• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Preface
 Maximas de la conducta aprista
 Mensaje de navidad
 El puesto del dirigente
 El ejemplo moral del prisonero
 Lealtad y fortaleza apristas
 Los valores morales
 Aprista: Ten orgullo de tu gran...
 Sacrificios por el ideal
 Escuela de luchadores
 Venceremos
 Consignas para la libertad
 Reincorporacion a las filas
 Continua la batalla
 Colofon
 Indice














Title: Cartas de Haya de la Torre a los prisioneros apristas
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00087187/00001
 Material Information
Title: Cartas de Haya de la Torre a los prisioneros apristas
Physical Description: 99 p. : ; 20 cm.
Language: Spanish
Creator: Haya de la Torre, Víctor Raúl, 1895-
Cox, Carlos Manuel
Publisher: Editorial Nuevo Día
Place of Publication: Lima
Publication Date: 1946
 Subjects
Subject: Politics and government -- Peru -- 1829-   ( lcsh )
Política y gobierno -- Perú -- 1829
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Peru
 Notes
Statement of Responsibility: recopiladas y anotadas por Carlos Manuel Cox.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00087187
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 02204471
lccn - 49054439

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
        Page 5
    Preface
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
    Maximas de la conducta aprista
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
    Mensaje de navidad
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
    El puesto del dirigente
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
    El ejemplo moral del prisonero
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
    Lealtad y fortaleza apristas
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
    Los valores morales
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
    Aprista: Ten orgullo de tu gran partido!
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
    Sacrificios por el ideal
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
    Escuela de luchadores
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
    Venceremos
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
    Consignas para la libertad
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
    Reincorporacion a las filas
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
    Continua la batalla
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
    Colofon
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
    Indice
        Page 101
        Page 102
Full Text
T








































I









Cartas de


Haya de la

d lOS


Torre


Prisioneros Apristas
Recopiladas y Anotadas por


CARLO S


MANUEL


Editorial
NUEVO DIA
LIMA


COX
















A ti, efee y Maestro, te debemos la doctrine cien-
tifica, el ideal constructive y el program de Acci6n
del Aprismo.

En ti, companiero y guia, seguimos al abandera.
do de la libertad, al representative mdximo de
nuestro pueblo y al paladin de la Justicia.

De ti, hermano y amigo, recibimos la lecci6n
de optimism, de firmeza y de fe en el triunfo.

Por eso, tus mensajes de crientaci6n y adoctri-
namiento, de aliento y estimulo, dieron mds clari-
dad a nuestras mentes, mds convicci6n a nuestras
conciencias y mds resolucidn a nuestros prop6-
sitos.

Y en las horas del presidio, de la persecuci6n
o del destierro, ellos fueron la supreme lecci6n de
etica, de political nueva y de mistica aprista.

C. M. C.


Lima, 22 de febrero de 1940.













i Los apristas aspiramos:



A una victoria sin sombras


A un triunfo sin remordimientos


A una culminaci6n sin claudiceciones !







iEN LA LUCHA: HERMANOS!


iEN EL DOLOR: HERMANOS!


IEN LA VICTORIA: HERMANOS!










"Cada Aprista sabe que hay que sufrir para ven-
cer".
HAYA DE LA TORRE.
(Reportaje de la Agencia Columbus, CLARIDAD,
Buenos Aires, Septiembre de 1936).



"El Aprismo es, sin duda, el experiment mis
aleccionador de un izquierdismo tipicamente indo-
americano, libre de taras europeas y mis comprensi-
vo de nuestra realidad econ6mica y social".

HAYA DE LA TORRE.
(Reportaje de CLARIDAD, Buenos Aires, IX-
936).


"Nunca he sentido con mis fuerza la significa-
cion de una hoja suelta que cuando recibi en mi celda
de prisionero un mensaje de los trujillanos, que decia:
"Aprista: ten orgullo de tu gran Partido". Porque no-
sotros tenemos raz6n de estar orgullosos de nuestro
gran Partido. En este pais de vicio, corrupci6n y pe-
culado; en este pais de crime y vergiienza ha apare-
cido una fuerza empujada por el pueblo, que es todo
pureza, todo espiritu de justicia, todo sentido de rea-
lidad. Los miopes no supieron comprenderla. Esto
ha ocurrido siempre en la Historia. Cuando nace una
fuerza formidable que parece romper los ritmos y las


- 11 -







leyes de su vida, aquellos que son abogados de la mez-
quindad quieren enfrentdrsele con palabras. Y eso es
como intentar detener la ola de mar con un golpe de
la mano.
"e,Y por qu6 no pueden comprendernos? Porque
no saben sentirnos. Los mezquinos nos juzgan en mez-
quino; los criminals nos juzgan en criminal; los co-
bardes nos juzgan en cobarde. La realidad prueba, por
nuestra fuerza heroica, que aquellos que nos miraban
o creian mirarnos, s61o se miraban a si mismos".
HAYA DE LA TORRE.
(Discurso del 12 de diciembre de 1933, pronun-
ciado ante la magna asamblea civica reunida en la
Plaza de Toros de Lima).



"Porque 6ste es el aporte miximo de nuestra obra
en dos afios: obra de espiritu. Porque eso es lo que le
faltaba a esta tierra y a este pueblo: le faltaba el so-
plo de lo c6smico, de lo eterno, de lo alto, de lo pu-
ro, y como no lo tenia, fue precise pedirselo a los
muertos, fue precise que nuestros muertos se sacrifi-
caran para que su aletear nos diera espiritu"


"Ha llegado la hora de la lucha. Ha llegado la
hora del calvario, de sudar sangre. Nuestro G61gota


- 12 -









esta enhiesto. Aun no ha sonado la tercera hora. Nos
falta esperar, en el calvario de nuestros propios cora-
zones, que se rinda a la muerte, se sepulte el Dolor,
y que insurja, luminosa y potente, la vida promisora
del pueblo del Perd".


"Porque qu6 vale la fe sola? ,Qu6 vale para lu-
char con enemigos sin fe? La fe da fuerzas, pero re-
quiere canalizaci6n, sentido modern, sentido actual,
sentido cientifico, interpretaci6n c6smica, ciencia que
es filosofia, que es culto, que es eternidad. La ciencia
va trazando el camino de las grandes realizaciones".


"Yo pido ciencia, no sabihonderia. Pido verda-
dero y profundo conocimiento de lo que es y debe ser
nuestra obra; saber c6mo es, c6mo debe cumplirse
nuestra obra; saber el camino de nuestra obra".


"Yo he llegado a convencerme de que hay algo
que realmente se teme, algo de lo que no soy respon-
sable, como no es responsible de su luz el portador de
una antorcha. Es el pueblo el que manda, es el pue-
blo el que lo siente. Yo no hago sino cumplir una mi-
si6n hist6rica. Es el pueblo el que da la luz. Yo s6-
lo llevo la antorcha con esa luz del pueblo. La iinica


- 13 -









garantia exigible es que tenga paso firme el que con-
duce la antorcha que ilumina. La luz no es mia, pc-
ro yo garantizo el paso firme".


"Nosotros hemos de ser siempre portadores de
ese espiritu fuerte e inflamado de los que tienen el
ansia de crear algo grande. Y c6mo no hemos de crear
algo grande, si todos sentimos sobre nuestras espal-
das la cruz que ha de redimir al Peru viejo de sus pe-
cados. Todos sentimos sobre nosotros esa cruz reden-
tora. Todos hemos sufrido ya las caidas y los azotes.
Se nos sent en el trono y se nos puso la corona de
espinas, y se nos llev6 al G61gota, y se nos dijo con
ironia: "S61o el Aprismo salvari al Peru", y se pu-
so sobre nuestras cabezas: "Este es el Aprismo, Rey
del Perd", con el mismo sarcasmo con que dos mil
afios antes se le dijo a Cristo: "Este es tu reino, td
eres el Rey de los Judios, ti eres el Redentor", sin
saber que, entonces como ahora, esas palabras ence-
rraban una estupenda verdad. Todavia sentimos el
peso de la cruz, peso indispensable, peso fecundo, pe-
so imperative para poder llamarnos los salvadores del
Perd".

(Discurso en el Teatro Popular, de Trujillo, diciembre
de 1933)


- 14 -










MAXIMAS DE LA CONDUCT APRISTA


"La virtud fundamental de todo aprista es la de
saber persistir. Los obsticulos, los fracasos, los lar-
gos periods de espera, deben ser siempre miridos
con optimism. El Aprismo es una escuela de cduca-
ci6n de la voluntad y un gran corrector para los ver-
sdtiles".



"En 1931 no faltaron oportunistas que se plega-
ron a nuestras filas y que corrieron en cuanto se ini-
ci6 el terror. Esto ocurri6 en 1933 tambi6n. Pero las
dos grandes pruebas sufridas por el Aprismo nos han
hccho un servicio entire muchos males: mostrarnos a
los canallas, sefialarnos a los picaros y tamizar bien
lo que habia de malo y de bueno entire nosotros. Por
fortune, el saldo es muy favorable, y el Aprismo de-
parado y vigoroso es hoy una fuerza probada en el
crisol del dolor y de la persecuci6n".



"Ahora, el que es aprista sabe que el hecho de
pertenecer al Partido del Pueblo le impone un deber
de sacrificio. Consecuentemente, entire nosotros no tie-
nen lugar ni los cobardes, ni los sensuales, ni los insin-
ceros. Esto constitute una firme garantia para el fu-


- 15 -









turo de nuestro Partido. Por eso su victoria seri de-
finitiva".
"Nuestros adversaries dicen: "El secret de la
fuerza del Aprismo esti en su maravillosa organiza-
ci6n y en su estupenda discipline". iMuy bien!
Pero ellos no saben ni disciplinarse ni organizarse.
ZPor qu6? Simplemente porque la soldadura de toda
organizaci6n y el nexo de toda discipline es la FE.
Y esto le falta al Civilismo, porque se gast6 y sigue
gastando en sus vicios el dinero del Pueblo, se embru-
teci6 en sus crimenes y sus hombres no pudieron mi-
rarse jams ni como amigos ni como pr6jimos, por-
que s6lo eran y son c6mplices".


"Cada aprista debe tener siempre present esta
advertencia: los tiempos duros que estamos viviendo
pasarin. Mafiana o pasado, todo lo que hoy vemos
no sera sino un recuerdo. Las fuerzas que hoy nos
oprimen, caerin. Veremos entonces lo que tantas ve-
ces ha ocurrido en el Peru: que los amos insolentes,
que los sitrapas abusivos, se arrastran y se esconden
despu6s de la caida. Pues bien: para cuando llegue
esa hora, que seri la hora del Aprismo, de la Juven-
tud, del Pueblo, nos avergonzaremos si es que alguna
vez dudamos de la victoria".

"Mientras nuestro Partido sepa mantener vigen.


- 16 -








te su FE, su UNION, su DISCIPLINE y su TENACI-
DAD PARA EL TRABAJO, el APRISMO no hard si-
no crecer e imponerse. Por eso, cada aprista debe ser
un sostenedor infatigable de esas cuatro columns mo-
rales que amparan nuestra fortaleza political. El ene-
migo ha hecho todo lo possible por desunirnos y de-
bilitarnos por medio de la indisciplina, pero su fra-
caso ha sido definitive. Hace cinco afios que viene
pretendiendo dividir al Aprismo y s6lo ha consegui-
do unirlo y fortificarlo mis y mis".


"El Aprismo es el Pueblo. El Gobierno del Pue-
blo es la Democracia. La Constituci6n dice que el Pe-
rd es una republica democritica. Consecuentemente,
nuestra posici6n es constitucionalista frente a la de los
USURPADORES del poder, que son tirinicos, ene-
migos del Pueblo y, por ende, de la Democracia y vio-
ladores de la Constituci6n".

(Palabras inolvidables de Haya de la Torre, escritas
a diferentes organismos del Partido durante la perse-
cuci6n de 1934-36. La Tribuna, 22-11-36).


"El problema de los mozos de aptitud intellectual
que no han tenido acceso a las universidades por ha-
ber sido recluidos en las prisiones, es el de la "salva-
ci6n" de su inteligencia. Al decir "salvaci6n" quiero


- 17 -








decir cultivo de ella. Se da por descontado la salva-
ci6n de otros valores fundamentals -6ticos y vita-
les-, porque ello esti patentizado en el propio sa-
crificio de nuestra juventud. Los press apristas pue-
den estar en condici6n mis ventajosa que los estu-
diantes universitarios, si la cultural que logren formar-
se y la direcci6n que alcancen a imponer a su inteli-
gencia, dentro de ese horizonte cultural, lejos del
ambiente acad6mico y del estetismo artificial o del fi-
losofismo de sal6n, se acerca a los valores eternos del
hombre y alcanza, asi una trascendencia esencial, un
entrafiable temblor de vida y una sabiduria cierta y
acendrada.
"Hay que tener present que los caminos para
llegar al verdadero conocimiento no son los de la es-
peculaci6n libresca, sino los de la experiencia vital.
La vida, y sobre todo la vida que nosotros estamos vi-
viendo, es, a pesar de todas sus desgarraduras, el li-
bro de los libros. Hay que hacer fecunda nuestra expe-
riencia, elevdndola hasta el plano de la creaci6n no-
ble y de la vida austera y superior".

(De "Esfuerzo", 6rgano de publicidad de los prisio-
neros. Reproducci6n en "Cuaderno Aprista" N9 9).


- 18 -




















MENSAJE DE NAVIDAD*


Juan:

Aventuro este mensaje para saludarte y para que
saludes a todos los hermanos apristas que te acompa-
fian en la prisi6n. Hoy es el primer aniversario de
"la Navidad de sangre" de Trujillo, de la primer

(*) Desde su celda de la Penitenceria de Lima, Haya de la
Torre dirigi6 esta carta a Juan Seoane el 24 de diciembre de 1932.
Fue escrita a lipiz, en el papel de un paquete de cigarrillos.
Algunas palabras estin casi ininteligibles y s6lo el cuidado vigilan-
te de Nicanor Mujica Alvarez Calder6n, que la guard celosamen-
te, hace possible su reproducci6n actual.
La admirable vision porvenirista de nuestro Jefe, el aliento apos-
t6lico del mensaje y el contenido de alta poltiica y de moral aprista
que contiene, lo hacen extraordinariamente valioso y aleccionador.
Por eso, circul6 en copias a miquina entire los Comites apristas del
Peri y entire todos los desterrados. Sin embargo, esta version es la
iinica copia fiel, tomada del original. Se le conoce como "El Men-
saje de Navidad".
Al publicarla hoy, junto con otras cartas a los prisioneros, que-
remos subrayar que fue dirigida "por un prisionero a otro prisione-
ro", incomunicados ambos y sujetos a toda clase de torturas morales


- 19 -










massacre official que llev6 a cabo la reacci6n con-
tra nuestros valerosos compafieros (1).
He leido una carta que supongo sea de N. Por


y coerciones fisicas. No obstante su situaci6n -denunciada en el
libro "El Proceso de Haya de la Torre"-, nuestro Jefe supo mante-
ner en los quince meses de torturante encierro, una firmeza y un
valor ejemplares, y se dio mafia para hacer llegar mcnsajes de alien-
to y de esperanza a todos los apristas que, ya dentro del pais como
prisioneros o perseguidos, o ya fuera de 61 como exilados, mante-
niamos en alto el pend6n del aprismo.
(1) El 24 de Diciembre de 1931, los apristas trujillanos resol-
vieron reunirse en un fraterno chocolate pascual. Invitaron a Haya
de la Torre. Pero a las doce y media de la noche mand6 avisar
al local que no concurriria en vista de que no podia dejar de re-
cibir a la multitud de personas que asediaban su casa.
No bien habia llegado a la esquina de la Casa Aprista el
autom6vil al servicio del Jefe del Partido, cuando son6 una subita
descarga. Momentos antes la trilogia formada por los Capitanes Mu-
fioz y Ortega y el Teniente Villanueva, se habia presentado al local,
exigiendo su inmediato desalojo, en medio de frases descompuestas.
No respetaron ni a mujeres ni a nifios. Poco despu6s son6 aquella
primera descarga. Eran la una de la madrugada del 1 de Diciem-
bre. Alboreaba la sangrienta pascua civilista. Durante varias horas
no ces6 el fuego. Se abaleaba sin piedad a los indefensos apristas.
Evidentemente el prop6sito habia sido asesinar a Haya de la Torre.
En el recuento official se acusaron, primero, cuatro muertes; luego
seis. Pero fueron mis. Al amparo de la noche sepultaron a los
caidos. Con este acto de sangre comenz6 francamente la represi6n
del Aprismo.
Se apres6 a gran cantidad de apristas. El director de "El Nor--
te", Antenor Orrego fue detenido aquella noche. Trujillo qued6
convertida en ciudad sitiada. Nadie podia transitar sin salvoconduc-
to. Habia que impedir que Haya de la Torre saliera o que se espar-
ciera la noticia de la massacre. La matanza fue denunciada por los
representantes apristas en el Congreso. El Gobierno por medio del
Ministro Garcia Bedoya respondi6 mandando el proyecto de Ley de
Emergencia.


- 20 -










lo menos, merece serla. Me alegra infinite que aquel
muchacho tan equilibrado y tan realista est6 a nuestro
lado. Tengo much esperanza en 61, y espero que es-
tudie y se prepare con ahinco, y que ayude, al mis-
mo tiempo, a los que est6n cerca de 61, pues creo que
la obra a realizar es dificil y de larga duraci6n. Pa-
ra esto, necesitamos un gran contingent de juventud,
plena de honda fe y de convicciones apristas bien ci-
mentadas (1).
Tiene raz6n, y much, cuando te refuta aquello
de "ahora apristas y despu&s comunistas". La venta-
ja dial6ctica la Ileva l1, porque el Aprismo como fuer-

(1) La suposici6n de Haya de la Torre era exacta. La carta a
que se refiere el mensaje era de Nicanor Mujica, quien por entonces
estudiaba Derecho en ]a Universidad de Santiago de Chile. Adoles-
cente arn, ingres6 a las filas del Partido y fu6 Secretario General de
la FAJ (1935-1937). Estuvo preso en la Penitenciaria (1937-1939)
y fu6 desterrado al afio siguiente, despues de la huelga de hambre
que, a rafz de la VIII Conferencia Panamericana realizada en Lima
a fines de 1938, hicimos todos los prisioneros apristas. En Marzo
de 1939 sali6 desterrado a Europa. En 1937 fue sometido a la Ley
8505. Despuns de la instructive los jueces sobreseyeron la causa. El
gobierno mantuvo, sin embargo. la detenci6n.
Mujica y Seoane mantuvieron una active correspondencia que
burlaba ingeniosamente la vigilancia de los carceleros sobre este il-
timo. La carta a que se refiere Haya de la Torre en el Mensaje de
Navidad fue escrita en Santiago de Chile y en ella Mujica narr6
a su amigo y compafiero la polemica del Teatro Septiembre entire
apristas y comunistas, que Manuel Seoane relatara, con toda verdad,
en el op6sculo los "Comunistas criollos". De ahi las menciones del
Jefe al "cocacho aprista", a la p6rdida de tiempo en "polmnicas de
caf6 o sobremesa" y las otras referencias a los ribanos. Tambien
se anunciaba la formaci6n del Seminario que Seoane dirigia en el
Comit6 Aprista Peruano de Santiago de Chile.


- 21 -









za hist6rica, marxista, tiene su propia evoluci6n, y
ella ha de avanzar y desarrollarse de acuerdo con la
realidad de los pueblos, para los cuales ha sido con-
cebido. No es, pues, como un sombrero de quita y pon,
segin la moda, sino un desenvolvimiento vital y or-
ginico como el de un ser biol6gico cualquiera. Cum-
pliendo sus leyes, dial&cticas y naturales, ese ser se
desarrolla, se reproduce -engendrando otro que eg
y no es el mismo- y muere. Pero este fen6meno, o
series de fen6menos que comprenden su ciclo biol6gi-
co, no supone su autodestrucci6n ni admite augurios
sobre el future mds o menos lejano, porque seria lo
mismo que un adolescent asegurara que su primer
hijo ha de ser nifia con ojos azules, pelo rubio y Iho-
nitas manos... Si somos apristas de veras, es decir,
si estamos de acuerdo en que el Aprismo es la inter-
pretaci6n marxista de nuestra realidad, tenemos que
convenir con N., sin perdernos en el dificil augurio
del porvenir, que mientras vivamos sabremos afrontar
de acuerdo con los fen6menos que la realidad nos pre-
sente. Hay que tener en coenta -justamente como
marxistas y, por ende, dial6c:icos- que el Aprismo
no es un dogmatismo cerrado y arbritrario, sino una
linea de acci6n hacia el infinite, hablando filos6fica-
mente y aplicando este concept relativo a nuestra his-
toria, vale decir: si curvo es el infinito (Einstein),
curva sert nuestra linea: si recto, recta. lMe expli-
co?


- 22 -









Mucho me alegra saber que el seminario esti
en march en Santiago. Los de Paris y Mexico, que yo
fund, dieron grandes resultados. El studio del impe-
rialismo econ6mico y politico, de la historic latino-
americana y del Peri, de la geografia econ6mica y
de la legislaci6n de todos nuestros paises, el andli-
sis de nuestra situaci6n econ6mica respect de los Es-
tados Unidos y de los demis pueblos industriales y la
diferenciaci6n de nuestro industrialismo naciente y,
mayormente, de materials primas del de los grandes
paises, son materials indispensables para una buena
labor de seminario. Es de gran interns que en l1 se
haga un studio especializado de las fuerzas econ6mi-
cas de Chile, de su producci6n y consume, de las ba-
ses de cooperaci6n e intercambio futures con el Pe-
ri. Al mismo tiempo, es necesario que otros paises
sean tambien objeto del studio preferencial del Se-
minario: Mexico (con el que deben tratar de comuni-
carse pidiendo todo el material de studio e informa-
ci6n necesario) y la Argentina, sin olvidar que la le-
gislaci6n uruguaya, en la que el capitalism de Es-
tado va avanzado positivamente, debe merecer tam-
bien nuestra atenci6n. Esta active y met6dica labor de
studio, que recomiendo a los grupos de compafieros
establecidos en los paises de Indoam6rica, debe ha-
cerse con toda la intensidad possible, procurando no
perder tiempo en pol6micas de caf6 o sobremesa y or-
ganizando el trabajo 1 ~)> eficientemente que se pue-


- 23 -









da. Hay que dejar que los comunistas criollos griten
y se entreguen a su bohemia anarquica y a sus sue-
fios de opio; hay que darles de vez en cuando su coca-
cho aprista, pero no hay que malgastar demasiadas
energies, porque ellos tienen como destino el gritar
y el ser hist6ricos, y nosotros la enorme responsabili-
dad de dirigir. Para esto, es necesario tener el cere-
bro como en refrigerator: bien nutrido y bien fresco.
Por ello, los compafieros deben cuidar de su salud,
ejercitarse fisicamente, organizer caminatas, nadar,
etc., como discipline aprista indispensable. Deben te-
ner, ademas, un gran control sobre si mismos, no sen-
sualizarse ni abandonarse a los fAciles y muelles tro-
picalismos .
El seminario debe estimular la autocritica y cul-
tivar la nAs estrecha fraternidad entire todos, forman-
do asi un cuerpo que se haga respectable y atraiga
la atenci6n y la simpatia de todos los que sientan su
influencia. Y 6sta debe desenvolverse hibilmente, con
una gran vision psicol6gica de la realidad en que ac-
tian y con una verdadera metodologia pedag6gica.
Los puntos del program mdximo, la necesidad de
trabajar por la Uni6n de Indoam6rica, la convenien-
cia de arraigar el Aprismo alla, deben ser objeto de
incesante labor. Para ello, d6bese tener en cuenta:
19, a las classes trabajadoras, y 29, a las classes medias,
y, de acuerdo con la mentalidad de cada una, desa-
rrollar un atractivo plan de divulgaci6n. Naturalmen-


-24 -









te, los grupos intelectuales deben ser convenientemen-
te preparados para que puedan ayudar con eficacia.
QuizAs no tengan los del seminario sino un breve pla-
zo para actuar. No importa. No deben olvidar, sin
embargo, que cada seminario aprista es una "escuela
de lideres" y que su labor, por dificil que parezca,
en el espacio y en el tiempo, debe ser incesante. Sobre
la base de amistades personales o intelectuales pue-
den hacer much, y, a la vez, desde alli, a trav6s de
los demAs compafieros, deben irradiar una viva y cons-
tante influencia hacia otros paises.
Este mismo plan, este mismo espiritu que debe
predominar dondequiera que haya compafieros, aqui
o alli, es el que ha formado la invencible fuerza del
Partido. No puedes imaginar mi labor de los prime-
ros afios, cuando todos los apristas cabiamos en un pe-
quefio sofa de La Rotonda, en Paris. La obra ha sido
gigantesca, pero ante lo much que falta por hacer,
es indispensable no olvidar su gran base: discipline
en todo sentido, acci6n integral y eficiente, studio,
uni6n fraternal, autocritica y divulgaci6n incesante.
La curiosidad por el Aprismo es inmensa en
America Latina y miles de diaries quieren recibir no-
ticias e informaciones autorizadas. Es indispensable
que cada grupo, en cada pais, irradie sus noticias,
made articulos, informed del advance del Aprismo en
otras repiiblicas y aumente asi, por medio de una la-
bor interamericana, el interns y el optimism. Hay


- 25 -









que tener un registro de las direcciones de diaries y
revistas para enviarles informaciones -esto a M. y
todos los grupos- (3). La Agencia "Columbus" de-
be funcionar y los informes acerca del aumento in-
cesante del Aprismo en este pais deben darse en ci-
fras, demostrando la enorme extension de esta fuerza
social, political y moral.
Esta constant comunicaci6n de noticias perio-
disticas y epistolares tiene una gran importancia psi-
col6gica. El saber que en otros puntos se trabaja y
se vence, alienta a los desalentados y aumenta el en-
tusiasmo de los tenaces.
En cuanto a la labor de los "comunoides" (4)
no hay sino que demostrar su flagrante alianza con
la reacci6n, la cooperaci6n pagada de Judas Ravines
a "El Comercio" y Cia. y su pacto con el Gobierno
(lo s6 de buena fuente), para desenmascarar a Judas,
siempre que continue atacando y calumniando. El gru-
po "Avance" es el advancee civilista" (5), y creo que
asi se les debe denunciar, demostrando al mismo tiem-
po que el proletariado peruano esti con el Partido.
En diaries y revistas norteamericanos, autores de

(3) La inicial corresponde a Manuel Seoane, que se encontra-
ba proscrito desde 1934.
(4) El calificativo tiene su origen en la tracici6n de Eudocio
Ravines, expulsado del APRA en 1928.
(5) Asi se titul6 un grupo universitario, mayormente integrado
por simpatizantes comunistas, pero que dcj6 de existir poco despues
de 1932.


- 26 -









derecha e izquierda vienen ocupindose frecuentemen-
te con respect a nuestro movimiento. Todos concuer-
dan en la admiraci6n de su fuerza formidable y di-
cen que es la primera vez que en la historic de la
andrquica political latinoamericana aparece un gran
partido de tipo modern, con filosofia y doctrine pro-
pias. Agregan que, en medio del histerismo caracte-
ristico de nuestros pueblos, listos a adoptar momen-
tinea y fogosamente cualquiera teoria europea mal
asimilada, nuestro Partido es una demostraci6n de
discipline y conciencia political, reveladoras de que
los latinos de estos pueblos desorganizados se prepa-
ran a dar al mundo una gran lecci6n de madurez men-
tal y de evidence sentido de organizaci6n. Esto debe
conocerse, porque mientras se habla con desd6n de
todos los llamados "partidos" (y aun los escritores de
izquierda y los mismos comunistas miran con cierta
ironia despectiva los histerismos criollos de nuestros
pueblos), todos estAn acordes en reconocer que el Par-
tido es algo muy serio y muy fuerte. De los "socia-
listas" y "comunistas" se rien mis o menos disimu-
ladamente, pero de nosotros hablan con respeto, aun-
que dichos 6rganos periodisticos nos miran siempre
como izquierdistas. Esto es de gran importancia y s6-
lo puede ser estimado en su verdadera media si se
conoce con qu6 desd6n "protector" comentan siempre
en Europa y los Estados Unidos las luchas y agitacio-
nes de esta "Am6rica hist6rica". Hay que seguir ade-


-27- i








lante, con la plena conciencia de que estamos reali-
zando algo grande. En este sentido, cada compafiero
debe tener la seguridad de que, tanto aqui como en
el exterior, se respeta y admira nuestra obra much
mis de lo que alcanzamos a sospechar.

Con ganar de escribir un poco mas (1), continfio
la anterior en 6sta mi tranquila "Nochebuena" celu-
lar, en la que, si me fuera dado ser un sentimental,
deberia estar justificadamente triste. No puedo negar
que la carta de N. (presumo que sea de 61) ha susci-
tado en mi muchas reflexiones y--por qu6 no ano-
tarlo?- me ha proporcionado tambi6n una buena do-
sis de optimism. Me interest, por eso, que 61 sepa,
en todo o en parte, lo que pienso y anhelo. Creo que
tanto 61 como los muchachos que estin cerca de 61 son
el complement de la generaci6n en que me ha tocado
el grave papel de adelantado y animador. Incluyo en
ella a los mismos jovencitos tropicales que, sin com-
pletar su normal desarrollo mental, han caido en los
espasmos criollos de una adolescencia insuperada y,
freudianamente, hibrida. Esos jovencitos, hablemos
de ellos por iltima vez, son, sin saberlo, el product
mental de once afios de tirania, es decir, de aquel tri-
gico oscurantismo de los que ansiosos de buscar la luz
--caracteristica laudable de la edad-, s61o pueden

(1) Anota Nicanor Mujica: "Sigue el texto en una segunda
hoja, encabezada por un nfimero "2".


- 28 -








mirarla, cuando se les revela, desde el insignificant
agujero de su encierro. Ellos -ilos pobres!- han
creido que por esa rendija podian ver el complejo y
vasto panorama del mundo; de alli esa vision circus-
crita y unilateral que, disfrazada con los convulsivos
entusiasmos de la edad, mueve, mas que a risa, a efec-
tiva compasi6n. Nuestra fortune, la de los que pu-
dimos salir y ver el mundo tal cual es, ha sido precisa-
mente esa: no habernos quedado en el encierro y ha-
ber vuelto capacitados para sefialar pautas y marcar
rutas. Por eso, hemos sido seguidos, no s6lo por el
pueblo -a cuyo instinto maravilloso se une la com-
prensi6n exacta de sus intereses, que vieron fielmen-
te interpretados y realmente defendidos por noso-
tros-, sino por la juventud mas inteligente, mAs li-
bre o exenta de pasiones inferiores y mis susceptible
de fundir con la fe de la edad el sincere afan de su-
perarse.
Consider, por todo esto, que la labor a realizarse
entire la juventud, y sobre todo entire los mis j6venes
de los j6venes, es (1) tarea de gran importancia
en nuestro Partido. De alli que siempre la haya re-
comendado y siempre la recomend6 como una de nues-
tras mns eficaces y necesarias actividades. No debe-
mos olvidar tampoco que nuestra obra es dificil y de

(1) "Estas ihtimas palabras estin semiborradas en el manus-
crito. Vistas con una lupa me ha parecido interpreter asi los signos".
Nota de N. M. A. C.


- 29 -








quizas no pronta culminaci6n; que muchos de los de
la "vieja guardia" habremos de caer en la lucha, cual-
quiera que sea su forma, y que nuevos contingentes,
preparados y fuertes, conscientes y responsables de su
misi6n de continuadores, habrin de reemplazarnos.
Por esto, la labor entire la juventud, manual e intelec-
tual, es indispensable: ella recibird, quizas, los pri-
meros beneficios de nuestra obra. De aqui que, pa-
ra saber usar y mantener sus privilegios, es precise
que se prepare. Inspirado por este empefio te escribi
la dltima vez, deseoso de que los de aqui y los de
afuera, los de esta casa y los de las otras, se penetra-
ran de esta gran misi6n educadora del Partido y fue-
ran adquiriendo una conciencia exacta de su misi6n
y de su responsabilidad. Somos medio mill6n de
apristas, pero nuestro Peri tiene 6 6 7 millones; por
consiguiente, ese medio mill6n debe saber que forma
la vanguardia, la docencia del Partido, vale decir, so-
mos medio mill6n de lideres en potencia o en acci6n
que debemos prepararnos para saber captar y dirigir,
educar y organizer a esos otros millones que deben in-
tegrar nuestras filas. Esto es lo que hay que expli-
car, hacer entender y sentir a cada uno de nuestros
militants actuales, en especial a aquellos que tienen
por lo menos la experiencia de sufrir por el Partido,
es decir, su bautismo de fuego. Para ponerte un ejem-
plo, y tambien para que lo pongas te dir6 que el ej6r-
cito alemin s6lo consta, por imiposici6n de los aliados,


- 30 -









de 100,000 hombres. Pues bien, esos 100,000 que
hacen de jefes, oficiales y soldados, son, en realidad,
100,000 oficiales que se preparan a dirigir un ej6rci-
to de 4 6 5 o mis millones de soldados. Este es el
caso de nuestro Partido. En diversos grades, y para
los distintos ranges y funciones que haya que tender
en el future, todos nuestros actuales compaiieros de-
ben saber que su misi6n es semejante: former el gran
cuerpo de medio mill6n de lideres que hemos de ne-
cesitar cuando el Partido comande esos 4 6 6 millo-
nes de nuevos miembros que tendrin que venir y que
todos nosotros debemos procurar que vengan (8).
Ahora, cabe recorder aquello de que para ser
official hay que ser buen soldado. S61o sabe mandar
quien supo obedecer, y s6lo puede dirigir su grupo,
grande o chico, aquel que se prepare para aquella di-

(8) El ejemplo de Haya de Is Torre no s6lo tiene el m6rito
del acierto sino de la anticipaci6p. Mientras que la clausula impues-
ta por el Tratado de Versalles, ,n el sentido de limitar a 100,000
hombres el ej6rcito del Reich ".'a considerada como una garantia de
no agresi6n, Haya de la Torre advertia que formaba, en realidad, el
cuadro de un ejercito de millones de hombres, como se comprob6
amargamente ocho afios d.epues.
Por supuesto, nuestro Jefe no hacia sino comprobar un hecho y
servirse de 1l para ilustrar su pensamiento. Pensaba entonces, co-
mo ahora, que cada 'prista debia tener la misi6n de conducir por
el --mino de la suneraci6n y del progress a las "masas inertes"
-desorientadas por el atraso, el analfabetismo y el hambre- que in-
tegran la poblaci6n peruana.
Valga esta breve aclaraci6n para que no se tuerza el sentido de
esta carta como tantas veces lo ha hecho, con expresiones apristas,
la ignorante e interesada pasi6n del adversario oligirquico.


- 31 -








ficil misi6n y comprendi6 su gran responsabilidad.
Esto es lo que cada uno de nosotros debe conocer y
hacer conocer a los demAs compafieros. S61o asi, is6-
lo asi!, comprendiendo y haciendo comprender esto;
sumando a la fe en nuestros jefes la fe en nosotros
mismos como parte integrante de ese todo arm6nico,
en el que cada uno debe cooperar; superindose men-
tal y fisicamente desde el punto de vista individual y
superando diariamente su labor de contribuci6n, dan-
do mis y mis a la causa coming, sinti6ndose y sabi6n-
dose responsible y capaz de poder dar siempre mis
y mas, es que se llegar6 a ser un Buen Aprista.
Esta es la gran fuerza moral del Partido y su me-
jor garantia de fortaleza y eficiencia. Y 6sta es y de-
be ser, tambi6n, nuestra labor primordial dondequiera
que nos encontremos. En cualquier rinc6n del pais
o de Am6rica, quienquiera que sea el compaiiero o
compafieros que se tenga cerca, esta labor no debe ce-
sar y, lo que es mis a6n, debe former parte de la de
aquellos que est6n cerca de nosotros. Si no son com-
paiieros, no importa; hay que procurar que lo sean, y
que entiendan y sientan que al serlo sus deberes son
graves y dificiles, pero, sin duda, gloriosos. Esta es
la misi6n apost6lica del Partido y, al mismo tiempo,
su gran tarea educadora. Nuestras palabras de or-
den: "Uno para todos, todos para uno"; "El aprista
debe ser fuerte mental y fisicamente"; "En la lucha,
hermanos; en el dolor, hermanos; en la victoria, her-


- 32 -








manos"; "Nuestro Partido es el pueblo mismo y quien
esti contra 61 esti contra el Pueblo", son apotegmas
bisicos que deben explicarse y hacerse comprender y
sentir, recordindolos y repiti6ndolos siempre. Nues-
tras formulas de saludo y nuestras palabras de afir-
maci6n no son cifras vacias ni externas manifestacio-
nes de rito. Son expresiones de algo mis hondo y re-
ferencias de lo que es el Partido como hermandad, co-
me escuela y como fuerza unitaria. Es precise que
todo esto se sepa para que el verdadero compafiero
cumpla realmente con su misi6n.
Si fijamos desde ahora estas fuerzas morales que
deben servirnos de basamento, el Partido no s6lo po-
dra cu. -plir su tarea con mis facilidad y prontitud,
sino que evitari muchos posibles conflicts posterio-
res. Hay que asentar, lo mis firmemente que se pue-
da, estos principios afirmativos para evitar que la vi-
da de nuestro Partido y su formidable cohesion -en
nuestro pais- se sostengan sobre aquellos peligrosos
y usuales factors negatives (deseo de venganza, ansia
de provecho individual, de sensualidad, de dominion,
etc.). Debemos aprovechar nuestros sufrimentos y no
amargarnos jams; debemos fortalecernos espiritual-
mente, tanto, que alcancemos el frio y sereno domi-
nio de las mis dificiles situaciones. No debemos ol-
vidar que el Aprista debe sufrir para ser fuerte.
No debemos olvidar que, en este caso peruano, lu-
chamos contra "una barbarie de levita", contra una


- 33 -








casta enferma de odio, de envidia, de vejez y de incul-
tura que ve con despecho el surgimiento de una fuer-
za superada, austera, unida y joven. Recurrir a sus
m6todos o participar de sus odios es contagiarse, in-
fectarse, inutilizindose para la realizaci6n de una ta-
rea que exige complete salud mental y vigorosa re-
sistencia fisica. El civilizado que cae en manos de
una horda de salvajes, se defiende pero no se salvaji-
za, y si es su victim, comprendera ficilmente que es
la inferioridad de sus victimarios la que ha determi-
nado tal acto. Me parece que nosotros estamos y de-
bemos estar en un nivel superior al de la barbarie
que trata de victimarnos; por esto, sin dejar de ser
energicos y firmes, debemos evitar el barbarizarnos,
lo que seria olvidar la misi6n civilizadora del Parti-
do. Todo esto me parece fundamental para quien as-
pire a ser un verdadero compahiero, y todo esto debe
ser, tambien, objeto y norma de nuestra constant en-
sefianza.
Y ahora reciban ustedes el SEASAP de

Victor Ra l.


- 34-



















EL PUESTO DEL DIRIGENTE

Mis queridos Pedro y Carlos Manuel:

Ya se imaginarin ustedes c6mo he lamentado
esta caida. Ella ha producido en todos los apristas
del pais una profunda impresi6n. Pero, al mismo
tiempo, ha probado a compafieros y adversaries que
los lideres estAn en su puesto de lucha y saben caer,
victims de su impaciencia de retornar a la linea de
fuego, que es su verdadero y inico sitio (1).

(1) Una narraci6n del azaroso viaje en procura del suelo de la
Patria, por dos proscritos del ParIido del Pueblo, de la delaci6n de
que son vfctimas y de su consecuente captura, parece que excede los
limits de esta nota; pero, no obstante, se impone un somero rela-
to de esos hechos, mis que'por un prop6sito anecd6tico, por el deber
de exhibir una viva pagina de la historic del Aprismo en su denoda-
da lucha por ]a restauraci6n de la libertad.
La mafiana del 11 de setiembre de 1935, Pedro Mufiiz y yo, Car-
los Manuel Cox, salimos de la ciudad de santiago de Chile, en la
que estibamos desterrados. Asi lo habia dispuesto el Partido. Tan
s6lo sabian del viaje un grupo reducido de compafieros; y, al partir,
finicamente nos acompar hlasta una Estaci6n vecina, Gerardo Ala-


- 35 -









Desde este punto de vista les declare que estoy
orgulloso de ustedes. Cuando me muestro exigente
con los lideres del Partido y cuando los incito a darse
en6rgicamente a nuestra causa, mis y mis, es que me

nia, entonces, Secretario de Disciplina del Partido Aprista en la ca-
pital chilena. No llevibamos mis impedimenta que un maletin de
mano con los titiles necesarios de higiene, mAs una caja que simu-
laba ser el estuche de un teodolito. Botas y casco caracterizaban
nuestro disfraz de t6cnicos en misi6n investigadora. Hecho el tras-
bordo al Ferrocarril Longitudinal del Norte, en la balera, Ilegamos
a Iquique, punto terminal de 6ste, despu6s de tres dias de march
en que el tren cruz6 valles y desiertos. En Iquique nos esperaba
el compaiiero Urbina, Secretario del Partido en Arica, quien diligen-
temente tenia todo aparejado para nuestro traslado en autom6vil
a ese Puerto, al que arribamos despu6s de viajar toda la noche. En
su Hotel, que Ilevaba el nombre de la Patria, a la que teniamos co-
mo meta de nuestras aspiraciones y esperanzas, tuvimos la hospitali-
dad fraterna y emocionada, tanto 61 como de sus familiares. iAh,
c6mo no recorder a esas buenas samaritanas del Aprismo, que du-
rante las duras 6pocas de la persecuci6n y la clandestinidad nos die-
ron la compensaci6n de un carifio que superaba los sinsabores de la
hostile safia de nuestros perseguidores! En ese escondite arreglamos
el plan de nuestro traslado al Peri. Nuestro compafiero Juan Arce
Arnao, que ain no habia sido objeto de la represi6n anti-aprista,
pudo star con nosotros y contribuir a planear el viaje. Nuestro
primer intent de salida tuvo esos perfiles quijotescos de to.'l! las
aventuras por el ideal. Los pescadores chilenos que se habian com-
prometido a llevarnos, ignoraban quienes 6ramos. Sucedi6 que cele-
braron con demasiada copiosa libaci6n su festividad patri6tica, pues
era ya el 18 de setiembre, dia del aniversario de la independencia de
Chile, y asf fue como, despues de una caminata al atardecer hasta
los acantilados del lado Sur de la balfia de Arica, al otro lado del
Morro, la barca que nos debia conducir a RV':-rani, -entonces aban.
donada e inh6spita caleta natural-, no se I'zo present. Llenos de
congoja tuvimos que regresar a nuestro refugio, en el hotel del com-
pafiero Urbina. Fue s6lo dos dias despu6s, que la segunda salida
se produjo; y en esta ocasi6n, como en la primer, tuvimos que re-


-36 -










mueve un prenmioso y vivo deseo: que la autoridad
moral de la plana mayor del Aprismo sea cada vez
mis vigorosa, porque puede ocurrir que el dia menos
pensado se realicen los siniestros planes del enemigo

gresar; pero, ya no a tierra, por cierto, sino a una barca anclada
frente a la bahia, porque el pequefio motorcito de la embarcaci6n
sufri6 una descompostura que debia ser reparada antes de seguir via-
sufri6 un desperfecto que debia ser reparado antes de seguir via-
je a la costa anhelada.
Al fin, reparado el motor de nuestra barca zarpamos al medio
dia, rumbo al Norte. El viaje se desliz6, esta vez, sin novedad, y
durante horas hicimos la vida de los hombres de mar que sortean
todas las dificultades e incomodidades de tan frigiles bajeles, y ex-
perimentamos tambi6n ese contrast entire la pequefiez de nuestras
embarcaciones y la de aquellas grandes naves que hoy son orgullo
del hombre y de su t6cnica civilizada: nos cruzamos a eso de las 5
de la tarde con la "Reina del Pacifico", que destacaba su inmen-
sa mole blanca sobre las tranquilas aguas frente ya a las costas de
Moquegua. Pero el destino habia dispuesto que nuestro viaje no
se hiciera conforme a itinerario y una nueva descompostura del mo-
tor, ya muy lejos de Arica, nos entreg6 definitivamente al comando
de la vela y del remo. Era impossible seguir viaje con este medio
hasta Matarani; si habia viveres para la ida, nuestros tres tripulan-
tes no los tenian para el regreso; si regresibamos a Arica era se-
gura nuestra capture por los carabineros, Zqu6 hacer?, oretroceder?
iNunca! Estibamos frente a fatal dilema: o desembarcar en la cos-
ta peruana, o volver a Arica, confesando nuestra derrota y nuestra
impotencia de retornar a nuestros puesto de lucha conform lo exi-
gia nuestra responsabilidad de dirigentes. En ripida deliberaci6n,
decidimos lo primero, y a la maiiana siguiente, a eso de las 6, to-
mibamos tierra en un arrecife que nos brindaba un puerto natural.
Una vez sobre la arena de la playa, y ante la soledad, hubimos de
deliberar nuevamente. La decision era dificil, no podia ser de avan-
zar hacia el Norte; el desierto y la sed y el hambre hubieran epilo-
gado tragicamente con nuestra aventura. En cambio, regresar hacia
el Sur, era alcanzar anuestro objetivo, mediante un rodeo, y asi lo
hicimos. Nos despedimos de los tripulantes de la barca, que igno-


- 37 -










y yo caiga en la brega. Para entonces, s61o una plan
de lideres solventes, f6rreamente unidos y sincera-
mente respetados y seguidos por las masas podra man-
tener invicta la fuerza del Aprismo. Creo que tengo

raban nuestra verdadera identidad, y emprendimos la march. Des-
pu6s de largas horas de camino por la humedecida arena de la
playa, ilegamos a "Las Yaras". Era el 23 de setiembre cuando Ile-
gamos a 50 metros de la margen dereclia del rio Sama, en su desem
bocadura en el Pacifico. Dejemos el relato al Alferez Juan Torres,
L6pez, qui6n, en su informed elevado al Primer Jefe de la Comandan.
cia de la Guardia Civil de Tacna, con fecha 12 de Octubre de 1935,
dice lo siguiente:
"El dia veintitr6s de setiembre del present afio, siendo las 7 de
"la maiiana aproximadamente, so presentaron en la pascana de pesca-
"dores situada a cincuenta metros de la margen derecha del Rio Sa-
"ma en su punto de confluencia con el mar, dos individuos decen-
"temente trajeados uno de ellos moreno de baja estatura, de vestido
"negro, complexion fuerte, con abrigo color gris, con lentes blancos
"de marco de carey negro jaspeado; el otro blanco, alto, rubio, de
"vestido claro, sombrero plomo cinta negra, con un maletin de cue-
"ro amarillo en la mano y de zapatos amarillos estilo minero y ne-
"gros respectivamente, quienes solicitaron a los pescadores Vicente
"Hume, Manuel Alay Rejas y Juan Urdanivia, que les proporciona-
"ran desayuno e indagaron a la vez por un lugar cercano donde pu-
"dieran conseguir movilidad motorizada para trasladarse al lugar "Las
"Yaras", distant 55 kms. de la "Boca del Rio". Ademis decian
"traer la direcci6n de Ite, Punta Colorada y Quebrada de Burros, don-
"de habian dejado el autom6vil que los conducia en su ocupaci6n
"de Ingenieros haciendo studios sobre el Morro de Sama, el cual,
"dicho sea de paso, se hallaba malogrado al haber sufrido un desper-
"fecto dejando a un compafiero juntamente con el chauffer. Los
"aludidos pescadores, en la inteligencia que fueran profesionales,
"diEronles facilidades, entire 6stas la de proporcionarles datos sobre
"la Hacienda "Siquina" distant 2 km., de propiedad del asidtico An-
"gel Kocfat, en vista que desecharan el lugar "La Yarada", done
"se hall enclavado el Puesto de la Guardia Civil, distance 20 km.
"Como para dirigirse a la mencionada Hacienda, necesitaban tras-


- 38 -










derecho a pensar en esto. No es, sin embargo, la
muerte lo que me preocupa, sino la mejor manera en
que ella pueda servir a los altos fines del Partido y
el que mi puesto de lucha sea ocupado por un s6lido

"bordarse a la otra banda del Rio, solicitaron al pescador Vicente
"Hume una ac6mila, quien no tuvo inconvenient, proporcionandoles
"un macho y comisionando al pescador Andr6s Neyra, para que los
"acompaiiara al citado fundo". Sigue la narraci6n: "Siendo las diez
"de la mafiana del citado dia se presentaron dichos individuos des-
"conocidos en la Hacienda "Siquina", fueron recibidos por el traba-
"jador Joaquin ValAzquez, el cual qued6 enterado, por ellos, que eran
"Ingenieros y caninaban desde las 4 de la mafiana por haber su-
"frido un accident el carro que los conducia, declaraci6n por el es-
"tilo de la que dieron a los pescadores en la "Boca del Rio". El in-
"dicado Velizquez los present a su patr6n, cuyo nombre se cita mas
"arriba, respondiendo llamarse Eduardo Postigo y Luis Rossi".
"Desde las 11 de la mariana hasta las 4 de la tarde permanecic-
"ron ambos sujetos en la Hacienda "Siquina", habiendo sido objeto
"de atenciones por parte del susodicho asidtico". "Se trasladaron
"a la Hacienda "El Huayco", distant 20 kms .de "La Siquina", fun-
"do de propiedad de don Ricardo Kocchid, igualmente asiatico. "A
"cste filtimo lugar llegaron siendo las 7 y minutes de la noche acom-
"paiiados de un pe6n llamado Alberto Soto que tambian las facilita-
"ra el indicado Kocfat, para que les sefialara el camino y volviera
"las bestias prestadas por 61. Presents en "El Huayco" se entrc-
"vistaron con el hermano del propictario, Alejandro Kocchii, a quien
"le refirieron las circunstancias del viaje que hacian, en forma casi
"igual que a los anteriores. El refcrido Alejandro Kocchid enterado
"de las peripecies que narraron los precitados desconocidos, brindo-
"les las mismas facilidades invitdndolos a comer y beber". "En estas
"circunstancias siendo las ocho y minutes de la noche se present el
"propietario Ricardo Kocchid en el auto de plaza N9 35, piloteado
"por el chauffer Jorge Adriazola, de la Matricula de Tacna, quien
"estuvo en su Hacienda hasta la una de la tarde, hora en que fue so-
"licitado a viajar a Tacna por unos asidticos que se presentaron en
"El Huayco", en el aludido vehiculo, por razones de interns de fami-
"lia". "Terminada la comida ocuparon el auto desocupado y con-


- 39 -










y gallardo grupo de compafieros que, como ustedes,
tienen derecho a llamarse lideres del Aprismo. Asi,
se mantendrin indestructibles la unidad, la discipline
y la vigorosa cohesion de nuestras filas. Esto es lo
que mis deseo.


"trataronlo a Locumba, por el prccio de 25 soles, cuando el indicado
"Adriazola les dijera primeramente, que no podfa llevarlos a Ilo en
"vista de que su carro era de chassis bajo y el camino se hallaba en
"p6simas condiciones de conservaci6n. Durante la travesia que hi-
"cieron de "El Huayco" a "Tomasiri", lugar donde reside el Puesto
"de la Guardia Civil solamente liablaron del estado de los casinos".
"Posteriormente continuaron viaje a Locumba lugar donde llegaron a
"las 11 de la nocle, habiendo sido controlados por el Comandante
"del Puesto de la Guardia Civil, Cabo Alejandro Quea, quien encon-
'tr6 similitud en las respectivas libretas". Aqui el informed policial
pas6 por alto que los viajeros, a gentil invitaci6n del Cabo Jefe del
Puesto de la Guardia Civil, durmieron en dicho Puesto, porque de
otra manera hubieran sido sospechosos al rechazar una invitaci6n
que se les hacia por no haber podido conseguir alojamiento en los
dos linicos pequefios hotels de la localidad. El Destino quiso que
la modest casa que ocupaba el pequefio destacamento de la Policia
Rural, ignorante de que sus hu6spedes de esa noche eran dos cons-
picuos desterrados que retornaban a la Patria en su afan de devol-
verle su constitucionalidad y su vida democritica, fuera refugio y no
circel, amparo y no prisi6n.
Y continia el informed: "Siendo las siete de la mariana del dia
"siguiente, hicieron viaje a Moquegua en el cami6n N9 14, maneja-
"do por el chauffer Humberto Salcedo Mazuelos, quien les cobr6 cl
"precio de diez soles por ambos pasajes". "Siendo las 2 y 40 minu-
"tos de la tarde Ilegaron a Moquegua, dejandolos en el Hotel de don
"Victor Vera Tudela llamado "Comercio". Como quiera que el refe-
"rido chauffer Salcedo no encontrara otros pasajeros para Tambo y
"no convini6ndole hacer el viaje 6nicamente con ellos resolvi6 tras-
"ferirselos al chauffer Rafael Rosado, piloto del Cami6n N9 23, quien
"salia a las 3 de la mariana del dia 25, con su carga complete. A
"la referida hora el indicado Rosado, piloto del Cami6n NQ 23, reco-


- 40 -










Debemos sentirnos optimistas. Ustedes, alenta-
dos por esa fe y por esa seguridad de vencer, que no
deben abandonarnos jams, sientanse tranquilos y lle-
ven a esa sombria casa, donde pas6 horribles meses

"gi6 a los mencionados viajeros llevindolos a Tambo". En realidad,
el cami6n que nos conducia no pudo dejarnos en la misma Esta-
ci6n de Tambo, por cuanto el chauffer no se decidi6 a pagar el pon-
tazgo, que los propietarios de la Hacienda "Chucarapi" cabraban por
el paso de un puente tendido sobre el rio Tambo. Este puente tuvo
que ser cruzado a pie, y en esta misma forma seguimos hasta encon-
trar un convoy de caiia que nos dej6 en el mismo pueblo de Co-
cachacra. La hora en que Ilegamos, al rededor de la una y media, hi-
zo necesario que pidi6ramos un vehiculo a la Estaci6n de Tambo,
pues todos los que habia en el pueblo estaban ya contratados para
conducir carga y pasajeros a Arequipa. El traslado a la estaci6n de
Tambo, desde Cocachacra, se efectu6 en un cami6n, que nos dej6
antes de que pasara el tren de las dos de la tarde. Ya en el and6n
de la estaci6n, convinimos separarnos, y asi lo hicimos, ingresando
al coche de primera, porque viajar en segunda, con ropa de Ingenie-
ro, hubiera sido de todo punto sospechoso. Viajaba en el mismo tren
un empleado del Resguardo de Mollendo. Su nombre, Juan Manuel
Crovetto, se imprime aqui para ludibrio ejemplarizador de delato-
res. Bien nos conocia el miserable. A Mufiiz porque habia sido su
condiscipulo en el Colegio "San Agustin", de Lima; a Cox, porque
siendo empleado de la Hacienda "Cartavio", habia tenido oportu-
nidad de conocerlo en la propia casa de su familiar, que lo hosped6
algunas veces en Huanchaco, durante una temporada de verano, com-
partiendo el pan y la sal. El cambio que 61 habia experimentado en
su persona, nos lo hizo desconocido; pero 61, especulando las venta-
jas que podia reportarle su denigrante actitud, baj6 del tren en una
de las estaciones posteriores a Tambo, con el simulado prop6sito de
pasear por el and6n, lo que aprovech6 para comunicarse telegrafica-
mente con las autoridades policiales de Arequipa. Estas, en Vitor
organizaron nuestra capture, la que no pudo tener sino el desenlace
de la prisi6n, si se consider que lafuga, en ese lugar era impossible.
Pensando que el viaje seguia su curso normal, miribamos abs-
traidos el ajetreo policromo de los vendedores ambulantes, las vian-


- 41 -










de soledad y tortura mental, su palabra de aliento y
de estimulo. Fuera, nosotros trabajamos infatigable-
mente y estamos mis resueltos que nunca a ir hasta el
fin. Como ustedes deben saber, el ambiente es ca-


das criollas, apetecibles, de locro, arroz y camarones; el movimien-
to de los viajeros en el and6n. Fueron pocos minutes tan s6lo. Una
voz, llam6ndonos, interrumpi6 nuestro divagar. iMufiiz! iCox! Nues-
tros nombres resonaron en el vag6n como un impact. Brutalmen-
te cayeron derribadas nuestras esperanzas de conducir, desde la clan-
destinidad, la lucha de los apristas del sur contra la tirania. Mu-
iiiz, premunido de una falsa libreta electoral, -yo carecia de ella-,
intent6 salir, pero, Crovetto el Delator, lo sefial6 a los guardian ci-
viles, diciendo: "iEl es Mufiiz!" Nada podiamos hacer, rodeados co-
mo estabamos de guardias armados. Ellos, no obstante su aparente
indiferencia, murmuraron palabras a la vez de simpatia por nuestra
situaci6n y de sincera protest contra el delator. Sentian que nues-
tra misi6n era altisima, desinteresada y noble. iEra una misi6n pa-
tri6tica!
DespuBs de una noche en la Comisaria de Arequipa, que compar-
timos con Guillermo Augusto Beltrdn, Secretario General entonces
del Comit6 Departamental del Partido Aprista, y que viajaba en el
mismo tren que nosotros, ignorindolo reciprocamente, fuimos tras-
ladados en un avi6n a Lima, junto con los compaiieros Armando Qui-
roz Perea, anciano militant del Partido; el ya citado compailero
Beltrin, el compafiero Salinas, el compailero Miguel Vega Seminario
y el Director del Peri6dico "Justicia".
Las puertas de la Penitenciaria de Lima se abrieron para noso-
tros el 26 de setiembre de 1935. Ahi permanccimos secuestrados,
-sin sentencia ni proceso-, hasta el 19 de febrero de 1940, cerca
de cuatro aiios y medio, por la tirania que entonces sefioreaba en
el pais. En ese largo period, es necesario proclamarlo, superaba al
oprobio de un encarcelamiento barbaro, las acechanzas del d6spota.
Salimos invictos de la prueba, junto con un grupo valeroso y admi-
rable de compaiieros dirigentes del Partido, porque nos animaba la
fe indeclinable en la grandeza de la Patria, s61o possible con libertad
y democracia, con justicia social, con cultural y moralidad.


- 42 -








da dia mis favorable. El Aprismo aumenta y la po-
litica suicide del adversario hace cada dia m6s dificil
su situaci6n. Ademis, el civilismo degenera mental
y moralmente. Con la emoci6n fraterna de quien
siente que ustedes son dignos de nuestra santa causa,
les abrazo y les ruego estrechar en mi nombre a cada
uno de los compafieros que estdn compartiendo con
ustedes estas horas de prueba.
A todos: iViva el Apra! SEASAP.
Octubre 19 de 1935.

Victor Racl.


- 43 -




















III
EL EJEMPLO MORAL DEL PRISIONERO

Incahuasi, marzo de 1936.

Queridos compafieros prisioneros en el Pan6ptico:

He recibido el hermoso diploma de saludo por
el 22 de febrero que ustedes me han remitido. Al en-
viarles, en respuesta, el mensaje emocionado de mi
gratitud, puedo asegurarles que de los numerosisimos
testimonios de adhesion y reafirmaci6n aprista que he
recibido con ocasi6n de mi cumpleafios, el de ustedes
tiKne para mi lugar muy preferente.
Todos ustedes estAn acumulando, con su sacrifi-
cio en la prisi6n, titulos honrosos para el Partido. Las
amarguras y privaciones que ustedes pasen no son
experiencias baldias. Antes bien, asi aumentan la
gloria del Aprismo y su creciente autoridad moral so-
bre las masas ciudadanas del pais.
Pero la hora de la liberaci6n se acerca. Estamos


-45- 5 -









viendo ya los primeros sintomas de la lucha electo-
ral y en ella palpamos claramente las pugnas de las
facciones derechistas y semiderechistas. Mientras tan-
to, nuestro Partido ha definido su posici6n asi: DE-
JAR QUE LOS BANDOS EN LUCHA SE DESGAS-
TEN EN LA DIATRIBA; MANTENER A TODA
COSTA LA UNIDAD Y DISCIPLINE DEL PARTI-
DO; EXIGIR GARANTIAS ELECTORALES Y DE-
RECHOS CIUDADANOS Y ESTAR LISTOS PARA
ACTUAR DE ACUERDO CON LAS CONVENIEN-
CIAS DEL PARTIDO EN EL MOMENT OPORTU-
NO. Muchos ingenuos creyeron que nosotros ibamos
a servir de comparsas (rdbulas) en la comedia del
Frente Nacional. NUESTRO PARTIDO DECIDIRA
LA VICTORIA Y PARA DECIDIRLA SOLO NECE-
SITA MANTENERSE MUY COMPACT, MUY
ENERGICO, MUY ATENTO AL DESARROLLO DE
ESTOS PRELIMINARES DE LA LUCHA ELECTO-
RAL, PORQUE NUESTRA HORA LLEGARA Y EN-
TONCES ENTRAREMOS FRESCOS EN LA CON-
TIENDA (1).
Sin garantias y sin libertades no habri elecciones
justas. Conseguirlas, imponerlas, aprovechar de es-
tos movimientos preliminares para exigirlas y vo-
cearlas es nuestra tarea inmediata. EN ESTE SEN-
TIDO DEBEMOS PROPALAR A TODOS LOS COM-

(1) Se refiere Haya de la Torre a los proleg6menos de las elec-
ciones de octubre de 1936.


- 46-









PANEROS NUESTRAS PALABRAS DE ORDEN.
MANTENER LA UNION Y LA DISCIPLINE A TO-
DA COSTA; NO DEJARSE ENGANAR CON FAL-
SAS PROMESAS; DEJAR QUE LOS BANDOS DEL
CIVILISMO "DE PERFIL Y DE FRENTE" SE DES-
PEDACEN; EXIGIR TENAZMENTE GARANTIAS
Y LIBERTADES Y PREPARARSE PARA EL MO-
MENTO INEVITABLE EN QUE TENDREMOS QUE
ACTUAR; ASI LA VICTORIA SERA NUESTRA...
NO SE DESORIENTEN USTEDES CON LAS
NOTICIAS DE LA PRENSA. NO SE FORJEN VA-
NAS ILUSIONES EN HOMBRES NI CONFIEN EN
PRESUNTAS "AYUDAS" que no tienen en cuenta si-
no sus mezquinos intereses. Redoblen su fe en nues-
tras propias fuerzas y sean incansables en inspirar es-
ta confianza entire amigos y simpatizantes. RECUER-
DEN QUE LA DIRECTION DEL PARTIDO SIGUE
EN MANOS DE COMPANEROS FIRMS Y LEA-
LES QUE TODO LO SUFREN Y TODO LO SOPOR-
TAN POR ALCANZAR LA VICTORIA. EN UNA
PALABRA, TENGAN FE...
Aconsejen a los compafieros trabajo y unidad, fer-
vor y confianza. Y ustedes sean los principles man-
tenedores de estos principios. Sigan estudiando, si-
gan preparindose. Aproechen los minutes de la pri-
si6n como los minutes de una escuela en la que no
hay tiempo que perder. AUMENTEN SU CULTURA
Y EDUQUEN SU VOLUNTAD. SUPERENSE MAS


- 47 -











Y MAS (1). Tiempo hay alli para que cada uno de us-
tedes se convierta en un sabio. Y esto necesitamos: mu-
cha cultural efectiva, much ciencia, much tMcnica,
much conciencia. iNecesitamos saber much, no s6-
lo para nosotros mismos, sino tambi6n para ensefiar
a los demLs!
Compafieros: mantengan su fe y cumplan la ta-
rea que les corresponde. Ninguno de ustedes podria
declararse lo suficientemente culto y sabio como para


(1) Uno de esos frutos de superaci6n y trabajos fundamenta-
les, que nuestro Jefe recomendab a los prisioneros, fue la obra que
escribimos en colaboraci6n, titulada "El Petr6leo en Sud Am6rica",
que se edit6 en Buenos Aires, el aiio 1941 (Biblioteca "Servir" de
la Escuela de Estudios Argentinos). En su presentaci6n a esta obra
el Ingeniero Argentino Juan B. Gandolfo, uno de los organizadores
de la Escuela de Estudios Argentinos, dice lo siguiente:
"Causas ajenas a la voluntad de la misma Escuela han determi-
nado que esta primer obra no se haya hecho por Ingenieros nacio-
nales nuestros, y que su asunto verse con la amplitud de miras que,
exigia la circunstancia sefialada en el pdrrafo anterior, sobre un te-
ma de la mayor importancia hoy en la estructuraci6n tecnico-econ6-
mica de las Naciones Americanas". Y mis adelante dice:
"En las piginas serenas y sangrantes de "Petr6leo en Sud Ame-
rica", p6nese de relieve c6mo a la Argentina, en esa lucha por la
independencia econ6mica, le ha tocada en suerte ser nuevamente mo-
nitora con su creaci6n de Yacimientos Petroliferos Fiscales, produc-
to acaso mis de un instinto, de una tendencia, que de una necesi-
dad sentida desde el moment mismo en que el chorro negro asombr6
a aquellos poco avisados buscadores de agua que en la caleta de Co-
modoro Rivadavia cumplian humildes y desprevenidos con la misi6n
contidiana de perforar el suelo".
"No mas queremos decir del contenido ni de la indole de este
studio, tan profundo como apasionado, que pone en evidencia a dos
robustas mentalidades del pais hermano del Paeifico".


-48-









no dedicarse seriamente a una labor de intense tra-
bajo intellectual y de met6dica culturizaci6n... El
Aprismo necesita que cada aprista tenga un gran acer-
vo de cultural y de conocimientos nuevos y claros. Lean,
estudien, conversen sobre temas interesantes, y, al mis-
mo tiempo que hacen una seria labor intellectual edu-
cadora de la voluntad y de la inteligencia, ejerciten
su cuerpo, fortifiquenlo.

Haya de la Torre.


-49-




















IV


LEALTAD Y FORTALEZA APRISTAS



Junio 26 de 1936.

A los compafieros apristas
prisioneros en el Pan6ptico

Queridos compaiieros:

He recibido el acta de proclamaci6n de mi can-
didatura a la Presidencia de la Repuiblica y de los com-
pafieros Coronel C. E. Pardo y Juan Guerrero Quim-
per a las vicepresidencias (1).

(1) Los apristas secuestrados en la Penitenciaria de Lima pro-
clamaron tambi6n las candidaturas del Partido para las elecciones
de 1936, firmando un acta que se remiti6 a la Jefatura, en gesto
simb6lico de lealtad, afirmaci6n y ejercicio inalienable de sus dere-
chos civicos.
A esa expresi6n nuestra, respondi6 el Jefe con la hermosa carta
del texto.
La tirania de Benavides, que comprendia la inexorabilidad de


- 51-










Sabia yo que los bravos prisioneros del Partido
se aunarian fervorosamente a esta magnifica procla-
inaci6n, en la que todo el Partido -unido y mis fuer-
te que nunca -ha dado una prueba efectiva de su
fuerza y de su t6cnica.
El Aprismo ha probado que cinco afios de perse-
cuci6n rinden a los cobardes y asustan a los d6biles,
pero para los fuertes son cinco afios de experiencia es-
timulante y de afirmaci6n energica.
Nos han querido rendir, pero los rendidos son
ellos.
La oligarquia se debate fraccionada y ag6nica.
La tirania de Benavides s61o recurre a los desespera-
dos esfuerzos de crueldad del acorralado.

su derrota en las jornadas civicas, orden6 al grupo minfsculo del
Congress Constituyente, ya desmembrado por su antecesor, que
declarara international al Partido Aprista, despojandonos de nuestros
derechos y situindonos en peer condici6n juridica que los judios en
la Alemania totalitaria.
Por eso, el Partido Aprista Peruano celebr6 un acuerdo electo-
ral con el Dr. Luis Antonio Eguiguren, Presidente del Partido So-
cial-Dem6crata, y con 61, como candidate a la Presidencia de la Re-
publica, el Aprismo triunf6 rotundamente en los comicios electorales.
Pero, nuevamente, la tirania, al amparo de la fuerza, atropell6 la
voluntad de las mayorias ciudadanas, anulando las elecciones y rete-
niendo Benavides la Presidencia por tres afios mis en un alarde de
prepotencia cinica y de burla y desprecio de los textos constitucio-
nales y de la voluntad ciudadana.
El USURPADOR intensific6 los abuses y su Gobierno recibi6 la
denominaci6n que le diera el precursor y maestro de las nuevas ge-
neraciones del Peri: don Manuel Gonzalez Prada, quien lo fustig6
en su libro Bajo el Oprobio.


-52-









Pero, todo esto terminara. Tengamos fe, y, sea
cual fuere nuestro radio de acci6n, cooperemos esfor-
zadamente a eiemplarizar y a difundir el APRISMO
en la teoria y en la practice.
Durante estos filtimos diecinueve meses, mi pen-
samiento ha estado siempre con los press. S6 lo que
es sufrir prisi6n y no puedo olvidarlo. Por eso uste-
des estan siempre en mi recuerdo. Cada dia, al co-
menzar mi tarea, dedico mi voto cordial a todos los
prisioneros del Partido y renuevo mi decision de ver-
los libres muy pronto.
Esta etapa ha sido magnifica por el esfuerzo y
por nuestra decision de luchar contra la ofensiva s6r-
dida e hip6crita del civilismo benavidista. Pero tam-
poco su tActica ha surtido efecto. Nuestra tenacidad,
nuestra firmeza ha desconcertado a nuestros adversa-
rios, Todos hemos cooperado a ello. Por eso, aho-
ra, hasta los mAs encarnizados enemigos del Aprismo
tienen una actitud de respeto, si no de temor, ante la
imponente unidad, discipline, decision y fervor de
nuestras masas.
En todo el pais la proclamaci6n ha sido magni-
fica. Los apristas han probado que el miedo no los
detiene. Se han lanzado a las calls y han dejado
bien puesto el nombre de nuestra gloriosa causa.
Mientras tanto, los candidates civilistas se deba-
ten sin saber qu6 uso hacer de sus libertades absolu-


- 53-









tas. El rechazo del pueblo los confunde en una mis-
ma execraci6n.
Espero que cada uno de ustedes levante su espi-
ritu y mantenga al tope su moral. Ejemplaricen alli
mismo, porque muchos tendrin que aprender de las
lecciones de austeridad, de fortaleza y de fe que uste-
des den. Tengan al libro fitil como el mejor compa-
fiero, y al Aprismo santo y mdrtir como el supremo
ideal de vida.
FE, UNION, DISCIPLINE Y S E A S A P.

Victor Rail.


- 54 -



















LOS VALORES MORALES


Incahuasi, julio 7 de 1938.

A los compafieros prisioneros del Pan6ptico:

Aprovecho este dia de recuerdo para enviarles
a todos mi saludo fraterno. Hace muchisimo tiempo
que estamos incomunicados. Pero, aunque carezco de
informaciones dircctas, ya he tenido contacts que me
permiten saber c6mo ha transcurrido la vida de uste-
des en los iiltimos tiempos. Estoy, pues, cerca de us-
tedes, cada vez mas cerca por el anhelo, por las con-
tingencias de la lucha y por la firm espcranza de
nuestra victoria.
Nosotros, los apristas, debemos seguir en esta
dura empresa de ofrecer al Peril y a Indoamerica una
lecci6n varonil de entereza y lealtad. Este es el me-
jor y mas alto heroismo. Porque no consiste la gran-
deza y el valor de la lucha en las precarias explosio-


- 55-








nes entusiastas Le verdaderamente egregio y supe-
rior en una guerra como la nuestra esta en persistir,
en no acobardarse, en no amilanarse ni amargarse, en
mantener siempre en plans, superiores por la sereni-
dad energica y por la persistencia indeclinable.
Del Perfi se ha dicho que es un pais sin hombres
bravos. Los mismos civilistas se ban encargado de
esta propaganda. Ellos nos han presentado ante el
continent como a un pueblo de eunucos, incapaces de
una actitud tenaz de rebeldia y de firmeza. Hoy mis-
mo, cuando tienen quien los escuche, los hombres de
la tirania se envanecen proclamando que "en este
pais s6lo basta un poco de l6tigo para que todos se
arrodillen". Nosotros, los que en el Aprismo hemos
sabido resistir sin arredrarnos, sin pedir favors, sin
quejarnos, somos los finicos que mantenemos al tope
un desmentido valeroso a tales afirmaciones.
Y esto es lo que importa sostener ahora muy ener-
gicamente. Contra el plan de la tirania, encaminado
a corromperlo todo, a enlodarlo todo, debemos opo-
ner nosotros una actitud firme y una conducia rectili-
nea. Y ya sea en la persecuci6n o en la circel, los
apristas tenemos siempre una tribune y una citedra
desde las cuales podemos adoctrinar acerca de c6mo
se debe sufrir por su propia causa y c6mo se debe
ejemplarizar por ella.
El Aprismo esti cobrando cada dia una impor-
tancia mayor en el continent. En los Estados Unidos


- 56 -









se bh? publicado numerosos articulos y mis de un li-
bro que trata elogiosamente de nuestro movimiento.
Alfredo Gonziles Prada, en una carta reciente, me di-
ce estas palabras: "El prestigio del Aprismo en Ame-
rica y Europa cobra caracteres verdaderamente extra-
ordinarios. Es un movimiento que aparece formida-
ble ante los ojos del mundo. Ustedes mismos en el
Perui no pueden darse cuenta de esto. DespuBs de los
libros de Guy Inmann y Carleton Beals acaba de apa-
cer en Londres un Informe del Institute of Foreign
Affaires, bajo la firma de una comisi6n de experts
ingleses, presididos por Mr. Hay. Ese informed es lo
mis enjundioso y s6lido que se ha escrito en lengua
inglesa sobre Indoambrica, y en 61 aparece un pro-
fundo studio sobre el Aprismo con grandes elogios a
la originalidad de su doctrine y a la persona de su je-
fe Yo creo que los acontecimientos del mundo est6n
dando al Aprismo un relieve extraordinario".
A esto agreguemos el juicio del gran poeta fran-
cos Andre Breton, quien acaba de declarar en M6xi-
co a la prensa, que el Aprismo es la palanca realiza-
dora de la emancipaci6n indoamericana (1).

(1) Las declaraciones de Andr6 Breton dadas a la prensa de
Mexico con respect al movimiento aprista y a las que se refiere
Haya de la Torre, son las siguientes:
"Desde Mexico, que despu6s de haber barrido a sus tiranos se
enfrenta al fascismo, yo dirijo mi saludo fraterno a los trabajadores
peruanos y a todo el proletariado de America Latina que lucha heroi-
camente por su emancipaci6n. Yo cuento con el APRA para que


- 57 -









En Colombia, al hablar en un gran mitin popu-
lar, J. Eliecer Gaitin, hizo el elogio del Aprismo co-
mo "el inico gran partido de Indoamirica", y el pl-
blico ovacion6 al Apra y a su jefe por mis de cinco
minutes. Tal demostraci6n ha sido descrita por la
prensa como "ins6litamente fervorosa".
Nuestro compafiero Andr6s Townsend me escri-
be desde Buenos Aires: "recientemente escuch6 en la
gran asamblea batllista de homenaje a Brum, la mis
intense y larga ovaci6n de mi vida, al ser mencionado
en un discurso del ex-Ministro Minelli, el Aprismo
peruano". Y hoy dia, en otros paises como Venezue-
la y Cuba, el Aprismo cobra un prestigio verdadera-
mente extraordinario.
En todas parties se admira nuestro movimiento.
Tres ediciones de El Antimperialismo y el Apra han
dado la vuelta al continent. Los acontecimientos nos
estin dando la raz6n y una vez mas queda confirmado
que nuestra linea de 1931 ha sido conservada sin tro-
piezos ni desviaciones. Nada mis comprobatorio de
esta afirmaci6n que el fracaso del comunismo criollo,
los renuncios y pasos atris de sus pesimos dirigentes

apresure ese triunfo y me declare en complete acuerdo con su jefe
Haya de la Torre, porque veo que ha dado al materialism dialkcti-
co su verdadero sentido, adoptando las 6ltimas conquistas cientificas
que hacen de 61 la Have de la liberaci6n humana en todas sus
formas".
Mexico, D. F., 8 de junio de 1938.


- 58-










y la disoluci6n de sus exiguas filas. Los comunoides,
que fieron aliados del civilismo en 1931 (no olvide-
mos los ataques de sus cabecillas en "El Comercio),
han dado al enemigo numerosos adeptos, de los cua-
les hay algunos en numerosisimos empleos de la ad-
ministraci6n puiblica. Segfin he sabido, un selecto
grupo" de ardorosos discipulos de Stalin, selecciona-
do en la Uriversidad de San Marcos, acaba de ser
enviado a "estudiar el Fascismo en Italia" por cuenta
de Mussolini...
Pero C ite es el mismo especticulo que presencia-
mos en toda indoam6rica: el comunismo criollo lle-
v6 a los trabajadores a la desorientaci6n y a la de-
rrota. Por eso es que nuestro principio aprista de las
Alianzas Populares, de los Frentes Unicos de Traba-
jadores Manuales e Intelectuales, result hoy el zni-
co camino para la defense de la Democracia y el fini-
co sost6n efectivo de los principios de Justicia So-
cial (1).

(1) Una vez mAs se comprueba el sentido democritico del Apris-
mo y el rumbo seguro que le traz6 el Jefe dentro del caos, la deso-
rientaci6n y el confusionismo que precedi6 a la actual conflagraci6n.
Se confirm, tambien, que la posici6n antitotalitaria del Partido
Aprista no es fruto de un bajo oportunismo de iltima hora -como
el ce las tira. fas de Indoambrica-, sino una honda y sincera con-
vicci6n doctrinaria.
Demdcratas y antitotalitarios por convicci6n ideol6gica arraiga-
da, los aprist.i aspiramos al triunfo de la Democracia y de la Justi-
cia Social, y tenemos desde la iniciaci6n de nuestro movimierto un
puesto al lado de los combatientes por la Libertad y Sobrranfa de
los pueblos.


-59 -









Desde 1931 nuestra voz de orden fu6: "ni con
Roma ni con Moscfi; peruanicemos al Peri". Desde
entonces dijimos claramente: "ni con la Internacional
Roja ni con la Internacional Negra". El Aprismo tie-
re su propio "espacio-tiempo hist6rico", su gran tarea
mndoamericana a realizar, y a ella debemos cooperar
todos con mis fe y resoluci6n que nunca.
Compafieros prisioneros del Pan6ptico:
En el dia en que todos recordamos el glorious
movimiento de Trujillo aprista, yo les envio mi salu-
do. Recordemos a los mirtires y sintamos, como lo
dijo nuestro gran hermano Ar6valo. "el deber de emu-
larnos en la lucha y en el martirio". Yo, desde mi in-
declinable puesto de combat, les envio mi saludo y
mis mas calurosos votos fraternales por que cada uno
de ustedes mantenga firme su determinaci6n de ser
una s6lida column de nuestro gran Partido.

FE, UNION, DISCIPLINE Y ACCION.

SEASAP.

Victor Radl.


-60-



















"i APRISTA:

TEN ORGULLO DE TU GRAN PARTIDO!"


Octubre 7

Queridos compafieros del Pan6ptico:

He recibido las noticias que me han sido transmi-
tidas por los compafieros dirigentes de la C61ula de
prisioneros apristas de ese penal. He recibido tambi6n
los mensajes individuals de los compafieros Brother
y C6rdova, tan cars para mi (1). He recibido, asimis-
mo, el informed de los compafieros prisioneros en la
Circel, a quienes contest por separado.
Me alegra inmensamente que ustedes mantengan


(1) Brother y C6rdova eran los seud6nimos de los compafieros
Jos6 Agustin Haya de la Torre y Manuel Vizquez Diaz.


-61 -









fire la moral, invariable la serenidad y elevada la
fe en nuestro triunfo. Me alegra, asimismo, que to-
dos ustedes sientan confianza en mi. Nada me esti-
mula mas, nada me ayuda a mantenerme con mayor
energia en esta larga batalla, que la comunicaci6n es-
piritual con quienes, por su situaci6n ime inspiran tan
fraternal respeto!
NUESTRO DEBER Y NUESTRO ORGULLO
APRISTAS NOS IMPONEN HACERNOS RESPETA-
BLES DONDEQUIERA QUE ESTEMOS. Ninguna
debilidad, ninguna desesperanza, ninguna flaqueza de-
be doblegarnos. En un pais donde el valor y la tena-
cidad no son frecuentes, los apristas debemos mante-
ner y demostrar una entereza indeclinable.
La prisi6n es dura. Lo s6 porque la sufri en las
peores circunstancias y porque en estos iltimos cuatro
afios he vivido tambien otra forma de prisi6n. Pero
hay que sacar de todas las experiencias de la vida
-y 6sta es incomparable- las grandes lecciones que
hombres como nosotros estamos obligados a aprove-
char. Sl6o los grandes ideales, las causes eminentes
pueden convertir una prisi6n en foco de entusiasmo y
en escuela de fe y de optimism. Pero nosotros los
apristas debemos convertir en tribune, trinchera y cri-
sol cada circunstancia y cada lugar en que nos halle-
mos. La soledad de un refugio, la cima de una mon-
tafia, el exilio, el trabajo, la vida toda y la muerte mis-


-62-









ma deben ser para nosotros sitios y moments de ejem-
plarizaci6n, de autoeducaci6n y de fortalecimiento.
Ustedes, los prisioneros apristas, estin atrayendo
cada vez mis la admiraci6n general. En cada hora
del dia, en cada lugar del Peru, en cada calle, en ca-
da grupo, se habla o se piensa en ustedes. A mi me
llegan los testimonies de esa creciente simpatia que es
un homenaje que penetra y domina ain a nuestros ene-
migos. Por eso, creo que ustedes estin dando al Par-
tido una cuota de grandeza y una ayuda de vigor
idealista que s6lo han rendido en mayor grado quie-
nes murieron por abrirnos el camino.
Tengan fe. Robustezcan sus vinculos de fr;iter-
nidad. Dominen cualquier desfallecimiento y nmnec
debiliten los nexos cordiales que entre ustedes deblie
existir; antes bien, que ellos sean cada vez mas fuer-
tes y mis elevados.
Ganen tiempo. Lean, estudien, pienmen, discipli-
nen la mente n;is y mis. Acrezcan los valores espiri-
tuales que son mas fAciles de percibir y fortificar en
el aislamiento. Que nada turbio, que nada amargo,
que nada il6gico empafie o tuerza la obra tenaz de re-
educadora de los espiritus que es la mejor tarea de un
prisionero.
Que los mis controlados y los mejor preparados
mantengaen vivo el estimulo sobre los que necesitan de
su ayuda. Que aunque se les aisle fisicamninte por


- 63 -









grupos, el todo aprista de los prisioneros mantenga
su unidad indestructible.
Cada prisionero debe ser una irradiaci6n de ener-
gia y de optimism. Y desde alli debe hacer Ilegar
hacia afuera, a trav6s de quienes los visitan, el calor
de su fe y la lecci6n de su actitud ejemplar. Los fa-
miliares generalmente reflejan el estado de animo de
sus deudos press y cualquier desfallecimiento o pe-
simismo cunde como una noticia y se transmite como
un mensaje doloroso para nosotros y de satisfacci6n
para el adversario.
ESTO DEBEN TENERLO MUY PRESENT
TODOS!
Un abrazo fuerte desde el tim6n seguro.
El viaje ha sido lento, pero nunca hemos virado.
Y ya tenemos augurios de buen puerto (1).

V.R.

(1) Con toda seguridad esta carta es del afio 1938.
Por entonces marchaba con francas probabilidades de exito el
movimiento que cristaliz6 el 19 de febrero de 1939, encabezado por
el General Antonio Rodriguez Ramirez, quien lo epilog6 con su muer-
te.
Ese movimiento patrj6tico, que comandara un hombre sincera-
mente rectificado en su encono antiaprista (recu6rdese que siendo
edecin del Comandante Sanchez Cerro fue herido de bala por los
disparos que le hiciera a dicho Comandante el adolescent aprista
Jose Arnaldo Melgar Marquez en la iglesia de Miraflores el 6 de mar-
zo de 1932), estaba llamado a devolver al pueblo peruano sus de-
rechos civicos y soberania plena. Desgraciadamente el General Ro-
driguez cay6 en el empefio, sin lograr con su sacrificio otro resulta-


- 64 -










do que el abandon del Poder por Benavides.
En el folleto publicado por los amigos del malogrado General
Rodriguez, titulado Por la verdad histdrica.-La Revoluci6n demo-
critica del General Antonio Rodriguez Ramfrez, 19 de febrero de
1939, Lima, 1942, se encuentra una resefia complete de este movi-
miento. En 61 se incluyen, asimismo, todos los documents que jus-
tificaban la conduct civic del General Rodriguez y de sus colabo-
radores de los Institutos Armados que asumieron con 61 la respon-
sabilidad de devolver al pueblo peruano sus fueros democrAticos
y constitucionales.
Revela, ademis, esta important publicaci6n las conversaciones
que efectu6 el General Rodriguez con nuestro Jefe y la posici6n apris-
ta en el event revolucionario que se gestaba. Dice asi uno de
los pirrafos del folleto:
"El senior Haya de la Torre precise sus puntos de vista decla-
lando al General Rodriguez que su Partido no temia la prueba elec-
ttral; que no queria tampoco ninguna ventaja ilicita dentro del nue-
vo Gobierno; que colaborarfa patricticamente a la restauraci6n cons-
titucional y que, sobre estas bases, marcharfan de complete acuer-
do con el General Rodriguez, quien, ante el senior Haya de la To-
rre, jur6 veneer o morir y poner su vida como precio de su lealtad
a las inspiraciones de la Revolucion" (Pig. 13).
Y como prueba del noble aliento que impulsaba al General Ro-
driguez, lease sus propias palabras:
"Si hemos perdonado a los espafioles, si hemos perdonado a los
chilenos, por que no nos vamos a perdonar entire peruanos? Yo no
tengo temor de pedir a los apristas, que son mis compatriotas, el
rerd6n fraternal". Y el Jefe del Aprismo, al comprender y agra-
decer esta actitud, le dijo que en este gran movimiento que iba a
unificar al pais y a restaurar a las fuerzas armadas de la naci6n
en su papel de defensoras de la Constituci6n del Estado y de sus
libertade3 normativas, debia procurarse evitar todo derramamiento de
sangre a fin de que el pais entrara a una etapa de resurgimiento sin
rcsentimientos. "Que sigan viviendo los enemigos para que su me-
]or castigo sea ver c6mo se puede gobernar bien el pais y hacerlo
grande por la Democracia, fueron las palabras del senior Haya de
la Torre" (Pig. 13 del mismo folleto).


-- 65 -























SACRIFICIOS POR EL IDEAL




Queridos compaiieros prisioneros en la Circel
Cumplo al fin el deseo de hacerles llegar directa-
mente estas lines.
Como ustedes deben haber supuesto, mi pensa-
miento esta constantemente con cada uno de los bra-
vos que pagan con la prisi6n su gran servicio de do-
lor a nuestro gran ideal.
Yo s6 lo que es el encierro, el aislamiento, la tor-
tura mental y fisica de una celda. Pero muchas veces
en esta persecuci6n he pensado que, quizds, result
mds duro el terreno de lucha en que esta vez me ha
tocado actuar.
Sin embargo, la FE APRISTA es mis poderosa
que todas las amarguras y mis enorgullecedora que
cualquiera libertad sin grandeza."


- 67 -









Nuestro Partido esti cumpliendo una obra in-
mensa en un pais que los tiranos motejan de "pueblo
de cobardes".
El Aprismo esti ensefiando la lecci6n del verda-
dero valor. Del verdadero valor, que no es, por cier-
to, la valentia de un minute, el gesto arrogante de un
instant, sino la energia tenaz que se prueba a diario
y para la que es precise tener un coraz6n de acero.
Pero debemos estar satisfechos, a pesar de nues-
tros contratiempos y dificultades, porque no debemos
olvidar que ninguna causa grande, que ninguna obra
ejemplar, que ningzin alto ideal se logran sin sufri-
miento y sin sacrificio.
El triunfo ficil es el triunfo de las causes sin im-
portancia. Y nosotros los apristas nos hemos empe-
fiado en una labor grandiosa: queremos transformar
un pais, queremos redimir un pueblo sometido duran-
te cuatrocientos afios a las cadenas de la injusticia,
de la ignorancia y del engafio. Y convertir un pue-
blo de oprimidos en una naci6n de hombres libres,
es labor que no puede conseguirse sino con dolor, con
lucha y con larga: y pesadas esperas.
Lo que import', sin embargo, es que el lucha-
dor no pierda en nir ;iin instant su serenidad y su
energia. Y esto es 1: que necesitamos recorder los
apristas en todo mom< ito.
En la persecuci6n c en ]a carcel, en el destierro
o en la libertad, el aprista verd:airo esti en la lucha,


- 68 --








esta en el esfuerzo, esti en el peligro y esti en la obra
gigantesca en que cada uno debe cooperar sin descan-
so.
Yo les recomiendo no olvidar que cada prisio-
nero aprista es un verdadero ap6stol de su ideal. Alli,
en la carcel, estan ustedes haciendo obra en bien del
Partido con su ejemplo, con su lealtad y con su se-
rena decision. Y alli tambi6n estin ustedes apren-
diendo y ensefiando. Cumplan, pues, su misi6n, ple-
namente. No se desanimen, no pierdan el tiempo, no
flaqueen nunca. Vivan su hora de prueba y ganen
en ella todo lo que puede ganarse como experiencia.
Aprovechen sus horas. Quizis en la vida diaria no
ban tenido mejor oportunidad para superarse, para
practicar la fraternidad, para hacerse mis fuertes de
mente, de cardcter y de cuerpo.
Lean, estudien, Ilenen los vacios que la deficien-
cia de instrucci6n les dej6 sin completar.
Piensen que el Aprismo necesita de muchos hom-
bres cultos, capaces, instruidos, preparados.
El Aprismo es el PARTIDO DEL PUEBLO y el
Aprismo anhela que el pueblo alcance su mAxima
dignidad por la justicia, por la cultural, por la disci-
plina y por la fe.
Yo fund el Aprismo para redimir a mi pueblo.
Pero, yo deseo que cada hijo del pueblo se prepare
bien para que haga buen uso de su vida redimida.
Nuestro pueblo ha sido desviado, sensualizado,


- 69 -







engafiado. El Civilismo le dio una noci6n equivoca-
da de la vida para perderlo.
El Aprismo le estd enseniando que no ha nacido
para comer y dormir, para vivir egoistamente en me-
dio de placeres inferiores y llegar a la muerte sin ha-
ber cumplido obra superior alguna.
Nosotros aspiramos a que el Pueblo se dignifi-
que y se culturice .
Por eso, el Aprismo es una obra de apostolado,
de educaci6n, de ejemplo y de energia.
Por eso, tambi6n, el Aprismo necesita de muchos
hombres fuertes, libres de vicios, libres de ignoran-
cia, libres de egoismos, que se entreguen totalmente
a la obra de redimir y de salvar a sus hermanos.
Y hay que prepararse para esta obra grandio-
sa, que es la obra de dar a nuestro pueblo una nue-
va vida, una nueva orientaci6n, un efectivo progress
y un elevado sentido de dignidad y justicia.
El Aprismo ha sido combatido porque quiere sa-
car al Pueblo de la tremenda situaci6n en que se en-
cuentra. Y esto es lo que debemos pensar y decir
para sentirnos mas fuertes y para atraer hacia nues-
tras filas a todos los que todavia no comprenden que
en nuestro Partido estd su defense y su salvaci6n.
Espero, queridos compafieros, que cada uno de
ustedes cumpla con su deber aprista en el sitio en que
las contingencies de la lucha los ha colocado,.
Sean fuertes de cuerpo y de mente. Mantengan


- 70 -









la unidad, la fraternidad, la fe y el afin de superar-
se. Den ejemplo auin a los verdugos, demostrindoles
que el Aprista no se rinde ni se amedrenta. Y ha-
gan comprender a todos los que tengan contact con
ustedes que el Aprismo es y seri fuerte y que pronto
vencera (1).

A todos un abrazo y SEASAP.

Victor Rail.

(1) La Apoca de esta carta es, posiblemente, la misna que la
anterior, o sea, octubre de 1938. Revela, asimismo, una confianza
fire en el pronto cambio del curso de los sucesos.


- 71 -

















VIII


ESCUELA DE LUCHADORES


Incahuasi, enero 26 de 1939.

Queridos compafieros prisioneros en el Pan6ptico:

Con motivo de la iniciaci6n del nuevo afio de-
bi enviarles un mensaje de saludo. Pero como se ha-
bia decretado la incomunicaci6n en las prisiones con
motivo de la VIII Conferencia Panamericana, me he
reservado hasta ahora el cumplimiento de este deber
fraternal.
Ustedes deben suponer con cuinta emoci6n he sa-
ludado este nuevo afio pensando en lo decisive que ha
de ser para nuestra causa. El progresivo debilita-
miento de la tirania, su inmenso desprestigio, la ri-
pida crisis econ6mica por la que atraviesa, anuncian
ya el fin de esta 6poca de oprobio. Nunca como
hoy, en cuatro afios, se ha sentido una atm6sfera mis
saturada de descontento y de protests. Ya la gente


- 73 -







indiferente o neutra comienza a hablar en voz alta
y, con la suspension de las obras piiblicas en provin-
cias, la baja del sol, el alto costo de la vida, los abu-
sos y peculados, la opinion en general comienza a
expresar su descontento y, en consecuencia, a darnos
la raz6n (1).
Mi RESPUESTA AL GENERAL BENAVIDES
ha producido un gran efecto en la opinion piblica.
Emito este juicio despu6s de una cuidadosa verifica-
ii6n. Los diaries de Buenos Aires, Bogota y Santia-
go la han publicado integramente, con grandes elo-
gios. Y aqui, en el pais, se han lanzado ya dos edi-
ciones: una de "Cuaderno Aprista" No. 18 -que es-
tA dedicada por complete a dicha respuesta- y otra
del "Suplemento de Cuaderno Aprista" No. 4, tam-
biWn dedicada al mismo document. Debo informar-
les, ademis, que la Respuesta ha producido una mag-
nifica impresi6n entire los elements militares y un
innegable desconcierto en la guarida del enemigo. Dia
a dia vamos comprobando el certero efecto de esa re-
futaci6n al torpe telegrama de Benavides, pues, por
lo que sabemos, las revelaciones que en ella se hacen
han causado el efecto deseado (2)
Por otra parte, la actividad del Partido, ante la

(1) Este pirrafo esboza los pr6dromos anunciadores del movi-
miento que se gestaba con el concurso del General Rodriguez Ra-
mirez.
(2' El document al que hace menci6n repetida IIaya de la


- 74 -








proximidad de una crisis political que habrA de pro-
ducirse indefectiblemente antes de mayo, es incesan-
te. Numerosos compafieros que estAn en el destierro
han escrito en el sentido de que se autorice su retor-
no para ocupar aqui su puesto de lucha. El Coman-
do ha accedido a varias de estas peticiones y en la
actualidad prepare su ofensiva que, quizis, pueda ser
interrumpida con un inesperado cambio de las cosas
(1)
Aqui, afuera, no se deja de trabajar un solo
instant. La lucha es tan intense hoy como lo fuera
hace cuatzo afios. Los peligros son inmensos, pero
la moral con que los afrontamos es inflexible. Noso-
tros sabemos que el plan del enemigo es quebrar nues-
tra discipline. Por eso, nuestro deber esencial y pri-
mordial es mantenerlas al tope y no dar con el que-
branto de ella un triunfo barato al enemigo.
La lucha es dura, porque asi es siempre la lucha
de los verdaderos hombres. La Guerra es una de-
mostraci6n de lo que digo. Y los sacrificios de la

Torre se produjo a raiz de un telegram del General Benavides, en
respuesta al pedido de amnistia para el Aprismo que le formularan
,'esde Buenos Aires cinco expresidentes de las republicas hermanas
de Argentina, Uruguay, Chile, Paraguay y Ecuador.
(1) Asi ocurri6. Muchos apristas retornaron clandestinamen-
te del exilio con el prop6sito de ocupar sus puestos de lucha. El
movimiento del 19 de febrero confirm la esperanza del Jefe en un
cambio pr6ximo de la situaci6n. Desgraciadamente no tuvo el de-
senlace que A1 y todo el Peri anhelaban: la caida de la tirania.


- 75 -







Guerra no son s6lo los de las trincheras, sino tambi6n
los de la retaguardia y las prisiones.
Pero el deber del hombre de guerra, del revo-
lucionario, del aprista, es mantener en alto su moral
de luchador, hoy, mahiana y today la vida. Toda fla-
queza, todo rendimiento, todo abandon a la desespe-
raci6n o a la cobardia afecta o rompe la moral del
hombre de lucha y dd, indefectiblemente, una victoria
fdcil al enemigo.
Hace much tiempo dije que no era empresa fd-
cil el ser aprista.. Adverti, entonces, que la lucha nos
exigiria enormes sacrificios y nos demandaria duras
y ardientes pruebas. Parece que no me equivoqu6:
estos largos afios de lucha nos estan mostrando quie-
nes son entire los nuestros aquellos "hombres de la cin-
tura para abajo" -que decia Gonzalez Prada- y
quienes son aquellos de gldndulas, coraz6n y cerebro
como los quiere y los necesita el Partido.
Yo estoy ahora, mis que nunca, seguro del triun-
fo. S6 que muy pronto tendremos la retribuci6n de
nuestros sufrimientos con la gran recompensa de una
plena y tal vez ins6lita victoria. No puedo negar que
aguardo ansiosamente ese moment, pues 6l serd, por
fuerza, el de la just valoraci6n de nuestros hombres
probados en el crisol de la lucha. Estos afios de prue-
ba nos estdn dando la media de los que constftuyen
el caudal del Partido. En nuestro caso, resistir es
vencer en esta lucha. De alli que s61o quienes sepan


- 76 -









resistir con tenacidad, con serenidad y grandeza, se-
ran los verdaderamente dignos de nuestra causa y de
su indiscutible y pr6xima victoria.
Nosotros hemos probado ya en la persecuci6n
todos los peligros y soportado todas las zozobras y
amarguras. Comparando los diversos aspects de
nuestra lucha en el curso de los iltimos afios, creo que
nunca ha sido mrs dura ni mas fiera que hoy la situa-
ci6n de los perseguidos apristas. Cuando se sepa todo
lo que se ha sufrido, se estimarA, en su just grado, la
grandiosidad de nuestra resistencia.
Con todo, estamos satisfechos y no nos quejamos.
Hemos sufrido y estamos sufriendo, pero jams
nos hemos dejado dominar por la desesperaci6n co-
barde o por el decaimiento, indignos de nuestra san-
'a causa. Todas las grandes revoluciones han tenido
6pocas parecidas a la nuestra. La historic esti llena
de ejemplos de largos sufrimientos y de prolongadas,
dolorosas y desalentadoras esperas. Pero es justamen-
fe en tales moments en los que el hombre pone a prue-
ba su moral y su lealtad, su idealismo y su responsabi-
lidad. La lucha, con todas sus contingencies, es la
mejor prueba selective, el mejor crisol depurador. Por
fuerza se ha de dudar del hombre que en las presents
6pocas de adversidad dd muestras de vencimiento o de
flaqueza. La debilidad y la ausencia de heroismo son
siempre sintomas de sensualidad y flacidez spiritual.
Y esto no debemos olvidarlo.


- 77-









Se me ocurre pensar en todas estas cosas al diri-
girme a ustedes que estin sufriendo tambi6n una dura
prueba. Y lo pienso porque estoy seguro de que siem-
pre han sabido mantener firme y vertical su alto espi-
ritu de dirigentes apristas, sin doblegamientos ni cobar-
dias Es indudable que el enemigo quiere romper
nuestra moral y, por eso, recurre a todos los medios que
pudieran precipitarnos o desesperarnos. Esto, por lo
tanto, no debemos olvidarlo. Hasta hace pocas semanas,
es decir hasta antes de que se publicara mi respuesta,
el Tirano solia decir sonriente: "Los apristas estdn aba-
tidos y acobardados". Hoy, despu6s de mi contestaci6n,
s', que tanto 61 como nuestros demnis enemigos se mues-
tran preocupados y hasta abatidos. Por eso, una de
las mis grande satisfacciones que hemos tenido en es-
tuo cuatro afios de persecuci6n es la de haber sabido
que mi respuesta ha levantado el espiritu aprista en to-
do el pais, dando la voz de orden para una intensifica-
ci6n de los diversos trabajos.
Queridos compaiieros del Pan6ptico:
Este nuevo afio seri el afio de las decisions, y es
precise, por eso, estar firmes y muy animosos. Espero
que el mismo admirable galard6n de sacrificio que us-
tedes se han ganado se mantenga siempre inc6lume.
Bien s6 que estan ustedes en manos de un delincuente
refinado, de un hip6crita canalla que trata de que-
brantar la moral y debilitar la fe de los press apris-
tas. Pero MI ESPERANZA DE JEFE Y DE HERMA-


- 78 -








NO EN EL SENTIDO DE QUE CADA UNO DE LOS
PRISIONEROS DEL PANOPTICO NO SE DOBLE-
GARA JAMAS NI PERDERA NUNCA SU SERENI-
DAD, ES QUIZA EL MEJOR ACICATE QUE YO
PUEDA TENER PARA SEGUIR LABORANDO CON
ENTUSIASMO.
Que la uni6n y la fraternidad apristas no se de-
biliten nunca entire ustedes y que todos est6n seguros
de que pronto estaran junto a nosotros en la hermosa
brega de nuestra obra partidaria.

SEASAP.

Victor Radl.


- 79 -





















iVENCEREMOS!


Incahuasi, noviembre 26 de 1939.

A los compaiieros apristas del Front6n:
Al cumplirse el 59 aniversario de los movimien-
tos de Junin, Ayacucho, Huancavelica y El Agustino,
envio a todos los compaficros prisioneros de ese penal
mi saludo fraterno en nombre del Comrit Nacional de
nuestro Gran Partido.
Hemos llegado a este aniversario en el moment
culminante de nuestra lucha. La tirania, bambolean-
xe ya, ha recurrido a una tenebrosa y diab6lica manio-
bra para salvarse dando su filtima zarpazo al Partido
del Pueblo. Ha hecho asesinar a un military amigo,
el Comandante Morales Bermidez -quien debi6 to;
mar las armas en defense de la constitucionalidad,
justamente en la madrugada siguiente de la noche en
que fu6 asesinado-, y, para librarse de un enemigo


- 81 -








y haceros dafio, ha atribuido este horrendo crime a
compafieros apristas de Trujillo (1).
Por fortune la opinion de la ciudad mArtir y del
pais entero ha reaccionado vigorosamente. Veinte mil
apristas con el brazo izquierdo en alto y sacudiendo
sus pafiuelos despidieron los restos del "Comandante
amigo". Su hijo despidi6 desde la cabina del avi6n
a la multitud, agitando el pafiuelo blanco y con el bra-
:o izquierdo en alto. Sologuren no pudo dispersar la
muchedumbre aprista, pues los oficiales y la tropa del
19 se opusieron a masacrar al pueblo.
Yo he escuchado, compafieros, esta version de los
delegados que han venido de Trujillo. Y s6, ademas,
que nadie cree en el Perui que nosotros hubieramos po-
dido cortar la vida y cerrar el camino a quien estaba
decidido a salvar al pais de la tirania.
Pero es que fracasados los prop6sitos de dividir-
nos, de intimidarnos, de debilitarnos por la desuni6n
o por el terror, se ha recurrido a este medio mons-

(1) En la noche del 19 de noviembre de 1939 fue victimado
en Trujillo el Teniente Coronel don Segundo Morales Bermridez,
Jefe del Regimiento de Infanteria N9 19. La tirania de entonces
pretendi6 responsabilizar al Aprismo del crime, en un afin est6ril
de lavarse de sus malvados crimenes en las personas de Manuel
Ar6valo, Jose de la Fuente Mendoza y tantos otros mas.
Dos apristas, Solano y Zavaleta, subieron al patibilo y 10 m:is
fueron condenados a diversas penas de internamiento y prisi6n. La
indignaci6n de Haya de la Torre frente a la inculpaci6n siniestra
del verdugo del Perl, se vuelca en esta carta a los compafieros que
estaban secuestrados en "El Front6n".


1- 82 -









truoso para desprestigiarnos. Por fortune para nues-
tros ideales, sin ningAn resultado serio que amengiie
el prestigio de nuestro Gran Partido.
La furiosa represi6n iniciada en estos moments
contra nosotros no ha logrado nada. El Aprismo esti
mas fuerte y mas unido que nunca, y su ejemplo heroi-
co de cinco afios -del que cada compafiero debe estar
orgulloso porque con 61 llegaremos pronto a la victo-
ria- es un titulo de gloria sin precedentes en el Peri.
Compafieros:
Como Jefe del Partido siento el noble estimulo
de saber que en todas las prisiones el espiritu apris-
ta se mantiene limpio y tenso. Acabo de recibir un
mensaje caluroso de los compafieros prisioneros del
Pan6ptico. Tanto los que han cumplido CINCO
ANOS como los que estin menos tiempo envian al
Partido su palabra optimista y fervorosa. "Estamos
contents de nuestro sacrificio, porque sabemos que
la unidad del Partido se mantiene y que con ella
nos acercamos a la victoria", dicen.
S6 tambi6n que press politicos de otros parti-
dos que observan en las prisiones la vida de nuestros
compafieros, expresan su admiraci6n por la discipli-
na y unidad, por el espiritu fraternal y por la cultu-
ra y valor moral de todos ustedes. Estos prestigious
del Aprismo son los que asombran a nuestros ene-
migos, quienes al darse cuenta de cuin hondo es nues-
tro idealismo y cuin grande la causa de redenci6n


- 83 -








por que luchamos, no pueden menos que sorprender-
se.
Compafieros, hermanos de El Front6n
Desde mi puesto de lucha que no abandon; cer-
cado dia y noche por el peligro de la muerte; con una
sentencia fatal acechando mi destiny, sigo en mi pues-
to y os saludo fraternalmente. iVENCEREMOS! Si
yo perezco en la lucha, espero que ustedes sepan
mantener siempre la unidad y la discipline apristas,
la fe y el idealismo de nuestro Partido invicto y
grande.
Mantenganse firmes y confiados. iTrabajamos!
iUstedes saldrin pronto porque el Aprismo es fuerte
por su uni6n y discipline! Tengan fe. Sigan dan-
do ejemplo. No se arredren ni amilanen y sepan
que jams hubo en la historic del Pert o de Indoame-
rica un Partido que, como el nuestro, diera mis alto
ejemplo de grandeza y de aut6ntica heroicidad. A
TODOS UN ABRAZO DEL JEFE Y HERMANO.

Haya de la Torre.


-84-




















CONSIGNAS PARA LA LIBERTAD


Queridos hermanos del Pan6ptico:
Aprovecho los servicios de esta valiente porta-
dora para enviarles un abrazo estrecho y estremeci-
do. Ustedes deben sentirse fuertes y no flaquear en
lo mis minimo, como hasta hoy, porque ya estamos
en una etapa de nuestra lucha (1).
Yo, como siempre y mis que nunca, no descan-
so. La jornada ha sido agotadora, pero me siento
magnificamente y listo a comenzar de nuevo. Estoy
sano y resuelto, y mi iinico anhelo es que todos uste-
des salgan lo mis pronto, como ha de ocurrir.
En el Partido hay un renacer de entusiasmos.
Las calls vuclven a llenarse de nuestra propaganda.
Un caso interesante: yo mismo pegu6, hace dos no-

(1) Esta carta fue escrita, posiblemente, a mediados de diciem.
bre del 39, siendo la portadora la esposa de un compailero preso en
la Penitenciaria.


- 85 -





Page
86
Missing
From
Original





Page
87
Missing
From
Original









el Aprismo esti demostrando en esa Isla. Dicen que
es de agradecer -palabras de X.X. y Z.Z.- una vi-
sita a ese pefi6n, donde la estrella de nuestro Parti-
do ha irradiado luz y gloria. Esto conforta y ale-
gra, porqt.. es en las prisiones en donde tomamos
contact m~s cercano con el enemigo y es, por eso, en
done mejor ejemplo debemos dar.
He presidido en estos dias varias asambleas de
campafieros, y puedo asegurarles que todo va bien y
que el Aprismo est vivo, como una llama inmortal,
en la conciencia de nuestro Pueblo. Hago todo lo po-
sible para que cuando ustedes salgan vean que no
hemos escatimado esfuerzo alguno en la conservaci6n
y mantenimiento de nuestra maravillosa obra.
Un abrazo.
Victor Rail.


- 88 -



















REINCORPORACION A LAS FILAS


Incahuasi, enero 9 de 1940.


Queridos compafieros de El Front6n:

Me dirijo a ustedes, una vez m6s, para comuni-
carles que el comando del Partido continda exigien-
do con infatigables tes6n el otorgamiento de ammis-
tia, libertades y amplisimas garantias para todos.
Estamos convencidos de que esta cruzada del
Aprismo que se realize en todo el Peri, sera corona-
da por el mis complete 6xito. Debemos tener fe y
sentirnos seguros de que la fuerza moral del Partido
del Pueblo prevalecera (1).

(1) La esperanza de Haya de la Torre de que el nuevo Go-
bierno fuera consecuente con las reiteradas promesas de hacer un
Gobierno democratic, fue desfraudada.
Algunos press quedaron en libertad, pero permanecieron mu-
chos mis sin process ni sentencia. En mayo de 1940, con el pretex-
to de los des6rdenes producidos en Lima, Callao y otras poblaciones


- 89-









Les recomiendo, queridos compafieros, que todos
ustedes se mantengan fires, disciplinados y en ejem-
plar actitud hasta el ultimo dia de prisi6n. Que la
just ansia de libertad no les haga olvidar que los
apristas debemos demostrar en todo moment pro-
funda lealtad a nuestro ideal de fraternidad. Hay
que ser firmes y demostrar que ni la impaciencia ni
la inquietud de librarse del secuestro en que se esti
en las prisiones, son capaces de quebrantar nuestra
entereza y serenidad
La obra del Partido continue. Hay mis fervor
que nunca y dia a dia llegan delegados de todo el Pe-
ril para ponerse en contact con el Comando. La
campafia de reorganizaci6n esti en march y cada
compafiero siente la responsabilidad de contribuir a
la magnifica obra de dar mas y mis fuerza al gran
Partido del Pueblo.
Espero que pronto se reincorporen todos uste-
des a las filas de acci6n del Aprismo. Y estoy se-
guro de que cada uno sabri aportar nuevos caudales
de energia, de acci6n y de disciplinada solidaridad.


contra la "quintacolumna" japonesa, el Gobierno reinici6 la persecu-
si6n contra el Partido Aprista, significindose asi como guardian y ser-
vidor de la potente organizaci6n nipona, una de las columnas del
Eje en nuestro pais.
Una vez mis, el Partido del Pueblo era la victim de la Oligar-
quai y el blanco de su encono antidemocritico.


- 90 -









Mientras tanto, va el abrazo fraterno del compa-
fiero y jefe.

Haya de la Torre.
P. S. He tenido el agrado de recibir un bello
tintero de piedra y un lindo lapicero tallado en hue-
so. Dos obras de arte y de superaci6n aprista que
agradezco desde el fondo de mi coraz6n.

H. de la T.


- 91 --






















CONTINUE LA BATALLA


Lima, agosto 19 de 1942.

A los compafieros prisioneros
de los Campos de Concentraci6n del
Pan6ptico y la Carcel Central.

Queridos compafieros:

En su sesi6n plenaria final, la Convenci6n de
Dirigentes del Partido, de 1942, tribute, a propues-
ta del suscrito, un fervoroso homenaje de fraternidad
a todos y cada uno de los prisioneros apristas que su-
fren gallardamente en aras de nuestros ideales de
justicia (1).

(1) En los dias 28, 29 y 30 de julio de 1942 se reuni6 la
Convenci6n de Dirigentes del Partido Aprista Peruano (veanse las
conclusions de la misma en la publicaci6n hecha por "Cuaderno
Aprista).
"Punto de partida de una nueva etapa de nuestra lucha por la


- 93 -









Mis de 200 delegados, estremecidos por un al-
to llamado de hermandad, permanecimos con el bra-
zo izquierdo en alto durante un minute, enviando a
nuestros hermanos victims de la tirania el saludo
m~s intimo de nuestra solidaridad.
Al trasmitir a ustedes ese acuerdo lo hago bajo
el estimulo de esta hora propicia, en la que el Apris-
mo aumenta ripidamente su arraigo popular y asis-
te a la descomposici6n complete de la plutocracia,
incapaz de encarar los sucesos hist6ricos que esta 6po-
ca fecunda de revoluci6n mundial nos va imponiendo
velozmente.
Nunca como ahora es mis firme el vinculo fra-
ternal que une a los apristas en una vasta organiza-
ci6n national cada dia mis vigorosa. Y es justa-
mente en estos moments promisorios que cada uno
de nosotros, sea cual fuere su situaci6n, debe sentirse
en su puesto de lucha y de avanzada, desde el cual
debe obrar, ya como franco tirador, ya como parte de
nuestras fuerzas de acci6n masiva.

Democracia y la Justicia Social en el Peru, la asamblea aprista de
iulio fue una prueba mis de nuestra poderosa organizaci6n y de la
creciente fuerza popular del Aprismo".
"Por eso, los acuerdos adoptados por la Convenci6n tienen el
valor de una imperative afirmaci6n de nuestro espiritu de lucha ci-
vica y de nuestra voluntad de vencer".
(De la nota preliminary a la 2a edici6n publicada por el Bur6 Na-
cional de Prensa del Partido Aprista Peruano. Ediciones de "Cua-
derno Aprista").


- 94 -








Desde todos los angulos es possible ayudar a pre-
cipitar la crisis del enemigo, vigorizando nuestros
flancos y atrayendo hacia ellos mis y mis fuerzas
nuevas. Cada aprista debe ser un infatigable propa-
gador de nuestros ideales y un tenaz organizador de
nuestras filas, dondequiera que se halle y dondequie-
ra que tenga frente a si una conciencia por conquis-
tar o un adversario por desarmar.
Espero que ustedes, seguros de su pronta libe-
raci6n, han de sentirse optimistas y serenos, porque
con la justicia que ha de Ilegarles llega tambi6n una
nueva Justicia a Indoambrica y al Mundo.
Fe, Uni6n, Disciplina y Acci6n.

SOLO EL APRISMO SALVARA AL PERU.

El Jefe del Partido

Haya de la Torre.


- 95 -










































1I


















COLOFON



iGRACIAS, PUEBLO APRISTA!

Gracias, pueblo aprista, por tantos y tantos men-
sajes de fraternal adhesi6n llegados hasta mi despu6s
del nuevo atentado contra mi vida (1).
Estoy perseguido porque fui, soy y ser6 leal a
mis principios politicos, a mi linea moral, a mi fe
aprista y a mi consigna de luchar sin temores por la
emancipaci6n spiritual y material del pueblo perua-
no.

(1) El 22 de septiembre de 1939 unos cuarenta hombres ar-
mados rodearon la casa en que vivia Haya de la Torre, sita en la
urbanizaci6n Tejada, del Barranco, con el fin de victimarlo.
Eran las 7 de la mafiana cuando los esbirros de Benavides -el
hampa organizada en Brigada Politica- iniciaron el ataque. Des-
pu6s de un tiroteo breve, Haya de la Torre y su Secretario Jorge
Eliseo Ididquez se abrieron paso entire la jauria, amedrentdndola con
su valor sereno. Nuestro Jefe logr6 ponerse a salvo, en tanto que
nuestro valiente compafiero Idiaquez le defendia la retirada. Este
hecho dej6 al descubierto el protervo fin de la tirania y la miscula
virilidal de nuestro Jefe y su Secretario Idiaquez. Este cay6 pri-
', nero, siendo cruelmente maltratado, en tanto que Haya de la To-
rre consigui6 mantener su libertad. Una vez mns Incahuasi pudo


- 97 -











Se ha decretado mi muerte, porque no transigi
con los que hacen de la political "vil negocio culpa-
ble".
Y si hasta ahora se dijo que no habia contra mi
prop6sitos criminals, esti probado ahora que fui per-
seguido durante diez cuadras bajo una lluvia de ba-
las por cuarenta hombres armados que disparaban
sus armas contra mi y a la luz del dia.
Pero todo esto importa poco ante la grandeza del
ideal, que es necesario defender y realizar.
El deber de los apristas, hoy mas que nunca, es
mantenerse unidos y defender sin desmayo los gran-
des principios del Partido.
Por mi parte, hoy como hace veinte afios, como
en cada uno de los largos dias de mi cruzada por la
Libertad y la Justicia Social, puedo declarar al Pue-

levantar sus torreones donde flameaban las banderas de la Libertad
y de la Justicia.
Esta hoja fue la respuesta de Haya de la Torre a los mensajes
de protest y solidaridad que recibi6 por haber salvado una vez mis.
Los prisioneros apristas hicieron legar tambi6n al Jefe del Par-
tido sus mensajes de protests por el nuevo intent do acczinato do
los sicarios del regimen de entonces.
Las palabras que esta respuesta ptblica contiene son una lecci6n
maravillosa para todos los que tenemos fe indeclinable en el valor
moral, la superioridad intellectual y el arrojo personal del gran con-
ductor del Aprismo. Llegaron a las prisiones como mensajeras de
la solidaridad y uni6n del Aprismo con su Jefe en horas sombrias
de furia homicide.
La altura de los concepts vertidos en ese document hacen que
contrast ain mis la superioridad de Haya de la Torre sobre sus
im. lacables y cobardes enemigos.


- 98 -







blo Peruano que sigo en mi puesto, que nada me arre-
drari, y que si la muerte ha de ser la recompensa de
mis esfuerzos, que ella sirva de ejemplo en un pais
que hien lo necesita.
Jur6 dedicar mi vida al servicio de mi pueblo,
y lo estoy cumpliendo. Jur6 ser leal, ser puro, ser
siempre un desinteresado defensor de lo que yo creo
que son los ideales salvadores del Peri, y he cumpli-
do. Ningiia halago, ninguna promesa, ninguna ame-
naza me hani doblegado. Mi lucha es y ha sido du-
ra por.tie soy pobre y he mantenido limpia la dig-
nidad de mi pobreza. Mi iinica aspiraci6n, desinte-
rezada y legitima, ha sido y es demostrar al Pueblo
y a la Juventud peruanos que SI es possible salvar a
nuestra Patria por un camino de aut6ntica renovaci6n
moral, en el mis elevado y constructive sentido del
concept.

iGRACIAS, PUEBLO APRISTA!

Al pasar por las calls del Barranco senti el ca-
lor de la simpatia popular y oi los gritos dolorosos
de las mujeres y las voices optimistas de los viejos y
de los nifios. Despu6s he percibido la indignaci6n
de miles y miles de peruanos leales que saben bien
que si yo fuera un claudicante, un venal o un opor-
tunista, no se me perseguiria y me llamarian "hom-
bre de orden".


- 99 -







iPero estoy seguro de mi camino y por 61 voy
encarindome al peligro, que es el mejor compafie-
rc de los que luchan por altos ideales!


Haya de la Torre.

Incahuasi, septiembre de 1939.







F IN




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs