard desaparecer. Mientras los considereis solos, os parecerd al-





42 SERMON SOBRE LA SANTIDAD
go lo que ellos dicen; nmas luego que les opongais la doctrine del
Evangelio no encontrar6is en su moral mas que vanidad. Asf es
que san Jer6nimo decia : ,Qui6n es el que lee hoy los libros de es-
tos fil6sofos? Apenas vemos ocuparse en eso 6 los mas ociosos; en
vez de que la doctrine de Jesucristo se predica por todo el mundo,
y que todo el mundo habla de aquella fe que publicaron unos po-
bres pescadores : Rusticanos vero piscatores miseros, totus orbis loqui-
tur, universus mundus sonat. (Hieron.).
25. IQub conclusion, cristianosi porque ya es tiempo de con-
cluir; y mi asunto me Ilevaria demasiado l6jos, si quisiera presen-
tarlo en toda su extension. Mas para concluir no debo omitir algu.
nas consecuencias, que os ruego no olvideis, y que servirgn de ins-
truccion tanto para vosotros como para mf. Estas las reducir6 a
cuatro, y las comprender6 en cuatro palabras, A saber : reconoci-
miento, admiracion, reflexion y resolution. Estadme atentos.
26. Reconocimiento, ,y para con quin ? LPodemos ignorarlo,
Seilor? ZNo seria la ingratitud mas monstruosa no reconocer el
mayor de vuestros beneficios? SMd, pues, eternamente bendito, 6
Dios mio; Vos sois y solo Vos el que habeis fundado esta Iglesia
donde nosotros debemos encontrar nuestra salvacion, Vos el que
la habeis enriquecido con vuestros does, Vos el que la habeis ani-
mado con vuestro espfritu, Vos el que la habeis revelado vuestras
verdades y le habeis dado vuestra ley; y todo esto solo para apar-
tarnos de las sombras de la muerte en que est6 sepultado el mun-
do, y para conducirnos 6 la bienaventuranza, 6 la que, por una
bondad inestimable, os habeis dignado llamarnos. Esta es una gra-
cia general; mas lo que miramos como una gracia much mas par-
ticular y mas preciosa sois Vos mismo, Dios mio, que en el Cris-
tianismo, donde hemos tenido la dicha de nacer, nos habeis elegi-
do, nos habeis ilustrado especialmente, nos habeis ensefiadovues-
tros caminos, nos habeis provisto de los mas abundantes auxilios
para caminar por ellos. Sin esta election de vuestra parte, sin esta
predileccion gratuita, Zqu6 serfamos hoy? ,En qu6 tinieblas no es.
tarfamos sepultados? Ninguno otro que Vos, Sefior, ha podido ha-
cer de nosotros este discernimiento tan dichoso que nos distingue
de tantas naciones infieles ; y reconbci6ndonos indignos de tal be-
neficio vivimos tanto mas reconocidos A vuestra infinita miseri-
cordia.
27. Admiracion, Zy de qu6? ZNo lo veis vosotros, amados
oyentes? ,No es, en efecto, muy admirable que la fe, desde el na-





Y LA FUERZA DE LA LEY CRISTIANA. 43
cimiento del Cristianismo, haya convertido al mundo entero, y que
teniendo al present la misma virtud no pueda convertirnos? esto
es, que haya hecho pasar al mundo entero de la idolatria al culto
del verdadero Dios, y que del seno mismo de la Iglesia no con-
vierta a Dios tantos pecadores; que nos les haga volver del estado
del pecado al servicio de Dios; que no los haga penitentes A los
ojos de Dios, y mas fieles y mas celosos en la observancia de su
santa ley. Ved aqui sobre lo que quiere Dios que seamos predica-
dores de nosotros mismos. 4No es admirable que una ley tan eficaz
para tantos otros lo sea tan poco para mi? Porque, /qud cambio,
qu6 conversion, qu6 reform de vida ha hecho ella en mi conduc-
ta? Si yo hubiera tenido la desgracia de haber nacido en las tinie-
blas del paganismo, ,scria mas mundano, mas voluptuoso que lo
soy ahora? LMe dejaria entonces arrastrar 6 excess mas vergon-
zosos, y viviria en mayor desarreglo de costumbres? ,No es admi-
rable que una ley que ha humillado i los monarcas y 6 los poten-
tados de la tierra, que les ha inspirado el desprecio de todas las
pompas mundanas, no haya moderado todavfa esta ambicion des-
mesurada que me consume, ni desterrado de mi corazon estas va-
nas ideas de gloria, de fortune, de engrandecimiento que me ocu-
pan sin cesar, y a las que yo sacrifice tan frecuentemente mi con-
ciencia y mi salud? ,No es admirable que una ley que ha hecho
abrazar la pobreza evang6lica i tantos ricos, y que por una renun-
cia perfect de los bienes temporales les ha despojado de todo lo
que poseian, no haya extinguido todavia este ardiente deseo de
amontonar y acumular riquezas? LCesaria yo acaso de hacerme re-
convenciones, si quisiera recorrer todos los motives que tengo para
ello? LNo es admirable que una ley que ha dado i tantos cristianos
valor y firmeza bastante para confesarla en presencia de los ma-
gistrados y para comparecer ante sus tribunales, no me haya eman-
cipado aun de la esclavitud en que me tiene una vergtienza baja y
criminal siempre que me es necesario confesar p6blicamente 6
Dios, y elevarme sobre los discursos del mundo? Ellos se ponian
en peligro de perder la vida cuando se manifestaban como cristia-
nos, y sin embargo este peligro no los acobardaba; y yo, que solo
me expongo a tener que sufrir algunas palabras, no me atrevo A
ello. LNo es admirable que una ley que ha sostenido tantos mirti-
res en las penalidades del destierro, en los rigores del cautiverio,
en el horror de los suplicios mas crudos, no me haya preparado
aun para sufrir con paciencia ciertas adversidades, no me haya en-





44 SERMON SOBRE LA SANTIDAD
seiiado A practicar ciertos ejercicios de penitencia, no me haya en-
sefiado 6 observer los deberes de mi religion con mayor constancia
y fidelidad? Ved aquf, pues, lo que debe causar nuestra admira-
cion. /Y esta admiracion carece de fundamento? IAhl cristianos,
iqu6 podr6mos decirnos a nosotros mismos sobre este particular
para justificarnos, y qu6 podr6mos responder i Dios? Mas esto no
es bastante.
28. Reflexion: ,de qu6 nos sirve profesar una ley cuya virtud
es omnipotente, si respect i nosotros es in6til y sin efecto? ,De
qu6 nos sirve que esta ley haya triunfado de todas las potestades
de la tierra y del inferno, si no triunfa de nuestras flaquezas? Tan-
tos milagros, tantos prodigies, tantas conversiones, para qu6 otra
cosa nos sirven que para nuestra confusion, para nuestra convic-
cion y para nuestra condenacion? iAh I mis amados oyentes, ,Ino
comprender6mos jams tan importantes verdades? La ley cristiana
tiene poder suficiente para convertirnos y santificarnos; este es un
articulo de fe: si, pues, ella no lo hace, no es 6 ella 6 quien de-
bemos imputarlo, pues que ha hecho cosas much mayores. No
solo puede convertirnos y santificarnos la ley cristiana, sino que es
necesario que nos convierta y nos santifique; y esto por dos razo-
nes: en primer lugar, porque sin ella no podemos convertirnos ver-
daderamente y santificarnos; en segundo lugar, porque sin la con-
version y la santificacion de nuestra vida no podemos salvarnos.
Finalmente, la ley cristiana no nos convertiri ni nos santificard ja-
mis mientras nos dejemos gobernar por otra ley, porque, siendo
ella una ley divina, quiere estar sola en las personas que la reci-
ben y 6 quienes gobierna. Por consiguiente, el pretender poner de
acuerdo la ley de Dios con las leyes del mundo, su espiritu con el
espiritu del inundo, sus miximas con las m6ximas del mundo, es
un misterio que jambs han comprendido los Santos, es un secret
que el Evangelio no nos ensena, es una illusion que pierde A una
infinidad de medio cristianos, y que nos perderAi nosotros. No,
nosotros no tenemos sino un maestro A quien escuchar que es Je-
sucristo. Si escuchamos i otros ademas de 61, si despues de haber
sentido los movimientos de su gracia en el fondo de nuestro cora-
zon, despues de haber oido su doctrine de boca de los predicadores,
queremos todavia dar oidos al mundo, que quiere tomar parte en
todas nuestras acciones, y que querri asimismo arreglar hasta nues-
tras mas santas practices, entonces destruimos con una mano lo que
edificamos con la otra, y hacemos una division que Dios reprueba.





Y LA FUERZA DE LA LEY CRISTIANA. 45
29. Resolucion : supuesto que la ley cristiana tiene tanta efica-
cia y tanta fuerza, dej6mosla obrar en adelante, y no detengamos
mas su virtud; secund6mosla con una perfect correspondencia, y
resolv6monos A vivir como ella nos manda. Muy pronto conocer-
mos lo que puede, y ver6mos A d6nde nos conduce. ,Qu6 progre-
sos no hubi6ramos hecho al present si la hubieramos seguido, y
a qu6 altura no nos hubiera elevado ya? Muchas cosas que nos pa-
recen imposibles, porque las medimos con nuestras propias fuerzas,
las hubieramos emprendido con valor, las hubi6ramos ejecutado
felizmente, porque ella nos hubiera ayudado. Esto es, Dios mio,
lo que Vos me haceis conocer en este dia, y esto es lo que me ins-
pira la resolution de entregarme sin reserve A vuestra ley. Que ella
made, y yo obedecer6; que ella me haga conocer.vuestra volun-
tad, y yo la cumplir ; que ella me marque el camino, y yo mar-
char6 por l1. Es verdad que este camino es estrecho y que estA
sembrado de espinas; mas con la virtud de la ley que me guiard y
me sostendrA vencer6 todas las dificultades. Las espinas de esta
vida se convertirAn en flores, 6 al menos, despues de los trabajos
de esta vida, llegar6 al dichoso termino del reposo eterno, que os
deseo ~ todos. Amen.






SERMON SOBRE EL DEBER DE LOS PADRES


SERMON

SOBRE EL DEBER DE LOS PADRES
CON RESPECT

i LA VOCACION DE SUS HIJOS.

Et dixit mater ejus ad illum: Fili quid
fecisti nobis sic? Ecce paler luus el ego, do-
lentes quarebamus le. Et ait ad illos: Quid
est quod me quwrebatis? nesciebalis, quia
in his, qua Patris mei sunt, oportel me
esse? Et ipsi non inlellexerunt verbum quod
loculus est ad eos. (Luc. inll).
Y le dijo su madre: Ilijo, por qu6 lo has
hecho asi con nosolros? Mira como tupadre
y yo, angustiados te buscibamos. Y les res-
pondi&: iPara qu6 me buscabais? .No sa-
biais que en las cosas que son de mi Padre
me conviene star? Mas ellos no enlendie-
ron la palabra que les habl6.

1. Tal fue la respuesta que el infante Jesds dio a Maria cuando,
despues de haberle buscado por espacio de tres dias, le encontr6 en
el temple de Jerusalen. Respuesta que podria sorprendernos y pare-
cernos tal vez demasiado several y fuerte, si no supidsemos que toda
ella era misteriosa. En efecto, el Hijo de Dios, dice san Ambrosio,
reprendi6 a su madre en esta occasion, porque parecia que ella que-
ria disponer de su persona, yatribuirse un cuidado que no le per-
tenecia. Asi lo ha creido este santo Doctor; mas como esta opinion,
cristianos, no es muy conforme con la alta idea que tenemos de la
irreprensible santidad de la Madre de Dios, debemos modificar el
pensamiento de san Ambrosio y limitarnos a decir que en el ejem-
plo de Maria quiso el Salvador del mundo dar A los padres una
excelente leccion de la conduct que debian seguir con respect A
sus hijos, sobre todo en lo que mira a la election del estado A que
Dios los llama. Este pensamiento, mis amados oyentes, es de mu-
cha importancia; y A pesar de lo limitado que parece, vosotros sin
embargo le vereis tan general y tan extenso en la important mo-
ral que pienso deducir de l1, que en toda esta reunion habra po-
cos A quienes no pueda convenir, y a quienes no pueda edificar.


a6





CON RESPECT 1 LA VOCACION DE $US HIJOS. 47
2. Es muy convenient descender alguna vez a las condiciones
particulares de los hombres para aplicarles las reglas universales de
la ley de Dios. Pues bien, esto es lo que yo har6 hoy. Porque ex-
plicando A los padres lo que deben a sus hijos, y A los hijos lo que
deben a sus padres en uno de los mas importantes negocios de la
vida, que es el de la vocacion y el del estado, har6 comprender A
todos los que me escuchan lo que es la vocacion, que maximas de-
ben seguirse sobre la vocacion, que es lo que se debe temer en lo
que se llama vocacion, qu6 es lo que se debe evitar y lo que se debe
procurar. Para esto necesito de la gracia del Espiritu Santo: pidA-
mosla por ]a intercesion de su divina Esposa, a quien saludar6mos
con el Angel: Ave Maria.
3. ,No es extranlo, cristianos, que Maria y Jos6, como lo nota
san Lucas en las mismas palabras de mi texto, no comprendiesen el
misterio, ni entendiesen al Hijo de Dios, cuando para darles razon
de lo que habia hecho en el temple les dice que su deber le obli-
gaba A ocuparse de las cosas que su Padre le habia encargado? Que
Jos6 no hubiese comprendido bien el sentido de esta respuesta no
me sorprende tanto, pues por muy ilustrado que pudiera estar por
su frecuente 6 fntima comunicacion con Jesucristo no era necesa-
rio que conociese todos los misterios de la Encarnacion divina. Pero
lo que debe admirarnos es, que Maria, despues de haber recibido
la plenitud de todas las gracias y de todas las luces celestiales, des-
pues de haber concebido en su seno al Verbo encarnado, haya pa-
recido ignorar uno de los puntos mas esenciales de la mission de este
Hombre-Dios y de su venida al mundo. No nos detengamos, mis
amados oyentes, A esclarecer esta dificultad, y dejemos A los int6r-
pretes el cuidado de resolverla; porque otra consideration es la que
debe ocuparnos ahora, y la que pide toda nuestra atencion.
4. En efecto, si Maria y Jos6 no comprendieron lo que les de-
cia el Salvador de los hombres respect A los empleos A que estaba
llamado por su Padre, ,no es cierto que la mayor parte de los pa-
dres en el Cristianismo no han comprendido nunca bien sus obli-
gaciones mas indispensables con respect A disponer de sus hijos,
cuando se trata del estado y de la vocacion? Esto por consiguiente
es de suma importancia que se les explique, y ved aquf lo que yo
intent en este discurso. Prestadme atencion. Yo no quiero en-
trar en el interior de vuestras casas; yo no pienso daros reglas para
gobernarlas segun la sabidurfa del mundo; vosotros me dirfais, y
con razon, que esto no era propio de mi ministerio. Mas si en el





18 SERMON, SOBRE EL DEBER DE LOS PADRES '
gobierno de vuestras families hay alguna cosa en que la Religion y
la conciencia est6n interesadas, Z no me pertenece a mf instruiros en
ella? Pues bien, sabed que en este punto hay dos cosas en que no
estais bastante instruidos, y que sin embargo os es no solamente
dtil, sino de una necesidad absolute aprender bien. Escuchadlas.
Yo os digo que no os pertenece disponer de vuestros hijos en lo que
hace relacion 6 su vocacion y 6 la election de estado. Y aflado al
mismo tiempo que sois responsables 6 Dios de la election que ellos
hacen y del estado que abrazan. A primer vista parece que estas
dos proposiciones se contradicen; mas lo que sigue os hard ver que
esti en perfect armonfa. Dios no quiere que por vosotros mismos
y por vuestra propia autoridad impongais a vuestros hijos el estado
que deben abrazar. Esta es la primera parte. Y Dios no obstante os
pedirA cuenta del estado que vuestros hijos abracen. Esta es la se-
gunda parte. Estas dos proposiciones formarAn la division de mi dis-
curso y el objeto de vuestra atencion.

Primera parte.

5. A nadie mas que i Dios pertenece disponer absolutamente
de la vocacion de los hombres, y 6 solos los hombres pertenece de-
terminar, cada uno segun Dios le inspire, lo que tiene relacion con
la election de estado y con la vocacion. Este principio es uno de los
mas incontestables de la moral cristiana. De aquf deduzco yo que
un padre cristiano no puede hacerse drbitro de la vocacion de sus
hijos sin cometer dos injusticias evidentes: la primera contra el de-
recho de Dios; la segunda en perjuicio de sus mismos hijos: la una
y la otra sujetas 6 las consecuencias mas funestas respect 6 ]a sal-
vacion. Ved aquf el punto que debo yo desenvolver ahora, y ved
aqui tambien las pruebas.
6. He dicho que solo a Dios pertenece disponer de la vocacion
de los hombres; Ly por qu6? Porque 61 es el primer Padre de to-
dos los hombres, y porque sola su providencia puede cumplir un
cargo tan important como este. Estas son dos grandes razones que
da sobre este punto el angelico doctor santo Tomas. Si yo soy pa-
dre, decia Dios por el profeta Malaqufas, ,d6nde esta el honor que
me es debido? Si Pater ego sum, ubiest honor meus? (Malach. I). Es
decir, para aplicar a mi objeto la reconvencion que hacia el Sefior
A su pueblo, si yo soy Padre con preferencia 6 todos los otros, ,d6n-
de estA el respeto que se me debe por serlo? ,D6nde esti el distin-





CON RESPECT I LA VOCACION DE SUS HIJOS. 49
tivo de esta paternidad soberana, si los otros padres me la disputan,
y si no dispongo de aquellos A quienes he dado el ser, para colo-
carlos en el estado y en la condition que me agrade? Ti, 6 hom-
bre, tomas 6 tu cargo el hacerlo; ,y qui6n te ha dado el poder para
ello? En una familiar de que yo no te he confiado mas que la sim-
ple administration te constitutes en 6rbitro, y lo dispones todo se-
gun tu voluntad. Td destinas al uno para la Iglesia y al otro para
el mundo; 6 esta para tal alianza, y i la otra para la Religion; yes
necesario, dices, que csto se haga asi, porque estAn tomadas las
medidas para ello. Mas ,con qu6 justicia hablas asi? Luego yo no
tengo de padre mas que el nombre, pues que td te atribuyes todo
el poder. Es por consiguiente en vano que alguna vez me digas que
tus hijos son mas mios que tuyos; porque si asi es, no es 6 tf sino
6 mf i quien pertenece la principal y mas esencial direction de sus
personas. Afiadid 6 esto, cristianos, la reflexion de san Gregorio
papa, que no solo es Dios el primer padre de todos los hombres,
sino que es el solo padre que reconocen los hombres segun el es-
piritu; y por consiguiente que 6 61 y no 6 los otros es 6 quien per-
tenece ejercer sobre los espiritus y sobre las voluntades de los hom-
bres aquella superioridad de direction 6 mas bien de imperio que
constitute el.empeiio de la vocacion.
7. Cuando la madre de los Macabeos vi6 a sus hijos entire las
manos de los verdugos sufrir con tanta constancia, les dijo unas
hermosas palabras que leemos en la Escritura. i Ay I mis amados hi-
jos, exclam6, no soy yo quien os ha dado una alma tan her6ica:
ese espiritu tan generoso que os anima no ha sido formado de mi
sustancia; del soberano Autor del mundo es de quien lo habeis reci-
bido: Neque enim ego spiritum etanimanmdonavivobis. (II Mach. vii).
Yo soy vuestra madre segun la care; pero la parte mas noble de
vosotros, que es el espfritu, es obra inmediata de Dios. Asf les ha-
b16 esta santa mujer. Y de aquf se sigue, cristiano auditorio, que
Dios solo tiene el derecho de sefialar A los hombres su vocacion y
su estado; &y por quO? Porque en esto es en lo que consiste pro-
piamente el dominio que 61 tiene sobre las almas. Un padre puede
en el mundo disponer de la education de sus hijos, puededisponer
de sus bienes y de sus patrimonios; mas de sus personas, esto es,
de lo que respect i la election de estado, no pertenece sino S Vos,
6 Dios mio, decia el mas sabio de los hombres, Salomon: no-per-
tenece sino i Vos que sois el Arbitro; este un derecho que os esti
reservado: Tu autem cum magna reverentia disponis nos. (Sap. xn).
4 T. XI.





s0 SERMON SOBRE EL DEBER DE LOS PADRES
Expresion admirable que encierra un sentimiento todavia mas digno
de ser notado : Cummagna reverentia. Porque es como si dijese: Vos
no habeis querido, Seiior, que la disposicion de nuestras personas
estuviese -en manos de nuestros padres carnales, y que ellos fuesen
los Arbitros. Vos habeis previsto que no usarian de esta facultad con
la consideraciony el respeto que merecen nuestras personas. Y en
efecto, Dios mio, nosotros vemos que cuantas veces ellos se entro-
meten en estas funciones siempre es con miras indignas de la gran-
deza del objeto y del negocio de que se trata. Porque aquf solo se
trata de former almas cristianas y de ponerlas en el camino que
las ha de conducir, la salvacion; yellos no obran mas que por mi-
ras .bajas y carnales, por el vil interns, y por no s6 qu6 m6ximas
delmundo corrompido y reprobado: les interest poco que su hijo
abrace el estado que le es propio, con tal de verlo en el que A ellos
lesagrada, en el que sea mas conforme con sus planes y con su
ambicion; cuidando de todo, menos de la persona de que disponen;
y por un des6rden muy .criminal y muy comun acomodan la elec-
cion del estado, no a las cualidades de aquel que lo abraza, sino al
deseo del que le obliga A abrazarlo. Y bien, 4no es esto hollar el
respeto debido A las criaturas, y principalmente a las criaturas ra-
cionales? Mas Vos, Sejior, que sois el Dios de las virtudes, t~ autem,
dominator virtutis (Sap. xn), Vos nos tratais much mas honrosa-
mente: porque al disponer de nosotros no consultais mas que f
nosotros mismos; y al ver c6mo obra en esto vuestra providencia
so diri en cierto modo ,que ella nos respeta: Cum magna reverentia
disponis nos.
8. Convengamos, cristianos, en que solo de Dios es de quien
debe defender y nacer nuestra election con respect A las diferen-
tes profesiones de la vida. 4Y por que pensais vosotros, pregunta
san Bernardo, que tantos estados como hay en el mundo, y que di-
viden la sociedad, sean otras tantas vocaciones, y eleven en efecto
el nombre de tales? Por qu6 nosotros decimos que tal persona tiene
vocacion por el siglo, tal por el claustro, tal por el foro, y tal por
la political? QQu6 quiere decir esto, sino que cada uno es llamado A
aquel estado particular que Dios le ha sefialado en el consejo de sn
sabidurfa? ,Por qu6 los Padres de la Iglesia en su moral han mi-
rado como una ofensa tan grave abrazar un estado sin la vocacion
de Dios, sino porque cualquiera otro que no sea aquel en que Dios
quiere colocarnos no es convenient para nosotros, y porque es-
tamos fuera del lugar que debemos ocupar, cuando no es Dios el





COH NBESPECTO LA TOCACION DE SUS HtOS. 51
que nos ha conducido A 61? Sobre lo cual yo prosigo y discurro de
,este modo: Si todos los estados del mundo son otras tantas voca-
ciones del cielo; si hay una gracia acomodada 6 todos vestos estados,
para Ilamarnos 6Aellos segun las 6rdenes de Dios; si es un dafio muy
grave para la salvacion tomar on estado sin esta gracia, no debe un
padre conducir 6 61 A sus hijos, y much menos obligarlos; y sera
el mayor abuso si esto lo hace por la violencia y por la fuerra. Por-
4que al fin un padre no es el distribuidor de vocacion entire sn fa-
milia. Esta gracia no esti en su mano para darla 6 quien quiera,
ni c6mo quiera. No depend de 6l que esta hija sea llamada al es-
tado de religiosa 6 del matrimonio; y la designation de estado que
,1 hace es un atentado contra el dominio soberano de Dios. ZPor
qu6? porque siendo toda vocacion una gracia, no es sino Dios el
que la puede comunicar; y pretender disponer de ella alarbitrio de
cotro es hacer una injuria : la gracia imisma, y arrogarse un dere-
*cho que solo es propio de la Divinidad.
9. En efecto, cristianos, para aplicar debidamente los hom-
bres 6 an empleo, y para sefalarles con seguridad el estado que les
conviene, se necesita nada menos'que una sabiduria y una provi-
denciainfinita. Pues bien, esta sabidurfa y esta providencia tan ex-
tensa no la ha concedido Dios A los padres paragon sus hijos; y como
41 solo posee los conocimientos necesarios para este fin, me atrevo
yeo decir que hubiera faltado en su modo de obrar, si mhubiera con-
fiado este cuidado A otro eualquiera que A sf 'nismo. Vosotros me
preguntar6is por qu6 un padre no puede creerse bastante ilustrado
y bastante sAbio para disponer la vocacion de su hijo. Escuchad una
,de las mayores verdades de la moral cristiana. Nada tiene tanta re-
lacion con nuestra felicidad como la vocacion 6 un estado, y al es-
tado'es 6 quien esti con frecuencia unido todo el negocio de la sal-
vacion: Zy por qu6? porque el estado es el camino por donde Dios
quiere conducirnos 6 la salvation; porque los medios de salvacion
que Dios ha resuelto darnos no nos han sido concedidos sino en
conformidad A niestro estado; porque fuera del estado la provi-
dencia de Dios no 'est obligada 4 sostenernos 'por las gracias espe-
ciales que aseguran la salvacion, y sin las cuales es rmuy dificil Ile-
gar A este dichoso t6rmino.
10. Y lo que es necesario notar bien, como una eonsecuencia
de estos principios, es que lo que mas contribiye nuestra salva-
cion no es precisamente la'santidad del estado, sino la conformi-
dad del estado con los designios y las miras de Dios, que nos lo ha
4*





52 SERMON SOBRE EL DEBER DE LOS PADRES
sefialado y nos ha hecho entrar en 61. Mil se han salvado en la Re-
ligion, y este debia perderse; mil se han perdido en el mundo, y
aquel debia salvarse: Oh altitudol loh abismo de la sabidurfa de
Dios! Pero reflexionemos. QQub necesitaria, pues, un padre para
tener derecho de disponer de la vocacion de sus hijos? Yo nada exa-
gerar6, mis amados oyentes; vosotros sabeis la obligacion que tengo
de decir la verdad tal como la concibo, sin ir nunca mas allia. Qu6
necesitaria un padre, repito, para prescribir A su hijo la vocacion
que debe seguir? Para esto era necesario que conociese los caminos
de su salvacion, que entrase en el secret de su predestinacion, que
supiese el 6rden de las gracias que le estin preparadas, las tenta-
ciones deque seri acometido, las ocasiones de ruina en que se en-
contrari empeilado; era necesario que penetrase en lo future para
,ver los acontecimientos que podrdn cambiar las cosas presents; que
]eyese hasta en el corazon de su hijo, para descubrir en 61 ciertas
disposiciones ocultas que no se descubren exteriormente. Porque so-
.bre el conocimiento de todo esto esti fundado el derecho de sefia-
.lar a los hombre's su vocacion; y cuando Dios llama 6 cualquiera,
emplea para ello el conocimiento de todo esto. Mas Id6nde hay un
padre sobre la tierra que tenga el menor de estos conocimientos?
,Y no es por consiguiente una temeridad insostenible en un padre
Ja de querer constituirse Arbitro de la vocacion y del estado de sus
.hijos? ;No es esto atribuirse la sabiduria misma de Dios, lo cual es
un crime, 6 emprender con solo la sabidurfa de un hombre lo que
.pide una sabiduria sobrenatural y divina, empresa que no puede
graduarse sino de locura?
11. Esto es hablando en general; mas entremos en los porme-
.nores. Yo sostengo que la conduct de un padre es igualmente in-
juriosa i.Dios, sea que disponga de sus hijos para una vocacion
.santa en si misma, sea que disponga de ellos para el mundo. Es-
.tadme atentos. Vuestra intencion, decis, es la de establecer un hijo
en la Iglesia, proveerlo de beneficios, y aun ligarlo, si es necesa-
.rio, en las sagradas 6rdenes. He dicho, si es necesario, porque fuera
de esta necesidad no se tendria el cuidado de pensar en ello, y vos-
-otros sabr6is bien cuil es esta necesidad. Apenas ha nacido este hijo
cuando ya la Iglesia es su patrimonio; y puede decirse de l6, aun-
,que en un sentido bien opuesto, lo que estA escrito de Isafas, que
Alesde el vientre de su madre fue destinado al altar; y no por una
.vocacion divina, como el Profeta, sino por una vocacion humana:
A wAtrQ vocavit me. (Isai. xLX). A la verdad, mis amados oyeotes,





CON BESPECTO I LA VOCACION DE SUS HIJOS. 53
,es esto obrar como cristianos, y tratar con Dios como se debe tra-
tar con un senior y un soberano? Qu,, ,ser6 necesario que Dios
pase por vuestra election, 6 que se yea reducido, por decirlo asi, &
recibir estos hijos i las mas altas funciones de la Iglesia, porque esto
os acomoda y entra en vuestros intereses? QQu6 dirfais (este es el
pensamiento de san Basilio), qu6 dirfais de un hombre que quisiera
obligaros 6 recibir en vuestro servicio 6 los criados 6 dom6sticos que
'61l le pareciese? ZN0 recibiria las gracias de vosotros al haceros la
proposition? Y vosotros por una presuncion aun mas atrevida ,lle-
nareis la casa de Dios de aquellos que se os antoje? ,Distribuirdis
en ella los destinos y las dignidades A vuestro gusto?
12. Ved aquf, sin embargo, lo que sucede continuamente en-
tre los cristianos. Esta no es solamente la practice de algunos pa-
dres; es una costumbre de todas las families y una especie de ley.
Ley dictada por el espiritu del mundo, esto es, por un espiritu am-
bicioso 6 interesado. Ley reconocida universalmente en el mundo,
y contra la cual apenas se permit A los predicadores levantar su
voz. Ley asimismo tolerada comunmente por aquellos que deberian
dedicarse con mayor celo A abolirla, por los directors espirituales
mas arreglados y mas rfgidos en apariencia, por los doctors mas se-
veros en su moral, y que mas afectan serlo 6 parecerlo. Ley, en fin,
seguida ciegamente por los hijos que no conocen aun sus pernicio-
sas consecuencias, que no tienen resolution bastante para oponerse
A la voluntad de sus padres, yque se encuentran en la triste nece-
sidad de entrar en el camino que se les ha abierto, y de marchar
por Bl. Este hijo segundo no tiene la suerte de la primogenitura; y
sin examiner si Dios lo reclama 6 lo acepta, se le entrega. Este pri-
mog6nito no ha sido al nacer muy favorecido de la naturaleza, y
carece de ciertas condiciones para sostener la gloria de su nombre;
sin consideration A los designios de Dios sobre 61, se piensa, por de-
cirlo asi, en degradarlo, se le rebaja al lugar de hijo segundo, se le
sustituye A aquel, y para esto se le arranca un consentimiento for-
zado, y se hace empleando el artificio y la violencia, las caricias y
las amenazas. La colocacion de esta hija seria dificil; sin otro mo-
tivo, este es bastante para dedicarla A la Religion. Mas ella no tiene
vocacion a este g6nero de vida; es necesario que la tenga, porque
no hay otro partido que tomar para ella. Pero Dios no la quiere en
este estado; es necesario suponer que la quiere, y hacer como si la
quisiera. Mas ella no tiene seiial alguna de vocacion; es una serial
bastante grande las circunstancias presents de los negocios y la ne-





54 SERMON SOBRE EL DEBER DE LOS PADRES
cesidad. Mas ella misma confiesa que carece de la gracia de voca-
cion; esta gracia la tendra con el tiempo y cuando est6 en un lu-
gar A prop6sito para recibirla. Entre tanto se conduce esta victim
al temple atada de pi6s y manos, quiero decir, con la disposicion
de una voluntad forzada, la boca muda por el temor y el respeto de
un padre que ella ha honrado siempre. En medio de una ceremo-
nia brillante para los espectadores que asisten a ella, pero finebre
para la persona que es su objeto, se laWpresenta al sacerdote, y se
hace un sacrificio que, muy 16jos de glorificar A Dios y de agradarle,
se hace execrable A sus ojos y provoca su venganza.
13. IAh cristianos, qu6 abominacion! LDebera causarnos ad-
miracion, despues de esto, si vemosfamilias enteras castigadas con
la maldicion divina?. No, no, decia Salvien con una santa ironfa,
nosotros no estamos ya en el tiempo de Abrahan, en que los sacri-
ficios de los hijos hechos por los padres eran acciones raras. Nada
es mas comun en la actualidad que los imitadores de este santo Pa-
triarca. Y aun se le sobrepuja diariamente, porque en lugar de
esperar, como 61, la 6rden del cielo, se previene. Se sacrifice un
hijo A Dios, y se le sacrifice, no solo sin pena, sino con gozo; y
se le sacrifice sin que Dios lo made, y aun sin que lo acepte; y
se le sacrifice aun en el acto mismo en que Dios lo prohibe y no
cesa de decir: Non extends manum super puerum. (Genes. xxII).
Asi hablaba el elocuente Obispo de Marsella en el ardor de su celo.
Mas, corrigiendo bien pronto su pensamiento, proseguia: Yo me
engaflo, hermanos mios; estos padres crueles nada son menos que
imitadores de Abrahan, porque este santo hombre quiso sacrificar
su hijo A Dios; mas ellos solo sacrifican los suyos a su fortune y i
su avaricia. Ved aquf por qu6 Dios colm6 a Abrahan de elogios y
de recompensas, porqu6 su sacrificio fue una prueba de su obedien-
cia y de su piedad; y ved aulf por qu6 Dios no tiene para los otros
mas que reprensiones'y castigos, porque 61 justamente se da por
ofendido de sus criminals empresas. Y no me digais, mis amados
oyentes, que no siguiendo este camino tan ordinario de obligar A
vuestros hijos i abrazar el estado de la Iglesia 6 el de la Religion
os hallais en la imposibilidad de colocarlos, porque este es un er-
ror. No me correspond entrar con vosotros. en discussion sobre
vuestros negocios dom6sticos, ni examiner 1a que podeis y lo que
no podeis; pero es de mi obligacion deciros lo que la ley de Dios.
os manda y lo que os prohibe. Esti bien que la imposibilidad en
que pretendeis hallaros sea verdadera, 6 que sea falsa; pero no





COn RESPECTO I LA VOCACION DE SUS HPJOS. 55
por esto sera permitido jams a un padre disposer de sus hijos'con
respect 4 la vocacion, ni buscarles un patrimonio en la Iglesia, y
mirar la Religion como un' desahogo de su casa; y si asi Io haceis,
irritais A Dios. Dejadlos en un estado menos opulento, y de este
modo estarin menos expuestos A perderse, y se harin mas exac-
tos en el cumplimiento de sus deberes ; abandonadlos 6 la Pro-
videncia, porque Dios es su padre, y tendri cuidado de ellos. Es-
to es lo que podria yo responderos; pero no os dire nada de ello:
ved aquf a lo que me atengo. Suceda lo que suceda en adelante,
yo permanecer6 siempre fijo en mi principio; esto es, que es ne-.
cesario ser cristiano y obedecer 6 Dios, que Dios no quiere que la
vocacion de vuestros hijos depend de vosotros, y que por consi-
guiente vosotros no debeis mezclaros en un asunto que no es ni se-
ri jams de vuestra incumbencia. Esto es lo que os contest, y es;
bastante.
14. Vosotros me dirdis: Pero jno sera al menos permitido &
un padre disponer de sus hijos para el mundo? Y yo respond:
,Por qu6 ha de serle permitido disponer de ellos mas bien para eI
mundo que para la Iglesia? ,Es porque los estados de) munda
dependent menos del soberano domino de Dios y de su providen-.
cia que el estado eclesiastico? LEs porque no se necesita tanta
gracia de vocacion para el estado del matrimonio como para el es-
tado religioso? LEs porque las condiciones del siglo no tienen tan-
ta relacion con la salvacion coma las del otro estado? Supuesto que-
tanto el uno como el otro son estados de la vida, a Dios es a quien
toca llamarnos i ellos; y si hay algunos hombres en quienes la vo-
cacion parezca ser mas necesaria, yo me atrevo a asegurar que son
aquellos que se decide a vivir en el mundo, porque ellos son sin
contradiccion los masexpuestos, porque en el siglo son los peligros
much mas comunes, las tentaciones mueho mas sutiles y mas vio-
lentas, y porque en l6 tiene el hombre mas necesidad de ser con-
ducido por la sabidurfa y la gracia del Senior. Pero concret6monos
precisamente al derecho que Dios tiene sobre el hombre. Vosotros
quereis, mis amados oyentes, dedicar al mundo un primog6nito,
por ejemplo; es necesario, pues, que se present en 61, que pros-
pere, y que sea el sosten de su casa. Mas 4que sabeis si'Dios se lo
ha reservada para si? Y si lo sabeis,, oas atreverdis a disputarle la
preferencia? No sabi6ndolo, coma en efecto esasf, ,podeis hacer
otra cosa que consultarle acerea de ello, y pedirle su parecer; ro-
garle que os descubra su divina voluntad, emplear todos losmedios





56 SERMON SOBRE EL DEBER DE LOS PADRES
ordinaries para conocerla, y someteros6 ella desde el moment en
que la hayais conocido? Pero Z qu6 haceis vosotros? Vosotros sa-
beis que Dios quiere este hijo para el estado religioso, y.os obsti-
nais en quererlo para el mundo. Y ved aquf A vosotros mismos, por
decirlo asf, en dispute con Dios. Se trata, pues, de saber cuAl de
los dos debe ser el superior, porque Dios le llama para sf, y vos-
otros quereis tenerle para vosotros. 0 es Dios el que usurpa vues-
tros derechos, 6 sois vosotros los que usurpais los derechos de Dios.
Pues bien, dime, hombre miserable y d6bil, ,cuiles son tus dere-
chos en perjuicio de tu Dios, ysobre qu6 los funds? Pero aprende
al mismo tiempo a tributar A los derechos inviolables de un Dios
criador el just homenaje que les es debido.
15. Hay sobre esto un pasaje bien notable en sari Ambrosio,
libro I de las Virgenes, donde este Padre describe el combat
de una j6ven cristiana, no contra los perseguidores de ]a fe, sino
contra la care y la sangre, contra sus parientes. Ella se veia so-
licitada por una parte para contraer un enlace que se le proponia,
y por otra inspirada 6 tomar al pie de los altares el velo sagrado.
,Qu6 haceis vosotros (decia esta generosa hija 6 toda una parente-
la que la acosaba), y por qu6 perdeis el tiempo en buscarme un
partido en el mundo? Ya lo he encontrado yo : Quid in exquiren-
dis nuptiis sollicitatis animum? jam provisas habeo. (Ambros.). Vos-
otros me ofreceis un esposo, y yo he elegido ya otro. Ofrecedme
uno tan rico, tan poderoso y tan grande como el mio, y entonces
ver6 qu6 respuesta he de daros. Pero vosotros no me presentais na-
da semejante; porque ese de quien me hablais es un hombre, y el
que yo he elegido es un Dios. Querer separarlo de mf, 6 separar-
me de 6l, no es procurar mi fortune, sino envidiar mi felicidad:
Non providetis mihi, sed invidetis. (Ibid.). Palabras, prosigue san
Ambrosio, que movieron a todos los circunstantes: todos vertian
ligrimas al ver una virtud tan firme y tan rara en una j6ven; y co-
mo uno de ellos se propasase 6 decirla que si su padre hubiera es-
tado vivo no hubiera consentido en la resolution que ella habia
torado, layl respondi6 ella, tal vez por eso se lo llev6 el Seinor,
para que no sirviese de obst6culo 6 las 6rdenes del cielo y 6 los de-
sjgnios de la Providencia sobre mi.
16. No, no, cristianos, sea cualquiera el interns que tenga un
padre en ver a su hijo establecido segun el mundo, no puede, sin
una especie de infidelidad, quejarse de Dios cuando le llama A
Ena vida mas santa; y contradecir esta vocacion por artificio, 6





CON RESPECT I LA VOCACION DE SUS IIJOS. 57
por dilacion,.6 por una insuperable resistencia, esto me atrevo 6
Ilamarlo una rebellion contra Dios y contra su gracia. ,Por qu6
tantos suspiros y tantas ligrimas? escribia san Jer6nimo A una se-
flora romana, reprendidndole su poca constancia y su poca fe en
la perdida que habia experimentado de una hija amada que el cie-
lo le habia arrebatado: Vos os afligis, vos os desconsolais; mases-
cuchad al mismo Jesucristo que os habla, 6 que al menos os pue-
de hablar de este modo: I Ay! ]Paula, til te dejas enfurecer contra
mf, porque tu hija es hoy toda mia; y con esas 16grimas crimina-
les que derramas sin media y sin sumision ofendes al divino Es-
poso, que posee el objeto de tu dolor y de tu amargura: Irasceris,
Paula, quia filia tuamea facta est, et rebellibus lacrymis facis injuriam
possidenti. (Hieron.). Bellareprension, amados oyentes, que pue-
de aplicarse muy bien a tantos padres cristianos. Y no creais que
sea una respuesta plausible decirme que este hijo es el solo que os
resta de una familiar antigua y grande, y que sin l1 va 6 extinguir-
se, como si Dios estuviese obligado 6 acomodarse A vuestras ideas
mundanas, como si la conservation de vuestra estirpe fuese una
cosa grande trat6ndose de los designios de Dios, como si tarde 6
temprano no debieran.extinguirse todas las familiar, y como si la
vuestra pudiese tener un fin mas honroso que el de la ejecucion de
los decretos de vuestro Dios y Sefior.
17. Esto es, cristianos, lo que hace relacion al derecho de
Dios. LQu6 seria si me extendiese sobre el de vuestros hijos, y so-
bre la injusticia que les haceis cuando disponeis de ellos en perjui-
cio de su libertad, y comunmente en perjuicio de su salvacion?
Porque layl el solo derecho que ellos tienen independientemente
de vosotros es el de disponer de si mismos para con Dios sobre lo
que concierne 6 sus almas y d su salvacion; y este derecho iinico
se lo quitais, 6 les impedes usarlo. Derecho, por otra parte, el mas
just, pues que est6 autorizado por todas las leyes, aprobado por
todos los usos, apoyado por razones tomadas de todos los princi-
pios de la naturaleza, fundado sobre todas las miximas de la Reli-
gion, y por consecuencia inviolable. Estadme atentos. Sf, todas las
leyes lo autorizan : las unas, favoreciendo por todos los medios po-
sibles la libertad de los hijos, esto es, una libertad racional; las
otras, reprimiendo con las mas graves censuras las falsas pretensio-
nes de los padres que atentasen contra esta libertad, 6 impidiesen
su uso: estas, permitiendo A los hijos disponer de sf mismos para





88 SERMON SOBRE EL DEBER DE LOS PADRES
el estado religioso en una edad en que, fuera de esto, de nada
pueden disponer, lo cual no puede condenarse, nota el doctoTos-
tado, sin preferir su juicio particular al de la Iglesia, que ]o ha
dispuesto de este modo;, aquellas, ratificando la profession solemne
del voto de religion, hecha aun sin saberlo los padres, que de nin-
gun modo la pueden invalidar; y lo que es aun mas, no ha exis-
tido jams ley alguna eclesiAstica ni civil que haya obligado A un
hijo a conformarse con la election y la voluntad de su padre en
cuanto al estado; y se hallan por el contrario muchas que decla-
ran de ningun valor ni fuerza las palabras dadas y las obligaciones
contraidas por los hijos, si aparece que ha habido violencia, 6 que
no ha sido hecho dentro de los limits de una obediencia respetuo-
sa. LPor qu6 todo esto, cristianos, en detrimento, al parecer, de
la autoridad paterna, y con peligro de las resoluciones indiscretas
que pueden tomar los j6venes? Era necesario que esto fuese asf,
porque razones muy poderosas lo persuade; entire todas me limi-
to a esta: es de derecho natural y divino que elija su estado el mis-
mo que debe sufrir sus cargas y cumplir sus obligaciones. Este
principio es incontestable, porque si en el discurso de mi vida ten-
go penas que sufrir, estoy bien seguro de que la election libre y
expresa que he hecho de mi estado me las hace voluntarias, y me
las dulcifica; y si en mi corazon Siento alguna repugnancia 6 algun
disgusto contra los deberes de mi estadb, quiero yo tener con qu6
apaciguarlas en cierto modo, por el pensamiento de que yo mismo
soy el que me he sometido, yo mismo el que me he determinado,
yo mismo el que he consentido en todo aquello que me parece lo
mas rigoroso 6 insoportable. Pero todo lo contrario sucede cuando
los hijos se ven forzados a abrazar un estado para el cual no sien-
ten inclinacion ni vocacion; y cuando vosotros les obligais, por
ejemplo, a la profession religiosa, no os obligais vosotros por ellos A
sufrir el yugo y la dependencia, a practicar las austeridades, y
beber las amarguras y los disgustos; vosotros los conducts hasta el
santuario, y alli les imponeis toda la carga, sin guardar ninguna
part de ella para vosotros. Cuando vosotros haceis aceptar &
vuestra hija una alianza, a la que ella tiene repugnancia, no la ga-
rantizais de los disgustos de un marido extravagant y desagrada-
ble, que tal vez la tratarA como a una esclava; no la indemnizais,
de los infinitos cuidados que pide la education de una familiar, y
que serAn para ella otras tantas obligaciones indispensables. Es por





CON RESPECTO 1 LA. VOCACION DE SUS HIJOS. 59
consiguiente una iniquidad querer disponer asi de ella; porque si
ella, en efecto, debe estar ligada, 4no es just que le dejeis alme-
nos la facultad de elegir ella misma su cadena ?
18. Mas lo que hay mas important sobre esto es lo que ya he
dicho, y me veo obligado 6 repetir para explicarlo can mas clari-
dad y para aplicarlo tambien al asunto de que se habla; A saber,
que cuando se trata de la vocacion, se trata dela salvation eterna.
Pues bien, cuando se trata de la eterna salvacion, nada de autori-
dad paterna, porque todo absolutamente debe ser personal. Todos
nosotros compareceremos ante el tribunal de Dios, dice san Pablo,
para responder en 61 de nuestra vida. Es necesario, pues, que ten-
gamos la libre disposicion de ella, concluye san Juan Cris6stomo,
porque nosotros debemos disponer de las cosas de que somos res-
ponsables. Vos no habeis de ser juzgado por mf, y por consiguien-
te no os pertenece disponer de mi; y si asf lo quereis, si os atre-
veis A hacerme entrar en un estadodonde mi salvacion est6 menos
segura, os podr6 decir entonces lo que el piadoso emperador Va-
lentiniano dijo al embajador de Roma, que de parte delSenado
le habl6 de restablecer los temples de los dioses falsos: Que Roma
que es mi madre me pida otra cualquier cosa; yo le debo mis ser-
vicios, pero se los debo todavia mas al author de mi salvacion: Sedc
magis debeo salutis Auctori. (Valent. imp.). Por esto es por lo que
los Padres de la Iglesia, despues de haber empleado toda la fuerza
de sus discursos y toda su elocuencia en persuadir a los hijos una
humilde y fiel sumision para con sus padres, han sido, sin embar-
go, los primeros en dispensarlos de toda obediencia cuando se tra-
ta de un estado al que los han querido obligar,. 6 del que han
pretendido apartarlos con peligro de la salvacion.
19. Qu6 respuesta os dare? escribia san Bernardo iun hom-
bre de mundo que se sentia llamado A la vida religiosa, y que stu
madre trataba de retenerlopara el mundo, Iqu6 os dir6 yo? LQu6
abandoneis A vuestra madre? Mas esto parece contrario a la pie-
dad. Que permanezcais con ella? Mas no es just que una debil
complacencia os haga perder vuestra alma. t Que seals al mismo
tiempo de Jesucristo y del mundo? Pero, segun el Evangelio, no se
puede ser de dos seilores. Lo que quiere vuestra madre es contra-
rio A vuestra salvacion y por una consecuencia necesaria tambien
a la suya. Tomad, pues, ahora vuestro partido, 6 satisfacer sola-
mente su voluntad, 6 tender A la salvacion de los dos. Mas si la
amais, libradla, por amor de ella misma, de que, por reteneros en





60' SERMON SOBRE EL DEBER DE LOS PADRES
su poder y arrebataros A Jesucristo, se pierda con vos y por vos.
Porque c6mo no se habia de perder ella, haciendoos perder la
vida del alma, despues de haberos dado la vida del cuerpo? Y to-
do esto, aiiade el mismo Padre, os lo digo por condescender con
vuestra debilidad. Porque la respuesta estd bien express en el
Evangelio, y os deberia bastar recQrdarla: que cuanto hay de im-
piedad en abandonar una madre, hay de piedad en abandonarla
por Jesucristo.
20. 1Ah! cristianos, aprovechaos de estas grandes instruccio-
nes: en la direction de vuestra familiar respetad siempre los dere-
chos de Dios, y no atenteis jams contra los de vuestros hijos. De-
jadles la misma libertad que vosotros habeis deseado, y de que tal
vez os habeis mostrado muy celosos. Haced con ellos lo que habeis
querido que se hiciera con vosotros; si vosotros habeis sufrido en
este particular alguna injusticia, no os vengueis en estos inocentes,
que ninguna parte han tenido en ella, y que ademas deben seros
muy amados. Cuidad de su salvation, que se halla interesada en
este particular, y no seais tan. crueles que la sacrifiqueis A vuestras
miras mundanas. No os expongais 6 ser un dia el objeto de su
maldicion despues de haber sido la causa de su desgracia. Porque
su maldicion serA eficaz, y atraeri sobre vosotros la de Dios. Si no
les podeis dejar una gran herencia, ni ellos tienen que poseer gran-
des bienes, no les quiteis al menos, si me atrevo a decirlo as[, la
posesion desi mismos. Dios no os obliga a hacerlos iicos, pero os
manda dejarlos libres. Y qu6, me responder6is, si los hijos inconsi-
derados y arrebatados por el fuego de la edad hacen una mala elec-
cion, ,serA necesario que sus padres los abandonen A si mismos, y
que cierren los ojos A todo? Yo no digo eso, mis amados oyentes,
ni ese es mi pensamiento, como os lo voy a hacer ver. Si ese hijo
elige mal, podeis contenerlo con s6bios consejos; si no los escucha,
podeis ailadir la autoridad, y si rehusa obedecer, podeis emplear
toda la fuerza de la autoridad paterna. Porque nada de esto es dis-
poner de su persona ni de su vocacion; sino al contrario, es po-
nerlo en estado de disponer mejor de sf mismo. Yo llamo disponer
de la vocacion de un hijo sefialarle precisamente el estado que
quereis que abrace, sin examiner si es 6 no de su agrado.
21. Yo lamo disponer de la vocacion de un hijo disuadirlo de
una election razonable que ha hecho para con Dios, y former di-
ficultades insuperables para impedir que se lleve A efecto. Yo lla-
mo disponer de la vocacion de un hijo abusar de su credulidad.





CON RESPECT LA VOCACION DE SUS HIJOS. 61
para seducirle con falsas promesas, y para hacerle ver las preten-
didas ventajas que se le forjan, y para llevarle insensiblemente al
t6rmino A que se le queria conducir. Yo llamo disponer de la vo-
cacion de un hijo dejar i una hija muchos aiios sin establecer, no
usar con ella sino modales duros y desagradables, ejercitar con
malos tratamientos su paciencia, hasta el punto de que al fin se
disguste del mundo, y tome por si misma el partido de abrazar la
soledad. Ved aquf lo que yo llamo disponer de la vocacion de los
hijos, y ved aquf lo queDios prohibe. LQub le responder6is un dia
cuando os reprenda por haberos opuesto 4 sus designios en la di-
reccion de una familiar que os habia confiado? cuando os pida
cuenta, no de la sangre, sino del alma de este hijo que 61 queria
salvar, y que le habia preparado para ello todos los caminos de
que vos lo habeis alejado, lo habeis extraviado,lo habeis perdido?
ZQu6 responder6is vuestros mismos hijos? Porque ellos se levan-
taran contra vosotros, y se haran vuestros acusadores, asf como
vosotros habeis sido sus tentadores y sus corruptores. No es esto
decir que no podais dirigirlos en la eleccibn que hicieren ; que no
podais aconsejarles, exhortarles y usar de todos los medios que
Dios ha puesto en vuestra mano para preservarlos de los escollos
a que una juventud ligera y sin reflexion se deja arrastrar. Yo di-
go mas, y aun sostengo que no solo podeis hacerlo, sino que de-
beis; y sobre esto es sobre lo que establezco la otra proposition
que he deducido, a saber, que aunque no os es permitido obligar
i vuestros hijos i abrazar un estado, sois, sin embargo, responsa-
bles B Dios del estado que ellos abracen. Necesito de vuestra aten-
cion unos moments mas para esta

Segunda part.

22. Es un principio recibido en toda moral que debemos; en
cuanto est6 de nuestra parte, garantir las cosas en que estamos obli-
gados 6 interesarnos y 4 tomar part, y a proporcion de la parte
que en ellas tenemos, y del interns que A ellas nos une, nos hace-
mos mas 6 menos responsables. Esta maxima es evidence, y de ella
saco yo la prueba de mi segunda proposition. Porque aunque los
padres no deben fijar A sus hijos la- election de una vocacion y de
un estado, no dejan por esto de intervenir en esta election, de par-
ticipar de ella, de tener en ella un derecho de direction y de vigi-
lancia, no solo en cualidad de padres, sino much mas en cualidad





i SERMON SOBRE EL DEBER DE LOS PADRES
de padres cristianos. De aqufera necesario deducir que ellos deben
responder de esta election, y que Dios puede sin injusticia-tomarles
cuenta de ella. Ciertas cuestiones que voy al moment A resolver ser-
'irAn para esclarecer este pun'to.
23. Se pregunta en general si en ciertos estados, sobre todo en
aquellos que no pertenecen a la perfeccion evang61ica, un hijo es
duefio de contraer tn enlace, y de obligarse a 61, sin noticia ni co-
nocimiento de sus padres. No puede hacerlo, cristianos, sino que
es de su deber, y de un deberrigoroso, consultarlos y oir sus exhor-
taciones, y deferir A ellas en cuanto lo permit la razon. Porque,
dicen los te6logos, el honor debido al os padres es un mandamiento
express de Dios. Pues bien, el no tener ningun respeto A sus con-
sejos, no cuidar de instruirse por ellos, obrar en esta material con
una total independencia, sin querer career mas que A s'f mismo, esto
sera -un desprecio formal de la autoridad paterna; y este desprecio
en una material tan important como es la election de estado debe
ser mirado como una transgresion de la ley divina. Se pregunta en
particular si en cierta eda'd ya provecta puede un hijo, 'sin informar
Ii su padre y sin pedirle su consentimiento, contraer un matrimo-
mio al cual le arrastra una passion; esto es, si puede en conciencia.
No, responded los Doctores; ysi lo hace, tiene el padre el derecho
de castigarle segun las leyes, y de privarle de la herencia; pena que
se cree just, y que por consiguiente supone una ofensa. Se pre-
gunta si el padre que ve a su hijo abrazar un partido que juzga le
ha de ser pernicioso, con respect A Dios, puede callar sobre ello,
y cooperar en cierto modo con su silencio a autorizarlo. Esto sera
un crfmen en 1l, segun todos los maestros de la moral; y si disi-
mula sobre ello, y no hace todala oposicion necesaria, se hace pre-
varicador. De aquf se sigue, pues, que los padres, sin disponer de
sus hijos, tienen sin embargo parte en su election de muchos mo-
dos: por exhortacion, por consejo, por tolerancia, por consenti-
miento, por derecho de oposicion y de castigo. Ved aquf, cristia-
nos, el fundamento de la verdad que ospredico. Porque si Dios no
os hubiera obligado A garantirle la election que hacen vuestros hi-
jos, ;por qu6 habfais de ser criminals cuando dejais de emplear
el medio de la autoridad, 6 del consejo y la instruccion para ayu-
darles en su election? ,Por qu6 habia de ser en vosotros una to-
lerancia digna de castigo, cuando les abandonais A si mismos, y les
dejais elegir inconsideradamente lo que sabeis que no les conviene
y puede series daiioso? Porque podeis oponeros a su election, con-





CON RESPECT LA TOCACION DE SUS HIIOS. 63
tradecirla, castigarles por ella si ha sido contraria A vuestro deseo,
y cuando a vuestro parecer han faltado al respeto que os deben.
24. Dios sin duda no os ha dado ese poder sino en razon Alas
cargas que le estan unidas; y de todos los deberes que ha impuesto
A vuestros hijos result en vosotros una obligation natural de res-
ponder de ellos y de su estado. Si sucede, pues, que ellos se extra-
vian, 6 porque no habeis tenido cuidado de instruirlos, 6 porque
no habeis tenido la firmeza bastante para resistirles, 6 porque una
tolerancia reprensible os ha echo secundar sus locos deseos, ,no
tendra Dios el derecho de deciros: dame cuenta, no solo de tf mis-
mo, sino de este hijo y de esta hija para con los cuales debfais ha-
her sido en cualidad de padre, ministry, para servirles de guia y de
director? Y ciertamente, cristianos, ,quidn no sabe que un padre
es responsible 6 Dios de Ja education de sus hijos? Pues bien, en
la education de los hijos ,qu6 cosa hay mas important que el es-
tado que deben abrazar, y la forma de vida que tratan de elegir?
25. Desenvolvamos 6 ilustremos mas este punto para hacerlo
mas instructive y mas prActico. La election de un estado, dice san
Buenaventura, puede ser mala de tres maneras: 6 por el estado
mismo, porque es contrario 6 la salvacion, 6 por lo menos muy pe-
ligroso; 6 porque el que lo abraza es incapaz de cumplir sus obli-
gaciones; 6 porque aunque sea honest el estado, y el que lo abraza
sea capaz de cumplir sus obligaciones, no ha entrado en l1, si puedo
explicarme asf, por la puerta del honor y por el camino recto.
26. Prestadme atencion; he dicho la election de un estado
malo por si mismo, 6 al menos muy peligroso; y pongo por ejem-
plo el estado de san Mateo. /Qub era este ap6stol antes de ser lla-
mado y convertido por Jesucristo? Era un publicano, y es necesario
saber que este empleo, que consistia en cobrar cierto tribute pdbli-
co, se ejercia entonces comunmente contra la conciencia, pues que
Jesucristo en el Evangelio, hablando del reino de los cielos, colo-
caba i los publicanos en la misma clase que 6 las mujeres perdidas:
Publicani et meretrices. (Matth. xxi). Esta es la observacion de san
Jer6nimo, A la que san Gregorioafiade otra: Que los Apdstoles des-
pues de su conversion siguieron su antiguo g6nero de vida, y vol-
vieron A su pesca; pero no sucedi6 asf i san Mateo, que absoluta-
mente y para siempre abandon su recaudacion. ,De d6nde nace
esta diferencia, pregunta san Gregorio, sino de que el oficio de san
Pedro y de los otros Ap6stoles era inocente, y el de san Mateo le
constituia al menos en un peligro cierto y present? Si existen,





64 SERMON SOBRE EL DEBER DE LOS PADRES
pues, semejantes profesiones en el mundb, lo que yo no entro a
examiner, porque me aflijo al pensarlo; quiero decir, si existen cier-
tos estados en los que, segun la estimacion comun, es moralmente
impossible permanecer y ser cristiano, ,podrA permitir un padre
que crea en Dios que su hijo se arroje ciegamente y permanezca
en 61? Ah I mis amados oyentes, bien l6jos de aprobarlo, de auto-
rizarlo y de tolerarlo, debe hacer todos los esfuerzos para inspirarle
horror y alejarle de 61. Il debe decirle como el santo hombre To-
.bias: (Tengamos confianza, hijo mio; nosotros ser6mos siempre
(muy ricos, si tenemos el santo temor del Seinor. Antepongimosle
ai todos los tesoros de la tierra, y no consintamos jams en perder
( ni aun arriesgar los bienes eternos por los temporales: Satis multd
(bona habebimus, sitimuerimus Deum. (Tob. Iv). Asi es como 61 le
hablari, 6 como le debe hablar. Pero si 61 se deja dominar y con-
ducir por el inter6s, si i vista de una fortune temporal y de una
ganancia segura, pronta y abundante aprueba la election hecha por
su hijo de tina profession, dafiosa al menos, segun Dios; si 61 es el
primero en procurar su entrada en ella, en favorecerla y secun-
darla en sus consecuencias, en buscarle para ello intercesores y pa-
tronos, ,qui6n puede dudar de que por estos hechos no echa sobre
si todas las consecuencias funestas que habia tenido; que por esto
mismo el padre no se hace culpable de todos los des6rdenes de su
Jhijo; que la condenacion de este j6ven no se le debe imputar, y que
este no sea uno de los principles articulos sobre los que tendri que
justificarse delante de Dios? Nada os decimos sobre esto. A vosotros
os pertenece, cristianos, hacer la aplicacion.de esta moral, y ver
las consecuencias que debeis sacar de ella para la direction de vues-
tras acciones. Prosigamos.
27. Ademas de que la election de estado puede ser mala en la
Ssustancia, lo es mas comunmente con relacion al sujeto, es decir,
porque el que hace la election es indigno del estado que elige, no
tiene las cualidades necesarias para este estado, y se halla absolu-
tamente incapaz de lenar sus deberes. De aqui esa corruption ge-
neral que vemos en el mundo y en todas las condiciones de la socie-
dad; de aquf esos abuses que se ban introducido y que reinan en la
Iglesia; de aquf ese desarreglo casi universal en el desempefio de los
cargos, y sobre todo en la administration de justicia; de aqui cAsi
todos los males que turban la sociedad; mas de aquf tambien para
los padres una fuente de obligaciones que les debe hacer temblar,
una causa continue do pecados, un manantial inagotable de escrd-





COX RESPECT I LA VOCACION DE SUS HIJOS. 65
pulos, y una de las cuentas mas terrible que tienen que dar 6 Dios:
porque si nos remontamos al principio y examinamos lo que causa
un trastorno tal en todos los estados de la vida, y de d6nde nacen
todos los des6rdenes que tanto deploramos, pero que no corregi-
mos, conocer6mos que deben atribuirse comunmente A los padres,
que sin consideration A la incapacidad de sus hijos los han colo-
cado en destinos, y les han confiado ministerios cuyo desemperio
supera sus fuerzas y sus talents. En efecto, si este padre no hu-
biera solicitado el cargo que ha obtenido para su hijo, este hijo no
seria hoy lo que es, y no si6ndolo, no abusaria de un poder que ha
recibido sin aptitud para ejercerlo, no haria servir la autoridad de
que estA revestido para vejaciones, violencias 6 injusticias que el pd-
blico experiment y sufre. Ha podido, por consiguiente, el padre
prevenir 6 impedir estas molestas consecuencias. Instruido en las
disposiciones del j6ven, podia, en vez de elevarlo tanto, 6 de ayu-
darle A subir, negarle sus socorros y su cooperation para ello. No
solamente lo podia, sino que lo debia. ZY qui6n se admirard de que
Dios entire en juicio con 61 sobre este particular, y le haga sufrir el
castigo ?
28. Ved aquf, sin embargo, amados oyentes, el abuso de nues-
tro siglo. El celo de los padres por sus hijos no se dirige 6 verlos
capaces de ser empleados,-sino que les basta verlos empleados. Se
necesita para este primog6nito tal destiny, y esto se supone ya como
un principio. ,Y hay con qu6 hacer los gastos necesarios? Esto es
lo que se examine con toda la atencion necesaria. Y hecha una vez
esta cuenta, ,quedard fondo bastante para los demAs gastos? Esto
es lo que se calcula con much exactitud. Pero este hijo que se
quiere colocar asf jes A prop6sito para llenar el cargo que se le
confia? Esto no se pone a discussion : si tiene el m6rito suficiente,
sea en buen hora; si no lo tiene, su cargo le har6 lugar. Pero se
sabe muy bien que ni tiene m6rito, ni se puede esperar que lo ad-
quiera jams. Se sabe, y se obra como si no se supiese. Porque,
id6nde est6n ahora los padres que imitan A aquel emperador de
Roma que excluy6 aut6nticamente A su hijo del imperio porque
no veia en 61 las disposiciones necesarias para sostener su peso? Este
j6ven es de tal familiar, en la que tal dignidad es hereditaria; pues
bien, es necesario que el hijo suceda 6 su padre. ,Y qu6 se sigue de
esta maxima? Vosotros sois testigos diariamente que un j6ven i
quien no se habria querido confiar el menos important negocio de
una casa particular tiene muchas veces en sus manos los negocios
5 T. XI.





66 SERMON SOBRE EL DEBER DE LOS PADRES
y los intereses pdblicos de toda una provincia. El puede juzgar se-
gun le agrade, mandar como le plaza, y hacer todo aquello que
se le antoje. Se sufre, se gime, la justicia se vende y se trastorna
el derecho: esto es lo que menos importa 4 un padre, con tal que
61 no sienta el dailo, y que su hijo est6 establecido. Porque, ved aquf
c6mo discurren en el dia la mayor parte de los padres que ignoran
sus obligaciones, 6 se cuidan poco de cumplirlas: se persuade que
todo esta hecho cuando pueden hallar un destino para su hijo; se
imaginan que en esto es en lo que consiste la grandeza del mundo,
y por lo demis se lisonjean de que hay una Providencia universal
para suplir todo lo que pueda faltar de su parte. Sf, cristianos, la
hay, no lo dudeis; pero es una Providencia rigorosa para castigar
en vuestras personas todas estas faltas antes que suplirlas en el 6r-
den del universe; hayuna Providencia, mas es una Providencia de
justicia y no de misericordia para pediros cuenta de todos los ma-
les que habeis podido impedir en su origen y que habeis permiti-
do, que habeis causado y perpetrado. Es cierto, y la Escritura nos
lo dice en cierto sentido, que ante el tribunal de Dios cada uno res-
ponderd por s( mismo, y nada mas; que la carga de uno no lo serd
de otro, y que cada uno llevarf la suya; pero no es menos cierto
quela misma Escritura nos advierte, en otro sentido, que Dios hard
resonar sobre el padre la iniquidad de su hijo; que el juicio del pa-
dre no seri separado del de su hijo; que el hijo sera condenado por
el padre, y el padre por el hijo.
29. Dos verdades nacidas la una y la otra de la Verdad misma,
y por consiguiente la una y la otra infalibles. Dos verdades opues-
tas al parecer, y que sin embargo no se contradicen de modo al-
guno. Mas dos verdades que no conciliardis jams, sino recono-
ciendo a lo que os obliga la cualidad de padres, y el crimen que
cometeis cuando un amor ciego por los hijos, 6 cualquiera otra
mira mundana os hace cooperar a su election, .a pesar de conocer
su insuficiencia y la desproporcion que hay entire su debilidad y el
ministerio que pretenden desempenfar. Mas si la election, en fin,
no es mala, ni considerada en si misma, ni con relacion al sujeto,
tes esto bastante? No, cristianos; porque yo ailado que puede ser
mala con relacion A los medios, y que esto es lo que debe excitar
toda vuestra vigilancia. Yo lo veo: este estado por sf mismo no
tiene nada que dale 6 las leyes del honor ni a los derechos de la
conciencia; en 61 se puede ser cristiano y vivir cristianamente.
30. Yo voy mas 16jos, y convengo con vosotros en todo el m6-





CON RESPECT LA VOCACION DE SUS HIJOS. 67
rito de este hijo; mas aunque est6 adornado de muchas cualidades,
el m6rito no es siempre la puerta por donde se entra, sea en la Igle-
sia, 6 sea en el mundo. Hay ademas otros muchos medios a los
cuales frecuentemente es necesario recurrir; y entire estos medios
los hay legitimos que son permitidos, 6 injustos que la ley prohibe.
Pues bien, en la election de los unos 6 de los otros, dejar los per-
mitidos porque no son suficientes, porque no son bastante eficaces,
6 porque se carece de ellos, y seguir las vias criminals, que pr.
indirectas que sean conducen sin embargo al t6rmino mas segura y
prontamente, ved aquf una de las mas grandes iniquidades del si-
glo. No es precisamente mi objeto presentaros la injusticia, deplo-
rar con vosotros el triste estado a que hemos venido a parar en es-
tos iltimos tiempos, y recorder la antigua probidad de los primeros
siglos. Mas lo que me incumbe, y no debo omitir, lo que reclama
todo el ardor de mi celo y toda la fuerza de la palabra evang6lica,
es que los padres conduzcan a sus hijos por tales caminos para es-
tablecerlos y hacerles adelantar; porque de esto tenemos continua-
mente tristes ejemplos. Se quiere que este hijo llegue a cierto grado
en el mundo, y para esto ,cuantas intrigas no se imaginan? ,Cuan-
tas cAbalas no se forman? tCuntos excess no se cometen contra
los dem6s pretendientes que hacen sombra? Se ponen los ojos en
cierto partido para esta hija; y a fin de conseguirlo mejor lo dir6?
,Cuantas libertades no se le permiten? ,CuAntas entrevistas no so
le consienten? 4A cuintos peligros nose la expone? Estos son, de-
cis vosotros, los medios de conseguirlo, y sin ellos nada se adelanta;
pero ,son estos los medios que Dios aprueba? ,Son estos los me-
dios que el Evangelio autoriza? ISon estos los medios que la misma
equidad natural inspira y con los que puede ser compatible? Por
consiguiente, ,son estos los medios que un padre puede sugerir 6
sus hijos, con los que puede auxiliaries y darles ejemplo? Si, pues,
61 se deja cegar por su passion hasta el extreme de verles tranqui-
lamente y sin ninguna resistencia de su part seguir semejantes
caminos, y aun indicArselos 61 mismo y conducirlos por ellos, par-
ticipando asf de los crimenes de sus hijos, ,no debe tambien espe-
rar ser comprendido en la sentencia que Dios pronuncie contra
ellos? ,Y qu6 excusa legftima podra alegar?
31. jAyl mis amados oyentes, Ino sera bastante estar encar-
gados de nosotros mismos, y tener que responder de nuestras obras?
&No sera esto aun demasiado para nuestra flaqueza? Pero con res-
pecto A los padres no es possible que el juicio de Dios se limited a esto
5*





68 SERMON SOBRE EL DEBER DE LOS PADRES
solo; y por una triste necesidad y una obligation inevitable es ne-
cesario que se extienda mas all, porque un padre no puede res-
ponder de sf mismo sin responder de sus hijos, pues que 61 no ha-
bri sido buen padre segun Dios, sino en cuanto haya cumplido sus
deberes en la direction de su familiar, y en particular en la de sus
hijos; ni padre criminal sino en cuanto haya descuidado sus obli-
gaciones. Dios concede la autoridad 6 los padres para que la ejer-
citen y para juzgarlos s6gun el uso que hagan de ella. Dios les da
gracias particulares y propias de su estado para que se sirvan de
ellas, y no para que se vuelvan indtiles en sus manos. Por lo de-
mis, todo lo que he dicho de la election que haceis de vuestros hi-
jos, y de la cuenta que habeis de dar a Dios por ella, no debe en-
tenderse de tal modo que no os sea permitido colocarlos en empleos
convenientes de la Iglesia 6 del siglo, cuando Dios les Ilame a ellos;
porque muy l6jos de career que esto es un crime, creo por el con-
trario que es una de vuestras obligaciones; yjamds aprobar6 la in-
diferencia, porno decir la dureza, de aquellos padres que, ocupados
todos de si mismos, y no queriendo desprenderse de nada, dejan a
sus hijos consumirse sin establecerlos, y les hacen perder las oca-
siones favorables para ello, sino que mi intention es solo excitar en
vosotros un santo celo por la perfection de vuestros hijos, que Dios
os ha encomendado y sometido a vuestra direction, haceros traba-
jar por ellos, mientras estin en vuestro poder, para instruirlos, para
formarlos, para haceRos capaces, inteligentes, dignos de los cargos
A que pueden aspirar segun el rango de su nacimiento. Pues bien,
para conseguir esto no hay un medio tan poderoso como que os di-
gais a vosotros mismos: 6 es necesario que mis hijos sean exclui-
dos de todo, y vivan una vida oscura y sin empleo, 6 es necesario
que yo me ocupe en dirigirlos para que puedan ser alguna cosa y
hacer algo en la vida; y si yo quiero colocarlos sin disposition al-
guna de su parte, y a pesar de su incapacidad, es necesario que yo
me condene con ellos.
32. Que ellos sean excluidos de todo sera una vergienza para
ellos y una humillacion para mf; que yo me condene con ellos serd
una extrema locura y la mayor de las desgracias. La consecuenciafs,
pues, que yo no omita nada, sino que use de toda mi destreza y de
todo mi poder de padre para hacerles adquirir las cualidades de espf-
ritu y de corazon que puedan necesitar en lo sucesivo, segun el es-
tado a que la Providencia les destine; porque esperar que Dios al
Ilamarlos harA por si mismo todo lo dem6s, y que les darA conoci-





CON RESPECT A LA VOCACION DE SUS HIJOS. 69
mientos infusos, esto es contar con un milagro, y trastornar el 6r-
den que su sabidurfa ha establecido en el gobieino del mundo, y
pretender que Dios no me impute todo lo que les falta, y que po-
dian haber recibido de mf, esto es ignorar uno de mis primeros de-
beres y engafiarme 6 mf mismo. Ved aquf, cristianos, lo que es
necesario meditar bien. No hay aquf nada que no sea de una gran
importancia, y que no deba haceros temblar, si no cumplis con vues-
tros deberes; mas yo aiiado que no hay tampoco nada que no sea
de un mnrito muy relevant, y que no deba consolaros, si perma-
neceis fieles y lo observais.
33. La cualidad de padres os impone grandes obligaciones, pero
al mismo tiempo os da occasion para amontonar un gran tesoro en
el cielo; porque ,quidn no sabe cu6nto cuesta la direction y edu-
cacion de los hijos? ,Cuintos genius no es necesario sufrir, cu6n-
tas travesuras no es necesario perdonar, cu6ntas flaquezas no es
necesario contemplar, cu6ntas precauciones no es necesario tomar
para instruirlos sin fatigarlos, para tenerlos arreglados sin exaspe-
rarlos, para darles correcciones litiles sin sublevarlos? Pues bien,
nada de esto es perdido delante de Dios, y en esto es en lo que debe
consistir vuestra principal santidad. 0 vuestros hijos se aprovecha-
rAn de vuestros consejos, 6 no se aprovecharan de ellos. Si no se
aprovechan, es cierto sera un disgusto para vosotros, y un disgusto
sensible; pero por lo demis vosotros habeis cumplido con Dios y con
ellos; si ellos se aprovechan, y Dios, como debeis esperarlo, ben-
dice vuestra vigilancia y vuestro celo, Iqu6 consuelo para vosotros
-en este mundo el de tener vuestra familiar arreglada, y sobre todo
qu6 felicidad la de encontraros un dia todos juntos en ]a gloria que
os deseo A todosl Amen.





70 SERMON


SERMON

SORE

EL ESTADO DEL MATRIMONIO.

Nuptim facts sunt in Cana Galil c, et erat
mater Jesu ibi: vocatus est autem et Jesus, et
discipuli ejus, ad nuptias. (Joan. I, 1, 2).
Se celebraron unas bodas en Cana de Gali-
lea, y estaba alli Ia Madre de Jestis: y foe
tambien convidado Jes6s y sus discipulos a las
bodas.

1. No solamente, cristianos, fue invitado Jesucristo a las bodas,
sino que asisti6 a ellas; y con su asistencia las aprob6, las honr6, las
santific6, y apart de ellas los desdrdenes, y desde entonces tom6
sus medidas para consagrarlas en la Iglesia por la institution de un
Sacramento. No fue, pues, en vano ni sin objeto el que quisiera
ser lamado: Vocatus est autem Jesus; porque de alli viene, dicen
los Padres, la santidad del matrimonio; y si en este estado no se
llama a Jesucristo, no habra en 61 cosa alguna que no sea profana,
mi tendra nada que lo ennoblezca. Mas yo afiado y afirmo que no
basta que Jesucristo sea Ilamado por los hombres, si los hombres
no son Ilamados tambien por Jesucristo. Esto es, mis amados oyen-
tes, que A la gracia de la -ocacion por la que Dios os santifica para
entrar en el estado del matrimonio debe preceder la s6plica y la
invitacion, digamoslo asi, por la que quereis empeiiar A Dios A que
se interest en la union que quereis contraer y la bendiga; siplica
indtil sin la vocacion divina. Mas si Dios os llama primero, y des-
pues vosotros Ilamais A Dios, vuestra union sc~r el perfect model
y la idea verdadera de un matrimonio cristiano. Esta es la'impor-
tante material de que me voy A ocupar al hablaros en este dia; y
porque conozco los escollos de que esta rodeada mi empresa, ne-
cesito recurrir a Dios. Yo me dirijo 61l como el Profeta, pididn-
dole que ponga una guard en mi boca, y que no permit que mi
lengua pronuncie una palabra de que pueda abusar la malicia de
los hombres. Para ello imploremos los auxilios y la poderosa inter-
cesion de Maria dici6ndola: Ave Maria.





SOBRE EL ESTADO DEL MATRIMONIO. 71
2. Hablando san Agustin del matrimonio en un excelente tra-
tado, y enumerando todas las ventajas y todos los b'ienes de que
Dios le ha dotado, los reduce a tres principles: a la education de
sus hijos, que es el fin; A la fe m6tua y conyugal, que es el vfn-
culo, y a la cualidad de Sacramento, que es como su esencia en la
ley de gracia: Bonum habent nuptim, et hoc tripartitum, proles, fides,
sacramentum. Estas son sus palabras, repetidas en diversos lugares
de las obras de este Padre. En efecto, es un bien para los hombres
que Dios por la institution de un Sacramento haya establecido alian-
zas entire ellos, y que haya elevado estas alianzas A un drden so-
brenatural, por una gracia de que ellos mismos son los ministros.
Es adem6s un bien muy estimable para una persona unida en matri-
monio pensar que otra persona sobre la tierra estA obligada A guar-
darle fe, y que no hay nada en el drden de la naturaleza, ni segun la
proximidad de la sangre, que ella no le deba: amor, respeto, com-
plaeencia, fidelidad. En fin, yo aseguro que es una dicha que Dios
les haya escogido para que en el matrimonio le ofrezcanhijos, esto
es, siervos que le glorifiquen, y fieles que aumenten el gremio de
su Iglesia. Ved, pues, aqui las tres grandes prerogativas del matri-
monio: es un Sacramento, es el vinculo de una sociedad mdtua, y
es una propagacion legitimate los hijos de Dios. Todo esto es cierto,
cristianos; mas no penseis que estos bienes sean tan gratuitous, que
no est6n acompailados de algunas cargas; porque ved aqui la idea
que os debeis former, y que os ruego no olvideis, porque ella va 4
former la division de mi discurso. De estas tres classes de bienes re-
sultan necesariamente deberes de conciencia y obligaciones indis-
pensables que cumplir en el matrimonio; esta sera la primera par-
te: resultan asimismo disgustos muygrandes y enojosos que sufrir;
esta serA la segunda: y grandes peligros, con respect A la salva-
cion, que evitar; esta seri la tercera. Yo sostengo, pues, que no
se pueden cumplir estas obligaciones, ni soportar estas penalida-
des, ni preservarse de estos peligros sin la gracia de la vocacion de
Dios. De aquf deduzco que no hay estado alguno entire los hom-
bres en que la vocacion divina sea mas necesaria. Este sera el ob-
jeto de vuestra atencion.

Primera parte.

3. No puede dudarse, cristianos: considerado el matrimonio en
toda su extension, y sobre todo segun las tres cualidades que yo he





'72 SERMON
notado, como Sacramento, como vinculo de una sociedad mttua, y
con respect' la education de los hijos, de quien 1 es una propa-
gacion legitima, este estado Ileva consigo obligaciones que os es de
suma importancia conocer, y que, para cumplir con el deber de mi
ministerio, os voy A explicar.
4. Es, sin dispute, un bien para el Cristianismo, y en particu-
lar para vosotros, los que habeis sido llamados por la Providencia
6 vivir en el siglo, que el Hijo de Dios haya consagrado el matri-
monio por su institution; que no solo no sea un estado criminal,
como han querido persuadir algunos herejes; ni una sociedad pu-
ramente civil, como es entire los paganos; ni una simple ceremonial
de la Religion, como era en la ley antigua; sino un Sacramento que
confiere la gracia de Jesucristo, establecido para santificar las al-
mnas, para representar uno de nuestros mas grandes misterios, que
es la encarnacion del Verbo, y para aplicar sus m6ritos a aquellos
que lo reciben dignamente: Sacramentum hoc magnum est. (Ephes.v).
Si, hermanos mios, decia san Pablo, este Sacramento es grande; y
yo os lo digo para que sepais las ventajas que en este tiene nues-
tra Religion sobre todas las otras. Porque 61 solamente es grande
porla relacion que tiene con Jesucristo, nuestro divino Salvador; so-
lamente es grande en la Iglesia, que es la esposa de Jesucristo; solo
es grande para los files, que son los miembros del cuerpo mfstico de
Jesucristo; es decir, que solo es grande para vosotros: Ego autem
dico tobis in Christo et in Ecclesia. (Ibid.). Todo esto es de fe. Mas
Z qu6 se sigue de aquf? Las obligaciones a que se da poca importan-
cia en el mundo, y que el matrimonio no obstante os impone. Por-
que supuesto que es un Sacramento de la ley de gracia, no es per-
mitido contraer este vinculo sino con una intention pura y santa;
no es permitido recibirlo sino con una conciencia limpia y exenta
de pecado; no es permitido usar de 61 sino segun Dios, y con un
fin digno de Dios; y cualquiera que falta A estos deberes compete
-una ofensa que participa de la naturaleza del sacrilegio, porque pro-
fana un Sacramento. Supuesto el principio de la fe, nada hay en
estas consecuencias que no sea. evidence 6 incontestable.
5. Mas pocas veces se piensa en el mundo en estas consecuen-
cias. LY de d6nde nace que no se piense, que se olviden en este
Sacramento las reglas de piedad que se cree necesario observer y
se observan al'recibir los otros? Vosotros sereis los primeros, y tal
vez los mas celosos, en condenar a un hombre que reciba las drde-
nes sagradas con miras de interns 6 de ambicion. Vosotros no os





SOBRE EL ESTADO DEL MATRIMONIO. 73
atrever6is A acercaros al Sacramento de los altares sin haberos pu-
rificado antes con las aguas de la Penitencia, y creer6is haceros cul-
pables al presentaros en el tribunal de la Penitencia por un fin que
no sea honrar A Dios y reconciliaros con 61. Cuando se os habla de
Simon Mago, que pidi6 i los Ap6stoles el sacramento de la Confir-
macion-por un motivo de vanagloria; y cuando se os dice que Ju-
das asisti6 A la mesa de Jesucristo, y que comulg6 con una disposi-
cion criminal, reprobais el atentado del uno y del otro. Pues bien;
&es el matrimonio menos respectable y menos venerable, en razon
de Sacramento, que los demis? ,No le ha instituido el Salvador del
mundo lo mismo que los demas? ,Tiene 61 menos virtud que los
otros para causar la gracia? /Contiene acaso misterios menos ele-
vados que ellos? /No conviene i este Sacramento cuanto se dice de
los dem6s para exaltarlos y hacernos que los reverenciemos? Y por
consiguiente ,no pide unas disposiciones tan perfectas, un motivo
tan cristiano, una pureza de corazon tan entera, y un uso tan ho-
nesto y tan santo? Nosotros sabemos especulativamente todo esto,
mas en la prActica h6 aquf la distinction que hacemos entire este
Sacramento y los dem6s. Para recibir estos se prepare el hombre,
busca a Dios, y se dispone, como manda la Religion, obrando en
esto como cristiano; mas cuando se trata del Sacramento de que
hablo, decis que tal Sacramento es en la vida una cosa indiferente
y del todo profana, en la que ni Dios ni la Religion tienen part
alguna. Se contrae un matrimonio por consideraciones puramente
humans, sin tener por ello el menor remordimiento; se le con-
trae al pie del altar estando actualmente en pecado; y aunque esto
sea indudablemente una profanacion sacrilega, apenas se tiene es-
crdpulo alguno, porque la mayor parte de los hombres ignora este
punto de conciencia. Pero Ic6mo podrAn, mis amados oyentes,
justificar su conduct delante de Dios? Y si quereis que os declare
mi opinion, este es uno de los mayores des6rdenes que reinan hoy
en el Cristianismo. Parece que el matrimonio no se mira como una
cosa sagrada, sino como un negocio temporal, como una pura ne-
gociacion. LQui6n es el que consult i Dios para abrazar este es-
tado? ,Qui6n es el que le consider como un estado santo al que
Dios le ha llamado? IQui6n el que le elige con la mira de conse-
guir su predestinacion y su salvacion eterna? ,Os lo dir6 yo? Los
mismos paganos son acerca de este punto mas religiosos, 6 al me-
nos mas sabios y mas sensatos. Si el matrimonio no es entire ellos
un Sacramento, no es tampoco, como se ha hecho entire nosotros,





74 SERMON
un trafico mercenario, en que se entrega el uno al otro, no por una
inelinacion razonable, no por una honest estiiiacion, ni segun el
mnrito de la persona, sino segun sus rentas y sus heredades, y A
precio de plata y de oro. Tales el lazo de cAsi todos los matrimo-
nios; la plata es quien los forma : de aquf nace ese desarreglo tan
comun, que hace que despues de un matrimonio contraido sin in-
clinacion se formen amistades criminals fuera del matrimonio.
Siendo esto asf, cristianos, lo que no podemos deplorar suficiente-
mente, es que encerrando el matrimonio en su esencia dos calida-
des, la decontrato y la de Sacramento, se fije toda la atencion sobre
la primera, que es de un 6rden inferior, yse olvide absolutamente la
otra, i pesar de ser sobrenatural y divina.
6. En razon de contrato se observan todas las reglas de pruden-
cia, ya en los tratados, ya en las conferencias y reuniones, ya en
cuanto a articulos y condiciones, y ya tambien en cuanto A medi-
das de precaucion. Mas en razon de Sacramento ni se hacen re-
flexiones ni preparativos. Se cree que todo se reduce A ciertas ce-
remonias exteriores en la Iglesia, que se cumplen sin preparation
alguna y sin espfritu de religion. Por consiguiente, Les possible que
un Sacramento asf profanado os traiga de parte de Dios los auxilios
de gracia que debe producer? Y ,c6mo cumplirdis vosotros las obli-
gaciones de vuestro estado, careciendo de estos socorros? Hablo aquf
de las obligaciones que os impone el matrimonio, no solo conside-
rado como Sacramento, sino tambien como vinculo de una sociedad
mdtua. Ved aquf en qu6 me fundo para decir que son necesarias
,en 41 las gracias mas poderosas y abundantes; vosotros lo iris com-
prendiendo. No se trata aqui solo de una sociedad aparente, sino
de una sociedad de corazon; de tal modo que practiqueis A la letra
este precepto del Ap6stol: Viri, diligite uxores vestras, sicut et Chris-
tus dilexit Ecclesiam. (Ephes. v). Vosotros, maridos, amad A aque-
llas que Dios os ha dado por esposas; yvosotras, nujeres, amad A
aquellos que la Providencia os ha destinado para esposos. La regla
que por consiguiente debeis guardar es amaros el uno al otro como
Jesucristo ama A su Iglesia : Sicut et Christus dilexit Ecclesiam. Ved
aqui, pues, vuestro modelo. Amaros con un amor respetuoso, con
un amor fiel, con un amor servicial y condescendiente, con un amor
constant y durable, con un amor cristiano. Todos estos son otros
tantos deberes contenidos en la fe conyugal que os habeis prome-
tido mdtuamente, y que ha causado vuestra union. Estadme aten-
tos. He dicho con un amor respetuoso, porque una familiaridad sin





SOBRE EL ESTADO DEL MATRIMONIO. 75
respeto conduce poco a poco y casi infaliblemente al desprecio. He
dicho con un amor fiel, hasta dejar padre y madre por un esposo 6
esposa, pues que esta es la ley terminante de Dios. Y con much
mas razon hasta romper todo lazo que pudiera ligar el corazon, y
desprenderse de todo otro objeto que pudiera dividirlo. He dicho
con un amor oficioso y condescendiente, que previene los disgustos
6 los alivia, que compadece las enfermedades, que liga las'almas y
que sostiene entire las voluntades una armonfa perfect. He dicho
con un amor constant y durable, para poder resistir A un genio
enfadoso que pudiera turbarlo, A las sospechas, A los celos, A las
rivalidades y disgustos. He dicho, en fin, con un amor cristiano,
porque aquf es donde se puede aplicar y debe, en efecto, verificarse
el dicho de san Pablo, que la mujer cristiana y virtuosa es la san-
tificacion de su marido. Esto es lo que han sido esas ilustres prin-
cesas que han santificado los imperios, convirtiendo y santificando
A los principles, de quienes eran al mismo tiempo las esposas y los
ap6stoles. Esto es lo que vosotras debeis ser, sefioras, hacienda en
vuestras families lo que aquellas hicieron tan gloriosamente y con
tanto m6rito en sus reinos; teniendo present que el testimonio
mas s6lido de verdadero amor que podeis dar A vuestro esposo
es separarlo del vicio 6 inclinarlo hicia Dios; empleando para con-
seguirlo todas vuestras s6plicas, todos vuestros consejos, todos vues-
tros cuidados, y animandoos a perseverar en este santo ejercicio por
el dicho elegant de san Jer6nimo a Leta.
7. Ella era hija de un padre id6latra, A quien su esposa habia re-
ducido por su vigilancia y paciencia a abrazar la fe. Era necesario,
pues, dice san Jer6nimo, que esto sucediese asi: un celo tan grande
como el de vuestra madre por.la salvacion de su esposo no debia te-
ner otro efecto. Y en cuanto a mi, afiade el santo Doctor en su estilo
sublime y figurado, yo pienso que el mismo J6piter que adoraban
los paganos hubiera creido en Jesucristo, si hubiera vivido con una
familiar tan santa : Ego puto, etiam ipsum Jovem, si habuisset talem cog-
nationem, potuisse in Christum credere. (Hieron.).
8. Mas por un trastorno que jamds deplorar6mos bastante, mis
amados oyentes, y cuyas consecuencias funestas tal vez habeis pro-
bado vosotros mismos, qu6 sucede? Vosotros no podeis ignorarlo,
pues que lo veis diariamente. Este lazo, que debia causar la union
y la ventura de las families y ser su mas firme apoyo; esta socie-
dad, que debian conservar mituamente el marido y la mujer como
uno de los bienes mas apreciables desu estado, ,A que se hall con-





76 SERMON
tinuamente expuesto? A las rifias, A las aversiones, 6 las divisio-
nes, y muchas veces i los rompimientos mas escandalosos; ly por
qu6? Porque ni el uno ni el otro quieren contribuir por su parte
A sostenerla. Una mujer es obstinada, caprichosa 6 id6latra de su
persona; ama los gastos, los vanos adornos, las compaiifas y las
diversiones del mundo. Un marido es imperioso, es celoso, es me-
lanc6lico, es orgulloso y col6rico, ama su placer y su desarreglo.
Y porque ninguno de ellos quiere hacerse la menor violencia, el
uno cediendo de su obstinacion, arreglando sus caprichos y po-
niendo lfmites A sus diversiones, A su disipacion, 6 sus vanidades
y a su apego al mundo; el otro refrenando su soberbia, mode-
rando su melancolia, desechando sus sospechas injustas y sus in-
quietudes exageradas 6 infundadas, moderando su orgullo y re-
nunciando 6 sus des6rdenes; de ahi nacen las contradicciones, las
quejas reciprocas y las murmuraciones, las repulsas fuertes y amar-
gas; se aumenta la aversion del uno para con el otro, y, finalmente,
para evitar mayores des6rdenes, se ven obligados A separarse. Di-
vorcio y separacion que la ley de los hombres autoriza, pero que
no por eso se hallan justificados siempre segun la ley de Dios. Di-
vorcio y separacion, tan frecuentes hoy en el mundo, y que pode-
mos mirar como la voluntad de nuestro siglo, sobre todo entire los
cristianos. Divorcio y separacion 6 los que'se sigue c6si ciertamente
la ruina de las casas mas bien establecidas, y donde vemos cum-
plirse a la letra las palabras de Jesucristo: que todo reino dividido
sera destruido. Divorcio y separacion en que viven sin escrdpulo
personas dadas A los ejercicios de piedad, sin tener present que el
primer deber de una piedad s6lida por su parte, y en tanto que esto
depend de ellas, es vivir en aquella sociedad que el mismo Dios
ha formado 6 debido former.
9. Y para qu6 ha sido formada esta sociedad? Yo lo dir6 con
san Agustin: para una propagacion legitima y para la education
de los hijos. Este es el tercero y iltimo fundamento de las mas im-
portantes y esenciales obligaciones del matrimonio. Porque no es
bastante haber dado el ser 6 los hijos y haberlos echado al mundo;
se necesita alimentarlos. No es tampoco bastante alimentarlos; se
necesita instruirlos. Y no basta instruirlos segun el mundo; se ne-
cesita instruirlos y formarlos segun el Cristianismo. La obligacion
de proveer 6 su subsistencia y de conservarles una vida que han re-
cibido de vosotros os la dicta la misma naturaleza, y os es ficil de
cumplir. La de pensar en su establecimiento temporal, ademAs de la





SOBRE EL ESTADO DEL MATRIMONIO. 77
naturaleza, os la inspira frecuentemente vuestra ambicion, y sobre
ella sois muy celosos y diligentes. La, de trabajar en perfeccionar-
los y en cultivar ciertos talents que puedan distinguirlos y elevar-
los en el mundo es una obligacion que vosotros no descuidais, y
de que muchos se ocupan con toda la diligencia possible. No por-
que no haya algunos padres tan insensibles y duros que, ocupados
todos de sf mismos, parece que desconocen sus hijos, y les privan
de los socorros mas necesarios, mientras que ellos no niegan 6 sus
propias personas nada de cuanto pueda contentar su disolucion y
su sensualidad. No porque no haya tambien algunos A quienes la
vista de sus hijos es tan insoportable, que los tienen largos ailos
fuera de la casa paterna, los alejan con cualquier pretexto de su
presencia, y los abandonan para su education A manos extrailas.
No porque no haya algunos, de quienes he hablado en mi discur-
so anterior, que no queriendo desprenderse de cosa alguna en fa-
vor de sus hijos para establecerlos con arreglo su clase, les yen
tranquila y desapiadadamente padecer junto A ellos hasta una edad
avanzada, y los reduce A la triste necesidad de pasar sus dias sin
rango, sin nombre y sin estado. No porque no los haya que por un
olvido entero de sus hijos, 6 por una blanda y ciega condescenden-
cia, no les dan ninguna education para el mundo, les permiten vi-
vir A su antojo, y los abandonan, por decirlo asf, A si mismos y a
todos sus defects naturales. i Qub campo, si yo quisiera extender-
me A otros des6rdenes que paso en silencio por ser menos impor-
tantes y menos frecuentesi Pero el mayor y el mas comun es el de
perfeccionar i los hijos en las cosas del mundo, sin perfeccionar-
los al mismo tiempo en las de la Religion ; el de cuidar de todo
aquello que mira A su fortune, sin tener cuidado alguno de lo que
concierne A su salvation; esto es, la de inspirarles sentimientos
conformes A las maximas y principios del mundo, y cuidarse poco
de que estos sean conformes A los principios y maximas del Evan-
gelio; esto es, la de no perdonarles nada cuando se trata de lo que
se llama buen aire de mundo, buenos modales, ciencia de mundo;
y perdonarselo todo cuando se trata de la inocencia de costumbres
y de la piedad. IDe qu6 cosa habran de responder a Dios los pa-
dres mas estrechamente que de la santificacion de sus hijos? Como
esta es sin contradiccion la primera de todas sus obligaciones, 6,
mas bien, como esta es su inica obligacion, A ella deben tender
especialmente en la education de sus hijos, de que estAn encarga-
dos, y por consiguiente A la de encaminarlos A Dios y educarlos en





78 SERMON
su santo temor, a la de corregir sus inclinaciones viciosas y hacer-
les volver i la virtud, 6 la de alejarlos y preservarlos de todo aque-
Ilo que pueda corromper sus corazones; como, por ejemplo, cria-
dos de malas costumbres, sociedades dailosas, discursos libertinos,
espect6culos profanos, libros corrompidos y contagiosos; 6 la de
procurar a sus hijos una instruction santa, darles consejos litiles,
y sobre todo ejemplos saludables, teniendo cuidado de no decir ni
hacer cosa alguna en su presencia que pueda ser motivo de esc6n-
dalo para sus almas flexibles y susceptibles de cualquier impression.
Esto me Ilevaria muy 16jos; y por la premura del tiempo no en-
tro en mas pormenores.
10. Recapitulemos. Tales son, mis amados oyentes, las obliga-
ciones propias del estado del matrimonio: ellas tienen sus dificul-
tades, y dificultades grandes, convengo en ello; pero Zqu6 se si-
gue de aquf? Que no se debe entrar en este estado sin la vocacion
divina. Porque para cumplir todas sus obligaciones se necesita una
asistencia especial de Dios, que no la da sino a aquellos que le in-
vocan ; y esta gracia es necesaria, no solo para cumplir las obliga-
ciones del matrimonio, sino tambien para sobrellevar sus disgustos.
De esto os hablard en la

Segunda parte.

11. Hay disgustos en el estado del matrimonio, y la prueba es
tanto mas sensible, cristianos, cuanto que vosotros teneis una ex-
periencia diaria de ello. Para representaros estos disgustos no har6
otra cosa que seguir las mismas ideas, considerando el matrimonio
bajo los mismos respects. Para ello necesito de toda vuestra aten-
cion.
12. He dicho, ylo repito, que el matrimonio es un Sacramen-
to: esto es lo que constitute su excelencia y su mas bella preroga-
tiva en la ley de gracia; mas esto es tambien lo que lo convierte en
una servidumbre. ,Por qu6? Porque la cualidad de Sacramento es
la que lo hace indisoluble, y por consiguiente la que hace de l1 un
yugo, una sujecion y una como esclavitud en la que el hombre re-
nuncia A su libertad. Si el Hijo de Dios hubiera dejado el matrimo-
nio en el 6rden puramente natural, no seria otra cosa que un sim-
ple contrato, mas riguroso la verdad que los otros en cuanto A6su
obligacion, pero que sin embargo podria romperse en las necesi-
dades extremes. Y en efecto, nosotros vemos que entire los paga-





SOBRE EL ESTADO DEL MATRIIONIO. 19
nos, donde las leyes y la jurisprudencia han parecido muy confor-
mes A la razon humana, la disolucion del matrimonio estuvo au-
torizada; ellos los deshacian cuando un negocio de importancia lo
.pedia, y renunciaban las alianzas que habian contraido desde el
moment en que les eran perjudiciales. El mismo Dios permiti6 en
la ley antigua A los judios repudiar sus mujeres ; y aunque solo les
di6 esta facultad por condescender con la dureza de sus corazones,
fue sin embargo una facultad legitima de que ellos pudieron usar
libremente. Mas en la Iglesia cristiana, esto es, despues que Jesu-
cristo ha hecho del matrimonio un Sacramento, y le ha conferido
la gracia como tal, este Sacramento Ileva consigo un cargcter de
inmutabilidad. Una vez reconocido valido, es para toda la vida.
Aun cuando se tratara de la conservation de la vida, aun cuando
reinos enteros debieran perecer, aun cuando la Iglesia universal
estuviera amenazada de su ruina, y todas las potencias se armasen
contra ella, este matrimonio subsistira, este matrimonio durari
hasta ]a muerte, que es sola la que puede ser su t6rmino. Esto es
lo que la fe misma nos ensei.a.
13. Esto es, cristianos, lo que yo llamo una servidumbre, y
lo es en efecto. Porque yo Os pregunto: un estado que os sujeta &
otro, sin saber antes a quin os entregais, y que os quita toda li-
bertad de variar, Lno es, en cierto modo, el estado de tn esclavo?
Pues bien, el matrimonio hace todo esto; 61 os liga 4 otra perso-
na, y esto es lo que tiene de mas esencial; a otra persona, digo,
que no tenia antes poder alguno sobre vosotros, mas de quien de-
pendeis ahora, y que ha adquirido sobre vuestras personas un de-
recho que no puede enajenar. Por el sacerdocio yo no me he su-
jetado mas que a Dios y A mi mismo : A Dios, mi soberano Sefior, A
quien yo pertenecia antes; A mi mismo, que debo naturalmente
gobernarme y conducirme ; mas por el matrimonio vosotros trans-
feris el dominion que tenfais sobre vosotros mismos A un sujeto ex-
trafio, y esto que es lo mas dificil y lo mas her6ico que tiene la
profession religiosa es la primera obligacion de vuestro estado. Es
mas, en la Religion yo no me veo sujeto 4 una persona en parti-
cular: mi sujecion no es precisamente y para siempre a aquella
persona, ni i esta, sino ya a una y ya 4 otra; esto debe suavizar
infinitamente el yugo; en vez de que en el matrimonio vuestra su-
jecion es perp6tua A esta 6 4 aquella persona. Si la persona os agra-
da, y es segun vuestro corazon, sera un bien para vosotros; mas si
el marido no agrada A su mujer, 6 la mujer no agrada al marido,





80 SERMON
no por eso estarin menos ligados entire si; Zy qu6 suplicio no sera
semejante union?
14. A esto afiado, hermanos mios, una nueva diferencia mas
notable aun entire estos dos estados; y es que para entrar en el es-
tado religioso se tiene un noviciado y un tiempo de prueba, que
no se tiene para abrazar el matrimonio. De todos los estados de la
vida, dice san Jer6nimo, el matrimonio es el que mas debia ser 6
election nuestra, y acaso lo es menos que todos. Vosotros os obli-
gais sin saber A quidn.; porque jams conoceis el espfritu, el natu-
ral, las cualidades del sujeto con quien haceis una alianza tan es-
trecha, que despues de dar vuestra palabra no es tiempo ya de
retirarla. Supongamos que un j6ven os pretend, no vereis en 61
mas que deseos de complaceros, no ver6is mas que apariencias de
dulzura, de moderacion y de virtud; mas despues de formado el
vfnculo, observardis bien pronto lo que 61 es : ver6is como 6 aque-
lla dulzura fingida sucede el furor y la c6lera ; 6 esta moderacion
afectada, despego y violencia ; a esta virtud hip6crita, corruption
y excess. Supongamos que este j6ven esta sin colocacion, y que ha
creido encontrar en vos un buen partido, l6 sabri disimular y alu-
cinaros; mas cuando se crea en el caso de no tener que guardaros
consideraciones, ni tenga tanto interns en agradaros, vosotras pro-
bardis bien pronto sus caprichos, sus volubilidades, su terquedad
y su soberbia. Por mas que hagais, por mas medidas que empleeis,
sera necesario sufrir vuestra suerte. Esto es lo que hacia decir d
Salomon que los bienes y las riquezas los recibimos de nuestros pa-
dres, mas una esposa sibia y virtuosa solo es Dios el que lh da: Di-
vitice dantur i parentibus, a Domino autem uxor prudens. (Prov. xix).
15. No olvideis, mis amados oyentes, que este vfnculo, 6 esta
servidumbre, es para toda la vida, y no se puede deshacer. No hay
voto alguno tan solemne en que la Iglesia no pueda dispensar; mas
con respect al matrimonio tiene, por decirlo asi, las manos ata-
das, y su powder no alcanza 6 deshacerlo. Este vfnculo pareci6 A los
mismos Ap6stoles de tales consecuencias, que por esto solo juzga-
ron que era mejor permanecer en el celibate: Si ita est causa ho-
minis cum uxore, non expedit nubere. (Matth. xix). LY qu6 les res-
pondi6 el Hijo de Dios? ,Cbnden6 este parecer tan poco favorable
al matrimonio? Por el contrario, le aprob6, le confirm, y les fe-
licit6 por haber comprendido lo que tantos otros no comprendie-
ran: Non omnes capiunt verbum istud. (Ibid.). LY por qu6? Porque
61 sabia muy bien que este Sacramento seria una carga pesada pa-





SORE EL ESTADO DEL MATRIMONIO. 8t,
ra la mayor parte de los que habian de recibirlo. Lo que acabo de
deciros, cristianos, no es para inspiraros horror al matrimonio,
sino para haceros conocer hasta qu6 punto es necesaria en 1l la
asistencia divina, y cuAnto importa no contraerlo sin la gracia de
Dios. IAy I cuantos se han visto y se ven en nuestros dias sucum-
bir bajo este pesado yugo, 6 arrastrarlo con disgusto deploran-
do mil veces su desgracia! ICuantos desgraciados de todas condi-
ciones parecen felices exteriormente, y sin embargo en secret
deploran la esclavitud A que se ven reducidosI Mas tendrian que
Ilorar si yo les dijese que ningun derecho tienen a quejarse; por-
que qui6n les ha cargado de estos hierros cuya pesadez les abru-
ma? ,IEs Dios, i quien no han consultado? ,No han sido ellos mis-
mos? Y cuando se acerquen al pi6 del altar para consolarse con el
Sefior y le digan : sostenedme, Dios mio, romped mis cadenas, 6
al menos ayudadme a sufrirlas; ,qu6 les debera contestar el Seiior?.
((No soy yo el que he formado ese vinculo; yo no he sido vuestro
aconsejero; nada me obliga A prestaros mi ayuda ni a consolar
c(vuestro dolor.))
16. Lo que aumenta este dolor, y debe hacerlo todavia mas vi-
vo, es la sociedad misma del matrimonio; porque aunque esta so-,
ciedad tomada en si haya sido mirada siempre como un bien, mu-
chas veces, por la gran dificultad de encontrar dos almas que se
unan entire si, y que se agraden mituamente, se puede decir que
la soledad le es comunmente preferible. Nosotros tenemos una pe-
na que sufrir. ,Y habra alguno que sea mas a prop6sito para su-
frirla por nosotros? No hablo aquf de mil negocios enfadosos que
trae consigo la sociedad y la comunidad del matrimonio, estos no
son mas que los accidents de vuestro estado ;,pero accidents tan
comunes, que los matrimonios de los mismos principles y reyes no
estan exentos de ellos. Yo me contraigo solo A la diversidad de ge-
nios que se encuentra frecuentemente entire una esposa y un espo-
so. IQu6 cruz y qu6 prueba! IQu6 motivo de mortificacion y do
paciencial Un marido sabio y modesto con una mujer ligera y di-
sipada ; una mujer arreglada y virtuosa con un marido libertino 6
impio. De tantos matrimonios como se contraen todos los dias,
,se ven muchos en que se encuentre la simpatia en los corazones?
Y si hay en ellos antipatfas, sse podra encontrar martirio mas cruel?
ISi al menos esto les sirviera para santificarse, si Ilevaran su crnz
cristianamente, y de una triste necesidad hicieran una virtud y on
meritol Pero lo que hay mas deplorable es, que los disgustos do-
6 T. Xi.





82 SERMON
m6sticos no sirven mas que para alejaros de Dios, y haceros mas
culpables en su presencia. Se procura indemnizarse por fuera, 6.
volver su afecto A otra parte; gy & qu6 des6rdenes no se dejan ar-
rastrar? Y ademis 4qu6 animosidades y qu6 aversiones no se for-
man enr el alma? LEn qu6llantos, en qu6 murmuraciones, en qu6
desconsuelo y en qu6 desesperacion no se pasan los aiios? Se per-
manece con estas disposiciones hasta Ia muerte ; y, como dice san
Bernardo, no se hara entonces mas que pasar de un infierno a otro,
de un inferno de pecado y de crfmen A un infierno de pena y de
castigo, del infierno del matrimonio al verdadero infierno de los
demonios.
17. Estos son extremes, me dir6is, es verdad ; pero nada hay
mas comun en el estado del matrimonio; 4y no es esto mismo lo
que nos debe hacer conocer mejor su pesadez, que se reduce fre-
cuentemente 6 ignales extremes? Si habeis tornado este estado de
6rden de Dios, si no lo habeis elegido Vos mismo, 6 no lo habeis
torado sino por la vocacion de Dios, su gracia os lo hard agrada-
ble, y su providencia no os privari de los auxilios necesarios. hl
os deparari como 6 Rebeca el esposo que os est6 destinado y que
os convenga ; 61 darA a vuestra palabras una eficacia y A vuestros
cuidados una bendicion particular para haceri vuestro esposo mas
tratable, para fijar sus ligerezas, para desarmar su c6lera, para
retirarle de sus distracciones, para calmar sus inquietudes y disi-
par sus celos: al menos en los enfados y disgustos, en las repulsas
y desprecios, en las contradicciones y las tristezas a que os ver6is
expuestas, 61 os revestiri de una fuerza divina para soportarlos; y
por su uncion interior 61 sabra, aun en medio de las turbaciones,
haceros gustar en el fondo del alma las dulzuras de una paz santa.
Mas porque vos misma en vuestra ceguedad os habeis echado, por
decirlo as(, las cadenas, 61 os dejari Ilevar todo su peso; es decir
(y vosotras lo sabeis bien), que 61 os dejara Ilevar todos los capri-
chos de un marido veleidoso, toda la altaneria de un maridolleno
de imperio, toda la dureza de un marido violent, toda la econo-
mfa de un marido avaro, todas las disipaciones de un marido pr6-
digo, todos los desdenes de un marido poco afectuoso 6 indiferen-
te, todas las locuras y quim6ricas sospechas de un marido celoso.
tl permitira que vos misma, en lugar de buscar en vuestra pacien-
cia y sabia conduct el remedio A los males que os afligen, los au-
menteis; que vos misma os volvais una mujer vana, una mujer in-
discreta, una mujer mundana y disipada, una mujer obstinada y





SOBRE EL ESTADO DEL MATRIMONIO. 8g
porfiada ; que vos' misma sostengais vuestros caprichos y vuestra
inconstancia, vuestra acritud y vuestra fiereza, vuestra irritabili-
dad y vuestra sclera que el uno al otro no os sirvaisi mas que pa-
ra excitar el fuego de la discordia y para; hacer vuestra condiciob
mas desgraciada. Y Isi al menos fuera esto solo! pero hay uia ter-
cera fuente de penas en el matrimonio, y, si' me atrevo a decirlo,
una fuente casi inagotable, y es Ia education de los hijos. Un hijo
sdbio, dice: Salomon', hace la alegria de su padre; y por el contra-
rio aquel que tiene' el espfritu: malo se convierte en unn objeto de
dolor yde tristeza para su madre : Filims sapiens lwtificatpatrem, fi-
lius'vero stultus mostitia est matris s~W. (Prov. x). Mas, sin, alterar
de modo alguno las palabras del Espfritu Santo, ptredo, yo; aiadir
que lo que mas realza: ; los hijos es que searn morigerados; y los
que no la son, son comunmente para sus padres una carga grande
Suna' cruz muy pesada. Yo no hablo ahora de' los cuidados que
pide la infancia, sujeta mil flaquezas, con las cuales es necesario
condeseender; mil necesidades, A que es necesario proveer; ;
mil accidents sobre los cuales es' necesario velar, SupndrgAmosles
en una edad mas avanzada, y enw ese tiempo en que empiezan pro-
pianiente 6 darse & conocer par sus buenas 6 malas cualidades. Su-
pongamos que sean unos hijos bien criados, que ofrezcan las mas
lisonjeras esperanzas para el porvenir, que sean personas buenas
con quienes se' pueda contar en lo sucesivo, convengo en ello; mas
Zse' estar' por eso' en estado de adelantarlos y elevarlos? ~,Se ten-
dri por eso una certeza de no perderlds y de conservarlos? IQu6
amargura, por ejemplo, yqu6 desolacion la de verse cargado de
una,familia numerosa, y'carecer de los medios necesarios, para es.
tablecerla ;: de' tener hijos capaces de todo, y no- poder aplicarlos I
nada; de verse obligado-6 dejarlos en.una ocibsidad forzosa:, don-
de pasen tristemente sus:dias,,6 .en una: oscuridad;donde:siu naci-
miento, sua nomlre,. su mdrito personalpermanezcan enm el olvido
IQu&tristeza,,, qu6 pesadumbre. cuando, umn accident imprevisto,
cuando una muerte inopinadavviene de4repente.a Uevarse los hijos
que.se:amaban y enlos cuales se confiaba,; A:quienes se prepara-
ban grande: heredades,. grandes titulos,, que: diebjn ser el, sosten
de una casa, la cual caera con ellos 6 les sobrevi.virA poco tiempo
Pues bien,,. vosotros sabeis si estos son en, el rmupdo.acontecimien,
tos raros de los cuales no pueda sacarse consecuencia, alguna,,y
no ignorais lo que, una experiencia tan: omun os ha. hechp apren-.
der,.yaprendeis diariamente.
6*





84 SERMON .
18. Pero lo que sabeis todavfa mejor, porque es todavfa mas
comun, es cuanto cuesta a los padres educar a los hijos ind6ciles,-
dirigir A los hijos de mala indole, ilustrar i los hijos sin genio y sin,
talent, atraerse A los hijos ingratos y desnaturalizados, reducir A
sus deberes A los hijos extraviados y abandonados A sus pasiones,
A los hijos desarreglados y traviesos, prddigos y disipadores. LNo
es esto de lo que estan llenas las families, y lo que mas de ordina-
rio se encuentra en ellas? He dicho hijos ind6ciles, hijos siempre
prontos A revolverse contra las sabias amonestaciones que se les
hacen, y las lecciones saludables que se les dan; hijos de mala fndo-
le, cuyas inclinaciones se dirigen todas al vicio, y i quienes no se
puede inspirar un sentimiento de religion ni de honor; hijos sin
genio, que se les querria educar A fin de elevarlos, mas para quie-
mes son initiles todos los cuidados que se tomen por la poca dispo-
sicion que se encuentra en ellos; hijos ingratos, que no agradece
nada de cuanto se hace por ellos, y de quienes no se recibe otro
reconocimiento que mil desaires, tanto mas picantes cuanto se tie-
ne menos lugar de escucharlos; hijos traviesos 6 inconsiderados, A
quienes una ciega precipitacion empefia continuamente en lances
molestos; desarreglados y viciosos, A quienes las pasiones conducen
A des6rdenes que les desacreditan ante el mundo, y cuya infamia
alcanza tambien A sus padres; pr6digos y disipadores, que para
tender 6 sus excesivos gastos piden prestado en todas parties y A
cualquier persona, sin cuidarse del porvenir, y sin prever las fu-
nestas consecuencias. t Qub necesidad hay de que yo me extienda
mas sobre este punto, y qu6 os diria sobre una material en la que
estais tan instruidos como yo? INo es esto, padres de familiar, lo
que os hace gemir tantas veces? ,No es esto lo que os sumerge en
tan profundas meditaciones, 6 lo que os arroja A tan violentos
transportes? ,No es esto lo que os destroza el corazon, y lo que en
nuchas ocasiones os hace decir con la madre de Jacob y de Esad:
Si sic mihi facturum.erat, quid necesse fruit concipere? (Genes. xxv).
Si estas son los frutos del matrimonio, ,no me valdria mas no ha-
ler pensado jams en' l? IDichoso aquel estado en que, libre el
hombre y desembarazado de todo otro cuidado, no estA encargado
mas que de st mismol Vosotroslo decis, mis amados oyentes, y no
sin motive; pero ved aquf lo que es todavia mas cierto, y lo que
os hara mas reprensibles en presencia de Dios: que no debeis ar-
-jrojaros tan ligeramente A una election cuyas consecuencias tienen
tanto que temer; que debeis tomar las disposiciones que Dios os





SOBRE EL ESTADO DEL MATRIMONIO. 85
aconseje, para lo cual debeis consultarle por medio de la oracion,
y consultar tambien A los ministros que ha establecido para quo
sean los int6rpretes de su voluntad; que debeis pesar maduramen-
te las cosas, no segun las falsas mAximas delmundb, sino segun.la
balanza del Evangelio y a los pi6s del santuaria; que nada, en'fin,
debeis omitir antes de abrazar el estado del matrimonio para cono-
cer bien sus obligaciones y sus penas, y iltimamente sus peligros,
de que os hablar6 en la

Tercera parte.

19. Todas las condiciones de la vida tienen sus peligros con
respect d la salvation. No solamente peligros comunes, sino tam-
bien peligros particulares y propios de cada estado. La soledad
misma no esta exenta de ellos: los anacoretas han tenido que com-
batir para poner a cubierto su inocencia y defenders de los ataques
a que se han visto expuestos; y no siempre han salido victorio-
sos. LY cuintas veces ha visto la Iglesia apagarse sus mas. brillan-
tes lumbreras, y ha llorado la caida de aquellos que se proponia
elevar algun dia al ndmero de los Santos? Por lo dem6s, segun-el
parecer universal de los Padres y de los maestros de la moral, si
por todas parties hay peligros, puede decirse que uno de los esta-
dos mas peligrosos es el matrimonio. Y la prueba es que en el ma-
trimonio hay necesidad de conciliar ciertas cosas cuya concordia es
muy dificil, y que no se encuentran c6si nunca juntas; que segun
la estimacion comun de los hombres parecen incompatible, y sin
embargo es impossible salvarse sin ellas. Porque se trata de poner
de acuerdo los derechos conyugales con la continencia y la casti-
dad, una verdadera 6 intima amistad para la criatura con una fi-
delidad inviolable para el Criador, un cuidado exacto y vigilante
de los negocios temporales con un desvio de espfritu y un despren-
dimiento interior de los bienes de la tierra.,Todo esto ,sobre qu6
se funda? Sobre las mismas cualidades del matrimonio que siren
de objeto A este discurso. Prestadme atencion.
20. En efecto, cristianos, si hay alguna cosa que haga mas cri-
minal la incontinencia en los matrimonios A los ojos de Dios es la
dignidad del Sacramento; y sin embargo nada hay mas sujeto t
los excess de una passion sin regla y sin recato. ,Qub es lo que:su-
fre con mas fortaleza una mujer y la obliga A mirar con mayor
celo todos los intereses de-un marido, y buscar los medios para





86 SERMON
agradarle? ,No es la union estrecha que debe haber entire los dos?
Mas Ino es tambien este mismo celo por su esposo, esta misma
union la Ique la pone en un peligro evidence de abandonar en mu-
chas circunstancias los intereses de Dios, y de desagradarle?:En
fin, es necesario que los padres tengan la vigilancia y el cuidado
de establecer so familiar, y sin 61 no satisfacen un deber de con-
ciencia ,pues que ellos son los tutores de sus hijos, y despues de
ihaberles dado la vida les deben tambien el sustento y la educa-
cion. Pues bien, decide si esta vigilancia, si este cuidado de es-
tablecer ]a familiar, de colocar los.hijos, de dejarles una herencia
que pueda sostenerlos segun el rango de su nacimiento no es la
mas peligrosa de todas las tentaciones, y si este no es el pretext
mas especioso y mas sutil para justificar en la apariencia todas las
injusticias que les sugiera su avaricia, y por consiguiente ;si esta
no es una occasion continue de perderse. No olvidemos, pues, mis
amados oyentes, que vuestro estado esti expuesto rmuchos peli-
gros; .abrid al menos los ojos para percibirlos y poder preservaros
de ellos.
21. El primer peligro es la incontinencia en los matrimonios;
yo pronuncio esta palabra, y no sin disgusto la he dejado escapar.
San Jerdnimo, escribiendo g una virgen 6 instruy6ndola eh los de-
beres del fcelibato, i que pensaba consagrarse, no temia expresarse
en ciertos t6rminos que podian ofenderla; ,y por qu6 lo hacia?
Quiero mas, Je decia el Santoo Doctor, ponerme en el peligro de
hablaros con un poco menos de reserve, que callarQs ciertas ver-
dades que conciernen 6 vuestra salvacion : Malo verecundia pericli-
tari, quam veritate. (Hieron.). Tal vez tenia razon para explicarse
de esta suerte en una carta; mas aqui, cristianos, en esta cAtedra
del Evangelio yo debo, sin alterar la verdad, usar de las s6bias
precauciones que pide la dignidad de mi ministerio. Vosotros sa-
beis lo que la ley de Jesucristo os manda y lo que os prohibe.; ysi
no lo sabeis, todo lo que yo puedo deciros es, que os es de suma
importancia saberlo, pues que en ello consiste vuestra salvacion.;
esto es, que el matrimonio es un iestado de castidad y de continen-
*~a lo mismo que el celibato, sea cualquiera la diferencia que me-
die centre uno y iotro; que en el :matrimonio hay leyes establecidas
por Dios, y quenoes permitido quebrantarlas-; que los deserdenes
queen 61 se cometen., muy l1jos de excusarse y justificarse en cier-
to nodo por el Sacramento, tienen por lo Iaismo una malicia y
aua deformidad particular; que teaeis en 61 una conciencia que es





SOBRE EL ESTADO DEL MATRIMONIO. 87
necesario escuchar, y que os acusari delante de Dios; que, en 'fin,
segun el pensamiento de san Jerdnimo,,de las tres species de cas-
tidad, a saber : la virginal, la vidual y la conyugal, la conyugal,
aunque laanas imperfecta, es, sin embargo, la mas dificil. ,Y por
quA? Porque es mas:facil, dice el santo Doctor, abstenerse entera-
mente que moderarse, y renunciar absolutamente 6 la carne, que
es vuestro enemigo dom6stico, que reprimirla en los justos limits.
La virginidad, a~iade el mismo Padre, triunfa en conservarse, ca-
. si sin combat: apenas conoce el peligro, porque lo huye y se man-
tiene l6jos de ,1. Puede decirse lo mismo proporcionalmente del
estado de la viudedad; pero sucede de ,otro modo con respectoi A la
castidad conyugal. Entre ella y la:impureza no media masque un
paso; mas este paso conduce al crimen y la acondenacion.
22. Al lado de este peligro se encuentra otro, que es el de la
mitua sociedad; escuchadlo. El efeclo Ade esta sociedad debe ser
una union de corazones tan perfect, ,que por un esposo est6 dis-
puesta su esposa a desprenderse de todo, A dejarlo todo, A sacrifi-
carlo todo; mas con una excepcion tan exquisite ydelicada, queel
amor conyugal no se sobreponga al amor de Dios; que el esposo
y la esposa est6n de tal nodo unidos entire sf, que el uno y el otro
lo est6n al mismo tiempo mas estrechamente con Dios; que una
esposa dispuesta A condescender con todos los deseos razonables
del marido tenga al mismo tiempo la fortalezade resistirle cuando
se trate de seguir sus pasiones, de participar de sus des6rdenes, de
dar oidos 6 sus discursos maldicientes 6 impios, de tomar parte en
sus resentimientos, de secundar sus venganzas. Asi, .enando el es-
poso haya recibidQ una injuria, cuando haya sido ofendido y ul-
trajado, os es permitido sentirlo, participar con l1 de su pena y
procurarle toda la satisfaccion conveniente; vosotras lo podeis y lo
debeis hacer. Pero ir mas alli, tomar parte en sus animosidades y
en sus odios, darle la razon en sus arrebatos y en sus violencias,
condesoender con todo lo que ie inspire un corazon resentido y
vengativo, esto no es obrar como una esposa cristiana, esfo no es
una fidelidad verdadera; y Jesueristo, al instituir el matrimonio en
su Jglesia, no quiso que sirviese para que el crime de uno se hi-
ciera propio del otro. Lo mismo que si el marido, ambicioso 6 in-
teresado, formase planes injustos, y quisiese contra el derecho y
]a buena fe empefaros en sus caprichos; entonces es cuando, con
una santa fortaleza, se necesita sostenerse firme, y oponerse a la
iniquidad. Mas, me dir6is: afyo debo obedecerle;p ninguna obe-





88 SBBhaON
diencia le debeis en perjuicio de la ley de Dios. ((Mas 61 se alejari
ade mi;)) entonces su desagrado os valdrd mas que su estimacion.
(Pero se turbar la paz; vosotras tendr6is la paz de la conciencia,
y ella os bastara. Mas 61 buscara todas las ocasiones de afligirme;
vuestra afliccion os aprovechard para ejercer la paciencia, y al fin
Dios os consolari. Pero ,d6nde est6n los medios para sostenerse
,constantemente en esta firmeza inalterable, y no flaquear nunca?
Esto no es fAcil, convengo en ello; mas esto mismo es lo que os he
presentado como uno de los mas grandes peligros de vuestro estado.
23. Y ved aquf lo que queria decir san Pablo escribiendo 6 los
de Corinto, cuando hacia consistir la ventura de las vfrgenes en no
estar divididas entire Dios y el mundo, y no estar gravadas con la
obligacion y el cuidado de complacer A los hombres, sino solamen-
te g Jesucristo, esposo de sus almas : Et mulier innupta et virgo co-
gitat quw Domini sunt. (I Cor. vii). En vez de que, afiadia 61, una
esposa esti siempre con la angustia de pensar c6mo se, mantendri
en la gracia de su esposo y en la de su Dios, vi6ndose obligada en
cuanto le es possible A agradar al uno y al otro, y no sabiendo al
menos en muchas ocasiones, c6mo acertar ni c6mo conciliarlos. De
tal modo, que por una triste necesidad se ve obligada muchas ve-
ces i renunciar al uno por el otro, A abandonar al uno para adhe-
rirse inviolablemente al otro; y esto es lo que la turba y lo que
divide su corazon ; esto es lo que llena su espfritu de cavilaciones,
de pensamientos y de afectos totalmente contraries; esto es lo que
la tiene en continnas dudas, y muchas veces en la mas cruel incer-
tidumbre: Qum autem'nupta est, cogitat quw sunt mundi, quomodo
placeat viro. (Ibid.). Y se halla tarito mas peligrosamente expues-
ta, cuanto que la presencia del marido con quien vive y el interns
de agradarle hacen mas impression en ella. Si puede suceder que
en ciertos moments, en que la resolution es mas fuerte y la gracia
mas abundante,.ella escuche su conciencia y se sostenga en su de-
ber, cuinto es de temer que esta conciencia combatida constan-
temente por la occasion no venga, al fin, a relajarse y A cederl INo
es cierto que una blanda complacencia ha perdido a tantas esposas
y diariamente pierde A muchas otras? Ellas eran por su indole y
por sus inclinaciones dulces, pacientes, equitativas, justas, arre-
gladas; mas un hombre jinsaciable y avaro, col6rico y vengativo,
sensual y voluptuoso, las ha hecho c6mplices de sus fraudes y de
sus enemistades, de sus excess y de sus mas vergonzosos deseos.
24. 4 Qu6 dir6 yo, 6 qu6 podria decir de otro peligro que lieva





SOBRE EL ESTADO DEL MATRIMONIO. 89
consigo la education de los hijos? Es muy cierto, yya os lo he he-
cho saber, que la education de los hijos os obliga por deber y por
estado 6 ocuparos de las cosas temporales. Pero no es menos cierto
que esta obligation es un escollo en el que es raro no estrellarse.
LY qui6n no ve la gran dificultad que hay en conciliar el cuidado
de los bienes de la tierra con el desprendimiento de estos mismos
bienes? Segun el Evangelio, si descuidais tender a vuestros hijos
de una manera conforme i su condition, os haceis culpables para
con Dios; y si por el contrario, A fin de tender 6 ellos, os dejais
arrastrar por el deseo y el'amor a las riquezas, no cotseguireis
vuestra salvation. En el matrimonio no os es permitido, como d
los demis estados, abandonar todas las cosas por seguir i Jesucris-
to; en esto no consiste vuestra perfection. Es necesario que poseais,
que conserveis y que trabajeis razonablemente para adquirir.
Mas, poseyendo, conservando y adquiriendo, es necesario pre-
servar vuestro corazon de toda afeccion terrena. Asi os lo dice san
Pablo; oidle: Hoc itaque dico, fratres, reliquum est ut et qui habent
uxores, tanquam non habcntes sint; et qui emunt, tanquam non possi-
denies; et qui utuntur hoc mundo, tanquam non utantur. (I Cor. vii).
Ved aquf, hermanos mios, dice este grande Ap6stol, lo que voy .
intimaros de parte de Dios: sabed que aquellos de entire vosotros
que est6n unidos en matrimonio deben tener el espiritu y el co-
razon tan libres como si fueran completamente duefios de si mis-
mos; que aquellos que venden y compran deben hacerlo como si
nada poseyesen, y que aquellos que disponen de los bienes de este
mundo deben usar de ellos como si no les pertenecieran. LY por
qu6? de las gentes: Preterit enim figure hujus mundi. (Ibid.). Y yo me
atrevo afiadir, explicindoos esta moral, porque el cuidado que
podeis y debeis tener de los bienes de este mundo no os dispensa
en manera alguna de la obligation de renunciar 6 ellos de corazon
y de voluntad. Jesucristo hizo una ley general para todos los hom-
bres; esta ley, dice san Juan Cris6stomo, no podia entenderse de
una renuncia real y efectiva; es necesario, pues, entenderla de una
renuncia de corazon : Qui non renuntiat omnibus. (Luc.. xv)..Es
decir, cristianos, que cuando el Salvador de los hombres pronun-
ciaba esta sentencia, hablaba con vosotros,lo mismo que conmigo;
solo con la diferehcia de que imponi6ndoos ese precepto os oblig6
6 una cosa mas dificil que g mi. Porque quiso que ese desprendi-
miento interior no os quitase nada de la vigilancia para la conser-





90 SERMON
vacior de vuestros bienes y el sostenimiento de vuestra familiar.
Por consiguiente, el poder unir lo uno con lo otro es lo que yo
Ilamo la virtud her6ica de vuestro estado. Y c6mo, me dir6is, po-
dremos cumplir con el precepto de la pobreza evanglica ? A esto
os respond lo que respondi6 Jesucristo A una pregunta semejante:
esto es.imposible a los hombres, mas no lo es A Dios. Es impossible
A aquellos que entran en el matrimonio guiados por si mismos y
sin la gracia de la vocacion, 6 que, teniendo esta gracia, no hacen
de ella el uso que debian. Mas A aquellos que son fieles todo les
es possible. Abrahan wivid en el mismo estado que vosotros : Ml te-
nia que sostener una familiar como "vosotros; 61 posey6 mas bienes
que vosotros, y jams estos bienes perecederos excitaron en su
corazon el menor deseo, ni encendieron el fuego de la codicia.
25. Finalmente, vosotros conoceis, mis amados oyentes, las'
obligaciones del matrimonio; vosotros sabeis sus disgustos; ;os-
otros no ignorais sus peligros, y por consiguiente ved cuAnto os im-
porta ser iluminados, cohducidos y socorridos per Dios; esto es,
cuanto os import no abrazar este estado sine por consejo de Dios,
atrayendo para ello su gracia sobre vosotros. Mas me dirsis: si yo
no he abrazado este estado por vocacion de Dies, Ino hay remedio
para m? ,qu6 har6, pues? Vosotros hardis lo que hace el pecador
penitente. Cuando se convierte A Dios, repara per la gracia de la
penitencia lo que ha perdido despojdndose .de la gracia de la
inocencia. Del mismo mode vosotros reparar6is despues de contrail.
do vuestro matrimonio el mal que habeis cometido al contraerlo,
y pues no habeis gozado de las primeras gracias que se conceden a
este estado, deberdis recurrir a Dios para alcanzar las segundas.
Porque Dios tiene estas spgundas gracias para suplir el defecto de
las primeras, y en estas segundas gracias debeis poner toda vues-
tra confianza. No obstante, porque estas son mas raras y menos
abundantes cuando no ban sido precedidas de las otras, lo que os
rest es velar con much atencion sobre vosotros mismos, aplica-
ros con much celo a los deberes de un estado en que Diosquiere,
no obstante, que permanezcais; concebirun arrepentimiento muy
vive y amargo del error en que habeis caido por vuestra falta; re-
doblar vuestras sdplicas, clamando fenorosanente al Sfior. IAyl
Dios mio, le dir6is como el hermano de Jacob le Kdijo A Isaac des-
pues de haber perdido su primogenitura, ino teneis Vos mas de
una bendicion? .no son infinitos los tesoros de vuestra gracia?
NumL.unam ntantum beendictionem Aabes, pater? (Genes. xxvu). Es





SORE EL ESTADO DEL MATRIMONIO. 91
verdad, Sefior, que me he separado de mi camino, apartindome
de aquel que Vos me hAbfais marcado, que era propiamente el
mio. Pero ,me habeis desechado por eso? ,Carece vuestra provi-
dencia de medios para reparar el daflo que yo he hecho? Echad,
Dios mio, echad una mirada favorable sobre mi, y no me abando-
neis 6 mf mismo, que yo prometo dejarme conducir en adelante
por Vos : Mihi quoque obsecro ut benedicas. (Ibid.). 1E echari sobre
vosotros nuevas miradas de predestinacion, y as hara arribar al
puerto de la gloria que os deseo. Amen.





92 SERMON SOBRE LA AFLICCION DE LOS JUSTOS



SERMON


SOBRE LA AFLICCION DE LOS JUSTOS

Y LA PROSPERIDAD DE LOS PECADORES.

Ascendente Jesu in naviculam, secuti sunt
eum discipuli ejus: el ecce motus magnus fac-
tus est in maria, ita ut navicula operiretur
fluctibus. Ipse vero dormiebat, et suscitave-
runt eum discipuli ejus, dicenles: Domine,
salva nos, perimus; et dicit eis: Quid timidi
estis, modicw fidei? (Matth. viI, 23, 26).
Entrando Jes6s en un barco, le siguieron
sus discipulos; y sobrevino luego un grande
alboroto en el mar, de modo, que las ondas
cubrian el barco. Mas 1l dormia, y le desper-
taron sus discipulos, diciendo: Sefor, salva-
nos, que perecemos; y Jes6s les dice: iQu
temeis, hombres de poca fe?

1. Ved aquf,,cristianos, una imogen muy natural de lo que su-
cede diariamente 6 nuestra vista y entire nosotros. No parece sino
que el Espfritu Santo, al presentirnosla en el Evangelio de hoy, ha
querido expresamente representarnos uno de los mas grandes mis-
terios de la conduct de Dios para con los hombres, y hacerla el
motivo de nuestra instruction. Los discfpulos de Jesucristo, esto es,
los justos y los elegidos de Dios, viven en el mundo, que podemos
considerar como un mar borrascoso, y se hallan embarcados en 61
por 6rden de la Providencia. Dios esti con ellos sin desampararlos
jams, 61 los sigue en todos sus caminos, 61 los ilumina y los sos-
tiene; pero al fin, i juzgar por las apariencias, se dira en muchas
ocasiones que se aleja de ellos, que los olvida, que los abandon,
,que esti con respect A ellos como dormido : Ipse vero dormiebat.
bl permit que sean asaltados. y batidos de las mas violentas olas,
que est6n expuestos a las mas fuertes tentaciones, que sean afligidos
y csi rendidos con las miserias de esta vida. Y bien, quin creeri
entonces que hay una Providencia que tiene cuidado de sus perso-
nas, 6 qui6n no creera que esta Providencia esti sepultada en un
profundo suefio, y que ignora sus aflicciones, sobre todo cuando se





Y LA PROSPERIDAD DE LOS PECADORES. 9
ve A los impfos prosperar sobre la tierra, vivir en una profunda
calma, ocupar los primeros puestos, gozar de la abundancia, estar
en posesion de todo lo que se llama fortune y felicidad humana?'
2. Asf es que, en vista de esta distribution tan sorprendente y
tan poco conforme A nuestras ideas, David exclamaba y decia a
Dios: Exurge, quare obdormis, Domine? (Psalm. XLIII). Levan-
taos, Seilor, 1por qu6 permaneceis en esa especie de letargo? Asi
tambien le decimos nosotros como los Ap6stoles: Domine, salva
nos, perimus. O1h Sefiorl ten d6nde estais? Nosotros perecemos,
y Vos nos abandonais ; todos los males vienen A asaltarnos, y Vos
parece que sois insensible. Mas ninguna otra respuesta esperemos
de part de Dios que la que Jesucristo di6 A sus discipulos afligidos
y consternados : Quid timidi estis, modice fidei? ID6nde esta vuestra
fe, d6nde esta la confianza que debeis tener en vuestro Dios? &Quc
temeis vosotros cuando yo estoy A vuestro lado? Misterio de la Pro-
videncia, mis amados oyentes, de que voy A hablaros hoy. No es
precisamente A los pecadores A quienes voy A dirigirme, sino las
almas fieles, A los predestinados del Sefior, a aquellos que estin
dispuestos A servirle, y que estando tan adheridos al servicio de
Dios ven con frecuencia caer sobre'sus cabezas todas las plagas del
cielo, mientras que los mundanos pasan su vida en el placer y en
los goces. Yo voy A confortarlos y A consolarlos sobre este punto,
despues que hayamos implorado los auxilios del Espiritu Santo por
intercesion de Maria, saludAndola con el Angel: Ave Maria.
3. La fe de los cristianos ha sido turbada y coimovida en todos
tiempos al ver a los malos en la prosperidad y en el reposo, mien-
tras'que los justos estAn sumidos en la adversidad y en los traba-
jos. Esta diversidad de suertes que parece tan injusta ha sido siem-
pre, por decirlo asi, el escandalo de la Providencia; porque de aquf
han torado motivo los pecadores para triunfar insolentemente en
la vida, y los mayores hombres de bien se han relajado en el camino
de la virtud ; de aqui tambien los mas grandes Santos han Ilegado
casi A dudar en perjuicio de su fe. Oid lo que dice David: Mei au-
tem pene moti suntpedes; pene effusi sunt gressus mei. (Psalm. LXXII).
Por mi, decia 61, lo confieso, yo he sentido mi fe vacilar ; y por
s61ido que fuese el fundamento de mi esperanza me he visto en el
punto de sucumbir ; ,y por qu6? Porque se ha elevado en mi co-
razon un movimiento de celo y de indignacion A vista de los peca-
dores que gozan de paz, que salen bien en sus empresas, que esta-
blecen sus casas, y que nada les falta en la vida : Quia celavi super





91 SERMON SOBRE LA. APLICCION DE LOS JUSTOS
iniquos, pacem peccatorum videns. (Ibid.). En efecto, yo he dicho,
Ac6mo es possible que sepa Dios lo que sueede aquf abajo y e6ma
puedo yo career que 61 se cuide de ello? Quomodo scit Deus, et si est
scientia: in excelso? (Ibid..)., Los libertinos y los impfos son los mas
dichosos, los mas honrados, los mas ricos,: Ecce ipsi peceatores et
abundantes in secular obtinuerunt divitias. (Ibid..). De aqui edsi he de-
ducido, afiade el mismo Profeta, que me es indtil conservar mi co-
razon en la inocencia,y tener mis manos limpias detoda injusticia:
Et dixi, ergo sine causa justificavi eor meum, et lavi inter innocentes
manus meas. (Ibid.). Ast hablaba el, Rey mas santo del pueblo de
Dios; y este era el argument que hacian los paganos A los files.
ZA qu6 Dios serves? les decian estos id6latras; ,d6nde estA su jus-
ticia y su bondad para con vosotros? Os veis pobres y abatidos, y
41 no tiene ningun cuidado de vosotros. 4.Es esto porque no' puede,
6 porque no quiere? Si es por impotencia, no es Dios;. y tampocc
lo es si es por insensibilidad. Vosotros os prometeis la inmortalidad
en otro mundo distinto de este ; mas ,qu6 sefial teneis de que asi
suceda, cuando ese Dios que os figurais bastante poderoso y bas-
tante bueno para resucitaros despues de, muertos. no os socorri6
mientras viviais ? intre tanto vosotros renunciais 6 todos los place
res, no venfs 46 nuestros especticulos, sufrfs el hambre y la sed, lle-
vais con paciencia los mas rigurosos tormentos; de aquf se sigue
que vosotros no gozar6is ni de la vida present donde estais, ni de
esa vida future 6 imaginaria que esperais. A esto daban los Padres
diversas respuestas..La mayor parte negaban el supuesto para esta-
blecer una verdad totalmente opuesta; porque sostenian que jams
los justos son desgraciados sobre la tierra, y que jams los impios
gozan de una verdadera felicidad. Intelligat homo, decia san Agus-
tin, nunquam Deus permittit males esse felices. (August.). Aplfquese el
hombre 6 comprender bien esto. Jamas permit Diosque los malos
sean felices. Ellos al menos pasan por tales,. aiadia este santo Doc-
tor; pero solo se les cree felices, porque se ignora en qu6 consiste
la verdadera felicidad :Ideo malus felix putatur, quia quidquid sit fe-
licitas ignoratur. (Ibid.). Y esto es necesario no juzgarlo por ciertas
apariencias. Algun hombre, dice san Ambrosio, me parece tener el
gozo en el corazon, mientras su corazon esta desgarrado con mil
aflicciones : 61 vive a su gusto, segun.mi parecer, mientras,. segun
el suyo y en. realidad, es miserable: Meo affect* beats est, et su mi-
ser. (Ambr.). Asi es como se explican losPadres. Mas yo miro este
asunto de muy distinto modo. No disputamos 6 los implos ni a los





Y LA PROSPEIIDAD DE LOS PECADORES.,' 9
pecadores la posesion de los goces humans, y convenimos en que
los justos son tan desgraciados temporalmente como piensan los
mundanos. Esto' supuesto, yo sostengo que somos siempre culpa-
bles si desconfiamos de la divina Providencia que asf lo ha dispues-
to ; y para convenceros deduzco dos proposiciones que encierran
todo aquello que puede decirse de mas s6lido sobre esta material, y
que harin la division de mi discurso. Yo sostengo desde luego que
en esta conduct de Dios no hay nada que deba ni pueda alterar
nuestra fe; esta es la primera proposition y la primer parte. Digo
mas, y sostengo que en esta conduct de Dios hayun motive para
asegurar y confirmar nuestra fe; esta es la segunda proposition y
la segunda parte. Desenvolvamds la una y la otra, y no creais que
yo piense entregarme & vanas sutilezas. Yo voy i presentaros dos
pruebas igualmente sensibles y convincentes. Principiemos.

Primera parte.

4. San Agustin pronunci6 una bella sentencia euando dijo que
los secrets de Dios deben causarnos respeto, deben hacernos cui-
dadosos en contemplarlos,'y deben excitarnos a examinarlos en
cuanto la humildad de la fe nos lo permit ; mas que no deben ja-
m6s hallar oposicion en nuestro espiritu, ni nos es lfcito quererjuz-
garlos, y menos atrevernos d contradecirlos : Secretum Dei intentos
nos habere debet, non adversos. (August.). Ved aquf, mis amados
oyentes, una maxima muy cristiana y muy important; porque
uno de los mayores des6rdenes de nuestro espfritu es el de suble-
varse contra todo aquello que parece contradecir a nuestra razon y
d nuestra inteligencia, y de este principio proceden todos los erro-
res en que caemos con respect A Dios. Pues bien, oid c6mo me
sirvo yo de la mdxima del santo Doctor para establecer mi primera
proposition, con respect 6 la distribution tan desigual de bienes y
de males en esta vida, que hace que los justos sufran, en tanto que
los impfos prosperan. Yo sostengo que nada hay en esto que deba
alterar nuestra fe ; y en efecto, aunque no -ea ninguna razon de
esta conduct de Dios, aun cuando este sea un abismo en que yo no
descubra nada, y en el que mi espfritu se pierda, mi fe sin embargo
no deberA alterarse, y todo lo que deber6 hacer sera exclamar con
san Pablo: O altitudol y reconocer que este es un arcano de la Pro-
videncia que debo adorar y no investigar. Asf, aunque yo no co-
nozco el augusto 6 incomprensible misterio de un Dios en tres Per-





96 SERMON SOBRE LA AFLICCION DB LOS JUSTOS
sonas, no creo por esto tener derecho para ponerlo en duda ; no
creo poder deducir: luego no hay Dios, luego no existe un Ser su-
premo ; sino que deduzco que este Ser supremo esta mas alto que
toda la humana inteligencia, y de este modo permanezco much
mas adherido i mi creencia. gY por qu6 no he de hacer aquf lo
mismo? y cuando se trata de un punto que mira a la Providencia
de Dios y su conduct en el golierno del mundo, ,por qu6 he de
dudar y me he de turbar porque no lo comprendo?
5. Porque, al fin, yo tengo fuera de esto mil pruebas que me
convencen de que hay una Providencia en el universe, y que todo
lo que sucede en el mundo es por drden de Dios. Yo no tengo mas
que abrir los ojos, no tengo mas que contemplar el cielo, no tengo
mas que considerar todas las criaturas, porque no hay una que no
me d6 un testimonio de esta verdad, y que no sea para mf una de-
mostracion. Los paganos y los birbaros lo han reconocido; y seria
yo mas infiel que los infieles mismos si rehusara someterme. No
obstante, contra todos estos testimonies nace una dificultad en mi
alma. Si existe una Providencia, me digo i mf mismo, ,c6mo sufre
que los justos sean oprimidos y los impfos exaltados? Ved aquf lo
que me aflige. Pues bien, yo os pregunto, cristianos, jes razonable
que por esta sola dificultad me aparte de un principio de fe tan in-
falible y tan s6lidamente establecido como el de la Providencia, y
que, porque hay cierto punto en que la conduct de esta Providen-
cia para con los hombres me parece oscura, la tenga por dudosa, y
me atreva absolutamente 4 negarla? ;No es masjusto que oponga
a la dificultad que me embaraza todas las miximas de mi fe y todas
las luces de mi razon? ,y que no teniendo bastante vista para pro-
fundizar el misterio de esta Providencia tan rigorosa, al parecer,
con respect 4 los justos, y tan liberal con los pecadores, me tran-
quilice hasta que Ilegue el dia en que la he de conocer en su origen,
esto es, en el mismo Dios?
6. Esto es tambien lo que el Profeta real reflexionaba despues
de haber confesado delante de Dios que no entendia este proceder,
y que un tratamiento tan poco conforme a los m6ritos de los unos
y A la iniquidad de los otros excedia todos sus conocimientos y
confundia todas sus ideas. Yo espero, Seflor, decia 61, que Vos me
descubrir6is alli arriba el 6rden de vuestros juicios, y que me har6is
ver, como de una mirada, las razones secrets que habeis tenido
para disponer asi las cosas. Entonces sabre por qu6 habeis permi-
tido que este just fuese vejado y perseguido, y que el cr6dito del





Y LA PROSPERIDAD DE LOS PECADORES. 97
impfo le elevase sobre la inocencia y la virtud ; que este hombre
de bien no haya tenido 6xito en.sus empresas, y que este mundano
sin fe y sin conciencia saliese bien en todos sus negocios ; que.esta
mujer piadosa y ho'nrada pasase sus dias en la amargura y en mor-
tales disgustos, y que esta otra, id6latra del mundo y entregada A
sus pasiones, pase una vida agradable y c6moda. Vos nos ensefia-
r6is, 6 Dios mio, cudles eran las razones de todo esto ; y con un
solo rayo de la lpz que esparcirbis en los espiritus disipar6is todas
las nubes, y hardis desvanecer todas las dudas que nacen ahora, A
pesar nuestro, contra vuestra adorable Providencia. Yo me figuraba
que en fuerza de reflexiones y de consideraciones podria en esta
vida aclarar estas dificultades y sondear los impenetrables consejos
de vuestra sabiduria: Existimabam ut cognoscerem hoc. (Psalm. LXXII).
Pero me engafiaba much, y ya estoy bien persuadido de que me
entregaba i reflexiones indtiles : Labor est ante me (Ibid.); de aquf
he deducido que era necesario esperar i que hubiese entrado en
vuestro santuario, y hubiese visto en qu6 terminaban las esperan-
zas de los unos y de los otros : Donec intrem in sanctuarium Dei, et
intelligam in novissimis eorum. (Ibid.). Ved aquf c6mo discurria el
santo Rey, siendo el espiritu de Dios quien le inspiraba este senti-
miento.
7. Mas sobre este punto no estamos reducidos, mis amados
oyentes, 6 la simple sumision y 6 la sola obediencia A la fe. Nos-
otros tenemos sobre este misterio conocimientos bastantes para
aquietar nuestro espfritu, tantos 6 tal vez mas que sobre otro al-
guno ; y por esto es por lo que venimos a hacernos inexcusables
cuando nos turbamos y caemos en la desconfianza, porque vemos A
losjustos afligidos, y que los pecadores tienen todas las comodida-
des y todos los goces de la vida. Porque nosotros encontramos en
nosotros mismos razones que nos justifican perfectamente la con-
ducta de Dios, y nos persuade que ha obrado sAbiamente en la
distribution que ha hecho. Pues bien, si yo con un entendimiento
lleno de errors descubro algunas razones para que esto asl suce-
da, ,no debo star convencido de que Dios tiene otras much mas
s6lidas y convincentes que yo no veo? Y estas razones de Dios, que
no alcanzo, pero que conjeturo por mi mismo, ,no deben calmar
mi corazon y aquietarlo Lojque debo hacer es seguir el consejo de
san Agustin, y aplicarme, no a conocer.perfectamente, sino 6 en-
trever al menos los secrets de Dios, 6 fin de que lo poco que puedo
comprender me enseiie 6 juzgar de aquello que se escapa A minvis-
7 T. xt.





98 SERMON SOBRE LA AFJICCION DE LOS JUSTOS
ta ,y que lo uno y lo otro:afirmen mi confianza: Secretum Dei in-;
tentos nos habere debet, non adversos.
8. Mas Iqu6 es, en efecto, lo que yo comprendo de este secret
de Dios, y qu6 razones puedo imaginar para e'sta distribution que
parece repugnante 6 la razon misma? Vosotros me lo preguntais,
cristianos,y sin una larga discussion ved aquf las razones que desde
luego se me ocurren : que Dios quiere probar sus escogidos, 'y
darles occasion de manifestarle por su constancia su fidelidad; que
Dios, segun la comparacion del Profeta rey, quiere purificarlos con
el fuego de la tribulacion, como el oro se purifica en el crisol; que
Dios quiere asegurarles su salvation, y ponerles i cubierto del pe-
ligro inevitable que se encuentra en las prosperidades del siglo; que
Dios, por una amable violencia, dice san Bernardo, quiere forzarlos
en cierto modo mantenerse unidos a 61, volvi6ndoles amargo todo
lo demis, y o ofreci6ndoles fuera de 61 mas que objetos de disgus-
.to ; que Dios quiere ofrecerles un motivo continue de combates, 4
fin de que este sea al mismo tiempo para ellos un continue motive
de triunfos, y por consiguiente de m6rito; que por justos que ellos
sean no dejan ide ser deudores Dios por algun pecado, pues el
mas just, como dice Salomon, cae hasta siete veces al dia ; mas
que Dios, no obstante, quiere castigarlos como padre, y no como
juez, y por esto los castiga en este mundo segun su misericordia, A
fin de no castigarlos en el otro segun su justicia. Deteni6ndose aquf,
mis amados oyentes, y:sin querer penetrar mas en los juicios de
Dios,' no es esto bastante para sostener la fe del just? INo basta
una sola de estas razones para servirle de defense y fortificarle con-
tra los mas rudos ataques ? Por consiguiente, que Dios ordene se-
gun le grade, que destruya y que trastorne, que abata y que hu-
mille, que hiera segun su voluntad, jams el just tendri mas que
bendiciones que tributarle; y si l se atreve'a quejarse, entonces
Dios le hard la misma reconvencion que el Salvador del mundo
hizo 6 san Pedro: Modicw fidei, quare dubitasti? Hombre ciego, deja
obrar A tu Dios ;,.l te ama, y.sabe 1o que te conviene. Si al pre-
sente te trata con rigor, este rigor es solo aparente; y por sensible
*que puedan serte los golpes que su brazo descargue sobre ti, consi-
dera que este brazo es movido por su iamor.
S9. 1 Pensamientos convincentes y motives poderosos para dar-
Dnos un consuelo cristianol En este vasto y umeroso auditorio es
impossible que no se encuentre alguna de esas almas queridas de
Dios, y que el abandon pesar de eso A las adversidades y des-





Y LA PROSPERIDAD DE LOS. PECADORES. '99
gracias dde nundo. RPues bien, amif me toca hacerles canocer estas
verdades. A mf me toca, mis amados oyentes, levantaros por este
medio del abatimiento en que os ha puesto tal vez el estado de po-
breza, cl estado de humillacion, ,el estado de sufrimientos que os
agobia, y que os hace la vida tan ienojosa y Ilena de penalidades. A
mf me corresponde, como'predicador del Evangelio, haceros encon-
trar todo el apoyo que necesitais en vuestra fe. Porque yo no he
venido aquf solamente para echaros en 'cara vuestras infidelidades,
y lienaros de un terror saludable .al considerar los juicios eternos.
Yo lo he hecho asf segun las circunstancias, y lo hago todavfa ; y
no puedo bendecir bastantemente al cielo por la atencion que pres-
tais A mis palabras, 6 smas bien, la palabra de Dios que os anun-
eio. Mas ]a otra parte de mi deberes consolaros en vuestras penas;
y puesto que estoy en el lugar de Jesucristo quu 'os habla por mi
boca, y de quien soy el enviado y el ministry: Pro Christo legatione
fungimur (II Cor. v), me ,corresponde deciros en este dia lo 'que el
divino Sahador decia al pueblo: Venite ad me omnes qui laboratis et
onerati estis, et ego reficiam vos. (Matth. xl). Venid, almas tristes y
afligidas; venid, vosotros, los que gemis bajo el peso de la miseria
y del dolor, venid 4 mi. El mundo no tiene para vosotros mas que
desprecios y desvios, y vosotros probais todos los dias la injusticia.
Los mas desarreglados y viciosos dan la ley 6 los mas justos, y esto
es 1o que os angustia el corazon y os llena de amargura. Pero, lo
repito, venid, y sin mudar vuestra condition yo la endulzar6: Ve-
nite, et ego reficiam vos. Yo no soy mas que un hombre falible como
vosotros, y mas falible que vosotros; pero con la gracia de )ios,
con la uncionde su palabra y las mAximas desu Evangelio yo'tengo
con qu6 hacerosinalterables en medio de las mas violentas sacudi-
das. Yo tengo medios para hacer revivir vuestra fe, reanimar vues-
tra esperanza, y enseiaros 4 nodesear nada de cuanto el mundo
tiene de mas halagueiio, y para haceros conocer la preciosa ventaja
de un estado en que Dios vela por vosotros con tanto mayor cui-
dado y con tanto mayor amor, cuanto menos parece que cuida
'uestros intereses y 'que os ama.
10. Mas para proceder con i6rden y.desenvolver mejoresta'ma-
teria que no he hecho mas que recorrer, y que pide toda vuestra
reflexion, porque para vosotros debe ser come n tesoro y un fon-
do inagotable de paciencia, digo que si Dios trala al just con una
severidad eaparente y le affige, no es mas que para probarlo. Asf
se explica41 mismo en mochos lugares de la Escritura, donde de-
7"





100 SERMON SOBRE LA AFLICCION DE LOS JUSTOS
clara en t6rminos formales que este es uno de los oficios de su Pro-
videncia, y que por esta razon 61 deja caer sus plagas sobre aque-
llos que le sirven todavia mas que sobre los otros. De modo que
la afliccion es llamada comunmente en el texto sagrado prueba 6
tentacion; y siguiendo el mismo lenguaje, lo que el Espiritu Santo
llanma tentacion no es otra cosa que la afliccion. Esta es la hermo-
sa y sdlida respuesta que uno de los mas celosos defensores de la
ley cristiana daba i los id6latras y i los infieles cuando le echaban
en cara el abandon en que se veia el pueblo fiel, y querian sacar
de aqui una consecuencia, 6 contra el poder, 6 contra la misericor-
dia del Dios que adoramos. Vosotros os engafiais, les decia: nues-
tro Dios no carece de medios ni de bondad para socorrernos: Deus
ille nosier, quem colimus, nee non protest subvenire, nee despicit. (Mi-
nuc. Felix). Mas Lqu6 hace? l1 nos examine A cada uno en parti-
cular, ly A qu6 se reduce este exAmen? A privarnos de los bienes
de la vida, y a sostenernos en la adversidad: Sed in adversis unum-
quemque explorat. (Id.). Estas palabras son notables: Dios son-
dea el corazon del hombre, 61 le pregunta: ly por qu6 medio?
Por los sufrimientos : Vitam hominis sciscitatur. (Id.). Como si Dios
dijera al just : declarame y hazme ver lo que eres. Yo no lo s6
todavia bien, y quiero saberlo por ti mismo. Mientras que has si-
do dichoso sobre la tierra, y has gozado de calma y de paz, me
has dicho, es cierto, que quieres ser mio; mas entonces no se po-
dia contar con tu.palabra sola. Porque en este estado de prosperi-
dad no te conocias todavia lo bastante, y no podias juzgar con se-
guridad A cual de los dos pertenecias, A mi 6 A ti mismo. Mas ahora
que una calamidad ha turbado toda la prosperidad de tu vida; aho-
ra que estas enfermo, afigido, y que todos los males juntos te han
asaltado, esta es la situation en que me puedes dar una prueba se-
gura de tu fe, y en que yo puedo former juicio acerca de tu pro-
mesa. Por consiguiente, si yo te veo perseverar en mi servicio, si
te veo al pi6 de mi altar hacerme todos los dias las mismas protes-
tas de una adhesion inviolable, yo te escuchar6 y te creer6, por-
que un amor probadQ de este modo no debe ser sospechoso., Qu6
.podemos responder 6 esto, cristianos? Si Dios no sujeta al impio a
semejantes pruebas, ,qu6 afecto deber6mos sentir al ver su pre-
tendida felicidad ? 4 Sera el de la envidia, 6 sera mas bien el de un
secret horror? Porque si Dios le desprecia, es que no le juzga dig-
no de sf,' es que no se interest de modo alguno en formarle para
si, es que le mira como unmetal falso que el artifice abandon, al




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs